Está en la página 1de 5

Hora Santa.

La Palabra de Dios, es semilla que crece y da vida. Mes de la Biblia.

Canto sugerido: Bendito, bendito

Estación al santísimo Sacramento

Canto sugerido: Solo Dios

Monitor:
Buenas noches, durante todo el mes de septiembre, la iglesia celebra el mes de
la Santa Biblia y presta especial atención a la palabra de Dios contenida en las
Sagradas Escrituras.

El mes de la Biblia es una invitación a que profundicemos nuestra vida


espiritual, leyendo las Sagradas Escrituras cada día del mes.

La palabra de Dios se configura como alimento espiritual para la vida de todo


cristiano. Los mensajes, parábolas y vivencias contenidas en la Biblia nos
permiten entender y comprender la gran obra de salvación de Jesucristo.

Pues bien este jueves reflexionemos precisamente algunas citas bíblicas sobre
la palabra escuchemos el siguiente canto.

Canto sugerido: Tu palabra me da vida.

Lector:

Lectura del libro de San Lucas.


Un día se congregó un gran número de personas, pues la gente venía a verlo
de todas las ciudades, y Jesús se puso a hablarles por medio de
comparaciones o parábolas: El sembrador salió a sembrar. Al ir sembrando,
una parte del grano cayó a lo largo del camino, lo pisotearon, y las aves del
cielo lo comieron. Otra parte cayó sobre rocas; brotó, pero luego se secó por
falta de humedad. Otra cayó entre espinos, y los espinos crecieron con la
semilla y la ahogaron. Y otra cayó en tierra buena, creció y produjo el ciento
por uno.» Al terminar, Jesús exclamó: «Escuchen, pues, si ustedes tienen
oídos para oír.» Sus discípulos le preguntaron qué quería decir aquella
comparación. Jesús les contestó: «A ustedes se les concede conocer los
misterios del Reino de Dios, mientras que a los demás les llega en parábolas.
Así, pues, mirando no ven y oyendo no comprenden. Aprendan lo que significa
esta comparación: La semilla es la palabra de Dios. Los que están a lo largo del
1
camino son los que han escuchado la palabra, pero después viene el diablo y la
arranca de su corazón, pues no quiere que crean y se salven. Lo que cayó
sobre la roca son los que, al escuchar la palabra, la acogen con alegría, pero
no tienen raíz; no creen más que por un tiempo y fallan en la hora de la prueba.
Lo que cayó entre espinos son los que han escuchado la palabra, pero las
preocupaciones, la riquezas y los placeres de la vida los ahogan con el paso
del tiempo y no llegan a madurar. Y lo que cae en tierra buena son los que
reciben la palabra con un corazón noble y generoso, la guardan y,
perseverando, dan fruto."
Palabra de Dios.

Minutos de Silencio

Guía:
Reflexionemos.
Cristo Comparo su palabra, palabra divina y humana, en una semilla que crece
y dará fruto, si encuentra las condiciones requeridas en el corazón del hombre
que la escucha. Una semilla que contiene la vida nueva en Cristo, que al caer
en el camino, el mérito será aceptar o rechazar la semilla o Palabra de Dios.

El Sembrador es Jesús; la semilla es el Evangelio; el camino es corazón vano,


ligero, disipado, mundano, donde todo y todos pueden pasar como en una vida
pública. La suerte y los frutos del Evangelio y la predicación de la Palabra de
Dios, en general, depende de las disposiciones y buena voluntad de los
oyentes. Materialmente es imposible que un camino pedregoso produzca fruto,
pero espiritualmente el alma, aunque dura como la piedra, puede convertirse y
dar fruto.

Canto sugerido: El es Jesús.

Lector:

Lectura del libro de San Juan


"Jesús le respondió: «Si alguien me ama, guardará mis palabras, y mi Padre lo
amará. Entonces vendremos a él para poner nuestra morada en él. El que no
me ama no guarda mis palabras; pero el mensaje que escuchan no es mío, sino
del Padre que me ha enviado. Les he dicho todo esto mientras estaba con
ustedes. En adelante el Espíritu Santo, el Intérprete que el Padre les va a enviar
en mi Nombre, les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les
he dicho."
Palabra de Dios

2
Minutos de Silencio

Guía:
Reflexionemos.
La Palabra de Dios, así como el Sacramento de la Eucaristía es también
alimento muy importante para nuestro crecimiento espiritual, ya que es
verdaderamente Cristo el que instruye al alma, da vida, fortalece y guía nuestro
caminar, es fuego que te impulsa a servir y amar, es eficaz, cumple su
cometido, abre los ojos a la verdad, es luz, da la paz y alegría, da la felicidad

Canto sugerido: El Señor es mi luz y mi salvación.

Monitor:
Vamos a orar con el Salmo 119, entre cada estrofa respondemos:
Tu palabra es antorcha para nuestros pasos
Lector:

La Ley del Señor, luz y guía de la vida. Oremos

Tu palabra es una lámpara para mis pasos,


y una luz en mi camino. Oremos

Hice el juramento –y lo sostengo–


de cumplir tus justas decisiones. Oremos

Estoy muy afligido, Señor:


vivifícame, conforme a tu palabra. Oremos

Acepta, Señor, las ofrendas de mis labios,


y enséñame tus decisiones. Oremos

Mi vida está en constante peligro,


pero yo no me olvido de tu ley. Oremos

Los pecadores me tienden una trampa,


pero yo no me aparto de tus preceptos. Oremos

Tus prescripciones son mi herencia para siempre,


porque alegran mi corazón. Oremos

Estoy decidido a cumplir tus preceptos,


3
siempre y a la perfección. Oremos

Minutos de silencio

Guia;
Hoy en día hay muchos hermanos cristianos que solo han recibido el bautismo,
pues apenas han creído y se han privado de muchas gracias y bendiciones. No
es fácil la perseverancia, pero con constancia y amor lo lograremos.

El perseverar significa crecer en el amor a Dios y al prójimo, aun en


circunstancias de la vida que son difíciles como son la enfermedad, la falta de
trabajo, ante tanta violencia…nos lleva también a renunciar a bienes materiales
como son los lujos, modas, consumismos, riquezas, a la comodidad, nos lleva a
perseverar para alcanzar la paz interior, a luchar por obtener bienes, que son
fuente inagotable del amor de Dios, y nos conduce hacia la verdadera felicidad.

Canto sugerido: Dame un nuevo corazón

Guía:
Para llegar a dar fruto es necesario un corazón humilde, recto y bueno.

La Palabra de Dios es un regalo de Dios para el hombre, es un tesoro del que


debemos alimentar nuestra vida espiritual, a través de ella Dios se comunica
con nosotros.

¿Cómo escuchamos la Palabra de Dios?

¿Estamos conscientes que es Cristo el que nos habla a través de ella?

¿De qué manera respondemos a sus enseñanzas?

Oremos para que nuestro Padre nos de la gracia de una verdadera hambre de
su Palabra, nos ayude a valorarla y a perseverar para dar frutos de vida eterna.
(Minutos de silencio)

Oremos a nuestro Padre para que nos dé un corazón digno de acoger su


Palabra y así poder hacerla vida.
(Minutos de silencio)

Canto sugerido: Hoy en oracion

Monitor:
4
La biblia es alimento de la vida espiritual, y todos los cristianos deben tener un
fácil acceso a la Sagrada Escritura. Es el alma de la teología, a predicación y la
catequesis.
Nosotros los cristianos tenemos que tener un único objetivo en nuestra vida de
fe y es poner la Biblia en el centro de nuestra vida cristiana para que ella sea
una brújula, pero también para que ella sea como la primavera de nuestra vida
espiritual, para que ella sea la que nos indique el camino a seguir, pero sobre
toso porque como decía san Jerónimo: “Quien desconoce la escritura
desconoce la persona de Jesús”.
Asimismo te invitamos a no desperdiciar nada de la riqueza que puedes llegar a
poseer en el estudio de la Biblia en el seno de la Iglesia que la escribió.
Hagamos un compromiso de buscar nuestro alimento espiritual en la fuerza
contenida en las Sagradas Escrituras.

Oración Final.
(De preferencia todos juntos)

Jesús, Santísimo Señor, te pedimos por tu misericordia


sanar nuestra alma para que acepte tu palabra.
Purifica nuestras familias y capacita a todos los corazones de los hombres
para que escuchen y cumplan tu palabra.
Líbranos y guárdanos del espíritu de la mentira.
Quita de nosotros y de este mundo al maligno,
el causante de la palabra mentirosa.
Concédenos la gracia para que siempre estemos abiertos a tu palabra,
especialmente cuando estamos en dificultades.
Bendice a aquellos que esperan ahora
la verdadera palabra de sus padres, amigos y educadores.
Con una palabra tuya Señor sana espiritualmente y corporalmente a todos los
enfermos, a aquellos que no pueden estar aquí,
permítenos llevar tu palabra a ellos.
Manifiéstate en nosotros y haznos testigos de tu palabra.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
AMEN

Minutos de silencio

Canto Sugerido: Gloria

Bendición con el Santísimo

Canto sugerido: Tu reinaras

También podría gustarte