MANUEL HERRANZ MONTERO y JOSE M. ROCA Comienzos de 2011. Desde ‘Arian seis’. http://arian-seis.blogspot.

com/

1

INTRODUCCIÓN: CONVERSACIONES PRIVADAS SOBRE LA CRISIS
Mi amigo Roca me contesta por e-mail, su opinión sobre un comentario anterior. Opiniones no pensadas para publicar, poco desarrolladas, porque hay otros e-mail anteriores relacionados, a los que responden que contienen otras ideas y da por supuesto que conozco muchos de sus puntos de vista más desarrollados otras veces. Pero el debate y la polémica son buenos acompañantes para el camino y me parece interesante publicarlo en dos partes, la primera general e internacional y la segunda dedicada a España.

Efectivamente, por ahí va la cosa, pero lo que tengo en la cabeza es muy difícil de explicar: estoy leyendo varios libros a la vez, de política (conecto con el último de Tony Judt: Algo va mal) y de economía; devoro los periódicos; veo casi a diario la tertulia de Gabilondo, que es de lo mejor que hay en la tele, y lo que me va quedando es que la crisis es enorme: Por un lado, con la emergencia de otras potencias económicas no occidentales (India y China, con lo que eso supone no sólo económicamente) o semioccidentales (Brasil) y el declive de EE.UU, que tiene dos interpretaciones internas: la de Obama, que es adaptarse al declive tratando de no perder demasiado, y la de los republicanos, que es seguir pensando que son los amos (la refundación, según el Tea Party). Europa; papel menor: la UE está en medio de una crisis institucional, dirigida por unas derechas económicamente más neoliberales que Obama, más keynesiano. Alemania está imponiendo sus condiciones y la mayoría piensa en salir como pueda aunque sin romper, por ahora. Los ingleses, como los yanquis, tienen margen porque tienen su moneda, pero en los del euro la moneda iguala realidades económicas que no son iguales.
Respuestas a los comentarios del e-mail de mi amigo.

En cuanto a prensa económica, es imprescindible el dominical económico de El País, es de los pocos especializado en el tema de la crisis todas las semanas, serio, didáctico, estable. Emergentes. Hay que encajar la salida de países emergentes hace una década, en casos dos, tapada con la eclosión pre crisis, burbujas punto com e inmobiliaria, salida del euro, cambio de siglo. No salen ahora, se manifiestan con fuerza ahora. Que decían las izdas españolas estos años de
2

atrás? Que proyectos preparaban el camino? Los emergentes son un movimiento de países disperso, no son solo los BRIC, es todo el sudeste asiático y casi toda Sudamérica que durante unas 2 décadas han estado emergiendo, lo cual implica, si emergen, quitar poder, peso al occidente conocido. Si otros crecen dejan de estar tan tutelados por occidente. Era visible, analíticamente hablando, pero no lo hemos visto tan certera y ampliamente como hasta ahora. Errores democracias, gobiernos y sistemas gastados, Europa y EEUU. Bueno, todo se mueve y se ha movido más a largo plazo lo externo a nosotros, la globalización, emergentes, que lo interno, que serían los poderes políticos nacionales, gobiernos y partidos, sindicatos, instituciones que a su vez tienen limitadas posibilidades de actuación externas. El problema es que tampoco se han movido internamente en cada país, España en concreto. Aquí han/hemos estado de siesta. Falta una profunda remodelación política de organismos internacionales globales, poderes supranacionales, espero que sean fundamentalmente políticos, que iremos viendo en lo que nos queda de vida, próximos 20 años. Lo único que existe a ese nivel es Europa y parece que no damos excesiva importancia a su existencia. Lo que se tiene, poco se valora, se prefiere aquello que no tenemos, máxime si no está sometido a contraste. Espero que en esa remodelación de poderes podamos meter las narices tanto la UE como otros y no quede en manos de 2 + otros, siendo los otros cualquiera en cada momento distinto. Una hipótesis global y abstracta de la crisis es que ha sido provocada por una facción del capital, el financiero (ojo solo es un sector del capital, hay otros) asentado en el mundo occidental cuya vanguardia está en EEUU y RU, pero no solo. Han pretendido ocupar mayor poder mundial mediante la globalización de productos financieros nuevos que era lo que no tenían ni los emergentes, ni el resto del planeta. Habrá que estudiar más a fondo. Pero creo que era una salida, buscaban un gran paso adelante, un despegue de los ricos sobre el resto, y se preguntaron qué era lo que no tenían, y tampoco podían poner en marcha? Y encontraron que las matemáticas y los ordenadores, y además carecían de sistema financiero tan desarrollado, y metieron matemáticos y ordenadores en la banca hace 15 o 20 años y parieron todos los nuevos productos financieros basados en la titulización y en los CDS.
3

Y esto al derrumbarse ha dejado al descubierto varias cosas, una de ellas que los emergentes han sido menos tocados, porque estaban atrás en lo financiero. Dos el desmadre y distancia de lo financiero con lo industrial, con la economía real. Y tres, el ascenso de las clases medias chinoindias, cientos de millones de personas consumiendo productos del sector real, agrícola e industrial, que han abastecido no esos capitales financieros sino los otros sectores, pero de esos países. Hay dificultades objetivas en la gobernanza europea, ajenas a la derecha liberal y cosas así. Una eurozona que solo suma moneda y no el resto de la economía es muy difícil de soportar porque tiene flancos débiles y esto al margen de neoliberales, cualquier crisis deja al descubierto las debilidades de la eurozona que se juntan a las de amplio calado no abordadas hasta ahora por las dificultades de digestión de la ampliación a 27 que llevan años de esfuerzos. Ello en medio de la globalización y crisis mundiales. En Europa creo que el más cercano está de presentar algún proyecto posible, global y serio sobre lo que ocurre y la hoja de ruta para actuar, es Felipe. Su trabajo es un texto de análisis y discusión imprescindible. Pero que yo sepa nadie en el PSOE y la sociedad lo discuten y pocos lo conocen. Pocos militantes izquierdistas lo han leído, porque Felipe ya se sabe es un neoliberal y el capitalismo es la opresión de los pueblos y nunca han estado mas oprimidos los pueblos libres que ahora, etc. etc. (estas cosas las oigo/leo diariamente). De la derecha española pepera, más vale no hablar, no les interesa Europa ni nada que no sea el poder del Gobierno Central en España. Que se hunda el mundo y nos lleve a todos, siempre que eso les dé el Gobierno. Los nuevos europeos, las nuevas generaciones de los antiguos y las nuevas de nosotros no se han comprometido con el europeísmo como las generaciones de antaño y eso implica que se han negado en rotundo a todo cambio del estado de bienestar mientras éste sufría empujones, porque otros países emergían y su nacimiento lo desmontaba, porque la existencia de China e India y Brasil y el renacer capitalista de Rusia, es una amenaza para el modelo que tenemos aquí, nos negamos a verlo. Se acabaron muchos privilegios, algunos conseguidos a costa de otros y nuestras enormes diferencias con esos países no son sostenibles. Pero claro nosotros queremos todo, que nada cambie en nuestras vidas, que lo haga fuera, pero sin afectarnos. Imposible.

4

Continúo publicando la conversación de ayer. Dice Roca:

España: la crisis financiera ha puesto en solfa el modelo productivo, que era tanto del PP como del PSOE. La recesión económica nos ha colocado delante del espejo y eso ha producido una gran desmoralización. Zp no acierta y el PP no ayuda, al contrario. Pero ha coincidido en el tiempo con el agotamiento del sistema político surgido de la transición: lo que pudo funcionar con cierto entusiasmo, ya no lo hace, y están saliendo a flote los problemas (configuración del Estado, Iglesia, Sahara, ETA, por ejemplo) y cuentas pendientes (Memoria). Por otra parte, el sistema político-jurídico, que permitiría una renovación interna está cegado. La Constitución y la ley electoral impiden que crezcan otras fuerzas políticas con más ideas y más entusiasmo (¿cuáles?, crisis de la izquierda), y queda todo en manos de los dos grandes partidos (montones los cargos institucionales dependen de ellos): dos partidos con los que no se puede contar para renovar nada, así que el sistema se encamina a su lógico destino: está pensado para pudrirse (ya hay síntomas alarmantes) antes que para renovarse.
En cuanto al tema de España; te falta introducir un ingrediente básico, las izquierdas. Siguen sin aceptar el modelo de sociedad existente en la UE como el mejor del planeta, así que para qué defenderlo. Es un problema gravísimo. Durante años he visto como los rojos de mi generación renunciaban a la Transición, la hicimos nosotros, pero como no salió la revolución (el sueño) fue rechazada por una mayoría. Ahora se está produciendo un fenómeno parecido, que supone que los socialistas se están desenganchando, (la desafección) hay estupor, la crisis es un palo para los izquierdistas moderados, hay gente que saca comparaciones de desanimo increíbles. Franco aparece en muchas, como si esto fuera parecido a aquello. Esto es gravísimo, pero es el resplandor de lo que pasa en la izqda. Grandes proclamas e incapacidad de ver lo que ocurre de concreto y particular en su lugar y momento. Somos un país que practica poco la racionalidad y así cada asunto es discutido en base a principios, abstracciones, ideología, religión, y casi nunca se entra en concreto a debatir cada tema, se desprecia la discusión para establecer conclusiones racionales, que sirvan para actuar, para practicar política. Claro que no nos pasa solo a nosotros. Hace poco leía en un blog a un
5

brasileño, que ponía a parir a los españoles porque nos habíamos creído los reyes del mambo y daba cifras de deuda, de crecimiento PIB, de exportaciones, etc. y nos zurraba de lo lindo. El se quedaba tan fresco, pero olvidaba citar que las muertes diarias por armas, de una de las grandes ciudades brasileñas, Rio, son comparables a las de todo un año en España. Se olvidaba de que las jubilaciones, la sanidad, la educación, brasileños, ni de broma pueden compararse a la situación de aquí, o menos de la UE, etc. Así que la economía son esas cifras generales, pero no solo, también son la vida diaria y millones de españoles y europeos pueden ver que están a años luz de otros países, o de su pasado. No pudimos hacer una reforma laboral hace 5 años cuando veíamos a un tercio de la población joven destruida por la temporalidad. Donde estaban los sindicatos y las izdas entonces? Resultado, hay que hacerla ahora dejándolos tirados, nadie acepta un contrato único o 3, pero no 28, con medidas algo diferentes a los de los fijos actuales. Resultado la gente se queda en la calle sin trabajo o lo encuentra para fracciones semanales, firma la carta del despido en el momento de la entrada y deja la carta lista para cuando llegue la ocasión al patrono. El empresariado español necesita una reconversión, pero también nosotros. Y toda la sociedad española necesita una regeneración que nos lleve a poder discutir el problema de cada momento y tratar de encontrarle salidas. Acaso es mejor dejar tirada a una generación de jóvenes. Los capitalistas son muy malos vale, pero hace 5 años, los sindicatos mas el gobierno eran una enorme fuerza, por qué no optaron por cambiar las cosas. Respuesta, porque aquí la izquierda no se atreve a sentir el aliento de los suyos en el cogote, se quiere todo o nada, o contrato fijo como los antiguos o nada. Resultado, millones de jóvenes fuera del mercado, por cuanto tiempo? Quién sabe, probablemente irrecuperables socialmente. El modelo productivo no solo era del PP PSOE, lo era de toda la sociedad, de los sindicatos, de los etremaizquierdosos, y de los derechosos, de los anarcos, y los fachas, de los alter globalizadores, y de la iglesia, de empresarios grandes y pequeños, de colegios y universidades, de Cámaras de comercio y medios de prensa, de millones de personas y miles de instituciones supuestamente dirigidas por personal solvente, preparado, pero para qué. Es un fracaso social inmenso, y muchos pretenden resolverlo cambiando un individuo, es de locos, no ha fracasado solo el modelo productivo, lo ha hecho el modelo social, por agotamiento. Aquí es muy peligrosa la crisis de la economía, pero mucho más el fracaso social que
6

sigue sin manifestarse nada más que pidiendo cosas antiguas y las mismas que había, como si nada cambiara. El fracaso se manifiesta en la poca permeabilidad social, lo poco que influimos en los partidos, lo poco que influyen los partidos en el resto, lo poco que influyen los intelectuales en la sociedad, lo poco que quieren influir los intelectuales públicamente, los pocos debates que hay, en universidades y escuelas, calles y televisiones, en lo cerrados que son los partidos y todos nosotros. Has visto la campaña catalana?, da pena, que han dicho, que han propuesto?, solo hablan los candidatos, no pueden aportar documentación y análisis las instituciones sociales, para la gente en general. Esto lleva una dirección italianizante en lo político y sudamericanización en lo económico, una parte vive muy bien y otra muy mal. Claro que en España la que vive mal todavía está a años luz de otros países, pero es evidente la polarización. Una generación se evade de la realidad, con alcohol, sexo y drogas, cada vez más gente, cada vez más temprano comienzan su consumo, cada vez más gente aceptándolo como algo natural. El desquite se produce en soltar de vez en cuando una frase contra el capitalismo y contra los explotadores o en culpar a ZP de todos los males del infierno, pero poca preocupación por saber qué sucede y que puede hacer cada uno y cuanto cuesta conseguirlo y ver si es posible o no. Todos seguimos pidiendo al gobierno como si fuera pedir a un dios el pan nuestro, cada día nos parecemos mas a una tribu de la antigüedad pidiendo milagros a los dioses y hechiceros, hay un desapego social hacia el esfuerzo, hay un corte radical con el pasado, nadie recuerda el franquismo y establece diferencias a raíz de unos sueños de grandeza que duraron 4 años y escondían fuertes miserias tras ellos. Zp tendrá su culpa, pero nosotros la tenemos de lo que escribimos, hacemos o callamos, otros la tienen de lo que callan o escriben, de la vaguería para unirse que significa dejar al lado algunas cuestiones de cada uno, porque de lo contrario será imposible caminar juntos. La inmensa mayoría de la sociedad no sabe lo que está pasando, salvo que vive peor que hace 5 años, pero los por qué y salidas, nasti monasti, porque hablar de sacrificios nadie quiere, porque ningún partido, ni intelectual quiere hacer el esfuerzo públicamente de quemarse, porque nadie quiere escuchar, solo cosas positivas. Solo se quiere oír lo corto, lo fácil y sencillo, y con música que te guste, pero eso no da resultado para resolver problemas. Has odio debates en Cataluña
7

sobre qué hacer para reducir el paro? Da miedo a todos, así que dicen que cada cual aguante su vela, y ahí entre 5 millones no hay derechos de 45 días ni contrato fijo ni na de na, porque no cotizan, y a futuro no les importan las pensiones porque no habrán cotizado lo suficiente, mientras reciben ayudas que los/nos hunden más. El tema de las pensiones saltó hace una década, y hay mucha mierda metida en el, por ejemplo de la banca que ve el negocio, pero sucede en todas las cuestiones, con un aspecto se quieren tapar todos los otros, pero qué duda cabe que hay un aumento enorme de pensionistas, casi doblado respecto al comienzo democracia y que viven más años que hace 30 y un decrecimiento poblacional. Hay un problema demográfico que se ve desde hace mas de una década cuando a mi me querían echar que era cuando empecé a ver los estudios, año 2000. Pues nada sigamos así sin abordar los problemas. Somos excesivamente pedigüeños y soñadores y religiosos por eso nos dirigimos a un ente que nos ayude que nos resuelva las cosas y encima nos cuesta valorar lo positivo de lo que tenemos, esto en particular para la izquierda que hemos logrado que nos quiten la Transición y el resto de lo conseguido. No aceptamos que la vida es una constante correlación de fuerzas, que yo quiero algo pero el de enfrente quiere otra cosa, no todos queremos lo mismos y eso nos desploma. Y seguimos apostando todo a rojo o negro, no aceptamos el quitar un crucifijo de las escuelas o sacar a los niños de las clases de religión, como avances, queremos una ley que recoja todo, y la poli detrás apoyándonos, pero las leyes que existen las podemos estirar y aplicar mas, todo es cuestión de fuerza, de empujar, socialmente, colectivamente, no de pedir a otros que empujen. El gobierno se ha acercado a la iglesia con pasta, ha querido parar el movimiento que le desgastaba con pasta. Una muestra de debilidad, además de un error de cálculo, porque piensas que el extorsionador te dejará en paz, cuando todos sabemos que seguirá haciendo chantaje. Pero la izquierda cuantas manifestaciones ha efectuado en los lugares que tenían que quitar el crucifijo, cuantos partidos y sindicatos han salido a la palestra con campañas públicas de la renta para que nadie marque la X. Solo 4 individuos, porque los partidos y sindicatos juegan a otra cosa, al todo o nada, cuanto más extremos mas juego a todo o nada. El problema que yo veo es mas de renovación social que de otra cosa, los partidos los veo bastante muertos y mal dirigido su arsenal y fuerzas, se pierden en grandes programas etc. y poco en el funcionamiento diario. De
8

qué sirve el programa PSOE, sus sueños e ideología, si el partido, la militancia, los órganos, se ha quedado mudo, ante un tipo, ZP con otros 2 o 3 ha podido hacer y deshacer sin que nadie diga nada. No han fallado los grandes temas, sino el funcionamiento interno lo concreto a ras de suelo. (21.22 de Noviembre 2010) Izquierdistas y racionalidad. Cruce de correos Otro cruce de ideas entre J.M.Roca y yo el 15 de diciembre de 2010 sobre la falta de racionalidad en algún lateral izquierdo.

Comienza Roca: Uno de los grandes problemas de la izquierda de hoy, de la nuestra y de la siguiente generación, es que aún no ha pasado por la Revolución francesa, por la Independencia americana o la restauración inglesa de 1668, y que no tiene nada claro el asunto de los derechos civiles, de los límites del poder, de la legalidad y la ilegalidad, de las reglas del juego, del papel de las instituciones, de la representación política, de la legitimidad y cosas como esas, que parecen secundarias, de detalle, ante el gran proyecto de liberar a las masas de la opresión capitalista. Es una izquierda muy fáctica, surgida en una dictadura, que sólo piensa en correlaciones de fuerza (sin ver lo que hay detrás), y con una mentalidad muy sectaria, producto de la influencia del pensamiento religioso. Y como no asumen que son ciudadanos, pues la merma de sus derechos por cualquiera que no sea el PODER, así en grande, no les preocupa. A veces creo que en España, estamos en guerra civil, abierta o cerrada, violenta o incruenta, pero en dos bandos, desde el año 1812.
Respondo yo: Me chirría el asunto de la correlación de fuerzas, yo creo por el contrario, que pocos piensan en ello, en las fuerzas necesarias para actuar políticamente, justo es uno de los problemas, solo quieren que les den 'caprichos', como los niños pequeños, y llamo caprichos a la consideración que les merecen a ellos las reivindicaciones, al no considerar la fuerza que tienen los otros, los que no quieren dar lo que piden, y que siempre los hay. Los otros siempre existen y no son solo las derechas, sino que en cualquier asunto hay millones de personas en contra, o simplemente que no están a favor, quieren otras cosas, tanto da que sean todos trabajadores, como si no. Los individuos que no están a favor no son considerados, ha desaparecido
9

la analítica de con qué fuerzas contamos para conseguir tal o cual objetivo y por tanto a quien es necesario e imprescindible sumar para avanzar. Se da por supuesto que todo el mundo está convencido, pero ¿convencido de qué? de lo mismo que el que habla o escribe. La idea de llamar traidor a todo el mundo que no hace lo que ellos quisieran, se explica de esa forma, porque el personaje creía que todos los demás pensaban como él, que eso era lo justo y necesario y que cuando votan millones de personas, creen estos iluminados, que lo hacen por los mismos intereses y con las mismas creencias que ellos, y aunque voten lo mismo, es muy probable que tengan ideas diferentes sobre casi todo. Así cuando las cosas no salen como a ellos les gustaría, es porque los que mandan son unos traidores, creen que los sueños podrían haber salido adelante con solo firmar un papel, pero es que ‘ZP y sus secuaces no han querido’. Y vuelta a empezar nuevos grupitos, nuevas refundaciones, escisiones, fusiones, etc. etc.

Termina Roca: Bueno, quizá lo de correlación de fuerzas no sea la expresión correcta, o no sea como debe interpretarse, como posibilidades, como potencialidades, como trabajo a hacer, como gente a unir, a sumar, a ganar; lo que tengo en la cabeza es el eterno dictamen general -y digo dictamen y no análisis, porque no hay tal-, global, cósmico; los dos grandes bandos, movidos por principios antagónicos, el bien y el mal en lucha, en choque frontal, del que sólo puede ganar uno de los dos y el otro ser derrotado absolutamente, para que triunfe para siempre la justicia de los pobres. En tal perspectiva, todos los derechos son para el ganador, que representa, sin limitaciones, los verdaderos intereses de las masas liberadas, que sólo deben agradecimiento a sus benefactores; así que eso de pedir cuentas al nuevo poder, exigir derechos y garantías personales, solicitar explicaciones, limitar excesos y evitar abusos son fruslerías propias de las democracias burguesas.

10

UN ERE A LA IZQUIERDA
Traición en un submundo de izquierda El ambiente en el que vive la fragmentación y dispersión de la extrema izquierda es interesante contemplarlo, no solo, o no tanto por su importancia numérica e influencia social, cuanto por sus aportaciones al mundo de irracionalidad a donde a todos nos pueden conducir teorías, formas de vida, soledad... Históricamente fueron destacables las peleas entre opciones, bandas, tribus o grupúsculos, llegando a enfrentamientos individuales no en torno a ideas o proyectos de futuro EN POSITIVO, sino para ver quien se opone con mayor fuerza a algo. La clave de identidad o pertenencia y el triunfo, se demuestran estando en contra, de tal forma que quien más en contra se manifiesta, quien más se enfrenta más se acerca al triunfo. Las peleas entre iluminados portadores de la verdad han sido signo distintivo de la humanidad y de siempre algo típico de la izquierda (y derecha), desde los pc’s, (la literatura comunista al respecto es muy amplia, en España, Claudín y Semprum tienen extraordinarias aportaciones) más fuertes cuanto más izquierda, más fuertes cuanto más pequeños los grupos representativos. Hay mucho de religión en esas peleas, hay mucho de desquiciamiento producido por la soledad de ideas que al ponerse en contacto con la gente, nunca son mayoritariamente apoyadas. Es sintomático que en cuanto algunas ideas se tornan más generales, y son apoyadas por mayor número de personas, si éstas se hacen más presentes socialmente, es curioso, digo, que entonces es cuando se las descalifica por los grupos ultra izquierdistas, entonces se llama traidores a quienes las defienden. Ideas antiguas presentes en las luchas del movimiento obrero, anarquista y comunista, sobre la libertad, de sindicación, de desplazamiento, de matrimonio y divorcio, sobre igualdad y derechos a la educación y sanidad para los no pudientes, derecho a pensiones que permitan vivir sin trabajar por vejez, enfermedad, paro o discapacidad, etc. cuando fueron implantadas socialmente en unos pocos países, en esos momentos empezaron a ser atacados como traidores los defensores de las mismas por grupos minoritarios. El concepto de traición es ampliamente utilizado por las ultra minorías, con
11

un significado de condena moral con reminiscencias religiosas, por lo que tiene de descalificación y al tiempo porque parece que para quienes lo utilizan, pudiera justificar cualquier acción represiva contra los individuos que apoyan esas ideas. Traición a qué? a quien?, quien lo decide? Traición a una especie de idea base, la religión verdadera, que interpreta el profeta, que naturalmente es quien se arroga el derecho a decidir quiénes son los traidores. Pero quien es el que determina la idea base, la original, la perfecta, la que nos ha traído el profeta. Silencio. Que se esconde detrás de esa idea original y perfecta, la base de la que partir?, porque la realidad de los individuos que conocemos que pelean por la posesión del título de inmaculados es que su base ideológica y teórica ha sido cambiante, (como la de casi todo el mundo) a pesar de aferrarse a su inmovilidad. Veamos cómo se expresa esa transición desde la biblia original incorporando caminos nuevos que precisamente hacen cada vez más impreciso el origen, como no podía ser de otra manera. Muchos individuos de la extrema izquierda han iniciado el camino desde un supuesto marxismo en cualquiera de sus vertientes, lo han modificado y adaptado a los sesenta y sociedad franquista, (sin olvidar que también están aquellos que no tienen base teórica alguna) y han cogido ideas dominantes simplificadas de movimientos del siglo XX, como el ecologista, antimilitarista, o marxista en sus vertientes de liberación nacional (tercermundista), arrimando todo aquello que se moviera contra el sistema, pacifistas, antieuropeos, añadiendo elementos del movimiento feminista (o revolución feminista), poniendo al cóctel, por supuesto, esas gotas de anti capitalismo genérico y global que cualquiera, que todos tienen o tenemos, desde fascistas a comunistas, desde burgueses y obreros hasta banqueros, desde cristianos a musulmanes... Hace mucho tiempo, que existieron ideas base originales, y encima fueron varias y diversas dentro del movimiento obrero, que no fue la única aportación a las luchas por la igualdad y libertad de los seres humanos, las ideas de la Ilustración están presentes en bastantes movimientos sociales del siglo pasado, así que resulta bastante difícil aceptar como algunas personas se acogen en clave de pureza a un único cuerpo teórico unificado del que partir. Se ha ido modificando en el tiempo, construyendo y destruyéndose continuamente, así que por qué seguir insistiendo en beber de la Biblia revolucionaria y estar en posesión de la verdad, cuando ésta es cambiante, nunca aprehensible en su totalidad e interpretable siempre.

12

Comentarios a submundo de izquierda

J.M.Roca: La situación de una parte de la izquierda es: un discurso ultra radical, ultra crítico, hermético, auto referido (siempre las mismas fuentes, los mismos sujetos, las mismas ideas, dando vueltas y más vueltas), y, a la postre, bastante inútil. En todo ese mundillo hay una vocación esotérica: crear mensajes para muy pocos, para los iniciados, los escogidos (¿por quién?) para la gran tarea. Y una vocación inquisitorial: el peor enemigo es el que era amigo hasta ayer; el que se aparta de la secta; el hereje... De acuerdo con lo que dices, pero yo añadiría otro ingrediente más: el tiempo, al que cada vez doy más importancia (debe ser porque soy cada día más consciente de que me queda menos): gran parte de ese discurso ultra radical está impelido por la impaciencia y la impaciencia con la impotencia dan una mala mezcla. Cada vez tengo más claro - y he vuelto a intentar escribir algo sobre los años 60 en USA, es una pieza que me falta, para poner un poco de orden en la cabeza- que detrás de la aparición de los sucesos, lo conocido, la noticia, sobre políticas y movimientos públicos, hay largos períodos de gestación, fuerzas latentes que actúan de forma imperceptible, o poco perceptible (sobre todo cuando se atiende a lo llamativo e inmediato), durante mucho tiempo. Lo tenemos ahora, con la crisis y las ideas dominantes, de las que cada vez hablan más autores. El otro día -hace tres o cuatro- Estefanía, en El País, escribía sobre eso (antes Sol Gallego), y me pareció percibir alguna influencia del libro sobre Reagan, o quizá sea que nos movemos en el mismo ámbito, partimos de posiciones parecidas y bebemos de las mismas fuentes. En todo caso, esas ideas, y las prácticas consiguientes están ahí, formuladas y difundidas con tenacidad desde hace un montón de años, porque, además de contar con medios financieros, han encontrado (y también lo han creado) un público que las necesitaba.

13

Racionalidad El problema grave que veo a ese discurso radical y ultracrítico que citas en tu correo, es que está exento de racionalidad. Es un discurso que no pretende analizar problemas y por supuesto que no ofrece soluciones concretas, por cierto en este sentido bastante alejado de la base del pensamiento marxista que trata de análisis concretos de problemas concretos. Los discursos españoles en general, carecen de la influencia del racionalismo, carecen del sentido común y no suelen querer explicar nada de la realidad, solo la parcela de sueños y deseos de cada uno. Naturalmente esto ocurre a derecha e izquierda, arriba y abajo en grandes proporciones, a pesar de que nosotros nos fijemos en nuestra gente más cercana, (en estos debates escritos desde y para la izquierda). Nuestros detractores creen de los que así pensamos que atacamos a la izquierda, sin aceptar que pretendemos tratar primero a este enfermo, porque a todos nos preocupa lo cercano, que es lo que nos gustaría que empezara a cambiar. Las discusiones que olvidan que lo importante es resolver problemas pasan rápidamente a la descalificación de los no puros, o a la interpretación general y abstracta e inservible de los sucesos y procesos. La Ilustración entró poco en España y se extendió menos. La crisis ha vuelto a aflorar este magma en los medios de expresión en el que podemos ver otra vez a los que se tiran por el precipicio, aquellos que juegan a todo o nada, los que pretenden la solución global típica de los ‘revolucionarios’ o de los cristianos o musulmanes, antes que intentar resolver algo y avanzar. En este sentido la forma de hacer política de los neocons de EEUU, como recoges en tus escritos, es muy diferente. Como dices llevan años con una misma doctrina difundiéndola por todos lados con gran fuerza, pero yo destacaría su forma de hacer política, sumando acciones en la órbita de una concepción global. Cada presidente empujará un poco el carro, pero lo verdaderamente importante es que en cada parcela de poder local, político, económico, ideológico, educativo, militar, han ido sumando acciones en la misma dirección, cargos ocupados, leyes nuevas o capítulos reformados, pequeños avances en la educación, en la sanidad, energía, medios de comunicación, etc. etc., un mosaico de casillas de ajedrez tomadas poco a poco que encuentran su sentido, o mejor dicho son visibles, cuando el poder central es ocupado por un presidente republicano aupado por los grupos de presión.
14

Esta forma de trabajar es extremadamente diferente a la de los españoles, que pretenden siempre la victoria global, tanto los de un lado como los del otro. Y claro la victoria global no se produce, ni puede producirse, y este es el elemento esencial a interiorizar para modificar actuaciones. No es posible la victoria total de un grupo sobre los otros porque las fuerzas son muy parejas, los que están a un lado y querrían derrotar a los otros se enfrentan a los que se oponen con parecidas fuerzas. La historia ha mostrado su imposibilidad porque cada grupo fuertemente ideologizado que se plantea el asunto, sumará apoyos y oponentes a ambos lados hasta equilibrar a largo plazo la contienda. Y lo que es peor de todo es que el mito de la victoria global y total, desarma, desanima para seguir la marcha, paraliza los esfuerzos de gente que consideran que no merece la pena apostar por las mejoras parciales. Ejemplos hay a montones, y la crisis ha puesto muchos de manifiesto, que en vez de ser abordados han sido ocultados, apartados, tapados por la llamada ‘lucha contra el sistema y el capitalismo’, mientras se producían retrocesos uno por uno, porque no merecía la pena. Mientras, 5 millones de parados esperarán años, mientras nuestra posición relativa seguirá retrocediendo empeorando nuestras condiciones de vida. Solo modificando voluntades pueden sumarse adeptos suficientes como para influir poderosamente en los otros individuos, pero modificar voluntades con rapidez solo es posible utilizando la violencia extrema, lo cual genera un rechazo superior hasta convertirse en el peor enemigo de la idea. Este es uno de los aspectos del problema del tiempo que citas, la historia mostró muchos ejemplos de este intento de modificar rápidamente voluntades para vencer totalmente a los otros, y solo se logró el desastre enorme. Millones de muertos, para volver al punto de partida o más atrás. La concepción ideológica individual modifica muy lentamente sus postulados, pero todos podemos influir lentamente en los demás, muy lentamente, este aspecto parece haber sido abandonado por los activistas de izquierda clásicos. El tiempo apremia porque nuestras vidas se acortan y vemos pocos cambios, así que acelerón aprovechando que hay crisis para dar un vuelco total y verlo, esto es lo que piensan los españolitos de ambos lados, pero nunca podrán derrotar totalmente a los otros. No sería más racional plantearse, que puesto que el tiempo apremia nuestras
15

vidas y estas se van acortando, mejor nos ponemos de acuerdo en algo que mejore o impida emporar salvajemente las condiciones de vida? Esta especie de positivismo es la esencia de la política, ponernos de acuerdo en hacer algo, implica sumar apoyos, implica reconocer que en política se actúa colectivamente, implica aceptar que los sueños de uno chocan con los de otros y con las fuerzas de los que se oponen, implica que para hacer algo (en positivo) en política hay que contar con la correlación de fuerzas. Discurso autoreferido Manías de este país.

J.M. Roca: He leído los textos que me envías sobre la izquierda y quiero añadir un par de factores que creo importantes para entender el tema. Se trata de componentes de nuestra cultura política, y digo cultura porque son rasgos adquiridos (ya veremos cómo), pues creer que son rasgos propios del recio carácter español nos acercaría a aquellas peregrinas teorías genetistas de los médicos franquistas, que hablaban de un gen rojo que transmitía la ideología marxista. Una tara hereditaria que había que extirpar encarcelando o fusilando a los progenitores que fueran portadores del mal (detectado por curas, militares y falangistas) y entregando a sus hijos al cuidado de familias de la derecha vencedora, para que frenasen esa temprana predisposición genética con la ayuda de una estricta educación en los principios del Movimiento Nacional y en los del dogma católico. Me refiero, por tanto, a rasgos adquiridos, enraizados en la historia y bien asimilados, que atraviesan toda la sociedad española, pues están presentes en la derecha y en la izquierda, en los centralistas y en los periféricos, en los nacionalistas españoles y en los otros, y que se acentúan en los extremos del espectro político, tanto en las derechas como en las izquierdas, sean centrales o autonómicas, pero que, por ahora, no se debilitan; son rasgos imperecederos que nos acompañan como una maldición por los siglos de los siglos. Me refiero a las ganas de bronca puestas al servicio de la defensa numantina de nuestras ideas. Son rasgos que dificultan cualquier intento de acuerdo que suponga algún tipo de renuncia a la totalidad de las propias ideas, tenidas como las únicas correctas, verdaderas y adecuadas a los propósitos que tengamos entre manos. Lo cual conduce a la dificultad de negociar para que sean aceptadas, porque se juzga que negociar es un ejercicio menos noble que luchar y vencer; negocia el que no tiene más remedio, porque lo meritorio es imponer la totalidad de las ideas o decisiones; no es tan importante convencer como vencer; porque el vencedor
16

impone las condiciones y el vencido se ve obligado a someterse, esté o no convencido. Lo importante es el triunfo completo de nuestras posiciones. Lo cual tiene relación con la noción del poder, etc. etc. pero ese es otro tema. En este planteamiento hay una concepción especular del adversario, al que percibimos como una imagen parecida a la nuestra pero en negativo. Por su naturaleza, al adversario no se le puede convencer, así que no queda más remedio que derrotarlo y someterlo, porque en el fondo pensamos que es muy semejante a nosotros, que jamás podríamos aceptar alguna de sus ideas ni darle la razón en algún momento, porque está equivocado siempre y en todo. Por principio, nuestra verdad excluye la suya. De cualquier idea hacemos un principio fundamental de nuestras creencias, que son por definición inamovibles, inmutables, y no admiten, por tanto, ni renuncia ni reforma, ni recorte, porque la simple merma las desnaturalizaría. La nuestra es la verdad, la verdad toda, entera, la única verdad; verdad no compartida más que con quienes la reconocen así. Es la verdad en estado puro, y con una verdad así, única, total e indivisible, no se negocia su reconocimiento parcial; se acepta toda o se rechaza toda, pero no caben tibiezas ni medianías (porque sois tibios os vomitaré de mi boca, dice en algún momento un Cristo airado). Nuestro pasado nos predispone a la bronca y nos aleja de la negociación. Vencer es un rasgo típico del guerrero; negociar y llegar a un acuerdo es el rasgo típico del comerciante, pero nuestra historia, que contempla a ambos, ha dado más importancia al primero -al monje/soldado- que al segundo -al mercader- en la configuración del repertorio simbólico. Nos pesa la cultura guerrera, porque tenemos un pasado lleno de guerras (mil años de guerras continuas, en su mayor parte internas; y los últimos cien, de guerras civiles), que nos alcanza casi hasta hoy, cuando se está elucubrando sobre el final de ETA que, es realmente, el final de la última asonada carlista. Y la Iglesia, que es la gran madre del dogmatismo y de la intransigencia y la gran perseguidora de los disidentes, ha estado presente en todas las guerras y, por supuesto, en todas las restauraciones del orden y la paz; si eran conservadoras para apoyarlas, y si no lo eran, que han sido las menos, para conspirar y tratar de acabar con ellas. Y hasta ahora lo ha conseguido. Ese es nuestro pasado, incluso el más reciente, por eso es muy difícil escapar de él.
17

Escisionistas Discurseamos entre nosotros, (que se identifique quien desee) casi todos escribimos y leemos para los convencidos, nos cocemos en nuestra propia salsa, porque estamos hartos de recibir tantos palos y tantas críticas de nuestros cercanos que evitamos exponernos a abrir puertas y ventanas para ventilar, y necesitamos aire fresco, es imprescindible oxigenar ideas. ‘Discurso autoreferido’ lo llamas tu, solo hablamos para convencidos, para los afines sin salirnos demasiado de eso que llaman ‘la opinión correcta’, que muchos utilizan solo referida para el sistema, pero en versión izquierda. Nos movemos entre tópicos que resultan cuanto menos, aburridos. Y cobardes. Por repetitivos, los mismos adjetivos, poco explicativos de realidades concretas y superficiales y desde luego carentes de soluciones. Pero eso sí arrojadizos contra quien ose decir o pensar otra cosa. Hemos hablado muchas veces de las escisiones de la extrema izquierda de los 60/70 y de la tradición escisionista desde los inicios del movimiento obrero. Lo triste del asunto es que estos traumas siguen vigentes a pleno rendimiento. Aquí no se junta para formar una organización en común nadie de izquierdas y se escinde todo el mundo a la primera de cambio, hay que decir que dicha tradición se extiende, ha sido abrazada masivamente por los verdes. Como tú dices ‘Nuestro pasado nos predispone a la bronca y nos aleja de la negociación’ lo cual dificulta nuestra posibilidad de influir en política porque para ello necesitaríamos acumular la suma de millones de voluntades diferentes en una dirección compartida. Ante la debacle de la izquierda, todo el mundo corre para ver si saca ventaja a los demás, piensan que derrotado el PSOE por fin ‘las masas’ irán a sus brazos, pero se equivocan profundamente, muy pocos sumarán voto útil con capacidad decisoria, aumentará el desengaño, se producirán decenas de grupúsculos con los mismos errores ‘nuestra verdad excluye cualquier otra’ y vuelta a empezar dentro de unos años, desde un escalón inferior. Pocos proyectos de suma se ven en lontananza. Este espíritu tribal ha llegado a la red, incluidos los agregadores. Solo se producen uniones sobre tonterías y banalidades en las redes sociales con ‘me gusta o no me gusta’ y poco más. No entendemos que unirnos con alguien no tendría que significar abandonar la totalidad de nuestras ideas en el pozo común, solo debería consistir en compartir algo aceptando otras diferencias. Y eso sí darle muchísima mayor importancia a los métodos democráticos de organización y funcionamiento, que todos pudiéramos
18

participar y decidir. Hace tiempo que la izquierda dejamos de intentar convencer a la gente, que abandonamos la labor didáctica, cuesta mucho trabajo y además vamos sobrados, creemos que todo el mundo piensa lo mismo, por eso cuando nos damos cuenta que algunos van por otro lado aparece el concepto de traidor. Nos decimos, si todos caminábamos al mismo paso y ahora no, es que aquel nos ha traicionado, se ha salido del camino recto. Visión religiosa del asunto. Cuando se trata de ir a la contra es fácil ponerse tras las pancartas, estar en contra del capital y de la banca, incluso hasta lo han agitado los fascistas, el problema surge cuando se trata de ponerse a hacer algo en positivo, defender la política que debemos seguir, las acciones que debemos tomar para salir de la crisis. Estar en contra de todo lo que se mueva es sencillo, pero muy poco útil. Coincidimos en el problema que citas de ‘el adversario y su derrota total’, algo poco visible parece ser. Cualquier elección sea local, autonómica o general es dificilísimo pueda ser ganada por mayoría absoluta, lo normal es que se divida el cuerpo electoral en tres partes siendo el ganador una de ellas, que poquísimas veces será superior a la mitad. Esto es así y lo será por mucho tiempo, o lo aceptamos, o nos quedamos fuera del sistema. Por descontado que los votantes de derecha tampoco lo aceptan en creciente crispación desde el impacto político de Aznar. Pero mientras que muchos de los votantes de izquierdas se quedarán fuera del sistema, los de la derecha acudirán en masa a tomar el poder, sea la parcela que sea, ayuntamiento o diputación, club o consejo x, comunidad o nación. Los individuos del lateral derecho tienen muy claro la utilidad del poder, saben que desde el se pueden hacer cosas en la dirección que se desea con mayor facilidad. Esto no nos entra en la cabeza, maldecimos el poder y parece que nos quema la posibilidad de actuar en positivo, de atacar, parece que solo nos gusta jugar a la contra, será porque es más sencillo y te expones a menos palos de los tuyos. PD. Espero que nuestros lectores se percaten de que tu primer párrafo de ayer, se refiere a los experimentos franquistas realizados bajo el liderazgo de Vallejo Nájera, al más puro estilo nazi. Manuhermon, Enero 2011. Desde ‘Arian seis’.

19

EPÍLOGO: Cruce de cartas, desde la izquierda Fíjate en lo que publico de Ricardo Vergés. Este hombre que se reunía con el PSOE para preparar el programa electoral, que ha sido y es uno de los grandes especialistas mundiales en burbujas inmobiliarias, fue apartado y perseguido (partidos, medios, sindicatos, instituciones) cuando denunciaba la burbuja que nos llevaría a la crisis. Lo que he constatado en la vida cotidiana es que ha sido y es más importante la organización, la racionalidad, la democracia interna en los partidos y la permeabilidad social, que las historias ideológicas. Discutir hoy de la derrota de la izquierda y crear formaciones en base a la ideología, porque el PSOE se ha desviado o IU... me parece un error, cada día más, porque no resuelve el problema que hemos tenido de impermeabilidad social y volveremos a caer o a no salir de ésta, y mientras, tanto da, que sean galgos o podencos, podemos caer por debajo del 15 o 20 lugar y la pérdida de competitividad sería ya para situarnos en los sesenta. Estamos preparados para ser tan de izquierdas que cedamos parte de nuestros privilegios a los otros países???? Aquí en España no ha habido una derrota ideológica de un partido, sino de una sociedad y de sus instituciones, flojas, acríticas, sin poder civil relevante e influyente en los partidos y en ese caso la ideología ya no es la de derecha o la izquierda, la de mayor pureza de uno u otro signo, (o sí pero con otro contenido) sino la de la Ilustración, democracia, racionalidad, justicia, libertad, igualdad, poco que ver con la clase obrera y la revolución mundial. O sí, pero globalmente no internamente nacionalmente. A nosotros nos ha estallado una crisis española ante nuestras narices y seguimos mirando al exterior a la crisis internacional. Claro, claro, ambas existen, pero la nuestra llevaba 20 años incubándose y transitando entre nosotros y miramos a otro lado, porque la española tiene múltiples culpables de distintos partidos. Sabes que Caja Madrid se ha convertido en la mayor inmobiliaria de España, por tenencia en balances de inmuebles y suelo de préstamos impagados. ¿Quienes gestionaban durante estos años tanto riesgo y tan mal, quienes daban tanto préstamo vivienda a particular y promotor? Madrid está gobernado por el PP, lo recuerdo.
20

Respuesta de Roca: Comparto lo de la derrota ideológica, pero añadiendo la debilidad de la que se partía, que es la incipiente sociedad civil, con valores civiles, que no acaba de romper con la España estamental, con la potencia de los grupos cerrados, de las familias, de los clanes, de las amistades, de los compadres....para casi todo. Y, sobre todo, de la debilidad de la figura del ciudadano; del ciudadano exigente y crítico con el poder, con el ciudadano que no es deudor sino acreedor de quienes gobiernan... En esto, la dictadura franquista hizo una labor certera, porque cercenó, para un siglo o quizá más, la incipiente figura del ciudadano que empezaba a afirmarse en la II República, tras 50 años de lucha de clases; desde la expulsión de Isabel II, pasando por la efímera I República, la Restauración, como etapa agotada, etc. No en vano son los años de formación del movimiento obrero, de los valores republicanos, de la fundación del PSOE, de la CNT, de la UGT y, luego, del Partido Comunista... Y la etapa de los grandes apuros de las derechas monárquicas y conservadoras, que, incapaces de mantener su dominio mediante un gobierno legítimo, empiezan a intentar regímenes de excepción: en 1923, con Primo de Ribera, luego con Berenguer, un intento fallido en 1932 y luego el de 1936, ya decididos a todo, con el apoyo directo del Vaticano, de Hitler y Mussolini, e indirecto de Inglaterra (la pérfida Albión jugó a favor de Franco). Y de eso no nos hemos recuperado totalmente. Desde un pueblo sometido, para muchos afortunadamente sometido, somos una especie de híbrido entre el ciudadano moderno y el antiguo súbdito, actitud que se manifiesta incluso en parte de quienes gobiernan.
(10 de febrero de 2011). Desde ‘Arian seis’. http://arian-seis.blogspot.com/

21

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful