Está en la página 1de 2

La síntesis de Haber para el amoniaco.

El amoniaco es una sustancia inorgánica de gran valor que se utiliza en la


industria de los fertilizantes, en la manufactura de explosivos y en muchas otras
áreas.

A finales del siglo antepasado, muchos químicos se esforzaron por sintetizar


amoniaco a partir de nitrógeno e hidrógeno. La fuente de nitrógeno atmosférico
es prácticamente inagotable y el hidrógeno gaseoso se produce fácilmente
pasando vapor sobre carbón calentado:

H2O(g) + C(s) → CO(g) + H2(g)

El hidrógeno también puede obtenerse como subproducto de la refinación del


petróleo.
La formación de NH3 a partir de N2 y de Hz es exotérmica:

N2(g) + 3H2(g) → 2NH3(g) ∆H° = -92.6 kJ

Pero la velocidad de la reacción es extremadamente lenta a temperatura


ambiente. Para que una reacción sea una operación práctica a gran escala,
debe proceder a una velocidad apreciable y debe dar un alto rendimiento del
producto deseado.
Al aumentar la temperatura se acelera la reacción anterior, pero al mismo
tiempo se promueve la descomposición de moléculas de NH3 en N2 y H2, lo que
reduce el rendimiento de NH3.

En 1905, después de probar literalmente con cientos de compuestos a varias


temperaturas y presiones, Fritz Haber descubrió que el hierro, más un pequeño
porcentaje de óxidos de potasio y de aluminio, cataliza la reacción del
hidrógeno con el nitrógeno para producir amoniaco, aproximadamente a 500°C.
Este procedimiento se conoce como el proceso Haber.

En la catálisis heterogénea la superficie del catalizador sólido es, por lo


general, el sitio donde se lleva a cabo la reacción. El paso inicial en el proceso
Haber implica la disociación del N2 y del H2 en la superficie del metal.
Aunque las especies disociadas no son en realidad átomos libres porque están
unidas a la superficie del metal, son muy reactivas.

Las dos moléculas de reactivos se comportan de manera muy diferente en la


superficie del catalizador. Los estudios han demostrado que el H2 se disocia en
hidrógeno atómico a temperaturas tan bajas como -196°C, el punto de
ebullición del nitrógeno líquido.
Por otra parte, las moléculas de nitrógeno se disocian aproximadamente a
500°C.
Los átomos de N y de H, que son muy reactivos, se combinan rápidamente a
altas temperaturas, para producir las deseadas moléculas de NH3.

N + 3H → NH3
Figura 1. Esquema del proceso Haber.