Está en la página 1de 4

bobila.blogspot.

com

el fanzine del «Club de Lectura de Novel·la Negra» de la Biblioteca la Bòbila # 140

Entre 1964 i 1986 l’editorial barcelonina Noguer,


dirigida pels germans Noguer i la gestió literària
en mans de José Pardo, va publicar la col·lecció
«Esfinge», dedicada a la novel·la negra, policíaca
i d’espionatge, que va arrancar amb tres títols de
John Le Carré (que tot just havia publicat la seva
primera novel·la el 1961) i que es caracteritza
per ser una col·lecció eclèctica que va donar a
conèixer autors que iniciaven les seves carreres
a la dècada dels seixanta com els suecs Maj
Sjöwall i Per Wahlöö, l’italià Giorgio
Scerbanenco o el suís Friedich Dürrenmatt que
ho havia fet a la dècada anterior.
A la col·lecció també s’hi poden trobar autors
clàssics de la novel·la negra nord-americana
com Hillary Waugh, James M. Cain, Wiliam P.
McGivern, W.R. Burnett o David Goodis, fins i
tot de la darrera fornada, com Georges V.
Higgins; l’espionatge de Trevanian, amb títols
dels anys setanta; Patricia Highsmith; Ruth
Rendell amb títols com El flautista de Pamplona
(reeditat més tard com El juego de los astutos) i
un sol autor espanyol, Juan Madrid, amb la seva
segona obra, Las apariencias no engañan.

colecció
També hi trobareu autors que no us sonaran de
res com John Owen, Rennie Arth, René Floriot,
Evelyn Anthony, Reg Gadney, Robert Sheckley,
Charles Flowers, David Lavallee, Hans Kades,
John Buell, Michael Bar-Zohar, Walter H.

ESFINGE
Wager, Paolo Levi, Hamilton Jobson, Hugh
Fleetwood o Attilio Veraldi, que podrien ser uns
magnífics descobriments per a lectors inquiets i
sense prejudicis, que no van darrera la última
novetat sinó darrera obres de qualitat.
«Esfinge», una col·lecció que ens va descobrir
autors que llegim ara mateix, pot ser un pou per
a fer-hi nous descobriments, en unes curades
edicions de tapa dura i unes cobertes plenament
identificables.
T’atreveixes?
de Noguer
BIBLIOTECA LA BÒBILA. L'Hospitalet / Esplugues
L'H Confidencial 1
ESFINGE
1. John Le Carré. El espía no vuelve
2. John Le Carré. Llamada para el muerto
3. John Le Carré. El espejo de los espías
4. Friedrich Dürrenmatt. La promesa
5. John Le Carré. Asesinato de calidad
6. Giorgio Scerbanenco. Venus privada
7. John Owen. 30 días de vida
8. John Le Carré. Una pequeña ciudad en Alemania
9. Giorgio Scerbanenco. Muerte en la escuela
10. Rennie Arth. ¡Rapto!
11. Giorgio Scerbanenco. Los milaneses matan en sábado
12. René Floriot. La verdad pende de un hilo
13. Giorgio Scerbanenco. Milán, calibre 9
14. Evelyn Anthony. El asesino
15. Reg Gadney. Coacción
16. Giorgio Scerbanenco. Pequeño hotel para sádicos Walter Wager. Operación teléfono. Traducción
17. Patricia Highsmith. El grito de la lechuza Enrique de Obregón. Barcelona: Noguer, 1976
(Esfinge; 44). ISBN: 84-279-0050-3
18. Robert Sheckley. Hombre al agua
19. Charles Flowers. Nunca llueve en Los Ángeles Utilizando aparentemente los esquemas más triviales de la
20. Giorgio Scerbanenco. Traidores a todos novela de espionaje —el superespía sabelotodo, la fascinante
21. David Lavallee. Alerta 1000 colaboradora que hace el amor y la guerra con idéntica
22. Giorgio Scerbanenco. Ladrón contra asesino dedicación, el fanático enloquecido empeñado en provocar el
23. Herbert Lieberman. El hombre del sótano estallido de una nueva guerra mundial—, Walter Wager ha
24. Giorgio Scerbanenco. Demasiado tarde escrito una novela inusitada dentro del género de suspense.
25. Maj Sjöwall yPer Wahlöö. El alegre policía
26. Giorgio Scerbanenco. Doble juego Con elementos de anticipación como la robotización mental, el
27. George V. Higgins. El chivato condicionamiento psicológico en masa y la disponibilidad de
28. Hans Kades. Crimen en los Alpes minibombas atómicas de efecto terrorífico, y situando la acción
29. Giorgio Scerbanenco. Perseguidas en un futuro próximo, Walter Wager nos presenta un
30. Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Un ser abominable personaje, Gregori Tabbat, del servicio secreto soviético, que
31. Trevanian. La sanción del Eiger vive alegremente su vida de espía en Norteamérica como play-
32. Laird Koenig y Peter L. Dixon. Los niños vigilan boy vocacional. A su lado, la bella Barb, eficacísima también en
33. John Buell. Salida de autopista su papel de espía en permanente situación de disponibilidad
34. Harold Q. Mansur. El abogado erótica, es el elemento complementario en una acción llevada a
35. Maj Sjöwall y Per Wahloö. La habitación cerrada ritmo vivacísimo, con una impresionante sucesión de
incidencias que el autor resuelve con ironía y con un absoluto
36. John Le Carré. El topo
dominio de las técnicas del suspense.
37. Trevanian. La sanción del Loo
38. Michael Bar-Zohar. La tercera verdad La figura de Tabbat, el imaginativo agente soviético,
39. Giorgio Scerbanenco. La arena no recuerda correfaldas fascinado por el mundo placentero de La Vegas, es
40. Maj Sjöwall y Per Wahlöö. El maníaco un vedadero hallazgo. Por una vez la CIA y la KGB soviética
41. Hillary Waugh. ¿Quién mató a Sally? colaboran al tiempo que se enfrentan en una operación
42. James M. Cain. Al final del arco iris desesperada para evitar la III Guerra Mundial. Los constantes
43. Colin Wilson. El caso de la colegiala asesinada cambios de pespectiva, el juego irónico con que el autor se ciñe
44. Walter H. Wager. Operación teléfono a las fórmulas de la novela de acción, contribuyen a crear un
45. Paolo Levi. Retrato de provincia en rojo clima tenso que se resuelve en la últimas páginas con un
46. Lucille Fletcher. A Stamford, ochenta dólares esguince inesperado y, con todo, absolutamente convincente.
47. Wiliam P. McGivern. La noche del degollador
48. Hamilton Jobson. La testigo
49. Hugh Fleetwood. Orden de muerte
50. Attilio Veraldi. El sobre
51. John Le Carré. El honorable colegial
52. Trevanian. El Main
53. Maj Sjöwall y Per Wahloö. El hombre que se esfumó
54. Ruth Rendell. Un juicio de piedra
55. Ruth Rendell. Me pareció un demonio
56. Maj Sjöwall y Per Wahlöö. Muerte de un policía
57. Ruth Rendell. El lago de las tinieblas
58. W.R. Burnett. Good Bye, Chicago
59. David Goodis. Senda tenebrosa
60. Ruth Rendell. El flautista de Pamplona
61. W.R. Burnett. El pequeño césar
62. Juan Madrid. Las apariencias engañan
63. Ruth Rendell. Morir de pie
64. Sheyla Radley. La hija del inspector
65. W.R. Burnett. Vanity Row

L'H Confidencial 2
Va en busca de Caterina, una amiga a quien le une una
John Le Carré. El espía no vuelve (The Spy Who Came amorosa inclinación. Un año antes, la víspera del día en que
in from the Cold). Traducción: Nieves Morón. ingresara en la cárcel, ambos habían proyectado una excursión
Barcelona: Noguer, 1971 (Esfinge; 1). a Orvieto que la muchacha había preparado con mucha
ilusión. Al encontrarse de nuevo, deciden llavarla a cabo como
Alec Leamas, agente del Intelligence Service británico, dirige una si aquel año no hubiese pasado. Y parten hacia Orvieto sin
red de espionaje en la Alemania Oriental. Los obstáculos con que advertir que, a no mucha distancia, un Alfa Romeo les va
tropieza para llevar a cabo su misión son cada vez más siguiendo.
numerosos y, a raíz de la pérdida de su mejor agente, Leamas es
llamado a Londres. Paradójicamente, no es jubilado, sino que se Al finalizar el largo paseo por las calles de la bella ciudad,
le presenta la ocasión de llevar a cabo la más difícil y arriesgada Caterina se refugia en el coche fatigada, con los pies doloridos,
de cuantas misiones le han sido confiadas. pero feliz. Mario le pide disculpas por dejarla sola un instante,
para entrar en un bar, y a la salida, horrorizado, se encuentra
De baja estatura y fuerte complexión, el agente Alec Leamas es a la muchacha bañada en sangre, limpiamente degollada.
el perfecto antagonista del super-espía apolíneo y elegante a que
estamos acostumbrados. Su creador es el escritor inglés de Aquí comienza realmente la acción, en la desenfrenada carrera
treinta y cinco años David Cornwell, que oculta su personalidad de Mario huyendo de la policía --cuando es sorprendido junto
bajo el seudónimo de John Le Carré. Terminados sus estudios en a la muchacha ensangrentada dentro del coche-- con el único
Oxford, David Cornwell empezó enseñando latín y francés en y obsesivo deseo de encontrar al culpable. Y aquí comienza
Eton. Posteriormente se dedicó a la pintura, que abandonaría al también el brillante desfile de unas situaciones y unos
poco tiempo para entregarse a múltiples y variados oficios. Un personajes --prostitutas, ladrones, estudiantes,
buen día decide presentarse a las oposiciones de ingreso en el contestatarios...--, mosaico vivo de una sociedad sometida a
cuerpo diplomático. Es admitido y obtiene una plaza en la una dolorosa y permanente situación conflictiva, tan caros a
Embajada en Bonn. Scerbanenco, detector, como pocos escritores actuales, de las
grandezas y miserias de los hombres de nuestra época.
El espía no vuelve, tercera novela del diplomático inglés, ha sido
y sigue siendo una de las bombas editoriales más comentadas del
presente año. Bestseller en América e Inglaterra, El espía no
vuelve fue traducida a diecisiete lenguas y de la misma se han
vendido cerca de tres millones de ejemplares.

Los críticos más famosos han anunciado con entusiasmo la


aparición de un escritor excepcional, de un auténtico innovador
en la compleja y difícil técnica de las novelas de espionaje.

El espía no vuelve —“soberbiamente construida, con una


atmósfera alucinante”, según dice Priestley—, se desarrolla con
la matemática precisión de una tridimensional partida de
ajedrez; una espectacular partida en la que David Cornwell
terminará dando jaque mate al más agudo de sus lectores.

Paolo Levi. Retrato de provincia en rojo. Traducción


Esteban Riambau. Barcelona: Noguer, 1976. ISBN:
84-279-0051-1

Huyendo de los esquemas más trillados de la narración


policiaca, Paolo Levi traza en esta novela un cuadro
implacable de la vida burguesa en una pequeña ciudad de
Italia, una ciudad cercana a Roma donde personajes de
apariencia respetable viven una historia turbia de amores
inconfesables, de intereses sórdidos, de herencias familiares
disputadas a través de crímenes en cadena sin que pierdan por
ello el barniz aparente de su respetabilidad. Y como fondo, las
luchas políticas, los enfrentamientos partidistas, un contexto
confuso que tensa las pasiones hasta la exacerbación. Con
estos materiales, Paolo Levi compone un retrato que participa
a un tiempo de la narración testimonial y de las fórmulas de la
novela negra americana. Una galería de personajes
asombrosamente vívidos --el doctor Morlachi; su amante,
Giorgio Scerbanenco. Ladrón contra asesino. Viviana, esposa del cacique local Bonfigli; el funcionario
Traducción Fernando Gutiérrez. Barcelona: Noguer, encargado de la investigación, que fue también amante de
1972 (Esfinge; 22) Viviana, a quien se forzó a abortar en circunstancias
escandalosas; el voyeur Salnoiraghi; Pietro Bonfigli, personaje
Mario Marria, joven ladrón, sale de la cárcel de San Vittore, de de confusa virilidad-- sirve de apoyatura a una carga
Milán, en una lluviosa mañana. No sale ni arrepentido ni apasionante de incidencias en creciente tensión.
dispuesto a enderezar su vida por rectos caminos. Sus planes
inmediatos se refieren al momento presente, a estrenar Paolo Levi logra salvar con maestría los escollos de una acción
alegremente su recién recuperada libertad. El coche que le presta desarrollada a ritmo vivísimo, con todos los peligros del
una amiga y la bien provista cartera de un alemán juerguista, que maniqueísmo trivial, para componer el retrato de un pequeño
él se procura por su cuenta, van a proporcionarle este buen mundo donde las fórmulas del decoro burgués acaban por
comienzo... que tendrá un trágico final. crear un clima sofocante que estalla en un carnaval sangriento.

L'H Confidencial 3
Se ha hablado mucho de la influencia de Higgins en los diálogos
de Tarantino y de Elmore Leonard, que cada día, antes de ponerse
a escribir, releía fragmentos de Los amigos de Eddie Coyle para
pillar, hermosa frase, “verdad y cadencia”: yo añadiría el nombre
de Mamet, y apostaría a que la sombra de Eddie Coyle sobrevoló
la composición de American Buffalo y Glengarry Glenn Ross.

El otro día caí en la cuenta (y no fue agradable) de que este año se


cumplen 40 de mi doble encuentro con Eddie Coyle. En 1973 cayó
en mis manos su gran novela bajo el título de El chivato, porque
en aquella época yo devoraba todo lo que aparecía en la
formidable colección Esfinge, de Noguer: allí descubrí a Le Carré,
a Scerbanenco (¿alguien se acuerda?), a Sjöwall y Wahlöo y a una
tal Patricia Highsmith con El grito de la lechuza. Y pocos días más
tarde fui al cine y resultó que aquella película llamada El
confidente era la misma historia que acababa de leer: la había
dirigido Peter (Bullitt) Yates y era estupenda. He vuelto a verla y
sigue siéndolo, con la tristeza cruda, realista y antisentimental del
W.R. Burnett. Good-Bye, Chicago: 1928, final de una mejor cine policiaco de los setenta (The nickel ride, de Mulligan,
era. Traducción Esteban Riambau; prólogo de Javier juega en esa misma liga) y con un Robert Mitchum que corta el
hipo como no volvería a cortarlo hasta Yakuza.
Coma. Barcelona: Noguer, 1986: ISBN: 84-279-0065-1
Han tenido que pasar, pues, casi cuatro décadas para que Higgins
Chicago, 1928. Un puñado de hombres valerosos se enfrenta a regrese a nuestras librerías: gentileza de Libros del Asteroide, que
unos gángsters omnipotentes y una fuerza policial corrupta. A hará dos años recuperó Los amigos de Eddie Coyle, el pasado
Dave Santorelli, un policía honrado y trabajador, se le asigna el otoño tradujo Cogan’s Trade (1974) y la rebautizó como la película
caso más difícil de su carrera cuando aparece en las aguas del de Andrew Dominic (Killing them Softly) y para septiembre
muelle el cadáver de una mujer joven y bella, esposa del sargento prepara The rat on fire, también inédita en España. Higgins tuvo
Joe Ricordi, uno de los colegas de Dave. Pronto resulta evidente una suerte perra en muchas cosas: la abogacía le valió el
que la mujer de Joe estuvo más o menos relacionada con el remoquete de escritor diletante y la escritura le hizo perder
mundo del hampa. Con la ayuda de Dave, Joe debe luchar contra clientes (“Empezó a correr el rumor”, le cuenta a Williams, “de que
la desilusión, el escepticismo y una peligrosa red de pistoleros y había dejado el bufete para dedicarme a mis novelas”), pero, a
mentes criminales, para descubrir al asesino. cambio, las dos películas basadas en sus obras son portentosas.
No conocía Mátalos suavemente y me ha deslumbrado: la
֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎֎ secuencia del atraco, la feroz paliza a Ray Liotta (bajo una luz tan
inclemente como su castigo) y el monólogo de James Gandolfini
en el hotel bastarían para hacerla inolvidable.
La suerte de George V. Higgins Solo una vez escribió Higgins para el cine, a petición de Yates, tras
Los amigos de Eddie Coyle, pero no he encontrado el menor
La abogacía le valió el remoquete de escritor diletante y la es- rastro. “Hice un guion”, cuenta, “pero era tan malo que daba
critura le hizo perder clientes pena”. Lástima grande: siempre pensé que Higgins hubiera sido
el broche de oro en el equipo de guionistas de The wire,
Marcos Ordóñez presidiendo la mesa compuesta por Simon, Burns, Price, Lehane
y Pelecanos, pero (lástima definitiva) tampoco habría llegado a
Casi todos dijeron en su día que Los amigos de Eddie Coyle (1972) tiempo: murió en 1999, a los 60 años, de un infarto. Pienso en The
era una novela que revolucionaba el género policial, y casi todos wire porque de un modo inequívoco lleva su huella y sigue su
parecieron ponerse de acuerdo luego para sentenciar que George V. legado, y también pienso en House of cards, porque Williams
Higgins nunca volvió a escribir nada parecido (o que todo lo que habla de A choice of enemies (1984), que no conozco pero pronto
escribió se le parecía demasiado), lo que equivalía a echar una losa leeré, en estos términos: “Probablemente su obra maestra y, de
sobre la carrera de un hombre con casi 30 libros a sus espaldas. largo, la novela política moderna más aguda que se ha escrito,
Cuando apareció aquel libro fulgurante, otros listos dijeron lo de protagonizada por Benny Morgan, un monstruo corrupto con más
siempre ante la irrupción de alguien que no pertenece vida e incluso más decencia que todos los que maquinan su caída”.
(aparentemente) al gremio: como Higgins era abogado (y había sido Me fío de Williams porque supo resumir en una frase el método
ayudante del fiscal de Boston) solo pudo haberlo escrito de la noche Higgins para presentar a sus personajes: “Escucha lo que dicen,
a la mañana, en un golpe de suerte. mira lo que hacen, y luego decide tú mismo”. Frase muy sensata y
de múltiples aplicaciones, evidentemente.
Estos días he releído Into the badlands (1991), la estupenda
colección de perfiles de John Williams, donde Higgins matiza, con El País, 4 de abril de 2013
gélida elegancia: “Bueno, no fue exactamente de la noche a la
mañana: antes había escrito otras 15 novelas, pero me las
rechazaron una tras otra”.

2015L’H confidencial... des de 1999 Club de Lectura de Novel·la Negra


Biblioteca la Bòbila | Fons especial de gènere negre i policíac
Pl. de la Bòbila, 1 — 08906 L’Hospitalet | Tel. 934 032 655 | biblabobila@l-h.cat
www.l-h.cat/biblioteques

horaris de la biblioteca:
matins (excepte juliol i agost): dimecres, dijous i dissabte, de 10 a 13.30 h.
tardes: de dilluns a divendres, de 15.30 a 20.30 h.
Metro L5 Can Vidalet | Trambaix T1, T2, T3 Ca n’Oliveres | Bus L’H2, EP1

setembre-octubre 2022
maig-juny de 2015

L'H Confidencial 4

También podría gustarte