Está en la página 1de 23
UNIVERSIDAD POPULAR AUTÓNOMA U P A E P DE PUEBLA PROGRAMA DE DOCTORADO EN PEDAGOGÍA

UNIVERSIDAD

POPULAR

AUTÓNOMA

U P A E P

DE

PUEBLA

PROGRAMA DE DOCTORADO EN PEDAGOGÍA

TEMA:

LA VIOLENCIA QUE EL MAESTRO EJERCE SOBRE SUS ALUMNOS; FACTOR DESMOTIVANTE EN LA ESCUELA PARA APRENDER: ¿UN NUEVO RETO?”.

P R E S E N T A:

NORBERTO CERVANTES CONTRERAS

ASIGNATURA:

MODELOS Y ESTRATEGIAS PARA LA ORGANIZACIÓN DEL APRENDIZAJE.

TITULAR:

DR. MIGUEL ÁNGEL LÓPEZ CARRASCO

SEPTIEMBRE 2009

INDICE

1.- MUNDO Y ESCUELA, GLOBALIZADOS PERO VIOLENTOS………………

2.- CONCEPCIÓNES BÁSICAS……………………………………………………….

3.- VIOLENCIA DIRECTA DEL MAESTRO SOBRE EL ALUMNO………………

4.- OTRAS MANIFESTACIONES DE VIOLENCIA………………………………….

5.- AFORTUNADAMENTE HAY MAESTROS COMPROMETIDOS………………

6.- CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES……………………………………

7.- BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………………

1.- MUNDO Y ESCUELA, GLOBALIZADOS PERO VIOLENTOS

La historia del mundo y en el devenir de su pasado, el hombre ha dejado en manifiesto que muchos de los conflictos o problemas por los que ha vivido, los ha tenido que arreglar mediante el uso de la fuerza, de las armas; en pocas palabras mediante el uso de un tipo de violencia. Se vive en un mundo violento y los medios de comunicación, en sus titulares cotidianos cuentan con tiempos específicos destinados a narrar los hechos donde la violencia es utilizada para dominar, controlar, manipular, herir y/o matar a otros.

Las instituciones como la familia, el estado, la iglesia,

es la excepción, todas ellas han sido y son presa de la violencia; pareciera ser que es un mal necesario, como esencia para educar a las nuevas generaciones y en

consecuencia, transmitir genéticamente patrones de conducta para ejercerla de unos sobre otros.

la empresa, y la escuela no

En el ramo educativo, las manifestaciones de la violencia con la utilización de armas

de fuego, palos, machetes, piedras, bombas molotov; marchas, paros, bloqueos, entre otros actos, sirven para protestar y agredir, en especial hacia los gobiernos y a la sociedad en general como símbolo de inconformidad; a ésta no escapan y cada día se ven más vulnerables de ser violentados los maestros, alumnos, directivos, y

que

ésta, ha dejado marcado los finales del siglo XX y principios del presente siglo

XXI

en América del Norte, Europa, Asía, Medio Oriente; y México no ha sido la

excepción. 1

Imposible olvidar los casos en los Estados Unidos 2 , Alemania 3 , Finlandia 4 y otros países, donde alumnos han asesinado brutalmente a sus compañeros y maestros

con armas de fuego, culminando su obra disparándose en la cabeza. Tampoco se

puede pasar por alto los ataques suicidas contra centros escolares, bibliotecas,

1 http://www.youtube.com/watch?v=vGpZBz6wgr4

2 http://www.youtube.com/watch?v=vGpZBz6wgr4

3 http://www.dw -world.de/dw/article/0,,4093142,00.html

centros de investigación; donde radicales, extremistas y opositores hacen estallar sus explosivos, para victimar y aniquilar al enemigo 5 .

Esencialmente se vive en un ambiente violento y desafortunadamente los educadores, padres de familia, maestros, orientadores educativos, ministros de culto, y en esencia muchos que se dedican a la noble tarea de Educar y Formar, lamentablemente se ven involucrados repitiendo esquemas de violencia, sobre los hijos y los alumnos.

“En la infancia se siembran las semillas de la violencia. Las humillaciones acumuladas en el interior, tarde o temprano estallan en un ataque de ira ciega. Un instante de terror queda profundamente grabado en la memoria emocional del niño y activa el temor de que pueda volver a repetirse. Más tarde se convertirá en un adulto desconfiado e inseguro. Las impresiones de sucesos violentos pueden durar toda la vida” 6

Existen un sin número de páginas en internet, libros o revistas, que describen a detalle la violencia (bullying) que se da entre alumnos con alumnos, de alumnos hacia maestros y directivos, de alumnos con grupos sociales, de alumnos que abandonan las aulas para enrolarse con ejércitos, guerrillas o paramilitares, cambiando la pluma, el lápiz, el cuaderno y los libros, por fusiles y metralletas.

Pero ¿qué hay de la violencia de Maestros hacia sus alumnos, de Maestros hacia la sociedad, de Maestros hacia sus propios compañeros?; realmente sobre este tema poco existe o poco se conoce, habría que investigar más acerca de este tema con un carácter exploratorio, ya que es un tema novedoso, aunque tal vez tan viejo como la propia guerra.

La violencia que el Maestro ejerce sobre sus alumnos pareciera ser que es algo vetado, de lo que no se debe decir nada y seguir callando; por ello poco se habla, se escribe o se investiga sobre este tipo de violencia y es motivo de noticia es cierto -

cuando algún Maestro violenta a sus alumnos a través del acoso, violación o maltrato,- como el caso de l día 18 de junio de 2009, en la Cd. de Tehuacán Puebla, en la escuela Benito Juárez de esa ciudad- “los padres de familia protestaron ante las autoridades, denunciando a un profesor por acoso y tocamiento sobre algunas de las alumnas de esa escuela”. 7

Muchos de estos casos, aunque denunciados ¿quién le dará seguimiento, qué pasará con el profesor, qué harán las autoridades, qué dirá su representante sindical?; preocupante más aún, ¿qué pensamientos generó en los alumnos este tipo de acciones; qué motivará en ellos y ellas , el acoso y tocamiento de su maestro; éstos, tendrán deseos de aprender y seguir estudiando; cuál será su futuro escolar?

2.- CONCEPCIONES BÁSICAS

Pero, ¿Cómo empezar a hablar acerca de la violencia que el Maestro ejerce sobre el Alumno, de tal manera que lo que se diga de él sea verdad? Simple y sencillamente, abordando el tema cual metodología descriptiva exploratoria, por quienes intervinieron en la investigación, así lo denunciaron; además, porque la expe riencia personal a cerca de este tema, hace escribir y plasmar lo vivido, ya que se fue víctima de la violencia de algunos Maestros en el transcurso de la vida escolar; de ahí el interés por realizar el presente artículo.

Cabría referirse inicialmente sobre el concepto de Violencia , Martínez Otero en la revista de prensa Tribuna Libre Nº 679, afirma que: “La violencia es la fuerza, (proviene del latín vis= fuerza ) misma que se ejerce en contra de otra u otras personas8 . Luego entonces son acciones intencionales orientadas a dañar al prójimo; acciones para poner en riesgo o en peligro a otra u otras personas; el término en inglés se describe: BULLYING.

Regularmente la violencia se gesta en el núcleo familiar y en consecuencia genera niñas y niños violentos, que se convertirán en adultos violentos, así lo enuncia Horton

7 Noticiero Nocturno, canal 3 de Televisa Puebla, día 18 de junio 2009

8 Martínez, Otero V. Revista Tribuna Libre. “violencia escolar” Nº 679

y Hunt: “La violencia y la amenaza de violencia son los mensajes con los que las personas tiene que crecer. No es, pues, sorprendente que los niños que experimentan duros castigos en casa sean los más ardientes partidarios de la pena capital. En el fondo de la enredada red de la violencia está el axioma de que la violencia engendra violencia. Cada generación de niños educada en la violencia es otra generación en potencia de niños, esposas y, ciertamente, maridos golpeadores.” 9 Aceptando la violencia como una parte inevitable de la educación de los niños se tendrán que aceptar las consecuencias de una sociedad violenta. Cuando se rechace la violencia como una parte normal de la vida familia r, comenzará la posibilidad de contar con una generación sana, feliz y formal; todos los educadores deberán asumir tal responsabilidad.

En el ámbito escolar como en el hogar, se suele encontrar con agresiones físicas, verbales, psicológicas, emocionales, y que van desde un insulto, poner apodos, empujones, golpes, etc. mismas que se dan regularmente entre compañeros escolares, pero que varían en intensidad; hay casos en los que la situación se vuelve demasiado hostil, tanto que, en muchos de éstos los alumnos ya no quieren asistir a la escuela; y que también Maestros y Directivos sienten temor po r que se ven amenazados por la violencia que existe en sus instituciones.

La viole ncia ( bullying) -, es la consecuencia de una serie de causas que se presenta de diversas formas y con distinta intensidad; en las escuelas tiene diferentes matices, es recurrente dentro de las aulas, en los patios, corredores, baños, talleres, laboratorios y más aun fuera de ésta, particularmente a sus alrededores saliendo de clases. La violencia escolar se puede manifestar mediante las interrupciones al profesor, levantarse del pupitre, lanzar bolas de papel, utilizar el tubo de la pluma como cerbatana, prender fuego en el portapapeles, amarrar al compañero en su butaca, empujarse, levantar chismes, amenazar, lanzar miradas fulminantes, insultar mediante los apodos, ofensas haci a la imagen personal y familiar del compañero de escuela.

9 HORTON y Hunt. “¿Dónde empieza el maltrato del niño?”.

p. 272

También se manifiesta al esconder los objetos personales, robar los útiles escolares y/o los alimentos; desconocer la autoridad, pintar las paredes, pupitres y baños en particular cuando se quiere decir de alguien algo ofensivo; además, de retarse unos contra otros para que a la hora de la salida de la escuela se emprenda la pelea del año, que en el menor de los casos es enfrentar a otro mano a mano. Pero cada vez se están presentando agresiones físicas utilizando cualquier objeto, incluyendo armas blancas y armas de fuego, como ha sucedido en algunos lugares, estados y países como ya se refirió en párrafos anteriores - .

No se puede pasar por alto las agresiones sexuales, sexistas e ideológicas dirigidas

a las mujeres y/o a los homosexuales; desafortunadamente también se ven

agredidos los que no comulgan con un ideal, religión, posición social, partido político, incluyendo las llamadas tribus urbanas; agresiones que se manifiestan de manera individual y/o de manera grupal. Por lo tanto, la escuela se ha convertido en escenario vulnerable a las relaciones antisociales, discriminatorias, de acoso, maltrato, y que todo ello converge desafortunadamente en un tipo de VIOLENCIA.

Se concluye en consecuencia que un acto de violencia humana se manifiesta de cualquier forma o tipo cuando se tiene toda la intención d e dañar a través de la fuerza (física, psicológica, afectiva, moral, social, cultural, laboral, escolar, etc.) y que ésta se pudiera ejercer en perjuicio de otro u otros, inclusive de sí mismo.

Pero ¿puede ser la violencia uno de tantos motivos para que los alumnos no tengan el deseo ferviente de aprender o bien para pensar en ya no asistir a clases y/o en definitiva, para abandonar los estudios? El Dr. Ernesto Lamoglia escribe al caso: “La tención emocional en un niño tiene un impacto devastador sobre su capacidad de aprendizaje, al grado que puede deseq uilibrar su aptitud para razonar. El miedo entorpece el funcionamiento de la mente. Cuando el menor es presa de la ansiedad

o de la depresión tiene dificultades para el aprendizaje porque no percibe

adecuadamente la información. No puede concentrar su ate nción para aprender por

que ésta se encuentra muy ocupada con las circunstancias que le producen ansiedad o temor” 10

El Dr. Martín López Calva en su artículo titulado: Hacia dónde va el corazón, se

cuestiona en repetidas ocasiones: ¿Cómo aprenden los alum nos? y se responde en esencia: “que los alumnos aprenden cuando están motivados, cuando tienen el

corazón abierto y dispuesto a aprender; esto es, que nace de ellos el deseo ferviente

de querer beber el conocimiento de quien lo posee; y refiere particularmente al alumno como un ser integral, biológico, sensitivo, afectivo, moral…, todas sus

cualidades son motivo de aprendizaje11 ; pero en contra posición a su planteamiento de ¿Cómo aprenden los alumnos? surge el cuestionamiento, no cómo aprenden,

sino ¿cómo a veces no aprenden los alumnos…?

Tal vez existan muchas razones para contestar esta pregunta, pero en particular se

hará referencia a una de esas razones: “El Maestro”; por ello se plantea lo siguiente : ¿qué hay de la violencia que ejerce el Maestro sobre sus alumnos, sobre

su aprendiz, sobre aquel que por las razones antes citadas, los alumnos son víctimas del maltrato o de la violencia por parte de éste? En el devenir de la vida

escolar tal vez se recuerde a aquella singular persona (si se le pudiera llamar así), que con malas palabras, gritos, miradas, acoso, tocamientos, acciones de desprecio

e inclusive golpes; marcaron una vida; haciéndole sentir al alumno impotencia por el

desprecio, rechazo, b urla y maltrato de ese que decía y/o dice: ¡Yo soy tu Maestro…!

Pero ¿a quién se le da el título de Maestro, ese emblema, ese Nombre? el término

de Maestro: proviene del latín: magister,

que se le reconoce una habilidad extraordinaria en una determinada área del saber, con capacidad de enseñar y compartir sus conocimientos con otras personas, denominadas discípulos o aprendices12

en sentido general: es una persona a la

10 LAMOGLIA, Ernesto. Op. Cit. p. 37

11 LÓPEZ, Calva Martín. “hacia dónde va el Corazón”

12 Visual Enciclopedia de pedagogía y psicología.

Al Maestro también se le conoce como EDUCADOR: En un plano muy general, es la persona encargada y responsable de formar, educar, guiar, instruir, orientar. Persona que tiene a cargo la formación moral e intelectual de seres humanos en curso de desarrollo; persona involucrada en el proceso educativo. GOTLER: la define como aquel que de manera vocacional y consciente guía el desarrollo de la niñez y juventud.13

Maestro, también se le denomina al Educador o al Profesor; particularmente en México - como en otras partes del mundo, sea del nivel que sea -, la comunidad estudiantil y la sociedad en general lo identifica n con el título de Maestro; encargado de impartir, instruir, capacitar, y esencialmente enseñar alguna rama del saber.

3.- VIOLENCIA DIRECTA DEL MAESTRO SOBRE EL ALUMNO

El maltrato y/o la violencia es una medida brutal e indigna, al respecto el Dr. Lamoglia afirma: “ En realidad el adulto, al golpear, está castigando su propia obra o la de quien haya criado al niño, se le pega al niño porque es una manera cómoda y fácil de someterlo, de reducirlo a la obediencia… El maltrato psicológico deja, en los menores, huellas mucho más profundas e imperecederas que cualquier otro tipo de agresión. El maltrato psicológico está enmarcado por muestras de hostilidad verbal crónica, en forma de insulto, burla, desprecio, crítica, amenaza de abandono o constante bloqueo de las iniciativas infantiles…” 14

Es lamentable que muchos profesionistas que dedican parte de su vida a la educación, denominados Maestros: laceran, hirieren, destruyen y continúan destruyendo la vida de tantos niños y jóvenes que fueron y siguen siendo lastimados por personajes que utili zan el seudónimo de MAESTRO y que no merecen ser llamados con tan prestigiado Título; por este tipo de acciones el alumno se desmotiva para aprender y en un momento dado tiene la firme intención de abandonar sus estudios o simple y sencillamente ya no va a la escuela; por lo tanto se puede suponer en consecuencia, que el Maestro Violento, se convierte en un reto, motivo

13 Diccionario de Ciencias de la Educación 14 LAMOGLIA, E. Op. Cit p. 89,107.

de análisis e investigación para el presente milenio, particularmente girar la propuesta a las teorías del aprendizaje.

Habiendo realizado: 50 entrevistas individuales y 10 cuestionarios grupales a alumnos de Educación Media Superior, hombres y mujeres entre los 15 y 19 años de edad promedio, sobre aquellas palabras, actitudes y acciones que algunos de sus Maestros en el transcurso de su vida les provocaron daño y que a esa insignificante persona la recuerdan con desprecio; recopilada la información se encontró lo siguiente: ¡Tú no sirves para nada!, ¿a caso no sabes hacer las cosas mejor?, ¡te deberías parecer a fulanito o fulanita!, ¡ella o él si saben hacer las cosas!, ¡eres un tonto!, ¡quítate de aquí!, ¡presta para acá chamaco baboso!, ¡tú no sabes nada!, ¡límpiate la cara mocoso!, ¡nunca podrás llegar a ser alguien en la vida!, ¡serás igual a los albañiles!, ¡igualito que tus hermanos!, ¡nunca te estás quieto!, ¡eres un verdadero tormento en mi clase!, ¡mejor no hubieras nacido!, ¡eres un verdulero de mercado!

Los comentarios anteriores que son tal vez de las palabras o frases menos dañinas; pero existen alumnos que se expresaron tan despectivamente del Maestro y lamentablemente lo recuerdan con desprecio, coraje y rabia… a aquel que le dijo :

¡pendejo chamaco, estúpido, idiota, mal nacido; ojala y te mueras, desgraciado, infeliz, mentiroso, quítate de aquí, salte , lárgate, vete, siéntate en el bote de la basura, hoy no entras a mi clase, no te quiero ver, tu no le importas a nadie…!

Más aún, alguien compartió su experiencia recordando que fue maltratado por su Maestro, con la regla de madera sobre las espaldas, juntando los dedos o las manos para que con el borrador fueran lastimados; de jalarle las patillas o las orejas; de lanzarle un gis, el borrador o cualquier objeto para centrar s u atención; de lanzarle una mirada fulminante de desprecio, odio, coraje y rabia; de ponerlo en la esquina de espaldas o frente al grupo para que todos se burlaran; de amarrarle la mano izquierda para que escribiera con la derecha; de evidenciarlo frente a todos porque en ese momento no respondió como ese, que se decía ser su Maestro, quería una respuesta.

Es lamentable escuchar a un alumno que por parte de su Maestro recibió una propuesta indecorosa; - en aquel que había depositado su confianza y que lo había colocado en un pedestal o en un altar (su Maestro) -, hoy deseaba pisotearlo o matarlo; porque se sintió herido, humillado, denigrado en su dignidad humana; ya que fue acosado sexualmente, extorsionado en dinero o especie y que por no acceder a tan bajas pasiones o deseos, simple y sencillamente le dijo… ¡¡¡ Estas reprobado (a)… !!!

4.- OTRAS MANIFESTACIONES DE VIOLENCIA

La enseñanza puede y debe ser una de las profesiones más provechosas, agradables y estimulantes y, sin embargo, para muchos maestros no es así, desafortunadamente se ve reflejada en la actitud del Maestro manifestada con el declive de su ejercicio profesional. ¿Cómo NO aprenden los alumnos? ¿Fueron las anteriores y las siguientes razones - entre muchas más- por las que NO aprendieron y NO aprenden los alumnos? Los alumnos entrevistados y cuestionados no sólo

consideran haber sido violentados o maltratados física, psicológica, emocional o escolarmente, también identificaron que algunos Maestros hicieron daño a su persona por las siguientes razones:

Se lastima el conocimiento de los educandos, ante la falta de planeación del curso, unidades o sesión-clase; se fastidian los saberes y se inhiben las ganas por aprender c uando la clase se convierte en mero dictado; cuando la sesión no es más que exposición oral por parte del maestro, convirtiéndose en monologa.

El alumno es maltratado por el aburrimiento, porque el Maestro carece de ingenio para hacer de sus clases activas y ricas en dinamismo, no sólo por la conducción de éstas; si no porque , no quiere conocer e implementar elementos pedagógicamente válidos que existen para enriquecer la demostración de lo que se dice o expone, que a través de un sin número de recursos (todos posibles) ayudan a un mejor proceso de enseñanza, en consecuencia un mejor proceso de aprendizaje.

El maestro daña la salud motivacional del alumno no sólo por lo que anteriormente se escribió; si no también, por su incumplimiento, irresponsabilidad e impuntualidad; inclusive por su propia imagen al vestir; aún también por su forma o manera de hablar muchas veces vulgar y grotesca.

El maestro envejece las mentes de sus alumnos por falta de actualización, preparación y capacitación. ¡Recuerda Maestro!, regularmente un viejo se muestra

cansado, agobiado, enfermo, frustrado porque no pudo hacer en cuanto su momento tenía que realizar y triste muy triste, porque no puede regresar el tiempo y reparar lo irreparable.

Lamentable y/o afortunadamente como describe el Dr. T. Gordon – “Lo peor de todo es que algunos Maestros llegan a la conclusión de que la culpa es suya , que no habían nacido para ser Maestros. Cada año dejan la profesión desalentados, frustrados y con profundos sentimientos de fracaso personal”. 15 Maestro: Olvídate de la educación arcaica y profana de: “las letras con sangre entran”; no te conformes con: “echando a perder se aprende”; tampoco dejes al ahí se va; ni te afane s en decir, “lo que bien se aprende nunca se olvida”. Recuerda: “el aprendizaje, es todo cambio de conducta, de relativa permanencia en el tiempo susceptible de modificar debido a la práctica continua”.

En estos principios del siglo XXI, muchos Maestros siguen maltratando a sus alumnos; es cierto, ha disminuido la violencia física, por temor a los llamados derechos humanos; pero la violencia: ¿¿¿psicológica, moral, social, profesional, laboral del Maestro???, no muestra indicios en bajar sus índices…en algunos casos pareciera ser que ha aumentado. ¿A caso no te has dado cuenta si te dices ser Maestro- cuánto daño, miedo, temor, angustia, pánico, inseguridad, desaliento, desmotivación etc… generas en esa personita llamado alumno? La pregunta sigue en el aire: ¿Cómo NO aprenden tus alumnos?

15 GORDON, Thomas. “Un modelo para las relaciones afectivas Maestro – Alumno. p. 38

“No está claro que la actuación de los profesores en el aula haya cambiado sustancialmente, o que los alumnos estén aprendiendo más y mejor de las tesis constructivistas, o por lo menos no al mismo ritmo con que se han sucedido las reformas que intentan innovar el currículo… para lograr un currículo y una enseñanza Centrada en el aprendizaje del alumno se requieren propuestas para la formación docente orientadas tanto a una reflexión crítica que conduzca a prácticas educativas innovadoras como a un cambio sensible en las concepciones de los actores educativos.” 16

¿Por qué si existen hoy en día un sin número de elementos para construir cada sesión-clase, que pueden servir como andamiajes para alcanzar los conocimientos; muchos maestros continúan picando piedra para querer transmitirlos? Convirtiéndose exigentemente en agentes de prepotencia, totalitarismo y en autoridad de poder.

Es cierto que la paciencia en ocasiones se agota, que muchas veces no estás de buen humor, que tienes problemas de todo tipo; que el dinero no te alcanza, que estás enfermo,…pero no justifica el maltrato verbal, físico, psicológico, laboral, emocional o escolar sobre aquel que como modelo te tiene; que eres su dios, su fuente de inspiración, su paño de lagrimas, su amigo, su consejero, su saber y muchas veces su mamá o su papá.

Si eres Maestro, echa un vistazo a tu pasado y recuerda si en el devenir de tu vida existieron individuos que se decían ser Maestros, que te invitaron a NO aprender, a odiar a la escuela, a salirte de clases, a alterar el orden, etc. pero, que dejaron marcado tu existir haciéndote sentir el más insignificante de los seres en este mundo , en ese momento, - por el simple hecho de no contestar, de platicar en c lase, de querer llamar la atención, de no resolver los ejercicios o no hacer la tarea; de no comprender tu hambre, ni tu sed; porque en casa papá le pegó a mamá; que nunca había dinero; de que el sueño se interrumpió porque el ser más querido nunca más regresó a casa-.

5.- AFORTUNADAMENTE HAY MAESTROS COMPROMETIDOS

Pero afortunadamente no todo es decepción, ni tristeza, ni coraje; existen excelentes recuerdos de verdaderos Maestros; porque hubo quién por encima de todo, colocó y recordó como modelo a aquel personaje místico, aquel que si merece el reconocimiento y el nombre que con honor merece ser llamado MAESTRO; porque:

“el compromiso del Maestro no es únicamente con la juventud y la escuela, sino con el hombre mismo. El Maestro es defensor de la esencia, valores y destino…es quien ayuda a forjar el futuro de la humanidad” 17 ; porque ese personaje motivó y se convirtió en fuente de inspiración con su propio ejemplo, su entrega y su vida.

En opinión de Henderson (1992): “Un profesor reflexivo adopta un enfoque constructivista en su enseñanza puesto que, además de preocuparse por el contenido académico o por las habilidades básicas que tienen que desarrollar los alumnos, se pregunta así mismo por la manera en que aprenden los alumnos, por la relación entre lo que trata de enseñar con los intereses y experiencias personales de éstos. En profesor reflexivo adopta una perspectiva constructivista en la medida en que es consciente de que no basta con que el alumno memorice bajo coerción, sino de que es mejor estimular la participación activa y la motivación por aprender”. 18

Como no recordar a aquellos Maestros, hombres y mujeres que significativamente Enseñaron con amor; aquí si cabe la pregunta de López Calva : ¿Cómo aprenden los alumnos? la respuesta, además de lo señalado en el artículo de Él, y conforme a los comentarios que también se recogieron, fueron los siguientes:

Porque no recordar con agrado al Maestro que alentó los trabajos sucios, carentes de creatividad e incompletos; tareas mal hechas, copias de las copias; porque no recordar a quien perdonó las faltas cometidas en clase , y las faltas injustificadas, las groserías, las burlas a los compañeros, porque no recordar a quien siempre ofreció con alegría, disciplina y justicia un - ¡tú puedes ser mejor! o ¡tú puedes hacerlo mejor!

17 LARA, Castillo Alfonso. “Vuelve Maestro Vuelve” p. 107 18 DIAZ, Barriga Frida. “Cap. 1, Principios Educativos…” p. 15

Es siempre alentador recordar al Maestro quien despertó habilidades en el saber,

por todos los conocimientos que dejaron huella en uno, cuan significativos fueron, ya

que aún se siguen recordando. John Biggs refiere que:”Una enseñanza sabia y eficaz no es, sin embargo, una mera cuestión de aplicar principios docentes

generales de acuerdo a una regla preestablecida; es preciso adaptarlos a sus

propias virtudes personales y a su contexto docente. Una característica de los profesores… que han conseguido premios a su labor, es su disposición a recibir una

retroinformación de sus alumnos acerca de las consecuencias de su enseñanza, con el fin de ver dónde puede mejorarse (Dunkin y Precians,1992). Los profesores

expertos reflexionan continuamente acerca de cómo pueden enseñar aún mejor”. 19

Es motivante recordar con agrado al Maestro, quien despertó las diferentes

destrezas y aptitudes en el saber hacer las cosas y que hoy por ellas se tiene siempre un ¡si puedo hacerlo!

Es maravilloso rememorar al Maestro que corrigió en tiempo y forma las actitudes

negativas, muchas veces destructivas de uno mismo y para con otros; aquel que con esa manera firme no toleró la necedad, ni la insolencia d el querer empezar a ser

persona; por el contrario, extendió la mano alentadora que en consecuencia despertó los motivos para salir adelante.

“El perfil del docente del SNB está constituido por un conjunto de competencias que

integran conocimientos, habilidades y actitudes que el docente pone en juego para

generar ambientes de aprendizaje para que los estudiantes desplieguen competencias genéricas. Dicho de otra manera, estas competencias formulan las

cualidades individuales, de carácter ético, académico, profesional y social que debe reunir el docente.” 20

Ser Maestro, es quien siempre busca el diálogo, que es empático, que se involucra

en la problemática de sus pupilos, quien les permite ver y descubrir nuevos

horizontes, aquel que infunde aliento y permite el despertar de motivos; provocando

19 BIGGS, John. “El perfeccionamiento de la enseñanza a través de la reflexión” p. 25

20 PERRENOUD, Philippe. “Diez nuevas competencias para enseñar”2004

un ambiente de respeto, armonía, amor, justicia, equidad, y que con singularidad, estimula la independencia y la trascendencia en cada persona… llamada alumno;

Este tipo de Maestro es el que desarrolla competencias genéricas , no sólo porque las

promueve , si no porque

las posee.

6.- CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

CONCLUSIONES:

Por qué callar y esconder en la persona de ser Maestro, el pasado oscuro de la infancia o de la juventud, donde fuimos presa de un tipo de violencia dictada y dirigida por un Maestro y que por no solicitar ayuda , hoy repetimos los mismos esquemas de lo que fuimos víctimas; pero nunca es tarde para pedir ayuda, en consecuencia, aceptar, reconocer y perdonar a aquel que nos marcó; de esta manera entonces y sólo entonces saldremos adelante.

Maestro Violento:¿A caso no te has dado cuenta que necesitas ayuda; que tal vez hubo alguien que también te lastimó; que te maltrataron; que hirieron tu persona, que

te minimizaron, que te hicieron sentir nada y/o que te equivocaste de profesión, que

no posees vocación y amor por la enseñanza? Así como el alumno necesita abrir su corazón para aprender, el maestro tiene y debe abrir el suyo para enseñar; no basta

con las nuevas metodologías para la enseñanza, ni nuevas reformas educativas o curriculares; necesitamos verdaderos Maestros .

El maestro que demanda el presente milenio debe capacitarse constantemente, manejar las nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación, en los nuevos modelos pedagógicos, aplicando las nuevas metodologías de una enseñanza experiencial, reflexiva y situada, de desarrollar competencias en sus alumnos para un mejor proyecto de vida; pero sobre todo, AMAR la vocación de ser MAESTRO… este será ante todo ¡UN NUEVO RETO!

El exhorto y la reflexión son para ti, si te dedicas a la endeble, noble y secular misión,

a la tarea de Educar y Formar a los niños y jóvenes: ¡¡¡A TI HONORABLE Y

QUERIDO MESTRO…!!!

RECOMENDACIONES:

Tal vez los que hayan leído este artículo, se estén preguntando: - (co mo lo hace una

mamá en la página de internet)-: “¿qué se puede hacer con un maestro que maltrata a los niños; puedo hacer algo aunque mi hijo ya no esté en su grupo? 21 (Entre esos

alumnos pueden estar nuestros hijos)… Comparto que ésta misma pregunta la

hicieron en una conferencia que se dictó el pasado 18 de agosto en la Cd. de Puebla

con motivo del Primer Congreso Estatal de Educación Media Superior, bajo el mismo tema; en consecuencia se respondió:

1.

Verificar si la acusación es cierta, no sólo por quien acusa; para aumentar la

credibilidad puede ser a través de otros alumnos, para constatar la misma.

2.

Entrevistar a otros colegas maestros por si existen antecedentes del

compañero que violenta a sus pupilos.

3.

Presentar por escrito la acusación ante la Dirección de la escuela con copia a la supervisión, a la coordinación y al Sindicato (que muchas veces sirve como

tapadera, en la creencia, que cambiándolo de escuela el maestro corregirá su

actitud) ¡MENTIRA!

No acepten nunca como solución que reubiquen al

maestro justificando que con eso corregirá sus actos, eso nunca sucede,

la violencia continúa.

4.

Levantar un acta ante el ministerio Público y si existen evidencias tangibles,

médicas, clínicas, psicológicas, adjuntarlas a la denuncia; y aunque no existiera n, presentar la denuncia.

5.

Si las autoridades hacen caso omiso a la misma, exigir que se atienda ésta;

pero nunca quedarse callados

6.

Presentar la denuncia ante los derechos humanos, ante la UNICE F, la Prensa

local ( radio, T.V. periódicos, revistas, etc), pero no guardar silencio

7.

Investigar donde vive el denominado maestro y entregar una copia a su familia

y a él mismo para que esté enterado de que no podrán callarnos.

8. Demandar que le quiten el p uesto, que lo corran y que le cancelen su título y cédula profesional (si es que cuenta con esos documentos); porque una persona así, no merece ejercer tan DIGNIFICANTE PROFESIÓN.

9. Si es necesario, exigir y demandar atención psicológica, médica, social, etc. para el niño o joven afectado.

10.Dialogar mucho con los hijos, abrazarlos, besarlos, apapacharlos; de tal manera que sientan muy amados; y que lo que les hayan hecho, es mínimo en comparación con el gran AMOR que se les tiene… 11. Si eres maestro y te das cue nta que un compañero maestro, personal

administrativo o de servicio VIOLENTA a sus alumnos, no te quedes callado , ¡¡¡DENÚNCIALO!!!

12. Se les sugiere no ver ni por chiste ni por chisme, el programa que hoy se llama la escuelita vip - antes la escuelita de Jorge Ortiz de Pinedo-, de televisa donde se denigra la figura de los Maestros y la de los Alumnos… por favor no seas cómplice.

Se está convencido de que sólo gritando a todos los vientos lo sucedido, que los que utilizan el seudónimo de maestros y VIOLENTAN a sus alumnos, pensarán una y otra vez, su manera de actuar y proceder.

“Doy gracias a Dios, porque me he encontrado en mi niñez y juventud,

guías y Maestros que me han ayudado

a trascender en la vida”. (Norberto)

BIBLIOGRAFÍA

1. BENTOVIM. A. Sistemas Organizados por Traumas; abuso físico y sexual en la familia” Edit. Paidos. Barcelona, España 2000.

2. BIGGS, John. “Calidad del Aprendizaje Universitario”. 2ª edición. Edit. NARCEA. Madrid, España 2006. 295 pp.

3. DIAZ, Barriga

2006. 171 pp.

A. Frida. “Enseñanza Situada.” Edit. McGraw-Hill. México D.F.

4. Diccionario de Ciencias de la Educación. Gil Editores, Libros para Profesores, Colombia 2003, 1983 pp.

5. Diccionario Enciclopédico de Ciencias de la Educación, San Salvador, El Salvador, C.A. Centro de Investigación Educativa, Colegio García Flamenco,

2005. 400pp.

6. FORWARD, Susan. “Padres que Odian”. Edit. Grijalbo. México, D.F. 1999. 376 pp.

7. GORDON, Thomas “Maestros eficaz y técnicamente preparados” 5ª edición, edit. Trillas, México D.F. 1994. 374 pp.

8. HORTON, Paul. B. y Hunt. Chester L. “Sociología”. Sexta Edición, Editorial MCGRAW-HILL, México, D.F. 1994, 606 pp.

9. LAMOGLIA, Ernesto. “El daño emocional que hacemos a los hijos”. Edit. Grijalbo, Mexico, D.F. 2004. 233 pp.

10.LAMOGLIA, Ernesto. “El Triángulo del dolor”. Edit. Grijalbo, Mexico, D.F. 1996. 280 pp.

11.LARA, Castillo Alfonso, “Vuelve Maestro Vuelve”. Editorial Diana, México D.F.

1987.

12. LÓPEZ, Calva Martín. Artículo: “Hacia Dónde va el Corazón”.

13. NERICI, Imigdeo G. “Hacia una Didáctica General Dinámica” 15 edición, edit. KAPELUZ, Buenos Aires, Argentina. 1988.

14. PERRENOUD, Philippe. “Diez nuevas competencias para enseñar”. Barcelona:

Graó, Biblioteca del aula nº 196, 2004.

15.Revista

de Prensa,

Martínez, Otero Valentín: “Violencia Escolar”, Tribuna

Libre Comunidad Escolar Nº 679, España 2001.

16.RODRÍGUEZ, López Pedro. Acoso escolar, desde el mal llamado bullying hasta el acoso al profesorado”. Editorial: Atelier. Barcelona, España 2006. pp. 381

17.SANZ, Pinyol Gloria “Comunicación Efectiva en el Aula”. Gil Editores, Colombia 2005, 184 pp.

18.VISUAL ENCICLOPEDIA DE PEDAGOGÍA Y PSICOLOGIA.

2007

19.http://www.youtube.com/watch?v=vGpZBz6wgr4

21. http://www.dw-world.de/dw/article/0,,4093142,00.html

RESUMEN:

¿Cómo empezar a hablar acerca de la violencia que ejerce el Maestro sobre el Alumno, de tal manera que lo que digamos de él sea verdad? Simple y sencillamente, abordándolo cual resultado descriptivo exploratorio, así fue enunciado y/o denunciado por quienes intervinieron en él, alumnos entre los 15 y 19 años de Educación Media Superior, quienes recordaron con desprecio a algún maestro de su vida y de quien recibieron algún tipo de maltrato.

Cabría referirse inicialmente sobre el concepto de violencia:“La violencia es: la fuerza, (proviene del latín vis= fuerza ) misma que se ejerce en contra de otra u otras personas. Por lo tanto son acciones intencionales y orientadas a dañar al prójimo; en el caso de muchos alumnos (afortunadamente no todos) es un factor de desmotivación para aprender, inclusive para tomar la decisión y abandonar los estudios.

En el ámbito escolar podemos encontrar agresiones físicas, verbales, psicológicas, emocionales, etc. y que van desde un insulto, poner apodos, empujones, golpes, etc. mismas que se dan entre compañeros de la escuela y que no escapan los de nivel preescolar hasta universidades o posgrado, y que varían en intensidad; se puede decir que éstas serían algunas manifestaciones de la violencia física o psicológica que más se repiten en las escuelas; pero hay casos en los que la situación se vuelve demasiado hostil y vulnerable, tanto que, en muchos casos los alumnos ya no quieren asistir a la escuela; pero también Maestros y Directivos sienten temor por que se ven amenazados por la violencia que existe en sus instituciones, resultado tal vez de la misma violencia que éste dirige a sus alumnos en la escuela.

La violencia, es la consecuencia de una serie de causa que se presenta de diversas formas y con distinta intensidad; la violencia en las escuelas tiene diferentes matices, es recurrente dentro de las aulas, en los patios, corredores, baños, ta lleres, laboratorios y más aun fuera de ésta; se manifiesta mediante interrupciones al profesor, levantarse de su pupitre, lanzar bolas de papel, utilizar el tubo de la pluma

como cerbatana, prender fuego en el portapapeles, amarrarse, empujarse, leva ntar chismes, amenazar, miradas fulminantes, insultar mediante los apodos, ofensas

hacia la imagen personal y familiar.

También se manifiesta al esconder los objetos personales, robar los útiles escolares y/o los alimentos, desconocimiento de la autoridad, pintar las paredes, pupitres y

baños; en particular cuando se quiere decir de alguien algo ofensivo; además de

retarse para que a la hora de la salida se emprenda la pelea del año, que en el menor de los casos es enfrentar a otro mano a mano. Pero cada vez se están

presentando agresiones físicas utilizando cualquier objeto, incluyendo armas blancas y armas de fuego; y no se puede pasar por alto las agresiones sexuales y sexistas

dirigidas a las mujeres y/o a los homosexuales; pero desafortunadamente también

se ven agredidos los que comulgan con un ideal, religión, posición social, partido político, incluyendo las llamadas tribus urbanas, etc. agresiones que se manifiestan

de manera individual y/o de manera grupal.

Por lo tanto, la escuela se ha convertido en escenario vulnerable a las relaciones antisociales, discriminatorias, de acoso, maltrato, y que todo ello converge en un tipo

de VIOLENCIA ( bullying)… que por supuesto limita el desarrollo del ser humano.

El Bullying se refiere a todas las formas de actitudes agresivas, intencionadas y

repetidas, que ocurren sin motivación evidente, adoptadas por uno o más estudiantes ( el maestro no escapa de esta situación) contra otro u otros. El que ejerce el

bullying lo hace para imponer su poder sobre el otro, a través de constantes amenazas, insultos, agresiones, vejaciones, etc., y así tenerlo bajo su completo

dominio a lo largo de meses e incluso años. La víctima sufre calada en la mayoría de

los casos. El maltrato intimidatorio le hará sentir dolor, angustia, miedo, a tal punto que, en algunos casos, puede llevarle a consecuencias devastadoras como el

Se concluye en consecuencia que un acto de violencia humana se manifiesta de

tiene toda la intención de dañar a través de la

cualquier forma o tipo

cuando se

fuerza (física, psicológica, afectiva, moral, social, cultural, laboral, escolar, etc.) que se pudiera ejercer en perjuicio de otros y otros, que en muchos casos el Maestro también es protagonista de tal fenómeno; no bastará por lo tanto, contar co n Maestros excelentemente bien preparados en las diversas metodologías para impartir y diversificar su enseñanza si éste Violenta a sus alumnos; por ello uno de los retos del presente milenio será el de minimizar el problema de la violencia escolar del maestro sobre el alumno.