Está en la página 1de 7

DON QUIJOTE DE LA MANCHA

En el nombre de Dios que hizo todas las cosas


Y en el de Santa María que las conserva hermosas
Amén

Fue Don Miguel de Cervantes


Hombre de pluma importante.

En Lepanto combatió
Y una mano allí perdió.

De ahí le viene por tanto


Lo de “manco de Lepanto”.

Por asuntos de dinero


En la cárcel lo metieron.

Y allí a la luz de una vela


Escribió una gran novela.

Don Quijote la llamó


Y mucha fama le dio.

Nació en la Mancha este hidalgo


Dueño de caballo y galgo.

Vive con una sobrina


Y un ama que le cocina.

A todas horas leía


Libros de caballerías.

1
De leer y dormir poco
Dicen que se volvió loco.

Y quiso ser caballero


Para recorrer los senderos

Por eso buscó en cajones


Y halló trastos a montones

Un escudo y una espada


Un casco con su celada

Con rotos y raspaduras


Tuvo por fin su armadura.

Aunque Alonso se llamaba


El otro nombre buscaba.

Decidió ponerse un mote


Y eligió el de Don Quijote.

Una moza de una aldea


Fue su dama Dulcinea.

Ensilló un caballo viejo


Todo huesos y pellejos.

Y al caballo que eligió


Rocinante lo llamó.

Cuando el sol amanecía


Salió de su casa un día.

Y se fue por la llanura

2
En busca de aventuras.

Que era un castillo creyó


una venta que allí vio.

Por la noche junto a un pozo


Veló sus armas con gozo.

De madrugada el ventero
Lo convirtió en caballero.

Va contento en Rocinante
Pues ya es caballero andante.

Y como así ha prometido


ayudará al oprimido
y a viudas y a desvalidos.

Quiere honrar a Dulcinea


Y comienza una pelea.

Pero un mozo bruto y malo


Le dio una tunda de palos.

Por allí acertó a pasar


Un vecino del lugar.

Y al comprobar lo que pasa


Lo llevó en un burro a su casa.

Ama sobrina y el cura


Le reprochan sus locuras.

Pero al curar sus heridas

3
Preparó una nueva salida.

Llevó consigo su lanza


Y a su amigo Sancho Panza.

Que era un pobre labrador


Bondadoso y hablador.

Busca gloria el caballero


Y Sancho Panza dinero.

De pronto junto al camino


Ven unos viejos molinos.

-Mira Sancho, allí delante


unos feroces gigantes.

-Señor que esos son molinos


no cometáis desatinos.

Y aunque Sancho le advirtió


Don quijote no lo oyó.

Con valor y atrevimiento


Fue hacia un molino de viento.

Arremetió con su lanza


Y el aspa al aire le lanza.

Don Quijote dolorido,


Quedó en el suelo tendido.

También tuvo grave daño


Por luchar con un rebaño.

4
Lucha con furia y sin tino,
contra pellejos de vino.

Y, para más emoción


Hasta se enfrentó a un león.

Otra vez en una venta


No quiso pagar la cuenta.

Aunque al final no pelean,


al buen Sancho lo mantean
unos duques entre guiños,
los engañan como a niños.

En caballo de madera
Fueron a toda carrera.

Montados en Clavileño,
Volaron como en un sueño.

Llevados por sus locuras,


Buscan nuevas aventuras.

Si Don Quijote pelea,


Piensa siempre en Dulcinea.

Y Sancho piensa en Teresa


Y en vino y en buena mesa.

Pero su suerte es fatal


y todo le sale mal.

Ayuda a necesitados,
Generoso y esforzado.

5
A presos dan libertad
Y les pagan con maldad.

A cambio de sus desvelos,


Terminan siempre en los suelos

Don Quijote cierto día


deja la caballería.

Le van pesando los años


Y también los desengaños.

Con el cuerpo magullado,


Regresa al pueblo cansado.

Dice que ya no está loco


Y que se muere poco a poco.

Pide un cura y testamento


Y se lo dan al momento.

Se despide el caballero
De su querido escudero.

Y junto a su sobrina y su ama


Murió tranquilo en su cama.

Y aquí termina la historia


De este caballero andante.

Que montado en Rocinante


Alcanzó gran fama y gloria.

6
NOTA:
No sé de donde viene este texto. Seguramente se trata de una
adaptación realizada en algún colegio, pero lamento no saberlo.

El texto lo seleccionamos para introducir los romances de ciegos.