Está en la página 1de 6

941-Tribunal de Apelación en lo Civil y Comercial, Cuarta Sala, Expte.

: “Ricardo
Daniel Contreras Ayala c/ Chun Mou Shih y otros s/ Reivindicación” (Ac y Sent Nº
142)
Legislación Citada: Constitución Nacional: 17, 109; Código Civil: 2407, 2408, 2411;
Código Procesal Civil: 192, 195, 203.
TEXTO COMPLETO:
Asunción, 30 de octubre de 2014.
Previo análisis del caso sometido a estudio, el Tribunal resolvió plantear y votar las
siguientes:
Cuestiones:
Es nula la Sentencia recurrida?
En caso contrario, es ella justa?
Practicado el sorteo de Ley, dio el siguiente resultado: Dr. Eusebio Melgarejo Coronel,
Raúl Gómez Frutos y el Dr. Carlos Escobar Espínola.
A la primera cuestión planteada, el Miembro preopinante Dr. Eusebio Melgarejo Coronel,
dijo: El recurrente desiste expresamente de éste recurso, y como esta Alzada no observa
vicios o defectos de procedimientos que motiven la nulidad de la Sentencia Apelada,
corresponde desierto el Recurso de Nulidad. Es mi voto. Conste.
La segunda cuestión, el Miembro preopinante Dr. Eusebio Melgarejo Coronel, prosiguió
diciendo: El representante convencional de la parte demandada, Abogado Leo Van
Nowak, fundamenta este recurso en los términos de su escrito obrante a fs. 148/150. Los
agravios del mismo se pueden resumir en: 1) Que el Juez Inferior dictó sentencia
haciendo lugar a la presente demanda, en base a diligencias preparatorias que han
finalizado el 06 de agosto de 2013. La demanda se inició en julio de ese mismo año, lo
que implica que la misma ha sido iniciada tempestivamente, por lo que la sentencia
adolece de defectos formales por cuanto que no debió ser tomada en cuenta por el
inferior. 2) La demanda promovida por el señor Contreras Ayala tiene por objeto
reivindicar un inmueble, propiedad de mi mandante, adquirido por el reivindicante en
subasta pública en el juicio caratulado “Incidente de Regulación de Honorarios
Profesionales del Abog. Oscar Kuchenmeister y Gloria Ávalos en los autos Chun Shih s/
Supuesto hecho punible contra la vida que se tramita ante el juzgado de Primera
Instancia en lo Civil y Comercial de Hernandarias. 3) La calidad reivindicatoria del
accionante se pone en duda y se ha impugnado convenientemente en la instancia inferior,
en razón de que el juicio, en virtud del cual se ha adjudicado el bien inmueble, objeto de
la reivindicación, aún no posee sentencia firme y ejecutoriada, por tanto, el derecho de
dominio que alega tener el reivindicante aún se encuentra en tela de juicio. 4) No escapa
a la inteligencia de VV. EE. que si la Corte Suprema de Justicia declara la
inconstitucionalidad de las resoluciones atacadas de arbitrarias, las actuaciones
procesales del juicio de regulación serán declaradas nulas, como así también las
resoluciones recaídas en dicho juicio y por ende, será declarada nula, la subasta llevada
a cabo en dicho juicio, de modo que la transferencia hecha a favor del Señor Ricardo
Daniel Contreras Ayala, así como su inscripción deberá anularse y cancelarse
oportunamente. 5) Agrega otras consideraciones por las cuales se agravia contra el fallo
apelado, solicitando la Nulidad de las S.D. aclaratorias y la revocatoria de la resolución
recurrida, haciendo lugar a la demanda reconvencional por usucapión interpuesta por una
parte con expresión de Costas en ambas instancias.
La parte actora a fs. 151/154, contesta el traslado de la fundamentación del apelante, en
donde controvierte las afirmaciones vertidas por el mismo y solicita se dicte resolución
declarando desiertos los Recursos de Nulidad y Apelación, y/o declararen desierto el
Recurso de Nulidad y rechacen el de apelación interpuesto contra la S.D. Nº 23 del 10 de
febrero de 2014, con costas.
Estudiados los autos y realizados los controles pertinentes al fallo apelado, así como
tomados en consideración los fundamentos expuestos por ambas partes, ésta
Magistratura procede a la revisión y análisis de la cuestión sometida a la misma.
En esa tarea es de señalar que se está en presencia de un juicio de reivindicación  cuyas
disposiciones se encuentran contenidas en el Art. 2407 y siguientes del Código Civil
Paraguayo. La misma trata de una acción por medio de la cual el propietario, que ha
perdido la posesión de la cosa, demanda frente a terceros, el reconocimiento de su
derecho de propiedad y la consiguiente restitución del bien.
Por otro lado se advierte que el abogado de la parte apelante menciona en sus agravios
que la demanda entablada por el Señor Contreras Ayala tiene por objeto reivindicar un
reivindicar un inmueble, propiedad de su mandante, adquirido por el reivindicante en
subasta pública en el juicio caratulado: “Incidente de Regulación de Honorarios
profesionales del Abog. Oscar Kuchenmeister y Gloria Ávalos en los autos Chun Mou
Shih s/ Supuesto hecho punible contra la Vida”.
En el referido juicio se dedujo el incidente de nulidad de todas las actuaciones procesales
a partir de la ejecución de la sentencia hasta la etapa de aprobación del remate, dichas
actuaciones viciadas de Nulidad incluían el remate del inmueble que pretende reivindicar
el accionante. Posteriormente el Tribunal de Apelación rechazó dicha pretensión y se
promovió la Acción de Inconstitucionalidad; donde se solicitó expresamente la suspensión
del presente juicio a la Corte Suprema de Justicia; por lo que estando en trámite la acción,
éste juicio no debe prosperar, resalta el agraviante.
En relación a este punto se observa a fs. 133 el Acuerdo y Sentencia Nº 1597, de la Sala
Constitucional de la Corte Suprema de Justicia por lo que resolvió No Hacer Lugar a la
acción de inconstitucionalidad promovida, con costas a la perdidosa; así la cuestión se
encuentra resuelta por el máximo tribunal a lo que nada podemos agregar en este
sentido.
Siguiendo con el relato de agravios, resalta la parte apelante la inexistencia de otra
irregularidad cometida en el juicio de honorarios, pues, tratándose de un bien ganancial, el
inmueble embargado en dicho juicio, luego subastado y adjudicado al reivindicante,
recayó sobre el 100% de la propiedad, por lo que afectó la parte alícuota que le
corresponde sobre dicho bien a la señora Li Ding de Shih, sin haber tenido nada que ver
con la deuda ejecutada al marido.
Sobre el punto señalado no existe constancia en autos que el inmueble objeto de la
reivindicación, sea un bien ganancial o bien propio, salvo a fs. 54, en que existe una
referencia del estado civil (casado) del demandado, lo que a nuestro criterio no es
suficiente para adoptar, por una simple suposición, que se trata de un bien ganancial. Por
otra parte al no haberse ejercido en autos, la acción correspondiente para demostrar la
categoría del inmueble de referencia, habiéndose superado las etapas procesales sin que,
reiteramos, se haya ejercido la acción pertinente, es lógico suponer que se trata de un
bien, en que sea cual fuese la categoría que corresponde, dentro del sistema de bienes
patrimoniales de matrimonio, en este caso particular, haya tenido el consentimiento de la
cónyuge que pudiera tener interés en la retensión del 50% que le correspondía de ser un
bien ganancial, por lo que ésta Magistratura reafirma su tesitura que la etapa procesal
pertinente para discutir la cuestión, en este caso, efectivamente, sin lugar a especulación
alguna quedó preclusa.
Finalmente de existir algún derecho real pendiente de dilucidación tal como mencionó el
apelante reservándose el derecho de ejercerlo, el mismo podrá hacerlo, ejerciendo la
acción real que corresponde. Las negligencias procesales no pueden ser suplidas por el
tribunal y si ya en el escrito de contestación se reservaron el derecho pudiendo ejercerlo
sin ninguna dificultad, por tanto esta Magistratura concuerda con el  A quo en ese sentido.

Asimismo, señalamos que la parte actora ha demostrado la titularidad del inmueble a fs.
09/33, basada en escritura pública, debidamente inscripta en la Dirección de Registros
Públicos, donde se establece la transferencia judicial de inmueble, ordenado por el
Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial, Laboral, de la Niñez y Adolescencia
de la ciudad de Hernandarias a favor del señor Ricardo Daniel Contreras Ayala.
El Art. 2407 del Código Civil Paraguayo, establece que la acción reivindicatorias compete
al propietario de la cosa y a los titulares de derechos reales que se ejercen por la
posesión. La acción de reivindicación y las demás acciones reales son imprescindibles
(subrayado es del preopinante).
El Art. 2408 del citado cuerpo legal, reza: “La acción de reivindicación se da contra el
poseedor que está obligado a restituir la cosa, o que la adquirió del reivindicante o de su
autor, aunque fuese de buena fe, por un título nulo o anulable”.
Procederá también contra el poseedor que la obtuvo de un enajenante contra quien
procedía dicha acción, salvo lo dispuesto en este Código respecto de los adquirientes de
derechos sobre inmuebles o título oneroso y de buena fe”.
En este sentido, los caracteres generales de este tipo de acción son los siguientes: 1) su
naturaleza es real, tiene eficacia “erga omnes”, siendo oponible contra todos; 2) tiene por
objeto específico obtener la restitución de la cosa, siendo, por tanto, de carácter
recuperatorio, y 3) concluye con una sentencia de condena puesto que, de ser favorable,
impondrá al demandado la restitución de la cosa al demandante.
Del análisis de las pruebas producidas por ambas partes litigantes, prima facie, se puede
afirmar que el actor al promover la acción reivindicatoria, reúne las condiciones de
legitimado activo, teniendo en cuenta la valoración de las documentales: basada en
escritura pública, debidamente inscripta en la Dirección de Registros Públicos, donde se
establece la transferencia judicial del inmueble, ordenado por el Juzgado de Primera
Instancia en lo Civil y Comercial, Laboral, de la Niñez y Adolescencia de la ciudad de
Hernandarias a favor del señor Ricardo Daniel Contreras Ayala. Este elemento demuestra
la titularidad de la res litis en el señor Ricardo Daniel Contreras Ayala, por lo que la acción
reivindicatoria, en este caso puntual deviene procedente.
La Constitución Nacional protege la propiedad privada en su Art. 109 “Se garantiza la
propiedad privada, cuyo contenido y límites serán establecidos por la ley, atendiendo a su
función económica y social, a fin de hacerla accesible a todos. La propiedad privada es
inviolable… (subrayado es el preopinante).
Así las cosas, al comprobarse la titularidad del inmueble en el actor, requisito exigido por
nuestro Código de Fondo en su Art. 2407 y concordantes para la procedencia de la acción
de reivindicación; así como la falta de justificación irrebatible por parte de los apelantes,
llevan a esta Alzada a compartir el criterio sustentado por el Juez de grado inferior y
concluir por consiguiente que el fallo apelado se encuentra ajustado a derecho y debe ser
confirmado en todas sus partes, por ser lógico y justo. En cuanto a las costas deben ser
impuestas al apelante perdidoso, por el hecho objetivo de la derrota (Arts. 192 y 203 del
C.P.C.). Es mi voto.
A su turno el Magistrado Dr. Raúl Gómez Frutos manifiesta: Que adhiere su voto al del
miembro preopinante en relación al Recurso de Nulidad interpuesto. Pero, emite su voto
en disidencia en cuanto a la posición asumida por el Conjuez preopinante al Recurso de
Apelación, por los fundamentos a subsiguientes:
Es así, que la resolución recurrida, S.D. Nº 023 de fecha 10 de febrero del 2014
pronunciada en primera instancia, hizo lugar a la acción de reivindicación promovida por
el Señor Ricardo Daniel Contreras Ayala contra los Señores Chun Mou Shih y Li Ding de
Shih y sus menores hijas, Elizabeth y Verónica Shih Ding, que el representante de la parte
demandada recurre y presenta su escrito de fundamentación a fs.  148/150. Aduciendo,
en relación a la acción de reivindicación, y en concordancia con lo dispuesto por el Art.
2411 in fine de nuestro Código de Fondo, que deja a salvo el derecho del propietario
desposeído para impugnar el acto viciado si no tuvo intervención en él ni consintió su
realización. Arguye, que concuerda con el Artículo 17 de la Constitución, que establece el
principio del debido proceso. Agrega, que la cónyuge del Señor Chun Mou Shih, la Señora
Li Ding de Shih, es legítima propietaria del 50% de dicha propiedad, teniendo en cuenta
que dicho bien es ganancia. Dice, que la afectada no ha tomado participación del juicio
principal, por el cual se ejecutó dicho inmueble en la regulación  de honorarios
profesionales, y que concluyó en la subasta de dicho inmueble, sin su participación.
Concluye, solicitando la revocación de la resolución recurrida en todas sus partes.
A su turno,  la contraria en su escrito de fs. 151/154, sostiene que corresponde la acción
de reivindicación, por cuanto, tuvo en cuenta la transferencia judicial del inmueble a favor
de la actora, con lo cual quedó probada la propiedad de su representado. Sostiene, que
no hay dudas en cuanto a la calidad de propietario de la actora, cumpliéndose de esta
manera los requisitos exigidos por el Art. 2407 del Código Civil. Concluye, sosteniendo
que se declare desierto el Recurso de Apelación interpuesto por la demandada.
Se trata de establecer la procedencia de una demanda proveniente de acción de
reivindicación.
Al respecto, cabe establecer con precisión, cuando decimos que para la procedencia de la
acción reivindicación debe reunirse los siguientes requisitos: a) individualización precisa
del inmueble; b) la justificación de la calidad de propietario del inmueble objeto de la
reivindicación; y c) la posesión del obligado a restituirlo.
En primer término y en cuanto al primer presupuesto, la individualización precisa del
inmueble es un hecho no controvertido en autos, por lo que esta Magistratura no se
pronunciaría al respecto, ya que ambas partes individualizan la res litis en la misma
ubicación.
De esta manera, pasamos al estudio del segundo presupuesto para la procedencia de la
presente acción de reivindicación, que es la justificación de la calidad de propietario del
inmueble objeto de la  reivindicación. Este hecho si ha sido controvertido en autos, ya
que, por un lado, la actora reivindica como legítima la adquisición de dicha propiedad a
través de la transferencia judicial de inmueble y la demandada, controvierte dicho hecho,
en base a que afectó a la parte que pudiere corresponder a la Señora Li Ding de Shih.
Acertadamente, el miembro preopinante mencionó que se trataba de inmueble adjudicado
de carácter ganancial, ya que el Señor Chun Mou Shih se encontraba casado y la
adjudicación de dicho inmueble recayó sobre la totalidad del inmueble asó como la
posterior transferencia judicial de la misma. El miembro preopinante, indicó un hecho
revelador sobre el objeto de controversia, que la Señora Li Ding de Shih, no tuvo
participación en el juicio de regulación de honorarios, donde posteriormente dicho
inmueble fue adjudicado a favor del Señor Ricardo Daniel Contreras Ayala.
Dentro de esta orientación, nos remitimos a lo que cito el A quo en la sentencia recurrida,
donde expresó que sobre el punto mencionado precedentemente, no puede ser objeto de
revisión o consideración en esta causa, apoyándose el preopinante en la misma tesitura.
En estas condiciones, es conveniente traer a colación lo dispuesto por el Art. 2411 in fine
del Código Civil, a fin de dilucidar el thema decidendum en cuestión y en tal sentido, dicho
apartado legal menciona expresamente: “El propietario desposeído tendrá acción para
impugnar el acto viciado si no tuvo intervención en él, ni consintió su realización”. En
primer lugar, la calidad de propietario la poseía el Señor Chun Mou Shih y la Señora Li
Ding, ya que se trataba de un inmueble de carácter ganancial, como bien lo afirmara el
miembro preopinante. En segundo lugar, corroboramos fehacientemente, según las
constancias del expediente, que la Señora Li Ding de Shih, no tuvo participación en el
proceso penal, y por tanto, tampoco tuvo participación en la regulación de honorarios
profesionales. Es por ello, que la Señora Li Ding de Shih, tiene acción para impugnar
dicha acción reclamada por el tercero comprador de dicha propiedad.
Ahora bien, esta Magistratura no se pronunciará con respecto a la validez o invalidez de la
transferencia judicial del inmueble a favor del Señor Chun Mou Shih, pero no por ello,
convalidaremos una acción de reivindicación contra un legítimo propietario de un
inmueble que no ha tenido participación de la subasta de la misma, dejando en total
indefensión.
Además, como si bien lo expusiera el mismo preopinante, en cuanto a lo que concierne la
inviolabilidad de la propiedad privada, y as así, que debemos tener en cuenta, dicho
precepto constitucional (Art. 109) al tiempo del análisis de la presente acción de
reivindicación. Frente a la necesidad de rodear de garantías a la propiedad, es que
debemos proteger a aquellos titulares de dominio que lo han adquirido de buena fe. De
esta manera, se debe velar por la seguridad jurídica, principio fundamental que debe
tenerse en cuanta a la hora de realizar las transacciones de esta naturaleza.
Al no constatarse la participación de la Señora Li Ding en la subasta realizada de la
Matrícula Nº 29.249 del Distrito de San Roque, por lo cual se puede reputar dicho acto,
como inoponible al propietario. Es por ello que, en caso de que el poseedor invoque un
título mejor, puesto que in pari causa condictio, possidentis mellior est: en igual de
condiciones, triunfa el poseedor.
En estas condiciones y al no darse cumplimiento total al segundo elemento de la
reivindicación, y es así, que la justificación de la calidad del propietario, solamente se da
por parte que pudiere corresponder al Señor Chun Mou Shih, ya que este Señor si fue
parte del proceso penal, que tuvo como consecuencia la regulación de honorarios y la
posterior subasta del inmueble, y el mismo se encontraba en posesión del inmueble como
ocupante precario, por lo que, la acción de reivindicación contra el Señor Chun Mou Shih,
devendría totalmente procedente.
En tercer término, en cuanto a los presupuestos de la presente acción de reivindicación,
tenemos la posesión del obligado a restituirlo, en caso del Señor Chun Mou Shih, este se
encuentran obligado a restituir dicho inmueble, en la parte que le correspondiere, y en
cuanto a la Señora Li Ding de Shih, no corresponde la restitución de dicho inmueble
conforme a los fundamentos expuestos supra.
En cuanto a la imposición de las costas en ambas instancias, corresponde su imposición
en forma proporcional a los Arts. 195 y 203 del Código Procesal Civil.
En conclusión, y conforme a los fundamentos expuestos precedentemente por este
Miembro, corresponde que la resolución recurrida sea revocada parcialmente, haciéndose
lugar a la presente acción de reivindicación contra elñ Señor Chun Mou Shih y
revocándose la parte que hiciere lugar contra la Señora Li Ding de Shih, sus menores
hijas Elizabeth y Verónica Shih Ding y la imposición de costas en forma proporcional (Art.
203 C.P.C.)
A su turno el Magistrado Dr. Carlos Escobar Espínola, manifiesta que se adhiere a la
opinión que antecede por compartir los mismos fundamentos.
Con lo que se dio por terminado el acto, previa lectura y ratificación de su contenido,
firmando los Señores Miembros, por ante mí la Secretaria Autorizante de que certifico,
quedando acordada la sentencia que sigue.
Visto: Lo que resulta de la votación que instruye el acuerdo que antecede y sus
fundamentos, el Tribunal de Apelación en lo Civil y Comercial, Cuarta Sala, Resuelve:
Desestimar el Recurso de Nulidad. Hacer Lugar parcialmente al Recurso de Apelación
interpuesto contra la S.D. Nº 023 de fecha 20 de marzo de 2013, dictada por el Juez de
Primera Instancia en lo Civil y Comercial del Sexto Turno de esta Capital, y en
consecuencia dejar establecido que la reivindicación del 50% de la res litis se hace lugar
contra el Sr. Chun Mou Shih y se rechaza contra la parte correspondiente a la Sra. Li Ding
de Shih y sus menores hijas Elizabeth y Verónica Shih Ding. Imponer costas en forma
proporcional. Anotar, registrar, notificar por cédula y remitir una copia a la Excma. Corte
Suprema de Justicia. Ante mí: Miembros: Dr. Carlos Escobar; Dr. Eusebio Melgarejo
Coronel; Raúl Gómez Frutos; Mónica Ramona Reguera Rolón, Actuaria Judicial.

También podría gustarte