Está en la página 1de 5

c  


   

Una trampa vital es un patrón que se inicia en la infancia y se repite durante


toda la vida. Las trampas vitales marcan nuestra conducta, y son aprendidos
en los primeros años de vida. Establecen nuestro pensamiento, creencias y la
manera de relacionarnos con los demás.

En terapia cognitiva que fue desarrollada por el Doctor Aarón Beck, en la


actualidad muchos de esos aspectos de este tratamiento han sido
incorporados en el enfoque de las trampas vitales. Estas se enfocan
principalmente en el tratamiento de las trampas vitales, que al parecer son
difíciles de cambiar, pero que con una buena orientación y con paciencia se
pueden lograr resultados duraderos y satisfactorios. Haciendo que lo
pacientes no repitan esa conducta destructiva y tratar de guiarlos para una
conducta adecuada y puedan vivir una vida como nunca antes han vivido. Al
principio los pacientes pueden reusar o tener miedo a seguir los pasos del
tratamiento pero con persistencia el paciente se da cuenta que la conducta
que tiene es inadecuado y tratar de cambiar con la orientación de los
terapeutas.

  
   



Se basa en la creencia de que las personas que quieres te dejaran y te


quedaras solo para siempre. Por consecuencia a esos sentimientos te aferras
demasiado a las personas por miedo a que te dejen solo o que fallezcan.
Produciendo tu distanciamiento.

  

Esta trampa vital hace que desconfíes en todo el mundo, que creas que solo
se acercan a ti para abusar de una cierta manera de tu persona y no porque
realmente te quieren conocer. Es posible que evites por completo tu relación
con los demás pensando lo peor de ellos.

  

Esta trampa vital ocurre por la influencia de tus padres al no darte la


confianza necesaria y haciéndote sentir incompetente. Por lo tanto siempre
necesitas del apoyo de alguien, siempre te tienen que estar diciendo que
hacer y no puedes tomar decisiones por ti mismo. Tu personalidad es muy
suave, sin carácter y lo más probable es que no expreses ni te atrevas a
actuar por ti mismo.




Esta trampa vital ocurre porque tus padres eran muy sobreprotectores
contigo, te inculcaron el miedo hacia el mundo exterior pensando que si sales
de tu zona donde te sientes protegido algo desastroso te va a pasar.


 

Se trata sobre tu relación afectiva, la cual sientes que nadie te satisface y


nadie es lo suficientemente bueno para ti, tratando de siempre ver sus
defectos y no enfocándote en sus virtudes.

  

Esta trampa vital empieza por tu niñez, puede ser que en la escuela no te
sentiste aceptado o te veías diferente a los demás creando una línea de
separación entre los demás niños. . Por lo tanto creíste que eras socialmente
poco aceptado, con una baja posición social. Lo cual evitas juntarte con
grupos y hacer nuevos amigos.


 
Sientes que no eres perfecto y defectuoso en todo momento. Tienes miedo
de acercarte a las personas por temor a que miren tus imperfecciones y te
critiquen, le temes al amor. De niño probablemente tu familia te criticaba
mucho y no te decía las cosas buenas de tu personalidad.

K
 

Crees que eres un inútil en todas las áreas relacionadas con tu vida y no te
crees capaz de desarrollar alguna tarea exitosa. De niño probablemente tus
padres observaban mucho tu bajo rendimiento a comparación de otros niños
y de grande te crees inferior a tus compañeros.



Te privas de tus propias necesidades tratando de satisfacer la de los demás,


no tienes voz ni voto y nunca reclamas alguna situación. Eres fácil de
convencer e influenciar. Es posible que te sientes atraído por personas
dominantes.


  

Te esfuerzas por satisfacer unas elevadas expectativas que tú mismo te has
impuesto. Pones demasiado énfasis en las cosas materiales y en las clases
sociales. Probablemente también impones normas rígidas y juzgas a las otras
personas. Cuando eras niño se esperaba que fueras el mejor y te enseñaron
que cualquier otra opción era un fracaso.

!
 

Es probable que de niño te mimaran mucho y no te pongas normas y te
castiguen por algún comportamiento equivocado. De edad adulta piensas
que todo te lo mereces y que las demás personas son fracasadas a
comparación tuyo y no tienes autocontrol de tus actos.

p
p

_ 
 

En mi opinión, padres y profesores deberían estar informados de cómo sus


conductas, que para ellos son sin importancia, pueden marcar
considerablemente a un niño. Esto podría ayudarlo a un correcto desarrollo
personal. Claro que no existe la educación ni la formación perfecta, pero con
los suficientes conocimientos de las trampas vitales los padres de familia y
profesores pensaran dos veces en su comportamiento como base ejemplar
para sus hijos y pensaran antes de actuar.

Si se sabe que las trampas vitales influyen tanto en el comportamiento del


niño y por consecuencia en su edad adulta, deberían de poner más a la luz
estos conceptos tan importantes para que la gente se mantenga informada y
no repita, con la ayuda de terapias, la misma conducta autodestructiva.