ESTUDIO INTRODUCTORIO DE LA EDICIÓN DIGITAL DE LOS PRIMEROS 20 NÚMEROS DE LA REVISTA ARQUEOLOGÍA Y SOCIEDAD DEL MUSEO DE ARQUEOLOGÍA Y ANTROPOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD

NACIONAL MAYOR DE SAN MARCOS, LIMA-PERÚ ==============================================================

ARQUEOLOGÍA Y SOCIEDAD: BIOGRAFÍA DE UNA REVISTA CIENTÍFICA
Henry Tantaleán

En esta ocasión tan importante en que la emblemática revista Arqueología y Sociedad cumple 40 años de existencia y, paralelamente el Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ha cristalizado el proyecto de poner a disposición de los investigadores e interesados los números anteriores de la revista mencionada, poco accesibles, en formato digital, creo que vale la pena parar un poco y ver hacia atrás para ver su historia: ver el camino andado por sus gestores. Para ello, he tratado de realizar un análisis con variables objetivas del devenir de la vida de la revista Arqueología y Sociedad. He tratado, como lo he venido haciendo con otras revistas como la Gaceta Arqueológica Andina (Tantaleán 2004, 2006), de hallar variables objetivas para cuantificar la producción científica que en tanto producción social, se materializa en revistas como Arqueología y Sociedad y, por tanto, es factible de valorar cuantitativamente. Los cuadros que acompañan este texto grafican el análisis realizado en base a una muestra de 131 textos aparecidos en 19 volúmenes publicados entre los años 1970 y 2009. Así pasaremos a revisar la historia de esta revista. Arqueología y Sociedad nació en el año de 1970 como parte de una agenda planteada por el entonces director del Museo de Arqueología y Etnología: Dr. Luis G. Lumbreras Salcedo quien asumió su gestión en la re-apertura de este museo un 21 de octubre de 19691. Como buen heredero del maestro Julio C. Tello, quien fundó este Museo en 19192, Lumbreras supo que la publicación de las investigaciones científicas eran vitales para la arqueología en tanto ciencia social, como él la entendía. De hecho, Lumbreras estaba a dos años de realizar su viaje a Valparaíso, Chile, donde se dictarían las notas de clase que luego terminarían siendo publicadas como “La Arqueología como Ciencia Social” (Lumbreras 1974). Por ello, es posible plantear que el nacimiento de Arqueología y Sociedad sería fruto de la unión de una arqueología nacional todavía

Investigador asociado del Museo de Arqueología y Antropología de la UNMSM y del Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA). 1. El “Proyecto de Organización y Fines del Museo de Arqueología y Etnología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos” se puede encontrar en el número 2 de esta serie. 2. Para una breve historia de las vicisitudes del Museo de Arqueología de la UNMSM se puede consultar Olivera1970.

reducida cuantitativamente y una perspectiva social inspirada en la del prehistoriador australiano Gordon Childe quien también conoció esa esfera de la arqueología, sobre todo, a consecuencia de su descubrimiento del materialismo histórico, como ciencia y como actividad política3 (Trigger 2006: 344). Así pues, el proyecto de la revista Arqueología y Sociedad como su propio fundador manifestó en la presentación de su número 1: “(…) aspira[ba] a publicar trabajos inéditos o poco conocidos de investigadores nacionales y extranjeros, que permitan comprender mejor las antiguas culturas que se desarrollaron en el área andina. Confiamos en que esta serie será de utilidad para profesionales y estudiantes, así como para los interesados en estos temas.” En estas palabras e Lumbreras se ven encarnada la misma propuesta y praxis que realizaron Tello, Childe y sus demás seguidores: una arqueología inclusiva que lejos de reproducir prácticas y mentalidades elitistas convirtiese a la arqueología en una practica con proyección social. Si se quiere, la razón de ser original de esta revista fue la de establecer un espacio democrático, plural y abierto.

CUADRO 1: Números de la Revista Arqueología y Sociedad publicados por año

3. De hecho, el primer número de Arqueología y Sociedad se inaugura con un homenaje a Gordon Childe que es la traducción de un texto de Irving Rouse (1958) aparecido en American Antiquity.

CUADRO 2: Cantidad de artículos por número de revista Asimismo, la aspiración original de Lumbreras fue que la publicación de Arqueología y Sociedad tuviese una periodicidad trimestral. Sin embargo, en toda la vida de la revista esto solamente se realizó en su primer año (cuadro 1). Al año siguiente, en 1971, se redujo a la mitad, publicándose los números 5 y 6, para acabar esta primera etapa con la publicación de un número doble (7-8) en 1972. En esta primera época, Arqueología y Sociedad era un boletín, pues, este fue el formato y la idea original de Lumbreras: una publicación que reuniese textos importantes para la arqueología y a la vez divulgar las actividades del Museo. En esos números como se puede ver en el cuadro 3, también una orientación que se ha hecho ya clásica en la revista es la de textos que rindieran homenaje a investigadores que aportaron teórica y prácticamente a la disciplina en el Perú (Childe, Izumi, Valcárcel, Larco Hoyle, Tello). Luego de esta época, la publicación reposaría durante unos 11 años cuando en el año 1983 salió a la luz un número monográfico (Número 9 de la serie) sobre la Arqueología del valle medio del Rímac de Jorge Silva y sus asociados, específicamente, sobre sus investigaciones en el área de Huachipa-Jicamarca y que será importante como veremos más adelante como un primer texto que introduce a la arqueología nacional, enunciados y categorías procesualistas. Al año siguiente, en 1984, se publica un nuevo número que retomará la colección de artículos en los que resaltan los de Jorge Silva sobre el sitio monumental de El Paraíso o Chuquitanta en el bajo del rio Chillón y el del Sitio de La Centinela, en Chincha de Idilio Santillana, ambos profesores de esta casa de estudios.

Posteriormente, vendría una nueva etapa de silencio de las publicaciones oficiales arqueológicas sanmarquinas y que justamente coinciden con la mayor etapa de violencia en el Estado peruano y con los problemas económicos del primer gobierno de Alan García. De hecho, esta cuestión se hacía sentir cuando Jorge Silva en la presentación del volumen 10 escribe: “La falta de recursos económicos motivó la demora en su edición”. Era la época en la que el museo comenzó a ser abandonado y paso a depender de la burocracia más que de los científicos. Como recordará la gente algo mayor que yo, los 80s no fue el mejor momento para la investigación nacional o para la extranjera, como también Richard Burger (1989) nos recuerda en su síntesis de la investigación en el Perú en dicha década. Pasada esa etapa difícil, llegaría la década de los 90s con una serie de cambios políticos y económicos, basados en la aplicación de modelos neoliberales en la estructura económico-política del Estado peruano. Con ello, la re-organización de este aparato y la guerra frontal contra sendero causa la intervención de la Universidad San Marcos. Con todo hacia 1991 se publicó un nuevo número monográfico que sintetizaba los trabajos arqueológicos realizados entre 1977 y 1986 por el equipo norteamericano dirigido por Timothy Earle en el valle del Mantaro (Matos 1990: 534), denominado Upper Mantaro Archaeological Research Project (UMARP), proyecto arqueológico que hizo patente en el Perú que un nuevo “paradigma”: el procesualismo, se había instalado en la práctica arqueológica hegemónica mundial. Sin embargo, este esfuerzo editorial no tendría prolongación por los problemas internos de la Universidad y, en especial, por la estructura jerárquica en la que el Museo se encontraba prácticamente a la deriva, y muchos de los aquí presentes, recordaran el estado lamentable y ruinoso en el que se encontraban las instalaciones de eso que románticamente llamábamos “museo”. Así pues, tendrían que pasar unos 8 años para que en 1998 se publique el número 12 ya bajo de la dirección del Museo de la Dra. Ruth Shady quien emprenderá un ambicioso proyecto editorial que no solamente incluyó a esta revista sino a uno de los más esperados proyectos del Museo y anhelo de los investigadores: la publicación de documentos que formaban parte del Archivo de Julio C. Tello, depositados en esta casona (Olivera 1970). Esta fue la época de renacimiento del Museo que coincidió también con la restauración de este edificio monumental e histórico. En ese número todavía se puede apreciar que los textos publicados son más bien dispersos en cuanto a temática. Pero lo más importante, como verán en el cuadro 1, es la regularidad de la publicación hasta la actualidad. Claramente las condiciones materiales habían cambiado. Será a partir del siguiente número cuando los intereses por temas que ahora están en debate como el del temprano surgimiento de la arquitectura monumental en el Norte Chico llenarán la mayoría de las páginas de esta publicación y las del “Boletín del Museo”. La siguiente etapa sería la de la “Comisión Directiva” del Museo integrada por profesores de la UNMSM como Javier Alcalde, Rafael Vega-Centeno, Virgilio Cabanillas y Harold Hernández y que llegó a publicar los números 15, 16 y 17. En el

caso del numero 15, posiblemente como consecuencia de la acumulación de material de las investigaciones, este número fue bastante ecléctico con temas que iban desde la arqueastronomía hasta la esclavitud en el Perú pasando por estudios de textiles y la ocupación Inca en variadas zonas de los Andes. El numero 16 de esta revista publicado en el 2005 es un número monográfico que reúne textos que giran en torno al sitio de Pacopampa y las sociedades formativas del área de Chota, Cajamarca. Estos textos fueron en su mayoría publicados por el Seminario de Historia Rural Andina de la UNMSM y son el testimonio de su época de mayor trabajo relacionado con la arqueología y alentado por su entonces director, el Dr. Pablo Macera, quien había visitado personalmente el sitio en 1966 (Rosas y Shady 1970). Allí, se podrán encontrar artículos de arqueólogos y arqueólogas que, en ese entonces, estaban consolidándose en la arena arqueológica nacional como Hermilio Rosas, Ruth Shady, Rosa Fung, Isabel Flores Espinoza. Idilio Santillana, Daniel Morales y Peter Kaulicke. Ese grupo de arqueólogos formaría una generación importante de arqueólogos sanmarquinos que a lo largo de las tres últimas décadas han generando sus propias líneas investigación en otras áreas del Perú. El número 17, regresa al formato original de la publicación entregándonos una colección de artículos de diversas orientaciones y temáticas pero en las que sobresalen los de la primera parte que fueron producto de una simposio dentro del IV Congreso Nacional de Antropología celebrado en 2005 en la PUCP denominado “Balance y Perspectivas de la Arqueología peruana” coordinado por Rafal Vega-Centeno. Se tratan de artículos historiográficos y de análisis del desarrollo arqueológico y de las ideologías que han inspirado diferentes representaciones arqueológicas en el Perú. Así tenemos, los textos de Peter Kaulicke, Rafael Segura y Henry Tantaleán. A estos se les adicionó un texto de Christian Mesía sobre Julio C. Tello, que encaja muy bien con la temática mencionada. Asimismo, en el mismo número, un artículo de Elmo León planteó nuevamente el tema de la calibración en arqueología, una cuestión que Leonid Velarde ya había discutido en un número anterior. Por su parte, un texto de Viviana Siveroni hace una revisión crítica del tema de los “Templos Mito” que, desde una perspectiva que se acerca al postprocesualismo, critica los presupuestos y lugares comunes en nuestros discursos acerca de los edificios relacionados con el Arcaico Tardío. Los demas artículos recorren temas como las recientes investigaciones en Pacopampa por el equipo peruano japonés, las investigaciones del equipo alemánperuano en Nasca, los análisis arqueogenéticos de poblaciones Mochica y Sicán, la muerte violenta en contextos tardíos del sitio de Cerro Lampay y dos textos sobre los Incas: uno de César Astuhuáman sobre el concepto de provincia y el otro de Raúl del Mar sobre el sitio de Curamba. El número se cierra con un texto de Harold Hernández sobre la figura de Santiago Matamoros y como este se “transfiguró” en Santiago Illapa en los Andes peruanos. Para finalizar tenemos la última fase en la cual el Museo estuvo dirigido por Carlos del Águila y que junto a su equipo de trabajo, donde hay que resaltar a Juan Roel, han

hecho posible tener prácticamente un número de Arqueología y Sociedad por año y que ha ido integrando y ofreciéndole una calidad académica y estética apreciable en estos tiempos donde todo el mundo lee “virtualmente”. Así llegaron a nuestras manos los números 18, 19 y 20 donde nuevamente se revela el carácter ecuménico de la revista. Para no abundar en más detalles sobre los textos publicados en estos últimos números, en el cuadro 3 podremos observar las diferentes orientaciones que tienen esos artículos. Claramente, la última década es la que ha generado un mayor volumen de publicaciones y diferentes posiciones teóricas y prácticas plasmadas en sus páginas (Cuadro 2 y 3). De este análisis también se puede vislumbrar que el historicismo cultural sigue siendo la teoría y metodología asociada con la mayor presencia en la publicación, algo que se corresponde con análisis desde dentro y fuera de la arqueología peruana (Matos 1990: 511, Aguirre 2005, Tantaleán 2004, 2006, Politis 2006). De hecho, la revista nace en plena vigencia de dicha tendencia teórica, ampliamente utilizada por autores nacionales como extranjeros. Los trabajos de la Comisión Fulbright que subvencionó investigaciones de arqueólogos norteamericanos como Dorothy Menzel (1971), Dwight Wallace (1970a, 1970b) o Paul Tolstoy (1971), a finales de la década de los 1950s y en los que se insertaron arqueólogos sanmarquinos, mediante el Instituto de Arqueología y Etnología, como Luis Lumbreras o Rosa Fung hizo posible una fuerte influencia de dicha tendencia teórica y sus soluciones metodológicas para las representaciones arqueológicas (Schaedel y Shimada 1982: 362, Matos 2007: 11). Asimismo, como comentábamos arriba, también en esta revista se puede ver como se comienzan utilizar conceptos y metodologías derivados de la teoría procesual norteamericana en los primeros años de la década de los 1980s (Silva et al. 1983, Silva 1984) pero que tuvieron sus fundamentos en la intensa colaboración científica con trabajos de campo entre arqueólogos peruanos y norteamericanos, como en el caso de Ramiro Matos y un arqueólogo procesual tan influyente como Kent Flannery a finales de la década de los 1960s (Parsons y Matos 2002: vii). Creemos que otro importante aporte de Arqueología y Sociedad es que en los últimos números ha comenzado a ofrecer textos que tratan de hacer una historia critica de la arqueología peruana (Makowski 2000, Kaulicke 2006, Segura 2006, Mesía 2006, Siveroni 2006). Esto supone iniciar y desarrollar un diálogo más amplio y que escape de los viejos discursos que idealizaban el pasado y que ahora lo hacen más cercano a otros investigadores y público en general y que hacen evidente que los arqueólogos, como los demás seres humanos, también son productos de su tiempo histórico. También en esta revista se puede apreciar la publicación de una diversidad de arqueólogos formados en diferentes tradiciones teóricas, especialmente fuera del estado peruano, no solamente norteamericanos sino también de otras nacionalidades (Seki et al. 2006, Reindel et al. 2006, Moutarde 2007, Sakai et al. 2007, Bachir 2007, Eeckhout 2008, entre otros) lo que hace de esta revista un verdadero reflejo de la dinámica y diversidad en la que se producen las investigaciones arqueológicas en el país.

De esta manera, la revista Arqueología y Sociedad puede servir para tomar el “pulso” de lo que ha estado sucediendo en la arqueología desde la década de los 70s hasta la actualidad, por lo menos, la publicada por esta revista sanmarquina. Aquí también es necesario recordar que, a pesar que existen otras publicaciones especializadas en arqueología en el Perú, solamente en el Latindex-Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal4 figuran Arqueología y Sociedad y el Boletín de Arqueología de la Pontificia Universidad Católica del Perú, lo cual además de ser algo que nos llena de orgullo como sanmarquinos, también, supone una responsabilidad en mantener una calidad académica y editorial acorde con otras publicaciones que ostentan estándares internacionales.

CUADRO 3: Artículos publicados en Arqueología y Sociedad según tipos de aproximaciones al pasado Para finalizar, se puede decir que la revista Arqueología y Sociedad está más viva y vigente que nunca. Está viva porque sus contribuyentes han sabido confiar en hacer una arqueología nueva que, si bien parte de la tradición arqueológica reciente y mas extendida, también comienza a regenerarse, dejando atrás lugares y postulados comunes y atreviéndose a ver más allá de las “ruinas” y los “huacos”: quieren llegar a sus productores y productoras. En ese camino, nuestro compromiso es seguir apoyando a la investigación arqueológica realizada en el Perú con revistas como Arqueología y Sociedad que sus directores han querido y han sabido otorgarle vida. Por su parte los
4

Ver <http://www.latindex.unam.mx/ficha.php?clave_tema=6&nivel_tema=5.3&opcion=1>

investigadores nacionales y extranjeros también han comenzado a ver con buenos ojos y confianza a esta revista de humilde origen y a contribuir en ella con el fruto de sus investigaciones, cumpliendo de esa manera los objetivos para los que nació esta publicación. Justamente con respecto a la investigación, que fue un elemento esencial y orgánico del Museo, presente en la agenda de sus directores como Tello o Lumbreras, se debe retomar este compromiso, generando y siguiendo líneas o programas de investigación de mediano y largo plazo. Así, tendremos un verdadero espacio de producción y distribución científica que vuelva a ocupar el lugar que nunca debió dejar y que le corresponde como parte de la Universidad Decana de América.

Agradecimientos Desde que era un estudiante sanmarquino siempre encontré refugio en el Museo de Arqueología de San Marcos. Desde mediados de los 90s he asistido a este lugar para realizar diferentes actividades: limpieza, catalogación, traslado e inventario de objetos arqueológicos, análisis de colecciones, conferencias, seminarios, lecturas, escritura de textos científicos, diagramaciones, conversaciones con amigos, etc. Por todo ello, quiero agradecer a todos los que posibilitaron mi crecimiento personal y académico en un lugar tan especial en mi vida, en especial a Nélida Gamero, Javier Alcalde, Carlos Del Águila y Fernando Fujita. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS Aguirre, Manuel 2005 La Arqueología Social en el Perú. BAR International Series 1396. Oxford. Bachir, Aïcha 2007 Dinámica y Desarrollo de un Centro Ceremonial Andino. El Caso de Cahuachi. Arqueología y Sociedad, 18. Burger, Richard 1989 An Overview of Peruvian Archaeology (1976-1986). Annual Review of Anthropology, 18: 37-69. Eeckhout, Peter 2008 Poder y Jerarquías Ychsmas en el valle de Lurín. Arqueología y Sociedad, 19. Kaulicke, Peter 2006 Política, práctica y teoría en la Arqueología del Perú. Arqueología y Sociedad, 17. Lumbreras, Luis 1974 La Arqueología como Ciencia Social. Histar. Lima. Makowski, Krzysztof 2000 El Síndrome de Catal Huyuk: Observaciones sobre las Tendencias Aglomerativas Tempranas. Arqueología y Sociedad, 13. Matos, Ramiro 1990 Arqueología Peruana (1970-1990): Algunos Comentarios. Revista Andina, 2: 507553. 2007 Duccio Bonavia Berber y la Arqueología Peruana. En Arqueología y Vida, 1: 1138. UNT/IFEA. Trujillo.

Menzel, Dorothy 1971 Estudios Arqueológicos en los Valles de Ica, Pisco, Chincha e Ica. Arqueología y Sociedad, 6. Mesía, Christian 2006 Julio C. Tello: teoría y práctica en la arqueología andina. Arqueología y Sociedad, 17. Moutarde, Fanny 2007 La Madera y los Carbones como Testigos del Paleo-ambiente, la economía Vegetal y el Mundo Ritual del Perú Precolombino. Metodología y Problemáticas. Arqueología y Sociedad, 18. Olivera, Julio 1970 El Archivo Tello. Arqueología y Sociedad, 3. Parsons, Jeffrey y Ramiro Matos 2002 Foreword. En D’Altroy, Terence et al.: Empire and Domestic Economy. Kluwer. New York. Politis, Gustavo 2006 El Paisaje Teórico y el Desarrollo Metodológico de la Arqueología en América Latina. Arqueología Suramericana, 2(2): 168-174. Reindel, Markus; Johny Isla y Karsten Lambers 2006 Altares en el desierto: las estructuras de Piedra sobre los geoglifos Nazca en Palpa. Arqueología y Sociedad, 17. Rosas, Hermilio y Ruth Shady 1970 Pacopampa: Un Complejo Temprano del Periodo Formativo Peruano. Arqueología y Sociedad, 3. Rouse, Irving [1958]1970 Homenaje a Gordon Vere Childe. Arqueología y Sociedad, 1. Sakai, Masato; Juan Pablo Villanueva, Yuji Seki, Walter Tosso y Araceli Espinoza 2007 Organización del Paisaje en el Centro Ceremonial Formativo de Pacopampa. Arqueología y Sociedad, 18. Schaedel, Richard e Izumi Shimada 1982 Peruvian Archaeology, 1946-80: an Analytic Overview. World Archaeology, 13(3): 359-371. Segura, Rafael 2006 Arqueología y sociedad. Una percepción acerca de los discursos sobre el pasado prehispánico y su divulgación pública. Arqueología y Sociedad, 17. Seki, Yuji; Walter Tosso Morales, Juan Pablo Villanueva y Kinya lnokuchi. 2006 Proyecto Arqueológico Pacopampa '05: Avances y Correlaciones Regionales. Arqueología y Sociedad, 17. Silva, Jorge; K. Hirth, Rubén García y J. Pinilla 1983 El Formativo en el Valle del Rímac: Huachipa-Jicamarca. Arqueología y Sociedad, 9: 1-92. Silva, Jorge 1984 El Paraíso y los Centros Ceremoniales Tempranos de la Costa Central. Arqueología y Sociedad, 10:

Siveroni, Viviana 2006 Mi casa es tu templo: una visión alternativa de la arquitectura de la tradición Kotosh. Arqueología y Sociedad, 17. Tantaleán, Henry 2004 L’Arqueologia Social Peruana: ¿Mite o Realitat?. Cota Zero, 19: 90-100. 2006 La Arqueología Marxista en el Perú. Arqueología y Sociedad, 17. Tolstoy, Paul 1971 Reconocimiento Arqueológico en el Valle de Piura. Arqueología y Sociedad, 5. Trigger, Bruce 2006 A History of Archaeological Thought. Segunda edición. Cambridge University Press. Cambridge Wallace, Dwight 1970a Informe del Reconocimiento del Valle de Chincha. Arqueología y Sociedad, 2 1970b Trabajo de Campo en la Costa Sur del Perú. Arqueología y Sociedad, 2.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful