MANUEL HERRANZ MONTERO

Febrero 2.011. Desde ‘Arian seis’. http://arian-seis.blogspot.com/

1

LA BATALLA DE LA COMUNICACIÓN.

La izquierda pierde la batalla de la comunicación Y lo que es peor, no quiere darse cuenta de ello. ‘Hacemos las cosas bien pero las comunicamos mal, no sabemos explicarlas, no nos entienden’, frases que pretenden socorridas, escuchadas a militantes responsables del PSOE (e IU) a cualquier nivel sea Gobierno de la Nación o Ayuntamientos. Al escucharlas ya sabemos que no hablamos de lo mismo, porque comunicar mal en política es hacer las cosas mal, porque hacer las cosas mal es comunicar mal. Si no producen liderazgo social, si no son entendidos por la sociedad como sus representantes, significa que se está trabajando mal y nunca que se está haciendo bien pero explicando mal. Un error de comunicación significa que no se conecta con la sociedad y ello podría suponer que se están malgastando esfuerzos porque se esté corriendo mucho pero en dirección equivocada, como pollo sin cabeza. Pensar que por hacer cosas se está actuando correctamente confiado en que benefician a la gente, podría llevar a perder apoyos, porque sin comunicarse con la ciudadanía, que en el caso de izquierdas es fundamental, ésta podría sentirse apartada de los partidos y candidatos, y ello supone perder una importante batalla. El concepto de comunicación puede ser abordado desde diferentes aspectos, por ejemplo en relación a los medios de prensa, de los que la izquierda dispone de menos potencia por razones evidentes de representación de intereses, pero esto ha ocurrido siempre, lo que supondría poca variación con el pasado. Evidentemente, hoy, hablar de comunicación resulta imposible sin considerar internet, en donde las posibilidades podrían igualarse, dada su gratuidad, pero sea internet o cualquier modelo de relación, todo dependerá de cómo considerar la importancia de la comunicación en el trabajo colectivo. El problema que presento se refiere a la comunicación entendida como relación entre líderes y militantes, entre militantes y votantes, entre partidos y sociedad, tiene que ver con la poca permeabilidad de los partidos con la sociedad. Este es el terreno en el que presento la discusión, porque muchos detectamos que se está produciendo un retroceso evidente desde hace unos años y pronunciándose en los últimos. Las nuevas hornadas de militantes posteriores a los de la Transición, (más profesionalizadas que las
2

anteriores), y que ocuparon los aparatos de partidos y sindicatos no parecen tener el mismo espíritu de participación y movilización, cuyo objetivo fundamental era incorporar a todo el mundo a las tareas. ‘Sumar todo lo que se mueva’. Comunicar mejor, mayor participación y mejor democracia En España la sociedad, los partidos, son extremadamente personalistas, aumentando últimamente este aspecto tan dañino para la política. Es un reflejo del franquismo que cortó en seco la incipiente figura del ciudadano nacida a finales del XIX que confluyó en la República y que posteriormente, la dictadura, durante largos años impuso socialmente despreocuparse de los asuntos colectivos y nos ha convertido en una sociedad adoradora del individualismo, que un solo individuo decida sobre nuestras vidas. El franquismo, encontró suficientemente abonado el terreno por la sufrida historia del pueblo español sometido demasiados años a tiranos y dictadores, reyes y generales, con el papel determinante de la Iglesia en esta ‘experiencia’ de alejar e impedir participar al pueblo en la cosa pública. El pasado no justifica la situación actual, pero sirve para explicar lo duro que resulta modificar comportamientos tan profundamente arraigados. Y no lo justifica, entre otras razones porque la generación de antifranquistas, (los militantes de la Transición) demostró ser más participativa que la actual, incorporando a toda persona que quisiera moverse. Difícilmente puede entenderse que hace 30 años todas las decisiones fueran tomadas solo por un individuo, fuera presidente secretario general o alcalde. Si la Transición salió adelante con una resultante relativamente correcta para todos, lo fue no porque el rey participara en no se sabe qué, o Suarez o Carrillo o Felipe…que sí lo hicieron, pero salió bien esencialmente, porque hubo decenas de miles de protagonistas, no todos al mismo nivel, unos más que otros desde luego, pero fueron y se sintieron protagonistas de las transformaciones sociales, de los cambios de costumbres, modificación de las leyes, de la mayor libertad e igualdad, de la mayor justicia, de las escuelas y hospitales que se construyeron, de las carreteras y de la sociedad en que vivimos estos 30 últimos años. La política es fundamentalmente una actividad pública, por tanto todo lo que camine por entornos de colectividad preserva y difunde su espíritu mejor que lo conducido por caminos de individualidad. La política es una actividad humana que trata de organizar la vida social, pretende dotar a colectivos humanos de normas y reglas de convivencia para organizar su desarrollo y
3

sostenimiento entre individuos diferentes, por tanto una mayor participación redundará en mejores resultados. La política se pervierte cuando deriva y profundiza lo individual sobre lo colectivo. Si camina por territorios de individualidad, la ciudadanía se irá apartando de ella, quedando convertida la sociedad en manojos de individuos aislados que serán más fácilmente dominados. Algo de esto hay en la ideología neoliberal. Y algo de esto está ocurriendo en el funcionamiento de grupos en la izquierda. Los ciudadanos no necesitamos individuos que estén por encima, en todo caso al lado, queremos gente que dentro de las organizaciones sociales, trabajen para el desarrollo de la cosa pública y que permitan, potencien y desde luego no impidan mecanismos de intervención colectiva. Los ciudadanos necesitamos poder intervenir en las actividades públicas y poder decidir, tomar parte en las decisiones de los partidos y sindicatos, de los Ayuntamientos y CCAA. Y la intervención ciudadana no tiene que enmarcarse necesariamente en el estrecho esquema de militancia actual. Los niveles de participación deben ser mayores, amplios y flexibles, los núcleos de aportación de trabajo e ideas, de esfuerzos… pueden ser distantes y deben ser diferentes entre sí, las redes de internet permiten hoy un desarrollo de comunicación (de relación) infinitamente mayor que en épocas pasadas y sin embargo hace 40 años la existencia de niveles de compromiso en torno a los partidos de izquierda era variada y estaba más desarrollada que ahora. La existencia de la crisis económica española, la fraguada aquí en España, en los últimos 20 años en nuestra sociedad, muestra un gran fracaso social, uno de cuyos aspectos relevantes fue la poca permeabilidad de los grupos políticos, gobiernos y partidos, sindicatos y patronales, que hicieron oídos sordos al resto de sociedad civil, a tantos intelectuales que informaban de lo que estaba ocurriendo y avisaban de las repercusiones. Quizás hubiéramos podido evitarla o reducir su gravedad, o ahora impedir que se reproduzca en el futuro de forma similar. Muchas fuerzas se gastan en discusiones ideológicas, de mayor o menor correspondencia con teorías abstractas, pero en los aspectos organizativos y de participación es donde nos jugamos casi todo. Si no podemos participar, la política se va a la mierda. La discusión de si serán mejores o peores tales acciones o teorías, servirán de poco, si después un individuo en un momento
4

dado, puede tomar la dirección de una organización y modificar su rumbo colectivo sin contar con la opinión mayoritaria de la misma. A nadie le sorprende la cantidad de afiliados y/o militantes del PP, muy superior a la de los partidos de izquierda, a pesar de que todas las encuestas siempre dieron mayorías de población que se identifican mayoritariamente con perfiles de izquierda, lo cual parece indicar que han resuelto de mejor forma los vínculos partido/masas, dotándose de mejores niveles de acercamiento a los individuos. Desde luego causa estupor ver tantos militantes progresistas desplazados de sus grupos de origen por tantas purgas o luchas internas. Produce inmensa pena ver a tantas personas desperdiciadas con tantas capacidades susceptibles de ser aportadas a la colectividad, reducidas o inutilizadas para el bien común por la inexistencia de voluntad y cauces adecuados desarrollados por los partidos actuales. Nuestra capacidad de despilfarro es tremenda, nos creemos tan sobrados de todo que prescindimos alegremente de nuestros recursos (sean humanos o materiales) y así crecen cada día las listas de personas con sobradas capacidades apartadas totalmente de la política progresista, lo cual es perceptible por la ciudadanía que se aparta de la clase política. Algo falla en nuestra forma de hacer, en nuestra filosofía, por lo que parece el momento de dar un golpe de timón en las organizaciones progresistas para volver a la filosofía que nunca debieron abandonar de tratar de movilizar a la ciudadanía, de implicar al mayor número de personas posible en la cosa pública y para lograrlo es imprescindible abrir puertas y ventanas y sumar y sumar, en todas las múltiples tareas posibles, tratar de incorporar a cada cual en el nivel que desee dentro de una tarea colectiva.

Los líderes que necesitamos La participación colectiva no está en contra, ni impide, la existencia de personas con capacidad de arrastre y de ilusionar, que tengan visión de futuro y capacidad de dirección de grupos. Un líder es un individuo que recogiendo aspiraciones y sueños de mayorías arrastra hacia adelante a grupos de gentes y marca caminos de avance. Un líder no sustituye a la gente ni la suplanta y nunca debe estar solo, ningún individuo en una organización democrática moderna es capaz de mover colectivos sin la colaboración de equipos adecuados, que a su vez
5

servirán para formar dirigentes. Un líder solo podrá ejercer de tal si es capaz de promover y desarrollar equipos, de liderar grupos de trabajo que a su vez generen otros equipos que aporten y de los cuales serán líderes. Ningún líder moverá una institución sin otros líderes detrás, sin apoyarse en escalones de trabajo y decisión. Para un proyecto cualquiera resulta muy poco útil un individuo que ejerza de jefe y pueda tomar decisiones sin respetar a sus grupos de trabajo, a equipos, que a su vez deberán considerar a los militantes, que a su vez deberán recoger la voluntad de votantes que deberían representar una gran parte de la ciudadanía. Todos ellos deberían promover y potenciar colectivos de ciudadanos concretos a distintos niveles de participación, debate y decisión. Es un error dejar en manos de un solo individuo la representación pública de un partido, sea estatal o local, como lo es realizar una campaña en la que solo aparece una persona. Eso vale para la carrera de 100 m y poco más, pero no da buenos resultados para una actividad colectiva, como la política, porque los ciudadanos podrían pensar que el colectivo no importa a esas siglas, o que no se dispone de un grupo fiable, o que esas siglas son demasiado personalistas y por ende poco amantes de la colectividad. No se trata elegir entre uno o dos papas, uno o dos generales, uno o dos grandes hombres, en España se eligen listas de partidos (o sindicatos) se eligen grupos de personas que figuran en ellas, hombres y mujeres que puedan organizar y trabajar en un Ayuntamiento, Comunidad o Estado. Es importante conocer que ante una situación imprevista serán capaces de reunirse y tomar decisiones previa discusión y ponderación de argumentos y situaciones. Un individuo aislado en la tribuna marcándose un discurso puede tener explicación y justificación un día, pero no puede ser un método de trabajo, y desde luego en una campaña preelectoral es el momento más inadecuado, porque es uno de los espacios preferentes de la feria para mostrar ‘productos’, por eso la presentación de programas de actuación, que estarán cojos sin los equipos con los que se cuenta y sus posibilidades. La campaña de Obama fue mal interpretada por algunos líderes españoles que fijaron su atención fundamentalmente en su carácter individual en el cartel, sin percatarse de que en EEUU en general eligen candidatos y no listas como aquí, lo cual potenciaría allí los aspectos individualistas, ello sin
6

contar que allí los candidatos rinden cuentas a sus electores además de al partido. En cualquier caso el eje central de sus propuestas nunca fueron las medidas concretas, sino el intangible de un futuro de ilusión y esperanza en mejores condiciones económicas y sociales, (crisis paro y sanidad). Aquí tiende a confundirse las propuestas concretas de acciones, o el hacer más cosas con la consecución de más votos, cuando rebasado un nivel, fácilmente se produce lo contrario; a mas cosas menos votos, porque aumentan las reacciones adversas y no suman las favorables. No obstante, se prestó poca atención al aspecto esencial que le hizo triunfar y es que su campaña estaba plagada de multitud de comités de apoyo, de animadores y agitadores, de recaudadores de dinero, de miles de páginas y blogs individuales que sumaban y distribuían mensajes, ello en un país como EEUU con la práctica habitual de funcionamiento por comités, por equipos para todo. Equipo de exteriores, de economía, de discursos, de comunicación, etc. etc. equipos cuyos miembros son públicamente conocidos y tienen tras ellos a su vez otros equipos de segundo nivel que les facilitan su trabajo de preparación, búsqueda y selección y acumulación de esfuerzos. ¿Reconquistar Madrid? Realidad local y autonómica En la Comunidad de Madrid, capital y pueblos, resulta difícil encontrar militantes de izquierdas explicando acciones de sus partidos en los barrios y calles, comercios y bares, asociaciones o trabajos, lugares en los que uno se tropieza permanentemente con agitadores derechistas envalentonados desde hace años. Los militantes de izquierdas no participan, ‘para qué’, votantes que se apartan, ‘para el caso que nos hacen’. En Madrid, las ondas e imágenes están dominadas por la potencia de las TDT regaladas a la derechona y las radios ultras, se unen la prensa de pago mas los periódicos gratuitos y todo tipo de revistas locales y sectoriales, también gratuitas (semifinanciadas por anuncios o aportaciones interesadas privadas o públicas) plagados de escritores franquistas y populistas, que junto a la militancia del PP, los nacionalcatólicos y sus nuevas versiones de guerrilleros, unido todo a su masiva presencia en internet, han convertido lo público en un ágora dominado ostentosamente por ellos. En la red las páginas oficiales de los partidos o sindicatos de izquierda, en general pesadas, poco variadas y excesivamente individualistas, son hoy poco efectivas para la labor de sumar y relacionar, porque fundamentalmente fueron concebidas para otra finalidad. Importante es la poca atención prestada por los partidos y sindicatos a la red de blogs
7

independientes, no se percibe atención a nuclear ni siquiera a estar o difundir ese entorno, parecería como si los militantes solo pudieran entrar en sus grupos predeterminados y cocerse en su propia salsa. Las críticas a la derecha salen por muchos blogs, pero no existen las correspondientes a la defensa de políticas en positivo, al igual que en la calle su papel es como el de casi toda la izquierda estar a la contra en todo, a derecha e izquierda, por lo que se echa en falta la implicación en contar proyectos, en aclarar y defender las políticas de tu Ayuntamiento o Gobierno, o de los partidos rojos. Casi nadie en las distancias cortas se considera comprometido, (incluso algunos tienen miedo) y pocos se sienten con fuerzas para defender algo en lo que no les han dejado participar. Así los actos públicos anunciados con siglas de partido si veo a un individuo solo, proponiendo y lanzando un mensaje colectivo, la primera pregunta que me hago es ¿cómo va a conseguirlo?, por muy bonito que sea lo que dice, buscaré los colaboradores y si no los veo, desconfiaré. Necesitamos ver un grupo, un equipo, que trabajará y movilizará colectivos, es preciso conocer que las decisiones a tomar serán discutidas por personas, que existen, y soy yo, el posible votante quien necesita conocer que los que discutirán las decisiones están preparados. Soy yo, el ciudadano no militante, quien quiere ver las caras y comprobar su capacidad de empatía, miradas, gestos, palabras, saber cómo hablan y qué discurso tienen, si son fuertes para responder a preguntas y críticas, ello permitirá deducir su fortaleza ante los problemas que encontrarán. Si en un acto de precampaña no aparecen colaboradores, entonces ¿cuándo aparecerán? Otro aspecto de mejora colateral de grupos respecto a individuo, es el que se refiere a no ofrecer un único blanco a los ‘dardos’ de los adversarios y enemigos, diversidad de colaboradores públicos implica diminución de impactos, menor desgaste para el líder y diversidad en las respuestas, menor soledad. No podemos despreciar otras mejoras colaterales en actos públicos. Un solo individuo en tribuna, supone mayor pesadez en las charlas, mayor aburrimiento para el auditorio. Un equipo, mas voces, mayor musicalidad, ayuda para ablandar las reuniones que mejoran la imagen de mayor participación y dinamismo y sugieren a los asistentes que tendrán mejores posibilidades de comunicarse con personas diferentes, por consiguiente pueden entenderlos y atenderlos mejor que uno solo. El mecanismo mental de diversidad funcionará, (por sexo, edad, sector, segmento…),
8

aprovecharemos mejor la oportunidad, si una persona conecta mal con un individuo, otras podrán caer mejor, por similitud de edad o sexo, o... Como es lógico estas mejoras se producirán también en la red aplicando similares criterios, varios blogs en general realizarán mejor función de relación y diversificación que uno solo. Si tienes dudas sobre si lo estás haciendo bien o mal en este terreno de la comunicación, unas preguntas en cada acto al que asistas, te lo pueden aclarar, sea un acto individual o colectivo. Comenzando por la más importante ¿Has sumado en este acto a alguien al proyecto común, a cualquier nivel? Has conseguido hablar con otra gente diferente a los militantes que te rodean? Has logrado crear dudas en los adversarios? y resolver las dudas de los indecisos? O solo has convencido a los que ya lo estaban. Has creado ilusión vinculada a las acciones anunciadas? Y encajar los discursos en otra visión global de mayor justicia, libertad e igualdad? Has logrado encargar una tarea a las nuevas incorporaciones o concertar una entrevista, o vincularles de alguna manera no necesariamente ‘afiliativa’? Todo aquello que tapone, que no favorezca la incorporación de gente a la actividad pública será un error, porque alejará a la ciudadanía de esos grupos políticos y sindicales de izquierda y llevará a la abstención pasiva. Incluso es preferible realizar menos cosas con más gente que lo contrario, a largo plazo tendrá una presencia superior la democracia en nuestras vidas. La desafección que ha provocado la crisis puede dejar lastrada por muchos años esta sociedad egoísta e individualista, por favor, al menos los partidos de izquierda sean colectivos, muestren equipos, dejen participar, sumen voluntades, no levanten paredes, abran puertas y ventanas y recuerden que en la política en general y con mayor importancia en la local; a más cosas hechas mas adversarios sumados y menos votos. La ideología pesa en lo local tanto como en lo general, menos cosas realizadas con mayores apoyos ciudadanos será mejor que lo contrario.

9

El mensaje perdido, La batalla de la comunicación percibo que se ha perdido en varias direcciones, una respecto a las relaciones verticales y horizontales generadas por el propio ‘emisor’, los partidos, como trataba de argumentar en las páginas anteriores. Pero no solo el emisor tiene responsabilidad en este proceso, también hay que considerar el mensaje en sí mismo, que ha perdido fuerza respecto al pasado, ‘el mensaje perdido’. Y lógicamente, además de emisor y mensaje, está el receptor, otro aspecto de la cuestión, a quien debemos considerar con los cambios producidos para encontrar el camino del ‘mensaje necesario’. Veamos ahora el mensaje perdido. Los clásicos mensajes de la izquierda de hace 150 años se articulaban en dos grandes direcciones: a) uno dirigido a la revolución, tendente a cambiar violentamente el modelo de producción y distribución económica y como consecuencia las relaciones sociales y b) otro socialdemócrata, que en ausencia de violencia armada pretendía mejorar las relaciones sociales y económicas. El mensaje revolucionario pierde fuerzas a medida que el socialdemócrata las va ganando. A ello contribuye la lucha global entre capitalismo y socialismo, pero sin duda las contradicciones internas del modelo llamado socialista, son las principales causantes del fracaso del mensaje revolucionario. En otro momento escribí que ‘casi todo lo que nos contaron del comunismo resultó mentira, mientras que, los mismos, todo lo que nos contaron del capitalismo, por desgracia, era verdad’, lo cual deja abierta la necesidad de mejorar la sociedad en la que vivimos causante de grandes crímenes y miserias contra la humanidad, al margen de que algunas teorías no fueran útiles. Por contradicciones internas simplifico el resultado del desastre del socialismo real en la URSS y los países del Este, en China y el Sudeste asiático y los fracasos en otros países del mundo, en los que el modelo de sociedad allí implantado durante años, no instauró para grandes grupos de población mayor libertad e igualdad, mayor justicia y solidaridad, al tiempo de mayor respeto por el entorno y medios naturales que los encontrados en Europa occidental. Contradicciones internas, a las que hay que sumar sin duda, las atrocidades producidas por todo tipo de represión masiva, campos de concentración y gulags, y los millones de muertes entre sus gentes.
10

Después de la Segunda Guerra mundial, sobre todo y casi únicamente, en Europa se produce un estilo un modelo de sociedad que dulcifica el capitalismo y asume muchos de los sueños revolucionarios del comunismo (y del anarquismo). Las presiones, los miedos y luchas entre ambos modelos que lucharon juntos como aliados y se constituyen en bloques victoriosos de la guerra van a permitir, ayudar y empujar la creación a escala europea de un modelo de Estado de Bienestar, de sociedad socialdemócrata. Dichas presiones para su creación no se producen solamente por la lucha externa entre bloques entendidos como países, no podemos olvidar al menos dos aspectos influyentes: a) Recién terminada la guerra en muchas partes de Europa hay sectores de pueblos armados y/o existen fuertes organizaciones comunistas con amplia implantación social, por lo que la presión para mejorar condiciones de vida y trabajo empiezan desde dentro de cada país en reconstrucción. b) El mensaje difundido profusa y machaconamente durante toda la contienda atacaba las dictaduras, nazi, fascista e imperial, atacaba al capitalismo salvaje de medio mundo, ensalzando la democracia de los pueblos, a los trabajadores y campesinos, a las mujeres y la burguesía democrática aliada. El asunto para simplificar es que tantos vectores en lucha producen como resultado un espacio de libertades y derechos nunca probado históricamente con tanta profundidad ni amplitud, durante varias décadas y para decenas de millones de personas en Europa, y que se constituyó en un modelo de sociedad para quienes no disfrutaban de él en el resto del mundo. Dicho modelo de sociedad es el llamado Estado de Bienestar, liderado con grandes dosis ideológicas de, socialdemocracia y democracia burguesa, cada una de ellas contenedora y/o cercana a otras variadas ideologías existentes de menor fuerza representativa. Conviene recordar que en el caso de España este aspecto de creación de un Estado de Bienestar comienza mucho mas tarde, en la Transición, 30 años después de la Segunda Guerra Mundial, porque el franquismo que aquí gobernaba pertenecía política, económica, militar e ideológicamente, al bloque nazi, fascista e imperial, que perdió la guerra mundial contra las democracias occidentales, pero en España perdió la democracia y ganó la dictadura.

11

Hay muchas cuestiones a plantear en torno a este asunto, referido aquí, en España y ahora. Podemos empezar por éstas afirmaciones formuladas como preguntas, que tomo prestadas de un colega por su carga polémica (gracias): ¿El mensaje de la izquierda ha dejado de ser creíble? ¿No se diferencia del mensaje de la derecha? ¿La izquierda no tiene mensaje porque no tiene nada que ofrecer? ¿La izquierda se ha hecho socialdemócrata? ¿La izquierda se diferencia poco de la democracia cristiana? ¿La única salvación pasa por los movimientos sociales, por ejemplo ecologistas? Se suponen referidas al PSOE porque pierde votos, pero extensibles a IU u otras formaciones de izquierdas. Quiere ello decir que ¿todo el mensaje de izquierdas ha dejado de ser creíble? El problema afecta a todas las izquierdas. No comparto la idea de que haya dejado de ser creíble el mensaje de izquierdas, porque para empezar habría que definirlo, concretarlo, emitirlo y difundirlo. Solo después de ello podríamos determinar qué partes no son creíbles. Mi opinión va por la idea de que no ha existido tal mensaje desde hace tiempo, (mas tarde veremos algunos ejemplos de lo que mantengo), creo que hemos vivido instalados en una postura ‘acomodaticia’ por haber logrado una posición supuestamente inalterable, posición que comportaba increíbles mejoras respecto a otras épocas y lugares del mundo y que fue apreciada mayoritariamente por generaciones de españoles que vivieron el pasado. Al mismo tiempo, esa posición, fue levemente defendida colectivamente y poco apreciada de forma mayoritaria por generaciones nuevas que daban por hecho inmutable y universal el punto de partida que aquí tenía el Estado de Bienestar. Es cierto que en demasiadas ocasiones, el mensaje se hace coincidente con el de otras opciones políticas de la derecha, pero entonces ¿por qué no recoge votos de esa zona o del centro, por qué no suma y sí resta? ¿Creemos que existen amplias mayorías de izquierdas que quieren mensajes revolucionarios? Yo no lo creo, pero hay opiniones que parecen indicarlo así. Aquí un paréntesis. En muchas ocasiones damos excesiva importancia a opiniones y tendencias que vemos escritas, porque son adecuadas para trabajar con ellas, pero deberíamos acostumbrarnos a no asimilar la importancia de lo publicado con su incidencia y representatividad social. En las votaciones no se refleja esa pretendida acogida del mensaje revolucionario.
12

¿Por qué ha dejado de ser creíble? es una buena pregunta a la que todos deberíamos responder. Supuesto que fuera verdad que el mensaje de la izquierda ha dejado de ser creíble, desde cuándo y por qué, se supone que lo sería por algo: por viejo y anticuado, porque no se dirige a su base social, porque dice pero no hace… Mientras tanto el mensaje de la derecha no ha dejado de ser creíble, no se desgasta en la misma medida y podríamos decir que viene siendo utilizado desde la misma época, incluso aunque alguna de sus partes tiene la misma antigüedad, hay otros aspectos del mensaje de la derecha española que son los más viejos del mundo, procedentes de la religión católica, anclados en el egoísmo humano, el mito de la superioridad del hombre sobre la mujer, como recoge la Biblia en múltiples versículos e historias, aspectos del franquismo, etc. todos ellos con sobrada vejez respecto a las ideas socialdemócratas. La base social de la derecha, o su cuerpo electoral es prácticamente el mismo en todo momento y lugar, nuevas generaciones se incorporan cubriendo el lugar dejado vacío por las viejas, lo cual implica que no disminuye su público. Siguen creyendo que el mensaje del PP en este caso representa bastante fielmente sus valores y concepción del mundo, como asimismo sus intereses concretos. Pero de mayor importancia aún para responder a la pregunta, es que tampoco suma, se mantiene, pero no aumenta. Si este mensaje se hubiera constituido más creíble, moderno, y captador, etc. aumentaría el colectivo de votantes y no lo hace en España. Sus mayorías conseguidas en resultados o reflejadas en encuestas lo son por disminución de votos a la izquierda, no por sumas de apoyos sociales al mensaje de la derecha. Lo anterior vale también como argumento para demostrar que no parecen ser dos mensajes parecidos que tiendan a identificarse, izquierda y derecha, puesto que si así fuera se produciría permeabilidad de uno a otro fácilmente y no parece que esto sea así, y menos aún que se identifique socialdemocracia con democracia cristiana, una parte pequeña de la derecha hoy dentro del PP en su entorno más derechista, (Mayor Oreja). La igualdad del mensaje se utiliza mas como argumento crítico en la izquierda que en la derecha, cuyos votantes tienen meridianamente claro que el mensaje que les representa no está en el PSOE, ni mucho menos, más allá. La izquierda española se hizo socialdemócrata en la Transición, como indicaba en páginas anteriores, con retraso respecto a la izquierda europea,
13

y como tal socialdemocracia comenzó a construir el Estado de Bienestar en España desde los años 80, lo cual entre otras cosas fue seguido y apoyado mayoritariamente por el pueblo español. Pero son los colectivos de izquierdas quienes no están a gusto con el mensaje de izquierdas, somos nosotros quienes ganamos y perdemos con nuestro voto y nuestra abstención, no son ellos quienes ganan por abrumadoras mayorías, son las izquierdas españolas quienes no se encuentran cómodas con el papel de socialdemócratas. Ejemplos de mensaje perdidos hay demasiados, es mucho tiempo sin realizar un trabajo de similar magnitud al desarrollado por la derecha desde hace años, para entenderlo voy a recoger una pequeña muestra de los mismos, sin orden ni concierto, solo para demostrar que en ningún caso se realiza una labor de preparación y explicación, de agitación y propaganda, (como hace la derechona) de difusión a diferentes niveles de compromiso y de comprensión, de encajar acciones concretas en modelos de vida, de hilar hechos aislados en un discurso global, en todos los casos pensaron que estaba todo muy claro y no era necesario explicarlo. Si tienen dudas, por favor den un paseo por la red, páginas progres, rojiverdes, revolucionarias, alter, izquierdistas y comprueben sus mensajes machaconamente críticos y reiterativos en su anti, (capitalismo, PP, Aguirre, derecha, Iglesia, fachas…) solo para los ya convencidos. Si los lectores están en la onda de lo malos que son, para qué leerlos más allá de varios días, (salvo los que sean igual y quieran agruparse) y si los lectores no están en la onda saldrán huyendo por su vacío y aburrimiento. La pregunta a formular será a cuantos individuos sumarán o convencerán. Mientras tanto desde la derecha, se realizaban campañas, se orientaban y dirigían mensajes cuyas piezas sueltas componían tenían un claro sentido global, componiendo un puzle que resaltaba un estilo de vida y tapaba otros. La prensa diaria, radios y las TDT, desde hace años, se curran intensamente el mensaje un día y otro, a todas horas, por diferentes tertulianos, con teorías de fondo, con ejemplos de perjuicios y beneficios, etc. etc. lo cual nutría de argumentarios a los de segundo nivel como los gratuitos y boletines, las webs, blogs y redes sociales, y los agitadores callejeros, consiguiendo todos juntos una potencia de difusión extraordinariamente mayor que la de las izquierdas. Veamos algunos ejemplos, pero antes un matiz aclaratorio para lectores no habituales. Mis posiciones políticas defienden más Estado, más política y
14

más Europa. Mayor defensa de lo público, menor peso de los poderes económicos ejercitando mayores controles desde lo político y mayor integración y cohesión en Europa. Huelga de metro de Madrid. De repente una huelga que se supone debe presionar a la patronal y perjudica a cientos de miles de ciudadanos que se encuentran inmovilizados para llegar al trabajo. Se da por hecho que la ciudadanía tenía que comprender y apoyar. Liberados sindicales. Nadie explicaba por qué son necesarios, para qué, como surgen, que hacen, que pasaría sin ellos y que mejora o empeora para el resto de trabajadores su existencia. Al final se opusieron tímidamente en Madrid y acaban de llegar a acuerdos. Sería posible explicar tanta distancia entre 2 meses. La crisis económica. Este es un paradigma de actuaciones erróneas, mensajes perdidos y otros erróneos, etc. este es un paradigma del fracaso de las izquierdas españolas. Sería importante preguntar por qué hubo tanto silencio en los años iniciales de la burbuja inmobiliaria, por qué tan poca permeabilidad de partidos y sindicatos a los teóricos, intelectuales, analistas, economistas, etc. Por qué no hubo propuestas cuando era tiempo de hacerlas antes de la debacle de la deuda, cuando la realidad soportada era terrible y poderosamente más fuerte que la realidad soñada. La inanición llevó al fracaso, queríamos todo y no salvamos nada, la responsabilidad es social, colectiva, pero desde luego no se salva ninguna organización. Demasiados pensaban (y muchos aún piensan), que de ésta podríamos salir casi como entramos, sin reformas profundas de todo el entramado económico y social y por ello hay pocas explicaciones pocos discursos sobre lo que ha pasado, dónde estamos y cómo es posible salir. Casi todos se limitan a decir que queremos esto que tenemos y aquello otro, ‘todos queremos más’, mientras los muros se agrietan y caen. Y pueden caer más y más, y seguiremos pidiendo todo, como niños. Metemos la cabeza bajo la manta y pensamos que la realidad no existe, Asia no existe, el resto del mundo ha desaparecido. No criticar al comienzo, invalidó las críticas posteriores a las responsabilidades de los gobiernos del PP, quedarse en las muletillas de la crisis internacional, tapó los ojos a la crisis nacional y quedarse en la fraseología teórica anticapitalista evitó explicar en concreto lo que ocurría y por qué y cómo aquello afectaba a nuestras vidas. Reducirlo a citas de
15

Marx y Lenin, aún era más trágico y solo servía para llorar al recordar aquello del análisis concreto de la realidad concreta. Peor resulta observar los medios de prensa ligados a la izquierda, negándose al debate, criticando entrar a discutir problemas. He visto varias portadas de ‘Público’ en esa dirección, sirva como modelos las referentes a la crítica del sistema financiero y al Estado Autonómico, que al ser asuntos abordadas por el PP, la portada proclamaba cuidado al hablar. China, India, y los demás. Que poquito se ha escrito sobre lo ocurrido en nuestras vidas mientras un tercio del planeta se ha incorporado a la dinámica del mercado, es imposible pretender que no nos afectará decisivamente. Lo público, por qué lo defendemos. Las críticas son a las privatizaciones, pocas veces demostrando que lo público sea mejor, por eficiente o más justo, en positivo La socialdemocracia, todos hablamos de ella, en general con mala prensa, pocos desarrollan sus diferencias con otros modelos, pocos los encajan en proyectos globales. Mala prensa tiene entre los jóvenes, que dan por sentado que este mundo que tenemos nos viene dado al planeta entero cuando nacemos. Los sindicatos ¿son necesarios? ¿Y los partidos? ¿Los políticos son necesarios?, el supuesto apoliticismo que se extiende como un incendio conduce al populismo antesala del fascismo. ¿Qué es la democracia? Las normas benefician a los débiles, su ausencia beneficia a los poderosos y tenemos que seguir escuchando a jóvenes y supuestos izquierdistas la defensa del anarco-liberalismo. ¿Cuales son los problemas del Estado Autonómico? Porque tendrá problemas digo yo, incluso en su base misma o que formas de estado existen. ¿Qué sucede con la energía, cuanta necesitamos, como producirla, con qué costes y posibilidades? Que modelos de sociedad queremos, con cuanto consumo, pero si no tenemos energía como lo hacemos. Los tópicos, consignas derechistas, se extienden como la espuma, ‘compramos energía nuclear a Francia’. Se mueven alrededor de medias verdades, parece que no tenemos capacidad de producción y necesitamos comprar, no que haya unas
16

conexiones (que deberían ampliarse muchísimo) que permiten compravender cuando hay excesos a un lado u otro. En general somos vendedores, pequeños, pero vendedores, pero da igual, el debate de fondo es la nuclear en España y ellos hacen su campaña, compramos al otro lado de la frontera cuando deberíamos tenerla aquí, dicen. Al margen quedaría el debate, como el del resto de temas, los debates se meten en cajones y cierran con llave, lo que se mueve por la superficie son las consignas y mensajes derechistas. Gurtell, todos entramos al trapo del sobreentendido, financiación ilegal, trapicheos, desvío de fondos públicos, y un largo etc. de corrupción, pero en la calle estoy harto de escuchar que se trata de 2 trajes que reglaron a Camps. Nos movemos solamente en nuestro ambiente y tenemos lenguajes comunes para casi todo, pero fuera de nosotros la gente piensa otras cosas. ¿Por qué no afecta la corrupción a los votantes peperos? una razón podría ser porque no se entiende como corrupción, por descontado otra puede ser porque los nuestros pueden hacer lo que quieran. La lista es larguísima, aquí solo unos ejemplos manejados libremente por las derechas y obviados por las izquierdas. Velocidad máxima. Energía, otro mensaje perdido La realidad me brinda otra oportunidad de comprobar la diferente rapidez y concepción de utilizar mensajes políticos a derecha e izquierda. Reducir la velocidad máxima de circulación, puede ser una medida de ahorro energético, o tener poca influencia en ello, dará lo mismo, para la derecha el mensaje está lanzado y en marcha desde el primer minuto. Igual da, que sea verdad o mentira, ellos no necesitan estudiar sus efectos, solo es otro mensaje con el que poder atacar al Gobierno y a la izquierda. La retahíla de chistes de cortes de luz a las 12, o apagar la tele a las 10 correrá como la pólvora, (precisamente ellos saben muy bien lo que sucedía durante el franquismo con los cortes de energía). Este es un nuevo ejemplo de cómo abordan mensajes los nuevos anarcoliberales, estilo Aznar, Sánchez Dragó, Jiménez Losantos, C. Vidal, etc. etc. y los ultramedios. Se mete en coctelera unas dosis de ‘defensa de libertades’ ya que todo individuo pretende hacer lo que le dé la real gana y mira con malos ojos a quien se lo impide, se agitan supuestas ironías y sarcasmos que ridiculicen y empequeñezcan a gobiernos de izquierdas, procurando que los infantilicen por indocumentados y tenemos una pequeña acción política convertida en una más pero del conjunto global de inutilidad de las izquierdas.
17

Su desparpajo y cara dura no tiene límites, resulta que un ex presidente del Gobierno de la Nación, ex presidente del PP, partido que gobernó y lo hace en miles de ayuntamientos y la mitad de las CCAA de España, y que por tanto ponen reglas, normas y leyes que limitan las libertades individuales de millones de españoles respecto a multitud de acciones de la vida cotidiana, sean horarios, impuestos, circulación, características de locales, o pisos, educativas o de condiciones laborales, alimentarias, higiénicas y sanitarias, y un larguísimo etc., resulta que éste y otros tipos, se quejan cuando otro gobierno hace lo mismo que ellos. Y la gente se queda tan pancha sin querer percatarse de la diferente vara de medir. Mientras tanto, ¿en la acera de las izquierdas que ha ocurrido en torno a este mensaje? a) Una medida de reducción de velocidad para ahorrar combustible está aceptada por todos los especialistas en tráfico y energía del planeta, contribuyendo a mejorar la contaminación del aire. Y a reducir accidentes. b) La reducción de velocidad, en unos u otros casos, está puesta en práctica en la mayoría de estados mundiales, sean europeos, occidentales o del resto del planetas. La discusión podrá establecerse en torno a qué cifra máxima utilizar, si 110, 120 o 130, pero muy poquitos estados del mundo funcionan sin límites de velocidad. c) Podría discutirse la eficacia en cuanto a la cantidad de ahorro, pero qué duda cabe que la rentabilidad económica a obtener por costo de la operación puede resultar interesante. d) Por descontado todos aceptamos que existen otras medidas de ahorro energético de mayor empuje que tendrán que ponerse en marcha, ‘hace varios años atrás’. Somos un país derrochón, nuevos ricos en todo nuestro comportamiento y energéticamente hablando vamos sobrados. e) Nuestra dependencia energética es tradicionalmente enorme, no tenemos capacidad para comprar petróleo y la crisis nos ha puesto contra la pared a toda Europa y a nosotros en particular en temas energéticos. Pero la proverbial chulería de la derechona española parece no ver problemas energéticos. f) Apuesto doble contra sencillo a que los problemas del mensaje ecologista
18

son muy similares a los de las izquierdas, ‘dos cabalgan juntos’, y no me refiero a que las opciones y alternativas sean parecidas, que si en este caso, la energía, no se diferencian, pues ya me dirán, me refiero a su eficacia en cuanto a llegar a la población. Me refiero a que el derroche energético en el que estamos instalados es problema colectivo porque la sociedad en su conjunto acepta y difunde estos patrones de consumo, evidentemente alejados de nuestras posibilidades y no solo económicas. g) Patrones de consumo y derroche en producción de mercancías y servicios y en transportes que es de lo que ahora hablamos, en el excesivo transporte de mercancías por carretera y poquísimo por ferrocarril y agua, derroche en la venta masiva de coches gigantes todoterrenos que plagan nuestras ciudades con su inmenso consumo y poca fiscalidad, derroche en cuanto lo fomentamos con nuestro urbanismo de locos de extrarradios residenciales, derroche en cuanto a precios no reales de producción energética y de utilización masiva de petróleo. h) Sin necesidad de los conflictos en el norte de África que probablemente creará dificultades energéticas en suministro y precio, como es posible que el mensaje de izquierdas para este problema quede (además del cambio de bombillas) en una medida de reducción de velocidad de 120 a 110 sin explicaciones anteriores y posteriores que sitúen el problema en su contexto, que pudieran entroncar la medida precisamente en un acierto de previsión en vez de en un error infantil. Manuhermon, Febrero 2.011. Desde ‘Arian seis’ OTROS ESCRITOS CON REFERENCIAS AL MISMO TEMA: Funcionamiento interno y cuestión organizativa. 6 de septiembre de 2010 La pelea por Madrid (PSOE). 25 de agosto de 2010 Las primarias en Madrid

19

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful