Está en la página 1de 50

LA FORMACIÓN DE LA

CONCIENCIA NACIONAL
(1930 – 1960)
Juan José Hernández Arregui

www.elortiba.org
A la memoria de Raúl Scalabrini Ortiz, uno
de los grandes constructores de la con-
ciencia histórica de los argentinos

Prólogo

Este libro está destinado a la juventud argentina, que hoy, desorientada, busca un lugar en la
lucha por la liberación, y recordando a Napoleón: “Los jóvenes ejecutan las revoluciones que
los viejos han preparado”.
J.J.H.A.
Buenos Aires, 1º de mayo de 1960

INTRODUCCIÓN

I. Izquierdas y derechas – II. El liberalismo y la Iglesia – III. El Imperialismo – IV.Progreso y anti-


progreso liberal – V. La Argentina actual.

Ya debemos señalar, y el hecho es de vital importancia, que aquí en América Hispánica el libe-
ralismo penetró más que como una ideología progresista como reflejo residual de la Europa
colonizadora, un medio de opresión y dominio envasado tras el rótulo de libertad, democracia,
progreso, derechos humanos, etc.
La historiografía oficial, desde Mitre en adelante, no ha sido más que la idealización de la oli-
garquía por si partiquinos universitarios, y en lo esencial, herramientas de la voluntad domina-
dora extranjera empeñada en quebrar todo espíritu nacional, mediante el ocultamiento de la
verdad histórica.

II

Si el liberalismo en su ascenso, necesitó ya en el siglo XVIII, de la libertad burguesa a fin de


resistir el autoritarismo de la Iglesia, es natural que haya creído, y no sin razón, en la libertad.
Estos valores liberales (libertades políticas, de conciencia, de pensamiento, de comercio( con-
tenían los gérmenes de la decadencia del sistema en su conjunto. Las clases sociales víctimas
de esas libertades, encontraron en su ejercicio político, el instrumento activo para atacarlas,
revisarlas, criticarlas, negarlas. Las ideas democráticas se volvieron contra su creadora históri-
ca, la burguesía, que ahora, dentro de la cruda realidad del capitalismo, debía soportar la críti-
ca sobre su función histórica de clase.
La misma Iglesia no podía escapar al proceso histórico. Enemiga del liberalismo en tanto ligada
al orden feudal de la nobleza, apeló a la burguesía para subsistir. Y su tesis religiosa de la liber-
tad de la persona humana no fue más que una variante, un ajuste teológico, al liberalismo
victorioso.
La Iglesia Católica y el liberalismo, formaron un compromiso hipócrita. La solución política,
luego de la lucha liberal contra el absolutismo monárquico, fue el término medio de la monar-
quía constitucional, sistema a través del cual la burguesía ingresaba al conservatismo santifica-
do por la Biblia. En este período muchos católicos se hicieron liberales y a su vez, estos recono-
cieron las tradiciones religiosas como cemento del orden social.
Liberalismo y catolicismo, más allá de circunstanciales disputas, han marchado unidos frente a
la amenaza revolucionaria de las clases bajas.
Este liberalismo, , como fenómeno histórico general, fue fecundo y además revolucionario,
aunque llevaba en sus entrañas las semillas de la reacción.
La predicción de Marx sobre la incapacidad del capitalismo para controlar las fuerzas que había
desanudado y que condenaban al liberalismo en un determinado momento de su desarrollo
histórico, a echar por la borda una libertad que al transfigurarse en lucha de clases no solo
negaba, en su antinomia viviente, el concepto mismo de esa libertad, sino que anunciaba su
anulación real por el despotismo, revelando simultáneamente, a los idealistas eternos, la con-
tradicción interna del concepto puro, reflejo político de una vida histórica desgarrada en su
esencia. Cuando el libre cambio mercantil encontró en Bismark (Alemania) el competidor más
peligroso, los liberales abandonaron la libertad a los profesores de filosofía. Es decir, la manda-
ron de paseo.
Por su parte, la Iglesia, mantuvo rasgo más ostensible, que ha residido y reside, en pactar con
los poderes temporales dominantes.
El marxismo niega del liberalismo no su pujanza revolucionaria gigantesca, sino su putrefacción
histórica. Es cierto que tanto el marxismo como la actual doctrina social de la Iglesia, son for-
maciones históricas derivadas del liberalismo. Pero mientras el espíritu conservador intenta
mantener con retoques ese mundo, el marxismo busca destruirlo, sin dejar de aprovechar lo
que el liberalismo ha significado como progreso irreversible en relación al desarrollo de las
conquistas materiales útiles a la humanidad. Esta confusión, no puede extrañar. Está determi-
nada ella misma por las ideologías en pugna. La historia es un enjuiciamiento incesante y no un
conjunto de estampas iluminadas. En forma expresa, el marxismo se opone a la libertad bur-
guesa, pero no porque desee perfeccionarla sino para aniquilarla, en tanto el reaccionario se
opone a esa libertad del liberallismo para salvarse como burgués, no como revolucionario. De
ahí que grupos enemigos, no de la libertad burguesa, sino de toda libertad frente a las clases
bajas, se presenten como reformistas o revolucionarios. Tal fue el caso del fascismo. ¿En qué
consistía esta revolución? “La Nación italiana –dice la Carta Italiana del Trabajo- es una organi-
zación con finalidades, vida y medios superiores a la acción de los individuos que la componen.
Es una unidad moral, política y económica íntegramente realizada por el Estado fascista”. Es
evidente que semejante programa, no podía desagradar a la Iglesia, menos al liberalismo, que
si enfrentó al fascismo no fue por cuestiones éticas, sino por las imposiciones del reparto del
mundo planteadas por la guerra imperialista en su forma más sanguinaria. Así como del racio-
nalismo del siglo XVIII devino la Revolución Francesa, su forma jacobina, el liberalismo ha pro-
movido, no sólo el espíritu revolucionario de los trabajadores de Europa sino el levantamiento
de los continentes coloniales enteros. Esta antítesis radical, niega toda comunidad ideológica
entre el liberalismo y el marxismo. Fue Marx quien enfiló contra el liberalismo su crítica lapida-
ria. No la Iglesia.

III

El resultado de la imposición dictatorial de los precios, la liquidación de toda competencia, el


dominio omnímodo de los mercados en su más alta expresión técnica, no sólo mediante el
agrupamiento de empresas intercomplementadas, sino con la creación de redes comerciales
subsidiarias, bancos, sistemas de seguros, transportes, etc. En el siglo XX el comercio exterior,
y en consecuencia, la economía interna de un país, están totalmente recogidos por la organi-
zación monopólica, que es internacional y que por su extrema condensación, puede llamarse
con más propiedad, oligopólica. Pero los oligopolios no suprimen la lucha económica, funda-
mento residual de la economía capitalista basada en la ganancia. Al contrrio, se hace más des-
piadada. La saturación de los mercados tanto como el afán ilimitado de lucro, sobre la base de
los precios más bajos, siempre asociados al adelanto técnico, desata una lucha indetenible.
El poder económico acopia su propio poder político y cultural. El Estado es la forma abstracta,
en tanto el Estado mismo es el sistema, su reflejo ideal, que se convierte en fuerza real, en
guerras. La exportación de capitales es propio de los países con su economía interna sobresa-
turada. La onda expansiva se extiende a aquellas zonas geográficas donde la materia prima y la
mano de obra son baratas, y por tanto, favorables a una explotación intensiva con ganancias
seguras a costa de la miseria de millones de seres.
Los monopopios internacionales, al comprar las materias primas de las colonias, dictan los
precios más bajos, y a su vez, con relación a los propios productos industriales fabricados con
esas materias primas, los más elevados. De este modo las colonias con sus sistemas de mono-
cultivo, no pueden superar el nivel de miseria impuesto por el imperialismo.
El levantamiento de los puebles carece hoy de fronteras. La internacionalización de la econo-
mía internacionaliza las luchas nacionales. Y estas luchas, aunque formalmente sean naciona-
les en sus contenidos particulares, son mundiales por sus fines. Tal lucha se cumple en dos
frentes, contra el imperialismo en general y contra las oligarquías nativas opresoras ligadas al
imperialismo en particular. Clases nativas económicamente dependientes y culturalmente
corrompidas por el colosal aparato ideológico de los monopolios mundiales. Esta política impe-
rialista en los países coloniales, se vale de las ganancias residuales del sistema para plegar a su
órbita, no sólo a las oligarquías vernáculas, sino a determinados sectores de la clase media,
especialmente la pequeña burguesa comercial e intelectual (periodistas, profesores, etc)
La conciencia antinacional de estos grupos es alimentada con las migajas repartidas por el sis-
tema mundial de poder. Así, los partidos de izquierda pasan a integrar el sistema, a través de
sus intelectuales, y detrás de su algazara progresista, son en realidad, brotes degenerados del
liberalismo.
La lucha por la liberación nacional en estos países, se asocia siempre a la lucha por la industria-
lización. Este conjunto de causas interrelacionadas agudiza el antagonismo entre las oligarquí-
as agrarias y la naciente burguesía industrial.
La radicación de maquinarias, a su vez, desata el interés imperialista al acecho por controlar
los nuevos mercados coloniales en expansión relativa y la lucha por dominar las líneas de la
industrialización en un doble sentido: mediante el abastecimiento del mercado interno con
nuevas plantas industriales, manteniendo al mismo tiempo a esos países, en las condiciones de
zonas productoras de materias primas (nota: división internacional del trabajo).
Por su parte, la lucha de las masas contra sus enemigos internos y externos, sólo puede resol-
verse mediante el establecimiento de regímenes autoritarios, con el control de las exportacio-
nes y medios de propaganda, con el apoyo estatal al movimiento popular y la participación del
Ejército, en esta política nacional defentista. Tal es el caso de Nasser en Egipto, con su antece-
dente el gobierno de Perón en la Argentina. El capitalismo nacional, aún débil, en una etapa de
la lucha por la liberación, debe ser apuntalado por el capitalismo de Estado y la política de
nacionalizaciones, único medio de protección para las todavía endebles estructuras económi-
cas locales. Frente al capitalismo monopolista internacional, la sola valla es el monopolio esta-
tal, que además contribuye al disloque del mercado capitalista mundial al sustraer zonas de
influencia a la explotación internacional de las grandes potencias. El caso de Fidel Castro en
Cuba, no hace más que repetir en un país del caribe, las experiencias nacionales de este tipo
representadas por Perón en la Argentina y Nasser en Egipto.
La ilusión de que el imperialismo puede “humanizarse” y contribuir al progreso de determina-
das colonias, la política del “buen vecino” del “buen socio”, etc., creencia comín a determina-
dos sectores de la pequeñoburguesía, es un embaucamiento controlado por la propaganda,
pues como decía Marx: “Los límites del capitalismo están dados por el propio capitalismo”.
Esta tendencia a idealizar al imperialismo, de entenderlo como filantropía, es propia de la inte-
lectualidad pequeño burguesa, especialmente la universitaria.

IV
Decía Lenin: “La desesperación es propia de las clases que perecen”. Cristina de Suecia –una
reina- lo vio con realismo: “Hay que temerles a los que nada tienen que perder si tienen cora-
zón”.
V

La formación de la conciencia nacional está estrechamente vinculada a esta evidencia poste-


rior a 1930. en esa década nace la conciencia histórica de los argentinos. Cuando un país no ha
logrado aún su autodeterminación nacional, pero está conciente de su necesidad, asiste al
despliegue conjunto de sus fuerzas espirituales. Este hecho es la resultante de una realidad
material: la opresión imperialista, con su reverso, la lucha por la liberación nacional.
Treitschke dijo: “Lo más grande que le puede acontecer al hombre, es sin duda, defender en su
propia causa la causa general.
Comprender el pasado es tomar conciencia del porvenir. El peronismo o el antiperonismo en la
Argentina existían antes de Perón (nota: los dos países en pugna desde 1810, el librecambista
portuario, y el proyecto nacional). El saladero dio una sociedad de hacendados y gauchos, la
chacra una sociedad agraria e industrial incipiente, la industria moderna una Argentina revolu-
cionaria, conciente de sus fines, pese a los parciales eclipses provocados por las fuerzas que
resisten al desarrollo nacional. La conciencia nacional es la lucha del pueblo argentino por su
liberación.

VI
El 17 de octubre de 1945 quedará en la historia de la Argentina como una fecha cumbre. Ter-
minaba una época de humillación y advenía la nación frente al mundo.
El fracaso de la democracia liberal, el fraude de la oligarquía, la entrega del país al imperialis-
mo británico, crearon el sentimiento en la oficialidad argentina de la independencia económi-
ca.
Correspondió a Perón unir al Ejército con el pueblo. La síntesis significó que por primera vez en
la historia argentina, fue posible sacudir el yugo del coloniaje.
El imperialismo angloyanqui se ha repartido la Argentina desde Salta a Tierra del Fuego. Y así,
la Argentina, soberana ayer, es hoy mercado africano y zona de reserva militar, el Medio
Oriente de América Latina.

OLIGARQUÍA E INMIGRACIÓN EN LA ARGENTINA

CAPÍTULO I

La oligarquía existe. Ha ensangrentado el país y está dispuesta a ensangrentarlo nuevamente.


En 1774, sobre 6.083 habitantes censados durante las campañas, 186 eran propietarios de
tierras. En Buenos Aires, con una población de 10.000 habitantes, había 141 propietarios. El
decreto del 17 de abril d e1822 decía: “Las propiedades del Estado son no sólo para garantizar
la deuda pública (contraída con Inglaterra con el empréstito Baring) sino para hacerse de re-
cursos extraordinarios”. Los apellidos actuales de la oligarquía figuran entre los primeros bene-
ficiarios de la ley de enfiteusis de Rivadavia. Rosas continuó el reparto, en gran parte gratuito
de tierras públicas. En tal sentido tenía razón Sarmiento:
“¿Quién era Rosas? Un propietario de Tierras. ¿Qué acumuló? Tierras. ¿Qué dio a sus sostene-
dores? Tierras. ¿Qué quitó y confiscó a sus adversarios? Tierras”.
Pero una verdad parcial es casi una mentira. Y Sarmiento es el menos veraz de los testigos de
la época. Por eso la oligarquía lo ha convertido en mito.
El reparto de las tierras públicas de la provincia de Buenos Aires se aceleró entre 1854 y 1864,
después de la caída de Rosas. Con el pretexto de investigar las adjudicaciones hechas por Ro-
sas, las tierras fueron confiscadas, vendidas o arrendadas y las donaciones de Rosas se convir-
tieron en las de los unitarios triunfantes. En 1857 los rivadavianos subsistentes liquidan el ré-
gimen enfitéutico, ya fantasmagórico, supliéndolo por la ley de arriendos. El gobierno, conver-
tido en propietario y especulador, repartió entre sus adictos fabulosas extensiones, al mism
tiempo que serían a la clase propietaria para financiar la guerra política contra el interior y
arruinarlo por el régimen aduanero del puerto exportador, que había derogado las medidas
proteccionistas de Rosas. La clase terrateniente, en su forma actual, está ya establecida en
1869 al afirmarse el sistema de la tierra protegido por la Constitución de 1853. intentos de
colonización con criollos, como el de 1857 recordados por Rafael Hernández, fueron casi aisla-
dos que la clase de los hacendados se cuidó muy bien de fomentar, con rígido espíritu de clase.
En 1882 grandes compañías inglesas favorecidas por la ley, se posesionaron de la Patagonia.
En 1878, aseguradas por Roca las fronteras contra el indio, se enajenaron tierras por millones
de hectáreas en Córdoba, Mendoza, Buenos Aires. Más de 3 millones de hectáreas se repartie-
ron entre pocas personas. La ley Avellaneda de colonización fue manejada a su antojo por em-
presas y sociedades capitalistas extranjeras, especuladores particulares y usureros. En las
proximidades de 1890 las mejores tierras han sido cedidas ya a bajo precio. El final de remate
se consumó con Roca, transformado él mismo en estanciero. El país creaba sus propios políti-
cos de transición que habrían de ligar los intereses del interior y los de Buenos Aires hasta en-
tonces segregados. El gobierno nacional., en 1880, había donado al provinciano Roca 20 leguas
cuadradas de tierra. Tal misión consolidó el poder político de la clase terrateniente.
En 1912 al fallecer Roca, dejó una fortuna de más de 16 millones de pesos que en moneda
actual (1960) sería cerca de 400 millones. La fortuna de la oligarquía explica su poderío. En
1926 los bienes de Mercedes Castellanos de Anchorena ascendían a $ 67.552.752, unos 1.500
millones de moneda de 1960.
Todos los gobiernos posteriores a Rosas, hasta el ascenso de Yrigoyen que también era estan-
ciero, continuaron esta política. En 1914, en la zona de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y En-
tre Ríos, el 63% de las tierras en explotación (41.216.739 millones de hectáreas) pertenecían al
6% del total censado, es decir, estaban repartidas en 10.056 explotaciones. Los campos mayo-
res de 5.000 hectáreas que representan cerca del 70% pertenecían a 2.447 propietario.
Mil personas eran dueñas en 1930 de la tercera parte de la provincia de Buenos Aires, o sea,
100.000 km cuadrados .

EL ESPÍRITU DE LA OLIGARQUÍA

Esta conciencia de clase de la oligarquía se fortalece a través de entrecruzamientos diversos,


en los “night clubs”, en los partidos de polo, en la Sociedad Rural, en la banca, mediante el
entretejimiento racional y calculado de los contratos matrimoniales que concentran en pocas
mano, siempre las mismas, mediante los latifundios interpretados familiar y jurídicamente por
la fusión de los apellidos, su poder material sobre el país. El sentimientos de un entronque
familiar con el pasado, se asocia en la gente de la oligarquía, a la certeza de una situación eco-
nómica elevada, legítima y dada en el orden natural de las cosas que a su vez, justifica como
superioridad innata del espíritu, el ejercicio del poder político. El grupo dirigente no favorece la
apertura de sus cuadros a miembros de otros estratos sociales, aunque en períodos de crisis
económica, tiende a franquear sus fronteras de clase a los individuos prominentes de la bur-
guesía industrial en ascenso.
La imagen material de este prestigio de clase se identifica en sus integrantes, con la condición
de estancieros. La estancia es el basamento de su dominio a través de la visión idealizada del
campo, que para la clase oligárquica clausurada en su propio destino sociológico, es la base
tanto de su riqueza material como de la importancia de la Argentina en el mundo. Sólo las
tareas del campo –la posesión de la tierra hipostasiada en valoraciones espirituales- implica
distinción. Expresiones de esta nobleza son la Sociedad Rural como manifestación de bienestar
en los negocios, y en el Jockey Club, correlato para sus miembros de elegancia mundana y si-
milar filiación política. El ideal de vida es el reclutamiento de las amistades dentro de la misma
clase sobre la norma selectiva de un parecido status económico. Los deportes que integran a la
clase alta son aquellos difundidos por EE. UU. e Inglaterra y cuyo costo los hace inalcanzables
al resto de la población. Los hijos de la oligarquía estudian con preferencia derecho, preparán-
dose así para la conducción política del país conservador. Están convencidos los miembros de
esta clase de su superioridad espiritual y de sangre, a pesar de que su nivel cultural, en general
es bajo. Tienen además el sentimiento disgustado del crecimiento del país y de la presencia de
nuevas clases de origen europeo que amenazan su dominio político. Como toda casta conser-
vadora en descenso, en medio de sus mitos liberales calcinados, se aferra a una imagen histó-
rica del país convertida en categoría inmóvil del ser en general. Y así, , de su propia situación
de clase, deriva una visión de lo nacional que no existe fuera de esa psicología de clase estéril,
adinerada y ociosa. Chateaubriand ha reparado con exactitud que: “La aristocracia tiene tres
edades: la edad de alas superioridades, la edad de los privilegios y la edad de las vanidades”.
En su decadencia, la oligarquía argentina no posee ya más que el usufructo del privilegio y el
boato exterior de sus fiestas nupciales y automóviles americanos. Una vanidad así no puede
durar. Por eso la oligarquía tiene miedo.

LA HISTORIA DE LA OLIGARQUÍA

Este espíritu de clase se apoya en todo un sistema ideológico. Ritual por los héroes del a histo-
ria – que ellos mismo han escrito- el mismo deslumbramiento por Europa, propio de los bárba-
ros culturales, convencida de sus másmoles sagrados; unifica también su añoranza del pasado
y ese temblor ante el presente representado por el espectro colectivo y sangriento de las
montoneras, redivivo en los “cabecitas negras” y por el advenedizo industrial, hijo remoto de
la inmigración que ella trajo. La burguesía nacional, la amenaza con desplazarla del mando
(nota: ver esto en el marco de un país industrializado durante el peronismo); las calumnias con
que esta población es presentada por una historia oficial escrita por uno de los suyos: Barto-
lomé Mitre. Este odio al pueblo, al que Sarmiento ayudó a difundir, se cuida de citar otros tes-
tigos de la época.
Las montoneras, es decir, sobre la “barbarie” intentada por Samiento. Esas masas luchaban
por su causa nacional. De otro modo sería imposible explicar la constancia y bravura con que
durante años sostuvieron la guerra. José Hernández, silenciado por la oligarquía, diría de esa
misma raza difamada por el odio de clases: “El general Peñalosa ha sido degollado. El hombre
ennoblecido por su inagotable patriotismo, fuerte por la santidad de su causa, el Viriato argen-
tino, ante cuyo prestigio se estrellaban las huestes conquistadoras, acababa de ser cosido a
puñaladas en su propio lecho, degollado y su cabeza ha sido conducida como prueba de buen
desempeño del asesino, al bárbaro Sarmiento”. Esta oligarquía se apoya cada vez más no en el
país, sino en centros focales y lejanos de poder mundial de los cuales depende su superviven-
cia. La clase ociosa se sabe foránea en su propia patria. Trata por eso de abolir toda originali-
dad nacional negando lo colectivo, descastanto a las capas sociales inferiores mediante el sis-
tema educativo.

LA BARBARIE DELA OLIGARQUÍA

Esta clase, extranjera por su mentalidad, dependen del imperialismo. Sin mediar una guerra
civil, ha bombardeado a su propio pueblo y festejando su crimen como otro fasto triunfal de la
“civilización” contra la “barbarie”.
La oligarquía, en esa espesa red de intereses burocráticos, internacionales, no aparece en pri-
mer plano. El secreto de su poder es que es un poder secreto. Empapa con él a todo el país.
Desde la mentalidad de la maestra rural que enseña a los niños criollos la historia de esa oli-
garquía que exterminó a sus antepasados, pasando por Bernardo Houssay que acorazado con
su Premio Nobel niega a jóvenes argentinos el derecho a recibirse de médicos, hasta el presi-
dente del Banco Central, faraón mudo de una pirámide cuya base es el tambo y su vértice la
Constitución de 1853. la oligarquía, por ejemplo, no aparece como tal en la Universidad, sino
mediante profesores que depende de ella por sus actividades profesionales (abogados de em-
presas extranjeras, médicos, etc. – o como colaboradores de sus salas de conferencias distri-
buidoras de una fama dirigida, no simplemente como burócratas. No le interesa a la oligarquía
que tales profesores se califiquen de “izquierdistas” sino que esas ideas de izquierda den la
sensación de liberalidad espiritual. Un profesor, por ejemplo, podrá mentar en abstracto la
palabra “imperialismo”. Esto le dará aires de librepensador a gusto de los estudiantes pertene-
cientes en su mayoría a la pequeño burguesía, pero lo que este profesor no hará nunca será
hablar del imperialismo británico en Argentina, aunque sí, con algunas frases de Lenin, del
imperialismo yanqui en otras partes del mundo.
Lo que los estudiantes no deben olvidar es que sus educadores fueron educados, y el sistema
que los modeló fue la oligarquía-
Lo que la clase alta odiaba de Yrigoyen o Perón no era la incultura sino el peligro de la demo-
cratización de la cultura. Por eso luego del golpe del ’55 cantaban por las calles: “Con Rojas y
Aramburu, el país está seguro”.
También su admiración por Sarmiento, el bárbaro culto cuyos consejos conserva vivos en su
memoria de clase: “Debe darse muerte a todos los prisioneros y a todos los enemigos” o “De-
be manifestarse un brazo de hierro y no tenerse en consideración con nadie”. O mejor aún:
“Todos los medios son buenos y deben emplearse sin vacilación”. Por eso la oligarquía admira
a Sarmiento.
Así es que Inglaterra ha protegido su propio comercio de exportación y exigido a las colonias
de ultramar trato preferencial para sus productos industriales. De todos los arcos políticos
ingleses, han seguido respecto a las colonias, una política invariable. Esta política no se ha fun-
dado en razones éticas. Todos los medios son buenos para favorecer el interés nacional.

LA DEFORMACIÓN DE LOS HÉROES

El argumento de que la oligarquía liberal, abanderada durante el siglo XIX del “progreso” no
podía vislumbrar por anticipado las consecuencias de su imprevisión frente al extranjero, no es
defendible. Estados Unidos supo anticiparse a ese peligro. El entreguismo de la oligarquía no
fue un simple error. Fue el coronamiento político y cultural de sus intereses de clase asociados,
por encima del país, a su subordinación al mercado internacional. La obra maestra de la oligar-
quía, a fin de justificar esta política, ha sido su historia oficial. Ha inventado figuras, las ha ilu-
minado u oscurecido, las ha exaltado o las ha deshonrado. Cuando no ha podido enterrar a
determinados argentinos, sin entronque de clase con ella, , la oligarquía, a través de sus histo-
riadores asalariados, ha creado maniquíes en lugar de hombres. Tal es el caso de Mariano Mo-
reno (nota: San Martín, libertador de la Patria Grande, en los últimos años ha sido cuestionado
como probritánico y otras yerbas).
Moreno proponía el dirigismo económico del Estado y el monopolio total de las riquezas del
subsuelo, además de la prohibición de que el capitalismo extranjero se apropiase de esas ri-
quezas. Era partidario de apoyarse en Inglaterra. Consistía en enemistar a Gran Bretaña con
Portugal. Es decir, Moreno individualizaba con claridad al Brasil, que en décadas sucesivas In-
glaterra volcaría contra la Argentina. Moreno comprendía bien el peligro del mercantilismo
extranjero: “Los pueblos deben estar siempre atentos a la conservación de sus intereses y de-
rechos y no deben fiar sino en sí mismos. El extranjero no viene a nuestro país a trabajar en
nuestro bien, sino a sacar cuantas ventajas pueda proporcionarse”.

LA INMIGRACIÓN: SU CARÁCTER COMPLEJO


La Constitución de 1853 contenía las más completas declaraciones que se hayan escrito en
legislación alguna, particularmente sobre la inmigración. Por la Constitución se concedieron
mayores ventajas a los extranjeros que a los nativos, con la vidente finalidad de excluir a la
población autóctona en la que palpitaba aún el espíritu nacional oprimido por los ejércitos
regulares de Buenos Aires.
Entre 1853 y 1930 ingresaron al país seis millones de extranjeros. Se ha dicho con potencia de
mito que en la Argentina sobran tierra. Y se olvida que en el siglo XIX esas tierras tenían pro-
pietarios.

CENSO E INTERPRETACIÓN CIENTÍFICA

El censo de 1914 establece una proporción del 70% de los argentinos y el 29.9% de extranje-
ros. Pero no debe olvidarse que un gran sector de esa población argentina pertenece a la pri-
mera generación inmigratoria y étnica y sigue siendo parcialmente extranjera.
Distinta es la situación de 1947, época del segundo censo nacional. El 84% de la población es
argentina y el 15.3% extranjera.
De la inmigración venida entre 1857 y 1950, 1.774.178 fueron italianos que se distribuyeron
particularmente en el campo. Sobre todo en Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba, zonas aptas para
la agricultura. El mayor coeficiente de fecundidad corresponde también a los italianos. En el
orden económico este aporte fue efectivo. Los españoles, entre 1857 y 1950, aportaron
1.251.336 inmigrantes, pero salvo los vascos, más que en las tareas agrícolas se reparten en el
comercio, por lo general como dependientes en los negocios minoristas y en el servicio domés-
tico. La inmigración francesa, prácticamente fue detenida a fines del siglo XIX y aporto unos
100 mil individuos. Hasta fines de 1950 entraron al país 71.847 alemanes en su mayor parte
dedicados a la industria. Franceses y alemanes han permanecido como poblaciones marginales
y en tal sentido, su aporte cultural ha sido neutro como negativo. La inmigración inglesa, de
alto nivel económica, integrada por funcionarios del aparato imperialista como en la India y
otras colonias, ha jugado un papel de extrañamiento total frente al país, aunque sus costum-
bres deportivas, formas y técnicas ambientales de la vida hogareña, etc., han influido por imi-
tación en las clases altas y media acomodada pero no en medida notable. La influencia, más
bien invisible de la inmigración anglosajona se ejerce desde la banca privada y el comercio de
importación y exportación, y en particular, a través de asociaciones de cultura inglesa. Edward
Bridges, presidente del British Council, en noticia aparecida en el diario La Nación, dijo: “El
número de entidades argentinas de este tipo superan al de las que existen en toda América
Latina y la Asociación Argentina de Cutura Inglesa es la más grande del mundo (31/01/60). La
inmigración inglesa no es estable sino móvil, o sea integrada por grupos de viajeros ligados a
intereses británicos en la Argentina. La inmigración inglesa, mediante el control cultural de
diarios, publicaciones diversas, escritos en inglés y castellano, cumple una función velada o
abiertamente antinacional. Los descendientes de estos grupos, cuando se afincan en el país,
reciben una hermética formación británica, es decir, antiargentina, en establecimientos educa-
tivos propios. También la influencia inglesa se difunde mediante la enseñanza del inglés esti-
mulada por aspiraciones de empleos, a través de institutos y academias, en ocasiones, vincula-
dos a las embajadas, y gravita sobre grupos locales de la clase media urbana que incluso por la
vía del cine y la propaganda admira y copia formas deportivas, musicales, etc., británicas y
estadounidenses.
Por su parte, la inmigración judía en la Argentina es de las mayores del mundo. Proporcional-
mente mayor quizás, en nuestros días, a la colectividad hebréa en Estados Unidos. Se calcula
que esta población oscila entre 450.000 y 750.000 (nota: tener en cuenta de que el libro es de
1960) judíos. La mayor parte radicada en Capital Federal. Ligados al comercio, a las finanzas, a
la industria en sus diversos niveles económicos, a la construcción, al libro, al periodismo, a la
Universidad, a las actividades artísticas y a las profesiones liberales, su influencia financiera y
política está conectada a focos internacionales de propaganda y control culturales.
La intelectualidad de izquierda cuenta no sólo con fuerte apoyo judío, sino que, en cuanto
capa sociológica, está integrada por individuos de este origen en fuerte relación numérica. A su
vez, el poder económico internacional del judaísmo vincula a estos grupos étnicos en forma
poco visible pero real y organizada en escala mundial al imperialismo, particularmente nor-
teamericano, del cual el sionismo no es más que una variante con su foco en Israel. Sin embar-
go, importantes sectores de la pequeño burguesía judía, tienden a la asimilación cultural, fe-
nómeno relacionado con la transformación económica del país, que ha convertido al comer-
ciante intermediario en industrial.

LA INMIGRACIÓN MÁS RECIENTE

Antes DE 1940 las estadísticas militares arrojaban cifras pavorosas. En algunas provincias, casi
el 50% de la población nativa era físicamente inepta para defender a la patria. Las enfermeda-
des infecto contagiosas y endémicas –escrófula, paludismo, tuberculosis, sífilis- sobre el cuadro
general de desnutrición hacían estragos. La natalidad que era de 129.10 por mil mostraba el
polo macabro de una mortalidad del 106.6 por mil. Chile a la vanguardia de niños muertos en
América Latina, el 251 por mil. En tanto Nueva Zelanda, llamada “el paraíso de las madres y los
niños” arrojaba una mortalidad infantil de sólo el 3.7%. con posterioridad a 1945 estas cifras
sufrieron en la Argentina una disminución asombrosa, y después de 1955 (Golpe de Estado),
junto con el descenso del nivel de vida, han vuelto a crecer en forma alarmante y constante.
Respecto a esta cuestión conviene señalar las líneas de correlación estadísticas entre el fenó-
meno demográfico y el estado de la economía, observables desde la gran depresión mundial
de 1929. El aumento anual por cada mil habitantes decrece y vuelve a aumentar en la siguien-
te proporción:

1929 25.8
1930 24.7
1931 18.7
1932 17.7
1933 15.7
1934 15.2
1935 14.7
1936 15.8
1937 16.3
1938 15.7
1939 14.0
1940 14.9
1941 14.9
1942 14.7
1943 14.8
1944 15.06
1945 15.2 (Año de estímulo a los salarios y la economía)
1946 15.4
1947 18.0
1948 24.4 (Una de las cifras más altas desde 1910)
1949 25.3
1950 24.2
1951 23.0 (Años de sequía)
1952 19.4
El censo de 1914 muestra que el 47.3% de la población vivía de las tareas del campo con nive-
les de vida cercanos a la pauperización. En 1955, esta proporción había disminuido al 27%, por
el formidable desarrollo de la clase obrera en la Argentina, totalmente independiente de la
acción de partidos políticos de izquierda anquilosados en la estrecha visión de la provincia de
Buenos Aires y la ciudad puerto extranjerizante y económica y culturalmente segregada del
país.

LA EXPERIENCIA EN OTROS PAISES

Rara vez fueron los inmigrantes capaces de alterar fundamentalmente el sistema social exis-
tente o los modos de vida. Después de 1930 determinó a los “democráticos” estadounidenses
ponerle trabas a la inmigración (nota: la oligarquía nacional mantenía su status. A diferencia
de lo que aconteció en EE.UU., en la Argentina los hijos extranjeros no han encontrado vallas
para adquirir una instrucción superior. Con posterioridad a la primera guerra mundial, fuertes
tendencias nacionalistas determinaron en los EE.UU. restricciones legales no sólo a la inmigra-
ción, sino al ingreso del inmigrante de cultura superior. La democracia norteamericana cambia
su política cuando el interés nacional lo exige. Oscar y Mari Handlin escriben: “Vinieron a agra-
var esas dificultades las leyes restrictivas que prohibían el ejercicio de ciertas profesiones a
quienes no fueran ciudadanos del país. En 98 estados no se permitía a los extranjeros ejercer
la abogacía, en 28 no se les autorizaba la práctica de la medicina”.
La inmigración inglesa en Australia, Canadá, etc., ha sido siempre bien recibida, sin trabas cul-
turales. Los inmigrantes ingleses han fortalecido las culturas locales, luego de asimilarse a ellas
sin esfuerzo, a través de lazos históricos y espirituales con el sistema imperial. Hecho probato-
rio de que la comunidad originaria de lengua y cultura es la base real del papel negativo o posi-
tivo de la inmigración.
También Brasil ha tenido conciencia del papel cultural negativo de la inmigración. A diferencia
de la Argentina, Brasil ha procedido con criterio nacional. Después de 1930, junto con la supre-
sión de la enseñanza de lenguas extranjeras en defensa del acervo histórico y cultural de la
Nación en su relación con la cultura portuguesa, el interés a contribuido de un modo efectivo
al fortalecimiento de la conciencia nacional.
En la Argentina, toda política de este tipo es atacada por la intelectualidad extranjerizante y
“progresista”, como “nacionalista” o “fascista”, sin comprender que tal actitud, la coloca en la
condición de instrumento de la clase oligárquica antinacional empeñada en desarmar, median-
te el debilitamiento de la cultura colectiva, la conciencia nacional de convivencia con el impe-
rialismo.

EL SENTIDO REAL DE LA INMIGRACIÓN

La inmigración debe valorarse en sus diversas etapas históricas. Durante el siglo XIX fue bene-
ficiosa como hecho demográfico y económico, pero su asimilación al país y aporte cultural
fueron negativos en tanto resistencia a la cultura nativa más antigua. Han sido los inmigrantes
transmisores, no creadores de cultura.
El hecho de que los descendientes habiten el país desde hace más de ochenta años, no implica
que el contexto familiar extranjero de los progenitores haya desaparecido enteramente. Mi-
llones de descendientes, particularmente de italianos, siguen pensando bajo la constelación
espiritual de los padres, que son asimismo argentinos, pero educados y asilados por sus abue-
los. Los inmigrantes originarios, contratados por la oligarquía como arrendatarios, fueron con-
servadores y ahorrativos, hostiles al cambio social o indiferentes frente a la situación de la
población local vencida, a la que también explotaron y consideraron, al igual que la oligarquía,
étnicamente inferior. La mano de obra barata aplicada a la estructura agrario-ganadera del
país, siguió a cargo de los grupos criollos oprimidos por la clase terrateniente
Los conflictos psíquicos de los descendientes de inmigrantes se han atenuado sin duda, pero
grandes sectores de la población, sobre todo en el campo, siguen convencidos que represen-
tan a la “civilización europea”. Tal actitud irracional los lleva a distanciarse de la población
autóctona. La inmigración en la Argentina viene de núcleos rurales europeos pauperizados.
Esa inmigración italiana y española, en su casi totalidad analfabeta, es sin embargo, contra
otro prejuicio que confunde cultura con alfabetización, enérgica y capacitada vitalmente. Qui-
zá lo mejor de España e Italia. Hombres y mujeres decididos, con espíritu e iniciativa, sin de-
seos de retornar a la miseria del país de origen, a la triste ciudad natal, aunque añoren en el
recuerdo a la patria de origen.

EL PODER DE LA CULTURA NACIONAL

El inmigrante divinizado fue parte de la negación de ese país verdadero por la clase terrate-
niente. Sarmiento lo confesó con esa franqueza que brusca, “ahogar a la chusma criolla, inep-
ta, incivil y ruda que nos sale al paso a cada instante. Sarmiento, viejo, reconocerá finalmente
que la conciencia nacional no penetraba en Buenos Aires, “donde no está la Nación porque es
una provincia de extranjeros”. Así refutaba el concepto de barbarie que había difundido, cuan-
do en si senectud comprobó los resultados de ese europeísmo sin linaje en la tierra.
Es el mismo Sarmiento, vedado por la oligarquía, autor de esta carta a Avellaneda con referen-
cia a Juan Manuel de Rosas: “Necesito y espero de su bondad, una colección de los tratados
argentinos hechos en tiempos de Rosas, en que están los tratados federales, que los unitarios
han suprimido después con aquella habilidad con que sabemos rehacer la historia”. Estos
aspectos de Sarmiento conviene difundirlos para hacer conciencia de cómo mentía y de cómo
esas mentiras sarmentinas se hicieron lugares comunes en la historia argentina. Es el mismo
Sarmiento que en carta del 1º de enero de 1869, le dice al embajador de EE.UU. sobre la gue-
rra del Paraguay –conflicto que aún nos debe cubrir de vergüenza-: “La guerra está concluida
aunque aquel bruto tiene más de doscientas piezas de artillería y 2.000 perros que habrán de
morir bajo las patas de nuestros caballos. Ni a compasión mueve aquel pueblo, rebaño de lo-
bos. Sólo que la mayor parte son niños de diez a doce años, armados de lanza a su talla, para
formar línea. ¿Se imaginan los horrores de estos combates, en que soldados argentinos y brasi-
leños en el calor de la refriega caen sobre esta fila de chicuelos?”. Así fue exterminado el Para-
guay, en su tiempo, el país más avanzado de la América Hispánica, y así infamado Francisco
Solano López, una de las más grandes figuras de la historia americana.

EL SISTEMA EDUCATIVO DE LA OLIGARQUÍA

La educación impuesta a un país depende: 1º) Del ideal de vida de la clase dominante. 2º) De
las generaciones intelectuales que educan al servicio de esa clase.
La oligarquía liberal ha infundido a toda cultura, en el aspecto pedagógico, sus propios valores,
desde 1853 en adelante. Aquí interesa una descripción del espíritu de la Universidad. La Uni-
versidad, en cuanto institución, es solidaria con las demás instituciones vigentes (económicas,
jurídicas, culturales) de las cuales, la Universidad, colocada en el cruce de los círculos sociales y
culturales dominantes, es mera expresión ideológica. Liberalismo y coloniaje representan en la
Argentina actual, y como derivado de la invasión imperialista durante el siglo XIX, la fórmula
indivisible de lo antinacional. La historia de nuestra Universidad, es por eso, la historia de
nuestra oligarquía-
LA INDUCCIÓN CULTURAL SOBRE LA CLASE MEDIA

Así millones de argentinos han aceptado y aceptan, esta imagen colonizada del país clisada por
los grandes diarios de la oligarquía ganadera y cuya representación psíquica comenzó a escle-
rosarse en la escuela primaria. Entre la clase alta que educa y las clases inferiores educadas,
hay capas intermedias que sirven a esa clase. Maestros, periodistas, profesores. Por eso, el
sistema educativo de la oligarquía, junto con el desentendimiento de la ciencia, ha dirigido
férreamente la enseñanza de la historia, del derecho, de la literatura, materias formativas por
excelencia, a los fines de afirmar y justificar ante las demás clases su dominio polítoc y petrifi-
car culturalmente su prestigio.
De este modo, el conocimiento científico impartido en la Universidad liberal con criterio esco-
lástico en el estricto sentido del término, se imponía a millares de argentinos, incluidos los
universitarios, que terminaban por creer que ese liberalismo conservador era progresista.
Fue esa misma intelectualidad universitaria la que se mofó hasta crear un estado de conciencia
público, de las experiencias encomendadas en la Argentina durante el gobierno de Perón al
sabio atómico R. Ritcher. Noticias de la URSS destacan el aporte de este físico notable, cuyos
conocimientos contribuyeron a la hazaña gigantesca de los satélites artificiales (nota: tampoco
hay que olvidar, que el desarrollo nuclear en los años de Perón fue formidable, pese a que la
oligarquía explota el fallido intento de creación de armamento atómico, aquellas investigacio-
nes desarrollaron la medicina nuclear para tratamientos contra el cáncer y demás, por la crea-
da en aquellos años Comisión Nacional de Energía Atómica).

LA TECNOLOGÍA DEL MONOCULTIVO

La generación intelectual de 1945 no ha conocido el poder adormecedor del embaucamiento


porque justamente ese año, se quebró la hegemonía de la Argentina agropecuaria. Pero la
generación del ’30 fueron frustrados y aislados por una minoría sin conciencia nacional. Por
eso la Argentina no fue un país de ingenieros, de hombres de ciencia, de técnicos...
No son filósofos lo que necesita el país, sino técnicos. Ya vendrán los filósofos. Bacon, Descar-
tes, Newton, Kant, Goethe son hijos de la Alemania de Bismark. Tendremos filósofos cuando la
Argentina sea capaz de autodeterminarse con luz propia. No los tendremos mientras nuestros
“humanistas” reciten a Virgilio o repitan ideas filosóficas pertenecientes a otros círculos cultu-
rales.

LA CLASE MEDIA DE ORIGEN INMIGRANTE

La dependencia material quita toda libertad y obliga a esta clase a refugiarse en un idealismo
ético –el socialismo burgués, por ejemplo-. Y lo mismo pasa con la masa estudiantil que viene
también de la pequeño burguesía. Amenazada como clase, sin clara conciencia por razones
generacionales, de sus objetivos políticos propios, esa masa estudiantil agita ideas abstractas –
democracia, libertad, cultura- y las erige en mitos éticos que encubren confusamente, a través
de aproximaciones ideológicas no racionalizadas de sus aspiraciones de clase, reales, materia-
les, la clase obrera en lo inmediato de la vida no necesita ser educada políticamente. Su Uni-
versidad es el sindicato. Es la clase media educadora la que debe recibir educación política
(nota: con la desindustrialización del país, hoy la universidad se encuentra en el campo popu-
lar, del cual debe aprender la casi extinta clase media).
Reciben en la fábrica no en la universidad su práctica. Y con la huelga y el creciente malestar
revolucionario a que es condenada responde al carácter expoliador del sistema económico que
sustenta tales valoraciones de clase. Aunque el nivel cultural del obrero es inferior al de la
pequeño burguesía su conciencia política es en cambio superior. El sindicato es su escuela y en
la apreciación global del problema nacional, es más argentina, pues ella elabora como clase
productora de riqueza colectiva, y al defenderse como proletariado argentino, defiende a la
Nación.
Los valores éticos que la Universidad difunde y los estudiantes de la clase media asimilan, son
los siguientes: 1º) La creencia de que el título universitario es un talismán del éxito personal y
una diferenciación social, una aristocracia modesta y diplomada. 2º) El sentimiento de que sólo
la capacidad personal explica el éxito o el fracaso en la vida, con lo cual adopta la teoría de las
clases altas sobre las diferencias naturales y jerarquizadas de la sociedad.

LAS IZQUIERDAS EN LA ARGENTINA

CAPÍTULO II

Debe agregarse que los primeros partidos de programa obrero –el socialismo y el comunismo-
estuvieron dirigidos desde los comienzos, no por trabajadores, sino por intelectuales pequeño
burgueses de Buenos Aires, extranjeros de nacimiento o por formación mental. Esta desco-
nexión con el país, ha sido el escollo, hasta ahora insuperado por la izquierda, y ha marcado el
carácter antinacional de su pensamiento.

EL PARTIDO SOCIALISTA ARGENTINO

Fue Juan B. Justo fundador del Partido Socialista en la Argentina, junto con Nicolás de Ancho-
rena, el fundador del PS. También figuran al lado del maestro del socialismo otros apellidos de
la aristocracia ganadera. Martínez de Hoz, Pereyra Iraola, etc. Antes de fundar el Partido Socia-
lista, Justo perteneció a la Unión Cívica de la Juventud.
José Ditzgen dijo: “El más despreciable de todos los partidos es el partido del término medio. Si
comparamos a ambos partidos con un cuerpo sólido y otro líquido, el término medio es un
partido cenagoso.
Toda la etapa parlamentaria del PS sería, en los años de Yrigoyen, contra el partido popular
gobernante. Ya muerto el “maestro” Juan B. Justo, el PS leal a sus enseñanzas, integraría en
1945 la Unión Democrática, un contubernio ideológico dictado por el imperialismo para con-
trarrestar la lucha por la liberación nacional en la Argentina.

SOCIALISMO ARGENTINO Y SOCIALISMO CIPAYO

La Unión General de Trabajadores (UGT) ofrecía un programa sin contenido combativo, contra-
rio a la huelga. La lucha antiimperialista no se planteaba en ningún caso. Fue la incapacidad de
la conducción del movimiento obrero de parte de los socialistas, lo que incorporó a grandes
sectores del proletariado al progama nacional, avanzado para su tiempo, de H. Yrigoyen.
No fueron os socialistas los que educaron la conciencia de clase del proletariado argentino. Fue
la oligarquía. Es decir, la miseria y la explotación. La oligarquía ha cumplido una gran misión
educadora de masas. El socialismo cosmopolita fundó su acción en teorías importadas vincula-
das a la realidad europea y no al país. Y la teoría cuando no se liga al movimiento de masas es
un error no teórico sino práctico.

LA BANCARROTA DEL SOCIALISMO


La caída de Perón al mostrar al desnudo la función colonial del socialismo ha terminado por
dividirlo. Hoy marcha a la deriva de sus propios errores y sus figuras creyeron en ellas. En
1955, como en 1930, el socialismo fue aliado y cómplice de la oligarquía. Hay una estricta rela-
ción casual entre la presencia de Alfredo Palacios y Américo Ghioldi, por ejemplo, durante la
Revolución Libertadora, y la de Lonardi y Raúl Prebisch. Fuen con esta mezcla de la cruz y el
progreso que se desorientó a vastos sectores de la clase media.
Esta clase media es clientela del socialismo, cuyo moralismo perfuma desde la izquierda abs-
tracta la putrefacción armada de la oligarquía.
Jamás el socialismo argentino fue contra el interés británico. El socialismo, continuando a Juan
B. Justo, fue adversario de las expropiaciones. Después de 1945 cuando se nacionalizaron las
empresas extranjeras acusaron al Estado de “totalitario” y opresor de la persona humana.
Cuando se aumentaron los salarios, se inició una política social sin antecedentes en la Argenti-
na asociada al desarrrollo de la industria y la defensa de la soberanía nacional, se llamó a tales
medidas demagógicas o fascistas. Y una vez más marchó el socialismo junto al imperialismo y
junto a la clase terrateniente.
La separación del socialismo de las masas tenía necesariamente que expresarse en la indife-
rencia de esas masas frente a una ideología extraña que no las interpretaba.

EL SOCIALISMO Y LA SITUACIÓN MUNDIAL

El PS reflejó la gradual decadencia de todos los partidos socialistas de Europa. Después de la


Primera Guerra Mundial, el socialismo de los diversos países europeos ya preparados por las
tendencias reformistas de la preguerra, se apoyó cada vez más en las clases medias. La lucha
de los trabajadores sindicalizados se hizo cada vez más gremial y menos revolucionaria, tal cual
lo exigía la burguesía, a cambio de bancas legislativas y de ministerios tácticos ofrecidos a los
socialistas (nota: toda posguerra levanta al sistema capitalista que con el correr de los años
retoma su papel protagónico hasta el próximo conflicto. Los partidos socialistas de los países
miembros del G7 –Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Alemania y Japón-
son el ala moderada del liberalismo reaccionario).

EL MARXISMO Y LA CUESTIÓN NACIONAL

Es previo, saber qué sostiene el marxismo con respecto a las luchas nacionales por la libera-
ción.
El marxismo, ni en la teoría ni en la práctica, se opone a las luchas emancipadoras de carácter
nacional. Antes bien, insiste en la independencia nacional de los países coloniales y en el apoyo
que deben prestar no sólo los partidos socialistas del país en cuestión, sino el socialismo inter-
nacional. Marx consideraba incompatible con la doctrina –aunque no alcanzó a conocer la era
del imperialismo- la actitud de indiferencia o neutralidad del socialismo de un país avanzado
frente a la lucha nacional de otro atrasado. Y alegaba que ésta era la piedra de toque que dife-
renciaba a un revolucionario de un servidor de la burguesía nacionalista.
La negación de la nacionalidad, en nombre del internacionalismo, con frecuencia implicaba la
subordinación de una nación al nacionalismo de otra más poderosa.
Por eso Marx apoyó a Irlanda contra Inglaterra, y a Polonia contra Rusia. En cambio, los comu-
nistas argentinos apoyaron al imperialismo angloyanqui durante la Segunda Guerra Mundial
contra el pueblo argentino que buscaba con los medios a su alcance, la propia revolución de-
mocrático burguesa nacional. Ellos la llamaron fascismo. Asó le hicieron el juego a Gran Breta-
ña, pues parafraseando a Marx, puede decirse que la paz social en Inglaterra (y EE.UU.) tiene
sus raíces en la opresión colonial en Argentina.
La lucha “particular” d los argentinos no puede separarse de la lucha “general” de América
Latina, y la “particular” de América Latina, de la “general” de todos los pueblos coloniales del
mundo.

EL PARTIDO COMUNISTA EN LA ARGENTINA

El OC en la Argentina es el producto de una escisión del socialismo, que dio nacimiento al PS


Internacional, más tarde Partido Comunista. Ya en 1918 la plataforma electoral del partido
ofrece la monocorde repetición de consignas extremistas que superaban ampliamente el pro-
grama de los propios bolcheviques rusos. Sobre la Argentina y sus masas oprimidas no dice ni
una sola palabra, salvo consignas demagógicas y genéricas aplicables al abstracto de cualquier
país del planeta.
En su forma actual, el PC quedó constituido en 1920. de esta fecha data una declaración de
principios internacionalistas y refractaria a toda posición nacional. Desde entonces y hasta el
presente, los comunistas atacarían de “nazis, “nacionalistas” o “trostkistas” a toda tendencia
antiimperialista con raíces en la realidad nacional. En sus orígenes participaron en la fundación
del PC emigrados de diversos países de Europa. Este hecho no es ajeno al extranjerismo men-
tal. Estos trabajadores europeos editaban periódicos en lenguas exóticas y en la historia oficial
del partido se califica a esta actividad desplegada por entonces, de “intensa labor solidaria y
cultural”. Por otro lado, su procedencia socialista mantuvo al PC, hasta el presente, ligado a la
ideología pequeño burguesa y a un bajo nivel mental desde el punto de vista marxista.
Un dirigente representativo del PC, Rodolfo Ghioldi, ha expuesto en una conferencia en junio
de 1947, la concepción histórica del PC. Dice una verdad cuando sostiene que “no es posible
separar la política de la historia”. Pero a renglón seguido acepta la historia escrita por la oligar-
quía..
De los españoles no ve más que lo católico. Pero no las instituciones democráticas españolas –
los municipios, los cabildos- que vinieron de Castilla y aquí arraigaron como focos defensivos
del pueblo. En un insufrible pegote liberal confunde a Moreno y San Martín con Rivadavia. Que
representan justamente dos políticas nacionales antagónicas: lo nacional y lo colonial. Para
Ghioldi, San Martín quería libertar a América. Pero mucho más importante es lo que Ghioldi
callaba, a saber, que San Martín quería unificar a América.
Ghioldi dijo también: “El más grande de todos los historiadores, fue Bartolomé Mitre”.
Como los socialistas, idealizan a la inmigración y denigran a la población nativa. Escritores ar-
gentinos, formadores de conciencia nacional, serán negados o calumniados a fin de apartar a
la juventud partidaria del conocimiento real del país argentino. No es circunstancial, que en la
publicación oficial del PC, la historia argentina se inicie con el período de la inmigración euro-
pea entre 1890 y 1900. El punto de partido no sólo es la historia de Mitre sino su programa
político. L oligarquía es glorificada de entrada, lo mismo que la inmigración, pues de ella salie-
ron, sin reducir el hecho a sus justas proporciones y negatividades, “obreros profesionales y
campesinos europeos que crearon las condiciones favorables para la formación de la organiza-
ción sindical y política argentina”.
Carecen de base histórica real,, queda expuesta y negada en la siguiente tesis: Quizá más que
ningún otro país, el movimiento obrero se ha nutrido de hombres e ideas de tros países”. La
afirmación corrobora el extranjerismo histórico de los partidos de izquierda, esa incompeten-
cia radical para asimilarse al país, y que al vaivén de la estrategia del imperialismo, no solo ha
retardado el desarrollo del sindicalismo en la Argentina sino que ha determinado el fracaso de
esos partidos.

EL PARTIDO COMUNISTA Y EL IMPERIALISMO INGLÉS


Desde su fundación hasta 1930, la literatura comunista dispersa en innumerables publicacio-
nes, diarios, semanarios, etc., no aborda el examen del imperialismo británico en la Argentina,
fuera de aisladas y defectuosas referencias. Esta anomalía doblemente llamativa, pues ya Le-
nin, a principios de siglo, había publicado su célebreanálisis del fenómeno imperialista, e inclu-
so se había referido al imperialismo británico en la Argentina como un caso particular.
El PC realizó 2dos campañas antiimperialistas notables” entre 1924 y 1928. una a favor de
México en su lucha por la nacionalización del petróleo. Pero ninguna a favor de la nacionaliza-
ción del petróleo proyectada por Yrigoyen. Y que a la pstre determinó su derrocamiento. La
otra a favor de Sandino. Ambas contra el imperialismo yanqui.
Debe anotarse que en esa época, el imperialismo estadounidense no era en la Argentina el
principal enemigo, e incluso, tales campañas interesaban a Gran Bretala así se esfumaba ante
la opinión pública argentina como potencia colonizadora (nota: para ese entonces, todavía
estaba en vigencia, en la práctica, las bases de la doctrina Monroe –5º presidente de EE.UU.
que separaba Centroamérica y el Caribe para Estados Unidos, y Sudamérica quedaba bajo la
“protección” de Gran Bretaña, lugar que perdería luego de la Segunda Guerra Mundial).

LA OPOSICIÓN DEL PARTIDO FRENTE A YRIGOYEN

Yrigoyen, quien pese a la irreconciliable oposición de la oligarquía y del mismo sector de Al-
vear, ha descendido del poder auroleado de enorme prestigio nacional. El PC ha combatido sin
tregua a Yrigoyen- ha negado al radicalismo. Pero con Marcelo T. De Alvear, la oligarquía ga-
nadera y el imperialismo inglés habían gobernado entre bambalinas a la Argentina. El PC, con-
secuente con su política probritánica, ensayará una débil crítica contra el alvearismo. Y caído
Yrigoyen en 1930 aclamará a Alvear como demócrata salvador de la República.
Los comunistas argentinos ni siquiera entendían a Stalin: “El Partido no puede quedarse a la
zaga del movimiento, ya que retrasarse significaría separarse de las masas”. Los comunistas
citan bien. Pero siempre actúan mal. El PC insultó a Yrigoyen y ensalzó a Alvear. Y en 1945,
cuando las masas habían de tomar la historia nacional por su cuenta, las enfrentaron otra vez.
El radicalismo de aquellos días era mayoría absoluta y lo apoyaban incluso las masas trabaja-
doras. El radicalismo murió con Yrigoyen. Al desaparecer éste afloraron las contradicciones
internas que lo minaban. Y estas contradicciones encontraron en Alvear el sepulturero más
cortés (nota: en Carlos Menem, el PJ tuvo su sepulturero). Alvear representaba a las fuerzas
conciliadoras con la oligarquía y los monopolios extranjeros.

1935: DEL FRENTE POPULAR A LA UNIÓN DEMOCRÁTICA

La Unión Democrática, la más grande operación que haya conducido el interés extranjero co-
ntra la liberación nacional de la Argentina, fue planeada por el PC en las postrimerías de la
segunda guerra mundial. El partido la consagró así: “frente democrático nacional antifascista,
para aplastar el fascismo y construir una Argentina grande, próspera, feliz y respetada en el
mundo”.
La Unión Democrática fue Braden, embajador estadounidense, Antonio Santamarina, Nicolás
Repetto (PS) Tamborín y Mosca, Luciano Molina, etc. Rodolfo Ghioldi, decía en un acto en el
Luna Park: “Saludamos la reorganización del Partido Conservador operada en oposición a la
dictadura que sin desmedro de sus tradiciones sociales se apresta al abrazo de la unión Nacio-
nal y que en las horas sombrías y en el terror carcelario mantuvo en la persona de don Antonio
Santamarina una envidiable conducta de dignidad civil.
Es inicuo decir con referencia a la II Guerra Mundial: “una parte considerable de nuestro pue-
blo que mantenía una actitud de indiferencia pues no estaba posesionado del odio necesario
contra el nazifascismo”. En verdad, los sectores populares. Particularmente la clase trabajado-
ra, veían con odio al fascismo. Pero también a Inglaterra y EE.UU. los verdaderos e inmediatos
enemigos de la América Latina en general y de la Argentina en particular (nota: los comunistas
decían que Perón era nazi, por otro lado, en un documento de la CIA de 1954, salido de la em-
bajada estadounidense en Buenos Aires, Estados Unidos analizaba contradictoriamente a Pe-
rón como “anticomunista”, pero a la vez decía que aplicaba “ideas comunistas –ver en los do-
cumentos de esta biblioteca).

EL PARTIDO COMUNISTA Y LAS MASAS EN ACCIÓN

Los comunistas llamaban a la Unión Democrática “Causa de la libertad, de la democracia y de


la soberanía nacional. El acto del 16 de agosto organizado por los comunistas, reunió doscien-
tas mil personas. La manifestación fue encabezada por Tomás de Anchorena. “La coalición de
la Unión Democrática además de reunir a los partidos radical, socialista, demócrata progresista
y comunista, contaba con el apoyo de los sindicatos independientes, con parte de organizacio-
nes campesinas (sic) y la mayoría de los intelectuales democráticos”.
Por aquellos días estremecedores, los comunistas eran mansos evangelistas mientras los “ca-
becitas negras” conocían el camino más corto al barrio norte. A este movimiento de las masas
argentinas, los comunistas lo llamaron “demagogia antiyanqui”: “Perón supo explotar hábil-
mente los sentimientos antiimperialistas de nuestro pueblo.
En tanto la clase obrera argentina luchaba contra el capital internacional, los comunistas ro-
deaban a Braden, símbolo internacional del imperialismo yanqui.
“Marxistas de pacotilla” llamaba Lenin a estos personajes de la política. El PC Argentino pasea-
ba a Lenin por la Recoleta, con música de Echeverría y letra de Bartolomé Mitre. No lo supie-
ron entender, y la movilización del 17 de Octubre aún los demuda.
Allí, cien años de opresión, de mentira, de explotación, de sometimiento, encontraron en el
pueblo la dirección que sólo el heroísmo del proletariado puede infundirle a una gesta nacio-
nal. Por eso es una fecha odiada por la oligarquía.
En las masas se subvirtió la historia. Y los historiadores fueron esos millares de obreros y peo-
nes. Analfabetos porque la oligarquía así lo había querido como parte de su historia como cla-
se antinacional. A la que los comunistas se plegaron. La oposición de la izquierda antinacional a
Perón.

LA INTELECTUAL LIBERAL DE LA IZQUIERDA

La intelectualidad liberal en la Argentina se recluta en su inmensa mayoría en las clases medias


y actúa en los grandes centros urbanos, especialmente en Buenos Aires. Como gente de clase
media dependen del orden económico establecido, ya sea como profesionales, periodistas,
profesores, técnicos, etc. Muchos de ellos se declaran simpatizantes del socialismo y el comu-
nismo. En realidad son liberales impuros que platican sobre el socialismo puro.
Su mentalidad es europeísta, producto tanto de la educación impuesta por la clase alta como
del orgullo irracional por su origen europeo. La oligarquía, que tenía razones históricas para
ello, ha sabido entubar las tendencias agresivas de los grupos humanos extraños –los inmi-
grantes- desviándolos contra la población nativa, y convirtiendo esas tendencias de la hostili-
dad social a lo largo de tres generaciones, en repulsa emocional contra el pueblo autóctono y
contra la cultura española originaria. El intelectual pensará con disgusto sobre el analfabetis-
mo de las masas, sin comprender que él mismo participa del ordenamiento económico y social
que explica el analfabetismo.
“La República Argentina es el furto de tres factores: el oro inglés, el libro francés y el brazo
italiano”, escribió alguien una vez. Esta ocurrencia es sin embargo verdadera con relación a la
mentalidad de la oligarquía y de la intelectualidad de izquierda formada a su vera. Tal fórmula
es aplicable a la orientación de la enseñanza universitaria. De una universidad así, sólo pudo
advenir una inteligencia segmentada del pueblo y de la propia herencia cultural. La idea de
libertad, en estas capas letradas, por eso, jamás coincide con las luchas libertadoras del pue-
blo. Para la oligarquía, una “intelligentzia” de izquierda divorciada del pueblo no es temible,
pues tales intelectuales están inhibidos por la educación para luchar por objetivos nacionales.
Por eso la historia de la oligarquía asimilada por los intelectuales es la difamación de lo popular
encubierta con ideas universales sobre la dignidad de la persona humana.
El verdadero intelectual de izquierda es revolucionario no en las frases sino en los hecho, no
sólo en los libros sino combatiendo junto al pueblo y contra las falsas valoraciones culturales
de la clase dominante.

LAS ILUSIONES DEL INTELECTUAL DE IZQUIERDA

Las aspiraciones del intelectual de izquierda chocan con el sentimiento no confesado de que
tiene derechos para ingresar a capas superiores de la burguesía, pero que por su nacimiento el
ascenso no es fácil. Esto explica que el estudiantado, en tanto pequeño burguesía intelectual,
bregue en los primeros años de su carrera por ideales de izquierda, para ir sustituyéndolos en
los últimos años, ya al borde de su iniciación profesional, por valoraciones sociales modera-
das.
La actitud psicológica de esta intelectualidad está viciada en la base. El pueblo es los “derechos
del hombre”, “la revolución rusa” o la variante Mao, pero la revolución nacional, como la en-
cabezada por Perón, le da náuseas. Por eso son extranjeros mentales y mucamos de la oligar-
quía. Por eso no comprenden la lucha nacional de las masas (nota: esto corre tanto para esta
izquierda extranjerizante, como los tecnócratas economistas que trabajan para el imperio yan-
qui).

EL NACIONALISMO DE DERECHA EN LA ARGENTINA

CAPITULO III

En tres décadas, el nacionalismo de orientación católica no ha dado una sola historia de movi-
miento. El nacionalismo de derecha, a pesar de algunas notas genéricas que lo tipifican, no ha
sido un partido político, ni un sistema de ideas, ni una secta ideológica homogénea. Une a sus
adherentes a un sentimiento. Pero sobre todo a un mismo origen social.
En el nacionalismo argentino se reconocen bien dos períodos: 1º) desde 1928 hasta 1933, la
influencia liberal, antipopular, pro fascista, es netamente individualizable en escritores sin
jerarquía intelectual. 2º) Desde 1933 en adelante, el nacionalismo se expresa ya en un nivel
intelectual más elevado, a través de tres tendencias no bien delimitables, de las cuales derivan
grupos de orientación filosófica, ensayistas políticos e historiadores.

LAS ETAPAS DEL NACIONALISMO

Si la izquierda argentina, por su formación liberal, se ha mostrado en nuestro país contraria a


los regímenes populares de caudillos como Yrigoyen o Perón, el nacionalismo de derecha no
ha sido menos adversario de los mismos. La misma desconexión existente entre el nacionalis-
mo y la izquierda, es igual con las masas.
De entrada, el nacionalismo argentino aparece filiado al fascismo de Mussolini. Más tarde el
nazismo alemán ejercería una violenta atracción sobre los nacionalistas argentinos. Ligaron al
nacionalismo profascista con la Iglesia.
De estos grupos si unidad ideológica, inflamados por el odio a la democracia que veían encar-
nada en Yrigoyen, pero en realidad, lanzados a la lucha anticomunista, derivan las publicacio-
nes diversas y centros armados de acción antiobrera, La Liga Republicana, La Legión de Mayo,
etc. El nacionalismo de 1930 inaugurará la Década Infame, uno de los períodos más siniestro
de la entrega del país al dominador extranjero.

EL NACIONALISMO ANTERIOR A 1930

El nacionalismo argentino nace como oposición al gobierno de Hipólito Yrigoyen. La oligarquía


no estaba satisfecha con el hecho de que Yrigoyen fuese un estanciero, un hombre de su pro-
pia clase. La oligarquía se erizaba ante la democratización del país operada por el jefe radical.
El nacionalismo fue la forma extrema.
Así naciía el nacionalismo argentino acusando al mandatario de “anquilosis servil. Juan Carulla,
militante de la Liga Republicana, que tratándose de Yrigoyen arremete contra el cesarismo y
habla de “infecto tirano”, llamará a un oscuro militar, J. F. Uriburu “salvador del país”.

LA JUVENTUD NACIONALISTA DE 1930

La juventud nacionalista de 1930 estaba unida por vínculos al Partido Conservador. Algunos
elementos de la clase media que incluso aspiraban a figurar al lado de los jóvenes con apellidos
de la oligarquía. Esta juventud fue fascista. Así fue que esta juventud católica y aristocrática
tradujo a Mussolini y el Tratado de Letrán en la sentencia: “Dios, Patria y Hogar”-
El nacionalismo en la Argentina no surgió como arma ideológica de lucha antiimperialista sino
como reacción antidemocrática frente a las masas trabajadoras que habían crecido y buscaban
su organización sindical después de la primera guerra mundial.

LEOPOLDO LUGONES FRENTE A YRIGOYEN

No es posible descomponer las contradicciones del pensamiento lugoniano sin tener presente
este conflicto con la oligarquía oculto en su corazón. El verdadero pensamiento de Lugones
sobre la oligarquía porteña a la que en el fondo repudiaba y frente a la cual carecía de valor
para separarse. No fue más que un intento disfrazado de desplazar a esa oligarquía del mando.
“El ejército es la última aristocracia”, decía exaltando el militarismo ante una democracia que
decía moribunda. Había que derrocar a Yrigoyen, el caudillo. Y hasta los poetas sirven cuando
el aparato cultural de la clase terrateniente difunde sus ideas.
También le convenía a la oligarquía que Lugones denigrase al pueblo, al que el escritor había
calificado de “turba inorgánica”.
Este mismo escritor que al servicio de la clase dirigente dijo: “Es público y notorio mi afección a
la noble Inglaterra”. Pero de todos modos Lugones comprendía bien el fenómeno imperialista.
“La República –dirá Lugones nen esa época de reencuentro doloroso con el país- constituye de
hecho un estado colonial respecto a las naciones que habiendo alcanzado civilización comple-
ta, mantienen su industria con los productos primarios suministrados por aquella”, criticando a
la oligarquía agropecuaria, con la esperanza de que el Ejército tomase el poder.
Y en creciente desafío al pensamiento de la clase dirigente, concluía que sólo la industrializa-
ción complementaría a la economía nacional convirtiéndola en argentina y para los argentinos.
En 1932 llegó a decir, por primera vez en alusión a Gran Bretaña: “Nuestra subordinación de
meros productores de materias primas, limitóse primero a Gran Bretaña. Ahora lo es también
en proporción mayor, respecto a los EE.UU.”.

EL VERDADERO PENSAMIENDO DE LUGONES

Al caer Yrigoyen, Lugones reiteró todos los lugares comunes de aquellos días contra el caudillo
y cooperó, una vez más, con las fuerzas a las que el poeta, en su fuero interno, denostaba: la
oligarquía y el imperialismo. No era esto suficiente para la clase ganadera que retornaba al
poder. Casi inmediatamente al triunfo, una extraña atmósfera rodeó y comenzó a cercar a
Lugones, hostigándolo en su labor periodística. La oligarquía se aprestaba, sin manifestarlo, a
apartar como un elemento perturbador, al poeta que había contribuido al derrocamiento del
conductor radical.
Olvidaba por cálculo que ese poeta antidemocrático había elogiado a la Revolución Rusa de
1917. Gran Bretaña prefería una Argentina “democrática”. Ya la oligarquía había inventado “la
alevosa encrucijada del cuarto oscuro”. Además, el escritor retornaba al fascismo que había
abrazado en 1928, el mismo año en que daba a luz uno de sus libros más argentinos, Poemas
solariegos. El mundo se preparaba para la Segunda Guerra Mundial. Y la oligarquía a probar su
lealtad a Inglaterra. Asqueado de la realidad política, testigo en su propia carne del desastre de
sus ilusiones juveniles sobre la función jerárquica de esa clase dirigente, vio en el orden fascis-
ta –esperanza de muchos argentinos decepcionados del liberalismo acariciaron por entonces-
la salida posible y también la perspectiva de que la inteligencia nacional enrarecida y humilla-
da, encontrase un lugar en la sociedad. Así nace en su espíritu la idea del Estado militar. Recu-
rriendo a Lenin hablará de la libertad como un prejuicio burgués.
El programa que Lugones proponía se anticipaba a los problemas centrales que recorren la
“década infame”.
Lugones proponía el controlo estatal de los frigoríficos, la creación de nuevos mercados para
las carnes. Tenía conciencia de la debilidad de nuestra economía, sugería una política nacional
en el orden de la marina mercante, exigía en una referencia vaga al imperialismo británico, al
que como se ha dicho, nunca atacó de frete –tal ha sido el poder de Inglaterra en la Argentina-
una modificación de la política ferroviaria a favor de la producción nacional y no de las empre-
sas extranjeras, se oponía al predominio de los monopolios cerealísticos, proponía el control
de cambios y la fiscalización de los bancos extranjeros, la defensa del arrendatario, créditos
hipotecarios al chacarero, salario familiar, controles legales de la deuda pública a fin de pre-
servar el trabajo nacional transferido al extranjero en detrimento de la población argentina,
etc. La anticipación fundamental de Lugones fue su tesis sobre la siderurgia, base de la inde-
pendencia nacional. Esta política sería retomada por el Ejército. Planteaba asimismo la nacio-
nalización de las fuetes productoras de energía eléctrica.
No lo sabía, pero al minar las bases del liberalismo de la oligarquía, al incitar al Ejército a reto-
mar la defensa del país, preparaba una nueva época en la que las masas, aliadas al Ejército,
habrían de encontrar en Perón la síntesis de una etapa hacia la emancipación nacional de la
Argentina. A la que el poeta amó y sirvió, pese al carácter reaccionario de su pensamiento,
hasta su muerte.

LAS INFLUENCIAS EXTRANJERAS EN EL NACIONALISMO

La decepción de Lugones fue común a la generación nacionalista que había confiado en la re-
volución de 1930. la entrega del país enlazada a la crisis ganadera, el embaucamiento político
convertido en sistema, el creciente malestar de las multitudes indeterminado y real, el estra-
gamiento de los partidos políticos y la situación europea con el creciente agigantamiento de
Rusia, provocaron la ruptura espiritual de la juventud nacionalista con los propios padres. Y el
desencuentro histórico aunque no pasó, en el orden político, de un enfrentamiento generacio-
nal que no excluyó el usufructo de las posiciones del gobierno de parte de los jóvenes, tuvo
consecuencias con relación al enjuiciamiento de la oligarquñia en su conjunto, que en el pen-
samiento de la juventud nacionalista se vinvulaba a la idea de una “élite” directora integrada
por ellos y capaz de rescatar al patriciado de su decadencia.
La gravitación más perceptible sobre el nacionalismo de derecha en la Argentina es la de Char-
les Maurras un pensador no católico. Sobre Maurras, ubicado entre dos siglos, confluyen las
ideas de Nietzsche y de Carlyle en cuanto a la concepción del grande hombre que concentra en
su persona el curso de las edades. “Yo soy una roca lanzada en el espacio que ha consumado
en años una tarea de siglos. Esa frase de Napoleón condensa la idea del héroe de Maurras, y el
historiador Foustel de Coulanges con su idea de que “quien destruye el pasado destruye a la
patria”.
Asimismo, Maulnier sostenía que la historia es demasiado compleja para ser explicada por la
lucha de clases. Olvida que para Marx la lucha de clases, no es la historia en su plenitud, sino el
motor que la impulsa. El mundo en que ese motor trabaja es la naturaleza de la propiedad.
Pero a para Maulnier la nación es anterior a la lucha de clases y olvida otra vez que el Estado
nace del dominio de una clase sobre las otras, y su equilibrio se funda en la fuerza, no en la
conciliación.
La guerra, como la definiera Clausewixz, “es la continuación de la política por otros medios
diferentes”. La guerra moderna es el imperialismo disfrazado de “voluntad de pontencia”
Maulnier también decía, basado en el marxismo: “El esfuerzo revolucionario no consiste ya en
la lucha de los esclavos contra la nación, sino de la nación esclavizada contra sus amos”. Pero
no hay que jugar al marxismo. O como decía Marx: “No hay que jugar a la revolución”. Mau-
nier juega tanto que al fin se embrolla: “La liberación de todas las categorías sociales que su-
fren la tiranía económica sólo puede ser lograda por la construcción de un Estado nuevo y la
destrucción de la democracia. El Estado nuevo sólo puede ser construido por hombres que
sufran directamente el peso de la tiranía económica y sólo puede ser concebido como el ins-
trumento de su liberación. La liberación de la nación será obtenida por el mismo movimiento
revolucionario que la liberación de las clases sojuzgadas, y sobre todo del proletariado”. Inde-
ciso entre el marxismo y el fascismo, Maulnier ha terminado en el existencialismo.

LA INFLUENCIA DE LA IGLESIA

También el pensamiento oficial de la Iglesia, pesa aunque en forma desvaída, sobre el naciona-
lismo argentino.
El interés de la Iglesia por la cuestión social toma forma moderna con León XIII. La tesis central
es que la sociedad humana es parte del orden impuesto por Dios al mundo creado.
No sólo en la esfera religiosa, las actividades espirituales del hombre, persona libre pero crea-
da con mira a un fin, están relacionadas con las leyes morales deseadas e impuestas por el
Creador. Este es el supuesto trascendente del pensamiento social de la Iglesia. El bien común
es superior a los intereses de clase o individuales. La doctrina de la Iglesia, se impone pues,
como una obligación no como una opción.
Todo católico debe ser un militante, un soldado de la verdad revelada, pues la Iglesia es el nú-
cleo vivo de la sociedad, su órgano ordenatriz universal. Es decir, sobrenacional. La Iglesia
tiende a preservar ese orden del Estado.
El bien común querido por Dios en la libertad, pero no en la igualdad pues las jerarquías socia-
les están cristalizadas en el orden creado del mismo modo en la familia, el padre manda y la
mujer obedece. La Iglesia aconseja hasta que Dios no resuelva, sumisión en la tierra.
Después de la familia, el Estado es la institución más valiosa como poder custodio del orden
divino. Y la Iglesia, sociedad sobrenatural, vigila, pues el Estado es un organismo con fines éti-
cos, cuya única prohibición es violar la libertad de la persona humana que es sagrada. O sea,
religiosa. El Estado es un medio para alcanzar el bien común, pero el Estado mismo pende de
Dios.

LOS NACIONALISTAS ARGENTINOS DESPUÉS DE 1930

Para los nacionalistas la Argentina es un país eminentemente católico. Durante el período co-
lonial la Iglesia ejerció el monopolio cultural, y la cultura eclesiástica formó a la población.
Al producirse la emancipación, la concentración comunitaria alrededor del caudillo, al identifi-
carse con la religión, en la fórmula por ejemplo, de Facundo: “Religión o muerte”, concilia tras
el símbolo religioso reivindicaciones sociales concretas más que religiosas.
La Iglesia en la Argentina ha sido el poder conservador del liberalismo colonial. El propio Juan
Manuel de Rosas, enzalzado por los nacionalistas católicos, en tanto espíritu conservador,
comprendió el poder de cohesión social de la religión y canalizó esta religiosidad elemental de
las masas con sentido político.
El catolicismo en la Argentina es más europeo que hispanoamericano, a diferencia de Perú, por
ejemplo.
Enrique Osés, redactor de Crisol, cayó en la espiritualización de España: “La independencia
norteamericana es sajona y protestante. La nuestra es católica, es hispánica. La nuestra es
espiritual y aquella es comercial.
Carlos III es el último, e inútil, intento de salvar al imperio español en su declinación, de situar
a España en condiciones de competir en la Europa moderna. No fue el liberal Carlos III el que
fracasó sino la nación española carente de una burguesía revolucionaria. El estancamiento
español, con su nobleza hierática y sus generales fanfarrones, fue la causa de la caída del im-
perio. Y no las ideas liberales. Entre esas causas, junto a la ausencia de una burguesía nacional,
debe mencionarse la rapacidad de esa nobleza, que en la explotación de las colonias america-
nas creyó que podía enfrentar a países cuyo poderío avasallante se asentaba no en el oro ex-
traído de ultramar sino en la producción manufacturera en gran escala. Las aristocracias ame-
ricanas se inician con la explotación del indio en las minas. Y de esta explotación vivió resi-
dualmente la nobleza española, no sólo rapaz, sino holgazana. Otro sector de esa aristocracia
vivió del contrabando y del comercio de esclavos en connubio con los intereses extranjeros. La
oposición entre criollos y peninsulares no se explica por razones espirituales. Son antagonis-
mos económicos dentro de una misma clase. Cando la oligarquía patricia se unió por el comer-
cio a Inglaterra, a pesar de su limpia ascendencia española, la famosa hidalguía de prosapia
hispánica se convirtió en mil maneras de vender la patria. La defensa de nuestra herencia cul-
tural, que es hispánica, nada tiene que ver con estas beaterías ultramontanas tan falsas como
los mitos liberales.

CARLOS ASTRADA

El único filósofo del nacionalismo ya no pertenece al grupo. Carlos Astrada, actualmente en el


marxismo, es una mente que maneja con seriedad profesional, los supuestos y técnicas de la
filosofía: entre 1930 y 1940 militó en el nacionalismo. Distinguía dos Américas bien definidas,
y apoyándose en el mismo Hegel, derivaba tales diferencias de la religión. Señalaba en el cato-
licismo, un factor de la unidad cultural hispanoamericana. Siempre con Hegel, anticipaba que
América “en las épocas venideras debe revelar su importancia histórico universal quizá en la
lucha del Norte y Sud América”.

EL LEGADO DEL NACIONALISMO: J. M. ESTRADA


No distingue entre nacionalismo católico y lucha por la liberación nacional. Esta veta popular
que el nacionalismo tradicional jamás comprendió. Para el nacionalismo toda movilización de
masas huele a comunismo. Esta forma abstracta de enfocar el nacionalismo como ideología,
no es casual. Responde a la premeditada y obcecada necesidad de ignorar, desde un punto de
vista conservador, a las clases sociales y eludir el problema del imperialismo. El imperialismo,
en efecto, plantea al nacionalismo de derecha dos cuestiones insolubles: 1) La imposibilidad de
combatirlo sin favorecer a un tiempo, en el orden interno –y estrechamente relacionado con el
dilema anterior- todo gobierno de masas propone la presencia activa del proletariado como
factor del poder político, participación obrera que al nacionalismo aristocrático le resulta into-
lerable (nota: en 1954 la CIA desde la embajada estadounidense en Buenos Aires elaboró un
informe sobre el peronismo y Perón a quién tildaban de anticomunista, pero al mismo tiempo
señalaban que tomaba medidas comunistas).

NACIONALISMO E INTERNACIONALISMO

El principal enemigo del nacionalismo y lo que promovió su incremento, fue el internaciona-


lismo de tipo comunista (nota: si bien en Argentina actuaron siempre junto a la derecha, el
propio Lenin había indicado que los PC de distintos países debían acompañar los procesos po-
pulares de liberación, ir por separados, pero golpear juntos).
De lo cual resulta que la lucha en un país semicolonial como la Argentina, no es contra los
opresores inmediatos, EE.UU. y Gran Bretaña, sino contra Rusia, que en esa lucha nacional
podría ser un aliado. Durante Perón lo fue de hecho. Y no por la alianza con el comunismo sino
por la acción de un gobierno apoyado en las masas. Y por tanto nacionalista. Que es el único
tipo de gobierno que preocupa a las potencias colonizadoras.
Sánchez Sorondo dice que “las ideas no tienen patria”. La cuestión reside efectivamente en
que la formalidad universal de las ideas se llene de contenido nacional.

IDEOLOGÍA Y ALINEACIÓN

“De todas las clases que hoy se enfrentan con la burguesía –ha escrito Marx- no hay más que
una verdaderamente revolucionaria: el proletariado. Las demás van degenerando y desapare-
ciendo con el desarrollo de la gran industria; el proletariado es el producto de ella. Las capas
medias, el pequeño industrial, el pequeño artesano, el comerciante, el campesino, todos ellos
luchan contra la burguesía para salvar su existencia como capas medias. No son pues revolu-
cionarias, sino conservadoras (¿cacerolazos?). Más todavía, son reaccionarias pues pretenden
volver atrás la marcha de la historia. Son revolucionarias únicamente cuando están en vísperas
de su paso al proletariado, cuando defienden no sus intereses presentes sino sus intereses
futuros, cuando abandonan sus propios puntos de vista para adoptar los del proletariado.

EL NACIONALISMO ARISTOCRÁTICO
Una aristocracia enferma sólo puede dar un pueblo enfermo. Ese patriciado es extranjero en la
justa medida que es un apéndice económico del imperialismo.
Sorondo dirá en relación a la Argentina de principios de siglo: “Entonces creíamos sinceramen-
te en el progreso cósmico y en las doctrinas efusivas. Y si refinábamos las haciendas nos so-
braba el tiempo para vivir pendientes del último pensamiento francés. Y aún nos sentíamos
capaces de raptar a Europa, o planear al menos, una América a su imagen y semejanza pero
con mucho más porvenir”.
Sorondo es un hombre que pone el país ante sus ojos, y en fugaces momentos, por encima de
su conciencia de clase. Durante la Segunda Guerra Mundial escribía con relación a Inglaterra:
“repetimos que si antes que la guerra termine no se manifiesta una política argentina después
será tomado demasiado tarde” Tal esperanza se cumplió con Peón mientras la izquierda cipaya
cantaba loas a Roosevelt y saludaba a Churchill en la calle Florida con la V de la victoria.
La “intelligenzia” de derecha y liberal en su conjunto, es una “intelligentzia” que pese a sus
variaciones ideológicas, nunca se ha acercado al pueblo, sustancia real del país.
Cuando después de 1946 una mejor distribución de la riqueza elevó al pueblo, esa clase infe-
cunda y perversa vio demagogia y despilfarro porque el pueblo comía.

EL REVISIONISMO HISTÓRICO

El mérito cierto del nacionalismo argentino y su verdadero aporte a la formación de la con-


ciencia nacional, ha sido su labor historiográfica que a despecho de su ideologismo, ha liquida-
do, a través del examen crítico de las fuentes, la colocación de textos, la exhumación de tradi-
ciones orales y los veneros autobiográficos poco conocidos y ocultos por la historiografía libe-
ral, la estructuración de una amplia bibliografía, todo el edificio levantado por la oligarquía
para su autoglorificación.

ROSAS Y SU ÉPOCA

José María Rosa ha investigado la situación económica del período rosista. Para Rosa, la inde-
pendencia política fue alcanzada al precio de la subordinación económica consumada en 1810.
Para el revisionismo, Rosas comienza siendo un hombre de Buenos Aires para transformarse
gradualmente en un conductor nacional. Sin embargo, la contradicción entre Buenos Aires,
vieja provincia metrópoli, y el interior –librecambio porteño y proteccionismo mediterráneo-
nunca fue suprimida enteramente. El creciente desasosiego de las provincias amenazadas –
tanto por Rivadavia como por Rosas- debido al monopolio de la aduana, es el que configura el
clima de guerra civil. A través justamente de la Ley de Aduanas, una política conciliatoria y
prudente, pero que en ningún modo solucionará la cuestión nacional de fondo. La facilidad con
que después de Caseros las provincias fueron dominadas, prueba que la economía rosista no
había apuntalado las estructuras sociales del interior. Buenos Aires entraba aceleradamente
en el régimen del comercio y la producción capitalista, el interior permanecía inmovilizado en
las formas atrasadas del artesanado y no de la industria manufacturera.
Fue la penetración extranjera lo que Rosas retardó, y no justifica la tesis de que Juan Manuel
de Rosas haya protegido al interior con criterio nacional. Está defendiendo, con amplia y utili-
taria visión política, los intereses de Buenos Aires mediante concesiones parciales a los del
interior.
Su protección a la industria artesanal no implicaba un programa moderno, y por tanto, n podía
promover el desarrollo industrial, a diferencia de lo que había acontecido en EE.UU. e incluso
Paraguay,
El interior nunca fue rosista. Pero Rosas, es innegable, fue más argentino que sus sucesores.

POLÍTICA DE CLASE Y ORDEN POLÍTICO

Rosas no era un político sino un hombre de orden, dice José María Rosa. Sólo los grandes polí-
ticos desatan la ola de odios que aún vela la significación de Juan Manuel de Rosas. Lo mismo
ocurrió con Yrigoyen y lo mismo con Perón.
Rosas cayó no porque el suyo fuese un gobierno por encima de las clases, sino porque la clase
a que pertenecía veía con codicia su vinculación con Inglaterra como más remuneradora que
un comercio hasta entonces intermedio entre mercado interno y el internacional. Esa clase
ganadera ya integrada, en primer término por Rosas mismo, prefirió en un momento de su
expansión sacrificar el país a sus intereses. Si Rosas se opuso al bloqueo anglo-francés, no sólo
lo hizo como argentino, sino como provinciano, pues no ignoraba que el interior se levantaría
en armas contra el extranjero y que las consecuencias de estos levantamientos podían hacer
peligrar la hegemonía de Buenos Aires.
Después del fusilamiento de Dorrego, Rosas trató de conciliar el federalismo de las masas, con
su unitarismo de hacendado, y de ensanchar su base política incorporando a los unitarios, con-
vencido tal vez, de que estos terminarían por aceptar su persona a través de un unitarismo
práctico disfrazado de federalismo. Tal programa conciliatorio de 1929 no halló eco en la furio-
sa incapacidad nacional de los unitarios. Pero si la glorificación de Rosas es un exceso, el revi-
sionismo ha planteado por eso mismo, la necesidad de una historia nacional más allá de las
restricciones de liberales y nacionalistas. El país la tendrá. Y en esta génesis y síntesis de la
verdadera historia nacional, el revisionismo histórico puede, con razón, arrogarse el mereci-
miento de haber contribuido, por la vía de los estudios históricos a la formación de la concien-
cia nacional de los argentinos.

BALANCE DEL NACIONALISMO HASTA 1955

El verdadero promotor del nacionalismo de las masas fue Perón mediante su obra defensiva
de la economía nacional. Del alto nivel de vida que esa revolución significó para las masas,
hasta entonces ultrajadas, devino la conciencia de la dignidad de la nación que fue experimen-
tada por el obrero más humilde como una cosas propia mientras los intelectuales gimoteaban
por la libertad, que ellos mismos, como asalariados de la burguesía, no habían conocido. La
enérgica connotación argentina del nacionalismo, se ha identificado, sin duda, como emoción
multitudinaria, con la acción de las masas, pero el pueblo ha invertido la pirámide conservado-
ra del nacionalismo abstracto y lo ha hecho real.

F.O.R.J.A Y LA LUCHA POPULAR


POR LA LIBERACIÓN NACIONAL
(LA “DÉCADA INFAME)

CAPÍTULO IV

“En materia económica hace tiempo la Argentina es prácticamente


una colonia británica”
Wilburn Burton – The Spectador, Londres 1933

“No hay nada demasiado malo ni demasiado bueno qué no haga


un inglés, pero jamás lograréis sorprender a un inglés con las ma-
nos en la masa. Todo lo hace en defensa de los principios. Pelea c
vosotros por un principio patriótico, os roba por un principio co-
mercial, y os esclaviza por un principio imperial”.
Bernard Shaw

Al caer Yrigoyen el 6 de septiembre de 1930 bajo el triple signo de la depresión mundial de


1929, la ofensiva petrolera yanqui y el retorno político de la oligarquía ganadera al poder, se
inicia el desgraciado período de retroceso de Argentina como Nación.
El Gral. Justo se ufanaba de ser el sacerdote de la democracia. Todo fue enajenado en térmi-
nos legales que hacían de la Argentina una factoría. Presidentes, legisladores, jueces, partidos,
prensa, Universidad, entraron en este vasto engranaje antinacional, mientras el pueblo era
aislado y escarnecido por el fraude científico al que la oligarquía denominaba patriótico.
Incluso se fomentaba la propaganda contra el imperialismo yanqui, pero no en la medida que
sería a la conciencia histórica de la unidad hispanoamericana, sino a la hegemonía de Inglate-
rra, que así obturaba en el pueblo argentino la comprensión de su dependencia directamente
atada al dominio británico.
Aislar todo pensamiento argentino era la misión combinada de la prensa, la radio, el cine, al
servicio de los centros organizadores del poder mundial.
SOFINA, integrada por capitales belgas, franceses, españoles, etc., extendía sus dominios a
provincias y municipios. Todos los grupos coordinados entre sí, controlaban los servicios de
ómnibus, tranviarios, teléfonos, fábricas de hielo, etc.
La política de la oligarquía, mientras el pueblo era sumido en la miseria, tendía a salvar las
familias terratenientes de la ruina provocada por la crisis ganadera y agraria mundial.
El socialismo preparó las leyes de la entrega exigidas por Gran Bretaña y sancionadas por las
cámaras con celeridad asombrosa. Los frigoríficos se constituyeron en trust y controlaron el
comercio de la exportación de carnes, mientras las empresas, ferroviarias, tranviarias, eléctri-
cas, dictaban sus condiciones al gobierno. Todo el país estaba dominado en materia eléctrica
por grupos extranjeros.
El Banco Central, sobre las ideas de Sir Otto Niemeyer, “eminente perito británico” aseguraba
a Inglaterra la dirección de la economía de la Nación, como se decía en el mensaje al Congreso.
Pinedo (PS) manifestó en el Senado que salvar a los deudores –es decir la oligarquía- era salvar
al país.
Con anterioridad a 1945, la Argentina tenía un índice alimenticio inferior a los más pobres paí-
ses europeos. Toda iniciativa nacional era cegada de sus fuentes. Industriales argentinos de-
ambulaban sin éxito como postulantes de préstamos bancarios. Y mientras se ejecutaba sin
dilación a los morosos se concedían créditos a la oligarquía para el fomento de la raza caballar.
La Unión Industrial, dirigida por Luis Colombo, estaba ligada a la oligarquía del interior. Dueño
de bodegas en Mendoza, era también miembro del directorio de la sociedad Lengs Roberts
Ltda.. Un diario lo llamaba “representante de los bancos extranjeros”. Asesor de la Junta Regu-
ladora de la Industria Vitivinícola, además, era director del Banco Central en representación de
la industria nacional y sus negocios se entramaban con los ferrocarriles británicos. Luis colom-
bo intervino en la designación del ministro Pinedo.

LA MISERIA POPULAR

Los obreros rurales carecían de toda protección. Desheredados sociales no había para ellos
horarios de trabajo, ni descanso semanal, ni vivienda. Los peones dormían en los galpones o
bajo las chatas de cara a las estrellas. Se les exigía soltería. En las empresas del norte argenti-
no, los obrajes acuñaban sus propias monedas de cuero y tenían proveedurías donde recupe-
raban los jornales de hambre pagados a los peones. La situación era general en Salta, Jujuy,
Tucumán, Chaco, Santiago del Estero y en la Patagonia.
Mientras los peones rurales, empujados por la miseria, iniciaban su éxodo, aumentaba el ejér-
cito de reserva del trabajo, en la ciudad portuaria y demás centros urbanos, todo era barato,
pero los comercios estaban vacíos, las salas de espectáculos funcionaban bien los sábados y
domingos únicamente.
Era el país mismo y su trabajo nacional el que estaba enajenado por la política económica y
monetaria de la clase ganadera, en tanto en Puerto Nuevo funcionaba la “olla popular” para
los desocupados.
Los diarios, mediante campañas coordinadas, mantenían en la ignorancia a la opinión pública.
La tuberculosis era la enfermedad definitoria de una época y al mismo tiempo millones de
argentinos creían en el país más rico de la tierra, como se les había enseñado en la escuela. En
el periodismo, los sueldos indecentes se compensaban con la cocaína barata, el ajenjo impor-
tado en los despachos de bebidas o en los burdeles y cafetines del centro con mujeres de to-
das las latitudes y todas las epidermis.
YPF en el año 1934 lograba un ahorro para la economía nacional de 300 millones de la moneda
de entonces. Mientras tanto, sobre un total de 190 millones de hectáreas, 120 servían a la
ganadería. Pero en los hogares medios y pobres no se comía carne. Y menos en el interior. Es
falso que en la Argentina fuera la carne el alimento cotidiano de las capas bajas de la pobla-
ción.

EL NACIMIENTO DE F.O.R.J.A.

F.O.R.J.A., cuyo significado era Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, ya en la


sigla descubre sus orígenes. Fue un movimiento ideológico surgido de la crisis de la UCR acele-
rada a raíz de la muerte de Hipólito Yrigoyen.
Los rasgos tipificadores del movimiento son los siguientes: 1º) Un retorno a la doctrina nacio-
nalista aunque vacilante de Yrigoyen filiada, en el orden de las conexiones históricas, a las an-
tiguas tradiciones federalistas del país anteriores a 1852. 2º) Retoma en su contenido origina-
rio, los postulados ideológicos de la Reforma Universitaria de 1918. 3º) Su pensamiento no
muestra influencias europeas. Es enteramente argentino por su enraizamiento con el doctrina-
rismo de Yrigoyen, e hispanoamericano bajo la influencia de Manuel Ugarte y Raúl Haya de la
Torre y el aprismo peruano. 4º) Sostiene la tesis de la revolución hispanoamericana en general
y argentina en particular asentada en las masas populares. 5º) Es un movimiento ideológico de
la clase media universitaria de Buenos Aires, en sus capas menos acomodadas, con posteriores
ramificaciones en el interior del país. 6º) En su posición antiimperialista enfrenta tanto a Gran
Bretaña como a EE.UU., en un doble enfoque nacional y latinoamericano.
La idea de FORJA fue lanzada por Arturo Jauretche y antecedida por conversaciones con viejos
luchadores del radicalismo como Manuel Ortiz Pereyra, Gabriel del Mazo, Juan B. Fleitas,
Homero Mancione (Manzi), A. Gutiérrez Diez, etc.

F.O.R.J.A. EN ACCIÓN

La acción de FORJA tuvo por objetivo inmediato combatir la dirección partidaria de Marcelo T.
de Alvear que representaba la tendencia conservadora y oligárquica. En su ánimo de aristócra-
ta, Yrigoyen era “la hidra parasitaria, partido el árbo por un rayo, la planta se seca y se muere”,
según decía Alvear.
Waldo Frank, un extranjero, había visto esa revolución de modo muy distinto que el heredero
de Yrigoyen y jefe del radicalismo: “Volaron unos aviones, desfilaron unos militares y por la
noche, en la Casa Rosada, los terratenientes argentinos tomaron champagne de las mejores
vendimias, pagado con el oro de los petroleros norteamericanos”, luego del golpe militar.
Bien pronto, el genio colonialista de Inglaterra habría de desplazar al inexperto y bárbaro im-
perialismo yanqui. Al iniciarse la “década infame” las inversiones inglesas en la Argentina as-
cendían a 446 millones de libras esterlinas. Con anterioridad a la Segunda Guerra Mundial, el
60 por ciento de las inversiones extranjeras eran británicas.
La dependencia Argentina está reflejada en las siguientes cifras dadas por Isabel Sisk y Robert
Lennie: “La Gran Bretaña compra de un 30% a un 40% de todas las ventas argentinas y nota-
blemente el 90% de sus carnes de la cuota de exportación”.
En 1934, Arturo Jauretche caracterizaba así aquella situación: “La revolución de septiembre a
tenido y tiene una finalidad imperialista, se incubó en las empresas petroleras y se ha hecho
carne en todos los intereses del capitalismo extranjero al servicio de los grupos yanquis con
Uriburu y de los ingleses ahora, ha volteado la democracia porque ella, mediante el yrigoye-
nismo que cada día precisaba más su definición nacionalista de izquierda, corría el privilegio de
explotación conseguido sistemáticamente gracias a los gobiernos oligárquicos, desde el em-
préstito Baring de 1824, que comienza a crear los eslabones de la cadena”. A renglón seguido
puntualizaba el doble carácter económico y cultural del dominio imperialista: “Los institutos de
enseñanza se preocupan por formar una mentalidad adocenada que orienta a los abogados,
médicos, ingenieros y demás alquilones de esas empresas, preparando las clases dirigentes
para la función de capataces que se les asigna y la policía cuida celosamente de ahogar con la
persecución lo único argentino que está quedando en el país: la gente humilde que palpa en
su miseria la realidad colonial de la patria”. Esta opinión es importante, pues anticipa el idea-
rio de FORJA.

1934: EL LEVANTAMIENTO DE LA ABSTECIÓN

al levantarse la abstención en 1934 en cumplimiento del plan británico, el radicalismo entró en


su descomposición final. El pueblo, bajo la presión del fraude y de la deserción del Comité Na-
cional, cayó en un creciente escepticismo político. Tal descreimiento favorecía los planes de la
oligarquía, pero al mismo tiempo, en la compleja y silenciosa realidad colevtiva, se incubaba
lentamente en las masas populares como una invisible expansión molecular, un fuerte aunque
difuso sentimiento nacional antiimperialista.
Este período asistió, en primer término, al ocaso de los partidos tradicionales adscriptos al
sistema de fraude y de la entrega. En los actos radicales, bajo la dirección de Alvear, era cada
vez más notorio el divorcio entre el partido con las masas. Las masas se sentían así doblemen-
te defraudadas por la oligarquía y por el radicalismo. Ya el radicalismo –hecho que FORHA no
alcanzó a comprender y que determinó en parte su fracaso político- no estaba en condiciones
de interpretar a la Nación. Sus contradicciones de clase emergieron en la década del 30 en
toda su profunda e insuperable realidad histórica. Los problemas centrales del país se eludían
en las tribunas entre loas a la democracia y evocaciones mortuorias del jefe desaparecido y
traicionado.
Por aquellos días, un clérigo republicano español, Basilio Álvarez, visitó el país. Asombrado por
la potencia numérica del radicalismo, le preguntó a Alvear cómo era posible que no encabeza-
se una revolución. A lo que éste contesto: “Porque yo sería la primera víctima”.
Marcelo T. de Alvear, varón de estirpe, continuaba una añeja tradición familiar. Su abuelo Car-
los María de Alvear, a quince años de la Revolución de Mayo de 1810, se dirigía al representan-
te de Su Majestad Británica en estos términos: “Estas provincias desean pertenecer a Gran
Bretaña, recibir sus leyes, obedecer su gobierno y vivir bajo su influjo poderoso”. Hoy Carlos
María de Alvear tiene la estatua ecuestre más bella de Buenos Aires –y una de las mejores del
mundo- ejecutada por el genio de Bourdelle. Pero el arte no compensa el símbolo. En verdad,
Marcelo T. de Alvear fue el espíritu de la oligarquía enquistado en el partido más popular que
hasta entonces haya existido en la Argentina, pero minado en potencia, desde sus orígenes
históricos, por la situación colonial de la Argentina posterior a 1853 como por sus contradic-
ciones de clase.

EL PUNTO DE PARTIDA DE F.O.R.J.A.

Jauretche resumió el estado espiritual de las causas que levaron a muchos radicales a levantar-
se contra Alvear. FORJA se inspiró en una antítesis de Yrigoyen.
Jauretche contraponía lo nacional a lo antinacional, rehaciendo la vieja tesis yrigoyeniana so-
bre el “régimen” y la “causa”. También destacaba en Yirigoyen su firme aunque velado senti-
miento hispanoamericano y la intuición de las fuerzas secretas que trabajaban por la desinte-
gración nacional. El caudillo radical había iniciado una política nacional defentista de los ferro-
carriles, y lo mismo con los servicios públicos. De ahí su política frente al petróleo y a las rique-
zas del subsuelo, que “no pueden ser objeto de otras explotaciones que las de la Nación mis-
ma”. Esta era la posición histórica de Yrigoyen. Pero no para las izquierdas extranjerizantes que
lo acusaban de fascista.
Para sofocar la resistencia popular, el “régimen” se valió del propio radicalismo. En efecto, al
levantarse la absención el 5 de enero de 1935, se precipitó la desnacionalización del partido.
Esto legitimó el vasallaje.

EL ESCLARECIMIENTO DE F.O.R.J.A.

FORJA planteó por primera vez en la Argentina la cuestión del imperialismo británico en sus
implicancias nacionales. Esta tarea se desarrolló en tres frentes: 1º) Como lucha interna dentro
de la UCR corrompida por sus trenzas políticas y la insolvencia de los dirigentes 2º) En las tri-
bunas callejeras mediante una acción proselitista áspera y electrizada, en medio de la indife-
rencia desalentadora al principio de la opinión pública, y finalmente, del creciente apoyo de un
público político independiente que rodeaba las tribunas de la agrupación. 3º) Mediante libros
y folletos, volates y slogans de enérgica connotación argentina.
Si los hombres de FORJA como radicales estaban destinados al fracaso, como ideólogos tenían
asegurado, por el vertiginoso crecimiento del país, una misión ideológica progresista. Así Artu-
ro Jauretche decía en una conferencia: “Así la emancipación económica y la justicia social se-
rán el complemento indispensable de la independencia política”. Se anticipaba una década a la
bandera que al ser agitada por Perón y tomada por el proletariado argentino habría de romper
con la dependencia de un país, materia y fundamento de la lucha patriótica de FORJA.
Uno de los cartelones callejeros que se pegaron en 1935:

¿Los argentinos somos zonzos?


“Ghandi está con la libertad y la democracia, pero quiere que empiece por la India. Empece-
mos aquí con los frigoríficos, los ferrocarriles, el comercio de cereales, el servicio de luz y de-
más fuentes de nuestras riquezas nacionales que son las prendas de nuestra libertad. Ni las
plutocracias, ni el nazifascismo pelean por nosotros. Esta tarea es nuestra. Sólo hay un nacio-
nalismo: el radical. Sólo hay un radicalismo: el de FORJA”

En 1936, consumada la abdicación del radicalismo decía FORJA: “La Restauración de la Argen-
tina sólo podrá cumplirse sobre la base de la soberanía popular, la emancipación económica y
del imperio de la justicia social”.
Diez años después, el 17 de octubre de 1945, el pueblo haría suya esa bandera y confirmaría
una anticipación de FORJA: “Si estamos equivocados, nadie nos oirá, pero si el pueblo entiende
que estamos en la verdad, ha de secundar la tarea que emprendimos sin vacilación y con alti-
vez de argentinos”.
No estaban equivocados. El 17 de octubre de 1945 divide en dos partes, con la unión eje del
Ejército y el pueblo, la historia de la Argentina moderna.

EL DESARROLLO DE F.O.R.J.A.

La piedra angular del sistema rotaba alrededor del comercio de carnes. Esta política era la con-
secuencia del Tratado de Ottawa firmado pocos años antes por Inglaterra y sus colonias. En
1933, el diario francés Le Monde, decía: “¿Qué es la Conferencia de Ottawa? Un esfuerzo bri-
tánico para impedir la penetración yanqui en sus propias colonias, en Canadá, y en las Indias, y
en sus esferas de influencia, China y América del Sur”.
Por eso a raíz del trato diferencial concedido por la metrópoli a sus colonias, la oligarquía ar-
gentina fue presa del pánico. El gobierno, inquieto envió a Londres la misión Roca.
De ahí partieron las exigencias inglesas de reordenar el sistema financiero argentino, la legali-
zación del partido radical como garantía de estabilidad política y el apoyo internacional a la
política colonialista británica en América Latina y en la Conferencia Económica Mundial. Todo
esto fue cedido por el presidente Justo: Decía Le Monde: Ña colaboración de Sudamérica toma
aspectos menos disimulados. Con motivo de la misión Roca a Inglaterra, Sir Samuel insinuó era
oportunidad para que la Argentina se incorporara voluntariamente al imperio “con el mismo
estatuto e iguales responsabilidades que ligan a los dominios británicos”. El imperialismo fo-
mentaba desarmonías, tendencias separatistas dentro de los propios territorios nacionales, tal
el caso de San Pablo en Brasil y Salta en la Argentina, bajo la constelación siniestra de la Stan-
dard Oil.
En este clima FORJA desarrolló una doble prédica. En la calle, violentas y estridente. Y en su
sótano, una acción de educación ideológica popular. Ya estaba firmado el Tratado de Londres.
Había sido tramitado durante la misión, Roca, por un argentino, Guillermo Leguizamón, que
mereció por su gestión, un título nobiliario por parte de la corona británica. Sir Guillermo Le-
guizamón era presidente de empresas ferroviarias inglesas y al mismo tiempo diplomático
argentino ante Gran Bretaña. Es decir, el gobierno argentino había enviado con plenos poderes
a Londres a Lequizamón para que defienda los intereses argentinos en Inglaterra, sin reparar
que Inglaterra por medio de sus capitalistas, le pagaba al mismo Leguizamón para que dirija y
defienda sus intereses ingleses en la Argentina.
La UCR permanecía en silencio. A raíz de la muerte de Yrigoyen, de, de capitulación en capitu-
lación, venía apoyando los hechos desde 1930, la política de la oligarquía.
En un volante de FORJA, condensaban la naturaleza y la talla del enemigo a que combatían:
“Jorge Canning escribía en 1824: ‘La América Española es libre y si nosotros los ingleses mane-
jamos nuestros negocios con habilidad, ella será inglesa’ (Carta a Granville, citada por H. Tem-
perley en The Later America Policy of George Canning). Bajo su inspiración e instruicciones, la
diplomacia inglesa nos segregó la Banda Oriental del Uruguay y el Alto Perú. Los financieros
ingleses Baring Brothers, nos endeudaron sin arriesgar capitales. Los comerciantes ingleses se
apoderaron del manejo de la moneda, de la tierra, del comercio exterior. Cien años después, la
obra de dominación ha quedado completada y perfeccionada: Ingleses son los medios de co-
municación y transporte, inglesas las empresas monopolizadoras del comercio exterior, ingle-
sas en su mayor parte las empresas de servicios públicos, inglesas las más grandes estancias de
la República, inglesas las mejores tierras de la Patagonia, inglesas todas las grandes tiendas,
inglesas todas las grandes empresas que rinden dinero y están protegidas por el gobierno ar-
gentino, inglesas son las voluntades que manejan la moneda y el crédito desde el Banco Cen-
tral, inglesas sin las directivas a que obedece nuestra política exterior e interior, inglesas “son”
las Malvinas y Las Orcadas. Los designios de Canning se han cumplido. Los negocios ingleses se
han conducido y se conducen con “habilidad”. ¡Por eso Canning tiene una estatua en Buenos
Aires!”

RAUL SCALABRINO ORTIZ: SU INFLUENCIA

Detrás de las ideas de FORJA actuaba la inteligencia de un patriota. Raúl Scalabrini Ortiz quemó
su vida al servicio el país. A él se deben los análisis económicos sobre el imperialismo británico,
y la intuición primero, y comprobación después, de la apretada textura de intereses materiales
y relaciones invisibes, que han condicionado la existencia histórica de la Argentina y la lucha de
su pueblo por la emancipación nacional. Scalabrini Ortiz es uno de los grandes constructores
de la conciencia histórica de los argentinos.
Un pueblo que adquiere conciencia común de su dependencia, ha entrado en la lucha por la
libertad. Todo lo extranjero era intocable para esa minoría educadora. Todo lo nativo dañoso.

PAÍS ARCAICO Y PAIS INMIGRATORIO

En 1934 un viaje a Europa libró a Scalabrini Ortiz de ilusiones. Esas ilusiones que la intelectuali-
dad portuaria, en su abolición cultural, en su espíritu monográfico, convertía en actitud displi-
cente de lo propio. La realidad europea, en su miseria, lo desencadenó de un mito. El mito de
Europa. Porque él también había sido formado en las grandes y acuosas veneraciones
Las ideas de Scalabrini Ortiz no ofrecen muchos matices. Están sólidamente estructuradas al-
rededor de una idea focal: la Argentina. Por eso, su pensamiento sobre la América Latina y el
país, forman una unidad indivisa: “La Argentina está en retardo. Vendida en su falsa opulencia,
entró en desdén y se creyó europea o norteamericana y fue tal su locura que hasta lo europeo
mismo llegó a despreciar a ratos comparándose en su delirio a la todopoderosa fracción anglo-
sajona de la América del Norte”. Scalabrini Ortiz sabía que esa riqueza no nos pertenecía, que
era “una leve apariencia del dominio político” no real. Scalabrini Ortiz probaba que en materia
de vehículos, longitud de vías, consumo de maquinarias por habitantes, en marina mercante,
electricidad, telares, depósitos bancario y de ahorros, en importaciones totales, la Argentina
estaba en último puesto con respecto a las colonias británicas. Y probó también que a través
del empréstito de Baring Brothers fue el principio de nuestra dependencia a Gran Bretaña.
Al mismo tiempo, Sir Esmon Ovey, cuando era embajador inglés en Buenos Aires: “Los argenti-
nos son los extranjeros más británicos que he conocido”.

LOS FERROCARRILES ARGENTINOS

El poder de las empresas ferroviarias, por ejemplo, abarcaba a la prensa, la justicia y la Univer-
sidad. Ministros argentinos acataban órdenes de Londres. Miguel Ángel Cárcano, embajador
ante Gran Bretaña, exponía ante Sir Montagu Eddy, su “opinión contraria a la adquisición por
parte del gobierno argentino de la totalidad de la red ferroviaria británica, porque consideraba
beneficioso para el país la vinculación de capitales británicos”. En verdad, el proyecto inglés
tendía al monopolio total de los transportes –ferroviarios, automotrices, aéreos- en todo el
territorio de la República.
Raúl Scalabrini Ortiz demenuzó: “Adquirir los ferrocarriles equivale a adquirir soberanía”.
Se trataba del problema de los ferrocarriles, llave del dominio colonizador inglés y canal al
exterior de nuestras exportaciones de carnes y cereales también controladas por Gran Breta-
ña.
La implacable crítica se basaba en “esa fábula canalla sobre nuestra incapacidad para adminis-
trar”. Se dedujo con corrección, que para Inglaterra, el problema residía en sofocar la tenden-
cia argentina hacia la industrialización, o como decía The Economist “hacia el nacionalismo
industrial”.
La oligarquía facilitó el dinero a las empresas extranjeras para la construcción de otras redes, y
al mismo tiempo, estas empresas recibieron gratuitamente 346.746 hectáreas de tierra que les
fueron despojadas a los propietarios nativos.
El poder ferroviario fue superior al de los gobiernos nacionales. Las rentas de las empresas
particulares llegaron a superar las de la Nación. Pero no paró ahí el poder de los ferrocarriles.
El interés ingles impuso tarifas aduaneras, administró o anuló puertos, orientó o impidió de-
terminados cultivos, enfrenó el desarrollo de poblaciones enteras, escogió presidentes, vetó
candidaturas. El país fue distorsionado por el capital colonizador antiprogresista. Scalabrini
Ortiz en contraste, recordaba cómo la grandeza de Alemania, Italia y Japón, fue antecedida por
el control estatal centralizado de los ferrocarriles. Y también, que en ningún dominio británico,
los ferrocarriles eran ingleses, sino nativos.

F.O.R.J.A. FRENTE AL FASCISMO Y LA GUERRA

Desde 1935 FORJA desarrolló una campaña contra el fascismo y la guerra que estalló cuatro
años después, y fundada en la realidad histórica de neutralidad que había mantenido sin decli-
naciones Yrigoyen.
Las ideas de FORJA sobre el fascismo fueron expuestas y al mismo tiempo difamadas. Por otra
parte, FORJA nunca atacó al comunismo como sistema. Pero desembrolló lo que había de anti-
nacional en las tácticas del PC a la deriva de la oligarquía probritánica.
Luis Dellepiane fue el único hombre de FORJA que atacó a Rusia. Pero estos ataques no son
graves. Más bien frases literarias y en cierto modo, concesiones ideológicas de intelectual de la
época del lieralismo. Dellepiane, pese a los deslices literarios, comprendía bien a la intelectua-
lidad de izquierda:
En agosto de 1914, refiriéndose a las maniobras de los dirigentes de la II Internacional que
pusieron las masas obreras al servicio de los respectivos capitalismos nacionales, fulminó Lenin
la condenación siguiente: “Ajustándose a ellas los partidos obreros en lugar de oponerse a los
manejos criminales de sus gobiernos han exhortado a la clase obrera a unirse a los imperialis-
mos”. La táctica del “frente popular”, el apoyo a la pseudo democracia capitalista, el enerva-
miento revolucionario en las colonias sometidas al imperialismo, las concomitancias ridículas
con el Vaticano, he aquí el blanco que Lenin alcanza a través del tiempo.
Dellepiane siguiendo las ideas de Scalabrini Ortiz, explicaba la táctica inglesa aplicada con ma-
no maestra en esta cuestión del nazismo, con sus hierofanes tipo Silvano Santander: “Inespe-
radamente se denuncia al país la infiltración nazi en la Patagonia, conjuntamente con las ma-
niobras del nacional-socialismo constituido como partido político en nuestro país. De inmediato
el confucionismo izquierdista y pseudo democratizante, le hace el juego a la maniobra inglesa
iniciando una campaña contra los peligros del nazismo”. Y agrega: “¡El argentino que hable de
la infiltración nazi en la Patagonia, sin decir previamente que de esta colonia inglesa que es la
Argentina, lo más inglés es la Patagonia, es un traidor a la patria y a la revolución emancipado-
ra del pueblo argentino! Denuncio aquí la cobarde y venal actitud del izquierdismo y del electo-
ralismo inglés dominante, que es el que ha despertado el apetito del imperialismo alemán en
potencia dado el poco trabajo que le cuesta a Inglaterra dominar a la Argentina”.

F.O.R.J.A. FRENTE AL SOCIALISMO Y EL NACIONALISMO

FORJA combatió en todos los frentes. Uno de los hombres activos del grupo, Darío Alessandro,
resumió la postura de FORJA frente al socialismo: “Para todos aquellos que no estén al tanto
de los medios de que el imperialismo se ha valido para dominarlos, los socialistas son algo así
como las vestales, los puros de la política argentina. Ellos parecen ser los líricos de la reivindi-
caciones populares, los incontaminados en los mil negociados de la politiquería”.
El socialismo había estado contra el país oponiéndose en la Primera Guerra a Yrigoyen mien-
tras se apareaba a la oligarquía. Con el argumento del Estado mal administrador se opusieron
furiosamente a la nacionalización del petróleo, resistieron con zaña la política industrializado-
ra, la ley de jubilaciones y pensiones, la reforma universitaria de 1918 (nota: el mismo discurso
del neoliberalismo de la década de 1990).
En un artículo de FORJA se hablaba en forma más categórica del Partidos Socialista: “El PS es
un partido extranjero y vincula la curva de su crecimiento y decadencia a la de la inmigración.
El socialismo padece del mismo mal que nuestro “nacionalismo”. Y es que corresponde a un
método mental común. Pretende excluir la realidad para cambiarla en lugar de comprenderla y
superarla”.
La crítica de FORJA se quedaba corta. Estos socialistas antimilitaristas y rupturistas de 1914, en
la segunda guerra mundial se desgañitarían a favor de la ley de préstamos y arriendos nor-
teamericana con el fin de defender la “democracia” de la Standard Oil y la Shell Mex. Antes,
como precedente de este apartamiento del país, Nicolás Repetto y Joaquín Anchorena habían
conseguido la derogación de la ley sancionada por Yrigoyen sobre jubilaciones de los emplea-
dos de comercio. Alfredo Palacios, pedía en nombre de la juventud libre y democrática, la re-
nuncia del presidente Yrigoyen, y el líder perpetuo de la Reforma de 1918 callaba qué esta fue
posible gracias al caudillo radical. Pero frente a la “barbarie” de Yrigoyen, Alfredo Palacios,
demagogo incorregible, personaje ubicuo que ha salvado la ropa en todas las crisis del partido,
como el pajarraco legendario de Simbad extendía una vez más sus alas funerarias sobre el hue-
vo reluciente de América.

LA POSICIÓN DE F.O.R.J.A. FRENTE A LA UNIVERSIDAD

FORJA actuó también en la Universidad enfrentando la oposición de las izquierdas. Arturo Jau-
retche decía: “En Caseros empieza la liquidación del partido federal que arrastra su agonía
según van siendo liquidados los caudillos de la Federación, Costa, Lagos, Peñalosa. El Partido
Federal era el partido democrático, de una democracia bárbara y primitiva si se quiere, pero la
única que vivió el país”.
FORJA decía: LA HISTORIA ES UN ARMA.

F.O.R.J.A. FRENTE A LOS EE.UU.

Una de las deformaciones calculadas acerca de FORJA consiste en hacer aparecer su acción
como limitada a la lucha contra el imperialismo británico. Nada más falso. Si FORJA centró su
propaganda contra Inglaterra, al revés de las izquierdas que vociferaban contra los EE.UU.,
pero callaban la influencia británica en la Argentina, tal hecho prueba el carácter nacional de
su programa emancipador.
El panamericanismo es un término comercial yanqui que dice: “Compren nuestros productos.
El senador Preston había resumido así: “La bandea estrellada flotará sobre toda la America
Latina hasta Tierra del Fuego, único límite que reconoce la ambición de nuestra raza”.
FORJA, con tal motivo expuso su opinión: “EE.UU. es hoy la más fuerte nación imperialista del
mundo. Las inversiones yanquis en nuestra América alcanzan los 6 mil millones de dólares y a 5
mil de las inglesas”. En tanto la izquierda se concentraba en la lucha contra el nazismo, agre-
gaba FORJA: “EL New Deal es la tentativa descarada de reconstruir la ‘prosperity’ salvando por
lo pronto el capitalismo nacional”. Y denunciaba FORJA que detrás de la política de “buena
vecindad” se afianzaba la opresión de la América Latina desde México al Brasil y Chile: “Esta
política del “buen vecino” se caracteriza progresivamente por rebajar la apariencia brutal del
sistema imperialista de la Unión. No más cañones ni desembarcos. No más escándalo. Dirá
buenas palabras que no cuesten nada y empleará las formas que son instrumentos”. FORJA
denunciaba la política de Roosevelt con respecto a Cuba y la farsa de la llamada “enmienda
Platt”. Decía: ... hoy la soldadesca de Batista, el “revolucionario” es la guardia blanca de las
propiedades e intereses yanquis...En el exterior la nación prosigue por las grandes agencias
plutocráticas: United Fruti Company, Electric Bond and State, Standard Oil, Panamerican Air-
ways, Gulf Oil, etc... La inmensa mayoría de las naciones coloniales representadas en la Confe-
rencia de Buenos Aires lo estarán no por los representantes libremente elegidos por las mayo-
rías nacionales sino por los gobiernos cómplices del imperialismo, cualesquiera sea su bandera.
Sólo una Interpopular Americana podrá resolver los problemas de la vida y el destino de nues-
tros pueblos hoy esquilmados y escarnecidos en su dignidad”.

F.O.R.J.A. FRENTE AL 17 DE OCTUBRE DE 1945

El 17 de octubre de 1945 FORJA emitió un comunicado:


“La Junta Nacional de FORJA en presencia de la agitación oligárquica promovida por las fuerzas
de la reacción, en connivencia con los trabajadores ante el riesgo de una restauración econó-
mica y de dominación imperialistas establecidos desde el 6 de septiembre de 1930 por la mis-
ma confabulación de intereses e ideologías. Declara: Que en el debate planteado en el seno de
la opinión está perfectamente deslindado el campo entre la oligarquía y el pueblo, cualesquiera
sean las banderas momentáneas que se agiten, y que en consecuencia en su deber argentino,
expresa su decidido apoyo a las masas trabajadoras que organizan la defensa de sus conquis-
tas sociales”. Respecto a la UCR, decía: “Que el comité Nacional que se atribuye la representa-
ción de la UCR se ha pasado al campo de la oligarquía al desoír la opinión y las orientaciones de
las figuras representativas del radicalismo yirigoyenista”. El comunicado terminaba así: “Pan,
Patria y Poder para el Pueblo”.
Mientras tanto, el Partido Comunista decía: “Ciudadanos: Buenos Aires ha sido invadida por
hordas bárbaras que al amparo policial, han cometido toda clase de desmanes y atropellos.
Ocupe su puesto de lucha contra la dictadura”.

PERÓN, EL ASCENSO DE LAS MASAS Y


LA DEGRADACIÓN DE LAS IZQUIERDAS

CAPÍTULO V

El golpe militar del 4 de junio, es un movimiento anticomunista pero también antioligárquico,


es antiliberal pero no busca apoyo de las masas populares. Debía definirse ineludiblemente en
un sentido reaccionario o popular. El Ejército Argentino ha sido partidario de la industrializa-
ción, coincidían históricamente con la vaga tendencia de la burguesía industrial, consolidada
durante la guerra, hacia la independencia económica. La primer consecuencia fue una política
proteccionista. La reacción del imperialismo y de las fuerzas internas proimperialistas ligadas al
antiguo orden fue inmediata
Perón comprendió la transformación que se había operado en el país. Mientras las fuerzas
políticas de la vieja Argentina se polarizaban alrededor de la democracia formal incumplida,
Perón desafió el potencial económico coligado de los intereses imperialistas, de los grandes
diarios, de la burguesía mercantil de Buenos Aires, de la mayoría de la intelectualidad y apeló a
los sectores populares decepcionados del radicalismo, a los estratos más castigados de la clase
media, a las peonadas del interior que habían votado bajo la despótica voluntad del caudillo a
radicales o conservadores, pero sobre todo, su campo de operaciones inmediato, fue el prole-
tariado industrial de las ciudades.
El sentimiento de que el capital extranjero era la causa de todos los males era generalizado en
la oficialidad la composición social del Ejército, cuyos oficiales no pertenecen a las clases altas,
favoreció esta mejor comprensión, en sus cuadro de oficiales, de la fuerza que anidaba en el
pueblo, y explica en parte, por qué el Ejército no tiró contra los obreros en octubre de 1945, a
pesar de su temor a las masas.
Perón logró rápidamente el sostén de un sector social hasta entonces excluido, la clase obrera
de origen provinciano sin ligazones con el débil, anárquico extranjerizante movimiento sindical
de la ciudad puerto.
Esa masa, hasta entonces dispersa, en breve tiempo dio un salto histórico formidable hacia su
unidad de clase en medio del desconcierto general de los partidos acostumbrados a comprar
libretas donde había millones de argentinos víctimas de la opresión social. Se dio entonces, un
frente nacional defentista fluido en torno al eje del Ejército. Tal tipo de alianza es inevutable
en un país semicolonial y condiciona la posición atiimperialista del Ejército mismo. El Ejército
vaciló cuando en el mes de octubre de 1945, la Marcha de la Constitución y la Libertad, reunió
doscientas mil personas bajo la directa intervención del embajador estadounidense Spruille
Braden.

EL RETORNO DE PERÓN

El 17 de octubre bajo la acción de las masas y la huelga general, Perón fue libertado. Pocos
meses después, el 24 de febrero de 1946, en elecciones custodiadas por el Ejército –libres co-
mo jamás las había conocido la Argentina en su historia- era elegido presidente constitucional.
El mismo Perón ha interpretado aquellos acontecimientos: “En lo que ese refiere, por lo menos
a mi participación personal en el movimiento del 4 de junio de 1943y en mi gestión posterior,
no cabe duda de que ha sido legitimada en las manifestaciones populares del 17 de octubre de
1945 y en los comicios no ya libres, sino libérrimos, de febrero de 1946”

EL PRIMER GOBIERNO: 1946-1952

Sobre los poderes aún montados de la “década infame” comenzó el gobierno de Perón bajo la
forma de una nueva democracia autoritaria de masas. Este carácter del nuevo régimen era
forzoso. En un país dependiente, un gobierno revolucionario es la libertad autoritaria del pue-
blo contra la opresión que las minorías llaman “libertad”. No otra cosa es lo que ha dicho Mao,
el jefe chino, a quien los comunistas citan en abstracto: “La recíproca combinación de la de-
mocracia dentro del pueblo y de la dictadura sobre la reacción constituyen precisamente la
dictadura democrática del pueblo”.
Los partidos democráticos, en los países semicoloniales, reflejan en sus cavilaciones y alianzas
permanentes la inestabilidad política de una economía subordinada, que a su vez explica la
debilidad de los gobierno populares cuando al conquistar el poder respetan las normas legales
consagradas. Estos gobiernos democráticos con base en las masas han sido sistemáticamente
atacados de antidemocráticos en nombre de esas “libertades” al servicio de los privilegios
económicos. Tales gobiernos, por su composición policlasista, que es la causa de su debilidad,
vacilan incapaces de imponer una política enérgica a los enemigos internos.
El quebrantamiento del aparato montado por las clases altas, afirmadas económicamente en
la explotación de la tierra, tiene como única salida, en esas etapas, un sistema económico y
político restrictivo. Los partidos de izquierda en tales etapas han servido en la Argentina a las
fuerzas de la reacción.
Al acercarse el fin de la Segunda Guerra Mundial, el jefe del PC, Victorio Codovilla, oponía el
razonamiento de que “llevará a la concentración de las industrias en grandes empresas que
irán absorbiendo a las industrias pequeñas y medianas”. El proceso fue inverso.
La catástrofe no se produjo, sino cuando creadas ya las bases de la industria pesada a raíz del
gran aumento de la liviana, Gran Bretaña aliada a la clase terrateniente y a los partidos demo-
cráticos, derrocaron al gobierno nacional. Aconsejaba Victorio Codovilla en 1947 “para romper
el cerco imperialista anglo-yanqui” el comercio con la URSS y los países comunistas. Fue lo que
hizo Perón.
Los comunistas preferían organizar el movimiento de Partidarios de la Paz y en lugar de atraer-
se a la clase obrera, que los ignoraba, cortejaban a los intelectuales “progresistas”, verdaderos
bonzos del oportunismo político y que eran –y son- su mejor clientela.
La degradación política alcanza su máxima expresión cuando el PC en su intento de penetrar
en la CGT acusaba a los dirigentes peronistas de estar al servicio de los patrones. Lo hacía con
este argumento: “En efecto, a través de sus hoteles y campos para vacaciones, policlínicos y
consultorios jurídicos, proveedurías y ayuda social, los jerarcas de la CGT se proponen vaciar al
movimiento sindical de todo contenido de clase”. Preferían sin duda “el contenido de clase” de
la olla popular y el terrorismo policial. A estas conquistas las llamaban “triquiñuelas”. Al co-
mienzo del gobierno de Perón exigían la nacionalización de los servicios públicos. Pero en 1950
ya nacionalizados, argüían que el Estado es tan patrón como una empresa británica.

OPORTUNISMO DE IZQUIERDA O “DEMAGOGIA SOCIAL”

Es necesario examinar en qué consistió el “derroche de demagogia social” del que hablaba
Victorio Codovilla. Con anterioridad a la Segunda Guerra Mundial, el 60% de las inversiones
extranjeras eran británicas y estaban distribuidas con preferencia en los servicios públicos. Las
deudas de guerra determinaron un correlativo decrecimiento de las inversiones inglesas en
todo el mundo, coyuntura aprovechada por EE.UU., país acreedor, para desplazar a Inglaterra
de estas zonas de influencia. Argentina no escapó a este proceso.
La industria argentina se desarrolló bajo la confluencia interdependiente de tres factores: 1º)
Las dificultades de importación provocadas por la guerra. 2º) La existencia de mano de obra
barata fruto de la desocupación posterior a 1930 y la política cambiaria que favorecía la expor-
tación y castigaba la importación de productos manufacturados. El crecimiento fue tan rápido,
que ya en los comienzos de la Segunda Guerra, la Argentina se abastecía de muchas ramas de
la industria liviana. En 1941 los mayores contribuyentes eran industriales. En 1914, el 42% de
la población vivía en el campo. En 1948, el 74% en las ciudades. Y entre 1935 y 1942, la pro-
ducción industrial aumentó al doble. Gran Bretaña, durante la guerra, pagó las deudas contraí-
das con nuestro país con libras bloqueadas, útiles únicamente para el rescate de la deuda ex-
terna. Antes de 1943, el 40% de nuestras exportaciones estaba destinado al pago de servicios
extranjeros. Es decir, casi la mitad del trabajo nacional era transferido al exterior.
El primer objetivo del gobierno de Perón fue el desenvolvimiento industrial sobre bases nacio-
nales. El número de establecimientos industriales y mineros, según el censo de 1954 se había
incrementado en un 110,60% y el persobal fabril ocupado en un 25,6% con relación a 1946.
por eso fue totalmente repatriada la deuda externa.
Bajo el gobierno de Perón, la deuda pública disminuyó, por habitante, de esta forma (en dóla-
res)

1945 2014
1954 1993
1951 1670

A pesar de la crisis del campo, provocada por la sequía bienal de 1951, el país se defendió sin
recurrir al crédito extranjero.

Obreros ocupados
1953 1954 1955
93.7% 94.3% 98.3%

EVOLUCIÓN DE LA RENTA NACIONAL

1950 62.291 millones


1951 64.222 millones
1952 (año de sequía) 59.896 millones
1953 63.225 millones

El mejoramiento general de los salarios y sueldos provocó, efectivamente, una onda inflacio-
naria pero al mismo tiempo, un estímulo general en la producción al aumentar la demanda de
artículos de consumo, alimenticios e industriales. Ese pueblo, en los dos primeros años del
gobierno de Perón, vaciaba los almacenes, las carnicerías, las rotiserías. Ese pueblo no ahorra-
ba. La razón era sencilla. Tenía hambre. Bien pronto comenzaría a comprar la casita, el aparato
de radio, la heladera. Durante la “década infame”, junto al letrero “No hay vacantes”, los dia-
rios exhibían sus avisos elocuentes. Una lavandera y planchadora cobraba $3. sirvientas pro-
vincianas se vendían –para todo servicio- , por $35 mensuales. Un contador público nacional
llevaba balances por $25. empleados de ambos sexos y 18 años de edad, se ofrecían por $60
mensuales. Una empleada de escritorio solicitaba como sueldo inicial $30. los mendigos pulu-
laban por las calles de Buenos Aires. En las escalinatas del subterráneo, mujeres jóvenes y des-
aparradas imploraban la caridad pública con el tétrico muestrario de sus criaturas hambrien-
tas. En el interior, se robaban de noche gallinas para comer. Los empleados de comercio llega-
ban a la vejez sin jubilaciones, los obreros eran vejados o desatendidos por los organismos de
trabajo. Los contratos laborales no se cumplían o no se firmaban. Los accidentes de trabajo no
se pagaban. Millones de argentinos trabajaban en peligrosas condiciones de insalubridad. En
la Argentina sólo veraneaban las clases pudientes. Todo esto terminó en 1946. la vida de los
argentinos se modificó. Semejante cambió trajo sus trastornos. Los cines llenos, los estadios
llenos, las confiterías llenas. Los comercios hasta entonces desiertos, no daban abasto. Se des-
atendía al público y los empleados se mostraban insolentes. Pero el público podía comprar. Se
viajaba con dificultades. Pero los lugares de veraneo estaban abarrotados. Las clases privile-
giadas protestaban. Pero las capas bajas de la población conocieron derechos a la vida que les
habían sido negados bajo el inexorable dominio material y político de la oligarquía.
En el año 1942 concurrieron a las salas de espectáculos de Buenos Aires, 13.354.838 especta-
dores. En 1949: 27.195.367. los mismo en los estadios en los teatros, en los lugares de diver-
sión. El costo de vida, poniendo como número índice 100 para 1943 aumentó a 180. Pero los
salarios a 267. Los ahorros, ese mismo año, pasaron de $82 por persona a $210.24. La Argenti-
na ofrecía el más alto nivel de vida de América Latina. Y uno de los más elevados del mundo. El
Estado financió espectáculos de cultura popular durante una década como los mundialmente
famosos conciertos de la Facultad de Derecho con los mejores directores del orbe y entera-
mente gratuitos. El Teatro Colón, tradicional lugar de la oligarquía fue abierto a los sindicatos
obreros. Este efectivo elevamiento del nivel de vida material y cultural de la población argenti-
na tenía una base real. A saber, una política nacional en gran escala que por primera vez se
ensayaba en la Argentina.
Durante el primer gobierno de Perón, con ensayos y errores, con las improvisaciones excusa-
bles de una gran experiencia, se dirigieron los controles de la economía con intervención del
Estado. De esta economía nacional en manos argentinas devino la prosperidad de la que todos
participaron y que ha convertido al país en algo enteramente distinto a lo que fue antes de
1943.
En servicios destinados al bienestar público se pasó de $1.037.300.000 en 1943 a
$4.897.200.000 en 1949. Entre 1947 y 1949 se beneficiaron cerca de 3 millones de trabajado-
res mediante convenios de trabajo supervisados por el Estado. Se sancionaron derechos del
trabajador, de los periodistas, el estatuto de los peones rurales. En 1949 se ofrecieron 84.1999
trabajadores contra una demanda de 90.193. Era arduo encontrar un plomero, un albañil. Y los
parásitos, los que nunca han hecho nada, decían que el pueblo no quería trabajar. Otra era la
causa. Por primera vez los argentinos podían elegir libremente trabajo. En los tribunales de
justicia ahora se hacía eso: justicia. Los sindicatos levantaron sus colonias de veraneo, grandes
hoteles sin parangón en el mundo. El Estado construyó monumentales colonias de vacaciones
donde descansaban millares de familias obreras y medias. La ley del servicio doméstico prote-
gió a las más castigadas capas de la población. Pero las amas de casa gruñían porque ya no
podían vejar o echar criadas. El sueldo anual complementarios (aguinaldo) elevó aún más esos
goces sociales. Pero los industriales y comerciantes que se enriquecían con el alto nivel de vida
de la población, también rezongaban mientras las cajas registradoras campanilleaban sin des-
canso. Querían lucrar sin tasa pero sin las conquistas sociales ni los altos salarios de los traba-
jadores que los enriquecían.
En 1949 se beneficiaron 900.0000 empleados de comercio con el régimen jubilatorio. En 1950
70.000 afiliados estaban en condiciones de acogerse a esos beneficios.
Los obreros eran legisladores, tenían representaciones diplomáticas y no lo hacían mal. En
1948 –el año de la creación de la Fundación Eva Perón- en las casas de tránsito se atendieron
60.180 personas. Se alojaron 23.320 niños en los hogares escuela, se crearon hoteles, hogares
para empleadas, se construyeron 21 hospitales policlínicos totalmente equipados con 22.650
camas, cinco grandes hogares de ancianos, se levantaron ciudades obreras enteras que en los
años siguientes se multiplicaron. En 1943, los ferroviarios tenían un hospital. En 1949, 20, y
estaban planeados 41. En todo el territorio argentino se construyeron escuelas fábricas, indus-
triales, comerciales, de adaptación regional, de orientación profesional, universidades obreras.
En el año 1943 la Universidad tenía una población estudiantil de 63.319 alumnos, en 1949 de
201.437. El presupuesto pasó de $41.398.628 a $201.241.437. Estas cifras se incrementaron en
los años posteriores. En la Argentina, tal cual lo postulaba la Reforma de 1918 los estudios
eran absolutamente gratuitos. El pueblo podía estudiar. Pero la vieja Argentina del privilegio
censuraba esa política educacional, negaba sus beneficios, resistía con sordo odio de clase, a la
democratización de la cultura.
Ese mismo año de 1949 –hecho único en la historia argentina- se habían invertido en viviendas
populares $1.840.000.000. El saldo, frente al grave problema de la vivienda, durante el régi-
men de Perón, fue la construcción en un plazo excepcionalmente corto de 500.000 casas, con
la incorporación a la vida digna de 2.500.000 argentinos que habían vivido en pocilgas, ranchos
o inquilinatos ruines. A esto se le llamó demagogia. La salud del pueblo, en un país de tubercu-
losis, escófula y enfermedades infecto contagiosas mejoró en proporción desconocida en cual-
quier país del mundo. El presupuesto de salud pública, de $11.070.412 en 1943, pasó a
$340.800.000. El paludismo, enfermedad endémica en ciertas zonas del país, fue totalmente
vencido en una campaña sanitaria que asombró al mundo por su valor científico y sus resulta-
dos prácticos. El índice de mortalidad por tuberculosis bajo de 130 por mil a 36 por mil en
1954.

LA NACIONALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS


Pag 418
Cualesquiera sea el juicio sobre el régimen de Perón, los hechos están allí. Durante el primer
gobierno se sentaron las bases reales de la independencia nacional. Los ferrocarriles se com-
praron en $2.029.500.000. Un cálculo oficial realizado en 1951, mostró que se habían pagado
$839.390.000 deducidos el valor de los bienes adquiridos a la fecha de la compra, terrenos
pertenecientes a las empresas, compañías subsidiarias, muelles, elevadores, usinas eléctricas,
frigoríficos, edificios, etc. La adquisición de los ferrocarriles significó la incorporación al patri-
monio del Estado en 17.000 propiedades. También se nacionalizaron los puertos. La marina
mercante –marítima y fluvial- paso a ser una de las primeras del mundo. Incluso mayor que la
de la Unión Soviética. La marina argentina reunía 1360 barcos con un tonelaje de 1.700.000. En
1943, gran parte de la producción argentina era transportada por barcos de bandera extranje-
ra con el consiguiente drenaje financiero. En 1950, grandes barcos conducían bajo el pabellón
nacional casi la totalidad de la producción con una capacidad de 950.000 toneladas. Al termi-
nar la guerra, el sistema de transportes no podía cargar más de 300.000 toneladas por mes y la
marina mercante nacional tenía una capacidad de carga de 250.000 toneladas. En 1947 el IAPI
había comprado 60.000 camiones, material portuario y navíos mercantes. Esto permitió el
transporte de 14.000.000 toneladas anuales. YPF que se había iniciado con un capital de poco
más de 8 millones de pesos, en 1954 poseía un capital de $43109.998.999 y su producción con
posteridad a 1946 aumentó en un 73%.
A esta política recuperadora se la llamó “estatización” o “totalitarismo”.
La producción de YPF creció en un 161.5% en comparación a las empresas venezolanas y esta-
dounidenses, cuyo incremento fue, respectivamente de 200% y 80%.
Otra de las mentiras difundidas contra el gobierno popular, consistión en la afirmación de que
el país había fracasado en su intento de industrialización. Véanse las cifras de los primeros
años:

VOLUMEN FÍSICO DE LA PRODUCCIÓN INDUSTRIAL

1943 1948
100 134.7
6.000 millones 16.000 millones

Obreros
846.111 1.169.000

Salarios
1.220 mil millones 4.750 mil millones

Renta Nacional
12.000 millones 31.000 millones

Número de establecimientos industriales


65.803 104.000

Es también inexacto –escribe Jauretche- que el combustible fuese caro; al tipo de cambio en-
tonces vigente, el combustible para nuestra chacra era el más bajo del mundo, y es también
inexacto lo de la falta de maquinaria rural, supuestamente disminuida. Remito al lector al in-
forme de la Sociedad Rural Argentina y verá allí que mientras en 1937 había 23.000 tractores,
éstos sólo llegaban a 25.000 en 1946 y que en los ocho años hasta 1954, subieron a 45.000 con
esta peculiaridad: que en 1937 los existentes con más de cinco año representaban el 90% y en
1954, el 67% eran unidades de menos de cinco años.
En la época de la oligarquía, el petróleo representaba el 41% de los combustibles utilizados. En
1954 el 83%. Con la destilería de La Plata se pasó de 8.050 metros cúbicos a 20.050. En diez
años se hizo más que en todo un siglo. Se comprende así que la Argentina, en lugar de endeu-
darse, haya podido prestar dinero.
En 1948 los siguientes países le debían a la Argentina:

España $1.750.000.000
Italia $ 350.000.000
Francia $ 600.000.000
Holanda $ 125.000.000
Finlandia $ 61.000.000

La ganadería tuvo el siguiente incremento:


1943 1954
41.000.0000 vacunos 47.000.000 vacunos

Contratos registrados

1943 1947 1949


33.178 173.031 188.405

Depósitos bancarios de agricultores

1943 1947 1949


$210.000.000 518.000.000 679.000.000

Al fin de cuentas, lo que ataca Rodolfo Ghildi (PC), la comercialización de la riqueza por el Es-
tado, la nacionalización del sistema bancario, era lo que hizo Lenin en Rusia.

BALANCE DE DIEZ AÑOS DE GOBIERNO NACIONAL

Durante una década el gobierno de Perón debió enfrentar el fuego concentrado de las dere-
chas y las izquierdas representadas por los partidos argentinos sobrevivientes de la “década
infame”. La base de masas del régimen soportó con éxito la ofensiva. Pero también el movi-
miento se había desgastado.
Luego del ascenso y participación en el poder del movimiento sindical, habían traído el relaja-
miento gradual, típico de las épocas de bonanza, de la combatividad revolucionaria de las ma-
sas y sus dirigentes. Hecho en el que sin duda, contribuyó la propia y dominante personalidad
de Perón.
Finalmente la Iglesia entró en la confabulación internacional, y a último momento, influyó de
modo decisivo la incomprensión del Ejército descontento por la gravitación de la CGT.
La falta de un partido orgánico, a lo cual el propio jefe del movimiento había contribuido, aisló
a Perón y a la clase obrera. En estas circunstancias se produjo el golpe británico. Al perder su
imperio en África y Asia, Gran Bretaña concentró en la antigua colonia austral, su aún formida-
ble peso histórico, y como en 1930, la oligarquía volvió al poder.
El gran avance histórico de la Argentina puede resumirse así:
1º Nacionalización de la economía, créditos para la industria, plena ocupación y altos salarios.
2º La renta nacional aumentó en 1954 con relación a 1943 en un 55%. El país se capitalizó co-
mo en ninguna época de su historia. La deuda pública disminuyó con relación a la renta nacio-
nal., del 67% de 1945 al 57% en 1955.
3º La casi inexistente dependencia de los mercados extranjeros, otorgó mayor libertad para
comerciar con otros países, especialmente con la órbita comunista.
4º Creación de la Central Única de Trabajadores, y participación de la CGT en el poder político
a través del Parlamento.
5º Crecimiento del mercado interno nacional y correlativo de la industria. El valor de la pro-
ducción industrial con relación a la agropecuaria pasó a primer término con la respectiva inci-
dencia en la renta nacional: 24.800 millones contra 22.000 millones.
6º Poderosas centrales hidroeléctricas, plantas siderúrgicas, etc., fueron construidas en San
Nicolás, Río Turbio, Ni Huil (represa), diques, gasoductos, refinerías de petróleo, usinas eléctri-
cas, Altos Hornos Zapla, etc.
7º Pasaron al patrimonio de la Nación, ferrocarriles, teléfonos, gas, servicios públicos, etc.
8º Entre 1948 y 1949, los chacareros arrendatarios se hicieron propietarios de un millón de
hectáreas y este proceso continuó en los años posteriores.
9º El analfabetismo se redujo al 3%.
10º La marina mercante pasó a ser de las primeras del mundo.
11º Se dignificó a todos los trabajadores mediante contratos de trabajo, leyes de previsión
social, jubilaciones y pensiones para todos los argentinos, cooperativas, proveedurías, escuelas
técnicas, etc.
12º Se construyeron 500.000 viviendas con capacidad para cerca de 5 millones de personas.
13º Se repatrió la deuda externa. U$S 1.000 millones iban al exterior por pagos de diferentes
servicios, es decir, 6.000 millones de pesos moneda de entonces, siendo la recaudación anual
del gobierno de 10.000 millones. Los argentinos dejaron de trabajar para los extranjeros.
14º Se construyeron 8.000 escuelas, más en diez años que en toda la historia de la Argentina.
15. Se construyeron 76.000 obras públicas.
La revolución que derrocó a Perón tuvo por objeto retrotraer al país a su antigua situación
agropecuaria, transferir la riqueza nacional al sector ganadero y agrario, disminuir el consumo
interno, bajar el precio de la mano de obra al servicio del capital colonizador y aplastar al mo-
vimiento sindical organizado.
En 1955 de 136.040 millones de pesos (PBI) la ganadería aportó 11.335 millones, o sea el 8.3%.
En cambio, con relación al comercio exterior, correspondió a la ganadería el 55% del total de
las exportaciones. Esto aclara el interés de Inglaterra por la antigua colonia.

RAUL SCALABRINI ORTIZ, LA REALIDAD NACIONAL LA CAIDA DE PERÓN

Scalabrini Ortiz que después del triunfo de Perón en 1946 se mantuvo apartado del gobierno,
en 1958 levantó su voz argentina: “La política que se sigue con YPF es la misma que se ha ini-
ciado con nuestra industria, a la cual se le ha cegado la fuente que le proporcionaba los pesos
moneda nacional que ella necesitaba. El nuevo Banco de Fomento les ofrecerá préstamos de
moneda extranjera. Con los ferrocarriles pasará lo mismo. Una sociedad de inversión se cons-
truye de cualquier manera. Detrás de ella se disimula la Shell, Bunge y Born, el Frigorífico Anglo
o la Standard Oil, la General Motors, la William Chemical, etc..”.
La ola de desprestigio contra el gobierno de Perón ha sido proporcional a la importancia histó-
rica de su obra nacional.
Al caer Perón, el país estaba en pleno ascenso. Las bases para el gran salto histórico consolida-
das. En el Banco Central quedaban 371 millones de dólares como reserva. El balance de co-
mercio exterior había sido durante diez años favorable a la Argentina. El primer déficit es si-
multáneo al gobierno contrarrevolucionario que lo sucedió. A fines de 1955 la Argentina debía
1.129 millones de dólares y era acreedora por 1.983 millones. A esto debe sumarse la tenencia
de 250 millones de divisas.
A los pocos meses de su derrocamiento, el país debía 243 millones de dólares. Las causas de
este desastre no son un enigma. El retorno de la oligarquía terrateniente al poder lo explica.
A dos años del alejamiento de Perón, la deuda externa había vuelto a ser el 17%, y en la actua-
lidad –1960- llegaba a más de 3.000 millones de dólares como en las peores épocas de la dé-
cada infame. Después de Perón, aumentó notablemente la exportación de carnes a costa del
consumo interno, pero las entradas fueron inferiores. En 1955, la existencia de vacunos era de
47.000.000. Tres años después de 43.000.000. A pesar de la mayor exportación la Argentina
recibió menores precios que en 1955. La razón de este hecho increíble, residió en que la tone-
lada de carnes vendida en tiempos de Perón aproximadamente a 400 dólares la tonelada, ven-
cido el régimen popular, se vendió a poco más de 200 dólares. Esta política fue inaugurada por
el Gral. Lonardi, quien expresó al tomar el mando, que Perón había destruido al campo, al
tiempo que criticaba la industrialización del país como contraria a la tradición Argentina agro-
pecuaria.
Mientras las izquierdas combatían al régimen popular, el líder comunista mexicano V. Lombar-
do Toledano, al ser derribado Perón, emitió el siguiente juicio: “Juan Domingo Perón cayó, no
por sus errores sino por sus aciertos. No por sus errores sino por sus virtudes. Cayó porque de-
fendía la independencia de su país ante el extranjero. Y porque no fue lo suficientemente con-
secuente con su lucha”.
El retorno de la oligarquía al poder planteaba en términos históricos la lucha patriótica por la
liberación nacional.

CONCIENCIA HISTÓRICA Y LIBERACIÓN NACIONAL

CAPÍTULO VI

En la Argentina del presente, el nacionalismo de derecha se ve compulsado a reconocer la


presencia de las masas como actoras de la historia, y el comunismo el hecho de que las masas,
antes que nada, encuadran su lucha en un marco nacional, aunque el destino del proletariado
sea internacional. El resultado es el creciente ahondamiento de los problemas y el nacimiento
de una izquierda nacional, cuya crítica anuncia la superación teórica tanto del internaciona-
lismo de las izquierdas colonizadas mentalmente, como el conservatismo no menos colonial
adverso a las masas del nacionalismo tradicional.
Dado el endeudamiento de la economía internacional, la Argentina semicolonia altamente
desarrollada es un eslabón frágil del imperialismo, y su lucha nacional amenaza el dominio
mismo de los oligopolios mundiales sobre el resto de los países latinoamericanos.
La terrible presión sobre la Argentina posterior a Perón, la resistencia de su pueblo a la recolo-
nización, es tanto síntoma de la crisis del imperialismo como del creciente malestar revolucio-
nario de América Latina.
La lucha antiimperialista en la Argentina, tiene una fecha de origen: 1930. El pueblo argentino
sabe hoy, a diferencia de entonces, cuáles son las causas del drama nacional, ubica las poten-
cias que han convertido a la Argentina en una patria avasallada que resiste con bombas y huel-
gas la penetración extranjera.
La caída de Perón fue provocada por Inglaterra, no por EE.UU., que luego de años de ofensiva
debió ceder ante un gobierno de contenido nacional. En el intervalo, Inglaterra después de la
Segunda Guerra Mundial, recuperó su antigua condición de potencia exportadora de capitales
de inversión y con ello la voluntad de reconquistar su influencia en la Argentina y participar en
la explotación del petróleo luego del desastre en el Medio Oriente.
A Perón se lo puede y debe juzgar en sus graves errores. Pero antes que nada se lo debe ver
como el portaestandarte de un momento histórico glorioso de la liberación nacional.
¿Cuáles son las fuerzas antinacionales en la Argentina? 1º) La oligarquía terrateniente que
gravita sobre el poder por vías indirectas e inseguras, como supervivencia de la Argentina
agropecuaria en la industrial. Hecho que se expresa, bajo la presión de los dos imperialismos,
en el carácter proyanqui pero contradictorio de una política, derivada del mayor peso de los
EE.UU. y de la decadencia británica como gran potencia mundial, de la presencia interna de
una burguesía comercial dependiente del comercio de importación y exportación, vale decir,
del imperialismo, particularmente norteamericano, y de un sector de la burguesía industrial
que también entrelaza sus intereses a las compañías petroleras, etc., de nacionalidad extranje-
ra. 2º) Amplios sectores de la clase medio en sus estratos superiores –profesionales, intelec-
tuales, funcionarios de corporaciones extranjeras- adicionados en formas diversas al imperia-
lismo y mentalmente disformados por el aparato educativo de la oligarquía, en particular por
la Universidad. 3º) Los restos de los partidos tradicionales, parte de la masa estudiantil, etc.
LAS IZQUIERDAS

El movimiento de masas desatado por Perón ha desbarajustado a las izquierdas. El PS asiste a


resquebrajamientos, especialmente por una tradicional política de claudicaciones, ocultada
durante la oposición a Perón, pero ahora debido a la presencia del proletariado como clase
organizada.
El PC merece mayor atención debido al avance del comunismo a nivel mundial. La incompe-
tencia de sus cuadros, su burocratización y su alejamiento de las masas tornan incierta su fun-
ción nacional.
Tres años después de la caída de Perón, el dirigente Rodolfo Ghioldi expresa el pensamiento
de su partido mediante la apoteosis de la Unión Democrática y hablaba todavía del nazifascis-
mo de Perón.
La consecuencia de este error ha sido el desprestigio del PC y su desconexión con el movimien-
to de masas. De este modo, lo que en su momento pudo ser una táctica útil a Rusia, que pien-
sa en términos nacionales de gran potencia mundial, se ha convertido en una crisis histórica de
la izquierda nada fácil de superar.
El mismo Ghioldi dijo en esa ocasión refiriéndose al movimiento de masas: “No es una revolu-
ción todo lo que sea movimiento popular en la calle”. Esa revolución puede medirse por los
fusilamientos que ejecutó la clase reaccionaria en 1956. Pero el dirigente comunista no habla
de las ejecuciones ni de los millares de presos que atestaron las cárceles del país después de la
caída de Perón. También dirá que “no hay revolución sin movimiento revolucionario de ma-
sas”. Y al mismo tiempo oculta al 17 de octubre de 1945 para hablar de su primera etapa, el 4
de junio de 1943. Sigue perorando en 1958 sobre la Unión Democrática, que se aprestaba a
“resolver por sus propias fuerzas todos los problemas que afligen a la Nación”. Y como es habi-
tual no entiende nada. Para las masas populares, el 17 de octubre fue una etapa histórica de
su emancipación como clase, una transformación del Estado mismo, que de la represión militar
exigida por las clases reaccionarias pasó a la pasividad policial dispuesta por el gobierno revo-
lucionario. “La libertad política –escribe Lenin- no librará inmediatamente a los obreros de la
miseria, pero les dará armas para la lucha contra ella. No existe ni puede existir otro medio de
luchar contra la miseria que la unidad de los obreros mismos. No hay posibilidad de unión para
millones de hombres mientras no haya libertad política”.
Un comunismo así, para el imperialismo, es más barato que los aliados. Estos son los objetivos
del PC mismo. Victorio Codovilla sigue defendiendo en 1960 el Frente Popular de 1935. En
1953 creía en la filantropía y acusaba al gobierno de Perón “por embarcar a los países de Amé-
rica Latina contra el imperialismo yanqui”.
Son tan bruscos los virajes y contradicciones de los comunistas, que hasta el afiliado más testa-
rudo, debe pensar que ha contraído matrimonio con una descuartizada.
Se opusieron a las nacionalizaciones pero ahora aducen que esas empresas nacionalizadas
“son palancas que si estuvieran en manos de un gobierno verdaderamente democrático y po-
pular servirían para impulsar el desarrollo de la economía nacional y liberarla de la explotación
imperialista”.

EL CAMIO IDEOLÓGICO DE LA IZQUIERDA

En este desposeimiento de la mentalidad de la izquierda ha punzado con éxito el control y


propaganda de las ideologías mundiales. Sería grave error creer que esa mentalidad es inmodi-
ficable. La revisión de la historia cumplida por otros grupos, el desarrollo de una izquierda na-
cional que concilia el marxismo con la realidad del país, y sobre todo, la trágica experiencia del
retorno del liberalismo económico, inquietan a muchos espíritus que dudan de las antiguas
valoraciones de izquierda a través de las cuales pervirtieron su visión de lo nacional.

ERNESTO SÁBATO

El caso de Sábato es también un síntoma del cambio que se opera en determinados sectores
de la intelectualidad liberal. este escritor ha sido y sigue siendo adverso a Perón, pero ha plan-
teado la cuestión argentina en los términos de lo nacional y lo antinacional, sobre todo, con
referencia al problema de la intelectualidad y el pueblo. Y lo ha hecho como confesión y acusa-
ción. En esta elección ha cuestionado a los próceres de la oligarquía. Ha ubicado a Sarmiento
en su lugar, y distinguido el carácter literario valioso de su obra de su intención histórica apó-
crifa. Lo ha hecho no como literato puro sino como escritor solidario con su pueblo. Y así, este
enemigo de Perón, ha dicho: “Perón politizó profundamente la vida del país y de una manera u
otra hizo recurrir a la política a los sectores más diversos de la Nación”. Estas cosas no se las
perdonan ni la inteligencia liberal, ni la izquierda. Pues Sábato, enjuició también a esa izquier-
da sin conciencia nacional que invalidó a la propia generación de Sábato al segregarla del país.
Con compresión del problema dijo: “Se oye decir en este país, sobre todo en los llamados sec-
tores democráticos que es malo que exista un conductor”. Y analizando este argumento expre-
só: “El propio Marx ha dicho que la historia se hace en condiciones determinadas o predeter-
minadas ajenas a la voluntad de los seres humanos, pero la historia la hacen los hombres y
naturalmente los grandes hombres. No alcanzo a comprender cómo Churchill, por el solo hecho
de ser inglés, haya de ser un líder aceptable y no han de serlo otros que no gozan de tan privi-
legiada nacionalidad”. Por eso Sábato, a diferencia de la izquierda cipaya, aunque tarde, ha
comprendido las causas del triunfo de Perón: “....las banderas nacionales habían sido abando-
nadas por nuestra élite, y en cambio habían sido empuñadas por las masas que tan a menudo
han sido calificadas de chusma iletrada, y hasta lo que es cruelmente paradojal, por los líderes
de la llamada izquierda”.
Sábato incluyéndose en ella ha condenado a esa intelectualidad distante del pueblo y de sus
símbolos. “Y en 1945 volvimos a equivocarnos, nosotros, precisamente el sector más ilustrado
del país. Dijimos “cabecitas negras”, hablamos de “chusma” y de “alpargatas”, olvidándonos
que esos “cabecitas negras” habían construido el 90% de los ejércitos patriotas que habían
llevado a cabo la liberación de América....¡Qué fácil despreciarlos era desde nuestras aulas!
Pero no hay todavía un auténtico monumento para aquellos soldados anónimos de la libertad
americana, para aquellos descamisados de nuestro ejército republicano, mientras hay tantos
monumentos y tantas calles para generales que no nienen el mérito de aquellos héroes anó-
nimos”.

LA JUVENTUD UNIVERSITARIA

La crisis de la izquierda abarca a vastos sectores de la masa estudiantil. Por su composición de


clase, la mayoría del estudiantado se plegó a la coalición reaccionaria que derrocó a Perón en
1955, que festejó el hecho como un triunfo de la libertad.
El idilio duró poco, y en 1957 se produjeron 92 conflictos, en 1959, 250, mientras 4.000 profe-
sores y funcionarios eran separados sin juicio de la Universidad. Pero a la orientación del estu-
diantado argentino, ha seguido la toma de conciencia frete al problema nacional.
Es una actitud reaccionaria, no comprender este cambio operado en sus millares de estudian-
tes. No sólo han variado, sino que hoy enjuician sus propias creencias. Hasta la Reforma Uni-
versitaria de 1918, es analizada desde otros ángulos y se empieza a entender, cómo sus princi-
pios, en realidad, fueron armas de la antinación.
Conviene por eso hacer algo de historia. En 1955 los estudiantes católicos no se declaraban
reformistas “en cuanto a su ideología y principios”: “Caído el régimen de la dictadura y la co-
rrupción, vemos con júbilo las posibilidades de libertad y democracia que se abren en el pano-
rama nacional. Posibilidades que se tornan garantías si la revolución toma la responsabilidad
de encauzar la vida nacional dentro de normas democráticas de libertad y justicia social”.
Este era el pensamiento de estudiantes católicos frente a una Universidad avasallada en su
mayoría, por profesores católicos.
Este documento católico es similar a los que lanzaba la FUBA. La Liga de Estudiantes Humanis-
ta, en representación de siete facultades, adhería a FUA: “Al caducar las autoridades universi-
tarias nombradas por el régimen anterior y efectuada la toma del gobierno de la Universidad y
sus facultades por la FUBA, la Liga adhiere a sus declaraciones al respecto”.
Por la misma época –1956- la Federación Juvenil Universitaria de la Capital Federal denuncia-
ba: “La intervención de los EE.UU. en Nicaragua, el asesinato del patriota Sandino, los pactos
militares que amenazan con la soberanía nacional”.
Ese año caían bajo los pelotones de fusilamiento, argentinos que resistían el retorno de la oli-
garquía. Pero los estudiantes callaron.
Pronto la unidad estudiantil colapsaría. La Iglesia fue la primer sorprendida. La caída de Perón
convirtió la vuelta de la oligarquía al poder –hecho deseado por la Iglesia- en la expulsión de
profesores católicos y su substitución por la izquierda liberal. Y esta masa estudiantil utilizada
como fuerza de choque contra Perón, se la convirtió en instrumento para fragmentar y debili-
tar al estudiantado.
En las tendencias, vistas las cosas a la distancia, se percibe la acción oculta de las fuerzas libe-
rales o eclesiásticas que dirigieron el conflicto. En un manifiesto reformista se lee:
“No cabe duda que esta batalla heroica a favor de la Cultura y el Progreso ha enrolado a todo
el estudiantado. Los estudiantes secundarios hemos levantado con orgullo y firmeza la tradi-
ción sarmentista y laicista, porque queremos estudiar más y mejor, sobre bases racionales y
científicas, y salimos a la calle a defender ese legado. Sabemos a ciencia cierta que no estamos
solos. Nos acompañan y nos acompañarán aún más, nuestros profesores que nos enseñaron a
defender con pasión el ideal de Echeverría, Moreno y Sarmiento”.
Documento en el que es visible la mano de la oligarquía tras el lenguaje de la reforma del 18
en su mistificación liberal posterior. Sin embargo la conciencia histórica del país unida al mo-
vimiento de masas, empieza a penetrar en el estudiantado. En otro comunicado reformista se
lee:
“La amenaza fundamental la constituye el problema creado artificialmente por el P.E. con el
que se intenta, quizás, ocultar problemas más graves al país. La prensa no nos ayuda. Intenta
crear la impresión de que existe una división en el ambiente universitario”.
En un manifiesto de estudiantes de izquierda, se toca la cuestión en forma más categórica
todavía:
“Entendiendo que la enseñanza, la difusión de la cultura, es uno de los medios que utilizan las
clases explotadoras para mantener su dominio, su forma de vida y pensamiento, y para formar
el equipo de técnicos intelectuales e ideólogos a su servicio, es que los estudiantes debemos
oponernos con todas nuestras fuerzas a estos intentos”.
La reparación del problema no es casual, sino que forma parte del proceso general de la lucha
entre las clases dominantes por la posesión de los instrumentos de dominio, en este caso la
enseñanza. Si la oligarquía perdió el control del Estado, hoy en manos de la burguesía nacional
industrial, no por ello se resigna a perder el control de las instituciones”.
La masa estudiantil, después de la experiencia de dos años de “libertad y democracia”, no sabe
que hacer con los mitos vacíos y exige desorientada participación en la lucha nacional, de vuel-
ta ya del frenético y estúpido delirio de 1955. En este período, el estudiantado empieza a com-
prender en qué consiste la esencia de esa “democracia”, la verdad sobre una “intelligentzia”
mártir a la que ahora conoce en las cátedras. Simultáneamente, se nota el acercamiento al
obrero y una defensa implícita del peronismo.
“Es así que la política gubernamental se caracteriza por un marcado contenido antinacional y
antipopular, se persiste en el criterio de desnacionalización del gobierno de ipso (es decir de las
empresas nacionalizadas, JJH. Arregui); se sigue con el criterio de romper el movimiento obre-
ro, no se toma ninguna medida para solucionar el pavoroso problema del costo de vida, se
entrega la política petrolera así como la política energética a los consorcios internacionales”.
En otro documento de la FUBA se dice:
“Es así que después de haber entregado al imperialismo nuestro patrimonio energético, parte
de nuestro territorio, la base de Ezeiza, el Frigorífico Nacional, de defender los intereses de
aquel que ante las Naciones Unidas, de intentar destruir y oprimir violentamente el movimiento
obrero, de enajenar nuestras cultura, de aplicar el plan de austeridad del FMI; el gobierno para
poder asegurar el cumplimiento de tales designios asegura la paz social a punta de tanques y
bayonetas.
Otro líder de la Reforma de 1918, Alfredo Palacios, declaraba que la Universidad debe formar
la conciencia nacional.
El estudiantado volvía a la realidad:
“A ocho meses de la asunción al poder de un gobierno elegido por los votos prestados de la
clase obrera obligada a optar por aquellos que le dieron un respiro a su apaleada lucha sindical
–se lee una declaración del plenario de la FUBA realizado en 1958- se evidencia que ese apoyo
no disminuyó el hecho de que el movimiento obrero atraviesa épocas poco diferentes a las peo-
res jornadas de la reacción oligárquica, revanchista y gorila”.
Ya los estudiantes no atacan al peronismo. Es la misma FUBA que en 1955 instrumento de la
oligarquía y con protección policial, ocupó las Universidades, agravió a los trabajadores con su
orgullo libresco y desplazó en su furia democrática, todo lo que en la Universidad representaba
un pensamiento nacional. En una de sus declaraciones dice:
“Ante el problema del Frigorífico Nacional tenderemos a la realización de un frente común
obrero estudiantil, para enfrentar a la patronal y al imperialismo en la lucha conjunta por la
liberación nacional”.
¡La Unidad Obrera y popular ha de obligar a retroceder a las fuerzas de la reacción! ¡Los estu-
diantes no saldrán a la calle para combatir al Pueblo!”
Es un estudiantado, trabajado aún por el lenguaje de la vieja izquierda, pero que comienza a
pensar en términos nacionales. En otro manifiesto de la FUBA de 1959 se lee:
La clase obrera, despreciada por los estudiantes, tanto reformistas como católicos en 1945 al
grito de: ‘Libros sí, alpargatas no’, ya con anterioridad y hondo sentido nacional, habían acce-
dido al requerimiento de los estudiantes con palabras que debería avergonzarlos:
“El plenario de la CGT consideró los suceso conocidos y resolvió exigir al ministro del interior la
separación de sus cargos de los jefes que ordenaron abrir fuego contra los estudiantes”.
Así recibía la clase obrera al estudiantado que tres años antes había militado junto a la oligar-
quía y al imperialismo.

LA UNIVERSIDAD DE LA ENTREGA

El profesor Enrique Gaviola es un claro ejemplo de la mentalidad antinacional universitaria.


Este profesor acusó de farsante en tiempo s de perón, al sabio de fama mundial Ronal Richter.
Gaviola, al servicio de EE.UU. sostenía que la URSS no tenía interés en que las universidades
colonianes se perfeccionasen, en tanto los EE.UU. propician el perfeccionamiento universita-
rio, con el fin de la formación, en los países coloniales, de equipos universitarios gobernantes
cuyo genio impedirá la revolución social”. Gaviola llama “tendencia neofascista” a las fuerzas
nacionales antiimperialistas. Es la inteligencia del imperialismo que busca desde la cátedra
apartar a los estudiantes de la lucha nacional.
En 1946 el profesor Gaviola se volcó contra la Univertsidad de la cual era profesor. Una Uni-
versidad que abrió las puertas a todos los argentinos sin distinciones sociales. En esos días,
Gaviola defendía a la escuela primaria al servicio de las valoraciones conservadoras y liberales
de la oligarquía. Por eso decía: “El ambiente de nuestras escuelas primarias es, a en lo que los
niños alcanza, buena”. Y piensa que la corrupción se produce en la enseñanza media y univer-
sitaria. Es partidario, entonces, del privilegio en los estudios: “Por suerte, una parte pequeña
pero creciente de los alumnos se muestra inmune al contagio. La influencia de la cuna honrada
domina a la de la educación. Pero esa parte es muy pequeña aún”. Tal es el pensamiento “de-
mocrático” de este cavernícola liberal. Para Gaviola, la meta es apartar al estudiantado de la
acción.

LA IZQUIERDA NACIONAL

En la Argentina, como producto de la transformación del país y de la evolución y confrontación


de las ideas ha crecido una tendencia que puede calificarse genéricamente como “izquierda
nacional”.
Por Izquierda Nacional, en un país dependiente, debe entenderse en sentido lato, la teoría
general aplicada a un caso nacional concreto, que analiza a la luz del marxismo, en tanto mé-
todo de interpretación de la realidad, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada país.
Esta tendencia, en la Argentina, fue acusada falsamente por las derechas y las izquierdas colo-
nizadas de trotskista.
La grave lucha interna se agudizó en Rusia, con posterioridad a la muerte de Lenin en 1923 dio
origen a dos tendencias, cuyas cabezas visibles fueron José Stalin y León Trotsky. En ambos
bandos militaron revolucionarios de la vieja guardia, calumniados los unos y los otros, lo cual
terminó proyectándose al orden internacional. Entre 1936-1938 culminó la crisis con el aniqui-
lamiento en Rusia de la corriente trotskista.
En la Argentina, el trotskismo, en sus orígenes, se expresó como discusión del problema ruso.
En 1939 se insinúa una posición más nacional y una crítica justa a las tácticas de los frentes
populares.
El trotskismo, en sus minúsculos grupos, parece condenado a oscilar entre un violento extre-
mismo, la absorción por el movimiento nacional de masas y el socialismo pequeñoburgués,
pero al mismo tiempo, en el plano ideológico por su comprensión de la cuestión nacional y el
nivel teórico de sus elementos individuales, cumple una tarea crítica de positivo valor ideológi-
co.

EL REVISIONISMO DE IZQUIERDA

Entre los representantes de la izquierda nacional que surgen a la vida política cerca de 1945
debe citarse al más influyente: Jorge Abelardo Ramos. El pensamiento histórico-político de
Ramos está expuesto en su obra más elaborada Revolución y Contrarrevolución en la Argenti-
na. En este libro, la historia de la oligarquía desenmascarada en su esencia ensangrentada por
los valores de la Bolsa portuaria, afirmada en la barbarie política de la clase dominante y orien-
tada por el interés extranjero.
El libro está vertebrado sobre una idea fundamental: sólo los personajes de nuestra historia
que se han apoyado en las masas y en su voluntad histórica de ser, han representado tenden-
cias sociales auténticas. La aplicación metodológica de esta tesis marxista da por resultado una
reconstrucción henchida de vida, donde el pasado y presente de los argentinos se ensamblan
con la orgánica continuidad de los hechos colectivos de la historia nacional. Tamos sigue y ana-
liza desde las alturas de la Argentina actual y no desde las abstracciones secas de una historia
oficial fraudulenta. Por eso, la clave de Ramos está en sus propias palabras: “La historia es
prisionera de la política”.
EL METODO Y LA DOCUMENTACIÓN

Ramos no maneja documentación inédita, pero si es notable su interpretación. Presenta la


sucesión de hechos y personajes que en las historias oficiales aparecen determinados por aza-
res psicológicos, sujetos al matraz invisible de los vastos y lentos procesos de la economía in-
ternacional. En este marco, los actores adquieren vida y se esclarecen a sí mismos en sus moti-
vaciones de clase, al encajar dentro de los fenómenos colectivos, bases de toda explicación
racional de la historia –para Ramos- es el conflicto entre el interior meditetrráneo empobreci-
do, el litoral ganadero indeciso entre el país y Buenos Aires, y en definitiva, en permanente
compromiso con la aduana de la ciudad puerto. De estos antagonismos surge al primer plano
político el triunfo de la oligarquía portuaria, unitaria primero, liberal después y finalmente
apartida. Todo esto sobre el trasfondo de una voluntad desdibujada e inflexible: Inglaterra.

ROSAS, MITRE, ROCA

La figura de Rosas, pivote de nuestra historia, es enfocada en sus orígenes y consecuencias


históricas. Tal visión, ajena al odio liberal y a la apologética católica, devuelve sus dimensiones
a esta personalidad histórica
Las páginas más brillantes del trabajo apuntan a la destrucción de un trágico mito histórico:
Mitre. Una documentación que los historiadores marxistas han rehuido u oscurecido, le permi-
te a Ramos presentar a Mitre como la figura antinacional por excelencia, negador del federa-
lismo, campeón del separatismo y encarnación de la política impuesta por el imperialismo, con
su resultado, la conformación colonial del país. Lo mismo puede decirse del enjuiciamiento de
la guerra del Paraguay, conducida por Mitre al servicio del interés británico y en beneficio del
Brasil.
La tesis algo estrepitosa del autor, está en su reivindicación del Gral. Julio A. Roca, en quien ve
la personificación, con relación a un período histórico complejo y mal estudiado o deformado
por los intereses del presente, del federalismo popular, que en diverso sentido encarnaron
Rosas y los caudillos, opuestos al poder de Buenos Aires. Roca habría sido una especie de fór-
mula transaccional entre el país y la ciudad puerto obligada a conceder parte de su hegemonía
ante el peso político y militar de las provincias. La tesis en sí misma no es falsa. Es exagerada.
Puede aceptarse dentro de la oligarquía nacional en formación, Roca representó su tendencia
más argentina.
Nuestra crítica consiste en que a raíz de la política nacional de Roca, la oligarquía portuaria
derrotada política y militarmente por Roca, en realidad heredó un país más vasto. La explota-
ción oligarco-imperialista, a raíz de la unificación del país por Roca, se hizo posible en escala
nacional, pero al mismo tiempo quedaron creadas las bases de la lucha por la liberación tam-
bién en escala nacional. Roca, en última instancia fue absorbido por la oligarquía y nunca dejó
de ser su representante.

INDUSTRIA LIVIANA – INDUTRIA PESADA

Una de las críticas al régimen de Perón formulada por Ramos consiste en señalar que la indus-
tria pesada fue postergada en beneficio de la liviana. Esta crítica pone como ejemplo, de pri-
mera intención convincente, a Lenin, quién enfiló todo el esfuerzo nacional ruso, después de
1917, hacia la consolidación de la industria nacional pesada, a pesar de los sacrificios cruentos
pero necesarios, impuestos a la población en su conjunto, y particularmente al campesinado.
Tal crítica, es también aplicable a la Argentina. De lo que se olvida es que ya en Rusia, en la
época de los zares, existía una gran industria pesada. La situación no es la misma en un país
colonial, donde los gobiernos de orientación nacional se ven obligados a luchar con medios
legales contra la antigua clase de los grandes propietarios territoriales.
En tales países, la posibilidad de la industria pesada tiene por causas, o bien necesidades mili-
tares, o bien el desarrollo desordenado de la industria liviana, y generalmente ambas causas
se complementan.
Durante el gobierno de Perón ese desarrollo, en un breve plazo de tiempo, fue tan poderoso
que creó la necesidad de la industria pesada en términos perentorios. Esto explica que Perón
se viese obligado a solucionar el problema energético, particularmente, el del petróleo. A de-
más la industria pesada estuvo en las ideas de comienzos del régimen, y por ello se construye-
ron las gigantescas usinas de San Nicolás, diques, altos hornos, etc.
De todos modos, queda como un alto mérito de Ramos haber formulado una interpretación
histórico-política de contenido nacional, de innegables consecuencias educativas y de podero-
so soplo crítico y revolucionario.

PENSAMIENTO FINAL

El dilema es de hierro. O nación o factoría. Ante la conciencia histórica de los argentinos que se
levanta el mandato de nuestras glorias nacionales enlutadas por voluntad de antipatria. Y es la
conciencia nacional de los argentinos, fruto de un acaecer histórico doloroso pero no gratuito,
la que les anuncia a las naciones opresoras de la tierra invirtiendo el temor de Darío –poeta
inmortal de nuestra América- que los hispanoamericanos no hablaremos inglés.