Está en la página 1de 130

http://pcjovenes.com/sociedad_de_jovenes.

php

Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dra
amas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas Dramas
descargados todos
¿A Proposito, quien maneja tu vida?
€
Autores: María Mamani, Mabel Cueto, Nelly de Cogneta, Luís Cueto, pertenecen a la ig
lesia central de San Salvador de Jujuy, capital de la provincia argentina del mi
smo nombre. (Adaptado por la DSA.)
Objetivo del programa: Hacer pensar en el camino que estamos transitando.
Hacer pensar en el tipo de amigos que tenemos. Hacer pensar en la cantidad y cal
idad de nuestra relación con Cristo.
Planes para el programa: Preparar el dibujo de un termómetro y otro de un termosta
to. Si se puede, llevar los instrumentos reales y mostrarlos mientras se habla d
e ellos.
Cuidar que los diálogos mundanos no choquen con el espíritu de reverencia. Este prog
rama debiera ser realizado 'en el salón de jóvenes.
A quien caracteriza el espíritu de los vicios se lo debe vestir con una túnica y un
cartel con la palabra escrita del vicio que representa en el frente.
Introducción
A propósito, ¿quién maneja tu vida? ¿Sientes a veces que otros te llevan de aquí para allá?
ué o quién te hace actuar de una u otra manera? La mayoría de nosotros diríamos que los
que más influyen en nuestra vida son nuestros padres, madres, maestros, amigos, ig
lesia o tal vez Satanás. ¿Has oído decir que "el diablo me impulsó a hacerlo"?
En el libro La educación cristiana, página 272, leemos: Se ha dicho con verdad: 'Dim
e con quién andas, y te diré quién eres'. Los jóvenes no comprenden cuán sensiblemente que
dan afectados su carácter y su reputación por su elección de compañías. Uno busca la compañ
de aquellos cuyos gustos, hábitos y prácticas congenien con los suyos. El que prefie
re la sociedad de los ignorantes y viciosos a la de los sabios y buenos, demuest
ra que su propio carácter es deficiente. Puede ser que al principio sus gustos y háb
itos sean completamente diferentes de los gustos y hábitos de aquellos cuya compañía p
rocura; pero a medida que trata con esta clase cambian sus pensamientos y sentim
ientos; sacrifica los buenos principios e insensible, aunque inevitablemente, de
sciende al nivel de sus compañeros. Como un arroyo adquiere las propiedades del su
elo donde corre, los principios y hábitos de los jóvenes se tiñen invariablemente del
carácter de las compañías que tratan".
Leer Eclesiastés 11: 9.
Desarrollo Primer orador (Usa los dibujos o trae un termómetro y un termostato par
a mostrar al público. El primero puede conseguirse de algún hospital, enfermera, médic
o o madre con niños pequeños, y el segundo de un mecánico de automóviles).
¿Eres un termómetro o un termostato? El primero mide la temperatura. Consta de un tu
bito que tiene mercurio, que se dilata y extiende a medida que se calienta. El s
egundo controla la temperatura del aparato al que está ligado desconectando la fue
nte de energía a la temperatura que él escogió.
Vuelvo a preguntar: ¿Eres un termómetro o un termostato?
La mayoría de las personas actúan como termómetros: reflejan la temperatura del medio
que las rodea. Si están con alguien que es exaltado o fogoso, su propia temperatur
a sube.
El termómetro no tiene control sobre el medio que lo rodea. Simplemente reacciona
dejándose llevar por lo que hay a su alrededor. Como el camaleón, el termómetro cambia
según con quién esté y lo que está pasando en ese momento.
Los termostatos son diferentes. La persona tipo termostato es independiente de l
os que la rodean, ella escoge su temperatura. Si quiere que el salón esté caliente o
frío o término medio, el termostato toma la decisión correspondiente.
La persona termostato decide en qué actividad quiere participar y qué pretende en la
vida.
Y tú, ¿qué crees que eres?
Segundo orador Hace poco recibimos una carta de un joven que tomó varias decisione
s malas en su vida, con resultados trágicos. Quiero compartir su carta con ustedes
. Ilustra un punto importante sobre las decisiones correctas e incorrectas.
"Tuve un problema serio por la presión de mis amigos. A los 14 años de edad tuve un
amigo que andaba armado, y todo el mundo le tenía miedo. Yo quería ser como él, y por
eso comencé a andar armado. Quería que me tuvieran miedo. Cumplí los quince años y me pa
recía que todo el mundo andaba con drogas, de modo que empecé por tomar y fumar mari
huana. Lo hacía para impresionar a mis supuestos amigos.
"A los 16 años ya era adicto a la cocaína. Sólo quería ser como mis amigos. Me echaron d
el colegio, no tenía trabajo y tenía que robar para comprar drogas. Seguía armado, era
una pistola robada. En agosto de 1985 necesitaba dinero con urgencia. Un amigo
me dijo: 'Roberto, puedes conseguir dinero pronto y fácilmente, robando a una tien
da que yo conozco'.
"Yo no quería hacerlo, pero pensé que si no lo hacía mis amigos me llamarían cobarde y m
e harían a un lado. Entonces lo hice, y mientras estaba atracando la tienda, maté a
un hombre.
"Ahora tengo 18 años y estoy condenado a 25 de cárcel por hacer algo que ni siquiera
quería hacer. Tuve miedo de lo que pensarían mis amigos si no robaba la tienda. Aho
ra que estoy en la cárcel veo el peligro de dejarse llevar por los compañeros".
Escena Locutor: Jorge es un joven adventista, pero con una personalidad débil; diría
mos que es un termómetro.
Jorge: (Aparece cansado y aburrido.) ¡Uff! ¡Qué aburrida es la vida! No sé qué hacer para
entretenerme un poco... (El sueño lo vence y queda dormido en un sillón. Entra el "E
spíritu del alcohol" y lo ata de pies, manos y cuello a unas tablitas desde donde
podrá manejar a Jorge como una marioneta).
Espíritu del alcohol: ¡Ya te tengo en mis manos! Ahora mandaré a algún amigo tuyo para t
enerte en mi poder.
Amigo 1: (Entrando.) ¡Hola Jorge! ¿Estabas durmiendo?
Jorge: No, no te preocupes, estoy muy aburrido.
Amigo 1: Yo tengo un método para que no te aburras. Toma por ahora este pucho. Te
hará sentir más hombre. Y junta unos.... (la moneda del país) y vamos hasta el bar.
Jorge: (Inseguro.) Yo no puedo, yo soy adventis...
Amigo 1: (Lo interrumpe.) ¿Que no puedes? ¡Claro que puedes! Todos podemos; acompáñame y
verás qué bien te sentirás.
Espíritu de las modas: ¿Crees que podrás ir a un boliche vestido así? ¡Tienes un "look" mu
y anticuado! ¡Toma, ponte este arito en la oreja izquierda!
Jorge: (Hablando con el espíritu de las modas.) Pero, no me sentiré cómodo con eso en
la oreja. ¿Qué dirán de mí cuando vaya con eso a la iglesia?
Amigo 1: ¡No te aflijas por lo que dirán en la iglesia! Al fin y al cabo, ¿quiénes somos
más amigos tuyos, los santurrones de la iglesia o nosotros?
Jorge: Tienes razón, me lo pondré. Pero sólo para no ser diferente de ustedes...
Amigo 2: (Entrando.) ¡Hola! ¿Cómo les va?
Amigo 1: ¿A que no sabes una novedad? ¡Jorge irá con nosotros al boliche!
Amigo 2: ¡Ojalá! ¡No lo puedo creer! ¡Al fin decidiste hacernos caso! Ya verás qué bien sue
an los parlantes a todo volumen. Y para iniciarte en esta nueva vida sin prohibi
ciones, le pediremos al discjóquei que ponga la música más revolucionaria de Alice Coo
per, The Kiss y otros. Ya te ayudamos a acostumbrarte al rock liviano, no te cos
tará nada gustar del "heavy metal". ¡Qué sensacional!
Amigo 1: Y pensar que cuando comenzó a juntarse con nosotros era un santurrón. No ib
a al cine, no bailaba, no escuchaba rock, no tomaba ni siquiera una cervecita.
Amigo 2: ¡Ahora comenzarás a disfrutar de la vida! Bueno, yo tengo que ir a cambiarm
e para acompañarlos.
Amigo 1: Yo también necesito cambiarme. Voy hasta y vuelvo en un minuto. ¿Qué les pare
ce si llamo a Marcelo para que vaya con nosotros?
Amigo 2: ¡Fantástico! Volvemos en un minuto... ahh… Jorge, espéranos.
Jorge: ¿Será que debo ir a un lugar así? En la iglesia dicen que es muy peligroso asis
tir. Claro, que si desisto quedaría muy mal ante mis amigos, de modo que iré con ell
os y haré lo que ellos hagan. (Llaman a la puerta, aparece Marcelo ¡Hola, Marcelo! P
asa...
Marcelo: ¡Hola, Jorge! Me dieron la gran noticia que al fin decidiste ir al bolich
e con nosotros, no te arrepentirás allá podrás conocer a unas chicas de película. ¿Qué te p
sa, te veo un poco indeciso. Mira, los viernes de noche Es el mejor momento para
ir a un lugar así, verás que te divertirás mucho. Hablando de otra cosa, sabes, ayer
en el colectivo (ómnibus) me puse a charlar con Adrián, ¿viste lo raro es ese muchacho
? Bueno, salió el tema de la religión y enteré que él es de los adventistas del séptimo día
Me habló tan lindo de Dios, del sacrificio de su Hijo Jesús por da ser humano, y ta
mbién me dijo que pronto volverá, gustaría saber un poco más de todo eso. Pero... cambie
mos de tema, porque no es tema para hablar antes de divertirnos, además, tú no sabes
nada de eso y me imagino que tampoco te interesa... Vamos.
Jorge: Ve tú solo... yo no iré por esta vez...
Marcelo: Como tú quieras, pero te aclaro que te estás perdiendo una buena oportunida
d... (Se va.)
Jorge: (Se desploma en el sillón.) Ahora me doy cuenta de que yo era como un títere
en las manos de Satanás; danzaba al son de la música que él tocaba. Su música no gustaba
, y en mi corazón me rebelaba contra él, mientras mis piernas y brazos giraban alred
edor de los círculos que él trazaba. (Mientras va hablando, va desatando las atadura
s en las manos, los pies y la cabeza.) Mis manos y mis pies se movían a su mandato
y mi boca estaba a su servicio. El manejaba los hilos y yo ejecutaba los movimi
entos. (Se levanta con aire triunfante.) Desde ahora en adelante buscaré mejores a
migos, los escogeré por dedicados, honestos, puros y obedientes a Dios. Comprendí ah
ora que me dejé ir muy lejos de Dios por los que creí que eran mis mejores amigos. M
i carácter débil permitió esto, pero desde ahora adelante estudiaré la Biblia y oraré diar
iamente para desaprender lo malo aprendido y aprender lo que debo hacer para viv
ir una vida obediente a Dios.
Voz por micrófono: "La razón por la cual muchos encuentran la vida cristiana tan dep
lorablemente dura, y tan inconstantes, tan variables, es que tratan de ligarse a
Cristo sin desligarse de aquellos ídolos que acarician" (Testimonies, t. 5, pág. 23
1).
Conclusión
Por medio de la carta y de la experiencia de Jorge, podemos ver la importancia d
e las compañías. Ellas ejercen una influencia extraordinaria sobre nosotros. Escuche
mos el consejo del sabio Salomón en Proverbios 1: 10-19: "Hijo mío si los pecadores
te quisieren engañar, no consientas. Si dijeren: Ven con nosotros, pongamos asecha
nzas para derramar sangre, acechemos sin motivo al inocente; los tragaremos vivo
s como el sepulcro, y enteros, como los que caen en un abismo; hallaremos riquez
as de toda clase, llenaremos nuestras casas de despojos; echa tu suerte entre no
sotros; tengamos todos una bolsa: Hijo mío, no andes en camino con ellos. Aparta t
u pie de sus veredas; porque sus pies corren hacia el mal, y van presurosos a de
rramar sangre. Porque en vano se tenderá la red ante los ojos de toda ave; pero el
los a su propia sangre ponen asechanzas, y a sus almas tienden lazo. Tales son l
as sendas de todo el que es dado a la codicia, la cual quita la vida de sus pose
edores".
¡No tienes por qué ser un títere! Cuando comprendas que Dios te ha dado libertad para
escoger, puedes cortar las cuerdas y asumir el mando de tu propia vida. Tú eres el
único responsable de lo que haces, y sólo tú determinas lo que serás en el futuro, porq
ue Dios te ha dado la facultad de escoger. El te da estos consejos:
"Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti,
haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinares tu corazón a la prudencia,
si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; si como a la pla
ta la buscares, y la escudriñares como a tesoros, entonces entenderás el temor de Je
hová, y hallarás el conocimiento de Dios. Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca vi
ene el conocimiento y la inteligencia. El provee de sana sabiduría a los rectos; e
s escudo a los que caminan rectamente. Es el que guarda las veredas del juicio,
y preserva el camino de sus santos. Entonces entenderás justicia, juicio.
________________________________________________________________________________
_____
¿A Quien obedeceras?

PERSONAJES PRINCIPALES
DON ALFREDO LÓPEZ:(abuelo), creyente, buen esposo, papá, amigo de la familia, compre
nsivo y trabajador, etc.
BEATRIZ: Nieta de Don Alfredo, cristiana,hija de Ester y Ricardo,estudiante,secr
etaria de Escuela Dominical,hermana mayor de Roberto.
ROBERTO:Nieto de Don Alfredo,hermano menor de Beatriz,presidente de la Sociedad
de Jóvenes de su Iglesia.
ALFREDO LÓPEZ:(joven)Fue creyente,alejado de Dios,sabe muchos versiculos de la Bib
lia y los usa para su conveniencia,esposo de Zulma y padre de VALENTINA Y Ricard
o,dictador en su casa.
ZULMA:Creyente,esposa de Don Alfredo,madre de Valentina y Ricardo,servicial,buen
a ama de casa.
VALENTINA:Incrédula,hija de Alfredo y Zulma,lider de una pandilla,haragana.la hija
consentida de su padre,hermana menor de Ricardo.
Ricardo:Creyente,hijo mayor de Alfredo y Zulma,hermano mayor de Valentina,Presid
ente de la Sociedad de Jóvenes de su iglesia,bueno, estudio-so,obediente.
Personajes Secundarios :La Recepcionista y Doctor.
ACTO N°1
Escena:Casa de la Familia López,Don Alfredo López es abuelo y está con sus nietos jóvene
s Beatriz y Roberto,están discutiendo sobre una tarea de la Escuela Dominical.
BEATRIZ:Roberto ¿qué versículo te dio el profesor para explicar el domingo.
ROBERTO:Difícil es este versículo.
BEATRIZ:Dime cuál es,quizás pueda ayudarte.
ROBERTO:Esta en Hechos 5:29,”respondiendo Pedro y los apóstoles dijeron:es necesario
obedecer a Dios antes que a los hombres”.
BEATRIZ:¡Qué difícil es tu versículo!,pero yo te ayudare si tú me ayudas con el mío.
ROBERTO:¿Y cuál te dieron a ti?.claro que te ayudaré.
BEATRIZ:Esta en Colosenses 3:20.”Hijos obedeced a vuestros padres en todo,porque e
sto agrada al Señor”.
ROBERTO:Ah,ahora entiendo lo que quiere el profesor con estos dos versículos.
BEATRIZ:¿Qué es hermano?
ROBERTO:El profesor quiere saber si un padre te pide hacer algo que está mal que v
amos a hacer,obedecer a Dios o a los padres,las desobediencias son pecado.
BEATRIZ:¡Qué inteligente eres!Tiene razón,pero vos,qué haría si nuestro padre te pide hace
r algo malo,¿qué harías?
ROBERTO:bueno,yo oraría primero a Dios pidiendo pidiendo perdón y bueno trataría de da
r un buen testimonio de obediencia.
BEATRIZ:¡Qué vivo que sos!no podes hacer eso,tenes que elegir a quién obedecer,a Dios
o a nuestro padre.
ROBERTO:¡Es difícil elegir!,si elijo a Dios,estaré pecando por desobedecer a mis padre
s.
BEATRIZ: y si yo elijo obedecer a mis padres,estaré pecando por no obedecer a Dios
.
ROBERTO:¿Qué hacemos entonces?es difícil nuestra tarea.
BEATRIZ:hermano ¿quién nos aconseja cuando papá está en su trabajo?.
ROBERTO:nuestro abuelo Alfredo.
BEATRIZ:Llamémosle y expliquemosle el trabajo que tenemos que hacer para el doming
o.
ROBERTO:Vení abuelo,te necesitamos.
DON ALFREDO:¿qué pasa Roberto?
BEATRIZ Abuelo tu siempre nos aconsejas bien queremos que nos ayudes en un traba
jo que tenemos para presentar en la ESCUELA DOMINICAL el proximo domingo
DON ALFREDO Bueno muestrenme los versículos y el tema a desarrollar {BEATRIZ y RIC
ARDO le muestran a su abuelo el cuaderno{
DON ALFREDO ¡ que difícil es! “A quién obedecer a Dios o a los padres”
BEATRIZ:Es cierto no podemos elegir ninguno de los dos lados,porque los dos son
pecado.
DON ALFREDO:Tenés razón Beatriz, pero… ¿su papá no les contó como murió su tía Valentina.?
ROBERTO:No abuelo nadie nos lo ha contado.
DON ALFREDO:Siéntense acá a mi lado y yo les contaré como ella murió.
ROBERTO:Abuelo,¿qué tiene que ver la muerte de mi tía Valentina con nuestro trabajo de
la Escuela Dominical?
DON ALFREDO:Escúchame Roberto, y después tú quitarás la conclusión con Beatriz, para el tr
abajo de Escuela Dominical.
BEATRIZ:ya calláte hermano,yo quiero saber como murió la tía Valentina,abuelo cuéntanos
por favor.
DON ALFREDO:Escuchen,esto pasó cuando yo era joven, había sido creyente, pero estaba
alejado de Dios, sabía muchos versículos de la Biblia, perolos usaba para mi conven
iencia era un dictador.Todo sucedió un día antes del cumpleaños de Ricardo,fue en esta
casa,su abuela Zulma estaba preparándole cosas para una fiesta con sus amigos de
la Sociedad de Jóvenes y yo….
ACTO N.2
Escena:Don Alfredo joven,en la cocina con su esposa Zulma,un día antes del cumpleaño
s de Ricardo,de fondo,música cristiana.
ALFREDO:(enojado blasfemando contra Dios).El mundo está un desastre,¿dónde está tu Dios,
no es un Dios de amor?,no será como los políticos,no creo que exista Dios,este mundo
está cada vez peor y Dios está sentado en su trono sin hacer nada para mejorar este
mundo.
ZULMA:no digas esas cosas contra Dios,él te puede castigar en donde más te duela.El
mundo está así por la desobediencia del hombre.
ALFREDO:ja,ja,ja,Dios me va a castigar,¿cómo?,si no existe.Porque estás preparando tan
tas cosas,y esta música de porquería,no quiero que la escuches.
ZULMA:Estamos en democracia en este país,pero en casa existe la dictadura…¿Acaso te ol
vidaste de que mañana es el cumpleaños de tu hijo Ricardo?,quiero hacerle una reunión
con sus amigos de la Sociedad de Jóvenes.
ALFREDO:(gritando)¿yo estoy aquí de adorno? ¿por qué no me consultaste? Yo soy el jefe d
el hogar,acuérdate mujer de eso.
ZULMA:¡Viva la democracia,abajo la dictadura! Yo te pregunté,pero tú nunca me escuchas
,siempre estás tan ocupado en tus negocios.
ALFREDO:¡Se suspende la reunión!,esos amigos de la Sociedad de Jóvenes son muy aburrid
os,en sus fiestas no hay alegría,nadie se divierte,no hay baile ni cerveza.Yo le l
levaré a un lugar donde realmente se divertirá,donde se hará hombre de verdad.
ZULMA:Claro,vos le querés llevar a esos lugares donde hay mujeres fáciles,y que nues
tro hijo se contagie de sida u otra enfermedad,¿verdad?.
ALFREDO:Tonta,para eso existen los preservativos para cuidarse.No quiero que ten
ga esa reunión con los aburridos de la Sociedad de Jóvenes.Es mi última palabra,yo soy
el jefe de la casa y se hace lo que yo digo.
ZULMA:Que dictador que sos y muy egoísta,nunca hablas con tu hijo,para saber lo qu
e el quiere.
ALFREDO:Yo sé lo que le conviene a mi hijo,no necesito preguntarle.
ZULMA:Nunca vas a cambiar,le pido a Dios en oración,que tenga
un encuentro personal contigo,para que tu vida cambie.Suspenderé
l a reunión,pero ¿puedo hacer una cena familiar con tu permiso “jefe de la casa”
ALFREDO:Sí podés hacerlo,simpática.
ZULMA:Gracias,me voy al Hipermercado apurada para hacer las compras porque esta
por cerrarse.
ACTO N.3
Escena:Sale Zulma,para irse a comprar,Alfredo plageando de su
Esposa,Ricardo le escucha.
ALFREDO:Esta mujer está mal,parece una loca,anoche la oí hablar sola y de rodillas,sí
que está loca.
RICARDO:¡Papá,no le faltes el respeto a mi madre!si le viste arrodillada,es porque e
lla estaba orando,conversando con Dios para que tengas un encuentro con el Señor y
Salvador Jesús y le aceptes en tu corazón.
ALFREDO:Ja,ja,ja,hablando con Dios,pero si no existe…
RICARDO:Entonces tú no existís papá,si Dios no existe tu tampoco.
ALFREDO:¿Por qué decís que no existo,si vos me vez y me estás hablando.
RICARDO:Tenés razón papá,estás presente porque Dios te creo,El existe.
ALFREDO:Mejor cambiemos de tema,te quiero preguntar algo.
RICARDO:Dime papá.
ALFREDO:En la Biblia hay un versículo que dice “Hijos obedeced a
vuestros padres en todo,porque esto agrada al Señor”¿verdad?
RICARDO:Si papá eso dice,por qué preguntas.
ALFREDO:Pues yo decidí cual era la mejor celebración para tu cumpleaños mañana.Te voy a
llevar a un lugar para que puedas conocer hermosas chicas y para que así te hagas
un hombre de verdad,¿qué te parece?
RICARDO:Lo siento papá,no podre acompañarte,porque mañana tengo un compromiso con mis
amigos de la Sociedad de Jovenes
ALFREDO:Yo suspendí esa reunión con tus aburridos amigos así es que podrás.
RICARDO:¡cómo pudiste papá! si decirme nada…
ALFREDO:Yo soy el jefe de la casa y hago lo que quiero.Vos tenés que obedecerme,es
mi última palabra.
RICARDO:¡En la Biblia también dice que “Es necesario obedecer a Dios ante que a los ho
mbres”!
ALFREDO:(enojado)¡No me importa,tenés que obedecerme igual!
RICARDO:Lo siento,primero hay que obedecer a Dios (sale apresuradamente a la cal
le,entra Valentina)
VALENTINA:¡Que pasa papá,cálmate te hará mal al corazón.
ALFREDO:¡Ese hijo desobediente….!,pero me tendrá que hacer caso,porque yo soy su padre
y el jefe de esta casa.
VALENTINA:Si papá ya verás que sí ….pero, yo te quería pedir un consejo,ayúdame por favor.
ALFREDO: Si mi pequeña te voy a ayudar,¿cuál es el problema?
VALENTINA:(plageando)Papá tengo una enemiga,se llama Mónica,es una víbora,sabes que me
quitó a mi novio Julio,y lo que es peor,le contó muchas mentiras sobre mí.No se que h
acer papá,solo quiero vengarme,ayúdame,estoy desesperada.
ALFREDO:Cálmate hija,yo te voy a dar una buena idea, sólo tiene que obedecerme....
VALENTINA:Si papito,qué tengo que hacer con Mónica...
ALFREDO:¿Acaso vos no sos la jefa de la pandilla del barrio?¿por qué no reunís a tus ami
gas y le das un escarmiento a esa Mónica?,mañana es sábado y seguramente irá a la discot
eca ,a la sálida le esperan y le das un susto,¿qué te parece?
Valentina:Papito sos un genio.Me voy a reunir con mis amigas para planear lo que
vamos a hacer(Valentina le da un beso a su padre y sale)
ALFREDO:(CONTENTO)¿Por qué mi hijo Ricardo no es tan obediente como su hermana?

ACTO N°4
Escena:Valentina sale apurada,y le atropella a Ricardo, que
Estaba escuchando la conversación.
VALENTINA:¡Por qué no salis de mi camino,estoy apurada!
RICARDO:Hermana,¿Qué le vas a hacer a Mónica?
VALENTINA:Le daré el peor susto de su vida,se arrepentirá
de haberme quitado a mi novio.
RICARDO: No hermana,la Biblia dice”No pagueis a nadie
mal por mal ,procurad lo bueno delante de todos los hombres”
VALENTINA:(molestándose)Vos siempre estás pensando en tus
versículos de la Biblia,déjame en paz,la idea que me dio papá es muy buena y le voy a
obedecer.
RICARDO:No hermana,tenemos que obedecer a Dios ante que a los
hombres .Aunque esos hombres sean nuestros padres.
VALENTINA:No seas metiche.Déjame salir.(Le hace un lado y sale)

ACTO N°5
Escena:El día del cumpleaños de Ricardo,estaba toda la familia alrededor de la mesa,
menos Valentina,la madre está sirviendo la
Comida y Alfredo mirando un diario.
ZULMA:Y Valentina, ¿no va a cenar con nosotros el día del cumpleaños de su hermano?
ALFREDO:Yo le di permiso,tiene un asunto importante que arreglar,luego vendrá a ce
nar con nosotros.
ZULMA:Entonces vamos a esperarle,para que así este toda la
Familia.
ALFREDO:Vamos a cenar los hombres de la casa,porque
después iremos a divertirnos.Vos podes esperar a Valentina y
Cenar con ella.
RICARDO:(menea la cabeza con enojo,haciendo señales a su
Madre)Te dije papá que yo no iré a esa fiesta,yo voy a obedecer a Dios ,no puedo obe
decerte en esto.
ALFREDO:¡No seas desobediente con tu padre!( le da una trompada a su hijo)
ZULMA:(Se acerca a su hijo para ayudarle a levantar,se dirige a su
Esposo)¿Cómo puedes tratar así a nuestro hijo?No te entiendo.
ALFREDO:Yo soy el padre y puedo hacer lo que quiera con él.
ZULMA:Te equivocas,no puedes maltratarle así.
ALFREDO:Ya salió la abogada defensora de su hijo consentido(en forma burlona,en es
o suena el teléfono y Alfredo contesta)
ALFREDO:Hola,si es la casa de mi hija Valentina,¿con quién hablo?...¿la recepcionista
del hospital?¿qué pasa?,¡No,mi muñeca herida!¡no puede ser que esté moribunda,salgo para al
a!
ZULMA:(desesperada)¿Qué dices, Valentina está moribunda?
ALFREDO:(grita)¡eso fue lo que oiste!
RICARDO:ya dejemos de hablar y vamos al hospital.
(Salen todos apurados)
Acto N°6

Escena:Entran todos a la sala de espera del hospital y preguntan la recepcionist


a.
ALFREDO:(DESESPERADO)Señorita ¿cómo está mi hija Valentina,Valentina López?
RECEPCIONISTA:(REVISANDO)Valentina López,sigue grave,el doctor le está operando en e
ste momento.Siéntense Señor,pronto saldrá a conversar con Ud.
(Alfredo se sienta con su familia en la sala)
ZULMA:¿Qué te dijeron,cómo esta nuestra hija?
ALFREDO:Está grave y la están operando,el doctor vendrá pronto a conversar con nosotro
s.
RICARDO:Yo iré a la cafeteria y le traere un té papá,para calmar los nervios.¿Vos mamá te
quedas con papá?
ZULMA:Si hijo,gracias.
(Ricardo sale,y después de un rato,entra el doctor buscando a los padres de Valent
ina)
DOCTOR:Los padres de Valentina López,¿dónde se encuentran?
ZULMA Y ALFREDO:(dicen a coro ,saltando del asiento)¡Nosotros somos doctor!
DOCTOR:Buenas noches... me temo que tengo malas noticias,su hija ha fallecido,no
pudimos hacer nada,lo siento mucho.
ZULMA:No...Nuestra hija muerta...
ALFREDO:¿Porqué nuestra hija?,¿Quién hizo esto doctor?
DOCTOR:Los paramédicos de ambulancia dijeron,que a la salida
de una discoteca comenzó una pelea entre dos pandillas juveniles,
hubieron varios heridos ,a su hija le dieron una cuchillada en la espalda,ella n
o aguantó la operación porque perdió mucha sangre
Y estaba muy débil,lo siento.
(El doctor sale lentamente de la escena,Alfredo y su esposa se
sientan en la sala de espera destrozados)
ALFREDO:Yo fui el culpable,yo maté a mi hija.Fui yo el que le dijo que comenzara e
sa pelea.
(Zulma permanece en silencio,Ricardo entra con dos tazas de té)
RICARDO:¿Cómo esta Valentina,que han sabido de ella?
ALFREDO:...Tu hermana falleció.Fue mi culpa,yo le di un mal
consejo y ella me obedeció.¡Cómo pude!¡Qué arrepentido estoy!
¿cómo pueden perdonarme ustedes...y Dios?
RICARDO:Papi,cómo lo siento.Nosotros te perdonamos,porque
eso nos manda Dios.El tambien puede perdonarte si tu se lo pides:papi acepta a C
risto como tu Señor y Salvador .Si tú quieres orar ahora ,nosotros te acompañaremos.
ZULMA:Vamos,habla con Dios,sólo El puede quitarte ese sentimiento de culpa.(Oran t
odos juntos con lágrimas en sus ojos)
ALFREDO.Oh,realmente me siento perdonado por Dios
RICARDO:Tomen estaa tasa de té,yo haré los preparativos para llevar el cuerpo de mi
hermana.
ACTO N°7
Escena: Aparecen Alfredo, siendo Abuelo, y sus nietos Beatriz y Roberto.

ROBERTO:Que historia tan impresionante,abuelo.


BEATRIZ:Ahora entiendo abuelo,hay que obedecer primero a Dios
antes que a los hombres,aunque los hombres sean nuestros padres.
DON ALFREDO:Tenés razón Beatriz.
ROBERTO:Bueno vamos a terminar el trabajo para el domingo,pues ya sabemos lo que
debemos responder.Luego iremos a comprar un regalo para la abuela Zulma.Acordat
e abuelo.que mañana está de cumpleaños.
ALFREDO:Gracias Roberto.No se que haría sin ustedes,porque me olvidé del cumpleaños de
mi esposa.Voy a acompañarles,para comprarle un regalo también.
(Los tres se rien )
BEATRIZ:No hay problema abuelo,vamos todos juntos.
(Salen todos se cierran el telón)
FIN
____________________________________________________________
Amor

Por: Dalgis Rivas Caballero y Léster Prieto


Programa Musical para el culto de jóvenes puedes ser usado para el día del Amor.
Narrador: El mundo estaba tan desordenado y confuso que se había perdido el sentid
o de la palabra Amor, las personas corrían de aquí para allá sin encontrar satisfacción
en sus relaciones, sin hallar la verdadera felicidad, y un día, en cierto lugar de
l universo, comparecieron ante un jurado, dos seres que se decían llamar “Amor Verda
dero”. ¿Se encontrará en ese lugar realmente el amor verdadero?, de ser así, ¿saldría victo
ioso sobre el falso?. Presenciemos este juicio.
Escena 1
Juez: Hemos comparecido ante esta sala para revelar cual de los dos amores exist
entes en este tiempo, los cuales se encuentran aquí presentes, es el amor verdader
o. ¿Cuál será el primero en exponer?
Amor Falso: Yo señor Juez.
Juez: Bien, ¿es su amor el verdadero?
Amor Falso: Fíjese si mi amor es verdadero, que comienza de una forma mágica, la par
eja se mira fijamente y ocurre una explosión, el corazón comienza a latir incontrola
blemente, la sangre circula caliente por todo el cuerpo haciéndolo vibrar y luego,
¡Bum!, nace el amor poderoso que todo lo puede, todo lo controla, todo lo conquis
ta.
Juez: Muy bien, y el suyo. (Señala al Amor Verdadero)
Amor Verdadero: Mi amor es muy diferente, comienza con una gran amistad que ha e
chado raíces, esta es la base de una relación que crece cada día y se profundiza con e
xperiencias reales compartidas.
Amor Falso: Ve usted Sr. Juez que tibieza, eso carece de calor, de...
Juez: (Lo interrumpe) Silencio, usted habla cuando se le indique. A ver, usted m
ismo, dígame ¿Qué pasa luego de esa explosión?
Amor Falso: Bueno, luego que nace mi amor hay que casarse, ¿para qué esperar?, no ha
y razón para hacerlo, cuando se ama resulta difícil permanecer juntos a menos que se
pan que la relación no terminará en la intimidad, además, no se puede correr el riesgo
de perder el amor.
Juez: ¿Y usted? (Se dirige al Amor Verdadero)
Amor Verdadero: Mi amor es la maduración de la amistad, se debe ser amigo antes de
ser amante, yo aconsejo: - Ten paciencia, no te apresures, te pertenece, puedes
hacer planes y confiar en el futuro.
(El Falso hace una mueca de desagrado)
Juez: Muy bien, ahora vamos a tener un receso de 10 minutos. (Da golpes en la me
sa y todos salen)
Dama de Ceremonia: Amor, don del cielo, don del Creador, lenguaje universal que
es música, néctar, poesía. Es el Amor perfume de exquisita fragancia, florece en los j
ardines del cielo y ha llegado hasta nosotros como un don perfecto y sublime de
Dios.
Caballero de Ceremonia: Jóvenes, niños, ancianos, amigos, cultivad en el jardín de vue
stras vidas esta refinada planta que se llama amor. Como fieles herederos que so
n del reino celestial, amaos los unos a los otros, porque el amor es de Dios, el
que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor.
Dama de Ceremonia: Amor, aurora boreal de la vida. Amor, luz magnífica y esplenden
te que disipa las tinieblas, transformándolas en dorado amanecer. Amor, eres magnífi
co y mágico embelezo, eres gozo y eres paz. El amor es la fuente de energía que hace
palpitar los corazones aceleradamente e imprime un canto de suave murmullo a la
s cristalinas aguas del manantial.
Caballero de Ceremonia: Amor, el amor satura todo nuestro ser con linda dulzura
celestial. Es siempre faro luminoso que ilumina nuestras vidas. El amor es poder
, el amor es de Dios. El inconverso corazón no puede producir esta planta porque e
lla es cultivada en el cielo. Está viva y florece únicamente donde Cristo reina.
Dama de Ceremonia: El cielo ha de comenzar en esta tierra. Cuando los hijos de D
ios rebosan de mansedumbre y ternura, comprenderán que el estandarte que se extien
de sobre ellos es el Amor y su fruto será dulce para su paladar. Los que poseen es
te amor, construirán aquí en la tierra un cielo, donde podrán prepararse para el cielo
de lo alto.
Caballero de Ceremonia: (Anunciar 1er himno)
Dama de Ceremonia: (Anunciar 2do himno)
Caballero de Ceremonia: (Anuncia 3er himno) antes de escuchar estas selecciones
musicales y como el amor es un don del cielo y todos los aquí presentes debemos am
arnos con amor fraternal vamos a dedicar este momento a decir algunas palabras l
indas a la persona que tenemos a nuestro lado ya sea de amistad o de amor según co
rresponda.
(Obsequiar a alguna pareja que cumple años de casado ese día, o que vienen combinado
s)
Himno No. 1:
Himno No. 2:
Himno No. 3:
Escena 2
(Entran los integrantes del jurado)
Juez: Dígame usted (se dirige al falso) cuando después de casados, uno de los cónyuges
comienza a descubrir imperfecciones en su pareja. ¿Qué hace usted?
Amor Falso: Bueno, cuando esto ocurre...
Cuadro 1:
(Se apagan las luces y el Amor Verdadero se sienta o se pone a un lado)
(Aparece una esposa atareada)
Esposa: Ay mi madre, se me ha hecho tarde y ahora cuando venga Pablo, déjame bajar
ya los frijoles y ponerle el agua a calentar para que se bañe.
(Entra el esposo)
Esposo: María, ¿ya está el agua caliente para bañarme?
Esposa: (Con miedo) No, se está calentando, es que...
Esposo: Chica, ¿hace un mes que nos casamos y tu todavía no sabes a que hora yo lleg
o del trabajo para tenerme el agua lista?, mira vamos a comer que tengo tremenda
hambre y después me baño. (Se sienta a la mesa) (La esposa trae el plato y lo pone
en la mesa)
Esposo: Oye mija, esto está quemado, no hay quien se lo coma, en que tú andabas pens
ando hoy?
Esposa: (Se explota) ¿En qué?, trabajando chico, trabajando todo el día, lavando y pla
nchando, ¿qué tu crees?
Esposo: Mira bota eso (empuja el plato hacia atrás) yo me voy a comer a casa de mi
mamá. (Se levanta y va saliendo mientras...)
Esposa: (recoge los platos y le cae atrás) Vete chico, vete, eso es lo mejor que p
uedes hacer. (Sale) (Se encienden las luces) Fin del Cuadro 1
Amor Falso: (Un poco apenado y titubeando) Bueno..., este..., siempre en una par
eja hay sentimientos de inseguridad, hay dudas, incomprensiones, rencores..., pe
ro..., (con entusiasmo) yo he experimentado algo, ¿sabe?, si me utilizan bien, con
inteligencia, un cónyuge puede cambiar al otro para satisfacer los deseos y neces
idades propios.
(El Juez se queda pensando y mira al Amor Verdadero)
Amor Verdadero: Mi amor es muy diferente...
Cuadro 2:
(Se apagan las luces y el Amor Falso se sienta o se pone a un lado) (Aparece la
misma esposa atareada)
Esposa: Ay mi madre, se me ha hecho tarde y ahora cuando venga Pablo, déjame bajar
ya los frijoles y ponerle el agua a calentar para que se bañe.
(Entra el esposo)
Esposo: Buenas tardes mi amor, ¿Cómo estás?
Esposa: Ay, atareada, y echándote mucho de menos (Se saludan con un beso)
Esposo: ¿Ya está el agua caliente para bañarme?
Esposa: Ay mi cielo, seguro estás cansado, hoy se me ha hecho tarde para todo, he
tenido muchos tropiezos, ahora mismo bajé los frijoles y puse el agua.
Esposo: Bueno, no importa, para llevar solo un mes de casados te desenvuelves mu
y bien en una casa, mira, si tu quieres vamos a comer primero porque también tengo
un hambre, además luego nos bañamos.
(La esposa le sirve, se sirve ella y se sientan, oran, y cuando el esposo empiez
a a comer se sorprende pero sigue comiendo y no dice nada, la esposa que aun no
lo ha visto empieza a comer y...)
Esposa: Ay mi amor, lo que me faltaba, con el esmero que la hice, ¡esto está quemado
!, ¿y porqué tu no me habías dicho nada?.
Esposo: (Sonríe) No importa, no te preocupes, ¡se puede comer!, y más aún con el Amor qu
e sé que lo has preparado.
Esposa: Ay gracias mi amor..., pero es que..., psh..., (suspira) bueno..., mira
vamos a la despensa, que yo creo que allí queda un poco de pan y queso, y así nos po
demos comer mejor la comida, vamos.
Esposo: Bueno, para mi no hace falta, pero si tu quieres.
(Recogen los platos y salen) (Se encienden las luces) Fin del Cuadro 2
Amor Verdadero: Mi amor es la comprensión serena y aceptación madura de las imperfec
ciones. Crece más allá del yo para apoyar a la persona amada, sabe disimular los err
ores, sabe guardar silencio en cuanto a los defectos y las faltas, coloca a la p
ersona amada en primer lugar por encima de sus propios intereses.
Juez: Creo que esta sesión ha sido muy importante y de lección para todos nosotros,
ahora tomemos otro receso de 10 minutos y regresaremos entonces para continuar c
on este juicio.
(Salen todos)
Caballero de Ceremonia: Amor, don sublime del cielo que brota del corazón, esparce
su fragancia embalsamando el ambiente con su perfume delicado. Dios es Amor, lo
repite el aire que susurra al pasar, Dios es Amor, dice el suave trino de las a
vecillas en el campo.
Dama de Ceremonia: Dios es Amor, anuncian en sus mudos lenguajes las matizadas c
orolas de las flores. También dice Dios es Amor, el mar, la cascada y el torrente.
Todo aclama en melodioso y armónico lenguaje que el Dios creador de los cielos y
la tierra es Amor. Amor perfecto y eternal.
Caballero de Ceremonia: Por Amor creó Dios al Universo, los cielos, la tierra, la
mar y las fuentes de las aguas. Por amor floreció el amor también al crear a la prim
era pareja, Adán y Eva. Por Amor envió Dios el Padre a su hijo amado Jesús, para venir
a este mundo a buscar y a salvar la humanidad que se había perdido. Y por ese inm
enso amor, Jesús ha prometido llevar a sus hijos fieles al Reino del Amor, donde n
o existirá jamás la muerte ni el dolor, donde las flores no se marchitarán jamás, donde
pasearán juntos el lobo y el cordero.
Dama de Ceremonia: El amor tiene una variedad infinita de manifestaciones, pero
en todas sus distintas formas posee el mismo principio de abnegación y desinterés. E
ntre la distinta variedad de amores, podemos citar como digno de mencionarse el
Amor de la Madre, quien da la vida por sus hijos cueste lo que cueste, el Amor e
ntre esposos, permitiendo que estos se fusionen y se unan de tal forma que llegu
en a ser una sola carne, el amor de amigos, capaz de atravesar cualquier tipo de
fronteras y distancias para sentirse cerca del otro y para brindarle ayuda y co
mprensión, y también el amor fraternal, amor que une a dos o más personas no solo por
sangre, sino por la voluntad de Cristo Jesús. Todo amor es hermoso y fundamento sóli
do de la vida. ¡Que viva el Amor!
Caballero de Ceremonia: Al entrar se les entregó un papelito con un número a cada pa
reja, pues en estos momentos haremos un sorteo. (La misma cantidad de números se r
evuelven y se toma uno)
Caballero de Ceremonia: (Anunciar 4to himno)
Dama de Ceremonia: (Anunciar 5to himno)
Caballero de Ceremonia: (Anuncia 6to himno)*
Himno No. 4:
Himno No. 5:
Himno No. 6:
Escena 3
(Entran los integrantes del jurado)
Juez: Muy bien, se levanta la sesión. A ver, dígame usted (dirigiéndose al amor falso)
Imagínese a dos personas que son muy amigos de muchos años y se quieren con todo el
corazón, y uno de ellos tuviese que viajar mucho tiempo a otro lugar, digamos que
por motivos de trabajo, ¿Qué aconsejaría usted a estos amigos en este caso?
Amor Falso: Bueno, (pensativo) por una parte, creo que la distancia siempre, o d
igamos, casi siempre es causa de olvido, y por otra, quien me asegura que por me
dio de las comunicaciones y las cartas se pueda mantener de igual forma esta ami
stad. Yo aconsejo en estos casos no separarse, de tener que ser así obligatoriamen
te, no creo que dure mucho tiempo esta amistad, porque el amor de amigos necesit
a roce y mire, (señala para sus ojos) verse todos los días, sino...
Juez: ¿Y usted (refiriéndose al verdadero) aconsejaría lo mismo si ocurriera esta situ
ación?
Amor Verdadero: ¡No!, la distancia no separa ni hace olvidar cuando hay verdadero
amor de amistad, por supuesto, desearíamos que los amigos estuviesen siempre a nue
stro lado, tanto para ayudarnos en nuestros momentos difíciles como para disfrutar
junto a ellos en tiempos de felicidad. Pero a pesar de las separaciones, mi amo
r es fuerte y fiel. Mi Amor significa seguridad y amistad duradera, aun por enci
ma de la distancia. Ejemplo de ello tenemos a David y Jonatán quienes eran más unido
s aun que dos hermanos. Así mismo Dios es nuestro Amigo, y cuando le llamamos, Él ac
ude a nuestro lado para ofrecernos completamente su ayuda incondicional. Mi cons
ejo para estos casos es: Amaos los unos a los otros, con amor verdadero, con Amo
r del cielo, con el Amor de Dios, Amor que dura para toda la vida.
Juez: Ya todos hemos visto lo que estos dos seres han expuesto en esta controver
tida lucha, donde nuestro objetivo es descubrir quien de estos dos es el Amor Ve
rdadero, ahora pido que la corte se retire por última vez al salón indicado para del
iberar, y luego regresar para coronar por fin al Amor Verdadero.
(Salen todos)
Dama de Ceremonia: Me ha llegado una carta muy especial que no puedo saber de do
nde proviene, ¿por qué no la leemos para saber quien nos la envía?
Caballero de Ceremonia: Como no, si quieres te puedo ayudar.
Dama de Ceremonia: Muchas gracias. (Abre un sobre y lee) Mis hijos amados: Mucho
antes de que ustedes me conocieran, yo los escogí para ser míos. Aún antes de nacer.
Con Amor quise plasmarlos haciéndolos individuos únicos. Yo los amé y los amo tal como
los hice y tal como son ahora. Yo los amé desde el primer momento y han llegado a
ser preciosos ante mi vista. Por eso fue que les envié a mi Hijo Jesús para redimir
los.
Caballero de Ceremonia: Yo los escogí para ser de los míos, y para hacer de sus vida
s un mensaje viviente que representase así mi amor a toda la humanidad. A la vez q
ue ustedes pertenecen a una familia terrenal, pertenecen a una familia celestial
. Yo los adopté y quiero decirles que tienen un hermano que se llama Jesucristo. Y
o soy su Padre celestial y ustedes son mis hijos.
Dama de Ceremonia: Yo los he escogido a ustedes y ansío vuestra salvación. Mientras
continúen escogiéndome a mí día tras día, el amor en vuestros corazones crecerá y mi gozo s
rá cumplido en ustedes. Este es mi mandamiento, que se amen los unos a los otros a
sí como yo los he amado. Siendo que son mis hijos, habrán de compartir de mis tesoro
s y todo lo que he dado a mi Hijo Jesús, eso también es de ustedes. Todo cuanto teng
o les pertenece.
Caballero de Ceremonia: Estoy preparándoles un hogar bien lindo para que vengan a
vivir todos juntos conmigo. Aquí no les faltará nada, incluyendo mi Amor. Si aún no he
ido a buscarlos, es porque espero por aquellos que también compré con mi sangre, y
que aún se encuentran lejos del hogar. Díganles que también les amo y espero pronto po
derlos ver junto a mí. Yo, vuestro Padre, los escogí también a ellos para que pudiesen
llegar a ser parte de esta linda familia. Ustedes, manténganse fieles para que pr
onto me puedan ver. Les Ama con Amor eterno. Su Padre Celestial.
Dama de Ceremonia: Si amigos, Dios es Amor, y hoy, cuando festejamos en la tierr
a el mes del amor, la sociedad de Jóvenes de Garrido desea que el Amor de Cristo b
rille en sus corazones. Jesús hoy nos hace un llamado a derramar completamente el
Amor de Dios en nuestros corazones, para que vivamos en Armonía y Felicidad.
Caballero de Ceremonia: Por eso hemos querido en esta noche presentarles a usted
es este intercalado programa musical, para que la música del cielo llene sus vidas
y prodiguen amor por doquier. Que viva el Amor de Dios en vuestras vidas. (Anun
cia 7mo himno)
Dama de Ceremonia: (Anuncia 8vo himno)
Caballero de Ceremonia: (Anuncia 9no himno)Antes de deleitarnos con estas partes
musicales alabemos todos juntos a nuestro creador por su infinito don de amor.
Cantemos el corito “Dios es amor”
Himno No. 7:
Himno No. 8:
Himno No. 9:
Escena 4
(Entran los integrantes del jurado)
Juez: Se abre la sesión, y puesto que el amor proviene de Dios, deseo que juzgue Él
quien es el único digno de determinar cuál es el Verdadero Amor. Encontremos nosotro
s mismos la respuesta en 1 de Corintios 13. (Lo lee) El verdadero Amor no es un s
entimiento, sino un principio con características bien definidas. Este amor puede
florecer solamente en el corazón donde Cristo reina, porque para que florezca esta
planta debe ser regada constantemente con el rocío del cielo. Usted (señalando al A
mor Falso) retírese, que de ahora en lo adelante nadie confunda el Amor Verdadero
con el Amor Falso, (El Amor falso se va) que todos sepan que el verdadero Amor p
roviene de Dios. ¡Que reine entonces el Amor Verdadero en vosotros por toda la ete
rnidad! (Corona al Amor Verdadero y este canta: “Amor cual las flores”)
Himno Especial: “Amor cual las Flores”
(Si se desea, dar una conclusión. Luego la Oración Final:)
Fin.
__________________________________________________________________________

La Corrupcion sexual y su herencia maldita


PLANES PARA EL PROGRAMA
El programa que sigue presenta en forma dramatizada una tremenda advertencia con
tra la impureza y los vicios. Si bien está dirigido a los jóvenes, es aleccionador p
ara todos.
Convendrá que se distribuyan las partes entre los diferentes protagonistas con muc
ha anticipación. La escenografía tendrá que adaptarse a las diferentes escenas. Este d
rama, bien ensayado y presentado, causará una profunda impresión en los asistentes.
INTRODUCCION
Narrador: En un pueblo de campo, de esos tantos que hay en nuestros países, donde
el vicio y la corrupción degradan el alma y entorpecen los sentidos, se desarrolló e
sta dolorosa tragedia, tan hondamente sentida. Es muy triste lo que les ocurrió a
los protagonistas de este drama, quienes, por el penoso hecho de ser depositario
s de la herencia maldita del vicio, se transformaron en las víctimas inocentes de
una enfermedad aborrecible y despreciable, que mina a la sociedad y destruye muc
has veces a seres que no tienen la menor culpa.
Primera escena
Narrador: Ha llegado el mes de mayo, mes de alegría y de fiestas, mes en el que la
naturaleza parece estar más risueña que nunca y brinda a todos sus dones seductores
... las hermosas flores que cautivan el alma y la fragancia exquisita que embria
ga los sentidos. En una de esas hermosas noches de mayo, observamos a Pablo y a
Elena conversando animadamente en el jardín. Más que sus palabras, sus ojos hablan c
on elocuencia irresistible del inmenso amor que los une y de la honda ternura qu
e anida en sus almas.
Pablo: Sé que lo que te he dicho en estos momentos tan caros para mí, ha sido expres
ado muchas veces ya por otros y siento no poder encontrar palabras nuevas para d
ecírtelo de manera distinta. Muchas veces estas frases que has oído esta noche han b
rotado de labios de algún hombre, pero, Elena, nunca, jamás, han nacido de un corazón
tan sincero, tan profundamente enamorado como el que has aceptado esta noche. Al
corresponder a este cariño me haces el más feliz de todos los mortales, y sólo deseo
con toda mi alma que tú también seas muy dichosa.
Elena: Y... yo también soy feliz. Sé cuán bueno eres y estoy segura de que a tu lado e
ncontraré todo lo que he esperado de un verdadero hogar.
Pablo: Bien, querida, hace rato que estamos aquí... ¿No te parece que es mejor que n
os reunamos con los demás invitados? Creo que la reunión social ha comenzado.
Elena: Sí, Pablo, vamos. No quisiera que nadie se enterara de lo nuestro ahora. Qu
isiera ser la primera en tener la dicha de decirle a mamá que nos amamos.
Pablo: Vayamos, querida, y no te olvides de que te amo con todo mi corazón que si
te lo oculté por tanto tiempo y no te expresé mi amor hasta hoy, era porque quería est
ar seguro de que este sentimiento tan profundo era correspondido por ti. Sobre t
odo, Elena, quería tener algo que ofrecerte al solicitar tu cariño y saber con toda
seguridad que podría hacerte feliz.
Narrador: ¡Cuán hermoso es el amor de dos almas afines... de dos corazones gemelos! ¡C
uánta ternura encierra un amor lleno de comprensión! No hay nada en la vida tan hond
amente ansiado... tan hondamente anhelado, como el cariño del ser amado, por el cu
al se conquistan los más altos ideales.
Segunda escena
(En la sala de la casa de Elena se hacen los últimos preparativos, mientras espera
n a Pablo y a su mamá. Después de conversar un rato se hace la petición formal para da
rle al compromiso un carácter oficial; luego se sientan todos en la sala y se habl
a de los estudios de Pablo, de su trabajo y del carácter de Elena.)
Madre de Pablo: Amiga querida, yo estoy segura de que mi hijo hará a Elena todo lo
feliz que tú deseas que sea y que ella tanto anhela. Tú sabes cuán correcto y estudio
so ha sido él siempre, y cuán distinta es su conducta de la vida frívola y un poco dis
ipada que llevaba mi esposo, quien pudiéndome haber hecho feliz, no lo hizo por la
vida social tan agitada que llevaba.
Narrador: Dulce es el amor... ¿verdad?... Cómo cambia la vida al hechizo de ese magn
o sentimiento que el Creador hace brotar en el frágil corazón humano. El amor genuin
o es una herencia bendita que nos viene de nuestros primeros padres; es una fuer
za inspirada y dirigida por Dios, que hace al hombre y a la mujer abandonar padr
e, madre, hogar... todo, por seguir al ser amado.
Pablo y Elena se aman y ellos también necesitan formar su hogar. Un hogar donde el
amor ha de reinar plenamente, y donde la ternura de Elena y la bondad de Pablo
serán centinelas fieles para defender la paz y la tranquilidad de sus vidas. Legó al
fin el día de bodas y con ello las solemnes promesas de fidelidad y amor eterno.
Tercera escena
(Aparece la escena de la boda. En la sala del hogar de Elena están, además de los fa
miliares, algunos invitados. La escena debe ser alegre. Cuando el pastor va a co
menzar a casarlos, todos guardan silencio; al terminar e/ pastor de leer un pasa
je de la Epístola de San Pablo a los Efesios, se cierra el telón antes de hacer la o
ración.)
Narador: Luna de miel... felicidad... dicha que embota los sentidos. Todo parece
estar demás en el mundo, menos la presencia del ser querido... Retorno al hogar y
con ello a la realidad de los sueños juveniles y el verdadero significado del mat
rimonio. En el hogar de Pablo y Elena reina la paz y la tranquilidad, pero ¿dónde es
tá la felicidad soñada y anhelada?... ¿Acaso Elena ha dejado de ser la dulce y tierna
compañera que Pablo deseaba encontrar?... ¡No! ¿Y Pablo ha cambiado? ¡Tampoco! Es el mis
mo de antes... correcto, comprensivo, cariñoso, es el mismo Pablo que Elena vio ta
ntas veces en sus sueños de novia... ¿Entonces, qué ocurre?
Ah, las sombras ocultas del mal rodean aquel hogar; la herencia maldita y aborre
cible que se transmite de generación en generación va estrechando sus lazos traidore
s más y más en torno a aquellas vidas inocentes.
Cuarta escena
(Aparece Elena enferma en su cuarto. Con ella está su mamá, la madre de Pablo, éste y
el médico. El doctor la reconoce y explica que Elena va a ser madre, pero que nece
sita mucho cuidado... Al salir, el doctor llama a Pablo y sostienen el siguiente
diálogo):
Médico: Pablo, me apena comunicarte lo que hace tiempo venía sospechando acerca de l
a enfermedad de tu esposa, pero... es el caso que estoy completamente convencido
de que tu esposa...
Pablo: ¡Hable, doctor! ¿Por qué calla?... Se lo suplico... ¿Se muere Elena? ¿Acaso no pued
e tener el hijo que tanto anhela y que sería lo más grande que yo pueda darle para v
er si logro
hacerla feliz?
Médico: No... Pablo, no es eso aunque tal vez fuera preferible mil veces que ese s
er no viniera al mundo... Mira... ven mañana a mi consultorio y allá hablaremos.
Narrador: Para Pablo los minutos se alargan en horas y las horas tienen sabor a
eternidad. Cuánta angustia, cuánto dolor se refleja en el rostro de aquel pobre inoc
ente que daría su vida por hacer feliz a su esposa, por alegrar la existencia de a
quel ser que tanto ama y que un mal desconocido para él va destruyendo implacablem
ente. Sin embargo, cuán lejos está de sospechar que a pesar de su inmenso anhelo de
hacerla dichosa, es precisamente él quien con su herencia maldita, está aniquilando
poco a poco la vida de aquella víctima inocente, que lentamente se consume de dolo
r.
Quinta escena
(En el consultorio aparecen el médico y Pablo).
Médico: Pues bien, Pablo, ayer me faltó valor, me faltaron las fuerzas para comunica
rte lo que irremediablemente debo decirte y que tú tienes todo el derecho de conoc
er. Tu esposa ha contraído una terrible enfermedad venérea, enfermedad de éstas que de
rivan de los mal llamados vicios sociales y...
Pablo: (en tono lleno de indignación): ¿Cómo?
¿Está usted loco? No, no puede ser doctor, usted está equivocado. Ella es pura... Ella
no y mil veces no. Ella es inocente y usted es un...
Médico: Calla, Pablo... es el médico quien habla y no el amigo. (Un poco más calmo.) C
omo tú mismo has dicho, tu esposa es inocente, pero tú... tú...
Pablo: ¿Qué insinúa, doctor? Yo... Usted sabe que mi vida es limpia como no hay otra q
ue la supere. Mi fe cristiana me ha mantenido puro, sin vicios y...
Médico: Lo sé Pablo, lo sé, pero por desgracia esa maldición se transmite de generación en
generación, y ésa es precisamente la causa de todo lo que sucede en tu vida y en tu
hogar. De todos modos, voy a hacerte una prueba para salir de dudas. Espera un
momento.
(Sale el doctor y pronto aparece con el equipo necesario para realizar un análisis
de sangre. Al quedar Pablo solo, se lo nota inquieto, impaciente, esperando los
resultados. Después de un rato aparece el doctor con rostro afligido. Pablo toma
el análisis de su sangre; al leerlo, se sienta nuevamente en el escritorio y con e
l rostro entre las manos sollozando murmura):
Pablo: ¡Culpable... culpable, Señor!
Narrador: El tiempo pasa. Pasan las horas, los días, los meses. Elena, enferma, páli
da, decaída, va a ser madre. La gozosa esperanza de que pronto estrechará en su seno
al ser que lleva en sus entrañas y que es carne de su carne... el fuego de su amo
r, le da ánimo para sonreír a su esposo amado, quien muchas veces regresa al hogar c
on una profunda tristeza reflejada en su rostro. Elena, al observarlo, siente qu
e su corazón se estruja de dolor, de ese amargo y silencioso dolor que lo devora t
odo y que a la vez que los une, los separa.
Pablo no es el mismo. Ya casi no conversa con ella; ya no desea pasar sus horas
libres a su lado y contarle como antes sus cuitas y sus alegrías. Pablo rehuye la
mirada de su esposa. Sufre... Ella también nota que en aquel corazón generoso, en es
e pecho varonil, se libra un drama angustioso, pero no puede imaginarse el cuadr
o completo.
¡Qué tragedia! La herencia maldita de un vicio que la sociedad condena, pero no cast
iga, arrancó la felicidad de aquellos corazones nacidos para amarse y asestó en form
a traicionera un golpe cruel a este hogar recién formado.
Sexta escena
(Aparece Elena con el niño en brazos y llorando. Pablo, a su lado, la acaricia y t
ambién llora al contemplar a su hijo.)
Pablo: (levantándose con desesperación), Elena mía, no puedo más... Esto me quema el alm
a, es más fuerte que todo. No puedo seguir callando... mi vida está destrozada... Ma
lditos mil veces los vicios de concepción sexual que destruyen hogares, deshacen v
idas y mutilan las carnes puras de seres inocentes que llegan al mundo pagando u
n delito que ellos no han cometido... seres inútiles para la sociedad, así como nues
tro hijito que jamás podrá tener una existencia normal... Malditos los vicios que ar
ruinan el cuerpo, enferman el espíritu y le roban al alma los únicos momentos de dic
ha que ésta anhela... Sí, Elena querida, nuestro hijo ha sido víctima inocente de esa
herencia maldita legada por mi padre, ¡por mi padre, sí, por él!
Elena: Pablo... entonces nuestro hijo... tú, tú...
Pablo: Sí, Elena, yo soy el ser inocente que te elegí como esposa para hacerte feliz
y rodearte de cariño, y por culpa de mi padre sólo he podido darte un cuerpo enferm
o y contaminado por un azote aborrecible, y un hijo mutilado para toda la vida.
Narrador: Cuán triste, ¿verdad? Ese puede ser tu caso, querido joven, amada señorita.
Que esta conmovedora tragedia que se ha representado haga latir más aprisa las sen
sibles fibras de tu corazón para que penetre en él, como luz en las tinieblas, aquel
sabio consejo del apóstol: "Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo
lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen
nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad" (Fil. 4
:8).
Evitad, queridos jóvenes, que por una conducta irresponsable e impura podáis transmi
tir a vuestros descendientes una herencia maldita.
Evitad que existan novias fieles que creen con corazones sinceros en la lealtad
y pureza del ser amado, mientras éstos contaminan sus cuerpos y venden sus almas.
Evitad que existan esposas abnegadas, sufriendo inocentemente por causa de un vi
cio que todos desprecian y maldicen... Evitad que existan hogares destrozados po
r la tristeza y el dolor de haber recibido un legado aborrecible, como resultado
vergonzoso de un momento de disipación y olvido de lo que os debéis a vosotros mism
os... a vuestros hogares, a la patria y, por encima de todo, a vuestro Creador y
Hacedor.
_____________________________________________________________
Cortometraje "Emily"

Drama
Stephanie Torruco Sahagún
Grecia Monserrat Cortés Leyva
ESCENA 1
Hija en el infierno recordando todo lo que vivió antes de ir allí.
ESCENA 2
Familia tomando desayuno, hija es ignorada por papa, mama la saluda, papas se di
scuten por no querer ir a buscar a su hijo al salid de la escuela, hija se va mo
lesta con sus papas.
ESCENA 3
Hija ya de regreso de la escuela y por la tarde le llama su amiga Lea por teléfono
, para que la acompañe a una fiesta por que su primo Paco llegó de visita una tempor
ada y quiere salir a algún lugar porque no conoce a nadie.
Más tarde pasan a buscarla para ir a una fiesta, allí Emily y Paco se conocen, en la
fiesta se muestra la verdadera personalidad del chavo, a Emily y Lea no les gus
ta el ambiente de vicio y perdición.
ESCENA 4
Al otro día la hija regresa a su casa y sus papas están discutiendo, porque su papa
compro una pistola, su papa la golpea, pasa el tiempo…
ESCENA 5
Lea y su mama Claudia están desayunando, su mama le platica de unas reuniones a la
s que ha estado asistiendo y le han hecho cambiar mucho, la invita a que vaya co
n ella, pero Lea no quiere.
En otro lado de la ciudad…
ESCENA 6
Emily ya es novia de Paco y están en el parque, paco le canta y es muy romántico con
ella.
Su papa esta en su casa enojado y le pregunta a Lupe por su hija, ella le dice q
ue está en el parque con su amiga, el esposo le dice que no le cree, el papa la va
a buscar, la mama intenta hablarle al celular, pero justo en ese momento se le
termina la batería y no puede comunicarse con ella.
Emily sigue en el parque con paco y cuando están a punto de darse un beso, llega e
l papa, paco huye y el papa la golpea y se la lleva de los cabellos a la casa.
ESCENA 7
Al otro día Emily va a casa de Lea, vienen de la escuela y van hacer una tarea, al
entrar a casa de su amiga, observa como la recibe su mama y el gran amor que se
tienen. Mientras Lea va a hablar con su mama, Emily se queda observando retrato
s del padre fallecido de su amiga y recuerda como su padre Esteban la maltrata,
en eso su amiga le toca por el hombro pues está distraída, pero ella dice que no le
pasa nada, van al cuarto a hacer la tarea, pero Lea la sigue notando distraída y l
e insiste hasta que Emily comienza a llorar y contarle todo lo que vive en su ca
sa. En eso entra Claudia la mama de Lea y escucha y también platica con Emi y le c
omparte de Dios, quien lo acepta, le regalan una Biblia y un folleto para que se
lo de a sus padres y ella se pone muy contenta.

ESCENA 8
Ese mismo día en la noche llega a su casa feliz y trata de acercarse a su papa y h
ablar con el, pero la regaña por llegar tarde, ella le iba a compartir de Jesús, per
o el no la deja hablar y la manda a su cuarto castigada, (el papa platicando con
la mama le dice que seguramente andaba con ese vago, la esposa le dice que es m
uy injusto con su hija y que un día va a lamentar como la trata, el papa le respon
de que a los jóvenes hay que tratarlos con mano dura). Emi en su recámara está triste
y le dice a Dios (Jesús tu eres testigo que lo intente, pero creo que es demasiado
difícil, hoy he comprendido que tu y paco son las únicas personas que en verdad me
aman…), muy triste y llorando escribe una carta y la coloca dentro de la Biblia ju
nto con el folleto los guarda en un cajón de su buró (un tanto triste y decepcionada
se duerme).

ESCENA 9
El maltrato y los problemas que siguió viviendo la llevaron a salirse de su casa,
comenzar a faltar a la escuela, ir a discos, tomar, fumar, drogarse y dar un cam
bio radical, el novio se burla de ella y después de todo decide regresar a su casa
y ese día su papa está discutiendo con su mama, el está borracho y la golpea, su herm
anito está jugando en su cuarto, alguien al oir los gritos de la mama corre y toma
la pistola que el papa compro hace tiempo, le dispara, el papa cae al suelo, la
mama voltea a ver y dice ¡¿Cómo pudiste hacer eso?!, Emi entrando en la puerta corre
a ver lo que sucedió, el niño se recarga en la pared en estado de shock y deja caer
la pistola al suelo.
Pasa el tiempo y el papá ya está recuperado…
ESCENA 10
Pasa el tiempo y ella se da cuenta que está embarazada, el papa se entera, la malt
rata y la corre de la casa, ante tal problema no aguanta al recordar tanto sufri
miento que ha vivido y decide suicidarse, minutos más tarde la mama la encuentra m
uerta y llora amargamente.
Pasa el tiempo (VIDEOCLIP) – Papas van al cementerio a despedir a su hija, mama y
hermanito lloran, el papa está endurecido y se mantiene al margen de la situación so
lo observa.
Sigue pasando el tiempo y están recogiendo las cosas del cuarto de Emi, (la canción
sigue todavía), la mama sale con una caja y el papa con pasos lentos y un tanto pe
nsativo entra al cuarto, observa las cosas de ella que están regadas y abre un cajón
y encuentra una Biblia con un folleto encima y al abrir la Biblia se cae una ca
rta, la comienza a leer, la mama entra y el esta llorando, toma el folleto, lo l
ee y abraza a su esposa e hijo, miran hacia el cielo, abraza la Biblia y cierra
sus ojos con emoción.
Pasa el tiempo…
ESCENA 11
Van a desayunar, papa e hijo ayudan a mama a servir el desayuno, ya cuando están d
esayunando, papa va a llevar al hijo a la escuela y se despiden de mama, ella se
queda parada en la puerta acaricia su vientre, lo mira (esta embarazada) y lueg
o voltea hacia el cielo y sonrie.
ESCENA 12
Estando en el infierno Emi dirige su mensaje a los que la escuchan.

FIN

EL PRINCIPAL OBJETIVO DE ESTA HISTORIA ES TRANSMITIR A LAS PAREJAS EL MENSAJE DE


QUE LOS CONFLICTOS QUE PUEDAN EXISTIR EN EL MATRIMONIO AFECTAN A LOS HIJOS Y ES
TOS PUEDEN LLEGAR A COMETER MUCHOS ERRORES, QUE EN ALGUNOS DE LOS CASOS SON IRRE
MEDIABLES.
PERSONAJES DE EMILY
EMILY: Chica soñadora, inocente, cariñosa que ama a su familia, pero que sufre de mu
cha tristeza, baja autoestima y siempre está en busca del verdadero amor.
GUADALUPE (MAMA LUPE): Madre cariñosa con sus hijos pero sufre de grandes conflict
os con su esposo, conciente en especial a su hija, pero no es capaz de frenar lo
s maltratos del padre.
ESTEBAN (PAPA): Agresivo, de carácter muy fuerte, explosivo, nada comprensivo, imp
aciente, solo se interesa en si mismo, es muy violento y no entiende razones, so
lo un golpe muy duro puede cambiar su corazón.
FRANCISCO (PACO): Un chico arrogante, orgulloso de si mismo, conquistador, con m
alas intenciones, frívolo, astuto.
LEA (AMIGA): Buena amiga, atenta, cómplice, una chica sana y de buenos sentimiento
s, pero que no cree en Dios.
CLAUDIA (MAMA DE LEA): Madre cariñosa, gran amiga, mujer de gran fe y corazón.
CHICOS EN LA FIESTA: Acostumbrados a un ambiente de vicio y perdición, su único obje
tivo es divertirse sin importar las consecuencias.

_______________________________________________________________________

el camino de la vida

Drama
PERSONAJES:
Carlitos niño
Carlitos adulto Diablo
madre
Carlitos joven novia esposa
Carlitos viejo
PRIMERA ESCENA: (intervención del niño)
(En el primer escenario, en el suelo se encuentran algunos juguetes de Carlitos.
El niño esta ubicado de espaldas al público, la madre se encuentra en la misma posi
ción dentro del escenario. Al comenzar la música, Carlitos y la mamá se dan la vuelta
mirando al auditorio)
CARLITOS: (el niño juega con los carritos y muñequitos, hablando solo, metido en el
juego) – ñiuuuuu, va Montoya ganando la carrera, shumager se quiere adelantar, se at
raviesa un espectador y Puuuuuuu se lo lleva por delante, va por la caracas se v
oltea en la Boyacá y salta y llega a los Estados Unidos, y se estaciona en la casa
del presidente de Colombia y en ese momento…
MADRE: (la mamá de Carlitos interrumpe el juego con un grito) ¡Carlitos!, ¡Carlitos!
CARLITOS: (Carlitos se asusta por el grito de la mamá y responde bruscamente) - qu
e mamaaa -
MADRE: como así que, que, venga para acá ya.
CARLITOS: señora, para qué me necesita
MADRE: papito ya hizo las tareas
CARLITOS: (el niño responde, pero sabiendo que dice mentiras, lo refleja en la car
a) - sí mama ya las terminé. - (El niño va caminando para adelante, y a la misma vez l
evantando los hombros sin que la mamá se de cuenta) - no, yo no las he terminado -
ahhh y tampoco las voy a terminar. (El niño vuelve a lugar donde esta jugando y c
ontinúa su juego) supermán va volando por encima de España y llega a donde esta Montan
a, - hola supermán- - hola juancho - has visto a la mujer maravilla, es que tengo
una cita con ella y nada que llega- - ¡no! No la he visto pero sí pude ver a flash q
ue estaba de afán y que iba para donde robin - - ahhh bueno chaoo- entonces todos
se vaan y llega…
DIOS: ¡charlito!, ¡Carlitos!
CARLITOS: ¡señora mama me esta llamando!
MADRE: no hijo yo no lo estoy llamando
DIOS: ¡Carlitos!, ¡Carlitos!
CARLITOS: me necesita mamá.
MADRE: ¡que no! (la madre responde bruscamente)
DIOS: Carlitos, soy yo, Dios, te escogí desde que estabas en el vientre de tu madr
e, yo quiero que me sirvas, ¿lo deseas hacer?.
DEMONIO: (el demonio esta de espaldas mientras que trascurre la escena, al termi
nar de hablar Dios él se da la vuelta y le empieza a hablar a Carlitos) no chino n
o le crea en nada de lo que él dice, mire usted hasta ahora es un niño, nooo y si lo
sigue a él tiene que dejar todo lo que a usted más le gusta, la televisión, los jugue
tes y otro poco de cosas, nooo, dígale que no.
CARLITOS: señor, puessss, es que tan sólo soy un niño, si tan sólo me dieras un poco más d
e tiempo, yo quizás te serviría más adelante, ¡dale!
MADRE: (la madre interrumpe la conversación con Dios) ¡Carlitos, vamos pa’ la tienda a
traer lo del almuerzo.

SEGUNDA ESCENA (intervención del joven)


(En el segundo escenario al comenzar la música, entra Carlos y se sienta en una si
lla ubicada allí. Carlos entra con unos audífonos y moviéndose al ritmo de la música)
CARLOS: (el muchacho está en su habitación escuchando música en los audífonos tratando d
e leer un libro, moviendo la cabeza)
MADRE: (la voz de la madre del muchacho lo interrumpe. Con un grito le quita la
concentración) Carlos, hijo, llego su novia, Ximena.
CARLOS: dígale que suba, mamá.
XIMENA: Hoooolaaaa baby, como estás nene. (la novia de Carlos es una niña gomela)
CARLOS: (se quita los audífonos y la saluda de beso) hola cariño como vas.
XIMENA: (la muchacha responde emocionada) bien, pero imaginare que Renata, a que
no adivinas con quien se cuadro, pues con el loco del Fernando, ese degenerado,
y si los vieras dándose un beso al frente de todos los de la cuadra, eso parecía co
mo si se la fuera a comer a picos.
CARLOS: amor, no lo puedo creer, pero bueno eso era de esperarse, el otro le gus
taba Renata, bueno hasta que se decidieron.
XIMENA: gordo vine a recogerte, ¿al fin vamos a salir con los muchachos?
CARLOS: pues, no mami, no tengo muchas ganas de salir, hoy tuve examen y estoy u
n poquito cansado, pero diles que mañana nos vemos, que mañana si salimos, y nos vam
os todos para la disco TK.
XIMENA: hayyy papi, vine a recogerte hasta aquí y ahora me sales con esto. Dale pa
pi no seas tan amargado, vamos gordo, mira que nos vamos a divertir un montón.
CARLOS: pues mami tampoco puedo salir porque ahorita mas tardecito mi papas van
a salir, se van para la iglesia y se demoran, y tampoco puedo dejar la casa sola
. En serio diles que mañana nos vemos.
XIMENA: listo papi entonces nos vemos. Me voy porque tengo un poquito de afán, ya
nos están esperando. Te amo. (Ximena sale de la habitación. Despidiéndose de Carlos co
n un beso y despidiéndose con la mano)
CARLOS: yo también te amo (al igual Carlos se despide con la mano)
DIOS: ¡Carlitos!, ¡Carlitos!
CARLOS: (pensando que es Ximena la que lo llama le responde) me hablasss, mi amo
r. (Ximena no le responde nada, pues ya se encuentra lejos)
DIOS: Carlitos, soy de nuevo yo, Dios, recuerdas que te llamé cuando eras tan sólo u
n niño, tú en esa ocasión me respondiste que esperara a que crecieras un poco, y ya ha
pasado un tiempo prudente para que me respondas, ya te has decidido.
DEMONIO: nooo, ahora menos, usted esta estudiando y eso le quita mucho tiempo, l
uego pierde el año y que. Y su novia, no la va a dejar por ese Dios, además usted es
ta en la etapa más vacana de la vida, en la que disfruta de todo, no la vaya a des
perdiciar con ese loco, dígale que no, que más adelante sí.
CARLOS: pues Dios, no lo había vuelto a pensar, y ahora que me acuerdas, me puse a
analizar y en realidad esta es la etapa más chévere de la vida, y no la puedo dejar
pasar por alto, pues todo esto no se repite de nuevo nunca, quizás si me esperas
un poquito a que salga del colegio y consiga trabajo, en ese momento si estaré lis
to.
MADRE: Carlos baje a cerrar la puerta que ya nos vamos para la iglesia.
CARLOS: bueno ya bajo.

TERCERA ESCENA (intervención del adulto)


(Carlos entra al escenario cogido de la mano con Ximena su novia y en el centro
del escenario comienza a desarrollarse la escena)
CARLOS: amor ya está todo listo para nuestra boda, ya hablé con el padre para cuadra
r la hora, y tamb…
XIMENA: (ella interrumpe cuando esta hablando Carlos y le acuerda) ¡hay amor! ¿ya fu
iste a donde el señor del salón para firmar eso?
CARLOS: ya amor, hoy quedé de pasar por allá para eso, y ¿ya te llevaron el vestido a
la casa?
XIMENA: nooo, si me toca pasar por el ahorita, por eso es que necesito que me re
gales plata para ir y llevarlo a la casa.
CARLOS: y ¿cuanto necesitas?
XIMENA: pues regálame $20.000 pesos, que con eso me alcanza.
CARLOS: (saca la billetera y de ella saca un billete de $20.000 y se lo entrega
a ella) bueno, toma amor yyyy entonces nos vemos más tarde listo. (Se despide de b
eso y en ese momento el teléfono celular timbra y es de la empresa)
XIMENA: (le habla en vos baja) chao mi amor, te amo, nos vemos más tarde listo.
CARLOS: (Carlos de igual forma se despide de ella y continua respondiendo la lla
mada) Si Susana, dígales que hasta la próxima semana nos podemos ver, que esta seman
a ya no alcanzamos… ahhh y que pasó con el paquete que llegaba esta semana, ya averi
guaron por el, haber si ya llegó… entonces le encargo que este pendiente de eso… listo
entonces estamos hablado… si, gracia. Chao.
DIOS: Carlos, te acuerdas de mí, soy Dios, ya saliste de estudiar, ya tienes traba
jo, hasta ya te vas a casar, lo único que quiero es que me des tu corazón, no te pid
o nada más.
CARLOS: pues mira, yo creo que puede que ya sea hora de que verdad te entregue m
i … (en ese momento timbra de nuevo el celular) –haló- … -si con él , con quien hablo- … -s
, si la conozco, es mi novia, por que ¡pasó algo!, qué sucede díganme- … -no, no puede ser
, esto no puede estar pasando, yo sé que ella esta bien, no me digan mentiras, est
o es una broma cierto, por favor díganme- … -pero cómo fue, cómo paso, donde está- … -si si
claro, yo ya voy para allá- (Carlos se arrodilla, con lágrimas en su rostro mira pa
ra el cielo, y le reclama a Dios) Dios ¿Por qué?, porque a mi me tiene que pasar est
o, señor, yo creía que en verdad estabas conmigo, pero con esto compruebo que no es
así, que no es cierto nada de lo que tú me dices, ella era todo para mí, yo por ella d
aría hasta la vida, por que te la llevaste Señor, te quería entregar mi corazón y es de
esta manera como me pagas, ohh Dios ayúdame te lo suplico. (Carlos estalla en llan
to, y Dios habla a su corazón)
DIOS: Carlos, así no lo notes yo estoy con tigo todo el tiempo, te quiero ayudar,
lo único que tienes que hacer es entregar tu corazón en una forma sincera, yo estoy
siempre que lo necesites, yo estoy para extenderte la mano en todo momento, vuel
ve tu corazón a mí y yo te ayudare.
CARLOS: como que quieres ayudarme, si así fuera, no te la hubieras llevado, si en
verdad quisieras extenderme tus brazos de amor, los harías extendido para salvarla
a ella, pero no lo hiciste, como puedo confiar en ti. (Carlos se pone en pie y
se marcha en busca de su novia)

CUARTA ESCENA (intervención del viejo)


(entra Carlos a escena, quejándose, encorvado, con un bastón y se ubica en el centro
del escenario)
CARLOS: (la edad que muestra ya es muy avanzada, las años han hecho que se encorve
, su voz es más trajinada y el pulso ya no es el mismo, lo tiene alterado por caus
a de los años) hayyy Dios, estos años ya me tienen vuelto nada… hay yo quisiera que ya
pasara todo… en realidad ya me siento solo… quisiera que Dios no se hubiera llevado
a Ximena… pero bueno todo ya pasó… pero en verdad ya me siento muy solo… siento que alg
o me falta … como si algo muy mío me lo quitaran … hay en realidad ya me doy cuenta qu
e es hora… si, ya es hora, de que entregue mi corazón a Dios… ya me hice muy viejo, es
tiempo que dialogue con Dios … ¡SEÑOR! Ya llego la hora de entregarte mi corazón.
DIOS: pues bien Carlos, ya te has tomado un tiempo bien largo, como tú dices, ya l
legó la hora de que te arrepientas de todos tus pecados y de que me entregues el c
orazón. ahora haz una oración y arrepiéntete de todos tus pecados.
CARLOS: pues Señor, yo te pido, que con todo lo que hice en estos años, tú seas… (Carlos
en ese momento se le empieza a ir la voz, se coge el corazón demostrando mucho do
lor, se sienta en una silla y empieza a quejarse fuertemente por el dolor, pidie
ndo ayuda, llamando a alguien para que lo socorra, después de este intento fallido
, su corazón no da para más y muere)
___________________________________________________
El ciego

Drama
Personajes:
+ Un ciego
+ Un atleta
+ Un vendedor de hamacas
+ Un Chico Fresa
+ Un vendedor de trapeadores
+ La esposa del ciego
* Aquí puedes agregar o quitar personajes
según tu creatividad....
Primero hay que colocar a los muchachos sentados en el suelo y en forma de "U" (
Esto es opcional, como ustedes crean conveniente)
Luego entra el ciego y se para en medio de todos de manera que esté hacia el frent
e del público, se queda viendo hacia un punto fijo, este punto tiene que verse hac
ia arriba como si estuviera viendo una estrella, un foco o algo que esté en alto.
(El ciego no debe de usar lentes oscuros.)
Despues de unos segundos entra el atleta haciendo sus ademanes, como en un entra
namiento cualquiera, por ejemplo si fuese un boxeador, como que reta al ciego, e
ste NO SE MUEVE POR NADA, NI SE RIE, TAMPOCO LO MIRA, (PORQUE ES UN CIEGO) el at
lta empieza a observar qué esta viendo el ciego, y se queda inmovil a su lado y vi
endo a la misma dirección.
Segundos después entra el vendedor de hamacas, corriendo la misma suerte que el at
leta.
Segundos después entran los siguientes, uno por uno, hasta que todos van quedando
al lado del ciego y viendo hacia la misma dirección.
Al final entrará la esposa del ciego con un bastón, llega se lo da al ciego en la ma
no, ella le agarra la otra mano y se lo lleva...
Segundos después se mueven los otros enojados y se van....
FIN....
Luego lo puedes explicar incluso llevar a los cipotes a un momento de reflexión y
oración....
______________________________________________________-
El Corazon de tita

Drama
Participantes :
Tita
Katty
Sergio
Roke
Mimi
Lulu
Peter
Chepe
Jesús
Nota: Si se desea se puede utilizar un corazón de algún material, pero también funcion
a muy bien simplemente haciendo las mímicas con un corazón invisible.
Tita: (Entra feliz tarareando) La, la, la, la, la, la, la. Que lindo es mi corazón
, es mi vida, que feliz me siente, quiero tanto mi corazón, lo quiero, lo quiero m
uchisimo, Ah!.......
Katy y Sergio susurran entre ellos y se van acercando a Tita.
Sergio:: Que tienes allí Tita.
Tita: Es mi corazón. (Enseña su corazón a sus amigos)
Katy: Nos lo prestas? queremos verlo mas de cerca, si, si, préstanoslo.
Sergio: Si Tita, presta.
Tita: No se, no creo que mejor no, es que lo quiero y no deseo que se arruine. (
Sosteniéndolo con cariño).
Sergio: No Tita, no le va a pasar nada, lo vamos a cuidar como si fuera nuestro,
dámelo.
Tita: Esta bien, pero con mucho cuidado Eh!, que no le pase nada porque sino me
muero. Ten toma. ( entrega el corazón a Sergio)
Katy: Dámelo Sergio yo se lo pedí primero....dámelo yo lo quiero ver. (Queriéndoselo qui
tar a Sergio)
Tita: No, por favor, van a quebrar mi corazón, con cuidado.
Sergio: Ya Katy, ya lo vista bastante, dámelo.
Katy: No déjamelo a mi.
Sergio: Que me lo des.
Katy, Que no.
Sergio: Si.....
Katy: No
Tita: Basta devuélvanme mi corazón, lo van a quebrar, no jueguen con el, por favor K
aty, Sergio, devuélvanmelo, por favor.
Katy y Sergio pelean por el corazón, lo jalonean, se pelean el corazón y lo botan.
Cae el corazón y se hace pedazos.
Tita: (Agachándose con tristeza para recoger los pedazos de su corazón) Oh. No, mire
n lo que han hecho, ahora que voy a hacer, no puedo estar así, quiero mi corazón....
.........
Katy y Sergio observan con temor lo que ocurrió y antes de que Tita les reclame, s
alen corriendo con mucho miedo.
Tita: (Viéndolos correr, queriendo alcanzarlos) No, Katy, Sergio chicos no se vaya
n, regresen, arreglen mi corazón, no se vayan....(entre sollozos)(sigue recogiendo
los pedazos)(se sienta observando los pedazos)
Roke: Tita, hola como esta?...........Oh, veo que muy triste,........ Que es lo
que pasa? Porque lloras?, cuéntame.
Tita: (llorando) Roke, que tristeza, mira, mi corazón esta hecho pedazos, los que
pense que eran mis amigos lo rompieron, se fueron y ahora no se que hacer, quisi
era tenerlo bien otra vez, completito y hermoso como era. Pero nada ni nadie lo
reparara, tal y como estaba.
Roke: (Con tristeza agacha la cabeza) Ah, que tristeza Tita, de verdad lo siento
mucho....(Pausa) (De repente se levanta muy contento) Oh! Tita, creo conocer a
alguien que te puede ayudar, (la levanta) vamos.
Tita: (Limpiándose las lagrimas) Espera Roke, estas seguro.
Roke: Por supuesto, acompáñame te llevare con ellos.
Tita: (Con una gran sonrisa y mucha alegría) De verdad, pues vamos, no quiero espe
rar mas, corre Roke llévame con tus amigos.
Roke y Tita se van.
Roke lleva a Tita con sus amigas Mimi y Lulu.
Roke: Hola Mimi, Hola Lulu.
Mimi y Lulu: Hola Roke, como estas, que gustazo verte otra vez.
Roke: Si teníamos mucho tiempo de no vernos.
Mimi: Oye Roke, quien es la muchacha que viene contigo.
Roke: Ah!, ella es mi amiga Tita, viene conmigo, porque necesita que alguien la
ayude.
Lulu: Que es lo que le paso?
Roke: Pues necesita que le ayuden a reparar su corazón.
Mimi: Eso es muy fácil solo es de darle unos muy buenos consejos, verdad Lulu?
Lulu: Si claro, a ver dame eso, dejémoslo a un lado.
Mimi: Mira Tita, repite conmigo......: Hacer cosas malas (Tita repite todo), Dec
ir malas palabras, No obedecer a tus padres, pelearme con todos.
Tita: Ya, pero si hago eso se reparara mi corazón..
Lulu: Si Tita, pero lleva mucho tiempo.
Tita: Creo que ustedes me están mintiendo, mejor vamos Roke, no creo que ellas me
ayuden, vamos.
Roke: Esta bien Tita, vamos, adiós Mimi, adiós Lulu.
Mimi y Lulu: Adiós Roke, Adiós Tita.
Roke y Tita siguen caminando buscando quien podía reparar el corazón.
Roke: Mira
 Tita allí esta mi amigo Peter y Chepe. Hola Peter, hola Chepe....
Peter: Q iubo cuate, como te va ese?
Chepe: Seguro mano, como estas?
Roke: Pues, a mi muy bien, pero miren ella es Tita, queremos que ustedes le repa
ren su corazón.
Peter: Oh!, pues eso es very fácil, mano. A ver le vamos a hechar un ojazo.
Chepe: Vamos a ver, uy, pues veremos que podemos hacer.
Peter: Hijo mano, no quieres un jaloncito.
Roke: No gracias, mejor Tita.
Tita: No no quiero.
Chepe: Pero, si no lo haces tu corazón no se va a reparar.
Tita: Bueno esta bien. (Fuma junto con Chepe y Peter)(Empieza a toser)
Tita: No Roke, nada de esto me va a funcionar, no veo que mi corazón se arregle, v
amonos, por favor.
Roke: Ok! vamonos.
En el camino....
Tita: Ya no quiero seguir, creo que nadie me podrá ayudar, prefiero quedarme aquí, n
o me lleves con nadie mas.
Roke: Esta bien Tita, pero luego no digas que no te quise ayudar. Adiós.
Tita: (Se sienta, muy triste) Adiós Roke y gracias de todas maneras.
Jesús: Tita, Tita hija mía...
Tita observa a todos lados, se ve bajo los zapatos, se para a ver por la ventana
, etc.. Se vuelve a sentar.
Jesús: Tita, Tita hija mía, aquí estoy mírame.
Tita ve hacia atrás, y Jesús esta parado. Tita se asusta y retrocede unos pasos.
Jesús: Tita, espera, no te haré daño, soy Jesús tu amigo. Ven acércate.
Tita: (se queda parada) No, no te conozco, nunca te he visto (trata de irse)
Jesús: (Estirando su mano, como para alcanzar a Tita) No Tita espera, acaso no me
conoces, soy Jesús,... tu amigo.
Tita: No me acuerdo de ti.... Ah, te he visto en la Tele.
Jesús: No Tita,
Tita: En el Súper...
Jesús: No Tita tampoco me has visto en el súper, yo soy Jesús, tu amigo, tu Salvador y
te quiero ayudar.
Tita entonces se acuerda de su corazón y lo saca, se entristece nuevamente.
Tita: Tu de verdad me puedes ayudar.
Jesús: Yo te puedo ayudar, (estirando su brazo para alcanzar los pedazos)
Tita: No, no quiero que me ayudes, tu también lo vas a quebrar como todos los demás,
mejor me voy (se da la vuelta, para irse)
Jesús: No Tita, realmente te puedo ayudar, te daré un corazón nuevo y limpio, solo tie
nes que entregarme el corazón viejo y sucio. Tienes que confiar en mi. (Lo observa
con amor)
Tita: (se acerca) Tengo miedo, no, no quiero (aferrándose a los pedazos)
Jesús: No Tita, no temas, dámelo, puedo prometerte que no te lastimare.
Tita: Esta bien, toma mi corazón (entrega los pedazos a Jesús)
Jesús: (entrega el nuevo corazón) Mira Tita aquí tienes es tu corazón, más nuevo y bonito
que antes, tómalo.
Tita: (muy feliz lo recibe) Guau!.. Jesús eres lo Maximisisimo, gracias, gracias,
de verdad. No puedo dudar mas de ti, realmente tu si puedes todo. (Muy feliz, ab
raza a Jesús)
Tita: Ahora llenare mi corazón de cosas buenas y nunca mas daré mi corazón a nadie.
Jesús: Si Tita, recuerda: "Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de el
mana la vida"
Tita: (con un gozo incomprensible e inigualable) Si Jesús, lo guardare, y guardare
tu palabra, lo llenare de Biblia, de oración, de alabanza, solo de ti.
________________________________________________________-
el hombre

Drama

Personajes:
Hombre (vestido llamativamente)
La Muerte (Vestido de negro, maquillaje acuerdo al personaje. Lleva en una de su
s manos una camisa blanca y otra negra.)

Monólogo del Hombre: (eufórico)


-¡Hola! ¡Muy buenas noches público presente!
Permítanme presentarme:
Yo soy el hombre, el protagonista de la historia.
¿Qué? ¿No me reconocen? Franz Kafka en su libro La Metamorfosis escribió sobre mí: “¡Yo soy
a cadena que no se puede romper, una muralla que no se puede derribar.” Ése soy yo! ¡L
uchando! ¡Peleando! ¡Cayendo! Pero volviéndose a levantar en pos de la gloria y la con
quista!
Así lo hizo Alejandro Magno con su hueste de valientes cuando desde Macedonia hast
a las orillas del río Indo levantaron un imperio. O cuando Julio César cruzando el R
ubicón lanzó la famosa frase que perdura a través de los tiempos: “Vini, vidi, vicci” que
traducido es: Vine, ví y vencí.
¡Ah! El hombre no sólo se conforma con conquistar imperios sino que se lanza a la av
entura de la conquista del espacio. Desde Julio Verne, el afamado escritor francés
de ciencia-ficción, hasta las sondas que se envían al planeta Marte; sin olvidar de
l momento cumbre cuando Neil Amstrong el primer hombre que pisó la luna dijo desde
nuestro satelite natural a todo el mundo: ¡Gente de todos los pueblos! Hoy es un
pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad.
¡Que frase! ¡Que frase!
Y no nos olvidemos de los grandes literatos y sabios de la historia. Desde Homer
o (no el de los Simpson) hasta Truman Capote. Desde “La Divina Comedia” de Dante has
ta “Un mundo para Julius” de Bryce Echenique. Recordemos a Shakespeare; el gran dram
aturgo inglés. En su obra cumbre: “Hamlet” lanza a los cuatro vientos el pensamiento e
xistencial que siempre ha rondado al hombre desde tiempos inmemorables: “Ser o no
ser... That´s in the question”
¡Ah! Y no nos olvidemos del amor. El amor, el amor...
Sigamos con shakespeare y apasionémonos unos instantes con: “Romeo y Julieta” Porque..
. ¿Qué hombre no tiene su Julieta... aunque sea chata, gorda, chueca, tuerta, bizca?
¡Cuándo hay amor nada importa! .... y si es bizca... ¡Mejor! Si, si! Así lo era Julieta
, el personaje creado por Shakespeare. ¿Acaso desde su ventana no dijo? “Oh Romeo! R
omeo! ¿Dónde estás que no te veo? (pone ojos torcidos, mira al público)
¡Ah! Él hombre! No me quiero olvidar de esas frases célebres que salieron inspiradas d
esde la mente de tantos humanistas y librepensadores. Recordemos a René Descartes,
famoso maestro existencialista. Él fue el padre de la filosofía cartesiana. Viviend
o en Paris, sentado en la Rue Perignon a orillas del Sena exclamó la siguiente fra
se en latín: “Cogito, ergo sum” “pienso, luego existo” ¡Qué frase!
Otra frase célebre fue la de un político que no recuerdo ahora su nombre, ni el luga
r dónde lo expresó y mucho menos las circunstancias. Él dijo: ¡Joven, si tienes entre 19
y 21 años!.... ¡Tienes 20!
O esta no menos realista: “Estamos al borde de un precipicio, pero con la ayuda de
todos ... daremos un paso adelante”
(mientras habla aparece La Muerte) –Silbando la marcha fúnebre
Mira hacia el público, luego mira al Hombre.
La muerte: - ¡Juan José Álvarez Román!
(Mas fuerte) ¡Juan José Álvarez Román!
Hombre. –Si soy yo, hombre pero aguante un momentito me está interrumpiendo. Déjeme te
rminar.
(Mirando al publico) Como les decía: El hombre...
muerte:- ¡Juan José Álvarez Román! ¡Camisa negra! ¡Condenación!
Hombre:- ¿¡Qué cosa?! Déjese de embromar caballero (se ríe) ¿De donde salió usted? No me ha
exaltar! ¡No sea que salga de mí la bestia que todos tenemos!
Además ya le dije que estoy en este auditorio disertando sobre las cualidades del
hombre a través de la historia, sus logros, sus sueños (lo interrumpe la muerte)
Muerte:- ¿¡y usted cree que lo están viendo o escuchando? Usted hace unos minutos tuvo
un infarto. Usted... Está ....Muerto.!
Hombre: ¡Muerto!? (risa) ¡No me haga reír por favor!
Muerte: ¡Vamos! Compruebe usted mismo lo que le estoy diciendo. Vea!
(hombre se acerca un poco a la gente y hace movimientos rotatorios con sus manos
)
(Nerviosismo en el hombre)
Hombre: ¿quién es usted?
(intenta tocar a la muerte, pero reacciona inesperadamente con temor al toque de
sus manos en la muerte)
Muerte: - ¡Juan José Álvarez Román! ¡No me haga perder más de mi valioso tiempo! ¡Tome su c
sa negra!
Hombre:- (mirando la otra camisa que lleva la muerte) - ¿y para quien es la otra c
amisita blanca y tan bonita? ¿No se habrá equivocado? (intenta tomar la otra camisa
que por supuesto es impedido por la muerte)
Muerte: Esta camisa no es para usted (mira la camisa y después hacia el público) ¡Esta
camisa es para los que creyeron!
Hombre:-¿ para los que creyeron?
Muerte: ¡Así es!
Hombre: ¿Para los que creyeron en que?
Muerte:- Para los que creyeron en Jesucristo e hicieron su voluntad.
Hombre:- ¡Ah! Hubiera empezado por allí je! Yo sí creo, desde chiquito. No me he perdi
do ni una procesión cada vez que necesitaba algo, por ejemplo sacar la tinka le pr
endía una velita a San Cayetano. Si era ganar el favor de una chica a San Blas, o
si era por un mejor trabajo a San Pancracio.
Si! ¡Y en octubre mi color es el morado! (muestra que lleva debajo un polo morado)
(Nota: esto es en el caso del Perú, otros países corregirán el guión de acuerdo a sus co
stumbres religiosas)
Muerte:- (casi gritando) ¡y quien le dijo que eso es hacer la voluntad de Dios!?
Hombre:- ¡Déjeme terminar! Siempre he ayudado a los más necesitados. He intentado hace
r el bien a diestra y siniestra yo... (lo interrumpe la muerte)
Muerte:-La voluntad de Dios no tiene que ver con ganarse el cielo con esfuerzos
humanos. Los esfuerzos del hombre por llegar a Dios siempre han sido infructuoso
s ¡y hasta desastrosos! El hombre siempre chocará con una barrera infranqueable
Hombre: ¿Barrera infranqueable?
Muerte: ¡Sí! Se llama pecado, que no es otra cosa que errar el blanco, apartarse del
camino! Y lo paga de todo eso es... la muerte!
Hombre: (ojos al vacío) ¿muerte? ¿Muerte? ¿Muerte?
Muerte:- ¡Si y condenación perpetua!
Hombre: (mirando al publico señalando a personas)
-¿y qué de ellos? ¿Por qué no va a ellos? (desesperación) ¡Déjeme tranquilo!!
Muerte: Ellos también van a pasar por esto. Dependiendo de las decisiones que tome
n en el camino van a recibir; vida eterna en la presencia de Dios (muestra la ca
misa blanca) o condenación y sufrimiento (Muestra la otra camisa)
¡Pero usted ya tuvo oportunidades! Camisa negra Condenación!
Hombre (desesperacion en su expresión)
¡¡¡No!!! Deme una oportunidad por favor, por lo que mas quiera (llora)
Muerte:- ¿Oportunidad? Si oportunidades hubieron y a montones:
3 de febrero de 1974: Su padre en el lecho de muerte le imploró que aceptara como
su Señor y Salvador a Jesucristo. Quería verlo a usted con su vida cambiada por el a
mor de Dios antes de que muriera para partir a la presencia de Dios. Usted, ¡usted
culpó a Dios por la enfermedad de su papá!
13 de septiembre de 1975.
En la universidad su compañero Carlos Estévez, cristiano; le compartió del evangelio c
ientos de veces. ¿Se acuerda como se reía y burlaba de él?
15 de septiembre de 1976
Su abuelita le regaló una Biblia. Ella le dijo que en ella iba a encontrar usted t
odas las respuestas para los interrogantes que pudiera tener. Que en Su Palabra
iba a encontrar la luz ¿Sabe que hizo usted? La dejó empolvar en un sucio baúl.
¿Sigo?
Hombre: (llorando y lamentándose) NOOOO!
Muerte: Camisa negra Condenación!
(se la da entre sus manos)
Hombre: (cae de rodillas con la camisa entre sus manos. Va cayéndose despacio y la
nza un grito desgarrador)
Muerte: (Recoge la camisa negra la estira con esmero yendo hacia el público se par
a ante una que otra persona y desaparece
FIN
_______________

El Jardin

Drama
Requiere 5 personas
1. Adán
2. Dios/ Jesús
3. Satanás
4. soldado/ demonio
5. una persona que hace de árbol

El drama empieza con Adán de rodillas sin vida. Dios está atrás de Adán. Dios sopla el a
liento de la vida indicando esta acción con las dos manos y Adán abre sus ojos y se
pone de pie. Los dos caminan juntos, y Dios le muestra a Adán todas las maravillas
del jardín del Edén. Cuando llegan al árbol, Dios le dice que no puede comer de este ár
bol, pero con los manos indica que todo el resto del jardín puede disfrutar.
Adán anda en el jardín feliz. Satanás entra y también le muestra a Adán todas las cosas de
l jardín. Al llegar al árbol, Satanás le invita a Adán a comer de la fruta del árbol. Adán
e dice que no puede comer de este porque Dios lo prohíbe (indicando con las manos
hacia el cielo). Pero Satanás sigue tentándolo, entonces arranca un fruto y lo come,
disfrutándolo. Después de resistir un rato, Adán comienza a dudar, y trata de que nad
ie lo vea, come también del árbol.
En el instante que Adán muerde la fruta, (1) Adán cae de rodillas y actúa como si tuvi
era dolor y estuviera enjaulado. (2) Satanás grita y empieza a bailar y marchar al
rededor de Adán con sus brazos levantados en victoria. (3) El árbol sale (estas acci
ones ocurren simultáneamente).
Después de un tiempo de celebración para Satanás, el soldado viene y le ayuda a tirar
a Adán al suelo. Lo tiran con fuerza, y toman sus brazos y piernas para crucificar
lo. Cuando está acostado Adán en esta forma, Satanás toma un martillo y el soldado un
clavo y Satanás levanta el martillo para clavar una mano. En este momento viene Di
os (ahora Jesús) y detiene el brazo a Satanás antes de que dé el martillazo. Satanás y e
l soldado se quedan congelados en sus posiciones con el martillo y el clavo. Jesús
le dice a Adán que se levante, y Jesús toma su lugar. Adán se sale. Cuando Jesús está en
posición, Satanás y el soldado continúan clavando (tres veces cada mano y los pies). T
omándole de sus hombros, lo ponen de pie. Después Satanás y el soldado celebran un poc
o más y se salen.
Adán regresa, ve que Jesús ha muerto en su lugar, y se arrodilla ante su Dios y Señor.
Opcional: para no dar la impresión que el hombre debe adorar un Jesús crucificado, d
espués de unos momentos en la cruz, Jesús puede "romper" el poder de la cruz y empez
ar a andar victoriosamente, entonces el hombre lo adora).

______________________________________________________________
Elena se halla confundida

Propósito del programa: Presentar francamente la inconveniencia y el peligro de la


s familiaridades y caricias entre jóvenes no casados.
PLANES PARA EL PROGRAMA
Dispóngase la plataforma de manera que parezca ser la oficina de una preceptora. L
a persona que haga las veces de preceptora debiera ser una mujer adulta, bondado
sa, de apariencia respetable y preferentemente casada.
Encomiéndese el papel de Elena a una señorita formal, que tenga entre 15 y 18 años. El
diálogo debiera estudiarse y practicarse hasta que se desarrolle en forma natural
. De esta manera resultará más efectivo al tratar este eterno y delicado problema de
la gente joven.
ELENA SE HALLABA CONFUNDIDA
(La preceptora aparece sentada frente a su escritorio. Se oye que alguien llama
a la puerta de la oficina y, en respuesta al "¡Adelante!" de la encargada de las s
eñoritas, entra Elena).
Preceptora: Siéntate, Elena. (Elena lo hace con cierta rudeza mientras mantiene el
ceño fruncido y rehúsa mirar a la preceptora). Me han dicho que tú no estás muy interes
ada en permanecer en nuestro colegio. ¿Cuál es tu problema?
Elena: (con resolución). Quiero irme a mi casa. Preceptora. Pero, ¿por qué razón, Elena?
Elena: (encogiéndose de hombros, y jugando con los dedos). Oh, sencillamente porqu
e quiero irme; eso es todo.
Preceptora. Elena, tú no eres adventista desde hace mucho tiempo, ¿verdad? Elena. No
, desde hace poco, relativamente.
Preceptora: Aquí tengo una carta que recibí de tu madre. ¿Te acuerdas todavía del día en q
ue ella y tú fueron bautizadas juntas el verano pasado? Tú sabes también cuánto esfuerzo
le cuesta mantenerte en un colegio adventista, y ahora le escribes diciéndole que
quieres salir de él y volverte a tu casa. Ella se ha sentido muy preocúpada y me ha
escrito pidiéndome que averiguara cuál era la razón de tu pedido, qué era lo que andaba
mal. Pues bien, Elena ¿qué es lo que ocurre?
Elena: (con rebeldía). ¡Odio este viejo colegio y a todos los que asisten a él! ¡No son
más que un montón de hipócritas! Se creen que por ser adventistas son mejores que los
demás . . . ¡pero yo estoy segura de que usted no sabe cómo son en realidad!
Preceptora: Me parece que tú estás un poco excitada, querida. Ahora, dime honestamen
te: ¿todo en este colegio es así como tú dices? ¿Quieres decir que todos los alumnos son
falsos?
Elena: (comienza a sollozar). Bueno . . . tal vez no todos . . . Hay algunos de
ellos que son verdaderos cristianos, y yo trato de ser como ellos. Pero hay otro
s que me tienen confundida.
Preceptora: ¿De qué manera, Elena?
Elena: Bueno, por esto. Se supone que los adventistas no van al cine, ¿verdad? Sin
embargo, después de las vacaciones oí a algunos hablar de las últimas películas que había
n visto. Se supone que las adventistas no se maquillan, pero yo he visto a algun
as de mis compañeras pintadas como artistas de cine. Y a pesar de todo eso, esos m
uchachos y chicas son tan pagados de sí mismos que actúan como si por el mero hecho
de ser adventistas fueran mejores que los demás.
Preceptora: Dime, Elena, cuando fuiste bautizada, o mejor, cuando decidiste toma
r el paso del bautismo, ¿qué fue lo que te impulsó a hacerlo?
Elena: (pensando un momento). Bueno, conocí a Jesús y entonces deseé transformarme, se
r diferente. . .
Preceptora: Ahora dime algo más. Cuando aprendiste a amar a Jesús ¿cambió instantáneamente
tu vida? No me refiero a un cambio en el aspecto externo, como puede ser. el de
dejar de maquillarse, el no lucir joyas, o cosas como éstas. Quiero decir si te c
onvertiste en una persona distinta por dentro.
Elena: Yo sé que he cambiado algo. ¡Antes solía enojarme tanto! En cambio ahora me ave
rgüenzo cuando el mal genio me domina. Es que yo quiero ser de veras como Jesús, per
o algunos de mis malos rasgos no desaparecen. Por ejemplo, yo no soy muy pacient
e; me gusta salirme con la mía . . . Sé que estoy lejos de ser perfecta, pero a lo m
enos no trato de aparentar que soy una santa cuando en realidad no lo soy.
Preceptora: Tú te criaste en una región rural, ¿verdad, Elena? ¿Había
 en tu casa un huerto
de verduras y frutales? (Elena asiente con la cabeza). Y bien, ¿maduraban en él to
das las frutas al mismo tiempo? ¿Podía uno disponer en una misma época de tomates, gua
yabas, naranjas y papas maduros?
Elena: ¡Oh, no! Las guayabas maduraban en la primavera; los tomates mucho más tarde
y las naranjas todavía después.
Preceptora. ¿Y no se te ha ocurrido alguna vez que con los cristianos ocurre lo mi
smo: que todos se encuentran en diversas etapas de crecimiento? Algunos recién com
ienzan a florecer, por lo tanto, no tienen fruto. Otros tienen un fruto pequeño, t
odavía no desarrollado; en cambio, otros poseen una cosecha de maduras virtudes cr
istianas.
Tú esperabas encontrar perfección entre nuestra gente joven, y comprendo perfectamen
te tu chasco. Pero yo te sugiero que busques. Nuevos amigos y amigas entre los jóv
enes a quienes admiras, y que por otra parte no juzgues con demasiado rigor a aq
uellos que son todavía inmaduros. Dios, en su paciencia, les concede tiempo para q
ue se desarrollen. Si al final resultan ser como la higuera que aparentaba lleva
r frutos pero que no los poseía, ellos deberán ser talados del huerto de Dios, como
lo fue la higuera estéril. Es posible que teniendo esta realidad en cuenta el espíri
tu de profecía haya dicho que de cada 20 profesos cristianos, 19 se perderán.
Elena: ¿Cuántos?
Preceptora. Diecinueve de cada veinte, a menos que ocurra un gran cambio.
Elena: ¿Eso incluye a los jóvenes adventistas? ¡Oh, esto es terrible! ¡Yo no lo sabía! Sin
embargo, tal vez usted esté en lo cierto. Yo esperaba encontrar mucha perfección cu
ando vine al colegio. . . ¿Pero usted realmente cree que será así, que 19 de cada 20 p
ersonas que se dicen cristianas se perderán? ¡Vale decir, sólo 5 de cada 100! i Entonc
es se salvarán únicamente en nuestro colegio!
Preceptora: Eso no debe ocurrir necesariamente. Sucederá a menos que ocurra un cam
bio. Y los jóvenes pueden cambiar. Dios desea salvar a todos.
Elena: Srta. Rodríguez, hay otro asunto que me ha venido preocupando y del cual no
quería hablar. Usted sabe . . . es un tema difícil de tratar....
Preceptora: Para eso justamente estamos las preceptoras, Elena.
Elena: Bueno, es acerca de . . . las caricias y besos entre muchachos y chicas,
o "las familiaridades", como alguna gente grande- las llama. Algunas chicas dice
n que no hay nada malo en ellas y otras dicen que son indebidas. Nadie me mencio
nó ese asunto cuando me preparé para el bautismo y tampoco encontré en la Biblia mucho
acerca de ellas. Me parece que eso se debe a que en aquellos días las costumbres
eran muy diferentes de las nuestras.
Preceptora. Déjame preguntarte primero, Elena, qué opinas tú acerca de las caricias y
besos entre amigos de ambos sexos.
Elena: Bueno, yo creía que los novios se acariciaban porque se amaban, pero conozc
o algunos muchachos y chicas que lo hacen sencillamente porque les gusta, y con
cualquiera. Eso no me parece bien. Algunas muchachas dicen que si una no acarici
a al varón con quien sale a pasear, él se disgusta. Yo no creía que los muchachos adve
ntistas fueran así, pero he comenzado a dudar.
Preceptora: Déjame contarte algo que ocurrió en la realidad. Sucedió cuando yo era alu
mna de un colegio. Una de mis mejores amigas era una preciosa muchacha a quien l
lamaremos Anta, aunque ese no es su nombre. Provenía de un hogar cristiano y sus p
adres la habían criado según normas bastante estrictas. Su bella apariencia y su dis
posición alegre no tardaron en atraerle la amistad particular de un hijo de mision
ero. Ella se enamoró del muchacho y además creyó que él también la amaba. Por otra parte, é
era hijo de pastor de modo que no haría ninguna cosa incorrecta. Además ella deseab
a agradarlo.
Cierto día, mientras estaba en mi pieza, oí que alguien llamaba con precipitación a mi
puerta. Al momento entraba Anita, llorando como si su corazón se fuera a romper d
e tristeza. El muchacho le había dicho que ya no estaba más interesado en ella. Anit
a sufrió muchísimo, y debo reconocer que yo estaba indignada por la manera en que ha
bía sido tratada.
Pero poco después, por medio de un compañero de clase, supe la otra mitad de la hist
oria. Aquel amigo especial de Anita le había dicho con bastante franqueza que ya n
o estaba interesado en seguir pensando en ella como en su futura esposa. "Anita
no es el tipo de muchacha con quien yo me quiero casar -había dicho-. Me dejaría hac
er lo que yo quiero con ella. Yo busco como amiga, y después como novia, a una chi
ca de quien esté seguro que no se dejará acariciar por ningún otro y que tampoco lo ac
ariciará: una muchacha a quien pueda respetar".
Elena: ¡Qué perfecto hipócrita! ¡¿Acaso él era un santo?!
Preceptora: Eso es justamente lo que yo pensé. Después de todo, él había tenido su parte
en las familiaridades y sin embargo había condenado a Anita creyéndose merecedor de
algo mejor. Aunque esto no te parezca justo, hay una enorme cantidad de muchach
os que razonan de idéntica manera. Es posible que ellos mismos no sean modelos de
virtud, pero cuando llega el momento de elegir una esposa exigen un modelo de ch
ica. Creo que esto demuestra que el ideal que busca la mayoría de los hombres es u
na señorita que haya reservado cuidadosamente sus demostraciones de cariño sólo para e
llos.
Elena: Bueno, yo pienso que tal vez esa chica que usted menciona había ido demasia
do lejos en materia de caricias. Pero ¿hay algo de malo en . tomarse de la mano .
. . o darse un beso de "Buenas noches"?
Preceptora: Cuando yo era estudiante conocí a una linda chica que asistía al mismo c
olegio. En él había un muchacho que parecía haberse enamorado perdidamente de ella y q
ue buscaba la manera de verla tan seguido como le era posible. El director les p
ermitió tener entrevistas privadas, pero surgió un problema. La atracción mutua que se
ntían los llevó a tomarse de las manos y poco más tarde el muchacho le pidió permiso par
a que le permitiera besarla. Después de eso ella hizo algo sorprendente: "rompió" co
n el muchacho. ¿Había dejado de quererlo? No; y esto es lo que le dijo a su madre: "
Mamá, somos muy jóvenes. Hoy me pide que le permita besarme, pero todavía nos esperan
varios años antes de que nos graduemos y podamos casarnos. Si me pide eso hoy, ¿qué me
pedirá mañana?, ¿cuál será el fin de esas concesiones?"
Sin embargo, el muchacho no se desanimó ni perdió interés en ella. Tanto es así, que aqu
ellos dos estudiantes de entonces son hoy marido y mujer en un hogar feliz. Esto
y segura de que gozan de esa dicha porque esperaron la llegada del momento adecu
ado para mostrarse su cariño mutuo.
Te daré otro ejemplo, Elena. En ese mismo colegio conocí a una chica cristiana que v
ino a mí cierto día con esta pregunta: "¿Crees que las caricias son inconvenientes?" P
or desgracia, en ese entonces yo no sabía de ese asunto lo suficiente, de modo que
le dije que si bien el prodigarse caricias entre amigos por el mero hecho de se
ntir emociones era algo incorrecto, no lo era para dos personas que se amaban re
almente y que planeaban casarse. Pero mi respuesta a su pregunta no fue acertada
. No mucho después oí de varias fuentes que los muchachos hablaban divertidamente de
esa chica, diciendo que con ella era fácil "pasar un buen rato".
Como ves, muchas niñas han arruinado su reputación permitiendo que los jóvenes se toma
ran ciertas familiaridades con ellas, ya fueran con buenas o con malas intencion
es.
Elena: Sí, yo sé que una chica no puede tener buena reputación si se permite familiari
dades con cualquier muchacho.
Preceptora: Para hacerlo más claro, vamos a comparar este asunto con las tarjetas
de cumpleaños. Suponte que el muchacho que dice amarte y que afirma que tú eres la úni
ca muchacha a quien presta atenciones especiales te envía para tu cumpleaños una tar
jeta. Al abrirla, te das cuenta de que está bastante manoseada y que en ella -aunq
ue tachados o borrados en forma parcial están los nombres de varias otras chicas a
quienes esa misma tarjeta fue dedicada anteriormente. ¿Aceptarías el obsequio? ¡Segur
amente, no!
Pues bien, lo mismo ocurre con nosotras. Algún día te encontrarás con alguien que pued
e ser tu perfecto compañero para la vida. Tú no quisieras presentártele como una tarje
ta ajada y manoseada, sino como alguien que se ha conservado exclusivamente para
él, ¿no es verdad?
Elena: Nunca había pensado acerca del problema de esa manera. Pero si un muchacho
y una chica se aman realmente, ¿hay algo de malo en que se permitan ciertas carici
as?
Preceptora. Durante uno de los primeros años en que asistí al colegio, se sentaba en
un banco cercano al mío en el aula un muchacho de hermosa apariencia y agradable
personalidad. Cierto día vino a clase con una actitud que hacía pensar que el mundo
se había desplomado a su alrededor. Cuando le pregunté qué le pasaba, me contestó que de
spués me explicaría.
En el recreo me dijo esto: "Me he metido en un terrible problema. No sé qué hacer. E
stoy en un callejón sin salida. Tú conoces esa amiga con quien he salido a pasear al
gunas veces. Pues bien, ella se ha forjado la idea de que vamos a casarnos. ¡Hasta
está haciendo planes para la boda! ¡Pero mírame a mí! ¡Soy muy joven! Todavía no sé cómo g
e la vida. Además, yo no la amo. Ella me tiene arrinconado y yo no quiero herir su
s sentimientos. ¿Qué puedo hacer?"
Como yo no conocía toda la historia de sus relaciones con la chica, no pude encont
rar una buena solución. "Ya que te has metido en este problema -le dije- lo mejor
que puedes hacer es ir a ver a la preceptora y explicarle tu caso. Me dí cuenta qu
e la necesidad de hacer eso lo aterrorizaba, pero por otra parte no quería aceptar
la idea de atarse en un matrimonio que ni siquiera buscaba. Finalmente, tomamos
la decisión de que yo misma le hablaría a la preceptora por él. Ella averiguó que la mu
chacha, como resultado de las caricias que él le prodigaba, había llegado a la concl
usión de que el joven planeaba casarse con ella. El no deseaba hacerlo, pero por s
u actitud había causado esa impresión. Por último, la preceptora solucionó el problema a
unque hubo lloros, recriminaciones y un difícil momento para los dos jóvenes en cues
tión.
Ya ves, entonces, cómo la gente joven puede llegar a ponerse en situaciones tales
que las lleva a pensar que la única salida honorable es el matrimonio. Y el casami
ento en casos similares es un triste y pobre comienzo.
Elena: ¿Usted cree que se puede hacer algo para mantener apartada a la juventud de
l peligro de las familiaridades indebidas?
Preceptora: Sí, Elena; ya lo creo. Cada iglesia puede tomar la responsabilidad de
hacer algo. En varios lugares, los jóvenes no saben qué hacer durante su tiempo libr
e o no tienen suficientes lugares buenos a los cuales ir. Cuando se los mantiene
activos, pueden aprender a gozar de la mutua compañía, llegan a conocerse mejor y,
debido a que están en grupos, no se ven tentados a las familiaridades indebidas. C
uando un muchacho y una chica están demasiado interesados en la mutua y exclusiva
compañía se encuentran bajo una poderosa tentación. Ambos necesitan participar de buen
as actividades en grupos, que hagan las veces de válvulas de escape.
Consideremos por un momento el caso de los jóvenes que buscan las caricias y los b
esos para obtener emociones. Es incorrecto tomar los privilegios que corresponde
n a la vida matrimonial y jugar con ellos sólo por gusto. El avanzar por este cami
no lleva a los jóvenes a cometer daños irreparables.
Elena: Bueno, Srta. Rodríguez, esta conversación ha cambiado mi punto de vista sobre
el problema: ahora lo veo claramente. ¡Cuánto me gustaría que usted pudiera explicarl
es también a otras muchachas los peligros de las familiaridades indebidas!
¡Ah, me olvidaba decirle! Ya no tengo ganas de irme a casa. Creo que mi deseo se d
ebía a que me hallaba toda confundida. De aquí en adelante sólo me interesaré en ser bue
na yo, y no criticaré a los demás. Por otra parte, lo que es correcto sigue siéndolo a
unque nadie viva de acuerdo con esa norma. (Elena se pone en pie).
Preceptora: ¡Buenas noches, Elena!
(Elena sale de la pieza. La preceptora queda sentada y dice, como meditando): "M
e pregunto qué opinará el pastor sobre este asunto".
C O N C L U S I O N
(Que el pastor de la iglesia presente una conclusión breve y al punto, resumiendo
las principales ideas del programa e invitando a los jóvenes presentes a proponers
e nuevos ideales en este sentido).
_______________________________________
¿estuviste hoy en la presencia del seÑor?

DRAMA
Personajes
Jesús
Un demonio
Una chica llamada Katy
Llega Katy de la universidad, entra a su casa, al lado derecho del escenario est
a Jesús, y al lado izquierdo esta el demonio.
A estos dos personajes Katy no los ve, solo escucha sus voces cuando ellos le ha
blan pero en su interior. Estos personajes estan siempre al lado de Katy. Jesús de
be estar vestido de blanco y el demonio de negro.
KATY: (hablando sola) Oh! Por fin llegue, que mal dia, todo me ha salido mal hoy
, tengo que estudiar para los parciales finales y ya esta bastante tarde… me perdi
la novela de las 9 que fatal!
Katy mira la biblica que esta eb la sala y dice: Oh! La Biblia…. (le sacude el pol
vo)
Jesús le dice: Katy, lee mi palabra, tengo algo nuevo que decirte hoy… he preparado
algo hermoso para ti.
KATY: Uy!!! Si tengo que leer la Biblia, pero lo hare en la cama cuando me prepa
re para dormir…
El demonio le dice con actitud arrogante: Que va Katy!! No leas ese libro… es abur
rido, recuerdalo… mira que ya es tarde y tienes que descansar, son la 9:30 de la n
oche, y tienes que levantarte temprano.
JESUS: Katy… recuerda que tienes que leer mi palabra hija… tengo algo nuevo para ti
hoy.
KATY: La leere en la cama, eso hare
.
Katy se acuesta en la cama, toma la Biblia y empieza a hojearla…. El demonio se ac
erca a ella y con sus manos le empieza a acariciar el cabello para dormirla.
Demonio: Duerme… duerme bella durmiente… dulces sueños… (bosteza el demonio y al mismo t
iempo bosteza Katy y se queda profundamente dormida con la Biblia en las manos).
Jesús la mira con tristeza
Al dia siguiente Katy se levanta bien temprano.. al sonar el despertador. Jesús si
gue en pie mirandola, el demonio se levanta junto con Katy bostezando. El demoni
o la mira y se asusta al verla…
Demonio: Uyyy! Que fea eres cuando te levantas.
Ella se para de la cama y se va al baño.
KATY: Oh Dios !!!! (exclama.) Las 5 de la mañana!... tengo tiempo para todo…
Al mirarse al espejo…
Demonio: Katy, estas gorda y fea mirate nada mas… pareces una choncha…. Eres una flo
ja de primera deberias hacer dieta y ejercicio… crees que asi Pedro se va a fijar
en ti???
Katy: (convencida expresa)... : uy! Si estoy gorda… me veo muy mal, tengo que hace
r algo pronto! … uy! No he leido la Biblia… lo hare ahora.
Demonio: No… que tonterias dices… leer la biblica… con el tiempo que necesitas para ha
cer ejercicio.. la puedes leer después, anda… ve a trotar floja…
Katy: creo que ire a trotar, es temprano, aun podre leer la Biblia cuando venga… t
engo tiempo.
Katy sale a trotar y el demonio sale con ella tambien a trotar…
Jesús le dice al ver que va a salir: hija, espera por favor… tengo un regalo para ti…
espera… oh no! Se ha ido… la esperare….
Demonio: corre floja… corre!!! JAJAJAJA (se burla de ella)
Katy: ya no puedo mas!! Estoy cansada y aun no llego a casa!
Demonio: apurate! Dale…! No seas floja gorda!!
Al llegar a casa, Katy extenuada y respirando muy profundo entra y se sienta rap
ido en la sala muy cansada.
Demonio: mmm.. tienes hambre??? Que rico serian unos huevitos fritos y pan con m
antequilla… chocolatito… mmmmm
Katy: Oh no Dios! Tengo un hambre que me devoraria la nevera… bueno me lo merezco
noo?? Después de esta gran trotada es lo minimo que puedo hacer … se esta haciendo t
arde tambien para la escuela… pero si no voy no pasa nada!
Jesus: Hija amada te he estando esperando toda la mañana para que hablemos tu y yo…
tengo tanto que enseñarte...
Katy tira la toalla que tiene en la mano hacia donde esta Jesús y se para… detrás de e
lla sigue el demonio… se dirigen a la cocina.
Katy: Tento que leer la Biblia… se me habia olvidado… que memoria! Y para saber dond
e la deje… ese es otro dilema… que ricos estos huevos… el panecito… mmm
Demonio: Tienen muy poca sal y grasa… ponles mas para que te de colesterol…. JAJAJA
Katy: Le hace falta margarina … y mas sal (le pone bastante sal)
Demonio: Te das cuenta Katy… JAJAJA no te sirvio de nada la corrida… estas en la oll
a JAJAJA engordaras!! JAJAJA
Suena el telefono (ring! Ring!)
Katy: hola??? Pedro??? Si claro que estoy bien y tu como estas?? Esta noche??? C
laro que si puedo… claro!!! A las 8 p.m. estare lista…. Bye!
Demonio: aja… con que Pedro no???
Katy grita: Por fin Dios mio !!!! Por fin Pedro me invito a salir… que me pondre??
Demonio: Cual Dios? Si yo fui el que te hice el arreglo..
Jesús: Katy.. tenemos que hablar tu y yo antes de que salgas con Pedro hija… le mi B
iblia por favor..
Katy: Uyyy! Dios mio!!! Perdon!!!
Mientras termina de desayunar mira el reloj…
Katy: Ohhh! Son las 10 de la mañana.. la novela se esta pasando. (dice el nombre d
e la novela de moda de la ciudad) y prende el televisor.
El demonio debe hacer el papel de televisor… se pone en frente de Katy y habla del
lado derecho como una mujer… luego cambia al lado izquierdo y habla como un hombr
e…. Haciendo la representación de la novela de moda.
Katy lo mira y suspira viendo su novela favorita. Después de apagar el televisor….
Jesús : Katy.... hija mia… hablemos…. Toma la Biblia que quiero hablarte.
Katy… uyyy! La Biblia… donde fue que la deje? (comienza a buscarla)
Demonio: JAJA la escondere! ...... (y la esconde).
Katy: estoy segura que la puse en algun lado…
Después de tanto buscarla y no encontrarla… se recuesta un rato… y se va al salon de b
elleza a arreglarse….
Katy: Tengo que ir al salon de belleza… no puedo dejar que Pedro me vea asi como e
stoy….
Sale y entra con el demonio (Jesús nunca sale del escenario)
Entra al salon y el demonio hace el papel de un estilista amanerado.
Katy: hola Samy como estas? Vengo a que me dejes linda! Tengo una cita con mi am
orzote!
Demonio: (aquí si habla con ella..) Si claro Katy!... te dejare linda! Linda linda
linda!! (como hablan los amanerados)
Katy sale del salon de belleza, llega a su casa y al mirarse al espejo dice: WOW
W! Valio la pena… soy otra definitivamente!
Demonio: eso crees tu…!!! JAJAJA
Katy: es hora de arreglarme ya!!! Que me pongo? Que me pongo? … (Revisando el guar
darropa)
Jesus: Katy.. no has abierto mi palabra… tampoco has hablado conmigo.. quiero enseña
rte cosas muy lindas… hija.. .lee mi palabra.
Demonio: JAJAJA esta ocupada!
Katy se pone una falda larga y se mira al espejo…
Demonio: No seas tonta!!! Le dice gritando… con eso no levantaras ni el polvo!!! Súb
ete la falda nena.
Katy: creo que esta falda esta anticuada.. Mejor una mas corta
El demonio se rie: JAJAJA
Katy: Bueno.. esta mini si me queda bien y este escote es perfecto! uuuy… el perfu
me se me estaba olvidando!!
El demonio debe salir del escenario. Suena el timbre y Katy abre la puerta… el dem
onio entra haciendo el papel de Pedro.
Demonio: KAty… estas preciosa!!
Katy: gracias Pedro! … y salen
Al regresar a casa… Katy entra soñando y diciendo: estoy enamorada! Pedro es divino….
El demonio entra con ella.
Demonio: JAJA estas mujeres se como tratarlas…. En especial estas cristianas.. JAJ
AJA uno les da lo merecido.
Jesus: Katy, hija, quiero hablarte estoy esperándote…
Katy: Tengo que buscar mi Biblia, quiero que Dios me hable… hoy…
Katy empieza a buscar la Biblia no la encuentra… luego de un rato la encuentra tir
ada en la tina del baño... trata de secarla con el secador de cabello
Katy: Oh no! Dios mió! La Biblia esta mojada… como pude dejarla aquí..... y ahora que
leo......
Demonio: Te tengo una revista mejor de farándula JAJAJAJA
Katy: Dios mió y ahora.....
Se va a su cuarto a orar ..... el demonio se le pone detrás y le empieza a cantar
duérmete mi niña, duérmete ya.....
Katy : Tengo tanto sueño... Señor te prometo que mañana que tengo que tiempo después que
venga de la universidad paso a la librería cristiana .. la que esta al lado de la
pizzería y compro una Biblia para poder leer tu palabra, te lo prometo (lo dice b
ostezando)
Demonio: dulces sueños... princesa... Katy queda profundamente dormida
Jesús se dirige al publico: ESTUVISTE TU HOY EN LA PRESENCIA DEL SEÑOR????.....
_______________________________________
Joven y amigo

Objetivo del programa: Enfatizar la necesidad de tener, como cristianos, relacio


nes significativas los unos con los otros; y hablar acerca de las dinámicas necesa
rias para el establecimiento y mantenimiento de las amistades.
Planes para el programa: Los cuatro jóvenes que leerán los respectivos personajes de
la narración titulada: "Encuentro de David con el peligro", deben ensayar antes p
ara ser capaces de leer con expresión. Hay que tener listos suficientes papeles y
lápices para que los asistentes tomen nota de las características de la amistad de D
avid y Jonatán, a medida que se va desarrollando la narración. Téngase también a mano un
pizarrón. No olvide preparar partes especiales sobre el tema.
Textos bíblicos: Éxodo 33:7-11; Proverbios 17:1 18:24; Juan 15:13; 1 Samuel 12.
Introducción
Aunque eventualmente, todos necesitamos tener amigos, nos resulta a veces difícil
construir una amistad significativa en el mundo ocupado de hoy hay poco tiempo p
ara compartir nuestras esperanzas y dolores con otros. Sin embargo
Todavía, y a pesar de eso, persiste la necesidad intimidad en varios niveles.
Aunque algunos individuos opten por una vida solitaria, los seres humanos fueron
creados para ser criaturas sociales. Como Jerry y Mary White escribieron en su
libro Frends and Frienship (Amigos y amistad), "nadie puede tener una existencia
significativa sin amor y amistad”. El amor y la amistad son la sustancia de nuest
ra vida emocional.
Aunque la Biblia es principalmente una revelación de la revelación de Dios con sus h
ijos, contiene también importantes enseñanzas sobre las relaciones entre los seres h
umanos. Tal vez no haya ejemplo más claro de amistad que la historia de David y Jo
natán. Una mirada más cuidadosa a esa relación nos ayudara a descubrir algunos de los
secretos de una amistad verdadera y duradera.
Encuentro de David con el peligro
Los cuatro jóvenes que se prepararon para leer las diversas partes pasarán en este m
omento al frente y leerán el texto correspondiente a cada uno, tratando de dar la
inflexión apropiada, para dar un tono real a la escena. El diálogo fue escrito a par
tir del capítulo 20 de 1 Samuel. Pídale a la audiencia que vaya anotando las caracte
rísticas especificas de amistad de David y Jonatán a medida que se desarrolla el diálo
go).
Narrador: Hay pocas cosas en la vida que amanecen más a algunos individuos que la
pérdida del poder. Y eso era lo que el rey Saúl estaba enfrentando. En su esfuerzo p
or retener el trono de Israel, decidió acabar con la vida de David, el hijo de Isaí,
que era su potencial sucesor. La Biblia relata un intento de Saúl para matarlo. I
rónicamente, el mismo hijo de Saúl, Jonatán, es quien ayudó a David a evitar su muerte p
rematura. La historia de esa increíble amistad se encuentra en 1 Samuel 20, donde
vemos a David buscando desesperadamente una respuesta de su amigo de confianza,
Jonatán.
David: (Implorando) ¿Qué hice yo? ¿Cuál es mi ofensa? ¿Qué piensa tu padre que hice equivoc
damente, para tratar de matarme?
Jonatán: ¡Por Dios! No hay la idea de matarte. Sé que mi padre no hará nada sin decírmelo.
¿Por qué escondería mi padre una cosa así de mí? ¡No puedo creerlo!
David: Estoy pronto para jurarte que es así, tu padre dijo para sí mismo: "Jonatán no
debe saberlo, porque si lo sabe quedará resentido", ya que él sabe que tú me tienes en
gran consideración. Así como vive el Señor, y tú vives, hay apenas un paso entre mí y la
muerte.
Jonatán: ¿Qué deseas que haga?
David: (Pensativamente) Mañana es luna nueva, y deberé cenar con el rey. Déjame ir y e
sconderme en el campo hasta la tercera noche. Si tu padre nota mi falta, entonce
s dile: "David me pidió que lo dejara ir a hacer una visita rápida a su hogar en Belén
, pues es el sacrificio anual de toda su familia". Si el dice: "Está bien", será una
buena señal para mí; pero si el se indigna, sabrás que decidió hacerme mal. (Seriamente
). Querido Jonatán, usa de misericordia conmigo; pues tú y yo hicimos una solemne al
ianza ante el Señor. Mátame si tengo culpa. ¿Por qué me dejarás caer en las manos de tu pa
dre?
Jonatán: (Atónito) ¡Por Dios! Si descubro que mi padre planea tu mal, te avisaré.
David: ¿Cómo me lo harás saber?
Jonatán: (Pausa) Ven conmigo al campo.
Narrador: De esa forma fueron juntos al campo y Jonatán le dijo a David:
Jonatán: (Intensamente) Te prometo a ti, David, delante del Señor Dios de Israel, qu
e mañana a esta misma hora sondearé a mi padre por tercera vez y, si veo que él tiene
buena disposición para contigo, haré que lo sepas. Si mi padre se vuelve desconfiado
, que el Señor haga conmigo el mismo mal y más si yo no te lo hiciera saber y no te
pusiera a resguardo. ¡El Señor será contigo como ha sido con mi padre! Te prometo que
mientras yo viva tendrás mi amistad fiel, como el Señor requiere; y si yo muero, tu
continuarás siendo leal a mi familia para siempre. Cuando el Señor elimine de la tie
rra a todos los enemigos de David, que el Señor te llame a prestar cuentas si tú y t
u casa dejaren de ser mis amigos.
Narrador: Jonatán renovó su promesa a David por causa de su amor por él, pues lo amaba
como a sí mismo. Entonces le dijo:
Jonatán: Mañana es luna nueva, y se darán cuenta de tu ausencia cuando vean tu lugar v
acío. Por lo tanto, vete al caer la noche, por tercera vez, al mismo lugar donde t
e escondiste en la tarde de la fiesta, y queda allí escondido. Cuando yo vaya, lan
zaré tres flechas en aquella dirección, como si estuviera intentando acertar un blan
co. Mandaré a mi ayudante que vaya a buscar las flechas. Si yo le digo: "Mira, las
flechas están de este lado, júntalas", entonces podrás salir del escondite. Estarás seg
uro, te lo prometo. Pero si yo le digo: "Mira, las flechas están del otro lado, más
adelante", entonces el Señor te habrá dicho que debes partir. El Señor quede entre mí y
tí para siempre.
Narrador: Así que David se escondió en los campos. Llegó la luna nueva, la cena estaba
preparada, y el rey se sentó para cenar. Saúl se sentó en su lugar de costumbre junto
a la pared. Y Abner se sentó a su lado; Jonatán también estaba presente, (hacer una p
equeña pausa), pero el lugar de David estaba vacío. Aquel día Saúl no dijo nada, pues pe
nsó que David estaba ausente por algún motivo, tal vez por estar ritualmente impuro.
Pero al segundo día, el día siguiente a la luna nueva, el lugar de David todavía esta
ba vacío, y Saúl le dijo a su hijo Jonatán: "¿Por qué el hijo de Isaí no vino a la fiesta,
i ayer ni hoy?"
Jonatán: David me pidió permiso para ir a Belén. Dijo:
Nuestra familia está sacrificando en la ciudad y mi hermano me pidió que estuviera a
llí. Ahora, si hallé gracia delante de ti, déjame ir a ver a mis hermanos". Por eso no
vino a cenar con el rey.
Saúl: (Airado) ¡Hijo de madre perversa y rebelde! Te hiciste amigo-del hijo de Isaí sólo
para traer vergüenza a ti mismo y deshonra a tu madre, pero yo lo voy a arreglar.
Mientras el hijo de Isaí viva, ni tú ni tu corona estarán seguras. Manda que lo busqu
en, merece morir.
Jonatán: (Resentido) ¡El merece morir! ¿Por qué? ¿Qué hizo?
Narrador: Entonces Saúl tomó su lanza e intentó matarlo; y el supo que su padre quería l
a muerte de David. Jonatán dejó la mesa violentamente y no comió nada ese segundo día de
las fiestas; pues estaba indignado por causa de David, pues su padre lo había hum
illado. A la mañana siguiente, Jonatán salió al campo para encontrar a David en la hor
a combinada, llevando un ayudante con él. Le dijo al muchacho:
Jonatán: Corre a buscar las flechas; voy a tirarlas.
Narrador: El muchachito corrió, y él tiró las flechas por sobre su cabeza. Cuando el m
uchacho llegó al lugar donde las flechas habían caído, Jonatán gritó:
Jonatán: ¡Mira, las flechas están más allá. Rápido! ¡No hay tiempo que perder! ¡Apresúrate!
Narrador: El muchachito juntó las flechas y se las llevó a su maestro; pero sólo Jonatán
y David sabían lo que significaba; el muchacho no entendió nada. Jonatán entregó sus ar
mas al ayudante y lo mandó que las llevara de vuelta a la ciudad. Cuando el muchac
ho se fue, David salió de su escondite y se inclinó humildemente tres veces. Se besa
ron y lloraron juntos, y el dolor de David era todavía mayor que el de Jonatán. Jona
tán le dijo a David:
Jonatán: ¡Vete y ponte a salvo! Porque juramos ambos en el nombre del Señor, que es el
testigo para siempre entre mí y tí, y entre tus descendientes y mis descendientes.
Narrador: David se fue y Jonatán volvió a la ciudad. Sus caminos se separaron en ese
momento, pero estaban unidos para siempre por la amistad.
Actividad de interacción
Pida que los oyentes mencionen algunos atributos de la amistad que anotaron dura
nte la narración. Escriba esas cualidades en una columna del pizarrón con el título At
ributos. Luego, pida que los miembros mencionen algunas palabras que describan l
as características opuestas a la primera columna. Escriba estas palabras en una co
lumna denominada Obstáculos (obstáculos a la amistad). Finalmente pida que la audien
cia mencione otras características a ambas columnas, basadas en su observación perso
nal la amistad, otros factores que pueden no estar aparentemente en esta narración
en particular. Las columnas pueden e más o menos así:
Atributos Obstáculos
Lealtad Deslealtad
Transparencia Disfraz
Devoción Apatía
Prontitud en defender Pasividad
Intimidad Distancia y resero
Fidelidad No es de confían;
Altruismo Egoísmo
Prontitud en escuchar Desinterés
Afirmación Desprecio
Observaciones personales
Prontitud en reprender (cuando es apropiado) Celoso, no envidioso en la amistad.
(Concluya la actividad sugiriendo que la primera columna, más los atributos mencio
nados en las observaciones personales, contiene cualidades que deben ser cultiva
das mientras que la segunda columna contiene características que deben ser erradic
adas).
Puntos para discutir en grupo:
1. Dicen que los hombres tienen más dificultades que las mujeres para compartir in
timidades unos con los otros en el campo de la amistad. ¿Concuerda o no con esto?
Si concuerda, ¿cuál cree usted que es la razón o razones para esa dificultad?
2. ¿Cuál es la razón o razones, por la que algunos individuos parecen hacer amigos con
más facilidad que otros?
3. ¿Puede un cristiano terminar una amistad? Si la respuesta es afirmativa, mencio
ne algunas circunstancias que pueden llevarlo a eso.
4. ¿Concuerda usted con la idea de que los amigos más íntimos del cristiano deberían ser
sus compañeros de creencias ¿Por qué sí o por qué no?
_______________________________________
La Cita

OBJETIVO DEL PROGRAMA


Animar a los adolescentes y jóvenes solteros a practicar los sabios consejos bíblico
s relacionados con la elección de amistades, amistades especiales y noviazgos.
HIMNO DE APERTURA
Himnario Adventista #434, "Guíame, ¡Oh Salvador!
LECTURA BÍBLICA:
2 Corintios 6: 14- 18
ORACIÓN
HIMNO DE CLAUSURA
Himnario Adventista #433, "Contigo quiero andar".
LA ESCENA
Una adolescente confronta a su amiga acerca de su elección de amigos especiales.
PERSONAJES
LAURA, CARLA
La Elección de Compañeros:
Los jóvenes cristianos deberían tener gran cuidado en la formación de amistades y en l
a elección de compañeros. Tened cuidado, no sea que lo que ahora creéis que es oro pur
o, se convierta en vil metal. Las relaciones mundanas tienden a poner obstáculos e
n el camino de vuestro servicio a Dios, y muchas almas se arruinan por causa de
uniones desdichadas, ya sean comerciales o matrimoniales, con aquellos a quienes
nunca podrán elevar ni ennoblecer. Los hijos de Dios no se deberían aventurar jamás e
n terreno prohibido. El matrimonio entre creyentes e incrédulos está prohibido por D
ios. Pero con demasiada frecuencia el corazón no convertido sigue sus propios dese
os, y se realizan matrimonios no sancionados por Dios (Mensajes para los Jóvenes,
pág. 434).
(En una cafetería escolar. Laura se acerca a Carla que esta sentada, comiéndose un sán
dwich o emparedado).
Laura: Oh, ahí estas. ¡Como te he estado buscando!
Carla: ¿Qué ha sucedido? ¿He faltado en algo?
Laura: No, solamente estaba preocupándome acerca de lo que te pudo haber sucedido
ayer.
Carla: ¿Ayer?
Laura: Iglesia.... ¿Recuerdas? ¿El servicio del sábado por la mañana? ¿Tu y yo sentadas en
el tercer banco de atrás a la izquierda?
Carla: Yo estaba .... afuera.
Laura: Otra vez.
Carla: ¿Qué? ¿otra vez?
Laura: Eso hace tres sábados corridos.
Carla: Dime, ¿la iglesia te puso a ti a cargo de los registros de asistencia?
Laura: ¿Por qué no lo aceptas? Tu estabas con Roberto ayer. Y la razón por la cual no
estabas en la iglesia la semana pasada es porque estuviste hasta tarde con Rober
to la noche anterior. Y la semana pasada que tu...
Carla: (Interrumpiendo). Esta bien ... Así que, ¿cuál es tu punto? Tú pareces haber esta
do hablando a mi mama. Roberto es solo un amigo.
Laura: ¿Sólo un amigo? Yo te conozco a ti mejor que eso. Yo espero que te des cuenta
en lo que te estas metiendo.
Carla: Laura, escúchame... no hay nada para preocuparse. El es un buen joven y muy
divertido.
Laura: Pero te das cuenta que el no es un cristiano.
Carla: Pero él sabe que yo lo soy. No hay nada para preocuparse, Laura. Confía en mi
.
Laura: (Con mucha precaución). Carla...
Carla: (A la defensiva). Solamente me gusta estar con el, eso es todo. El es muy
diferente a los jóvenes de la iglesia. No es tan posesivo y aburrido y él no está inv
irtiendo de su tiempo adivinando si lo que está haciendo le es permitido disfrutar
o no. Y diferente a algunos cristianos que conocemos muy bien, él es un perfecto
caballero.
Laura: ¿Así qué?
Carla: Así que... Me gusta. Pero seré muy cuidadosa. Tu solamente observa y verás. Seré
muy cuidadosa.
(Se congelan ambas).
A continuación se presentan unas preguntas para que los asistentes al programa par
ticipen en la discusión cuyo objetivo es extraer las lecciones que se derivan del
libreto presentado.
1. ¿Deben los cristianos tener citas con no cristianos? Si es así, ¿bajo qué condiciones
? Si no, ¿por qué no? ¿Cuáles son los peligros de llegar a envolverse íntimamente con algu
ien que no es cristiano? ¿Cuáles son las ventajas?
2. Lea en voz alta 1 Corintios 6: 14-18. ¿Qué dice la Biblia acerca de los cristiano
s que se envuelven íntimamente con alguien que no es cristiano?
3. ¿Qué acerca del comentario de Carla en relación con sus citas Cristianas de
Ser aburridas y posesivas y aun " sin gentileza y caballerosidad "para con las m
uchachas? ¿Es esto cierto? Y ¿qué hay de ustedes muchachos? ¿Qué piensan ustedes de las mu
chachas cristianas con las que ustedes suelen salir? ¿Cuáles son las soluciones a es
ta situación de preferir salir con las muchachas no cristianas, a las cristianas d
e tu iglesia?
Pedid Consejo:
Si gozáis de la bendición de tener padres temerosos de Dios, consultadlos. Comunicad
les vuestras esperanzas e intenciones, aprended las lecciones que la vida les en
señó y os ahorraréis no pocas penas. Sobretodo, haced de Cristo vuestro consejero. Est
udiad su Palabra con oración.
Contando con semejante dirección, acepte la joven como compañero de la vida tan sólo a
un hombre que posea rasgos de carácteres puros y viriles, que sea diligente y reb
ose de aspiraciones, que sea honrado, ame a Dios y le tema. Busque el joven como
compañera que esté siempre a su lado a quien sea capaz de asumir su parte de las re
sponsabilidades de la vida, y cuya influencia le ennoblezca, le comunique mayor
refinamiento y le haga feliz en su amor.
Conclusiones finales por el director
Yo quiero advertirle su peligro antes que sea demasiado tarde. Usted escucha pal
abras dulces y agradables, y se siente inducida a creer que todo andará bien; pero
no lee los emotivos que inspiran esas hermosas frases. Usted no puede ver las p
rofundidades de la perversidad oculta en el corazón. Usted no puede mirar detrás de
las escenas, y discernir las trampas que Satanás está tendiendo para su alma. El qui
siera inducirla a seguir una conducta que la haga fácilmente accesible, para dispa
rar las saetas de la tentación contra usted. No le conceda la menor ventaja.
Mientras Dios obra sobre la mente de sus siervos, Satanás obra por medio de los hi
jos de la desobediencia. No hay concordia entre Cristo y Belial. Los dos no pued
en armonizar. Unirse con un incrédulo es ponerse en el terreno de Satanás. Usted agr
avia al Espíritu de Dios y pierde el derecho a su protección.
¿Puede usted incurrir en tales desventajas mientras pelea la batalla por la vida e
terna?
_______________________________________
la hija que se habia perdido

Drama

PRIMER ACTO
Padre: He ordenado todo hijas, tenemos sobre ruedas, en el aspecto financiero na
da nos va ocurrir, hemos superado todos los obstáculos.
Rut: Papi mañana mismo nos iremos a depositar la cantidad que te dije, nuestra emp
resa es una de las más fuertes en el medio.
Padre: (Abrazándolos) Gracias a Dios hijas (mirando a su hija menor). Gemma, Hija,
te veo muy preocupada, ¿Es que no te sientes bien?.
Gemma: (Tomando silencio) Papá deseo hablar contigo, algo muy personal y como es p
ersonal creo que Rut sobra.
Rut: Bien los dejo no quiero estorbar.
Padre: (sentándose, trata de calmar los ánimos) ¿Gemma que tienes que decirme?.
Gemma: No sé si te habrás dado cuenta, yo no me siento feliz acá papa, y aunque no lo
creas, sí me afecta no tener a mamá a lado; desde que ella murió nada ha vuelto a ser
igual, sé que te amo padre y que tú también me amas pero eso no llena mi vida. Padre q
uiero irme de la casa, quiero mi libertad, sé que esto te parecerá absurdo, pero cre
o que para mí será lo mejor, además con mi hermana Rut peleo a cada rato y tú a mí me sobr
eproteges una canción, me esclavizas, me tratas como una niñita y no te das cuenta q
ue soy una mujer, así que papá lo siento y me voy.
Padre: (pensativo) Hija no sé que te esta pasando, no lo comprendo, que es una mal
a idea, no sé porque te vas de casa, aquí lo tienes todo, siempre tuviste todo.
Gemma: (Interrumpiendo) No todo papa.
Padre: Esta bien hijita, esta bien; sé que el cariño que te tengo ha hecho que me co
mporte como un padre protector, quiero que recapacites hija, yo te amo y siento
(intenta abrazarla, Gemma interrumpe diciendo).
Gemma: Quiero que me des lo que me pertenece, dame mi herencia, te mostrare que
yo también sé hacer dinero, no quiero mas tus consejos, padre déjame ir (papa mira tri
stemente a su hija y le dice).
Padre: Esta bien hijita, ahora mismo te firmare este cheque, aquí esta todo lo que
te pertenece, y no te preguntare en que lo invertirás, puedes hacer lo que quiera
s con el dinero, una cosa más, aquí en casa siempre te estaré esperando.
Gemma: (Toma el cheque, lo mira y se sorprende, y se va sin despedirse, papa se
queda solo y apenado).
ESCENA DOS
Gemma se fue a la capital y se junto con amigas de mala fama.
Rosa: Muy bien Gemma, lo hiciste bien, tienes que hacer sufrir a estos sinvergüenz
as.
Gemma: Rosa tengo un problema y quiero compartirlo, cuando salí de casa le dije a
mi papa que yo también sabia hacer dinero ¿Por si acaso no conoces un lugar que pued
a trabajar y ganar dinero?.
Rosa: (riendo a carcajadas) Trabajar ja, ja... tú trabajar me das risa, yo te voy
a enseñar dinero fácil, muy fácil. (señalando con el dedo) ¿ves aquel lugar?.
Gemma: Si.
Rosa: Es un casino y también tragamonedas, la gente muy a menudo viene por aquí, inv
ierte un poco de dinero y sale millonaria. Gemma con mucha suerte ganaras dinero
mas de lo que padre ganaría en veinte años ¿tú tienes un capital? (Gemma dice si). Ento
nces ven conmigo.
(Gemma en un solo día perdió todo lo que tenia, entonces vago por las calles, hasta
que una persona tuvo misericordia y le dio un trabajo).
TERCER ACTO
Gemma vestida de basurera empieza a trabajar.
Don Raúl: Gemma toma las escobas y barre todas las calles que aquí te he señalado, haz
lo bien por favor. Ah... recuerda la paga es quincenal.
Gemma: Don Raúl pero no tengo nada.
Don Raúl: Mira niña, lo que estoy haciendo por ti, yo no te puedo tener en mi casa,
sé que hago algo pero no hago mucho (tomando sus bolsillos saca dinero), para tu a
lmuerzo de hoy, mañana veré si te doy algo mas pero no te lo aseguro. Lo siento Gemm
a.
Gemma: (se pone a barrer y llora, y llora de hambre, no había comido en dos días y d
ice) Cuantos trabajadores en la casa de mi padre tienen que comer y yo soy su hi
ja y aquí perezco de hambre. Ya sé, me levantare e iré a la casa de mi padre, y le diré
a mi padre he pecado contra el cielo y contra ti, ya no soy digna de ser llamada
tu hija, hazme como trabajadora de tu empresa.
CUARTO ACTO
(Gemma regresa a su casa con el uniforme de barredora y cuando su padre la ve, f
ue movido a misericordia).
padre: Hija mía (conmovido) Gemma hija de mi corazón, al fin te veo.
Gemma: Padre he pecado contra el cielo y contra ti, ya no soy digna de ser llama
da tu hija, hazme como una trabajadora de tu empresa.
Padre: (le corta, la calla) Amelia, Rocío (gritando a sus sirvientas) venid saquen
el mejor vestido, y vestidle; pongan un anillo en su mano y un calzado en sus p
ies. Vayan a la carnicería y compren un toro entero, comamos y hagamos fiesta, por
que esta mi hija muerta era y ha revivido, se había perdido y ha sido hallada.
_______________________________________
Mas Bendito es dar que recibir

MAS BENDITO ES DAR QUE RECIBIR


Idea original: Lourdes Curubo
Escrito por Leslie Hernández
PERSONAJES:
Familia Clase Alta—Familia Rigacci (madre, padre, hija, sirvienta)
Familia Clase Media—Familia Colindres (madre, padre, 2 hijos, hija)
Familia Clase Menor—Familia Lopez (madre, padre, bebe, bebe en camino, 3 o 4 hijos
mas)
Asaltantes
Narrador—Rafael Morales
Se necesitan 3 escenarios.
Comedor lujoso para la familia Rigacci
Sala mediana para familia Colindres
Un cuarto oscuro sin muebles para la Familia Colindres
Cada personaje es responsable de traer sus propios articulos para el drama.
PRIMERA ESCENA
Josué: Papá, he estado pensando en lo que tú nos estabas diciendo acerca de la razón p
or la Navidad... y llegué a la decisión de que todos debemos regalarle a alguien en
necesidad, en lugar de regalarnos a nosotros mismos como hacemos siempre...
Padre: (Colocando sobre la mesa el libro que estaba leyendo): Me parece muy bu
ena idea. ¿Qué han pensado tus hermanos?
Pablo: Yo también estoy dispuesto a dar a alguien....
Josué: Lo que todavía no he pensado a quién le vamos a regalar... (se queda pensand
o)
Padre: Estoy seguro que puedes pensar en alguien sin esforzarte mucho...
Pablo: ¿Te acuerdas de la familia López? Ellos tienen muchos hijos y no tienen mu
cho dinero para darles un regalo a cada uno en esta Navidad... Ellos podrían ser.
Hija: (Entra corriendo porque ha escuchado la conversación): Yo le puedo regalar
mi muñeca a la niñita.
Pablo: Yo mi juego de camiones que ya no uso tanto.
Padre: Me parece que Jesús se sentirá muy feliz de que ayudemos a esa familia. Vam
os a contarle a mamá de nuestro plan. (Salen todos)
SEGUNDA ESCENA
Sra Rigacci: (Entra en la cocina o se asoma y dice a la sirvienta): Doña Lola, po
r favor coloque dos lugares más en la mesa. El Senador Brown y su señora vienen est
a noche a cenar con nosotros. Use la loza nueva dorada y el mantel de hilos dor
ados.
Hija: (Entra hablando e interrumpiendo a la mamá y mostrando un regalo envuelto):
Madre, ¿quedó bien la envoltura para el regalo de papá?
Madre: (Tomando el regalo en sus manos). ¡Quedó hermoso! Anda, colócalo debajo del árb
ol de la sala principal...
Hija: (Le da una sonrisa de satisfacción a su madre y sale)
Madre: (Arreglando o acomodando algo en la mesa y hablándose en voz alta a sí misma)
: ¡Pobre hija, cómo extraña a su papá! La ambición de estos negocios le quita tiempo que
debiera ser para estar con ella....y conmigo. Ya no lo vemos casi. Se va temp
rano, trabaja tarde....se olvida que tiene familia... (Suena el teléfono) Hola..
. Sí, querido. Ya casi está todo listo. Te estamos esperando. Sí. No me he olvidad
o que el Senador y su señora están por llegar... ok... ciao
TERCERA ESCENA

Esposa: (con su bebé en el brazo, recostada sobre la pared, sentada en el suelo, j


unto a sus otros hijos quienes duermen sobre el suelo. Le habla a su esposo):
Querido, ¿qué vamos a hacer? Ya no queda mucho dinero ahorrado y la economía no está fa
voreciéndonos después de todo lo que ha ocurrido... Estoy muy preocupada.
Esposo: (Bien preocupado...) No se querida, yo también estoy bien preocupado. El
negocio de taxi no da mucho y casi no tengo pasajeros esta semana... A veces p
ienso que ni voy a llegar a casa por falta de dinero para comprarle gasolina al
auto...
Esposa: (Tratando de animarlo un poco): Tenemos que seguir confiando en Dios y
obrando por fe. Hasta hoy El nos ha mantenido con vida y nos ha provisto lo suf
iciente para sobre vivir...
Esposo: Pero me duele ver a mis hijos en esta situación... (los mira uno por uno)
Esposa: (Limpia una lágrima del rostro de su esposo)
Se apaga la luz de esta escena

CUARTA ESCENA
Sr. Rigacci: (Anunciando): ¡Ya llegué! ¿Dónde está mi muñeca?
Hija: (Entra corriendo y da un abrazo a su papá): ¡Hola papá! (Después de varios segun
dos de abrazo): Papá, estoy muy feliz que viene la Navidad porque vamos a poder pa
sar tiempo juntos.
Sr. Rigacci: Sí Annie... aunque sea por algunos días. Tu sabes que no puedo tomar
muchos días de vacaciones porque tengo que viajar...
Sra. Rigacci: (Interrumpe. Saluda a su esposo): Te llegaron los documentos que
esperabas. Están sobre tu escritorio.
Sr. Rigacci: (Dejar ir a su hija y sale hacia la oficina...) ¡Oh! Los voy a revi
sar ahora mismo antes que llegue el senador. (Le da un beso en la frente a su h
ija y sale)
Hija: ¡Estoy muy feliz que papá esté en casa esta Navidad!
Sra. Rigacci: Yo también. Anda, ponte tu vestido ya que van a llegar los invitado
s... ¿Quieres que te ayude?
Hija: Sí, mamá.
(Salen las dos)
QUINTA ESCENA

Narrador: Después de haber presentado el plan a la madre, la familia Colindres ded


icó un día completo para ir de compras para la familia López.
(La familia Colindres entra a la sala de la casa con todos los regalos... Los c
olocan sobre el suelo y otros sobre el sofá)
Madre: A ver... ¿quién tiene su regalo listo para envolver?

Pablo: Yo tengo estos listos para envolver...


Hija: Yo la muñeca y los calcetines.
Madre: ¿Y tu Josué?
Josué: Ya casi, mamá. Quiero darle algunas cosas mías también.
Padre: Muy bien Josué. Eres un joven muy dadivoso... (Dirigiéndose a la madre con s
u regalo que pueden ser guantes, bufanda, y quizás un abrigo también para el Sr. López
...): Querida... acá está el mío. Dime cuando empieces para ayudarte.
(La familia se mantiene ocupada envolviendo regalos. La luz de la escena se apa
ga)
Narrador: Es el día antes de Navidad y la familia Colindres está muy deseosa de que
llegue la mañana porque muy temprano irán y dejarán los regalos en la puerta del humil
de hogar de la familia López.
Por otro lado, en el hogar de la familia Rigacci hay un poco de tristeza. Los d
ocumentos que el Sr. Rigacci recibió fueron tan importantes para él que ha decidido
cambiar sus planes familiares y viajar el día antes de Navidad. No estará con su hi
ja en este día.
SEXTA ESCENA

Cartel o pantalla que diga: “La noche antes de Navidad...”

(El Sr. Rigacci es asaltado... le quitan su maletín su abrigo y lo dejan tirado in


consciente. Un tiempito más tarde, entra el Sr. López... Se le ha terminado la gaso
lina de su auto...)
Sr. López: ¡Qué frío hace! Se ha terminado la gasolina del auto, tengo que caminar a pi
e y no tengo abrigo, pero estoy consciente de que Dios está en control y algún plan
tendrá con esto... Gracias a Dios que por lo menos estoy cerca de casa.
(Llegando a donde está el Sr. Rigacci tirado)
Sr. López: ¿Señor... ¿qué le pasa? ¿Está usted bien?.... o ¿está usted borracho....? (No
spuesta. Lo toca con el pie y lo llama. Tampoco hay respuesta. Se acerca y lo
ve de cerca):
Oh... usted ha sido golpeado. ¡Está sangrando su cabeza! Vamos. Yo le ayudo... (
Comienza a levantarlo)
Sr. Rigacci: (Comienza a despertarse)... Gracias... Me golpearon... Me lleva
ron mi maletín y los documentos...
Sr. López: No se preocupe, yo lo llevaré con cuidado a mi casa y mi esposa lo va a s
anar. Lamento que no tenga mi auto acá para llevarlo....
(Comienza a ayudar a levantar al Sr. Rigacci)
(Comienzan a caminar)
Sr. López: Mi casa es bien humilde... No tenemos una cama para que usted se recue
ste, pero le vamos a sanar sus heridas...

Sr. Rigacci: ...muchas gracias... (Camina con dificultad)


(Siguen caminando... Llegan a la casa de la familia López. Entran. La Sra. López
se sorprende al verlos, pero se da cuenta en seguida de lo que ha ocurrido. Sin
decirse ni una palabra ella va y busca una cajita de primeros auxilios que se n
ota ha sido bien usada antes. Regresa y de una vez comienza a sanar al señor Riga
cci. Los niños deben estar ya dormidos...).
Sr. López: ¿Necesita que llame a alguien? ¿La policía para informar el asalto o los docu
mentos perdidos? (La Sra. López sigue atendiendo al Sr. Rigacci)
Sr. Rigacci: No. Gracias. Ustedes han sido demasiado bueno conmigo. (Hablándole
a la Sra.): Y usted... usted parece estar muy práctica en sanar heridas... y ya e
staba lista como si me esperara...
Sra. López: No era que lo esperaba, sino que por acá llegan muchas personas como ust
ed buscando alguna ayuda y yo y mi esposo siempre estamos listos para atender al
que necesite de nuestra ayuda. Nuestro hogar es muy humilde como usted puede v
er, pero Dios siempre nos bendice y nos da la aseguranza de que El está en control
...y así como el ha bendecido a nuestra familia en medio de la pobreza, nosotros t
ambién sentimos el deber de ser una bendición a todo aquel que entre por nuestra pue
rta o que encontremos allá afuera en la calle...

Sr. López: Así es, Sr. Dios está en control y él sabe por qué suceden las cosas. Ahora m
ismo mi taxi quedó sin gasolina. Si no hubiese sido por eso, no vengo caminando a
casa y me lo encuentro a usted... Y de alguna manera usted también ha sido una b
endición para nuestra familia porque nos ha dado la oportunidad de ayudar a alguie
n más.
Sr. Rigacci: No puedo comprender todo lo que ustedes dicen. Mi familia y yo som
os una familia muy rica. Lo tenemos todo pero no puedo hablar como ustedes lo h
acen. Quizás todavía no he experimentado eso que ustedes han experimentado.
Sra. López: Lo que más buscamos y tratamos es de que nuestra familia esté siempre uni
da. Son muchos nuestros hijos y difícil de darles lo que necesitan, pero lo que n
os mantiene unidos es el amor.
Sr. López: Es verdad. Sin ellos no podría seguir adelante. Ellos son los que me mo
tivan y me dan la razón de vivir... La familia es lo más importante para nosotros.
Es nuestra prioridad no importa cuál sea la situación...
Sr. Rigacci: (Pensativo...): Mi familia me está esperando... y, debo pasarla Nav
idad con ella...
(Se apagan las luces de esta escena)...
SEPTIMA ESCENA
Narrador: El día de Navidad...
Familia Rigacci: (Se levantan todos... La hija le da un abrazo al papá... El Sr.
Rigacci está todo bendado)
Hija: ¡Feliz Navidad, papá!
Sr. Rigacci: ¡Feliz Navidad, hija! (Le entrega un regalo): Acá está tu regalo de Na
vidad.... estoy muy feliz porque te lo puedo dar en persona...
(A su esposa): A ti también... Creo que Dios
tenía que darme una lección esta Navidad y debo agradecerle por lo que me sucedió ayer
... No hay nada mejor en este mundo que estar con mi familia y no hay document
o ni propuestas de negocio que sean más importante que ustedes.... (Se abrazan los
tres)
(Se apagan las luces del escenario)
OCTAVA ESCENA
Familia Colindres... (colocan los regalos en la puerta... tocan la puerta y sal
en corriendo mientras ríen de alegría. Los regalos pueden estar adentro de tres bol
sas de basura negra... Pueden llenarse de papel y encima colocarse los regalos)

NOVENA ESCENA
Familia López: (el padre abre la puerta. No ve a nadie. Ve los paquetes... Los e
mpieza a mirar...)
Sra. López: ¿Quién es?
Sr. López: No hay nadie pero dejaron algo
Sra. López: (Viene a la puerta curiosa): ¿De qué estás hablando?

Sr. López: (Comienza a abrir un regalo....) Creo que Dios nos ha recompensado en
privado por haberle ayudado a uno de sus hijos ayer... mira.... exactamente lo
que necesitaba (tomando el abrigo y poniéndoselo)
Sra. López: Mira, un vestido para nuestra hija...
Sr. López: Ayúdame a entrarlos y llamemos a nuestros hijos...
(Se apagan las luces de la escena)
DECIMA ESCENA
(La familia Colindres entra a su casa muy fe
lices y riendo)
Josué: ¡Viste el rostro del Sr. López!
Madre: Sí. Estaba contentísimo...
Pablo: Y la mamá cuando vió el vestido se puso muy feliz también.
Hija: Le va a gustar mucho la muñeca que le regalé también....
Padre: Hijos, ¿qué van a hacer ahora? Saben que no tienen ustedes regalos para abri
r ahora... ¿verdad?
Josué: Papá, sabes, esta Navidad he aprendido algo. Los regalos que recibo no son l
os que me dan felicidad... En realidad es cuando regalo que me siento gozoso.
Ver el rostro alegre de otro es lo que me hace feliz.
Madre: Es lo que quiere decir ese versículo... que “es mejor dar que recibir”.
Padre: Y eso es en realidad lo que significa Navidad....

Narrador: Hemos aprendido tres lecciones de este drama con las tres familias re
presentadas. Con la familia Rigacci, el valor de la familia, el mejor regalo qu
e Dios ha dado a cada uno cada día y en especial en esta Navidad. Si vas a estar
lejos de tu familia, llámalas, díles cuánto la aprecias. Es mejor decirles esto que d
arles un regalo.
Con la familia López, que Dios está en control.
No importa en la situación que esté tu familia, Dios tiene un plan para ti. Lo imp
ortante es manterse unidos y recordar que en esta Navidad no hay que tener demas
iado para dar mucho. Aún si lo damos todo, Dios nos bendecirá doblemente. El siemp
re cuida de nosotros y suplirá nuestra necesidad.
¿Y la familia Colindres? Que la verdadera razón
por la Navidad es dar y hacer felices a otros y que no hay que dar esperando alg
o a cambio. Uno siente más felicidad cuando da que cuando recibe.
_______________________________________

¡La Madre es muuuyyy exigente!

Participantes: 0 Masculinos 2 Femeninas


(Las muchachas entran juntas, pasan cruzando suavemente mientras hablan)
MEL—¡Tú piensas que TU mamá sea exigente!? MI madre me hace limpiar mi habitación aún cuand
no esperamos visitas.
TIF—Mi madre me hace quitar las manchas del teléfono, aún cuando nadie más necesita usar
lo.
MEL—( Manos sobre caderas, imitando) ¡Usted podría sembrar papas debajo de esa cama, j
ovencita!.
TIF—( Manos sobre caderas, imitando) “¡Hay otras personas en esta familia, jovencita!.
AMBAS—¡Madre!
MEL—¿Aún TU madre te da una escupidera?
TIF—Y justamente en público. “Tienes algo en tu barbilla” (lo demuestra, se lame, con lo
s dedos pretende quitar el tizne o la mancha restregando la barbilla de Mel.
MEL -- (lo demuestra, se lame, con los dedos pretende quitar el tizne o la manch
a restregando la barbilla de Tif). “Aquí, déjame limpiártela”
AMBAS -- ¡Madres!
MEL – Y ¿por qué yo parezco tener la UNICA madre en el pueblo que insiste en despedirs
e con un beso cada vez que me deja en la escuela?
TIF -- Y cuando ella me recoge.
MEL – En los labios.
TIF – Justo frente al chico que estoy tratando de impresionar.
AMBAS -- ¡Madres!
MEL – Yo perdonaría a TU mamá el no hablar de la talla de tu ajustador en la reunión fam
iliar (cruzándose los brazos frente al pecho)
TIF – Qué te parece en la pizzería, justo frente a otros 14 jugadores de fútbol (cruzándos
e los brazos frente al pecho)
AMBAS -- ¡Madres!
TIF -- ¿Y cuántas veces le he dicho a mi madre que estoy muy vieja para llevar panti
es de los ositos?
MEL -- ¿Y qué decir de las panties Mickey Mouse?
TIF – Y el Pato Donald?
AMBAS -- ¡Madres!
TIF -- ¿Realmente mi madre piensa que seré mejor ciudadana si aprendo a sacar la bas
ura sin recordármelo?
MEL -- ¿Hay alguien más en la escuela completa cuya madre insista en acompañarla a CAD
A actividad de muchachos SOLTEROS de la escuela?
TIP -- ¿Te arrastra tu mamá a todos esos banquetes Madre-Hija?
MEL -- ¿Y qué hay con todo este compromiso madre-hija?
AMBAS -- ¡Madres!
TIF -- "Come tus vegetales, son buenos para ti."
MEL -- "No te inclines, siéntate derecha."
TIF -- "Di por favor."
MEL -- "Di gracias.”
TIF -- "Haz tu quehacer."
MEL -- "Tu no vas a usar ESE vestido para la iglesia, verdad?
AMBAS -- ¡Madres!
TIF – Si tú pudieras escoger una madre en todo el ancho mundo, ¿cómo la escogerías?
MEL -- Mi Mami.
TIF – Yo también.
MEL – Yo no cambiaría ni una cosa.
_______________________________________
La Madre y proverbios 31

Participantes: 2 Masculinos 3 Femeninas


(todas las entradas y salidas deben ser hacia el lado izquierdo, excepto al fina
l de la historia)
MADRE --- (entra usando un delantal con pechera, cruza el podio, sumergiendo las
manos en un lavaplatos imaginario)
PADRE --- (entra con la Biblia abierta) Cariño, ¿puedo hablarte un minuto?
MADRE --- Esto tiene que ser muy importante para ti, para que interrumpas tu tra
nquilo tiempo mañanero. Sí, lo se! Venías a ayudarme a preparar los platos.
PADRE --- Sigue soñando. No, realmente, yo sólo quería hablarte acerca de lo que estab
a leyendo en Proverbios 31.
MADRE --- Sí, ¿no es interesante?
PADRE --- ¿Interesante? Entonces, ¿tú sabes de lo que te hablo?
PADRE --- Sí, es interesante que Salomón habla acerca de las rameras y adúlteras a tra
vés de todo Proverbios, pero esperó al final del capítulo para hablar acerca de la esp
osa y la mujer ideal. Es justamente como un hombre.
PADRE --- Bueno, tú tienes que admitirlo, esta mujer de Proverbios 31 realmente lo
tiene todo. Tú sabes, pudieras tomar algunas lecciones de ella.
MADRE --- ¿Tú quieres decir de la parte acerca del hilado de la lana y el lino, o so
bre la parte de hacer cintas?
PADRE --- Mira, ahí es a donde tú debes ir, tener la visión de los hombres más sabios qu
e han vivido.
MADRE --- Oh, ya se! Tú interrumpiste tu tranquilo tiempo para venir a aquí para hab
larme acerca del versículo que dice: “Sus hijos se levantan y la llaman bienaventura
da, y su marido también la alaba.”
PADRE --- Bueno, no exactamente. Tú sabes, tú realmente debías....(señala a la Biblia)
JUAN -- (entra descalzo, interrumpe) Mami, ¿has visto mis zapatos de fútbol?
MADRE --- Uno está debajo de tu cama. El otro está en el cesto de ropa. Exactamente
está en la secadora.
JUAN -- ¿Tu arreglaste el hueco que había en mis medias de fútbol?
MADRE --- Sí, están en la gaveta de las medias.
JUAN -- (sale) Okey.
PADRE --- Ahora, como te estaba diciendo....
MADRE --- Espera un minuto.
PADRE --- ¿Por qué?
MADRE --- El no me preguntó por sus espinilleras.
JUAN -- (entra) Mami, ¿no has visto mis espinilleras?
MADRE --- (sonríe) Tú las dejaste en el asiento trasero del carro después que practica
ste ayer.
JUAN -- (sale) Okey, me las pondré camino al juego.
PADRE --- Ahora, como te estaba diciendo....
ALLY -- Mami, ¿tú me recogiste mi vestido rojo de la secadora?
MADRE --- Está colgado en la parte izquierda de tu closet.
ALLY -- (sale corriendo) Oh, qué bueno.
PADRE --- Ahora, acerca de la mujer ideal. Salomón habla acerca de…..
MEL --- (entra) Mami, ¿ya me le hiciste el dobladillo a los pantalones azules? Tod
as las muchachas estarán usando pantalones en la reunión de jóvenes de hoy.
MADRE --- Sí. Están en la mesa de coser.
MEL --- (sale corriendo) Oh, que bueno.
MADRE --- Mientras tú estás ahí.....Oh, bueno, ella regresará. ¿Qué me decías....?
ALLY -- (entra) Mami, no está en mi closet.
MADRE --- En la parte izquierda.
ALLY -- (saliendo) ¿Por qué no me dijiste el otro lado?
MEL --- (entra) Mami, ¿has visto mi blusa blanca, tú sabes la que tiene.....?
MADRE --- Está en la tabla de planchar, exactamente al lado de la mesa de coser. E
stá planchada ya.
MEL --- Oh, que bueno. (Vuelve, regresa) A propósito, mami, tú tienes que ayudarme c
on mi proyecto de ciencias en algún momento hoy. No quiero molestar con eso mañana.
MADRE --- Chequea en la computadora. Justamente bajé de Internet una propuesta de
proyecto de ciencias similar al tuyo. Podemos usarlo para ayudarnos con la redac
ción, estilo y fraseología de tu propuesta.
MEL --- Oh, que bueno. (sale)
MADRE --- Okey, ¿qué estabas diciendo acerca de Proverbios?
PADRE --- (cierra la Biblia) Nada. Puede esperar. A propósito, ¿por qué dice Melissa q
ue no quiere molestarte con su proyecto de ciencias mañana?
MADRE --- Tenemos reservación en el Anthony exactamente después de la iglesia mañana, ¿r
ecuerdas?
PADRE --- ¡Es el Día de las Madres mañana! Si, escucha. Cariño, justamente he recordado
que tengo algunas compras que hacer. Te veo más tarde (la besa en la mejilla, y sa
le)
ALLY -- (entra) ¿Alguien dijo que iba de compras? (grita al Padre) Papito, espérame.
Voy a las tiendas contigo.
MADRE --- (saca $5 del delantal, los sostiene sobre el hombro)
ALLY – Mami, ¿puedo llevar algo de la pensión? (ve el dinero, lo toma, y sale) Oh, gra
cias. Nos vemos.
MEL --- (entra, gritando) Papito, espera.
MADRE --- (saca $5 de su delantal, los sostiene sobre su hombro)
MEL --- Mami, ¿puedo tomar dinero? Oh, fenomenal!. (Sale)
JUAN -- (entra) ¿Es realmente el Día de las Madres mañana?
MADRE --- (saca $5 de su delantal, los sostiene sobre su hombro) Sí, toma.
JUAN -- (toma el dinero) Oh, gracias, Mami. (grita) Papá, espérame. Voy con ustedes.
(Sale)
MADRE --- (grita) No lo olvides, tienes un juego de fútbol al mediodía. Saca la cheq
uera del delantal y la sostiene sobre su hombro.
PADRE --- (entra) Cariño, ¿has visto la ….(toma la chequera). ¿Qué podría hacer yo sin ti?
la besa en la mejilla, y sale)
MADRE --- (se seca las manos en el delantal, sonríe y sale) Yo no se. Chequearé lo q
ue dice Proverbios 31.
_______________________________________
La mentira

El hombre principal está sentado en una banca en el parque. Está leyendo un periódico
. Se le acerca un hombre con un saco largo y lentes oscuros y se sienta ensegui
da de él. El hombre del saco trata de captar la atención del hombre que está leyendo.
Hombre Extraño (HE): Pssst…pssst…. Mira, tengo algo que te va a interesar mucho.
Hombre principal (HP): No, no gracias. No estoy interesado (sigue leyendo).
HE: Pero, no me has escuchado todavía. (Se sienta más cerca de él). Mira, esto que t
engo te va a traer tantos beneficios. No me lo vas a creer, pero, ves esta cosi
ta (le enseña el detector). . . es un detector de mentiras. Esta cosa puede detec
tar cada vez que alguien te está diciendo una mentira. Los otros días fui a comprar
un regalo para mi mamá pero el vendedor me estaba diciendo mentiras y rápido supe.
Así me ha pasado muchas veces y me ha ahorrado mucho dinero ya. Y yo solamente t
e lo voy a vender por $300 dólares.
* suena el detector
HP: $300 dólares. ¡Tú eres un loco! ¿Tu quieres que yo te de $300 dólares por esa cosas
que probablemente abre la puerta de tu garaje?
HE: Mira, ves esa pareja sentada allá. Vamos cerca de ellos y te voy a mostrar q
ue sí trabaja.
Caminan hacia una pareja sentada sobre una cobija. El hombre del detector se pa
ra a amarrarse los zapatos.
LA PAREJA:
Mujer: Amor, hemos estado tanto tiempo de novios, ¿no crees que ya es tiempo que n
os casemos?
Hombre: Seguro amor. Pero tú sabes que estoy ahorrando dinero para poder darte tod
o lo que tú mereces.
*** Suena el detector. Voltean a ver los dos hombres parados allí.
HE: Es mi aparato del corazón. (Le dice a la pareja)
*** Suena el detector.
Los dos hombres caminan para atrás a donde está la banca.
HE: Ves que era verdad.
HP: ¿Y tú quieres que yo te de $300 dólares por eso?
HE: Está bien, te la dejo en $200 dólares. Pero eso es lo menos que te la voy a ven
der.
HP: Si es verdad que te ha beneficiado tanto, ¿por qué quieres venderla?
HE: Pues, es que... Yo he recibido tantos beneficios que siento que ya es tiempo
que otra persona tenga la misma oportunidad.
***Suena el detector
HE: No, mira lo que pasa, es que mis amigos dicen tantas mentiras que ya me están
amenazando.
***Suena el detector
HE: Mira, olvídate. Te la doy. Ten. Ten. (Se la pone en la mano)
El hombre sale apurado. El hombre principal se la pone en el bolsillo y mira su
reloj.
HP: Susy está tarde otra vez.
Pasa un señor empujando una carriola con un bebé y un niño caminando al lado tratando
de abrir una paleta.
Señora joven: (Hablándole al niño). Deja ese dulce, que se te van a caer los dientes
de tanto que comes.
***Suena el detector
Entra Susy, la novia del hombre principal.
Novia: Amorcito, perdón, pero no me dejaron salir a tiempo del trabajo.
***Suena el detector
Novia: ¿Qué es eso?
HP: No. Nada. Te trabajaron muy duro hoy ¿eh?
Novia: Si amor. Pero me recompensé con este traje que encontré baratísimo. ¿Qué crees? ¿
o me veo gorda, verdad?
HP: No. Seguro que no.
***Suena el detector
Novia: Pero ¿qué te está sonando?
HP: Es que el médico me está haciendo unos exámenes físicos y quiere que examines mi cor
azón.
***Suena el detector
Novia: Ay, amor. No me dijiste que no estabas bien. Entonces tengo algo que te
va a hacer sentir mucho mejor. Les pedí a mis papás que nos encontraran para comer
juntos.
(El hombre hace una cara fea)
Novia: ¿Verdad que ya te sientes mejor?
HP: Oh, sí. Tú sabes qué tanto yo los quiero a ellos.
***Suena el detector
HP: Mira. Vamos a caminar. Tengo algo que hablar contigo. (Empiezan a caminar
). Tengo malas noticias. Tú sabes el viaje que estamos planeando con tus padres
para Florida, pues no voy a poder ir. Mis jefes me han pedido que tome cargo de
un proyecto y quieren que lo presente ese mismo fin de semana.
***Suena el detector
Novia: Ay, amor. ¿de verdad?
HP: Sí.
***Suena el detector
Novia: Pues qué lástima.
***Suena el detector
Novia: Pero, ¿por qué suena tanto esa cosa?
HP: Es que me duele tanto el corazón por que no voy a poder estar contigo.
***Suena el detector
Novia: Mira amor, cómprame un refresco.
(Caminan a donde está el vendedor)
EL VENDEDOR
Vendedor: Buenas tardes. Pasen por acá.
HP: Un refresco y un Hot Dog, por favor. . . ¿de qué están hechos?
Vendedor: Solamente los mejores ingredientes. Les aseguro. Puro pavo.
***Suena el detector
HP: ¿Ud. está seguro de eso?
Vendedor: Oh, sí señor. Solamente lo mejor para mis clientes.
***Suena el detector
HP: Olvídelo. Con el refresco tengo.
Vendedor: Lo que Ud. pida, señor.
Novia: Vamos a ver los patitos, amor.
(Caminan a donde está el lago)
LA PAREJA ANCIANA
El señor: Como ya te lo dije. De regreso nos vamos por la autopista. No importa
qué tanto se enojen los que van detrás. Que me piten todo lo que quieran. Yo también
tengo derechos a guiar donde yo quiera.
La señora: Estoy de acuerdo, amor. Pero tú sabes qué tanto me gusta ver el paisaje de
l campo. Por eso es que nos vamos por las calles de abajo.
***Suena el detector
El señor: Solamente lo hago por ti.
***Suena el detector
(En ese momento se escucha un grito de un niño que se ha caído. Corren a ver).
EL ACCIDENTE
El niño está tirado en el piso con mucha gente alrededor mirando. Su mamá está siendo c
onsolada a un lado. Un hombre que era médico se acerca.
Médico: Déjenme ver. Soy médico. (Lo examina). ¿Quién es el padre de este niño?
Padre: Aquí, doctor. ¿Cómo está?
Médico: Mire, tenemos que llevarlo al hospital para sacarle puntos en la herida.
Es grave la cortada. Vamos a llevarlo rápido.
Padre: Sí, doctor. Déjeme hablar con mi esposa.
Madre: (Llorando) ¿Qué dice, es serio?
Padre: No, no. Solamente una cortadita. Lo llevaremos al hospital para que lo
examinen. (Empiezan a caminar)
***Suena el detector
Novia: Pobre niño, ojala que esté bien. Mira, allá vienen mis papás.
(Caminan hacia ellos. Empiezan a saludarse. El detector sigue sonando mientras
que se saludan.
***Suena el detector
***Suena el detector
***Suena el detector
Moraleja: Si hoy pusieran un detector de mentiras aquí ?cuantas veces sonaría?, Son
sinceras nuestras palabras. Está de moda la mentira. Es un pecado como otro cualqu
iera. Santiago 2:10. En el mundo de hoy se ha oficializado el mentir para salir
de situaciones difíciles, o para parecer amables o para esconder algo, para conseg
uir un empleo y mil otras situaciones. No permitamos que la violación a este manda
miento nos separe del cielo. Santiago capítulo 3 es un buen pasaje para medita sob
re la importancia de las palabras fidedignas, sinceras y veraces.
___________________________________________________________----____________-
La noche mas larga

Víctor M. Armenteros
Colegio Adventista de Sagunto
Personajes
Escena primera
1. Emile: Padre de la familia. Aventurero, ingenuo. Se deja guiar por cualquier
corriente de pensamiento.
2. Sasha: Madre de la familia. Dependiente. Recrimina a su esposo por la situación
.
3. Elena: Hija del matrimonio. Silenciosa, confundida.
4. Markus: Amigo de la familia. Joven ambicioso e interesado.
5. Ben Hocma: Amigo de la familia. Anciano experimentado y prudente.
6. Narrador
7. Gritadores
Escena segunda
1. Emile: Padre de la familia. Confundido, variable religiosamente.
2. Sasha: Madre de la familia. Anciana de iglesia independiente y desosegada.
3. Elena: Hija de la familia. Púber, contestataria e insatisfecha.
4. Markus: Amigo de la familia. Ambicioso responsable de una institución.
5. Ben Hocma: Anciano jubilado, sin interés social.
6. Narrador: Fideicomisario. Hombre de visita para dar una conferencia.
7. Gritadores.
Escena primera
23 de octubre de 1844
• En una gran mesa se encuentran Emile, Ben y Elena. Elena, callada y con un muñeco
en los brazos, se encuentra en un extremo. Emile, confundido y con las manos sob
re su rostro, es aconsejado por Ben.
• El narrador entra en escena.
Narrador: Más puros que el día se entregaron a la fecha. Sus blancas túnicas reflejaba
n el color de sus esperanzas, iluminados como el sol. Cientos, miles, habían estud
iado, comentado, disertado sobre aquel momento. Sus vidas se centraron, por comp
leto, en ese 22 de octubre de 1844. Cedieron sus tierras, dejaron perder sus cos
echas, abandonaron sus negocios y se entregaron, totalmente, a difundir su certe
za: Cristo volvería en ese día. El mensaje se extendió como un reguero de polvora.
Y llegó el día. El sol nació como nacen los astros, con regularidad y cansino ciclo. Y
pasaron las horas y...Cristo no vino. Y llegó la noche, la noche más larga.
Emile: No lo entiendo. No lo entiendo. Estaba tan claro.
Ben: Tranquilo, Emile. Todo tendrá una explicación.
Emile: ¿Cómo puedes decir eso? Ben, no eres consciente de la situación.
Elena: Papa, por favor.
Emile: Perdona, Ben. Estoy un poco alterado.
Ben: Dios sabe la razón de las cosas. Hemos de confiar en El.
Emile: Pero, todo estaba tan claro. Las profecías lo indicaban con total certeza.
Tú has leído lo mismo que yo los textos de Daniel. Las fechas llegaban a su destino.
Y al final...
Ben: Su santuario sería purificado. Ya lo sé. Todos lo sabemos.
Emile: Entonces...si este mundo es su santuario...¿por qué?... ¿por qué no ha venido a p
urificarlo?... ¿por qué nos hace esto?
Ben: No lo sé, Emile, no lo sé.
• Entra en escena Sasha. Lleva algo de comida.
Sasha: Comed algo. Es lo único que queda. Elena toma una pieza de fruta.
Emile: Sasha.
Sasha: Sí, Emile.
Emile: Tú lo sabes, estaba tan claro.
Sasha: Siempre está claro. Para ti todo está claro.
Emile: Emile
Sasha: No te das cuenta que lo hemos perdido todo. ¿Qué vamos a comer? ¿Cómo vamos a viv
ir? De tus sueños.
Ben: Estás cansada. No sientes lo que dices. Todos estamos chasqueados.
Elena: Ben.
Ben: Sí, cariño.
Elena: ¿Por qué no ha venido Jesús? Hubiera sido tan bonito.
Ben: No lo sé cariño, quizá...
Emile: Quizá no acertáramos en la fecha. Y, si la fecha del edicto fuera otra...Esto
y seguro que debe haber otra fecha.
Markus: Es un desastre. Mirad como han quedado. Quien iba a pensar que se estrop
earían tan pronto.
• Entra en escena Markus con gran cantidad de patatas en sus brazos.
Ben: Las mías también están así. Hemos perdido la cosecha de este año.
Markus: Esto no puede ser. Había invertido toda mi fortuna en esos campos.
Emile: Pensábamos que nunca más los necesitaríamos.
Markus: Es vuestra culpa. Nos embaucasteis con mensajes de esperanza. Y, ¿qué ha suc
edido? Lo he perdido todo.
Ben: Todos lo hemos perdido. Dios proveerá.
Markus: Dios, ¿qué dios? Un ser que nos confunde con unas escrituras erróneas. Un ser
que juega con sus criaturas.
Sasha: La Biblia es palabra de Dios.
Markus: La Biblia es un libro más, con los errores de cualquier texto, con las des
ilusiones de cualquier cuento.
Emile: Entonces...
Markus: Nada era verdad. Os dejo. Sois hijos de la desilusión.
• Mientras Markus sale de escena, varios gritadores, entre el público, se mofan de l
os adventistas.
Gritadores: ¿Dónde está vuestro señor? ¡Ya no voláis sobre nuestras cabezas! ¿Dónde está el
ometido? ¿Quizá se ha equivocado de mundo? Salid, queremos ver a los santificados.
Emile: ¡Qué vergüenza, Ben! ¡Qué vergüenza!
Ben: Emile, nos hemos equivocado. La Biblia habla palabra de verdad. Nos hemos t
enido que confundir en la interpretación. Hemos de orar más, estudiar más.
Narrador: Emile continuó buscando fechas. Una decepción siguió a otra. Su esposa, fiel
mente, le siguió en el devenir de su suerte. Al final de sus días leía con lágrimas en l
os ojos que “el día y la hora, nadie lo sabe”. Su esposa, también lloró. Markus se asoció a
movimientos de corte sindical. Murió sólo, divorciado y muy rico. Ben siguió estudiand
o la palabra. Fallecía una noche de invierno con una sonrisa de sosiego en el rost
ro y una Biblia en su mano.
Escena segunda
23 de octubre de 1999
• En la sala se encuentra Ben, un anciano que pone la mesa para comer, y el Narrad
or, un conferenciante del Centro White.
Narrador: Más puros que el día se entregaron al estudio. Sus blancas miradas refleja
ban el color de sus esperanzas, iluminados como el sol escudriñaban las escrituras
. Cientos, miles, habían estudiado, comentado, disertado sobre aquellos textos. Su
s vidas se centraron, por completo, en la comprensión de la verdad. Cedieron su ti
empo, dejaron sus ideas más tradicionales, abandonaron sus prejuicios y se entrega
ron, totalmente, a difundir su certeza: Cristo volvería pronto. El mensaje les dio
nombre y misión: adventistas.
Y pasaron los días. El sol nació como nacen los astros, con regularidad y cansino ci
clo. Y un año siguió a otro, una década a otra, un tiempo a otro, y...Cristo no vino.
Y, al final, llegó la noche, la noche más larga.
Ben: Le agradezco su ayuda. No tiene porque hacerlo, estará cansado de tanto viaje
.
Narrador: Para mí es un placer. Además, no puedo dejarle hacer esto sólo.
Ben: No se crea, aún tengo fuerzas.
Narrador: Ya, ya lo sé. ¿Qué edad tiene?
Ben: Setenta y cuatro.
Narrador: No lo hubiera dicho. Y eso que ustedes pasaron por una guerra.
Ben: Y una postguerra que fue mucho peor. Entonces si que se pasaba hambre.
• Entra en escena Sasha.
Sasha: Papá, no moleste al pastor.
Narrador: No es ninguna molestia.
Sasha: Tiene la manía de contar sus batallitas. Está muy mayor.
Narrador: Pues yo diría...
Sasha: Dejemos el tema, no tiene importancia. Y ¿qué?. Piensa que se permitirá la orde
nación de las mujeres en Toronto.
Narrador: No sé.
Sasha: Ustedes tan diplomáticos como siempre. Hasta las iglesias más ortodoxas se es
tán planteando esta cuestión. Debemos avanzar socialmente.
Narrador: El peligro es que la iglesia se divida.
Sasha: Pero es una realidad sociológica. Los países más conservadores suelen ser los más
pobres, los menos evolucionados económica y culturalmente. No podemos, no debemos
ir a su ritmo.
Ben: Quizá la pobreza te ayude a tener más fe.
Sasha: ¡Qué dices! Tienes que comprender que hoy no vivimos en la postguerra, que la
gente ha estudiado, que tenemos un estatus. Perdone a mi padre, pastor, tiene a
lgunas fijaciones propias de la edad.
• Entran en escena Emile y Elena. La adolescente está enfadada.
Emile: No me parece bien que hagáis eso en sábado.
Elena: Me hace mucha gracia que tú, precisamente tú, digas esas cosas. No hace ni tr
es meses que me decías que tampoco pasa nada por hacer eso en sábado.
Emile: No es lo mismo. Vivimos momentos especiales.
Sasha: Si que habéis tardado en llegar.
Emile: El aparcamiento está imposible.
Sasha: Si hubieras comprado la plaza de garaje cuando te lo dije.
Emile: Tu sabes lo que pensamos sobre esto.
Elena: Lo que tú piensas sobre esto.
Sasha: Mi marido quiere...
Emile: El pastor estará hambriento. ¿Por qué no termináis de aderezar la ensalada?
Sasha: Ayúdame, Elena.
Elena: Mamá, convence a papá.
Sasha: Discutiremos eso en la cocina.
• Salen Sasha y Elena de la cocina.
Emile: Ahora que estamos solos.
Narrador: (mirando a Ben) Casi
Emile: Mi suegro es de confianza. No se entera. ¿Ha escuchado las cintas de los se
is mil años?
Narrador: ¿Las cintas?
Emile: Son una interpretación moderna de las escrituras que sugieren que la venida
de Jesús será en el mes de octubre del 2000. Nos invitan a cambiar radicalmente nue
stras vidas y a salir de... Bueno, a ser más fieles de lo que somos hasta ahora. U
sted sabrá mejor que yo lo que está pasando.
Narrador: Los pactos secretos con el Vaticano.
• Entran en escena Sasha con Markus.
Markus: ¡Qué, Emile, consultando a los doctores de la iglesia!
Emile: Lo de los seis mil años.
Sasha: Perdone a mi esposo, se deja llevar. Le presento al doctor Markus. Dirige
una de nuestras instituciones en la zona.
Markus: Emile, eres demasiado buena persona.
Sasha: Le comentaba al pastor lo de la ordenación.
Markus: Supongo que usted opinará que no existe una argumentación bíblica con relación a
este tema.
Narrador: Bueno.
Markus: Creo que debemos ir disociando algunas cosas. Lo religioso es religioso
y lo social es social. Cuando llegue al UPL se mantenían estructuras muy espiritua
les pero poco rentables a corto plazo. He sido muy criticado pero, en estos mome
ntos, la institución que dirijo ha incrementado sus ganancias en un 215 por ciento
. La iglesia es una multinacional y debe actuar de otra manera.
Ben: Y la Biblia.
Markus: Perdona, Ben, no te había visto. Es normal en la gente de tu generación pens
ar en eso pero... han pasado los años,... yo no digo que no vaya a venir Cristo pe
ro... queda mucho todavía.
Narrador: Sin embargo la Biblia sigue siendo nuestra base, ¿no?
Markus: (irónicamente) Sí, por supuesto que sí.
Ben: Nos estamos equivocando. La Biblia habla palabra de verdad. Tenemos que inv
estigar más, de orar más, de soñar más porque viene pronto.
Gritadores: ¡Inundaciones en Sudamérica! ¡Hambre en Burundi! ¡Violencia en el mundo! ¡Se c
asarán y se darán en casamiento! ¡Una iglesia tibia! ¡Guerras y rumores de guerras!
Narrador: Estamos viviendo la noche más larga. Poco a poco todo se ha ido oscureci
endo. Tanto que apenas percibimos la grandeza del amanecer. Una vez más se nos pid
e confiar, tener fe, esperar con anhelo. Nuestra fuerza sólo está en Cristo y en su
palabra. ¿Qué haremos? Dormir. Dejarnos llevar por los cantos de las sirenas. Descon
fiar. Tras la oscuridad viene la luz, la claridad, la certeza. Abramos los ojos
de la esperanza y vivamos como si ya fuese de día porque...EL VIENE PRONTO.
___________________________________________________________----____________-
la prueba de amor

Drama

Personajes principales
La mamá:(Claudia de castro)
El papá: (general castro)
La hija: (Carolina, de cariño Caro…)
El novio: (Carlos)
La empleada domestica: (Zoila)
La enfermera: (Gladis)
Jesús (es sólo una voz fuerte)
Personajes secundarios
Los demonios:
El aborto
La lascivia
La muerte
La bruja: (macumba)
El agorero:( el indio soneto)
La enfermera:(gladis)
Y comienza la obra.
Debemos tener un escenario es algo muy facil lo hice en mi iglesia y la verdad q
ue fue un éxito para jóvenes en adelante y edifica mucho.
Caro: (se encuentra en una silla, vestida de uniforme de colegio) hay Carlos no
llega(un poco preocupada) el siempre llegando tarde. Pero…… hoy me voy a poner difícil
no accederé tan fácil. (camina escucha música se ríe.)
La mamá: le marca a su teléfono móvil personal hola hija caro: hola mama, y eso porque
me llamas. La mama: porque necesito que me hagas una diligencia, que me recojas
unas cosas donde la abuela.
Caro: no mama hoy voy a ir a la universidad a mirar los programas para matricula
rme y poder ingresar.
La mama: bueno entonces que te vaya muy bien besitos y Dios te bendiga mi amor c
hao
Chao.!
En esta escena la mamá todavía no aparece, solo se escucha la voz de la mama la hija
si se ve porque esta en un parque.
Carlos: (llega corriendo es un personaje muy a la moda y un chico un poco extrov
ertido) hola mi amor,
Caro: tú como siempre llegando tarde.
Carlos: es que te estaba comprando algo tu sabes que me gusta ser especial conti
go. (y le entrega una rosa)
Caro: perdóname mi vida, pero debes entender que yo me preocupo.
Carlos: bueno quisiera proponerte algo, por que no hacemos hoy algo divertido, d
e aquello que ya habíamos hablado. (con cara de satisfacción)
Caro: pues……. Que te digo (dudando) déjame pensar, pero Carlos esta vez nos cuidamos.
Carlos: como quieras (salta y le da muchos besos y suelta una sonrisa de satisfa
cción dirigida al publico) vamos y compremos preservativos.
Se van caminando se apagan las luces y se pone un letrero de casa de citas o mot
el. Y encienden luces, los dos se dirigen a este lugar se detiene la escena apag
an de nuevo luces y aparece el demonio de lascivia
Lascivia: este es un personaje muy sensual debe ser una mujer y sale con un pres
ervativo gigante se hace con una bolsa trasparente y se le hace un nudo en la pa
rte superior simulando un condón, ustedes tienen mucha imaginación sabrán ingeniarcela
s.
Y dice: con un gran grito algo que asuste al publico, aun así puede salir del publ
ico, diciendo:
Yo soy la lascivia y miren esta pareja es mía yo pongo los pensamientos y ellos ha
cen lo demás van a consumir lo que más me gusta y mesatisface.
Sale la muerte: y dice: hola, hemos planeado algo muy malo y este es el principi
o de tooooodoooooo (con una voz macabra)
Se prenden las luces los demonios corren y continua la escena de novios, dicen e
ntre los dos es este lugar si rápido. (ansiosamente).
Luego salen un poco despeinados y acomodándose la ropa jugando y molestando.
Caro: bueno, nos vemos mañana
Carlos: por supuesto mañana continuamos lo que empezamos hoy y añade. No conocía esas
habilidades tuyas.
Caro: le dice, y tú no te quedas atrás y añade y eso que tenías gripa. Y se despiden con
una sonrisa de enamorados.
Se cierra telón y una voz dice mientras tanto en el reino de las tinieblas la muer
te
Muerte: aparece y dice ya fue consumado lascivia y ahora me toca a mí.
Una tercera voz dice: unos meses mas tarde.
Caro: en el mismo parque y de nuevo esperando a Carlos pero esta vez esta muy an
gustiada porque piensa que esta embarazada. Y dice: a este Carlos como se tarda
hoy con qué me ira a salir.
Carlos: llega corriendo como siempre y le dice que es eso tan importante que me
querías decir.
Caro: pues que me estoy sintiendo mal siento unos síntomas todos raros y eso no me
gusta
Carlos: no me digas Carolina que estas embarazada.
Caro: no lo sé sólo quiero estar segura.
Carlos : bueno iremos al laboratorio.
Salen caminando y se apagan luces cuando ellos entran a una parte donde hacen es
tas pruebas, esto lo acondicionas solamente con un letrero o pancarta.
Sale la lascivia mostrando su gigante preservativo y dice se acuerdan de esto pr
eguntándole al publico y cuando el publico diga que sí, este personaje dirá, pues ¡¡¡que pi
nsan!!!!!! Música de suspenso de fondo pues se rompiooó jajajajajaja una gran risa m
ala.
Se prenden las luces del escenario principal y ellos esperan los resultados Carl
os y caro.
Cuando sale la enfermera y les dice: ya lo tenemos y Carlos lo toma muy fuerteme
nte arrebatándoselo. Lo lee y le dice
Carlos: estas embarazada Carolina (gritándole) qué vamos a hacer yo te dije que te c
uidaras, pues ahora no sé, pero yo no pienso ser padre tan joven.
Caro: pero tú me prometiste el cielo y la tierra si yo te lo pedía.
Carlos: si pero eso fue para convencerte de que me dieras esa prueba de amor. Tú s
abias a lo que te exponías entonces.
Caro: pero yo confíe en ti ciegamente.
Carlos: yo no tengo la culpa de que seas tan ingenua, adiós y arréglatelas como pued
as. Adiós y mientras se retira le dice: y no me busques hasta que hayas solucionad
o ese problemita
Caro: queda desconsolada llorando y dice: ahora que hago como le digo a mis padr
es, mi papá me va a matar, no se que hacer.
Se apagan las luces y se pone música alegre chistosa y sale la empleada domestica
en un escenario como de una sala es muy fácil acondicionar este escenario son tres
sillas y una mesa en medio de estas, sin dar la espalda al público.
Soyla: este es un personaje muy cómico y chistoso sería bueno que lo hiciera un homb
re ya que debe tener las piernas velludas y un poco de bigote o barba .sale cant
ando soy la que lava soy la que plancha soy la que barre soy la que limpia soy l
a que asea y en un instante mientras ella canta sale el general.
General: se va como si quisiera cogerla sin que se dé cuenta y le dice gritándole: Z
oila que hace allí, todo se pone en silencio y ella le dice
Soyla: no patroncito aquí yo pos pos pos pos pos pos.
General: pos que!!!!! Muy enojado
Soyla: pos pos….
General: soyla con rabia
Soyla: pos limpiando
General: y donde esta Claudia
Soyla : no debe demorar patroncito. Se le ofrece algo patrón..
General: Sí, a tierra 22 de pecho rápido
Soyla : le hace caso y hace unas flexiones de pecho contando desorganizadamente.
General: ni eso hace bien parece y tráigame un vaso de leche.
Se congela la imagen y en otro escenario caro va caminando cuando se encuentra c
on un espectáculo callejero y se acerca a mirar. Efectivamente era un indio hacien
do dotes de su palabrería.
Y le dice usted
Caro: yo señor
El indio: si usted sé lo que esta padeciendo, aquí mi serpiente me lo dice todo. Yo
lo sé todo pero también sé como solucionarlo.
Caro: y quien es usted
El indio: soy el indio choneto príncipe de las tinieblas y lo desconocido y quiero
ayudarla.
Caro: y como lo va hacer si no sabe que tengo
El indio: si usted esta triste y es por por (adivinando) alguien que usted quier
e.
Caro: y como lo sabe
El indio: soy el príncipe de lo desconocido ya se lo dije, es su novio verdad.
Caro: si, si, usted tiene razón, ¿me puede ayudar?
El indio: pero eso le va a costar págueme ( y pones una cantidad un poco exagerada
teniendo en cuenta que caro era una estudiante.) nosotros aquí en Colombia le pus
imos 50.000 pesos y caro le dice:
Caro: eso es mucho dinero pero le daré mis pertenencias acéptelo porfavor,
El indio: la llevare donde mi hermana ella si que la ayudara.
Se dirigen los dos hacia una tienda de adivinos y sale la bruja y le dice.
La bruja: yo soy macumba y voy a ayudarte estas de suerte por que preciso no ten
go consultas a esta hora y se voltea y dice: ay gracias por fin entro un marrano
, perdón un cliente.
Caro: perdón que dice 
La bruja. Aquí invocando seres del mas allá y mas pa ca uuuuu
Caro: bueno me va ayudar o no
La bruja: claro claro que sí.
Se sientan las dos en una mesa y el indio detrás de su hermana.
La bruja: como te llamas no me lo digas y el indio a escondidas le dice Carolina
. Y ella le dice Carolina es verdad.
Caro: muy asombrada dice usted me conoce y trata de irse diciéndole a la bruja que
ella le contará a sus padres.
La bruja : no siéntate yo sólo tengo mis contactos espirituales, por eso sé tu nombre
ellos me lo dijeron
Caro. A bueno (dudándolo)
La bruja: y entonces tu problema es tu embarazo y el indio también esto le soplo c
ual era su problema,
Caro: si pero estoy empezando a creer que usted hace muy bien su trabajo pero de
scubre al indio y dice.
Caro: usted es una impostora y tira la mesa y le da un golpe en la cara (cabe de
cir que este golpe es profesionalmente o con mucho cuidado puede ir acompañado de
un sonido) y la bruja le dice
La bruja: esto no se queda así tapándose un ojo
Caro: no eso se le pone más grande, ladrona.
La bruja: de verdad yo la puedo ayudar conozco un sitio donde usted puede salir
de eso rápido y a muy bajo costo.
Caro: de verdad o es solo una de sus patrañas para robarme
La bruja: no, es cierto.
Y salen a un lugar donde practican abortos.
Cuando llegan sale una enfermera que puede ser la que salió anteriormente y les di
ce: bienvenidas.
La bruja: este es el lugar donde puede dejar lo que hizo irresponsablemente.
Caro:entra muy asustada
La enfermera: siga quítese la ropa y póngase esta bata.
En ese instante se sierra el telón y debe aparecer como una cortina con una luz qu
e ilumine del escenario hacia el publico para que el publico sólo vea las sombras
pero que se entienda debes graduar muy bien la luz.
También una mesa y puedes diseñar instrumentos de cirugía pero exageradamente grandes.
La enfermera: se ve la sombra donde ella sale con su instrumentación de cirugía. En
ese momento se detiene la escena y una voz muy tierna dice lo siguiente, con un
fondo musical de bebé.
Mamá, mamá, yo sé que tú no me conoces pero yo a ti sí, desde ya hace unos meses me he aco
stumbrado a los latidos de tu corazón hasta sé que te gusta y qué no, he compartido tu
sangre tu alimento y también tu sueño, sólo quiero decirte que te amo que quisiera sa
lir de acá para poderte demostrar que valgo la pena que aunque soy muy pequeño sé que
podré brindarte muchos momentos felices hacerte reír experimentar cosas los dos, y a
prender juntos, quisiera que supieras que voy a tener los ojos tan hermosos como
los tuyos y que mi cabello es tan hermoso como el de los ángeles mi cuerpo es muy
pequeño y frágil tengo mis manos muy pequeñas y me gustaría tenerlas entre las tuyas sólo
quiero decirte que me des la oportunidad de nacer para algún día mirarte y poder de
cirte cuanto te quiero mamita.
Caro: no! y se ve como si le diera una patada a la enfermera y esta hace como si
se cayera pues el publico solo esta viendo las sombras.
La enfermera: lo escucho yo no vuelvo a practicar eso me arrepiento Dios mío.
Caro: que iba hacer, mi hijo escuché la voz de mi hijo, pero como se lo diré a mis p
adres.
Ahora se apagan las luces y vuelve el escenario del padre. En la casa
Claudia: llega, es la esposa del general, muy hermosa bien vestida y se saludan
de un besito. Hola mi amor como te fue. general: bien bien, oye y Carolina donde
esta Claudia: no se, creo que reunida con unas amigas.
General: pero ya se esta haciendo tarde además le tengo una noticia que la va a po
ner muy contenta,
Claudia: qué, cuéntame
General: que ya le conseguí un cupo en la universidad que ella quería.
Claudia: hay como que llegó, soyla, habrá la puerta por favor
Soyla: como ordene patroncita.
Soyla: hola mamita como le fue y porque esta chillando.
Caro: no estoy llorando soyla no sea metida.
Soyla: ummmm pero yo que culpa
General: hola mi amor como estas espero que bien, como te fue, pero que te pasa
te veo como asustada que te paso dime (y se pone de pie)
Caro: nada nada es que tengo que contarles algo
Claudia: fue tu novio
General: dime fue ese muchachito, que paso
Caro: ya papa es que sucedió algo, cálmese los dos es que estoy, estoy
General: que, que paso
Caro: estoy embarazada.
General: no no puede ser, esto no puede pasar en mi casa y le va a dar una bofet
ada pero Claudia se interpone.
Claudia: no le pegues a mi hija.
Soyla: que paso patroncita.
Claudia: ella nos va a explicar porque paso esto
Soyla: se desmaya:
General: y a ésta que le pasó, parece mar mar estilo militar
General: yo no se que vas hacer con eso. Y se tira de nuevo a pegarle a su hija
y soyla se le lanza encima de su espalda.
Soyla: desgraciado no le pegue, no le pegue
General: saca un arma (de juguete) y le apunta a soyla y le dice, no se meta o l
a mato.
Soyla: (dice no) patroncito no me mate yo tengo familia patronnnn y se desmaya.
General: no quiero bastardos en mi casa y deja la pistola en la mesa y se va.
Soyla: se levanta del piso y coge a caro, y empieza a decirle: ay mi niña llorando
Ami también me paso con el otavio, otavio yo meacuerdo del otavio. Ay un día me lle
vo por allá en el trator y me hizo un poco de cosas, hay infeliz otavio.
Caro: ya soyla no llore mas ni usted ni yo seremos las ultimas, solo espero que
esto no le pasara a más niñas en el mundo.
Caro: en ese momento queda sola y los demonios empiezan a decirle mátate mátate mira
el arma mátate. Cuando se escucha una gran voz que dice silencio. Caro dice quien
es
Voz: soy yo Jesús el creador del universo.
Caro: no puede ser eres real o estoy soñando, las personas que me quieren a un lad
o me han hecho y estoy sola me voy a matar.
Caro: habrá alguien que me quiera dar un abrazo.
Voz: yo te amo recíbeme en tu corazón, te amo tanto que hasta yo di mi vida por ti.
Levántate y deja todo en mis manos.
Caro: esta bien vamos mi amigo Jesús
Fin.
Después otra voz dice: nació un hermoso bebé y el padre de Carolina la recibió y al fina
l todos empezaron a creer en Jesús y todo fue mejor, Carolina logro estudiar y se
casó también con Carlos, que al igual se volvió cristiano.
Cuñas:
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
Dios les bendiga y espero que edifiquen a su iglesia con esta obra, en mi iglesi
a y donde la hemos presentado ha sido éxito total, hasta para recoger fondos.
Giovanny Bernal Asociación cristiana de Colombia “fe en acción”
Líder de jóvenes.
giofa@hotmail.com
Bogotá - Colombia
___________________________________________________________----____________-
La seguridad de la salvacion

Drama
Obra "El Ladrón"
- Entra el ladrón sigilosamente busca en diferentes lugares y al hacerlo hace caer
una copa
- El cristiano despierta y se aproxima
Cristiano.- Buenos días
Ladrón.- ¿Por que no seguiste durmiendo estúpido?. Ahora tendré que matarte; jamás he deja
do un testigo vivo
Cristiano.- ¿Si?, ¡que maravilla¡
Ladrón.- ¿Estas loco? Dije que te voy a matar
Cristiano.- Por eso, ¿pero podría decirme su nombre primero?
Ladrón.- Si, Paco
Cristiano.- Muy bien Paco, por que no desayunamos primero recuerda que será mi ult
imo desayuno.
Ladrón.- esta bien pero debes saber que a mi me gustan los huevos bien cocidos y e
l pan tostado.
Cristiano.- Ok. Toma asiento
(ladrón toma asiento, el cristiano pone dos platos a la mesa y comen)
Ladrón.- (Come como un hambriento) Humm esta delicioso, pero de todos modos ¡te mata
re!.
Cristiano.- ¡Fantástico!. Así podré heredar mi fortuna.
Ladrón.- (mira al publico y piensa en voz alta) Caramba me gane la lotería.
Cristiano.- Paco no puedes imaginar lo rico que seré, recibiré por lo menos 5 corona
s
Ladrón.- ¿¡Valiosas!?
Cristiano.- No tienen precio, el hombre más rico del universo estará allí.
Ladrón.- ¿Lo conoces?
Cristiano.- Es mi mejor amigo.
Ladrón.- ¡Oye! ¿Estas tratando de salvarte?
Cristiano.- No Paco yo quiero mi nuevo cuerpo. Dispara que yo salgo ganando
Ladrón.- No tienes miedo.
Cristiano.- No; yo temo a Dios, usted solo puede matar este viejo y cansado cuer
po.
Ladrón.- ¡Escúchame viejo loco!, ¡Te voy a mandar al infierno!
Cristiano.- Eso no es posible yo voy directo al cielo.
Ladrón.- Oye viejo tu si que me asustas.
Cristiano.- Y debe estar asustado por que ambos sabemos donde va usted.
Ladrón.- ¡Ya cállate! y háblame de ese lugar a donde tu vas.
Cristiano.- Paco, la mansión más gloriosa aquí en la tierra es un basurero comparada c
on la que Cristo me esta preparando, caminare por calles de oro, los Ángeles me se
rvirán, jamás tendré hambre ni volveré a enfermar; nunca me pondré viejo, nunca más llorare
ni tendré temor, veré a Jesús el creador del universo cara a cara, el que me amó y se en
trego por mi en la cruz. Paco ¿Entiendes lo que te digo?, YO VOY AL CIELO
Ladrón.- Basta ya es hora de morir.
Cristiano.- Esta bien Paco muchas gracias
Ladrón.- ¡Ya cállate!...y de rodillas (lo empuja y apunta con la pistola en la cabeza)
Uno, dos ............
Cristiano.- TRES
(Pasa un lapso de tiempo y el ladrón no dispara, el cristiano se da la vuelta y...
)
Cristiano.- Que pasa Paco por que no disparas.
Ladrón.- Yo (sollozo), yo quiero ir contigo; pero Dios me va ha dejar entrar al ci
elo, soy un ladrón.
Cristiano.- Paco, el hombre que murió en la cruz junto a Jesús también era ladrón, pero
cuando reconoció que había hecho mal y le pidió a Jesús que se acordara de el en su rein
o, Jesús le dijo “Hoy mismo estarás conmigo en el paraíso.
Ladrón.- Pero he estado en la cárcel.
Cristiano.- Los discípulos de Cristo también. Hasta Jesús fue arrestado, condenado por
un jurado, vendido y ejecutado como un criminal. Pero lo que paso después dejo atón
itos a todos; Paco, ¡Jesús resucito de entre los muertos!
Ladrón.- Huau
Cristiano.- todo esto lo hizo para que podamos recibir el precioso regalo de Dio
, LA VIDA ETERNA ¿Qué te parece Paco?
Ladrón.- No entiendo.
Cristiano.- Dios envió a su único hijo Jesús desde el cielo para derramar su preciosa
sangre en la cruz y pagar el precio de nuestros pecados ¿Quieres este regalo Paco?
Ladrón.- Lo quiero, LO QUIERO
Cristiano.- Entonces Reconoce que eres pecador, pídele perdón a Dios y acepta a Jesús
como tu único salvador
Ladrón.- Lo haré, lo haré (ambos se ponen de rodillas y el ladrón ora pidiendo perdón)
___________________________________________________________----____________-
La Silla

Se coloca una silla en medio del escenario que diga en el frente "PECADO y NO TO
CAR", para que las personas puedan verlo.
Un joven se acerca al escenario y mira la silla con curiosidad. Mira el rótulo, pe
ro decide tocar la silla. Le gusta lo que siente al tocar la silla y poco a poco
la sigue tocando, hasta que se va quedando pegado a la silla.
Finalmente se sienta frustrado al ver que no se puede despegar.
Entran 2 o 3 amigos jugando básquetbol y lo intentan despegar en un esfuerzo inútil.
Luego entran dos mujeres muy atractivas e intentan seducirlo. El trata de despeg
arse pero no puede. Al ver las muchachas que no puede ir con ellas, se van.
Después entra un doctor, que le pregunta qué tiene. El le señala que no se puede despe
gar. El doctor trata de despegarlo con pastillas y con una inyección pero no lo lo
gra.
Luego entra un brujo y trata con hechicería (por ejemplo con un huevo, con ramas d
e algo, polvos, etc.). Al ver que no se puede, el hechicero se va, dejando al jo
ven pegado y totalmente deprimido.
Por último entra una persona leyendo una Biblia y al verlo, le dice que Jesús puede
liberarlo de la silla (el pecado)
El acepta a Jesús en una oración y al intentar despegarse, lo logra fácilmente.
El le agradece a la persona creyente y se va con la Biblia en la mano.
___________________________________________________________----____________-
maÑana... quiza muy tarde pueda ser
Personajes:
* Karina
* Natalia
* Yolanda
Escenario:
Es el dormitorio de un departamento. Hay un televisor, un sofá-cama, una mesa de l
uz o de noche, y alguna ropa desordenada.
ACCIÓN
ACTO I
Karina: (Está durmiendo y de pronto se levanta. Bosteza, busca el control del tele
visor entre el desorden de su cuarto, cuando lo encuentra, lo enciende) ¿Qué estarán d
ando? A ver, a ver... ¡Ajá!, ésta novela está interesante (Regresa de nuevo al sofá-cama y
se sienta al estilo indio) ¡Qué bárbara! Que mala es. ¿Cómo le va a quitar el bebé? Eso no
es justo.
Se escuchan golpes, como si alguien estuviese llamando a la puerta.
Karina: (Se pone de pie. Camina hacia la derecha) Voy. Un momento. Ya voy (Sale
por la derecha. Con el control del televisor en la mano. De adentro se escucha) ¡H
ola Naty! Vení, pasá a mi cuarto. (Entra acompañada por Natalia.) Esperá que voy a apaga
r la tele. (Apaga el televisor. Y recoge algunas cosas. El sofá-cama lo transforma
en sofá).
Natalia: (Le ayuda)
Karina: Disculpá el desorden, es que apenas ayer me mudé. (A Natalia, la invita a se
ntarse) Pero sentate, con confianza, que éste también es tu depa.
Natalia: Bueno (Se sienta) A ver, contame ¿Cómo estás?.
Karina: Pues bien, solo un poco aburrida, buscando que hacer.
Natalia: Sí, me lo imagino, y más que tus papás están de viaje, con mucha más razón te abur
. ¿Cuánto es lo que van a estar de viaje?.
Karina: Un año. Pero no es más un viaje de negocios, con algunos destellos de placer
.
Natalia: ¿Un año? ¿Te vas a sentir muy sola.?.
Karina: Sí. Bueno, tal vez un poco. Pero he estado saliendo con mi otra amiga, Yol
anda, y algunos amigos de ella.
Natalia: (Un poco molesta) Ah ya. (Disimulando) ¿Y cómo le vas a hacer para pagar el
departamento?
Karina: ¡Ah! No. Por eso no me preocupo. Mis papis dejaron tres mensualidades paga
das cuando se fueron. Además me dejaron una tarjeta, y una cuenta para retirar din
ero cuando lo necesito. Y eso no es todo, cada mes ellos me depositan algo, por
aquello de que se me gaste todo. (Le ofrece algo de tomar) ¿Querés algo?
Natalia: No gracias
Karina: Un refresco, café, chocolate, un té, agua, galletas, un emparedado ¿Nada?.
Natalia: No de verdad, gracias. (Pequeña pausa) Decime ¿Qué tenés que hacer hoy en la no
che, como a las siete?.
Karina: Depende ¿Para qué es?.
Natalia: Es que quiero que me acompañés a una actividad juvenil, que inicia hoy y te
rmina el sábado. Está buenísima porque hay teatro, música, y aparte de eso, hay un show
multimedia que según dicen es muy rajado.
Karina: Ay, lástima. No, vieras que no puedo, ya me comprometí con Yolanda, y no pue
do ir con vos.
Natalia: (Un poco molesta) Sí, lástima. Yo quiero que vos vayás. Pero... (Se encoge de
hombros) ¿Qué queda? (Se pone de pie).
Karina: Tal vez el sábado.
Natalia: Bueno, el sábado vengo por vos. ¿De acuerdo?.
Karina: (Sin ganas) O.K.
Natalia: Pero no me falles.
Karina: (Un poco molesta) Sí, está bien.
Natalia: Bueno. (Camina hacia la derecha) Ya me voy.
Karina: (Se pone de pie) Esperame, yo te abro.
Salen por la derecha. Desde adentro se escucha una pequeña conversación de despedida
.
Karina: Hasta luego.
Natalia: Chao. (Entra de nuevo, por la derecha)
Suena el teléfono.
Natalia: (Toma el teléfono y contesta) ¡Aló!... Con ella habla... ¡Ah! Hola Yolanda, no
reconocí tu voz... O sea, que super, con celular... Ya lo tengo... Papi me regaló el
de él... Diay, para que veás como me quieren... Sí claro... Hummm. Como a las siete,
puede ser... Está bien... Chao... OK... Hasta luego... Sí. sí. Ya Chao, adiós (Y cuelga)
.
Se apagan todas las luces.
ACTO II
Se encienden las luces pasados 20 segundos
Karina, medio borracha, y Yolanda entran por la derecha.
Yolanda: Bueno Kari, ya cumplí. Te vine a dejar hasta tu departamento. Debo irme.
Karina: Hay quedate. No te vayás. La noche es joven aun.
Yolanda: No Kari, debo irme. Ya es muy tarde y mañana tengo que ir a clases muy te
mprano.
Karina:(Le insiste) No seas malita, quedate. Nos tomamos unas copitas y luego te
vas.
Yolanda:(Regañándola) Karina, por favor. Si nunca en tu vida has tomado. Y hoy con s
olo unos cuantos sorbos, ya ves como venís, casi ebria
Karina: Casi, pero no. Aun estoy puros dieces (Intenta hacer el cuatro con los p
ies pero no puede) ¡Ay! (Se ríe) Casi me caigo (Se ríe de nuevo. E intenta hacer el cu
atro, pero esta vez si se cae).
Yolanda: (Ayuda a Karina a levantarse) Estás muy mal compañera, mejor acostate (Y la
lleva hasta la cama).
Karina: (Se enoja) Que no estoy mal, estoy muy bien. Un poco mareada, pero con t
oda la pata. Como para otra fiesta más (Y cae en la cama)
Yolanda: (Recoge su bolso y sale por la derecha) Hasta mañana Kari.
Karina: (Apenas si puede levantar la mano para despedirse).
Se apagan las luces.
ACTO III
Se encienden las luces después de 30 segundos. En el escenario no hay nadie. Solo
el dormitorio hecho un desorden. Se escuchan golpes de alguien llamando a la pue
rta.
Karina: (Entra por la izquierda, secándose el pelo con una toalla. Grita) Voy, voy
. (Sin gritar) La otra semana pido que me instelen un timbre con intercomunicado
r. (Grita de nuevo) Voy, un momento. (Sale por la derecha) ¡Naty! ¡Hola! Que gusto v
erte, pasá, pasá. (Entra de nuevo, acompañada por Natalia) Disculpá el desorden, es que
he tenido mucho trabajo en la U, y no podido acomodar el depa. Pero sentate, mie
ntras termino de secarme el pelo. (Y sale por la izquierda)
Natalia: (Se pone a acomodar un poco el desorden)
Karina: (Vuelve a entrar) No debiste hacerlo.
Natalia: Tranquila, yo siempre lo hago en casa, con mis hermanos... (Toma su bol
so) ¿Ya estás lista para irnos?.
Karina: (Con una falsa sonrisa) Es que no puedo ir.
Natalia: (Entre sorprendida y molesta) ¿Pero por qué? ¡Me lo prometiste!.
Karina: Si, yo sé que te lo prometí. Pero es que también le dije a Yolanda que iría con
ella a Victor s.

Natalia: ¿Victor s? ¿No es ese el nombre del bar que abrieron la semana pasada?.
Karina: (Haciéndose la que no sabe) Sí, creo que sí.
Natalia: No lo puedo creer. Preferiste ir a un bar, que a la actividad de hoy. D
e verdad, no lo puedo creer.
Karina: Mira Naty. Tal vez mañana vaya con vos.
Natalia: ¿Sabés cuál es tu probelma?
Karina: No, no sé cuál es.
Natalia: Pensás que tenés todo el tiempo del mundo, y no es así. Vos no sabés si el día de
mañana verás la luz de un nuevo amanecer. A ver. Dime. ¿A dónde iría tu alma si murieras?
.
Karina: (Se enoja y responde insolentemente) ¡Ay! ¡Ya! callate. Dejame en paz. Solo
venís aquí para meterme miedo y decirme que me voy para el infierno.
Natalia: No Karina. Yo no te vengo a asustar. Solo quiero decirte que hay algo m
ejor que ir a un bar o fiestas, donde nada bueno te queda después. Solo dolores de
cabeza, mareo y quien sabe que otras cosas más. Yo vengo a invitarte para que con
ozcás a Jesús, y el valioso regalo que él te da. Su salvación.
Karina: (Se tapa lo oídos) Ya callate. Ya no quiero escucharte más. (Señala hacia la d
erecha) Ya vete de mi departamento y no volvás a entrar más.
Natalia: (Conteniéndose las ganas de llorar. Con un nudo en la garganta) Yo no ten
go las llaves de tu corazón, ni soy quien para salvarte. Pero solo quiero decirte
que tal vez mañana muy tarde pueda ser (Camina hacia la derecha) No te movás, conozc
o el camino. (Sale)
Karina: (Se queda pensativa)
Yolanda: (Entra por la derecha) ¡Hola Kari!
Karina: (Se alegra de ver a Yolanda) ¡Yoli! ¡Hola!.
Se saludan.
Yolanda: (Extrañada) ¿No sabés que le pasó a Naty que iba llorando? Acabo de topármela de
camino.
Karina: (Haciéndose la que no sabe nada) No lo sé, a lo mejor alguna basurilla le ca
yló en los ojos.
Yolanda: (No le da mucha importancia) Sí, a lo mejor. Puede ser. (A Karina) ¿Lista K
ari? ¿Nos vamos?.
Karina: (Toma su bolso) Si vamos.
Salen por la derecha. Se apagan las luces. Pasan 10 segundos y se escucha un cho
que. Luego voces pidiendo auxilio, sirenas de ambulancias y patrullas.

ACTO IV
Se encienden las luces de nuevo. El sofá-cama está convertido en sofá. Hay un poco de
revistas tiradas sobre el piso.
Karina: (Está acostada en el sofá. Gritando y llorando) No me quiero morir, por favo
r. No dejen que me muera. No me dejen morir por favor.
Natalia: (Entra por la izquierda. Se asusta al ver a Karina. Trata de despertarl
a) Karina. Karina. Karina. Despierta. Mujer. Despierta. Vamos ¿Qué te pasa?.
Karina: (Se despierta y se incorpora. Empapada de sudor) ¿Qué pasa? ¿qué me pasó? Estoy em
papada de sangre.
Natalia: (Trata de calmarla) Ya amiga, todo está bien. Creo que tuviste una pesadi
lla. Y no estás empapada de sangre, es sudor.
Karina: (Asustada) Que horrible. Creí que de verdad me estaba muriendo. Espero que
nunca más me vuelva a soñar algo así.
Natalia: ¿Qué te soñaste?.
Karina: Que vos me invitabas al Mega Show, pero yo no quería. Te decía que mañana, y m
añana, pero era mentira, no te acompañaba. Me iba con Yolanda a tomar y de fiesta. E
n una de esas salidas me atropellaron y me estaba muriendo en el momento que me
despertaste.
Natalia: (Se aleja del sofá, buscando algo) Bueno, por dicha ya todo pasó. Eso es pa
ra que en otra ocasión no pongás tantos peros y dejés para mañana el buscar de Jesús, porq
ue puede ser demasiado tarde.
Karina: (Un poco preocupada) ¿Y mis papás? ¿Se fueron de viaje?.
Natalia: No Karina. (Busca una toalla. sale por la izquierda y de inmediato vuel
ve a entrar) Tus papás salieron de compras, ya deben de estar de regreso. Yo me qu
edé con vos viendo una película pero te quedaste dormida. (Le da una toalla) Tomá, sec
ate, que estás empapada. Y alistate queYolanda ya casi llega para ir al Mega Show
del MVD.
Karina: No, mejor me baño. Así cochina no pienso salir.
Natalia: Bueno, pero apurate. Mientras ordeno la sala.
Karina: (Sale por la izquierda).
Se escucha el sonido de un timbre.
Karina: (Desde adentro) Naty, fijate a ver quien toca.
Natalia: Voy. (Sale por la derecha) ¡Yolanda! ¡Hola! Pasá.
Natalia y Yolanda entran.
Yolanda: ¿Y Karina?
Natalia: Se está duchando.
Yolanda: Diay ¿Qué pasó?.
Natalia: Se quedó dormida y tuvo una pesadilla. Estaba empapada en sudor. Y como e
s tan delicada no quiso salir así a la calle.
Yolanda: Pero nos va a coger un poco tarde.
Natalia: No te preocupés. Los campos están apartados. Vamos a la cocina, y nos prepa
ramos algo de comer mientras Karina sale.
Yolanda: Bueno.
Salen por la izquierda y se apagan las luces.
fin...
___________________________________________________________----____________-
mascaras

Personajes principales y secundarios:


* Yo (es una mujer) Personajes de relleno:
* Vendedor - 2 Ladrones
* Masc. 1: Robo - 2 Policías
* Masc. 2: Riqueza Estos personajes pueden ser
* Masc. 3: Poder interpretados por los mismos
* Masc. 4: Fama actores que interpretan las
* Masc. 5: Inmortalidad máscaras).
* Luz (puede ser hombre o mujer)
*Incluso, si no alcanzaran los actores para los personajes, podrían repetir, al me
nos los que son máscaras

Vestuario:
Yo: Utiliza ropa de un color apagado: gris, café claro, un celeste oscuro.
Vendedor: Todo de negro, con un maquillaje tipo mimo. Usa un traje, un sombrero
y un antifaz; todos de color negro.
Máscaras: Visten de negro, y su rostro siempre cubierto por una máscara (puede ser u
n antifaz). Vestir de negro les ayudaría en caso de que tengan que interpretar a l
os personajes de relleno.
Luz: Usa una ropa de color claro, pero no blanca. Tiene que ser un color alegre,
pero sin combinar rojos, amarillos y anaranjados (prohibidos esos tres colores)
. Puede ser un celeste bien claro, un verde claro, o una combinación de azules con
degradaciones de celestes o verdes. Es simple, nada de trajes sofisticados. Así c
omo es Él, simple.
Escenario:
Es simple, sin sofisticaciones. Una banca de parque, una luz al frente, puede se
r un reflector bien potente, o bien, una batería de 4 o 5 luces, de más o menos 1000
lúmenes cada uno (100 watts), que se colocaría a nivel del piso, que alumbre direct
amente a la banca.
Utilería:
Yo siempre porta una pequeña caja o baúl con piedras preciosas o monedas de oro (Imi
taciones o de fantasía, por supuesto) que pueda ser llevada con facilidad por el a
ctor en la mano. Vendedor usa un maletín de color negro o rojo, y dentro de él guard
a las monedas que le da Yo. Las Máscaras, si se pueden conseguir máscaras que brille
n en las oscuridad, mucho mejor. Pero si no, máscaras parecidas a las que usan los
porteros de hockey, y si no, antifaces negros.
ACCIÓN
El escenario está completamente a oscuras. Se escucha una música, con buen volumen,
puede ser la de James Bond. De ambos lados del escenario entran las máscaras que s
e ven porque brillan en las oscuridad. Se movilizan por todo el escenario, inclu
so haciendo una coreografía. La música baja poco a poco de volumen, y las máscaras sal
en rápidamente del escenario. Se encienden todas las luces, menos el reflector que
da directamente sobre la banca. En ella está sentado el personaje Vendedor, leyen
do un gran periódico.
Yo: (Entra por la derecha, muy aburrida. En sus manos trae una pequeña caja, pero
con sus gestos demuestra que no está muy contenta de cargarla. Se sienta en la ban
ca, mira la caja, la abre y saca algunas monedas).
Vendedor: (Baja el periódico y las mira con codicia)
Yo: Que aburrimiento más grande, ya no sé que hacer con éstas monedas, estoy harta de
andar con ellas para arriba y para abajo sin saber qué hacer. (Saca una gran moned
a o piedra preciosa)
Vendedor: (Casi se lanza sobre Yo para arrebatarle la piedra pero se contiene).
Yo: (Mira la gran piedra con detenimiento) Y mucho menos sé que hacer con ésta cosa
tan grande, la verdad es que pesa mucho. Ya desearía poder hacer algo interesante
con ella.
Vendedor: (Se pone de pie, y camina de un lado hacia otro del escenario. Se frot
a las manos y mira a Yo con malicia. Mientras Yo habla sola, se acerca de nuevo
a la banca y toma su maletín. Lo abre y busca algo)
Yo: (Habla, pero sin poner cuidado a lo que hace Vendedor, es más, no se ha dado c
uenta de que está allí) Cuando mis padres me dieron esta cajita, me dijeron que la c
uidara, que por sobre todas las cosas que yo guardara y cuidara con recelo esto,
porque de allí mana la vida. La verdad, hasta el día de hoy no sé qué me querían decir. A
veces he querido lanzarla a un río, o bien, dejarla abandonada por allí, en algún bas
urero. Un sitio de mala vida, de esos que les llaman antros o bares. Quizá a la pu
erta de una iglesia, para que la cuiden. Pero es que ya estoy cansada de andarla
cargando y no saber qué hacer con ella.
Vendedor: (Muy decidido) Yo te puedo ayudar. Yo tengo la solución para que no ande
s cargando esa cajita por allí, y no te canses más.
Yo: (Ignorando lo que dice vendedor. Ni siquiera lo vuelve a ver) Tal es mi dese
speración por hacer algo con ésta caja, que hasta oigo voces.
Vendedor: (Desesperado) No estás oyendo voces, yo estoy aquí, soy real. Mírame. Sólo vol
tea tu cabeza.
Yo: (Se limpia los oídos) Tan mal estoy, creo que debería bañarme más seguido.
Vendedor: (Desesperado la empuja) Que me pongas atención, te digo, que no soy prod
ucto de tu imaginación.
Yo: (Cae al suelo. La caja se abre y se riegan las monedas)
Vendedor: (Se apresura a juntar algunas monedas)
Yo: (Lo detiene) No, gracias, yo puedo sola. Nadie puede tocar esas monedas, si
alguna cae en las manos equivocadas, estoy perdida.
Vendedor: (No le agrada mucho la idea, pero se aparta).
Yo: (Se pone de pie) Oye, deberías tener más cuidado por dónde caminas, por poquito y
me malquiebras.
Vendedor: Disculpa mi torpeza. Bueno, en realidad no fue torpeza. Lo hice con to
tal intención para ver si me ponías atención. Ya que estabas ida hablando sola de lo q
ue piensas hacer con tu cajita de monedas.
Yo: Sí, tienes razón.
Vendedor: Bueno, y ¿No has pensado en invertir esas monedas?.
Yo:(Extrañada) ¿Invertir?.
Vendedor: Sí, invertir. Veamos. ¿Cómo te explico?. Tú compras con tus monedas una acción,
y las ganancias que obtienes son de acuerdo al porcentaje que has invertido.
Yo: No entiendo.
Vendedor:(Hace un gesto que da a entender que Yo es muy tonta. Le habla un poco
más despacio, dividiendo las palabras en sílabas) Mi-ra in-ver-tir es al-go muy sen-
ci-llo. Tú tie-nes u-nas mo-ne-das, con e-llas com-pras u-na ac-ción. De a-cuer-do a
lo que ha-yas gas-ta-do en la com-pra de e-sa ac-ción, a-sí se-rán las ga-nan-cias. (
Más despacio) ¿Me en-tien-des?.
Yo: (Molesta) Claro que entiendo, no soy tonta.
Vendedor: Diculpa entonces. ¿Y qué? ¿Vas a invertir? ¿Sí o no?.
Yo:(No muy segura) No sé.
Vendedor: (Sin darse por vencido) Mira, no es nada complicado, tú me das las moned
as, yo te doy una acción y ya.
Yo: (Aun sin estar muy segura) Bueno, y de qué son las acciones.
Vendedor: Máscaras.
Yo:(Extrañada) ¿Máscaras?.
Vendedor: Sí máscaras. Tú me das unas monedas, yo te doy una acción y eres dueña de una más
ara. Puedes hacer con ella lo que te dé la gana.
Yo: Pero, ¿Cómo me va a generar intereses una máscara?.
Vendedor: ¡Uh! Los intereses son ilimitados. Pero sólo teniendo la máscara te darás cuen
ta. Además, alcanzarás la felicidad, porque al parecer no eres feliz.
Yo:(Saca tres monedas) Toma, dame una acción.
Vendedor: ¿Solo tres monedas vas a invertir?.
Yo: Por el momento sí. Porque si me va bien con ésta primera acción puedo comprar más.
Vendedor:(Abre el maletín y saca un sobre de color negro) Toma, esta es tu primer
acción. A nombre de... A nombre de... (Pequeña pausa) Disculpa mi torpeza, pero ¿Cómo te
llamas?.
Yo: Yo.
Vendedor: Sí tú ¿Cómo te llamas?.
Yo: Yo.
Vendedor: Por supuesto que tú. Tu nombre. ¿Cuál es?.
Yo: Yo.
Vendedor: Mira, no me tomes el pelo. Que no soy ningún tarado.
Yo: Te estoy diciendo que mi nombre es Yo.
Vendedor: ¿Yo? ¿Por qué te llamas Yo?.
Yo: Por que soy cualquer persona. Yo Simplemente. Así como lo escuchas. Puedo ser
alguien y no lo puedo ser. Soy Yo, y nada más.
Vendedor: Bueno Yo. Aquí tienes la acción que te hace acreedora de una máscara. Gracia
s y hasta la próxima. (Sale apresurada- mente por la derecha, sin dar tiempo de qu
e Yo diga algo)
Yo: Oye espera, ¿Cómo te llamas? No me dijiste tu nombre. (Se sienta) Bueno, ¿Qué más da s
aber su nombre? Ahora soy dueña de una máscara. al fin hago algo productivo con esta
s monedas. Por fin voy a ser feliz. (Abre el sobre apresuradamente) ¿Robo?.
Playback: (En el momento que Yo abre el sobre, se escuchan algunos truenos y se
apagan las luces).
Se enciende sólo el reflector que está a nivel de piso, y en el escenario aparece Yo
, acompañado de la Máscara N 1.
Masc. 1: A sus órdenes.
Yo:(Asustada) ¿Quién eres?.
Masc. 1: Muy buenas, permítame presentarme, soy robo, tu máscara.
Yo:(Extrañada) ¿Robo?.
Masc. 1: Sí, ese es mi nombre, Robo. Y te puedo dar todo lo que tú quieras. Dinero,
joyas, autos, etc, etc, etc, etc, etc y más etc.
Yo:(Emocionada) ¿En serio?.
Masc. 1: Sí, en serio. No te miento. Aunque si estoy un poco molesto contigo porqu
e pagaste muy poco por mí. En compara- ción con todos los beneficios que te puedo da
r.
Yo: Lo siento. No soy una persona que se arriesga con facilidad.
Masc. 1: Bueno, no importa, total, ya me compraste. (Toma de la mano a Yo) Ven,
vamos. (Mientras salen por la izquierda va a hablando con Yo) No podemos perder
mucho tiempo. Te voy a llevar de paseo por algunos lugares que conozco muy bien.
¿Alguna vez has hecho retiros de dinero?.
Yo: No.
Masc. 1: Bueno, ven, te voy a enseñar, es muy fácil. Por cierto, aquí cerca hay una ag
encia bancaria, vamos a visitarla.
Todo lo tienen que hablar mientras van saliendo.
Se apagan las luces.
Playback: (Se escucha el sonido de sirenas de patrulla)
Las luces se encienden de nuevo, todas.
Yo y Máscara 1 entran corriendo por la derecha, con dos sacos, con el símbolo de una
moneda en uno de sus costados. Algunos billetes se salen de los sacos.
Yo: (Asustada) Por poquito y nos atrapan.
Masc. 1: (Emocionado) ¡Qué bien! ¡Estuvo perfecto!.
Yo: (Molesta) ¿Estás loco? Por poquito me matan. No, no, yo no quiero una máscara que
me traiga estos riesgos. Jamás voy a ser feliz así.
Masc. 1: Pero mira el montón de dinero que tienes.
Yo: Sí. Pero a costa de qué. Casi muero en el intento.
Entran dos policías por la derecha.
Policías: Ahí está, atrápenla.
Yo sale corriendo por la izquierda, perseguida por los dos policías. Las luces se
apagan. Pasados 10 segundos se encienden.
Yo: (Está sentada en la banca, esposada).
Vendedor: (Entra por la izquierda) Vaya, vaya. Terminaste en la cárcel.
Yo: (Muy enojada) Sí, y todo por tu culpa.
Vendedor: ¿Por mi culpa?.
Yo: Sí, tú me vendiste la máscara y me prometiste que iba a ser feliz. Me engañaste.
Vendedor: Si quieres ser feliz tienes que correr el riesgo.
Yo:(Lanza el sobre al suelo) Aquí tienes, no quiero ser feliz. Porque para tener d
inero tengo que arriesgar mi vida. Si voy a ser millonaria, que sea de otra form
a.
Vendedor: (Saca un sobre de color verde) Pues aquí está la solución. Ésta es una acción pa
ra otra máscara. Millonaria sin necesidad de robar. Tómala.
Yo: (Intenta tomar el sobre)
Vendedor: (Le quita el sobre) Un momento, tienes que pagar.
Yo: Pero si yo ya pagué.
Vendedor: Sí, pagaste la primer máscara. Esta es otra, pero también es más costosa.
Yo:(No muy convencida) Bueno (Saca cuaro monedas de la caja) Aquí tiene.
Vendedor: (Toma las monedas y le da el sobre a Yo)
Inmediatamente se apagan las luces.
Playback: (Se escuchan truenos)
Pasados 10 segundos se enciende el reflector que está a nivel del piso.
Yo: (Está sentada en la banca. Ya no tiene las esposas. Varias bolsas de dinero le
rodean).
Masc. 2: (Está de pie, detrás de Yo. Contando algunos billetes).
Yo: (No cree lo que ve) No puede ser, qué montón de dinero, y sin esfuerzo.
Masc. 2: Que bello es todo.
Yo:(Vuelve su mirada asustada en dirección de donde provino la voz) ¿Quién eres?.
Masc. 2: Riqueza.
Yo: ¡Oh! Vaya. Qué bueno. Aun no lo puedo creer. Ahora sí soy feliz de verdad y por fi
n le encuentro un uso útil a estas monedas (Lo dice tomando la caja en sus manos).
Masc. 2: Y no tienes que robar, simplemente extiendes tu mano, y ya. Mi amiga, e
l dinero y las riquezas son el todo de la felicidad.
Yo: ¿Tu crees?.
Masc.2: Claro... A ver, dime ¿Qué puedes comprar con el dinero?.
Yo:(Piensa un poco) Hummmmmmm. (Encoge los hombros) Todo.
Masc. 2: Claro. Todo. Amigos, lujos, lo que tu mente piense, y lo que tu cuerpo
te pida, eso te lo da el dinero.
Yo: ¿La felicidad? ¿El dinero puede comprar la felicidad?.
Masc. 2: Eso ni lo dudes. Si el dinero no puede comprar la felicidad, entonces ¿Qué
la puede comprar?.
Yo:(Sonriendo) Sí verdad. Que tontera.
Masc. 2: ¿Ya has pensado que harás con todo tu dinero?.
Se encienden todas las luces
Yo:(Un poco pensativa, pero muy emocionada) Bueno, creo que me compraré mucha ropa
, zapatos, un coche último modelo, una gran casa... No... mejor un palacio. Sí, un p
alacio...
Por la derecha entran dos ladrones, y amenazan a Yo. Le quitan todo el dinero y
salen corriendo por la izquierda. Yo trata de detenerlos, pero es inútil, salen mu
y rápido, y no logra alcanzarlos. Las luces se apagan por completo. Pasados 10 seg
undos se encienden de nuevo.
Yo: (Está sentada en la banca, muy triste, realmente muy triste).
Vendedor: (Entra por la izquierda. Se acerca a Yo) ¿Estás triste?
Yo: (Mira a Vendedor muy molesta. Se lanza hacia él con intenciones de pegarle) Me
engañaste, las riquezas no me hacen feliz.
Vendedor: Pero ¿Qué pasó?.
Yo: ¡Ah! No te hagas. Bien sabes que me robaron todo, y ahora no tengo nada. Ni másc
aras, y menos monedas en mi caja. Aparte de eso, cada vez me siento más cansada, s
in fuerzas.
Vendedor: Tranquila, yo tengo la solución. Necesitas poder. Y yo tengo el poder qu
e tú quieres.
Yo:(Sin mucho interés y poca emoción) No me digas, otra máscara.
Vendedor: Claro (Saca un sobre de color rojo) Toma, aquí tienes la acción que te acr
edita como dueña del poder.
Yo:(Toma el sobre).
Vendedor: (Se lo quita) Alto, son cinco monedas.
Yo: ¿Cinco?.
Vendedor: Entre mejor sea la máscara, más elevado es el costo.
Yo: Bueno. (Y saca cinco monedas de su caja).
Las luces se apagan de nuevo. Se escucha una música bien pesada. Con muchas percus
iones y guitarra eléctrica. No necesariamente un rock metálico o hardcore. Puedes se
r música clásica. Pasados 10 segundos se enciende el reflector a nivel de piso)
Yo: (Está acostada en la banca, completamente dormida).
Masc. 3: (Es un tipo bajo de estatura. La observa. Y la despierta) Vamos arriba.
Que el mucho dormir te debilita. Y el poder no necesita de debiluchos dormilone
s.
Yo: (Aún medio dormida) ¿Qué pasa? ¿Quién eres?.
Masc. 3: Soy el poder.
Yo:(Lo mira de pies a cabeza) Pero tú ¿Cómo vas a ser el poder? Creo que este es un er
ror de entrega.
Masc. 3: No te dejes engañar. El poder parece algo pequeño, pero tan devastador como
la bomba atómica. Recuerda, la esencia siempre viene en frascos pequeños.
Yo: Y dime, qué debo hacer para ejercer ese poder.
Masc. 3: Por eso no te preocupes, yo estoy acá. Me tienes, te pertenezco. Ven vamo
s a apoderarnos del mundo.
Yo:(Se detiene en seco) ¿Del mundo?.
Masc. 3: Recuerda, me tienes a mí. El poder.
Yo:(No muy segura) Bueno, vamos.
Las luces se apagan. Se escucha un playback de disparos, explosiones. Sonidos de
una guerra. Las luces se encienden pasados 10 segundos.
Yo: (Entra arrastrándose. Está muy cansada)
Vendedor: (La mira sentado en la banca. En su rostro se dibuja una sonrisa cínica)
¿Derrotada?.
Yo: (Casi sin poder hablar) De ver-dad que el po-der pue-de ser pe-que-ño en a-pa-
rien-cia pe-ro tan de-vas-ta-dor co-mo u-na bom-ba a-tó-mi-ca (Y se desploma).
Vendedor: (Levanta a Yo del suelo y le ayuda llegar a la banca).
Yo: (Un poco más repuesta) No pude controlarlo, y cuando quise hacerlo ya era dema
siado tarde. La guerra se había desatado y yo estaba en medio de ella. Era el eje
central. No pude (Llora como un niño) No pude, no pude, se me escapó.
Vendedor: (Consolándola) Ya, no llores. Quizá debí darte la otra máscara. Tal vez lo único
que necesitabas era un poco de fama, pero no el poder.
Yo: (Muy débil) Sí, fama, quiero ser conocida por todos. Que en todo el mundo me rec
onozcan y sepan quién soy sin necesidad de usar la fuerza y el poder.
Vendedor: (Saca un sobre azul) Bueno, aquí la tienes. La fama, y será toda tuya por
siete monedas.
Yo: (Esta vez no lo piensa y saca las siete monedas) Toma, son las últimas siete,
que me quedan. Bueno, y esa piedra grande que estorba mucho.
Vendedor: (Le entrega el sobre y sonríe cínicamente) No te preocupes, ya vas a darle
uso.
Las luces se apagan. Se escucha una música rave o electrónica. Si se puede, luces es
troboscópicas (o parpadeantes) . La música se detiene abruptamente y de inmediato se
escuchan aplausos de una multitud. Se encienden las luces pasados 10 segundos
Masc. 4: (Entra con Yo por la izquierda, cargándolo. Pero antes debe luchar para c
errar la puerta, porque algunos seguidores quieren tocarlo. Desde adentro se oye
n gritos de apoyo a Yo, algunos llantos por Yo, preocupados por su estado de sal
ud. Algunos lanzan frases de aliento. Acuesta a Yo sobre la banca).
Vendedor: (Entra por la derecha) ¿Qué pasó?.
Masc. 4: Colapsó. No soportó más y se desvaneció. No pudo soportar tanta presión y entró en
un estado de shock.
Vendedor: No puede ser que el peso de la fama la haya llevado hasta ese extremo.
(Le ayuda a Máscara 4) Dejémosla acá, pronto se repondrá.
Yo:(Comienza a reaccionar poco a poco. Está muy débil, casi no puede levantarse) ¿Qué me
pasa?.
Masc. 4: Estás muy débil, no te muevas.
Yo:(Desorientada) ¿Dónde estoy?.
Vendedor: Estás conmigo, no te preocupes, no te va a pasar nada.
Yo:(Muy débil, sin fuerzas, trata de incorporarse, pero no puede, y vuelve a caer
pesadamente sobre la banca) Siento que muero.
Vendedor: (Con mucho cinismo) ¿Te gustaría tener vida eterna?.
Por la derecha entra Luz, en sus manos trae una pequeña bolsa de color carmesí, con
monedas, y atada con un cordón dorado. Se queda de pie, en un rincón del escenario.
Las luces se apagan, solo queda el reflector de piso. Máscara 4 sale del escenario
.
Yo: (Con mucho esfuerzo logra incorporase en la banca) ¿Qué dijiste?.
Vendedor: ¿Quieres ser inmortal? ¿Nunca morir? ¿Vivir eternamente?.
Usar música de suspenso.
Masc. 5: (Entra por la izquierda).
Yo:(Muy pensativa. Sólo vocaliza la frase) ¿Un ser inmortal?. ¿Nunca morir?. (Se encog
e de hombros. Y habla) Sí, creo que sí. ¿Supongo que eso me costará más monedas?.
Vendedor: Pues supones muy bien.
Yo:(Busca algunas monedas en su caja) Ya no tengo monedas (Saca la gran moneda o
piedra preciosa) Sólo me queda ésta, pero no creo que alguien vaya a dar algo por e
sto.
Vendedor: (Muy excitado) Eso es más que suficiente. Me la das y la inmortalidad es
tuya.
Masc. 5: (Se acerca a la banca).
Yo: (Se desvanece en la banca. Cierra sus ojos, como si quedara dormida).
Luz: (Desde el rincón donde está) Tú no puedes comprar su vida y menos darle la inmort
alidad.
Vendedor: (Sabe muy bien quién le habla) ¿Qué haces aquí?.
Las luces se encienden. Las demás máscaras entran.
Luz: (Camina hacia la banca) Tú sabes muy bien qué hago acá. (Lanza la bolsa al suelo)
.
Vendedor: (Toma la bolsa en sus manos, pero al levantarla siente que se quema y
la suelta de inmediato).
Luz: No puedes tocarla, porque es el precio que yo pagué por ella. Precio que jamás
podrás igualar.
Vendedor:(Se aleja de la banca, poco a poco) ¿Por qué siempre tienes que arruinar mi
s planes?.
Masc. 5: (Se cubre, como si estuviera encandilado).
Vendedor: No es justo. Siempre haces lo mismo.
Luz: Eres un ladrón. Vives como un león rugiente, buscando siempre a quien devorar,
a quien destruir. Vendes tus máscaras, haciéndoles creer que les traerán la felicidad,
pero al final se dan cuenta que están vacíos.
Vendedor:(En tono retador se acerca a Luz) ¿A poco tú les vas a dar la felicidad que
ellos necesitan?.
Luz: Soy el Camino, la Verdad y la Vida. El que viene a mí, no tendrá sed jamás. La fe
licidad que yo les doy no viene de afuera, fluye de su interior. Los engañas con t
us máscaras para que ellos no puedan descubrir su verdadera felicidad, no les perm
ites ver su interior. No les das la oportunidad de abrir su corazón y recibir el A
mor.
Vendedor:(Se tapa los oídos) No digas esa palabra, que no soporto escucharla.
Luz: No soportas escucharla, porque no tienes Amor en tu corazón. Sin el Amor, tu
ser interior vive en oscuridad.
Vendedor:(Se aleja) Ya basta. No sigas más (Deja caer las monedas que le ha dado Y
o) No me atormentes.
Luz: Entonces vete.
Vendedor:(En tono retador) Me voy, pero volveré, y te venceré.
Luz: Puedes regresar, pero jamás vas a vencer, porque sabes muy bien que estás derro
tado. Que yo te gané.
Vendedor: Basta (Sale por la izquierda, seguido por las demás máscaras).
Luz: (Recoge todas las monedas que dejó regadas Vendedor. Se acerca a la banca, to
ma a Yo de la mano, y la levanta suavemente) Despierta. (Le dice y echa las mone
das en la pequeña caja. También coloca la bolsa color carmesí).
Yo: (Conforme van cayendo las monedas en la caja, se va recuperando, hasta levan
tarse, totalmente renovada, con nuevas fuerzas).
Luz: Hola.
Yo: ¿Quién eres?.
Luz: Soy el Camino, la Verdad y la Vida. Y he venido para darte vida; vida en ab
undancia.
Yo: Y el ven...
Luz: No volverá más, se fue.
Yo: Y mis mon...
Luz:(Le entrega la cajita) Aquí están, todas. (Saca la moneda o piedra preciosa gran
de) Hasta ésta que tanto despreciaste. Debes cuidarla muy bien.
Yo: Pero ¿Por qué?.
Luz: Porque de ella mana la vida.
Yo: No entiendo.
Luz: Tu corazón, tus pensamientos, son la fuente de tu vida, si no los cuidas, ell
os mismos te pueden llevar a la muerte.
Yo:(Mira la caja y la estrecha fuertemente en su cuerpo, como si la protegiera)
Luz: (Se pone de pie, camina varios pasos, y cuando está a punto de salir se vuelv
e y le dice a Yo) ¿Vienes?.
Yo: (No muy segura) Es que no sé. Me da miedo.
Luz: (Con ternura) El que viene a mí, yo no le echo fuera. Todos aquellos que tien
en cargas, y que están cansados, me buscan, porque yo los hago descansar. Yo ya ll
evé tus cargas, problemas y ansiedades. (Señala la cajita) Mira.
Yo: (Abre la caja de nuevo y saca la bolsa roja carmesí) ¿Y esto?.
Luz: Es el precio que pagué por ti. (Le pregunta de nuevo) ¿Vienes?. (Y sale)
Yo:(Duda un momento. Luego camina apresuradamente hacia la puerta) ¡Hey! espera, y
o quiero ir adonde tú vas.
Se apagan todas las luces.
fin...
___________________________________________________________----____________-
Me comprendes... mendez

Personajes:
Alberto Doctor
Karina Pulga
Joanna El Tony
Dayana
Escenario: Tres sillas ubicadas en el centro del escenario.
ACCIÓN
Alberto: (Está sentado en una de las sillas, está muy triste, su mirada está perdida,
como si recordara algo, pero ese recuerdo le hace sentirse triste. se dirige al
público. Habla pausadamente) Buenas, mi nombre es Alberto. (Pequeña pausa) Alberto Mén
dez. Soy cero positivo VIH. Fui contagiado por un error. Yo era drogadicto, y en
una de tantas quedé infectado por inyectarme con la jeringa de otro compañero. Hoy
quiero contarte por qué fue que llegué a este estado. Todo empezó hace un año atrás cuando
mis padres decidieron separarse.
Se apagan las luces
Voz en off: (Es la conversación de un Hombre y una mujer).
Hombre: Ya no soporto más esta situación, ya no te aguanto más, hasta acá te aguanté, pero
ya no, ya no más.
Mujer: Dame una oportunidad, te lo pido, una oportunidad.
Hombre: No, las oportunidades ya se acabaron, esta fue la última que te di.
Mujer: Pensá en nuestro hijo, cómo se va a sentir cuando se dé cuenta de que sus padre
s se van a separar.
Hombre: ¿Y por qué no lo pensaste vos antes de serme infiel, antes de andar con todo
s esos Hombres?.
Mujer: Pero ya me di cuenta de que era un error, que no estaba bien.
Hombre: Lástima que te diste cuenta demasiado tarde. Ya comencé los trámites del divor
cio, y mañana te espero en la oficina de mi abogado para que firmés los documentos.
Mujer: Por favor, pensalo, no cometás ese error.
Hombre: ¿Error?, error el que cometiste al serme infiel, esto, esto es sólo una de l
as consecuencias de lo que hiciste.
Las luces se encienden. Alberto está sentado en una banca, muy triste y pensativo.
Con su mirada perdida. Está vestido con el uniforme del colegio.
Karina: (Entra por la izquierda acompa- ñada por Mariela y Joanna. Vienen del cole
gio. Cuando pasan cerca de Alberto lo vuelve a ver. Después le dice a las amigas)
Miren, ahí está Alberto.
Joanna: (En tono despectivo) ¿Y qué? ya yo lo vi en el colegio. Qué montón volverlo a ve
r.
Dayana: (Lo vuelve a ver) Yo lo veo un poquillo triste.
Joanna: (Como si no le importara) Siempre anda así. Yo siempre lo veo con esa cara
.
Karina: (Un poco preocupada) Vamos a ver qué le pasa.
Joanna: (Regañándola) Cuando no, vos, metiéndote en lo que no te importa. (En tono bur
lón) Para mí que a vos te gusta Alberto.
Joanna y Dayana molestan a Karina.
Karina: (Un poco avergonzada) Ay ya, déjense de decir tonterías, vamos a ver qué le pa
sa (Se acerca a donde está Alberto) Hola Alberto.
Alberto: (Sigue con su mirada perdida)
Karina: Hola Alberto.
Joanna: (Se acerca a Karina) Ni atención te pone. Mejor me hubieras hecho caso y n
o pasás ese ridículo (Avergonzada) Que color, toda esa gente viéndonos. Parecemos loca
s hablándole a una estatua.
Karina: (Mueve a Alberto) Alberto, hola.
Alberto: (Reacciona) ¡Eh! ¿Qué pasa, qué pasa?.
Dayana: Diay Hombre, es que estabas como muerto.
Alberto: (Suspira y vuelve a perderse con la mirada) No andás muy largo.
Karina: (Preocupada) ¿Qué te pasa Alberto?.
Alberto: Nada.
Karina: No me mintás, que a vos te pasa algo.
Joanna: (Molesta) Que mujer más terca, ya te dijo que nada.
Karina: (Se sienta a la par de Alberto) No me mintás Alberto, que a vos te pasa al
go, shas estado muy raro hoy. Casi no has querido hablar.
Joanna: (En tono burlón) Ya empezó la señorita psicología con su terapia. (Se dirige al
público) “Señoras y señores, bienvenidos a su terapia con la doctora Karina Berrocal. El
caso de hoy, el rostro siempre triste de Alberto Méndez, no se lo pierda, que está
buenísimo”.
Dayana: Ya Joanna, no seás tan burlona.
Joanna: (Molesta) Es verdad, esta mujer quiere jugar de doctora corazón.
Karina: Bueno, Joanna, ya, es suficiente. Dayana tiene razón. Y si vas a estar acá p
ara burlarte de los demás, es mejor que te vayás.
Joanna: (Molesta) Epa, ¿De cuando acá vos me decís cuando me debo ir y cuando no?.
Alberto: (siempre con la mirada triste) Mejor no sigan discutiendo, no quiero se
r causa de más divisiones.
Karina: (Insistiendo) Alberto, a vos te pasa algo, tu actitud lo dice todo.
Joanna: (Mira a Alberto) Pero yo no veo nada.
Dayana: (Regañádola) Ya Joanna, mejor callate.
Karina: (Se pone de pie) ¿Por qué no vamos a algún sitio a comer algo?.
Joanna: Lo que faltaba, que lo invitara a comer (A Karina) Espero que andés plata
porque yo no pienso invitarlo.
Dayana: Mejor vámonos Joanna.
Joanna: (Mira hacia el público y se detiene en seco) ¡Oh por Dios!, ¡Oh por Dios!.
Dayana: (Preocupada) ¿Qué pasa Joanna?.
Joanna: (Señala hacia el público) Miren quienes vienen ahí.
Dayana: (Vuelve a ver y se asusta) No puede ser, lo único que faltaba.
Joanna: (Agarra a Karina de la mano y la jala) Karina, mejor vámonos, que ahí vienen
esos (Señala a los chicos que acaban de entrar por entre el público)
Karina: (A Alberto, muy asustada) Alberto mejor vámonos, porque si esos llegan a a
cá es muy probable que te hagan algo.
Alberto: (Sin levantar la mirada del suelo) La verdad es que si me hacen algo, m
e vale. Después de escuchar que mis papás se van a separar, nada me importa, aun si
me muero.
Joanna: (Molesta) ¿Qué diantres se fumaría éste que está diciendo estas cosas?.
Dayana: (La jala del brazo) Joanna.
Entran Doctor, Pulga y El Tony, por entre el público. Haciendo desorden. Las tres
chicas se abrazan como para protegerse, Alberto sigue con su mirada perdida.
Doctor: (Cuendo llega al escenario, rodea a las muchachas, pero no le pone cuida
do a Alberto. Las intimida) Miren, miren, pero qué bien lo que nos encontramos acá, ¡C
arnita fresca!.
Karina: (Enfrenta a Doctor, pero con miedo) De una vez le advierto que estoy dis
puesta a darme de golpes con usted si es necesario.
Doctor: (Burlándose) Uy, pero que ruda está la mujer hoy.
Joanna: (Muy decididda y en tono retador) Usted le hace algo a mi amiga y se las
ve conmigo.
Doctor: (En tono de burla) ¿Pero qué es esto, la revolución femenina?.
Dayana: (Muy molesta) Ya estamos cansadas de que ustedes nos estén asustando.
Doctor: (Burlista) Uy, pero qué ofensiva se volvió la muchachita.
Alberto: (Se pone de pie y empuja al Doctor) No las molesten más.
El Tony y Pulga agarran a Alberto
Doctor: (Se vuelve) Pero miren quien está acá. Nada más y nada menos que Méndez.
Pulga y El Tony se ríen y lo agarran con fuerza.
Doctor: (Se le acerca y lo toma de la cara) Mira papi, no te metas, que acá es asu
nto de tres contra tres, y usted está sobrando (Lo empuja).
Alberto: (Retándolos) Si tienen que pegarle a alguien que me peguen a mí.
Doctor: Uy, pero cómo tiemblo de miedo. (A Pulga y El Tony) ¿Verdad qué miedo compas?.
Pulga: Sí, sí, qué miedo (Y se ríe).
El Tony: (Asusta a Pulga).
Pulga: (Se asusta, pero se ríe) Otra vez, otra vez.
El Tony lo asusta de nuevo y Pulga se ríe.
Joanna: (Brava se mete en medio de los dos) Ya no lo molesten, no ve que sus papás
se van a separar y él anda muy triste.
Alberto: (Cayando a Joanna) Joanna no.
Karina: (Hace un gesto de molestia).
Dayana: (Molesta se lleva las manos ala cabeza) Cuando no Joanna.
Doctor: Así que eso es lo que te tiene más triste que tontico sin mama.
Alberto: (Retador) Sí, eso es lo que me tiene así, ¿Y qué?.
El Tony: Pues el doctor tiene la solución.
Alberto: (Interesado) ¿En serio?.
Doctor: Pues claro papá, yo tengo la solución. Mirá, lo que necesitás es un buen viaje.
(Y saca una jeringa)
Joanna: ¿De cuando acá éste es un agente de viajes?.
Pulga: (Se mete) ¿Cuál agente de viajes ni que ocho cuartos?. El Doctor vende de la
buena, de la que lo hace a uno volar. Me comprendes, Méndez.
El Tony y Pulga se ponen a bailar a ritmo de la canción "Me comprendes Méndez”.
Joanna: No entiendo.
Dayana: (Le habla a Joanna en el oído).
Joanna: (Sorprendida) ¿Usted vende dro...
Doctor: (Le tapa la boca) Shhh... no quiero que nadie se dé cuenta, si no me echan
al tabo.
Joanna: (Asustada) Entonces usted es un...
Doctor: (Con una reverencia) Sí, para servirle a usted y a la patria.
Joanna: ¿Y para qué anda con éstos mocosos?
Pulga: ¿Y usted tan mayor?.
Karina: (Al Doctor) Mire, Alberto no necesita de su ayuda y menos de lo que uste
d vende.
El Tony: ¿Qué? ¿Usted es la mamá de Albertico para que hable por él.
Doctor: ¡Ja! Me lo dices a mí. Mis papás también se divorciaron, y pensaron que dándome mu
chos regalos, dinero y muchas otras cochinadas iban a llenar el vacío que había en mí,
ese vacío que creí que no se podía llenar. Hasta que unos amigos me regalaron algo qu
e vino a llenar ese vacío (Saca un paquete blanco) Esto, ¿Lo ves?, vino a cambiar mi
vida, esto ha venido a llenar el vacío que había en mí.
Karina: Sí, pero siempre vas a necesitar más y más, porque el efecto pasa y el vacío sie
mpre queda.
Doctor: Por eso no me preocupo, porque siempre tengo más. A mí todo me lo dan gratis
. Lo que necesite, nada más lo pido y me lo dan.
Pulga: ¿Comprendes?..
El Tony y Pulga se ponen a bailar a ritmo de la canción "Me comprendes Méndez”.
Alberto: (Al Doctor) Yo quiero de eso que vos tenés para olvidar. Yo también quiero
volar como lo hacen ustedes.
Dayana: No, Alberto, no lo hagás, esa no es la solución.
Doctor: Usted no se meta.
El Tony: Sí, no se meta.
Joanna: Sí Joanna, no se meta, mejor no sigan más porque de seguro nos van a hacer u
n daño.
El Tony: Escuchen a su amiguita, ella sí es inteligente.
Karina: (Molesta empuja a El Tony) ¿Cómo que no se meta? Si ustedes lo que van a hac
er es destruir la vida de mi amigo.
El Tony: (Se esconde detrás de Doctor)
Doctor: Mira nena, no te metas, que el que decide es el amigo (Señala a Alberto) Déj
enlo, ustedes no lo mandan.
Pulga: Mira guapa, el compa quiere volar, no le corten las alas, déjenlo libre.
Dayana: Pero es que él es nuestro amigo, y lo queremos mucho.
El Tony: Mira preciosa, si a los papás no les interesa la vida del brother, ¿Cómo le v
a interesar a ustedes que no son nada de él?.
Joanna: (Desubicada, se impacienta) Ahora sí que no entiendo nada.
Karina: (Más animada y casi desesperada) Está bien, tal vez nosotras no seamos nada
de Alberto, y quizá no nos interese su vida, pero hay alguien que entregó su vida pa
ra que Alberto no tenga que sufrir más.
Doctor: ¿Pero quién va a entregar su vida por éste? (Señala a Alberto).
Dayana: (De forma pausada) Jesús, el Hijo de Dios. Él lo tenía todo, todo el poder, to
da la gloria, tenía miles de coros que le cantaban y muchos ángeles que le servían, y
dejó eso para entregar su vida no solo por Alberto, también por mí, por Karina, por Jo
anna...
Joanna: (Desubicada) ¿Yo qué?.
Dayana: Y por, por, por... (Señalando a Pulga y El Tony) Esos dos.
Pulga: Esos tienen nombre. Yo soy Pulga.
El Tony: Sí, y yo El Tony.
Dayana: Bueno, por Pulga y por Chepe, y por supuesto, por usted (Señala a Doctor).
Doctor: ¿Cómo, un tipo que ni me conoce va a morir por mí?.
Karina: Él le conoce incluso mejor de lo que usted se conoce.
El Tony: ¿En serio?, ¿Alguien entregó su vida por mí? Oye, nadie, que yo sepa, lo haría po
r mí.
Dayana: Pero Jesús lo hizo porque te ama.
Doctor: (Molesto) Mentira, nadie te ama.
Alberto: Bueno ya. (Al Doctor) ¿Me va a ayudar? ¿Sí o no?.
Doctor: Claro mi amigo. Vení que te voy a llevar a un lugar donde nadie nos va a v
er.
Los tres drogadictos y Alberto caminan hacia la izquierda.
Karina: Se esconden porque saben que lo que hacen es malo. Pero Jesús no sabe de e
scondites, por que Él es la Luz.
Los cuatro se vuelven cuando escuchan las palabras de Karina.
Joanna: ¿Para qué hablaste? Ya se iban.
Dayanna: (Regañándola entre dientes) Joanna
Alberto: (Muy molesto se dirige a Karina) Mejor callate, que me tenés harto con Je
sús. Si muchas noches lloré en mi cama pidiéndole ayuda, y nunca me escuchó, para que se
guir insistiéndole, mejor busco una solución más rápida y así no le hago perder el tiempo.
Dayana: (Muy preocupada) Pero si no le estás haciendo perder el tiempo.
Alberto: (Muy decidido) Por más que insistan, he tomado una decisión, buena o mala,
al fin y al cabo es mi decisión. Y si a mis papás no les importa, menos a ustedes.
Karina: (Desesperada) Pero es que no me comprendés.
El Tony y Pulga se ponen a bailar a ritmo de la canción "Me comprendes Méndez”.
Karina: (Enojada. Muy molesta) Ya es suficiente. Estoy harta de escucharlos deci
r eso. ¿Es que acaso no pueden comprender que es un grave error lo que ustedes están
haciendo?
El Tony y Pulga se asustan. Se esconden detrás de Doctor.
Karina: (A Alberto) Y lo que vos, Alberto, vas a hacer. Comprendé que las drogas n
o son la solución.
Alberto: Si las drogas no son la solución, ¿Entonces qué?.
Karina: Ya te lo dije, Jesús te quiere ayudar.
Joanna: (Hablando sola) Y dale con la piñata. Pero esta mujer está sorda ¿O se hace?.
Alberto: Yo también ya te lo dije, ya estoy cansado de pedirle ayuda y no he visto
una respuesta.
Dayana: Pero es que debés de tenerle paciencia.
Alberto: (Molesto) Paciencia, paciencia, ya estoy harto de tener paciencia, yo q
uiero algo que sea rápido y él (Señala al Doctor) tiene la solución.
Joanna: (Impaciente) Sí, déjenlo que se vaya, no insistan más. Ya me quiero ir.
Dayanna : (Regaña a Joanna) Ya Joanna, si te querés ir, vete, nadie te tiene amarrad
a.
Joanna: ¡Uy! Que dicha. Música para mis oídos. (Sale por la derecha)
Pulga: Lástima, se fue la más inteligente de todas. ¿Por qué no hacen lo mismo?.
El Tony: Sí, y dejan al amigo tranquilo, que disfrute del vuelo.
Karina: (Desesperada le habla a Alberto) Pero es que él (Señala al Doctor) tiene una
solución pasajera, Jesús es para toda la vida. Además, la ayuda que él (Señala de nuevo a
l Doctor) te ofrece no es gratuita.
Doctor: Tranquilo que yo te regalo la primera.
Dayana: (Con desesperación. Preocupada por su amigo) Sí, pero tenés que pagar las demás,
y no va a ser poquito, como al principio, vas a querer más y más. Y cada vez te va
a salir más caro.
Doctor: Si quiere ayuda y disfrutar del placer de volar, debe de pagar.
Karina: Pero Jesús no te cobra nada, él te lo da gratis.
El Tony: Con razón tiene un mal servicio, si lo da gratis.
Dayana: Él no lo hace por cobrar, porque lo hace por Amor.
Alberto: (Muy molesto) Amor, amor, ya quisiera verlas en mi lugar, donde lo que
menos recibo es amor. (Se les acerca, muy decidido) ¿Y saben qué?, ya estoy cansado
de escucharlas, y por más que insistan, no les voy a hacer caso. (Les pasa por el
frente y se vuelve) Adiós.
Doctor: Muy bien. Vámonos.
Salen por en medio del público, seguidos por Pulga. El Tony se queda.
El Tony: (A Karina y Dayanna) ¿En serio Jesús no me cobra nada por ayudarme?.
Karina: Sí mi amigo, Él no cobra nada.
Pulga: (Se devuelve y agarra a El Tony de la mano y lo jala) Caminá y no te quedés h
ablando con estas locas.
Salen y se apagan las luces.
Las luces se encienden de nuevo pasados 20 segundos.
Alberto: (Está sentado en una de las sillas, como al principio) Y bueno, ya es de
suponer lo que pasaría después. Comencé a hundirme más y más en un abismo sin salida. Lame
ntablemente tuve que llegar a ésta condición para darme cuenta de que fue un error.
Hoy mis amigas, que en aquella ocasión quisieron ayudarme, sí se dieran cuenta de mi
situación, estoy seguro de que me habrían dicho -"Te lo dijimos"-. Tengo paz en mi
corazón porque le entregué mi vida a Dios, pero fue hasta que me vi en el estado que
estoy, enfermo y con muchas posibilidades de morir joven. Amigo, no esperes a q
ue sea demasiado tarde para buscar de Jesús. Recuerda que ni las drogas, ni el alc
ohol son la mejor solución a tus problemas. Busca a Jesús, que Él de fijo te ayudará. ¿Me
comprendes? ¿Méndez?.
Se apagan las luces.
fin...
___________________________________________________________----____________-
PequeÑas obras de teatro

Buscando Corazones sinceros


Personajes:
1.Sara - sierva de dios 2.Alberto - "cristiano entre comillas" 3.Francisco - líd
er de seguimiento. (como un secretario) 4.Dios
-En la iglesia un sabado-
Pastor - Hermanos, estamos pasando por momentos de pruebas, tenemos que buscar m
as el rostro del Señor. Vamos a estar haciendo ayunos todos los días por lo menos ha
sta las 12:00 del medio día, para que el Señor siga con la obra, para que Dios nos dé
fortaleza, sigan orando por mi familia y por esta iglesia. También todos en las ca
sas oren, vamos a tomar la hora de las 7:00 p.m. en esta semana para orar, busqu
en al Señor, el rostro de Él. Amén (se hace esto ya que la iglesia esta pasando por un
a crisis, puede tratar una situación específica en su iglesia).
- 2 días después... en sus casas hora: 6:15pm -
Alberto - (llega a su casa enciende la TV. o la radio y engancha sus piernas en
algún mueble, se pone cómodo) Sara - (llega cansada de su trabajo a la casa) Dios gr
acias porque se que en ti puedo descansar (arrodillada). Señor sabes los problemas
que han pasado en la iglesia... Alberto -Ah, (bosteza) Dios mío que sueño, espérate s
i falta media hora para las 7 que va ser el juego decisivo Francisco - (llama a
Alberto por teléfono) Alberto - ¿Quién sería el inoportuno? ¿bueno? Francisco - Alberto ¿Có
estas? Dios te bendiga... Alberto - Si, ¿quién habla? Francisco - Soy Francisco el d
e la iglesia Alberto - ¿Cómo estás? ¿Cómo van las cosas? ¿Y la Familia? Francisco - Bien, g
acias, mira hermano te llamo para que sigas intercediendo por lo de la iglesia,
la familia del pastor tu sabes y te acuerdes de los ayunos... Alberto - ¡Ay si! Fr
ancisco - ¿Dijiste algo? Alberto - No, no, si como no, si los ayunos y esas cosas,
orar si pues... Francisco - Bueno no te olvides, te dejo porque me falta realiz
ar 3 llamaditas más. Alberto - Esta bien, Dios le bendiga Francisco - Hasta luego
-
En todo esto Dios observa tanto a Alberto como a Sara-
Alberto - ¡Rayos a mi se me olvido por completo!, pero Señor tu sabes todas las cosa
s, mira estas cosas no pasarían si yo estuviera en el consejo y fuera el líder, porq
ue tu me has dado muchos dones como el de discernimiento y tu sabes esto pasa...
-Dios lo mira con tristeza, suena el teléfono, llaman a Sara-
Sara- Buenas noches Francisco - Sara, te habla Francisco, te llamo para acordart
e y dar seguimiento a los ayunos y las oraciones Sara - Gracias, si tenemos que
seguir orando, intercediendo, para que la gran obra se cumpla en nuestra iglesia
y en nuestras vidas, gracias por llamar. Sara - Dios bendice mucho a mi hermano
Alberto - Dios ya son las 7:00 pero déjame ver algo y yo voy a orar, está bien, voy
a orar... bueno déjame poner el televisor en mudo y pues como en 2 minutos se aca
ban los anuncios y casi los juegos empiezan a las 7:15, bueno me da tiempito de
orar. Sara - (arrodillada) Dios vengo una vez mas delante de ti... Alberto - Bue
no Señor este... gracias por los dones que me has dado...
- Dios escucha con agrado a Sara más a Alberto no-
Sara - Señor ten misericordia de nosotros, perdónanos padre... (con gemidos) Alberto
- Bueno Señor yo se que la iglesia esta bien mal, empezando por el pastor pero pe
rdónalos... Sara - Señor perdona si en algún momento hice mal, quizás una mirada o una p
alabra con la que lastime a algún hermano... Alberto - (casi mirando el reloj y el
televisor a la vez, ya se acerca alas 7 :15) Señor pues tu sabes todas las cosas.
.. Sara - Señor bendice a mi pastor, a tu iglesia, que tu Espíritu se derrame en la
iglesia danos nuevos dones, amor, Padre celestial, cuídanos y protégenos señor, dale f
ortaleza a nuestro pastor que es un siervo que tu colocaste para bendición a esta
iglesia, te alabo y te glorifico. (Puedes añadirle y poner más cínico a Alberto) Alber
to - (se levanta y ve la tele) Sara- Sigue orando...
-Mientras Dios va a donde Alberto-
Dios - Alberto, tus palabras no han llegado a mi trono, ni siquiera me regalaste
unos cuantos minutos, necesito hombres y mujeres de compromiso que estén dispuest
os a buscar mi rostro tarde, día o de noche, pero prefieres tu comodidad, prefiere
s y eliges cosas antes que a mi. Yo te amo Alberto, ámame tú también...
-Alberto queda triste se arrodilla y pide perdón-
-Dios se dirige a Sara-
Dios- Mas tu Sara, mi sierva, has sido fiel, a pesar de tu cansancio, has hecho
mi voluntad, has buscado mi rostro, pondré nuevos dones en ti y daré bendiciones a v
ida. Tu oración ha conmovido mi ser, y si tengo más paciencia y misericordia de lo q
ue te imaginas, y tengo propósito contigo y la iglesia, ¿sabes por qué? Porque los amo
, los amo.
(Sara se queda en humillación y le da alabanza y gracias a Dios. Él se dirige hacia
la iglesia, a la congregación y la observa, y les dice: busco una iglesia que me a
dore y que me siga, solo eso pido, busco corazones sinceros).
Fin

UN CORAZÓN NUEVO
drama para mimos
Personajes
Vestuario

Accesorios
1 Cristo/Dios

todo vestido de blanco

2 globos rojos llenos de agua y un globo blanco


2 Hombre

pantalón negro y polo o camisa blanca


3 Mujer

pantalón negro y polo o blusa blanca


4 Satanás

todo de negro

Marcador negro
El drama inicia con Cristo/Dios, dando la espalda al público y el hombre y la muje
r en posición fetal (de bebe en el vientre) a Su espalda.
El narrador en voz alta, lee II Corintios 5:10, al mismo tiempo que Cristo/Dios
se voltea hacia el hombre y la mujer, les da vida y les entrega un globo rojo a
cada uno (el globo simboliza al corazón) y Cristo/Dios retrocede un poco pero perm
anece en el centro del escenario dando la cara al publico y los demás actores. El
hombre y la mujer actúan desplazándose en el escenario con libertad y disfrutando l
a vida, cada uno en un extremo del escenario.
Satanás entra y le dice a la mujer que le preste su corazón, y le insiste, pero la m
ujer no acepta, lo reprende y mira a Cristo/Dios quien le da un gesto de apropio
.
Satanás llega donde está el hombre y le pide su corazón, el hombre le dice que no y mi
ra a Cristo/Dios quien le da un gesto de apropio. Satanás insiste y le ofrece una
revista o algo que simboliza pornografía (como una revista gigante estilo de "Play
boy"). El hombre acepta la revista (y da la espalda para no ver a Cristo/Dios)
y mientras esta mirándola, no observa cuando Satanás mancha su corazón con el marcador
(el hombre sostiene su corazón en la mano donde no esta la revista.)
Satanás regresa a la mujer y nuevamente pide que le preste su corazón, la mujer al p
rincipio no acepta, pero le insiste y le ofrece un espejo (representando vanidad
u orgullo.) La mujer acepta el espejo y mientras esta mirándose, no observa cuand
o Satanás mancha su corazón con el marcador (la mujer sostiene su corazón en la mano d
onde no esta el espejo.) Unos segundos después, la mujer ve su corazón manchado, mir
a a Cristo/Dios, se da cuenta lo que ha hecho, se hinca y muestra su corazón a Cri
sto/Dios pidiendo perdón. Cristo/Dios se acerca a ella tiernamente (sin enojo) y l
a perdona dándole un nuevo corazón blanco (representando la salvación). A Satanás no le
agrada, pero la mujer ahora queda con la mirada fija en Cristo/Dios (quien regre
sa al lugar donde estaba.) Después Satanás le ofrece al hombre un billete grande (c
rea uno grande de cartulina y escribe algo como $1,000,000) y mientras esta vie
ndo con asombro el billete, no se da cuenta que Satanás continúa marcando su corazón.
Satanás le pide que jueguen con su corazón, al principio el hombre no quiere, pero S
atanás insiste y empiezan a jugar, aventándose el globo, cada vez a mayor distancia,
hasta que Satanás lo toma para sí y lo avienta hacia arriba, cada vez más alto. El ho
mbre se preocupa, hasta que Satanás deja caer el globo y éste se rompe (asegúrate de
que el globo esta bien lleno.) El hombre quiere reclamarle, pero Satanás se va.
En ese momento Dios va hasta el centro del escenario, llama al hombre y a la muj
er y les pide sus corazones. El hombre le entrega el pedazo de globo roto, pero
Dios - con tristeza, pero justicia - no lo acepta y lo rechaza. La mujer le entr
ega el globo y Dios la recibe y sale junto con ella del escenario, a la vez que
el narrador lee lo siguiente: -Porque la paga del pecado es muerte... pero... To
do el que confíe en Él no será jamás defraudado... porque todo el que invoque el nombre
del Señor será salvo- (porciones de Romanos 6:23 junto con Romanos 10:11 y 13) J
uan Carlos Flores Marker.
PIES DE SIERVO
TEMA :
PROPÓSITO
DURACIÓN
PIES DE SIERVO
Motivación, perseverancia, decisión, confianza principalmente para la juventud y ada
ptándolo puede servir para el evangelismo.
20 minutos
ACTORES :

Líder de Jóvenes
Cristiano fiel y perseverante
Cristiano criticón y legalista
Cristiano temeroso
Cristiano perfeccionista
Cristiano flojo
Cristiano vanidoso
Cristiano desorganizado (Puedes incluir un chismoso, enojón, filósofo, etc.)
UTILERÍA :

ESCENA
ESCENA 2

Puedes meter música para cada actuación, vestuario de acuerdo al personaje, más person
ajes y escenografía de un bosque.
El drama inicia en una reunión de jóvenes, donde el líder se encuentra exhortando a la
juventud.
Líder: Jóvenes, el Señor está buscando corazones dispuestos a luchar para continuar firm
es en Su camino.
Todos gritan: Sí, Amén, Aleluya, Sí, Si.
Líder: Así que no importando lo difícil que sea el camino, ni los gigantes, ni las pru
ebas, ni los obstáculos, ni nada nos hará volver atrás.
Todos gritan: Así es, Claro, Aleluya, Amén, Amén.
Líder: Y para probar esto en práctica, mañana subiremos la montaña (da el nombre de algu
na cercana a tu localidad), hasta llegar a la cima y orar y estar en comunión con
nuestro Dios, así que los que acepten el reto, nos veremos en la base de la montaña
a las 5:00 de la mañana. ¿Están de acuerdo?
Todos gritan: Sí, Aleluya, Amén, Ahí estaremos. (y se despiden todos).

Llega el primer joven a la base de la montaña a las 4:59


Criticón: ¿Cómo es posible? Ya casi son las cinco y no hay nadie aquí. ¡Qué desorganización
impuntuales! ¿Qué clase de cristianos son éstos? Pero…. Mm…..¡Ya sé, me voy a otra iglesia
de sean más organizados! Yo mejor no voy Señor. ¡Ay nos vemos, adiós! (se va) Llega el T
emeroso: ¿Ay, qué oscuro está aquí! ¡Qué miedo! ¿Cómo nos citan a esta hora donde las tinie
reinan?…..¡Uy!… y dijeron que había gigantes ¿Y si me atrapan?….¿o si me resbalo en el cami
¡o si me pica un animal? ¡Ay Señor, líbranos del mal! Yo mejor me voy a mi casita a est
ar bien seguro. Además soy alérgico al polvo. (se va)
Llega el Perfeccionista: Son las cinco en punto y no hay nadie, claro yo no orga
nicé esta excursión, si yo lo hubiera hecho, sería mejor, los hubiera citado a las 12:
00, nos iríamos en carro y preferiría el mar a la montaña. ¡Ay Señor, esta gente que no pi
ensa, de seguro no pensaron en las condiciones atmosféricas ni meteorológicas. Mejor
yo no me arriesgo Señor, ya me voy.
Llega el flojo: (cargando su cobija y almohada) ¡Qué sueño Señor! ¿Cómo nos citan tan de ma
rugada? Ay Señor, yo sé que tú hablas a través de diferentes maneras, así que porqué no me
ablas a través de un sueñito, ¿Si? ¡Ay nos vemos mañana Señor!
Llega la Vanidosa: (con espejo, lentes, tacones y vestido de noche) ¡Oh Señor, he aq
uí tu humilde sierva, que se atreve a llegar hasta aquí para servirte! ¡Oh no! ¡Traeré tod
os mis accesorios y protectores solares? ¡Oh no! Me falta mi filtro solar, ¡Qué traged
ia! ¡Y qué horrible clima! Señor ¡Tú no puedes permitir que la imagen de esta tu sierva se
deteriore! ¿Verdad? Así que me voy al Salón de Belleza y después nos vemos en el espej
o. Bye, Bye.
Llega el Desorganizado: (con portafolio) Oh no Señor, ¿dijeron a las cinco o a las s
eis? ¿Aquí o en la cima? ¿Dijeron que era para hoy o para mañana? ¡A ya sé voy a sacar mi d
rectorio y le voy a hablar al líder (y al abrir), ¡Oh no, me equivoqué de portafolio y
traje la mochila de mi hermanito! Ay no, mejor me voy. ¡Qué desorganizados! ¡Qué falta
de comunicación! ¡Oh no! ¿Por donde me voy? Creo que estoy perdido. (se sale) Llega e
l Fiel: ¡Oh gracias Señor por permitirme llegar temprano, parece que no hay nadie y
aun si no llegan, yo subiré, no importa qué tan difícil sea, pero tomado de tu mano vo
y a vencer todo obstáculo, ya que no subiré en mis fuerzas, sino en las tuyas, pues
tú eres mi fortaleza y pronto auxilio, pon en mí gozo, ánimo y perseverancia para logr
arlo, y quita de mí todo espíritu de crítica, de temor o perfeccionismo y aleja de mí la
flojera, vanidad y desorden de mi vida, así que en el nombre de Jesús subiré y venceré
pues tu has puesto en mí, pies de siervo para caminar por tus caminos, gracias Señor
. (y sale rumbo a la cima).

EL ANHELO DE MI CORAZÓN
Este guión está pensado para tener la sencillez y el impacto visual de una obra para
mimos, pero con el realce de un breve diálogo. Por favor haz las adaptaciones a l
a escenografía y al número de personas que serán parte de la escenografía, de acuerdo a
tus posibilidades.
Bosquejo de la Trama
Uno después del otro, el actor hablante de cada escena representada, deja su carac
terización y camina hacia el pesebre, le dice al público lo que siempre había deseado
y la manera que Jesús se mostró para satisfacer ese deseo. Después se hinca ante el pe
sebre, adorando, hasta que todos los representantes de escena hayan pasado al pe
sebre. Luego el narrador lee el epílogo y guía a los asistentes para cantar juntos u
n villancico navideño o un canto de adoración.
Diálogo

Lo que yo más quería, era ser popular, tener amigos y novio(a). Pero Jesús me mostró que
Él es el único que me amará Incondicionalmente, por siempre y con amor perfecto.
Lo que yo más quería, era ser poderoso e importante. Él me mostró que mi valor viene de
ser un hijo inmensamente amado del Creador del universo.
Lo que yo más quería, era justicia para que la gente dejara de tomar ventaja de mi d
ebilidad, y me tratara equitativamente. Lo que Él me mostró fue que un día, todos noso
tros pagaremos por los pecados que hayamos cometido.
Lo que yo más quería, era tener una buena educación, luego un buen trabajo y luego, ya
saben, hacer suficiente dinero para vivir con comodidad, pero Él me mostró que nada
de eso puede hacerme verdaderamente feliz. Sólo Él puede llenar mi vida con paz, di
cha y satisfacción duraderas.
Lo que yo más quería, era tener un amoroso padre de familia al estilo de los que veía
a mi alrededor. Él me enseñó que Dios es mi Padre amoroso, y que todos Sus hijos son m
i familia.
SALVACION
TEMA :
SALVACIÓN
ACTORES :

- Jesús - Alcohólico y fumador - Alma de una persona - Hechicera o bruja - Riqueza -


Inmundicia
UTILERÍA:

Una silla, un corazón blanco grande sobre la silla permitiendo que alguien se pued
a sentar, esto será el trono del corazón. También una puerta (imaginaria).
DRAMA :

1.- Inicia el alma vestida de blanco realizando pasos de danza interpretativa ju


dia alrededor del corazón (sino sabe danza interpretativa, pueden ser sólo pasos lib
res representando libertad).
2.- Después el alma escucha que alguien toca a la puerta y entra el primer persona
je (vicios) fumando y tomando golpea al alma, se sienta en el trono del corazón.
3.- Después llega el siguiente personaje y sucede lo mismo con cada uno, ocupando
el trono del corazón.
4.- Hasta que Jesús toca a la puerta y el alma se arrastra para abrirle, los perso
najes o espíritus le tratan de impedir la entrada, pero lo logra y cuando Jesús entr
a, saca a todos los espíritus, limpia el coración y restaura a el ALMA y el Alma sie
nta a Jesús en el trono del corazón y el drama termina cuando el Alma adora a Jesús co
mo al inicio del drama.
MÚSICA :

La puedes combinar con música de adoración al inicio y al final y música de caos duran
te la trama y gregar sonidos como tocar la puerta.
Juan Carlos Flores Marker.

UN PASO DE ESPERANZA
Este es un gran drama que puede ayudarte a hacer una "verdadera obra de teatro".
Tiene una trama para evangelizar, y la época en que se puede usar es en Navidad,
pero con tu ingenio y la ayuda de Dios, puedes utilizar este drama en cualquier ép
oca, sólo necesitas cambiar muy pocos aspectos. Esperemos que esta gran obra te pu
eda ayudar, ya que nuestro querido Juan Carlos Flores fué el escritor de esta obra
que con la ayuda de Dios, ha dado resultado en varias ocasiones.
Escena I - Los Ángeles 8:40 p.m.
Narrador: Santa Fe Street, los Ángeles Cal, 24 de Diciembre de 2054, 8:40 p.m. Tom
my : A ver niños, otra vez, pero entonados porque ya es tarde. Wilber, tú primero. W
ilber : ( comienza a cantar desentonado) Tommy : ( tapándose los oídos) Ya, ya, ya.
Ahora tú Wendy. Wendy : (también canta desentonada) Tommy : Muy bien, ahora todos ju
ntos … 1, 2, 3… Todos : ( inician el canto todos juntos) Tommy : ( mientras observa
la alegría en los niños … ) viendo su alegría , recuerdo las Navidades de cuando era un
niño como ustedes. Wilber : Ya había navidad en la época de los dinosaurios? (todos lo
s pequeños se ríen por el comentario) Wendy: Pues si, recuerden que nació en el mileni
o pasado… ¿ En qué año fue Tommy? Tommy : Bueno niños, la verdad, es que no soy tan viejo;
nací en la primavera de 1970. Andrew : ¡ Pero ya te llegó el invierno! ¿ Verdad Tommy?
ya tienes nieve en la azotea. Tommy : Si yo les platicara acerca de mi infancia,
(con tono melancólico ) podría correr el riesgo de tener una que otra fuga en mis o
jos. Todos : (curiosos y juguetones rodean a Tommy) ¿ Cómo fue tu infancia? ¿ Ya Había n
iños? ¿ Cómo era navidad en ese tiempo? Tommy : ( Tommy, se sienta en la banca, y cerr
ando sus ojos, comienza a recordar).
Escena II - Tommy beisbolista
( Sale un niño suponiendo ser Tommy de niño, vestido de beisbolista, y sólo se escucha
su voz.)
Voz del niño: Cuando yo estuve en el kinder, fui el mejor beisbolista del mundo, e
l juego estaba en mis manos y nadie me podía detener… Manager : ¡ Vamos Tommy ! ¡ El jue
go está en tus manos chico ! Comentarista : Estamos en el cierre de la última entrad
a. El equipo de los canarios tiene la oportunidad de ganar esta tarde…Canarios 6 ,
Cardenales 7. casa llena para los Canarios. Tommy Jason al bat , el triunfo ó la
derrota del equipo está en sus manos. Andy García está palmeando muy bien… ¡ ha puesto en
aprietos al pequeño Tommy con 3 bolas y 2 strikes ! ¡ Un silencio sepulcral invade e
l estadio de Sta. Mónica ! Andy García se prepara para lanzar ; Tommy se ve seguro d
e sí mismo . abanica y…¡ponchadooo!
¡ GANA EL EQUIPO DE LOS CARDENALES 7 X 6 ! Todos los niños : ¡ eres un menso! ¡ un sope
! ¡ un perdedor ! Manager : ¡ olvídate del equipo Tomás ! ( Pasa otro niño y en tono burlón
le dice…) Niño : ¡ eres un babas Tomás ! Manager : ¡ Silencio todos , ¿ qué desorden es est
! , ya es tarde. ¡ vámonos !
Escena III - Tommy futbolista
( Sale otro niño suponiendo ser Tommy de niño, vestido de futbolista, solamente se o
ye la voz ) Voz del niño: Además , fui el mejor futbolista del condado de Palm Sprin
g CA., a tan sólo 10 años de edad, ¡claro ! ¡ Lo recuerdo muy bien,… fue en el verano del
80 !. Entrenador : ¡ Tienes que parar ese balón Tommy, vamos , tú puedes ! Comentarist
a : Excelente partido entre Halcones Reales y Ositos Gryslies. El partido que se
disputa en esta serie de penalties… ¡ un marcador de 3 a 2 ! … última oportunidad para
los ositos - empatan ó pierden - y esto sólo depende del portero …. Tommy se prepara p
ara interceptar el balón… Ya está listo para cobrar el último penal el niño Mathew González
Tira y… ¡ GOOOOOOOOOOOOOOL!

Niño golpeado: ( responde rápida y sagazmente) Es que él no tiene papás y come lo que en
cuentra en la calle y ya tiene como 3 meses enfermo, para mí que ya se va a morir,
ya está bien amarillo, casi ni habla. Ni le entendemos lo que nos ha querido deci
r … mírelo (haciendo una señal con la cabeza ) ya hasta le hablamos a la ambulancia. (
Tommy abraza al niño enfermo). ( Entra otro niño de por ahí, y le pide que también lo a
brace , en ese momento entra el papá del niño golpeado. Entra borracho y muy enojado
.) Papá : ¿En dónde andas, hijo de la mala vida ? ya te dije que a esta hora te quiero
en la casa y no en la calle de vago, ( todos se asustan al ver entrar al borrac
ho padre). (Toma al niño fuertemente de su brazo y lo amenaza ) pero ya veras, te
voy a aplicar un correctivo para que aprendas a obedecerme, eres igualito a tu m
adre y a ti te va a pasar lo mismo que a ella . ¡ Vámonos! ( El hombre saca al niño de
l escenario, y mientras los otros niños se van, se escuchan los golpes y los grito
s afuera de escena). ( Entran enfermeros con una camilla y se llevan al niño enfer
mo, al mismo tiempo que se oye la sirena de una ambulancia). Tommy : ¡ Chispas! cu
ando parece que las estrellas que encontraba a su paso. El hombre, finalmente se
acercóa la niña y le preguntó: ¿qué es lo que estás tratando de hacer pequeña?. Ella conte
onvencida,: " Estoy salvando a las estrellas de mar ". El hombre sonrió y le dijo
: es en vano tu esfuerzo, son millones, no podrás salvarlas a todas, ellas morirán a
ntes de que puedas salvarlas tú sola. La niña pensó en lo que aquel hombre le dijo, a
lo cuál respondió: tal vez usted tenga razón , pero por lo menos ésta si se salva. Y la
niña la lanzó al mar. Lo mismo sucede con nosotros Tommy, no podemos cambiar al mund
o entero nosotros solos, pero… mientras Dios nos permita, siempre habrá alguien a qu
ien compartirle de su amor y la esperanza que el tiene para el mundo. ¡e se es el
verdadero significado de la navidad, que Jesús nazca en tú corazón! Tommy : ¿ Cómo es posi
ble que El siendo tan grande pueda nacer en alguien tan pequeño como yo ?¿ Cómo puedo
recibirle ? Misionera : ¡levanta tus manos! ¡abre tu corazón a El ! ¡pídeselo con tus prop
ias palabras ! Pídele que venga a tú vida; y ahora tú, como aquella niña, esfuérzate por c
ompartir de este amor y salvación a otros. Tommy : Si, así lo haré, lucharé por comparti
r este mensaje toda mi vida.
(SE CIERRA EL TELON)
Escena IX - Tommy en la prepa.
( Se abre el telón y los jóvenes están sentados en sus pupitres; llega la maestra). Ma
estra : ¡¡Basta ya!! Tomen sus asientos (regañona y mandando, entra al salón de clases)
Veremos sus ensayos acerca de la navidad. Muy bien, haber Miss González, (la señala,
ella se pone de pie un poco tímida, todos la miran ) usted primero. Miss González:
Oh right, (da un suspiro). Mi composición inicia de la siguiente manera: La navida
d científicamente es producto de un proceso socioeconómico y funcional para el sanea
miento de las economías adjunto a un excelente tiempo de convivencia familiar, un
ejemplo claro de este fenómeno es el tradicional Santa Claus, hecho famoso por la
compañía Coca-cola en los años 30 s. ¿ Continúo profesora Brown ? (Algunos compañeros comie
zan a reírse de su compañera ) (ella voltea y los mira de reojo a todos ).
Maestra : (Se dirige con la cabeza a uno de los estudiantes que sonreía burlón ) ¡¿Sí Mr.
Smith ?! ¿desea compatir parte de su ensayo con nosotros? Mr. Smith: ( El joven se
levanta con fanfarronería y comienza a leer ). Navidad, es una época de romance y m
ucha confraternidad…. Entre la familia, se unen y se dejan rodear por el espíritu na
videño y el calor de los lazos familliares, es una época de compartir nuestro cariño a
través de regalos especiales. ( En esta última parte, el joven voltea a ver a una c
hica del salón, mientras que los compañeros de a lado se mofan ). Maestra : ( Autori
taria, impone el orden. ) ¡Silencio jóvenes! ( el joven se sienta ) ,Mr. Smith, su téc
nica en el desarrollo literario de su ensayo fue bastante bueno. ( Dirige la mir
ada a otra jovencita y le pide que continúe). Miss Nicole Rodríguez, háblenos de su en
sayo navideño por favor. Nicole Rodríguez: ( Con voz quebradiza é insegura) Claro que
sí , Miss Brown. Navidad, es una época alegre y felíz en la que puedes recordar a tus
seres queridos… Aún recuerdo la navidad pasada, recuerdo a mi dulce tía con su encanto
y sociabilidad incomparables. Hace 3 años mi dady que nos dejó… lo extraño tanto (sollo
za). Navidad es una época en la que todos debemos abrazarnos porque no sabemos si
el día de mañana estaremos vivos, por eso la época navideña es muy importante. ( La chic
a toma su asiento, los jóvenes se quedan callados y Tommy continúa con la mano levan
tada para que se le conceda ser el siguiente). Maestra : O.K. Tommy, compártenos a
cerca de tu ensayo (con la mano le pide que se ponga de pie). Tommy : (Se pone d
e pie, sobre el mesa banco y comienza a expresar su experiencia en forma entusia
sta). No compañeros, navidad no es nada de eso, Navidad es recordar que Dios vino
a la Tierra en forma de hombre y vino con el único propósito de darnos esperanza y v
ida eterna, su propósito no era comercializar con nada de esto, su propósito fue y e
s que le abramos nuestro corazón y le entreguemos nuestra vida para que nazca y cr
ezca en nosotros. Es la única manera en la que este mundo podrá ser feliz. (Levanta
sus manos y hace el llamado). Si alguno de ustedes ha entendido este mensaje y q
uiere abrir su corazón, hágalo ahora, hoy es el día de salvación, sólo levanta tus manos,
te invito a que te pares sobre tu silla y le digas a Jesús que quieres que entre e
n tú corazón. Si tú haz creído como yo, ¡hazlo!
( Mientras Tommy los mira a todos esperando la respuesta de alguno de ellos, se
forma un silencio sepulcral en el salón de clases, algunos lo miran con burla, otr
os con extrañeza, y otros con la firme idea de que la regó y de que nunca cambiará).
( En eso, dos jóvenes se ponen de pie, Tommy los mira emocionado, pensando que ell
os han creído en el mensaje, pero ellos, levantando sus manos completamente hacia
arriba, lanzan papeles al rostro del joven y comienzan a ofenderle delante de to
dos. Mientras esto sucede, la sonrisa del chico desaparece por completo).
Jóvenes : ( se acercan a Tommy, y mirándolo con burla y desprecio…) Thomas Jason Flore
s (sonríen ), sigues siendo el mismo tarado de siempre (uno de ellos ríe burlonament
e) comprobado, nunca cambiarás. (Ellos regresan a su lugar , mientras todos los jóve
nes mantiene fija su mirada en el consternado chico ).
Maestra : ¡ Silencio, ya fue suficiente! ( Da un golpe en una banca). Mr. Jason (
la mirada fría de la maestra se clava en el joven ) creo que no ha entendido la id
ea del ensayo, no trae nada por escrito, y le recuerdo que no acreditará la materi
a de ninguna otra forma; permítame decirle que fue muy conmovedor su … discurso (son
ríe sarcástica) pero le recuerdo que ¡esto! , es una escuela ( cambia a un rostro duro
), no un convento. (voltea a ver a los demás alumnos, mientras Tommy continúa parad
o sobre su pupitre ). Por mi parte, eso es todo, pueden salir de vacaciones, y… Fe
liz Navidad a todos (pasa junto a Tommy y lo mira de abajo hacia arriba, prosigu
iendo su camino ).
( Los alumnos salen del salón mirando a Tommy de diferentes maneras y mientras el
continúa parado en el pupitre, Addy mueve su cabeza decepcionada de lo que acaba d
e ver y oír, ella se levanta de su lugar , dando la espalda al joven, quedándose allí
parada. En ese momento se cierra el telón.)
Escena X - Regreso al 2054
(Regreso al presente, Tommy anciano con los niños de la calle). Tommy: Bueno niños,
(abre los ojos y seca sus lágrimas) les dije que iba a haber fuga en mis ojos, si
les hablaba de mi infancia, pero creo... creo que este no es un día para que estem
os tristes. Vayan a sus hogares y compartan esto con toda su familia, yo me qued
aré a recoger todo esto, ¿O.K.? Niño 1: No nos iremos sin darte tus regalos (el niño se
levanta mientras Tommy los mira sorprendido). Niño 2 : Yo te regalo mi trofeo de fút
bol, ¡consérvalo Tommy! Esto es, porque si eres el mejor futbolista del mundo (el niño
sonríe mientras se lo entrega). Niño 3 : Y yo te regalo mi pelota de béisbol Tommy, ¡¡está
casi nueva!!, no la he usado, la encontré en el basurero de allá atrás. Martha: Gracia
s Thomás, porque nosotros fuimos como esas estrellas de mar a quienes tu regresast
e a la vida al compartirnos del amor de Dios, yo no tengo nada que darte, sólo qui
ero darte un abrazo y un beso (la chica se acerca a Tommy, le da el abrazo y el
beso, y se aleja).
(Los niños comienzan a irse a sus casas. Mientras que una ancianita se acerca a To
mmy).
Addy: Se han ido todos ¿verdad? Tommy: Si, pero volverán. Comenzaré a recoger todo est
o. Addy: Mientras, me llevaré todo esto (cosas que pueden servir para ambientar la
escena). Tommy: (Cuando la anciana se aleja de Tommy, el expresa su gratitud).
Gracias Addy, porque fuiste la única que levantó sus manos aquel día en el salón de clas
es, cuando nadie quiso escucharme; pero tú si lo hiciste aún cuando todos se habían id
o. (Addy -la anciana- sólo se va sin decir nada).
(Tommy se recuesta en la banca y muere. El teatro se obscurece, y se prenden una
s luces blancas iluminando el escenario, el cielo). En el cielo, entran los niños
y ancianos rodeando a Tommy, quien yace recostado en la banca.
Tommy: ¿En dónde estoy? ¿Qué es este lugar? Niño golpeado: ¿Me recuerdas? Niño enfermo: ¿Te
rdas de mí? Tommy los mira a ambos asombrado, mientras que otro anciano le habla.
Anciano: Este es el lugar al que llegaremos todos aquellos que aceptamos a Jesús e
n nuestro corazón. Tommy: ¿De verdad? ¿Esto es el cielo? (Se levanta y comienza a grit
ar de alegría). ¡¡ Addy, dondequiera que estés, el cielo es real, valió la pena luchar has
ta el final!! ¡¡Es real, no fueron en vano todos los años invertidos!! ¡¡Estoy comenzando
a disfrutar de la herencia de haber creído en ÉL!! ¡¡Addy, continua fiel al Señor y algún d
estarás aquí, y juntos disfrutaremos de haber dado ese paso de esperanza!!
(Tommy se sienta en la banca, y comienza a reírse, quedando en la misma posición de
cuando murió, se apaga todo el teatro, y se enciende en la banca del parque con To
mmy inerte)
Addy: (Se acerca a la banca donde está Tommy, pero ahora la acompañan algunos chicos
malos de la escuela pero ya ancianos,que han llegado a visitarle) ¡Despierta Tomm
y! hay algunas personas aquí que te han estado buscando desde hace mucho tiempo, y
hoy quieren saludarte (ella se da cuenta de lo que ha pasado y comienza a llama
r a Tommy y a llorar). Mientras Addy se hinca junto al cuerpo de Tommy, los anci
anos rodean la banca. Anciano 1: Debemos reconocer
que fue un hombre valiente. Luchó por compartir el mensaje de amor que nunca quisi
mos escuchar, es una pena que hayamos llegado a viejos para entender esto; pero
mientras tengamos vida, tenemos esperanza Yo quiero recibir al Señor en mi corazón (
mientras dice esto, los ancianos levantan sus manos). Un narrador debe leer Mate
o 25:34 y 40.
Aquí puedes usar tu ingenio y hacer el llamado de salvación, para que la gente acept
e a Jesús en su Corazón, ya sea que lo haga Tommy o el narrador, u otra persona.
Fin.
LLAMADA TELEFONICA
Este drama te puede ser muy útil para edificación de los miembros de tu iglesia, a l
os cuales sólo piensan que el Señor los enviará a otras naciones o a predicar en otros
lugares y que nunca hacen nada para merecerlo. Así que con creatividad e ingenio,
utiliza esta drama para que los miembros y sobre todo los jóvenes de tu congregac
ión, estén alertas al llamado del Señor, pero

OÍDO: ¡Hey! esperen un minuto. ¡Escuchen! yo escucho que alguien está llorando (Todos qu
ietos).
OJO: Mírenlo es ___________________ (Usar el nombre de la persona que este haciend
o el papel de la nariz) Pobre muchacho, quisiera saber que le pasa.
CABEZA: ¡Tengo una idea! podemos ir a buscarlo.
OÍDO: ¡Hey! eso me parece ¡una gran idea!
CABEZA: (Actuando con soberbia) por supuesto que es una gran idea.
OJO: Pero ¿Como podríamos ir allá?
PIE: Yo podría llevarlos supongo. (hay un acuerdo general, todos se ponen detrás del
pie como un tren y van en busca de la nariz, cuando se acercan a ella el pie le
dice a la nariz) nosotros escuchamos que estabas llorando y nos preocupamos por
ti ¿hay algo en que podamos ayudarte?
NARIZ: No sé. Me siento tan sola algunas veces. Yo quisiera tener algunos amigos,
pero quien querría ser amigo de alguien que su mayor talento es olfatear ¡Que proble
ma!
OJO: Bien, yo no se lo que diga el resto de esta pandilla, pero a mi me parece q
ue he tenido algunos problemas que necesitan ser olfateados (todos miran a la ca
beza. La cabeza se ve avergonzada).
CABEZA: Bien tal vez ustedes están en lo correcto.
PIE: Solo tienes que venir con nosotros. Nosotros no somos perfectos aún, pero cua
ndo todos trabajemos juntos podremos hacer muchas cosas buenas después de todo (la
s partes del cuerpo formar una línea, cada uno hombro con hombro).
LECTOR: (Leyendo en frente) "Si una parte sufre, cada parte sufre con él ¡Si una par
te es honrada, cada parte se regocija con él".
TODOS: ¡Y cada uno de ustedes es parte de él! (hacia el público).

EL MESONERO
El drama inicia con 3 escenarios los cuales serán iluminados de acuerdo al momento
en que corresponda a la actuación.
En el primer escenario, esta una abuelita en una mecedora con sus nietecitos sen
tados a su alrededor en una sala decorada de navidad.
En el segundo escenario aparece un mesonero, su esposa y algunas personas que so
licitan hospedaje. (Un matrimonio rico, un artista de cine y un político.)
En el tercer escenario aparece el pesebre donde nació Jesús.
El la casa con la abuelita
Abuelita.-a ver niños ahora que estamos tan cerca a la navidad, quisiera que me di
jeran, si, comprenden el verdadero significado de la navidad, y si Jesús tocara a
su puerta y les pidiera hospedaje, ¿que lugar le darían?
Juanito.-(un niño gordito y comiendo) yo le daría la cocina, por si se le antojara a
lgo, pudiera tomar todo lo que quisiera
Luisito.-(un niño con lentes que siempre ve televisión) yo le daría la sala para que p
udiera ver televisión y descansara en el sofá del nintendo.)
Anita.-yo le daría mi cuarto, para que viera mis muñecas y descansara en mi cama.
Abuelita.-muy bien niños, creo que todos le darían su lugar preferido a Jesús, pues bu
eno yo les voy a platicar la historia de un mesonero en el tiempo de Jesús, el tam
bién le hubiera gustado darle a Jesús el mejor de los lugares donde descansar pero..
... ...
En la recepción del mesón:
Matrimonio millonario.-señor mesonero, necesito una habitación para mi esposa y para
mí, con una sala muy grande y para recibir a todos los amigos del club y con teléfo
no para estar comunicándome con la bolsa de valores de walt street.
Mesonero.-(moviendo las manos en forma de que ha logrado un gran negocio) claro
que si señor tengo 4 habitaciones y una es especial para usted. (Le entrega las ll
aves y su esposa los saca del escenario como si los dirigiera a su habitación.)
Artista de cine.- señor mesonero, necesito una habitación para 4 días en lo que dura l
a filmación de la nueva película de Hollywood, que tenga un espejo muy grande con lu
ces, vista a la calle para saludar a los fans y una sala muy grande para recibir
a la rueda de prensa y los autógrafos usted sabe.
Mesonero.-claro que si, tenemos 3 habitaciones y una es como la que usted necesi
ta, (le entrega las llaves, y su esposa lo saca del escenario, como sí lo dirigier
a a su habitación.)
Político.-señor mesonero, necesito una habitación para mí ya que estaré por este pueblo en
campaña proselitista, pero que tenga una sala muy grande para recibir a los medio
s de comunicación.
Mesonero.-claro que si señor candidato, tengo 2 habitaciones y tengo una que se aj
usta a sus necesidades. (Le entrega las llaves y salen del escenario como que si
su esposa lo dirigiera a su habitación.)
José y Maria.-señor mesonero, buenas noches, buscamos una habitación para mi esposa y
para mí, ella esta embarazada y muy cansada, nos basta que tenga una lugar donde d
ormir.
Mesonero.-(los mira y su actitud es de inconformidad ya que tiene a personas muy
importante y preferiría dejar la recamara que sobra a alguien mas importante Y le
s dice.) Miren tengo todas las habitaciones ocupadas pero si ustedes gustan atrás
del mesón tengo un establo donde están los animales, creo que no pasarían frió, lo acept
an.
José.-muchas gracias señor lo tomamos pues mi esposa realmente necesita descansar.
Cuadro de la casa con la abuela y los niños
Anita.-abuelita, por que no les dio la recamara que sobraba
Juanito.-si abuelita por que mintió, por que dijo que ya no tenia habitaciones.
Luisito.-abuelita, que no sabia, que el que nacería, seria Jesús.
Abuelita.-bueno niños son muchas preguntas, pero mejor les termino de contar la hi
storia, al otro día el mesonero se encontraba con su esposa contando el dinero que
habían ganado con tantos huéspedes cuando......
En el mesón:
Familia rica.-(sale corriendo y pasa donde esta el mesonero) corre mujer, tenemo
s que estar en ese lugar, trae todas tus joyas para darlas como un presente. (Y
salen del cuadro.)
Mesonero.-(pregunta a su esposa) a donde irán?. tal vez fuero a ver al artista.
Artista.-(pasa por donde esta el mesonero y su esposa) necesito un autógrafo, déjenm
e tan solo verlo. (y sale del cuadro)
La esposa del mesonero dice, ¿a quién quiere ver que es más importante que él?.
Mesonero.-creo que al político tal vez ya gano las elecciones, recuerda que tenemo
s en este mesón a las personas más importantes de la región.
Político.-(entra corriendo y gritando) tengo que verlo y sentarme a sus pies. (Y s
ale del cuadro.)
Mesonero.-tal ves quieren ver a la persona del cuarto que falta
Esposa.-cual cuarto?. Solo rentamos tres habitaciones ayer.
Mesonero.-¿entonces?. ¿A quien quieren ver?.
Esposa.- no lo se por que no vamos nosotros también. (salen corriendo)
En el establo:
(Aparece José y Maria con el niño, los pastores y los huéspedes del hotel entregando p
resentes a Jesús y contemplándolo.
Mesonero.- señor, señor, (le pregunta al señor rico) ¿por que hay tanta gente, quienes s
on ellos y quien es ese niño al que adoran, acaso es muy importante?.
Señor rico.-que no sabe que ha nació Jesús el salador, aquel que profetizo Isaías cuando
dijo (aquí puedes agregar los versículos que creas convenientes sobre las profecías d
adas sobre el nacimiento de Jesús)
Mesonero.-como es posible que yo no le haya dado la mejor de mis habitaciones, l
es diré que pasen, que se sientan cómodos, los atenderé muy bien, les llevare el desay
uno a la cama, les daré una sala grande para todas las visitas y are todo lo posib
le para su comodidad, después de todo es la persona mas importante en este mundo.
Artista.-creo que esa decisión la debió tomar antes, pero nunca es demasiado tarde p
ara dejar a Jesús entrar al mejor lugar de nuestras vidas.
Político.-claro, lo mejor que le puedo dar es mi vida misma.
El la casa de la abuelita:
Abuelita.-¿comprendieron el mensaje niños?., La historia del mesonero no es real, pe
ro la de Jesús si, y esta historia nos enseña que tenemos que darle a Jesús el mejor l
ugar que tengamos y ese lugar es nuestro corazón, ese es el verdadero significado
de la navidad, que Jesús nazca en nuestros corazones, el mesonero tuvo la oportuni
dad de hacerlo, pero los afanes de este mundo y las riquezas, le impidieron ver
que la persona mas importante no eran los ricos, ni el artista ni el político sino
que Jesús era mas importante y aun así Jesús dio su amor también por el mesonero.
Ustedes quieren ser como el mesonero?.
Niños.-no abuelita no, ¡nosotros queremos que Jesús entre en nuestros corazones.!
Entonces hagámoslo ahora, dejemos que Jesús entre a sus corazones, repitan esta orac
ión conmigo.
(aquí puedes hacer la oración de fe y con los niños, y al terminar puedes cantar un ca
nto de navidad y después hacer el llamado a los que no han permitido que Jesús entre
a sus corazones)
niños.-gracias abuelita por enseñarnos el verdadero significado de la navidad
abuelita.-y también recuerden que el propósito de Jesús no era solo nacer y ya, no, el
vino a morir por nuestros pecados para darnos salvación y vida eterna, nunca lo o
lviden.
Este drama es muy sencillo y lo puedes adaptar agregando mas personajes o mas diál
ogo de acuerdo a tu necesidad.

EL REGALO
Requiere 5 personas 100% mímica
Una persona escucha una voz del cielo y extendiendo los brazos recibe un regalo
de Dios (simula con sus manos una caja de tamaño chico o mediano). Al recibirlo se
muestra muy alegre y le da las gracias a Dios. (Las otras 4 personas están parada
s en una línea horizontal frente al público, pero están con la cara hacia abajo).
El del regalo pretende compartirlo con esas cuatro personas. Va pasando con cada
uno y les toca el brazo. Entonces voltean y les muestra su regalo, y desean que
les comparta su regalo pero al momento que extienden su mano decide quedarse co
n su regalo para el solo (es importante hacer notar que el regalo se va haciendo
más pequeño cada vez que pasa con cada uno de los cuatro, y no lo comparte). Al lle
gar al final de la línea el regalo le cabe en un dedo, entonces siente que Dios le
llama la atención de que debe compartir su regalo con los demás.
El joven repite el proceso con cada persona, pero ésta vez les comparte a todos el
regalo. Ninguno de los 4 quiere hacerle caso al principio, pues creen que los v
a a engañar, y le cuesta trabajo convencerles después de ser engañados una vez. Pero,
por fin, cada uno acepta el regalo y se muestran muy contentos. Esta vez con cad
a persona el regalo crece en tamaño. Se comparten el regalo entre los 5 y también co
n el público. El regalo de cada uno crece aún más. Los miembros del drama se juntan en
el centro del escenario, Tomando el regalo que ya ha crecido muchísimo, ahora es
gigantesco y lo tiran hacía al público.

EL HAMBRE
Requiere 5-7 jóvenes (se puede hacer con menos vicios representados) Mímica con la e
xcepción de un versículo leído en voz alta
1. el joven con hambre 2. el joven del deporte 3. el joven de la droga 4. el jov
en del dinero 5. el joven de la brujería 6. el joven del alcohol 7. el joven de la
Biblia
Un joven con hambre anda por el escenario frotando su estómago, haciendo caras que
indican claramente que tiene hambre (aprox.1/2 min.). Entra el joven del deport
e, jugando básquetbol o cualquier otro deporte, y llama la atención del joven con ha
mbre, y este olvida por un rato su hambre por jugar un poco de básquet, se ve más an
imado. Después el joven deportista se va y el joven vuelve a tener hambre, mucha h
ambre y camina como 1/2 min.
Así se repite con el joven (o la joven) de la droga, del dinero, de la brujería (con
su bola de cristal), del alcohol. Cada uno de estas pretende demostrarle al ham
briento que esa es la solución a su problema. El joven con hambre se distrae un ra
to, pensando que eso calmará su hambre, después de que se va su nuevo amigo, el hamb
re regresa con fuerza.
Entra el joven con una Biblia, y muestra la Biblia al otro joven, indicando sin
palabras que la Biblia puede satisfacer su hambre, su gran necesidad. El joven c
on hambre rechaza la Biblia, después de haber sido engañado por todas las cosas del
mundo. Por fin el joven con hambre escucha. El esketch termina con el joven con
la Biblia leyendo Juan 6:35 en voz alta. Los dos oran juntos.
(Se puede dar un mensaje evangelístico después)

CORAZON ROTO
Requiere 6 personas
una joven --la actriz principal
su amigo/ novio/ ex-novio
otra joven que sale con el ex-novio
2 jóvenes, amigos
Jesús
Entra una joven y se pone en medio del escenario. Toma su propio corazón en las ma
nos, sacándolo de su cuerpo con mucho cuidado. Se ve que tiene vida por las carici
as y movimientos de las manos (simula con el movimiento de sus manos que el cora
zón está latiendo). Entra un joven, y ve a la muchacha con su corazón en las manos. Él t
rata de conquistarla así poco a poco ganando su confianza. Por fin confía totalmente
en él, y andan felices como novios un tiempo. Durante este tiempo la muchacha le
da su corazón al joven.
Entra otra chica. Da unas dos vueltas alrededor de la pareja feliz. Después de un
poco de tiempo, el joven sigue a la nueva chica, tirando el corazón de la primera
sobre su hombro. La muchacha se pone muy triste. Recoge su corazón roto del piso y
trata de componerlo. Después de un rato el corazón empieza a tener un poco de vida.
Entran dos jóvenes muy sociables. Ven a la muchacha y empiezan a hablar con ella.
Parece que los tres pueden desarrollar una amistad bastante estrecha, con mucha
confianza. Ellos ven su corazón. Ella es muy miedosa después de su primera experienc
ia, pero luego les da a ellos su corazón. Por un minuto lo tratan como un gran tes
oro, pero después juegan con su corazón como con una pelota entre los dos, con ella
en medio (la muchacha empieza a mostrarse triste y confundida). Se cae el corazón
y ellos se salen disculpándose y riéndose disimuladamente. La muchacha recoge su cor
azón del suelo, hecho pedazos. Se pone más triste. Tiene su corazón en las manos, y se
ve que el corazón ya casi está muerto.
Entra Jesús, la ve tan triste y la abraza y trata de calmarla. También quiere su cor
azón, pero ella ya tiene bastante desconfianza. Él le explica con los brazos extendi
dos que él murió por ella; le ama y le hace entender que nunca la va a dejar. Por fi
n, ella le da a él su corazón, que en sus manos está realmente seguro. Los dos se abra
zan, y ella tiene una expresión de alegría y mucha confianza.
LA JAULA
Requiere 3-7 jóvenes 100% Mímica con música de guitarra o música grabada
Todos los jóvenes empiezan agachados dentro de una jaula invisible. Se ve que sufr
en y tienen dolor, atrapados, con movimientos lentos (simulan muy bien que están d
entro de una jaula).Una Biblia es puesta apenas al alcance de un joven. Extendie
ndo su brazo, la toma, y la mete dentro de la jaula. La abre y descubre una llav
e. Con las manos muestra claramente que tiene la llave en la mano, y con la Bibl
ia y la llave abre la puerta de la jaula y se escapa, dejando a los demás adentro.
El tono de la música cambia cuando sale, y se ve el gozo y el alivio del joven ya
fuera de la jaula. Brinca y sonríe, disfrutando su libertad. Después de un rato, se
acuerda de sus compañeros que todavía están atrapados, encerrados en la tristeza y la
miseria. Con la misma Biblia que tiene en sus manos, se acerca a la jaula, y les
da la Biblia a los prisioneros. Ellos también la abren, sacan la llave, y salen d
e su esclavitud.
Todos se ponen a regocijar y disfrutar las maravillas y la gloria de la vida. Se
salen del escenario. Requiere algo de explicación: Encontramos en la Biblia el me
nsaje que nos da libertad.
DR. PEGA PEGA
Actores:

1. • Doctor
2. • Enfermo de gripe
3. • Enfermo de nervios
4. • Enfermo de comezón
5. • Enfermo de risa
6. • Mujer embarazada

Versículo: Santiago 4:4


¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualq
uiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
Desarrollo
Está el Doctor Pega Pega en su consultorio, habla en voz alta como dirigiéndose a la
sala de espera de su consultorio.
Doctor: Pase el siguiente por favor. Enfermo de gripe: (Entra estornudando const
antemente), doctor ayúdeme por favor esta gripe no me deja en paz desde hace 5 días.
Doctor: ¡Ah! Bastante tiempo, (mientras escribe) tómese (nombre de un medicamento)
1 pastilla cada 8 horas. Con esto se le quitará. Enfermo de gripe: Gracias doctor
(sale aun estornudando, y el doctor empieza a estornudar).
Doctor: El siguiente por favor (aun estornudando). Enfermo de nervios: (Entra ex
tremadamente nervioso), doctor los nervios me matan, deme algo para tranquilizar
me por favor. Doctor: (Mientras escribe la receta), ¿nervios? Tome (nombre del med
icamento) antes de dormir. Enfermo de nervios: (Muy contento), bien doctor, así lo
haré (sale aun muy nervioso y el doctor empieza a sentir nervios).
Doctor: Que nervioso me siento, pero bueno, siguiente por favor. Enfermo de come
zón: (Rascándose todo el cuerpo), doctor, me pica, todo me pica, deme algo que me qu
ite esto por favor. Doctor: (Mientras escribe), báñese y aplíquese (nombre del medicam
ento) en todo el cuerpo. Enfermo de comezón: Gracias doctor (sale, el doctor empie
za rascándose levemente la cabeza y luego todo el cuerpo).
Doctor: Pase el que sigue. Enfermo de risa: (Entra riendo a carcajadas). Doctor
no puedo parar, me rió y me rió ja ja ja ja ja. Doctor: (Mientras escribe), este tra
nquilizante le hará bien. Enfermo de risa: Bueno doctor lo tomaré (sale riendo muy f
uertemente, y el doctor también ríe a carcajadas).

Doctor: Pase el siguiente (entra una mujer embarazada, el doctor se asusta) no,
no por favor eso no.
Al finalizar el drama pueden reflexionar en las siguientes preguntas:
1. • ¿Cómo se asemeja esta situación a la manera en que podemos ser contagiados por c
osas en el mundo que nos hacen daño?
2. • ¿Qué podemos hacer para evitarlo?
Mimos
Personajes:
1. • Mimo #1, Jesús, (vestido de jeans o mezclilla, y camiseta blanca de mangas l
argas)
2. • Mimo #2, Cristiano(a) (vestido también de jeans)
3. • Mimos #3 y #4, Demonios (vestidos de negro, simulando Ninjas)
4. • Mimo #5, El Enemigo (vestido de negro, pero con media máscara o maquillaje p
esado)
Materiales:

- Cadenas o esposas (y la llave, por supuesto), Biblia. - Música: elige música de ac


ompañamiento en vivo o grabada, de música cristiana en rock, o hasta en un piano con
efectos.
Nota:

Cada golpe mencionado en el argumento debe estar acompañado de efectos especiales


y musicales
Argumento:

Escena 1

Entra el cristiano(a) caminando con su Biblia en mano, de momento se apagan las


luces (o se realiza ese efecto) y se escuchan risas burlonas, se encienden algun
as luces (o se ponen tenues) y aparecen en el escenario, el enemigo con dos demo
nios a sus lados, con los brazos cruzados sobre su pecho mirando con odio y a la
vez en burla, los dos demonios también se ríen. Luego él manda atacar, los demonios r
odean al cristiano y empiezan a girar a su derredor, hasta que uno lo ataca, el
cristiano se defiende (sin soltar la Biblia).
Los demonios juegan sucio y lo golpean por la espalda, el cristiano por un momen
to parece perder, pero luego se suelta (estaba con los brazos amarrados) y acaba
con ellos. El enemigo se enoja, y toma a los demonios por la ropa y hace señas co
mo diciendo: "¡inútiles, no sirven para nada, yo les mostraré!". El cristiano toma pos
ición de combate y pelean, al principio va ganando, hasta que entran los demonios
y uno de ellos le quita la Biblia, (con un golpe en la rodilla, lo hace caer). E
l enemigo entonces golpea con destreza al cristiano que cae mientras los demonio
s sujetan otra vez sus brazos. Casi abatido, uno de los demonios lo esposa (o en
cadena) y lo lanzan al suelo, los demonios celebran burlándose, el enemigo victore
a, y envanecido alardea.
Escena 2

Se apagan todas las luces. El cristiano, tirado y esposado, se pone de rodillas,


y grita: "¡Nooooooooo!", mirando sus manos esposadas (o viendo las cadenas) llora
y grita: "¡Jesús ayúdame!" (se escucha un sonido de pasos, entra Jesús al escenario (Se
encienden las luces). Mira al cristiano con dulzura, lo toma con cariño, lo acari
cia con ternura y lo ubica en un extremo del escenario).
(Al encender las luces, los demonios se arrastran y se esconden de Jesús) El enemi
go se asusta, y a la vez se enoja, pues esa es su víctima y le pertenece. (Música ot
ra vez de combate)
El enemigo ataca con agresividad los que Jesús bloquea con facilidad, hasta que Je
sús toma la ofensiva, con golpes y patadas (reales sin contacto, fuerte aparenteme
nte) y lo vence.
Escena 3

Luego, con el enemigo en el piso, Jesús toma la llave que cuelga del cuello del en
emigo (la llave de las esposas) y libera al cristiano, y le devuelve la Biblia, és
te viene entonces contra los demonios y pone su pie sobre ellos, en señal de domin
io (mientras Jesús está a su espalda con su mano sobre su hombro).
Fin

________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Se subasta un alma

PERSONAJES PRINCIPALES:
-Subastador
-Subastado
-Vicios
-Ayudante
-Riqueza
-El mundo
-Satanás
-Jesús
Nota.- Necesitaras algunas otras personas para que actúen en algunas partes, pero
deberás explicarles con anticipación de que se trata y que es lo que harán, estas pers
onas estarán entre el mismo publico.
La utilería es algo muy importante, sobre todo, la música y la vestimenta de cada un
o de los personajes, lo que se te explica en el desarrollo de la obra solo son s
ugerencias, pero depende de tu ingenio e imaginación el hacerlo mucho mejor.
Subastador.- Buenas tardes Señoras y Señores, bienvenidos una vez más a una gran subas
ta.
En ocasiones anteriores hemos subastado objetos de gran valor y singularidad, us
tedes recordaran que hace algún tiempo subastamos la estatua de la libertad, la co
stilla de Thalía, la piel morena de Michael Jackson, y hasta los calzones de Paqui
ta, pero este día queremos subastar algo diferente, algo novedoso, algo que llame
la atención algo que no se había subastado antes…Señoras y Señores el día de hoy queremos s
bastar “un alma”, ¡si!, escucharon bien subastaremos “un alma”. Pero para esto necesitarem
os un voluntario que quiera ofrecer su alma, hay algún voluntario entre el publico…
Publico 1.- Yo, yo…
Subastador.- ¿Usted amigo?, no hombre si lo que necesita usted es una máscara mire q
ue feo esta…
Publico 2.- ¡Yo quiero!
Subastador.- ¿Usted Señorita?, con ese cuerpo de ballena nadie va a ofrecer nada por
usted… ¿quién mas?
Publico 3.- Yo quiero subastar mi alma.
Subastador.- Amiga, ¿que no se ha visto en un espejo?, usted lo que necesita es un
a cirugía plástica.
Subastado.- ¡Yo!
Subastador.- ¿Usted amigo?, haber pongase de pie… dé una vueltecita, ¡mmhh! creo que no
esta mal, haber pásele por acá. (El subastado sube al escenario) ¿Cual es su nombre?
Subastado.- Mi nombre es Juan.
Subastador.- Muy bien Juan, háblenos un poco de usted para que la gente aquí present
e pueda conocerlo y ofrecer algo por su alma.
Subastado.- Bueno pues tengo 20 años, soy soltero, no tengo novia y actualmente es
toy trabajando en una fábrica como cargador, estudie solo la escuela primaria y no
seguí estudiando por problemas económicos. Soy un chavo alegre, me gustan las fiest
as, el relajo, me gusta el cine, y…en cuestiones espirituales…voy a misa nada mas cu
ando tengo ganas.
Subastador.- Muy bien Señoras y Señores hemos escuchado a Juan, ahora comenzaremos c
on nuestra subasta. Abriremos con mil pesos, ¿Quién ofrece mil pesos?
Publico 4.- ¡Yo ofrezco mil!
Subastador.- Por allá ofrecieron mil pesos, ¿Quién ofrece mas?...
Publico 5.- ¡Yo ofrezco mil quinientos!
Subastador.- Mil quinientos pesos por allá, ¿Quién ofrece mas?
Publico 6.- ¡Ofrezco tres mil pesos!
Subastador.- ¡Tres mil pesos!, ¡Qué valiente!, ¿Alguien que ofrezca mas de tres mil peso
s?...Tres mil pesos a la una…tres mil pesos a las dos…
Publico 7.- ¡Ofrezco siete mil quinientos pesos!
Subastador.- ¿Siete mil quinientos pesos?, Señoras y Señores esto es extraordinario, ¿Al
guien ofrece más que esto?...Siete mil quinientos pesos a la una…Siete mil quiniento
s pesos a las dos…Siete mil quinientos pesos a las…
Vicios.- ¡Yo!
Con un grito fuerte aparece atrás del publico con una máscara y una túnica negra, cami
na hacia el escenario con una música de fondo que puede ser rock pesado… una vez arr
iba…
Subastador.- ¿Pero quien es usted?
Vicios.- ¡Yo soy los vicios!
Subastador.- (un poco temeroso) Y…usted ¿quiere ofrecer algo por el alma de este hom
bre?
Vicios.- ¡Así es!
Subastador.- Bueno pues ofrézcale haber si lo convence.
El subastador se esconde atrás del escenario, o sólo se baja mientras Vicios hace su
parte.
Vicios.- (Dirigiéndose al subastado) Mira… (Truena los dedos y entra una chica vesti
da muy sexy, con una minifalda y el cabello alborotado, trae en sus manos una ch
arola surtida con varios tipos de droga) yo te ofrezco el thiner (toma una botel
la), huele, ¿no es maravilloso?, con esto te sentirás volar y sin avión, también traigo
esto (toma una bolsa con resistol 5000 y se la da, el subastado empieza a inhala
r), ¿Que te parece?, con esto se te olvidaran todas tus penas, de ahora en adelant
e ya no tendrás preocupaciones, ah mira con esta hierba verde (toma un cigarro de
marihuana) te sentirás relajado, ¡fuera el estrés!.
Yo te puedo ofrecer todo tipo de drogas, desde las más suaves como estas, hasta la
s mas fuertes y mejores como la cocaína, el crack, el éxtasis, heroína (Muestra una po
r una las drogas)y todas aquellas de gran calidad, ¡te sentirás muy bien, serás como S
uperman!.
¿Qué dices?, ¿te interesa mi propuesta?
Aparece el subastador.
Subastado.- ¡Si, si! (Dirigiéndose al subastador), me quedo con lo que él me ofrece.
Subastador.- ¿Esta usted seguro?
Subastado.- ¡Claro que sí!, con lo que él me ofrece voy a sentirme bien por toda la vi
da, ¿no lo oíste? Dijo que iba a volar y sin avión.
Subastador.- Está muy bien pero…debemos preguntar si alguien ofrece más.
(Se dirige al público) ¿Alguien puede ofrecer más que el señor Vicios? a la una…a las dos…y
a las…
Riqueza.- ¡Yo!
Aparece atrás del público una chava vestida muy sexy con una bolsa llena de dinero,
se dirige hacia el escenario-con un paso sexy- arrojando billetes al publico mie
ntras se escucha su respectiva música de fondo, que puede ser tipo “Dance”…una vez arrib
a Vicios ya debe estar parado detrás de ellos junto con su ayudante…
Subastador.- ¿Y usted quien es?
Riqueza.- ¡Yo soy la riqueza!
Su diálogo es con tonos de soberbio, sensualidad y prepotencia.
Subastador.- Y, ¿usted cree que puede mejorar la oferta de el Señor Vicios?
Riqueza.- ¡Pero por supuesto!
Subastador.- Muy bien, adelante, ofrézcale.
El subastador vuelve a desaparecer del escenario.
Riqueza.- (Dirigiéndose al subastado) Eres un estúpido, ¿con qué crees que vas a comprar
todas esas drogas si no tienes dinero?, ¡Ja, no tienes ni en qué caerte muerto!
Yo puedo ofrecerte todo el dinero que tú quieras (Saca de su bolsa algunas fajilla
s de billetes y se los da), con él podrás comprar todo lo que tu quieras, drogas, au
tos, yates, ropa de marca. Dime (lo mira de arriba abajo), ¿de que marca son los t
enis que traes?, ¿son marca “patito”?, mira, con ese dinero puedes comprarte unos Nike
y no traer unos tan corrientes como esos.
Tú sabes que el dinero es importante, porque con dinero baila el perro, y sin dine
ro ¡todos bailan como perros!
Todos quieren tenerme y asociarse conmigo. Así es que, (Se acerca al subastado)
¿Cómo vez mi propuesta?
Aparece el subastador nuevamente.
Subastado.- Por supuesto que sí, (se dirige al subastador) me quedo con ella, esta
muy bien.
Subastador.- Veamos primero si alguien tiene alguna mejor oferta…(se dirige al pub
lico) ¿alguien ofrece más que la Riqueza?, a la una…a las dos… y a las t…
El mundo.- ¡Yo ofrezco mas!
Aparece un hombre vestido con un traje muy elegante, sombrero y bastón en la mano,
camina elegantemente hasta el escenario mientras se escucha la música de fondo qu
e puede ser tipo música clásica o algo así…una vez arriba la riqueza ya debe estar parad
a junto a Vicios.
Subastador.- Y ¿con quién tenemos el gusto?
El mundo.- ¡Yo soy el mundo!
Su dialogo es con finura y elegancia.
Subastador.- Y usted, ¿cree que puede mejorar la oferta de la riqueza?
El mundo.- ¡Por supuesto que sí!
Subastador.- Adelante hágale su propuesta.
El subastador desaparece una vez más.
El mundo.- Mira, lo que yo te vengo a ofrecer es todo lo que existe en el mundo,
te ofrezco poder, con el poder podrás tener todo lo que tú quieras, vicios, dinero,
joyas. ¿Quieres una isla?, ¡yo te la doy!, ¿quieres un barco?, ¡conmigo lo puedes tener
!, puedo darte el poder para gobernar a toda una nación, o el poder para hacer la
guerra a quien tú quieras, a quien estorbe a tus intereses.
Pero…(se acerca y lo ve a la cara) veo la lujuria en tus ojos, ¡aja! ¿Quieres mujeres?
, yo te puedo dar las que tú quieras (dirigiéndose al público) ¿quieres a esa del vestid
o rojo?, o ¿a la de la minifalda negra?, o tal vez prefieras a la que se está riendo
por allá atrás…(se dirige nuevamente al subastado) acaso ¿quieres americanas?, ¿morenas?,
¿japonesas?, ¿europeas?...pide la que tú quieras y yo te lo daré…
Aparece el subastador nuevamente.
Subastador.- (Dirigiéndose al subastado) ¿Qué piensas? ¿Qué oferta te parece mejor?
Subastado.- No ni hablar, me quedo con este señor, el me ofrece lo que vicios y ri
queza juntos y todavía mas, ¡no, ya ni que pensarle, me voy con el!
Subastador.- Me parece muy buena elección pero aun así debemos preguntar si en el pu
blico hay alguien que pueda ofrecer mas, (volteándose despacio hacia el publico y
riéndose sarcásticamente) aunque en realidad no creo que haya nadie que pueda supera
r esta oferta.
¿Alguien puede ofrecer más de lo que ofrece el mundo?...a la una…a las dos… y a las…
Satanás.- ¡Yo!
Se escucha un gran estruendo seguido de una carcajada, y aparece Satanás vestido t
odo de negro, con cuernos y la cara pintada de rojo, camina despacio hacia el es
cenario mientras va riéndose y asustando a todo el público. Una vez estando arriba e
l mundo ya esta parado junto a los otros dos.
Subastador.- (Temblando y un poco alejado pregunta) ¿Y u…u…usted q…quien…quien es?
Satanás.- ¡Soy Satanás!
Cuando dice esto lo dice con fuerza tratando de infundir temor, da unos pasos ha
cia el subastador y éste retrocede también algunos pasos asustado.
Subastador.- Y…y usted ¿p…p…puede ofrecer algo más?
Satanás.- ¡Claro que sí¡ (lo vuelve a asustar)
Subastador.- B…b…bien ofrézcale.
Sale corriendo del escenario mientras Satanás se carcajea.
Satanás.- ¡Ja, ja, ja, ja, ja!, así que ¿estos trataban de convencerte no?
Subastado.- A…así es señor (un poco temeroso)
Satanás.- ¡Ja, ja, ja, ja, ja!, mira (voltea hacia atrás y truena los dedos, vicios, l
a ayudante, la riqueza y el mundo dan unos pasos hacia adelante para después caer
de rodillas postrados ante Satanás), ellos son mis sirvientes, en una palabra yo p
uedo ofrecerte todo lo que ellos te ofrecieron y mucho mas, puedo darte la liber
tad de hacer lo que tú quieras, no obedecerás ni seguirás a nadie, puedes tener sexo c
on quien tú quieras, tendrás a todo el mundo comiendo de tu mano, ¡conmigo serás libre!,
¡libre!
¿Que te parece? ¡Yo soy la mejor opción!, ¿hacemos este trato?, te aseguro que no te arr
epentirás.
Subastado.- ¿De veras me ofreces todo eso por mi alma?
Satanás.- ¿Acaso dudas?, te ofrezco todo eso y mucho mas, te ofrezco darte todo lo q
ue siempre has soñado tener, y aun lo que ni siquiera has imaginado.
Subastado.- ¡Mmhh!... (Lo piensa por unos instantes) ¡Me convenciste!, acepto el tra
to.
Satanás.- ¡Muy bien!, veo que sabes hacer negocios. Venga esa mano, socio.
Satanás estrecha la mano del subastado y le indica a la ayudante de vicios que le
acerque la charola con las drogas.
En este momento los demás personajes siguen postrados con la cara hacia el piso.
Satanás.- Anda toma y prueba esto para empezar.
Satanás le da un poco de algunas drogas, el subastado comienza a probar de varias
mientras Satanás lo observa. Después de unos segundos cae inconsciente. Satanás suelta
una gran carcajada y…
Satanás.- ¡Eres un necio! (voltea hacia el público) ¿Qué no han entendido todavía? ¿Qué no
que yo soy el padre de la mentira? Yo les ofrezco la vida, la libertad, el tene
r y poseer todo lo que quieran, pero una vez que me han aceptado los hago mis es
clavos, ya no son ustedes mismos porque ya no tienen voluntad, yo soy el que los
controlo, ¡ustedes son mis títeres!, ja, ja, ja, ja ,ja.
Mientras Satanás se carcajea empieza a escucharse una música celestial
Satanás.- ¿Qué?, que es eso (voltea hacia atrás del publico y grita), ¿Tu?, ¿que haces aquí
o! ¡Vete! Siempre me echas a perder mis planes, ¡Lárgate de aquí! ¡Vete! ¡Vete!...
Satanás junto con sus secuaces sale del escenario corriendo y gritando, mientras J
esús entra caminando despacio con una túnica blanca y la cabeza cubierta.
Sube al escenario y se arrodilla junto al subastado.
Subastado.- (abre los ojos y todavía turbado) ¿Quién eres tu?
Jesús.- (Se pone de pie y se dirige al público) Yo soy el camino, y la verdad y la v
ida, el cree en mi tiene la vida eterna.
Subastado.- ¡Señor, eres tú!, (se arrodilla y con la cabeza agachada comienza a llorar
) ¡perdóname!, ¡Perdóname Señor!
Jesús.- Levántate (lo toma de la mano y lo ayuda a levantarse), ¿por qué buscas olvidart
e de tus problemas en los vicios?, el verdadero hombre llega a serlo en la medid
a en que se enfrenta a sus problemas.
Ni la riqueza, ni el poder, te pueden dar la felicidad, las cosas materiales son
pasajeras y el día de tu final nada de eso te llevarás, en cambio, es más grande el t
esoro que tienes dentro de ti, te he colmado de dones. Habilidades que sólo tu pos
ees, cuando llegues a compartir todo, eso te aseguro que la satisfacción y la feli
cidad que llegarás a sentir serán incomparables.
El demonio te envuelve con fantasías, con falsas promesas, y al final tú eres el que
pierde, porque él te despoja de todo lo bueno que hay en ti.
Vamos, yo ya pagué por tus pecados, ya pagué por tu felicidad, a ti sólo te toca ser f
eliz. ¡Yo prometo acompañarte siempre!
Jesús abraza al subastado y salen caminando despacio por el mismo lugar por donde
Jesús entró.
Este es el final de la obra ya sólo depende de ti el darle tal vez una reflexion f
inal, una conclusión que haga que la obra aterrice y sobre todo que el mensaje lle
gue al publico presente.
[Cabe mencionar también que los diálogos corresponden a la cultura mexicana. Por lo
que al decirlos causa gracia entre el público. Debido a esto es necesario adaptar
el guión a la situación de cada país para lograr el mismo efecto.]
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
si no lo hago yo ¿quien lo hara?

Drama
Escena I
En un salón de clases;
Profesor – Buenos días jóvenes, vamos a pasar lista rapidito (pasa lista)… Espero que ya
estén todos preparados para comenzar a escribir sus ensayos, pero antes quisiera
que trajéramos a clases su distintos temas y tesis. Comencemos por este lado (izqu
ierdo) Gamaliel; ¿Cuál es tu tema, tesis y porqué lo escogiste?
Gamaliel - El aborto, mi tesis es; “Nadie tiene derecho a quitarle la vida a un niño”
Escogí este tema porque creo que es algo que sucede mucho y se debe evitar.
Profesor - Muy bien, seguimos con Laura; ¿Cuál es tu tema, tesis y porqué lo escogiste
?
Laura - La Música, “La música es el mejor método de comunicar los sentimientos”, escogí est
tema porque la música es lo mas que me gusta.
Profesor - Jonathan???
Jonathan – La desobediencia Civil, “La desobediencia civil, método que no funciona”, esc
ogí este tema porque es fácil, como todo el mundo lo tiene quemao…
Profesor - Ok, seguimos; Carolyne???
Carolyne – El maltrato de menores, “¿Por qué maltratas a una criatura indefensa?” Escogí es
e tema porque es algo que afecta nuestra sociedad día a día.
Profesor – Samuel???
Samuel – El Alcoholismo en la adolescencia, “La mayor causa de muertes de jóvenes en l
a carretera se debe al alcoholismo”, porque es cierto.
Profesor - Sonia???
Sonia – Los valores morales en nuestra sociedad, tesis; “Estamos perdiendo nuestra e
sencia” pienso que este tema es de importancia ya que estamos perdiendo nuestros v
alores morales.
Profesor - Carlos???
Carlos - La tecnología, “La tecnología, ¿Nos une o nos separa?” , La tecnología esta avanza
do con el trascurrir de los días y nos ponemos a pensar; ¿Hasta dónde llegaremos?
Profesor - Hilda???
Hilda – La Infidelidad, “¿La infidelidad es arte o depravación?” Escogí este tema porque ho
día se está viendo mucho esto, como ver televisión esto es una depravación a la moral.
Profesor - y tu Natanael???
Natanael – Todavía no he decidido cuál será
Profesor – Bueno ve pensando porque ya lo necesitas tener, Y por ultimo; Carolina,
luego que ella nos diga el suyo, discutiremos un poco sobre los temas que han p
resentado para que los ayude un poco más a desarrollar sus temas. Carolina???
Carolina – La Justicia Divina, “¿Es Justo Dios?” Sí es justo
Laura – Claro que no!!!
Profesor – Disculpa!!! Permítele terminar, ¿Por qué escogiste ese tema?
Carolina – Porque muchas persona no se han dado cuenta aún de lo grande que es su ju
sticia, sólo saben juzgar a Dios.
Jonathan – Tú también estás juzgando, pero a nosotros
Carolina – Yo no estoy juzgando sólo digo que hay personas que aún no se han dado cuen
ta.
Sonia - Eso es cierto
Gamaliel – yo no creo que sea justo, Dime ¿por qué sufren tantos niños???
Carlos – Nosotros no podemos juzgar a Dios, él sabe todas las cosas y el tiene un pr
opósito para cada cosa.
Carolina – Su justicia es grande, sólo hay que permitirle que actúe.
Samuel – No todo el mundo piensa así, por ejemplo yo...
Carolyne – Dejen el tema ya, mejor hablen de eso en la iglesia.
Carolina - Es que ese es.... ( interrumpe el Profesor)
Profesor – Ya!!! Ya se nos fue el tiempo, vamos a dejar los conflictos, cada uno t
iene derecho a expresarse sin ofender a los demás. Cada uno en su hogar vaya escri
biendo sus ideas con respecto a todos los temas hablados en clase y los discutir
emos el lunes. Que tengan un buen fin de semana.
Salen todos del salón y se cierra el telón
Escena II
Llega Carolina a su casa
Carolina – Mami!!! , Papi!!! (Suelta el bulto en el mueble con coraje) aquí no hay n
adie (suspira y se sienta) Señor!!! ¿Por qué me pasa esto, si yo lo que hago lo hago p
or servirte? , Yo sé que no debo hacerte este tipo de preguntas, pero tú eres mi mej
or amigo ¿no? y los mejores amigos se tienen confianza; ¿Cómo si tú eres un Dios de amor
, puedes permitir que tanta gente día a día no paren de sufrir? ¿Y cómo es que aún hay tan
tos que no saben de tu amor? Dime???
Narrador - Un voz le responde en su interior;
(pero esta voz se escucha para que todo lo puedan oír)
“Voz de Jesús” – Ve y llévame afuera, hay tantos que se pierden y que podemos salvar, ve y
llévame afuera, hay tantas ovejas descarriadas que podemos rescatar.
Carolina – Yo no puedo, ¿Quien soy yo para hacer eso?
“Voz de Jesús” - No mires tu debilidad te doy mi autoridad, sólo llévame afuera y di al ca
nsado y al perdido que Yo Seré su hogar.
Carolina – Señor!!! Día a día, noche a noche intentaré serte fiel y de cumplir con tu llam
ado.
“Voz de Jesús” – Recuerda que cuando sientas que no puedes continuar, sentirás mi mano y t
e daré fuerzas para andar… Te amo
Carolina – Gracias Señor por escogerme, yo también Te amo… (Se queda pensativa por vario
s minutos y coge el teléfono y comienza a llamar a sus amigos para reunirse en su
casa) (Llegan sus amigos; Carlos, Sonia, Hilda,) Estuve hablando con mi mejor am
igo Jesucristo y hice preguntas (les dice las preguntas y lo que él le contestó)
Sonia – Entonces ¿Qué podemos hacer?
Hilda – Sólo somos cuatro, porque Nacho no viene tú sabes como es él prefiere quedarse c
on sus amigos de allá antes de “hacer el ridículo”, como él dice
Carlos – No importa cuantos seamos lo que importa es cuánto hagamos.
Carolina – Eso es cierto, además tenemos su compañía pero tenemos que empezar ya y debem
os de Empezar por nuestros compañeros. Vamos a invitarlos para acá, ustedes saben qu
e la semana que viene es la competencia en A toda Maquina, pues los llamamos par
a practicar, practicamos y luego les hablamos ¿Qué creen?
Carlos – Perfecto
Narrador - Llamaron a sus compañeros y éstos llegaron, luego de una práctica se sentar
on a descansar, mientras, los jóvenes les hablaban de las maravillas que había hecho
Dios en sus vidas y que en ellos también las podría hacer.
Carolyne – Esta noche me he dado cuenta de lo equivocada que he estado.
Jonathan – Yo también, he estado juzgando al ser más maravilloso.
Laura – Ya veo que era yo la que no veía su justicia.
Gamaliel –Y los niños son suyos.
Natanael – Yo me he dado cuenta he estado algo alejado de él.
Carolina – Me siento feliz de saber que se han dado cuenta de lo Grande que es mi
Señor, y lo importante es que lo aceptaron, ahora sólo tienen que servirle de corazón
y seguirle. Ustedes ven ese montón de personas que están ahí al frente (señalando para l
a Iglesia), vamos a hablarles de Cristo, quizá ellos estén como estábamos nosotros ant
es de conocerle...
(Todo se dirigen al público y comienzan a decirles palabras de aliento)
(Luego regresan al frente)
Narrador – Hablémosle a nuestro prójimo de Cristo, llevemos su palabra como él nos ha di
cho; “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura” Marc
os 16:15
(Se cierra el telón)
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________

sueÑo de navidad
Drama
GUIÓN:
(SE DESARROLLA EN CINCO ACTOS).
ES LA HISTORIA DE UN HOMBRE ALCOHÓLICO, A PUNTO DE DIVORCIARSE, EL CUAL RECHAZA A
DIOS CUANDO LE ES PRESENTADO POR UN PASTOR EN UNA PLAZA EL MENSAJE DE LA PALABRA
Y QUE ESTÁ A PUNTO DE SUICIDARSE EN UN HOTEL UNA NOCHE ANTES DE NAVIDAD, AL CUAL
DIOS LE HABLA A TRAVÉS DE UN SUEÑO, DEL QUE DESPIERTA SIENDO UNO DE LOS PASTORES QUE
PRESENCIARON EL NACIMIENTO DEL SEÑOR JESÚS. VIVE LA TRAVESÍA POR EL DESIERTO, DESDE L
A ANUNCIACIÓN DE LOS ÁNGELES HASTA EL NACIMIENTO DE JESUCRISTO EN EL PESEBRE. DESPUÉS
VUELVE A DORMIR Y DESPIERTA DE NUEVO EN EL HOTEL CONVENCIDO DE QUE DEBE BUSCAR A
DIOS Y RECUPERAR A SU FAMILIA.
PRIMER ACTO.-
SE DESARROLLA EN UNA PLAZA O PARQUE EN DONDE SE ENCUENTRA UN CORO CANTANDO VILLA
NCICOS DE NAVIDAD Y UN PASTOR REPARTIENDO FOLLETERÍA. JUAN VA PASANDO POR AHÍ, UN PO
CO DESALIÑADO DE SU ROPA Y CON FUERTE ALIENTO ALCOHÓLICO, EL PASTOR SE LE ACERCA PAR
A ENTREGARLE UN FOLLETO Y SE PRESENTA EL SIGUIENTE DIÁLOGO.
(EN EL FONDO EL CORO CANTA VILLANCICOS NAVIDEÑOS)
PASTOR: BUENAS NOCHES, ¿ME PERMITE ENTREGARLE UN FOLLETO?
JUAN: NO, ESAS COSAS A MI NO ME INTERESAN AHORA.
PASTOR: LÉALO, CONTIENE UN MENSAJE IMPORTANTE PARA USTED, HABLA DEL LUGAR AL CUAL
IREMOS DESPUÉS DE ESTA VIDA...
JUAN: NO PIERDA SU TIEMPO, YO YA SÉ A DONDE IRÉ, ME VOY A IR AL INFIERNO POR BORRACH
O, ASÍ QUE NO INSISTA, NO ME INTERESA HABLAR DE DIOS, YA ESTOY HARTO DE OIR DE DIO
S...
PASTOR: ESTÁ BIEN, VAMOS A ESTAR VINIENDO VARIOS DÍAS A ESTE LUGAR POR SI DESPUÉS LE I
NTERESA, DE CUALQUIER MANERA BUENAS NOCHES Y DIOS LE BENDIGA.
JUAN (REFUNFUÑANDO SE ALEJA DEL LUGAR): DIOS LE BENDIGA, DIOS LE BENDIGA, ESTOY CA
NSADO DE ESCUCHAR LO MISMO, DIOS NO EXISTE Y SI EXISTIERA NO ME INTERESA SABER N
ADA DE ÉL.
SEGUNDO ACTO:
HAY DOS ESCENARIOS: EL CUARTO DE UN HOTEL Y A LO LEJOS LA ESTANCIA DE UNA CASA C
ON UN ARBOLITO DE NAVIDAD.
PRIMERO SE ILUMINA LA ESTANCIA Y APARECEN UNA MUJER Y UNA NIÑA, CON EL SIGUIENTE D
IÁLOGO:
KARLITA: MAMÁ, ¿REGRESARÁ MAÑANA PAPÁ PARA LA CENA DE NAVIDAD?
SUSANA: NO SÉ HIJA, TU PADRE SE FUE DE VIAJE Y NO SÉ CUANDO REGRESARÁ.
KARLITA: SE FUE PORQUE ESTAN ENOJADOS ¿VERDAD?, HACE DÍAS OÍ QUE ESTABAN PELEANDO. ¿FUE
POR MI CULPA MAMÁ?
SUSANA: NO HIJA, NO FUE POR TU CULPA. A VECES LOS PAPÁS PELEAMOS SIMPLEMENTE POR T
ONTERÍAS PEQUEÑAS QUE DESPUÉS SE HACEN GRANDES, DIFERENCIAS DE OPINIÓN, PERO TU NO TIENE
S LA CULPA. ¿POR QUÉ DICES ESO?
KARLITA: ES QUE ANTES DE QUE SE FUERA SE MOLESTÓ PORQUE LE ESTABA ENSEÑANDO UN DIBUJ
O QUE HICE Y ME DIJO QUE NO LE QUITARA EL TIEMPO.
SUSANA: NO LE HAGAS CASO, ANDABA UN POCO TOMADO Y CUANDO ANDA ASÍ NO ESTÁ CONSCIENTE
DE LO QUE DICE.
KARLITA: ¿Y POR QUÉ LE GUSTA TOMAR ESAS COSAS MAMÁ?
SUSANA: MIRA, DESPUÉS TE EXPLICO, MEJOR SÍGUEME AYUDANDO PARA TERMINAR DE ARREGLAR E
L ARBOLITO.
SE OSCURECE EL CUADRO ANTERIOR Y SE ILUMINA LA ESCENA DEL CUARTO DE HOTEL. AHÍ SE
ENCUENTRA JUAN AL LADO DE UNA BOTELLA DE VINO Y UN BOTE DE PASTILLAS, POCO A POC
O VA APARECIENDO UNA PERSONA DISFRAZADA DE SERPIENTE QUIEN OBSERVA ATENTO LA ESC
ENA.
JUAN TOMA EL BOTE DE PASTILLAS, LO MIRA FIJAMENTE Y PONE UNA GRAN CANTIDAD EN SU
MANO, LAS LLEVA A LA BOCA (LA SERPIENTE SONRÍE).
JUAN (LAS AVIENTA AL SUELO): NO PUEDO TOMARLAS , NI SIQUIERA ESO PUEDO HACER BIE
N. ESTOY SOLO EN NAVIDAD, MI FAMILIA NO ME QUIERE, ESTOY CONVERTIDO EN UNA PILTR
AFA... DIOS, SI DE VERDAD EXISTES, CONTÉSTAME... YA NO QUIERO VIVIR ASÍ, AYÚDAME POR F
AVOR. (SE DUERME TIRADO EN EL SUELO).
LA SERPIENTE EMPIEZA A RODEAR A JUAN, CUANDO SE ESCUCHA UNA VOZ FUERTE QUE DICE:
DIOS:POR CUANTO ME BUSCASTE DE TODO CORAZÓN, ME HALLARÁS Y YO TE OFRECERÉ UNA NUEVA VI
DA. ( DEUTERONOMIO 4:29, AMOS 5:4)

TERCER ACTO:
JUAN APARECE EN EL DESIERTO, AL LADO DE UNOS PASTORES, QUE ESTABAN PLATICANDO EN
LAS VIGILIAS DE LA NOCHE. VESTIDO CON ROPA DE PASTOR RELATIVA A LA ÉPOCA DEL NACI
MIENTO DE JESÚS. DESPIERTA SORPRENDIDO:
JUAN; ¿QUÉ ESTÁ PASANDO AQUÍ?
JEREMÍAS: NO PASA NADA, SOLO FUE EL SONIDO DE UNA LECHUZA, VUÉLVETE A DORMIR.
JUAN: EN DONDE ESTOY, ¿QUIÉNES SON USTEDES?
JACOBO: TE HIZO DAÑO LA CENA ¿NO NOS RECONOCES?, SOMOS TUS HERMANOS, JACOBO Y JEREMÍAS
Y ESTAMOS CERCA DE LA CIUDAD DE BELÉN.
JUAN: SOY UN PASTOR. NO PUEDE SER, AHORA SI DIOS SE EQUIVOCÓ, ESTO NO PUEDE ESTAR
PASANDO...
JEREMÍAS: HERMANO, DIOS NUNCA SE EQUIVOCA, TAL VEZ TUVISTE UN MAL SUEÑO, VUÉLVETE A DO
RMIR.
JUAN: YO NO SOY SU HERMANO Y NO VIVO EN ESTA ÉPOCA , VIVO EN EL SIGLO XXI,
JACOBO: ¿QUÉ ES UN SIGLO XXI?
JUAN: EL SIGLO XXI, MUCHOS AÑOS DESPUÉS, CARROS, CIVILIZACIÓN, TELEVISIÓN...
JEREMÍAS: AHORA SI QUE TE ESTAS VOLVIENDO LOCO O TE PASASTE CON EL VINO HERMANITO
JUAN: NO PUEDE SER, REENCARNÉ Y OTRA VEZ TENGO FAMA DE BORRACHO.
JACOBO: NO TE PREOCUPES, VUÉLVETE A DORMIR Y QUIZÁS DESPIERTES EN EL LUGAR ESE QUE D
ICES.
(DE PRONTO SE VE UNA LUZ MUY BRILLANTE, APARECE UN ANGEL EN LO ALTO Y LOS PASTOR
ES SE ASUSTAN)
ANGEL: NO TENGAN MIEDO. MIREN QUE LES TRAIGO BUENAS NOTICIAS QUE SERÁN MOTIVO DE M
UCHA ALEGRÍA PARA TODO EL PUEBLO.
HOY LES HA NACIDO EN LA CIUDAD DE DAVID UN SALVADOR, QUE ES CRISTO EL SEÑOR. ESTO
LES SERVIRÁ DE SEÑAL: ENCONTRARÁN A UN NIÑO ENVUELTO EN PAÑALES Y ACOSTADO EN UN PESEBRE.
(NUEVA VER. INTERNACIONAL)
ENSEGUIDA APARECEN MÁS ÁNGELES EN EL CIELO Y CONTESTAN A CORO:
ANGELES: GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS Y EN LA TIERRA PAZ A LOS QUE GOZAN DE SU B
UENA VOLUNTAD. (SE ESCUCHA COMO MÚSICA DE FONDO GLORIA IN EXCELSIS DEO)
TERMINANDO DE DECIR ESTO, DESAPARECEN Y SE OSCURECE EL ESCENARIO.
DE NUEVO SE ENCIENDE LA LUZ Y APARECEN LOS PASTORES EN UN DIÁLOGO.
JEREMÍAS: VAMOS A BELÉN, A VER ESTO QUE HA PASADO Y QUE EL SEÑOR NOS HA DADO A CONOCER
JACOBO: SI, VAMOS RÁPIDO.
JUAN: ¿ESPEREN, COMO QUE VAMOS A BELÉN?, YO TENGO QUE REGRESAR A DONDE VIVÍA. YO NO QU
IERO IR.
JEREMÍAS: ¿NO ENTENDISTE EL MENSAJE? HA NACIDO EL MESÍAS EN BELÉN, HOY SE CUMPLE LO DICH
O POR EL PROFETA MIQUEAS: PERO TÚ, BELÉN EFRATA, PEQUEÑA PARA ESTAR ENTRE LAS FAMILIAS
DE JUDÁ, DE TI ME SALDRÁ EL QUE SERÁ SEÑOR EN ISRAEL Y SUS SALIDAS SON DESDE EL PRINCIP
IO, DESDE LOS DÍAS DE LA ETERNIDAD. (MIQ. 5:2)
JACOBO: DIOS HA MANIFESTADO SU GLORIA EL DÍA DE HOY AL ENVIARNOS ESTE MENSAJE A TR
AVÉS DE SUS ÁNGELES, TENEMOS QUE IR A VER AL NIÑO Y OFRECERLE NUESTRA ADORACIÓN, PUES ES
EL SALVADOR QUE HA ESTADO ESPERANDO NUESTRO PUEBLO POR MUCHOS AÑOS. ÉL ES EL LIBERT
ADOR.
JEREMÍAS: NOSOTROS VAMOS, ¿QUIERES ACOMPAÑARNOS?
JUAN: ESTÁ BIEN, VOY CON USTEDES.
CUARTO ACTO:
SE DESARROLLA EN UN PESEBRE RODEADO DE PAJA, EN EL CUAL APARECEN JOSÉ, MARÍA Y EL NIÑO
JESÚS. CERCA DE AHÍ VAN LLEGANDO LOS PASTORES.
NARRADOR: POR AQUELLOS DÍAS AUGUSTO CÉSAR DECRETÓ QUE SE LEVANTARA UN CENSO EN TODO EL
IMPERIO ROMANO.
ASÍ QUE IBAN TODOS A INSCRIBIRSE, CADA CUAL A SU PROPIO PUEBLO.
TAMBIÉN JOSÉ, QUE ERA DESCENDIENTE DEL REY DAVID, SUBIÓ DE NAZARET, CIUDAD DE GALILEA,
A JUDEA.
FUE A BELÉN, LA CIUDAD DE DAVID PARA INSCRIBIRSE JUNTO CON MARÍA SU ESPOSA. ELLA SE
ENCONTRABA ENCINTA Y MIENTRAS ESTABAN ALLÍ, SE LE CUMPLIÓ EL TIEMPO. ASÍ QUE DIO A LU
Z A SU HIJO PRIMOGÉNITO. LO ENVOLVIÓ EN PAÑALES Y LO ACOSTÓ EN UN PESEBRE, PORQUE NO HABÍA
LUGAR PARA ELLOS EN LA POSADA.
JACOBO: PARECE SER QUE ES ALLÁ. VAMOS A VERLO.
JUAN: ESPEREN, YO NO PUEDO ACERCARME A ÉL, SOY UN GRAN PECADOR.
JEREMÍAS: ¿POR QUÉ LO DICES?
JUAN: SIEMPRE HE CREÍDO QUE EXISTE DIOS, PERO JAMÁS LO HE OBEDECIDO EN NADA, AL CONT
RARIO, MI VIDA ESTÁ LLENA DE EGOÍSMO, DE REBELDÍA, INCLUSO HE LLEGADO A MALDECIRLO, NO
CREO QUE QUIERA VERME.
JACOBO: A DIOS NO LE IMPORTA COMO HA SIDO TU VIDA, TODOS AQUÍ HEMOS PECADO DE ALGU
NA FORMA CONTRA ÉL, SIN EMBARGO, SI NOS ARREPENTIMOS Y LE BUSCAMOS DE CORAZÓN, EL NO
NOS ECHARÁ FUERA.
JEREMÍAS: SI JUAN, NO PIERDAS LA OPORTUNIDAD DE ENCONTRARTE CON EL SALVADOR, EL HA
VENIDO A ESTE MUNDO A MOSTRAR EL AMOR DE DIOS PARA CON NOSOTROS. ¡VAMOS A VERLO,
NO PERDAMOS MÁS TIEMPO!
(SE ACERCAN AL PESEBRE Y SE ARRODILLAN, VIENDO AL NIÑO Y A SUS PADRES)
JOSÉ: HOMBRE ¿POR QUÉ HACEIS ESTO?
JACOBO: ESTÁBAMOS CUIDANDO NUESTROS REBAÑOS EN LA NOCHE, CUANDO DE PRONTO SE APARECIÓ
UN ÁNGEL Y NOS DIJO QUE HABÍA NACIDO EN LA CIUDAD DE DAVID UN SALVADOR, QUE ERA EL C
RISTO Y QUE LO ENCONTRARÍAMOS ENVUELTO EN PAÑALES Y ACOSTADO EN UN PESEBRE. POR ESO
HEMOS VENIDO A ADORARLE.
JOSÉ: MARÍA, ¿HAS ESUCHADO LO QUE DICE ESTE HOMBRE?
MARÍA: ASIENTE CON LA CABEZA.
JUAN: ¿PUEDO ACERCARME A VER AL NIÑO?
JOSÉ: CLARO QUE SÍ.
JUAN ESTÁ UNOS MOMENTOS CERCA DE JESÚS Y SE QUEDA EN SILENCIO, DESPUÉS SE ALEJA DE LA
ESCENA PENSATIVO Y SE COLOCA EN UN EXTREMO DEL ESCENARIO.
JUAN: NO LO ENTIENDO, ME MIRASTE SIN REPROCHARME NADA, A PESAR DE LO MUCHO QUE T
E HE RECHAZADO.
¿POR QUÉ VENISTE A ESTE MUNDO DE ESTA FORMA, POR QUÉ TE HUMILLASTE NACIENDO EN ESTE PO
BRE LUGAR?
DE PRONTO SE ESCUCHA OTRA VEZ UNA VOZ FUERTE QUE RESPONDE:
DIOS: JUAN, TIENES MUCHO QUE APRENDER, MI AMOR POR TI ES TAN GRANDE QUE EXCEDE T
U ENTENDIMIENTO. MI HIJO JESÚS TUVO QUE VENIR AL MUNDO, EN FORMA DE UN PEQUEÑO QUE A
L TIEMPO CUMPLIRÍA UNA MISIÓN MUY IMPORTANTE: ENTREGAR SU VIDA A CAMBIO DEL PERDÓN DE
LOS PECADOS DE LA HUMANIDAD.
JUAN (TEMEROSO): PERO SEÑOR, SOY UN POBRE BORRACHO QUE NI SIQUIERA ES CAPAZ DE DEJ
AR DE TOMAR, NO MEREZCO TU PERDÓN.
DIOS: PARA MI ERES ALGUIEN VALIOSO, YO CONOZCO TUS PECADOS, HE ESTADO PRESENTE C
UANDO COMETÍAS CADA UNO DE ELLOS. PERO SÉ QUE AHORA TU CORAZÓN ESTÁ ARREPENTIDO Y SI TU
LOS CONFIESAS Y ME PIDES PERDÓN SINCERAMENTE, YO TE PERDONARÉ Y TE LIMPIARÉ DE TU MALD
AD. NECESITAS RECONOCER A MI HIJO JESUCRISTO COMO EL SEÑOR Y SALVADOR DE TU VIDA,
SÓLO A TRAVÉS DE SU SACRIFICIO PODRÁS SER SALVO Y TENER PAZ.
SI ME BUSCAS TODOS LOS DÍAS, TE PROMETO CAMINAR A TU LADO Y A TRAVÉS DE MI SANTO ESPÍR
ITU, TE DARÉ FUERZAS PARA SALIR ADELANTE Y VENCER LA TENTACIÓN.
JUAN: SI SEÑOR, PERDÓNAME POR FAVOR, YA NO QUIERO SER IGUAL, QUIERO QUE TU HIJO CRIS
TO ENTRÉ EN MI VIDA.
(SE OSCURECE LA ESCENA Y SE CIERRA EL TELÓN)
QUINTO ACTO:
EL ESCENARIO ES EL COMEDOR DE LA CASA DE JUAN, EN DONDE SE ENCUENTRAN SUSANA Y S
U HIJA SENTADAS A LA MESA LA NOCHE DE NAVIDAD, DE PRONTO SE ESCUCHA EL TOQUIDO D
E LA PUERTA. JUAN APARECE CON UNAS CAJAS DE REGALOS.
SUSANA: HIJA, ESTÁN TOCANDO, ABRE POR FAVOR.
KARLITA: ¡MAMÁ, MAMÁ, MIRA QUIEN LLEGÓ!
SUSANA: ¿QUIÉN ES KARLA?
JUAN: SOY YO, TU ESPOSO.
SUSANA : ¿QUÉ HACES AQUÍ?
JUAN: KARLITA, POR FAVOR VE A TU CUARTO UN MOMENTO, TENGO QUE HABLAR CON TU MAMÁ A
SOLAS.
KARLITA: ESTÁ BIEN PAPÁ, ¿PERO... TE VAS A QUEDAR VERDAD?
JUAN: SI ME RECIBEN, CLARO QUE SI.
(SALE KARLITA DEL ESCENARIO)
JUAN: VENGO A PEDIRTE PERDÓN, POR TODO EL MAL QUE TE HE HECHO A TI Y A MI HIJA, QU
IERO DECIRTE QUE ESTOY DISPUESTO A CAMBIAR.
SUSANA: ESO DIJISTE LA ÚLTIMA VEZ Y VOLVISTE A CAER EN EL ALCOHOL, ¿POR QUÉ DEBO CREER
TE AHORA?
JUAN: AHORA ES DIFERENTE, ESTOS DÍAS TUVE UNA EXPERIENCIA QUE CAMBIÓ POR COMPLETO MI
VIDA, ME RECONCILIÉ CON DIOS, TUVE UN ENCUENTRO MUY ESPECIAL CON EL SEÑOR JESUCRIST
O Y LO ACEPTÉ COMO SEÑOR Y SALVADOR DE MI VIDA.
SUSANA: PERO SI TU NI CREES EN DIOS.
JUAN: ESO DECÍA YO, PERO EN MI DESESPERACIÓN, DIOS TUVO MISERICORDIA DE MI Y ME ESCU
CHÓ, Y A TRAVÉS DE UN SUEÑO PUDE COMPRENDER CÓMO DIOS EXPRESÓ SU AMOR POR MI, AL MANDAR A
SU HIJO JESÚS A LA TIERRA CON UN PROPÓSITO: SALVAR A LA HUMANIDAD DE SU PECADO, NO I
MPORTÁNDOLE EL PASAR DIFICULTADES, SUFRIR POBREZA, FRÍO, CONVERTIRSE EN HUMANO COMO
NOSOTROS PARA QUE PUDIÉRAMOS CONOCER A DIOS A TRAVÉS DE ÉL.
SUSANA: PUES Sí TE ESCUCHAS DIFERENTE Y ESO DEL SUEÑO ES MUY RARO, PERO... ¿ESO TAMBIÉN
SIGNIFICA QUE VAS A DEJAR LA BEBIDA?
JUAN: SÍ, ESTOY SEGURO QUE VOY A LOGRARLO, CON LA AYUDA DE DIOS. ANTES LUCHABA YO
SOLO Y POR ESO NO PODÍA DEJAR DE SER ESCLAVO DEL ALCOHOL PERO AHORA ME DOY CUENTA
QUE ESE VICIO LO ÚNICO QUE HACÍA ERA MATARME LENTAMENTE Y ALEJARME DE LO QUE MÁS QUIER
O QUE SON USTEDES: MI FAMILIA.
SUSANA: AY JUAN, ES QUE NOS HAS HECHO TANTO DAÑO, QUE NO SÉ SI PUEDA PERDONARTE.
JUAN: SÓLO DÉJAME INTENTARLO, YO SÉ QUE SOY UNA PERSONA DIFERENTE Y TE LO VOY A DEMOST
RAR.
SUSANA: ESTÁ BIEN, VAMOS A INTENTARLO DE NUEVO. ¡KARLITA, PONLE UN PLATO EN LA MESA
A TU PAPÁ PARA QUE CENE CON NOSOTRAS!
KARLITA: ¡SÍ MAMÁ, AHORA LO LLEVO!.
SE ESCUCHA MÚSICA MIENTRAS SE ACOMODAN PARA CENAR.
JUAN: ANTES DE CENAR QUIERO QUE HAGAMOS UNA ORACIÓN, PARA DARLE GRACIAS A DIOS POR
ESTAR TODOS JUNTOS: SEÑOR GRACIAS POR MI FAMILIA, GRACIAS POR ESTA NOCHE, GRACIAS
POR HABERME TRAÍDO DE VUELTA Y RESCATARME DE LA MUERTE, PERMITE QUE ESTA NAVIDAD
PODAMOS CELEBRAR SU VERDADERO SIGNIFICADO: EL REGALO DE SALVACIÓN QUE TÚ TENÍAS PARA N
OSOTROS, BENDICE LOS ALIMENTOS Y QUÉDATE EN NUESTRA CASA. AMÉN.
(SE CIERRA EL TELÓN MIENTRAS SE ESCUCHA UN CANTO, POSTERIORMENTE SE HACE UN LLAMAM
IENTO AL PÚBLICO Y SE ENTREGA FOLLETERÍA).
FIN.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
drama en la sala de terapia intensiva

Drama
Personajes:
Doctor : Hombre que no se anima a decir al joven cual es su verdadera situación, e
s tranquilo y demuestra amabilidad.
Enfermera : Se exalta fácilmente, conoce a Dios, pero no lo tiene en su vida (Cris
to no es lo principal en su vida ).
Joven Accidentado : No tiene a Cristo, pero oyó hablar de Él. Se desespera al saber
que va a morir. Hasta que finalmente encuentra la manera de ser salvo, acepta a
Cristo.
Escenografía:
Constará con 2 partes adyacentes, una parte será la enfermería, la otra, será la sala de
terapia intensiva donde se encontrará el joven internado.
Inicio:
Con el telón cerrado se escucha un automóvil a alta velocidad y seguido de esto un a
ccidente de transito. Se abre el telón.
(El doctor está con el joven, lo mira por ultima vez; va a la enfermería. Agarra su
saco ya para irse a su casa y dice a la enfermera).
Doctor : Adiós Carolina.
Enfermera : Adiós Doctor, que le vaya bien.
(El doctor ya saliendo, queda pensando, se da vuelta y dice a la enfermera).
Doctor : En verdad me apena el joven accidentado...(pausa) Nosotros hicimos lo m
ejor que pudimos, pero me temo que morirá antes del amanecer.
Enfermera : ¿Pero como es posible? ¡Si usted dijo que todo esta bien y también dijo al
joven que todo está a su favor y que sobrevivirá !
Doctor : Él está luchando por su vida y no hay razón para alterarlo. En algunas horas
más quedará inconsciente y ni se va dar cuenta que se está muriendo...
(La enfermera un tanto exaltada, dice)
Enfermera : ¿Por qué no se lo dice, doctor? Tal vez tenga algo que ordenar todavía en
su vida.
(El doctor, moviendo negativamente la cabeza dice)
Doctor : No, es más fácil para él si no lo sabe.
(Ya se retira el doctor, puede ponerse el saco. Y antes de salir le dice a la en
fermera)
Doctor : Si quiere... dígaselo usted.
( La enfermera queda pensando un momento sentada en su escritorio, después se leva
nta y se va a ver al joven).
Joven : ¡Qué lindo gesto de su parte enfermera venir a verme!... Usted también escuchó a
l doctor decir que me voy a salvar de ésta. ¡Por favor, avísele a mi madre para que no
se preocupe por mí!
(La enfermera guarda silencio un instante hasta que se anima y le dice)
Enfermera : Temo que el doctor te dio una falsa esperanza Andrés, tus lesiones son
más graves que lo que se pensó a primera vista...
(El joven sobresaltado le dice)
Joven : ¡¿Me dice usted QUE ME VOY A MORIR?!
(la enfermera sólo agacha la vista y guarda silencio)
Joven: ¿Cuánto tiempo me queda?
(Se toma unos segundos y responde con voz triste)
Enfermera : No puedo ocultarte la verdad... te están quedando un par de horas, según
el doctor será antes del amanecer...
(A esto el joven exclama desesperado)
Joven : Pero... ¡Yo no estoy preparado para la muerte, enfermera!; ¡Yo no me puedo m
orir!¡No estoy preparado!
(Silencio y después el joven un poco más calmado y con tono suplicante, dice)
Joven : ¿Qué debo hacer para ser aceptado por Dios? ¿Qué tengo que hacer para ser salvo?
(La enfermera con desconcierto dice)
Enfermera : Yo no lo sé Andrés, ni sé como yo puedo poner en orden mis cosas...
Joven : Ore por mi!!!! Por favor enfermera, ore por mi!!!!
(la enfermera en un tono triste)
Enfermera : ... Yo no sé como se ora, jamás lo hice!
(Piensa un instante la enfermera y dice)
Enfermera : ¿Sabes lo que voy a hacer, Andrés? Si a vos no te molesta, voy a permane
cer esta noche junto a ti y te voy a leer algo de la Biblia.
Joven: Si enfermera, por favor hágalo!!!!
(la enfermera se al cuarto de al lado y saca de su escritorio una Biblia, la lim
pia pues como no se usa está sucia. Se sienta la enfermera al lado del joven y com
ienza a hacer como que lee y va avanzando las páginas)
Voz en Off : la enfermera, abrió la Biblia sin mirar dónde... y comenzó a leer el Evan
gelio según San Juan. Ella leyó con suave y tranquila voz de un hombre que vino de n
oche a Jesús buscando respuestas a sus inquietantes preguntas. También leyó del gran a
mor de Dios a todo el mundo; de una mujer que encontró en Jesús el agua que calmó su s
ed interior; de un paralítico que fue sanado por Jesús... ella leía con voz clara y él e
scuchaba con suma atención. Andrés trataba de encontrar una respuesta a la pregunta:
“¿Cómo puedo ser salvo?” , cuya respuesta no conocía y afligía su corazón.
(la enfermera hace una pausa y queda mirando al joven)
Joven : Por favor, siga leyendo... ¡No se detenga!!
Enfermera : “De cierto, de cierto os digo: Él que oye mi palabra, y cree al que me e
nvió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas a pasado de muerte a vida” (Juan
5:24)
(Lee esto y mira al joven. La cara del joven ya no está angustiada y preocupada, s
ino un rostro de alegre, exclama el joven con voz baja pero alegre).
Joven : Déjeme solo, pero venga pronto otra vez; yo le agradezco ¡Le agradezco de co
razón!
(La enfermera sale de la sala y se cierra el telón)
Voz en Off : Ella lo dejó solo, solo por media hora... solo con Dios
(Se abre el telón, la enfermera se levanta y vuelve al lado del joven, el joven es
tá con una amplia sonrisa en la cara)
Joven : Yo escuché su palabra y la acepto en verdadera fe, creo que el Señor Jesús tam
bién cargó sobre sí mis pecados cuando estuvo colgado en la cruz, y que también me aceptó,
así como soy, con todos mis pecados. Eso significa: no más muerte para mí, sino vida
y vida Eterna! El me lo ha dado ¡Yo pasé de la muerte a la vida!
(El joven hace una pausa, y dice con seriedad a la enfermera)
Joven : Enfermera, prométame que nos volveremos a ver en el cielo, usted ya no pue
de decir que no conoce el camino. ¡Por favor, prométamelo!
Enfermera : Yo te prometo Andrés, que no descansaré hasta saber lo que vos sabes aho
ra.
Joven : Dígale a mi mamá que el Señor Jesús me salvó a las once horas, a las once, enferme
ra.
Enfermera: Si Andrés, lo haré...
(El joven comienza a desvanecerse, queda como dormido. La enfermera queda sentad
a a su lado observándolo).
[Una luz cada vez más fuerte comienza a llenar la sala de terapia intensiva].
Voz en Off : La Santa presencia de Dios iba llenando la sala de terapia intensiv
a. La muerte iba extendiendo su brazo, pero este joven aceptó a Jesucristo en verd
adera fe como su salvador y redentor, así como dijo Jesús: “El que oye mi palabra, y c
ree al que me envió, tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de mu
erte a vida”. Él creyó y se aferró a su salvador... ¡Paz, paz!, fueron las ultimas palabra
s que dijo estando conciente. Rápidamente, así como dijo el doctor, perdió el conocimi
ento. Ahí estaba, acostado el joven, preparado
Se Dice de Mí
Imprimir
Se dice de mi Todo lo que necesitarás para jugar es papel y lápiz para todos los jug
adores.
Pídele a tus jóvenes que se pongan en pareja con alguien que no conozcan muy bien (l
o más probable es que las tengas que designar tu mismo) Asegúrate que nadie esté con s
u mejor amigo/a. La idea es que se puedan conocer un poco más. Dales 5 minutos par
a que se saluden y se cuenten un poquito que les gusta hacer, a qué escuela van, c
uantos hermanos tienen, etc.
Entonces dales las siguientes instrucciones: Ahora que conocen un poco mejor a s
u compañero lo que quiero que hagan es que escriban una corta introducción, creativa
y ridícula, de él o ella. Por ejemplo: "Ella se llama Juana Martines. Juana actualm
ente trabaja de inspector de seguridad de una clínica para policías del crucero de D
isney. Pero como acaba de terminar su doctorado en sociología, cree que todavía está a
tiempo para operarse de la vista y encontrar así a sus socios que perdió en la última
inversión que hicieron juntos al comprar un casino en la antártica (ella puso la pl
ata.) Todavía no se ha casado porque cree que es aburrido casarse a sí misma, y por
eso está esperando que alguien más lo haga por ella. Su visión es el cigarrillo y la mús
ica grupera y ha empezado a desarrollar su pasión por el fútbol... americano. Su com
ida preferida se encuentra en la sección de embutidos, todo lo que se embuche le v
iene bien".
El nivel de creatividad que encontrarás en tus alumnos te sorprenderá (positiva y ne
gativamente, pero de las dos maneras estamos contribuyendo a despertarla.) Promu
eve que las introducciones sean creativas pero no ofensivas.
Luego de haber leído una de estas ridículas introducciones pídele al verdadero jugador
que cuente algo de sí mismo que sea real. O pídele al mismo jugador que hizo la int
roducción que cuente lo que en verdad aprendió de su compañero.
¿A dónde llevarlo desde aquí?
Este rompe hielo te dará muy buen resultado con jóvenes más grandes, ¡aunque los más chico
s tienen una imaginación increíble! Pero con cualquier público con el que juegues lo q
ue lograrás es que se mezclen, que se conozcan y que rompan el hielo de la timidez
, del hablar en público y de conocer nuevos amigos. ¡Genial! ¿Qué más?
Puedes hablar de quién es Jesús y de qué dicen los demás quién es Él. Y preguntarles la pre
unta que se encuentra en Mateo 16:15, (Marcos 8:29, Lucas 9:20) "Y ustedes, ¿quién d
icen que soy yo?" ¿Quién es Jesús para ti? Y motivarlos a que conozcan a Cristo por sí m
ismos por medio de una relación personal, no solo a través de las enseñanzas en la reu
nión.
Nadie me conoce mejor que Él
Pídele a tus jóvenes que se sienten con uno o dos amigos que conozcan muy bien (tres
máximo). Luego pídeles que uno a la vez imite a su amigo. Sus gestos, su forma de h
ablar, frases que repite ocasionalmente, peinados, actitudes, etc.
Déjalos que se diviertan un rato y si tienes algún chico nuevo, pídele que se divierta
a costa de los demás, pero que no se quede solo.
¿A dónde llevarlo desde aquí?
Este corto rompe hielo tiene dos posibles aplicaciones:
1. Los que estamos a tu alrededor podemos conocerte súper bien; podemos suponer
lo que vas a decir frente a una situación específica, qué tipo de ropa te gusta, cómo t
e gusta tomar la leche, cuántas horas te gusta dormir, cuál es tu lugar favorito par
a ir a comer, qué tipo de películas miras, etc... pero nadie jamás va a conocer tu cor
azón de la manera que Dios nos conoce. Él conoce nuestro más profundo secreto, conoce
nuestro dolor, nuestros complejos, nuestros temores, nuestras alegrías, lo que nos
entusiasma y aquello que nos tiene muy preocupados. Él sabe eso que no le contast
e nunca a nadie.
Ser cristianos se trata de ser imitadores de Cristo. En cada situación debemos pre
guntarnos qué es lo que Cristo hubiera hecho e intentar hacer exactamente eso.
para morir, para ser despertado luego por Cristo Jesús; por el Buen Pastor, que b
uscó y encontró su “oveja perdida”.
Fin
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Icebreakers / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebr
eakers / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebreaker
s / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebreakers / D
inamicas: Icebreakers / Dinamicas: Icebreakers / Dinamicas:
descargados hasta clavando nuestros pecados
A Sumanera
Imprimir
a sumaneraEntrégale a cada alumno una buena cantidad de plastilina (masilla de la
que usan los niños para jugar). Si tienes la oportunidad déjalos que elijan el color
y la cantidad que desean usar para que se sientan cómodos trabajando con ella.
Pídeles entonces que hagan una escultura, que la moldeen a su gusto pero lo mejor
que puedan.
Luego de unos minutos y después de que todos hayan terminado pon cada trabajo en e
xhibición para que todos puedan apreciar el trabajo de los demás.
No te desesperes con aquellos que no hacen nada o pierden el tiempo haciendo pav
adas (siempre hay esos personajes que se sienten muuuy maduros.)
¿Adónde llevarlo desde aquí?
1- El mundo y nosotros mismos tratamos de moldear a las cosas, situaciones y a p
ersonas a nuestra manera. Dándole la forma y el color que más nos gusta, sacándole lo
que pensamos no sirve y agregándole de lo que creemos es importante. Pero Dios tie
ne otro molde para nuestra vida. Él quiere que seamos todo lo imperfectos que somo
s para poder brillar a través nuestro con su gloria. Y usar nuestras capacidades,
talentos y dones para servirle con todo lo que tenemos. No dejes que el mundo te
forme a su antojo. Mateo 16: 25-27; 18:6-8; Lucas 12:29-31; Romanos 12:1-3; 1 Cor
intios1:26-28... (NVI).
2- Luego de que hayan trabajado con sus manos pásales una toalla húmeda para que se
limpien. Entonces verás que no sale el aceite de esas plastilinas, no del todo. En
tonces pasa un bote grande lleno de agua, pásales también un jabón que haga mucha espu
ma y toallas limpias. Y diles que así es Jesús. Nosotros nos embarramos haciendo lo
que queremos, formando nuestra vida como queremos, influenciando en los demás como
se nos da la gana y cuando queremos limpiar nuestro pasado nos es imposible si
no lo hacemos a través de Jesús. Jesús es como esa agua limpia y el jabón que quita lo más
difícil de sacar, la suciedad más profunda y pegajosa. Y no nos deja ahí sino que tam
bién nos seca con su sanidad dejándonos como nuevos para comenzar una nueva vida mol
deada a Su manera. Hechos 4:11 y 12
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Arruinados
Imprimir
Arruinados
Para hacer esta actividad coloca carteles con las letras del abecedario, en grup
os de letras (A-C, D-F, G-I, J-M, etc.), en las paredes del salón. Cuando estén todo
s juntos pídeles que se dividan según la primer letra de su apellido (Todos los Gonzál
ez irán al grupo “G-I” junto con los Hernández y otros) Asegúrate que los grupos NO queden
muy separados. Cuando terminen de acomodarse comienza la actividad con la sigui
ente pregunta: ¿Cuántas veces tus padres, tus hermanos, quizás algún amigo te arruinaron
el plan perfecto para el fin de semana? (O algún otro plan “perfecto”) ¿En qué terminó tod
? (Cosas perdidas y cosas que has ganado como resultado) ¿Qué cosas estarías dispuesto
a hacer ó a dejar de hacer por un amigo o familiar? ¿Qué cosas nunca dejarían de hacer
o nunca harías por nadie? Entrégale un papel a cada grupo con los siguientes ejemplo
s, y que todos en el grupo compartan su respuesta. (si son demasiados divídelos en
subgrupos.
Ejemplos:
* ¿Dejarías de ir a un campamento para quedarte con un amigo en casa?
* ¿Dejarías de ir a una fiesta para cuidar a tus hermanos mientras tus padres sa
len a pasear?
* ¿Dejarías de salir con alguien que te gusta por pasar la tarde ayudando a un c
ompañero con sus tareas?
* ¿Pasarías todo un fin de semana con tu familia sin ver a tus amigos?
* ¿Charlarías en la escuela con los “marginados”?
* ¿Pasarías un sábado con tu abuela escuchando historias de cuando no existía el teléf
ono? (sin un teléfono cerca)
* ¿Ayudarías en tu casa limpiando el baño voluntariamente?
* ¿Orarías en público en la quinceañera de una chica que no tiene amigos que oren po
r ella, aunque la fiesta está llena de gente? (gente de la iglesia que va por la c
omida)
* ¿Dejarías de ir a la reunión de jóvenes por mirar una película en tu casa?
* ¿Invitarías a tus mejores amigos de la escuela a la reunión de jóvenes? ¿Por qué si o
por qué no?
* Otras situaciones...
¿A dónde llevarlo desde aquí?
Cuando nos entregamos al Señor con TODO y comenzamos a vivir en una relación diaria
con Él nunca sabemos lo que el Espíritu Santo va a conducirnos a hacer. Cuando aband
onas tu ser a la voluntad del Señor miles de aventuras y locuras van a comenzar a
pasar a tu alrededor. Encontrarás el sentido de tu vida y sentirás que estás lleno de
la gracia de Dios para con aquellas personas que menos imaginabas, sentirás pasión,
ternura, compasión, ganas de ayudar, verás la necesidad de los que están a tu alrededo
r y estarás gozoso (no contento) de hacer lo que haces. Pero prepárate para que el S
eñor te arruine por completo, para que nada de lo que tu realmente eres quede en p
ie sino solo lo que el Señor tiene preparado para ti. No solo dejarás de hacer algun
as cosas que tenías en mente y comenzarás a hacer algunas cosas que nunca se cruzaro
n en tu mente, pero también experimentarás la aventura de vivir “arruinado” por Dios. De
ja que el Espíritu Santo que está en ti te sorprenda.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Asuntos Familiares
Imprimir
Asuntos FamiliaresAntes de leer la historia del hijo pródigo, asigne por tarjeta u
n personaje (padre, hermano menor, hermano mayor) a cada persona del grupo. Desp
ués de escuchar la historia, divida el grupo en tres grupos _ todos los padres en
un grupo, todos los hijos menores en otro y los hijos mayores en otro. La discus
ión que sigue puede fortalecerles en sus roles, hablando de sus sentimientos para
poder estar preparados para reunirse con sus familias.
Cada tarjeta contiene un número en la parte inferior que indica a cual familia fue
asignada. Después de la discusión en grupo, cada familia (el padre y dos hijos con
el mismo número en la parte inferior de la tarjeta) se reúnen para desempeñar los pape
les de los personajes de la parábola del hijo pródigo, durante la cena, después de la
fiesta, con el padre, el hijo pródigo y el hijo mayor sentados a la mesa. Cada per
sona responde de acuerdo al rol que esté representando. Después de la discusión famili
ar, vuelva ajuntar a todo el grupo y discutan lo que sucedió.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________

Búsqueda Desesperada
Imprimir
Buqueda desesperada Prepara esta semana un billete de $20 (más o menos) y algunas
monedas para realizar esta actividad.
Antes de comenzar la reunión y sin que nadie te vea pega el billete de $20 debajo
de alguna de las sillas en las que tus alumnos van a sentarse, y desparrama las
monedas por el salón. Cuando todos estén en el salón, quizás en el momento de los anunci
os antes de comenzar la lección dile a tus chicos que acabas de descubrir que se t
e ha roto el bolsillo de tu pantalón y que puede ser que encuentren algo de cambio
por el suelo. Di:
“No es gran cosa- solo algo de cambio- así que el que lo encuentra puede quedárselo” (ve
rás que solo algunos de ellos mirarás para ver si encuentran algo) Mientras tanto si
gue buscando en el resto de los bolsillos de tu ropa, y exclama: “No, ahora me doy
cuenta que el bolsillo de mi chaqueta también está roto y el billete de $20 también s
e me perdió... bueno, ¿que voy a hacer?, ya está perdido, el que lo encuentra también pu
ede quedárselo” (hazlo de una manera que quede bien clara que es a propósito y que tu
intención es regalarles ese dinero)
¿Adónde llevarlo desde aquí?
Cuando terminen la búsqueda, sea que lo hayan encontrado o no, pídele a tus estudian
tes que tomen asiento y diles: ¿Se han dado cuenta que cuando mencioné las monedas c
asi nadie las buscó? Ni uno se paró a buscarlas. Pero cuanto más valor tenía el dinero más
personas comenzaron a mirar alrededor. Más sabiendo que no tenían que devolverlo, s
ino que sería para el que lo encontrara. De la misma manera buscamos a Jesús, según el
valor que él significa para cada uno. Si alguien piensa que no necesita a Dios, a
sí como buscaban a los centavos, de la misma manera ellos no sienten el tener nece
sidad de Él. En cambio alguien que tiene real sed de Dios, quién conoce el valor de
Jesús en su vida buscará de Él como quién busca un billete de $100 gratis.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Cajas de Sorpresas
Imprimir
cajas de sorpresas Al empezar la clase pedir voluntarios que quieran cambiar un
chocolate (cualquier tipo de dulce o hasta una pequeña suma de dinero) que se lo v
a a dar el líder cuando el participante pasa al frente, por lo que hay en una caja
de sorpresas. Sería ideal que haya 4 o 5 cajas de color (o forradas) con los número
s del 1 al 4 (la cantidad de voluntarios tiene que ser uno menos que la cantidad
de cajas). Cada voluntario tiene que decidir con cual caja va a cambiar su choc
olate sin saber qué es lo que hay adentro. En cada caja tiene que haber algo mejor
o peor que el chocolate. Puede ser un chocolate más grande o alguna porquería inser
vible graciosa que se te ocurra. Al hacer el cambio sorpresa el participante se
encontrará con que ganó o perdió según la caja que decidió.
¿Dónde llevarlo desde aquí?
Todos tenemos que vivir con el resultado de nuestras decisiones. No siempre sabe
mos lo que hay en la caja, pero otras veces sí. Siempre tenemos que acordarnos de
elegir de las cajas de Dios porque en ellas siempre hay algo mejor.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Citas y no a Ciegas
Imprimir
Citas no a siegas Muchos nos han preguntado acerca de cómo introducir el tema del
noviazgo y salidas o citas, de una manera diferente, atractiva y que tenga un bu
en impacto en la vida de sus jóvenes.
Aquí te presentamos una idea en la que tus chicos aprenderán de su propia lección. Ésta
idea puede desarrollarse de dos maneras, tu eliges cuál es la mejor para tu grupo,
o inventa una variante que sea más efectiva para ellos.
A- Escribe en tiras de papel las asignaciones que te damos al pié del juego. Luego
coloca estos papelitos en diferentes mesas alrededor del salón. Entrégale a los alu
mnos un papel y un lápiz; y pídeles que caminen mesa por mesa completando en sus hoj
as uno a uno lo que los papelitos les pide. Para que no se haga muy largo predet
ermina un tiempo.
B- Divide a tus jóvenes en 7 grupos (inventa o repite algunas asignaciones para fo
rmar más grupos) Lo ideal serían grupos de 5 personas como máximo. Entrégale a cada grup
o una de las asignaciones y dales unos minutos para que las puedan completar. As
egúrate que todos participen en cada grupo.
Asignaciones:
1. Escribe un plan para que dos personas que se gustan se encuentren.
2. Piensa en un método verás que te ayude a diferenciar entre amor verdadero y en
amoramiento.
3. Haz una lista de por lo menos 20 cosas divertidas que se pueden hacer en u
na cita. Deben costar menos de 10 pesos
4. Describe una lista de 5 consejos para una cita exitosa.
5. ¿Qué consejo le darías a un cristiano que está enamorado de un no-cristiano? Inclu
ye los pro y los contra de tener una relación amorosa de ese estilo.
6. Escribe un plan para romper una relación de la manera más sana y menos doloros
a posible.
7. Haz una lista de a cuántas personas les haz contado acerca de aquellos con q
uienes haz tenido una cita, o has estado enamorado. Enumera 10 pro y 10 contra d
el haber hablado del tema.
¿A dónde llevarlo desde aquí?
Éste juego permitirá a tus jóvenes expresar sus valores y opiniones acerca de tener ci
tas y del noviazgo, de una manera natural y relajada.
Una vez que el tiempo termina júntalos nuevamente, pídeles que te entreguen sus resp
uestas, lee los resultados, y comienza la lección... (o termina la lección.)
Preguntas para compartir con ellos:
* ¿Cuál es el propósito de las citas?
* ¿Por qué hay algunos que siempre salen con personas que no les conviene? (sien
do maltratados, usados, humillados, etc.)
* ¿Por qué algunos adolescentes se enamoran más rápido que otros?
* ¿De qué manera puede una cita ser la más apropiada?
* ¿Es correcto que las chicas inviten a los chicos a una cita?
Éste puede ser el comienzo de una serie de charlas del mismo tema.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Clavando Nuestros Pecados a la Cruz
Imprimir
Clavando nuestros pecados a la cruzComo una representación de como Cristo tomó nuest
ros pecados consigo a la cruz, pídales a los jóvenes que escriban sus pecados en ped
azos de papel y uno a la vez clavarlos en una cruz de madera. Después de un tiempo
de reflexión y oración individual silenciosa, los papeles pueden ser removidos y de
struidos (quemándolos o de alguna otra manera), simbolizando como nuestros pecados
han sido borrados de la memoria de Dios para siempre.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
Se Dice de Mí
Imprimir
Se dice de mi Todo lo que necesitarás para jugar es papel y lápiz para todos los jug
adores.
Pídele a tus jóvenes que se pongan en pareja con alguien que no conozcan muy bien (l
o más probable es que las tengas que designar tu mismo) Asegúrate que nadie esté con s
u mejor amigo/a. La idea es que se puedan conocer un poco más. Dales 5 minutos par
a que se saluden y se cuenten un poquito que les gusta hacer, a qué escuela van, c
uantos hermanos tienen, etc.
Entonces dales las siguientes instrucciones: Ahora que conocen un poco mejor a s
u compañero lo que quiero que hagan es que escriban una corta introducción, creativa
y ridícula, de él o ella. Por ejemplo: "Ella se llama Juana Martines. Juana actualm
ente trabaja de inspector de seguridad de una clínica para policías del crucero de D
isney. Pero como acaba de terminar su doctorado en sociología, cree que todavía está a
tiempo para operarse de la vista y encontrar así a sus socios que perdió en la última
inversión que hicieron juntos al comprar un casino en la antártica (ella puso la pl
ata.) Todavía no se ha casado porque cree que es aburrido casarse a sí misma, y por
eso está esperando que alguien más lo haga por ella. Su visión es el cigarrillo y la mús
ica grupera y ha empezado a desarrollar su pasión por el fútbol... americano. Su com
ida preferida se encuentra en la sección de embutidos, todo lo que se embuche le v
iene bien".
El nivel de creatividad que encontrarás en tus alumnos te sorprenderá (positiva y ne
gativamente, pero de las dos maneras estamos contribuyendo a despertarla.) Promu
eve que las introducciones sean creativas pero no ofensivas.
Luego de haber leído una de estas ridículas introducciones pídele al verdadero jugador
que cuente algo de sí mismo que sea real. O pídele al mismo jugador que hizo la int
roducción que cuente lo que en verdad aprendió de su compañero.
¿A dónde llevarlo desde aquí?
Este rompe hielo te dará muy buen resultado con jóvenes más grandes, ¡aunque los más chico
s tienen una imaginación increíble! Pero con cualquier público con el que juegues lo q
ue lograrás es que se mezclen, que se conozcan y que rompan el hielo de la timidez
, del hablar en público y de conocer nuevos amigos. ¡Genial! ¿Qué más?
Puedes hablar de quién es Jesús y de qué dicen los demás quién es Él. Y preguntarles la pre
unta que se encuentra en Mateo 16:15, (Marcos 8:29, Lucas 9:20) "Y ustedes, ¿quién d
icen que soy yo?" ¿Quién es Jesús para ti? Y motivarlos a que conozcan a Cristo por sí m
ismos por medio de una relación personal, no solo a través de las enseñanzas en la reu
nión.
Nadie me conoce mejor que Él
Pídele a tus jóvenes que se sienten con uno o dos amigos que conozcan muy bien (tres
máximo). Luego pídeles que uno a la vez imite a su amigo. Sus gestos, su forma de h
ablar, frases que repite ocasionalmente, peinados, actitudes, etc.
Déjalos que se diviertan un rato y si tienes algún chico nuevo, pídele que se divierta
a costa de los demás, pero que no se quede solo.
¿A dónde llevarlo desde aquí?
Este corto rompe hielo tiene dos posibles aplicaciones:
1. Los que estamos a tu alrededor podemos conocerte súper bien; podemos suponer
lo que vas a decir frente a una situación específica, qué tipo de ropa te gusta, cómo t
e gusta tomar la leche, cuántas horas te gusta dormir, cuál es tu lugar favorito par
a ir a comer, qué tipo de películas miras, etc... pero nadie jamás va a conocer tu cor
azón de la manera que Dios nos conoce. Él conoce nuestro más profundo secreto, conoce
nuestro dolor, nuestros complejos, nuestros temores, nuestras alegrías, lo que nos
entusiasma y aquello que nos tiene muy preocupados. Él sabe eso que no le contast
e nunca a nadie.
Ser cristianos se trata de ser imitadores de Cristo. En cada situación debemos pre
guntarnos qué es lo que Cristo hubiera hecho e intentar hacer exactamente eso.
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________
________________________________________________________________________________
_______________________________________________________________