Está en la página 1de 5

Ser fiel

Ser fiel

Un reconocido escritor cristiano y psiquiatra, Pablo Martínez vila, dijo que estamos
viviendo una crisis colosal de fidelidad en todas las relaciones humanas. Muchos
problemas hoy tienen que ver con la inestabilidad de las relaciones, la fragilidad de
los vínculos, la erosión del compromiso. Los vínculos sólidos que solían ser “para
toda la vida” se han vuelto algo precario y con «fechas de caducidad» muy cortas.
El lema hoy parece ser «nada a largo plazo».

Entendemos por fidelidad el cumplimiento de las promesas y pactos por encima de


los sentimientos y de las circunstancias. La persona fiel no cambia aquello que ha
prometido, ocurra lo que ocurra, «en salud o en enfermedad».

La fidelidad es una actitud profunda que nace del corazón y piensa más en mis
deberes que en mis derechos, piensa antes en el «tú» que en el «yo». Por su parte,
la infidelidad suele ir acompañada de indolencia, búsqueda del beneficio inmediato
y personal, una baja tolerancia a las contrariedades o frustraciones, mentiras y
engaño, etc. La persona fiel en sus relaciones suele ser fiel en todas las áreas de
su vida, «porque el que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel» (Lc. 16:10).
Una persona fiel genera seguridad, paz y estabilidad a su alrededor.

Veamos cómo la fidelidad es un concepto ampliamente desarrollado en la Biblia.


Comencemos con lo más importante, la fidelidad de Dios, y luego hablemos de la
responsabilidad del hombre.

I. La fidelidad de Dios

Dios fiel: Su naturaleza

Deuteronomio 7:9 dice lo siguiente: “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios
fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus
mandamientos, hasta mil generaciones.”

Jehová es Dios fiel. Hemos de notar que aquí se llama a Dios como “fiel” con la
intención de hacernos ver que es parte del carácter totalmente integrado a su ser.

Sandy Muchacho / Enero 2022


Ser fiel

Es decir, Dios no obtiene la fidelidad de ningún lado, ni la aprende o la desarrolla;


Él es naturalmente Dios fiel. Esto se explica en las ideas siguientes donde se nos
habla de su modo de actuar. Él cumple la promesa del pacto y la misericordia hacia
las personas que le aman y le obedecen. ¿Cuál es el tiempo límite de su fidelidad?
Mil generaciones es una forma poética de hablar de la eternidad. Notemos que el
verbo “guarda” está en tiempo presente con la finalidad de hacernos entender que
ser fiel es una evidencia de la inmutabilidad de nuestro Dios.

Fiel es Dios: El cumplimiento de su Palabra

Veamos sólo dos pasajes donde podamos notar que la fidelidad de Dios reside en
el cumplimiento de lo que dice.

1 corintios 10:13 dice: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana;
pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino
que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.”

En este pasaje vemos que Dios hará cumplir su Palabra de no permitirnos pasar
por tentaciones que no sean humanas y que no podamos resistir. A lo largo de toda
nuestra vida hemos pasado por millares de tentaciones, pero en ninguna hemos
podido decir que fue imposible evadirla porque era de una naturaleza superior a
nuestra humanidad. La segunda parte de la promesa de Dios es que siempre dará
la alternativa de resistir las tentaciones. El enfoque de nuestra enseñanza es que
Dios cumple lo que promete y lo podemos evidenciar a través de este pasaje. Fiel
es Dios.

1 Tesalonicenses 5:23-24 reafirma lo que hemos venido diciendo: “Y el mismo Dios


de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea
guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que
os llama, el cual también lo hará.” Nuevamente vemos que la fidelidad de Dios tiene
que ver con el cumplimiento de Su Palabra y sus promesas. Dios es fiel porque
cumple lo que dice.

Sandy Muchacho / Enero 2022


Ser fiel

Dios es fiel: Su autonomía

2 Timoteo 2:13 dice: “Si fuéremos infieles, él permanece fiel; Él no puede negarse a
sí mismo.” Es importante destacar que Dios no depende de factores externos de
ningún tipo que pueda afectar su fidelidad. El hombre generalmente se excusa de
su falta de compromiso escudándose en las acciones y las responsabilidades de
otros. Dios no obra así, aunque nadie cumpla su palabra, Él lo hará por toda la
eternidad. Esto debe ser un motivo infinito de agradecimiento en el corazón del
creyente que, aunque faltemos a nuestro compromiso de amarle por sobre todas
las cosas, Dios sigue siendo fiel.

II. La fidelidad en los creyentes: El llamado

Un fiel cristiano

Hebreos 10:23 dice así: “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra
esperanza, porque fiel es el que prometió.” Por mantenerse firme podemos
entender mantenerse fiel. La fidelidad es firmeza. Es como si dijéramos que
debemos mantenernos firmes porque Dios, el que prometió, es firme.

De todas las cosas a las que le debemos mayor fidelidad es al amor a Dios. Un fiel
creyente se mantiene en la fe, en la doctrina del Evangelio, en la participación activa
dentro de su congregación, sirviendo al Señor, amando al prójimo… Un fiel cristiano
no defrauda el amor y la santidad de Dios.

Un fiel siervo

Sabemos que Samuel fue un importante profeta del Antiguo Testamento. En el


capítulo 3 de 1 Samuel encontramos unas maravillosas palabras acerca de su
ministerio. “19 Y Samuel creció, y Jehová estaba con él, y no dejó caer a tierra
ninguna de sus palabras. 20 Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que
Samuel era fiel profeta de Jehová.”

Esta cita ejemplifica perfectamente lo que todo ministro del Señor desea: 1) Que
Dios esté con Él en el desempeño de su ministerio. 2) Que Dios respalde las tareas

Sandy Muchacho / Enero 2022


Ser fiel

del ministerio y que le permita el éxito. 3) Que sea evidente para las personas que
Dios obra a través de él y que le ha tenido por siervo fiel. Sin importar en qué área
nos desempeñemos como siervos de Cristo, debemos ser fieles. Muchas veces
comenzamos con un fuerte deseo de servir al Señor en nuestra congregación, pero
poco a poco y por diversas razones dejamos de ser el siervo que hasta en lo más
pequeño era fiel. Vamos poniendo la mira en cosas personales, ya no sentimos el
mismo celo, no nos emocionamos como antes para cumplir nuestras labores,
buscamos excusas para no trabajar más y en el peor de los casos, abandonamos.
Lo que un día prometimos ante la iglesia para ejercer en el ministerio, dejó de ser.
No fuimos fieles.

Padres y esposos fieles

Acerca de Josué hemos aprendido muchas lecciones, pero hay una faceta que
generalmente no miramos: muy probablemente era un buen padre. Veamos este
versículo en el libro de Josué 24:15 “Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos
hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando
estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra
habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.” Lo que vemos aquí es una firme
declaración de fidelidad familiar. Esto por supuesto que depende mucho del rol que
debía desempeñar como padre de familia. Esta afirmación de Josué indica la
determinación de volverse el padre de familia que instruye su hogar en la fe
cristiana. Esta es la declaración de un hombre que fielmente buscará educar a sus
hijos en el Evangelio. Lógicamente podemos deducir que un padre que se ocupa
por el bienestar espiritual de sus hijos también lo estará por el bienestar físico,
emocional e intelectual. No podemos ser fieles solamente llevando un plato de
comida a nuestros hijos o comprando un juguete en navidad. Hay muchas cosas
para las cuales necesitamos tomar firmes decisiones y cumplirlas.

En cuanto a la fidelidad conyugal, dice 1 Corintios 7:4 “La mujer no tiene potestad
sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre
su propio cuerpo, sino la mujer.” Este es un punto donde necesitamos mucha

Sandy Muchacho / Enero 2022


Ser fiel

educación. Vivimos en una sociedad que pone por el piso la fidelidad en el


matrimonio. Cada vez más se está en contra del matrimonio y es cada vez más raro
ver parejas que han sido fieles por muchos años. Pero la Biblia dice que debemos
permanecer fieles a nuestro cónyuge.

Un fiel ciudadano

Daniel en el capítulo seis del mismo libro nos muestra lo siguiente: “64 Entonces
los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo
relacionado al reino; mas no podían hallar ocasión alguna o falta, porque él era fiel,
y ningún vicio ni falta fue hallado en él. 5 Entonces dijeron aquellos hombres: No
hallaremos contra este Daniel ocasión alguna para acusarle, si no la hallamos
contra él en relación con la ley de su Dios.”

Como vemos, los enemigos de Daniel hicieron crear una ley que movió a todo un
país solamente para hacerle fallar. Esta ley involucraba el tema de la religión
porque Daniel era un ciudadano ejemplar que cumplía todas las leyes con fidelidad.
Era fielmente correcto ante la sociedad, no había forma de tenderle una trampa en
lo relacionado al reino y sus normativas. Solamente se podía crear una ley que
tocara su fe y aún así no lo lograron.

Nosotros como ciudadanos de cualquier país estamos llamados a cumplir con lo


que prometemos: pagar nuestras deudas e impuestos, respetar las normas civiles,
respetar los derechos de los demás, en fin, cumplir con nuestras obligaciones
morales y civiles. ¿No hizo así nuestro Señor Jesucristo cuando caminó entre
nosotros?

Sandy Muchacho / Enero 2022

También podría gustarte