Está en la página 1de 10

“QUE EL SABER SIGA EL BIEN ACTUAR”

Licenciatura en Psicología

Séptimo Semestre

“Como no ser un buen psicoterapeuta”

Fecha: Sábado - 09 - 2021

Nombre del Alumno: Layla Denisse Díaz Hernández

Nombre del Docente: Edgar Robles Luna


“Como no ser un buen psicoterapeuta”

Se piensa que dar una psicoterapia es solamente hablar con el paciente, sentarse frente a
él/ella en cualquier habitación y escuchar cómo se expresa de sus problemas, sin ninguna
clase de intervención, pero es falso. Dar terapia va más allá de solo escuchar a una persona
hablar, aunque es cierto que es una técnica de mucha importancia en la psicoterapia, no es la
única herramienta para utilizar. Se debe tener diferentes, estudios, habilidades, experiencia
etc. para poder ser un terapeuta capacitado y no solo eso, ser un terapeuta capaz y eficiente
quien ayudará las personas que lo buscarán en un futuro. Como se mencionó anteriormente
es cierto que la escucha activa es una de las herramientas más importantes en terapia y
muchísimo más si se está hablando de una terapia psicoanalítica pero no es lo única que se
necesita estudiar, si se fuera el caso cualquier persona que oye los problemas de alguien más
como son los amigos, familia, compañeros de escuela o trabajo serían llamados
psicoterapeutas. Si solo se toma la escucha activa como una herramienta única el paciente
jamás se hará consiente de sus problemas y de esta forma nunca aprenderá a vivir y adaptarse
al mundo que lo rodea.

Existen una serie de habilidades que el terapeuta debe poseer. Algunas de ellas pueden ser:
“Capacidad de escuchar, empatía y comprensión, capacidad de discernimiento emocional,
conocimiento y aceptación de los propios problemas emocionales, capacidad de
introspección, capacidad de necesidades, tolerancia a la ambigüedad, confortable con el
poder (no sentirse omnipotente) capacidad de reír etc.” (Aproximaciones a la psicoterapia.
Gillerm Fexiaz M9 Teresa Miro)

Del terapeuta que se hablara a continuación no posee alguna de las características


anteriormente mencionadas, de hecho debería considerarse mucho la opción de prohibirle
dar alguna clase de psicoterapia pues es incapaz de dar una terapia conforme a los criterios
básicos. El terapeuta Finch no es el protagonista de la película “corriendo con tijeras” pero
podemos observar colmo es que un mal manejo terapéutico puede ser el quiebre para una
persona, incluso llegar a un quiebre psicótico, del cual es imposible salir.

El terapeuta Finch no está capacitado para brindar algún tipo de terapia en particular. Incluso
puede ser considerado como una persona peligrosa para la sociedad pero se hablara del tema
1
por partes, empezando por describir alguna de los procedimientos erróneos que el Terapeuta
Finch maneja.

Antes que nada no se busca juzgar al Terapeuta Finch, pues está claro que todos cometemos
errores (No tantos como él y mucho menos si la salud mental de otra persona está en juego)
solo resaltar cuales son las practicas anti terapéuticas que el maneja con sus pacientes, además
de que su organización de la personalidad explica el porqué de su comportamiento.

Una de las principales observaciones que se pueden ver al inicio de la película es como él
llega a la casa de su paciente. Tomando en cuenta que su tipo de terapia es psicoanalítica (por
algunos detalles como es el uso del diván, y algunas referencias hacia la madre y etapas
psicosexuales), está claro que el tipo de terapia es psicoanalítica. Decir si es correcto dar
terapia en la casa del paciente en donde prácticamente toda la familia puede ser consciente
de lo que se habla en terapia sería una evaluación que no se quiere dar en este momento, pero
para evitar alguna clase de conflicto, lo mejor sería ver al paciente en un consultorio que está
equipado con lo esencial para este tipo de terapias. Por otra parte, si la crisis del paciente es
elevada, entonces una llamada puede ser de mucha ayuda para poder contener la crisis y
agenda una cita previa y hablar sobre el tema en el consultorio, un lugar en el que el paciente
se sienta seguro y no juzgado para poder expresarse sin ningún problema.

Siguiendo con algunas demostraciones de lo que un terapeuta no debe realizar, tenemos la


grabación de la terapia. Las grabaciones en terapia es algo que se ve comúnmente en este
campo, pero todo tiene que ser consensuado y cumpliendo con las leyes y criterios para
realizar una investigación. De acuerdo con los Principios Éticos de los Psicólogos y Código
de Conducta American Psychological Association (apa). “4 Privacidad y confidencialidad.
4.03 Grabaciones: Los psicólogos obtienen el permiso de los individuos a quienes proveen
servicios o de sus representantes legales antes de gravar sus voces o imágenes.
Consentimiento informado para la grabación correspondiente” Creyendo que el terapeuta
Finch haya hablado con su paciente anteriormente sobre las grabaciones en terapia, lo cual
es muy poco creíble por la reacción que tiene su paciente, lo correcto en esta ocasión seria
avisarle el momento en el que se comenzará a gravar y volverle a repetir el porqué de las
grabaciones, estas pueden ser por un motivo académico o algún estudio por realizar. Pero él
no lo hace, provocando que su paciente se sienta incomoda y aun con ese sentimiento ella

2
acepte la grabación pues al parecer el terapeuta es quien decide lo que se hace o no en terapia
por su frase al iniciar el tratamiento “Como médico soy yo quien debe decidir”

Algo importante en la terapia psicoanalítica es la asociación libre (Dejar que el paciente


hable sin ninguna interrupción y sin censura). La primera sesión que aparece en la película
el doctor Finch no permite que se exprese sobre lo que siente en el momento. La comienza a
bombardear con preguntas que incluso no tienen una secuencia. Primero pregunta por la
excreción de heces fecales para pasarse a las relaciones sexuales con su marido y los
pensamientos suicidad. Hay muchos temas a tratar con la paciente pero lo inicial seria que
ella identifique el sentimiento que le está provocando esa crisis y trabajar primeramente con
ese problema, conforme pasan las sesiones en terapia ir buscando las razones que por
supuesto son inconscientes para volarlas consientes y de esta forma trabajarlas así poder
llegar a las metas del proceso psicoanalítico que sería “La eliminación los síntomas
permanentemente. De esta forma ayudar al paciente a descubrir y comprender la fuente del
conflicto” (Introducción a la psicología Linda L. Davidoff Tercera Edición)

La forma en la que Finch trabaja con sus pacientes es incorrecta de mil y una formas. Dejando
pasar que la primera sesión que se observa en la película es en la casa del paciente, la segunda
es en su consultorio. Se podría creer que por fin el Doctor Finch entendió lo que es ser un
buen terapeuta y va a trabajar con sus pacientes de forma adecuada… Eso no pasó.

La segunda sesión que se ve en la película es junto al esposo de su paciente. Hasta el momento


se puede pensar que no hay algo malo con eso, terapia de pareja, el matrimonio quiere arreglar
sus dificultades y poder salir adelante para poder formar una familia armoniosa.
Un terapeuta cuando decide dar terapia de pareja no puede atender a algún paciente por
separado y viceversa, no puede atender a alguna clase de terapia de pareja si uno de sus
pacientes ya está en tratamiento. El doctor Finch ya atiende a su paciente por lo cual no puede
dar terapia de pareja ya que lo que él sabe sobre el esposo de su paciente es lo que ella le
dice y lo que ella está viviendo por lo que puede afectar al proceso terapéutico. Lo
recomendable seria que su esposo fuera con un terapeuta distinto y otro terapeuta capacitado

3
en relación de pareja los atendiera, es costoso, claro, pero de esta forma se evitan conflictos
como los que se van a exponer más adelante
“Cualquier interpretación fuera de contexto es agresión” Esto es lo que un terapeuta debe
tener presente a la hora de dar alguna interpretación, además de ser consiente que los
resultados se entregan desde lo más sano hasta lo más patológico pero esto se hace conforme
pasan las sesiones y el terapeuta conoce más a fondo la historia del paciente sin juzgarlo y
teniendo una aceptación incondicional. En vez de tomar la primera sesión para hacer un
encuadre de lo que se hará en terapia como son los horarios, duración de la terapia , lugar,
vacaciones, pagos como cualquier persona que ejerce en el área de la salud mental capacitado
haría, pero el Dr. Finch hace todo lo contrario. Lo primero que le informa a su nuevo paciente
son las razones por las cuales se comporta de cierta forma, incluso llegar a juzgarlo. Además
de decirle sin ninguna clase de censura las razones por la cual tiene una relación negativa con
su esposa, de la cual se divorcia más adelante. No solo eso pasa en la sesión destinada a la
pareja, también se vuelve a ver el sentimiento de omnipotencia del terapeuta. Declara al
matrimonio que ambos tiene muchos problemas por lo que los cita por lo mínimo durarían
cinco horas. Cinco horas en un día para una terapia es demasiado tiempo y muy cansado
tanto para el paciente como para el terapeuta, lo correcto sería de cuarentaicinco minutos a
una hora y agregarle algún tiempo más si el problema emocional del paciente así lo requiere
pero no más. Cuando el esposo de su paciente le hace ver que cinco horas es mucho tiempo
porque interfiere con su vida laboral Finch se vuelve a sentir omnipotente “Arregle mis
horarios por ustedes” Eso es algo que no se le dice al paciente pues podría aumentar su crisis,
además de que el tiempo que el exige para una terapia es una exageración.
El terapeuta Finch está atendiendo a su paciente principal, después da terapia de pareja y
como si eso no fuera suficiente ahora involucra al hijo de su paciente en el proceso
terapéutico. Esto está mal desde cualquier ángulo que se vea. Los hijos no tienen por qué
entrarse de los problemas que los matrimonios manejan y el Dr Finch lo hace partícipe de los
problemas maritales de sus padres. Para empezar Agust, quien es el hijo de la paciente
principal debería estar en la escuela disfrutando su adolescencia haciendo amigos,
reprobando materias, salir de fiestas, divertirse etc. Pero en lugar de eso está en una sesión
terapéutica con su madre escuchándola hablar sobre porque ella se encuentra en ese estado
que obviamente no es sano y toda la culpa se la lleva el padre poniendo de esta forma a Agust

4
en contra de su padre. La relación que maneja la pareja de esposo no es sana, eso eta claro,
pero hacer responsable a otros por nuestras conductas y emociones no es lo mejor. No se
debería poner a la paciente principal como débil o incapaz de solucionar sus problemas, pero
eso parece ser la meta inicial de Finch. Es obvio la paciente de la cual se está haciendo
mención necesita ayuda urgentemente pero de un terapeuta bueno y capacitado.
Uno de los principales objetivos psicoterapeuta es que la ansiedad del paciente baje para
poder tratar los problemas emocionales sin ninguna clase de conflicto, pero tal vez para el Dr
Finch es un objetivo angustiarlos y eso se puede ver en diferentes ocasiones. Cuando su
paciente dice que “Falló como madre” el responde “Si, así es” Como si el Dr. Finch fuera
un buen terapeuta todavía tiene la osadía de juzgarla por no ser una madre ejemplar, pero es
un tema en el cual no se hablara en este momento. En el proceso terapéutico jamás, jamás se
juga a una persona porque el paciente vivió cosas que no todos viven o van a vivir alguna
vez pues como dice ( Victo Frankl en su libro titulado el hombre en busca del sentido) “Nadie
puede juzgar, a menos que pudiera asegurar, con absoluta certeza, que no habría hecho lo
mismo en una situación semejante” No se pretende juzgar a Finch como se mencionó al inicio
pero decirle a su paciente que no fue buena madre es decírselo a si mismo pues él tiene sus
propios problemas familiares pero esos no se involucran en terapia. La vida personal del
terapeuta, es eso, personal y así debe de mantenerse, pero como se está abordando como no
ser un buen terapeuta es obvio que la vida personal del terapeuta tendría que estar
involucrada. Empezando por el cuarto “Masturbatorio” No hay problema con un cuarto
dirigido al autoplacer, el problema entra cuando el Dr. Finch le hace saber a sus pacientes
cual es el propósito del cuarto. Una respuesta podría ser que en ese lugar revisa los casos de
los paciente o diferentes pruebas, aunque a Agust y a su madre no parecía incomodarles o no
mucho por lo que se logra observar, eso no significa que a otros pacientes les agrade la idea
de escuchar para que sirve uno de los cuartos en el consultorio pero es obvio que clase de
pacientes buscan al terapeuta Finch, personas que complementan su personalidad para poder
sentirse de esta forma omnipotente, alimentar su ego o quienes les sigan sus juegos con sus
ideas de referencia. Un paciente con un trastorno de personalidad Neurótico que es
considerada una persona sana, dejaría de ir a terapia con él pues le parecería una persona rara
y excéntrica, además de sentirse incomodos de diferentes formas.

5
Retomando a idea de que la vida privada del terapeuta se debe mantener en privado el Dr.
Finch no cumple con esos parámetros. Al perder su consultorio comienza a dar terapia en sus
casa, mucho terapeutas hacen eso pues tener un consultorio puede ser un poco costos, pero
hay que hacer una diferencia entre el consultorio y el hogar, además de que el paciente no
debería de conocer a la familia del Terapeuta pues puede ser peligroso pero obviamente eso
pasa en la película. Toda la familia del terapeuta conoce tanto a la paciente y a su hijo. Como
si esto no fuera suficiente Agust ahora tiene que vivir con una familia y no es el único; al
parecer el Dr Finch cuida a los hijos de sus pacientes ¿ Es terapeuta o niñero?
La familia de Finch que no está sana emocionalmente, nadie lo está, ni siquiera el terapeuta
quien se supone debería ser el más sano pues debería llevar su propio proceso terapéutico
para trabajar sus conflictos y no afectar a sus pacientes (Lo cual no pasa) Un niño quien es
hijo de uno de sus pacientes se encuentra en su casa (Que es un desastre). El pequeño de
cinco años no debería estar conviviendo con ese tipo de personas pero si se la arreglo para
adoptar a cuatro jóvenes, cuidar a un niño, si es que lo cuidan porque lo dejan hacer sus
necesidades fisiológicas de las cuales el Dr Finch es fanático pues cree que el futuro se
presenta a través de estas.

Otros de los puntos que es necesario mencionar es que un terapeuta jámas aconseja. Jamás
le dirá a le dirá al paciente que es lo que tiene que hacer pues es bastante cómodo que se le
diga que hacer y de esta forma no hacerse responsable de sus propios actos. En más de una
ocasión el Dr Finch le dice a sus pacientes que hacer, por ejemplo: Decirle a su paciente que
se divorcie porque la persona que está a su lado no la valora. Animar a Agust para que haga
un intento de suicido con tal de faltar a la escuela.
Incitar a alguien al suicidio es muy poco ético, es inhumano y más si lo está promoviendo
una persona que trabaja en el área de la salud quienes buscan promover el proceso terapéutico
y psiquiátrico para así disminuir los suicidios que son altos mundialmente, eso se debe hacer
no alentar a las personas a que lo hagan porque el suicidio no es un juego, algo que se tomé
a la ligera, pero se está hablando del Dr. Finch, era predecible que lo haría para poder
brindarle a Agust un asesoramiento terapéutico y el quedar como “ El gran patriarca, padre
dadivoso que satisface deseos y desafía sueños y trae alegría a los que sufren”

6
El doctor Finch debería estar bajo observación por todo el daño que puede hacer a las
personas a su alrededor el hecho de recetar medicamento sin ningún tipo de receta o
explicación concreta sobre lo que hace, “Para calmar los nervios” Aparentemente es doctor
por lo cual se cree que está calificado para recetar medicamentos, pero esos no se entregan
al paciente así porque si, ¿Cómo sabe si su paciente no es alérgica a algún medicamento?
Y las razones aumentan si se habla de un medicamento controlado. Se tiene que tener mucho
cuidado con respeto a ese tema, recetar algo que el paciente probablemente no necesite puede
causar efectos secundarios que pueden dañar la salud física de la persona.
El uso de medicamentos al parecer es uno de los hobbies preferidos del doctor pues incluso
tiene una caja fuerte con una cantidad enorme de pastillas para recetarles a los pacientes.
Meterse en ese tema no es correcto pues no se está hablando sobre el área de medicina pero
es importante recalcar que se tiene que tener en cuenta muchos criterios para recetar una
cantidad de medicamentos en especial si se trata de una persona con un trastorno de la
personalidad; ¿Cuánto tiempo va a tomar el medicamento? ¿Cuál es el nombre del
medicamento? ¿Qué otros medicamentos está tomando? ¿Cuáles son las indicaciones
específicas para tomar el medicamente? Se necesita investigar la evolución del paciente para
recetar algún medicamento de uso controlado.
El lugar en donde guarda el medicamento no es el correcto. El medicamento lo tiene en su
casa, una casa en la que más de una persona con un trastorno mental vive y el las entrega el
medicamento como si de un dulce se tratase.

Hablar sobre porque el Dr. Finch no es un buen terapeuta puede ser extenso pero divertido y
entretenido para darse cuenta de lo que un futuro terapeuta no debe hacer. El principal
problema que el terapeuta tiene es que toma a sus pacientes y adopta a sus hijos para poder
tratarlos como un experimento, como si no fueran personas con sentimientos, emociones y
problemas, el los ve como una clase de “conejillo de indias” creer que puede estudiar a sus
“hijos” Ni siquiera debería darles terapia, ni siquiera debería de adoptarlos, todo está mal con
este caso. No hay nada salvable para Finch quien incluso tiene problemas con la ley por
problemas económicos.
La facilidad con la que presenta a sus pacientes. Lo mejor para las pacientes es que no se
encuentren durante las sesiones, por eso se recomienda dejar un tiempo entre cada sesión

7
pero si eso llega a pasar por causas externas al psicoterapeuta lo ideal sería no presentarlos
al menos que ellos tomen la iniciativa. Sin esperar que Finch haga lo correcto esta vez, está
claro que el presenta a sus pacientes y no solo las presenta, también la incita a que tengan
una relación lo que claramente no se debe hacer. El artículo 4. Privacidad de
confidencialidad. 4.01 Mantenimiento de la confidencialidad y 4.05 Revelación de
información de los Principios Éticos de los Psicólogos y Código de Conducta American
Psychological Association (apa) el cual habla sobre “Los psicólogos pueden revelar la
información confidencial con el apropiado consentimiento de la empresa cliente, el
cliente/paciente individual u otra persona legalmente autorizada en nombre del
cliente/paciente, excepto en los casos que esté específicamente prohibido por ley” y “Los
psicólogos tienen como obligación primordial y toman las precauciones razonables para
proteger la información confidencial obtenida o conservada por cualquier medio,
reconociendo que los alcances y límites de la confidencialidad pueden ser regulados por ley,
o establecidos por reglas institucionales o por relaciones profesionales o científicas” Los
cuales no sin importantes para él pues habla de los temas en terapia de una segunda paciente
con su paciente principal como si estuvieran charlando de un día cotidiano, el cual no es así
pues la información que relata es información fuerte que perturba a la paciente y se debe
tratar con cuidado.

Todos los pacientes son diferentes por lo tanto las técnicas en terapia no pueden ser las
mismas para todos los pacientes, Lo que funciono con el sujeto X tal vez no funcione con el
sujeto Y, pero parece que Finch utiliza la misma técnica para sus pacientes, dejar que la
frustración/enojo salga sin ninguna contención es su herramienta preferida. Tal parece que
sus procedimientos para dar terapia no son un secreto pues una de sus hijas y Agust son
capaces de recrear una sesión de terapia con mucha facilidad.

Está claro que en más de un sentido el Dr Finch no es apto para dar cualquier tipo de terapia
y mucho menos recetar algún medicamento de uso controlado, además de tener una persona
peligrosa quien además de tener una organización narcisista de la personalidad con rasgos
esquizotipicos y antisociales de la personalidad.

8
Aunque en este momento se esté hablando de un personaje ficticio, no se debe descartar que
en el mundo real hay miles de personas haciéndose pasar por terapeutas, brindado un servicio
con el cual no se debe jugar pues en lugar de ayudar al paciente se puede perturbar más. Se
puede dañar de diferentes formas.
No cualquier persona es apta para dar una terapia, se deben tener estudios, además de haber
llevado su propio proceso terapéutico para que cualquier cosa que perturbe al futuro terapeuta
no se refleje en el tratamiento, y no solo eso, determinar si una persona está capacitada para
brindar psicoterapia o terminar como el Dr Finch que es el claro ejemplo de cómo no ser un
buen psicoterapeuta.

También podría gustarte