Está en la página 1de 5

Resumen y comentario sobre una noticia:

La brecha de los suspensos


El sur y el este de la Comunidad, con rentas más bajas, a la zaga educativa - Un 26% de los alumnos no
supera 4º de la ESO frente al 17% en la capital. La comunidad educativa reclama reparto equitativo de
alumnos y de recursos

PILAR ÁLVAREZ - Madrid - 07/06/2010


www.elpais.com

Unos 10.000 alumnos madrileños suspenden cada año el último curso de Secundaria. Son uno de cada
cinco alumnos de 4º de ESO. Estudiantes que o repiten o se van sin el título. Y que, agrupados en un
mapa de la región, provienen sobre todo de dos zonas: el este y el sur de Madrid. Y principalmente de un
sistema: la escuela pública. Es la brecha de los suspensos que esconde otra línea divisoria: la de la renta.
La zona baja de la región es también la de menos ingresos por habitante.

Con los datos oficiales en la mano se puede dibujar una línea


roja, una frontera que condena a un segmento de la
población a peores resultados y, por tanto, a un futuro más
difuso. ¿Cuál es la razón? ¿Por qué el fracaso se ceba con el
sur y el este? ¿Y por qué la escuela pública se distancia tanto
de la privada? El mapa a la derecha del texto es una foto fija
que nos indica, por un lado, el porcentaje de alumnos
suspensos en 4º de la ESO, según los últimos datos
disponibles de la Estadística de la Enseñanza de la
Comunidad de Madrid del curso 2007-2008. Y junto a esa
cifra, muestra la renta media por habitante. Las zonas más
pobres obtienen peores resultados. En el este y sur de la
región suspendió uno de cada cuatro alumnos (26 y 24,1%,
respectivamente), lejos de los resultados logrados en la
capital (17,1), en el norte (16) o en el oeste (13,6).

Más de una cuarta parte de los estudiantes de los centros públicos (27%) catearon el curso. El porcentaje
casi dobla al de suspensos de la enseñanza concertada (14%) y es siete veces superior al de los centros
privados (4%).

En cuanto a las causas, una obtiene consenso: la estrecha relación entre la situación socioeconómica y los
resultados educativos. Las familias con más poder adquisitivo y los estudiantes con padres universitarios
tienen más posibilidades de éxito. Por el contrario, las dos zonas del mapa con peores resultados son las
más pobres.

La media de renta por habitante y año en la región asciende a 17.997 euros. Coincide que el sur y el este,
que encabezan los suspensos, son las dos únicas que están por debajo de esa cifra, con 14.041 y 16.007
euros, según las estimaciones de CC OO a partir de datos de población y renta del Instituto de Estadística
de Madrid de 2007 y 2008. En el otro extremo, la zona oeste, con 10.000 euros más de renta por habitante
(27.625 euros), tiene la mitad de suspensos que el este.

Hasta aquí llega el consenso. Porque la Comunidad de Madrid y el resto de los actores educativos no
hablan de las mismas razones para explicar el fracaso escolar (y las posibles soluciones). La Comunidad
de Madrid cree que la clave del asunto está "en el orden y la disciplina", según la viceconsejera de
Educación, Alicia Delibes, que los sitúa en los centros concertados y privados. "Es más sencillo de
organizar un colegio que tiene un equipo de dirección y profesores que obedecen al titular del centro",
según la viceconsejera, que lo contrapone a los centros públicos en los que el grupo de dirección está
formado por funcionarios. Delibes hace poca autocrítica a la hora de analizar la brecha de los suspensos.
Rechaza que falten recursos o más apoyo por parte de su Administración, como señalan desde otros
frentes educativos. La viceconsejera defiende que los malos resultados de la enseñanza pública frente a
las redes privada y concertada no son achacables a políticas concretas de su consejería. Con más orden y
equipos más compactos al frente de los colegios, insiste Delibes, la notable diferencia se estrecharía:
"Planteamos que los directores de los centros públicos pudieran seleccionar parte de la plantilla entre la
lista de interinos, pero es un proyecto muy condicionado por la normativa general”. Por el contrario, otros
miembros de la comunidad educativa (profesores, directores, oposición y sindicatos) culpan del fracaso a
la Administración. Tienen claro que se necesita un reparto más equitativo de los alumnos (tres de cada
cuatro extranjeros estudian en la pública) y más recurso para estos centros. "La consejería acierta cuando
dice que necesitamos una mejor organización, pero esa no es la clave de la gran diferencia en los
resultados por zonas", según José Antonio Martínez, presidente la asociación de directores de institutos de
Madrid (Adimad). "Madrid ha ampliado el uso de los conciertos educativos, y la clase media ha
abandonado los centros públicos porque creen que allí sus hijos tendrán problemas", añade.

La partida de los presupuestos de 2010 para la enseñanza concertada fue la única que creció (un 6,6%
más) en un año de cuentas restrictivas generalizadas. "El Gobierno de Aguirre premia a la educación
concertada y no debe hacerlo, porque la solución es la contraria: dar más recursos a los centros públicos
que los hagan más atractivos para la clase media, con más servicios complementarios, más actividades
extraescolares y mejores horarios", añade Adolfo Navarro, diputado socialista. Navarro culpa al Ejecutivo
regional del PP de "haber dilapidado" uno de los últimos intentos conjuntos para mejorar la situación: el
pacto que lideró sin éxito el Ministerio de Educación.

Paco García, responsable educativo en Madrid del sindicato CC OO, explica esa diferencia de los
resultados educativos con lo que él llama la "desinversión educativa" del Gobierno regional y pide
medidas compensatorias, más recursos y apoyos en los centros con alumnos con un nivel social y cultural
más bajo.

Getafe es uno de los municipios que se sitúa en la línea roja de los suspensos. Miguel Lancho, del
Movimiento de Renovación Pedagógica y profesor en el instituto Altaír de esa localidad, afirma rotundo:
"Sufrimos año tras año una lluvia fina: somos menos profesores con más alumnos en el aula".

El inspector educativo Marcelino Guerrero defiende "una escolarización homogénea" y critica que, tras la
libertad de elección de los padres [una de las banderas de la Consejería de Educación] "se esconde la
libertad de los centros de elegir alumnos con cuotas y otros trucos".

"Con los alumnos con dificultades agrupados en las escuelas públicas no necesitamos ningún estudio
econométrico para saber que eso influye que disminuya la nota media del centro", añade David Trillo,
profesor de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Trillo alerta de que, sin un
cambio de rumbo, "las escuelas públicas acabarán convertidas en guetos".
Resumen:

En este artículo se parte de un hecho “objetivos”, el fracaso escolar afecta con


mayor intensidad a las zonas sur y este de la Comunidad de Madrid y sobre todo a la
escuela pública dentro de estas mismas zonas.

En segundo lugar se buscan las causas de esta situación. Una de esas causas es el
nivel de renta, en la que todo el mundo está de acuerdo. Además se apuntan otras causas
que afectan a lo que denominan “la brecha de los suspensos”, pero aquí las
discrepancias son dispares entro los distintos miembros de la comunidad educativa y de
la administración.

Los directores y profesores de la enseñanza pública, así como algunos sindicatos


culpan a la administración y a la tipología de alumnos; en cambio la administración
culpa a la falta de disciplina, orden y dedicación de los equipos directivos y plantillas de
profesores.

En general se plantea un problema grave y de difícil solución: el nivel de


fracaso, suspensos y abandono al finalizar la ESO centrado fundamentalmente en las
zonas sur y este de la Comunidad de Madrid.

Comentario sobre la noticia:

El fracaso escolar que sufre la Comunidad de Madrid es un problema que se lleva


arrastrando durante mucho tiempo y que en los últimos años, ha incrementado hasta
llegar a unos 10.000 alumnos suspensos en el último curso de secundaria.

En nuestra opinión, que la mayor parte de suspensos provenga de la zona sur y este de
la Comunidad no nos sorprende ya que estas zonas son las que tienen un nivel de renta
medio más bajo y esto influye indirectamente en los resultados académicos. Para que
pueda haber una buena educación escolar ha de existir una mejor educación por parte de
los padres.
En primer lugar, si los padres trabajan fuera de casa muchas horas y no tienen
suficientes medios para atender, controlar y educar a su hijo, este tendrá más libertad a
la hora de actuar y tomar decisiones; decisiones que a su edad son más difíciles de
tomar.

En segundo lugar, si los padres tienen problemas económicos y necesitan ayuda en casa
por parte de sus hijos, estos abandonarán los estudios para ponerse a trabajar y colaborar
en casa.

En tercer lugar, si este tipo de alumnos con tanta libertad se concentra en una misma
zona repercutirá directamente e indirectamente en todos los alumnos.

Por último, si alumnos con necesidades educativas especiales y extranjeros se


concentran en colegios públicos, estos influirán notablemente en la nota media y fracaso
escolar de la zona.

Los centros privados y concertados tienen la posibilidad de seleccionar al alumnado


puesto que tienen derecho a expulsar a un alumno si ha cometido una falta
justificándose correctamente. Esto permite tener una mayor autoridad y poder en el
centro provocando una mejora en los resultados académicos.

La opción de un reparto equitativo de alumnos y recursos es una utopía, ya que son las
familias las que asientan en estas zonas donde las posibilidades de trabajo son mejores
para su nivel socioeconómico.

Si además del problema que se presenta, la administración da la espalda y no ayuda más


a los centros públicos se acabará llegando a la catástrofe de “convertir las escuelas
públicas en guetos”. Aunque para esto todavía falta mucho.

En definitiva, nosotros vivimos en esta zona (Pinto y Getafe), hemos estudiado en


centros públicos hasta el bachillerato, y actualmente estamos en la universidad. Y
podemos decir que sigue habiendo muchas posibilidades de triunfar académicamente,
ya sean centros públicos, privados o concertados. Aunque la administración, el centro y
los profesores influyen este triunfo; el principal factor que causa el éxito son los padres
o tutores.
Fuentes alternativas:

http://www.ine.es/ (Instituto Nacional de Estadística)

http://www.madrid.org/cs/Satellite?
language=es&pagename=Boletin/Page/BOCM_home (Boletín Oficial de la
Comunidad de Madrid)

http://www.educared.net/

Autores:

• César Gutiérrez Herráez


• Carlos Belinchón Díez

• 3ºE

También podría gustarte