Está en la página 1de 20

Detalle de una postal de Arnó Hnos, donde se aprecia el conjunto del Hospital, a la izquierda aerofotogrametría de 1929, donde se pueden

ver los pabellones originales que se construyeron hasta esa fecha, derecha detalle del plano de la ciudad de La Paz en el año 1948 con la planimetría del proyecto total del hospital abajo la planificación general, o plano de ubicación del proyecto total del edificio y vista del pabellón central.

119
Vista panorámica del pabellón central, foto F. B.

COLONIALES

MOTIVOS

EL HOSPITAL DE MIRAFLORES DE LA PAZ
El terreno.— Composición del hospital.— Estudio del plan de conjunto.—
El área sobre el que se ha proyectado el hospital tiene en actualidad, con las últimas adquisiciones, ochenta y un mil metros cuadrados de terreno plano. Está situado entre dos cuencas profundas, la de Chuquiaguillo y la de San Rafael, lo que hace que el sub-suelo sea perfectamente seco. La configuración del plano es, mas o menos, cuadrangular. En el sentido de la profundad no hay pendiente ninguna; pero gran número de montículos de tierra y de accidentaciones, han demandado un movimiento de tierra considerable. En el sentido transversal el terreno tiene una pendiente de 6 a 7 %. Las condiciones del lugar permiten establecer un sistema Independiente de alcantarillas. Colocándose en el lado del terreno que da sobre el camino, y mirando al fondo, el costado derecho viene a quedar al S., el Izquierdo al N., y el fondo al poniente. Los vientos dominantes de la región tienen la dirección S S E - N N O. Se ve, pues, que la perpendicularidad; entre la dirección de la trayectoria solar y la de las corrientes ventosas dominantes que es condición indispensable para una buena orientación, esta cumplida. Sobre este terreno que reúne como se ve, la mayor parte de las condiciones requeridas, se pedía proyectar un hospital de 600 lechos, que reuniese todos los servicios hospitalarios de la ciudad: Hospital de Hombres, Hospital de Mujeres, Hospital de Contagiosos, Enfermería de Niños, Maternidad, y Sanatorio de Pagantes.

¿Que disposición debía darse al conjunto?. Esta es la primera pregunta que se hace el arquitecto en este caso, y para resolverla, es necesario, ante todo, enterarse bien de las condiciones del terreno y del programa. Los pabellones deben estar orientados según la línea de l vientos dominantes, a fin de que el aire expelido del interior de las salas por los ventiladores y por las lucetas de las ventanas, sea transportado fuera del recinto del hospital. Esta consideración fija ya el tipo de plano a adoptar, no fue pues, el tipo circular preconizada por Petit y Poyet en 1786, ni el tipo Ténón y sus variantes, el tipo de plano que las condiciones mismas del terreno llevaron a adoptar, fue el Lariboisiere. En un hospital, es necesario hacer una distribución equilibrada, repartir con cierta proporción edificios y jardines, es necesario desarrollar las construcciones lateralmente, en forma tal, que no queden espacios demasiado extensos allá donde no se necesitan. Estas consideraciones llevaron a adoptar pabellones de gran longitud. Y como las salas tienen un límite que no es posible sobrepasar, sin afectar la facilidad del servicio y las condiciones higiénicas, se llega a la conclusión de que los pabellones serían de doble sala. El plano total, arreglado razonadamente, en definitiva presenta la disposición de conjunto siguiente: En el lado norte y sobre el camino, están la maternidad y la autopsia. En la parte delantera del eje principal e encuentra el edificio de la administración, cuyos cuerpos laterales están destilados, uno a la farmacia y el otro, al externato o consultorio. En el lado sud del terreno; posteriormente al edificio de la administración, están los pabellones de la Sección de hombres; en el lado norte, haciendo “pendant”,la sección de

mujeres, Los servicios de baño e hidroterapia se hallan al centro, en el eje principal, a fin de atender a ambas seccione sin dilaciones ni largos recorridos. La lavandería, así como la cocina, se hallan al final de los pabellones; esto evitará que el humo proveniente de las chimeneas no impurifique el aire ni penetre a las salas de los enfermos, en días de ventolera circular, fenómeno frecuente en Miraflores en los meses de julio y agosto. Dos pabellones simples uno destinados a niños', y otro a niñas, completan la parte central, la que se halla toda ella rodeada de una gran avenida en circulo. En uno de los ángulos del terreno esta la Sección de Contagiosos, con cinco pabellones simples, destinado cada uno de ellos a una enfermedad contagiosa de las que predominan en la localidad. Tiene una administración independiente y servicios de cocina y de farmacia propios. Asimismo, el personal del servicio de esta sección vive en ella. Esto permitirá disminuir al mínimum las ocasiones de comunicación con las secciones de enfermedades no contagiosas. La Sección de Pagantes, está sobre la vía pública con entrada independiente, en el ángulo S-0 del terreno. La estufa de desinfección esta situada al fondo, interceptando uno de los caminos existentes entre la Lavandería y la Sección de Contagiosos. La Capilla, indicada en el programa, se halla en el extremo del eje central. Al costado N. sobre un montículo, en el lado, por consiguiente, por donde, salen los vientos de hospital, está el horno de cremación. El Garaje y la Caballeriza completan los servicios generales. El ángulo N.E. del terreno está reservado para la construcción de barracas epidémicas

122

EMILIO

VILLANUEVA

Pabellones de enfermos.— Cubo de aire de las salas.—
Sección transversal, disposición y contribución de éstas.—
Siguiendo las prescripciones de los higienistas, y considerando en toda su importancia las razones que las han motivado, los pabellones de enfermos han sido proyectados de un solo piso. En países donde el terreno es escaso y adonde los medios industriales permiten una ventilación mecánica barata y de fácil manejo, como en Estados Unidos, es posible, quien sabe, superponer las salas de los enfermos aún así, esta disposición suscita reparos. Por otra parte, ¿es posible imaginar acaso que la fuerza motriz no sufra interrupciones?. Cuando se hacen pabellones de varios pisos; las salas de enfermos no guardan una separación absoluta, y el aire viciado proveniente de una de ellas puede penetrar en la vecina, sea a través de los pisos, por las ventanas, o por el espacio de las escaleras. Es preciso pensar que no se trata simplemente de emanaciones malsanas, sino de verdaderos gérmenes vivientes que solo se destruyen por un largo contacto con el aire puro. Se dirá sin duda, que no es posible disponer de la superficie necesaria, y que el costo aumenta demasiado; pero todas estas, cuestiones esta visto que no tienen importancia. En efecto, en una “enquete” hecha por el Dr. Foville, hace tiempo, para saber cual era la diferencia que existía entre el valor unitario de un hospital con pabellones de un piso, y otro con pabellones de dos pisos, se llegó al resultado siguiente: el aumento del valor del terreno era de 8 %, y el aumento del valor de la edificación del 10 %, en el caso. primero. Este recargo, es en verdad, insignificante, si se piensa las enormes ventajas obtenidas con los pabellones que constan de una sola planta.

En el hospital que nos ocupa, la gradiente del terreno en el sentido transversal que alcanza a 7 %, más o menos, ha impuesto el tener que aumentar la altura del sub-basamento en la parte sud. Los pabellones del N. tienen un sub-basamento que comienzan en 0.30 y concluye en un metro, en tanto que los de la parte sud del terreno tienen un nivel que en el principio es de 1.30, y que al final alcanza la altura de 4.50 mts., permitiendo, por consiguiente el establecimiento en piso bajo de una sala amplia, destinada a servir de depósito de ropa. El sub-basamento es indispensable, pues se ha probado que el aire es más puro a la altura de cinco pies, más o menos, que al nivel del suelo, donde la atmósfera esta más impregnada de vapor de agua. Se reúnen generalmente de 20 a 30 enfermos en una sala. En Inglaterra y en Alemania se consulta con frecuencia salas de poca capacidad, de 10 a 12 lechos; pero esto complica mucho el servicio en un hospital de gran capacidad, aunque es verdad que permite una mejor clasificación. Las salas del Hospital de Miraflores tienen 24 metros de largo, 9 metros de ancho, y una sección transversal de 3 metros cuadrados. El cubo total de la sala es de l.272metros cúbicos colocando dos lechos por tramo de muro, como esta indicado en el plano, que será la disposición para los enfermos de medicina, el cubo por enfermo es de 45,5O metros cúbicos. En el caso de los heridos solo se colocan 16 lechos en cada sala, con un cubo de aire de 79 metros cúbicos. El variar la dimensiones de la sala, según el metraje de aire que se requiera, lo que

equivale a decir, según que los pabellones sean de cirugía o medicina, adaptan exactamente las dimensiones de ella a la naturaleza de los enfermos que le han de ocupar. Dentro de las deficiencias administrativas comunes en la mayor parte de las ciudades americanas, esta exactitud es muchas veces contraproducente, y allá donde se consulta un enfermo por lecho y un cubo (para febricitante) de 50 metros cúbicos puede ponerse dos lechos por tramo, y disminuir el cubo a 25 metros, cifra sumamente baja y peligrosa para el enfermo. Por esta razón, en los pabellones de doble sala no existen las dimensiones que generalmente se fijan para los anchos de muro y de ventana. El ancho de la ventana es generalmente 1.30, y cuando se considera un tramo para un solo lecho, la distancia de eje a eje de ventana, es de 3 metros; cuando se considera un tramo de muro para dos lechos, ésta distancia aumenta a 4,20. En las salas centrales o principales del hospital en cuestión, ha sido fijada en 3.50 metros, de tal manera que, aún en el caso de hacerse una hospitalización dejando una mínima distancia entre lechos, que es el caso de las salas de medicina, el cubo de aire no bajada de 45, 5 metros cúbicos. Viene a colaborar principalmente esta intención el ancho de la sala de nueve metros y la altura en el centro de ella de 7 mts.; de tal modo que, aún cuando no respeten las distancias prudenciales de lecho a lecho y se junten éstos en todo lo posible, el cubo de aire, no bajará nunca a un término del todo inadmisible. Esto fue motivado por la observación que hice en cierto hospital, donde las salas tienen 7 mts. de ancho, una altura de 5 mts. y una distancia de eje a eje, de 3 mts. El cubo por enfermo es de 52, 50 mts. cúbicos. Por ignorancia cierta vez la administración de ese hospital coloco dos lechos por tramo, e hizo bajar este cubaje a la mitad, lo que note que había agravado

123

COLONIALES
MOTIVOS

bastante el ambiente, a lo que contribuyó seguramente en mucho la circunstancia especial de no tener dichas salas las condiciones especiales de ventilación. M. Rochard, higienista francés que ha estudiado detenidamente esta cuestión opina que se deben adoptar salas de 30 metros de largo, de 9 metros de ancho y de 5 mts, de altura en las que se debe colocar 30 febricitantes o 20 heridos a fin de tener para los primeros 45 metros cúbicos, 67 metros cúbicos para los segundos. La disposición que se dado a las salas del Hospital General de La Paz se acerca mucho a esta norma. Se adoptan cifras más elevadas llegándose a 80 y aún 100 metros cúbicos por lecho, Como pasa en ciertas ciudades italianas como Pavia, Turín o Milán más este cubaje elevado está bien para países cálidos. La cuestión del cubo de aire es un asunto que ha merecido el detenido estudio de higienistas, y muchos de éstos han fijado para números altos, contemplando simplemente las condiciones teóricas. Por ejemplo, el general Morín pedía 60 metros por enfermo herido; Sutherland exigía 127 metros para enfermos de cirugía y 170 metros para los afectados de erisipela, o de enfermedades epidérmicas. M. Tollet propone cierto método de cálculo para determinar el volumen de aire que debe darse. Piensa el que lo que influye principalmente para empeorar la salubridad de un hospital, es la reunión en una misma pieza de un gran número de enfermos. Por consiguiente, propone afectar a cada enfermo, en las salas de hospital de un cubo de aire Proporcional al numero de lechos; así, se daría 45 metros por lecho en las de 10 enfermos, 55 metros en las de 20 enfermos y 65 en las de 30. En los servicios de febricitantes, se podría reducir el volumen de aire a 45 metros cúbicos por lecho, en una sala de 30 enfermos.

Remarcaré que este resultado concuerda con las indicaciones de Mr. Rochard, y que los términos a que llegan ambos son los mismos aproximadamente que los que se fijaron para el hospital nuevo de Miraflores en La Paz. La sección transversal de las salas de niños es de 41 metros cuadrados, y como la distancia entre eje de ventanas es de 4 mts., el cubo de aire por lecho, es de 41 metros cúbicos. En la sección de Contagiosos, las salas tienen ocho metros de ancho, y una sección transversal de 47 metros cuadrados. Para las enfermedades más contagiosas tuberculosis varielosis y difteria, los tramos de muro, o más bien dicho, la distancia entre ejes de ventanas, es de 3 mts. consultando un solo lecho por tramo; y para los enfermos atacados de males menos contagiosos, la distancia entre ejes de ventanas es de 4 mts., debiendo ponerse 2 lechos por tramo. En el primer caso, el cubaje de aire es de 70 mts. y en el segundo, de 47 mts. Se dispuso las salas de menor cubaje al N. y las otras al S. Posteriormente, por razones de simetría en los frentes, se introdujo la modificaciones de que los pabellones, o más bien dicho las salas de dos lechos por tramo, fuesen las que están en un mismo eje, en el segundo rango del grupo de edificios de la Sección de Contagiosos. El ancho de las sala de enfermos del Hospital General, varía de 8 a 9 mts. Estas dimensiones son típicas y responden a las necesidades de los servicios de los enfermos. He aquí como la deducía Tenón: “El largo de un lecho es de seis pies y medio; como deben ponerse dos filas en el ancho de la sala, esto hace ya 13 pies; se deja un pie para la separación entre muro y lecho, y un espacio de 13 pies para el pasaje del medio, y para poner en él los lechos, en

el caso de limpia y aseo del sitio ocupado por ellos. La estatura del hombre y las necesidades del servicio determinan, pues el ancho de las salas en un mínimum de 27 pies (sea 8,10 mts.) Como el excesivo ancho lleva simplemente a un gasto inútil el máximo puede ser fijado en 9 mts. La altura de las salas se fija generalmente en 5 mts. Algunas veces se hace bajar esta cifra a 4,5 mts, cuando se trata de enfermedades poco peligrosas. Sin embargo, en el hospital Boucicaut, de París la altura de las salas es de 4 mts., lo que seguramente es un defecto. Pero no es posible hablar de una sola altura tratándose de salas de hospitales modernos, sino de la altura de vértice pues se entiende que no existe plafond horizontal sino bóveda. El aire que ha servido a la respiración del enfermo está en el momento de salir de los pulmones, a una temperatura más elevada que la de la sala. Este viciado se eleva, y se puede evacuar una gran parte de él inmediatamente, si en la parte alta se colocan orificios de ventilación. De esta manera, se llega a suprimir todos los aparatos mecánicos que seria necesario establecer para ventilar la sala, sea aspirando el aire viciado, o sea insuflando aire fresco. Se evita así una maquinaria costosa y de funcionamiento generalmente difícil, obteniéndose para cada salón un sistema de ventilación. Pero este proceso de aireación no tiene lugar sino muy imperfectamente cuando existe un cielo raso horizontal, pues el aire viciado se estanca en la parte que queda sobre el lecho del enfermo. Es necesario que la sala sea abovedada. M. Tollet, ingeniero que ha tenido gran influencia sobre e perfeccionamiento de la arquitectura hospitalaria, ha preconizado un sistema de construcción basado en la marcha natural de las corrientes de aire que tienen lugar en el interior de la sala y ha inventado para esta una bóveda especial. Muchos hospitales ingleses y alemanes fueron ejecutados siguiendo esta disposición.

124

.

Arriba dos vistas de los pabellones laterales, Cirugía varones y oncología, abajo izquierda, sector de la cocina, la cara posterior del edificio, derecha ingreso al bloque administrativo,la cara anterior o fachada Fotos Fco. Bedregal

125

COLONIALES

MOTIVOS

La bóveda Tollet, aunque de un perfil transversal demasiado racional y adecuado para los efectos de la ventilación, desde el punto de vista de la construcción, presenta el inconveniente de las intersecciones de ella con el hueco de las ventanas, lo que produce una gran multiplicación de aristas y de superficies poco uniformes, que dificultan el lavado y la desinfección de los paramentos interiores. Esto ha llevado a idear modificaciones que eviten estos inconvenientes. Entre ellas una de las más felices es la bóveda Dión, que resulta de la adopción del techo del mismo sistema. Presenta todas las ventajas del perfil Mollet, sin sus inconvenientes. Todas las salas que se han construido y las que se construyen en el Hospital General de La Paz afectan esta última forma. Todo lo que teóricamente se ha dicho de ella, he podido comprobar en la práctica; pues a pesar de no haber aparato mecánico ninguno de ventilación el ambiente de las salas se mantiene fresco y sin saturación de malos olores. Antiguamente se disponían las ventanas a la altura de dos metros sobre el suelo, con el objeto de que las corrientes de aire no molestasen o dañasen al enfermo. Hoy día, con una mejor comprensión de las necesidades, se ejecutan los antepechos de las ventanas a metro de altura. Esta disposición me ha parecido siempre la mejor, pues procura más luz, más sol, y hasta diría más alegría al enfermo.

independiente una de las otras, y compuesta cada una de ellas de dos hojas que se abren al interior. La forma más conveniente es la que se usa en muchos hospitales americanos, y que ha sido adoptada para el hospital que me ocupo. Consiste en una ventana de dos batientes que cierran a nuez, y que en su parte superior lleva una luceta giratoria por medio de un abridor mecánico provisto de una detención. El abridor permite cuatro grados de abertura según la mayor menor ventilación que se desea, y mantiene la luceta fija, de modo que el viento no pueda abrirla ni cerrarla más. En todos los detalles de construcción de la sala, he tratado de realizar la idea predominante en los higienistas, que es la de suprimir los salientes, las molduras y los ángulos agudos, a fin de no dar lugar al alojamiento de gérmenes infecciosos. El ángulo diedro: formado por los muros con el suelo piso, se halla arredondeado. La sala hasta la altura de un metro lleva un zócalo de estuco planchado a fuego susceptible de poder ser lavado diariamente liso y pulido, propio para que el polvo de tierra no pueda alojarse en él. Es necesario que el piso pueda ser lavado constantemente. Con este objeto, se ha puesto una serie de orificios en los muros, a fin de que el agua de lavado pueda escurrirse. El suelo de las salas es compuesto de una capa de concreto de cemento, de cuatro pulgadas de espesor, sobre el que se ha colocado lucetas de mosaico de mármol y toda la superficie esta dispuesta de modo que el agua con que se limpia el piso corra por gravedad hacia los orificios de salida. Debiendo las ventanas ser lavadas frecuentemente para lo fines de la

desinfección los vidrios se hallan colocados con la masilla hacia el exterior. Por este mismo motivo, y en vista de que la madera escuadrada que se usa en el país no es siempre suficientemente seca, y que humedecida continuamente, podría alabearse, se ha consultado en todos los ángulos de los bastidores de puertas y ventanas, escuadras de bronce, las que además de reforzar los ensambles, constituyen un detalle casi ornamental. Me ha parecido siempre mal el empleo de sifones de superficie para. Asegurar el desagüe del agua de lavado. Estos sifones son difíciles de limpiar y tienen además el peligro de que el agua que contiene se evapore, o es absorbida por la fuerza de la corriente.

Piezas anexas de la sala de enfermos.— Diferentes tipos de pabellones.— Servicio de medicina.— Servicio de Cirugía.—
Como es necesario que la sala de enfermos disponga de ciertos anexos indispensables para el servicio medico e higiénico, a la entrada de cada pabellón se ha dispuesto dos habitaciones, de doce metros cuadrados de superficie, destinadas, la una al médico, y la otra al enfermero. De las cuatro habitaciones de igual tamaño que existen en la parte central, una está consultada para la ropa sucia, otra para el servicio de baños, W. C. y urinarios, las dos restantes están reservadas para la “tizanería” y la “observación”. Esta ultima puede ser también utilizada para aislar a los enfermos febricitantes y agitados, cuya presencia en la sala puede perturbar el sueño y la tranquilidad de los demás enfermos. Al final de la segunda sala,

Detalles de construcción.—
La ejecución misma de la ventana, ha llevado a adoptar muchos sistemas y tipos. Muchos han dado preferencia a los bastidores en guillotina, y otros a los batientes giratorios comunes, ya sea abriendo para el exterior, o el interior. Una disposición muy usada, es la de dividir las ventanas en tres partes

126

Foto interior, actualmente el comedor

La capilla, parte posterior

Algunos aspectos del Hospital en la actualidad Aerofotogrametría, detalle, año 1956, donde se aprecian las primeras alteraciones, el bloque de quirófanos entre cirugía y varones, aparecen el Hospital del niño y el pensionado, hoy hospital de la mujer, realizados en 1948, durante la presidencias del médico Dr. Herzog, todos en el terreno del Hospital de Clínicas

Bóbeda Dión en las salas

127
Jardines

COLONIALES

MOTIVOS

existe una habitación provista de una gran ventana de 32 metros cuadrados de superficie, llena de luz y sol, una especie de “verandah”, con el objeto de que los enfermos convalecientes permanezcan en ella durante el día, tomen sus alimentos y se distraigan en la lectura o la conversación. En los pabellones de cirugía la pieza destinada en los pabellones de medicina, a los enfermos en observación, ha sido dispuesta para el cirujano de la segunda sala. Los convalecientes que no estén en condiciones tan delicadas, que requieran permanecer a proximidad del médico y del enfermero, pueden pasar a la gran galería del servicio, y aún salir al jardín, de que está provisto cada edificio del hospital. La sala de baños de un pabellón comprende dos W.C., una bañadera fija una bañadera móvil, para poder ser, llevada cerca del lecho del que ha de bañarse, dos urinarios un lavabo. En la pieza de ropa sucia existe un carrito con ruedas de fierro, en el que la lencería sucia es transportada a la estufa de desinfección, para de allí ir a la Lavandería. En la Tizanería, se consulta un pico de agua, algunas vitrinas para guardar remedios, y un anafe eléctrico para calentar los emplastos, sinapismos y tizanas. Se dice que ciertos anexos, cómo la sala de baños, no deben estar al lado mismo de la sala de enfermos, porque entonces el muro de división estaría expuesto a impregnarse con emanaciones mal sanas. Esto que parece poco probable, a primera vista, es efectivo, cuando se trata de ciertos materiales, como la piedra caliza, el ladrillo, o el cemento. Petenkofer ha hecho una experiencia bastante reveladora a este particular: ha tomado una caja de fierro de la forma de un paralelepípedo, dividida en su mitad por una muralla de ladrillo, ha abierto dos

pequeñas aberturas en las paredes de la caja opuestas a la división de albañilería, y ha observado que cuando se soplaba por una de ellas, salta una corriente de aire suficientemente fuerte como para apagar una bujía por la otra, (después de atravesar el muro de división, como probaba la experiencia). Este temor queda descartado tratándose del hospital en cuestión pues todos los muros son hechos con bolones de granito feldespático material sumamente denso e Impenetrable. Existe en muchos hospitales, pabellones de enfermos cuyos anexos están construidos por piezas adosadas lateralmente. El sistema seguramente es malo: produce salientes fuertes exteriormente, que impiden la circulación fácil del aire. Se anotará que los pabellones de mi proyecto acusan el cuidado de evitar esta disposición defectuosa. Seguramente, uno de los pabellones de medicina más completos es el ideado por Tollet en el plano del hospital Montpelier (Francia). Comprende dos salas cuyos anexos quedan en las extremidades y en el centro del pabellón. Los pabellones están elevados sobre un subasamento, de 3.80 de altura, el cual forma una especie de galería abierta, que puede servir como ambulancia provisoria, o bien, como galería de convalecientes. Los techos son abovedados, y en piñones que existen en los extremos hay aberturas circulares que ayudan a reforzar la ventilación. El cubo de aire por enfermo es de 66 metros cúbicos. Este tipo de sala es el que ha servido para idear los pabellones del hospital que me ocupa; evitando, por supuesto, aquello que constituye hoy día en él desventajas higiénicas, verbigracia, los cuerpos salientes pronunciados de la construcción la falta de ventanas entre los lechos de los extremos, y el número pequeño de chimeneas de ventilación.

Por supuesto, el tipo de un pabellón de enfermos tiene que variar según las condiciones climáticas, cualquiera de los climas templados sería inapropiado para los países tropicales; así como el tipo de pabellón ideado para el hospital de Bhaunagar (India), por ejemplo, hospital que es considerado como irreprochable en sus planos sería sumamente malo en países frígidos. En Inglaterra, en Bélgica y en Estados Unidos, se han hechos varias veces pabellones de enfermos circulares y poligonales. Aún cuando, a primera vista, se crea que tal forma presente ventajas, es completamente inapropiada para todas las condiciones que impone la higiene para una sala de enfermos. En el Presbyterian Hospital de Filadelfia, los pabellones tienen forma poligonal y presentan muchas desventajas: no tienen buena ventilación, el servicio es incómodo, habiendo resultado, además, el costo de la construcción superior al de los tipos rectangulares. Las diferencias que existen entre los pabellones de medicina y de cirugía, son las siguientes: 1º El cubo de aire, es mayor, por la consideración de en una sala de heridos el peligro de contagio excede al de una sala de afiebrados, donde la contaminación por medio de los gérmenes infecciosos que contiene la atmósfera se hace simplemente por las vías respiratorias, en tanto que en la primera tiene lugar directamente sobre a herida infectándola; 2º Los pabellones son simples por lo general, disponiéndose una sala completa para cada una de estas tres categorías de enfermos: supurantes y no-supurantes, y dudosos. Pueden los pabellones no ser simples; pero la independencia de estas tres clases de heridos, es necesaria. En efecto,

128

EMILIO

VILLANUEVA

cuando el enfermo está infectado, o supurante, el cirujano emplea medios antisépticos para combatir los microbios, y cuando se trata de heridas que no tienen supuración ninguna, emplea puramente substancias asépticas como el agua esterilizada, pues los ácidos antisépticos no harían sino irritar la herida. Estas dos categorías de enfermos deben, por consiguiente, estar separados entre sí y ambos a su vez, de los dudosos, que así se llama a los heridos qué no se sabe, a ciencia cierta, si tienen, o no, supuración. No he alterado, sin embargo, la forma de disposición de los pabellones que están destinados a cirugía, afectando éstos la misma forma y dimensiones que los pabellones de medicina, pues estimé que la separación o aislamiento de cierta clase de enfermos, en un sola sala, es cuestión más bien, de colocación y distribución hecha por las autoridades médicas del hospital. El hacer tres pabellones simples con destinación exclusiva, para supurantes, no supurantes, y dudosos, como se ha hecho, por ejemplo, en el hospital Cochín, podría haber descompuesto la armonía del plan general, cosa que habría traído la pérdida de muchas condiciones buenas de aireación circulación, y orientación. Por lo que hace al cubo de aire, ya hemos dicho que, siendo los tramos de muros de 3,50 mts. de ancho, puede adosarse a ellos un solo lecho, sin que haya gran exceso de macizo sobrante, obteniendo 79 metros cúbicos por enfermo. La sala de convalecientes, llamada “salle

de jour” en los hospitales franceses, a causa del carácter alegre de la abundante iluminación que debe tener; ha sido situada al final del pabellón, tomando el mismo partido adoptado en el hospital d'Epernay. Cuando ésta sala a fin de acercarla a la parte central y a los servicios anexos, se sitúa independiente del edificio principal y comunica al pabellón por una galería se altera la aireación general del hospital por la mucha acumulación de edificaciones.

pieza pequeña para la radiografía, y en la parte que queda bajo el anfiteatro, un depósito de ropa Limpia En el hospital de Miraflores, la mayor parte de las operaciones importantes se harán en presencia de los alumnos. Es necesario pues que éstos cuando asisten a ellas, puedan ver perfectamente en sus detalles el procedimiento operatorio de los cirujanos profesores. Tal como hay en todos los hospitales clínicos, he establecido, con éste objeto, la sala operatoria, anfiteatro. Dicho anfiteatro está compuesto de una gradinata de albañilería de cemento, con peldaños que servirán de asiento, los cuales tienen 40 cms de altura por 60 cm. de ancho. Un barandado de fierro sólidamente empotrado en la albañilería, servirá para que los alumnos puedan apoyar el busto, los que entran por una escalera que da al pasillo, y pueden bajar al centro del anfiteatro por una pequeña grada de servicio. Todos los ángulos están arredondeados; el piso es de mosaico de cemento y mármol, y tiene orificios para el escurrimiento del agua del lavado. En la parte superior de la sala hay una chimenea de ventilación. La gran ventana de la sala, está orientada al Sud, con el fin de que la luz solar no ocasione una iluminación concentrada y fuerte. La forma en que está situada, teniendo vecino al este un cuerpo saliente, ayuda a evitar los rayos solares y tener una luz difusa muy propicia para las operaciones quirúrgicas.

Pabellón de operaciones.— Consultorio. Autopsias.—
Después de las salas de enfermos, que forman la parte más importante del hospital, están las salas de operaciones. El servicio de operaciones, siguiendo lo establecido en este orden se ha proyectado hacerlo en un pabellón especial, cuyas dependencias son las siguientes: una sala anfiteatro para las operaciones asépticas y los casos clínicos interesantes para la enseñanza, una sala de operaciones asépticas, una sala de curaciones, una pieza para el cloroformo, una habitación para los operados sujetos a observación un depósito de instrumentos, un laboratorio de autoclaves y esterilizadores, un vestuario y W. C. para los cirujanos y alumnos, una sala pequeña para observaciones bacteriológicas una sala obscura para operaciones oftalmológicas y laringológicas, una

129

COLONIALES

MOTIVOS

En lugar de poner una linterna de vidrio superiormente, en el plafond, independiente de la ventana, (disposición que tiene el inconveniente de ocasionar la condensación del vapor de agua debido a la respiración en los vidrios de la linterna, con grave peligro de que caigan gotas de agua sobre el operado), he previsto la disposición usada en mucha partes, de unir la linterna y la ventana en un solo cuerpo. Además de la ventana grande existe otra de menores dimensiones, orientada al poniente. La sala de operaciones sépticas, es la destinada para los supurantes dudosos, para las operaciones corrientes; no tiene, por consiguiente, los anexos que afecten la gran sala de operaciones, si bien todas las condiciones higiénicas, de ventilación e iluminación, se hallan también aquí cumplidas. Antes de ser introducido el enfermo al anfiteatro, debe ser previamente anestesiado. Con este objeto, en todos los programas se consulta una sala para la aplicación del cloroformo. La superficie de ella debe ser suficiente para colocar un lecho portátil, un calentador de ropa, una mesa de anestesie, sistema Herbet, y una estufa eléctrica. La superficie de la sala de operaciones no tiene por que ser grande. Alrededor de la mesa operatoria no debe haber sino los cirujanos, y el menor número de aparatos posible. La dotación de la sala de operaciones consiste en lo siguiente: una mesa operatoria, un lavabo con depósitos antisépticos un lavabo con calentador eléctrico, una mesa con ruedas para colocar los instrumentos, un desaguadero con sifón y dos o tres depósitos de desinfectantes para efectuar la inmediata asepsia de la mano, cuando el cirujano ha tocado algo infectado.

Los supurantes después de la operación primera, necesitan una curación diaria, hasta que la herida, mediante continua desinfección y en virtud de la fuerza reconstitutiva de los tejidos llegue al período de cicatrización. Una sala de curaciones, es necesario con este objeto. Los aparatos que contiene son generalmente: Una mesa de curaciones, un armario de vidrio, pequeñas mesas de vidrio y metal, un lavabo con calentador eléctrico de pedal, y un lavabo con antisépticos. Es frecuente, en el caso de ciertas operaciones que tienen que ver con vísceras interiores afectada tener que recurrir al auxilio inmediato de los rayos X, y para este objeto es indispensable consultar una pieza para observaciones radiográficas. Asimismo, para las necesidades de la oftalmología debe disponerse una pieza obscura. Los instrumentos necesitan una habitación; igualmente los esterilizadores. El laboratorio de esterilización comprende, además de todos los aparatos desinfectadores, un destilador que dé agua esterilizada por condensación, y un pulverizador móvil, destinado a sanear las paredes y la atmósfera de las habitaciones, de vestíbulos y pasillos, y aún de la misma sala. Los profesores y alumnos necesitan una habitación donde pueden cambiar sus ropas por mandiles, y donde puedan también efectuar su toillette personal. Habrá pues, que consultar dos vestuarios, una pieza de baño y un W. C. El vestuario que se halla en la planta baja y a la entrada, en el plano del hospital que nos ocupa, esta destinado a los cirujanos; el de los alumnos se halla en el vestíbulo, situado al nivel de la parte alta del anfiteatro. Dicho vestíbulo evita que los estudiantes llenen con corrillos

los corredores de servicio, o que antes de la operación permanezcan en el anfiteatro, impurificando el aire de éste. Por lo que hace a los detalles de construcción de la sala de operaciones, yo creo que no es posible preconizar ningún material. Basta decir que debe usarse, tanto para los revestimientos de muros, como para el piso, un material, que además de sus condiciones de dureza y de resistencia, reúna completa lisura e impermeabilidad. La calefacción de las salas de operación, es cosa que ha hecho aguzar la inventiva y el ingenio de constructores. Se ha llegado a idear sistemas complicados, como el del señor B. Trelat, que ha imaginado el hacer las salas de operación con doble pared, en cuyo espacio circularía el aire caliente, o como el método empleado en algunos hospitales alemanes, de calentar la sala por medio del calentamiento del suelo, una imitación de hipocaustum de los antiguos. La calefacción de aire caliente ofrece el peligro de traer a la sala, aire infectado e impuro; la calefacción de agua caliente, o de vapor procuran superficies difíciles de limpiar y desinfectar. Yo creo que, hoy por hoy, el sistema más expedito y eficaz, así corno el que ofrece menos inconvenientes es el eléctrico. Efectivamente cierto número de radiadores colocados convenientemente en la sala, pueden elevar la temperatura de ésta a 20 grados rápidamente, aún en los días de invierno, sin los inconvenientes de los demás sistemas. Los radiadores eléctricos son portátiles y tienen la ventaja de ser llevados a cualquier punto de la habitación y no forman rincones de difícil limpieza, pudiendo ser los conductores embutidos en el muro. La iluminación artificial de una sala de operaciones debe hacerse por medio de lámparas eléctricas. El gas tiene la desventaja de producir fluidos deletéreos, de dar mal olor, y aún de causar accidentes en el caso de que se haga uso

130

EMILIO

VILLANUEVA

del cloroformo. La repartición de las luces debe ser uniforme, a fin de evitar sombras proyectadas. Muchas veces se hace uso de espejos para producir la concentración de un foco luminoso en el sitio mismo de la operación, y para este caso, se debe consultar una lámpara de más potencia que las demás, en el sitio mas adecuado del muro, que sea también el más próximo a la mesa operatoria.

Consultorio.—
El servicio llamado Consultorio o Externato, es aquel en el que el enfermo recibe los auxilios médicos del hospital sin ser hospitalizado. Existen ciertas dolencias que no afectan todo el organismo, y no le incapacitan a seguir con el régimen habitual de vida y de trabajo, en éste caso, el que padece de ellas, como no necesita estar bajo una observación médica constante, ni estar sujeto a régimen ninguno, solo va al Hospital con el objeto de hacer una consulta, o de que le hagan una curación. En el hospital que nos ocupa, el consultorio esta compuesto de dos secciones, la de medicina, y la de cirugía; cada una de ellas tiene una sala de espera especial, pues una sola, podría ocasionar confusiones, tanto el cirujano como el medico, tienen una pieza que les sirve para despachar las consultas, teniendo además el primero, una pieza de curaciones, provista de baño, lavabo y W. C. Para el caso en que se tratase de un enfermo cuya dolencia requiriese la asistencia del médico y del cirujano, al mismo tiempo, las dependencias de éstos, se hallan comunicadas un practicante colocado en la puerta de entrada, clasifica a los enfermos, a fin de que tomen asiento en la sala de espera que les corresponde. El Consultorio de un hospital urbano tiene más importancia que el de un hospital suburbano; esto no necesita comentario ninguno. Con todo, creo que el programa para estos servicios, no debe pasar los

límites que he fijado para el hospital en cuestión. En efecto, si se tratase de enfermedades contagiosas o dudosas, estimo que, por la necesidad que hay de recluir a los que las tienen, deben ser hospitalizados 'ipso factó', debiendo ser pasados a la pieza de examen de los ingresantes. Un programa que consultase servicios para dudosos y contagiosos, como en el Hospital Boubicaut, daría margen a que enfermos peligrosos atendiesen a su curación sin el debido alejamiento o aislamiento que para ellos reclama la salud pública. Existe la opinión de consultorios de (que) los hospitales deberían tener anexos y dependencias para todas las enfermedades sin comentar el absurdo que entraña este observación, diré que los consultorios oftalmológicos, odontológicos y otros especiales, son más bien reparticiones de asistencia pública y no pueden forma secciones especiales de un hospital general, cuyo plano, de suyo ya complicado, adquiriría así, proporciones desmedidas.

incineración, evitando así la propagación de emanaciones deletéreas. La parte pública del servicio de autopsias, o Morgue, en el hospital que he proyectado, comprende: una sala de exposición de cadáveres, amplia, bien iluminada, bastante aireada con puerta especial para la conducción de cadáveres, a donde puede penetrar el público, pasando previamente por la pieza reservada al cuidador, pudiendo este así controlar la entrada y salida de las personas que penetran al depósito de muertos. Un pasillo permite llevar directamente a la sala de autopsias los cadáveres que no han sido reconocidos, y que han de servir para el estudio de anatomía patológica. La sala de autopsias tiene como anexos: una sección fotográfica, la sección frigorífica para la conservación de los muertos, cuyo reconocimiento debe postergarse por necesidades de indagación judicial los laboratorios, una sala para los profesores, otra para los alumnos, una sala de clases, y finalmente, un museo.

Internado.Por cada 200 enfermos, es necesario que viva en el hospital un médico interno quien, en caso de urgencia, atiende a la admisión de los enfermos y tiene el cuidado de los que sufren un cambio repentino. Es necesario también un farmacéutico interno. En el primer piso del edificio de la Administración he consultado cierto número de dormitorios y dependencias con este objeto.

Capilla.Es frecuente encontrar conjuntamente con el servicio de autopsias y el mortuorio la capilla. En el hospital del Havre construido por Mr. David, vemos que los Servicios religiosos están unidos con los de la Morgue, y esto mismo pasa en la mayor parte de los hospitales de Paris, Es seguramente mejor desprender e independizar ambas partes. El exponer a los muertos en lugares que no reúnen condiciones higiénicas y que no pueden ser desinfectado a perfectamente, es obvio que no debe permitirse por la autoridad médica del hospital. La capilla es más bien destinada al servicio religioso de las comunidades que atienden a los enfermos y de los conscientes, pudiéndose en determinados casos previas las precauciones debidas se conceda el permiso para la celebración en ella de honras fúnebres.

Autopsia.Los servicios de autopsia y el servicio mortuorio son reunidos en un solo edificio, que tiene entrada independiente, y que, además, se halla situada al borde del terreno, sobre el camino o calle. Cercano, debe hallarse el horno crematorio, a fin de que los restos provenientes de las disecciones puedan ser llevados prontamente para su

131

COLONIALES

MOTIVOS

Servicios Generales.Administración Cocina.Lavandería y Desinfección.-Galerías.Bajo el nombre de servicios generales, se agrupan todos aquellos que tienen por objeto alimentar y administrar a los enfermos y al personal, asegurar el funcionamiento de la desinfección, del lavado y de los baños, proveer de medicamentos y demás. Está entendido que tales servicios no tienen nada que hacer con el cuerpo medico; son puramente administrativos. El hospital se halla administrado por un Director encargado de las admisiones, de las relaciones con los médicos y con el público, del aprovisionamiento y de la vigilancia general del establecimiento. Este empleado o funcionario es la primera autoridad administrativa del hospital. Muchas veces como tiene lugar en La Paz, las comunidades religiosas toman a su cargo este cuidado y hacen innecesario el que viva el Director, y entonces es innecesario consultar vivienda para este último, debiéndose más bien, proveer en número suficiente de habitaciones para las religiosas que tienen a su cargo directamente el funcionamiento del hospital. En el hospital que me ocupa todas las habitaciones del primer piso del edificio fachada, han sido destinadas para dormitorios y demás dependencias que requiere la Comunidad Religiosa, con excepción de la parte que se halla sobre la Farmacia, la que esta destinada para los practicantes internos. Las habitaciones para los enfermeros y enfermeras se hallan entre los anexos de las salas de enfermos; las de los sirvientes y demás personas están consultadas en la planta baja, los pabellones situados al Sud, donde también se hallan los depósitos de ropa

Cocina.—
La cocina debe: tener la capacidad suficiente para producir el alimento, no solamente de los enfermos, sino también de todo el personal. La alimentación de los primeros exige solamente la provisión de grandes cantidades de caldo, para lo que se emplea hornillas a vapor o de simple combustión. La pieza de la cocina misma debe ser bien ventilada, con suelos y paredes impermeables, fáciles de lavar. Próximos y en comunicación con ella se encuentra el vestíbulo que sirve para distribuir el alimento destinado a los diferentes pabellones, y en el que se dispone generalmente, para evitar confusiones, una gran mesa, con divisiones correspondientes a cada una de las salas de enfermos. Los diferentes servicios de la cocina, en el hospital que me ocupa, son los siguientes: la cocina propiamente, vestíbulo de distribución, comedor de sirvientes, una pieza para depósito de pan, otra para las legumbres, un lavaplatos y un depósito de combustible. Una escalera conduce a los sótanos donde se encuentran los depósitos de carne y los graneros. Un patio de servicio y un W. C. para el personal de la cocina completan el completan el comedor. El alimento se distribuye por medio de carritos cerrados, con el fin de efectuar un servicio rápido y evitar se enfríe hasta llegar a los pabellones que se encuentran alejados.

Hidroterapia.—
La sección de baños hoy tiene poca importancia ….vez que cada sala tiene una pieza de baño; y en vista de esto no es considerada sino en hospitales especiales, por ejemplo los que están dedicados a enfermedades de la piel, u otras que requieren con preferencia esta clase de tratamiento externo. La sección de Hidroterapia del hospital del que me ocupo, consta de los siguientes servicios: una sala grande para aparatos especiales y la piscina, una pieza pequeña para la sudación, otra para los baños a vapor, una sala para los baños………, otra para descanso y masaje, un vestuario, y una pieza para la colocación de los generadores. El pabellón de esta sección está situado entre los pabellones de medicina, y tiene acceso por lados correspondientes a la sección de hombres y a la sección de mujeres, a fin de ser usado para ambos, con absoluta Independencia.

Desinfección.—
Se llama Desinfección a un edificio pequeño y de un solo cuerpo dividido en dos secciones distintas, la Sucia o infectada y la limpia o desinfectada, En el hospital del que me ocupo, se han formado dividiendo una pieza de 6 mts. de ancho por … de largo, en mitad, por medio de un tabique que va montado sobre un cilindro de la estufa de desinfección…. Antiguamente las estufas empleaban aire caliente a vapor sin presión, pero se ha tenido que remplazar este sistema por otro que sea más eficaz, ya que los microbios no mueren sino a temperatura de 110 grados y a una presión de media atmósfera, la estufa adoptada en el hospital de que me ocupa, es un tipo último de la casa The Kny Scheerer Co., de Nueva York, que funciona con presión o bien utilizando gases de formol, forma mixta que tiene la ventaja de evitar

Farmacia.—La farmacia que ocupa
la planta baja del ala derecha del edificio de entrada, consta de los siguientes servicios: una sala amplia, donde se preparan las recetas médicas, un laboratorio con una pieza para la tizanería y un gabinete para el farmacéutico. En los sótanos se hallan los depósitos de productos químicos.

132

Las ventanas del Hospital

Algunos aspectos del Hospital en la actualidad

COLONIALES

MOTIVOS

interrupciones en el funcionamiento ……….quina, si acaso por una descomposición de la caldera generadora de vapor, no se pudiese utilizar este para la desinfección. Es necesario una separación absoluta entre las dos partes de la estufa entre el personal que se ocupa en cada lado de ella, no debiendo nadie entrar en la sección contaminada sin un vestido de tela '…………el que se quitará el empleado que pase a la sección desinfectada, dándose previamente una ducha de Limpieza.

una serie celdas para la colocación de la ropa mojada, cuya humedad es vaporizada por la acción del aire caliente. El curso que sigue la operación del lavado de ropa es más o menos el siguiente: la ropa sucia infectada es dejada en la piscina de la sala de lavado, en agua caliente que tiene cierta cantidad de desinfectante, como ser sulfato de cobre o bicloruro de mercurio; de allí es llevada a una de las piscinas del patio que está reservada exclusivamente para remojar con lejía, pasando después a la piscina de lavado, y de ahí a la de enjuague. La ropa, antes de ser colgada en los secadores, es llevada a las estrujadoras mecánicas. Una vez efectuado el secado, el cual se hará de preferencia al aire libre, para lo qué también existe una cancha vecina al edificio, no quedan otras operaciones que efectuar que la recompostura y el plegado. En la sala de lavado existe un motor eléctrico que tiene 7 caballos de fuerza, para producir el movimiento de dos máquinas de lavar, las que, en caso de deficiencia del lavado a mano, pueden producir un rendimiento que satisfaga rápidamente las necesidades del hospital. Una lavandería mecánica (sistema americano), puede rendir hasta 1000 kilos de ropa por día, haciendo, al mismo la desinfección. Un hospital con capacidad para 600 lechos produce al día aproximadamente 600 kilos de ropa sucia; por consiguiente, si acaso se hiciese funcionar exclusivamente la lavandería mecánica, bastaría que ella funcionase cuatro días en la semana. Mas razones de economía hace preferir ordinariamente el lavado mano, dejando el sistema mecánico para los casos excepcionales No obstante de la reducción considerable que hace de la mano de obra.

Galerías.—
Para establecer comunicaciones fáciles entre los pabellones de enfermos y los diferentes servicios, es necesario construir galerías, ya sean cubiertas o descubiertas. Las primeras tienen el gran inconveniente de alterar la ventilación general del hospital, razón por la que son raramente usadas; las segundas son más prácticas. Las he adoptado por ésta razón. Parten del edificio de administración y rematan la una en la lavandería y la otra en la cocina, comunicando todos los pabellones. Ramales internos han sido hechos para comunicar los servicios que se hallan al centro. En muchos hospitales se han establecido galeritas subterráneas, esta disposición es defectuosa, por mucho que hayan sido adoptados en muchos hospitales de Europa; tienen estos inconvenientes: Primero de canalizar las corrientes de aire, de una a otra y de no establecer ninguna renovación de aire fresco; segundo de exigir ascensores o gradas en todas las salas y de obligar a un ascenso y un descenso para ir de un edificio a otro, y además de costar mucho. En Alemania las galerías son generalmente construidas por un simple camino empedrado, haciéndose todo el traslado de alimentos y de material por medio de carritos de mano cubiertos. Este sistema seguramente es de los que más favorece la aireación del hospital, pero también es necesario considerar que no puede ser establecido en países donde hay época de lluvia de temporal y de vientos. El Sr. Rochard indica que las galerías deben ser como mínimum un ancho de 6 mts., con el fin de que puedan servir para que los enfermos convalecientes pasen el día en él últimamente se ha considerado esta disposición inconveniente, en virtud de que puede producir el contacto de

Lavandería,—
Una vez desinfectada la ropa y otros enseres infectados, se pasan a la lavandería para su limpieza, la lavandería consta de un edificio independiente, con sus anexos propios. En el hospital que me ocupo, la forma un edificio que se halla a la extremidad los pabellones de la sección de mujeres; tiene dos puertas, una donde entra la ropa sucia de los no infectados, y otra, por donde es recibida la ropa que viene del Lazareto o Sección de Contagio, después de haber sido previamente desinfectada. Ambas puertas dan sobre un vestíbulo; donde se hace la recepción y el despacho de cuanto viene de los pabellones para ser lavado. Contiguo se halla el depósito de ropa sucia y la sala de lavado, donde hay una piscina provista de un generador de agua caliente, una máquina exprimidera y varias coladeras para la preparación de la lejía. Luego viene la sala de planchado y costura, y próximo y en comunicación con ella, se halla el depósito de ropa limpia, una de cuyas puertas se encuentra sobre el vestíbulo principal. Como generalmente se lava la ropa al aire libre en días de buen tiempo, existe un patio de servicio con tres grandes piscinas. Completan los anexos, los secadores de aire caliente que constan de una pieza pequeña para el generador, y de

134

EMILIO

VILLANUEVA

enfermos convalecientes con otros con distinta enfermedad, y se toma el partido de disminuir ancho de las galerías a 3 o 3,5 mts. de ancho. La galería del hospital del que trato, tiene el mismo nivel de las salas y está establecida sobre pilarejos de albañilería de piedra, a fin de que el aire pueda circular por debajo …. ancho es de 3.l5 mts.

Maternidad.— Sección Pensionado.—
La Maternidad es la sección del hospital que responde a la idea hospitalaria de dar asilo a las mujeres en estado de gestación o para prodigarles los cuidados médicos requeridos por su delicado estado, procurándoles un alumbramiento normal. Esta sección responde a la idea moderna de generalización de los servicios hospitalarios, tiene, tendrá siempre el carácter caritativo que ha tenido desde el principio. Es la mujer menesterosa, sin amparo, abandonada muchas veces por aquellos que más cuidados le debían, las que van en busca de un refugio y del auxilio médico. En ciudades grandes, la maternidad es un establecimiento independiente del hospital, y no solamente hay una, sino varias En ciudades pequeñas se halla formando parte de las diferentes secciones de un hospital general. Las Maternidades no deben tener una gran capacidad. La proyectada por Tenon para 400 lechos hace mucho tiempo en Francia como tipo modelo, es considerada hoy en día impracticable, las dificultades que traería para el servicio médico y administrativo. Modernamente, se prefiere construir maternidades de 30 a 40 lechos. El conocimiento perfecto que se tiene ya sobre gérmenes de la fiebre puerperal y el adelanto de los métodos asepsia, han quitado en gran parte los peligros de

contagio que eran de temer en las salas de parturientas. Fuera de esto hay otro punto que médicos e higienistas han estudiado detenidamente en las causas productoras de mortalidad, en las maternidades, y el siguiente: generalmente las enfermas vienen a ultima hora, y han ocasionado por el mal tratamiento que han sufrido en los últimos meses, graves trastornos en sus organismos; o salen del establecimiento muy temprano, antes de restablecerse completamente sin remediar este mal, han ideado la creación de establecimientos paralelos (¿) a las maternidades denominados “creches”, con el objeto de prevenir la mayor permanencia posible de las enfermas antes del alumbramiento y después y estos establecimientos, a la vez que procuran cuidar a los infantes, proporcionan también trabajo fácil y un régimen de cuidado a las madres. El mejoramiento de las Maternidades se ha tratado por una considerable disminución de la mortalidad. El profesor T. Garnier que hace cuarenta años introdujo las primeras modificacionesa estos servicios, pudo comprobar que mientras en los pabellones antiguos alcanzaba la cifra de 2 y 3 % , en los pabellones construidos por él, con todos los requisitos higiénicos, las cifras disminuían a 0,5 %. La maternidad del hospital que trato tiene los siguientes compartimentos: Una sala para cuatro mujeres en c…., una sala de partos, llamada también sala de trabajo, una sala de operaciones, una antesala, una pieza para el médico, otra para la partera, baños W.C., una pieza para observaciones llamada……….. una pieza para la ropa sucia, y otra para la ropa limpia es en éste primer pabellón o sea en el cuerpo del edificio destinado al cuidado y preparación del alumbramiento. En el

edificio posterior, destinado al período de restablecimiento, hay los siguientes servicios: Una sala de desembarazadas sin lactar, con capacidad para 16 personas, una sala para desembarazadas lactantes con capacidad para … lechos, una pieza de baños, otra para los W.C. y piezas para el administrador y el enfermero. Además de éstos servicios frente al centro de comunicación de los dos pabellones está la sala de cambios, es la pieza conde es trasladada la enferma inmediatamente después del alumbramiento. La maternidad se halla completamente aislada del resto del hospital, con sus jardines propios, el servicio de comida se hace desde la cocina y la lavandería. La maternidad forma un conjunto independiente, pero se halla vecina de la sección de mujeres, para el caso en que puedan sobrevenir complicaciones, enfermedades, cuyo carácter exija la hospitalización del enfermo en una sala corriente de medicina o cirugía.

Pensionado.—
Cuando los enfermos desean independencia y como el uso ha establecido, el tenerlos en una sección aparte, donde solamente gozarán de lo requisitos que acuerda la higiene, también de cierto “confort”. Esta se llama Sección de pagantes. El programa establecía que debían haber departamentos para pagantes de 1ra, de 2da. y de 3ra. clase. Es necesario proveer cierto número de habitaciones que de tal manera, aunque pudiesen estar servidas fácilmente con un solo personal, la sección de pagantes del hospital que me ocupa, se compone de dos pabellones. En el que queda delantero, se han dispuesto una cantidad de piezas individuales, otras con lechos para los enfermos de segunda clase, y piezas de a tres para los de tercera, habiendo además los siguientes

135

COLONIALES

MOTIVOS

anexos: para la ropa sucia, para el médico, para el enfermero, para…….. y W. C., una cocina, una despensa. En el segundo pabellón algunos compartimentos de segunda y tercera clase y cuatro compartimentos de primera, que se componen de una antesala y de un dormitorio, existe además, en este pabellón, una pieza para la ropa, un baño, un WC., una sala de operaciones y su correspondiente cuarto para anestesia. Se verá pues, que esta sección es absolutamente independiente y autónoma, formando un edificio que no tiene ningún contacto con el hospital, sino que es el de estar sometida a la misma autoridad médica y administrativa. Ésta sección que constituye un verdadero sanatorio tiene aspecto especial: La Paz, como se sabe, esta situada a tres mil seiscientos metros sobre el nivel del mar, y esta situación excepcional, le proporciona excelentes condiciones climatéricas para la curación de muchas enfermedades, entre ellas, la tisis; esta, es la razón para que muchos tuberculosos han venido en busca de una última esperanza a la altiplanicie boliviana, y no queriendo ir a la sección de enfermos contagiosos de un hospital han permanecido en una habitación de hoteles con todas las pésimas condiciones higiénicas posibles. Este es un sanatorio verdaderamente tal, con todas las condiciones de aireación asepsia, rodeado de parques y jardines, responde a una necesidad curativa, no solo del interior de la república, sino también del extranjero.

La primera es absolutamente inadecuada para una sala de enfermos, a quienes les obliga a respirar fuertemente, y las otras dos descuidaban, por las condiciones especiales del mercado local, un gasto urgente sin satisfacer, por otra parte, todas las exigencias en este orden. No quedaba otro recurso que establecer la calefacción eléctrica, cuyas excelencias son indiscutibles, si se considera que en ella quedan eliminadas las tuberías de distribución y demás accesorios que en un hospital son una constante dificultad para el lavado y la limpieza diaria. Mas la calefacción eléctrica podría costar caro según los siguientes cálculos, sin embargo, me dieron a conocer que el costo de ella quedaba por debajo de los que importaría el de las otras instalaciones. En efecto es necesario mantener a 14 grados centígrados, la temperatura de la sala de enfermos, aún durante los mayores fríos de invierno que el La Paz tienen lugar en los meses de junio y julio, especialmente junio en que alcanza la temperatura termino mínimum de tres grados, en el valle de Miraflores, según observaciones del Sr. Marchand, la diferencia, por consiguiente, entre el ambiente exterior e interior, es de 11 grados. Ahora bien un metro cuadrado de superficie y para un grado de diferencia entre el interior y el exterior se pierde con un viento cuya velocidad es 1 m. por segundo, 2,5 calorías, a través de las murallas de piedra de 0,50 de espesor, que son la que existen, y 2 calorías para la superficie de los plafones y pisos. Si se considera que tiene también la superficie cubierta de vidrios de las ventanas, por donde se pierde 3,75 calorías, se puede tomar un promedio de

2,5 calorías para toda la superficie interior de la sala, la cual es de 8 metros cuadrados, y la que multiplicada por dicho promedio de 2,75 da como producto 2.070, cifra que multiplicada a su vez, por 11 grados da la diferencia entre el ambiente interior y exterior, arroja el de 22.770 calorías que necesita la sala por hora. Cada enfermo requiere entonces 813 calorías por hora. El calor que se desprende hacia los lechos y el producido por la luz se compensan con las pérdidas debidas a la ventilación. Con la calefacción de agua caliente, para proveer de 400 calorías se necesita un metro cuadrado de calefacción en radiadores; por consiguiente, para cada enfermo, se necesitarían..(casi dos) metros cuadrados. En éstas condiciones, diez metros cúbicos de calorías exigen un kilo de combustible; así es que los 1.340 metros cubiertos que tiene cada sala necesitarían 134 kilos de combustible. Por esto es empleado el carbón, empleando leña, seria 150 kilos, más o menos, 3 quintales de leña, como la leña cuesta 3Bs. el gasto por sala, y por hora sería de Bs. 9. La calefacción a vapor arrojaría un costo igual. Ahora veamos lo que costaría la calefacción eléctrica. Un radiador eléctrico. capaz de producir 800 calorías por hora, con la taza de 20 centavos por kilowat, consume energía eléctrica por valor de Bs. 0,30, y los 28 radiadores que habría que instalar en la sala, arrojarían un gasto total de Bs. 8,40. Resultaba pues, que la calefacción eléctrica era la más económica para el hospital de La Paz. Esto ha hecho que se la adopte aparte de las indiscutibles ventajas que reúne. La instalación de la calefacción por electricidad es una de las más fáciles de ejecutar y de costo poco elevado.

Calefacción.— ventilación.— iluminación.—
La cuestión de calefacción que tan importante papel juega en las salas de enfermos, constituía un problema en los hospitales de La Paz de que trato. En efecto, no era posible por la calefacción de aire caliente, de agua caliente o a vapor.

136

.

EMILIO

VILLANUEVA VILLANUEVA

En muchos hospitales de Europa se ha empleado el sistema de calentar los baños por medio de hornillos de gas. Se emplean también frecuentemente calentadores de gasolina. Algunas veces se utilizan termosifones. En los grandes hospitales se emplean por lo general usinas centrales le vapor, y por una canalización se reparte el vapor a la cocina, a la lavandería, a los baños etc. La circunstancia del alto precio que tiene el combustible en La Paz y las condiciones desfavorables del mercado de fierro manufacturado, no han permitido que se piense en este sistema para el hospital de que trato. Se ha consultado para la sección de hidroterapia un generador de vapor, para los baños de vapor húmedo, para los baños constantes y para la cámara de sudación. En ésta sección como se comprenderá que no es posible pensar en otra cosa. Por lo que se hace a la producción tiene agua caliente para las bañeras, lavabos, e….. la ha consultado empleando el sistema eléctrico. Las redes de tuberías u otras canalizaciones por el estilo ofrecen peligros de escape que son un motivo de desaseo de mal olor y de infección, al contrario, la calefacción eléctrica es sin rival bajo este punto de vista. Hay una ventaja más con ella: puede calentarse el agua en una bañera móvil cerca del lecho del enfermo, utilizando el enchufe de la calefacción existente en cada tramo. El agua caliente que se necesita en las salas de operación se producirá en la misma forma estableciendo los aparatos de la casa flicoteaut Boutet, aparatos que al mismo tiempo de calentar el agua, la esterilizan utilizando la acción de los rayos ultra.violeta.

Este por su temperatura mayor y por consiguiente, por su menor densidad, trata de elevarse hacia la parte superior, entre lo que el aire fresco quede en la parte baja. Este natural movimiento es necesario ayudar, estableciendo aberturas o tomas de aire …….del techo del enfermo, en el antepecho de les ventanas, y abriendo las aberturas en le parte superior del techo, con el fin de expedir el aire viciado. Así se tiene una ventilación metódica y regular. Las experiencias de Lariboisiere han probado hace ya muchos años, que con un plafond horizontal, es necesario estos medios mecánicos de ventilación. Es necesario, pues, no adoptar ésta forma y su existencia en un hospital nuevo, prueba que no ha habido estudio de las condiciones higiénicas por parte del arquitecto. Es indispensable dar a la sección transversal de la sala, una ….. que permita que la ventilación se efectúe por sí sola. Con este fin ¿Cual seria el perfil que debería adoptarse?. En Alemania e Inglaterra se han ensayado diferentes sistemas, pero ninguno de ellos ha dado los resultados prácticos de la ventilación de la forma ojival de Tollet, o de la forma Dión, adoptada esta última adaptado para el hospital en cuestión. Se han Dispuesto las entradas de aire en el ancho de las ventanas, dotándolas de una rejilla y de un registro del aire que se introduce antes de rodear la parte superior del…….toma una temperara suave al pasar cerca de los radiadores de calefacción. En la parte superior de la bóveda, cierto numero chimeneas permiten la evacuación de la atmósfera viciada. Dichas chimeneas consisten en conductos cervicales con paredes de persianas cuya superficie es igual en su sección transversal, a la de las tomas de aire.

Este por su temperatura mayor y por Iluminación.consiguiente, por su menor densidad, La iluminación de un hospital no puede trata de elevarse hacia la parte superior, ser sino eléctrica. Le iluminación de gas entre lo que el aire fresco quede en la presenta desventajas grandes y parte baja. Este natural movimiento es completamente inadecuadas para un necesarioLas lámparas de las salas de hospital. ayudar, estableciendo aberturas o tomas de aire …….del techo de enfermos deben ser colocadas del enfermo, enbajo los ventiladores ventanas, preferencia el antepecho de les y abriendo las aberturas a lale parte superiores, para ayudar en diferencia superiorque techo, con el fin de expedir el térmica del ocasiona el movimiento de aire de la ventilación. una ventilación viciado. Así se tiene metódica y regular. Una luz demasiado intensa puede ser Las experiencias de Lariboisiere han fastidiosa para un enfermo; es, por probado hace ya muchos años, que con consiguiente, necesario que las ampollas un plafond esmeriladas están provistas de luz sean horizontal, esynecesario estos medios mecánicos de ventilación. Es de une pantalla adecuada. Las llaves de necesario, pues, no adoptar ésta forma y conmutación debe ser distribuidas en tal su existencia en luz pueda nuevo, prueba forma, que cadaun hospitalser apagada que no ha habido estudio de las independientemente. En las salas de condiciones hemos dicho parte del operaciones,higiénicas por ya como arquitecto. Es indispensable dar a luz deben ser distribuidos los foco de la Hay sección transversal de conductores que tratar que los hilosla sala, una ….. que permita que que se pueda, efectúe queden, siempre la ventilación seocultos por sí sola. en la muralla, tomándose por supuesto, todas las Precauciones necesarias. Con este fin ¿Cual seria el perfil que debería adoptarse?. En Alemania e Fachada.— ensayado diferentes Inglaterra se han El aspecto exterior de un hospital debe ser sistemas, pero ninguno de ellos ha dado risueño pintoresco. El enfermo debe sentir los resultados prácticos de la ventilación una !impresión agradable a su vista Las de la forma ojival de Tollet, o de la forma fachadas hurañas y severas aunque de Dión, adoptada esta última adaptado para arquitectura grandiosa, de armoniosas el hospital en uestión. líneas ya no tienen lugar legitimo en los Se han Dispuesto las entradas de aire en edificios hospitalarios, los que hace el ancho de las ventanas, dotándolas de mucho tiempo han dejado de traducir una rejilla y de un registro del aire que se ideas de miseria y caridad, para sintetizar introduce antes de rodear la parte superior positivas esperanzas de salud los frisos, del…….toma una temperara suave al los frontones, las columnatas, las con de pasar cerca de los radiadores de riqueza corintia, que son elementos de calefacción. En la parte superior de la majestad y grandeza arquitectónica ceden bóveda, cierto numero chimeneas su lugar a los órganos sencillos y permiten la evacuación de la atmósfera modestos que tienen una fisonomía ligera viciada. Dichas chimeneas consisten en y sonriente, y que poseen la ventaja de conductos cervicales con paredes de traducir la idea simple de la construcción persianas cuya superficie es igual en su higiénica. La arquitectura exterior de esta sección transversal, a la de las tomas de manera, traduce el pensamiento de aire. obtener la reacción moral y física del enfermo. F I N

Ventilación.La ventilación racional es la que trata de evacuar el aire viciado, introduciendo aire puro en la sala, de manera que el enfermo lo respire antes que se contamine con el ambiente mal sano.

Iluminación.-

137 135

Foto Cordero, el bloque administrativo del hospital en plena construcción

Pabellón de Medicina interna

Villanueva

138

Arriba el pabellón administrativo del Hospital foto Cordero, derecha jardines y pabellones, el atrio de ingreso, la escalera al ático, y fotode Villanueva Directorde obra junto a un grupo de médicos de la Comisión del Hospital 1918

El plano faccionado por el Arq. Emilio Villanueva sobre una extensión de 80.000 mts.2, equivalentea ocho hectáreas fue aprobado por la Junta Impulsora y el H. Concejo Municipal. Comprendía la siguiente distribución de unidades rodeadas por jardines: seis pabellones de medicina, tres para hombres y tres para mujeres; cinco de cirugía, tres para hombres y dos para mujeres: un pabellón para niños; seis pabellones para contagiosos; dos pabellones de pagantes de primera y de segunda; una sección de maternidad, Un pabellón de baños, hidroterapia y electroterapia y los pabellones destinados a la administración, servicios generales, cocina lavandería, estufa de desinfección,sección de muertos y caballerizas.

Antigua fotografía de la reja de ingreso, José de Mesa

Plano general del hospital de clínicas, elaborado por el Arq. Emilio Villanueva,, año 19 13, por encargo del HCM

Bloque original del Pensionado

139 137
Pabellón de pensionados, hoy transfoirmado en Hospital de la Mujer Vista general del Hospital foto de 1925

DIARIO hispanoamérica de Paris “La Raza Año 1, Nro. 51 Marzo de que año 1927(¿?) PORQUE BOLIVIA NECESITA UN PUERTO PROPIO

EMILIO

VILLANUEVA

Salidas al mar, por derecho de conquista; este derecho de conquista que han execrado en el caso de España y que el no ……. El de chile no ha merecido nunca protestas serias.

En verdad que este distrito ha menester para su comercio de la costa de Arica, cosa para este objeto tan necesaria que en ninguna manera puede haber audiencia (la de charcas) sino se le da por distrito este puerto. (Historia de la Real Audiencia de la Plata a la Corona de España). Bolivia constituida por el territorio que abarco la audiencia de Charcas en el periodo del Virreinato, es un país que necesita tener un puerto propio, por múltiples y poderosas razones, siendo la más importante la que se reconoció ya hace cuatro siglos, y que se refiere a ese derecho natural e inalienable que tiene todo organismo individual o social: derecho de vida. Pero al mismo tiempo de ver por que una salida al mar es para ella una cuestión vital, que no puede ser postergada a plazo dilatado, repasemos algunas cosas dichas ya sobre las exigencias de carácter político, así como comerciales, que demandan imperativamente su reintegración marítima. Bueno será previamente comenzar por definir lo que es Bolivia: ya que su sola definición, para aquellos que la ignoran pero que saben que lo significan ciertas leyes políticos-socio-geográficas; será suficiente y hasta sobrado motivo de pleno e inmediato convencimiento de las razones que le asisten en su problema portuario. Bolivia es un estado soberano cuyo territorio abarca 1.226.600 km2,, situado en el corazón de la América española. Están en su comprensión: el macizo andino, extensa y elevada meseta donde se hallan las minas más grandes de estaño, las únicas de bismuto, las más ricas de cobre, cerros argentíferos inagotables, tal el Potosí que enriqueció a la corona de España hace 400 años y que aun sigue en plena regalía productiva. Tiene 85.600 leguas superficiales de territorio llano donde se produce la goma, el café, la quinua, el tabaco, el cacao, el algodón y la caña de azúcar. Sus habitantes son 2 .266.000. Júzguese si un país de esta magnitud ávido de hacer intercambio con los grandes centros de Europa y de América, deseoso de recibir inmigración, con la gente de brazos que exploten y valoricen sus naturales tesoros, puede quedar privado de sus

El ejemplo de suiza, traído a colación está……..y cuando se trata de probar que es posible una nación boliviana amputada, sin sus propias y naturales costas, es engañoso, sobre todo incongruente. Suiza es un país pequeño de territorio y de población densa sin grandes riquezas inexploradas que susciten en los países hermanos que les rodean concupiscencias de conquista. Está además organizado en forma única y admirable y esta su organización no hace de causas de adaptación a su situación mediterránea, y si , …ésta es mas bien el resultado de aquello. Por otra parte para formar intercambios comerciales tiene frente a ella los grandes centros de gravedad de la producción y el consumo. La comparación es pues, apócrifa, además, el caso helvético es obra de un consenso nacido del equilibrio político al que celosa y secularmente ha tendido la Europa Central. En principio toda nación libre e independiente debiera tener directa comunicación con las demás. Este es un apotegma de derecho, claro, no se comprende de otra manera, como las relaciones de paz que aparejan consigo intercambios comerciales y otros, del como las de guerra, que imponen tránsitos de ejércitos y transporte de pertrechos bélicos, puedan ser libremente establecidas entre países, si éstos no son ……vecinos directos, o no tienen una libre puerta frente al mar. He aquí porque W. Wilson, el viejo Rector de Princeton, estatuyo el derecho de toda nación soberana a un libre acceso marítimo. No se puede invocar dificultades geográficas en contra de esto, tratándose del caso boliviano. Ahí están los antecedentes históricos y los hechos que prueban lo contrario. Lo que se remarca mas bien es un acuerdo…… geográfico de la mediterraneidad de un estado como Bolivia. Absurdo tanto más lamentable cuanto que entraba trascendentales consecuencias. En efecto, ésta nación situada en el centro de Sur América, que esta llamada, por sus contactos múltiples a jugar preponderante en el concierto político del continente, no pude vivir enclaustrada, sin que se produzca el fenómeno lógico de su retrogradación, sin que llegue a ser por ende una zona influenciable. En estas condiciones, sería la manzana de la discordia, discordia fatal en la que estaría empeñada su propia existencia. EMILIO VILLANUEVA

140