MANUEL HERRANZ MONTERO. Junio 2010. Desde „Arian seis‟. http://arian-seis.blogspot.

com

1

LA CRISIS. Y LA IZQUIERDA

ANALISIS Y BUSQUEDA DE INFORMACIÓN Este es un blog escrito desde la izquierda (simplifico en el concepto para entendernos) que se dirige a gentes de izquierdas, (rojos-verdes-malvas), con la intención de aportar algo de racionalidad a la comprensión de la realidad, para lo cual dedico una atención especial, aunque no única, a la crítica de este sector ideológico político, ello implica no pocas veces ir contracorriente en las aguas en las que quiero moverme, y me crea situaciones incómodas porque a nadie nos gusta que nos saquen las vergüenzas. (La crítica es perfectamente generalizable a otros colectivos diferentes) He escrito en varias ocasiones, que resulta extraño que la mayor crisis que hemos conocido todos, haya merecido tan poco debate en los círculos de la izquierda, dejando durante mucho tiempo el terreno libre del lenguaje y explicaciones a la derecha, y a la derechona, que lo utilizaba básicamente para desgastar al gobierno. Por un lado existe responsabilidad del PSOE, Gobierno y dirigentes, por no verla venir, no prever su dimensión, incluso por miedo a plantear la situación para evitar pánico, lo que ha supuesto a veces, tratar de silenciar, mediante presiones, a los que denunciaban un día tras otro la situación y sus modificaciones, que nos conducirían al desastre. (Marc Vidal, Santiago Niño, Ricardo Vergés…) En la responsabilidad del pobre „análisis concreto sobre la realidad concreta‟ estamos incluidos todos aquellos izquierdistas, mas allá o acá del PSOE, fueran individuos o partidos políticos, enmudecidos durante años. Unos por omisión, no fueron capaces de ver el gran asunto de nuestras vidas, otros por ver el tema con aquella generalidad teórica de „modelo global capitalista‟ desdeñosa del análisis concreto como sería la crisis en España. Otros que se contentan con utilizar dos o tres palabras desgastadas y creen con ello haberlo explicado todo, incluso los hay que creen que la crisis es una gran mentira. En todo caso habrá un antes y un después, producido por los recortes anunciados por el Gobierno, la percepción de gravedad empieza a calar socialmente y se comienza a hablar del asunto. Todavía tardaremos mucho tiempo en salir del huracán en el que estamos por lo que sigue siendo necesario opinar sobre las simplezas (ideas simples) de gentes que se autoproclaman de izquierdas, y que quizás sentimentalmente lo sean, aunque no intelectualmente, personas que tratan los asuntos de la crisis, extremadamente complejos y cambiantes, con unos cuantos clichés que pretenden colocar ante cada situación. Individuos que por otra parte no se cortan un pelo a la hora de criticar e insultar a cualquiera que haya tratado de analizar los hechos. (Recuerdo haber 2

leído insultos y descalificaciones personales sobre Niño y Vidal, pero no argumentos sobre lo que escribían) Pretendo enfocar el asunto opinando sobre tres aspectos del tema, 1.-La construcción racional, 2.-Los deseos y 3.- Las decisiones. Aunque empezaré hablando en relación con la obtención de información sobre el tema, que cuando la busco en Internet, prensa o libros, entre lo que leo, de entrada establezco 2 grandes grupos: 1) Aquellos lugares o medios que me cuentan cosas útiles, sea información o análisis, que me sirven para comprender la realidad, que aportan una idea nueva, diferente a otras, que me acercan a entender mejor lo que está ocurriendo. ¿Por qué el gobierno toma tal o cual medida de recortes y no otras?, ¿por qué las ha tomado ahora y no antes?... Por supuesto en este grupo están las fundaciones, servicios de estudios, organismos nacionales e internacionales, además de periodistas, blogueros, analistas, economistas y el diario El País, donde columnistas y opinión están a gran distancia del resto de medios, por aporte de información, seriedad y rigor, a destacar también el salmón dominical de economía… 2) Aquellos otros, blogs, webs, o medios que también he visitado y que me resultan inútiles porque no aportan nada nuevo, repiten lo de todos, con las mismas frases. Individuos que utilizan ideas manidas, sobadas desde tiempo inmemorial, muchas conocidas desde hace 50 años cuando era jovencito, ideas y frases que utilizan tanto para explicar lo que ocurría en los sesenta, como las crisis del petróleo, o la reconversión industrial de los ochenta. Me quedo corto en esta apreciación, ya que en demasiadas ocasiones he leído lo mismo para distintas etapas aplicadas a España, como para explicar lo ocurrido en Vietnam, EEUU, Colombia, Argentina, Sudeste asiático, Oriente Medio o África. LA CONSTRUCCIÓN RACIONAL Explicar la realidad con sentido común, con racionalidad, es un reto que tenemos todos, al que poco favorece la pereza intelectual española. Militantes y gentes de izquierda, en la calle, blogs, revistas, se muestran cabreados por la situación y lo que es peor desorientados y están perdidos si se conforman con tratar de explicar lo que está ocurriendo con la frase de „lo malos que son los mercados‟, cuando ni siquiera se molestan en definirlos y solo se limitan a establecer códigos morales para etiquetarlos. Mis primeros escritos sobre el tema destacaban el hecho de que la gente buscaba culpables individuales para justificar el tremendo tsunami mundial y lo encontraron en el gobierno. Se mezclaban los intereses del PP, con la ignorancia y vaguería y probablemente la tradición cristiana esté por medio de intentos de personalizarlo todo, o dotar de condena moral a supuestos análisis políticos, como capitalismo malo, etc. Es el mismo o parecido tema de las conspiraciones, un ángel o demonio, la 3

religión o Mr. X son los que mueven como marionetas a millones de individuos con intereses contrapuestos, porque buscar explicaciones razonables resulta cansado. Para entender mejor los mercados financieros, prefiero imaginármelos como masas de dinero agrupadas en conjuntos de instituciones que controlan unos gestores que invierten y actúan en algún lugar con cierto orden. Masas de dinero, que aportan las grandes fortunas, los ricos y empresas, pero también millones de personas, jubilados británicos, estibadores alemanes, prejubilados españoles, obreros industriales franceses, etc. Todos ellos con intereses diversos, aportan ahorros para que los rentabilicen múltiples instituciones financieras, además de miles de bancos y compañías de seguros, con miles de fondos de inversión, (no solo de riesgo, los hay de variados tipos), instituciones distintas con intereses diferentes, que administran ingentes cantidades de dinero, que se reúnen y actúan en un lugar hoy planetario, la mayoría de veces, a través de bolsas. Los intereses de millones de individuos están administrados por unos cientos, o miles de gestores, habitualmente jovencitos, en ocasiones funcionarios estatales (en fondos soberanos), que dirigen las decisiones sobre cientos de miles de millones de dólares y euros, o yuanes, todos con la finalidad de conseguir mayores réditos para sus operaciones, en función de los diferentes riesgos. Para altas rentabilidades especulan constantemente, al alza y a la baja, la esencia del mercado financiero, aumentando los riesgos no solo de los partícipes, también de monedas y países enteros. Capitales y grupos de presión, son diversos con multiplicidad de intereses. No existen mercados sin especulación, como tampoco existen mercados con todos sus integrantes manteniendo iguales posiciones. Acepto que haya grupos de intereses con mucho poder, hasta el punto de en ocasiones modificar gobiernos o monedas, (Algunas grandes compañías de seguros, por sí solas pueden controlar en saldos de fondos el mismo importe del PIB español, 1 Billón de euros). Ahora bien, la idea de que una agrupación de unos cuantos privilegiados controla el mundo, me parece alejada de la realidad actual, sean éstos la Trilateral, el Club Bilderberg, la reunión cual, o la Iglesia Católica, uno de los más poderosos y antiguos lobbies políticoeconómicos, junto con las familias monárquicas europeas, al menos desde hace 500 años. Naturalmente existen dichos grupos y otros muchos, empresas gigantes, grandes corporaciones, grupos de empresas, ramas o sectores productivos, sindicatos empresariales, etc. que especulan y presionan, como existen gobiernos de uno u otro signo, o partidos políticos, lobbies en fin, que también presionan en los mercados, en la sociedad, pero no creo exista una conspiración universal que los una a todos, o dicho de otra forma, la pretensión de ver un comportamiento unidireccional del capital, con únicos e iguales intereses, es una idea intelectualmente absurda.

4

Sucede más bien lo contrario, luchan enfrentados entre sí para arrancarse cotas de poder, o para defender sus particulares y distintas parcelas de intereses. Unos grupos presionan para dar mayor firmeza al euro y otros para destruirlo, a unos les interesa un dólar fuerte y a otros que el fuerte sea el yuan, a unos les interesará dirigir inversiones al ladrillo y a otros a nuevas tecnologías, a unos el petróleo y a otros lo nuclear, etc. La diversidad de países, de zonas económicas, de sectores productivos, de políticas, de ideologías, de seres humanos, hace completamente impensable la unidad en un solo poder con un interés único. En las batallas el capital, el poder, se encuentra en ambos lados, lobbies y poderosos en ambas trincheras. Hoy tenemos una multiplicidad de poderes como nunca antes existió en la historia de la humanidad, junto a grupos de presión antiguos, aparecen los distintos capitales, pero también ha entrado en escena un poder nuevo, la presencia de ciudadanos, que actúan como grupos humanos y eligen y derrocan gobiernos e influyen por tanto en las vidas de cientos de millones de personas. Los gobiernos alemán, francés, o británico, son poderes, que legislan, organizan, mandan, invierten, guerrean, corta pesan a otros poderes. Uno de los mayores grupos de presión mundial en todas las esferas del planeta, incluidos los mercados financieros, es el gobierno chino, (como lo es el de EEUU) presionando el comercio mundial, de materias primas, incluidos gas y petróleo, o los mercados de divisas, manteniendo la baja cotización del yuan para intentar dominar el comercio de productos terminados, etc. Y a pocos de los que explican todo mediante conspiraciones, se los ocurre hablar de que el gobierno chino se haya reunido para, comprar o vender deuda pública de EEUU o para dejar de financiar a Europa, o para controlar fuentes de materias primas en África o Sudamérica y en todos los casos se enfrenta a otros poderosos intereses. Y efectivamente, gobierno chino o club X, tanto a unos como a otros no los hemos elegido con nuestros votos, que le vamos a hacer, esa realidad es la que tenemos desde que hemos nacido, así que jugamos en ese tablero desde hace cientos de años, como para que ahora nos llame tanto la atención, y lo que es peor lo utilicemos como coartada para tratar de simplificar las explicaciones sobre la crisis y sus movimientos extremadamente complejos pretendiendo encerrarlos en una palabra como explotación o mercados. Evitar simplificaciones y buscar explicaciones, es una bonita tarea. La explotación, los mercados y la Trilateral, ya estaban ahí hace 10 años y entonces no faltaba financiación, al contrario. ¿Cómo me explico ahora el derrumbe del crédito?, si antes estaban y no había crisis y ahora sí, ¿qué ha cambiado? sin descartar la implicación directa de los mercados financieros, deberíamos explicar cómo influyen, por lo menos deberíamos tener la inquietud de buscar explicaciones más completa sobre lo que está ocurriendo y modificando las vidas de cientos de millones de individuos. 5

Ítem mas, deberíamos inferir que esta crisis no es como otras, (es la primera crisis del euro) porque nada es igual visto de cerca, tiene particularidades que son las que tendríamos que encontrar, si de verdad me considero inquieto y pretendo juzgar qué salidas son posibles aquí y ahora. En muchos textos que leo por la blogosfera considero que ni siquiera tienen el problema de estar equivocados en sus planteamientos, simplemente no aclaran nada, solo etiquetan o adjetivan. Por ejemplo, que „los pobres tienen las de perder y que los ricos viven mejor‟, o que „la cuerda se rompe por su lado más débil‟, o dicho con grandes palabras, „la culpa es del capitalismo‟, igual que acusar a todos, políticos, economistas, de neoliberales, todo eso de poco me sirve para entender por qué la crisis en Europa tiene una dinámica y en EEUU otra, o por qué en los países emergentes ha calado menos que en los desarrollados, o mejor aún, ¿tendrá algo que ver el nivel de desarrollo económico (y financiero) con las manifestaciones de la crisis? O ¿por qué en España ha tomado una deriva diferente a Alemania o Francia? O ¿Por qué aquí tenemos doble paro que en el resto de Europa?, porque pobres, ricos, capitalismo y neoliberales hay en todas partes y no en todas se manifiestan las mismas cifras. Las cosas miradas desde lejos parecen iguales aunque sean distintas y cada vez que nos distanciamos en altura, mas iguales parecen, seres humanos u hormigas, y si nos alejamos del planeta mas igual parecerá la vida, no podremos distinguir entre animales o plantas. Ahora bien si me acerco veré que las hormigas tienen sistemas de organización y cuanto más cerca miro mas diferencias aprecio. Este, creo yo, que es el papel de todo racionalista, buscar las diferencias, traspasar la apariencia y tratar de entrar en la esencia de las cuestiones y ver los diferentes intereses en cada asunto. Será difícil, cometeremos errores, pero deberemos intentarlo si queremos avanzar en comprensión. En foros que visito parece que cierran los ojos ante nuestros problemas, ni siquiera muestran cuales son, por tanto difícilmente se describen las causas que los provocan. Si me quieren modificar las pensiones, será un problema serio, pero deberíamos exigir a quien escribe y habla, sean políticos, sindicalistas, periodistas, que tratara de explicar ¿el por qué de las cosas?, de lo contrario será muy difícil encontrar soluciones. Ahora bien, si te sirve como respuesta la generalización de que el capital quiere explotar, lo siento por ti, porque con poco te conformas, el capitalismo lleva instalado en nuestra sociedad unos cuantos años y el recorte salarial o la congelación de pensiones se producen hoy en un entorno y circunstancias concretas. Al mismo tiempo te envidio, tienes suerte de que una sola frase te valga como respuesta a todos los problemas pasados y presentes. A mí no. Me gusta entender las posibles alternativas para salir de la situación, lo cual me lleva a entrar en muy diversas fuentes de información, fundaciones, servicios de estudios, organismos nacionales e internacionales, me gusta preguntarme qué está 6

ocurriendo, y no dar todo por sabido y explicado con las opiniones de mi círculo de colegas. Los problemas específicos de hoy, los que ven los mercados, los analistas, la prensa internacional parecen ser diferentes a lo que vemos nosotros. ¿Seremos capaces de verlos la izquierda? Sobre todos ellos gravita el corto y el largo plazo, la imperiosa necesidad hoy de frenar el gasto para intentar conseguir financiación que permita al Estado seguir funcionando, lo cual choca frontalmente con reactivar la economía, pero no habrá futuro si no hay presente. Gran dilema con opciones diferentes y contradictorias. Sintetizando estos pueden ser los problemas españoles del momento: 1) Tenemos una enorme deuda privada, de las mayores del mundo. Este aspecto que ven los mercados y asusta, aquí entre nosotros pasa casi desapercibido, y ojo porque muchos analistas no la ven totalmente separada de la pública, amparados en experiencias históricas. 2) Existe fuerte deuda pública y el déficit aumenta velozmente. Difícilmente financiable porque no nos prestan. No se fían que sea posible controlarlo. 3) La suma de ambas deudas es la mayor preocupación. 4) Los problemas en el sector financiero, exceso de riesgo inmobiliario e impagos en sus balances podrían hacerlo tambalear. Desde fuera se aprecia alta opacidad y desconfianza. 5) Inexistencia de crédito mundial, europeo y por ende español. Consecuencia y necesidad de la enorme burbuja de deuda, público-privada, en EEUU y Europa. 6) Construcción europea, en precario, falta de liderazgo. Ataques al euro, desde dentro y fuera de la UE. En cuanto nos afecta particularmente al estar dentro de obligaciones compartidas. 7) Recesión, paro, atonía económica, que impide reducir la deuda a medio plazo y limita sobremanera la posibilidad de alternativas. 8) Sistema productivo obsoleto. Reformas pendientes, energética, educativa, laboral, financiera, administración pública. 9) Crisis política interna, que resta fuerza y capacidad de decisión, tanto como credibilidad en las actuaciones y que abre la necesidad de un nuevo contrato social entre partidos, agentes sociales y ciudadanía. La crispación y poca unidad política dificulta la toma de decisiones, las ralentiza y las hace perder eficacia, lo cual mina la confianza internacional.

7

LOS DESEOS. LA SOCIEDAD QUE TE GUSTARIA O sobre cómo te gustaría que fuera la sociedad en la que vivir, y al tiempo comprobar que esa realidad soñada choca e interactúa con las de otros colectivos humanos de este y de otros países. Te gustaría que aquí no hubiera capitalismo, ni mercados, eso es un deseo, que deberías plantearte contrastándolo con el mundo real, europeo, asiático, africano, americano. ¿Como suprimirlos?, ¿que pondrías en su lugar?, ¿lo querrían así los millones de personas que conviven contigo? ¿Aceptaríamos regresar a la edad media? ¿Podríamos vivir solos y aislados en un país sin mercados? Te gustaría de verdad vivir sin salir de aquí y sin que nadie entrara, sin contactos con el mundo, te gustaría la autarquía ya intentada por Franco y Falange? Dentro del mundo de los deseos es equivocado considerar que todos los individuos que te rodean tienen tus mismos intereses, misma ideología, mismo criterio político…Quizás este sea un aspecto más genuinamente español, ya que estamos poco acostumbrados a convivir con la diversidad, (en los últimos 100 años), sin darnos cuenta que nuestros deseos no son iguales a los de la gente cercana que pueden tener otra idea de la vida. ¿Aceptamos vivir sin gastar tanta energía?, ¿creciendo o decreciendo?, ¿menos transportes, menos comodidades, menos mercancías, suprimimos el dinero?, ¿es deseable vivir en un monasterio, no unas vacaciones sino toda la vida, pero a escala país, decenas de millones de personas, o a escala continental centenares de millones y crees que sería elegido por ellos? Complejo de Peter Pan. En la izquierda tenemos un problema añadido, parece como si estuviéramos a disgusto y disconformes dentro de nuestros cuerpos. No aceptamos fácilmente la sociedad que nos hemos dado, en la cual hemos participado en su construcción y en la que nos toca vivir. Es como si quisiéramos escaparnos de un cuerpo que contiene nuestra mente. Y lo que es peor creemos que eso es posible, pero ya sería hora para muchos de identificar unos cuantos deseos con la realidad. Dentro de amigos y conocidos hay muchos que valoran poco nuestra sociedad y parecen preferir otras, las de Méjico, Bolivia, Venezuela, Cuba, Brasil, India, China, etc. por encima de la europea, cuando esas citadas y otras muchas se encuentran lejísimos de los criterios y realidades europeas de justicia, laicismo, solidaridad, libertad, igualdad y fraternidad, para hombres y mujeres, ancianos y niños, o grupos de minorías. Cualquier somera investigación mostraría gigantescas diferencias en sus niveles de enfermedad, inseguridad, represión y maltratos a mujeres, niños y ancianos, a minorías, sociedades polarizadas en extremo, poco solidarias, etc. etc., En el siglo XXI no tendría que ser necesario recordar estas cosas tan ampliamente documentadas para cualquier interesado, y sin embargo se olvidan en demasiados círculos. 8

La comunidad europea de los últimos 50 años es quien más cerca ha estado de los ideales del anarquismo, socialismo, comunismo y feminismo, en la historia de la humanidad pocas han estado tan cerca, quizás ninguna. Muy pocos grupos sociales mundiales han contado con tanta libertad individual y colectiva, libertad ideológica que incluye diversidad de creencias, de medios de prensa, radio televisión, edición, de partidos y grupos, de movimientos de mercancías, personas e ideas. Libertad de vida, sin pena de muerte, lapidaciones o linchamientos, sin torturas. En casi ninguna parte del mundo se dan parecidas situaciones de igualdad y libertad de sexos, de razas, de religiones, en casi ninguna parte existe sociedad tan laica como la europea, o sociedades con tanta seguridad en temas de delincuencia, asesinatos, violaciones, trabajo y maltrato infantil, guerras. A pesar de lo anterior, escucho a algunos jóvenes decir que nunca estuvo el pueblo tan oprimido como hoy con el capitalismo, y así lo creen muchos izquierdistas menos jóvenes. Todos deberíamos estudiar algo de historia social, Grecia, Roma, la edad media, el renacimiento, los absolutismos, o más allá, Egipto, Persia, en ninguna parte encontramos ciudadanos, en ninguna época hubo derechos humanos, que es una construcción reciente de la Europa Ilustrada, el ser humano siempre fue una bestia sin derechos hasta hace poco tiempo, salvo emperadores y realezas, señores feudales, el clero y los mandos militares. Y todavía hoy no en todos los lugares. Ni que decir tiene que el estado de bienestar europeo no existe hoy en parte alguna, los niveles de pensiones, sanidad, educación, subsidios o ayudas a los necesitados, el tamaño del salario social en Europa y los parámetros de solidaridad interior y exterior, ninguna otra zona del mundo los ve de cerca, todo ello es poco imaginable en los teóricos revolucionarios que podamos conocer. Ahora, como ya lo tenemos, lo valoramos poco, incluso lo despreciamos. En esto llegó la crisis y afecta gravemente a Europa, a lo que representa en relación con el resto del mundo, millones de trabajadores en Asia, Sudamérica y África pueden trabajar en condiciones de mayor precariedad que los europeos. Bien, pues en el terreno de los deseos se empieza a jugar esta guerra. Los campos de batalla para resolver los problemas son: 1) Mas o menos Europa. Difícilmente se podrán resolver mejor los problemas con mayores cotas de autarquía, o independencia como proclama parte de la derecha española y muchos líderes del PP. Con la peseta, o sea fuera del euro, podríamos devaluar y perder ese 20% de peso del que tanto hablan algunos economistas, sin tanto esfuerzo inmediato, otra cuestión sería el medio plazo, sería desandar caminos que nos han acercado a una sociedad de mayor libertad, justicia y solidaridad. 2) Más o menos Estado. Saldremos hacia una sociedad mejor si damos mayor 9

poder al Estado, si fortalecemos las instituciones para elegir, controlar, legislar, corregir, porque en el Estado podemos influir los ciudadanos y tiene que actuar de contrapoder con los otros poderes en los que podemos influir muy poco. En este tramo de la historia es posible, en otros momentos ni siquiera los individuos podían planteárselo. 3) Más política o más economía. Es el cemento de ambos anteriores, mayor peso a la política, al Estado en Europa, con mayor implicación ciudadana en el control de las instituciones. Casi ninguno de los problemas de deuda, de control de mercados financieros, de regulación bancaria, de penalización de actividad especulativa de tasas financieras especiales, etc. pueden encontrar salida fuera del marco global de la UE, para ello las instituciones comunitarias (particularmente las de la Eurozona) deben hacerse más fuertes políticamente, la integración política debe dotarlas de mecanismos de mayores y rápidas respuestas económicas. Incluido la actuación en ámbitos más amplios, G20, FMI u otros, que para que sea eficaz tendrá que ser europea, y no nacional. Mas política en España supone mayor participación ciudadana, mejorar la implicación de los partidos en la sociedad y su representación, superior control y participación social de los partidos incluido el control parlamentario al gobierno, mayor control del gobierno a su presidente, aumentar peso a las instituciones y rebajarlo a los dirigentes. No podemos aceptar que se produzca un giro de 180 º en las políticas gubernamentales y nadie sienta la obligación de explicar el por qué a la sociedad. ¿Alguien propone otras ilusiones o deseos de sociedad?, o solo juega a la contra. Nos molesta todo y somos susceptibles de criticar cualquier cosa, por supuesto, tenemos capacidades intelectivas y tiempo para pensar, y necesidades materiales profusamente satisfechas, así que desde estos cuerpos que no aceptan nuestras mentes podemos hacer de masocas. Que se pueden modificar, hagámoslo, pero desear que no existan mercados, por ejemplo, es un deseo que convendría precisar porque de lo contrario solo se queda en una chiquillada, o en una lamentación ante nuestra impotencia y desconcierto, y nos quita fuerzas para plantear límites en determinadas operaciones financieras, por ejemplo. Estamos viviendo una época de trascendentales cambios en nuestras vidas, similar en cuanto a la profundidad de ellos a la Transición, con un elemento diferenciador básico, entonces los cambios conducían a avanzar, en mas derechos, libertades y justicia, eran movimientos hacia adelante, los actuales son hacia atrás y pocos de los jóvenes antifranquistas hemos vivido situaciones regresivas, y menos aún las generaciones posteriores. Este hecho diferencial, el retroceso, hace que sea importante fijar los sueños y los deseos de sociedad, y lo es porque para empezar muchos antifranquistas deberían asumir, de una vez, que en los últimos 35 años hemos avanzado, por eso ahora 10

supone un retroceso, Y esto es importante porque haría encarar los problemas de forma más concreta y real, acercándolos a salidas posibles, de lo contrario aceptar que retrocedemos sin haber avanzado nos llevaría al franquismo, en nuestras cabezas. Extraño campo de lucha realidad-irreal, que elimina posibilidades para unos, dejando caminos expeditos para otros, la derecha. Muchos deberían pensar que ha llegado el momento de abandonar su complejo de Peter Pan, anclados en lecturas y sueños de su niñez, y aceptar que los deseos de mayores son otros, porque seguir manteniendo que nada cuesta, y su corolario de querer mas de todo, no conduce a buenos puertos, porque mientras ellos abandonan la realidad soñando imposibles, la sociedad en la que vivimos se mueve en la dirección opuesta.

LAS DECISIONES: CUALES, DEPENDE DE CUANDO Una huelga contra la crisis, nunca será efectiva, porque la crisis no se enterará, no modificará sus parámetros de deuda privada ni pública, ni aumentará el crédito, saneará bancos, ni eliminará especulación, ni etc. Las huelgas, máxime si son generales deben tener un objetivo claro, cambiar un gobierno, modificar leyes, conseguir la jornada de 8 horas, presionar a gobiernos para controlar mercados financieros, etc. Pero así genéricas contra la crisis, son pataletas abstractas que solo sirven para echar fuera, el cabreo y el desconcierto de la gente y la rabia de las organizaciones que durante un tiempo tuvieron gran influencia en el Gobierno, que no aprovecharon para impulsar modificaciones, porque querían mantener todo y ampliarlo. Lo cual ha sido un error. Quiero que no me quiten lo que tengo y me den más, durante más años. Los dirigentes sindicales que al comienzo de los problemas parecían tener ideas más claras que el gobierno, por mejor discurso, en el transcurso de los 3 años mientras la crisis arreciaba fueron perdiendo capacidad de actuación enredados en una negociación que nunca consiguieron terminar, hasta llegar a día de hoy con las fuerzas agotadas, mientras la crisis sigue. Aquella reforma laboral que debió hacerse para evitar la injusticia de los dos mercados, aquellas presiones no realizadas para conseguir reuniones del Pacto de Toledo, o los apoyos a los parados en forma de contratos diferentes, y a los 6 millones de trabajadores precarios, las ideas para reactivar otra economía, los planes fiscales y de recortes estudiados y consensuados, y muchas más todas ellas puestas en marcha hace 2 años nos hubieran situado en otro contexto distinto, y probablemente hubieran conseguido frenar la sangría del déficit que ahora nos ha ahogado. Quizás entonces, en aquellos momentos, el ajuste sí podría haberse hecho de otra manera. No, la culpa no es de los sindicatos, ni mucho menos, pero tienen responsabilidad, 11

como la tenemos todos, mayor el Gobierno. Y los partidos políticos parlamentarios, y los agentes sociales, patronales, bancos, instituciones, universidades, fundaciones, intelectuales, etc. hay un enorme fallo social en estos años desde la creación y alimentación de la burbuja inmobiliaria dilapidando ingentes recursos enterrados entre arena y ladrillos. Incluso en los 3 últimos años después del estallido de la crisis financiera mundial y estallido de la burbuja, nos hemos dormido, hasta llegar aquí. Las pensiones. Un ejemplo que ven los mercados y no vemos nosotros. Naturalmente es un tema sangrante para todo el mundo, al que le afectan como a todos los asuntos importantes múltiples variables y contradicciones por tanto requiere de estudios y discusiones ampliamente y además lograr los máximos consensos en las decisiones a tomar. Los analistas, ven que en España habrá más viejos, que vivirán más años, por lo tanto cobrarán pensiones más personas durante mayor tiempo. Al mismo tiempo habrá menos jóvenes. Lo anterior ya es fácilmente constatable estadísticamente desde hace 30 años y en aumento. Este es un ejemplo de problema, ¿cómo abordamos esta situación? Luchar porque las cosas queden como están ahora probablemente supondría que nuestros hijos no cobrarán las pensiones que conocemos actualmente. Así que ¿defender las pensiones que significa? Que me dejen como estoy conduce a que no cobrarán en 15 o 20 años, negarse a estudiarlo es aceptar de entrada la derrota. Pues claro que hay gente que tratará de vender sus planes, como siempre, como en todo, pero cerrar las discusiones es ceder terreno a esa gente. No. El Gobierno español no contaba con mucho más margen de maniobra que el griego. Todo apunta a que no fue así, en ese momento ya no tuvo ningún margen de maniobra, o recortaba o el Estado se paralizaba. Las cifras no eran las de Grecia, pero las consecuencias de la caída de España podrían tumbar el euro, y Grecia no, porque la economía española suma tanto como la de Grecia, Portugal e Irlanda juntas, por tanto las presiones fueron tremendas en aquellos primeros días de mayo. Digámoslo claramente, en las últimas semanas las posibilidades de quiebra del Reino de España han sido grandes, el „default‟ sigue siendo posible. El peso de la deuda pública no es excesivo comparado con otros países, pero el déficit crece a velocidad de vértigo y la enorme deuda privada nos aplasta y para muchos mercados, pesa la suma de ambas. La falta crédito mundial y europeo en particular, y que nuestros acreedores dejaron de fiarse de nosotros, porque analizaban datos que aquí no importaban a muchos, pero sí a ellos que son quienes ponen la pasta, les hizo plantearnos que si queríamos dinero, refinanciar, colocar la deuda, era imprescindible un frenazo ya. Habían esperado mucho tiempo sin ver que el gobierno tomara decisiones con rigor, en este momento de la partida había que recortar gastos inmediatamente, salarios 12

y pensiones eran los más rápidamente manejables, al tiempo de actuar como compromiso/mensaje de ahora sí estar dispuesto, después de tantas vaguedades durante 2 años. Después seguiríamos hablando. La realidad se impuso a los sueños del presidente y, de repente ¡plaf! apareció la gravedad de la crisis ante millones de españoles que hasta ese momento no la percibían. ¿De verdad piensan que el Estado puede funcionar diariamente sin afectarle nada?, a pocas personas se les pasa por la cabeza la posibilidad de que sea imposible pagar la nómina mensual a los funcionarios, en sanidad, educación, administración, dejar de pagar las pensiones…, o sea Argentina hace unos años. Aunque quizás no estemos tan lejos de una situación parecida aquí entre nosotros. Después de 2 años y medio es imposible tomar las medidas de recortes de gasto más despacio. En todo caso es solo el comienzo de la nueva etapa. No son tan raras en la historia estas situaciones de „defaults‟, como demostraron en su extraordinario trabajo Rogoff y Reinhard „‟Esta vez es diferente: una visión panorámica de ocho siglos de Crisis financiera‟, (sin editar aquí aunque no es difícil encontrarlo traducido por Internet) España ya las sufrió y muchos otros países, el problema hoy es que nos pille a nosotros. Así que, en las decisiones a tomar influyen: la claridad del análisis, los conocimientos e informaciones, la fuerza que tengamos para actuar, el ánimo y la capacidad de liderazgo, los apoyos que podamos conseguir, aspectos que tienen mucho que ver con las fuerzas y características de adversarios y oponentes. Por supuesto en las decisiones influirán los deseos y la construcción racional, todo interactúa. En una batalla como la actual es vital sumar, explicar, debatir, en esto el gobierno ha fallado estrepitosamente y su partido soporte igualmente. Ni siquiera han sumado sus propias fuerzas. En una crisis como la actual, las contradicciones serán normales, pero los vaivenes, errores, ocultaciones, etc. Son otra cuestión. No se concibe que ya comenzada la crisis se siguieran tomando decisiones de gasto como si no sucediera nada, en los ayuntamientos y en las comunidades autónomas PSOE y PP. Si las revisiones del gasto público que se están realizando hoy por todas las administraciones se hubieran tomado hace 2 años quizás no hubiera sido necesario congelar pensiones. Y, por favor, no confundamos un plan de empleo para ornamentar fuentes o modificar jardines, con arreglar infraestructuras ferroviarias susceptibles de transportar mercancías, con lo que conseguimos mayor eficiencia energética y económica. Para el objetivo de este trabajo lo que interesa resaltar no son tanto los abundantes errores gubernamentales y de su presidente, (ni los del PP), de los que ya he escrito en otras ocasiones, como la postura de colectivos o individuos que no entienden que el panorama social y político en España es sombrío por:

13

1) Estamos dentro de las turbulencias de un huracán, del que costará salir y lo haremos malparados. Este huracán que aprecian perfectamente desde otros países está formado por la realidad que conforman las cifras y datos de la economía española, deuda y enorme déficit, por el tremendo paro y las pocas posibilidades de crecimiento económico a medio plazo, por la feroz especulación y las constantes referencias de la prensa internacional a nuestros aspectos negativos, los errores, o no, de información de organismos internacionales, la debilidad del gobierno y su falta de apoyos políticos, sean o no parlamentarios y sociales, las dificultades de aplicar en España una decisión estatal por la diversidad de poderes autonómicos, la debilidad de la sociedad española, incluyendo todos los partidos, que no estaba preparada para esta situación, la obsolescencia de nuestro modelo y aparato productivo, nuestras deficiencias en balanza por cta. corriente, en I+D+i, en educación, en competitividad, en mercado laboral, en justicia, en eficacia de la administración… 2) La gravedad de la crisis mundial y su parcela específicamente española, que muestra que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, con dinero ajeno, que se niegan a seguirnos prestando, y que inicialmente nos hará más pobres alrededor de un 20%. 3) Las contradicciones inherentes a cualquier decisión, entre el corto y el largo plazo, por ejemplo entre atajar el déficit o fomentar empleo. Aunque hoy la principal es conseguir salir del huracán en el cortísimo plazo, sin lo cual huelga todo lo demás. No hay futuro, en el sentido predecible, más allá de un derrumbe. Empiezan a conocerse cifras significativas de inversión que sale, extranjera y española, ... 4) El frenazo experimentado por toda clase de políticas, por agotamiento de fuerzas gubernamentales y de país, El cúmulo de problemas junto con el veloz crecimiento del déficit nos secó la financiación, no hay de donde sacar más dinero, al margen de que se vea más o menos procedente tal o cual política, nadie nos da dinero para fomentar la recuperación, ni siquiera para mantenernos sin ajustar, recortar y asegurar el déficit, aunque todos veamos que perjudica el crecimiento. El capital manda y el Estado manda. Unas veces mandan unos y otras veces los otros, existe una lucha de fuerzas constante en ambas direcciones, y si no existiera un equilibrio, (inestable, of course), no hablaríamos de capital y Estado, solo hablaríamos de un polo, Hablamos de ambos porque hay lucha, porque no ha vencido ninguno de los dos. Pero no siempre hay solo dos contendientes en el tablero, como tampoco el término capital engloba unos únicos intereses claramente delimitados, en ocasiones los campos capital-Estado se entrelazan, se manifiesta aquella situación „de hoy ministro mañana banquero‟, las más de las veces el capital no es unipolar, sino multipolar y en repetidas ocasiones no coinciden los intereses de unos capitales con otros, porque sean de diferentes países o sectores, o bien porque sean distintos intereses aún siendo del mismo sector. 14

En Europa ¿podríamos afirmar hoy que el capital manda y quiere destruirla?, porque eso es lo que puede estar en juego. Si esto fuera así deberíamos precisar de qué capital hablamos, ¿El industrial? ¿De qué sectores, metalúrgico, automóvil?, ¿el comercial? ¿De logística, de grandes almacenes, de transportes?, ¿el capital químico? Me parece equívoco y poco útil aceptar que el capital europeo, ampliamente diversificado, se una en sus intereses y deje a los estados europeos entrar en recesión para que las economías dejen de producir y por tanto de suministrarles beneficios. Y supuesto que fuera de esta manera ¿estaríamos diciendo que aceptarían perder sus gigantescas inversiones en Europa?, porque los traslados de capital hacia Asia son una pequeñísima parte del total invertido de capital europeo. La banca europea es un sector muy afectado por todas las batallas de la crisis, tanto en negocios a costa de los estados, tomando dinero del BCE al 1% para comprar deuda pública al 4%, como en posibles descalabros, porque si cae España, caerán decenas de bancos europeos arrastrados por los impagos (y alguno de EEUU) que tienen deuda española en sus balances, la verdad a mí me resulta particularmente complicado aceptar un solo interés, en una sola dirección y tan claramente apreciable como lo escribe alguna gente. En España, la banca española ha comprado deuda pública a requerimientos del gobierno, (lo cual significa poder político) hasta donde ha podido. Otra muestra de intereses compartidos entre capital y Estado. Los intereses del capital bancario no creo pueda afirmarse que sean asfixiar al Estado, más bien les interesa salvarlo para ganar pasta, apretarán las clavijas, pero siempre con la idea de poder cobrar su deuda tal cual. Otro asunto muestra diferencias dentro del capital bancario, la desconfianza entre banqueros ha conducido a que el mercado del crédito inter bancos haya desaparecido, (lo cual es un problema para todos) los bancos prefieren meter el dinero sobrante en el BCE a bajísimo tipo de interés, antes que prestarlo a tipos más alto a otros bancos. No se apoyan entre sí, no tienen los mismos intereses un banco y otro. No es tan simple como parece, englobar toda aclaración en un solo término, sea el de capital, liberalismo, explotación o cualquier otro, la mayoría de ocasiones solo pretende eludir explicaciones. Toda decisión afecta a múltiples intereses, no tan claramente identificados en un cajoncito como parece pensar mucha gente, siempre deberíamos recordarlo en cualquier caso y al respecto de las medidas a tomar, y que además, colisiona contra las fuerzas que se oponen a ella, dentro de nuestro entorno y fuera, choca contra los que proponen otras alternativas y por supuesto contra todos los que no la quieren aunque no propongan nada.

15

Toda decisión de ajuste, tendrá más gente en contra que a favor, por lo que para hacer las cosas necesitamos fuerzas, y para aumentar fuerzas necesitamos realizar consensos, incorporar ideas de otros, diferentes a las nuestras. Para tomar una decisión, no son suficientes solo los deseos de cada uno ni su racionalidad. La política, la posibilidad de hacer, de cambiar las cosas está íntimamente ligada con las fuerzas de que dispongamos para ello, así que sin pensar en aumentar las fuerzas toda posibilidad de cambio es un absurdo. Si cualquiera de los grupos o colectivos izquierdistas, o sindicalistas, piensan que ellos podrían haber tomado otras decisiones que hubieran minimizado el impacto de la crisis, están en un error y si lo hacen creer así a la gente están fomentando falsas expectativas. Hasta aquí hemos llegado. Con una pérdida de confianza de los ciudadanos en las instituciones y en los partidos, que llevan a tres cuartos de población a desconfiar de los líderes de los dos grandes partidos de gobierno PSOE y PP. Con un grado tan grande de desconfianza y poquísimo apoyo, el gobierno ha iniciado en solitario un proceso que pretende realizar amplias reformas, en el mercado de trabajo, sector financiero, pensiones públicas, tributación fiscal, sectores energético, educativo, reordenación de la administración pública, y un largo etc., precisamente ahora con la menor imbricación de los ciudadanos con partidos e instituciones, pretenden modificar cuestiones profundas que podrían perdurar 20 años. Parece un nuevo error. En este país tenemos que entender que un tercio de la población no puede, no solo en sentido moral, además en el de no tener fuerza, imponer sus criterios al resto, gobiernen unos u otros, o aceptamos este hecho, patente en todas las elecciones donde los ganadores lo son por un tercio de votos, quedando un tercio para otra alternativa y un tercio más entre otros grupos estatales, nacionalistas y abstencionistas, o lo aceptamos o avanzaremos poco y a trompicones. Por eso hay que integrar, hay que sumar y aceptar las diferencias cerca de nosotros, porque „eliminar‟ a un número tan enorme de gente es imposible. En todo caso es ahora cuando formular propuestas tienen mayor sentido, es momento de presionar para que la educación tome tal o cual dirección o los contratos de trabajo contengan tal o cual idea, es ahora cuando tiene sentido la presión sindical y política, pero lo tienen en cuanto propuestas concretas, las posibles de aplicar en el nuevo contrato social aquí y ahora es donde conviene mostrar nuestras ideas revolucionarias. Y si unas propuestas no entran a formar parte del total en cada momento, no podemos abandonar y retinarnos con el resto de ideas en el bolsillo. La apuesta no puede quedar reducida a todo o nada. Esta actitud perfectamente asimilada por la derecha, (liberales, neoconservadores), sumar ahora lo que se pueda, hasta la próxima vez que pueda sumar otro poco, es una actitud muy poco insertada en los comportamientos la sangre de la izquierda, pero ya es hora de ponerla en marcha. 16

Cada asunto a reformar, requiere amplias discusiones y variadas decisiones a tomar, todas ellas muy concretas, probablemente contradictorias y en absoluto garantía de ser las mejores, puesto que tendrán que ser consensuadas y por tanto pueden contener mas Estado, mas Europa, mas política y ser más cercanas a los intereses ciudadanos, o lo contrario. Ahora es el momento de proponer, de presionar. Si dejamos este espacio vacío será ocupado por otros y la crisis no ha terminado, para muchos no hace más que empezar. Manuhermon 16 junio 2010. Desde http://arian-seis.blogspot.com

17

DEBATE. CRÍTICAS Y RESPUESTAS Crítica.1, a ‘La crisis. Y la Izquierda’.

¡Joder Manuel Herranz!, es un texto incomible. Es un verdadero monumento a la tergiversación. Incluso detecto un sospechoso tufillo (deja vu) a “rancio”. Más allá de muchas aserciones que haces más o menos bizarras, pero que no tienen mayor trascendencia, no puedo evitar examinar otras más graves. Para empezar veo raquíticos los criterios que utilizas a la hora de seleccionar tus fuentes documentales. Si esas son las preguntas que tienen que responderte para decidir sobre su fiabilidad, son muy pobres. En otro punto del texto afirmas cosas como “ver un comportamiento unidireccional del capital…es una idea intelectualmente absurda.” ¡Ahí es “na”!. Por supuesto que es unidireccional. Su única y exclusiva dirección es la adquisición de más capital, sin paliativos. Lo más curioso, y esto nos da pistas sobre la inconsistencia de tu texto, es que unos renglones antes escribes las siguientes frases referidas al capital: “Los intereses de millones de individuos están administrados por unos cientos, o miles de gestores … todos con la finalidad de conseguir mayores réditos para sus operaciones.” Si esto no es un comportamiento unidireccional que venga dios y lo vea. Sus intereses aparentemente contrapuestos (la estructura fina que veo es la que te gusta) son meramente tácticos y con el objetivo único de eliminar a la competencia. Precisamente, la fuerza aplastante del capital (de los poseedores) es que tiene una finalidad única, clara, definida, simple, certera y unívoca. Y esa finalidad es conseguir más capital. Por más unidireccional es auto replicante. Reto a cualquiera a que me indique otro objetivo del capital que no sea finalmente conseguir más capital. Esta crisis, que en el detalle parece distinta a otras anteriores pero que en esencia es igual, es consecuencia lógica de un proceso que se rige finalmente por leyes básicas del mercado y que son esencialmente las mismas desde hace más de un siglo. Discrepo de que lo importante es el detalle. El detalle de esta crisis no es más que una variación del tema central. Cada crisis económica es el resultado de un mismo proceso general que presenta peculiaridades locales y temporales. Contrariamente a lo que dices, hay que superar la visión estrecha y mirar desde lo alto para no perder la perspectiva del problema. No hay que perderse (demasiado) en los detalles. ¡Ojo al parche!. Explícame tú, que al parecer escribes desde la izquierda, lo que dices más adelante “En la izquierda tenemos un problema añadido,… No aceptamos fácilmente la sociedad que nos hemos dado, en la cual hemos participado en su construcción y en la que nos toca vivir”. ¿Debo entender que la izquierda debe
18

aceptar fácilmente la sociedad que le ha tocado vivir para tener menos problemas?. Perdona, o no sabes lo que dices o no eres de izquierdas. Sin más comentarios. Según indicas, los problemas de hoy, y que la izquierda no es capaz de ver, se resumen en que el Estado está en deuda. O sea, el Estado, que somos todos, está en deuda con unos pocos dueños del capital. Esto, perdona Manuel, es ideológicamente inasumible para un izquierdista que tiene el problema añadido (como es mi caso) de no aceptar la sociedad que le ha tocado vivir. Mucho menos cuando ese Estado, que somos todos, ha dilapidado parte de su poder salvando la cara de muchos de esos dueños del capital. El Estado no puede ni debe asumir un papel al mismo nivel de los poderes económicos. El Estado (entendido como garante de los intereses generales) está por encima (y esto duele) por encima de cualquier otro poder. Más adelante en tu escrito descubres, finalmente, dónde está el huerto al que pretendes llevarnos. Vienes a decir, resumiendo, que… o economía de mercado o el caos, Europa: ese idílico lugar donde habitan los mercaderes, mayor implicación ciudadana, eso sí, pero poco poder y fuera de Europa nos espera el averno y poca diversidad autonómica. Llegas a decir que “desear que no existan mercados es un deseo que convendría precisar o solo se quedaría en una chiquillada”. Quiero pensar que te estarás refiriendo a los mercados de San Miguel, de Las Maravillas o de La Boquería, porque si te refieres al Mercado Financiero, Global, amoral, anónimo, capaz de quebrar Estados, especular hasta la nausea y comerciar con vidas y muertes, es intolerable sin precisiones, aunque según nos adviertes “nos quite fuerzas para plantear límites en determinadas operaciones financieras”. Finalmente, como en un anuncio de compresas, “de repente ¡plaf!. Nos dices cosas como “el capital manda y el Estado manda” o, porque la banca española ha comprado deuda pública a requerimientos (¿) del gobierno, nos dices que es (agárrate) “otra muestra de intereses compartidos entre capital y Estado” y otra lindeza para enmarcar “los intereses del capital bancario no creo que sean asfixiar al Estado, más bien les interesa salvarlo para ganar pasta, apretarán las clavijas, pero siempre con la idea de poder cobrar…”. Seguramente os recuerde cuando dábamos biología en el colegio la diferencia entre depredador y parásito. Solución: al segundo le interesa no matar a su víctima. Y cerrando el círculo, no puedo más que decir: ¡joder Manuel! Tú eres de derechas, macho. Un abrazo, D. P.D. No he visto escrita una palabra del actor del mercado más numeroso y menos capitalizado: los desposeídos.
Respuesta. 1, a Crítica 1, a ‘La Crisis. Y la Izquierda’ Joder Diego! tu escrito es bueno para polemizar, intentaré tocar por encima dos o tres cosillas, porque es un debate de muchos años y miles de libros y escritos lo que se condensa en él, de los cuales yo solo habré leído unas cuantos docenas, 19

además de cientos de discusiones y polémicas. Son las ventajas de pasar de 60 con una vida movidita. Las fuentes documentales sobre la crisis económica, las cito genéricas y provocativamente, con un marcado criterio de utilidad y no ideológico, mis años y bagaje se encargarán de separar el grano de la paja, como debería ocurrir en cada individuo en vez de tenerles miedo. Destaco las que suelen omitirse y atacarse desde amplios sectores sentimentales de izquierda, en donde conozco mucha gente que las desprecia, pero nunca contraponen otras fuentes, (porque no existen quizás) desde sindicalistas ugeteros a comisiones, pasando por cenetistas o cegetistas, por supuesto también me refiero a individuos aislados, o afiliados y militantes socialistas, comunistas, alter globalizadores, antisistema etc. Las fuentes documentales que yo citaba como genéricas, pueden englobar varias docenas de instituciones donde encontrar mimbres para analizar la realidad, allí se encuentran los datos fundamentales, las estadísticas, para comprender aspectos económico-sociológico-políticos. El adjetivo que empleas de raquíticas, implica que deben existir otras fuentes y criterios muy superiores en número y calidad que yo desconozco, otras fuentes documentales y estadísticas que tú conoces y me estoy perdiendo y que agradecería me facilitaras pues estoy abierto a sumarlas. En varias partes del texto defines el comportamiento del Capital, y por ejemplo dices: „‟Por supuesto que es unidireccional. Su única y exclusiva dirección es la

adquisición de más capital, sin paliativos. Precisamente, la fuerza aplastante del capital (de los poseedores) es que tiene una finalidad única, clara, definida, simple, certera y unívoca. Y esa finalidad es conseguir más capital.‟‟
No discutiré estas aseveraciones, que no serán bizarras, pero Joder D que torpes consideras a todos aquellos revolucionarios anteriores, desde Bakunin a Mao, que tuvieron que escribir miles de páginas sobre la sociedad en la que vivían cuando estaba todo tan claro resumido en dos o tres frases. Pobre Marx que dedicó toda una vida de esfuerzo y trabajo a estudiar hasta las pequeñas minucias concretas del capitalismo, escribiendo miles de páginas cuando todo estaba tan clarito y condensado en una frase. Y no te digo nada de Lenin, uno de los individuos de la historia de la humanidad que mas páginas ha escrito (y de los más leídos históricamente junto con la Biblia, en datos de hace 30 años). Es en los detalles donde vemos las diferencias de cada uno porque es con ellos como actuamos los seres humanos, seamos de izquierdas de derechas o de X, y si algunos no quieren actuar en lo concreto, otros lo harán y marcarán la senda, por eso anarquistas, socialistas, comunistas, independentistas, feministas, o quienes quieren intervenir socialmente han escrito tanto en la historia, para convencer a sus colegas de actuar en cada lugar, en cada momento, en cada circunstancia.

20

Respecto a lo que dices de „Esta crisis, que en el detalle parece distinta a otras

anteriores pero que en esencia es igual, es consecuencia lógica de un proceso que se rige finalmente por leyes básicas del mercado y que son esencialmente las mismas desde hace más de un siglo‟.
Mas de un siglo y más de ocho, hay cuestiones que algunos autores (Reinhart y Rogoff „Esta vez es diferente‟) llevan hasta 800 años atrás, pero sigo afirmando que es mejor analizar en concreto lo que sucede hoy para poder explicar las reacciones de cada momento, porque tu frase no me explica nada de la crisis actual, la enorme, gigantesca deuda de España, PRIVADA y pública en menor medida, ni las repercusiones que tiene en nuestra vida diaria, en los recortes, en las miserias que vendrán. Una deuda del 380 del PIB (la pública será el 70) se podrá pagar?, que pasaría de no pagarla?, supondría controles internacionales de nuestra economía, de que tipo serían?, llegaríamos al nivel Argentino? En cuanto aumentaría el paro? en cuanto disminuiría la sanidad, y las pensiones? Etc. Escribes también „‟¿Debo entender que la izquierda debe aceptar fácilmente la

sociedad que le ha tocado vivir para tener menos problemas?. Perdona, o no sabes lo que dices o no eres de izquierdas.‟‟
Quizás me haya explicado mal, o no me hayas entendido bien, o un poco de ambas cosas. Verás en este tema sé lo que digo en primera persona, no solo por el bagaje intelectual incorporado de otros individuos. Mi experiencia personal de intentar transformar lo que me rodea la considero intensa, desde antes de la muerte de Franco y durante la Transición, lo cual me ha llevado a conocer a muchos militantes de fuerzas políticas, activistas de extrema izquierda, revolucionarios antifranquistas y organizaciones feministas. Durante aquellos años sesenta y setenta construimos los pilares de una sociedad que ha llegado hasta hoy, en la construcción participaron millones de personas, empujando cada uno, aunque algunos más que otros. Unos pocos miles de individuos en la izquierda y mas allá, con su esfuerzo consiguieron torcer la rama más de lo necesario (como decía Lenin), para que al final quedara en una posición más centrada con el empuje de los contrarios, pero si la rama no hubiera sido torcida fuertemente la sociedad habría basculado demasiado a la derecha. Interesa destacar que en la batalla participaron millones de personas, (no 4 figuras) no todas con la misma intensidad y lo que es más importante, ni todas empujando en la misma dirección, y es en función de las fuerzas existentes en cada bando, como salió la Transición. La resultante de aquellas luchas fue la sociedad española en la que hoy vivimos. Mucha de la gente que yo conozco de aquella época, renunció casi desde el principio a esa, que es esta sociedad. No quisieron responsabilizarse de lo que habíamos logrado, pero sin la izquierda y mas allá, esta sociedad hubiera sido mucho más derechista y cercana al franquismo, ellos no aceptaban el resultado porque no era el soñado, pero habían contribuido al mismo 21

con sus luchas. A esto me refiero cuando digo que aceptemos nuestro papel de protagonistas transformadores sociales, esa gente merece el premio del reconocimiento de su papel, que empieza por reconocerse importantes ellos mismos. Uno de los problemas de la izquierda es definir los sueños, la sociedad que queremos y por descontado, que siempre la soñaremos más libre más justa, más…pero reto a cualquiera a que defina la sociedad en la que le gustaría vivir. Al hacerlo irá entrando en la dinámica de hacer preguntas para conseguirla a la que no darán respuesta ni de lejos ni de cerca la idea global sobre el comportamiento del Capital contenida en las frases de marras.

„‟Por supuesto que es unidireccional. Su única y exclusiva dirección es la adquisición de más capital, sin paliativos. Precisamente, la fuerza aplastante del capital (de los poseedores) es que tiene una finalidad única, clara, definida, simple, certera y unívoca. Y esa finalidad es conseguir más capital.‟‟
El problema de fondo que yo veo a las frases globalizadoras es que mientras las miras, los „malabaristas‟ de turno te escamotean la realidad y con la crisis está pasando otro tanto, mientras nos quedemos en la gran frase las medidas concretas se tomarán, sin saber por qué y los militantes de partidos de izquierda y el PSOE en primer lugar como partido de gobierno, no entenderán que está pasando y delante nuestras narices la política se italianizará poco a poco, mas Berlusconi populismo y mafias y además se sudamericanizará socialmente, dos grandes grupos, los ricos y los pobres. Mas política, mayor peso a los partidos a las comisiones, a los equipos, menos individualismos, ¿como el PSOE ha permitido tanto poder a ZP, como lo hemos permitido todos? y más izquierda pero racionalista y análisis concreto de la realidad concreta. (Hoy Antoni Gutiérrez, ex CCOO y actual PSOE escribe en El País un buen artículo sobre la reforma laboral y su cambio gubernamental a peor, en 3 días, desde el proyecto presentado por el gobierno hasta su aprobación) No se trata de que la izquierda acepte la sociedad en la que vive, que por otro lado es tu obligación intentar cambiarla si no te gusta, se trata de que mucha gente de izquierda no valoran lo que conseguimos, lo que consiguieron ellos, justo porque lo tenemos. Otra gente no valora los aspectos positivos, porque primero no saben lo que era el franquismo, segundo no saben las fuerzas con las que se contaba, tercero no saben definir lo conseguido, cuarto porque los sueños infantiles quedan mejor como sueños que cuando se ven hechos realidad, lo que yo llamo el complejo de Peter Pan en muchos izquierdistas. Si revisas los textos de grandes revolucionarios del movimiento anarquista, socialista, comunista y feminista y en menor medida ecologista, podrás comprobar 22

que muchos de los sueños en ellos contenidos están a tú alrededor y algunos por encima de sus ensoñaciones, (Haro Tecglen a veces hacía mención a ello en relación al movimiento anarquista). Libertades amplias para todos, y la revolución de las mujeres, la capacidad de influir en la sociedad, los niños con derecho a educación desde la infancia independientemente de donde y de quien hayan nacido y no con la obligación de trabajar desde la niñez, viejos mantenidos con prestaciones después de su jubilación y hasta su muerte, chicas estudiando en la universidad en la misma o mayor proporción que los chicos, todo tipo de gente atendida sanitariamente… Quizás lo anterior te suene raro, pero son los sueños revolucionarios, (la paz, el pan y la tierra). La educación, la sanidad, el salario social, la solidaridad que han conseguido disfrutar millones de desposeídos españoles, aquellos que no viste en mi escrito, porque estaban detrás del estado de bienestar. No buscaste bien. En mi trabajo quería destacar que los valores revolucionarios están más presentes en la UE que en ninguna otra parte del mundo y quizás lo primero que debemos hacer muchos izquierdistas es reconocerlo de una vez y decir que la izquierda ha conseguido en parte y desde la segunda mitad del siglo XX instaurar en una zona del mundo algunos de sus valores. Consigue instaurar una parte, y nunca se conseguirá el todo, (eso no existe), además no confundamos a nadie, no hay barra libre, nos es un problema de voluntarismo, sino de fuerza, están otros millones de individuos con fuerza que quieren otras cosas. Un problema añadido es creer que porque se tiene instaurada esta parte, se crecerá a partir de ahí, error, puede decrecerse, avanzar cuesta muchísimo, pero mantenerse cuesta un esfuerzo titánico. Así que el quiera otra opción social, está en su derecho de luchar por ella, pero estaría bien que la definiera, si pretendiera hacerlo con una gran consigna, „una sociedad sin explotación‟, estaría vendiendo humo, porque todo el mundo en la historia de la humanidad lo ha querido y entretenidos en ello se pierde el actuar concreto. „Agitar la bandera roja para atacarla‟ decía Mao. Hay que dar respuesta a ¿Qué reforma laboral queremos? porque puede hacerse de muchas maneras y en las situaciones de crisis se cuelan inmensos goles mientras los izquierdistas miran para otro lado aparentemente mucho más importante. Y no te preocupes tanto por la perspectiva, que no se pierde para nadie, pero los millones de desposeídos tienen el problema de comer, de querer trabajar, de necesitar médicos y colegios para los niños y pensiones para sus padres, necesitan soluciones concretas, la perspectiva, ya aprenderás, no resuelve esos problemas. Me dices en tu crítica que: Algunas pistas sobre la inconsistencia de tu texto, es

que unos renglones antes escribes las siguientes frases referidas al capital: “ Los intereses de millones de individuos están administrados por unos cientos, o miles de gestores, … todos con la finalidad de conseguir mayores réditos para sus operaciones.”
23

Estas frases están referidas a los mercados, a los ahorros depositados por millones de personas y cuyos intereses, los de sus ahorros, administran unos pocos gestores. No hay contradicción en tales frases sino explicación de detalle, de mercados y capital, que no son conceptos equivalentes, de intereses sobre capitales y ahorros que tampoco es equivalente a intereses genéricos de la vida de individuos. El dinero que tengo o tienes y tienen tus amigos familiares etc. metido en planes de pensiones, está administrado por estos gestores que lo mueven en el mercado sin que ello sea homologable a pensar que mueven mi vida, tu vida, o la de tus amigos. De todas formas trataba de definir los mercados, y su diversidad, si tienes una mejor definición yo te la copio ahora mismo. La polémica sobre el Estado es muy interesante, pero empecemos por deslindar lo que te gustaría que fuera de lo que es, porque si no caes en contradicciones difícilmente salvables. Porque ese embellecimiento que haces, de que el Estado somos todos, o que no puede ni debe asumir un papel al mismo nivel de los poderes económicos (yo opino que sí), o que el estado es el garante de los intereses generales, o que está por encima de cualquier poder… me temo que en todo caso son deseos no realidades. Deseos que ni yo ni millones de individuos compartimos en su totalidad. Tus opiniones sobre el estado chocan con tus otras opiniones sobre el capital y su fuerza aplastante. El estado instrumento al servicio de la clase dominante, decían antes, se les ocurrió a los revolucionarios antiguos, y la clase dominante lo puso a su servicio. Ahora bien, puesto que nosotros, los antiguos desposeídos, no tenemos el poder económico haríamos bien en intentar ocupar parcelas de poder político e institucionalizarlo, el Estado. Los antiguos desposeídos, los que no tenían poderes económicos, militares, religiosos, judiciales, es decir, las clases populares, el pueblo, desde hace mas de 100 años participa en las luchas por el poder político alrededor del aparato del Estado lo cual contribuye a minorar las diferencias, los gaps con los otros poderes, y es un nuevo elemento de lucha constante para modificar la sociedad. Precisamente la tesis que yo mantengo es que los poderes no son absolutos, son relativos, diversos, múltiples y en lucha constante y si uno de ellos afloja los otros aumentan su poder. En mis tesis lo que defiendo es que el capital y el poder no existe, lo que existen siempre en plural, son los capitales, y los poderes, el estado son los estados, (Alemania enfrentada en parte a los PIGS) y enfrentados por sus diversos intereses, a veces a muerte hasta llegar a provocar guerras y a veces cooperando, esta es la vida, de ahí la necesidad de estudiar lo concreto, si no perderemos estas batallas y no sabremos explicarnos por qué ahora los banqueros apoyan tal cuestión, o el estado tal otra. La frase ‘El capital manda y el Estado manda’ está relacionada con el editorial de Trasversales, una publicación de izquierdas,(escribo un artículo en ella) editorial 24

que critico en mi texto en muchas parcelas, en el que se afirmaba que `el capital manda y el estado obedece‟, las frases que citas precisamente tratan de mostrar una realidad poco conocida en España, de que la deuda pública se ha estado comprando en gran parte por la banca española y no en los mercados internacionales donde no se podía colocar. Destacar las fuentes documentales como lo hice tiene mucho que ver con posturas escritas por dirigentes sindicales llamando al orden por beber en esas fuentes, o por blogs que critican las estadísticas oficiales del INE, Bco. España, u otras, sin contraponer nada, salvo su opinión. Yo no defiendo los mercados, defiendo la racionalidad en las fuerzas progresistas y por tanto que definamos la realidad. Yo no defiendo que el hombre no vuele, sino que miro y constato que no vuela, por tanto si se tira desde un 9º hay que decir que se mata. No es lo mismo, son los matices, los detalles, aquello tan marxista del „análisis concreto de la realidad concreta‟. Y por supuesto en plan provocador lanzo el reto de que alguien me defina una sociedad sin ellos, en la que no se produzcan mercancías, y se intercambien con una mercancía intermedia, el dinero (o sea el trueque) y además que esa sociedad no acumule, y en la que no existan poderes, y por supuesto que no sean 10 o 15 individuos en una isla desierta. Críticas.2 a, ‘La crisis. Y la Izquierda’.

Estimado Manuel: 1- No cuestiono tus fuentes, cuestiono el criterio que aplicas para seleccionarlas. Claro está, tales polvos devienen en tales lodos. 2- Me reitero. La fuerza que mueve el capital (mejor dicho, a sus poseedores) es su crecimiento y autoperpetuación. Es una fuerza básica, simple, certera, animal, amoral y poderosa. Los mecanismos que mueven sus partes y las reglas que las rigen pueden ser todo lo complejas que quieras (lo acepto) pero su impulso esencial y primigenio es unidireccional. El que Marx, Engels, Bakunin y todos los demás “estudiaran mucho” no merma un ápice la validez de mi aserción porque, precisamente, es su destilado. 3- Hay que seguir torciendo la rama, siempre, constantemente y con toda la fuerza porque la posición “centrada” que ha adquirido y que “algunos izquierdistas de la transición no valoramos con suficiencia”, no me gusta. A mí no me gusta. 4- No sé (me tiene intrigado) a que “revolucionarios antiguos” te refieres, pero cuentas la historia al revés. La burguesía conquistó el poder económico antes que el político. Dónde has leído tú que los desposeídos consiguieron el poder político porque no tenían el económico. Es justamente lo opuesto. Las pocas excepciones en que se ha dado lo que tú dices (revolución rusa, revolución china, etc.), finalmente han sido ahogadas por los poseedores del capital. Verdadero poder. Poder real. ¡Eres muy sospechoso!. Sin acritud, ehhh. 5- Los malabaristas te escamotean la realidad cuando consiguen que creas que las claves de la solución a la crisis pasan por que se controle la deuda, se flexibilice el mercado laboral, se congelen las pensiones, suba el IVA, se fortalezca el Euro o se
25

publiquen los test de estrés bancario. Te convierten en el protagonista del show… del “Show de Thruman”. 6- No sé a qué “revolucionarios” te refieres, pero para los que yo conozco, la paz, el pan y la tierra no son sus sueños. Esos son los mínimos vitales. Los mínimos que debería disfrutar cualquier ser solo por su condición animal, no digamos de persona. Ni lo es la sanidad, ni la educación, ni el salario social (¿). Curiosamente no lo has nombrado ni una sola vez en todo lo que has escrito. Es La Justicia. 7- Ergo, no estoy de acuerdo en que se hayan conseguido en la U.E. los “sueños revolucionarios”. Y, lo que se ha conseguido, en gran medida lo ha hecho (lo hemos hecho) elevándonos sobre millones de almas “extracomunitarias” que malviven y malmueren ante nuestra vista autosatisfecha. La única solución admisible sería la global. Justicia Global. Ya sé que es grandilocuente, pero es así. Esas conquistas sociales (muchas de ellas aún cuestionadas por ciertos sectores) a que te refieres son las migajas que los poderes económicos (los dueños del capital) conceden a la clase media para mantenerla como aliada. Conquistas frágiles que, ante el menor, contratiempo no dudan en recortar de nuevo. Disminuyen las ayudas sociales, disminuyen las prestaciones sanitarias, disminuyen las pensiones, disminuyen las prestaciones educativas, disminuye la protección de los inmigrantes, regresa la energía nuclear, se precarizan los contratos. Estas concesiones, que no conquistas, no son exportables precisamente porque no somos dueños de ellas. De hecho, estamos importando los modelos de países que carecen de ellas por mor de la competencia y la deslocalización, por el mercado. 8- Las soluciones no pueden ser concretas, solo son soluciones si son globales. Los desposeídos necesitan alimentación, sanidad, educación etc.. Cierto. Pero lo que más necesitan, lo que acabaría radicalmente con esas carencias es que los países poseedores del poder (económico, militar, político), que las personas poseedoras de esos poderes, que las personas de la U.E que tenemos estados con déficits, índices bursátiles volátiles, los que tenemos ahorros en fondos invertidos en otros fondos invertidos a su vez en otros fondos cuya política de inversión ignoramos, no los exploten (rancia palabra que conserva intacto su significado), no los esquilmen, no los utilicen, no los maten. La causa de la infravida que padece un desposeído en la U.E es la misma que la que tiene uno en Sudan. Las consecuencias solo son una cuestión de escala. y… 9- No me cuentes que la solución de la crisis está en los detalles. ¿Qué detalles son esos?. ¡Nunca perder la perspectiva! Diego.
Respuesta. 2, a Crítica 2 a ‘La Crisis. Y la Izquierda’ Estimado Diego: aquí estamos otra vez, y sigues sin decirme que otros criterios y fuentes alternativas son posibles (de información para el conocimiento de la crisis económicas o sociales), pero eso sí 'criticando' las que yo cito. Punto 2.-Tu aserción 'La fuerza que mueve el capital (mejor dicho, a sus

poseedores) es su crecimiento y autoperpetuación. Es una fuerza básica, simple,
26

certera, animal, amoral y poderosa. Los mecanismos que mueven sus partes y las reglas que las rigen pueden ser todo lo complejas que quieras (lo acepto) pero su impulso esencial y primigenio es unidireccional'. No es que sea cierta o incierta, es

invalida. No vale absolutamente para nada, para nadie, en ningún lugar, salvo para ti. Repites la misma frase del otro día sin ni siquiera molestarte en desarrollarla. Los Marx, Lenin etc. no estudiaban mucho para ser muy listos es que ya entonces, muchos desposeídos, reducían todo a una frase, formulada como tú o mas sencillamente, „los malos son los ricos, y nos explotan‟, pero los activistas revolucionarios comprendieron que una frase no era suficiente para mover voluntades, y demostraron que sin explicar la realidad concreta difícilmente se podría transformar nada y por eso además de entrar en la esencia de las cuestiones escribían proclamas para la acción concreta. Punto 3. En la primera parte de la frase estamos de acuerdo, „hay que seguir torciendo la rama‟, nada se mantiene por sí solo, hay que esforzarse y el que crea que lo conseguido lo es para siempre está equivocado, se puede retroceder. La segunda parte de la frase, ya te dije en otra respuesta, si la sociedad no te gusta, tu obligación es cambiarla. Defínelo y traza el camino, a lo mejor te sigo, u otra gente, pero defínelo. Porque al PP tampoco le gusta, ni a Falange, ni a la Conferencia Episcopal ni a los ultramedios… En el punto 4 dices ‟No sé (me tiene intrigado) a que “revolucionarios antiguos” te

refieres, pero cuentas la historia al revés. La burguesía conquistó el poder económico antes que el político. Dónde has leído tú que los desposeídos consiguieron el poder político porque no tenían el económico. Es justamente lo opuesto. Las pocas excepciones en que se ha dado lo que tú dices (revolución rusa, revolución china, etc.), finalmente han sido ahogadas por los poseedores del capital. Verdadero poder. Poder real.
Para empezar resaltas como excepciones, algo que bien podría ser la regla, pero en todo caso te recuerdo, ahora que estamos de mundiales, que en Sudáfrica, Mandela y compañía, no tenían el poder económico, ni en Cuba Fidel y Cía., ni en Argelia, ni en Vietnam, ni en la República española, ni en la Transición española. En la República española, conquistado el poder político ¿por quién? por el poder económico según tus estudios, pero entonces para que se planteó la guerra civil ese poder económico y contra quien?, porque 3 años de guerra solo son posibles si hay equilibrios en los poderes, en las fuerzas, si solo hay un gran poder hubieran necesitado 2 días para aplastar toda resistencia. En la Transición, el poder político lo conquistó el poder económico, según tu criterio, pero entonces pretendes decir que no lo tenían antes? si ya lo tenían para qué conquistar nada. Mi interés en esta cuestión es resaltar la posibilidad de influir, por los desposeídos de otros poderes, porque hay un poder nuevo sobre el que actuar que ellos contribuyeron a crear, es el poder político en los aparatos del estado, se conquistó en diversas partes del mundo en diversas épocas y situaciones y sobre todo es 27

importante para nosotros, nos interesa luchar por él a los que estamos aquí porque es una gran opción de influir socialmente. Si en vez de insultar te centraras en lo que escribes evitarías meteduras de patas, porque verás, (escribo en tu línea) yo creo que intentar colar que hay que entretenerse en luchar por el poder económico y no por el político, lo siento, sin acritud, pero me resulta tremendamente sospechoso. E infantil. En el apartado 5, repetimos otros puntos, la solución según tu no pasa por controlar el déficit, etc. ¿por donde pasa? que hay que hacer? Dinos algo posible. Por qué no se hace? Quizás porque no tienes fuerza para ello? porque a millones de personas no les interesan tus salidas? No hablamos de razón, sino de política y la acción política necesita fuerzas para ser llevada a cabo. Necesita sumar voluntades, si no eres capaz de sumarlas te quedas en el bordillo. En el punto 6 dices ‟No sé a qué “revolucionarios” te refieres, pero para los que yo

conozco, la paz, el pan y la tierra no son sus sueños. Esos son los mínimos vitales. Los mínimos que debería disfrutar cualquier ser solo por su condición animal, no digamos de persona. Ni lo es la sanidad, ni la educación, ni el salario social (¿). Curiosamente no lo has nombrado ni una sola vez en todo lo que has escrito. Es La Justicia.

Joder Diego, nunca concretas nada, pescas sin mojarte, ¿que revolucionarios conoces tu y que sueños tuvieron? Lo que yo cito no te vale, pues contrapón algo, te mueves en el terreno de lo abstracto, si no desciendes a tierra, tu postura servirá quizás para ti, pero poco para colectivos sociales. No hablo demasiado ni de la justicia ni de montones de cosas, pero algo hay. Al igual que pasó con los desposeídos, también te hablé de la justicia, pero no fuiste capaz de verlo, lo que sucede es que la justicia muchos la vemos en medidas concretas que modifican parcelas de lo cotidiano. Por ejemplo es más justo que las mujeres voten, era una reivindicación concreta, o que puedan abrir cuentas corrientes, o negocios, o estudiar, o… solo incorporando acciones y conquistándolas, hablamos de justicia. Mas justicia es permitir que los niños estudien, no hace demasiado no lo hacían. Cuidar a los enfermos es más justo que no tener ni médicos, mis padres no los tenían, cuidar a los ancianos es más justo, ahora tienen salario social, mis abuelos no tenían nada de nada… Esas cuestiones, esos derechos tendríamos que esperar a conseguirlos universalmente para aplicarlos, pareces decir tú, las mujeres que no voten en España hasta que lo hagan en todo el mundo. Pero de qué justicia hablas? Me parece que estás demasiado fuera de la realidad social. Los revolucionarios bolcheviques, no hablaban de justicia, sino de paz, pan y tierra, esa fue la consigna con la que conquistaron el poder. Acabar con la guerra, tener comida para el pueblo y tierra para los campesinos. Si a los millones de chinos les 28

hubieran hablado de justicia y no de tierras y pan se habrían reído y habría luchado Rita la cantaora. Los campesinos sudamericanos, o los campesinos españoles, no hablaban de justicia en primer término, sino de tierras, de ganado, de semillas, de escuelas, de médicos, de evitar la represión, porque hablar de justicia en abstracto es ser injusto. Tu punto 7 de la crítica referido al estado de bienestar para simplificar, también es típico en muchos sectores y recomiendo su relectura para entender las respuestas. Dices en él

„ no estoy de acuerdo en que se hayan conseguido en la U.E. los “sueños revolucionarios”. Y, lo que se ha conseguido, en gran medida lo ha hecho (lo hemos hecho) elevándonos sobre millones de almas “extracomunitarias” que malviven y malmueren ante nuestra vista autosatisfecha. La única solución admisible sería la global. Justicia Global. Ya sé que es grandilocuente, pero es así. Esas conquistas sociales (muchas de ellas aún cuestionadas por ciertos sectores) a que te refieres son las migajas que los poderes económicos (los dueños del capital) conceden a la clase media para mantenerla como aliada…/… Estas concesiones, que no conquistas, no son exportables precisamente porque no somos dueños de ellas. „
Estés o no de acuerdo en que se hayan conseguido los sueños revolucionarios, es fácil ponerse a leer a los grandes revolucionarios y sacar sus proyectos de los libros y constatar con la realidad para comprobar en qué países o sociedades se han puesto más de ellos en marcha. Otra cuestión es que no sean tus sueños. Y en esto como otras veces te digo, explicítalos, defínelos, escríbelos, tus sueños revolucionarios y así podremos ver si nos acercamos o alejamos, y/o veremos en qué lugar se dan más o menos.

Tu desprecio por las migajas que nos dan, como dices, se lo cuentas a 6.000 millones de habitantes del planeta tierra y luego me dices lo que opinan. Agua para África (solo fría por el grifo) es la mayor revolución que se podría hacer allí, lo cual englobaría justicia, libertad, igualdad, fraternidad, solidaridad y todo lo que quieras, porque eliminaría enfermedades para millones, reduciría el brutal trabajo de acarrear a las mujeres durante kilómetros, permitiría cultivos y eso es comida, etc. etc. Baja de la nube. Aquí nadie regala nada, pero en qué mundo vives?, en España, ha costado mucho conseguir lo que existe, muchos sacrificios durante muchos años. Cualquiera te podría contar cuánto costó en la Transición conseguir colegios para los niños u hospitales en los alrededores de Madrid, por ejemplo. Que se reducen prestaciones, en esas estamos, porque las hay, la realidad siempre está en movimiento y no en la misma dirección, lo conseguido puede perderse, y más si no se valora. Alguien debería hablarte del franquismo, solo 40 años atrás. No podían reducirse prestaciones, no las había, no había sanidad nada más que para unos poquísimos privilegiados, educación para los ricos, analfabetismo enorme y 29

mayor entre las mujeres, miseria y paro, enormes migraciones exteriores, e interiores hacia las 4 grandes ciudades para vivir en chabolas y barrios de arrabal cuyas casas había que terminarlas en una noche porque por la mañana derribaba la guardia civil (había que llevar niños para impedirlo, altos porcentajes de casas españolas sin agua, sin wáteres, muchísimos pueblos sin alcantarillados, sin luz, etc. Por lo que escribes parece que a ti todo eso te daría igual, pero para la mitad de la población española lo conseguido, que además de todo lo anterior incluye poder hablar, votar y elegir, maldecir, organizarse, publicar, leer, defender ideas laicas, comunistas, poder vivir con unos derechos legalmente aceptados y defendidos, y un largo etc. que para millones de españoles se acerca a sus sueños. Por supuesto tú tienes derecho a tener otros. Adelante con ellos, pero es feo despreciar los de los demás. Y además también te equivocas respecto a que las conquistas europeas no sean exportables, todas las ideas lo son, todas las realizaciones y formas de hacer, de relacionarse, de discutir, de organizarlo. Lo son y están presentes en todo el mundo, para empezar en EEUU cuyas miradas siempre se dirigen a este „otro tipo de capitalismo‟. Para no apartarnos mucho la reforma sanitaria tiene totalmente que ver con Europa. Es una tontería para algunos, para otros una derrota, para millones, unos 45 o 50, la posibilidad de atención mínima aún sin trabajo y en la vejez, o para sus hijos o para los q tienen alguna enfermedad duradera. 8- „Las soluciones no pueden ser concretas, solo son soluciones si son globales.‟ Bien adelante con las soluciones que planteas. Abre camino. Como lo que acabaría con esas carencias solo acepta una solución global, según dices, mientras tanto, esperemos una revolución mundial o la llegada de marcianos. Tu agua, tu derroche energético, el tuyo y el mío, son parte de la explotación al tercer mundo. Y… 9-„ No me cuentes que la solución de la crisis está en los detalles. ¿Qué detalles

son esos? ¡Nunca perder la perspectiva!‟

Acertadamente o no, te cuento mis ideas, las someto a discusión, he puesto algunos detalles negro sobre blanco, en estos textos y en „Arian Seis‟, pero no conozco tus soluciones ni tu perspectiva, porque verás, una frase no es una perspectiva, y menos una solución a algo. A menudo una frase solo esconde el vacío. Respecto a lo de la justicia global, perdóname, sin ofender, me suena a historietas de la revolución pendiente falangista y a proclamas religiosas. Crítica.3, a ‘La crisis. Y la Izquierda’.

-¿¿Se puede?? - y entré en la polémica sin permiso. Muy interesante vuestra polémica. Pero os recuerdo que es antigua. Me trae a la memoria las discusiones con Kautsky en la segunda internacional o las de Plejánov
30

en la etapa prerrevolucionaria de la Rusia de 1.909. Lenin trató a Kautsky de traidor. Todos los intelectuales de esa época aceptaban que antes de llegar al socialismo deberían reforzar la etapa capitalista. No se podía pasar directamente del Antiguo Régimen al socialismo sin cumplir las condiciones que dejaran al Estado modernizado e industrializado para poder sacar a los países del atraso secular que sufrían. No se confiaba en el campesinado como fuerza revolucionaria. Que luego se le usara es otra cuestión que aquí ahora no nos aporta nada. Si estoy entendiendo algo de vuestra polémica (la cual he seguido entera y con interés) veo a Manuel como un reformador demócrata que acepta las condiciones actuales de la etapa histórica que nos toca vivir y trata de transformarla desde dentro, sobre todo tratando de cambiar la mentalidad de la gente. Su propuesta puede llevar años en obtener resultados o puede que no conduzca a ninguna parte pero nos garantiza una estabilidad y cierta paz para desarrollar nuestras vidas y las vidas de nuestros hijos. PARA MI ES UNA POSTURA TAN DE IZQUIERDAS COMO CUALQUIER OTRA. En Diego veo al rebelde con prisas y enfadado por las situaciones injustas que se viven en el mundo. Pero tiene que echarle huevos y pasar a la acción (¿la revolución proletaria?). Sin ella sus ideas se quedan vacías. Doscientos años nos contemplan. 1789-1989. De la Revolución Francesa al fracaso de la URSS. Doscientos años de muerte, de injusticias en nombre del "pueblo" y de hambre cuando la realidad no se adaptaba a la teoría. De Robespierre a Stalin. De Mao a Pol Pot. ¿Quienes han permanecido? ¿Quienes mantienen hoy día aquella llama? De Olof Palme a Felipe González. De Salvador Allende a Lula. En el fondo los posibilistas. Los de la economía real. Los socialdemócratas. ¿Es esto una posición centrada?. ¿Es esto no "doblar la rama"?. Desde mi punto de vista no. Es trabajar desde dentro, es aportar cada uno lo que pueda para mejorar las injusticias. Lenin escribió "El Imperialismo, fase superior del Capitalismo". Ya explicaba como el imperialismo era la forma más económica de conseguir la máxima rentabilidad para el capitalismo al más bajo coste. Evitaba las guerras entre naciones al existir un reparto del mundo acordado para la obtención de materias primas, etc. Como llamar a la fase en que nos econtramos?: "La globalización hace innecesario al imperialismo". o "La deuda externa, fase superior de la dominación de los pueblos". ¿Qué hacer?. Para mí, como ya he explicado en otras ocasiones, estamos en el centro de una lucha ideológica.

31

Berlusconiana. Da grima mirar la TV digital. Con un montón de cadenas que combinan deporte, rock e ideología ultraconservadora. Nos convencerán de que los culpables de la crisis somos nosotros (además de ZP que ya está estigmatizado como el gran cabrón). Esta batalla la estamos perdiendo. Por eso como propuesta concreta os animo a todos a conquistar los puestos más altos de las empresas, los estamentos más altos del funcionariado y los cargos más comprometidos del ejército. No desdeñar estos puestos por no mancharse. Desde ahí se puede cambiar el sistema, con el ejemplo, con tus decisiones y con tus conocimientos. Es por aquí donde veo que se puede abrir camino. Los políticos quieren el poder para concretar sus programas. Las personas de ideología izquierdista debemos conquistar los puestos de la sociedad para concretar nuestras ideas, como han hecho los grupos sociales sin derechos a lo largo de la historia: las mujeres, los homosexuales, los negros, etc. ¿De dónde nos viene esa exquisitez de no participar?¿ Porqué quedarnos fuera?. Contribuyamos al poder político con los debates y el voto. Contribuyamos al poder social arrebatando a los hijos de las clases altas los puestos claves de la sociedad. Acabo de recibir el último correo de Diego. ¡Vamos, no te desanimes!, necesitamos gente como tú que nos digan cual es el punto final, pero también gente como Manuel que nos digan como recorrer el camino.
Respuesta. 3, a Crítica 3, a ‘La Crisis. Y la Izquierda’ Respondo a la opinión de Miguel, publicada el 16-07 Efectivamente es una vieja polémica, que necesitó de miles de páginas escritas para dar alguna orientación a las ideas a las personas y a sus luchas. Hay dos diferencias sustanciales al respecto, una la época en que transcurrió aquella y ésta, es la tremenda violencia en la que se dieron aquellas, incluidas las guerras en medio de las cuales surgen, primera guerra mundial/Revolución Rusa, guerra contra Japón/Revolución china. Antes de dichas guerras desde mitad de siglo XIX la violencia tenía que ver con las condiciones de vida de las poblaciones, sin casas, comidas, sanidad, educación, libertades, cuestiones que se dan ahora, que es la otra gran diferencia sustancial. El recuerdo de las atrocidades comunistas le tenemos mucha gente en nuestras cabezas, son millones de muertos en la etapa Stalin, hace poco salen millones de Mao, y antes salieron las salvajadas de Pol Pot. No se puede seguir viviendo como si esas cosas no hubieran sucedido. ¿Tendría algo que ver la ideología y teoría revolucionaria en tanta muerte?, su organización social, condiciones materiales, y organización política deberían tenerse en cuenta. Luego está el derrumbe del comunismo personificado en el muro de Berlín, y los desastres sociales y ecológicos que mostró al mundo, que pudo comprobar la salvaje forma en que se hizo la industrialización roja, increíble para millones de personas.

32

De lo que opinas sobre lo que yo escribo, pueden sacarse muchas astillas, como no. Pero en lo grueso lo terrible de la experiencia anterior está ahí como elementos nuevos para nuestra generación respecto a nuestros mayores que tenían dificultades para conocer esa realidad. Hoy no se puede vivir desconociendo esas atrocidades y actuando políticamente como si nada en el mundo de la izquierda. Yo también creo que estemos en el centro de una lucha ideológica, por modelos de sociedad, aunque no solo, la lucha por las condiciones materiales de nuestras vidas se hará muy fuerte en estos años. Yo creo que estamos en uno de esos momentos de aceleración histórica, en el caso de España un pico de inflexión que no habíamos vivido nadie, en donde conquistas de muchos años (regalos para algunos) pueden sernos arrebatadas. Por primera vez para los actuales españoles vivos, si miramos para adelante vemos peores perspectivas que las que disfrutábamos si miramos para atrás. Cualquier viejo de la guerra miraba en la postguerra hacia los 60 y 70 y veía mejores colores, si los jóvenes de entonces en los 70 y 80 mirábamos para delante la perspectiva era claramente más favorable que si la mirada la dirigíamos hacia atrás. Ahora ya no sucede esto. El futuro aparece más negro, se acabó una etapa. Una vez más estamos de vuelta sin haber llegado. En el intercambio globalizador, esta crisis parece que tiene uno de sus hechos diferenciales en que Europa puede salir perdiendo después de muchísimo tiempo de salir ganando, respecto de otras partes del planeta, principalmente los emergentes (BRIC), las clases medias chindias, brasileños y otros, crecen a velocidad de vértigo, sus condiciones de vida mejoran, salud, educación, alimentación, libertades, chocando en bastantes ocasiones con las europeas. Los capitales (no el capital) miran hacia Asia, (China es uno de los grandes banqueros mundiales) en donde la deslocalización industrial solo es una parte del problema. No parece que estemos en época de revoluciones entendidas como las citadas. Ni en Europa, ni América, Asia o África, pero sí estamos en época de enormes cambios mundiales, a los que habrá de buscar adjetivos apropiados, radicales, transformadores, incluso revolucionarios si lo entendemos de una manera diferente a los clásicos citados. Renunciar a participar en esos cambios me parece una temeridad porque en política el vacío no existe y alguien lo llenará. Y los cambios como siempre se vehiculizan en decisiones concretas, acciones organizadas y coordinadas de manera concreta. Yo daba mi opinión sobre la teoría y acción a impulsar, mas Europa, mas Estado y más política, que no garantizan soluciones, ni mucho menos, pero definen caminos sobre los que transitar en las propuestas y estudios y que naturalmente están contrapuestos a otros caminos que empiezan a verse por muchas publicaciones, que considero más derechosos, como son la mayor autonomía y nacionalismo, la defensa de mayor privacidad y ataque a lo público y la defensa de mayor liberalización 33

económica y menor política. Otros tendrán otros caminos, o no tendrán ninguno, porque, no nos engañemos, no pensemos que detrás de cada frase haya un elaborado plan de sueños, la mayoría de las veces simplemente recogen viejos clichés a los que agarrarse como clavos ardiendo al no ver nada en el horizonte. Si en mucha gente eso ocurre con los Sueños, no digo nada de las acciones, que es otro nivel. PD. Juro que las críticas publicadas han sido ciertas, y doy las gracias a Diego por escribirlas y darme la oportunidad de desarrollar un poco mis ideas. PD.2. En el blog de Paco Piniella, parece que se inicia una serie sobre el tema de la izquierda. PD.3. Los amigos de Trasversales por fin publicaron el nº 19., bueno para comprender la polémica, me surgieron críticas respecto a su editorial, que volqué en el documento inicial de 'La crisis. Y la izquierda' Manuhermon finales de junio 2010. Desde http://arian-seis.blogspot.com

34

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful