Está en la página 1de 20

EMILIO

VILLANUEVA

INSTITUTO NOCTURNO DE INDÍGENAS
Instrucción primaria elemental Educación e instrucción post-escolares Formación de maestros ambulantes --------------Estatuto que regirá su organización y funcionamiento

CAPITULO I DEL RECLUTAMIENTO DE ALUMNOS Y CONDICIONES DE ADMISIÓN
Art 1° Crease un instituto Nocturno destinado a los niños y jóvenes indígenas de las zonas urbanas y suburbanas de La Paz, que funcionara a partir del año 1930. Art 2° El Instituto Nocturno de Indígenas, admitirá con carácter gratuito, alumnos de 10 a 20 años de edad, cualesquiera que fueran sus conocimientos escolares y su posesión del idioma castellano, clasificándolos, después de un detenido examen, en las tres -.secciones en que estará, dividido el plantel y en los cursos en que se subdividirá cada sección. Art ° Al tiempo de inscribirse, los alumnos deberán indicar los siguientes datos, que servirán para futuros estudios e investigaciones relativos al indio:

Del alumno
Nombre y apellido. Edad. Lugar de origen Grupo indígena al que pertenece El idioma nativo que posee. Si habla el castellano. Si lee y escribe. Si estuvo en alguna escuela; ¿qué tiempo? etc. El oficio que ejerce y el que desearía ejercer en lo sucesivo. Si acostumbra beber alcohol Si toca algún instrumento musical indígena Número de miembros que forma su familia. Estos datos serán completados con los que se tengan después del examen de ingreso Y durante la labor escolar

De los padres
Nombres y apellidos Estado civil. Lugares de origen Estado de su salud. Si son afectos al alcohol. Oficios anteriores y actuales. Por qué razones se radicaron en la ciudad.

181

COLONIALES

MOTIVOS

CAPÍTULO II. DE LAS FINALIDADES DEL INSTITUTO NOCTURNO DE INDÍGENAS
Art 4° Las principales finalidades del establecimiento se resumen así, pudiendo ellas ampliarse con la práctica y según los recursos con que se contare posteriormente: a). Castellanizar y alfabetizar al indio, inculcándole las nociones indispensables para la vida civilizada, y ensayar procedimientos sencillos para la educación le las razas autóctonas. b). Proporcionarle un mínimo de conocimientos, conceptuados de verdadera e inmediata utilidad, y una educación integral adecuada a su mentalidad, guiándose de las orientaciones dadas por los programas de escuelas rurales. Se harán en éstos las alteraciones que se juzguen necesarias, de acuerdo con las características, intereses y necesidades de los alumnos, las peculiaridades del ambiente regional y el tiempo disponible para el trabajo escolar. c). Proporcionar los conocimientos elementales y prácticos de higiene, instrucción cívica, dibujo de aplicación, etc., que sean precisos para la vida en el hogar y en la profesión o en la orientación industrial de los indígenas. d). Proporcionar (dentro de las posibilidades) una educación estética tendiente a cultivar el folklore regional o nacional, despertando las aptitudes latentes en los alumnos, organizando coros, pequeñas bandas de música, ejecución de piezas con instrumentos nativos, etc. e). Colaborar en la militarización de la raza, verificando, además de las lecciones sistemáticas de gimnasia racional, todos los ejercicios referentes al mismo fin, tiro al blanco, deportes y juegos, concursos de atletismo, etc., de manera que, insensiblemente, se despierten las más útiles actividades pretéritas de la raza. f). Luchar contra el alcoholismo y otros vicios habituales del indio, por medio de procedimientos paulatinos, perseverantes. g). Preparar maestros ambulantes indígenas.

maestros ambulantes. En la 1ra, serán colocados todos los alumnos que no tengan principios escolares de ninguna clase, sin fijarse en la edad, la cual podría servir de guía recién al tiempo de hacer la distribución en cursos. En la 2da estarán los que ya tengan alguna práctica escolar, posesión del castellano, etc, requiriendo en cambio, una complementación o renovación de sus conocimientos. La 3ra. estará integrada por alumnos jóvenes o adultos de la 2da sección que, además de expresar su deseo, manifiesten aptitudes sobresalientes para la adquisición de conocimientos y para dedicarse a la enseñanza elemental en el campo. Además de seguir el curso corriente de los estudios de la sección postescolar, juntamente con los demás alumnos, ampliaran sus conocimientos en horas especiales, con ligeras ideas de pedagogía y metodología. Art 6° Cada una de las secciones del Instituto tendrá su reglamentación correspondiente, la que, juntamente con la de todo el plantel, será sometida a la consideración y aprobación del Ministerio.

CAPITULO IV DE ORIENTACIÓN DE LA DE. LA ENSEÑANZA
Art. 7°.La instrucción y educación en el Instituto Nocturno de Indígenas debe hallarse dirigida a conservar al indio en su propio ambiente y ocupaciones cotidianas o buscando su retorno al campo, dándole en cambio, las nociones que se requieren para mejorar su existencia, tanto individual como colectiva; desarraigarlos prejuicios que lo distancian de los demás elementos de la sociedad, para hacer efectiva y pronta su incorporación a ésta; alejarlo de la rutina en sus labores manuales, etc. Art. 8° Los procedimientos de instrucción y educación en el Instituto Nocturno de Indígenas serán esencialmente sencillos y prácticos, haciendo uso preferente de proyecciones luminosas, de manera que provoquen fácilmente el interés y la atención de los alumnos, busquen la ejercitación más completa de los órganos sensoriales y proporcionen, al mismo tiempo, deleite y provecho.

CAPÍTULO V. DEL PLAN DE ESTUDIOS
Art.' 9 Las materias de enseñanza estarán distribuidas en los señalados a continuación en la forma más simplificada posible, debiendo los profesores preparar su programa para cada curso y año, atendiendo al grado de comparación de los alumnos:

CAPÍTULO III. DE LAS SECCIONES QUE COMPRENDE EL INSTITUTO
Art 5° El Instituto Nocturno de Indígenas comprende tres secciones, cuya independencia es tan sólo relativa, pues durante todas las actuaciones hallaranse íntimamente ligadas y se cooperaran en todo momento. Dichas secciones son la 1ra., o de enseñanza primaria elemental; la 2da o de enseñanza postescolar, destinada para los egresados de la anterior o para los que hubieran adquirido algunos conocimientos en cualesquiera planteles, y la 3ra o de formación de

PRIMERA SECCIÓN. EL HOMBRE
El hombre y su cuerpo: Ligeras e indispensables nociones de anatomía y fisiología. Higiene. El peligro del alcohol, la coca, etc. El hombre y sus necesidades: Comer, vestirse, construir su casa, trabajar, educarse, etc. Moral. Higiene. El hombre y sus vestidos: Nociones relacionadas con el asunto. Higiene. Moral.

182

LO QUE NOS RODEA
La escuela: lecciones de cosas, moral higiene La casa: lecciones de cosas, moral higiene El pueblo o la ciudad lecciones de cosas, moral higiene La Patria: instrucción cívica y educación patriótica. La naturaleza lecciones de cosas, educación moral y estética.

DIBUJO
Dibujo libre. Dibujo de ornamentación. Dibujo aplicado a las profesiones e industrias.

EMILIO

VILLANUEVA

AGRICULTURA
Conversaciones y lecciones a cerca de los nuevos procedimientos de agricultura, los abonos, etc.

CÁLCULO. SISTEMA MÉTRICO. FORMAS GEOMÉTRICAS
Conocimientos apropiados a las necesidades y ocupaciones profesionales de los alumnos.

GIMNASIA
Juegos y deportes, Ejercicios de preparación militar. Ejercicios de tiro al blanco, etc.

LO QUE ESTÁ LEJOS DE NOSOTROS
En el espacio: introducción a la geografía nacional. En el tiempo: introducción a la historia nacional

CANTO. MÚSICA
Coros. Solfeo. Organización de pequeñas bandas. Concursos de ejecución, etc.

CÓMO NOS EXPRESAMOS
Lenguaje. Vocabulario. Lectura y escritura. Redacción. Coros. Gimnasia. Dibujo.

MATERIAS GENERALES
Esta sección tendrá un programa especial de mismas materias generales estudiadas en la anterior, para de una manera gradual; completar y perfeccionar los conocimientos de los alumnos. TERCERA SECCIÓN Completar los conocimientos de los alumnos de la segunda sección que quieran dedicarse a enseñanza, con ligeras ideas de pedagogía y metodología.

SEGUNDA SECCIÓN HIGIENE
Lecciones metódicas sobre esta materia. Ideas ligeras acerca de las epidemias; la necesidad de la vacuna antivariolosa; consejos sobre la profilaxia, etc.

INSTRUCCIÓN CÍVICA
El ciudadano: Derechos y libertades establecidas por la Constitución. Ideas a cerca de la democracia. La colaboración mutua entre los hombres dentro de la democracia. Ensayo del gobierno propio dentro del establecimiento. Los poderes nacionales y municipal. El servicio militar.

CAPITULO VI DEL PERSONAL DOCENTE
Artículo 10. EL personal docente del Nocturno de Indígenas hallaráse formado por un director, cinco preceptores que tendrán a su cargo los diversos cursos de las tres secciones, un secretarioregente encargado de la disciplina, correspondencia oficial y la habilitación de un portero.

Pabellón México, Escuela de Warisata, década del 40, Villanueva fue un precursor no solo de la educación del Indio, que tendría su expresión en la experiencia de Elizardo Pérez y Avelino Siñani, sino también de su arquitectura, véase la similitud en el trazo con el Stadium, ambas cosas en 1930. Foto F. Bedregal

183

COLONIALES

MOTIVOS

ASPECTOS E IMPORTANCIA DE LA PLANIFICACIÓN
REVISTA PLANIFICACIÓN Y ARQUITECTURA NUMERO 1, AÑO 1, - 1944

EDITORIAL Una revista universitaria, cualquiera que ella sea, es un buen signo. Porque la Universidad debe ser, especialmente en ciertos países, foco de irradiación de lo que se investiga y se estudia en élla. Porque la Universidad es y debe ser centro de cultura: de cultura filosófica, de cultura literaria, de cultura política, de cultura económica y también de cultura cívica. Tanto como abunda en algunos lugares sentimiento de progreso ciudadano, (manifestado en intenciones, proyectos, proposiciones, resoluciones etc., en pro del mejoramiento de la urbe) falta un concepto claro, preciso, concreto de lo que es hoy el Arte Cívico. Y es que este arte ha adquirido una fase distinta, y se ha convertido en una disciplina nueva. Se ha transformado en un arte-ciencia que busca estructurar la ciudad resolviendo problemas de higiene, de dinámica vehicular, de organización económica, de esparcimiento y de estética. El contenido de este arte-ciencia y su aplicación con un espíritu previsor del futuro es la PLANIFICACIÓN DE CIUDADES o URBANISMO. La Planificación, que parte primordialmente de la consideración del suelo y del hombre, buscando ordenaciones dentro del cuadro geográfico-económico, extendido la aplicación de sus métodos a la región y a todo el territorio de un país. Resultado de esto la PLANIFICACIÓN REGIONAL y la
PLANIFICACIÓN NACIONAL.

Estos conceptos, que muestran un programa de estudios de escuela que por su trascendencia requieren ser propagados, explican claramente el alcance de nuestros propósitos y el carácter de esta publicación.

ASPECTOS E IMPORTANCIA DE LA PLANIFICACIÓN.
PLANIFICACIÓN URBANA.— El problema de la Planificación Urbana o sea el Urbanismo, es un problema viejo y es al mismo tiempo un problema nuevo. Es viejo por el hecho de que ha surgido siempre del ansia de construir para la comunidad, de crear, de ordenar, de organizar. Es nuevo porque las doctrinas urbanísticas que estudian hoy la ciudad como un conjunto orgánico, inspiradas en principios de higiene, de economía, de circulación, son ritmos propios y peculiares de la vida contemporánea. La ciudad antigua es la enseñanza del pasado, con su especial estructura cívica, su actividad eternamente renovada, su mística creadora. La ciudad antigua, la “Cite” del ecúmeno griego, con el símbolo de su acrópolis; “la ciudad cuadrata” de Roma; los burgos medievales, las bastidas renacentes, son tipos de una concepción social, religiosa, política o militar de acuerdo a la función histórica que tuvieron. La estética de ellas nos atrae porque es sentimental o pintoresca. La ciudad antigua es la historia corporizada en la piedra de los grandes “hechos” urbanos. Es, como la historia misma, la lección eterna de la experiencia, con sus virtudes, sus errores, sus bondades, sus .defectos. El problema nuevo del Urbanismo es un problema de técnica planteado por múltiples complejidades resultantes de múltiples fenómenos que amenazan al individuo y a la comunidad. El crecimiento de las poblaciones, la motorización de los medios de transporte, el desarrollo del industrialismo, la absorción del capitalismo y sus secuencias, han suscitado un estado progresivo de crisis. Crisis de salud, crisis de trabajo, crisis de vivienda, crisis de movilidad… Estamos viviendo en el clímax de estas crisis.

Por otra el URBANISMO, que acondiciona “masa edificada” y “espacio” en la concepción plástica de la urbe, actúa esencialmente sobre el primero de estos elementos por ser éste el que define la forma subjetiva del segundo. La “masa edificada”, cuya forma resulta de su adaptación al ambiente, a la función, a las circunstancias y a la cultura social, es
ARQUITECTURA. PLANIFICACIÓN Y ARQUITECTURA son, en consocia, conceptos afines, Sus finalidades también son afines: si la primera labora persiguiendo el bienestar de la vida humana colectiva, la segunda busca hoy ante todo el de la vida individual.

184

Ellas han hecho aparecer la miseria proletaria, la desocupación, ellas han ahondado las diferencias de clases. He aquí por qué es urgente, es imperativo el hacer urbanismo moderno, Nuestra ciudad, situada en una cuenca: estrecha, con áreas urbanizables que no exceden de 500 hectáreas, destinada por razones socio-geográficas a ejercer rol metropolitano, se extiende en forma irracional y atentatoria. Sin previsión; sin directivas, sin un integral. Loteamientos en damero, al estilo colonial prolongan la ciudad en todo sentido, hasta en los cerros y colinas. Especuladores, agrimensores, constructores yuxtaponen sin una previa concepción integral vivienda tras vivienda, cubiertos de responsabilidad. Es el protoplasma del cuadrado español que se multiplica comprometiendo sin remedio el porvenir de una urbe que ya no aspira el rol de villaje pintoresco y arcaico, sino ha obtener una composición armónica, funcional, equilibrada, que responda a las necesidades inmediatas y a las exigencias del futuro. PLANIFICACIÓN REGIONAL.— La ciudad no constituye un núcleo aislado. Está ligada íntimamente al cuadro geográfico que la ha determinado. Su acción centrífuga y centrípeta se extiende a los núcleos regionales que le corresponden por su irradiación política y económica. Además, hace tiempo que la industria por su amplitud se halla implantada fuera del radio urbano. Las comunidades así establecidas se hallan también dentro del mismo círculo de influencia. El planeamiento de los centros poblados y de la región y que implica primordialmente un plan concertado de localizaciones y comunicaciones, es lo que se denomina PLANIFICACIÓN REGIONAL. LA PLANIFICACIÓN REGIONAL, Que tiene como premisas el factor geográfico y el económico, establece valoraciones de los conglomerados urbanos desde el punto de vista de producción y consumo. Proyecta la construcción de rutas regionales troncales (auto-estradas), vías secundarias, caminos de enlace. Consulta la formación de centros forestales, turísticos y de recreo. Un plan regional que permita llegar a una concertación armónica y racional entre la región y las aglomeraciones urbanas constituye la base de una política práctica moderna. “La armonización imprescindible entre todas las aglomeraciones regionales, dice el profesor Shumacher, representa un esfuerzo conceptual, cultural, profesional, político de tal importancia, que aquellas personas o entidades que ya han traspasado los cánones de la urbanística vital con su política del suelo, pueden, una vez que perciban el alcance de la Planificación Regional, entrar en el dominio de este concepto que se ha llamado Geopolítica”.

PLANIFICACION NACIONAL.— La Planificación nacional de un país significa un desenvolvimiento racional, progresivo, sistemático, metódico, coordinado, sobre todo coordinado, de todas sus posibilidades, así sean éstas industriales, comerciales, técnicas, culturales, o cívicas; “Plan quinquenal”, “plan, sexagonal” son términos de planificación que recuerdan la labor reconstructiva de la Rusia de antes de la guerra actual. Organización económica y social planeada a plazo fijo. Sus consecuencias han sido enormes, sorprendentes. La formación de un plan integral coordinado, donde haya clasificación de necesidades y recursos, jerarquización de éstos y cálculo de sus posibilidades es el estrato fundamental de toda política destinada a resolver el problema del adelanto nacional y el mejoramiento social de la República. La PLANIFICACIÓN NACIONAL es una necesidad. Es una necesidad porque implica ORDEN, ORGANIZACIÓN,
ECONOMÍA.

Es la aplicación de los métodos de trabajo al gobierno de un país. Los sistemas antiguos son ineficaces. Industrialización de regiones, explotación del agro y del subsuelo, construcción de ferrovías y de caminos, formación de centros poblados, etc., todo esto se realiza hoy en forma contingente, aislada esporádica, a instancias de realidades locales, reales o ficticias. Planificar, ha dicho Edgar Jadwin, es crear elementos que permitan llegar a palpar el conocido axioma: “Producir mejor para vivir mejor, vivir mejor para producir mejor”. Se produce mejor ordenando las distintas funciones de la vida nacional desde el punto de vista del individuo, de la familia y de la sociedad, a fin de obtener un rendimiento máximo de energías, de esfuerzos y de materias. En países como el nuestro hace falta encarar el problema de la planificación nacional. La República de Bolivia, climatérica geológica, orográfica y fluvialmente tiene caracteres especiales. Las riquezas de su suelo le dan margen a prever un futuro de progreso y de bienestar. Para llegar al máximo aprovechamiento de sus condiciones geográficas, se debería empezar por un estudio metódico de los elementos fundamentales de su desarrollo y luego faccionar un plan coordinado de realizaciones y previsiones. Es decir, hacer una PLAN IFICACIÓN NACIONAL.

185

PLANIFICACIÓN SUS DIVERSOS ASPECTOS
EDITORIAL Revista, Planificación y Arquitectura No. 2-3.

Se afirma que el término PLANIFICACION, en su sentido general, tiene una significación vaga. Ya no define, se dice, un principio, sino una política; algo más, sirve para calificar cualquier política altamente conveniente. Es por esto, se agrega, por esta ambigüedad, que tiene fuerza de su gestión en el ciudadano medio, en el político medio, que cree que la "planificación" es una panacea universal, la panacea de nuestra época; empero, apenas, se concretan los planes, no se piensa lo mismo. Aquí hay un error. Expliquemos. En efecto, planificar, es decir, hacer planes, donde se prevean las finalidades de un programa y los medios prácticos para realizarlo, es algo indiscutiblemente bueno, no sólo para las actividades materiales del hombre sino para las morales. Planificar es el principio básico de todo buen Gobierno, y hay razón para que el ciudadano, medio o no medio, nazi, comunista, demócrata, o liberal, considere que "lo que el mundo requiere es planificación" Empero planificar o sea actuar con un propósito definido no es nada característico ni exclusivo de ningún sistema social, y el concepto deviene vago si se aplica sin mayores pormenores. Además, la planificación puede ser buena o mala, según sean buenos o malos los planes. Los principios de la planificación han sido principalmente aplicados desde hace algún tiempo en el terreno económico y social, para evitar la falta de coordinación que el régimen liberal permite en los términos PRODUCCION-CONSUMO, cuya inconstancia y variabilidad se ha tratado de remediar por un control único. Se ha planificado la industria, la agricultura y otras ramas de la actividad económica; empero, como la planificación implica una fuerte autoridad coordinadora, el marco en el que ha prosperado ha sido especialmente el colectivista. Efectivamente, aunque una política planificadora puede realizarse en regímenes democráticos (la planificación de la industria del carbón en Inglaterra), el medio adecuado en el que su forma moderna ha buscado generalizarse es el de carácter socialista. En un régimen de esta clase, o en uno de tipo totalitario, donde la vida colectiva está sujeta: a un plan elaborado en todos sus detalles y cuya ejecución abarca un período de tiempo determinado, los planes se han definido como programas de administración pública a plazo fijo. Los "planes quinquenales rusos" y el "plan quinquenal de Perón", en la Argentina, serían un ejemplo. Dentro las tendencias modernas, parece imposible impulsar ningún progreso sin la elaboración previa de planes que estudien cuidadosamente recursos, posibilidades y beneficios. Esto es preliminar. Se comprende porque el Departamento de Estado de la Unión, como primer paso para cooperarnos en nuestros proyectos económico mandó a a Bolivia, en el año 1941 una comisión de nueve peritos que echo las bases de nuestra planificación geográficos e industrial

mediante un estudio técnico de nuestras fuentes de riqueza, el plan que se conoce conoce con el nombre de Plan Bohan. El plan de trabajo colectivo y el control de la producción y el consumo cuya aplicación ha tenido repercusiones sociales al tocar la regulación de salarios y horas de trabajo, ha tenido repercusiones en el ámbito internacional, apenas ha controlado las exportaciones e importaciones mediante contingenciaciones y aranceles, materias primas e industria, sobre todo en países vecinos, se han transformado en elementos regulables de un país a otro, naciendo de esto un nuevo aspecto de éste principio, cuyas consecuencias las vemos en acuerdo convenios de carácter cooperativo entre naciones. Se tiene así la planificación a nivel internacional La Planificación industrial y del trabajo conduce a la planificación regional y urbana. En efecto, los planes para el aprovechamiento de las riquezas naturales y los planes de trabajos públicos tienen como complemento planes para los centros poblados. Como quiera que una nación es considerada hoy como un conjunto armónico y funcional, todos los planes para su mejor progreso y estructuración guardan una relación de coordinación íntima entre ellos. La planificación geográfica, que fija y avalora las fuentes de riqueza natural, y que forma casi un cuerpo con la de comunicaciones, tiene como perentorio requerimiento la fijación de centros industriales y comerciales. Estos centros son las aglomeraciones urbanas, que también son centros intelectuales (cultura y técnica) y centros de dirección (política y administración). Estas aglomeraciones, donde se halla el principal factor de riqueza que es el hombre, tienen un valor esencial en la vida de la nación y deben ser con mayor razón planificadas. Esta necesidad se presenta con tanta más urgencia cuanto que la ciudad moderna tiene una función distinta de la de tipo político-cultural. Ya no es puramente el paladium de las leyes de la civilidad. Es ante todo, como ha dicho alguien, “un gran taller de trabajo donde se acondiciona y desarrolla la obra social, política, económica y comercial del mundo”. Naturalmente, las condiciones de la vida moderna ya no exigen un planeamiento simplemente estético de la urbe, es decir, un urbanismo monumental y pintoresco tipo Colbert o Haussmann, o el que propuso a fines del siglo pasado Camilo Sitte. La ciudad, que es el principal instrumento de labor del país y de los hombres que dirigen su progreso, debe estar sujeta a un plan funcional y progresivo. Debe ser planificada en forma metódica y equilibrada, siguiendo los principios enunciados por Jaussely o las normas de Werner Hagemann. Como la evolución de la ciudad no es sino el resultado del proceso orgánico de la vida del país, la planificación urbana no es independiente de la planificación regional, ni ésta puede concebirse sin un concepto definido de la planificación nacional; en consecuencia, el orden y el control del progreso de todo un territorio y de sus centros poblados. se hallan englobados en un solo estudio cuya denominación se ha convenido en llamar PLANIFICACIÓN INTEGRAL.

186

COLONIALES

MOTIVOS

CIRCULACIÓN
POR EMILIO VILLANUEVA P . “El sistema conservador de algunas ciudades se opone al desenvolvimiento de los transportes, congestiona, ameniza la actividad, desalienta las iniciativas, mata el progreso. Las ciudades capitales rigen la vida de los países. Si la ciudad capital se asfixia, el país desaparece”. LE CORBUSIER Hay algo que caracteriza la vida moderna, y es el ritmo de aceleración en el movimiento que implica toda actividad humana. El maquinismo, origen de esta intensificación de velocidad, ha impuesto la tendencia a reducir el tiempo y la distancia en todos los órdenes de acción. Algo más: está en la base de toda economía social y política. El automóvil, el avión, la oruga, la radio, etc., son signos de un dinamismo imponderable, así en la guerra como en la paz. Tienden a transformar valores físicos y sociales. Sus consecuencias trascienden donde quiera que exista una aglomeración humana, un interés humano, una empresa humana. Este fenómeno se ha revelado, naturalmente, con intensidad superlativa en la ciudad. Porque la ciudad, sobre todo la ciudad capital, “es la célula ardiente del mundo, el centro germinal de donde viene la paz o la guerra, el orden o la anarquía, la abundancia o la miseria, la gloria, el espíritu de triunfo o la derrota”. (Jeanneret). La ciudad que nos ha legado el pasado, estructurada para una vida estática, mejor dicho, modelada por el desarrollo lento, vegetativo, tranquilo de las sociedades antiguas, es víctima de la CONGESTION debida al influjo cada vez mayor de los transportes motorizados. El marco de las ciudades existentes no remodeladas, así grandes como pequeñas, es deficiente, impropio, inadecuado para este gran fenómeno que es el de la CIRCULACION. Fenómeno indefectible e ineludible. Sin embargo, el EDIL, ente representativo de la conciencia ciudadana, ha permanecido por lo general indiferente ante este acontecimiento de los tiempos modernos, ante este trágico percance que implica la contraposición entre función y órgano del “organismo urbe”. La ciudad es un taller inmenso de trabajo. El hombre necesita moverse en ella en el menor tiempo posible. Es necesario acortar las distancias, despejar los espacios viarios, aumentar las velocidades entre los puntos de concurrencia. Es necesario formar las “arterias primarias”. El problema de la CIRCULACIÓN es un problema ante todo de urbanismo. Es problema técnico, realizado por un técnico, con diagramas, estadísticas, cálculos de centros y direcciones de tráfico, curvas de incremento y de intensidad de transporte, en fin, cuanto requiere un plan de estructuración viada nacional.
LA CIRCULACIÓN requiere arterias primarias amplias, circuitadas, sin puntos de conflicto. Hay que pensar que la velocidad para los automóviles en las ciudades del futuro, no será menor de 60 kilómetros por hora.

El tráfico en las arterias primarias debe ser fácil, continuo, rápido, sin conflictos, como el flujo de la sangre arterial en el organismo humano. De lo contrario sobreviene la tensión congestiva, la falta de vitalidad, la parálisis, la adinamia, la inanición, el embotamiento. Este símil es claro. La verdad es evidente. Es una relación de causa a efecto que cualquiera ve justo en el caso del “organismo hombre”. En el del “organismo urbe” hay una nube espesa que obstruye la visión, un velo de ignorancia. La producción automovilística de Estados Unidos fue: en 1912, de 1.000.000. de unidades por año; en 1917, de 6.000.000.; en 1922, de 12.000.000.; en 1927, de 16.000.000.; En 1935, de 19.000.000. Después de la guerra, las fábricas de automóviles que hoy día están dedicadas a una gigantesca producción de bombarderos mantendrán el mismo tren de actividad para conjurar el

187

.
EMILIO
VILLANUEVA

peligro de la desocupación. Se supone que entonces la fabricación de automóviles alcanzará la cifra de 100.000.000 por año. Entonces será una realidad la política de “un auto por cada hombre de trabajo”. El tráfico motorizado en la post guerra será diez veces mayor que el actual, teniendo en cuenta que en este periodo, por causas que está de más indicar, se iniciará una fuerte corriente inmigratoria hacia los países de América.

Muy pronto el acontecimiento del tráfico enorme se precipitará. Esta época nueva sobrevendrá con toda su actividad comercial, industrial, con sus profundos cambios políticos y sociales. ¿Qué ocurrirá entonces con las ciudades retardatarias?. Estas ciudades merecerán el destino que les traza su propia conciencia sobre sus problemas vitales: Se asfixiarán, al decir de la predicción corbuseriana; perecerán y otras mejor adelantadas las reemplazarán.

Emilio Villanueva Peñaranda, revista Planificación y Arquitectura, Número 1, año 1- 1944

188

La Paz, 5 de abril de 1913.

EL DERRUMBE DEL DIQUE EN EL CAMINO A OBRAJES
En, el caso de las tierras en estado de fango, el deslizamiento de unas capas sobre otras, es sumamente grande y la presión no sigue ya la ley establecida para las tierras y el proceso dinámico de éstas, sino que crece conforme una solicitación .hidráulica; la que, según se sabe, es mayor, pues los líquidos ejercen sobre las paredes donde están contenidos, una presión dada por el peso de un prisma líquido que tiene por base la porción de pared considerada y por altura la profundidad del centro de gravedad bajo la superficie libre del líquido. El punto de aplicación del empuje no se afecta tampoco en la tercera parte de l altura del muro, cortando de la base sino en la tercera parte contando de la superficie libre del relleno, haciéndose así más grave la solicitación debida al empuje de prisma de fango, en que tendría como valor: H=1.33 x 4 x 2000 Ks. = 10400 Kilos Si componemos esta presión con el peso del muro, obtendremos una resultante que cae (.v Plano) no solamente fuera del tercio central, sino también fuera de las aristas exteriores, ocasionando un estado que no pueda ser estático de ninguna manera, puesto que sobrepasa los límites fijados por el cálculo para la estabilidad por rotación. La linea x- y, que se ha trazado, y que corresponde a las resistencias, al rozamiento de las mezclas no fraguadas completamente y cuyo coeficiente generalmente es igual a 0.60, forma con la horizontal un ángulo mayor que el que forma la resultante. Por consiguiente no existe tampoco la estabilidad al deslizamiento . Así pues ve. 1.- Que los espesores eran insuficientes para trabajar dentro de límites prudenciales, con las consideraciones de compacidad del terreno y un estado de humedad ordinario. .2o. Que el desequilibrio ha sida causado por el empuje de las tierras en estado de fango, empuje que ha tenido el mismo valor de una presión hidráulica, y no de una presión de tierra. El estado de las mezclas se toma en cuenta tan solo para los esfuerzos al deslizamiento. En el, caso presente, aun siendo las mezcla de cemento y completamente fraguadas, se habría efectuado el derrumbe, una vez que los esfuerzos estaban fuera de todo límite racional para la estabilidad por rotación y resbalamiento de muro Concluyendo, diremos que la causa del derrumbe está en haber se hecho el relleno con tierras al estado de fango. y el no haberse calculado el muro con su coeficiente de seguridad que presente el riesgo de una solicitación extraordinaria.' Emilio Villanueva P . .

Informe que presenta el suscrito sobre las causas que han determinado el derrumbe del muro de contención No. 2 del camino a obrajes Creo que no es posible determinar exactamente las causas del derrumbe de un muro de contención a priori. Es necesario un análisis técnico y detenido; máxime si de él depende la mayor o menor responsabilidad que puede caber a los que han intervenido en la obra. Es necesario, en casos como el presente, efectuar, antes de 'todo, un cálculo de verificación de las dimensiones adoptadas, para ver si la diferencia de éstos, o causas imprevistas y extraordinarias, han constituido la determinante del estado de desequilibrio. En el muro No. 2 de Obrajes puede haber ocasionado el derrumbe parcial acaecido: 1º Las dimensiones insuficientes de los espesores: 2o. Mala ejecución de las albañilerías; 3º. Una solicitación anormal que haya elevado la tasa de trabajo o una cifra igual al coeficiente de ruptura. Esto es lo que examinamos. La parte que ha cedido al empuje del relleno es la que corresponde á un perfil trapecial de las siguientes dimensiones: 4 ms. de altura, 1.65 ms. de espesor en la base, y 1 m de espesor en la coronación tornada después del derrumbe, es de 33 grados. Como se puede ver en el depurado del plano adjunto, el empuje máximo en estas condiciones, y suponiendo el prisma de derrumbe formado de tierra húmeda, cuya densidad la suponemos de 2,000 kilos el empuje máximo, decimos, en éstas estas condiciones, tiene un valor de 4,200 kilos. Mas como la determinación gráfica puede no ser exacta, comprobaremos analíticamente. (Método de P Planat) H=2 x h x 2/tang. 45°- ½) (calculando véanse en el . plano). Resultado H = 4200 Ks. En la fórmula de Naviera H=0.l384 x d x h x h. H=0.1384. X 2000 X 16. H= 4.288 kilos. Si tomamos un término medio entre ambos resultados, tenemos como valor del empuje máximo el de 4,244 kilos. Dicho empuje, compuesto con el peso de la parte del muro que se considera da una resultante que, si bien no cae en el tercio central de la junta donde se efectuó la fractura, no sale tampoco de la arista exterior, lo que indica que si el prisma de empuje formado de tierra húmeda se hubiese comportado siguiendo las leyes del rozamiento de tierras, el muro habría sido estable, aunque no dentro el término prudencial que establece que la resultante total caiga, por lo menos en el límite del tercio central, como de el calculo gráfico hecho para el caso de tierras secas, para las que se ha tomado el ángulo del talud natural igual a 47 grados.

En 1913 la Prefectura venía construyendo los diques del camino a Obrajes para la instalación del tren eléctrico, habiéndose producido el derrumbe de uno de ellos, ante la alarma de la prensa, La Prefectura constituye una Comisión de Ingenieros para que, previo estudio de inspeción de los trabajos presentara un informe capaz de determinar las causas de dicho derrumbe. Constituida por los ingenieros Villanueva, Llech, Martinez Cánova, Mariaca Pando, éstos informes que son reproducidos en el período “La Tarde” el 7 y el 14 de abril de 1913; (nota del editor)

189

COLONIALES

MOTIVOS

1948
LA EVOLUCIÓN URBANA DE LA PAZ Y SUS PROBLEMAS
EDITORIAL, DE LA REVISTA ARQUITECTURA Y PLANIFICACIÓN 6-7 EN HOMENAJE AL IV CENTENARIO
Cuando una ciudad cumple siglos es como cuando una persona cumple años. Los centenarios para las poblaciones son como los aniversarios para los individuos, es decir, ciclos señalados en el curso del tiempo a cuyo final, tal como ocurre en el espacio cuando se llega a una piedra miliar del camino, se impone el reflexionar sobre el trecho recorrido y sobre la jornada que aún queda por realizar. Así pues, en una fecha como esta una urbe no sólo debería regocijarse, sino dar una mirada retrospectiva y hacer examen de conciencia sobre lo obrado, analizar su situación; ver si la curva de su evolución acusa una baja, o si es tan amplia como sus destinos exigen y sus condiciones reclaman. La Paz llega a su IV centenario con un progreso apreciable; pero que no es ni con mucho el que debería tener para conocer el rango que se merece en el concierto de las capitales de América. Desde luego, conviene anotar que el desenvolvimiento urbano de La Paz, que la ha llevado a la jerarquía de metrópoli, no es un “hecho político”. Es un fenómeno socio-geográfico. Es la realidad pura y simple de una ley de evolución urbana. La evolución urbana es hoy estudiada siguiendo los métodos de un racionalismo científico donde la dependencia de causa a efecto entre sociedad y geografía es indefectible. Hay causas relacionadas con el medio físico que determinan el desarrollo de una urbe. Marcel Poete las denomina “factor geográfico” y “sitio”. En el factor geográfico incluye principalmente la vía natural de tránsito: el mar, los lagos, los ríos navegables, etc. Las ciudades más próximas al océano, dice, o en más directa comunicación con él, son los que progresan más. Y Haushofer, al trazar el rol pseudobiológico de las fronteras, afirma que las poblaciones cercanas a ellos constituyen órganos vitales de defensa, agregando que, en el caso de países mediterráneos, son las que acusan un mayor incremento comercial e inmigrativo. Es el factor geográfico, pues, el que ha dado a la urbe paceña la trascendencia social, política y económica que tiene y que tuvo desde la fundación de la República. Y aún mucho antes, porque es un error pensar que, durante toda la época colonial, La Paz no tuvo mayor importancia que la de un corregimiento de poco más o menos. Es posible que así haya sido en los albores de la dominación española, cuando la ruta del oro y de la plata fue la única germinadora y alentadora de centros poblados desde Santa Fe de Bogotá hasta Potosí. Pero a fines del siglo XVIII, el incremento demográfico, que es fuerza centrípeta de desarrollo, pues el hombre atrae al hombre en proporción directa a su número, hizo de esta población un centro muy importante. Basta considerar dos ejemplares de su arquitectura colonial: San Francisco y la casa del Marqués de Villaverde, que igualan a los que hay en Lima y en Quito, para pensar que tal prestancia en sus templos y casas solariegas, supone lógicamente una jerarquía equivalente en lo social. Es el cuadro geográfico, repetimos, el que ha mantenido y mantiene a la urbe paceña en el rol dirigente que desempeña en la vida política y económica de la nación. En cambio, el “sitio” ha obrado en forma diferente. Al principio, el pequeño valle, abrigado por colinas y montañas, que brindaba vida agradable y fácil, dio margen sobrado al desenvolvimiento de la población naciente. Pero en épocas posteriores, la topografía violenta de este “habitat” enclavado en una cuenca andina obligó a los alarifes urbanizadores a dejar a un lado la escuadra y el cordel, y a trazar calles tortuosas y de áspera pendiente. Finalmente, en la época contemporánea, caracterizada por el gran desarrollo de la circulación y de sus problemas concomitantes, las condiciones del “sitio” han resultado francamente adversas. Si se deja que ellas obren limitando, restringiendo, disminuyendo el progreso urbano, creando conflicto para la salubridad e higiene de la población, para el tráfico y para el buen funcionamiento de otras actividades vitales, la ciudad sufrirá una acción retardataria. Eso es indudable.

190

EMILIO

VILLANUEVA

El caso de otras ciudades en igual situación, especialmente el de Río de Janeiro, no hay que perderlo de vista. La urbe carioca ha luchado y lucha también contra un “sitio” adverso. Desde la época colonial le ha preocupado la idea de -arrasar cerros y rellenar “lagos”. Los morros de Castelo, San Antonio, Sanado y Mangueiras fueron bajados y el lago de Boqueirao terraplenado, para buscar el espacio pleno sobre el cual se levanta hoy el centro principal de Río. Se ha dado forma legal a la propiedad horizontal a fin de aumentar la densidad de estos distritos. Se ha abierto túneles de comunicación a través de los cerros y se ha ganado al mar muchas hectáreas de terreno mediante obras de gran aliento. A esto hay que agregar que desde hace años un gran urbanista francés, Mr. Alfred Agache, estudia y proyecta técnicamente el desarrollo orgánico de Río. Por el contrario, nosotros no hemos hecho nada para subsanar la falta de espacios edificables, ni mucho menos dejar los rumbos que debe seguir la ciudad en su evolución frente a las condiciones adversas del “sitio”. La urbanización de Miraflores, la única zona donde han podido aplicarse principios modernos de densificación, se ha convertido en un barrio heterogéneo de viviendas individuales donde todos construyen como quieren o como pueden. Las tres cuestiones básicas: la “zonificación”, la “sistematización de espacios libres y verdes”, y la “socialización urbana” están sin tocar. Los problemas del tránsito se hallan en igual forma. En realidad, el único “hecho” urbanístico que presenta la ciudad en este centenario es la apertura de la Avenida Santa Cruz, obra capital de cirugía urbana que ha introducido en el viejo casco de la ciudad mayor espacio, mayor volumen de aire, mayor perspectiva. El corolario de estas reflexiones inducen a la necesidad de impulsar mayormente el desarrollo de la ciudad en la nueva centuria que comienza. Nuestra comuna, constituida ya sobre la

base democrática de una elección directa, inicia por Suerte una política municipal que abre las esperanzas de una era de acción emprendedora. Hay la idea ya de que los municipios no pueden ser solamente simples administradores de la cosa urbana, sino también gestores de su progreso. Es necesario dejar toda idea confusa y partir de un concepto claro. Es necesario, como dice un urbanista argentino, “comprender de una vez por todas, antes que sea demasiado tarde, un urbanismo no es una mera construcción edilicia, ni un plan de apertura o de ensanche de calles, tampoco un plan de cloacas, de aguas corrientes o pavimentos, ni el simple trazado caprichoso de un barrio de viviendas mal construidas, o sobre un terreno mal elegido”. Urbanismo es algo más: es la concepción social, económica y política de la c i u d a d e n s u desenvolvimiento armónico tanto en el espacio como en el tiempo, cuya expresión es el Plan Regulador. El Plan Regulador será el instrumento para establecer sobre bases firmes los lineamientos futuros de la urbe paceña y de la región paceña, pues es ya un postulado que la planificación urbana forma un todo indivisible con la planificación regional. Urge, por consiguiente, que sea creada de inmediato la comisión encargada de organizar sus trabajos, entre los cuales los más fundamentales son: el estudio agropecuario e industrial de la región, y el relevamiento de sus condiciones geológicas, hidrológicas y topográficas. Sólo cuando este aspecto sea exactamente establecido y advenga la cuestión del “uso de la tierra” y del “desarrollo físico”, entrará en juego la planificación urbana, o sea el urbanismo. El Plan Regulador es la objetivación de esta etapa. El Plan Regulador obtenido así, reforzado por disposiciones legales que le den acción restrictiva y compulsiva, completado por ordenanzas y reglamentos de construcción, prestigiado por la colaboración y el respeto de todos y cada uno, constituirá el código que regirá la evolución racional y dirigida de nuestra ciudad para que ella cumpla así, en el tiempo que viene, el ideal aristotélico de contribuir a la seguridad y felicidad de los que habitan en ella.

191

COLONIALES

MOTIVOS

ANEXO
1948

RELACIÓN DESCRIPTIVA Y EXPLICATIVA DEL EDIFICIO PRINCIPAL DE LA UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS

Antecedentes.—
La construcción de un local apropiado para la Universidad de San Andrés fue un anhelo sustentado hace mucho tiempo. El año de 1928, se propuso la idea de realizar este proyecto sobre la base de una concepción moderna, es decir, un conjunto de edificios rodeado de jardines. Los que la indicaron entre ellos el Sr. Luis Espiona y Saravia, se inspiraron sin duda en las universidades americanas, no siendo raro que, en aquellos que visitaron España en aquel tiempo, hubiese influido la magnifica impresión de la ciudad universitaria de Madrid. Interpretando el deseo de legar a un tipo constructivo de ésta clase, el Ministerio de Instrucción pública, adquirió el año 1924, una gran (extensión) de terreno en la región de Miraflores, convocando al mismo tiempo a un concurso Internacional de planos; concurso cuyos proyectos no pudieron ser juzgados ni calificados, pues a parte de que la ubicación fijada mereció críticas, la revolución del 30 puso punto final a todo lo obrado. Como es natural, subsistió el pensamiento de no hacer un conjunto cerrado, manteniendo como condición imprescindible, la de la conveniente dotación de espacios libres y áreas verdes. Se convocó desde luego a un concurso de planos, en el que tomaron parte muchos arquitectos (desgraciadamente) no tuvo éxito. El “jury” calificador constituido por los señores Luis Iturralde L. , Armando Gutiérrez Granier y Jorge Rodríguez Balanza, después de un maduro examen, dictaminó el rechazo de todos los proyectos, indicando que ninguno de ellos reunía las condiciones requeridas. Eso sí, se acordaron remuneraciones a los que habían trabajado más, entre ellos los arquitectos Victorio Aloisio, Paul Wadlinguer y Mario del Carpio.

El partido aceptado.—
En estas circunstancias, el Consejo Universitario, no sabiendo que decisión tomar, pidió al suscrito que diese su opinión al respecto, como Decano de la Facultad de Ciencias exactas, opinión que fue condensada en la forma siguiente: Una Universidad con pabellones aislados y jardines, no puede ser construida en menos de 6 hectáreas. La ciudad Universitaria de Madrid, se ha hecho sobre 320; la que se proyecta para Río de Janeiro, tiene 140, y la más pequeña que

Gestiones preliminares.—
Posteriormente cuando fueron vendidos los terrenos en referencia y con ese dinero se adquirió la propiedad del Colegio Militar, el Rector Héctor Ormachea Zalles, inició sobre una base bien financiada la cuestión relativa de dotar a la Universidad de un edificio propio.

192

EMILIO

VILLANUEVA

comprende 14. Es imposible entonces, poco más que hectárea y media, para realizar una Universidad del tipo adoptado con edificios de altura corriente. Se impone pues, multiplicar el número de pisos, llegar quien sabe a quince o vente para el cuerpo principal y diez, para los otros pabellones. Esta opinión causo sorpresa y estupor al principio, mas tarde cuando se la explicación en todos sus aspectos, mereció todo el apoyo del rector, cuyo espíritu comprensivo y decisión, hizo que aceptasen la idea, todos los consejeros. El Decano de la Facultad de ciencias exactas daba entre otras razones las siguientes: La Paz, situada en una hoya estrecha y con pocas áreas edificables, está obligada a desarrollar en altura,. La recuperación del área del suelo que permiten las técnicas modernas y recomienda el 1er Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (C.I.A.M.), está indicada en este caso. Es una cuestión higiénica y biogénica. Con edificios altos se tiene más sol, más atmósfera, más aire puro. Por otra parte el mismo paisaje que rodea a la ciudad exige esta plástica urbana. En el caso de la universidad, la solución utilitaria coincide con la más justa para darle carácter, pues la línea vertical ha expresado siempre en arquitectura la ascensión del espíritu, que es finalidad de toda disciplina del saber.

Este edificio principal, en el cual se concentrarían a todos los servicios, debía responder al siguiente programa: Vestíbulo principal, con locales de información y portería próximos a la entrada y espacios que den acceso directo a la Biblioteca Gral. Y al Auditórium. Biblioteca General Universitaria, con un gran salón de lectura y anaqueles para los libros usuales de estudio; una sala y anaqueles para documentos; una sala y anaqueles para revistas y periódicos; una oficina para el Director y otras dos para los Jefes de sección; salón para cursos de seminario, salas para la mapoteca y discoteca; un depósito para libros didácticos con capacidad para 20 mil volúmenes; un depósito para libros en general con capacidad para 40 mil volúmenes; montalibros y servicios higiénicos. Auditórium-teatro, con capacidad para 500 espectadores, con sala de proyección y guardarropía y antesala. Secretaría General y sala de archivos. Tesorería Universitaria y oficina del Administrador. Servicios anexos. Sala para los Decanos. Oficina del Director de la Escuela de Derecho. Cuatro aulas, dos para cursos libres. Oficina para el Director y Secretario de la Escuela de Filosofía y Letras. Escuela de Odontología, comprendiendo: sala del Director, oficina del administrador, contador y depósito de materiales; clínica de exodoncia y cirugía oral, con 18 sillones; sala operatoria, sala de rayos X y sala de autoclaves; clínica de prótesis, cerámica y ortodoncia, con 18 sillones; clínica de niños; aulas para los tres cursos, vestuarios y servicios higiénicos. Con capacidad para trece mesas de trabajo. Laboratorio de Físico - Química, depósito de productos químicos, oficina del Jefe de Laboratorio, clase y demostración (lecture room), anexos y servicios. Escuela de Farmacia, comprendiendo: laboratorio general de farmacia, laboratorio de técnica farmacéutica y farmacología, aulas para los tres cursos, oficina del Director, servicios. Laboratorio General de Física, comprendiendo: gran sala de aparatos y laboratorio general, oficina del Jefe, laboratorio de preparación, cuarto para ensayos ópticos, cuarto de motores y acumuladores, cámara oscura. Editorial Universitaria, comprendiendo: Gran sala de prensas (1 prensa grande, 3 linotipos, prensa de mano, tituladoras, cajas, etc. sala de encuadernación, oficina del Jefe d Editorial, sección de ventas, servicios y anexos. Plantas típicas con 4 clases, anexos y s vicios para las acomodaciones de la Escuela Ingeniería Civil, Escuela de de dibujo de proyectos, sala de dibujo a mano alzada, sala de dibujo a máquinas, vestuarios, servicios.

Ejecución del proyecto.—
Aceptado el partido, era necesario elaborar un proyecto. Fue opinión unánime que fracasado el concurso, quien debía realizar el nuevo plan era precisamente quien lo proponía y lo daba por factible. El suscrito indicó el nombre Profesor Paul Wadlinger; empero ante la negativa de éste y la manifestación reiterada para que el autor de la idea fuese el que ejecute la obra, vióse obligado a diseñar los planos, naturalmente con carácter estrictamente profesional.

Los planos.—
El plan integral debía comprender diez pabellones. Empero, el proyecto a realizar de inmediato estaba limitado simplemente al edificio principal, destinado a albergar las siguientes reparticiones: Rectorado, Auditórium, Biblioteca, Facultad de Ciencias Políticas y Económicas, Facultad de Filosofía y Letras, las demás Facultades, con excepción de la de Medicina , debían ubicarse también aquí hasta que su mayor incremento y la capacidad económica Universidad, indicasen oportuno ejecutar, etapa por etapa, un plan integral, cuya facción se haría ulteriormente. Entre tanto, el espacio sobrante se dedicaría a campos de juego y a jardines.

193

COLONIALES

MOTIVOS

Arquitectura y Escuela de Ingeniería Industrial, hasta su instalación definitiva en sus edificios propios. Una gran sala de dibujo de proyectos, sala de dibujo a mano alzada, sala de dibujo a máquinas, vestuarios, servicios. En el último piso: “lounge” o sala de reunión de profesores, barcafetería. En los sótanos: locales para las instalaciones centrales, sala del transformador eléctrico, almacenes, servicios.

Plan integral.–
Delimitada la parte no comprendida en las fallas geológicas de Laicacota, según el estudio detenido hecho Por el ingeniero geólogo Dn. Jorge Muñóz Reyes, a quien se le encomendó por el Rectorado la determinación de la zona seguridad del suelo, se procedió a situar los diferentes pabellones, cosa indispensable para fijar las líneas y niveles sobre las calles circundantes El plano de situación comporta naturalmente el esbozo de un programa general y de un plan de distribución, establecidos únicamente para fijar áreas y perímetros, quedando librada la facción del proyecto de cada pabellón a la Facultad correspondiente, la cual deberá estudiar oportunamente la mejor manera de realizarlo.

Concepción arquitectónica.–
En todo el mundo, especialmente en América, hay el deseo de dar un estilo a las construcciones tanto públicas como privadas. Hasta hace treinta años, las formas tradicionales de Europa servían admirablemente para esto. Está demás decir que Francia, heredera del sentido artístico de Grecia, fue el país preferido corno fuente de inspiración. Luego vino el “colonialismo”. El estilo colonial, bajo el cual se incluye el barroco y el plateresco español, ha tenido un auge sin precedente. Y aún lo tiene en algunos países. Especialmente en el Perú y en México, donde hasta ha sido prescrito por ordenanzas municipales. En algunas ciudades, los festones y portadas de iglesias se han aplicado a teatros y cines; todos los edificios están cuajados de balcones salientes y de molduras quebradas. El apego al barroquismo casi peca de indiscriminado. Dejando a un lado la parte sentimental que ha sostenido este movimiento, no, hay ninguna razón que lo justifique en un plano de lógica. Tenemos hoy una nueva cultura, un nuevo sentido de la vida social, una nueva comprensión de sus problemas, nuevas técnicas y nuevos métodos. De todo esto es natural que germine un nuevo estilo. Empero, este estilo está en formación, porqué nos hallamos en el ciclo de su época gestativa. Además, el estilo no puede ser creado artificialmente. El estilo se forma, dice un gran maestro, como se forma una raza, una nación, es la forma fundamental de la patria la que canta a través del alma de la misma. Sin embargo, esta “forma fundamental” que ha sido la verdadera guía de todas las arquitecturas, ya no es posible buscarla, como en la época egipcia, o romana, en el espíritu y la modalidad de un pueblo, sino de todos los pueblos, que comparten una misma cultura. Es ecuménica. La necesidad de ligar la tradición de la arquitectura no implica adaptar las formas de ayer, “La tradición, dice Le Corbusier, es hacia “adelante” y no hacia “atrás”. Los eslabones de la tradición son, cada uno, un descubrimiento clasificado que se vuelve clasificable; que se vuelve clásico”. La Universidad no tiene ningún estilo. Si tiene alguno es el que se manifiesta en cada producto de esta época, de esta civilización, cuando se elabora sin designio premeditado de imitar modelos pretéritos.

194

Hemos tenido presente este dogma de Saarinen: “Nuestra época es la época de la máquina. La forma de nuestra vida es nueva. Y la forma de nuestra arquitectura debe ser nueva para ser verdadera en su expresión”. Ahora bien, independiente del estilo, está la rúbrica que imponen las condiciones locales y de origen. Para imprimir esta fisonomía, se han insinuado dos figuraciones de la arqueología tiahuanacota; el “signo escalonado” y el “signo sol”. Estas alusiones no pretenden dar un tono ni en la estructura ni en el detalle.

Las críticas.–
La crítica más general es la referente a la altura. Se indica que en ninguna parte se ha tomado un partido semejante. Nos bastaría citar el caso dé Texas y de Pittsburg, si no existiese esta justa explicación: que cuando la necesidad impone una solución inusitada, ya no es el caso de recurrir a un antecedente, sino de sentar un antecedente. También se ha repetido mucho y aún se repite que el edificio no es pedagógico ¿Pero, qué cosa es un local pedagógico? Un local pedagógico es el que contribuye a enseñar mejor. Se enseña mejor cuando hay espacio apropiado y abundante luz, con un mínimum de circulación que ahorre tiempo y esfuerzo; cuando hay en el exterior, no corredores estrechos ni patios cerrados, sino áreas verdes y campos de juego. Pues bien, la solución en esta forma sobre un terreno reducido, se obtiene con el edificio alto, tal cual está planeado en el proyecto que se critica. También se ha dicho que la planta del cuerpo elevado debió ser rectangular y no cuadrada. Esta apreciación es errada. Lo que se busca en un plano típico, ante todo, es la economía de costo y de espacio sin afectar la parte funcional. Una buena planta es una planta compacta, y el perímetro de una planta compacta no puede ser sino un cuadrado. Sería largo apuntar todas las observaciones a este proyecto y a esta obra. No dudo que habrán muchas que serán justificadas, pues no hay nada perfecto, sobre todo en arquitectura. Pero también es muy cierta esta sentencia: “la crítica es fácil, más el arte es difícil”.
Perspectiva del Monoblock de Emilio Villanueva

195
Laboratorio de materiales, UMSA. E. V.

197

COLONIALES

MOTIVOS

198

LA FACHADA DE LA UNIVERSIDAD DE TEXAS Y LA FACHADA DE LA UNIVERSIDAD DE LA PAZ Se diría que ésta última se ha inspirado en la primera, si acaso su concepción no hubiese obedecido a razones múltiples y especiales, con todo ésta reproducción está dedicada a todos los que pìensan que el caso de nuestro edificio universitario, es el de un espécimen raro y que en ninguna parte existe una realización que se le asemeje.

EL PROBLEMA DE LA ORIENTACIÓN SOLAR
Diagramas de la Trayectoria Aparente del Sol para la Latitud Sud de 16º 29´ correspondiente al paralelo que pasa por la ciudad de La Paz.
N. La letra griega phi ha sido reemplazada en el texto por la letra f. Para conocer con exactitud la mejor orientación de un edificio, es necesario tener un diagrama del movimiento aparente del sol, tanto para los solsticios de verano y de Invierno como para los equinoccios, especialmente para los primeros, a fin de garantizar un asoleamiento máximo, o evitar los inconvenientes de un exceso de exposición solar. Este diagrama debe ser calculado para cada lugar buscando los valores de la "altura del Sol" del "ángulo horario" y del "azimut". La manera corriente de obtener estos datos es mediante la resolución del triangulo polar de la esfera celeste (fig. 1). Este triángulo tiene como vértice el polo P el centro del , Sol S. y el zénit Z.: como diedros el ángulo horario S P Z, el azimut, P Z S = a, y como lados, el arco SZ 90-h, el arco ZP=90-f y el arco SP=90 -d. Recordemos que son coordenadas del sistema del horizonte, el azimut y la altura del Sol; coordenadas del sistema ecuatorial local, el ángulo horario y la declinación, y finalmente coordenadas del sistema eclíptico, la latitud. Aplicando la fórmula que relaciona tres lados y un ángulo diedro, tenemos como valor de la altura del Sol, tomando las líneas trigonométricas complementarias: sen h== sen d sen f +cos d cos f cos t (1) Si tomamos ángulos horarios que variar de 15 en 15 grados desde cero grados, obtendremos las alturas corresnondiéntes. Para la altitud h - 0, que corresponde a la puesta del Sol. La fórmula se transformaría despejando cos t: cos t= tgf tgd. que nos da el valor de la mitad del ángulo diurno. La fórmula que relaciona dos ángulos die dros y sus lados opuestos permite calcular el azimut para cada altura y su ángulo horario correspondiente: Tanto la latitud corno declinación son datos fáciles de obtener. Esta última coordenada la dan las tablas de “Connaissance des Temps”, las del “Berliner Astronomisches Jahrbuch” o las del “America Ephemeris” El dibujo del diagrama representa la proyección de la trayectoria aparente del Sol y del plano el horizonte H (fig. 2). Esta trayectoria A, que es una circunferencia, S proyecta ortogonalmente sobre dicho plano según una elipse, cuyo semi-eje mayor A1 P1, así como su semi-eje menor A P se obtendrá por las relaciones: A1 P1=R cos d A P =R cos d sen f Igualmente, la situación del punto considerado P se tiene , fácilmente considerando los triángulos P1 0 P2 y P 0 B1 y utilizando la fórmula: PR=R sen d cos f. Cálculo de los movimientos del Sol para la ciudad de La Paz, situada en el paralelo 16º-29´.

200

Sen a = cos d sen a t Cos h