Está en la página 1de 6

Holocausto

Judío
¿Genocidio justificado?

Nombre: Fabián Gho


Curso: 4º B electrónica
Holocausto" es una palabra de origen griego que significa "sacrificio por fuego”
El Holocausto fue la persecución y el asesinato sistemático, burocráticamente
organizado y auspiciado por el Estado de aproximadamente seis millones de
judíos por parte del régimen nazi y sus colaboradores. Los nazis, que llegaron
al poder en Alemania en enero de 1933, creían que los alemanes eran una
"raza superior" y que los judíos, considerados "inferiores", eran una amenaza
extranjera para la llamada comunidad racial alemana. Junto con los judíos,
otros grupos humanos como gitanos, soviéticos (especialmente, los prisioneros
de guerra), comunistas,Testigos de Jehová, polacos étnicos, otros pueblos
eslavos, los discapacitados, los hombres homosexuales y disidentes políticos y
religiosos, fueron también objeto de persecución y asesinato durante el
nazismo.

En 1933, la población judía de Europa ascendía a más de nueve millones, y la


mayoría de los judíos europeos vivía en países que la Alemania nazi ocuparía
o dominaría durante la Segunda Guerra Mundial. Para el año 1945, los
alemanes y sus colaboradores habían asesinado aproximadamente a dos de
cada tres judíos europeos como parte de la "Solución final", la política nazi para
asesinar a los judíos de Europa. Si bien las principales víctimas del racismo
nazi fueron los judíos, a quienes consideraban el mayor peligro para Alemania,
entre las otras víctimas se incluyen 200 mil romaníes (gitanos). Como mínimo,
200 mil pacientes discapacitados física o mentalmente, en su mayoría
alemanes y que vivían en instituciones, fueron asesinados en el marco del
llamadoPrograma de Eutanasia.
A medida que la tiranía nazi se propagaba por Europa, los alemanes y sus
colaboradores perseguían y asesinaban a millones de otras personas. Entre
dos y tres millones deprisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados o
murieron de inanición, enfermedades, negligencia o maltrato. Los intelectuales
polacos no judíos fueron perseguidos y asesinados por los alemanes. Millones
de civiles polacos y soviéticos fueron deportados para realizar trabajos
forzados en Alemania o en la Polonia ocupada, donde generalmente trabajaban
y muchas veces morían en condiciones deplorables. Desde los primeros años
del régimen nazi, las autoridades alemanas persiguieron a los homosexuales y
a otras personas cuyos comportamientos no se ajustaban a las normas
sociales prescritas. Miles de oponentes políticos (incluidos comunistas,
socialistas y sindicalistas), así como disidentes religiosos (como los testigos de
Jehová), fueron perseguidos por oficiales de la policía alemana. Muchas de
estas personas murieron como resultado de la encarcelación y el maltrato.
En los primeros años del régimen nazi, el gobierno nacionalsocialista
estableció campos de concentración para detener a oponentes políticos e
ideológicos tanto reales como supuestos. En los años previos al estallido de la
guerra, los oficiales de las SS y la policía encarcelaban en estos campos a
cada vez más judíos, romaníes y otras víctimas del odio étnico y racial. Para
concentrar y controlar a la población judía y al mismo tiempo facilitar la
deportación posterior de los judíos, los alemanes y sus colaboradores
crearon ghettos, campos de tránsito y campos de trabajos forzados para los
judíos durante los años de la guerra. Asimismo, las autoridades alemanas
establecieron numerosos campos de trabajos forzados, tanto en el denominado
Gran Reich Alemán como en territorios ocupados por los alemanes, para
personas no judías a quienes los alemanes buscaban explotar laboralmente.
Después de la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941,
los Einsatzgruppen (equipos móviles de matanza) y más adelante, los
batallones militarizados de oficiales de la Policía iban detrás de las líneas
alemanas para llevar adelante operaciones de asesinato en masa de judíos,
romaníes y oficiales del partido comunista y del estado soviético. Las unidades
alemanas de las SS y la policía, con el apoyo de unidades de la Wehrmacht y
de la Waffen SS, asesinaron a más de un millón de hombres, mujeres y niños
judíos junto con cientos de miles de otras personas. Entre los años 1941 y
1944, las autoridades alemanas del régimen nazi deportaron a millones de
judíos desde Alemania, los territorios ocupados y los países de muchos de sus
aliados del Eje hacia los ghettos y los centros de exterminio, también llamados
centros de la muerte, donde fueron asesinados en cámaras de gas diseñadas
especialmente para tal fin.

Se calcula que murieron víctimas de este exterminio algo más de 6 millones


dejudíos,4 3 aparte de unos 800.000 gitanos, 4 millones de prisioneros de
guerra soviéticos o víctimas de la ocupación (fueron también objeto de
exterminio sistemático), polacos e individuos calificados de asociales de varias
nacionalidades (presos políticos, homosexuales, discapacitados físicos o
psíquicos, delincuentes comunes, etc.). Las aproximaciones oficiales son las
siguientes:[cita requerida]

 polacos judíos (15,56 %) y no judíos (13,78 %)


 alemanes judíos (13,33 %)
 eslavos ( 26,66 %)
 prisioneros de guerra soviéticos (17,78 %)
 gitanos ( 3,56 %) y alemanes «arios» opositores políticos (generalmente
personas con ideas de izquierda y librepensadores) (6,67 %)
 discapacitados (1,34 %)
 homosexuales (1,12 %)

La eliminación física de los judíos se realizó de forma sistemática, meticulosa y


efectiva conforme a una estrategia bien elaborada que a veces se califica de
"industrial". Ello no quiere decir necesariamente que el Holocausto tuviera un
plan definido desde el principio: precisamente este es uno de los puntos que
divide a los estudiosos, entre intencionalistas y funcionalistas:

 Los intencionalistas consideran que existió un plan calculado


minuciosamente de antemano, destinado desde el principio a dar muerte a
todos los judíos que estuviesen en la órbita del Tercer Reich. El plan habría
sido esbozado por Hitler desde muchos años antes, y ejecutado en sus
diferentes etapas por funcionarios y soldados sumisos al líder una vez
obtenido el poder. Algunos historiadores hacen mención a comentarios en
privado que hizo Hitler antes incluso de publicar Mein Kampf, que podrían
sugerir la matanza masiva de judíos. Públicamente, la única declaración al
respecto del partido nazi se encuentra en el programa del partido, adoptado
en febrero de 1920: allí se reclamaban leyes antijudías, que les anulara la
ciudadanía y les impidiera votar o inmigrar, y expulsara a los judíos llegados
con posterioridad a 1914 y se comprometía a castigar con pena de muerte a
"usureros y especuladores" y los que cometan "delitos fundamentales
contra el Pueblo".
 Los funcionalistas sostienen, por el contrario, que cuando el partido nazi
llegó al poder ninguno de los dirigentes del Tercer Reich tenían una idea
clara de cómo actuar con respecto a los judíos. En su opinión, la idea de la
liquidación en masa se fue desarrollando sobre la marcha. Los historiadores
que defienden esta postura suelen presentar el asesinato en masa como un
proceso de "radicalización acumulativa", a partir de iniciativas individuales
de funcionarios del partido, del gobierno y del ejército y en las que Hitler
tuvo poca intervención directa, limitándose a trazar las líneas generales
sobre el "peligro" que representaban los judíos, pero sin decirles qué hacer
para afrontarlo. Eso habría dado lugar a distintas estrategias, a veces
incoherentes entre sí, antes de que desembocaran en el exterminio.
En términos generales, la estructura del Holocausto fue la siguiente:

 Primero, se creó el concepto de judío de acuerdo a unos criterios muy


distintos de los utilizados hasta entonces. Una parte de la población
europea quedó así marcada como enemiga según el ideario nazi.
 Segundo, se procedió a desposeer a los ciudadanos marcados de sus
derechos de ciudadanía y sus bienes, separándolos así virtualmente del
resto de la sociedad.
 Tercero, se emprendió la separación física de los judíos, con su
concentración en guetos o su deportación a otros territorios.

El cuarto paso era solucionar definitivamente el problema judío: se pensó


inicialmente en deportarlos fuera de Europa y después se optó por su asesinato
masivo, fundamentalmente por dos medios: ejecución por unidades militares
creadas a tal efecto (en la Unión Soviética ocupada, sobre todo) o ejecución en
campos de exterminio también creados al efecto (en el caso de los restantes
judíos europeos).

Cuando la guerra terminó millones de judíos, eslavos, gitanos, homosexuales,


testigos de Jehová, comunistas y otros grupos habían fallecido en el
Holocausto. Más de 5.000.000 de judíos fueron asesinados: unos 3.000.000 en
centros de exterminio y en campos de trabajo, 1.400.000 en los fusilamientos
masivos, y más de 600.000 en los guetos (se estima que el número de víctimas
fue casi de 6.000.000).

Algunos lograron llegar a otros países, unos cuantos se unieron a los


partisanos y otros fueron escondidos por no judíos que arriesgaron sus propias
vidas al hacerlo. En consecuencia, de una población de casi nueve millones,
que había sido la mayor y más pujante comunidad judía del mundo, sólo
sobrevivió un tercio, contando a aquellos que habían abandonado Europa
antes de la guerra.

Las potencias victoriosas se vieron fuertemente presionadas para fundar en


Palestina una patria permanente para los judíos sobrevivientes, y la creación
del Estado de Israel, tres años después de la derrota alemana, resultó ser otra
consecuencia del Holocausto. Como lo fue la acuñación del concepto ‘crímenes
de guerra contra la humanidad’ en el Derecho internacional, resultado de cuya
aplicación numerosos dirigentes nazis responsables del Holocausto fueron
condenados, y algunos ejecutados, al finalizar la contienda por un tribunal de
guerra internacional celebrado en Nuremberg (Alemania), dentro de los juicios
por crímenes de guerra tristemente más famosos de la historia reciente de la
humanidad.

En mi opinión no existe ninguna duda de que esto no es mas que un


genocidio excusado en la ideología nacionalista de Hitler y su partido, una
ideología totalmente discriminadora y represiva. La cantidad de personas
asesinadas es impresionante y en condiciones totalmente inhumanas cosa
que era totalmente innecesaria por que a los presos se les podría haber
deportado. aunque hay muchos que afirman que estas cifras son
exageradas ya que son basadas en documentos escritos por los mismos
judíos, esto debería ser tomado como ejemplo para que nunca mas se
vuelva a repetir pero lamentablemente la discriminación racial y el
asesinato de personas inocentes sigue ocurriendo en todo el mundo.