Está en la página 1de 2

Agapornis es un género de aves de la familia de los loros (Psittacidae).

Se les conoce vulgarmente


como inseparables. El nombre "Agapornis" tiene su origen etimológico en el griego: lo toma de las
palabras ágape (amor) y ornis (pájaro). Deben este nombre científico a sus fuertes vínculos de
pareja: el macho y la hembra pasan mucho tiempo juntos y con frecuencia se arreglan las plumas
uno al otro; su posición en pareja, cabeza contra cabeza, es característica.
Son miembros pequeños y de gran colorido de la familia de los loros. Las 9 especies son pequeñas,
de cola corta y cuerpo sólido; tienen un tamaño que va de los 13 a los 16 cm, según la especie.
Se alimentan de semillas, frutas y brotes y, lo que es inusual en los loros, construyen un nido, en vez
de poner sus huevos en un agujero descubierto. Viven hasta 15 años.
Se adaptan bien a la vida en cautividad y son tan populares como los periquitos. Algunas especies
de Agapornis son fáciles de criar para un criador principiante. El inseparable de cara rosa o
inseparable de Namibia (Agapornis roseicollis) es el más criado de todos, y del que hay multitud de
mutaciones fijadas.[cita requerida]
Los criadores expertos preparan una especie de «antesala» en el interior del nido, donde duermen
los polluelos de la primera nidada. La época recomendable para su cría es durante el comienzo de la
primavera, de lo contrario los polluelos podrían morir debido a las altas temperaturas.

Estimados amigos, criadores de aves en general y de Agapornis en particular:


Nos complace enormemente presentar a la recién creada ASOCIACION ESPAÑOLA DE
CRIADORES DE AGAPORNIS (A.E.C.A.), cuyas iniciativas estatutarias son, entre otras, las de:
“Ofrecer un censo ordenado y serio de criadores, según especialidad de especie y mutaciones”;
“Fomentar y difundir el conocimiento y la afición al genero Agapornis”, la “Colaboración con
Asociaciones de criadores de Agapornis de España y de otros países” a los efectos de conseguir que
el código internacional de clasificación y estándares sea uniforme y, ante todo, “Desarrollar
cualquier actividad encaminada al mejor conocimiento del genero Agapornis”.
En definitiva, esta asociación nace con la premisa de la especialización en el genero Agapornis y
con el animo de ofrecer a todos los criadores de estas aves una institución que represente, canalice,
gestione y defienda los intereses de los mismos ante los organismos nacionales e internacionales
reguladores de la ornitología deportiva y, principalmente, con la idea de poner a disposición de sus
asociados todos los servicios necesarios para el desarrollo de esta bella afición.
Con este espíritu y cargados de ilusiones, la asociación empezó a tomar forma a finales del año
2008, y durante el transcurso del año 2009 se fueron asentando las bases de la misma.
Con fecha dos de Octubre de 2009 se constituyó jurídicamente la Asociación Española de Criadores
de Agapornis (A.E.C.A.) conforme a las previsiones de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo,
reguladora del Derecho de Asociación, con ámbito nacional, inscripción en el Registro Nacional de
Asociaciones y su correspondiente alta fiscal.
El 10 de Noviembre de 2009 la Asociación Española de Criadores de Agapornis (A.E.C.A.) se
integró dentro de la Confederación Ornitológica Mundial (C.O.M.), de mano de la Confederación
Ornitológica Española (C.O.E.) como miembros de la Federación regional a la que pertenece la
sede social de esta Asociación, la Federación Ornitológica Andaluza (F.O.A.).
Para conocer con mas detalle a la Asociación Española de Criadores de Agapornis (A.E.C.A.) ya se
encuentra disponible en la red la web http://www.agapornisaeca.com y a disposición de cualquier
interesado el correo electrónico aeca@agapornisaeca.com.
Con la esperanza de que todo cuanto se pueda ofrecer y gestionar en esta asociación sea del agrado,
utilidad y beneficio de los criadores especializados en estas peculiares aves, la Agapornis, la Junta
Directiva invita a todo aficionado a unirse a esta Asociación y a participar activamente en el
desarrollo de la misma.
Sin otro particular, les saluda atentamente: