Está en la página 1de 4

La oración del silencio - Oración - Entrevistas, Sexualidad, Consejería…cciones, Predicaciones - Desarrollo Cristiano Internacional - Articulos 10/02/11 12:53

Mi Carrito | Registrese | Log-in

Buscar contenido...

Inicio Articulos Devocionales Libreria Biblia Blogs Videos Radio Eventos Directorio Humor Contactenos Ministerio

Oración
La oración del silencio
Boletines y Revista en su e-mail GRATIS!
por Jean-Nicholas Grou 1 COMENTARIOS

La oración puede contener palabras, pero nunca está limitada a las


VER TODOS LOS BOLETINES
frases que pronuncian nuestros labios

Sólo Dios nos enseña a orar


Un día los discípulos le pidieron a Jesucristo: «Señor,
enséñanos a orar». Fue el Espíritu Santo que los inspiró a
hacer esta petición. El Espíritu de Dios los convenció de
su incapacidad para orar en sus propias fuerzas y movió
sus corazones para acercarlos a Jesucristo como el único
Tres años con Jesús, Vol. I
maestro que podía enseñarles cómo debían orar. Fue por A. B. Bruce
Este libro proveerá valiosas
entonces que Jesús les enseñó el Padre Nuestro. herramientas y un modelo inspirador
a todas aquellas personas que
est�...
No existe cristiano que no esté en la misma situación de aquellos discípulos.
Cada cristiano debe pedirle al Salvador, con toda humildad, tal como ellos: LEER COMPRAR

«Señor, enséñanos a orar». ¡Ah!

¡Si tan sólo fuéramos convencidos de nuestra


ignorancia y necesidad de un maestro como
Jesucristo!

¡Si solamente nos acercáramos con confianza, pidiéndole que nos enseñara y
deseando ser enseñados por su gracia cómo conversar con Dios! ¡Cuán
pronto seríamos calificados como ellos y cuántos de sus secretos
descubriríamos! No digamos que sabemos cómo orar la oración que aquellos
hombres aprendieron de él. Podemos saber las palabras, pero sin la gracia no
podremos entender el significado ni pedir o recibir lo que esta expresa.

¿Quién nos impide? Costa Rica


¿Quién nos impide que recibamos el don de la oración? ¿Podemos dudar que 19 Feb Impactando 2011
Jesucristo está dispuesto a dárnoslo? Pero, ¿lo deseamos? ¿Lo pedimos? VER DETALLES DE EVENTOS
¿Creemos que lo necesitamos? ¿Cuántos cristianos ni siguiera saben lo que
es? ¿Y cuántos otros, en vez de desearlo, le tienen miedo, porque los
comprometería a un nuevo estilo de vida?

Sabemos de memoria unas cuantas formas de oración. Vemos que otros las
escogen de los libros. Aquí es donde mucha gente se detiene, porque cuando
las han leído o las han recitado de memoria, suponen que nada más se
requiere. ¡Cuán gravemente nos engañamos! Con todas estas formas, no
importa cuán hermosos sean los sentimientos que expresan, no sabemos
cómo orar. Estamos orando, pero quizá a nuestra manera y no a la manera Seminario y Ministerios para Mision Bautista en Espana
los llamados a servir - Misionero Bautista (IMB),
de Dios. ¿Dónde está la persona cuya oración principal sea pedirle a Dios que SEMILLAS trabajando con inmigrantes
Latinoamericanos en Europa
le enseñe a orar? Programa de Estudios Bíblico
Teológicos para la Iglesia con
base en los textos de SEAN...

Dios debe enseñarnos todo acerca de la naturaleza de la oración: su objeto, PUBLICITE SU DIRECTORIO AQUI

sus características, la disposición que requiere y cómo conseguimos aplicarla


a nuestra vida de acuerdo con nuestras necesidades. En el tema de la oración
somos ignorantes tanto de la teoría como de la práctica.

http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=2407 Página 1 de 5
La oración del silencio - Oración - Entrevistas, Sexualidad, Consejería…cciones, Predicaciones - Desarrollo Cristiano Internacional - Articulos 10/02/11 12:53

Un hecho sobrenatural
Sabemos, en general, que la oración es un acto religioso, pero cuando
acudimos a ella olvidamos con facilidad su naturaleza sobrenatural y, por
consiguiente, está más allá de nuestra propia fuerza y solo logramos
practicarla bajo la inspiración y ayuda de la gracia. Como advierte San Pablo:
«No es que nos consideremos competentes en nosotros mismos. Nuestra
capacidad viene de Dios» (2Co 3.5 - NVI).
Escuela Teologica de Iglesia de Lapirda
Liderazgo Ministerio profético de bendición
¿Sentimos nuestra propia insuficiencia en nuestra mente y corazón? La Escuela Teologica de Liderazgode Dios para las Naciones - Desde
(ETL) fue fundada por el Dr. Luis el Ministerio BDN, Iglesia de ...
¿Estamos conscientes de ella cuando nos situamos en la presencia de Dios? A. Nazario en Bayamón, Puerto...
¿Comenzamos nuestras oraciones con esta confesión secreta? No indico que PUBLICITE SU DIRECTORIO AQUI
siempre debemos pedir de manera audible la ayuda de Dios, sino que tal
petición debe estar en nuestro corazón y esta actitud debe gobernar todo el
curso de nuestra oración.

Pero si buscamos todo de Dios —todos nuestros pensamientos y sentimientos


buenos—, ¿por qué estamos a menudo tan apagados y nos mostramos tan
indiferentes, satisfechos con orar a pesar de la frialdad y carencia de
preparación? ¿Por qué otros tratan con mucho esfuerzo de inflamar su
imaginación, como si la oración dependiera de su propio esfuerzo, como si no
fuera necesario que la acción de Dios gobernara y dirigiera sus acciones? Ya
que la oración es un acto sobrenatural, debemos pedirle a Dios de todo
corazón que la produzca en nosotros; y entonces, debemos practicarla con
tranquilidad bajo su dirección. Debemos atraer la gracia divina a nuestro
favor y entonces cooperar con ella sin interferir con sus efectos.

Si Dios no nos enseña, nunca conoceremos


plenamente la naturaleza de la oración.

Un acto totalmente espiritual


«Dios es espíritu», afirmó Jesús, «y es necesario que los que le adoran, le
adoren en Espíritu y verdad» (Jn 4.24). La oración, por lo tanto, es un acto
totalmente espiritual, dirigido a Dios que es el Espíritu Supremo, el Espíritu
que lo ve todo y está presente en todo. Como señala Agustín de Hipona:
«Dios está más cerca de nosotros de lo que nosotros estamos de nosotros
mismos».

Conocer esto es la esencia de la oración. La postura de nuestro cuerpo y las


palabras que utilizamos no llevan importancia en sí mismas y solamente son
agradables a Dios cuando expresan los sentimientos del corazón.
quote>Porque el corazón es el que ora, la voz del corazón es la que Dios
escucha y es al corazón que él contesta. Cuando hablamos del corazón, nos
referimos a nuestra parte más espiritual. En la Escritura, la oración siempre
se atribuye al corazón, porque Dios enseña al corazón y es a través de él que
el Señor ilumina la mente.

Del corazón
Si esto es verdad, ¿por qué oramos tanto con nuestros labios y tan poco con
nuestro corazón? ¿Por qué, cuando meditamos, trabajamos tan arduamente
en la búsqueda de consideraciones y usamos tan poco nuestra voluntades
para moverlas a acciones amorosas? ¿Por qué no exponemos nuestro corazón
a Dios y le rogamos que construya en él todo lo que más le agrada? ¿Quién
podría llamar a esto un método malo si brota de la humildad, de un sentido
profundo de nuestra propia ineptitud y de una fe viva y confianza en Dios?
Este es el método que el Espíritu Santo sugiere a esas almas que le piden que
les enseñe a orar.

«Pero mi corazón no me habla nada cuando estoy en la presencia de Dios»,


me confesarás. «En silencio no encuentro sino vacío, sequedad y

http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=2407 Página 2 de 5
La oración del silencio - Oración - Entrevistas, Sexualidad, Consejería…cciones, Predicaciones - Desarrollo Cristiano Internacional - Articulos 10/02/11 12:53

distracciones. Si trato de preparar mi mente, de despertar en mí algunos


sentimientos de devoción, para ahuyentar los pensamientos que me distraen,
me resulta absolutamente necesario usar un libro de oraciones». ¡Tu corazón
no te habla nada? Mientras estás callado no estás orando en realidad, pero
¿existe algo más cuando tu boca está recitando palabras? ¿No ves que estos
buenos sentimientos que tomas prestados de los libros solo afectan tu
imaginación? No son tus palabras sino las de alguien más, y se vuelven tuyas
solo en el momento en que las lees; pero una vez que cierras el libro, quedas
con tanta sequedad y frialdad como antes. «No obstante», añades, «estaba
orando mientras recitaba o leía ese grupo de palabras». Así es como piensas y
estás satisfecho, pero ¿es ese el punto de vista de Dios? ¿Dios está del mismo
modo satisfecho? ¿Qué le importan tus palabras al que solo escucha al
corazón?

La voz del corazón


Me preguntas qué es esta voz del corazón.

La voz del corazón es el amor. Ama a Dios y


siempre estarás hablándole.

La semilla del amor crece en la oración. Si no entiendes eso, nunca has


amado u orado todavía. Pídele a Dios que abra tu corazón y encienda en él
una chispa de su amor y, entonces, empezarás a entender qué significa la
oración.

Si el corazón es el que ora, es evidente que a veces, y aun continuamente,


pueda orar por sí mismo sin ayuda de palabras, habladas o pensadas. Aquí
interviene algo que pocos entienden y que algunos aun niegan por completo.
Insisten en que debe haber actos definidos y formales. Están equivocados y
Dios no les ha enseñado todavía cómo ora el corazón. Es verdad que los
pensamientos se forman en la mente antes de que se vistan de palabras. La
prueba de esto es que a menudo buscamos la palabra exacta y rechazamos
una tras otra hasta que encontramos la correcta, para expresar con precisión
lo que pensamos. Necesitamos las palabras para facilitarles a los demás que
nos entiendan, pero no es así con el Espíritu. Y ocurre lo mismo con los
sentimientos del corazón. El corazón concibe sentimientos y los adopta sin
necesidad de acudir a las palabras, a menos que quiera comunicarlos a los
demás o aclararlos a uno mismo.

Porque Dios lee los secretos del corazón. Dios percibe sus sentimientos más
íntimos, aun aquellos de los que no somos conscientes. Y si estos son
sentimientos acerca de Dios, ¿cómo no podría verlos, siendo él mismo el que
los planta por su gracia y ayuda a nuestra voluntad para adoptarlos? No es
necesario usar acciones formales para que Dios nos escuche. Si las
empleamos en la oración, no es tanto a causa de Dios sino de nosotros
mismos, porque nos ayuda a mantener nuestra atención fija en su presencia.
Nuestra debilidad requiere a menudo de la ayuda de estas, pero no
constituyen la esencia de la oración.

El alma se une a él
Imagine a una persona tan estrechamente unida a Dios que no requiere de
acciones externas para permanecer atenta a la oración interior. En esos
momentos de silencio y paz, cuando no presta oído a lo que sucede en su
interior, ora y ora de manera excelente. Ora con una oración sencilla y directa
que Dios entenderá perfectamente por la acción de la gracia. El corazón
estará lleno de aspiraciones hacia Dios sin ninguna expresión manifiesta.
Aunque pueden esquivar nuestra propia conciencia, no escaparán a la
conciencia de Dios. Esta oración, tan vacía de todas las imágenes y
percepciones, aparentemente tan pasiva y aun así tan activa, es, hasta donde
las limitaciones de esta vida lo permiten, adoración pura en espíritu y en

http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=2407 Página 3 de 5
La oración del silencio - Oración - Entrevistas, Sexualidad, Consejería…cciones, Predicaciones - Desarrollo Cristiano Internacional - Articulos 10/02/11 12:53

verdad. Es adoración totalmente digna de Dios en la que el alma se une a él


como su base, la inteligencia creada a la creadora, sin otra acción que una
atención muy simple de la mente y una aplicación igualmente simple de la
voluntad, esto es lo que se llama la oración del silencio, de la quietud o de la
fe desnuda.

Dios enseña a tu corazón


Si sientes alguna atracción hacia la oración simple y general de la que he
venido hablando, no la rechaces con el pretexto de que no persigue una meta
definida y que te levantas de tus rodillas sin haber pedido algo. Permíteme
anunciarte una vez más que estás equivocado. En realidad, has pedido por
todo, tanto para ti mismo como para los que amas, y mucho más eficazmente
que si hubieras presentado las peticiones detalladas cuyas muchas palabras
solamente te hubieran agotado y obstaculizado la acción de Dios.

Después de esta breve explicación, debes ver que no habías entendido hasta
ahora lo que realmente es la oración. Si después de leer esto comienzas a
lograr una nueva comprensión acerca de ella, gracias sean dadas a Dios;
porque él es quien enseña a tu corazón y lo que escribo aquí para tu
instrucción viene de él.
Nota del editor: Jean-Nicholas Grou vivió en Francia y Holanda. Era un sacerdote jesuita que entró a una
vida más profunda con Dios en un retiro en 1767, donde aprendió a vivir en espíritu de oración y
abandono completo a la voluntad de Dios. Invirtió la mayor parte de su vida en escribir y hablar del tema
del crecimiento espiritual, particularmente de la práctica de la oración.

Artículo Publicado en Apuntes Pastorales:


"Apuntes Pastorales Noviembre 2010" -
Volumen XXVIII

© Copyright 2003-2011, Desarrollo Cristiano Internacional. Todos los derechos reservados. Prohibido el uso parcial o total de
este material sin expresa autorización.

Enviar a un amigo Imprimir Me gusta 0 Share 1

1 Comentarios

Daniel
enseñanos a orar!!!!
Escrito el 31 Enero, 2011

Escriba un comentario...

Articulo Articulo Articulo Articulo


Rompa con la Un evangelio Leonardo Chavarría Eduardo
esclavitud financiera completo por Desarrollo Cristiano Campodónico
por Conceptos Financieros por Scott Sabin por Desarrollo Cristiano
Crown COMENTAR
COMENTAR COMENTAR
COMENTAR

http://www.desarrollocristiano.com/articulo.php?id=2407 Página 4 de 5