Está en la página 1de 76

EXTRA 100

REVISTA DE MÚSICA
Año XI - Diciembre 1995

G Al T F ( ¡ n

STÚBAt. 11 A :

i' r i

LUIS CARI.ii

MÚSICA
EN
ESPAÑA
_.. tu mano la poíi que tiene^ ftétta Tí lo que tú
de elegir lo mejor. No te
£s con la duda. Olvidóte personalizados en vuelo regu-
¡e las falsas promesas, los lar, alojamientos seleccionas
precios gancho y las ofertas dos, los programas mej
de última hora, que nunca . diseñados del mercado
acaban bien, y elige lo mej ' mejor relación cal¡dad-pre.._,
ración. Olvídate de
r
i • j» i I • J _ üfl

te puede dar un buen resulta- " I que nunca


do. Es decir, elige M U N D f '1 /•j z¡ jar '. e te da
COLOR, el Tour Operador '
JTJi la menor du

írJ D'¿ Jj
Año XJ EXTRA N" 100 Diciembre 1995

PRESENTACIÓN Antonio Moral


SIN NOVEDAD EN LA ENSEÑANZA 6 Antonio Gallego
DEFENDER EL PATRIMONIO 8 Jacinto Torres Muías
MUSICOLOGÍA EN ALZA 14 Ismael Fernández de la Cuesta
A VUELTAS CON LA EDICIÓN 16 Ramón Barce
COMPONER EN ESPAÑA 20 Cristóbal Haljfter
CADA VEZ MÁS ORQUESTAS 22 Enrique Rojas
TRISTES REFLEXIONES LÍRICAS 24 Arturo Reverter
DIEZ AÑOS DE FIESTA 28 Justo Romero
¿QUIÉN TEME LA SAVIA NUEVA? 52 Juan Ángel Vela del Campo
¿NUEVOS PÚBLICOS? 55 Javier Alfaya
D E LO PÚBLICO Y LO PRIVADO 58 José Luis Méndez Romeu
UN INSTRUMENTO PENETRANTE 40 Delfín Colomé
DESOLACIÓN DE UNA QUIMERA 42 Litis Carlos Gago
PROPIEDADES Y DERECHOS 46 José Miguel Rodríguez Tapia
LA REALIDAD Y EL SUEÑO 50 Luis Simún
AQUELLOS CHALADOS EN SUS NUEVOS CACHARROS 54 José Luis Pérez de Arteaga
DIEZ AÑOS EN VANGUARDIA 58 Eduardo Casanueva Pedraja
LOS CONCIERTOS DE SCHERZO 62
DIEZ AÑOS DE SCHERZO 68
ÍNDICES TEMÁTICOS DE SCHERZO 12
Presidente de honor Reductor ¡ele Consejo de Redacción Retaciones externas
Gerardo Qudpo do Llano Enrique Martínez Miura Javier Alfaya, Roberto y suscripciones
Andrade Malder Ana Mateo
Edita: SCHERZO PraMenle Edición y pp Domingo del Cjmpo CaíleJ,
EDITORIAL S.A. Jusé María Queipo de Llano Arantza Quinlanilla Santiago Martin Bermüdez, Distribución
Antonio Moral, y administración
CVMarqués de Mondeja r, Director Diseño de portada losé Luí; Péte¡ de Arieaga, Cristina García Ramos
11. 2" O Aniónio Moral Salvador Alarcó Arturo Reverter
28028 MADRID V Belén González y losé Luis Téllez
Teléfonos: (91) Í 5 f t 7 b 2 2 / Director Adjunto
725 59 09 Idvier Al laya Redactor gráfico Contabilidad Depósito Legal
FAX: (91)726 I B M R.iid Martin José Antonio Andü]ar M-41822-1985
• 1 •
•M
"•«V-
ARCHIV I
PRODUKTION

CD 445 883 2 nmn CD 447 64-1 2


Canzoni e Oanze COMCERTI
""""piFFARO

CD 44? 095 2 CD 447 074?


VICTORIA-BSQOIEM
OtQta d h t e

C0445 8B2-2 as."í AMSESQFIEVON'OnEB ' CD447106-2

2CDM7 071-2 3CD44SB53-2

N O V E D A D E S 1 9 9 5
PolyGrom IbirUo, S. i . - Suero de Quiniinií, 38-7800? Madrid
DIF7 ANOS DE MÚSICA
PRESENTACIÓN

ANTONIO MORAL

S
e mira hacia airas y lo que se encuentra al mismo nuestros lectores y estamos satisfechos porque lo hemos
tiempo es melancolía y esperanza. Diez años son multiplicado por diez. Sabemos que el proyecto de SCHER-
pocos o muchos, según se mire. Pero, en principio, ZO ha sido posible gracias a la fidelidad de un público lea!
parecen suficientes como para hacer una pequeña y atento, que ha seguido con cariño y buenas dosis de
reflexión y valorar lo acontecido. Cuando SCHEK- comprensión nuestra peripecia editorial y que nos ha
ZO asomó tímidamente su nariz al mundo de la in- acompañado sin desmayo durante todo este tiempo. Pero
formación musical, allá por el mes de diciembre de también queremos agradecer a nuestros anunciantes la
1985, la vida cultural española, y la musical en par- confianza que han depositado en nuestro proyecto. Unos y
ticular, iba despertando de aquel pronunciado letargo en el otros, nos siguieron en el largo y complicado viaje que fue
que había estado sumida durante más de cuatro décadas. hacer pasar de una revista rebosante de buena voluntad y
1985 fue un año de grandes fastos para la música en toda de propósitos renovadores, pero sin apenas medios mate-
Europa. Al igual que en otros países al norte de los Pirine- riales, a una publicación seria, profesionalizada y viable
os, España festejó el «Año Europeo de la Música- con gran- económicamente. A nuestros anunciantes, a ese público, a
des conciertos en Madrid y Barcelona y pequeñas celebra- ustedes, infinitas gracias.
ciones en el resto del país.
Hoy por hoy, y no nos duelen prendas en decirlo,
Metidos en los meses de otoño, mientras un grupo de SCHERZO se ha convertido en una revista reconocida inter-
locos preparaban el primer número de SCHERZO. el Gran nacionalmente y en uno de los puntos de referencia de la in-
Teatro del Liceu estrenaba en Barcelona Moisés y Aaron formación y de la crítica europea. Contamos con el mejor
de Arnold Schoenberg y Euroconcert organizaba un ciclo equipo de colaboradores nacionales y extranjeros y se nos ha
de conciertos alrededor de la figura de J. S. Bach. En Ma- invitado para representar a España, junto a otras siete revistas
drid, el Teatro de la Zarzuela presentaba tres óperas tan de Europa, EE.L'U., Japón y Australia, en los «Carines Classi-
infrecuentes como Acis y Galalea y Xerxes de Haendel o cal Awards-, el premio internacional de la crítica discográfica
Narciso de Domenico Scarlatti y el Teatro Real inauguraba instaurado en la ciudad francesa de Carines, desde enero de
con Agnes Baltsa un nuevo ciclo de Grandes Recitales Lí- este año, aprovechando la celebración del MIDEM (Muestra
ricos. La ONE. con López Cobos a¡ frente, estrenaba una Internacional de la Música). Por otro lado, SCHERZO no ha
nueva obra de Claudio Prieto y el Festival de Otoño nos querido limitar su actividad al campo exclusivamente edito-
traía a Daniel Barenboim y Lorin Maazel con las dos or- rial, sino que también ha desarrollado una importante activi-
questas parisinas, En Toledo se clausuraba el primer sim- dad en la organización de conciertos y en la puesta en mar-
posio de Documentación Musical. Fuera de nuestro país. cha del Festival Mozart de Madrid, que este año alcanzó su
García Navarro debutaba en el Metropolitan neoyorkino y octava edición. A veces el tesón, la capacidad imaginativa pa-
Bruselas acogía dentro de los actos de Eurapalia 85 una ra sacar recursos de donde no los hay o son muy escasos.'.tla
magnífica exposición de instrumentos musicales españo- sus frutos. Al menos eso creemos nosotros.
les de los siglos XVI al XIX. En este contexto histórico, el
2 de diciembre aparecía una revista de música con el Concluimos como empezábamos, diez años son sufi-
nombre de SCHERZO, que se podía encontrar en tres do- cientes para reflexionar y hacer una valoración de nuestra
cenas de quioscos y librerías de Madrid y Barcelona. En la vida musical. Negar que la realidad musical de nuestro
página cuatro de aquel número -Cero- se decía que país no ha cambiado de forma substancial durante lodo
-SCHERZO nacía con la voluntad de ser una revista dife- este tiempo sería injusto, pero todavía persisten viejas en-
rente-. Nos propusimos crear una publicación -exigente, fermedades, algunas de ellas incurables, como es el caso
informada y viva- y a renglón siguiente subrayábamos de nuestra educación musical, que continúa tan deficiente
•Como pretensión es grande y los medios económicos de y errática como señalábamos en los primeros años de an-
que disponemos son escasos-. También dijimos que querí- dadura de SCHERZO. En cambio, han mejorado notable-
amos -traer una cierta claridad a un panorama musical in- mente las infraestructuras musicales, ha crecido un impor-
cierto y desorientado* y que estábamos convencidos de tante número de orquestas y festivales, se ha recuperado
que podía -existir un hueco para nuestra actividad-. El una buena parte de nuestro patrimonio y se ha multiplica-
hueco se ha demostrado que existía y cien números des- do la cantidad y calidad de ¡as ediciones musicológicas y
pués seguimos al pie del cañón. Mes a mes nos hemos fonográficas. De todo ello se habla extensamente en las
esforzado por hacer una revista más -exigente-, mejor -in- páginas que siguen a continuación. Creemos que la oca-
formada- y más viva, pero son ustedes los que tienen que sión era propicia para convertir nuestro tradicional dosier
dar su dictamen sobre si se cumplió o no ese triple objeti- en una gran tribuna de opinión, que finalmente ha toma-
vo. Por nuestra parte, siempre hemos querido mantener- do cuerpo de número extra, y en el que participan un pu-
nos como una publicación plural e independiente, al mar- ñado de personalidades y profesionales relacionados con
gen de los intereses públicos y privados. La experiencia los asuntos musicales de nuestro país. A todos ellos les
nos dice que al menos, en pane, lo hemos conseguido, hemos pedido que reflexionaran en alta voz sobre algu-
porque durante estos diez años hemos resultado bastante nos de los temas que más nos han preocupado durante
incómodos para algunos, que no se ahorraron zancadillas estos diez años. Como complemento a los temas estricta-
de tíido tipo. mente musicales, nos ha parecido útil incluir dos artículos
sobre los cambios tecnológicos que ha habido en la re-
producción fonográfica, así como en el campo de la alta
Somos conscientes de que en estos diez años de revisia fidelidad.
el capital importante que hemos amasado ha sido el de
DIEZ ANOS DE MÚSICA
EDUCACIÓN

A M O N I O GALLLÜO

' ace tiempo que escribí y publiqué una nota so- los centros públicos de los privados, así como esa especie
bre el por entonces último desaguisado educar i- de tierra de nadie, tan esperan/adora a priori. de las escue-
vo-musical (ya ni recuerdo de qué se trataba! y las de música en las que el personal, sin esperar la obten-
anuncié que. como en las jotas, -aquí va la des- ción de ningún titulo, se divertirá aprendiendo y haciendo
pedida-. Si ahora vuelvo sobre el asunto no es música. (,;Lo veremos algún día?). Vamos por partes.
por placer, sino por complacer a los amigos de
SCHERZO, que asi me lo han pedido. Tengo la 1 . La educación general
.absoluta convicción de que no servirá para na-
da, y mucho más cuando ya ni siquiera tengo la paciencia Y tenemos que empezar por la LOGSE, con perdón. Sé
ni la afición necesaria para estar al día en el tema. No he que a muchos de mis colegas es como mentarles a la ma-
roto los viejos papeles, pero ya no guardo los nuevos. dre, pero qué le vamos a hacer. Porque se trata sin duda
Porque papeles, lo que se dice nuevos papeles, haylos de la madre del cordero. Y soy de los que siguen opinando
y muchos. El problema estriba en que las leyes y los decre- que. al menos en lo que a la música se refiere, fue un es-
tos, las órdenes y contraórdenes ministeriales, autonómicas fuerzo serio y absolutamente necesario que nos integró en
o municipales y todo el tinglado de la burocracia dibujan el sistema y que trazó unas mínimas reglas de juego, algo
un panorama que sólo en algún remoto caso tiene algo así como el dibujar las líneas que demarcan una pista de
que Ver con la realidad. Las necesidades están claras, y tenis, Sin ellas, nos pasaríamos el día disputando soba1 si la
cuando leemos los preámbulos y exposiciones de motivos pelota ha botado dentro o fuera. Además, y como quien no
casi se nos sallan las lágrimas de los ojos al contemplar quiere la cosa (tratándose como se trataba de una ley orgá-
qué nobles sentimientos anidan en los corazones de quie- nica para regular la enseñanza «o universitaria), consolidó
nes nos gobiernan. Pero luego, siempre, viene el lío Paco la enseñanza superior musical y la sacó del limbo en el
con la rebaja y -adiós, corte, que me mudo-, como dijo el que dormitaba. De eso hablaré luego.
castizo. Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. Volviendo a
No son apreciaciones individuales, desgraciadamente, las enseñanzas musicales en la educación general, es bien
sino muy comunes patente que la
entre los que nos música en la es-
dedicamos, en cuela no ha mejo-
cualquiera de sus rado, que la músi-
niveles, a la do- ca en los institutos
cencia musical. Es- arrastra las insufi-
tamos, simplemen- ciencias del nivel
te, aburridos y «pa- anterior, y que las
samos cantidad-. actividades musi-
Nos hemos vuelto cales mi prolesio-
escépticos. y sólo nales en la univer-
nosotros sabemos sidad son una es-
IÍI que nos cuesta pecie de guinda
no dar el último en una rarta pasa-
paso hacia el cinis- da de rosca, mu-
mo. Intentaré ex- chas veces malo-
plicar algunas de liente. En resu-
las causas. men, que los ciu-
dadanos y ciuda-
En esto de la danas (como se
educación musical dice ahora con
conviene no per- evidente pleonas-
der de vista que mo o -rebundan-
existen dos aspec- cia») del Estado es-
tos muy diferentes: Real Conservatorio Superior de Música de Madrid RAFA MARTÍN
pañol 'ídem de
el de la música co- lienzo) salen del sistema más bien vírgenes o, lo que es
mo parte del sistema educativo general, y el que conduce a peor, odiando cualquier cosa que huela a música.
la profesión musical. El primero se dilucida en la escuela,
en los instintos y también en las universidades que siguen En el primer nivel, el de la enseñanza preescolar y pri-
manteniendo actividades de dinamización musical a través maria (o como se diga ahora, que ni lo sé ni me ¡mportai.
de conciertos, cursos de divulgación o complementarios y el principal escollo estriba en el prolesorado. Los maestros
otros tipos de actos -para universitarios». El segundo se (perdón, profesores de KGB o de primaria o lo que sean)
cuece en los conservatorios, tanto en los profesionales co- no reciben en sus universitarios planes de esludios forma-
mo en los superiores, y también, aunque sólo en lo que a ción musical suficiente, ni admiten profesionales de otras
la Musicología se refiere, en las universidades. Y en ambos procedencias y, sin embargo, han permitido que unos lla-
casos, habría que contemplar los matices que diferencian a mados -especialistas en educación musical- surgidos de sus
DIF7 ANOS DE MÚSICA
EDUCACIÓN

mismas filas, que han obtenido MIS diplomas en cursillos res o como demonios se diga ahora: recuerden que al re-
ciertamente acelerados, además de inútiles e inanes, hayan creo lo llaman estos cursis -segmento de ocio-) hace que
copado puestos para los que no L-stán preparados. ¡Ni Dios salten chispas por todas partes. Pero eso es coyuntural y
puede saber el daño que están causando! y que causarán acabará arreglándose, espero. Lo peor es la sensación de
también, si alguien no lo remedia, en algunos cursos de la que los nuevos planes no funcionan, que plantean más
ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria, con perdón) que problemas que los que resuelven, y que no están bien afi-
reclaman para sus competencias. nados ti armonizados.
Del resto de los cursos de la ESO. así como de los ciel Es cieno que se han aclarado muchas cosas; que han
antiguo BUP que aún colean en algunos institutos, se ocu- separado por fin ios grados; que se ha separado ¡por fin! al
pan los profesores y catedráticos de enseñan/as medias. profesorado que los atiende, aunque, como el gran Alejan-
Aquí si que es bien perceptible una real mejora en el actual dro con el nudo gordiano, cortando por lo sano; Catedráti-
sistema de selección, sobre todo desde que decayó algo el cos, aunque sea de materias elementales o medias, al Supe-
abusivo control de las .sindicatos con su descarada e injusta rior y Auxiliares, aunque impartieran materias superiores, al
Profesional; que los graduados
.superiores del plan que lenece e
incluso los de planes anteriores
han visto al fin equiparados sus
títulos al de Licenciado -a todos
los efectos-, lo que aclara algo
su negro futuro...
Pero lambién lo es que el gra-
do superior no está donde debe-
ría, en la Universidad (vieja aspi-
ración, y en un país donde ya es
universitario hasta aprender a
poner inyecciones en el trasero);
que los alumnos soportan bi-
bliotecas deplorables, sufren
hasta horarios en distintos cen-
tros, y no tienen las ventajas del
universitario en cuanto a inter-
cambios con Europa, becas de
posgrado, etc.; que el profesora-
do que los atiende disfruta la
condición del de enseñanzas
medias, por lo que tiene unas
obligaciones docentes en verdad
tercermundistas y absolutamente
ninguna obligación investigado-
Un ¡Jrupo de alumnos y profesores en uno de los pasillos del Real Conservatorio Superior de ra, ni medios para hacerla si hay
Música de Madrid (que los hay, lo sé de buena tin-
ta) algún chalado que sea sensible al respecto por aquello
-prima- por años ele servicios interinos, Pero el sistema ha de la negra honrilla; que publique lo que publique, toque
colocado como profesores perpetuos a mucho ignorante donde toque o componga lo que componga, nada de eso
marisabidillo, y sigue contratándose a interinos que no sa- es valorado por nadie a efectos docentes; y que tanto en el
ben hacer el do con un canuto (y que van acumulando primer caso como en el último (dejemos a los intérpretes
puntos) porque salen muy pocas plazas a oposición por aparte, sólo a efectos económicos) sus actividades extraes-
mor del maldito parné. Y para más inri, en algunas Comu- cola res -recuerden, investigación y creación, nada menos-
nidades con (in(competencias educativas, los chanchullos son como esas aficiones tontas que te cuestan dinero de tu
han sido y son verdaderamente clamorosos. De modo y propio bolsillo y haces en fines de semana como otros van
manera que los buenos profesores son aún minoría, por al fútbol..,
otra parte reciben a unos alumnos que a pesar de los cur-
sos primarios anteriores generalmente ni saben ni contes- La Universidad española no quiere saber nada de la
tan, y. lógicamente, se me acaban aburriendo. Cuando los
chicos que tienen en sus aulas apenas saben escribir y en música, salvo algún que otro cursillo de invierno en verano
muchos casos no comprenden lo que leen, ¿para cjué dia- (Complutense) o de verano en invierno (Alcalá), sin tras-
blos -se preguntan- tratar de enseñarles música o cultura cendencias -curriculares-; a excepción de la Musicología o.
musical? (Respuesta en un examen: Moza -léase Mozart- como dicen ahora los teenócratas. de las Ciencias de la Mú-
habría roto con d arzobispo Colorado -Colloredo- y se sica. Pero de eso me tengo prohibido hablar sin la presen-
habría largado de Jabugo-SahhuTRO- porque se había ne- cia de mi ahogado; además, los lectores de esta revista co-
gado a hacerse una foto -a retractarse-). nocen bien mi opinión (aquel ensayo tan fotocopiado que
intitulé -Musicólogos, musicógrafos, musicócagos-) y por
otra parte ese tema lo desarrolla en esie número mi ilustre
2. La enseñanza profesional colega Ismael Fernández de la Cuesta.
En resumen, y de momento, sin novedad, señora baronesa.
Los futuros profesionales de la música andan igual de
embarullados. La LOGSF ya está siendo aplicada en los ni- Antonio Gallego
veles elemental y medio o profesional, pero aún no en el es catedrático de Musicología del Conservatorio
superior íy lo que te rondaré, morena), por lo que la coli- de Madrid y director de Actividades Culturales
sión entre los dos planes de estudios (o diseños curricula- de la Fundación March
DIEZ ANOS DE MÚSICA
PATRIMONIO

JACINTO TORRES MULAS

V
iene a decirnos e! diccionario de la Academia, barie con que nuestros órganos han sido tratados en (antas
con su fría precisión, que patrimonio son los y tantas ocasiones: guerras, destrucciones, obras desafortu-
bienes que uno ha heredado de sus ascendien- nadas, inclemencias meteorológicas, robos y tráfico clan-
tes. Cuando tratamos de aplicar a la música tan destino parecen haberse aliado contra los viejos órganos
amplio concepto, pronto caemos en la cuenta españoles. Con todo, .son muchos los que han sobrevivido
de que el patrimonio musical de un pueblo no y han sido adecentados y restaurados, bien a cargo de las
lo constituyen únicamente los viejos libros y propias diócesis donde se encuentran, bien con la inter-
partituras que un día escribieran sus más cele- vención de las instituciones civiles, públicas o privadas.
brados autores, ni los templos del arte o la docencia que Muchos otros, por el contrario, yacen aún abandonados o
albergan las actividades musicales. Así. atendiendo al térmi- desmantelados, con el riesgo cierto de su destrucción o el
no de -bienes- y a esa noción de -herencia' que nos da la menos aparente pero acaso más letal de caer en manos de
definición académica, trataré de articular estos párrafos se- operarios sin competencia que desvirtúen irreparablemente
gún la diferente índole de tales bienes para acabar refirién- sus características, ya que la profesión de organero no está
dome a lo que me parece ser la actual disposición frente a tipificada ni regulada en el sistema jurídico laboral español
esa herencia. y los riesgos de intrusismo o de espontaneísmo constituyen
una seria amenaza para tan importantes elementos de
El patrimonio musical está formado, en consecuencia, nuestro patrimonio. En cualquier caso, es evidente que en
por determinados objetos de singular valor que se han los últimos decenios se ha fortalecido una ciara conciencia
transmitido a través del tiempo, incluso perdiendo a veces social de conservación y rescate de los órganos históricos.
su función original si a cambio han adquirido otra de ca-
rácter representativo y hasta sim- A pesar de las muchas pérdi-
bólico. Lo forman también los das, los factores decisivos para la
documentos da toda clase que conservación de la absoluta ma-
informan sobre la música en sí yor parte de los órganos han si-
misma, sus autores, sus intérpre- do sus dimensiones y su propio
tes y su incidencia en una socie- aparataje. aspectos con los que
dad determinada. Son igualmente no han contado muchos otros
patrimonio las instituciones que instrumentos de valor histórico y
vehiculan la actividad musical, organológico; claves, fortepianos,
sea en su faceta artística, didácti- arpas, bajones, chirimías, trom-
ca, laboral o cualquier otra. Y, pas, clarines, vihuelas, guita-
por último, entiendo como una rras... han sucumbido en su casi
faceta sutil pero fundamental del totalidad y las escasísimas mues-
concepto de patrimonio los senti- tras que aún perviven están dise-
mientos y las actitudes que evi- minadas, a veces en pésimas
dencian unos valores cuya natu- condiciones, por domicilios par-
raleza e identidad acaso varíen ticulares, instituciones de todo
de unas generaciones a otras pe- pelaje, almacenes de anticuarios
ro que, indudablemente, confor- y, desgraciadamente, apenas sólo
man y dan sentido al propio ha- tres o cuatro museos que merez-
cer y sentir la música. can ese nombre y hagan verda-
deramente honor al mismo.
Órganos y catedrales Mención aparte merece ese vas-
tísimo cúmulo de imágenes que
Entre los primeros elementos nos transmiten los pórticos, mén-
que acabo de señalar como bie- sulas, canecillos y capiteles de
nes patrimoniales destacan (con tantas iglesias, que se amplía con
frecuencia por su imponente as- las representaciones musicales en
pecto, y siempre por lo valioso y miniaturas, vidrieras, tablas, óleos,
vivo de su testimonio histórico y frescos, piezas de orfebrería, tapi-
sonoro) los órganos que en tan ces, dibujos, grabados y tantos
abundante número poblaron des- otros soportes cuya catalogación
de las más encopetadas catedra- Uno de los más ricos tesoros que España posee se sistemática es materia aún pen-
les hasta las parroquias más hu- encuentra en los archivos catedralicios. En la foto la
catedral de Salamanca
diente de nuestro conocimiento y
mildes y apartadas. Pasados ya recuperación patrimonial.
los tiempos de su esplendor litúrgico, el órgano hispano si- Por lo que a los documentos se refiere, bueno será re-
gue manteniendo un lugar muy destacado dentro del patri- cordar que uno de los más ricos tesoros que España posee
monio artístico no ya sólo español sino de toda Europa, es el de sus archivos musicales y, en particular, los catedra-
tanto por su número como por su calidad. Pero tal afirma- licios, que albergan una asombrosa colección de composi-
ción no debe hacernos olvidar el abandono y hasta la bar- ciones musicales originales cuyo origen abarca desde me-
UIFZ ANOS DE MÚSICA
PATRIMONIO

CDVIVAIDI
diados del siglo XVI hasta mediados cié nuestro siglo, en
que la reforma litúrgica emanada del Concilio Vaticano II
+
acabó con la rica música de nuestras catedrales. La obliga- CATÁLOGO
ción impuesta a los maestros de capilla para componer
música nueva para el uso diario de la liturgia solemne ex- 95/96
plica esa sobreabundancia que. con independencia de su 100 producciones
calidad, supera a la de cualquier otra nación del mundo. A originales
pesar de los altibajos producidos por la disminución de la
influencia de la Iglesia en la sociedad, y a pesar también en la vanguardia
de las guerras, revoluciones, saqueos y desastres varios, lal de la investigación
patrimonio se ha conservado hasta nuestros días en condi- musicológica
ciones, si no óptimas, sí más que aceptables.
No es éste el lugar adecuado para tratar el viejo asunto
de la disponibilidad de tales documentas para el investiga-
dor. Por una parte, no cabe duda de que se trata de unos
bienes de propiedad privada pertenecientes a la Iglesia Ca- Esplendor barroco : Galante • Fabio BiontU
tólica; por otra parte, el hecho incontestable de que en la
práctica ha sido la sociedad toda quien directa o indirecta-
mente los ha sufragado a través de los siglos. En la actuali-
dad párete que se está en el camino de solucionar (o,
cuando menos, no agravar) las pugnas de un pasado aún
reciente entre las autoridades eclesiásticas y los intereses
civiles, gracias sobre todo a una clara sensibilización por
parte de aquéllas y a una clara actitud de colaboración (a
veces muy sustanciosa en lo económico y material) por
parte de los poderes públicos.
Con todo, no hasta con su mera conservación, sino que
resulta indispensable su inventario y catalogación, tarea
que se ha visto favorecida tanto por la iniciativa particular
de los investigadores como por determinadas instituciones,
dentro y fuera de la Iglesia, y aunque todavía quede la ma- s
yor parte del trabajo por hacer, son numerosos los catálo- i
gos realizados hasta el presente.
No han gozado de la misma suerte, por el contrario, los
archivos y colecciones documentales civiles. Con sólo al- SCARLATTI
gunas pocas excepciones, tanto más señaladas precisa- Oratorio Humanita e Lucífero
mente por su valor excepcional, en su casi totalidad han
ido desapareciendo, malbaratándose o siendo objeto de
expolio, cuando no han ido directamente a parar a manos Las maravillas medievales
extranjeras, y todo ello ante la mayor indiferencia por par-
te de las autoridades culturales de la nación, como suce- BRIGITTE LE5NE:
dió en fechas todavía recientes con el fondo patrimonial Ave Eva
de la editorial española más importante desde el punto de Canciones de mujeres
vista histórico. del siglo Xll y XIII

Insensibilidad
Por desgracia, no faltan en el presente otras muestras de
la insensibilidad (que a veces se convierte en complicidad
o responsabilidad directa) de las autoridades ante la pérdi-
da o la destrucción del patrimonio documental. Por no ci-
tar más que un caso del que fui testigo y hasta protagonis-
ta, valga la mención de los numerosos legajos con papeles,
cartas, contratos, actas y toda suerte de documentos de la
Conservaduría del Teatro Real que, cuando .se tomó (y va
para diez años) la alegre decisión de cerrarlo para su arre-
glo, fueron también alegremente tirados a los contenedores
de basuras y escombros. De allí pude salvar algunos de
ellos, entre los que se encontraban los completísimos expe-
dientes de quiebra de sucesivos empresarios y sus corres-
pondientes tasaciones e inventarios; los reglamentos de po-
licía del Teatro: los contratos del médico, arquitecto, porte- PIERRE HAMON
ros, mozos, ingeniero de la luz eléctrica, celadoras de (oca- ÜKtnte StrUn
dores, bomberos...; las relaciones del archivo de partituras zulis de pico
y almacén de música; las facturas del corte y confección de Edad Media / Siglo XX
trajes para el personal de servicio; y, descendiendo ya a lo
más anecdótico, hasta los recibos del préstamo al teatro de solicite nuestro catálogo gratuita
la Zarzuela de cuarenta cascos de romano (con sus escu-
distribuidor •harmonía mundi ibérica s.a.
Avda. I'lu del Veril. 24 0X971) Sunl Joan Dti,pi - B ü n d o n a
OPUS 111 - 37 rué Blomet - 75015 París • Frunce
DIEZ ANOS DE MÚSICA
PATRIMONIO

dos y lanzas I. el expediente de devolución a Felipe Pedrell que antes de mi despido alcanzamos a publicar hasta tres
de la partitura y particellas de Los Pirineos, o lü autoriza- sucesivas ediciones, la última de las cuales ha sido reedita-
ción dada por el Duque de Se.sto, a la sazón Alcalde de da el pasado año incluyendo algunos divertidos disparates
Madrid, para que el vigilante nocturno pudiese ¡levar chu- y frustrando de manera definitiva (o ignorándola, más pro-
zo y farol, por no citar sino algunos de los muy variopintos bablemente) la idea original de constituir no un mero cen-
documentos que constituían dichos legajos. so sino una base de datos en .soporte informático y de ac-
No sabía yo entonces (aunque no tardó mucho la oca- ceso y disponibilidad pública y gratuita.
sión de aprenderlo) que por malo que algo sea. si puede Antes de dar por terminado lo referente ai patrimonio
empeorar, empeorará. Confiando ingenuamente en que de documental y su conservación, parece oportuno añadir al-
esos mismos administra tío res qtie desprecian cuanto igno- go referente a su difusión, que en los últimos lustros se ha
ran surgiese la voluntad de enmendar el yerro, cuando les visto multiplicada en lo que se refiere a estudios y publica-
fue ofrecida la posibilidad de recuperación y catalogación ciones que dan a conocer músicas rescatadas del olvido.
de dichos documentos no supieron dar otra respuesta que Durante las décadas centrales de nuestro siglo prácticamen-
la del silencio y el desdén. Y eso sería, ¡usiamenie, lo que te apenas existieron otras publicaciones tiuisicológicas de
merece sti persona y su gestión, si no fuera por lo caro que recuperación patrimonial que las patrocinadas por el Insti-
nos sale a todos su arbitrariedad y su soberbia ignorancia. tuto Español de Musicología del CS1C. con el sólo añadido
Cuando quienes tienen la misión de velar por el patri- de las pertenecientes a algunas instituciones locales, casi
monio cultural actúan de ese modo, no cabe sorprenderse siempre de errática trayectoria y nula planificación desde el
de que muchos particulares se desentiendan de los bienes punto de vista de la investigación sistemática.
o la herencia que les hayan transmitido sus mayores. Asi, Pero desde los primeros años ochenta el panorama
no es del todo raro encontrar en rastrillos y librerías de lan- cambió de manera apreciable: la fundación de la Sociedad
ce libros, cartas, papeles sueltos y partituras autógrafas que Española de Musicología primero, y luego la paulatina im-
llevan el sello o el exlibrísóe algún compositor de nota fa- plantación de estudios musicológicos en conservatorios y
llecido, cuyos descendientes no supieron ver otro mejor universidades han dado lugar a una proliferación de estu-
deslino para la colección documental del maestro que la dios, catálogos y partituras que. sin lugar a dudas, eviden-
venta al peso como papel viejo. cian una actividad constante y Huida. La consolidación de
No sucede asi, por fortuna, en iodos los casos. En oca- los gobiernos autonómicos y las transferencias en materia
siones se hace una donación a tal o cual entidad con la cultural que han asumido contribuyen igualmente al fo-
creencia de que así queda- mento de tales publicacio-
rán a salvo los documentos nes. No obstante, es preciso
y serán cuidados y puestos reconocer que, por una par-
al servicio de la comunidad. le, esa abundancia sigue pre-
Bien verdad es que existen sentando, incluso más acen-
muchas instituciones y bi- tuadas, las mismas inquietan-
bliotecas que se esmeran en tes características de épocas
ello, pero no está de más anteriores: la ausencia de un
advertir ¡a existencia de al- plan sistemático y riguroso
gunas otras en las que. bajo de exploración y análisis;
tas más diversas justificacio- por otra parte, muchos de
nes, lo que se produce es los trabajos surgidos del ám-
un auténtico secuestro de la bito universitario adolecen
documentación, de una auténtica compren-
sión critica de los fenómenos
A los pocos meses de ha- que supuestamente estudian,
cerme cargo del Centro de las más de las veces aborda-
Documentación Musical del dos desde el mero formalis-
INAF.M presenté a la supe- mo positivista que ni siquie-
rioridad el diseño acabado ra es siempre aplicado co-
de un Plan Sacional de Do- rrectamente.
cumentación Musical orien-
tado a concitar y coordinar
esfuerzos dispersos, evitar el Vasallaje
despilfarro de recursos, defi-
nir las propiedades y. funda- Por último, las posibilida-
mentalmente, señalar los ob- des de publicación de obras
jeiivos de una gestión docu- de difusión patrimonial, cu-
mental descentralizada, yo axsie desborda las posi-
abierta y concebida como El órgano hispano sigue manteniendo un luear muy destacad o
bilidades de la iniciativa y la
instrumento al servicio de dentro del patrimonio artístico español. En la (oto: órgano de la
capacidad económica indivi-
todos. Pero el proyecto nau- Colegiata de Zafra dual, quedan severamente
fragó gracias a la indiferencia de quienes detentaban el po- condicionadas a la pertenencia de su autor (o, cuando
der y a la hostilidad de quienes evidenciaron entonces co- menos, a que sus opiniones o actitudes no resulten mo-
mo evidencian hoy la vieja y ominosa preferencia de que lestos) a determinado clan de los que pugnan por exten-
la información siga siendo un resorte cuidadosamente con- der su dominio en este campo. Tratándose también aquí
trolado para el dominio, la exclusión o la censura. de una cuestión de vasallaje, no es otro el resultado que
unas obras sumamente irregulares, con frecuencia pro-
De todo aquello sólo pudo llevarse adelante la idea de ducto más de la sumisión a ciertas pautas que de la inteli-
realizar un censo del patrimonio humano e institucional gencia creativa.
que configura el presente de nuestro mundo musical. Así
nació el repertorio de Recursos .Musicales en España, del Pasando ya al capítulo de las instituciones, hay que
DIEZ ANOS DE MÚSICA
PATRIMONIO

mencionar en primer lugar al decano de lo.s centros de en- se refiere, la revista Ritmo ha cumplido sesenta y cinco
señanzas musicales, el Real Conservatorio de Música de años de existencia, de manera que la colección de sus nú-
Madrid que. fundado en 1830. lia logrado sortear las mil y meros constituye hoy un escaparate de la actividad musi-
una calamidades que ¡alonan su historia y se halla en la ac- cal en España, bien que (como el resto de nuestra prensa
tualidad al inicio de una nueva y remozada etapa. Li solera musical orientada a la música clásica) mediatizado en cada
de la institución queda acreditada por el hecho de que momento por sus relaciones de servidumbre o distancia
prácticamente lodos lo.s grandes de nuestra música pasaron con determinados poderes y. eventualmente. las directrices
por él, así como por sus publicaciones y su espléndida bi- señaladas por éstos.
blioteca. Por el conirario. otras Por último deseo referirme
entidades docentes de vieja rai- a esos sentimientos y actitudes
gamhrc quedaron en el camino, que no constituyen en sí mis-
como el Seminario de Nobles y mos patrimonio alguno, pero
multitud de Escudas, Academias sí son elementos básicos y de-
y Ateneos que florecieron du- cisivos a la hora de determi-
rante la pasada centuria. nar qué siente como patrimo-
También las orquestas cons- nio una colectividad. Un caso
tituyen parte de nuestro patri- muy claro lo tenemos en el
monio institucional. De las anti- folklore musical, hoy en pleno
guas sólo pervive la Sinfónica proceso agónico ante su ya
de Madrid, también ahora reju- inevitable extinción. Aquí tro-
venecida y en excelente forma pezamos con la paradoja de
tras una tortuosa etapa que que la sociedad que, a causa
arranca hace ya casi un siglo y de su propia dinámica, aban-
entronca con la Sociedad de dona y olvida las formas po-
Conciertos que fundó Barbieri pulares de expresión musical,
en 1866. Por su parte, tanto la es la misma que no vacila en
Banda Municipal de Madrid co- reconocer y proclamar el valor
mo la de Barcelona son institu- patrimonial de dichas expre-
ciones igualmente añejas, queri- siones. Y si. por un lado, se
das y entrañadas en su respecti- reinventa una especie de hí-
vo entorno .social, donde son brido neofolklórico justificado
sentidas como auténtico patri- a veces sólo por razones polí-
monio colectivo. De entre los ticas o mercantiles, por otro
coros, algunos vascos y catala- lado se consiente y hasia se
nes con más de un siglo de his- fomenta la ignorancia de los
toria, hagamos siquiera una fu- Iconografía musical del medievo en Silos. Beato de Silos españoles de su propia tradi-
ga?, mención a la Asociación de (detalle del folio 170V.) ción musical, cuyo riquísimo
los Coros de Clavé, la institu- patrimonio ha perdido ya en
ción que todavía hoy. pese a innumerables dificultades,
aglutina la herencia de idealismo filarmónico y societario nuestros días cualquier adarme de vitalidad y es sólo ob-
del músico barcelonés. jeto de curiosidad para cada ve/ un menor número de
estudiosos.
El patrimonio a rqu i tectónico-mus i cal cuenta con alguna Próximo a ese fenómeno es el de la canción popular de
que otra verdadera joya, como el restaurado leatrito die- autor o, por decirlo con esa expresión mentecata tan de
ciochesco de Carlos III en El Escorial. Aún reciente en moda, lo que se ha dado en denominar -la copla-. Magis-
nuestra memoria, el desgraciado incendio del Teatro del traímente encarnada en la obra de algunos letristas y com-
Liceo de Barcelona convirtió en cenizas un siglo y medio positores de los años cuarenta y cincuenta de nuestro siglo;
de historia musical. Tras él, el Teatro Real de Madrid asu- resume viejísimas tradiciones que pasan por la tonadilla
me cierta representación emblemática de nuestros coliseos dieciochesca y se diversifican en el romanticismo entre la
operísticos y en su propia e infausta trayectoria alegoriza zarzuela y la canción de salón. Despreciada durante déca-
también en cierto modo las desventuras de la música escé- das por cualquiera que quisiese darse aires de modernidad,
nica española. nadie parecía reparar en el acervo patrimonial que sus le-
Con no ser. ni mucho menos, un modelo de abundan- tras y sus partituras guardaban. Cuando en la lección ma-
cia, la actividad musical durante el siglo XIX permitía la gistral de apertura de curso del Conservatorio de Madrid en
existencia de algunas editoriales musicales en las principa- 1982 tuve la osadía de hacer una defensa apasionada y crí-
les ciudades que abastecían de partituras a las orquestas y tica de sus valores, fue tal el revuelo y el escándalo por tan
bandas locales y, al tiempo, ofrecían posibilidades de difu- herética actitud que se me amenazó con una sanción disci-
sión para las obras de compositores españoles. Pero la in- plinaria y llegué a temer por mi propio puesto de trabajo
ternacionalización de los repertorios y determinadas inte- como profesor del centro. Pero apenas unos años más tar-
reses editoriales extranjeros propiciaron la paulatina desa- de proliferaban los programas radiofónicos o televisados
parición de nuestros editores: Pujol, Romero, Zozaya y sobre el asunto, si bien atrozmente caricaturizado en su fa-
tantos oíros fueron sucesivamente cerrando sus talleres o ceta más superficial y distorsionada, fetiche huero y objeto
refundiéndolos con otros hasta que la Unión Musical Espa- de culto por los conversos, emporio del marujeo y de los
ñola, que en cierto modo venía a ser la heredera de Nxlos peores tópicos de aquella España rancia que. en un espe-
ellos, terminó por desaparecer igualmente absorbida por jismo fugaz, creíamos ya pasada.
una editorial inglesa. Lo meritorio de otras empresas edito-
riales que traían de remontar las dificultades de un merca-
do exiguo y fallo de vertebración no repara la deplorable jacinto Jorres Muías
pérdida patrimonial en este campo. En lo que a la prensa es musicólogo y catedrático de musicología de la
Escuela Superior de Canto de Madrid
Hm
VILLA REAL
El Gran Hotel de la Opera en el Corazón de Madrid

S
ituado en el centro artístico, político, social, financiero y
comercial de la capital, lindando con las Cortes españolas, el
Museo Thyssen, el Museo del Prado, la Fundación Reina
Sofía y cerca de los grandes teatros, el Hotel Villa Real, cuyo
magnífico edificio es de nueva construcción, auna de forma
perfecta el esplendor del diseño clásico del siglo XIX con la como-
didad de las más avanzadas técnicas del momento actual. En él
están tan bien mezclados los más nobles materiales de construc-
ción -piedra, mármol, bronce, madera de raíz, estuco, laca y
cerámica—, con su decoración —muebles clásicos y arte vanguar-
dista-, que el resultado conforma un espacio singular, con una
gran personalidad, que lo convierte en un perfecto lugar con
estilo propio.

PARA DISFRUTAR DE LOS PRIVILEGIOS


DEL PRESENTE Y DEL PASADO
115 habitaciones —que son lujosas suites—, exquisitamente
amuebladas, con zona de dormitorio y salón independiente y
equipadas con los más modernos servicios: aire acondiciona-
do, hilo musical, 14 canales de T.V., caja de seguridad, baños
de mármol -algunas cuentan con jacuzzi y sauna individual y
con muebles de madera de raíz de caoba y piel-.
—Circuito cerrado de televisión para el control de seguri-
dad, téiex y fax generales e individualizados.
—Varios salones de diferentes características y dotados de
las técnicas audiovisuales más avanzadas, perfectos para celebrar
reuniones de trabajo, convenciones, exposiciones, ruedas de
prensa...
—El restaurante California en el que se pueden degustar
desde los platos más rápidos y ligeros a la más sofisticada coci-
na internacional.

OTROS SERVICIOS
—Peluquería, gimnasio y masaje -atendidos por profesiona-
les altamente cualificados-, saunas independientes para
señora y caballero, dos plantas de aparcamiento, simulador
de golf de alta tecnología... son algunos de los complementos
que hacen más confortable el Hotel Villa Real.
nuestra pregunta ¿por qué el Gran Hotel de la Opera? responde Félix García,
Director General. Porque desde que nuestro hotel abrió sus puertas en el año
1989, nos hemos especializado y hemos tenido el privilegio de
alojar, en repetidas ocasiones, a los más ilustres personajes de
la vida musical. Nos han visitado, entre
otros: Montserrat Caballé, José Carreras,
Teresa Berganza, Juan Pons, Luis Lima,
Cherryl Studer, Alfredo Kraus, Rostropo-
vich, Sviatoslav Richter, Yehudi
Menuhin... y puedo añadir, con gran satis-
facción y orgullo, que han encontrado en
Villa Real todo lo necesario para poder dis-
frutar plenamente de esos escasos momentos de reposo que,
normalmente, sólo se encuentran en el propio hogar. Ello ha
sido posible gracias a que contamos con los elementos preci-
sos para ofrecer un óptimo confort: servicio personalizado y
permanente —24 horas al día—, entorno sobrio y lujoso, perfecto sistema de
insonorización -absolutamente necesario para las personas que tienen una
audición muy desarrollada-, gran comodidad, alto grado de satisfacción, etc.

Desde que inauguramos el hotel nuestro objetivo fundamental ha sido, es y será conseguir que nuestros
clientes se encuentren aquí como en su propia casa.
En muy poco tiempo al Hotel Villa Real se le ha reconocido como uno de los primeros hoteles de lujo en
Madrid.
Asi es el Hotel villa Real, la elegancia y el confort del presente v del pasado.
Plaza de las Cortes, 10
Tel.:420
Teiex; 44600
Fax: 420 25 47
28014 MADRID (España]

HOXEJ,
DIEZ ANOS DE MÚSICA
MUSICOLOGÍA

ISMAEL FERNANDA UK LA CUESTA

n el otoño del Año europeo de la música. 1985. la Maguncia y Berlín que también lucharon para obtener este
ciudad de Salamanca acogió a más de medio mi- privilegio. En el discurso de presentación de la candidatura
llar de musicólogos del mundo entero en un Con- española que tuve el honor de pronunciar, expuse que un

H greso sobre España en la Música cíe Occidente.


Era su pairocinador el por entonces joven INAEM.
Sus organizadores, José López Calo, Emilio Casa-
res y quien esto escribe, habían recibido el encar-
motivo de especial interés para la celebración de este Con-
greso en España era el necesario "acercamiento de la musi-
cología ibérica e iberoamericana a la musicología europea».
El Congreso se celebró con éxito en el Real Conservatorio
go de trabajar en una sola dirección para conse- Superior de Música de Madrid los días 3-10 de abril de
guir que el patrimonio musical español fuese considerado 1992. después de superar felizmente, durante la fase prepa-
patrimonio universal por los musicólogos extranjeros más ratoria, mil dificultades e intrigas interpuestas por la Presi-
influyentes. Los congresistas reunidos en Salamanca reco- dencia y una pane del Consejo Directivo de la SIM. La SE-
nocieron la vitalidad de la musicología española. Y. en deM propuso la articulación del Congreso en torno a la
efecto, esta podía medirse no sólo por la presencia de sus música ibérica e iberoamericana, mas el Comité Científico
cultivadores en el Congreso, sino sobre todo por ta pujanza prefirió ampliar el tema al mundo mediterráneo en general.
creciente de la Sociedad Es-
pañola de Musicología (SE- Los trabajos se desarrollaron
deM). en nueve Mesas Redondas,
catorce Sesiones de Estudio,
Creada en 197~ por unos cuatro Sesiones Especíales,
jóvenes entusiastas en torno a cuarenta Mesas para un total
la figura del Padre Samuel de doscientas Comunicacio-
Rubio, la SEdeM había ensan- nes Libres, y otras ocho Me-
chado su base social hasta sas para la reunión de otros
convertirse, con sus 700 y cantos Grupos de Estudio.
más miembros españoles e Los temas de Musicología Es-
hispanistas, en una de las So- pañola e Iberoamericana es-
ciedades mu sicológicas nacio- tuvieron presentes en la ma-
nales más nutridas de Europa. yoría de las Mesas y Sesio-
Con escasos medios -una nes, como dan fe las Actas
subvención anual del INAEM del Congreso. Pero uno de
realmente exigua con cons- los frutos más estimables de
tantes recortes, y apoyos cir- este Congreso lúe la entu-
cunstanciales de otras institu- siasta y masiva participación
ciones públicas como el CE- de musicólogos latinoameri-
YAC de la Comunidad de Ma- canos -por vez primera en
drid y el Centro de Documen- toda la historia de la S1M-
tación Musical de la Junta de gracias al gran esfuerzo eco-
Andalucía, más la cuota so- nómico que debió realizar la
cial- la SEdeM ha sido duran- SEdeM.
te estos últimos diez años un
estímulo para el trabajo de 1.a proyección iberoameri-
los profesionales españoles y cana de la musicología espa-
un foro de comunicación con ñola, patente en el Congreso,
los musicólogos del mundo remonta a varios años atrás.
entero: todo, para defender En el mes de diciembre de
mejor el patrimonio musical 1986 asistió e intervino en la
español, promover su difu- Asamblea General de la SE-
sión y propiciar su más hon- deM José Heñín. músico y
do conocimiento y disfrute. | musicólogo venezolano de
origen español. En su inter-
losé López Cato (en la foto) ha sido ¡unto al Padre Samuel Rubio vención nos relató el aisla-
U n c o n g r e s o entusiasta
uno de los musicólogos españoles más activos de los últimos miento y dificultades que su-
treinta años frían los investigadores latino-
americanos para recuperar un patrimonio musical que, al
En un clima de incontenido entusiasmo, la Dirección de menos hasta mediados del siglo XIX, era tan español como
la SEdeM presentó la candidatura española ante la Asam- americano. Las palabras del ilustre leonés afincado en Cara-
blea General de la Sociedad Internacional de Musicología cas impresionaron a la Asamblea General, y desde entonces
(SIM). Bolonia. }l de agosto de 1987, para celebrar en Ma- el tema americano fue objeto de especial interés para todos
drid, con motivo del 500 aniversario del descubrimiento de nosotros. Así es que, invitado para inaugurar la Primera Cá-
América, su Congreso quinquenal. Los conspicuos miem- tedra de Musicología de la Fundación Vicente Emilio Sojo,
bros de la SIM, allí reunidos, eligieron Madrid como sede acudí a la ciudad de Caracas a fines de septiembre de 19H8.
del Congreso, por abrumadora mayoría, antes que Viena,

H-
DIFZ ANOS DE MÚSICA
MUSICOLOGÍA

Allí me encontré a jóvenes y entusiastas profesores que ejer- logía eran individuos aislados, procedentes, muchos de
cían su acti\idad con bastante desconocimiento de cuanto ellos, del mundo eclesiástico, quienes habían ido a Roma a
ocurría en España y en Europa. Expliqué las realizaciones de estudiar música .sacra, atraídos por la personalidad del sa-
la SEdeM. el Congreso de la SIM en el 92 y un proyecto en cerdote Higinio Anglés. Este hombre parecía -y lo era- la
ciernes promovido por el Ministerio de Cultura español y la encamación del musicólogo puro, tal como venía definido
SGAE para hacer un Diccionario de la Música, dirigido por desde el siglo X!X por las universidades germánicas. Su ab-
quienes habíamos sido los organizadores del Congreso de sorbente personalidad no le permitió crear escuela durade-
Salamanca de 19SS, A mi regreso a España, anle la opción ra, ni aprovechar el modelo de musicólogo practicado en
de E. Casares de elaborar un Dic- España por F.A. Barbieri. Kelipe
cionario de la Música Española y Pedrell y otros, cuya dedicación
la de J. López Calo de hacer un
magno Diccionario Universal de evista científica era complementaria de
su actividad como compositores
la Música, defendí la idea de un -algo realmente insólito en Euio-
Diccionario de la Música Española
e Hispanoamericana. El 24 de fe-
brero de 1989, recibimos del INA-
USÍCOlO pa. según ha comentado muy ati-
nadamente Rofoert Stevenson.
EM y de la SGAE el encargo de A partir de 1984, el perfil de
realizar un diccionario que tuviera musicólogo dibujado por el Plan
por objeto esta última opción. de Estudios de los Conservatorios
Posteriormente, Instituciones cul- parecía que podría ser sustituido,
turales de España y de países ibe- en un momento dado, por una ré-
roamericanas se han adueñado de AC I AS
plica universitaria. En ese año la
la enseña imisicológica que la SE- DEL XV CONGRF-SO DE LA Universidad de Oviedo consiguió
deM había izado en solitario, con SOCIEOAU IIV1 MtNACIONAI.
DE MUSICOLOCIA
la especialidad de Historia de la
vistas a establecer lazos de mutua Música con easeñanzas de segun-
cooperación al más alto nivel en do ciclo de la carrera de Historia
materia musicológica. Es de espe- del Arte. Otras Universidades si-
rar que los frutos de esta coopera- •< U11MA5 MUSICALES BE]
guieron su ejemplo. Se iniciaba así
ción sean recolectadas pronto por MEDITEBUSEO Y SLS HMlncACIONES. un largo y delicado camino que
la comunidad hispánica. terminaría llevando al B.O.E., jus-
tamente en abril del año actual
1995, el título universitario de Li-
cenciado en Historia y Ciencias de
Algo más que relumbrón la Música con un plan de ense-
ñanzas de .segundo ciclo sin gran-
La presencia de la musicolo- des exigencias de conocimientos
gía en la sociedad española du- técnicos. El establecimiento de es-
rante los últimos años se ha deja- te título se ha llevado a efecto -se-
do sentir no sólo gracias a las ac- gún algunas opiniones contrarias
tividades ele relumbrón que aca- al mismo- para resolver una situa-
bamos de reseñar, sino también Portada de la Revista de Musicología que edita ción de hecho, esto es la existen-
merced a la labor, menos relum- la Sociedad de Musicología cia de unos departamentos de
brante pero continuada, de pro-
fesionales cada vez más numerosos, bi carencia de una in- Historia de la Música regentados por un profesorado influ-
fraestructura editorial de fuste hace que los trabajos realiza- yente y activo, más que para atender a una demanda de la
dos en España se hallen dispersos por toda la geografía Pe- sociedad. En lugar de crear un único título universitario de
ninsular. Estos trabajos, sin duda meritorios, son muchas música, con modalidades orientadas a la composición, la in-
veces estériles por la política cultural errática de los res- vestigación, la práctica instrumental y la pedagogía musical,
ponsables de la cultura de algunas Comunidades Autóno- las autoridades en materia educativa y científica, sucumbien-
mas que apoyan iniciativas poco acordes con el interés ge- do a presiones corporalivistas, han optado por mantener un
neral Las publicaciones periódicas como Anuario Musical. doblete académico, en la Universidad y en el Conservatorio,
Revista de Musicología. Recerca Miisicokígka y Xasanv dan de alto coste para las arcas del Estado y de dudosa utilidad
cuenta de lo mejor de estas tareas. Nuestro patrimonio mu- para la sociedad.
sical no ha encontrado el verdadero cauce para su estudio De las Universidades ha salido, como de los Consena-
y difusión. Es de temer que nuestra atávica penuria edito- torios notablemente del de Madrid, una pléyade de titula-
rial, unida a la inexperiencia de los musicólogos, sea un dos cuyos trabajos han permitido recuperar y conocer
lastre para la penetración de nuestra música en las moder- mejor el patrimonio musical español. La gran cuestión
nas autopistas de la comunicación. Mientras nos perdemos que subyace después de tanto esfuerzo es ¡a de saber si.
en discusiones sobre la naturaleza, el tiempo y el espacio en el día de hoy y sobre todo en el futuro, habrá campo
de nuestras titulaciones académicas, pongo por caso, pasa de acción y puestos de trabajo para tantos Licenciados y
el tren de la modernidad, una vez más. sin enterarnas. Doctores como parece pretender el doble ordenamiento
Sobre el ordenamiento académico para la formación de académico. No estoy seguro de que la sociedad española
musicólogos profesionales en España se ha operado en los actual necesite investigadores y docentes interesados en
últimos anos un importante cambio. La actividad de la, así la música. Lo que nuestra sociedad ineludiblemente nece-
llamada por Federico Sopeña. -Escuela de Musicología de sita es que los músicos se interesen por la investigación y
Madrid- en torno a la cátedra de Musicología regentada por la docencia.
el Padre Samuel Rubio en el Rea! Conservatorio Superior de
Música de Madrid, en la década de los años 7íj, estaba pro- Ismael Fernández de la Cuesta
duciendo en España una mutación sustancial en el perfil del es musicólogo y Presidente de la Asociación
musicólogo. Hasta entonces, los profesionales de la musico- Nacional de Musicología

scli&toi 1)
DIEZ ANOS DE MÚSICA
EDICIÓN

A
RAMÓN BARCE

a edición de la partitura en España es gravemen- la y más modernamente los de la canción popular y anda-
te insuficiente. Los editores no se atreven a in- lucista, terminaron por anular el filón básico de las edito-
vertir grandes sumas de dinero ni en publicacio- riales de música. La crisis no es de estéticas ni de modas,
nes ni en publicidad, pues consideran que el sino, como señalábamos al comienzo, de una sustitución
mercado es limitado y ofrece poca.s perspectivas general de la partitura (música activa) por la audición gra-
de rentabilidad. Señalaremos algunas de las cau- bada (música pasiva). Ha sido uno de los inconvenientes
sas de esa limitación -especialmente las referidas -grave inconveniente- de los por otra parte admirables
a la música contemporánea- tanto en lo perti- logros de la técnica: la recepción auditiva contra la im-
nente a la venta directa de las ediciones como a la per- prenta.
cepción de los derechos por ejecución o transmisión de la
música correspondiente. Xenofilia y senilidad

Declive de la música casera Los conservatorios españoles -y ocurre aproximada-


mente lo mismo con casi todos los conservatorios y es-
A lo largo de! siglo XIX tiene lugar un fuerte creci- cuelas de música imaginables- basan su enseñanza en la
miento del interés por la música; y una de sus manifesta- estructura del arte clásico y romántico, y es éste el reper-
ciones es la espectacular propagación del piano, instru- torio que estudian, Como consecuencia, los alumnos no
mento ideal para la ejecución privada, y que termina por conocen en la práctica más música que la del tiempo que
instalarse en toda.s las casas a partir del nivel económico media entre Bach y Brahms, o poco más. Ya tal enseñan-
de la pequeña burguesía. Es también el momento en que za senil es equívoca en sí misma, porque da por supuesto
se cuestiona la tradicional repugnancia religiosa a que la que esas músicas se apoyan en un sistema inmutable; y
mujer estudie y aprenda; y la música parece entonces un este disparate anula en gran parte todas los conocimien-
territorio adecuado -artístico, ornamental y no intelectual, tos que los alumnos adquieren: el futuro compositor ter-
inofensivo pues- para cubrir el expediente de la educa- mina sus estudios creyendo firmemente -a no ser que se
ción femenina. Así. una población muy extensa se incor- haya despabilado por su cuenta- que la música se escribe
pora a la ejecución musical. Para ello se requieren partitu- hoy como la de hace cien años, sólo que añadiéndole al-
ras, y se fundan casas editoriales de gran empeño que tra- gunas disonancias y divagaciones, y que el dodecafonis-
bajan a un rendimiento verti- mo es la última (discutible) novedad; y
ginoso. El compo- el intérprete termi-
EMBSTUCYSG3RES p
sitor publica de j na sus estudios cre-
inmediato sus yendo igualmente
obras -nos referi- BEETHOVEN
que debe seguir to-
mos sobre todo a Sinfouie Nr.l cando -el repertorio
las de posible in- de siempre- adoba-
(C-t)Ll)
terpretación casera: do con alguna pieza
piano, voz y piano, RONDOS posterior para mos-
violín, guitarra, dú- trar así su adhesión a
os, tríos, cuartetos- la época en que vive.
y de esa publica- Desde el punto de
ción depende una vista editorial esto
parte esencial de su "iMt: significa que el estu-
éxito. Schumann, diante, que adquiere
cuando va a Viena, sólo las partituras que
edita su Blumemtück y espe- Los estudiantes compran masivamente partituras le exigen (los -libros de texto-,
ra con sólo eso alcanzar la de Beethoven, Bach, Mozart, Schumann
o Chopín, y poco más. digamos), no compra música
popularidad. contemporánea porque no se
la piden, ni piensa que la pueda necesitar.
Hoy, la enorme difusión de la música grabada -a tra-
vés de la radio- ha multiplicado el número de oyentes A esta senilidad se añade la más frenética xenofilia.
(consumidores), mientras el de ejecutantes (productores) Prácticamente todo lo que se estudia es extranjero; para
se ha reducido casi a los estrictamente profesionales. Este lo español no queda espacio, salvo algún espécimen ex-
fenómeno no ha sido tan acusado en otros países de fuer- cepcional como muestra nacional: algún Albéniz, por
te tradición, donde la ejecución casera sigue estando to- ejemplo. Los estudiantes, pues, compran (olvidemos de
davía muy extendida; pero en España se ha percibido momento la lamentable costumbre de fotocopiar las parti-
muy radicalmente en la drástica disminución de la venta turas) masivamente Beethoven y Bach, Mozart, Schumann
de pianos y de partituras. (Hablamos, claro es, de cifras o Chopin. y poco más. Como se da la circunstancia de
relativas a la población en cada momento!. El confuso y que ninguna editorial española publica buenas ediciones
amplísimo mundo de la •música de salón- desapareció, y propias de esas obras -es imposible competir con las mo-
con él parte de la prosperidad editorial. Otros descensos délicas alemanas, austríacas o húngaras-, resulta que la
radicales de edición, como los de las partituras de zarzue- xenofilia logra su objetivo por partida doble: la música es
A GOETHE SCHUBERTIAD
Vol. 24. Complete Songs

HANDEL
English Arias
JAMES BOWMAN - THE KING'S CONSORT

POULENC
Figura Humana
NEW LONDON CHAMBER CHOIR

THE SPIRITS OF ENGLAND AND FRANCE


GOTHIC VOICES
dir. CHRISTOPHER PAGE

HANDEL
20 Sonatas opus 1

•o

Distribución:
BRITTEN liiiniiontii iiiundí ibi'rira. s.
MUSSORGSKY Avdo. Pío riel Vent. 24
The red Cockatoo y otras canciones Canciones y danzas de la muerto. 08970 SANT JOAN DESPÍ
ÍAN BOSTRIDGE. GRAHAM JOHNSON ANATOLI SAFIULIN . NIKOLAI DEMIDENKO BARCELONA
DIEZ ANOS DE MÚSICA
EDICIÓN

extranjera y el dinero también. L'na excepción habría que ellos serían inmediatos beneficiarios. Todo negocio -y el
hacer con la Wiener Urtext Kdition. que publica en espa- editorial como otro cualquiera- requiere una parcela de
ñol Real Musical. Pero, fuera de eso, las editoriales espa- venia segura para poder moverse en otras parcelas menos
ñolas no obtienen apenas nada, en cuanto a partituras no rentables; y la pedagógica podría ser la más estahle siem-
específicamente didácticas, de la enseñanza en conserva- pre que los enseñantes cooperasen. Dentro de la econo-
torios y escuelas de música, lo cual es verdaderamente la- mía ele mercado en la que estamos inmersos, sería algo
mentable. tan natural como preferir las naranjas españolas a las arge-
Lo mismo en cuanto a xeno- linas o los plátanos españoles
filia y senilidad cabría decir de a los de América: pura defensa
las programaciones de las or- propia.
questas, conciertos de abono, No es nuestro objetivo cata-
sociedades filarmónicas, casas logar ni valorar las empresas
de cultura y festivales -con la editoriales españolas. Mencio-
feliz excepción del Internacio- naremos sólo a vuela pluma
nal de Alicante-, siempre dan- algunos aspectos positivos. En
do escasísimo paso a los auto- primer lugar, la importante
res españoles. Esto quizá no re- iniciativa de la Sociedad Ge-
percute en la venta de partitu- neral de Autores (SGAE) de
ras, pero sí en la escasez de de- subvencionar parcialmente las
rechos y de alquiler de malcría- ediciones de autores españo-
les que devenga tan poca músi- les actuales. Luego, la activi-
ca actual en los atriles. Y el dad en ese terreno de algunos
mismo reproche podría hacerse editores: Editorial de Música
a las radios españolas, cientos Española Contemporánea
de emisoras vertiendo basura y (EMEC), Real Musical (sobre
publicidad durante horas y ho- todo en el aspecto pedagógi-
ras, dedicadas al embruteci- co), Alpuerto, Piles, Boileau.
miento sistemático de la pobla- También la excelente política
ción, sin que los gobiernos exi- de colaboración de entidades
jan nunca siquiera mínimamen- con empresas privadas, tal co-
te un porcentaje de música es- mo hizo hace años
pañola (¡y de cultura!) en sus la Asociación de
programas. Las excepciones Compositores (AC-
aquí. Radio Catalunya Música y SEI con EMEC y Al-
Radio Nacional de España, son puerto, y hoy la Fun-
muy loables; la calidad de los d a d o Música Con-
programas de la Radio 2 es temporania con Boi-
muy alta, aunque sería de dese- leau. Algunas casas
ar un mayor porcentaje de mú- alaslaediciones del ICCMU, dedicadas
Zarzuela y a la música del siglo XIX
de instrumentos musi-
sica española. en general, son todo un ejemplo a seguir. cales han contribuido
En la foto la primera partitura publicada a este tipo de edicio-
por el ICCMU nes modernas. Hazen,
Garijo). La Fundación
Un consumismo pasivo Juan March, por su parte y no comercial mente, publicó
y ruinoso en los últimos años numerosas partituras de las que acu-
dían a su concurso de compositores jóvenes. Es muy de
Como se ve, la actual tendencia reinante es la del con- lamentar la desaparición de la Unión Musical Española
sumismo pasivo, aliado a la admiración incondicional por U.'ME), adquirida por una firma inglesa, que puede con-
lo que nos viene de fuera: condiciones verdaderamente siderarse como una verdadera desgracia, ya que se enaje-
óptimas para el colapso de la música española. Pero si na así un riquísimo repertorio de partituras de un siglo
echamos una mirada en torno, fuera de la edición y aun de música.
fuera de la música, la situación es mayoritariamente la
misma: consumir productos extranjeros y no producir na-
da nacional. Una especie de señoritismo abúlico y catas- Para la música antigua, no se puede olvidar la esplén-
trófico. Se admira uno. por ejemplo en la televisión, de dida labor que a lo largo de los años lleva haciendo la
ver programas en series interminables de una calidad ab- Sección de Musicología del Consejo Superior de Investiga-
solutamente miserable y enterarse luego de que la idea ciones Científicas, hoy rebautizada y recompuesta pero
(digamos) es extranjera y la hemos tenido que comprar. igualmente activa; y la Sociedad Española de Musicología
¿Qué necesidad hay de comprar ideas idiotas, teniendo (SEM), no muy prolífica pero de gran calidad. Para termi-
nosotros un surtido tan abundante? Pues se prefiere lo nar, deben mencionarse las ediciones del Instituto Com-
ajeno. Nuestra xenofilia llega a ese extremo, evidente- plutense- de Ciencias Musicales (ICCMU). dedicadas espe-
mente patológico. cialmente al teatro lírico y a la música del siglo XIX en
,Si queremos salir de pobres en el terreno editorial, co- general; y que son un ejemplo de cómo la producción
mo en todos los terrenos -¡quizá no queremos!- tendre- propia puede alcanzar una importante repercusión en el
mos que empezar por la enseñanza, nacionalizando masi- extranjero y obviar ese consumismo pasivo que impide li-
vamente sus materiales. Los profesores de música parecen teralmente que las editoriales puedan cumplir su misión
no darse cuenta del enorme poder que, como colectivo, con una rentabilidad aceptable.
detentan: un cambio en su actitud podría significar el pri-
mer paso para un progreso fundamental en la vida musical Ramón Barce
española en el aspecto creativo: progreso del que también es compositor y escritor
LA NUEVA EDUCACIÓN MUSICAL
Metodologías que acompañan sus primeros pasos
Una colección basada en los tres conceptos básicos de la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo.
1) Lo iniciación directa can el instrumento.
2) Lo clase colectiva.
3) La enseñanza integral.
tmith Molina
La improvisación en el Lenguaje
en S volúmenes Z. Nfynar,
La Guitarra. Iniciación.

Ibóñez-Cursó
Cuadernos de Lenguaje 6 DÚOS, TRIOS,
en 18 volúmenes. CUARTETOS Y QUINTETOS
MUY FÁCILES
PARA LA CLASE COLECTIVA.
Manuel Mitán.
El Saxofón. Iniciada
Whdimiro Martín.
bfoLip Creativo
El violin creativo.
(en preparación)
ElSaiofón. TA
El Saxofón. 1°B.
ElSoiofón. I°C.
Método y ÍCIK*OV.GEMIIJ
Cuaderno de
Piezas
EL PIANO

ttlHU

TcJiofco.-Gem,u. EL PIANO
Guia del profesor/ Iniciación / Preparatorio/ Primero/ Segundo /
Músico per due / Improvisación y acompañamiento, en 3 vofs (EMILIO MOLINA) /
Movienoo los dedos (ARPAD BODÓ) / Explorando el tectodo [ARPAD BODÓ).

El clannete, vol I o Iniciación.


El clarinete, vol. 2 o . rVeporotorior

Pifar Escudero.
Músico en lo Educodón Primaria
en 2 volúmenes p a m Ai
Si desea más información solicite nuestro calálog
DPTO- EDITORIAL REAL MUSICAL
Apilo, de correos ni?. Teléfono: (91) 616 56 76
28670 Villaviciosa de Odón (MADRID)
DIEZ ANOS DE MÚSICA
CREACIÓN

CRISTÓBAL HALFFTER

S
e me pide reflexionar en voz alta sobre lo que ha si- basta hacer un recuento de las obras que, de toda índole,
do la creación musical en Fspaña en los últimos han podido estrenar nuestros compositores en estos últimos
diez años y voy a intentar cumplir el encargo apar- diez años dentro de nuestras fronteras -y no sólo en Madrid
tando cié mí la tentación, tanto de reflexionar sobre o Barcelona- para ver que nuestra reflexión se asienta en
mi propia actividad de compositor, como la de ha- bases de auténtico realismo.
cer un balance estadístico de obras, compositores, Ahora bien, ¿esta realidad es suficiente para dar una cali-
porcentajes de estrenos en comparación con déca- ficación positiva si contemplamos en su conjunto la última
das anteriores, estilas, técnicas, etc. Una década es década de nuestra actividad musical? Rotundamente, no. En
un espacio de tiempo suficiente para poder reflexionar con estos años hemos seguido careciendo, como en épocas an-
ciertas garantías de acierto sobre algunas cosas, pero en teriores, de unos verdaderos y eficaces canales de comuni-
cambio no lo bastante para hacerlo, con esas mismas garan- cación entre compositor y sociedad; hemos .seguido care-
tías, sobre otras muchas. Veamos: desde 1985 hay en Espa- ciendo de una verdadera y eficaz protección de lo excelen-
ña una mayor actividad musical que en cualquier época an- te para fomentar lo fácil, lo banal, lo barato y lo perecedero
terior. Se establecen más opciones para que la creación de por parte de quienes en cada caso y en cada momento tie-
nuestro tiempo pueda ponerse en contacto con el público a nen por obligación la responsabilidad de exigir lo mejor;
quien va destinada, hay más interés en una vida musical hemos seguido viendo cómo se desaprovechaban ocasiones
con una mayor atención a lo que el compositor de cual- únicas para demostrar al mundo lo que nuestros composito-
quier edad piense, escriba o crea. Esto es una realidad gra- res son capaces de hacer y seguimos sin contar con la con-
cias a que en España se funda fianza y el conocimiento en
un grupo importante de or- las altas esferas de lo que
questas, festivales y grupos de nuestra música puede realizar
promoción, que, en general, y lo que importa en muchos
están haciendo una decisiva lugares del mundo. En esta
labor en el fomento de nues- década hemos seguido nece-
tra cultura y cuyos beneficios sitando que nos den las opor-
influyen en el desarrollo de tunidades necesarias para que
otras actividades en las que la podamos mostrar nuestra ca-
música es protagonista. pacidad creadora, somos
conscientes que nuestras
obras pueden ser buenas o
Lo positivo malas, excelentes o deplora-
bles y aceptamos toda crítica
Este es el aspecto más po- pero nos duele muy hondo
sitivo de esta década que todo acto que se desprenda
quiero resaltar con todo énfa- de la ignorancia. Tres aconte-
sis. Pero esas posibilidades, cimientos, entre otros mu-
que en potencia son un exce- chos, sucedieron en España
lente punto de partida, no son durante la década que co-
aprovechadas al máximo por mentamos que se han esfu-
toda una serie de razones en mado en el tiempo y en el
las que influyen el interés de espacio. Desde el punto de
la política, la pequeña y com- vista musical y cultural, tam-
plicada rivalidad interna de la bién entre otros muchos, no
vida de nuestras autonomías y han dejado unas obras que
que algunos de los responsa- podían haber significado un
bles -digo algunos- de esto^ hito en la historia de nuestra
importantes instrumentos cul- cultura del siglo XX. Los res-
turales, así como también res- ponsables de estos fatuos no
ponsables de la orientación fueron responsables de la
de la vida cultural tanto a ni- trascendencia de lo que tení-
vel nacional como regional, an entre manos y así la Expo
han llegado a ocupar sus La Expo, la Olimpiada y la Capitalidad Cultural de Madrid en el
92 se esfumaron en fuegos de artificio de los que no queda ni el
de Sevilla, la Olimpiada de
puestos de tan alta responsa- humo. Portada de la revista • La Capital» editada durante 1992 Barcelona y la Capitalidad
bilidad sin la preparación mí- por el -Madrid 92.. Cultural de Europa en Madrid en el año 92 se esfumaron en
puros fuegos de artificio, de lo que no queda ni el humo.
nimamente exigible. Aquí tenemos un hecho positivo, que
en la última década ha cambiado el aspecto de nuestra vida
musical y que de seguir así las ctwas. podrá convertir la ac- Si con tiempo suficiente y con los medios necesarios un
tividad cultural de España en los próximas añas en una ac- buen número de los muchas compositores que de calidad y
tividad que esté en paralelo con lo que sucede en los países de toda edad y condición existen en España, representantes
de nuestro entorno. Para hacer esta reflexión positiva sólo de las distintas estéticas de pensamiento que en este mo-
DIEZ ANOS DE MÚSICA
CREACIÓN

mentó se están dando en este país, hubiesen recibido el en- cambie esta mentalidad y podamos ver el futuro con un mí-
cargo de plasmar sus ideas en obras concretas, hoy tendría- nimo de esperanza.
mos un significativo número de creaciones del más alto va- Para hacer esta reflexión diez años son un período sufi-
lor en sí mismas y para poder saber cuál es el estado real ciente para ver las cosas con una cierta perspectiva y poder
de la creación musical de una nación en un momento de- sacar de ellas algunas conclusiones. Analizar lo que nues-
terminado de su historia. tros compositores produjeron, su técnica y su estilo, su evo-
lución y sus diferentes tendencias y has-
ta para poder insertar el valor de las
obras escritas dentro de su propia pro-
ducción, diez anos son un período de
tiempo demasiado breve para realizar es-
ta labor con unas mínimas garantías.
Esos diez años son además muy difíciles
de insertar en el conjunto de cada bio-
grafía personal, a cada compositor indi-
vidualmente, pues aunque se hayan vivi-
do en común, en cada persona han coin-
cidido en muy diferentes etapas de su
propio desarrollo vital.
En resumen, si en la última década
han surgido nuevas posibilidades, más
ocasiones para que el compositor cree
su obra y ésta se difunda debidamente
entre la sociedad en que vive, la perma-
nencia de unos criterios sobre la cultura
-y más concretamente sobre la función
de la cultura de nuestro tiempo en
nuestra sociedad- que no responden a
criterios con bases intelectualmente sóli-
das, hacen que estas oportunidades se
Cristóbal Halffter, compositor y autor del presente artículo, en una clase magistral sobre diluyan, se malgasten y se transformen
composición. en acciones que a nada ni a nadie be-
nefician, como no sean a quienes sir-
viéndose de la -cultura- pretenden alcanzar puestos más
. . . lo negativo
altos en la escala social. Reflexionar sobre el pasado, aun-
que sólo sea un pasado tan corto como una década, pue-
Y si esto no se hizo así. fue precisamente por la mentali- de servirnos para pre-ocupamos, es decir, ocuparnos hoy
dad que rige también en los responsables de la programa- en realizar una actividad que nos sirva para planificar el
ción cotidiana de nuestra vida musical que prefieren acer- futuro. De esta manera podemos conocer las acciones que
carse más al espectáculo que a la cultura, que anteponen fueron positivas y sabemos las que lo fueron en sentido
los intereses del éxito inmediato a la trascendencia del valor contrario y que ambas en su conjunto determinaron el
musical con caracteres permanentes. Ahí está el problema presente en que vivimos, Por lo tanto, reflexionar sobre el
más grave que ha permanecido vigente en la década 85/95, pasado es siempre un punto de partida para encarar el
que estuvo presente en las décadas anteriores, que sigue, porvenir. Pienso que lo positivo de esta década que co-
como hemos visto gravitando en estos momentos sobre mentamos fue la expansión de nuestra actividad musical y
nuestra cultura y que es el mayor responsable del divorcio que lo negativo fue que ésta se dirigió en un porcentaje
constante entre creador y público, entre autor y promotor y demasiado alto a favorecer el espectáculo antes que la au-
entre el compositor responsable de su tiempo y la altura téntica cultura. Si en los próximos años pudiésemos au-
cultural y la sociedad en que vive, y que de no remediarlo mentar -o mantener, al menos- la expansión y dar oca-
adecuadamente ahora seguirá siendo el mayor problema sión a que nuestros compositores mostrasen en las mejo-
que estará vigente en el futuro. res condiciones lo que son capaces de hacer poniendo en
Difícil va a ser que en los próximos años pueda volver a ellos la confianza y los estímulos suficientes, empezaremos
presentarse una ocasión tan favorable para hacer ver la ca- a equilibrar una balanza en la que de un lado está la enor-
pacidad de nuestros creadores ante un reto tan alto y com- me calidad de nuestros creadores y en el otro las escasas
prometido y en el que el mundo cultural estaba pendiente ocasiones que tienen de mostrar sus obras.
de nosotros. Sobre todo pensando en las recesiones econó-
micas que se nos vienen encima y que empezarán a notarse Mi opinión sobre esa capacidad creadora es totalmente
más sensiblemente en el mundo de la cultura, de la música positiva y aquí sí que quiero mostrar mi optimismo. En
y sobre todo en el fomento de la creación más comprometi- cuanto a que cambien las estructuras para que nuestras cre-
da. Haber dejado escapar una ocasión así, haber ignorado adores puedan demostrar esa valía, tengo mis serias dudas.
la capacidad creadora de nuestros compositores, no haber Es lástima que un equivocado concepto de la cultura, en-
tenido confianza en ellos para favorecer el espectáculo pe- quistado en quienes tienen en sus manos su promoción y
recedero, no haber fomentado la creación de obras -más o difusión, provoque que una pléyade de creadores que en
menos ligadas con los diferentes actos que se estaban pro- calidad, número y presencia internacional pocas veces se ha
gramando-, es para mí lo más negativo que han tenido es- dado en la cultura española, no pueda mostrar y demostrar
tos años, pues responde a la mentalidad de los responsa- su concepción sonora de la sociedad en que viven.
bles directos, que fue su causa principal y que permanece
vigente en nuestra vida cultural presente. No soy optimista
para que en un plazo de tiempo previsiblemente breve Cristóbal Haiffter
es compositor

¿|
DIEZ AÑOS DE MÚSICA
ORQUESTAS

ENRIQUE ROJAS

a vida sinfónica española se ha visto enriquecida en tat de Barcelona y demostrar a todos que también tiene su
los últimos quince años y se hace necesario hablar parcela en la vida musical barcelonesa y que la presencia de
de ello, para entre todos encontrar el camino presen- orquestas de primer orden, en definitiva, ha sido una com-
te y futuro. Mucho se habla de cuántas son y cuántas petencia sana y positiva para su desarrollo artístico. El caso
deben ser las orquestas sinfónicas de este- país, peni valenciano lleva el mismo derrotero, aunque distinto al de
sin pretender contestar directamente a esta pregunta, Barcelona, ya que al incluir en las mismas series de abono a
1
trataré de esbozar en estas lineas mi particular visión la Orquesta de Valencia y a las agrupaciones invitadas al Pa-
del asunto, desde la perspectiva de una persona que lau obligan a la orquesta de casa a estar continuamente a la
ha trabajado durante 24 años en la dirección ¿¡erencial de dos altura de las visitantes, que son sin lugar a dudas, las mejo-
de ellas. Pero al hablar de nuestras orquestas creo que es im- res del mercado.
prescindible hacerlo al mismo tiempo del aluvión de orques- Por ello entiendo como positiva la visita de orquestas no
tas no españolas que cada temporada nos visitan, enrique- españolas, en la actividad musical de aquellas ciudades en las
ciendo, en algunas casos, nuestra vida musical y entorpecien- que existen orquestas con programación estable, ya que en
do en otros el desarrollo de las nuestras. todos los casos han servido para despertar el panorama or-
questal propio, aunque en aigún caso concreto o en algún
Una sana competencia momento puedan haber hecho daño. Junto a estas orquestas
de primer orden, aparece también en nuestro mercado or-
La competencia ha sido en algunos casos el aliciente para questal una serie de orquestas de segundo, tercer y hasta
la renovación o la puesta a punto de algunas de las ya exis- cuarto nivel que son las que hacen que algunos nos pregun-
tentes, tal es el caso de las dos orquestas canarias que, con temos el porqué de su presencia en un país que cuenta con
la aparición en 1985 del Festival de Música de Canarias, tu- 22 agrupaciones sinfónicas estables. Pero de inmediato las le-
vieron que emprender un proceso de renovación que las ha yes del mercado nos dan claramente una respuesta: su costo
convertido en dos buenas orquestas profesionales, ya que su por actuación y el atractivo de lo foráneo. Es mucho más fá-
inclusión en las programaciones
del Festival, junto a las primeras
orquestas del mundo, les obliga-
ban a ello, si querían seguir estan-
do por derecho propio en un acto
de tal categoría. El ciclo de Gran-
des Orquestas del Mundo, que
cada año organiza en Madrid
Ibennúsica, ha revolucionado la
vida orquestal madrileña. 1.a tem-
porada pasada .se cumplieron 25
años de la puesta en marcha del
mismo y se puede afirmar, sin lu-
gar a dudas, que las mejores or-
questas del mundo han pasado
por sus series de abono, que la
han configurado, ante la ausencia
de otra alternativa de clase, como
el mayor acontecimiento musical
de la capital y por ende de todo
nuestro país.

Adentrarse en las programa-


ciones de Ibermúsica desde su
inicio, pero sobre todo en los úlii-
mos quince años, es tomarie el
pulso al mayor desfile orquestal
imaginable y ello ha traído conse- Una orquesta privada (Cadaqués)
cuencias de todo tipo en la vida
orquestal madrileña. Las orques-
tas de Madrid (ONE. RTVE y Arbós). han tenido que luchar cil vender a la Filarmónica de Samara, por ejemplo, que a la
día a día, para hacerse un hueco ante esa competencia. Por Sinfónica de Galicia o Gistílla y León, aunque la mayor parte
otro lado, los ciclos sinfónicos que patrocinaba la Fundación de los compradores no sepan dónde está Samara y en algu-
Caja Madrid, absurdamente desaparecidos, pusieron muy al- nos casos los programadores compren solamente una or-
to el listón en cuanto a rigor en la programación y la inter- questa de 100 profesores con un programa Strauss y por la
pretación se refiere. Las .series organizadas por liiercamera y mitad de precio que costaría una orquesta española sin im-
Palau Cent han obligado a ¡xmerse ai día a la Orquestra Ciu- portarles para nada la calidad de la misma, que en algunos

12
DIEZ ANOS DF MÚSICA
ORQUESTAS

casos, por no .ser española se la supone mejor a priori. entre 60 y 90 y por último otras 8 orquestas cuentan con un
Pero creo sinceramente que este último apartado no ñas colectivo entre 90 y 123.
debe preocupar, porque siempre seguirá existiendo una Estas primeros datas nos dan una idea de la situación ge-
cuota de mercado para este tipo de productos. Lo que sí nos neral de un país que ames de 1980 tenía solamente 9 or-
del>e preocupar y muy seriamente es ese gran alranico de questas y de éstas sólo cinco eran estrictamente orquestas
orquestas de segundo nivel, en el que se pueden encuadrar profesionales.
algunas orquestas españolas y debemos luchar por con.se- Pero el mapa orquestal español es mucho mis complejo y
casi a diario se habla del
mismo, afirmándose en al-
gún momento que -La ma-
yoría de las orquestas es-
pañolas podría desapare-
cer- {El País, 9 de julio de
1995). P e r s o n a l m e n t e
pienso todo lo contrario y
creo que el mapa orques-
tal español seguirá crecien-
do en los próximos años,
por las siguientes razones:
l y ) Existen CC.AA. sin
orquesta.
¿9) Existen Auditorios
en ciudades con amplia
vida musical y carecen de
orquesta residente.
3-) Existen ciudades
que sin tener auditorio ni
orquesta, presentan una
vida musical muy activa.
Lo que sí puede ocurrir es
que alguna orquesta espa-
ñola desaparezca, bien sea
por falta de recursos, por
...y una orquesta pública (Sinfónica de Tenerife), dos modelos a seguir no haber cumplido los ob-
jetivos que .se marcaron en
guirlo, A fuer de ser sinceros, las programadores españoles su trayectoria o bien porque ni siquiera .se habían marcado
apuestan cada vez más por nuestras orquestas, lo cual no ninguno. Pero como toda empresa, y las orquestas lo son, al-
siempre es fácil. Siempre he apreciado la asunción de riesgo gunas dejan de existir y ello es normal en la vida económica y
por parte de las responsables de Festivales, Ciclos o Salas de cultural de un país. El presupuesto global de una orquesta
Conciertos, que han apostado por darle a nuestras agrupa- sinfónica profesional suele ser una cifra con muchos ceras y,
ciones sinfónicas papeles importantes y de riesgo en sus a veces, las instiaiciones que las sostienen se plantean seria-
programaciones. Soy consciente de que queda mucho cami- mente su mantenimiento sobre la base de la rentabilidad cul-
no por andar, pero si desde las orquestas españolas se traba- tural de su coste. En el párrafo anterior mencionaba de pasa-
ja con seriedad, estoy seguro que el panorama de este fin de da -los objetivos no marcados o no cumplidos- y ahí es donde
siglo cambiará profundamente. puede estar la razón, tanto de la aparición como de la desapa-
rición de una orquesta. Pero no olvidemos que la desapari-
Unos cuantos datos ción de una orquesta en una ciudad o en una Comunidad Au-
tónoma puede ser grave, pero también puede ser elfinalam-
pliamente solicitado por instituciones y público.
La realidad orquestal española nos presenta un mapa con
los siguientes rasgos generales: La carencia de objetivas es uno de los grandes males de
22 orquestas profesionales en todo el estado de las cua- nuestras orquestas. No se trata simplemente de hacer conciertos
les sólo una es estrictamente una orquesta privada (Cada- para un número lo más amplio posible de abonados. Son mu-
qués) y otra (5infóniea de Madrid) que teniendo este carác- chas las tareas que deben trazarse nuestras orquestas al mismo
ter basa su existencia en un contrato con el 1NAEM que le tiempo que el enunciado y no afectan por igual a todas ellas. La
asegura su existencia. Las 20 restantes son orquestas oficiales realidad de cada una de ellas deberá fijar estos objetivos. Quizás
vinculadas directamente a Ayuntamientos, Diputaciones, Go- no deba realizar la misma actividad una orquesta al servicio de
biernos nacional o regionales (en muchos casos a varios de una ciudad que la que tiene la C.A. como marco de competen-
ellos a la vez) o bien, el caso de RTVE, al Enie Público. cias, los aspeaos formativos del futuro público, la preparación
13 de ellas han nacido a partir de los años 80. siendo las de profesionales para engrosar sus filas, la política dlscográfica,
más recientes Córdoba y Galicia aparecidas en 1992. la política de encargos y estrenos, la presencia en Festivales, el
repertorio a trabajar y difundir, el apoyo a Concursos, etc.. mar-
6 Comunidades Autónomas no tienen orquesta (Canta-
carán para cada una su pnipio diseño de otijetivos a corto y me-
bria, Murcia, La Rioja, Casulla La Mancha, Aragón y Extrema-
dio plazo y sin lugar a dudas el mimetismo puede llevamos a
dura), mientras que hay tres CC.AA. que tienen 12 orquestas
perder lo más importante para una orquesta, su identidad.
y por lo tanto detentan más del 55% de las existentes en to-
do el país.
Con un total de 1718 profesores (1097 de cuerda y 621 Enrique Rojas
del resto de las familias orquestales), 6 orquestas tienen en es Presidente de la Asociación Nacional
sus filas entre 34 y 60 profesores, 8 orquestas están formadas de Orquestas Sinfónicas
DIEZ ANOS I)F MÚSICA
ÓPERA V ZARZUELA

TRISTE EXIONES
ARTURO REVERTER

spaña, ya se sabe, es país de paradojas. Una de las en el que, por ejemplo, sólo en Madrid, había cinco o seis
más notables, por ceñirnos al tema que nos va a teatros en ¡os que se podía escuchar ópera o zarzuela. Ha
ocupar en las próximas líneas, es la que gira en pasado demasiado tiempo y la tradición -con mucho de

H tomo al mundo de la lírica. Su enunciado podría


ser el siguiente: en una tierra en la que los espec-
táculos cantados existen desde mediados del siglo
XVII. en la que se ha forjado un género autóctono
mestiza- se rompió hace lustros. Su defunción puede fijarse
en 1925, en aquella última noche del Teatro Real con La
bohéme, tras la cual el coliseo se cerró para realizar unas
obras que iban a durar unos meses... Difícil era, en verdad,
como la zarzuela -y sus parientes la tonadilla o el recobrarse de un golpe similar, ratificado por la guerra civil
entremés-, de extracción muchas veces popular; y en don- y la negra posguerra. Los esfuerzos realizados por entidades
de se ha admitido, adorado y protegido la invasión de la privadas, por tantos aficionados de pro. que fructificaron en
ópera -italiana y francesa sobre todo-, se ha pasado de la muchos casos en la constitución de asociaciones de amigos
abundancia a la escasez. Una colectividad en la que, parale- de la ópera o de la zarzuela, las migajas dejadas por algu-
lamente, en lógica respuesta a las necesidades, han ido sur- nos ayuntamientos y las apoyos, siempre insuficientes, del
giendo, desde los primitivos y tradicionales actores de can- estado -pese a aquellos triunfalistas y politizados festivales
tado, intérpretes cualificados para servir tan variados cam- de España- fueron manteniendo, más mal que bien, la lia-
pos, se encuentra hoy, tras muchos años de penurias y de mita de la afición, que encontraba su más decidido bastión
una larga posguerra, en los finales del siglo XX, práctica- en aquel Gran Teatro del Liceo de Juan Pamías, tan medio-
mente desguarnecida para el mantenimiento sistemático y cre en la concepción global de sus espectáculos pero tan
ordenado de un plan lírico nacional de altos vuelos que ejemplar en la defensa de una ópera llamada a desaparecer
permita atender las demandas que cualquier sociedad culta por inanición.
debe tener en esta parcela. Aunque el panorama pueda ha-
ber mejorado en estos últimos tiempos. A esta monumental El establecimiento desde 1964 en el Teatro de la Zar-
paradoja, heredera de una política estatal nefasta -o, mejor, zuela de Madrid de una minitemporada primavera-ve rano
de la inexistencia de una políti- fue una luz, aunque débil, que permitió respirar a los ope-
ca-, que en muchos aspectos
pervive, se suma otra, íntimamen-
te conectada con ella: pese a la
falta de teatros y de un esquema
docente básico y consecuente, a
despecho de la ausencia de es-
cuelas nucleares, administradoras
de un patrimonio hijo de tantas
enseñanzas desplegadas en nues-
tro suelo por los antiguos maes-
tros de canto, sigue siendo pro-
verbial la calidad, y a veces la
cantidad, de voces hispanas de
altura. Incluso hoy. desaparecida
o en sus postreras horas la vieja
guardia surgida en las sesenta y
setenta, está surgiendo con fuerza
una moderna generación de ale-
vines que, en casi todas las cuer-
das, prometen recoger el testigo
al menos con dignidad.

Época de penurias
Aspecto de la fachada del Teatro Real en marzo de 1994 RAfA MARTÍN
Pero hemos de circunscribir-
nos en este comentario a un período más concreto que, en rófilos de Madrid, que. impulsados por los recién creados
virtud de determinadas, aunque tímidas y no siempre bien Amigos de la Ópera, empezaban a compartir penurias y
planteadas, decisiones de la administración central y del im- alegrías con los más antiguos de Bilbao o de Oviedo, luga-
pulso un tanto desordenado de las regiones autonómicas, res en los que se podía escuchar -con decorados de cañón
ha marcado el inicio de una relativa recuperación, que va piedra y orquestas y directores deficientes- a algunas de
en paralelo con las apetencias de un público, compuesto de las grandes voces de la época. Mientras, la zarzuela, otrora
jóvenes curiosos y de nostálgicos, cada vez más conciencia- el gran género lírico español dormía prácticamente el sue-
do y exigente, mejor servido y dotado por los medios y por ño de los justos, reducida a funciones casi de saldo con
las multinacionales del disco. Sería una ingenuidad creer desmedradas orquestas y voces inexpertas o acabadas, en
que este nuevo cariz va a determinar un estado de cosas si- espectáculos las más de las veces organizados por arriesga-
milar al existente, sin ir más atrás, a principios de este siglo, dos promotores privados. Pero era lo único que había.
DIF7 ANOS DE MÚSICA
ÓPERA Y ZARZUELA

Capítulo de mejoras les problemas nacen de la indudable esquizofrenia derivada


de su doble condición profesional de regísseitr de escena y
Hoy las cosas no están mucho más boyantes, a pesar de de gestor de un teatro. Problemas agudizados en estas últi-
que se ha avanzado claramente, aunque de manera desorde- mas temporadas por los recortes económicos y por la necesi-
nada y descoordinada. La falta de criterios unitarios entre las dad de trabajar contra reloj cuando, año tras año, se anuncia
distintas administraciones, la despreocupación oficial por to- que el Real todavía no está a punto. La escualidez de ia pre-
do aquello que no sean actos concretos o gestos mas o me- sente temporada se disimuia en parte por las colaboraciones
nos extemos, las limita ciónos presupuestarias -en las que la con la Fundación Caja de Madrid para el ciclo de lied y con
cultura en general lleva siempre las de perder-, la carencia el Festival Mozart -dos óperas- que organiza esta revista y
de olfato y la inexistencia, todavía, de un plan en profundi- que ha dinamizado sin duda en los ocho años anteriores la
dad de infraestructuras, coartan las iniciativas e impiden que vida operística de la capital, que ha podido conocer por este
se concreten en ¡a medida en que debieran las buenas pers- conducto algunos de los títulos menos difundidos del com-
pectivas. Hay que conformarse con lo que hay, que no es positor.
Se ha producido también un in-
discutible avance en la periferia,
en algunos de cuyos puntas em-
pieza a perderse eso que se llama-
ba antes provincianismo y parece
que se ayuda a que cuaje una
cierta ruptura con una viciada tra-
dición que miraba permanente-
mente al ombligo de Donizetti,
Bellini, Verdi y Puccini. Lejos que-
daron ya los tiempos en los que
lo único resaltable de una repre-
sentación eran, y no siempre, las
voces. Desde hace algún tiempo
se cuidan en mayor medida esos
otros elementos tantas veces mar-
ginados, el foso, la batuta, las de-
corados, la dirección escénica... Y
se dispone de una más racional
tiempo de ensayos; lo que au-
menta los costes, claro es; pero
vale la pena. De esta forma en
ciudades históricas en esta deno-
La zarzuela es la verdadera cenicienta. En la foto una representación de La Revoltosa estrenada dada labor operística periférica
en el Teatro de Madrid en 1992 como Bilbao y Oviedo se puede
mucho; pero es algo; más de lo que hace añas se hubiera ya ver ópera sin especiales sobresaltos porque las cosas se
podido imaginar cualquiera. intentan hacer con dignidad, aunque los medios económicos
La cuestión más punzante y dolorosa, que impide mirar al sean insuficientes, pese a la eventual buena disposición de
futuro con mayor optimismo, es, por supuesto, el desgracia- instituciones privadas o públicas. En la capital vizcaína ade-
do asunto del Teatro Real, que cuando se escriben estas líne- más y con buen criterio, aparte de introducir tímidamente al-
as no está terminado físicamente ni tiene todavía delimitadas gún título wagneriano, se extiende ya la temporada -que no
sus funciones: sigue sin constituirse la Fundación Lírica de festival- a un período de seis meses, bien que se sufren las
Madrid -con su patronato y su director general-, que habrá limitaciones del Coliseo Albia, que pasee, sin embargo, un
de englobar a esta sala y a la de la Zarzuela. Muchas de las amplio aforo, a diferencia del hernioso Teatro Amaga, restau-
opciones que se están jugando en estos momentos, algunas rado hace unos años y sede de una interesante serie de acti-
muy positivas, como la del evidente resurgimiento del nivel vidades municipales, la ópera entre ellas. Debería intentarse
de voces ¡incas, pueden irse al traste: los jóvenes necesitan un acuerdo entre las distintas fuerzas operísticas de la locali-
un centro de operaciones, un lugar donde ejercitarse y cre- dad para evitar redundancias. Oviedo por su pane y en ejem-
cer. La Escuela de Canto, que en su día fundara Lola Rodrí- plo de modernidad ha instaurado un premio bianual de esce-
guez de Aragón o las cátedras de las conservatorios o las es- nografía.
cuelas privadas, algunas meritorias, no son, evidentemente,
suficientes. Mientras tanto, hay que contentarse con las tem- La ópera, ofrecida con cuentagotas, en funciones prácti-
poradas, ahora ya más extensas -de enero a julio- del Teatro camente aisladas, en otras zonas del país, va tomando carta
de la Zarzuela, que logró poner en órbita hace unos cuantos de naturaleza y asentándose en algunas de ellas; fundamen-
años José Antonio Campos Borrego, que. en su época de su- talmente en Las Palmas, cuya asociación ha cumplido más
perintendente, supo dolarle de un presupuesto al menos dig- de un cuarto de siglo y cuya programación se ha enriqueci-
no, de unas bases racionales de funcionamiento y de una es- do notablemente desde que asumió la dirección artística Jor-
tructura organizativa seria y europea, servidores de unas líne- ge Rubio, que ha incluido en el cartelhne obras infrecuentes
as programadoras eclécticas. Uno de los puntos febles de su en un teatro como el Pérez Galdós, La hora española y Boris
gestión fue quizá el de echar a veces la casa por la ventana Godunni.' entre ellas. Sevilla es otra plaza ganada para el gé-
en unas costosas producciones de escasa rentabilidad poste- nero, aunque lo que hay es nada comparado con lo que pu-
rior; punto en el que ha insistido su sucesor, el director de do haber habido cuando se pensó que el Teatro de la Maes-
escena Emilio Sagi. continuador y mantenedor de aquellas tranza -y por eso, en la época de las desaforadas vacas gor-
virtudes, dominador de un buen equipo y, cnn excelente cri- das del 92, se le otorgó de todas los medios- podía ser un
terio, abierto a le» cantantes y públicos jóvenes. Sus principa- enclave esencial. Cuatro títulos, por muchas excelencias que
ofrezcan -así el reciente Wertberde Kraus- es poco para lo
DIEZ ANOS IJE MÚSICA
ÓPERA ¥ ZARZUELA

que se esperaba. Ópera tienen también con cierta regulari- zando sobre algunas de las más famosas partituras, paulatina
dad en localidades de Caialuña como Sabadell, que organiza y parece que. en general, cuidadasamente revisadas por ex-
una pequeña temporada más bien modesta pero bien traba- pertas. De hecho, esta lalx>r ha dado ya ciertas frutos con la
da y programada, que llama a la participación de jóvenes representación y grabación de algún título; una misión esta
valores. Y ópera pueden última en la que colabora la
disfrutar, bien que ton pro- Fundación Caja de Madrid
blemas presupuestarios, en junto a la compañía de dis-
Malaga. Por su parte, el cos Valois-Auvidis. Es de es-
Gran Teatro de Córdoba perar que se continúe con
programa siempre algún tí- pentagramas menos trillados
tulo frecuente mente realiza- que los de Luisa Fernanda.
do en coproducción con El barherillo de Lavapiés o
otros teatros: Zarzuela de Doña Francisquita, esta últi-
Madrid, Campoamor de ma recientemente malograda
Oviedo, Amaga de Bilbao... por José Tamayo y sus hues-
No falta tampoco el gorgori- tes en el Nuevo Apolo de
to en otras ciudades en las Madrid en unas representa-
que no es factible planificar ciones poco defendibles más
un festival o temporada allá del mérito de esta o
propiamente dichos, pero aquella voz aislada. Resalta-
que admiten la actuación de ble, sin embargo, y con me-
las baratas compañías del nor protección oficial, es el
este: Ópera de Cámara de trabajo de la Asociación Tea-
Varsovia -que alimentó en tro Lírico de Madrid que diri-
sus inicios al Festival Mo- gen Antonio Blancas y Mo-
zart-, Ópera de Minsk. reno-Buendía. Las cosas
Ópera de Varna y otras. De que. con funcional dirección
esta manera. Cuenca, Vígo, escénica de Tambascio, han
La Coruña, y diversas capi- hecho en el Teatro de la Va-
tales o pueblos -también guada, tienen dignidad; algo
Móstoles o Alcobendas al que no solían tener los es-
lado de Madrid- pueden pectáculos brindados por
gozar, en representaciones otras compañías privadas en
conjuntadas sin figuras, de el Teatro del Centro de la
espectáculos a los que en 2 Villa. En esta parcela lírica
otras condiciones no podrí- § no se ha comenzado real-
an acceder. 10
mente -como sí parece que
de la incurable del Real, la del s e l¡ a h e c n o c o n c | t ) e su
La herida sangrante aho- u h e r i d a sangrante ahora es, aparte las llamas hace un pa r de pariente operística- un ca-
ra es, aparte de la incurable \¡™¿dTeJ*s'celana' amumiáo *»'<>
del Real, la del Liceo de ^ mino: es todo demasiado
Barcelona, consumido hajo las llamas hace un par de tem- casual, esporádico, irregular; cualquier tipo de organización,
poradas en un momento en el que se divisaba, en medio de de planificación, aunque sea a corto plazo, está ausente. Las
tremendas dificultades crematísticas, la posibilidad de aco- comentadas y escasas iniciativas públicas, las proyectos pri-
meter, por fin. su esperada reforma. El fuego se adelantó. vados, mal y poco subvencionados, son, a despecho de
Afortunadamente, para los barceloneses esa institución es aciertos aislados, bien poca cosa.
poco menos que sacrosanta y, luego de varios tiras y aflojas
entre los propietarios y las administraciones, se llegó a un Nueva savia
acuerdo que supone que el nuevo teatro, hecho en el mis-
mo lugar, pero ampliado y a imagen y semejanza del ante-
rior, será construido en el espacio de das años. Muchas, no Algo que sí ha crecido con claridad en estos diez
tan malévolos, piensan que acabará reinaugurándose antes años y, en concreto, en los cinco últimos, es la impor-
que el Real. En todo caso, con el coliseo de las Ramblas la tancia de las voces jóvenes. Empieza a verse la posibili-
impenitente afición y la ininterrumpida tradición operística dad de que los más relevantes miembros de la antigua
de la ciudad condal están aseguradas. generación, valedora de la lírica española por el mundo,
compuesta por las de los Angeles, Lorengar. Caballé,
Berganza. y los Kraus. Domingo, Aragall. Lavirgen o el
La zarzuela, hermana menor benjamín Carreras, que no llegaron a tener hijos, puedan
tener nietos. Nombres como los de las sopranos Bayo,
El género chico español por excelencia, en sus vertientes Ana María Sánchez, Montiel, Arteta o Rodrigo, mezzos
grande y chica, es el ceniciento. Cosa curiosa si .se piensa en como Casariego, tenores como Sempere o Dámaso, barí-
que teóricamente para él existe un público en principio más tonos como Alvarez. Lanza o Bergasa o bajos como Za-
mayoritario que para la ópera invasora o para la poca que se pater (cuerdas estas dos últimas negadas casi siempre a
ha llegado a producir en este suelo. Fuera de las representa- los cantantes españoles), con todas sus variadas limita-
ciones que anualmente se han venido dando a principios de ciones, parecen arrojar alguna luz sobre un todavía in-
temporada en el teatro madrileño del mismo nombre -este cierto camino. Un estudio en torno a su futuro curso se-
año se celebra el centenario de Guerrero con la meciiocre La ría objeto de otro trabajo.
montería- o de funciones aisladas de provincias, e! panora-
ma es más bien de.solador. Quizá pueda cambiar a partir de Arturo Reverter
las trabajos que Casares y su equino del ICCMU vienen reali- es crítico musical

26 sch6fz
Un PIANO histórico. F A B R I C A D O P O R

YAMAHA H A M A M AT SU , I A PO N

HOSSESCHRUEDERS
Madrid, 1B14. En 1962, HAZEN comenzó la representación Hoy YAMAHA, es el fabricante de los pianos
luán Hízen Hosseschnieders se eslabitíe para España, de Im pianos construidos por el HOSSESCHRUEDERS, por encargo especial

c a n o lonstruc lor de Pijnos y Arpas. mayor fabricante de instrumentos musicales de HAZEN.

Asi nació la Casa HAZEN. del mundo YAMAHA CORIIJKATION. Construidos con la más alta tecnología
Hasta 1B72, HAZEN conlinuú la construcción Desde entonces, m i s de 40.000 pianos aplicada a la construcción de instrumentos

de pianos con la marca HOSSESCHRUEDERS. YAMAHA han sido vpndidos en España, mjsicalns añadida al cuidado artesa nal.

Esfos, fueron premiados por su reconocida erigiéndose <is¡ como el piano elegido por la El resultado son los pianos HC, fabricados

calidad, en las Exposiciones Industriales de mayoría de los Conservatorios, Pianistas y expnsamente para enriquecer la tradición de

1B26, 1832yl842. Aficionados a la música en nuestro país. Nuestros pianos, [os HOSSESCHRUEDERS

Un PRECIO que hará historia.


HOSSESCHRUEDERS

SERIE ESPECIAL

EDICIÓN LIMITADA

Esle modelo supone una i nl«Mante opción adicional a la Rama de Fste modelo, exclusivo en Europa, es el resultado de un estudio
pianos verticales YAMAHA, construido bajo la? mismas pautas de profesional sobre Las necesidades de Jos estudiantes de piano en
los pianos de consérvalo*HJ. el HE lOntrece una e*c elente c alidjd grados superiores.
a un precio asequible a cualquier econumia dí»néstjca. Posee una <.a..d¿d tnte(Hion.il r -iv;itarín por h Mbncación de
Fl mecanismo VAMAHA, £aianli/¿i tu durabilidad y encana, siendo YAMAHA, pero sin menospreciar el nivel adquisitivo medio.
especialmente indicado para estudiantes ya de*de sus comienzos. EJ HC 30R por sus cdi-aiterfthr ,is. ofrece unas cualidades muy
Ora. delaCoruña.Km 17,200
El HC 10, posee und timarme,i y calidad sonora excepcionales, el versátiles, un piano con altura, suficienile p&t¿ afcanzar un brÜJ.mte
28230 Las Rozas de Madrid
ataque .igero y agradable, que le destacan pnlrp sus m^s directos TU 91 /bJ9 .55 48 sonido, timbre agradable y uno dinámica apropiada para los más
rivales denliu de los puños de esludio. exigentes inTé<preles.
Representa *in duda un valor excepcional y una inversión segura Plz. de Andrés Servia s/n Todo ello por un prer io muy « j u i librado.
de cara al futuro. Frente Auditorio Nacional de Músfi a
28002 Madrid

425.000
PESETAS, IVA INCLUIDO
Tlí. 9t / 5 6 1 . 59, 52
625.000
PESETAS. IVA INCLUIDO
I DESEO RECIBIR INFORMACIÓN SOBRE LOS PIANOS VAMAHA- HOSSESCHRUEDERS ESCH

NOMBRE ...
DIRECCIÓN:
TLF.: POBLACIÓN: Cft..

DESEO RECIBIR MAS INFORMACIÓN


(OTfíOS INSTRUMENTOS. BOLETINES. ACTIVIDADES. OFERTAS, ETC)

NO DESEO RECIBIR MAS INFOflMACiON POSTERIORMENTE A ESTA OFERTA I


DIF7 ANOS F)F MÚSICA
Festivales

JUSTO ROMERO

estival... fiesta. España y lo español. !Olé! Festivales temporada oficial. Casi que lo único que .se produce es un
y festivalillos de música han pululado como hongos desplazamiento del auditorio habitual hacia marcos más ori-
por la empitoteda fiesta que ha sido España durante ginales, muchas veces en espacios abiertos y monumentales,

H estos diez jaraneros añas. No hay ciudad, pueblo o


incluso pueblecito de la geografía pairia que no se
regocije de contar en su agenda veraniega con al-
gún festival, o al menos de tenerlo en cartera. Nin-
¡incomparables! Se sigue programando a golpe de talón
I banca rio).
Las producciones propias aún escasean casi tanto como
el agua. El cómodo origen público invita a que, a la hora de
gún otro lugar ofrece tal cifra de festivales, encuen- la financiación, se piense menos de lo recomendable en la
tros, jornadas o ei'entos como España. Las arcas del Estado participación tanto de la taquilla como del patrocinio priva-
compiten con las de ayuntamientos, diputaciones y gobier- do. Quizá, en este sentido, el caso más extremo se produzca
nos autonómicos para financiar actos no siempre justifica- en el muy cuestionado y caótico Festival de Otoño de Ma-
dos, muchas veces de insufrible catelez e inequívoco regusti- drid, dentro de cuya programación se han llegado a celebrar
llo a aquellos viejos Festivales de España de tiempos del dic- conciertos en el Auditorio Nacional de Música -2,200 locali-
tador, Tampoco escasean en tan pintoresco mapa festivalero dades de aforo- sin que se hubiera vendido siquiera un cen-
el adjetivo "internacional-. Definitivamente, un Festival viste. tenar de entradas. Difícil es que en tan inadecuadas condi-
La nueva configuración musical española, con su plante] ciones arribe el esperado y aliviador capital privado, cuya
de orquestas provincianas capaces de dar .sopas con honda a aún escuálida presencia en los certámenes españoles es irri-
las de la capital del Reino, con su optimizada red de teatros y soria -mejor: escandalosa- en relación con la participación
auditorios, con la presencia habitual en sus escenarios de las que brinda en los poco estatalizados festivales extranjeros.
mejores solistas y formaciones sinfónicas (fenómeno estre- Probablemente, los menos atacables desde esos delica-
chamente vinculado a la ficticia y especulativa sobrevalora- dos puntos de vista -programación, financiación, asistencia-
ción a la que lia sido sometida la peseta en los últimos añas sean el Festival de Música Contemporánea de Alicante y el
ochenta y primeros noventa), son todas ellas circunstancias Festival Mozart de Madrid. El primero, por la siempre rabio-
que incidieron en la eclosión de un público mejor y mayor, sa actualidad de contenidos. Ambos, por lo reducido de los
para el que fue -es- preciso revisar sustancial mente las fun- presupuestos. En sus ediciones de este año, Alicante ha con-
ciones y razón de ser del anquilosado concepto «festival". tado con una cifra tan mínima como es la de 50 millones de
Si antes los de Granada y Santander -ciudades que alber- pesetas, mientras que el Festival Mozart de Madrid ha nece-
gaban los festivales de mayor enjundia: los del Estado- su- sitado para desarrollar su amplia programación únicamente
ponían casi la única posibilidad de escuchar buenos concier- noventa millones. 61 de los cuales han sido recuperados a
tos fuera de Madrid y Barcelona; hoy, aquella oferta de re- través de la taquilla. Lo que supone una cifra de autofinan-
lumbrón ha quedado finalmente periclitada ante esa nueva y ciación -68% del presupuesto total- sin precedentes en la
renovada realidad. Incluso el más pesimista observador ha- muy subvencionada vida musical española, En tal sentido, y
brá de reconocer que España, pese a todo y a todos, duran- a! margen de la modestia de sus cifras, el Festival Mozart es
te estos diez intensos años de existencia de SCHERZO ha verdaderamente el más internacional de cuantos acontecen
crecido decenios musicales. En esta nueva sociedad, más en España.
cosmopolita, más informada, más oída, sus festivales no po- También el del Castillo de Peralada, que se desarrolla
dían continuar siendo únicamente cúmulo de conciertos de anualmente entre los meses de julio y agosto en esta locali-
campanillas sin ton ni son. Había y hay que ir al tema espe- dad gerundense contando casi exclusivamente con caudales
cializado, o bien especializar los festivales. En una palabra, privados. Modesto, tan modestísimo en cifras como riquísi-
hallar un punto de encuentro, de referencia. lTn concepto, mo en interés es el ya citado Festival Internacional de Músi-
una idea que desbordara al nombre propio. ca Contemporánea de Alicante. Sus asfixiantes 5(1 millones
La exitosa y excelentemente diseñada Mirada al Sur de de pesetas de presupuesto no impiden a su director Tomás
la última edición del Festival de Granada puede ser ejemplo Marco cuajar una programación plagada de estrenos, encar-
de esta revitalizadora e ineludible puesta a punto que, más gos y buenos conciertos. Su última edición -undécima- estu-
pronto que tarde, deberán afrontar todos nuestros festivales. vo a punto de naufragar. El buen juicio prevaleció en el últi-
Ya no bastan buenos conciertos para colmar de contenido mo momento y el más novedoso festival de España parece
un certamen musical. Se precisan, además, imaginación e tener ya asegurado su futuro. De cómo Marco logra en Ali-
ideas. También novedad. Afortunadamente, caducos han cante el milagro de la multiplicación de los peces y las pa-
quedado ya los tiempos en que los festivales estaban llama- nes nadie sabe dar cuenta.
dos -condenados- a suplir las carencias de la por entonces La Semana de Música Religiosa de Cuenca, uno de los
africanizada vida musical española. certámenes mejor diseñadas y más atrevidas ya desde sus
La brillante Sinfónica de Chicago puede oírse en Galicia remotos orígenes, sigue ese buen camino. Como muestra,
y el señor Paul van Nevel dirige a su maravilloso Huelgas valga el hecho de que de las ocho conciertos que han inte-
Ensemble por los pueblos de España. No hace mucho, Celi- grado la última edición, cuatro han incluido obras concebi-
bidache y sus pacientes filarmónicos de Munich inauguraban das en este siglo. Todo un ejemplo. De carácter bien dife-
el Auditorio de Murcia.., Ante esla nueva realidad, los festi- rente pero con similar grado de especia lización y buen crite-
vales de siempre han reaccionado con tibia timidez. Salvo rio es el Festival de la guitarra de Córdoba. Un cúmulo de
contadas excepciones, siguen siendo cúmulo de productos actividades -conciertos, estrenas, conferencias, seminarios,
ya manufacturados y prolongación de la vida musical de la mesas redondas...- en el que, con un presupuesto casi do-
Orquestra
simfónica de
Barcelona i
nacional de
Catalunya

La OBC felicita
la revista
SCHERZO
en sus 10 años
de difusión de
la música
Generalitat de Catalunya
Departament de Cultura
en nuestro país.
Ajuntament ^/de Barcelona
Área de Cultura Diciembre, 1995
TJIF7 ANOS DF MÚSICA
FESTIVALES

méstico -76 millones este último año- se logra la presencia Punto y aparte_
y participación en la capital califal de lo mejor de la guitarra
mundial. Punto y apañe merece el Festival de Canarias, que tiene
lugar anualmente durante los meses de enero y febrero en el
Roma con Santiago archipiélago atlántico y alcanza ahora su duodécima edición.
En estos doce años, Rafael Nebot, su director, ha logrado
Moviendo Roma con Santiago, la cabeza infatigable y ar- convertir a las capitales insulares en referencia obligada y
quitectonizada de José Antonio deseada del invierno musical español.
F.chenique sigue estrujando al máxi- La singular circunstancia canaria justi-
mo el presupuesto (en tomo a los fica e incluso quizá imponga la actual
230 millones de pesetas) de la Quin- línea del mismo: lo mejor de lo mejor
cena Musical Donostiarra para llenar dentro siempre del más tradicional es-
de coherencia, buen sentido y equi- tilo. La presencia reiterada de las es-
librio el venino musical de la grata trellas internacionales de la música,
capital vasca Su última edición ya junto a las mejores orquestas y grupos
ha lomado el apuntado camino del de cámara, convierten el veraniego in-
asunto monográfico, con una interé- vierno canario en el más paradisíaco
same convocatoria configurada en espacio musical del orbe, además de
torno al sugestivo tema Música y erigirse en una verdadera -necesidad
brujería. También ha tenido que ha- para los canarios-, como dice con ra-
cer encajes de bolillos Alfredo Aracil zonada satisfacción Nebot.
en Granada. No sólo con las diez-
madas cuentas del Festival, sino ade- El presupuesto de 567 millones de
más y sobre todo para coordinar y pesetas (que casi habría que dividir por
hacer convivir los mil y un intereses dos, al duplicarse todos las conciertos
-personales e institucionales- que entre Las Palmas y Tenerife) es sufraga-
confluyen en torno al Festival que do en un 60 ó 65 por ciento por la Co-
cuenta con el más ideal marco natu- munidad, en un 20% por las entradas y
ral imaginable. el resto (un 15 ó 20 por ciento) por el
patrocinio privado. Tan superstar e in-
El buen juicio y talante del com- ternacional acontecimiento mantiene
positor devenido a director de festi- una ejemplar y redentora política de
val a principios de 1994 se ha im- encargos y estrenos, todos ellas inmor-
puesto sobre una situación que ro- Cartel de la 52 Quincena Musical de San talizados en una sobresaliente colec-
zaba más la de un polvorín que la Sebastián en 1991 ción discográfica en la que, junto a
de un certamen artístico. Todas las nombres españoles, figuran otros tan
críticas y dudas iniciales -algunas incluso con soma- sobre punteros como los de Wolfgang Rihm o Sofia Guhaidulina.
la araciliana idea de la ya citada Mirada alSurse disiparon Deliberadamente se ha dejado al margen de este comenta-
pronto ante el incuestionable éxito de la convocatoria. Gra- rio el particular ámbito de la ópera. Su especial idiosincrasia y
nada, su Festival, tras largos años de crisis -casi naufragio- complejidad convertiría c-n frivolo cualquier comentario late-
parece al final de esta musical década reemprender definiti- ral. Sólo cabe aquí la cita tangencial de algunos de los festiva-
vamente el vuelo de la mano de Aracil. Ahora, en 1996, les dedicados específicamente al peliagudo género lírico. Sin
afronta el enorme reto de conmemorar como Dios manda el más. Las Palmas, Oviedo, Palma de Mallorca o Sabadell .son
cincuentenario de la muerte de su viejo vecino Manuel de algunas de las no numerosas ciudades españolas con pasibili-
Falla. Como Dios manda; es decir, no centrándolo todo ex- dad de asistir a representaciones líricas de cierta entidad.
clusivamente en la Nacional tocando el Sombrero y Alicia
las Noches, como se hubiera hecho en los viejos Festivales Al igual que muchos museos han devenido auténticos
de España. mausoleos de la obra de arte, el festival de música en Espa-
ña está pidiendo a gritas una profunda y drástica reforma,
De Sur a Norte. Tradición al mente, el otro gran festival que, además de acomodarlo a la nueva realidad musical que
español ha sido el de Santander, cuyo clásico marco de la atraviesa el país, evite el anquilosa miento de la trillada fór-
Plaza Porticada fue suplantado por el flamante Palacio de mula. Causa inquietud cotejar las maneras de financiación y
Festivales. José Luis Ocejo, su director, sigue el modelo las programaciones de los festivales españoles con sus her-
clásico de festival, aunque es innegable la creciente pre- manos europeos. Hay que matar de una vez la figura del pa-
sencia de la música de nuestro tiempo. Y española. Como pá-estado. En Europa -Suiza, Noruega, Alemania, Gran Bre-
en la última edición, en la que se produjeron diversos es- taña- la financiación pública de las festivales de música rarí-
trenos absolutos de compositores hispanos. Significativa sima vez rebasa el cincuenta por ciento del presupuesto glo-
también puede tildarse la representación de la producción bal. Eso a pesar de que sus papás-esiado sí gozan de saluda-
contemporánea en algunos de los nuevos pequeños festi- bles economías. El corolario inmediato de todo ello es la ne-
vales, surgidos especialmente en Catalunya, comunidad cesidad imperiosa de la aprobación de una rigurasa y satis-
autónoma que posiblemente sea en la que con mayor in- factoria ley de mecenazgo. La segunda y última reflexión es
tensidad han proliferado estos actos (sólo en la provincia la de la conveniencia de profesionalizar e incluso colegiar la
de Barcelona se pueden enumerar ¡48 festivales de músi- dirección artística y gerencia!; medida que bien podría ser
ca!). Asi. por ejemplo, en tan abigarrado cúmulo de con- complementaria con algo tan normal por otras latitudes co-
vocatorias cabe señalar el bien ideado y extenso Festival mo es la figura del compositor residente. Figura que, por
de Torroella de Montgrí. Girona, en el c¡ue se cultiva espe- cierto, también están silenciosamente pidiendo a gritos las
cialmente la música contemporánea y donde se da cabida nuevas orquestas españolas.
a las actuaciones de los alumnos y profesores del impor-
tante curso internacional de música que es núcleo de la
muestra. )usto Romero
es crítico musical de Diario 16 de Andalucía
.».- •

JÜNKillÉfe-

Registres & i T ] a Orquesta del


- Concertgebojywv dJjjtfímstérAajfa
V a partir de clntAsrodíinales.
2 CD Ref.: Furt -1013
A
BEETÍKA LN

FURTWANGLER
Furt 1003 ^ f
La mejor Noveaá.
Gramtnophpn a la mejor grabación
histórica, 199S '

Immltiwém
yfin nrtim-ini

Solicite itilorniacion v calalogos a: DIVERfli. Distribuidor exclusivo, tí Zurbano, S6. Z8010 Madrid. Tina: (91) 31014 48 - 319 93 D6. Fax: (91) 319 26 7]
DIEZ ANOS DE MÚSICA
NUEVOS INTÉRPRETES

JUAN ÁNGEL VELA DEL CAMPO

(Diez años de interpretación en España con un prólogo, música sinfónica y la sociedad Con la de Tenerife ha desa-
nueve viñetas y un epílogo) rrollado un importante programa de grabaciones fonográfi-
cas; con la de Galicia realizó con éxito una gira por Centro-
1 prólogo.—Durante el período de existencia de europa que incluyó la famosa Konzerthaus de Viena. Impor-
SCHERZO -diez años, quién lo diría- una oleada tante un el planteamiento de Víctor Pablo es la compenetra-
de nuevos intérpretes ha aparecido o se ha consoli- ción con Enrique Rojas, gerente ágil que lo mismo posibilita

H dado en nuestro panorama musical. La década no


ha sido prodigiosa pero sí fructífera. La renovación
ha afectado a canlantes, ¡astrumentistas y directores
de orquesta, y algunos valores se han establecido
un concierto en el interior de unas cuevas en el Pirineo na-
varro o en un polidepoitivo con condiciones acústicas defi-
cientes, que facilita la flexibilidad en los criterios de progra-
mación. Otros directores como Josep Pons vienen pegando
como simbólicos en un proceso de cambio. con fuerza desde orquestas como la de Granada o el LJiure.
¿Qué ha favorecido este fenómeno de animación? ¿El im- No sé hasta dónde llegarán en el firmamento orquestal, pero
pulso vocacional o la necesidad? Los interrogantes son múlti- al menos han abierto caminos muy necesarios.
ples y las respuestas limitadas. La estructura de la educación Un director de coros, José Antonio Sáinz Alfaro.-El Orfe-
musical continúa sin ser generosa para una incorporación ón Donostiarra va a cumplir 100 añas en 1996. Su tradición
competitiva de nuestros músicos en la sociedad, pero el de- de calidad es impresionante. La designación de José Antonio
sarrollo de las Escuelas de Música en lo que va de década, ya Sáinz, -Sani-, como director no ha supuesto un estancamien-
por ley e integradas en la LOGSE, abre como mínimo un ca- to. Al contraria Se han incorporado jóvenes en varias cuer-
mino de esperanza, si los resultados son equivalentes o al das del Orfeón, lo que ha redundado en frescura y esponta-
menos están en !a misma línea de las que se producen en neidad. Allá donde van siguen arrollando. Hasta tal punto
Alemania, Centroeuropa o los países nórdicos. De los centros que algunas orquestas son reticentes a trabajar con ellos,
de élite -Escuela Reina Sofía, sobre todo- mucho se espera y pues se suelen llevar las mayores aclamaciones del público.
es deseable que Juventudes Musicales y asociaciones pareci- Sáinz Alfaro, tentado últimamente por la dirección de or-
das no se extingan. questa, ha sabido
De momento los es- conjugar con acierto
fuerzos que han cristali- el peso de una ex-
zado de un modo más periencia con la ne-
eficaz han venido de or- cesidad de una re-
ganismos como la Es- novación perma-
cuela de Canto de Ma- nente. Su idilio con
drid o el Taller de Opera Víctor Pablo no es
de Valencia y de la aper- casual. Representa
tura del Teatro de la un modo de cola-
Zarzuela para segundos boración fluido y
repartos para las voces, sin prejuicios.
de la JONDE y las or- Una cantante fe-
questas juveniles o de menina, María Ba-
los correspondientes in- yo.—Se ha abierto
tercambios internaciona- un hueco con tena-
les para los instrumentis- cidad en los mejo-
tas, pero sobre todo de res teatros france-
carreras y esfuerzos indi- ses, ingleses, o ale-
viduales enfocados con manes. Elige meti-
visión de futuro sin que culosamente su re-
la urgencia del éxito pertorio. La manera
prevalezca sobre el pro- con que aborda
greso juicioso. Vfclor Pablo Pérez: su trabajo al frente de las Orquestas de Tenerife y Galicia Hándel, y en gene-
ha roto moldes en España
ral el barroco, es
Optimismo pero moderado ejemplar. Sus Mozart y Rossini poseen encanto y humani-
dad. Le tienta el repertorio francés y anda con tiento y con
¿Motivos para el optimismo? Sí, pero con moderación. tiempo preparando Pelléas et Mélisande. Le da un sello lírico
Hemos seleccionado nueve ejemplos como retrato de la dé- a Strauss y un toque elegante a la zarzuela. Es la cabeza de
cada. Sus trayectorias .son estimulantes para los que puedan serie de una generación vocal que incluye a voces tan inte-
aparecer en los próximas años. resantes y distintas como Ana Rodrigo, Ana María Sánchez,
Lola Casariego, Angeles Blancas, María José Montiel, Maite
El director de orquesta Víctor Pablo Pérez.—Su trabajo al Arruabarrena, Ainhoa Arteta, Montserrat Maní, Isabel Monar
frente de la Orquesta Sinfónica de Tenerife y de la Sinfónica y otras. La noticia vocal triste de esta década es la ausencia
de Galicia ha roto moldes respecto a lo establecido en Espa- de los escenarios de Enedina Lloris. La profesional ¡dad de
ña, incorporando un nuevo estilo en las relaciones entre la varios profesores de canto, como Isabel Penagos, y las puer-

32
DIEZ ANOS DE MÚSICA
NUEVOS INTÉRPRETES

tas abiertas a las jóvenes voces de algunos teatros, han con- nes vienen con fuerza -Claudio Martínez Mehner, Eleule-
tribuido al despegue de muchos cantantes. rio Domínguez, Miguel Baselga...- Pero Rosa es algo más
Un cantante masculino, Carlos Alvarez.—Simultaneó el que una pianista. Tiene algo de musa. Hay que escucharla
canlo con los estudios de Medicina. Pensaba que si le falla- deleitarse con una milonga tras un impecable Prokofiev, o
ba el mundo lírico podría especializarse en medicina vocal. cantar autoacompañándose una pieza de jazz, para damos
No le ha hecho falta. Comenzó entre la ópera contemporá- cuenta que la música transpira en todos sus poros con
nea y la zarzuela, hasta llegar a situarse de lleno en la ópera una mentalidad espontánea e intensa. Alterna los recitales
a solo con los de orquesta. Ha grabado
su primer disco con la Sinfónica de Te-
nerife y Víctor Pablo por el sello Decca.
No olvida la música española y así ha
dedicado recitales a la generación de la
República o ha incorporado a su reper-
torio a Albéniz o Montsalvatge. Es ade-
más, sencilla y natural en su comunica-
ción con el público.
Una orquesta, la JONDE.—Se podría
hablar de la primera década de SCHER-
ZO como la primera década de la JON-
DE. La Joven Orquesta Nacional de Es-
paña ha sido un vivero de instru me mis-
tas que cuando han tenido ocasión han
levantado el vuelo y se han incorporado
a otras agrupaciones y orquestas profe-
sionales. Edmón Colomer, su impulsor y
director hasta hace muy poco, le ha da-
do un estilo -allegro non troppo-, en
La JONDE en su primer encuentro en noviembre de 1983. Desde entonces ha sido un alusión a la película que, con la JONDE
vivero de jóvenes instrumentistas para nuestro país como fondo, realizó Fernando Colomo,
estilo entre desenvuelto y entusiasta sin
excesos. Otras orquestas jóvenes se han desarrollado a su
del XIX. Rechazó ser un Rigoletto con Riccardo Muti en la imagen, desde la de Gran Canaria hasta recientemente la
Scala de Milán, por considerar que su voz no estaba en el de Andalucía. Los frutos positivos acabarán llegando casi
momento adecuado para desarrollar el personaje. Fue una sin darse cuenta.
decisión valiente y habla por sí sola de la rectitud de crite-
rio del barítono malagueño. Además de Carlos Alvarez han Un movimiento, el de la música antigua.—También se
destacado las voces de barítonos y bajos como Manuel Lan- podría afirmar que la última década ha sido la de la recu-
za y Carlos Bergasa, Iñaki Fresan, Stefano Palatchi, Miguel peración, o si se quiere valoración adecuada de la música
Ángel Zapater, y tenores como Josep Bros, Antonio Carlas antigua española, a través de grupos tan vigorosos como
Moreno y Enrique Viana (en el repertorio belcantista). entusiastas. José Miguel Moreno y la Romanesca, la Capella
Un instrumentista du- cuerda, Asier Polo.—Procede de de Ministrers. la Peñaflorida. el SEMA, la Capilla Real de
la Escuela de Música Reina Sofía, donde ha estudiado con Madrid. Hesperion XX, etc, han levantado miradas de grati-
(van Moníghetti. Durante tres años asistió a las clases de tud hacia unos músicos no tan escuchados como se mere-
la Musik Hochschule de Colonia. Toca el violonchelo con cen. Marta Almajano o la argentina María Cristina Kiehr han
una elegancia portentosa. Últimamente acompañó a Alfre- sido voces destacadas de esta permanente evocación enri-
do Kraus en recitales. Actúa cada vez con mayor frecuen- quecedora sin límites de nuestra memoria y de nuestro in-
cia como solista en conciertos para orquesta. Es la viva mediato placer.
estampa de lo que puede ocurrir cuando se unen talento El epílogo.—Las nueve ejemplos anteriores no agotan, ni
personal, estudios en el extranjero y planificación racional mucho menos, los estímulos musicales de la década en el
de los primeros pasos. Ha ganado varios primeros pre- aspecto interpretativo. Pero hay también carencias. Una de
mios en concursos de música. Tal vez sería un músico ellas es la falta de cuartetos de cuerda o en general de gru-
más apropiado para la elección de las próximas década, pos de música de cámara. Asimismo sigue sin existir una
pero es difícil resistirse a apoyarle desde ahora mismo. agnipación de música contemporánea de primera línea -por
Pocas veces en una apuesta hay tantas posibilidades de mucho quejóse Luis Temes y el Grupo Círculo hayan hecho
éxito. un esfuerzo sobrehumano para atender los estrenos pen-
Un instrumentista de viento, Jaime Martín.—Su trayec- dientes de los compasitores españoles. Y lo que es grave, en
toria se desenvuelve fundamentalmente fuera de España. cada colegio o en cada asociación faltan muchas veces coros
Toca la flauta en la Academy of Saint Martin in the Fields, o conjuntos instrumentales que transmitan la ilusión de la
la Chamber Orchestra of Europe, los London Mozart Pla- música cotidiana.
yers y hasta hace poco en la Sinfónica de Londres. Estu- Se ha avanzado, no obstante. Y a ello también ha contri-
dió seis años en Holanda antes de desembarcar en Lon- buido SCHERZO en estas diez años como intérprete infor-
dres. Mantiene como un orgullo su vinculación a la Or- mativo y crítico de nuestra realidad musical. Tal vez sus re-
questa de Cadaqués. No es valenciano, aun tocando un dactores, por cierto pudor, no se atrevan a proclamarlo a los
instrumento de viento, sino de Santander. Pero no es que vientos, pero ellos han sido en justicia uno de los motores
se haya desplazado la cosecha hacia el norte. Ahí está, de la animación musical de la década. Por todo ello, y con
por ejemplo, el caso del estupendo Joan Enríe Lluna para agradecimiento, muchas felicidades.
demostrar que el Mediterráneo sigue inspirando a los mú-
sicos de viento.
)uan Ángel Vela del Campo
Una pianista, Rosa Torres-Pardo.—Los pianistas jóve- es comentarista musical de El País y Canal Plus

schfitfzn j j
O

11

.— ± -
DIEZ ANOS OF MÚSICA
NUEVOS PÚBLICOS

JAVIER ALFAYA

D
iez años de transformaciones en la infraestruc- go, insuficiente. Salvo la presentación esporádica de algu-
tura de la música española -construcción de nas grandes orquestas extranjeras, esa actividad solía re-
nuevos auditorios (Madrid, Sevilla. Cuenca, ducirse a la ofrecida por las dos orquestas estatales, ONE
Santander, Santiago de Compostela, Murcia, y ORTVE, más la Orquestra Ciutat de Barcelona, de titula-
Zaragoza, etc), rehabilitación de antiguos tea- ridad municipal. Aparte se desarrollaba una actividad de
tros, fundación de nuevas orquestas sinfóni- conciertos de cámara siempre minoritaria, y temporadas
cas, parecerían haber tenido que influir direc- de óperas irregulares y económicamente vulnerables -con
tamente en la ampliación de los públicos exis- la excepción de la temporada del Liceu barcelonés, la
tentes para la música seria o la creación de otros nuevos. Zarzuela madrileña, y de otras ciudades españolas (La Co-
Desgraciadamente existen muy pocas estadísticas fiables ruña, Oviedo, Bilbao, etc) donde tradicional mente grupos
-si es que existe alguna- sobre el asunto. Se trata menos de amigos de la ópera mantenían mal que bien el fuego
de cifras brutas como de un más pormenorizado análisis sagrado.
de éstas, que permita saber si en tema tan fundamental se En los últimos años la situación, si no ha cambiado ra-
ha producido o no un cambio cualitativo importante. dicalmente sí se ha vuelto notablemente más compleja. En
Hace unas décadas en España la vida musical giraba primer lugar tanto Madrid como Barcelona han perdido su
casi exclusivamente sobre dos polos, Madrid y Barcelona. absoluta centralidad cultural con respecto al resto del país,
En las demás ciudades -las llamadas entonces -de provin- y acaso en la música más que en cualquiera de las otras
cias— la realidad concertística oscilaba entre la absoluta artes. El hecho de que en los últimos años se hayan crea-
nada y la meritoria labor de pequeños grupos de entusias- do cuarenta y tantas nuevas orquestas, algunas de exce-
tas, reunidos en sociedades filar- lente calidad y con una impor-
mónicas, que con presupuestos tante actividad concertística e in-
muchas veces mínimos trataban cluso de grabaciones fonográfi-
de atender la demanda existente cas, ha permitido sentar las ba-
e ir creando nuevos aficionados. ses de una descentralización,
Muchas de esas asociaciones si- paralela a la de la administra-
guen, por fortuna, existiendo y ción del Estado. Y lo que es más
desempeñan todavía un papel importante, mientras que en Ma-
positivo. Otras han desaparecido, drid y en Barcelona la creación
estranguladas por sus problemas de nuevos públicos parece ha-
financieros. Muy pocas ciudades ber sufrido un cierto impasse y
podían atreverse a organizar una no es fácil encontrar iniciativas
temporada de ópera, pongamos que tengan como meta una difu-
por caso, y eran muy escasas sión de la música más allá de
(Valencia, Sevilla, Tenerife, Gran los límites habituales de una so-
Canaria, Bilbao...), las que dis- ciedad que parece un tanto alér-
ponían de recursos para atrever- gica a la llamada música seria,
se a mantener una modesta or- en ciudades en donde una tem-
questa sinfónica. De modo que, porada estable es una novedad,
casi sin excepción, el español se forman nuevos públicos y es-
que no vivía en Madrid o en Bar- tán en trance de consolidación.
celona, tenía que conformarse En Madrid, donde la oferta es
con una vida musical precaria, mucho mayor que en cualquier
aliviada por algún concierto de otra ciudad española, incluida
cámara o algún recital, muy po- Barcelona, da la impresión de
cas veces por la presencia de que hay un núcleo de melóma-
una gran orquesta sinfónica -co- nos no muy amplio pero con
mo no fuera su ciudad, como una notable capacidad de con-
son los casos de Santander o Hace una década la vida musical giraba casi sumo. Semana tras semana la sa-
Granada, sede de un Festival. exclusivamente sobre dos polos: el Teatro Real de la del Cine Monumental acoge a
Madrid (en la fofo) y el Palau de la Música de Barcelona los fieles de la ORTVE, menos
trasvasables, por ejemplo de aquélla al Auditorio Nacional
que en ésta los seguidores de la ONE a otros ciclos -el de
Pocos pero activos Ibermúsíca, el de la Asociación Filarmónica, etc. Algo pa-
recido sucede en Barcelona, donde al ciclo de la Orques-
La nueva situación se produce no exactamente con la tra Ciutat de Barcelona y Nacional de Catalunya, hay que
implantación de la democracia en España, pero ha sido añadir los ciclos de Ibercámara, etc.
con ella cuando se ha desarrollado una infraestructura ca-
paz de albergar actividades musicales en marcos digna-
mente dotados de medios para ello. Si Madrid y Barcelo- No ocurre lo mismo en otras ciudades, hay que repe-
na disponían de buenas salas (Teatro Real, Palau de la tirlo, donde una actividad musical en progresión es un fe-
Música Catalana) la actividad concertística era, sin embar- nómeno nuevo. Desde Vafencia, Blas Cortés, después de
DIEZ ANOS DE MÚSICA
NUEVOS PÚBLICOS

recordarnos que la actividad musical de la ciudad era mu- bios radicales de política cultural de un partido u otro
cho más reducida antes de la inauguración del Palau de la que gobierna una comunidad o un ayuntamiento, pueden
Música -conciertos de la Orquesta Municipal, conciertos dar al traste con las mejores intenciones. En Madrid la
de la Sociedad Filarmónica, actividad operística aislada, mayoría absoluta conseguida por el Partido Popular tanto
Ensems anuales de música contemporánea, de carácter en el Ayuntamiento como en el gobierno de la Comuni-
marginal-, señala que esa actividad se transforma a partir dad Autónoma no parecen haber alterado, en principio, la
de la refundación de la Orquesta de Valencia, que añade vida cultural en general ni la musical en particular. Los
a su ciclo el de grandes orquestas y solistas extranjeros, nuevos equipos gobernantes han reafirmado antiguos
óperas en concierto, ciclos de cámara, etc. En el Palau se compromisos -con sus orquestas, tanto la de la Villa de
llega a más de doscientos mil espectadores a! año, con lo Madrid como la de la Comunidad Autónoma, con el festi-
que Cortés considera una renovación cualitativa de públi- val de Otoño, que parece va a seguir por líneas parecidas
co, con un notable rejuvenecimiento de quienes asisten a a las seguidas hasta ahora, etc. La terminación de las
los conciertos. obras del Real, con una siempre demorada inauguración,
van por buen camino una vez que la Comunidad Autóno-
Desde Sevilla, Jacobo Cortines nos halila de una situa- ma ha confirmado su compromiso de formar parte de la
ción parecida. La creación de una Orquesta Sinfónica con Fundación que ha de gestionar el nuevo teatro. Otra cosa
un buen nivel, el levantamiento del Teatro de la Maestran-
za han consolidado un público que an-
tes se manifestaba numeroso y entusias-
ta pero que carecía de los medios de
poder dar rienda suelta a su afición en
temporadas estables. En palabras de
Cortines: -Poco, a nuestro juicio, tuvie-
ron que ver los fastos del 92, pues
aquellos espectáculos estuvieron prácti-
camente vedados para los sevillanos.
Ahora éstos disponen de un buen audi-
torio, una buena orquesta, ciclos de
otras formaciones y .solistas, y una pro-
gramación lírica aunque en exceso corta
y poco definida. La mayor virtud de ese
joven público es su bondad, pero tam-
bién a la larga puede convertirse en su
principal defecto, ya que al no mostrar
abiertamente sus exigencias, es objeto
de abuso por los que lo administran. Es
a todas luces intolerable, por ejemplo,
que se utilice para que una madre pro-
mocione a .su hija con el recital que ha
inaugurado la presente temporada-.

Desde Galicia -donde además de la


excelente Orquesta Sinfónica de Galicia
se ha creado un auditorio en Santiago El Palau de la Música de Valencia alberga a más de 200.000 espectadores cada año y se
de Compostela, además de contar con ha convertido en uno de los focos musicales más importantes Je nuestro país
un centro cultural con buenas salas de
concierto incluidas, en Vigo- Daniel Alvarez nos llama la es que eso se haga peor o mejor. Pero al menos existe un
atención sobre varios puntos. Así por ejemplo nos comu- compromiso institucional que evite un deterioro mayor de
nica que en Compostela la asistencia al Auditorio está con- la situación.
dicionada en gran medida por la población universitaria, Así las cosas no conviene ser demasiado optimista ni
que tiene una importante reducción en el precio de las en- pesimista. Por el lado del optimista pesan los cambios ya
tradas -un cincuenta por ciento-, lo que se refleja que en mencionados en la infraestructura y la tímida formación de
períodos no lectivos el aforo se resiente considerablemen- nuevos públicos; por el pesimista que mientras que no se
te. Pone como ejemplo el reciente fracaso de público de resuelvan los problemas de educación, gravísimos, que
una representación en concierto de Don Giovanni, con la arrastra el país, tiene poco sentido hablar de la consolida-
Petite Bande y Sigiswald Kuijken. que al celebrarse en ción de esos nuevos públicos, porque éstas serán preca-
viernes -día sin estudiantes- se vio condenada. Apunta rios y demasiado sujetos a modas. Por eso es plausible en
también Alvarez. que ciertas rivalidades regionales han im- eso también la actividad de algunas de las nuevas orques-
pedido, por ejemplo, que la Sinfónica de Galicia normalice tas sinfónicas, que han puesto en marcha programas de
sus actuaciones fuera de su sede en La Coruña. Así se lle- captación de públicos juveniles y de formación profesio-
gó a la escandalosa situación de un concierto de esta for- nal. Lo más sobresaliente tal vez sea la irregular distribu-
mación bajo la dirección de Víctor Pahlo y contando como ción de la oferta musical en España. El mapa de la difu-
solista a Krystían Zimerman, se vio prácticamenie desieno sión de la música en nuestro país sigue siendo dramática-
a principios de la temporada 94-95. mente irregular. Hay grandes zonas del Estado donde no
hay ni auditorios, ni teatros de la ópera, ni orquestas, y
con los vientos de crisis que soplan parece difícil que eso
Sabor agridulce tenga remedio a corto o medio plazo.
Sin duda los avalares de la política siguen teniendo
una influencia nociva sobre el desarrollo de la oferta mu- Javier Alfaya
sical. Las bruscas reducciones presupuestarias, los cam- es escritor y traductor

sclífi^zn
P O R A D A 9 5 - 9 6 ORQUESTA
FILARMÓNICA


DIF/ ANOS DE MÚSICA
INTERVENCIÓN PÚBLICA Y PRIVADA

JOSÉ LUIS MÉNDEZ ROMEU

n los últimos años los esfuerzos conjuntos de las Avances i n s u f i c i e n t e s


Ministerios de Obras Públicas y de Cultura, de algu-
nas Comunidades Autónomas y municipios, han da- Durante la última década, de la que esta revista es testi-

H do lugar a la creación de un número importante de


auditorios y salas de concierto, los cuales ¡unto a la
creación de muchas orquestas sinfónicas, por los
gobiernas autonómicos y por algún Ayuntamiento,
monio ineludible, la situación de la música culta en nuestro
país ha cambiado notablemente. Al auge de la música sinfó-
nica, con numerosas orquestas de nueva creación y al incre-
mento de conciertos se unen la relevancia de algunas Festi-
son los hechos más relevantes de una política musi- vales y galas musicales, así como la presencia, sobre la que
cal de escaso fuste, donde el tema más recurrente es la reha- volveremos, de algunos fenómenos característicos de la cul-
bilitación del Teatro Real de Madrid, obra difícilmente justifi- tura de consumo.
cable desde la perspectiva de un Estado autonómico. Por otra parte y en los últimos años, se ha abordado la
Resulta sorprendente que al cabo de tres lustros de Es- reforma de las enseñanzas musicales, tantas veces demora-
tado autonómico, el Ministerio de Cultura no encuentre su da, en sti doble plano de profesionalización del aprendizaje
función musical, manteniendo estructuras como la ONE, un los Conservatorios y desarrollo de escuelas de música
el Coro Nacional, el Teatro Real y otras que sirven casi más flexibles para el aprendizaje no profesional; no obstante
exclusivamente a los aficionados de la capital del Estado. será necesario el transcurso de algunos años para evaluar los
Mientras no se apoya la promoción de la música española resultados aunque la insuficiencia de recursos destinados a
en el extranjero, ni las grabaciones o ediciones del corpus la enseñanza musical ha Qevado al descuido de la formación
musical español menos conocido, ni las giras de las or- coral y de los concienos para jóvenes. Globalmente puede
questas españolas. Es inevitable que en el futuro se distin- considerarse que el balance es alentador.
ga nítidamente entre proyec-
tos culturales del Estado, co- Pe rfiles sociológicos
mo los Museos Nacionales, y
unidades de producción es- La encuesta de Equipa-
tables que deberán ser soste- mientos, prácticas y consu-
nidas por sus usuarios habi- mos culturales de los espa-
tuales: compañías de teatro, ñoles, indica que el 5'1% de
de danza, orquestas sinfóni- los españoles asistieron a al-
cas, auditorios, son hoy pro- gún concierto de música
yectos de gobiernos regiona- clásica en el año anterior;
les o locales. Un Ministerio para las representaciones de
de Cultura en un país des- ópera y de zarzuela, los
centralizado, si existe, debe porcentajes descienden al
atender a políticas de reequi- 2'4% y al 17% respectiva-
librio territorial, de distribu- mente. Si consideramos la
ción de fondos, de coordina- variable nivel de estudios,
ción y cooperación, de ima- aparece que mientras el
gen exterior. 22'6% de los titulados uni-
versitarios asistió a algún
Los poderes públicos, al concierto, sólo lo hizo el
implicarse en la política cul- 8'4% de quienes tienen estu-
tural, no deben hacer cual- dios secundarios, reducién-
quier actuación, sino sola- dose a la mitad para el seg-
mente aquellas que cumplen mento de estudios prima-
una función de promoción rios. Por otra parte la asis-
de la creación, de fomento tencia a conciertos aparece
de la divulgación y de acce- caracterizada como una acti-
so a la cultura. Por cuanto vidad urbana, con notables
antecede, en España, el pro- Los esfuerzos conjuntos de la administración central y de diferencias entre las distintas
blema más importante es la algunas comunidades autónomas han dado lugar a la creación
de un número importante de auditorios y salas de concierto. Comunidades Autónomas.
creación de nuevos públicos, El Auditorio de Murcia (en la foto) ha sido el último en Dicho de otra forma, esta-
ampliando la base social de inaugurarse.
los mismos, diversificando su composición cultural, exten-
diendo geográficamente su ubicación. Al servicio de ese mos ante una pauta de conducta de clase media urbana,
objetivo se crean orquestas, se reforma la enseñanza mu- con un cierto nivel cultural y para el tramo de edad 20-45
sical. Las consecuencias en el futuro serán la expansión anos.
del mercado discográfico. la afluencia de más iniciativas Es interesante resaltar el vacío estadístico que existe so-
privadas de mecenazgo, y otras de carácter artístico, como bre la música, como en general sobre las artes en España.
la grabación por nuestras orquestas de! patrimonio musi- Fruto de una concepción ideológica idealista, todavía muy
cal del país. extendida, el discurso sobre fenómenos culturales se mueve
frecuentemente en categorías metalingü¡sucas, como la cali-
DIEZ AÑOS DE MÚSICA
INTERVENCIÓN PÚBLICA Y PRIVADA

dad o la belleza y rara vez se utilizan datos empíricos. Toda- o de música antigua por Jordi Savall, o las grabaciones de Pa-
vía existe resistencia a hablar del mercado cultural, las indus- varotti, demuestran la importancia del marketing cultural. Pues
trias culturales y los mecanismos que inducen a los ciudada- bien, cabe pensar que la introducción en los medios públicos
nas a asistir a un concierto, un museo o un espectáculo. Esa como TVE y RNE, de técnicas y estrategias procedentes de
ausencia de datos tiene como consecuencia la dificultad de oíros ámbitos musicales, debería producir, con las salvedades
analizar con rigor aspectos esen- derivadas de la mayor abstrac-
ciales como la subvención públi- ción y densidad de la música clá-
ca, la relación precio-coste, la ges- sica, efectas similares. Insistamos
tión eficaz de infraestructuras cul- en las técnicas y estrategias del
turales en las instituciones públi- medio, no en la erudición y so-
cas y otros que al norte de los Pi- lemnidad, compañeras habituales
rineos son más habituales. de la música cuita a la que lian
transmitido una marca de distan-
La iniciativa privada damiento y elitismo. totalmente
innecesaria.
La base social tan reducida También los poderes públicos
que acabamos de identificar expli- deben atender a la creación de
ca en gran medida el papel mino- públicos jóvenes; cualquier or-
ritario que la iniciativa privada de- questa que tenga vocación de
sempeña. Sociedades de concier- futuro .sabe que entre sus líneas
tos de distinta tipología, como Ju- de trabajo permanente los con-
ventudes Musicales, Filarmónicas, ciertos para niños, adolescentes
de Amigos de la Opera y otras, o jóvenes, son imprescindibles.
han entrado ya en la órbita de la Adelantemos que no se trata de
subvención pública, .si bien man- conciertos didácticos, como par-
teniendo su idiosincrasia y relativa te de la rutina académica, sino
autonomía. Asimismo y bajo dis- de actos musicales motivadores,
tintas fórmulas jurídicas, los prin- en los que ante un público me-
cipales Festivales dependen fuer- nos formado pero más plástico,
temente de las instituciones. se trata de transmitir el entusias-
mo, la sorpresa y ¡a capacidad
Exisien algunas iniciativas rele- emotiva que la música contiene.
vantes de mecenazgo, como la Existen otras necesidades musi-
Escuela Reina Sofía, determinadas cales cuya cobertura corresponde
Fundaciones o algunos Premios a la Administración, desde la cre-
prestigiosos, si bien, por el mo- ación de archivos musicales hasta
Los conciertos para niños, adolescentes o jóvenes son
mento, la nueva legislación no ha imprescindibles para atender la creación de públicos ei fomento de los estudios musi-
producido efectos apreciables. jóvenes. cológicos en la universidad, la formación cié músicos de or-
Por otra parte, las revistas y publicaciones especializadas questa o la creación de un Iwnco de datas sobre la vida musi-
existentes pueden encuadrarse en este ámbito. Pero el ele- cal española. Éste, además de servir a musicólogos e investiga-
mento más importante es el público, ya sea abonado u oca- dores, debería ser un instrumento de gestión eficaz que facili-
sional, que deberá ser el eje de la política musical, al justifi- tase el intercambio de información entre operadores culturales,
car con su participación la existencia de orquestas o la reali- como orquestas, teatros, auditorias y otros, cuyos responsables
zación de conciertos y cuya implicación en la financiación carecen hoy de estructuras administrativas de apoyo que facili-
de aquéllas y de éstos deberá ser una estrategia permanente. ten la gestión y reduzcan los costes. El modelo de los PIC, de-
Respecto a la industria fonográfica, el informe del Ministe- sarrollado hasta la fecha por el Ministerio de Cultura, no mere-
rio de Cultura. El sector cultural en España ante el proceso de ce crédito alguno.
integración europea, cifra el volumen de ventas de grabacio-
nes de música clásica, entre el 10 y el 15% del total del sector, Por último, la financiación de las orquestas sinfónicas será
apuntando que la casi totalidad de las mismas son grabacio- un problema progresivamente generalizado. La ausencia de
nes extranjeras, incluso cuando los intérpretes son orquestas coordinación cultural en general y específicamente musical,
españolas. También se indica que las aficionados prefieren el en un momento de restricciones presupuestarias y puesto que
soporte disco y que alrededor de cinco millones de españoles se trata de entidades financiadas en su casi totalidad por Ad-
oyen discos de música clásica. En el mismo informe se resalta ministraciones Públicas que habitualmente carecen de una
la inexactitud de las estadísticas musicales en nuestro país. planificación cultural y musical a largo plaaj, generará tensio-
Es cierto que los porcentajes de financiación privada en nes y dificultades hasta que la consolidación de las mismas y
las países europeos son inferiores a la participación pública a la participación de la iniciativa privada encaucen un modelo
diferencia de Estados Unidos, si bien este último presenta pe- racional, competitivo y europeo. No se trata de determinar el
culiaridades fiscales muy diferentes al modelo europeo. En número o la ubicación de las orquestas existentes o necesa-
cualquier caso, el problema de España no es solamente de in- rias, decisión que corresponde a sus patrocinadores, sino de
suficiente participación privada, sino de un mercado y de un articular procesos de racionalidad. Aquí seria necesaria una
público inferiores a los de países comunitarios desarrollados. opinión pública y especializada con conocimiento de las di-
mensiones del problema, consciencia de los objetivos perse-
Por otra parte, en nuestra sociedad, los medios de comuni- guidos y voluntad de sastener iniciativas tan importantes más
cación ejercen una influencia decisiva en la creación de gustos allá de los cambios de personas en las instituciones.
y tendencias, con riesgos importantes como la banalización o
la superficialidad, pero también con ventajas relevantes: exten-
sión al gran público de ofertas restrictivas o minoritarias, divul- ¡osé Luis Méndez Romeu
gación, desritualización. etc. Ejemplos tan sorprendentes como es concejal de cultura de La Coruña y Presidente
las ventas de discos de canto gregoriano por monjes de Silos, ejecutivo de la Orquesta Sinfónica de Galicia
DIEZ ANOS DE MÚSICA
NUESTRA MÚSICA

DELFÍN COLÓME

ras un agobiante día de reuniones comunitarias Con respecto a España existe un buen número de sobren-
en Bruselas, pegados a los cascos de traduc- tendidos que evitan explicaciones previas. Claro que esta
ción por los que Huyen los infinitos idiomas ventaja innegable tiene su contrapartida, sus servidumbres,
comunitarios, en más de una ocasión algún co- porque la mayoría de las veces estos sobrentendidos devie-
lega diplomático me ha confesado, con una nen estereotipos, clichés y tópicos difíciles de extirpar.
mezcla de admiración y envidia: -¡Q ue bien lo La leyenda negra, el misticismo, la fuerza de un imperio
tenéis los músicos, que manejáis un lenguaje con una lengua (que desde el histórico estado de literaria-
universal!-. mente atractiva se está convirtiendo en un instrumento vehi-
Esta es una idea muy expandida, facilitada por declaraciones cular de primera índole), el romanticismo con sus española-
líricas como la de Henry Wadsworth Longfellow —la música es das (unas veces más felices que otras), nuestro supuesto tem-
el lenguaje universal de la humanidad— pero rebatida en las últi- peramento, resultado de múltiples mestizajes confesables e
mas décadas, entre otros, por el iconoclasta Marshall McLuhan inconfesables, las peculiaridades sociopol¡ticas que han per-
quien sostiene que, con el florecimiento de las grabaciones que durado en nuestro país en los casi tres primeros cuartos del
recogen manifestaciones musicales de todo el mundo, estamos siglo XX próximo a fenecer -guerra civil (el último conflicto
desarrollando una vasta enciclopedia tribal de músicas, con lo bélico que suscitó sentimientos románticos a nivel mundial) y
que la música se convierte en plural: ya no se puede citar en dictadura incluidas- han mantenido siempre en el candeleni
singular, ni referirse a ella como el lenguaje internacional. una notable curiosidad hacia España.
Cierto es que a los españoles nos será más o menas difi- Probablemente porque lo español, aunque tópico, casa
cultoso -según la apertura y la generosidad de nuestra sensi- bien con una cieña fertilidad emocional que la distancia abo-
bilidad- arrostrar estoicamente un concierto de música hindú, na suficientemente. Y pensemos que en muchas latitudes,
o una danza thai; pero nos resulta difícil de verdad soportar mucho menos remotas de lo que podamos suponer, la cultu-
una comedia ncpalí -salvo cortadísimas excepciones-, dis- ra española es percibida como exótica.
frutar de un delicioso poema en cantones, importante lengua Dicho esto, ¿cómo se plantea un responsable de la pro-
hablada, por otra parte, por millones y millones de sere.s hu- yección de la cultura española en el exterior el papel que en
manos. Y lo propio les suce- sus esquemas deba jugar la
de, en estríela reciprocidad música española?
-para utilizar un término tradi- Como señalé tiempo atrás
cional de política exterior- a también en una revista espe-
hindúes, thais, nepalíes y can- cializada, de entrada, el gestor
toneses ante nuestras músicas, debe contar con que un sus-
danzas, comedias y poemas. tancioso gajo del sector cultu-
Lo que sí es cierto, situán- ral exterior está dominado por
donos al margen de la polémi- una clara atención prioritaria
ca citada, es que la música -nítidamente reclamada por el
-como la pintura, la fotografía mercado- a la expansión del
o la danza- es un instrumento idioma español.
de política cultural exterior Como es lógico, ello conlle-
mucho más manejable, útil y va serias consecuencias presu-
penetrante que aquellos otros puestarias a las que además,
que están más vinculados a la desde la óptica genuinamente
expresión lingüística como la economicista con que el Mi-
literatura, el teatro o el cine. nisterio de Economía y Ha-
A estas consideraciones li- La Orquesta Sinfónica de Galicia de gira en el Konzerthaus de cienda diseña los presupues-
minares, quisiera añadir alguna Viena ei pasado mes de enero tos, se añade la percepción
más. -interesadamente deformada- de que la música dispone ya,
en su desarrollo internacional, de unos canales comerciales e
Proyección
industriales que funcionan al margen de toda intervención
estatal; añadiéndose, con énfasis, a modo de ejemplo, que el
sector musical está moviendo en los últimas años, en Alema-
La cultura española, en lérminos de proyección y por su nia, más dinero que el de los astilleros navales, y cuidado
propia naturaleza, es agresiva. Quiero con ello decir que pene- que un petrolero cuesta dinero...
tra mucho mejor que otras en ámbitos extra-españoles. La cul-
tura española se vende con más facilidad que -dicho sea con Con todo, desde ¡a humildad de nuestra acción exterior
todos mis respetos- la búlgara o la canadímse, por ejemplo. oficial (piénsese, en terminas comparativos, que la Dirección
En buena parte porque no hay que situaría, no hay que expli- General de Relaciones Culturales y Científicas del Quai d'Or-
caría previamente, como sería necesario con aquéllas, por una say tiene un presupuesto global más elevado que el de todo
razón estrictamente objetiva, aunque parezca presuntuosa, y es el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, cuotas interna-
que España ¡pertenece al pequeño grupo de países que confi- cionales incluidas) se mima a la música y a los músicos espa-
guran la que podría llamarse -y que me perdonen mis amigos ñoles, apoyando vivamente su presencia en el exterior. No
puristas de la llnesco- la aristocracia de la cultura universal. sólo porque quien esto escriba, parafraseando a Alejo Car-
DIEZ ANOS DF MÚSICA
NUESTRA MÚSICA

pentier, lleve un músico dentro, sino porque kxs ción internacional; la Generación de la Repúbli-
propios planlea mié mas políticos de nuestra polí- ca. Gerhard, Montsalvatge, Homs, etc.
tica exterior cultural, insertados en el túmulo de —La promoción de la música contemporá-
circunstancias i¡ue hemos venido apuntando. nea, exigiendo que las recitalesfinanciadoscon
dinero público contengan un significado por-
La Santísima Trinidad centaje de obras de nuestro tiempo.
—Él apoyo a las jóvenes intérpretes, laurea-
hunda mentalmente, desde el exterior, .se nos das en concursas nacionales o extranjeras, faci-
reclama con insistencia a esa especie de .santísi- litándoles giras que sustancien sus curricula,
ma trinidad que forman Albéniz. Granados y Fa- brindándoles la inestimable experiencia del
lla; a las que se añaden, cada vez con más fuer- contacto con los públicos foráneos.
za, Turina y Rodrigo. —la organización de encuentros, semanas o
A e.sa demanda hay que acumular dos ele- seminarios entre nuestros creadores y los de
mentos más: el éxito internacional de la extra- otras países, así como de las instituciones de las
ordinaria floración de cantantes (Caballé, Ber- que se valen, para potenciar una buena red re-
ganza, Lorengar, Domingo, Carreras, Kraus, lacional que sea, a todos los efectos, operativa.
eic,) que han hecho de la lírica española un —La necesaria coordinación con todas las
sector puntero en la música de las últimas dé- instituciones que, de alguna manera, progra-
cadas, y el singular caso de la guitarra. Un ins- man música española en el exterior (INAEM,
trumento que, de manera casi automática, se SGAE, etc.); coordinación que sería muy desea-
identifica con España y con la música española. ble extender a ¡as autonomías.
El fenómeno no deja de ser curioso porque No quisiera acabar sin una nota de optimis-
guitarras las ha habido en todos las países: en mo, referida a que la curiosidad por España a
el medieval Mulliner Book, en la corte de Luis Faita caricaturizado por LPO la que aludía al comienzo de estas líneas se ha
XIV; Watteau las pintó; Stradivarius las construyó; y Schu- ido trocando, en los últimos años, en una nueva curiosidad
bert, Weber. Berlioz y Paganini admiraron su sonido. Pero sustentada en el enorme salto desarrollista que este país ha
está a la vista que tenía razón Anthony Baines cuando es- dado en todos los sectores, de kxs que el musical no es una
cribió que -en las manos del cantor ciego de Goya, la gui- excepción. Ello está originando una nueva percepción de lo
tarra no fue un mero atributo escénico, sino un símbolo de español que, sin duda alguna, se está extendiendo también a
la España eterna». la música.
Ante las características de esa demanda, habría que res- Nada me satisfaría más que constatarlo con certeza, con
ponder con una oferta que ¡asistiera -de acuerdo con la es- todos ustedes, cuando SCHERZO celebre, dentro de diez
trategia que en .su momento formulamos- en los siguientes años, su vigésimo aniversario...
parámetros:
—La difusión del riquísimo acervo español de música ba- Delfín Colomé
rroca y renacentista, por medio de grupas serios y rigurosas. es compositor y crítico.
—La atención a los compositores que. por razones his- Director General de Relaciones Culturales y Científicas
tóricas, no gozaron en su momento de la adecuada proyec- del Ministerio de Asuntos Exteriores

BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN
Rellene y envíe este Cupón m ,*J S c / Marqués de Mondéjar 11, 2« D
28028 MADRID,
Tel. 356 76 22 - Fax 726 18 64

Deseo suscribirme, hasta nuevo aviso, a ía revisla SCHERZO (1] por períodos renovables de un año natural
(10 números), cuyo importe (2) abonaré de la siguiente forma:
O Transferencia bancaria a la c/c 0049 1805 41 2810016711 del BCH, a nombre de SCHERZO EDITORIAL, S.A.
O Cheque bancaho a nombre de SCHERZO EDITORIAL, S.A.
ü Ciro postal.
Q VISA. N° Tarjeta Fecha caducidad Firma

(1} ta suscripción sedará de alia a partir del mes siguientes ta recepción de esle envío.
(2) El importe de la suscripción serí defc.750 pías, para España. Para Europa 9.000 pías, por correo ordinario y 11.000 pías, por avión. Para América,
10.000 pías, por vía marítima y 15.000 pías, por avión, tos envíos CERTIFICADOS lendrán un recargo de 1.000 pías, anuales.

Nombre
Domicilio
C.P Población Provincia
Teléfonos: / Fax: /
Nota' el precio de los números a/rasados es de 700 ptós.
NO UTILICE ESTE BOLETÍN PARA LA RENOVACIÓN. SERA AVISADO OPORTUNAMENTE.

41
DIEZ AÑOS DE MÚSICA
RADIO ¥ TELEVISIÓN

D ERA
LUIS CARLOS GAGO

D
or doloroso que sea reconocerlo, la realidad de cal de calidad digna de una emisora pública, se preocupó,
nuestro país hace con frecuencia buenos los ne- eso sí, de aparecer durante la transmisión en un palco del
gros augurios de aquellos pesimistas de oficio que Teatro de la Zarzuela, cual si de un melómano de toda la
gustan de repetir con rotundidad el viejo adagio vida se tratara.
según <?1 cual -siempre se puede ir a peor-. La si- Muchos de las conciertos emitidos en los últimos meses
tuación de la música seria en los medios de comu- han carecido incluso de toda locución y cuando no ha habi-
nicación españoles en los últimos diez años ha pa- do más remedio que introducir una voz en nuestro idioma,
sado, como tantas otras cosas, por distintos vaive- los resultados han sido catastróficos. En las últimas semanas
nes, pero lo cierto es que en el momento de escribir estas se ha venido emitiendo una serie de programas presentados
líneas el panorama es infinitamente más desolador cjue ha- con cierto desparpajo por Dudley Moore. Sin entrar ahora
ce una década, por más que hayamos vivido fugaces mo- en la calidad o la oportunidad de los mismos, las traduccio-
mentos de esperanza. nes de los comentarios vertidos por el propio Moore o por
En 1985, dos instituciones, ambas agrupadas en el seno los diversas músicos que han desfilado por ellos no han te-
de Radiotelevisión Española, copaban la oferta musical seria. nido desperdicio. -I love thís work-, afirma Michael Tilson
La televisiva siempre se distinguió por su carácter caótico e Thomas al referirse a! Concierto para piano n9 2de Rachma-
imprevisible. Salvo transmisiones con la raigambre de la ninov. -Me encanta este trabajo-, oímos en castellano por en-
ofrecida puntualmente desde Viena con motivo de la cele- cima de su voz. -Give me the first breath!- le pide el director
bración del Concierto de Año Nuevo, TVE apenas ha fre- americano al clarinetista Richard Stoltzman antes de atacar
cuentado la fórmula de las emisiones en directo. Sí lo hizo conjuntamente un pasaje del Concierto para clarinete de Aa-
con cierta asiduidad en la época musicalmente más fructífera ron Copland. -Dame e! primer aliento» traduce la voz .super-
del medio, que coincidió con la etapa de Pilar Miró al frente puesta. Preguntas como, -¿Qué te gustan más, los concerti o
de la Dirección General de RTVE. Entonces se llegaron a los conciertos?, o referencias a -cierres- (en lugar de caden-
transmitir óperas en directo desde el Teatro de la Zarzuela y cias, -closes-) dejan sumido al pobre melómano a las siete o
el Liceo de Barcelona (\Lulu de Alban Berg incluida!) y se hi- las ocho de la mañana de un sábado o un domingo en el
zo fugazmente algo que, al menos en principio, debería caer más profundo desconcierto. Esto, viniendo de una emisora
por su propio peso, como la transmisión conjunta en directo que reconoce haber gastado 1.200 millones en un concurso
por parte de radio y televisión de los conciertos de la Or- como La noche de los castillos, resulta bastante escandaloso.
questa Sinfónica y Coro de RTVE. Cuando el Director Gene- Hasta el momento, el acuerdo suscrito con la extraordinaria
ral de tumo dejaba de ser una
persona mínimamente intere- emisora franco-alemana Arte
sada por la música (una cons- no se ha traducido en la emi-
tante en los últimos años), la sión de un solo programa
presencia de ésta quedaba musical de calidad, por más
condenada a las galeras en que las cuñas institucionales
que se encuentra sumida en la emitidas por TVE este verano
actualidad. hacían una referencia explíci-
ta a los mismos.
Sin apartamos del medio
Horarios caóticos televisivo, estos diez años nos
han traído conciertos esporá-
Los sábados y domingos dicos en los canales autonó-
por la mañana (en horarios micos (especialmente Canal
igualmente caóticos, que pue- Sur), y una sequía absoluta en
den oscilar entre las siete y ¡as emisoras privadas, tan sólo
las nueve de la mañana) son atemperada por los progra-
ahora el único reducto de los mas emitidos por Canal Plus
melómanos. Las excepciones los martes por la noche. Si
suelen esconder motivos co- TVE obliga al aficionado a
merciales más que estricta- madrugar, la emisora de pago
mente culturales. Pocos días le exige trasnochar. El respon-
antes de escribir estas líneas, Salvo transmisiones con la raigambre de la ofrecida desde Viena sable del espacio, el crítico
por ejemplo, podíamos con- con motivo de la celebración del Concierto de Año Nuevo, TVE Juan Ángel Vela del Campo,
templar atónitos el bochorno- apenas ha frecuentado la fórmula de las emisiones en directo realiza una selección de mate-
so espectáculo denominado Operalia II, uno de esos en- riales muy heterogéneos y muchas veces disponibles en la-
gendros pergeñados por Plácido Domingo, que TVE deci- ser-disc. lo que a veces reduce su interés para los buenos
dió transmitir en la Primera (un lujo insólito) en horario de aficionados. Las entrevistas que preceden a los conciertos
máxima audiencia, las 11 de la noche. El actual Director propiamente dichos no pueden abordar, por su brevedad,
General, Jordi Gareía Candau, que se ha mostrado en los ningún tema en profundidad, pero en la filosofía de Canal
últimos años mucho más interesado en llevar el Festival de Plus tampoco tiene excesiva cabida el hecho de dejar hablar
la OTI a Valencia que en ofrecer una programación musí- largamente a sus escasos invitados. Últimamente, la selec-
DIEZ ANOS DE MÚSICA
RADIO Y TELEVISIÓN

ción de estos parece haberse escorado no tanto hacia espe- baridades figuran incluso en leira impresa. Cójase, por
cialistas sino hacia personajes famosos o de actualidad (fut- ejemplo, la revista mensual de programación de Radio Clá-
bolistas, cocineros, baloncestistas. cantantes pop) en un in- sica del pasado mes de octubre. En su habitual artículo de
lento quizás legitimo por ofrecer una imagen diferenie del la página 3, un permanente solaz para los incrédulos, da
gueto en el que suele recluirse en este país a los melóma- cuenta Gross de la transmisión desde Praga de la ópera Li-
nos. Pero no deja de resultar sorprendente que en un medio buse de Smetana, dirigida por -O. llivier] Dohnanyi-. Tres
(el diario El País) perteneciente al mismo grupo empresarial líneas más abajo, informa de la transmisión desde -Cleve-
lan- de un concierto que diri-
gió, como leemos en la pági-
na 49 de la revista, el gran
•C.[hristophl von Dohnanyi-.
El director de Radio Clásica
no tiene pudor en suprimir
acentos y en refundir ambos
en una sola persona, ya que
al referirse al segundo no tie-
ne reparo alguno en precisar,
innecesaria pero reveladora-
mente, que el concierto
cuenta -nuevamente con di-
rección de Dohnanyi-.
Pero no todos los males lle-
garon con Gross. aunque
aquellos polvos trajeron estos
lodos, y con él Radio Clásica
ha alcanzado unos niveles de
falta de profesional ¡dad real-
En nuestro país contamos con la suerte du tcnt-i desde hace ahora tres décadas una emisora mente alarmantes. Antes, la
dedicada monográficamente las 24 horas del día a la música seria: Radio Clásica
dirección de RNE se obstinó
que la emisora privada se leyera hace pocas semanas la si- en reducir cada vez más el ya de por sí mísero presupuesto
guiente frase: -Se da la circunstancia de que la cadena ha de- de la emisora, lo que tuvo consecuencias nefastas en diver-
cidido programarlo (el último concierto de los Proms) a una sos campos. Así, por ejemplo, desde hace años Radio Clási-
hora apta para insomnes.- ¿Acaso desconocía la periodista ca (o, antes, Radio 2) apenas ha renovado su plantilla de
firmante del artículo que desde que nadó Música noche lo programadores y el número de colaboradores (que es tanto
hizo como un programa para noctámbulas o, en el mejor de como decir de puntos de vista) se ha visto reducido en la
tos casos, para propietarios de aparatos de vídeo? actualidad hasta un extremo tal que presenta un carácter casi
La radio parece, por su propia naturaleza, un medio simbólico en comparación con épocas pasadas. El aire fres-
mucho más proclive a la emisión de música. En nuestro co que tan buenos resultados provoca en una emisora hace
país contamos con la suerte de tener desde hace ahora tiempo que dejó de entrar en las ventanas de Radio Clásica.
tres décadas una emisora dedicada monográficamente las Sus últimas adquisiciones provienen de otras departamentos
24 horas de! día a la música seria (un privilegio, por cier- de RNE y algunas de ellas han provocado con frecuencia el
to, del que no gozan muchos de nuestros conciudadanos sonrojo de los oyentes. Hemos tenido que padecer durante
europeos). Radio 2, reconvertida desde el pasado año en meses los errores constantes y la ignorancia ilimitada de una
Radio Clásica por problemas regístrales con la denomina- de ellas para que, por fin, alguien se haya decidido a reducir
ción que más ha calado entre sus oyentes, ha pasado tam- sensiblemente su ración de micrófono, vigilada de cerca a
bién en estos diez últimos años por fases muy diversas. partir de ahora por un experto en la materia. -A continua-
Las dos de mayor interés y pluralidad de enfoques han ción les ofrecemos unos momentos musicales- (no los de
coincidido con los períodos en que estuvo a su frente Ar- Schubert, por supuesto) es una de las frases lapidarias escu-
turo Reverter, un veterano conocedor de la realidad musi- chadas recientemente al interesado, incapaz de rellenar du-
cal española, que supo imbuirle un dinamismo del que ve- rante menos de tres minutos un tiempo muerto entre dos
nía careciendo en los últimos años. Pero los problemas transmisiones en directo, o temeroso quizás de sobrepasar
para la emisora han llegado casi siempre de las instancias con mucho el lugar que la palabra, la reflexión, el comenta-
superiores al propio director. Así, ¡a cruzada contra la pa- rio personal tienen reservado actualmente en la programa-
labra desencadenada a mediados de los ochenta ha alcan- ción de la emisora.
zado su máxima expresión con el actual director, Adolfo
Gross, que en las semanas siguientes a su sorprendente La presencia de Radio Clásica en la UER fue intensa a fi-
nombramiento no tenía reparos en tachar sin pudor algu- nales de los 80 y comienzos de los 90. La asistencia regular
no frases o párrafos de los guiones de los programadores. a reuniones de trabajo y la activa contribución española a
Su llegada a Radio 2 puede calificarse de sorprendente las temporadas de conciertos han dado paso a una situa-
porque desde la creación de la emisora el puesto de máxi- ción ciertamente anómala, en la que Radio Clásica se bene-
ma responsabilidad siempre había recaído en manos de ficia de la extraordinaria oferta de conciertos y óperas de la
una persona vinculada de un modo u otro con el mundo UER (incluidos los festivales de verano), pero apenas ofre-
de la música. Gross no sólo carecía -y carece- de toda ce nada a cambio. El pasado 1 de octubre se hizo pasar un
vinculación, sino siquiera de la más mínima afición o co- concierto grabado claramente con anterioridad como si se
nocimiento, lo que ha provocado en estos dos últimos tratara de una transmisión en directo a toda Europa, cuan-
años un jugoso anecdotario merecedor de ocupar un lugar do habría resultado más digno y más provechoso quizás no
de honor en aquellas famosas antologías del disparate, Co- contribuir a un esfuerzo conjunto para e! que Radio Clásica
mo la ignorancia suele ser atrevida, muchas de estas bar- no cuenta actualmente con un presupuesto cuando menos
honroso.
RADIO Y TELEVISIÓN

Más oferta musical realizada a partir de discos compactos.


Sinfo Radio nació como un intento de emular el éxito obte-
Algo parecido ocurre con la presencia de Radío Clásica en nido en Alemania o Gran Bretaña por parte de emisoras priva-
manifestaciones musicales que tienen lugar friera de Madrid. das que trasladaron a la música seria el concepto de la radio
La falta de presupuesto para viajes, dietas, traslado de equi- fórmula. A pesar de un fuerte despliegue publicitario Sinfo Ra-
pos técnicos idóneas, revisión del material grabado, provoca dio ha acabado defraudando las expectativas de muchos, ya
bien que no contemos con testimonios sonoros de aconteci- que los locutores de continuidad son incapaces de transmitir el
mientos que deberían hallar cabi- más mínimo entusiasmo por la mú-
da en el Archivo Sonoro de RNE. sica que presentan (cometiendo
bien que se emitan impunemente con excesiva frecuencia errores de
grabaciones que no tienen ni la bulto), y los encargados de realizar
calidad técnica ni artística impres- programas especiales (relegados a
cindibles. Una emisora de radío, y la noche y al fin de semana) no
también una musical, debe ser un han conseguido dar hasta ahora
lugar para la opinión, para el en- con una fórmula atractiva y enri-
treten ¡miento, para la diversión. Y quecedora o de interés para el
en un país con las carencias edu- oyente. Los logros, discutibles pero
cativas del nuestro en materia incontestables, alcanzados por emi-
música!, debería ser también un soras como Ciassic FM en Gran
foro pedagógico de primer orden. Bretaña (que .se ha erigido en un
Radio Clásica se ha convertido, serio competidor de la BBC 3) son
por el contrario, en un liilo musi- sólo posibles con una dirección in-
cal camuflado, en una emisora quieta y experta en temas musica-
anquilosada, monolítica, maniata- les, no exclusivamente radiofóni-
da y, lo que es peor, quizás heri- cos, y con la contratación de profe-
da de muerte. Quien quiera sim- sionales con una gran capacidad de
plemente tener música de fondo comunicación.
en su casa o en su trabajo cuenta
ya con otras alternativas, de ahí Este mismo año ha nacido en
que Radio Clásica debiera aspirar Madrid una curiosa emisora que
a mucho má.s que adornar una mira, cual Jano, en dos direcciones
selección musical con un ropaje opuestas. Por un lado, dedica parte
verbal distante, casi siempre ano- de su tiempo a la información e c o
dino y de una brevedad y frialdad nómica. Por otro, propone una
exasperantes para quienes buscan oferta musical variopinta y, en mu-
algo diferente de lo que ya les chas casos, original. Aunque a al-
ofrece un disco compacto. En es- gunos les pueda parecer increíble,
te sentido, estos diez años se re- es en esta emisora, Intereconomía
visten necesariamente de conno- Clásica, donde se han podido escu-
taciones contradictorias en rela- Portada del último boletín que mensual mente edita char en las últimas semanas los pro-
ción con Radio Clásica. Nos trajeron Radio
muchos de sus mejores
Clásica gramas musicales de mayor interés.
momentos, pero también la han convertido en una caricatura
de lo que fue, algo que dolerá profundamente a cuantos .se Locutores que saben de lo que hablan, y que lo hacen sin el
educaron con ella y a quienes le deben una buena parle de agobio que transmite quien se sabe secretamente cronometra-
sus mejores recuerdos musicales. A nadie debe extrañar que, do y vigilado desde algún oscuro despacho, que tienen cosas
en la conmemoración de la tercera década de su fundación, que decir y, sobre todo, ganas de decirlas, constituyen todo un
los Premios Ondas le hayan concedido simplemente una tesoro en ios tiempos que corren. Aunque sus jóvenes presen-
mención de consolación (y, probablemente, semipactada). tadores pecan aún de una lógica bisoñez y los programas se
En la situación y con la dirección presentes. Radio Clásica no resienten en ocasiones de su falta de familiaridad ante el mi-
puede recibir premio alguno. Basta leer la programación ins- crófono, sus propuestas no carecen de soluciones válidas y
titucional puhlicada en la prensa (-Mahler nos dedicará en originales. Lástima que cada media hora se vean obligados a
exclusiva 13 de sus conciertos-; ¿qué conciertas? ¿acaso escri- dar paso a la información económica, algo que no sólo condi-
bió Mahler algún -concierto"? ¿y quién es un tal -Liste»?) para ciona y corta abruptamente el ritmo de un programa musical,
adivinar que, allá en Prado del Rey, algo huele a podrido. sino que sin duda alejará a muchas de los interesados en la fa-
ceta menos material de este curioso híbrido.
En suma, muy poco donde elegir para quien quiera que
En esta década nació, en el seno de Catalunya Radio. Cata- la radio o la televisión le comuniquen algo más que la pro-
lunya Música, que adolece en los últimos tiempos de proble- pia música. Si se confirma el desequilibrio de la balanza en
mas económicos similares a los de su hermana madrileña, lavar de la iniciativa privada, un fenómeno con una presen-
agravados si cabe por el hecho de que la desaparición de la cia creciente en nuestra sociedad, no podemos augurar nada
OIRT (la unión de emisoras que ejercía las funciones de la bueno. La clave sigue estando en una radio y una televisión
UER en los países de la Europa del Este) le ha privado del ac- públicas que cumplan con la quimera de ofrecer con calidad
ceso directo a la extraordinaria oferta de grabaciones y con- el servicio que les demanda la sixiedad, un objetivo que,
ciertos en directo de la UER. U reducción del presupuesto, un hoy por hoy, tanto TVE como RNE están muy lejos de alcan-
mal congénito, provoca habitualmente numerosas situaciones zar pero al que se aproximaron, por fortuna, en momentos
irresolubles en relación con la emisión de obras dramáticas o aislados de esta última década. Algo que al menos nos dejó,
contemporáneas que generan el pago de derechas (cuyas ci- entre tanta desolación, un leve resquicio para la esperanza.
fras se disparan vertiginosamente), un conflicto también fami-
liar y cotidiano en Radio Clásica. De ahí que su programación
se centre primordialmente, asimismo, en una amplia selección Luis Carlos Cago
es escritor y traductor de temas musicales

44
HOIÍLEÍ SOIITEI MADRID-AEROPUERTO r MADRID-PLAZA DE ESPAÑA

Hoteles Sofitel y Scherzo.


Armonía de perfección.

SCHERZO Y LOS HOTELES SOFITEL MADRID-AEROPUERTO Y MADRID-RAZA DE ESPAÑA


FORMAN UN TRÍO PERFECTO PARA ENTONAR LOS BUENOS PLACERES COTIDIANOS.
PORQUE LOS AMANTES DE LA MÚSICA SELECTA TAMBIÉN APRECIAN EL MEJOR DE LOS SERVICIOS:
EL QUE LES OFRECE LA CADENA SOFITEL EN MADRID.
EL HOTEL SOFITEL MADRID-AEROPUERTO PORQUE LES ACOGE NADA MÁS ATERRIZAR
EN UN CONCIERTO EXQUISITO DE INSTALACIONES SELECTAS.
EL HOTEL SOFITEL MADRID-PLAZA DE ESPAÑA PORQUE LES ARRULLA EN EL CORAZÓN
DEL VIEJO MAnRID. U N ENCLAVE ÚNICO, A UN PASO DE CUALQUIER EVENTO MUSICAL.
BRINDE POR SCHERZO EN SU DÉCIMO ANIVERSARIO,
BRINDE POR SCHERZO EN SOFITEL.

Hotel Sofitel
SOFITEL MADRID-AEROPUERTO Sofrm. MADRID-PLAZA DE ESPAÑA
Campo de las Naciones - 28042 Madrid Tutiw 1 - 28008 Madrid
TeL. (91)721 00 70 Fax. (91)72105 15 Tel. (91) 541 98 80 Fax. (91) 542 57 56

JUNTO AL RECINTO FERIAL EN EL CENTRO MÁS


Y AL PALACIO DE CONGRESOS ACOGEDOR DF MADRID

CENTRAL DE RESERVAS "ALLO SOFITEL": 900 67 67 67

Hotel Sofitel. Cuando un hotel es perfecto, todo queda por hacer.


DIEZ ANOS DE MÚSICA
PROPIEDAD INTELECTUAL

JOSÉ MIGUFX RoimfctH/ TAPIA

Una pequeña historia dación literaria y artística internacional), hoy subsistente. Asi-
mismo los estados desarrollaron en el XDí una cooperación
a propiedad intelectual se protege legalmenie en Es- internacional bilateral y multilateral para la protección recí-
paña desde hace más de siglo y medio. La primera proca de las obras de sus autores nacionales. España fue uno
ley data de 1847, que sustituyó y amplió un Decreto de los siete estados fundadores de la Unión de Berna en
de 1823. Hasta entonces la protección de los autores 1886, integrada hoy por más de cien estados.
y compositores había sido parcial e insuficiente; si La trasnacionalidad de la explotación de las obras literarias
bien, por un lado, la autoría fue algo que siempre y artísticas fue lanzada en el siglo XIX por la industrial i zadón
tuvo, cuando menos la protección .social por la esti- de los procesos de producción (editoriales), y el desarrollo de
ma y reputación artística en cada época y estaba las comunicaciones. Dickens escribe en 1SÍ42 un artículo so-
arraigada la idea del plagio, la protección patrimonial o eco- bre La propiedad intelectual internacional denunciando a los
nómica tardó mucho en ser efectiva. editores norteamericanos que imprimían sus obras sin estar
Históricamente, en España y en Europa la protección eco- autorizados Iver traducción española en Obras completas,
nómica de los autores estuvo ligada al desarrollo de la im- Aguilar). No todos las autores comprendían esta institución o
prenta y a los monopolios de impresión. Los más antiguos de no se resistieron a corroerla: Mark Twain escribió en su cua-
los que nos han quedado constancia se remontan a Veneda, derno de notas de 1903 la célebre paráfrasis de ia inglesa: -Só-
según la Crónica Sañuda. Se conoce un privilegio de impre- lo una cosa es impasible para Dios: encontrar algún sentido a
sión concedido a Orlando di Lasso en 1581. alguna ley cíe copyright en el planeta-, seguida de una menos
El estatuto inglés de la reina Ana de 1709 y una Real Orden conocida: -Cuando una ley de derechos de autor se hace o se
de Carlos ITI, de 1763, contenían reforma, es que se han reuni-
declaraciones sobre la mejor me- do los idiotas-.
dida para -fomentar las arte.s, las A pesar de las corrosiones,
ciencias y las letras»: que los au- todos fueron tomando con-
tores de las obras fueran los úni- ciencia de la trascendencia
cos dueños de autorizar y prohi- económica del mercado en el
bir la reproducción de sus obras. que estaban involucrados y
En esta escueta idea consistiría el surgieron muy pronto los mo-
derecho de autor. Se cita al di- vimientos asociativos y gre-
putado francés Le Chapelier que miales de protección colecti-
proclama que -la más sagrada de va de sus intereses. En Espa-
todas las propiedades era la pro- ña se funda la Sociedad de
piedad que tienen los hombres Autores dramáticos españoles
sobre las obras producto de su en 1844 y, en 1875, la Socie-
ingenio. Los decretos franceses dad de autores, compositores,
de 1791 y 1793 protegieron a los actores y críticos seguramente
autores y sus herederos respecto el embrión de la futura Sode-
de las representaciones dramáti- dad General de Autores y ac-
cas y a las reproducciones de tual Sociedad Genera! de Au-
imprenta. Sucesivos decretos es- tores y Editores.
pañoles fueron imitando el mo-
delo francés, hasta la ley de 1847
y la de 1879. La situación actual

Esta Ley y su reglamento Desde 1987 contamos con


contemplaron sobre todo los una Ley de propiedad intelec-
problemas de los autores dra- tual, reformada parcialmente
máticos y musicales y en parte, das veces y que por compro-
los problemas de los artistas Los movimientos de autores y compositores tuvieron su primer misos legislativos, debería ser
plásticos. Fueron insuficientes hito en la fundación por Victor Hugo de la ALAI sustituida antes de junio de
para regular con detalle las rela- 1996 por un nuevo texto re-
ciones editoriales y las obras cinematográficas que necesitaron fundido, que no tendrá muchos cambios. En la ley vigente
leyes especiales en 1975 y 1966 respectivamente. En cambio, los rasgos más sobresalientes son:
salvo una mínima regla, quedaron prácticamente huérfanas de a) La cuestión terminológica. Si bien el término propie-
protección durante más de un siglo los artistas plásticos. dad intelectual ha sido sinónimo durante un siglo del tér-
mino derechos de autor, hoy guardan una relación de gé-
nero a especie: la propiedad intelectual comprende los de-
Un mercado internacional de obras rechos de los autores, pero también los derechos de los ar-
tistas e intérpretes, los derechos de los productores audio-
Los movimientos de autores y compositores tuvieron su visuales y fonográficos y los derechos de emisoras de radio
primer hito en la fundación por Victor Hugo de la ALAI (Aso- y televisión y de determinados editores. Todos estos dere-
DIEZ ANOS DE MÚSICA
PROPIEDAD INTELECTUAL

chos son de propiedad intelectual. La c o n t r a t a c i ó n


b) Noción común: rasgo de todos estos distintos derechos
es el monopolio por el cual cada cual es dueño de autorizar Las leyes españolas y europeas sobre derechos de autor
o prohibir la reproducción, distribución, transformación y co- han establecido siempre reglas de protección de los autores
municación pública de sus obras, de sus interpretaciones y en la contratación, porque se presumen parte débil de la ma-
de sus producciones (editoriales, fonográficas o audiovisua- yoría de negociaciones, Muchos autores están dispuestos a
les) o de sus emisiones. renunciar a lo irrenunciable, con tal de estrenar o divulgar su
c) Rasgo distintivo: la especiali- obra. Sólo la fuerza de determina-
dad de los derechos de los autores das asociaciones de autores, com-
consiste, además de una mayor positores o artistas plásticos ha
duración, en disponer de lo que se venido a equilibrar en cierto mo-
llaman derechos morales, no obje- do la fuerza de los contratantes.
to de contrato ni transmisión, irre- Sin embargo, como se verá, la co-
nunciables, y que protegen la au- lectivización (hablamos de socie-
toría, la forma de designar al autor, dades, por ejemplo, con más de
el inédito, la integridad de la obra treinta mil autores) tiene sus in-
según fue- querida por su autor, el convenientes, básicamente por la
derecho de modificar la obra, de masificación y por las prisas del
retirarla del mercado y de acceder mercado.
al ejemplar raro o único, aunque Alentada por las tendencias li-
sea de propiedad ajena. beralizadoras {la audiencia siem-
En menor medida, se habla de pre tiene razón y la protección de
derecho moral del artista, del intér- los autores es contraproducente
prete, pues se protege su nombre porque espanta a los posibles
y la integridad de su interpreta- clientes, que quieren incentivos),
ción, que no puede ser deforma- existe una fortísima corriente sub-
da, alterada ni mutilada. marina, ya emergente por donde
d) El objeto protegido: por lo se quiera, que ha suplantado el
que respecta a los autores, lo que derecho de los autores teórico, el
la Ley protege no es sólo la obra, de la Ley de 1987 o de los conve-
sino la creación. No se plantean ya nios internacionales. Hoy en día,
los problemas de determinar qué los usos del mercado, esto es, el
sea obra y qué no; o si la obra es- abaratamiento de costes de la ma-
tá lo suficientemente completa, siva distribución de obras, han
pues al fin esto es una decisión dejado en papel mojado las reglas
del autor o del azar. Lo que se imperativas de la Ley que protege
protegen son creaciones originales, a autores y artistas. La fuerza y la
en todo o en parte, de forma que presión de las casas productoras
puedan distinguirse de las ya exis- Lo que la ley protege no es sólo la obra, sino la es tan fuerte que hasta las fuertes
creación. Scherzo per pianoforte solo de Mauricio sociedades de autores han dobla-
tentes. Sólo sobre aquella parte Sotelo, obra encargo de la revista Scherío que será
que sea original la nueva creación, estrenada el 16 de diciembre de 1995.
do el brazo y han perdido el pul-
tendrá derecho de propiedad o de so de la negociación, quedando
monopolio el nuevo autor.
sólo su política asistencial y educativa, a la que están obliga-
e) La nueva leyy de 19&7 introdujo j en España
p un nuevo das por ley, como verdadero resultado positivo. Siempre se
h a cobrar
derecho b una cantidad global por parle de llas socie- podrá afirmar que si no existieran las sociedades de gestión
dades de autores, de intérpretes y de productores audiovisua- colectiva de derechos, las cosas irían todavía peor.
les y fonográficos, de los fabricantes e importadores de mate- Dos ejemplos:
rial empleado en la fotocopia, la grabación sonora y audiovi- Uno. Desde los años 30 se viene firmando, prorrogando y
sual que, como es sabido, .se produce de fonna millonaria. renovando un contrato tipo internacional entre las distintas
Las cifras debidas por este concepto son tan elevadas que .se sociedades de compositores y autores y las casas editoras y
ha tardado más de cinco años en empezar a poner en funcio- productoras de discos.
namiento un mecanismo que haga efectivo este derecho. En la última redacción, de amplia aplicación internacional,
D La duración de los derechos. los músicos quedan en peor condición que cualquier otro gre-
En principio, los derechos de los autores se extienden mio de autores en cualquier mercado nacional o internacional.
hasta 60 años postumos. Sin embargo, si se trata de autores Cuando una obra ha sido grabada por primera vez, el
fallecidos antes de 6.12.1987, su propiedad intelectual -si- compositor ya no podrá impedir que se grabe por segunda,
gue- durando 80 años. La Unión Europea ha exigido en tercera o cuarta vez, cualquiera que sea el intérprete, el arre-
1993. por una Directiva, que la duración se amplíe hasta 70 glo, la casa de discos, la reputación de todos estos o lo que
años post mortem. es peor, la mezcolanza o miscelánea de obras grabadas junto
Los derechos de los artistas, intérpretes y ejecutantes du- a la del autor que asiste de brazos cruzados, por imposición
ran hasia 40 años a contar desde la publicación de la fijación del contrato colectivo, a la mistificación de su obra.
de la interpretación, o desde la interpretación si no fue publi- ¿Se imaginan a un escritor que no autoriza cada una de
cada su fijación. La U. Europea ha exigido su ampliación has- las ediciones de su obra escrita y que no toleraría nunca que
ta 50 años, e! hecho de haber autorizado en su día a la editorial E, signifi-
Los derechos de los productores fonográficas, audiovisua- caría que cualquier otra editorial, la F, la G o la mismísima E,
les y de las emisoras de radio y televisión se extienden a 40 haría una 21 o 31 edición sin su permiso ni su acuerdo, econó-
años o emisiones. Por Directiva de la l í , este plazo se am- mico y estético? Hay miles de razones por las que un autor no
pliara a 50 años. quiere ver publicadas sus obras en una concreta editorial, to-

47
DIEZ ANOS DE MUSK A
PROPIEDAD INTELECTUAL

lección o ¡unto a otros autores que nada tiene que ver. ria violación de derechos de autor,
Por desgracia, los músicas españoles dejaron hace mucho A diferencia de otros discos de la misma compañía edito-
tiempo de tener el control sobre la grabación fonográfica de ra cuando publica un CD. Vídeo o MC con recitales y obras
sus obras. El gran mordisco se lo llevaron las casas de discos, de doce músicos, en esta multímillonaria y planetaria edición
y no es que ganen dinero a espuertas, -casa perfectamente fonográfica, las carpetas o envoltorios no contienen la indica-
legítima-, es que deciden si, cuándo y cómo graban las obras ción preceptiva de autoría. Contra la Ley española, los conve-
de los auiores, ¡es guste a estos o no, los mezclen con unos o nios internacionales y los contratos entre casas de discos y
con oíros. Para más agravio, los productores se han tomado sociedades de autores, no se menciona la autoría de las mú-
gran libertad a la hora de grabar arreglos no autorizados por sicas y letras grabadas y sin embargo sí menciona los intér-
el autor, so pretexto de una invención sublime del mercado pretes de cada uno de los fragmentas.
de derechos de autor: lo que se llama en el gremio pequeño ¿Cómo están los derechos de los compositores españoles?
derecho, por lo cual, las sociedades de autores protegen me- Pues no muy bien, pero, como dice aquél, podrían estar peor.
nos a las p&jtteñas obras (¡las canciones!, las sintonías, los pe-
queños motivos musicales de cuatro notas), frente al gran de- Sirva de consuelo un rondó final (rutto nel mondo e bur-
recho que está integrado por sinfonías, óperas, zarzuelas. la. ..I. y es recordar la perorata que Groucho Marx dirigía a la
Warner Brothers, al parecer por carta:
Este despropósito ha permitido que la multinacional del •Ustedes reclaman que les pertenece Casablanca y que
perrito se permita el lujo de desarreglar una canción del ma- nadie puede usar este nombre sin su autorización. ¿Qué decir
estro Sorozábal modernizándola sin permiso de nadie. ¿Se de Warner Brothers? ¿También les pertenece? Quizá tengan
imaginan los cuadros de Kandinski, de Mantegna o de auto- ustedes el derecho de usar el nombre Warner, pero qué me
res varios y desconocidos, modemigados sólo porque son de dicen de Brothers? Profesión al mente nosotros fuimos brot-
pequeñas dimensiones, esto es, pequeño derecho? ¿Sería pe- hers mucho antes que ustedes. Estuvimos de gira como los
queño derecho (sic) el poema de doce versos y gran derecho Marx Brothers cuando Vitaphone no era más que una chispa
(sic) la novela río o el poema del Mió Cidt Inefable. en la mente del inventor, e incluso antes de nosotros hubo
Dos. En este mundo del gran hermano, tan regulado y a otros brothers: los hermanos Smith, los hermanos Karama-
la vez tan incontrolado, ya por la prisa tan propia de nuestras zov, Dan Brothers, un extremo de béisbol en Detroit y Her-
tiempos, ya por una confusión deliberadamente buscada, mano, ¿puedes darme un centavo? (Brother, can you spare
puede afirmarse que el disco de música clásica más vendido me a dime?>.
de la historia del mercado, según rezan los anuncios, más de
diez millones de copias, a saber, el recital de las termas de ¡osé Miguel Rodríguez Tapia
Caracalla, de Roma (1990), contiene una flagrante y planeta- es profesor de Derecho Civil en la Universidad Carlos III

SEXTO ¿%>WCURSO
INTERNACIONAL DE CANTO
JULIÁN GAYARRE
PRESIDENTE DE HONOR JOSÉ CARRERAS
DIRECTOR ARTÍSTICO P1ERO RATTALINO

15-22 de SEPTIEMBRE de 1996


PAMPLONA

Fecha límite de inscripción: 31 de julio de 1996


Edad máxima: 32 años (Mujeres), 35 años (Hombres)
Premios hasta un total de 7.000.000 de pesetas

CONCURSO INTERNACIONAL DE CANTO JUUAN GAYARRE


W Gobierno de Navan-a
SANTO DOMINGO, 6 • 31001 PAMPLONA * ESPAÑA gl Departamento de Educación
TEL 10 60 7 2 - 1 0 65 00 FAX 22 39 06 Cullura, Depone y Juventud
^llévate la
Sinfónica de
Galicia a una
isla desierta**

_,. UEX. MACÍAS


}~'£. OUpfe
Andrés Gaos
7r Sinfonía «En los montanas de Galicia»
«Fantasía pora viohno e orque^rro» op- 24
impresión nocturna .Miso RECORDS MCD 007
Suih? a Ja anligua

la P
Ondrej

BMG ARIOLA. 74321 2865 2

á ELEFANT RECORDS-TROMPA CD 1

Orquesta Sinfónica de Galicia. Glorieta América s/n. 15 004 La Confía. Teff.: 981 25 20 21 fFax: 98127 74 99
DIEZ ANOS DE MÚSICA
GRABACIONES FONOGRÁFICAS

Luis SUÑÉN

I primer número de la revista SCHERZO -febrero rición de un sello llamado Naxos, la proliferación de firmas
de 1986- recogía en su sección de crítica de dis- independientes y especializadas y la ampliación de la ofer-
cos -10 páginas- 28 comentarios dedicados a las ta de las llamadas grabaciones históricas.

H novedades del mundo de la fonografía. En su nú-


mero 98 -octubre de 1995. último aparecido
cuando escribo esto líneas- eran 193 los discos
reseñados a lo largo de 5S páginas. Las cifras son
Naxos y otras aventuras

El surgimiento, en 1985, de la firma Naxos no pareció


suficientemente significativas como para dar una anunciar sino para unos potos -recuerdo una conversación
idea del incremento de la oferta discográfica en unos años en Radio Clásica, en El mundo de la fonografía de José
que han coincidido con la implantación y desarrollo del Luis Pérez de Arteaga, entre el titular del programa, Nadir
disco compacto, aunque también con los altibajos de una Madriles, Javier Alfaya y quien esto firma- lo que en sólo
economía que ha tenido en el descenso del coasumo una diez años se ha convertido en el fenómeno más significati-
de sus claves. Es verdad, con todo, que el disco, como pro- vo del mercado de los discos en el mundo entero vía, nada
ducto cultural -y como ocurre con los libros, el teatro, el más y nada menos, de ta imaginación y el riesgo controla-
cine o los conciertos- goza en buena medida de un públi- do. Hoy Naxos es el mayor vendedor de discos del mundo
co cautivo que, más o menos numeroso, prefiere -o prefi- y su oferta ocupa metros y metros de estantería en las tien-
rió, cuando vinieron peor dadas- privarse de otros esparci- das del ramo. Una oferta que se basa en la sabia combina-
mientos antes que renunciar a alimentar sus pasiones. La ción del repertorio habitual y de las novedades casi absolu-
presencia del disco compacto supuso igualmente, y tras tas y en el uso de intérpretes de bajo coste y suficientes
concluirse no ya la evidencia de sus virtudes sino lo inevi- prestaciones. La ambición de Naxos no parece hoy otra co-
table de su desarrollo, el cambio de medio reproductor, la sa sino la de ofrecer la mayor parte de la historia de la mú-
.sustitución del viejo plato -otra inversión- por un nuevo sica -ha creado ya una sección de música antigua, empren-
artefacto cuya alimentación suponía, además, un gasto ma- dido la edición casi completa de la obra de Vivaldi, amplia-
yor al habitúa I mente reservado a , do su oferta operística, puesto en
marcha colecciones nacionales
la compra de los discos de vinilo. como la francesa Patrimoine o la
El caso es que el aficionado debe PURCELL danesa Dacapo- manteniéndose
convivir con una oferta cada vez The Fairy Queen en esa escala de precio que los
más amplia, sólo en parte variada, ingleses llaman su¡)er bargain pn-
sometida a modas diversas y en la The Scholars Batuque Enscmblc
ce y que aquí llamaríamos serie
que conviven, como en cualquier barata, o hasta piuscuambarata
otro producto relacionado con la cuando, como así es, puede en-
cultura, lo verdaderamente signifi- contrarse hasta por menos de se-
cativo con aquello otro necesario tecientas pesetas. Naxos -que ha
para mantener el ritmo del merca- llegado a la osadía de fichar como.
do, aunque no todos los que ha- productor al legendario Paul
cen discos piensen, con el editor Myers, antes en Decca- fue vista
alemán Klaus Wagenbach, que por las multinacionales como un
hay que editar cosas que permi- fenómeno al que no había que
tan pasar el dinero del bolsillo dar demasiada importancia, quizá
derecho al bolsillo izquierdo. A creyendo que el aficionado no se
veces sólo interesa el bolsillo de- sentiría atraído por nombres des-
recho. Citemos como ejemplo en Naxos en sólo diez ¿ños se ha convertido en el conocidos y que el rendimiento
favor de las grandes firmas el fenómeno más significativo del mercado de los discos de éstos haría desistir a los más
magnífico esfuerzo realizado por en el mundo entero
Decca con su serie dedicada a la Entariete Musik.
conspicuos de aquéllos. No ha sido así, y las mismas multi-
El panorama es el de un mercado que recibe una oferta nacionales tratan de reaccionar con ofertas que, además de
muy amplia y en buena medida repetida -el catálogo nor- no llegar a batir a Naxos en el terreno de la economía, sue-
teamericano Schwann-Opus recogía en su última edición, len ofrecer materiales archicunocidos. bien es verdad que,
que incluye decenas y decenas de miles de referencias, 74 a veces, incluyendo también recuperaciones muy espera-
disponibles de la Sinfonía "Patética- de Chaikovski-, que das. El ejemplo de Naxos ha sido seguido, en tono menor,
exige del comprador un sacrificio evidente y que confía en por Discover -creación, por cierto, de un antiguo artista
él para que la máquina no se pare, bien es verdad que sin del sello de Hong Kong, el director de orquesta iranoaustrí-
ponérselo demasiado fácil. Pero hay datos que .si no supo- aco Alexander Rahbari- y por la firma alemana Arte Nova,
nen todavía un cambio efectivo, sí anuncian ciertas varia- que goza de la distribución del grupo BMG y que parece
ciones significativas. Así, el poder de las multinacionales más audaz que ninguna en su programación inicial.
del disco -menos de media docena- como aprovisionado- Mientras en Naxos trabajaban como hormigas, los gran-
ras de novedades y reediciones, como arbitros de la oferta des sellos se perdían en disquisiciones tan importantes, sin
y la demanda, ha sido a lo largo de estos diez años matiza- duda, como encontrar a los herederos de los grandes nom-
do por algunos fenómenos especialmente notables: la apa- bres del pasado que o habían muerto o debían, por edad,
DIEZ ANOS DE MÚSICA
GRABACIONES FONOGRÁFICAS

disminuir el número de sus grabaciones. Y ahí el terreno vistazo a lo que se ofrece. El problema -o uno de ellos-
sigue abieno. Ni Karajan y Bernstein entre los primeros ni puede estar -como señalaba Nadir Madriles en el número
Solti entre los segundos han encontrado sucesor. Nadie 98 de SCHERZO- en el sentido que el mercado discográfi-
puede, hoy por hoy, tomar el relevo de aquellos demiur- co da a lo que podríamos llamar la uniformidad de los pre-
gos, de esos músicos mediáticos al máximo cuya presencia cios -no confundir con el precio fijo de, por ejemplo, los
en la carátula de un disco era y es garantía absoluta para libras. Un precio que hace que cueste igual lo fácil y lo di-
muchos aficionados y, más aún, para quienes no lo son en fícil de vender, las tiradas amplías y las corlas, lo amortiza-
grado de titulación en la materia. Dutoit, von Dohnányi, do y aquello que debe ser rentabilizado, como si el coste
Barenboim, Rattle, Sinopoli, Hamoncourt, Abbado, Menta, del prototipo fuera en ambos casos el mismo.
Levine o Maazel no han alcanzado
ese reino de los cielos en vida, y Música y músicos españoles
no porque no hayan tenido opor-
tunidades.
La presencia de la música y los
Las firmas independientes -es músicos españoles es otra cuestión
decir, las pequeñas que no depen- a tener en cuenta en un repaso co-
den sino de sí mismas- han conse- mo el que nos ocupa. La música
guido obtener sus cumas de mer- española ha empezado a tener des-
cado más o menos grandes en fun- de hace dos o tres años una cierta
ción de la especializaron de una presencia activa -con novedades
oferta que abarca desde la música de fusre- en el mercado discográfi-
antigua -Opus 111, Symphonia. cu nacional e internacional. En
Astrée, Gimell, Christophorus, Stra- aquel, y en años pasados, los tra-
divarius, Tactus, Rivo Alto, la espa- bajos de firmas como Columbia,
ñola Glossa- hasta la más actual Zafiro, Hispavox, Etnos o Ensayo
-epo, la hoy rediviva Wergo con cubrieron con cierta dignidad el
los pianistas L'riarte y Mrongovíus panorama. Pero la llegada del dis-
entre sus artistas, Catalyst y Elektra, co compacto supuso poco más que
dependientes respectivamente de el paso al nuevo soporte de algu-
los gigantes BMG y Warner- o nas de sus producciones -las zar-
combinando ambas vertientes -las zuelas de Columbia, algo de His-
británicas Hyperion y Chandos, por pavox tras su compra por EMI. La
ejemplo. Su secreto no es sino el Aui.aft'i \'¡¡i - inexistencia de una industria espa-
rigor, la fidelidad a un público ñola del disco se encargó de que
también fiel y la originalidad en DOÑA aquellos esfuerzos quedaran en
sus programas. Tan cierta es su FRANC1SQUITA eso y no hubiera una continuidad
presencia y parece que claro su fu- necesaria. De la misma forma que
turo que los grandes han creado la presencia de músicos españoles
colecciones o hasta sellos que no en el catálogo internacional siguió
son sino imagen de estos pioneros. M\KI\ BMO siendo testimonial, reducida a los
Así. por ejemplo, Sony con Vivarte, KAI/tl-l ff|-KI}JII
cantantes de ópera, un par de di-
por no hablar del reciclaje de una M \ H V ¿ M II.KK.O rectores -Frühbeck de Burgos y
firma como Archiv. López Cobos- y los solistas de
siempre: Alicia de Larrocha, Zaba-
Otro fenómeno -hijo, además, \S.TOM«OSMARBÁ leta, Yepes, los Romero, las apari-
de las posibilidades legales de re- ciones más o menos fugaces de los
producción de cintas de radio y de pianistas Orozco, Achúcarro y Re-
registros ya pasados al dominio Las nuevas grabaciones de zarzuela y los registro* quejo. La intervención de organis-
público- es el de las marcas espe- de Josep Pons y su Orquesta del Teatre Lliure son
acón I ecim lentos celebrados por la prensa
mos oficiales como el Ministerio de
cializadas en grabaciones históri- especializada de todo el mundo Cultura o la Fundación Caja de Ma-
cas, recuperadoras de un legado drid, la disposición de firmas como
que se perdía y que ha servido pa- las francesas Auvidis Valois o Harmonía Mundi han hecho
ra que realmente podamos hoy decir sin ambages que el posible, sin embargo, que ¡as nuevas grabaciones de zar-
consumidor de discos dispone de la posibilidad de trazarse zuela comandadas por Víctor Pablo Pérez y Antoni Ros-
un panorama exacto de la evolución de la interpretación Marbá, los registros de Josep Pons y su Orquestra de Cam-
musical de nuestro siglo. Orfeo, Arlecchino, Arkadia, Eklip- bra Teatre Lliure o de Lluis Claret, la colección Roberto
se, Tahra, Russian Discs, Music & Arts, Nimbus, Dante. Bid- Gerhard de ia Orquesta Sinfónica de Tenerife con Víctor
dulph, Grammofono, Preiser, Testament -esta dependiente Pablo Pérez, como la recuperación para el disco de Rafael
de los magníficos fondos de EMI- son algunas de estas em- Orozco -antaño artista de Philips y EMI-, sean aconteci-
presas que, apoyadas en la locura que caracteriza al com- mientos celebrados por la prensa especializada de todo e!
prador habitual, ofrecen materiales de un valor a veces in- mundo. Es verdad que, a la vez, determinadas grabaciones
conmensurable. Los nombres de Toscanini, Furtwangler, efectuadas por multinacionales con artistas españoles sólo
Abendroth, Scherchen, Sofronitskí, De Sabata, Beecham, son distribuidas en nuestro país, lo que hace que intérpre-
Stokowski, Casáis, Schnabei o Horenstein cobran así un tes capaces de competir en el mercado mundial con sus
nuevo significado para muchos aficionados. pares generacionales se vean condenados al consumo in-
terno. José María Pinzolas, Rosa Torres Pardo o Cristina
Todo ello nos lleva a pensar que es este del disco un Bruno son, esperemos que por el momento, lamentable
mercado abierto, y que lo estaría mucho más si sus precios ejemplo de ello. A la vez, políticas inteligentes permiten la
correspondieran en mayor medida a la realidad de lo ofre- salida al exterior, como lo demuestra la serie de grabacio-
cido que a la homologación que otorga el puro envase. Pe-
ro esta es otra discusión que rebasa el trazo de un simple
DIEZ ANOS DE MÚSICA
GRABACIONES FONOGRÁFICAS

nes comen- por un fenó-


zada por la meno que
Filarmónica muy poco tie-
de Gran Ca- ne que ver
naria y su ti- con la tradi-
tular Adrián ción y la evo-
Leaper con lución real de
Arte Nova. Re- nuestra cultura
cordemos que como es e! de
alguna orques- los cantantes de
ta patrixi ha de- ó p e r a - es su-
jado pasar la mamente esca-
oportunidad sa. Y no dejará
por pretender de serlo sino en
sellos hoy por la medida en
hoy inaccesible que los discos la
para ella, y otra acojan como lo
que decía que El ejemplo de dos sellos hispanos como AI m aviva o han hecho con la ingle-
Glossa es aleccionador por lo que tiene de riesgo y por lo que supone de
con nuevos reglamentos intento por desvelar un patrimonio cuyo olvido es un delito de lesa cultura s a o h francesa e n SL1S
ya podía grabar -como si nombres menos conoci-
a las casas de discos les importara eso- ni siquiera puede dos. Para el mercado interno, la reaparición de una serie
deshojar la margarita, pues ni titular tiene. como Genios de la Música Española -que se vendió en los
El ejemplo de dos sellos hispanos como Almaviva o quioscos- sería, como recordaha hace meses en SCHERZO
Glossa es aleccionador por lo que tiene de riesgo -atenua- Nadir Madriles, una magnífica noticia. En el plano interna-
do por dedicarse a un repertorio hoy en boga- y por lo cional las cosas no van a ser tan fáciles, aunque los pasos
que supone de intento de desvelar un patrimonio cuyo ol- dados hagan cobrar cierta esperanza. Una vez más, todo es
vido es un delito de lesa cultura. Queda mucha, muchísima cuestión de riesgo bien calculado por parte de algún pe-
música española por grabar, música que abarca siglos de queño sello, o de que los grandes vean que hay mercado
creación y cuya presencia en el disco es el único modo de -y sabiéndolo ver lo hay, sin duda- y se decidan a em-
certificar su existencia para alguien más que los musicólo- prender una serie ad-hoc. Ojalá dentro de otros diez años
gos. No es cuestión de ofrecer aquí una lista inacabable de podamos decir que el sueño se ha cumplido.
los nombres y las obras que faltan, de los intérpretes que
seguramente merecen mejor suerte. Desgraciadamente la Luis Suñén
presencia de la música española en el mundo -sostenida es editor y crítico musical

Agencia de Conciertos

la ffévamo

OSE MIGUEL MORENO AYRE ESPAÑOL


A ROMANESCA .AL CÁMARA
SICA FICTA

Arte Música. Gran Vía, 80. 28013 Madri


•rt 1 . '
*W-
4

•X¿-W.
ífi,*'
EL ENIGMA
DE LOS ENIGMAS
.a enigmática sonrisa de tina mujer
ha sido capaz de convertir el pequeño lienzo
de Leonardo daVinci.en un ohjeto
de cnlro universal.

EL BRANDY
DE LOS BRAND1ES
DIEZ ANOS DE MÚSICA
NUEVAS TECNOLOGÍAS

JOSÉ LUIS PÉREZ LIE ARTEAGA

ste artículo se llama como se llama, a pesar de que ordinado por Luis Suñén) esta casa conmemoró las diez años
pudo haberse llamado -Lina década de nuevas tec- del CD con una panoplia de importantes trabajos de autores
nologías- -que es un título culterano- o -Diez añas españoles y extranjeros. Uno de estos colaboradores fue el

H de cachivaches para escuchar la música- -que es


una forma concisa de describir lo que aquí se con-
tiene-, pero se intitula tal cual por aquello de la ci-
nefilia y porque hay en toda esta década —Aque-
gran especialista británico Edward Greenfield, que, en un
texto sin desperdicio. Presente y futuro del sonido grabado,
analizaba con estilo accesible a cualquier lector las ventajas,
paradojas o inconvenientes del CD. Repitamos ahora el pá-
llos...— un inmanente sentido de precariedad que, rrafo introductorio de su artículo: -Diez añas después de la
inexorablemente, la envejece antes de tiempo y que hará, llegada del CD al mundo de las grabaciones discográficas, és-
traspasado el umbral del milenio, que nuestras espectadores te se ha transformado de modo impensable. ¿Quién podía
inmediatos -que, previsiblemente y Dios mediante, seremos imaginar que la emergencia de un nuevo soporte, más fiable,
la mayor parte de los actuales- ñas contemplen (contemple- más duradero, más fiel en su reproducción del sonido, llega-
mos) con cierto aire de condescendencia ante las idas y veni- ra a tener como una de sus principales coasecuencias una
das de nuestros discos, cintas, compactas y diskettes, y los extraordinaria expansión del catálogo de grabaciones anti-
plúrimos artefactos (cacharros) que empleamos para reprt>- guas e históricas? Durante los treinta años de reinado del LP
ducirlos y, en última instancia, acceder por vía del pabellón se produjo una considerable explotación de las grabaciones
auricular a ese preciado bien, paite de nuestra vida para to- de archivo, pero esto no es nada si se compara con el alcan-
dos los en el lance embarca- ce del CD en su recuperación
dos, que es la música. Así -generalmente con una extra-
pues, pasen, vean (oigan), le- ordinaria mejora de sonido-
an y hágame >s historia. de grabaciones realizadas a
partir de 1900..
Es este un texto de heme-
roteca, porque el 80 por cien- La consagración internacio-
to de su extensión lo cubre la nal del CD vino unida, a fines
cita periodística, cita -excusas de los 80, con la aparición de
por nuestra inmodestia- de lo que se consideró -quizá sin
páginas de esta publicación en exceso de confianza- el medio
su casi totalidad. supremo de reproducción au-
Cuando esta revista nacía, dio-visual, esto es, de sonido
el CD o Compact-Disc tenía digital unido a imagen de alta
casi dos años de vida. Era el calidad, el Video-Disc, llama-
-nuevo sistema-, el -digital au- do así inicialmente, posterior-
téntico- -así se decía, ¿recuer- mente homologado como La-
dan la publicidad?-, las -3 D- ser-Disc. Esta revista estuvo
genuinas, o sea, grabación, atenta al surgimiento del nue-
edición y soporte digitales. -Lo vo medio, que permitía igual-
digital-, en cuanto a grabación, mente reproducir CDs de cual-
había empezado antes, en quier tamaño y formato, amén
1979, pero los, hoy ya arca- de presentar imagen, aliada al
nos, microsurcos, discos de .sonido, que podía visualizarse
•larga duración- o LPs. eran so- por televisión -incluidos los
porte analógico de la nueva modernos monitores de Alta
técnica, en tanto que el na- Definición- o por pantalla adi-
ciente CD suponía la consu- cional. Ya no oneroso, caro en
mación del sistema, el servo- Una década de nuevas tecnologías o Diez años de cachivaches cuanto a las máquinas repro-
mecanismo: -lo digital- en digi- para escuchar música ductoras y, en España, dispa-
tal. El CD, aunque con escalonamiento internacional -prime- ratadamente prohibitivo en cuanto al material grabado co-
ro Alemania, luego Japón-, había nacido oficiosamente en mercial, o sea. las propios LDs, el sistema fue de implanta-
abril del 82 -célebre portada de la revista (Jramopbone de la ción lenta, aunque segura: el LD generaba conversos en
época- y a España llegaba a fines de ese. año. Todavía recor- cuanto se captaban sus posibilidades respecto del cine, y, en
darán los lectores fundacionales cómo en esta revista, en nuestro caso, acerca del concierto y sobre todo de la ópera,
1985 y durante los años inmediatos, aún se diferenciaba en el medio ideal para el sistema,
las críticas -las perennes páginas amarillas- entre los regis-
tros LP y en CD. Pero a fines de los 80, el iiempo (y las mul-
tinacionales) .se encargaron de que el Long-Play pasara sua- Nuevas tecnologías
vemente al limbo tecnológico, y por esas fechas ninguna re-
vista europea -incluida esta- reseñaba discas en otro formato El año 92. quizá por aquello de los fastos de la fecha, nos
que no fuera el del CD. trajo nuevas tecnologías, las de la cassette digital (DCC) y el
mini-compacto o Mini-Disc <MD), y esta casa las reseñó por
En 1993 (Dasier del nu 76. julio-agosto, pgs. 115 a 134, co- duplicado, en excelentes trabajos científicos de Enrique Ca-


DIEZ ANOS DE MÚSICA
NUEVAS TÍCNOIOGIAS

ballera Porras CSCHF.RZO, nB 69. noviembre de 1992. pgs. Salinas apuntaba en su carta, que síha respetado a un merca-
166-67, sobre la DCC. y na 72, marzo de 1993, pgs. 142-43. do incuestionable-, que decidieron echar por la roca Tarpe-
sobre el Mini-Disc) y en comentarios, más de a pie, sobre las ya, o al respetable o sus existencias, según los casos.
primeras grabaciones en ambos soportes, debidos a quien es- Las conclusiones que alli apuntábamos siguen siendo hoy
to firma (SCHERZO. ne 76, julio-agosto de 1993. pgs. 52-53. válidas: -¿Qué se le va a contar ahora al melómano'' Precise-
?
tema DCC, y n 78. octubre 1993, pgs. 52-54, tema MD). mos: al melómano de lujo. En el terreno de la cinta, al aficio-
Ya en aquellos trabajos se citaba la presencia de otro sis- nado se le había brindado un sistema de tipo lodo-terreno
tema de reproducción con la cassette de
y -muy importante- siempre, un compo-
grabación, el DAT, nente de categoría
•Digital Audio Tape-, la superior -Primera A,
cinta (a medio camino, para entendernos-
en cuanto al tamaño, con la cassette digital
entre la cassette nor- DCC, y un medio de
mal y la micro) digital alto nivel -Categoría
en estado perfecto y de Lujo- con la tinta
sin compresión del so- digital DAT. Y en el
nido. Caballero Porras campo del rayo láser
lo llamaba -el primo el CD se había afian-
hermano más guapo- zado como sistema
de la cinta DCC, y en standard, sucesor
nuestro trabajo de ju- del LP de las déca-
lio-agosto del 93 se das anteriores a los
anotaba: -El DCC no 80. mientras el MD o
supera al restringido MiniDisc apuntaba
DAT, el mejor invento ya su condición de
reciente de la industria CD todo terreno, en
en cuanto a rendi- tanto que el LD -an-
miento y prestaciones, tes Vídeo-Disc, hoy
ni en gama (la DCC si (...) Laser-Disc- se
emplea compresión, A fines de los 80, el tiempo (y las multinacionales) se encargaron de que el Long- había configurado
el área de los famosos Play pasara suavemente al limbo tecnológico como el otro sistema
16 bits), ni en velocidad de acceso a las pistas o al total (...). de lujo, la combinación de imagen (analógica) y sonido digi-
El -primo guapo-, por tanto, sale de la comparación más gua- tal (o digitalizado). El nuevo -hoy a punto de .ser viejo- sis-
po y más primo-, Kl DAT, en cualquier caso, quedó restringi- tema no sólo presentaba las más modernas producciones de
do a los circuitos profesionales -es el sistema de grabación la ópera o de la sala de concienos -los Mozart de Amold
más usado por las emisoras de EuroRadio- y a los aficiona- Ostman en Drottingholm. el Wagner de Kupfer y Barenboim
dos, digamos, de alto Standing. en Bayreuth. los Bruckner de Celibidache-, sino que recupe-
Pero los tiempos siguieron su curso, y sólo unos meses raba con sonido superior incluso al del CD impares tesoros
después de los espectaculares lanzamientos, plúrimas campa- del ayer inmediato -el RosenkavaUer de Carlos Kleiber en
ñas de prensa incluidas, esta publicación fue pionera a la ho- Munich- o mediato -los Telecasts de Toscanini a! final de los
ra de anunciar que el LD, el Video-Disc, la supuesta joya de 40 y primeros 50-- (•••) Acaso habremos de decir, -hubo una
la corona, entraba en zona de peligro. Aquel trabajo. El La- vez un ópiimo sistema fenecido-. Triste alternativa en el mo-
ser-Disc ¿Sálvese quien pueda?'(SCHERZO, ne 85, junio 1994), mento en el que la digitaiidad se aliaba ya a la imagen -la
fue tachado de alarmista e innecesario, pero el tiempo, por Alta Definición- y el medio estaba a punto de dar su triple
desgracia, nos dio la razón, tal como Santiago Bueno Salinas salto mortal tecnológico, el más allá de un esquema de re-
confirmaba en una carta enviada a la revista y publicada en producción capaz de admitir -ventaja nada baladí- todos los
el número de noviembre (SCHERZO, nü 99. pgs. 6-8). La lla- formatos y tamaños del Láser. La solución, si usted se niega a
mada de aviso era escueta: -En Europa (...). y muy en con- dejar de rentabilizar su inversión en el LD: hágase japonés
creto en España, la indusiria ha comenzado a desinteresarse mañana-.
por el LD-.
Pero sólo unos meses después del anuncio, trágico para
Escribíamos allí: -La introducción del LD en nuestro país muchos ¡aserófilos, del desinterés de las grandes compañías
ha sido lenta, premiosa, casi por mor de la publicidad -boca por el Video-Disco, teníamos que volver a hacernos eco de
a boca-; eso sí, segura: e! melómano que entraba en la -cade- la caída en picado de los dos sistemas que, apenas un año
na del LD- inmediatamente lo recomendaba y ponderaba. Só- antes, habíamos comentado en la revista, cassette DCC y Mi-
lo en los últimos años, muy últimos, se ha podido empezar a ni-DLsc. Acaecía esto en el otoño (SCHERZO. nD 88, octubre
hablar de una -clientela- respetable del LD. Y es que el tema 1994) y el título de aquella página de opinión era casi presa-
comienza a resultar preocupante -no hablemos todavía de gio del que encabeza este trabajo: Viejas ediciones nuevas y
-alarmante— cuando se toma en consideración el parque de nuevos artilugios viejos. ¿Nos vuelven a perdonar la auto-cita?
reproductores contabilizado ahora mismo en España: en tor- Pues gracias y a ella:
no a los 60.000 aparatos, una cifra, sí, derivada en parte de la -Las noticias son malas: los artilugios de ayer, de hoy, pro-
promoción de una empresa editorial (Planeta) que apostó a penden a la obsolescencia antes de pasado mañana. Sólo han
fondo, promocionalmente, por el LD. Pero cual fuere su ori- transcurrido unos meses desde el lanzamiento (...) de la casset-
gen, ahí está el ya no desdeñable número de usuarios. Si, po- te DCC y del Mini-Disc, aplicaciones de la técnica digital a la
cos en comparación con el Japón -donde la implantación del edición (y grabación) fonográfica, Philips y Sony respectiva-
sistema es plena- y hasta Norteamérica-. Pocos, pero menos mente, y son (soltó noce, claro, -nunca digas que yo lo dije-) las
aún debieron parecer a los responsables de tas multinaciona- filiales discográficas de las mismas empresas quienes comentan,
les -exclusión hecha de la esforzada Pioneer, como Bueno extrañeza y tristeza en el semblante, que -esto no se vende-.

o 55
HIF7 ANOS DE MÚSICA
NUEVAS TECNOLOGÍAS

-Se comerán lo.s disquitos-, decía, hace apenas unas me- confidencialmente que el CD será el formato principal hasta
ses, un alto cargo de la firma de la DCC a propósito de sus bien entrado el siglo XXI-. Las cifras dan la razón con creces
competidores nipones y el Mini-Disc. -Esa cassette está muer- al estupendo articulista inglés: el parque logística del Com-
ta antes de nacer, porque esta casa tiene un tesón) llamado pact-Disc habla de 54 millones de reproductores en todo el
Mini-Disc-. proclamaba prepotente, hace apenas unos meses, planeta, cifra que no es ninguna broma. Desde luego, volve-
un significado ejecutivo de la compañía japonesa acerca del mos a la vieja tesis, por encima del CD se encuentra la inve-
producto de sus rivales holandeses. Hoy, sin embargo, los terada cassette, cuya difusión en todo tipo de fórmalas -des-
slogans se han unificado: -Esto no vende-. de el Walkman más pedestre hasta la pletina más sofisticada-
No, no teman (aún) los encomiables adquirentes y propie- reconoce el estadístico (Nikkel, para los diarios y semanarios
tarios de reproductores-grabadores de cassettes digitales DCC de economía) no poder tabular, pero que estima por encima
y regrabables Mini-Discs: las firmas madres de las
criaturas y sus múltiples compañías asociadas -to-
da la Polygram, más la Warner y la KMI en el ca-
so del DCC, toda la Sony, más la BIS y la EMI
(curiosa visión a dos bandas de la empresa britá-
nica) en el área del Mini-Disc- han invertido de-
masiado dinero en sus inventos como para reco-
ger sus bártulos en una manta, echárselos al
hombro en forma de mochila y marcharse a casa
como feriantes o vendedores ambulantes. Poco o
mucho, hay que rentabilizar el artilugio. Puro,
una vez más, la división -aunque en esta oportu-
nidad las patentes hayan sido abiertas, y quien lo
ha deseado, como hemos visto, ha apostado al
caballo que consideraba ganador- ha confundido
(•mosqueado", diríamos en esta tierra) al público,
que ya empieza a temer que cada cachivache que
adquiera hoy se le puede quedar viejo, no dentro
de cinco o diez años, sino a los seis meses.»
Incluso apuntábamos, a modo de reflexiones,
unos corolarios que, un año largo después, si-
guen estando vigentes:
-(Corolario 1: el DCC nació, así se dijo, para El Mini-Disc nació como alternativa «grabable» del compacto, pero los
informáticos (vía CD-Rom) ya hablan con normalidad del CD de doble uso,
reemplazar a la vetusta cassette, que había cum- información pre-grabada más grabación propia de información, siempre en el
plido ya su misión: pues ahí sigue la -vetusta- con medio de compact-disc
más de 30 años a las espaldas y dispuesta a so-
brevivir a inventos, cachivaches y artilugios.)
(Corolario 2: el Mini-Disc nació, así se dijo, como alternati- de 100 millones en todo tipo de dispositivos, formas y pre-
va -grabable- del compacto, pero los informáticos (vía CD- cios, Pero, ¿cuál es, después del CD, el soporte con sonido
Rom) ya hablan con normalidad del CD de doble uso, infor- incorporado (audio-visual) más empleado por los habitantes
mación pre-grabada más grabación propia de infonnación. de este planeta? Pues la adivinanza es sencilla: el magnetos-
siempre en el medio del compact disc, que ya ha rebasado la copio lo Video de toda la vida, en términos vulgares), siste-
década de vida y sigue propendiendo a la supervivencía.) ma VHS, poseído por 42 millones de bípedos. Todavía otra
(Corolario 3: Isao Monta dijo, a la hora de reconocer el adivinanza: ¿cuál sería el cuarto de las soportes con posibili-
-injusto- fracaso comercial del sistema Beta de video, -No dad de audio más difundido? Atentas: el CD-ROM informáti-
volveremos a cometer el error de pretender imponer un pro- co, que en este momento, final de 1995, contabiliza 18 millo-
ducto en solitario-, F.s una buena moraleja.)-. nes de unidades, ya sea adosadas al ordenador o como uni-
dad incorporada. Frente a todo esto, los casi 3 millones de
Y una conclusión, que igualmente reproducimos: máquinas reproductoras de Laser-Disc, pueden parecer ridí-
•Estas -ediciones nuevas- de grabaciones -viejas-, ya se está culos, pero dejan de .serlo frente a las cifras subsiguientes:
viendo, tienen futuro du sobra, y el melómano está dispuesto 600.000 reproductores de Mini-Disc, 500,000 para la cassette
a aceptarlas en todo tipo de "artilugios nuevos-... siempre DCC y menos de 100.000 (!) para el CD interactivo. La cinta
que no se le queden -viejos- demasiado pronto- de DAT. al no tener software (o sea, material comercial gra-
En medio de todo esto, ya se ha dicho, la ya casi vetusta bado) y ser de uso casi exclusivamente profesional, no figura
cassette, nacida a principios de los 60, alcanzó tranquilamen- inventariada en el recuento estadístico.
te su treintena de existencia: nadie le hizo honras militares ni
desató fuegos de artificio ante el hecho de su pervivencia. Ahora, lo acabamos de anunciar, las empresas informáti-
pero todavía hoy, en medio de sistemas que corren el riesgo cas y de audio, sentadas por una vez en la misma mesa, sep-
de haber nacido y muerto en el curso de su ya longeva vida, tiembre de 1995, proclaman el advenimiento del sistema uni-
ahí la tenemos, dispuesta a superar los más de 30 años de vi- versal, único e indiviso. Es hablar del milenio venidero, es
da activa del LP e inaccesible al desaliento de las vendavales narramas el 2.001 sin Clarke y sin Kubrick. ¿Qué haremos, de
tecnológicos, junto al Compact-Disc, es el más vivo de los aquí a entonces, los terrestres? ¿Qué haremos, sobre todo,
•nuevos cacharras-, con la única diferencia de su no-nove- con nuestros -nuevos-viejos- cacharros? Si cuando SCHERZO
dad, de sus tres décadas y pico a la espalda. cumpla 15 años se organiza otra retrospectiva, se lo contare-
¿Cuál es la situación, al término de estos diez años, en tér- mos, palabra.
minos mundiales? Vayamos a las cifras de ia estadística, que
es reciente, septiembre de 1995. Lo primero de todo es que ¡osé Luis Pérez de Arteaga
Edward Greenfield (loe. cit.l tenía razón: -Cualquiera que es- es crítico musical y director del programa
té familiarizado con el mundo de la grabación predeciría «El mundo de la Fonografía» de Radio Clásica

jfj schGtf
Con el Cinema DSP, de Yamaha
vivirá emociones reales.
Los murciélagos chillan por encima de nuestras cabezas. Los lobos Solamente Cinema
aullan a lo lejos. Y crujen los pasos a lo largo del suelo del salón. DSP DSP de Yamaha
No, no es su imaginación. Está escuchando sonidos situados en crea ios altavoces
toda la sala, tal como quiso el director. fantasmas, suenan
Todo ello gracias al Cinema DSP de Yamaha. La tecnología de deforma tan real
"Cine en Casa" que proporciona más nitidez a los diálogos, una mayor que podrá jurar que
dimensión a la música y más detalles gráficos a los efectos sonoros. escucha sonidos
Solamente Cinema DSP de Yamaha crea los altavoces fantasmas, incluso en lugares
que reproducen enteramente la experiencia que se obtiene en las salas en los que no hay
de cine de altavoces múltiples. De hecho, suenan de forma tan real que altavoces.
podrá jurar que escucha sonido incluso en lugares en los que no hay
altavoces.
Como podría imaginar, un gran avance como éste no es una pequeña proeza. Se ha llevado a cabo mediante la multi-
plicación de los efectos de Digital Sound Field Processing y de Dolby Pro Logic.
Digital Sound Field Processing (Procesamiento Digital del Campo Acústico) es la tecnología exclusiva de Yamaha
que recrea electrónicamente algunos de los mejores lugares de actuación del mundo. Y Dolby Pro Logic es la tecnología
responsable de la distribución del sonido por toda la sala, combinando los diálogos y los efectos sonoros con la acción de
la pantalla
Eslas dos tecnologías, conjuntamente, permiten a Yamaha ofrecer una línea completa de componentes de "Cine en
Casa" que superan a otros productos del mercado de precio similar.
Visite a su distribuidor local Yamaha miembro del Yamaha DSP Club para asistir a lo que podría denominarse una
demostración sobrecogedora. Quizas no podamos conveticerie para que compre un sistema, pero eso no significa que no
podamos impresionarle y sorprenderle. . __ __ _ _ _ _ s
YAMAHA

VAMAHA CINEMA DSP. 1 J m « convlru (atni de moórka 1»» CINE DOMESTICO


PHOCEiADOKES: nSt'-MTU. DSJ' ASÍt IJSP ATI». DiP AMO
PROCESADORES ÜSF PAR* CANAlfS DE EFECTOS; DSPÍ10M, DSUEHO, DSP-EJ»
RECEPTORES: RXV2O9O. RX-VfflO. Kt VSSft KX-V39O
DIEZ ANOS DF MÚSICA
ALTA FIDELIDAD

EDUARDO CASANUEVA PEDRAJA

A
l recapüular ahora sobre estos últimos diez años dones no digitales. De la correcta elección tanto de la acústica
de Alta Fidelidad he tenido la sensación de que si de la sala de grabación como de los micrófonos, así como de
hubiera que destacar un solo aspecto, más que la su idoneidad -estética y técnica- para ese registro concreto,
desaparición sin rastro del LP a manos del CD. la depende fundamentalmente el éxito de la grabación, concebi-
resurrección de las válvulas o el desarrollo de la da ésta como el intento de captar la realidad de una interpre-
jungla del cableado, éste sería indudablemente el tación concreta de la forma más fiel y natural. Estas decisiones
entusiasmo y dedicación activa que desde aproxi- son respoasabilidad compartida del ingeniero de sonido y del
madamente ese tiempo, manifiestan los aficiona- productor. Ya lamentaba hace mucho tiempo que no dispon-
dos por el tema, así como por la correcta instalación de su gamos ahora de la competencia extraordinaria de producto-
equipo. res/artistas como Walter Legge. Sus milagros fonográficos hu-
bieran iluminado desde el principio esta era digital. Afortuna-
La aparición del CD -invento de Philips y por lanío, euro-
damente, las cuidadosas reediciones en CD de sus produccio-
peo- fue el punto de partida de la extraordinaria revolución
nes nos acercan más fielmente a aquella edad de oro del soni-
doméstica que ha experimentado el mundo de la Alta Fideli-
do grabado. Volvamos de las nubes... y sigamos.
dad. El sonido digital y su desarrollo comercial a través del
formato CD han sido los causantes de una toma de posición En la actualidad, suelen emplearse micrófonas de conden-
abiertamente más activa por pane de los aficionadas. El in- sador de muy alta calidad -sin olvidar aplicaciones concretas
vento .se presentó a principios de los 80 como algo perfecto... de otros tipos de micrófono- de marcas como Bruel Kjaer,
pero desde el primer momento quedó claro que, en la prácti- Neumann, Sennheiser y AKG, por citar las más utilizadas. Sin
ca, este sistema tenía todavía muchas problemas.,, lo que le- entrar en profundidades innecesarias, digamos que hablar de
vantó en su día una gran controversia en el mundo del audio. micrófonos es como hablar de lápices, bolígrafos, plumas y
Hacia el año 85 podemos decir que el sistema CD estaba ya rotuladores. Todos sirven para escribir. Cada tipo de micrófo-
suficientemente introducido y que por el contrario, la baja ca- no está indicado para una finalidad concreta y proporcionar
lidad práctica y subjetiva del sistema, estaba experimentan- un determinado tipo de sonido. Saberlos escoger, situar y
do... una primera mejoría. combinar... requiere oído y experiencia. Otra cuestión es la
Hoy, independientemente de la total implantación digital, técnica microfónica que se elige para realizar una toma de .so-
podemos afirmar que el standard elegido en su díy para el nido. Cada ingeniero y para cada repertorio, tiene sus combi-
CD -una información codificada binariamente con una resolu- naciones personales, pero podemos atar algunas ya estableci-
ción de 16 bit que se recoge mediante un muestreo de la .se- das por su genera! aceptación, como la célebre británica del
ñal 44.100 veces por segundo- es suficiente, teóricamente, pa- ingeniero Blumleim, el sistema Decca con tres micrófonos
ra asegurar audio de muy alta calidad. Otra omnidireccionales Neumann desarrollado
cosa bien distinta... es que las grabaciones y utilizado por Kenneth Wilkinson (!), la ri-
que sirven de base para realizar los CD co- gurosa combinadón de la ORTF francesa o
merciales aprovechen en medida suficiente la más germánica denominada M/S. Cada
ese standard técnico, que todos los discos una de ellas requiere de normas de instala-
CD sean prensados siguiendo las altas exi- ción exactas así como micrófonos concre-
gencias de calidad recomendadas -fijadas tos y bien calibrados. Así, pues, piensen
con precisión por la norma Philips- que que todas estas decisiones -interdepen-
nuestros lectores CD sean capaces de reco- dientes entre sí- son determinantes con
ger en su integridad esa información y que respecto a la calidad de una grabación, de-
nuestros convertidores domésticos D/A po- jando a un lado el que esté recogida digital
sean siempre las condiciones técnicas para o analógicamente. Ni que decir tiene que
reconstruir, a partir de esa información di- el nivel técnico tanto del equipo, micrófo-
gital, una señal eléctrica analógica con la nos, amplificadores de señal, cableado, sis-
menor pérdida y distorsión. Cada paso cita- tema de grabación en sí mismo considera-
do influye y degrada generalmente la cade- do, como la lalxjr humana conjunta de in-
na digital. En definitiva: sepamos de una geniero y productor, son el primer factor
vez que el sonido digital ofrecido ]X¡r el de calidad de cualquier disco, desde el
CD no está exento de condicionantes técni- punto de vista audiófilo.
cos y que su éxito -en gran medida- de-
pende de su concreta y cuidadosa realiza-
ción práctica. Así pues y como tributo a es- Habría que destacar el entusiasmo y ¿Digital o analógico?
dedicación activa que manifiestan los
tos diez años de entusiastas tribulaciones, aficionados por el lema, así como por
vamos hoy a examinarla la correcta instalación de su equipa Todavía hay división de opiniones en
cuanto a la calidad técnica y subjetiva de
En el principio de este proceso, tenemos la acústica de la los dos sistemas profesionales de grabación: digital o analógi-
sala de grabación, el ingenien;) de .sonido, sus micrófonos, el co. Algunas firmas -el caso de Harmonía Mundi o Astrée- re-
sistema de amplificación de esa débil señal, la mesa de mez- alizan grabaciones analógicas que después transfieren a digital
clas, todo el cableado necesario y por último, el convertidor para la elaboración comercial del CD. La razón es simple: ar-
A/D. De todo este capíailo, sólo la presencia del convertidor gumentan que el archivo analógico de la grabación original
A7D introduce alguna novedad respecto a las antiguas graba- acumula todavía más información, es decir, un superávit téc-
DIEZ ANOS DE MÚSICA
ALTA FIDELIDAD

nico que merece preservarse hacia el futuro, en relación inclu- cualquier caso -lejos de críticas- bien venidos sean todos los
so a los más sofisticados sistemas digitales actuales de conver- intentos de mejorar y aprovechar las posibilidades del CD.
sión A/0. La ausencia de ando de fondo del sistema digital La transferencia a CD de cualquier grabación digital es otro
no significa automáticamente más información de Iwjo nivel... factor de calidad que a menudo pasa inadvertido. En princi-
en la región de los armónicos y el ambiente acústico. pio, la ventaja de una información digitalizada es poder tras-
En el mundo de los supervenías, los más reputados estu- vasarla de formato sin pérdida o acumulación de mido, por-
dios, ingenieros y productores utilizan a menudo multipistas que en definitiva... se copia como un diskette. La fabricación
analógicos Studer con Dolby SR, masiva del CD está regulada y estu-
que prefieren por su seguridad, ha- diada a fondo por Philips (el famoso
bitualidad de uso y mayor madurez Red Buok) que es quien concede las
técnica. Vuelvo a recordar que esta- licencias de explotación. Un CD fa-
mos hablando de decisiones profe- bricado dentro de la normativa pue-
sionales, buscando siempre el más de ser correctamente descifrado por
alto slciuUard pasible, así que cuan- el lector CD utilizando el sistema de
do hablamos de audio analógico, corrección de errores. Bien fabrica-
estamos hablando de magnetófonos do, un CD debe ser equivalente al
Studer, Nagra y Otari perfectamente master digital de origen. En la prác-
calibrados y afinados para cintas tica... yo diría que la situación es
profesionales de carrete de Ampex muy variable y que, sobre todo en
o Basf, El escollo de cualquier siste- algunos discos de bajo precio, se
ma digital profesional es la calidad produce un deterioro considerable
del convertidor A/D (su precisión Futuras mejoras en todo el proceso demandarán
del standard posible y por el contra-
para medir la señal y la exactitud a los equipos domésticos ciertas capacidades rio, en otras plantas de prensado
del reloj-oscilador) dentro del standard digital prefijado y sus que tengo personalmente bien localizadas (!) se producen dis-
ventajas indudables, la seguridad de almacenamiento de la in- cos de muy alta calidad, independientemente de la calidad
formación ya dígita Irada, la facilidad de edición y montaje así propia de la grabación original que contiene el CD. Es este un
como la posibilidad de realizar copias de esta sin pérdida algu- factor importante. En aquel mundo del LP, un mal prensado
na: los informáticos me comprenderán. se traducía inexorablemente en la aparición de ruidos, frituras
y distorsiones fácilmente apreciables. En el mundo del CD, un
El mundo del digital ha avanzado sin embargo de forma mal prensado se traduce en una pérdida subjetiva de calidad,
muy importante- en esta década y hoy puedo decir que ya de las virtudes de la grabación, dé la sonoridad y acústica ori-
existen convertidores A/D al menos de la misma calidad que ginal que se alteran... pero sin aparición de fenómenos que
los más sofisticados sistemas analógicos... incluso desde el di- ñas alerten -taxativamente- de tal fenómeno. Aparentemente
fícil punto de vista de la calidad más subjetiva. Recuerdo hace todo va bien y funciona. Es una de las ventajas comerciales
años, mi primera experiencia digital satisfactoria con aquel más importantes del CD, pero esa virtud no elimina la necesi-
Numerik profesional de linn, que era entonces el mejor con- dad de un correcto prensado... si queremos hablar de calidad
vertidor profesional disponible. Hoy en día -dejando a un la- sonora, de verdadera alta fidelidad.
do tentativas algo inmaduras- tendríamos que citar el conver-
tidor A/D desarrollado en USA por Mike Moffat, el mismo que Bien, así que un poco de rigor no viene mal. Antes de ha-
utili/ü Mobil Fidelity para sus cuidadosas reediciones... que blar y pretender pontificar sobre el CD y nuestro equipo,
quizá sea el mejor sistema disponible, bis notable asimismo el pensemos que en gran parte el resultado práctico está fuera
nuevo equipo desarrollado por los ingenieras de Decca -ba- de nuestro control inmediato y que ningún sofisticado ele-
sado en tecnología de la firma californiana Ultra Analog, co- mento de nuestra posesión puede cambiar decisiones funda-
mo el propio de Chc-sky- el nuevo modelo A/D de Apogee mentales, tomadas en la sala de control por el ingeniero de
Electronics o incluso el sistema basado en tecnología Wadia sonido a su libre arbitrio, a sugerencia del productor o inclu-
que podemos oír en las grabaciones de Donan. Fuera de esto, so del intérprete. Que ningún convertidor D/A puede corre-
lo habitual es el cuasimonopcjliode las máquinas de Sony... gir las irregularidades o inexactitudes dei sistema de conver-
con alguna presencia de Studer y Tascam. sión A/D que se ha utilizado, pues a lo máximo que puede
DG -el sello amarillo- en una buena operación comercial llegar es... a no añadir más irregularidades e inexactitud.
y también técnica -no lo dudo- ha presentado .sus mejoras en Que ningún sistema de lectura, por hábil y bien diseñado
la grabación de sus discos CD bajo la ambiciosa denomina- que esié, puede arreglar un deficiente prensado de CD que
ción 4D. En realidad, digamos que la mejora es un compen- .sobrepase las capacidades operativas del sistema de correc-
dio de buenas maneras técnicas y operativas -nada nuevo- ción de errores.
¡unto a un sistema de conversión má.s avanzado que el ante- Así que ahí va mi conclusión. Mucho queda por hacer en la
rior, desarrollado en colaboración con Yamaha. Mejoras relati- parte aaiva de la edición de compactos. Y mucho deberán los
vas resultan también con los sistemas informáticos de optimi- aficionados afinar sus equipos e instalaciones, para intentar re-
zaciñn psicoacústica, que se emplean para trasvasar de forma producir con auténtica fidelidad un futuro CD en su ideal di-
óptima master realizados en formato profesional de 20 bit al mensión. Pero reclamemos ya estas necesarias mejoras disco-
formato comercial CD de 16 bit. entre ellos el denominado gráficas, escogiendo cuidadosamente, desde ahora, mejores
SBM por Sony o sistemas similares de firmas como Apogee compartos. Por ello es prematuro hablar del sistema CD como
Electronics o Harmonía Mundi (no confundir con la editora algo ya conocido. El invento da mucho de sí... y, en parte,
discográfica) que podemos escuchar en buenas grabaciones creo que permanece inexplorado. Futuras mejoras en todo el
Mercury, Donan y otras. Falta por añadir que las teóricas ¡en- proceso -aquí sólo parcialmente examinado- demandarán a
lajas de estos procesos psicoacústicos sólo son apreciables los equipos domésticos ciertas capacidades... de las que hoy
con convertidores de gran resolución a bajo nivel... y en -por excepción- no hemos hablado. Dejémoslo así. Y quien
equipos muy bien configurados. Cosa distinta es que -simul- esté libre de problemas... que tire el primer compacto.
táneamente- la toma original o el nmaster se hayan efectua-
do en condiciones óptimas, ventaja mucho más importante
que si puede apreciarse fácilmente en cualquier lector CD. En Eduardo Casanueva Pedraja
es abogado y productor discográfico

sch6ta> 55
o 4
7 E N E R O
F E B R E R O
1 9 9 6

12 FESTIVAL DE MÚSICA
DE CANARIAS
CONCIERTO INAUGURAL
GOBIERNO DE CANARIAS

ORQUESTA FILARMÓNICA
DE GRAN CANARIA
ADRIÁN LEAPER, Direcior
ISABELLE VAN KEULEN, viotln
TABEA 2IMMERMANN, Viola
J -Lo? esclavos felices". Obertura
CON El PA7JÍDCJNIQ DE
MOZARTJ Sinfonía concertante K 3ZO0
STRAVINSKV. "El Pájaro de Fuego" Ballet

• Enero, 7 Enero. 8

Telefónica
LONDON SYMPHONY
ORCHESTRA
S1R COLÍN DAVIS. Director
MQZART- Slnronla n° 39
en Mi bemol mayor K 543
BRUCKNER Sinfonía n° 9 en Re menor

• Enero, 10 Enero, I 2

LONDON SYMPHONY
ORCHESTRA
V1CECONSE[ER1A
DE CULTURA Y DEPORTES SIR COLÍN DAVIS, Director
GOBIERNO DE CANARIAS MIDORI, Vioiin
K S1RAUSS "Donjuán- Op. 20
MOZARJ: Concierto para ulolln y
orquesta n° 3 K 2 i 6
MENDELSSOHNT Sinfonía n" 3
en La menor. Op. 56

• Enero, I I Enero. 13

ORQUESTA SINFÓNICA DE
TENERIFE
VÍCTOR PABLO. Director
Solista a determinar
BRUCKNER: Sinfonía n° en Do menor
MINISTERIO DE CULTURA
• Enero. 12 • Enero. I 0

Programación sujeta a cambios


ANNE-SOFIE V O N OTTER, ORCHESTRA OF THE AGE ORCHESTRA SINFÓNICA
Mezzosoprsno OF ENLIGHTENMENT NAZIONALE DELLA RAÍ.
BENGT FORSBERG, TORINO
Plano FRANS BRÜGGEN. Director
NANCY ARGENTA, soprano ELIAHU INBAL, Director
ODras de:
ELISABETH WALLFISCH. JOHN-EDWARD KELLY. Saxofón
EDVARD GRIEG / SIGURD VON KOCH / C.PH. BACH: Sinfonía en Sor mayor
WILHELM STENHAMMAR / WILHELM I. XENAKIS:
PETERSON-6ERGER / FWNZ SCHUBERT / W q 183/4
Concierto para saxofón
RICHARD STRAUSS HArDN: Sinfonía n° 4a en Do mayor (Estreno mundial. ob'¿ encargo del Festival]
MOZART:
• Enero. I 3 Concierto para violln o" 4 K 2 18 BERLIOZJ Sinfonía Fantástica. Op. 14
Enero, 15
"Un moto di giogla"
• Enero. 3 1 Enero. 29
"L'amero saro constante" K 208
"Alia selva, al prato. al fonte" K 208
NIKOLAI LUGANSKY, Piano HAYDN: Sinfonía n° 51 en Si oemol mayor
SCRIASPN: Sonata n" 2. Op. 19
RACHMANJNOFF: Preludios • Enero. 24 Enero. 26 ORQUESTA SINFÓNICA DE
PROKOFIEV. Sonata n ' ó, Op. 82 TENERIFE
CORO POLIFÓNICO
• Enero. 15 • Enero. 16
FINNISH RADIO SYMPHONY UNIVERSITARIO
ORCHESTRA CORAL REYES BARTLET
POLYTECHNIC CHOIR. HELSINKI VÍCTOR PABLO. Director
EMANUELAX, Pi*nO
JOSÉ A. SAINZ. Director coro
BACH/BUSONi: cnacona JUKKA-PEKKA SARASTE, Direcior
M O N I C A G R O O P , Contrallo MARlA ORAN. Soprano
SCHUBERT: Impromptu Op. 142 n" 3
COPLAND: Variaciones JORMA HYNNINEN. Barítono A N T O N I O ORDÓÑEZ, Tenor
CHOPPN: intioaucción y «ariaciones, Op. i 2 MABEL PERELSTEIN. Contralto
SIBELIUS: "Kullervo". Op. 7
BRAHMS: Variaciones y ruga MANUEL CID, Tenor
sobre un tems oe Handei
• Enero. 25 • Enero, 22 ALFONSO ECHEVARRÍA. Barítono
• Enero. I 8 Enero. 19 GABRIEL MORENO. "Cantaor"
CARMELO MARTÍNEZ, Guitarra
FINNISH RADIO SYMPHONY EX. MACIAS:
ORCHESTRA 'Clamores y Alegorías" 11 992-1 99SJ
ORQUESTA DE CADAQUES |E dreno mundial, obra encargo del Fes Uva !|
POLYTECHNIC CHOIR, HELSINKI
SIR NEVJLLE MARRINER, Director FALLA. "La vida breve"
IVÉTE PIVETEAU, Clave JUKKA-PEKKA SARASTE. Direcior
MONICA GROOP, Contralto • Febrero. 2 Enero. 3 I
ARRIAGA: Sinfonía en Re menor
FALLA: Concierto para ciaue en Re mayor S: Rapsodia para contrallo, coro
masculino y orquesta. Op. 53
BEETHOVEN: Sinfonía n= 2. Op. 36
MAHLER: Sinfonía n° 6 en La menor
• Enero, Enero. 20 PITTSBURGH SYMPHONY
• Enero, 26 Enero. 23 ORCHESTRA
LORJN MAAZEL. Director
ORQUESTA FILARMÓNICA BARTOK: Concierto para orquesta
DE GRAN CANARIA TCHAIKOWSKY Sinfonía n° 4
CONCIERTO EXTRAORDINARIO en Fa menor, Op. 36
ADRIÁN LEAPER, Director
KATHRYN HARRlES. Soprano TONHALLE ORCHESTER • Febrero. 3 Febrero, I
D WILSON-JOHNSON. aarltono ZÜRICH
WEBERN. Sinfonía. O p . 2 1
STRAVINSKY. "Púlemela". Sulle SIR GEORG SOLTI, Director
ZEMLINSKY: Sinfonía Lírica MAHLER: Sinfonía n" IO. Adagio
B6ETHOVEN: Sinfonía n" 5
• Enero. 22 Enero. 24 en Do menor. Op. 6 7
CONCIERTO DE CLAUSURA
• Enero. 29 Enero, 30
ORCHESTRA OF THE AGE
OF ENLIGHTENMENT PITTSBURGH SYMPHONY
ORCHESTRA SINFÓNICA ORCHESTRA
FRANS BRÜGGEN, Director NAZIONALE DELLA RAÍ,
NANCY ARGENTA, Soprano
ANTHONY ROBSON, Oboe TORINO LORIN MAAZEL. Director
M. GOULD: "Ciassical Varlalions"
HAVDN: Sinfonía n° 47 en Sol mayor ELIAHU INBAL. Director MENDELSSOHN. Sinfonía n" 4
MOZART.- "Exsuitaie Jubílate" K ! 58a en La mayor. Op. 9O "Italiana"
FALLA: "El sombrero de tres picos"
J.CHR. BACHJ Concierto para oooe n" 2 SIBELIUS: Sinfonía n ' 2
HESPIGHI "Fuentes de Roma" /
HAYDN: Sinfonía n" 83 en Sol menor "Pinos de Roma" en Re mayor, Op- 43

• Enero. 23 Enero. 25 • Enero. 30 Enero. 26 • Febrero. 4 Febrero. 2

• TEATRO PÉRE2 GALDOS |LAS PAUWS DE GRAN CANAR1A| TEATRO GUIMERA |SANTA CRUZ DE TENERIFE!
DIEZ ANOS I>E MÚSICA
Los CONCIERTOS DE SCHERZO

os aniversarios están, entre amigo inolvidable, que trató con ex- tado: Claudio Arrau. El genial pianista
otras cosas, para celebrarse. quisita cordialidad a nuestra revista chileno, el discípulo de un discípulo de
Por eso en nuestra revista, en desde sus orígenes- desde el diario Liszt. ei hombre que en plena juvenaid
SCHERZO, desde hace uno.s ABC y Jorge Fernández Guerra de.sde se ganó el corazón y el cerebro del pú-
cuantos años la celebración La guía del ocio. Los tres críticos coin- blico germánico con sus maravillosas
de cada aniversario se lia con- cidieron en sus elogios a Cristina Bru- interpretaciones ciel repertorio románti-
vertido ya en una costumbre. no y en felicitar a SCHERZO por su co, vino a Madrid en nuestro aniversa-
SCHERZO cumple en este año idea. Colaboraron en la organización rio, con un programa que incluía a
de gracia de 1995, ya al borde del mi- del concierto la firma Hazen y Mtisica compositores especialmente queridos
lenio, un decenio de vida. No es poca en el Circulo. por el maestro: Beethoven y Liszt. Fue
cosa para una revista nacida con unos Sin embargo, todavía no existía el una velada inolvidable. Arrau. ya muy
medios económicos muy modestos y firme propósito de la celebración anciano, se indispuso unas días ames y
en un clima no muy propicio para pu- anual. En el año 1987 un ciclo de con- hubo que aplazar el concierto, pero
blicaciones culturales de este tipo. ferencias bajo el lema Grandes aniver- cuando llegó el día 22 de noviembre
Desde sus orígenes SCHERZO se pro- sarios, organizado con el patrocinio de tocó con maravillosa musicalidad las
puso ser algo más que una revista. Tu- la ONCE, reunió a un grupo de colabo- obras escogidas -las Sonatas -Los adio-
vo vocación de una empresa cultural radores de la revista que hablaron de ses-y la Séptima, n? 3 de la Opus 10 de
más amplia, que promoviera y organi- Artur Rubin5tein (José Luis Pérez de Ar- Beethoven, además de dos fragmentos
zara actividades paralelas, siempre, por teagai, Maurice Ravel (José Luis Té- de Años de peregrinaje de Liszt. Enri-
supuesto, dentro del campo de la mú- Hez). María Callas (Roberto Andrade que Franco en El País, Antonio Femán-
sica. Y así la organización de concier- Malde) y Andrés Ruiz Tarazona (C.W. dez-Cid en ABC y Alvaro Marías en
tos, que luego se constituyeron en ce- Gluck). En 1988 el III Aniversario de la Cuenta v razón coincidieron en una
lebración anual hay que remontarlo al revista contó con un invitado de ex- valoración de un pianista único, que a
primer año de la revista. sus ochenta y cinco años era ca-
paz de deslumhrarnos con su arte
El primer concierto se cele- supremo. El concierto, el último
bró el día 23 de diciembre de
1986 en e! madrileño Círculo de
Bellas Artes y estuvo a cargo de
una artista excepcional, una in-
térprete de suprema elegancia y
scht^zo
<ONíimi(J
que ofreció el gran pianista chile-
no en Madrid, que contó con el
patrocinio de El Corte Inglés y la
colaboración del Ministerio de Cul-
tura se celebró en el Auditorio Na-
musicalidad: Cristina Bruno. Cris- CRISTINA BRUNO cional de Madrid.
tina ha estado siempre muy vin-
culada a nuestra revista y a sus El 15 de abril de 1989 nuevo
proyectos. Aquella tarde en el concierto extraordinario, que esta
Círculo volvió a demostrar la ca- vez contó con el patrocinio de la
lidad extraordinaria de su pianis- ONCE y la colaboración del Minis-
mo. En el programa había dos terio de Cultura. El invitado esta
obras de compositores españoles vez fue el clavecinista holandés
escritas expresamente para la re- Jacques Ogg, discípulo del gran
vista, precisamente dos Scherzi. Gustav Leonhardt, y el programa
Las autores fueron dos músicos tuvo como título Antonio de Cabe-
pertenecientes a generaciones zón y su época. Incluía obras de
muy distintas: José Luis Turina y A. y H. de Cabezón, P. Philips. H.
Eduardo Rincón. José Luis Turi- Aston, T. Tallis, A. Váleme, A. y
na, reconocido como uno de los G. Gabrieli, G. Guarní, G. Picchí y
valores más sólidos y prestigio- diversos anónimos.
sos de la generación intermedia,
y Eduardo Rincón, un práctica- Fue en 1989 cuando los con-
mente desconocido veterano, ciertos-aniversario se consolidaron
cuya vida de exilios y cárceles le plenamente. Se decidió entonces
había condenado a un largo si- CIRCULO DH BELLAS ARTES realizar una doble celebración, en
lencio. Después de los dos com- Barcelona y en Madrid, respectiva-
positores españoles, Cristina to- El primer concierto se celebró el día 23 de diciembre de mente los días 20 de noviembre y
có los veinticuatro Preludios de 1986 en el madrileño Círculo de Bellas Artes y estuvo a 17 de enero de 1990. Los invita-
Chopin. Y el recital fue grabado cargo de una artista excepcional: Cristina Bruno dos fueron dos excepcionales ar-
en un precioso disco de vinilo de la tistas españoles: Josep María Co-
firma Etnos. La iniciativa de SCHERZO cepción. Si calificativos como -legenda- lom y Lluís Clarei. Colom tocó en Bar-
la saludaron en términos altamente rio- y -niítico- no los hubiera desgasta- celona, en el Casal del Melge. En el
laudatorios Carlos Gómez Amat desde do y hasta apolillado un empleo exce- programa, obras de Mompou, Albéniz,
la SER. Antonio Fernández-Cid -un sivo y gratuito de ellos, ambos podrían Mozan y Beethoven. Jordi Ribera en el
aplicarse con toda justicia a aquel invi- desaparecido diario madrileño El hiele-
UNA COLECCIÓN DE ESCULTURA MODERNA ESPAÑOLA

MAMÓLO HUGUÉ JUUO GOHIÁLEI PABLO GARGALLO PABLO MIZ PICASSO JUAN GRIS JOAQUÍN TORRES GARCÍA ALBERTO SÁNCHEZ ANTONI
GAUDÍ JOAN MIRÓ SALVADOR DALÍ ÓSCAR DOMÍNGUEZ ÁNGEL FERRANT EUGENIO GRANELL JORGE OTEIZA EDUARDO CHILLIDA MARTÍN
[HIMNO ANDREU ALFARO PABLO PALAZUELO JULIO LÓPEZ HERNÁNDEZ ANTONI TAPIES EDUARDO ARROYO SUSANA SOLANO JAUKE PLENSA
JUAN MUÑOZ NÍQUEL NAVARRO ADOLFO SCHLÓSSER FRANCISCO LEIRO JUAN NAVARRO BALDEWEG EVA LOOTZ VÍCTOR FURA NÍQUEL BARCELO

COLECCIÓN INSTITUTO DE CRÉDITO OFICIAL


DIF7 ANOS DE MÚSICA
Los CONCIERTOS DE SCHERZO

pendiente, Xavier Daufi en Avui y Cé- to creativo y, por esta vez, el concepto dez-Cid en ABCde -... la gran dimen-
sar Caímell en La Vanguardia saluda- puede usarse con absoluta propie- sión, la distinta y fabulosa que el ins-
ron un concierto que no tuvo un pú- dad... Lina noche de altísima música,- trumento alcanza con ese maravilloso
blico muy nutrido pero sí un elevado Gómez Amat en El Mundo ¡legó a de- músico", y Gómez Amat en El Mundo
nivel artístico. Calmell elogió especial- cir -Los que recordamos al legendario destacó que con -... su seguridad y su
mente la ejecución de la Appassionaia Gieseking, sabemos que Zimerman no convicción, nos presenta la verdad de
beethoveniana, que culminaba el reci- tiene nada que envidiarle- y Pérez de lo que interpreta.- El sexto aniversario
tal, Ribera el Muzart y Daufí encontró Arteaga en El independiente comenzó en lugar de celehrarse en diciembre de
en Colom a un artista de -una gran ca- su crónica diciendo que -Fue una no- 1991 se programó en enero de 1992
lidad técnica y musical-. En Madrid fue che para la historia musical-. El otro por los compromisos ya adquiridos de
«tro catalán el invitado, Lluís Claree. El concierto extraordinario organizado una estrella en alza en el mundo lírico
concierto de Claret tenía como primera por SCHERZO y que se celebró en ese español e internacional. María Bayo,
fecha el 21 de diciembre de 1989, pero mismo año de 1990, estuvo a cargo de que actuó por primera vez en el Audi-
una repentina indisposición del artista otro gran artista, el mago del clave. torio Nacional, dio su recital el día 23
lo retrasó hasta el 17 de enero. En el Gustav Leonhardt. Leonhardt —Un cla- de enero. La magnífica soprano nava-
programa de Claret, obras de |.S. Bach vecinista de cine», según tituló un artí- rra, a la que acompañó Juan Antonio
-Sutíe n" 6 en re mayor, BWV 1012-, culo sobre él José Luis Téllez en el dia- Alvarez Parejo, presentó un programa
Joan Guinjoán, Tomás Garrido y Zol- rio ABC, -el maestro más esperado- se- de canciones y lieder de Pasquini,
tán Kodály. FJ recital se celebró en la gún tituló Antonio Gallego en El Sol su Alessandro Scarlatti, Mozart, Brahms,
Sala de Cámara del Auditorio Nacional comentario- tocó en la Sala de Cámara Obradors y Richard Strauss. Un progra-
y contó con el patrocinio de FJ Corte del Auditorio Nacional el día 18 de di- ma difícil y complejo. La crítica se
Inglés y con la colaboración del Minis- ciembre de 1990. En el programa, mostró también entusiasmada: Rafael
terio de Cultura a través, como siem- obras de Frogberger, Buxtehude, For- Benedito en el Ya escribió que María
pre, del Instituto Nacional de Artes Es- queray y Johann Sebastian Bach. «La Bayo -... cantó maravillosamente-, An-
cénicas y de la Música. Leopoldo Hon- música que hace brotar de partituras tonio Gallego en El Sol se refirió a
tañón en ABC saludó a Claret como que medio siglo antes parecían ininte- -...una admirable lección de canto»,
•un formidable violonchelista-, Enrique ligibles adquiere gracias a él una lógi- Enrique Franco dijo en El País que «...
Franco en El País encontró
•inteligencia, a >m única ti vida d,
elegancia y rigor- en la inter-
pretación, y Joaquín Martín
de Sagarmínaga en El Inde-
pendiente habló de las exce-
lencias de la interpretación
bachiana y consideró espe-
cialmente memorable la de la
bellísima y no muy conocida
Sonata op. tfde Kodály.

El año 1990 tuvo una do-


ble celebración, al cumplirse
el quinto aniversario de esta
revista. El recital de Zimer-
man tuvo lugar en la Sala sin-
fónica del Auditorio Nacional
y su fecha fue el 1 de diciem-
bre. Zimerman se planteó un
programa arriesgadísimo: los
libros 1 y 2 de ios Preludios
de Claude Debussy. La inter-
pretación fue prodigiosa y el
éxito clamoroso. Zimerman se
confirmó en Madrid como el
más firme heredero de los
grandes maestros del próximo
pasado, dotado de una increí-
ble madurez artística. Víctor
Burell en Cinco días habló de
una interpretación -histórica-,
Fernández-Cid en ABC de un
•artista supremo- y terminó su
crónica con un sonoro -Sí: de- El genial pianista chileno Claudio Arrau, ya muy anciano, se indispuso unos días antes y hubo que
bemos a SCHERZO un recital aplazar el concierto, pero cuando llegó el dia 22 de noviembre de 1988 locó con maravillosa
musicalidad
memorable. ¡Enhorabuena!-
Pliego en el desaparecido diarioVíctor
El Sol ca naturalidad, una pasión retórica in- todos lo pasamos extraordinariamente
dijo que Zimerman era -uno de los sospechada, una verosimilitud como bien escuchando a María Bayo-, mien-
mejores pianistas del mundo-, Enrique de luces de amanecida-, escribía Galle- tras que Julio Bravo en ABC escribió
Franco en El País escribió -Técnica go en ese mismo comentario. Enrique que el recital había sido -... precioso y
perfecta, sonido bellísimo, pensamien- Franco habló de -El pensamiento ba- exquisito-, Y Alvarez Parejo mereció
rroco de Leonhardt- en El País. Fernán- también cumplidos elogios por su
Previsión Sanitaria Nacional

FUNDKCION REY
ALFONSO XIII

I Premio de Narrativa de la
Fundación Rey Alfonso XIII

Palermo del Cuchillo es el título de la


novela con la que el escritor granadino José
Vicente Pascual ha sido declarado vencedor
del I Premio de Narrativa de la Fundación
Rey Alfonso XIII, dotado con siete millo-
nes de pesetas. El galardón se entregó
durante el transcurso de una gala que tuvo
lugar en el Hotel Ritz de Madrid el 27 de
noviembre.
El premio fue fallado el 8 de noviembre
tras una sesión a cargo de un jurado com-
puesto por Gregorio Peces Barba, rector de
la Universidad Carlos III de Madrid y porta-
voz del jurado; Lucio Muñoz, pintor; Basi-
lio Losada, catedrático de literatura; Víctor
Márquez Reviriego, periodista y escritor;
Luis Suñén, editor y crítico literario; Silvia
Querini, representante de Ediciones B y
Javier Roca, por la Fundación Rey Alfonso
XIII. Actuó de secretario, con voz pero sin
voto, Joaquín C. Camacho, director de la
Fundación.
La novela premiada será publicada por
Ediciones B, que también tiene una
opción preferente para la edición de las
seis finalistas.
DIEZ ANOS DE MÚSICA
Los CONCIERTOS DE SCHERZO

acompañamiento. Este reci- fundidad, que hubo ga-


tal tuvo el patrocinio de la zapos u omisiones, o
Fundación Caja de Madrid. los aguafiestas que el
Como io tuvo el siguiente, señor Richter ya no es
el de Vil Aniversario, que ni el calderón de lo que
contó también con la cola- fuera, pero lo cierto es
boración de Ibermúsica. F.n que cada concierto su-
este caso hubo dos impor- yo se convierte en un
tantes novedades. Por pri- rito ceremonioso de in-
mera vez actuó una or- vocación a la gran mú-
questa en el concierto-ani- sica, que nunca falta a
versario y .se apostó, ade- la cita cuando oficia de
más, por una jnvencísima sacerdote este prestidi-
pianista, la catalana Alha gitador de ¡as emocio-
Ventura, que se presentaba nes». Fernández-Cid, en
en Madrid, y que no de- ABC, saludó a Richter
fraudó las esperanzas que como -insigne artista- y
en ella se habían puesto. destacó !a belleza de su
La dirección corrió a cargo Ravel. Gómez Amat se-
de un espléndido músico, ñaló en El Mundo que
Neville Marriner. y en el en Richter -no sólo se
programa hubo obras de aplaude la realidad ac-
Montsalvatge (Sortilegio). tual sino una historia
Mozart -Concierto para gloriosa- y calificó de
piano ns 9- Stravinski (sui- •sabia- su interpretación.
te de Pukinella) y Proko- Enrique Franco en El
fiev (.Sinfonía clásica). La País llamó a! pianista
orquesta fue la estupenda ucraniano, -artista libre,
de Cadaqués, que se pre- riguroso y único.- Hacía
sentaba en Madrid. Gómez 26 años que el maestro
Amat en El Mundo escribió no actuaba en Madrid. La
que Marriner -Claro, preciso Sviatoslav Richter, artista supremo, pero hombre de carácter errático actuación de Maurizio
y elegante, con gesto reteni- y difícil puso a prueba los nervios de los organizadores del ciclo Pollini el día 25 de febre-
do pero expresivo, responde ay del la idea
público ro provocó el entusiasmo de público y
del caballero inglés-, añadiendo que en versario de SCHERZO tuvimos como in- crítica. -Música de la razón pura- titulo
Alba Ventura podían ponerse -todas las vitado a otra estrella rampante del pia- con justeza Enrique Franco su comenta-
esperanzas-. F. Franco en El País, que nismo: el alemán Christian Zacharias, rio de El País, al tiempo que Fernán-
también encomió a director y orquesta, que actuó el día 2 de diciembre de dez-Cid, en una de sus últimas críticas,
señaló que d futuro de Alba Ventura 1994 y cuyo programa incluía obras de saludó el recital, que incluyó obras de
•... me parece seguro que ha de ser bri- J.S. Bach, Debussy y Domenico Scarlat- Schumann y Chopin, de -deslumbra-
llantísimo. Fernández-Cid en ABC se ti. Antonio Iglesias saludó a Zacharias dor". Tomás Marco en Diario 16 tituló
refirió a la Orquesta de Cadaqués como en ABC como -asombroso pianista-, su comentario -Magistral Pollini", mien-
-formidable- y encontró que en la jo- mientras que Enrique Franco en El País tras que Gómez Amat lo hizo con dos
vencísima artista había la posibilidad de le calificó de -fabuloso-, y Gómez Amat escuetas y expresivas palabras: -La ver-
una gran pianista, al tiempo que califi- en El Mundo resaltó la calidad de su dad«. Fue en el mes de mayo, el día 20,
caba de -estupenda- la interpretación de Scarlatti, cuando contamos con la presencia de
los de Cadaqués y Marriner en la Sinfo- otro grandísimo artista, que repetía con
nía clásica de Prokofiev. De nuevo la Éxito tras éxito se llegó hasta el X nosotros, Zimerman. Su programa in-
Fundación Caja de Madrid patrocinó el Aniversario, una fecha que debía tener cluía obras de Debussy, Bach. Webern
concierto del VIH Aniversario -que con- un tratamiento especial por su excep- y Chopin. Enrique Franco habló del
tó también, como siempre, con la cola- cionalidad. y lo tuvo. En vez de un pianismo -racional e imaginativo- del
boración del INAEM-. Esta vez el artista concierto se programaron cinco y se polaco, Gómez Amat inició su crónica
invitado fue el ruso Anatol Ugorski, una eligió a otros tantas pianistas de excep- en El Mundo con estas palabras, -Un
nueva estrella en el panorama del pia- ción: Sviatoslav Richter, Maurizio Poili- cúmulo de perfecciones (...) es lo que
nismo europeo. Ugorski -un personaje ni, Krystian Zimerman, María joáo Pires ofrece este polaco mundial llamado
fuera de lo habitual, del cual SCHFRZO y Alicia de Larrocha. Empezó Richter... Krystian Zimerman, José Antonio Gar-
publicaría después una brevísima y cu- y con él se pusieron a prueba los ner- cía en la revista Ritmo habló de -ambro-
riosa selección de cuentecillos- toa» las vios de los organizadores del ciclo y de sía pura- y Gonzalo Alonso en ABC de
infrecuentes Davidsbundlertanze de paso, aunque en menor medida, del la combinación de atte y cerebro en el
Schumann, la Sonata -Los adioses- de público. Artista supremo, pero hombre teclado al reseñar el recital. Cuando se
Beethoven y 7res movimientos de Pe- de carácter errático y difícil, Richter redacta esta crónica, quedan dos nom-
truschkaáe Stravinski. Juan Ángel Vela canceló, volvió .sobre su decisión, .se re- bres ilustrisimos para finalizar el ciclo
del Campo encontró -Electrizante- la trasó e hizo permanecer en la incógnita de este año excepcional, dos grandes
versión que hizo Ugorski de esta obra, el programa de su recital hasta casi el damas del piano: la portuguesa Mana
en su reseña de El País, y encontró que último momento. Por fin llegó el día y Joáo Pires, bien conocida y estimada
su actuación en general fue -magnética-, Richter actuó en una Sala Sinfónica del por nuestro público, y Alicia de Larro-
mientras que a Fernández-Cid en ABC Auditorio Nacional relxjsante de públi- cha, Un broche de lujo para un año
le pareció -arrebatadora-. F.n el IX ani- co. Tomás Marco dijo de aquel concier- muy especial.
to en Diario 16. -Digan los más recalci-
trantes que sobró lentitud y faltó pro-

se "
De venta en:
La Tienda del Museo. Doctor Esquerdo, 36. 28009 Madrid. Tel. (91) 566 65 42
Lamas Bolaño. Gran Vía, 610 (entre Balmes y Rbla. Cataluña). 08007 Barcelona. Tel. (93) 317 79 08
Fax (93) 302 18 47 - Sucursal: Galileo, 95. 08028 Barcelona. Te!. (93) 339 40 01
Julián Llórente. Fuencarral, 25. 28004 Madrid. Tel. (91) 531 08 41, Fax 531 10 92
SDFN. Servicios Documentales Filatélicos y Numismáticos. Núñez de Balboa, 116, 3.' planta. 28006 Madrid
Tel. (91) 564 49 52 / 564 49 53 / 564 39 79 / 564 41 93, Fax. (91) 562 70 96 / 563 21 02
Bancos asociados

M FABRICA NACIONAL DE MONEDA Y TIMBRE


N°0- Dona- fljuven&ioi iTallis, N'l.- Douer; Wilhetm FuJlwAn- N f 2.- Dv>wr: V^IOna de Jü* NU4.- Doiier; M Ü M Í J antigua. NU5.- Pu*rtfí F«slihál« de veri'
Hidalgor SchOü. Scarianl, sler. fíprre^jsjjj Agnes Balita Angelen, fnltensti: tazar Bei- í T B no 19B6. fnflpvrsTí • VJclav Neu-
fime^/stó: Ltuin MaueL H Homenaje Emil GileJs. Vote* de man. rtomena^. Pipffe FuwTiier . Claudio Anau Veces Hornena/e. Evíuem M mdriii Op#fj ÉW siglo XX: Leen
ye: Otlo Klempefef. Voces de j ayer v fa*" Elisabelh Schtvarz- V Vladimir ianfcelevflch. f i l u d o > huv Hla n i Harier Grsndei intérpretes: Unfcek.
V ÍWf Bnrií ChriMnff. CV»rj kopí. Opws deJ *-gla XX. Paul Eloíifl de Id múiica Opera de! Opera d siglo XX:Ham Wemer Perahia.
sjgfo Tí 1 Glancarlo Menortí siglo "X1 Enlrevi^iji con ROÍ H KMfto-U mfrka roral

7 - Dosiw Alfredo Krauí. a.- Dosier Maunce Ravel N ^ . - DoíferrCarl Haria yon N u i 0 . - Dosier: C F Í H fl^os de N°11.- Dosier S*fgm Celihidi-
V J Í Í J : Chiiíloptie( revrifa: Alfredo Kfaus. Arwwr- Webei- ínttevnía: Franco Z#+fire- müíica española. Enfrevrsía: cr*. fnnpvfsrai Cecilia Cawlia,
OguesJaí- RTVE. E rjEh- Anlunpo Oldara. VOCÍÍ de rsatro: Johann Hermann lli. V o r » de Ayer y Hoy Enrico Cáelo María Giullni. ^nJverfarlc: Sergiu CelIbidacSe y Raymond
M. A. Cenia- Mwí n. Acúsfeá- L O Í nuevos Caruu Q » f J deí si?b XX Serpe* Glovanm Bañista Peigole^i. Leppard. .^flJi^fsaf/o; EOVIJ> f'n-
w ¿ losec Sal». audlEork». fl Prokofiev il). ^lísrca tníniprupcifii- fíomi'rtjje- Cuspar Cat&adú fher
nea: Noslá^co de Beinaola y San Opera de/ ÍJ^/D XX: Seigei Proko-

üiello de Veidi N"I5 7 - Doner Mana Callas,


L ui 11 •, . • l i i h' CfdirÍH intérpretes URSS - ^ ^ a : PiíTn; BijütpJ AJIJVW-
boim y C*rd Alínechl Homena- Guslav Leonnaidl Homenaje: IPHÍ V«ps de prgtérilas: Las operas de Vivaldi. : Aleíander Boiodin. f í o n »
ft: Eduanfo de! Pueyo. Voces de G^ald • • no PavarotEi. Vocei de ayer y htjy: Plácido Federico Mcimpcn], ArMire!
ayer f hoy A u rellano Perl i le Grandei intérpretes: Bruno Wal- Dominio Ópera de/ siglo XX;
Aniwmm. Heit VjlbLb hr. O*r "

sen i/o

NnlB - Doner Don Giovanni de N-19- Doirej Crinsropri Wild. hv*21 - La danta en Etpa- Nfl2¿ - Dosier. Han*
1
Mozarf frrrrevfíf>. jesij* Lopfr bald Gluflc- EnlrewuA- Maurice vjwai- Bab van Asperen y Charles fla íníí Claudio Abbado. busdi. fnfreyFsta'lvo vr*ía. James levine.Dperj
Cobos MÜHCJ contemporánea Béparl. Música conlemporánea- Duloii Anivprs<"if>.. K¿rol Siyma- y Vdclav Neumann detsigtoXX Pellfki si ^éliunde
Conflu^nfits dp Padift^ t¡ire> Sieve Rcích. CTuidfi itv&prefei: nowski. de Diítiu^sv Danzj. Entrevista
de ayet y hoy: Rila Slrekh. Nrkolaus Harnoncouri íüvdfo: nueva mu*iía. Grandes inté ron Alicia Alanu Mueca con-
Eóvard Oteg. Wi. Filarmúniía de Viena tempotártea1 tirito de Enfin«-

Johann Mcpcnuk Hummel.


i i i firmen g fc.- Dosier lento Keal •, NU27.- Du, „ .,,. , ...no. N^B. Doíper. Débale sobre l
infernas1 Esa-Fekka Sakmen y de Amtferdain. ÍMKVIÍÜ. Ton Auditorio Nacional- ínüevifis fnrrevjíf¿- LuiRi Nono £aJi/dp(j- edutátJún musical fmrevri/j
imé Carlos Pl»« fsfuiJju- Dt Kuuiírnan Etludro li música Chritlophe Co.fi. V«es de ayer y La musita en Fknencu llk Gnn- Cilben Kaplan. ftanfro. La iHrt
música y ¡oreo. Ann*f«n& Vals comempotfnea holandna. ficy. Moritwajl Caballé JCPFW- det "f'érpttes Filarmónica de Fk ft 4
dl E t o ariiti jjiufifa'. Boda; de Cani de Nueva York-Zubm MehlJ flf in Voreí * ey&
Vetonese Y hay- ivogUfi Hatneni¡e:
P nnnpllp

M"30.- Douet; Cari Fhilipp íma N"3l.- Do»efr Tilo S 1-fr-fiF- N»32.- ... . „. - Otate. Antonia de Cabe- N"J4.- n » # f . T'iHán e IwkU de Nuil - PQÍW iiáít Mbiruz
nuel Bach. Entrevista. Maurizio v\tl¿: Vo Yo Ma o- ki. Entrevaos. Wladimir Ashke- zón, fntrevjslj; Anloni Ras Wd^n^r. íflífíVKrjí Nikolaus Entrevistas: luciano Pívaiuni,
Polhni Anrmwno: Karel Ancerl. Martí. Granáis j Ha moneo urt, Zubín Me^Ta. Aíhttf Bierxie\r KarKIwn Brille v
Mútrca conrernaorJrrea1 Karl- Seetrird. Henil a ScoJfc, Chc-Liififl-Lin y Montserrat Caballé, fííutf-o* U
?mociún en la múticd dt Mozan
ai de ^nosla^ovich por Kondras- w Zaida de Moiarl
huí.

VJEi- Dostei; Mtiiicá en lomo ¿ fV3J.- OSIÍY: Musita y Lil r+ífl- Do*errLa fllk-mil s U r m i « j en Cata- -- C«l tan lune de
la Revoíuoo" Francpw fnf/pirs- n. Entmiitis: Víctor P h í de Dauberval. fnfn-vulai' Rowr luña EnfrevrsTM pp Mozafl. frwevríf»1 Evpieni Sve-
ra; LüNn Maazrl /conogíjfjá y Kraywlof Pendetetkí. f Norring(oji y Hirry Kuprtr poli y Mirilla Frem Opíí,? rlanovr Cecilia Baríoli y Ehubetíi
m u f r r j ' Antón i a Carnicera í# Ernetlo Hálffter. fstudio: HtvnMí^-AUrili lalvela f*ju- Wgto í*.1 La mwfle de Oíntbn de v Neuinann Sd h l
Grandes jníífpreíHj Carlos Kffi' Roberto Gerhard. Dann: Sergei von Einem Muiría ntirtetnporJ- o. LOUIÍ Andriessen-
nw: Franersco Cuenefo. WJIPS ot
dWf v iW'- Bf iRilte fsubaendei

V42 • Dofrer Bemamino Gig.11. y N»44.- Dosier Piolr W'ch Chai- W45 - Oouer La flaula mígici - Ootier Li opera en Empa- ^ 4 7 - Dosier Vítente Martin y
fnirevrsta íl'shn Inbal Opera Hla fnrr^vfíidí.1 Zubm Mehia y koróL En&rv'Mja.1 Frans BFljA^n. dr Moíift FnrTevrUa Man» |an- na, fnfrevwa. Simón RanJe fsru- Soler tnnewste \n\ye Nurrnan
de! siglo XX- Die (ole Stadr dp Ñitdai Chiaurtiv G'aittei ínféf- * / - P>ra Cap- sore VOCH * iyei y hoy lesiye •VP. Kaikhovii Sorabii y Cuan» Cnnóei tntérpieles Mauricio
HfHngnlri VOTA d? jyer y ho^. pretes. SviaEotlav fLichler. Músi- pucdll Norman AflivmMrO. Orquesta Stels» Musía contempotinet1 POIIIIII Onjtwíííí.i. Oroijnta del
Fiorenza Cmsotto. Cfjndet intér- é fc* D l d ó* RTVE Opera del s¡glo XX Ljigi Nono y Ennque Maciai Pnncipado de Astun» Anírtf^f-
pretes Otra Klemperef. Mústci F S ni Hiree acá de Virgil FW: Adolfo Ejlaíiir
(ontempotánes. Juan CaHtn Mar- Muuci J
ríru-í

N " « . - DotV. IrtcS KleibBí y N**5.- Doi'>r. C***f Franck N"50.- Doiíer fluabílh S th^ N B 5i.- Dosier: Haydn en lon- 1
- Datter- Scrjei Prokofiev N"53 • Dosier: Anlonln Ovorék.
Futí FJuich fntrevtiU: Paul íníFTvisQ- fficcvdo Muti AW>W- wlríLop^- fií'Ptf^ra- Kry«l ian ores. Fnrrrvraa*. WaH^aní SÍWÍ' fnfrf •vjsTd' kxdi Sivall fnciTT'- EtiirtYifU. Vehudi Menuhrn
Badura-SkoU fneuentrot- PHPT UTO Frank Manin fncuefdtK- Zimmrun. Amverwrios' 6oriui' lft«h y Riccardc Muli frK-uprp- JTÜS Alfredo Kraiis Voces de fncuenfros. Aklo Ceccato. A4in-
Carlo Etogorui toces de ¡ver y lav Marlinu y Giovanni Puwi Jrj trQi. filian Cárter Opea de! vhoy Dtelnch Fhwner-Diei- CÍ (ontempo'inen Mauricm
Féln KurrondD. hay. |uliin CayJ"?. ngk> XX. La voz humana de Pou- kau AjiFterMrjo Rofceft Sim|>- Softki.
-enc. wn.
N u ;hi- Dosier Musía V r N*55.- Dosier Hermann Srnei W56 • Dwrer. tari Bohm N*57.- Dosier Rcnala Ttbaldi ^"S? - Dosier- Amonio Vivjldp.
fiia fítfj¥t-íU Mana kdo F I Í « . ch#n [ntrevHte Nevilk' Mdrn- L'^JJ- R<-né tTleitipnciE fntrwnta: Kurt ^ Í ? U Í . ímnen- ÍO de Mo/an fnue^m- tva fntremfl*- Cario Mana Cjulini.
Encuernas Cecilia Bariol. Musi- net. fncuenfroj. Redolió CeUelti contemporánea: Ramón fos LuoiPopp Manon Miiirc¿ conictnpoiánej1 Música contemporánea Hi'Pf
rá contemporáne*- Pedro Eli¿s Mustia tairtemptiiáflej- |Oarl VOCP* tle ayer y hüy S fcflíi-Pieue Oupuy. ínfíft^ifnií. Halbreicri. fneventro* Hplmiilh
Cpera oW ^eto X*. I > la t u s a * Cuin|Odn- Opera de/ SÍJ/O XX. Bímev. Estudio: l¿ finid v H. C tiübbin& Lindon. Etíudto RiUine. Difiiü. íinft um dtr ÍIIW
hH muerto!, ae larücek. Peta Gruñes de Harten t u c a de rtB
¿ver y ruty Píin TP üanswa

0-- fnírevfsíj' Klau* Tenns- N^fcJ - Doijer üríiiiL-sla Ndnu- N'b3.- Düirtt Cioachino P Nnb4 - Doiírv rfámún Cjímcw N%5 - Dosier Vien.. im de siglo.
ledl 'U]jv#runos Wiíljnd Wss,- nal dp Espuria, 50 aíios Imnwf- ífiíreVí'*ÍS-r John fliol Caulmer tntreviflaí lamp» LevinE. P$T#r
nei, Charles MjncJi y loaqum cuemras' Uume Ar¿gall f j - Mi^tliJ Maiíki fncuenf^H fncuentros María Drári Ai^rcá Maxwell Davies. íncuenlios:
Rodirvo Incuenlnx. Matia Biyu - Alyj de Liifly. Midon Música rfflift-iT'pnrínea loiJempaíJrrea1 Musida eipet- Mirella Frpni.
fsfurfv Nahucco de Veidi. Mui<ca y euend fítudro Míhler Estudio rUahlerer trjl tJper-J del >iglo XX: L'heure
tn Madrid i.l'i La rnUjulurl perdi- iHua y vida t i w v i pspa^nolp dp Ravgl ¡An^^urrir:
da ÍJÍM-H fH-'sJtiJu A» d : Fiancimo V ElMeslasdeHaendel.

b.- Oüífer Madrid, villa y N 1 *?.- Dosier- Un bailo in m « - r^bB- Dojtfrr SÜlíanos de musí N"7íf • Dosier- Jul« senel N"71 - Dosrer. Falsía" de Verdi.
corte £rt[rew"*r¿ Myung Whun chtfa de Verdi f/Urevj«j-Kirl Te f j hitp¿n>um«ric:¿iia. Entrevi^ Eiiilav ÍOSlropOvn h Anr- ímní^iía1 KÜÍT Sandpr Ant- fíJfre^fa-NHTne fArví fntuCn-
Chunftr í'Kve'U'Oí: Rockwell fcanawar Mús-ca C0YiH""voi3rjei); Riccardo CriaiMv. Homenaje: a Glenn Goüld. versiiio: Xaviei Monl -al&e. [roijjawp Pons.
Blake. Hffnefafe;£r1k Weiba. Francisco Cano. Dperc de/ ^^íu Jühin- C J M . Grandes I e
XX Moisés V Aaron de Schopn- Pablo Casa k
berg

MPT LuiRi BocrhíTini. N*7i - Poseer Federico Moni- - Itasier I I holandés e N'76.- Dosier. Mertado disco- ^"77.- Dosier1 Músico deRenefa-
wsía: t e o n i t Ry^anelc pou Entrevan y Grandes intér- p Waftnef fnírevísfa* F ^rálicü y ti"ibií pcunümifa. Entre- da. Entrevia¿ C I V Í I M Ban^li
dí/ agio XX II irirticfi * • pffttf Sviatnstflv Richfpi fífw- cuenírov Harold C. í-.Mttl y John vista: Edmon tokímef Encuen- fncLfetiTr»: Cotllned von Emern.
díoj Pierrol Lunane de Homenjft. |H*1Í B^l ftíucfri) Pandora úe Ceibaid
vCay Homemie: BOÍIS Christofl Ope/j
d^/ uie/c .V.V D\e Soldaren dt
Z\ m merma un

N*7o.' Damer: Edvatd G r i e i Nn79 - P O Íler. Claudio Monle- N1 -«<."• .O-^ipr Adpl^n.i P.IMI v NUH] - Dosier. H\ta tlaus Hamon- N1JB2.- í>Mrey; Anión Biuiknei. Dosrer: G-ovanm Pipr
Cuarteto de Toltío verdi. fnrreí^ítH Dmilrh Hvoro^- Wiiguel Fleca fnjrevjsrj.1 An¿iol cüiirt. ffíirevj^íjf .' Esa-Pekka f r W v j t f A Allredo Kr^us y Mxii da P¿l«Inna y Orlando di L¿
Encuentros:Uul s Clarer rovrtí íncutruroi. Angri Martin U ^•r^ki íft£u&ntioi: Anruniu Salonfn y Volanla S flayn Fur4/eníms HauJ O' DelTe fnftev ¡íi¿- Gertbold Coldvhr
Pompey. lenesps titudio Isaar Albéniz f^pcrj oW sij/o XX; San Fi'intiS' fnciff.nfíos. Elena Otxazlsova
* ntversartQ: Chufe Coanoó i u d e Asís de Mess-aen.
N°B4 - Dosvr' festivales de vera- M-85 - Dover1 Orfeo fnírevriü b - Dosier Vubel Culbun
no 1944. Fdirítvjífj Fran* Brüg- Trevor Pinnock ífltvmmn- pv^ia" Paul van Nevé I. v H o k v Fredenck Deíiifi.
a de AnteU. EEons Bernian. ^riveísarro' Sreg- entioii luhafi Lloyd Webfaer Chi YVd
oW j * t o Í X ; Id madte de hir¿DL Eirrrunuel Cfiabner. M^sr
Cd COffe/"porJnef- I * mjdr
inviu J (ürner de Luis de Pablo

N*90.- Dosier. Mihic¿ escandí- N-QI - p , r A),,,d, ,j,, i d l r i > .


Fiiws. íntievifta. András SchiK cha, Miria joio Pim, MJUHZJO . Cheiyf Sluder. Encuentros Enltevutá: Herbert Blom^ledl rto T995 fnftpvjsu1 (o** MIBUCI frifr^v/iH 1 lordi Sjvall. [noten-
írvuenür». MicfurJ Til«n Thü- PolllPPr SvMlrHÍáv Rithltt y Kry^-
rliaí. Aifvmjr»} U v?ilwna de [p^n íimerman. fníprvJíH Cngo- tentpofine*: Gonzalo de dio Mañano Rodríguez de Chiilly. Aruversarrú Centenario
la Pilóme de Bretón. n Sokolov. Encuenlroi. Charl«

b - Dosier y tntrpvini- PNfre NUS6 - Oowr: temporada de NB99.- Dosier: Henry Purcell rV'lOO - Cteier: Hünta en Espa-
Boulez. Encuentros Siegined a: Rene Jacobs opera 95-9é inlicvnw PIÍÍM+Í FnVeviUa. Artdré FVevín í*^dW?í- rta, 1*Mí-t995. fflJn?v¡Hd-Bryn
jFruwlrfn e Vnonne luriod r Oomirigíi. tncuenlnoí. Nicholai uriD:|ac[ntoCuefr?ro. íeríel. ffrcwfríjoi. RobenD Alag
McGegan n¿ A^fV^hirüri Paul
y Antón Webeí"

sch rzo

LA MÚSICA SINFÓNICA
EN DISCO

Extra N"l.-Mo7»rt 1791 - 1 9 9 1 . Exlra N°2.- Las 100 mejores Extra N g 3.- La música sinfónica
(Diciembre 1991) óperas en dbco. (Diciembre 19921 endnco.119941

Los números atrasados de la revista Scherzo


se venden al precio de portada de la última revista editada..
Se encuentran agotados los números: O, 1, 2, 11 y 52. Así como los Extras 1 y 2.
ÍNDICES DESCHERZO

ÍNDICES TEMÁTICOS DE SCHERZO


Acústica Sodas de Fígaro [Mozart) .58 Martín y Soler, Vicente . . .47 Dutoii, Charles 91
Bóhm, Karl 56 Massenet, )ules 70 Einem, Gottfried von 77
Nuevos auditorios 8 Boulez, Píerre 96 Mercado discográfico Freni, Mirella 65
Bfitten, Benjamín 24 y crisis económica 76 Herreweghe, Philippe . . . .92
Aniversarios Bruckner, Antón 82 Mitología y música 54 Isoír, André 87
Busch, Fritz 48 Mompou, Federico 73 ferusalem, Siegfried 96
Ancerl, Karel 30 Cabezón, Antonio de . . . .33 Monieverdi, Claudio 79 Kraus, Alfredo 52
Andriessen, Louis 40 Callas, Maria 17 Musorgski, Modest 32 Kuijken, Sigiswald 70
Bemstein, Leonard 28 Carnicer, Ramón 64 Opera en España 46 Lloyd Webber, Julián . . . .86
Bohm, Karl (intérprete de R. Cataluña, música en 39 Orfeo 85 Loriod, Yvonne 96
Strauss) 87 Celibidache, Sergiu 11 Orquesta Nacional Ludwig, Christa 76
Borodin, Alexander 17 Chaikovski, Piolr llich . . . .44 de España (50 años) 62 Maag, Peter 48
Caldara, Antonio 7 Cine, música y 27 Oferto (Verdi) 14 Martin Pompey, Ángel . . .79
Chabrier, Emmanuel 89 Colbran, Vsabel 86 Palestrina, Giovanni McGegan, Nicholas . . . . .98
Cine y ópera 94 Concertgebouw Pierluigi da 83 Meneses, Antonio 80
Discos y gramolas 97 de Amsterdam 25 Patti, Adelina 80 Midori 62
Fischer, Edwin 11 Con lempo ranea, música . .13 Pires, Maria |oáo 91 Obraztsova, Elena 83
Gould, Glenn 69 Cosí fan tutle (Mozart) . . .41 Pollini, Maurizio 91 O'Dette, Paul 82
Gounod, Charles 80 Danza en España . . . . . . . 2 1 Prokofiev, Sergei 52 Oran, María 64
Guerrero, |acinto 99 Degenerada, música 77 Purcell, Henry 99 Pickett, Philip 93
Hindemith, Paul 100 Delíus, Frederick 87 Ravel, Maurice 8 Pons, )osep 63
Hotler, Hans 31 Dido y Eneas (PutceH) 40 Revolución Francesa, - 71
Hummel, |ohann Nepomuk Don Giovanni (Mozart).. .18 música en torno a 36 Popp, Lucia 57
21 Dvorak, Antonín 53 Richter, Sviatoslav 91 Rilling, Helmuth 59
Martin, Frank 49 Educación musical 28 Rossini, Gioachino 63 Robbins Landon, Howard
Martinu, Bohuslav 50 Elgar, Edward 87 Rubinstein, Artur 16 Chandler 58
Mesías (Haendel) 64 Escandinava, música 90 Scarlatti, Domenico 0 Schonberg, Harold C 74
Monlsalvatge, Xavier . . . .70 España, música en. Scherchen, Hermann . . . .55 Tilson Thomas, Michael . .90
Mozart, Leopold 21 1985-1995 100 Schipa, Tito 31 Williams, John 95
Miinch, Charles 60 Española, música. Scbütz, Heinrich 0
Orquesta de RTVE 45 Cien años 10 Schwarzkopf, Elisabeth . . .50 Entrevistas
Paisiello, Giovanni 50 fa/stóff{Verdi) 71 Solti, Georg 20
Pergolesi, Ciovanni Battísta 10 Festivales de verano 1986 . .5 Tallis, Thomas 0 Abbado, Claudio 21
Rodrigo, Joaquín 60 -1993 74 Teatro Real y Auditorio Albrecht, Gerd 12
Salazar, Adolfo 47 -1994 84 Nacional 26 Araiza, Francisco 32
Schein, lohann Hermann . .8 -1995 94 Tebaldi, Renata 57 Ashkenazi, Wladímir . . . .32
Simpson, Robert 52 Filie mal gardée Tecnología y música 43 Asperen, Bob van 20
Szymanowski, Karol 20 (Dauberval) 38 Temporada de ópera 94-9588 Badura-Skoda, Paul 48
Tippett, Michael 41 Flagstadt, Kirsten 95 -95-96 98 Baltsa, Agnes 1
Vals del Emperador Flauta mágica (Mozart) . . .45 Toldrá, Eduard 93 Barenboim, Daniel 12
í\. Strauss II) 24 Fleta, Miguel 80 Tristán e Isolda (Wagner) .34 Bartoli, Cecilia 41
Verbena de la Paloma Franck, César 49 URSS, música en la 15 - 77
(Bretón] 90 Furtwangler, Wilhelm 1 Viena fin de siglo 65 Batlle, Kathleen 35
Villa-Lobos, Heitor 12 García, la familia 92 Vivaldi, Antonio 59 Bayo, María 82
Wagner, 5¡egfried 85 Gerhard, Roberto 61 Weber, Cari María von . . . .9 Behrens, Hildegard 15
Wagner, Wieland 60 Gigli, Beniamino 42 Zarzuela 69 Béjart, Maurice 19
Webern, Anión von . . . .100 Gluck, ChristophWillíbald 19 Zimerman, Krystian 91 Berganza, Teresa 4
Grieg, Edvard 78 Berman, Lazar 2
Danza Harnoncourt, Nikolaus . . .81 Educación musical Blomstedt, Herbert 93
Haydn, Franz |oseph Boulez, Fierre 17
Alonso, Alicia 23 (en Londres) 51 Música en la universidad .41 - 96
Diagnilev, Sergei 37 Hidalgo, |uan 0 Brende!, Alfred 35
Lifar, Serge 13 Hispanoamericana, Encuentros Briiggen, Frans 44
Ring umder Ring (Bé\an) .59 500 años de música 68 - 84
Holandés errante (Wagnerl 75 Alagna, Roberto 100 Burchuladze, Paata 32
Dosier Holst, Custav 87 Aragall, Jaume 61 Caballé, Montserrat 35
Karajan, Herbert von . . . .29 Bartoli, Cecilia 54 Celibidache, Sergiu 11
Albéniz, Isaac 35 Kleiber, Erich 48 Bayo, María 60 Chailly, Riccardo 68
Angeles, Victoria de los . . .2 Knappertsbusch, Hans . . .22 Bergonzi, Cario 49 Christie, William 61
Antigua, música 4 Kraus, Alfredo 7 Berman, Borís 85 Chung, Myung Whun . . . .66
Bach, Cari Philipp Emanuel30 Larrocha, Alicia de 91 Blake, Rockwell 66 Claret, Lluis 40
Bailo in masc/ieralVerdi) .67 Lasso, Orlando di 83 Brouwer, Leo 89 Clemencic, Rene 56
Barbieri, Francisco 89 Liszt, Franz 6 Cárter, Elliott 51 Cohén, |oél 16
Bartók, Béla 97 Literatura y música 17 Ceccalo, Aldo 53 Coin, Christophe 26
Berg, Alban 0 Lully, )ean-Bapt¡5te 12 Celletti, Rodolfo 55 Colomer, Edmon 76
Bizet, Georges 23 Lutoslawski, Witoíd 3 Chailly, Riccardo 94 Cotrubas, lleana 3
Boccherini, Luigi 72 Madrid, villa y corte 66 Clare!, Lluís 78 Cuarteto de Tokio 78

72
AHORA YA NO TENDRÁ EXCUSA
THE NEW
PARA NO TENERLO EN SU CASA...

Dictionary of

*J " MUSICIANS

"The New Grove ¡s an


immense achievement. the 20 volúmenes de 900 paginas
most comprehensive
dictionary of music that exists,
22.500 artículos
and an endless source of 2.400 colaboradores de 70 países diferentes
information and pleasure"
Ctiristopher Headington -
16.500 biografías de compositores,
Times Educatíonal Supplement escritores, intérpretes, etc..
3.000 ejemplos musicales
4.500 ilustraciones ^—JJ£
/ 79.500 pts
( suscunM
Distribuidor Diverdi 73.500 pts

Deseo recibir en mi domicilio el NEW GROVE DICTIONARY Boletín de pedido


e
N Suscriptor Fecha
Nombre y apellidos
Domicilio Código postal
Población Provincia Teléfono
s
• Giro postal N • Adjunto talón N* • VISA • 4B
N9 Tarjeta crédito Fecha caducidad
FIRMA:
• PRECIO SUSCRIPTOR: 73.500 PTS.
• PRECIO NORMAL: 79.500 PTS.
Precio:

Nota: marcar con una X lo que proceda en la casilla correspondiente Gastos de envío 1.000 pts.
Enviar el boletín a SCHERZO EDITORIAL S.A.
A pagar:
ÍNDICES DE SCHERZO

Domingo, Plácido 98 Sanderling, Kurt 70 Leonhardt, Gustav 14 Músicas pretéritas


Dutoi!, Charles 20 SavalIJordi 52 Neumann, Václav 40
Faggioní, Piero 8 - 95 Perahia, Murray 4 Dowland, John 43
Fassbaender, Brigitte 40 Sawallisch, Wolfgang : . . .51 Pollini, Maurizio 47 Griega antigua, música . . . .7
Freni, Mirella 39 Schiff, Andrés 90 Richter, Sviatoslav 43 Operas de Vivaldi 16
Gardiner, )ohn Elio! 64 Scotto, Renata 34 - 73 Sweelinck, Jan Pieterszoon .8
Gasdia, Cecilia 11 Sinopoli, Giuseppe 39 Walter, Bruno 13
Ghiaurov, Nicolai 43 Skura, Yolanta 81 Opera del siglo XX
Giulini, Cario Maria 10 Sóderstrom, Elisabeth . . . .41 Homenaje
- 59 Sokolov, Grigori 91 Britten, Benjamín 16
Goldschmidt, Berthold . . .83 Stern, Isaac 63 Arrau, Claudio 3 Casa de los muertos
Harnoncourt, Nikolaus . . .34 Studer, Cheryl 92 Bal y Gay, Jesús 74 (lanácekl 54
Hogwood, Christopher . . . .6 Svetlanov, Evgueni 41 Cage, |ohn 68 Four Saints in three acts
Hvorostovski, Dmitri 79 Tavener, John 88 Cassadó, Gaspar 10 (Thomson) 45
Inbal, Eliahu 42 Tennstedt, Klaus 60 Chrbtoff, Boris 77 Henze, Hans Werner 3
Jacobs, Rene 97 Terfel, Bryn 100 Fournier, Pierre 2 Heure espagnole (Ravel) . .64
Jansons, Mariss 45 Ugorski, Anatol 80 Cilels, Emil 1 Hindemith, Paul 1
Jarvi, Neeme 71 Weidinger, Christine 87 Grümmer, Elisabeth 13 Janácek, Leos 5
Kanawa, Kiri Te 67 Weissenberg, Alexis 13 Halffter, Ernesto 37 Madre (Haba] 86
Kaplan, Gilbert 28 Welser-Mosl, Franz 75 Jankelevitch, Vladimir 2 Martinu, Bohuslav 7
Koopman, Ton 25 Zacharias, Christian 89 Klemperer, Otto . 0 Menotti, Ciancarlo 0
Kraus, Alfredo 7 Zeffirelli, Franco 9 Mompou, Federico 17 Moisés y Aarón
- 82 Zimerman, Krystian 50 Moore, Geraid 14 (Schoenberg) 67
Kupfer, Harry 38 Mravinski, Evgueni 4 Muerte de Dantón (von
Leonhardl, Gustav 14 Estudio Ponnelle, ]ean-Pierre . . . .28 Einem) 39
Leppard, Raymond 11 Pueyo, Eduardo del 12 Pelléas el Mélisande
Levine, James 23 Albéniz, Isaac 80 Seefried, Irmgard 31 (Debussy) 23
- 65 Atys{íú\\y) 61 Segovia, Andrés 17 Pefer Crimes (Britten) 55
Un, Cho-Liang 34 Dvorak, Antonín (música Talvela, Martti 38 Prokofiev, Sergei (I) 9
López Cobos, [esús 18 coral] 3 Werba, Erik 66 -(II) 10
Ma, Yo Yo 31 Elogio de la música 2 Riders !o the Sea (Vaughan
Maazel, Lorin 0 Emoción en la música de Iconografía musical Williams] 62
- 36 Mozart 35 San Francisco de Asís (Mes-
Maiski, Mischa 62 Finta semplice (Mozart) . .56 Sodas de Cana (Veronese] 26 siaen) 82
Marriner, Neville 55 Florencia, música en ( I ) . . .27 Carnicero, Antonio 36 Soldaten (Zimmermann) ..77
Marton, Eva 58 -(III 28 Strauss, Richard (entrevista
Masur, Kurt 29 Gerhard, Roberto 37 Música contemporánea con Ros Marbá) 2
- 57 Grieg, Edvard 19 Tole Stadt (Korngold) 42
Maxwell Davies, Peter . . .65 Holandesa, música Antigua fe (de Pablo) . . . .63 Trittico (Puccini) 72
Mehta, Zubin 34 contemporánea 25 Barce, Ramón 56 Voix humaine (Pov\er\cj ..51
- 43 Kurtág, Gyorgy 58 Cano, Francisco 67
Menuhin, Yehudi 53 Mahler en Madrid (I). Confluéncies (Padrós) . . . .18 Orquestas
Moreno, José Miguel 94 La infinitud perdida 63 Dupuy, lean-Pierre 58
Muti, Riccardo 49 - (II). Música y vida 62 Elias, Pedro 54 Orquesta del Principado
- 51 Marina (Arriela) 84 Escena y música 62 de Asturias 47
Mutter, Anne-Sophie 74 Música y toreo 24 Espectral, música 64 Orquestas españolas 21
Neumann, Václav 5 Nabucco (Verdi) 60 Fígaro (Encinar! 23 RTVE. Entrevista
- 22 Pandora IGerhard) 77 Guerrero, Francisco 39 con M. A. Coria 6
Nevel, Paul van 86 Pierrot tunaire Guinjoan, |oan 55
Nono, Luigi 27 (Schoenbergl 73 Halbreich, Harry 59 Voces de ayer y hoy
Norman, Jessye 47 Psicoanálisis y música . . .38 Ibarrondo, Félix . . . . . . . . 4 8
Norrington, Roger . 38 Rodríguez de Ledesma, Macías, Enrique 46 Bjoerling, Jussi 7
Ogg, Jacques 34 Mariano 93 Madre invita a comer Caballé, Montserrat 26
Pavarotli, Luciano 35 Scelsi, Ciacinto 46 (de Pablo) 89 Cappuccillí, Piero 44
Penderecki, Krzysztof . . . .37 Sinfoníasde Hartmann . . .32 Martínez Fontana, Caruso, Enrico 9
Pérez, Víctor Pablo 37 Sinfonías de Shostakovich |uan Carlos 42 Christoff, Boris 0
Pfeiffer, (ohn 75 por Kondrashin 34 Nono, Luigi 46 Cossotto, Fiorenza 42
Pinnock, Trevor 85 Sorabji, Kaikhosru 46 Nostálgico Domingo, Plácido 16
Pires, María |oáo 54 Zaida (Mozart) 35 (Bemaola) 9 Fassbaender, Brigitte 39
Plaza, José Carlos 24 Nueva música 21 Fischer-Dieskau, Dietrich .52
Pogorelich, Ivo 22 Grandes intérpretes Olavide, Gonzato de . . . .92 Gayarre, luíián 49
Polliní, Maurizio 30 Pablo, Luis de 45 Hotter, Hans 3
Previn, André 99 Abbado, Claudio 88 Pneumática, música 7 Ivogün, Maria 28
Rattle, Simón 46 Carreras, losé 33 Prieto, Claudio 92 Kanawa, Kiri Te 55
Richter, Sviatoslav 73 Casáis, Pablo 68 Reich.Steve 19 Norman, Jessye 45
Ros Marbá, Antoni 13 Filarmónica de Nueva San Francisco de Asís Pavarotti, Luciano 15
- 33 York y Zubin Mehta 27 (Messiaen) 9 Pertile, Aureliano 12
Rostropovich, Mstislav . . .69 Filarmónica de Viena . . . .21 Soler, |osep 6 Ramey, Samuel 56
Rysanek, Leonie 72 Harnoncourt, Nikolaus . . .19 Sotelo, Mauricio 53 Schwarzkopf, Elisabeth . . . .1
Salonen, Esa-Pekka 24 Kleiber, Carlos 36 Stockhausen, Streich, Rita 18
- 81 Klemperer, Otto 42 Karlheinz 30 Viñas, Francisco 63
Eduardo Chiltida • Luis Fernández • Juan Gris • Pablo Picasso • Antoni Tapies • Eduardo Chillida

¿«5Ü
iiiiil i i "
m i •

••••I

La Colección
de Arte de Telefónica
C/ Fuencarral, I.
Martes a viernes de 10 a 14 h. y de 17 a 20 h.
T) FUNDACIÓN
Sábados, domingos y festivos de 10 a 14 h.
LJ-i ARTE Y TECNOLOGÍA Entrada gratuita. Telefónica
Cuerda, madera y tiempo:
una obra de arte no se improvisa.
Perhl universal. Seis cuerdas. Maderas Un ejemplar histórico, construido en 1912

nobles. Y una estructura perfecta. Así es por Don Manuel Ramírez, pilar de una

la guitarra española. de las más grandes di-


Un tesoro vivo en el nastías de constructores
que late una herencia de guitarras.
clásica y popular, culta Heredando el espíri-
y universal. tu que convirtió este ins-

Sus formas precisas, trumente en único, amado

sus materiales nobles, y admirado en todo el

su construcción robus- mundo, sucesivas genera-

ta, han llevado a las ciones de "luthiers" man-

más importantes salas tienen vivo, hoy, tantos

de conciertos de todo años después, su compro-

el mundo la obra de miso permanente con este

músicos de la talla tesoro musical. Mante-

de Bach o Debussy. niendo una forma de

Sobre sus nobles refle- trabajar que permanece

jos de ébano, cedro y intacta, inalterable, con-

palosanto, sobre sus seis cuerdas paralelas, vertida día a día en obra de arte.

han tejido las notas más aplaudidas las manos Como construimos nosotros todos y cada
sabias de los intérpretes más insignes. uno de nuestros relojes. Sin prisas. Sin
Manos expertas, como las que crearon concesiones. Como se debe hacer. Porque,
la guitarra que se exhibe en el Metropolitan igual que una guitarra española, yi¡I
Museum of Modern Art de Nueva York. un Rolex no se improvisa. tvOLiJíi A
o/Ceneva

Cronometra Rolex Day-Date en oro de 18 quilates con brazalete President. También en oro gris de 18 quilates o en platino.
Solicite información a: Relojes Rolex de España, S.A. Serrano, 45 - 5.° planta. 28001 Madrid.

También podría gustarte