Está en la página 1de 2

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE TEXTO

Se trata de un fragmento sobre las abdicaciones de Baiona, promulgada el día


20 de mayo de 1808 desde Baiona, tras entrar las tropas napoleónicas en la
capital española y haber forzado a Carlos IV y a su hijo Fernando VII a
trasladarse a la ciudad francesa para reunirse con Napoleón. Es un documento
histórico público. Por su origen es una fuente primaria de interés para conocer
los hechos ocurridos en Baiona mientras el ejército francés tomaba Madrid. Por
su forma es circunstancial, y por su contenido es de naturaleza política. Su
autor es individual de poder público, el rey Fernando VII y su intención es
informar de su abdicación al gobernador interino de su consejo de Castilla.

En el presente escrito se expone los motivos de la abdicación del monarca


Fernando VII a favor del Emperador francés y el deseo del de hasta entonces
rey de España de que no se produzcan desórdenes ni movimientos populares
en contra de los franceses. Además Fernando explica las condiciones que le ha
impuesto a Napoleón: que la corona de España e Indias sea siempre
independiente y que la religión sea única en todas las tierras españolas.
También se presentan los objetivos de Fernando durante su reinado: felicidad,
tranquilidad, prosperidad e integridad de los dominios españoles.

Tras la llegada al poder del emperador francés Napoleón Bonaparte, la corona


española se fue debilitando progresivamente. El rey español, Carlos IV se
encontraba muy débil y el primer secretario de despacho de aquel entonces,
Manuel Godoy, se vio obligado a entrar en la guerra de las naranjas en 1801,
cuyo objetivo era la invasión de Portugal. Poco después, Inglaterra y Francia
firmaron la paz, pero no duró mucho y España se vio forzada de nuevo a
enfrentarse al ejército inglés. Las tropas españolas fueron derrotadas en
Trafalgar lo que provocó una gravísima crisis en España. Como consecuencia,
el país se hundió económicamente y se cortaron las comunicaciones con las
tierras americanas.
Algunos españoles descontentos con la situación del país se declararon a
favor del emperador francés y otros, el clero y la alta nobleza entre ellos, se
pusieron de parte del príncipe de Asturias, Fernando VII. Mientras, Francia
seguía intentando invadir Portugal, aunque su objetivo principal era hacerse
con el control de la corona española. Manuel Godoy firmó el tratado de
Fontainebleau, según el cual, las tropas francesas tenían permiso para
atravesar la península Ibérica con el fin de llegar a Portugal.
El 19 de Marzo de 1808, campesinos, soldados y servidumbre de palacio, con
el apoyo de la oposición organizaron el motín de Aranjuez. Carlos IV se vio
obligado a abdicar a favor de su hijo Fernando VII y Godoy dejó su puesto.
Napoleón no aceptó a Fernando VII como rey de España y Carlos IV,
arrepentido por haber abdicado, se enfrentó a su hijo para intentar recuperar la
corona. Napoleón al ver esta disputa, decidió forzarles a ir a Baiona mientras
las tropas francesas, con el general Murat al mando, entraron en Madrid.
Tras la salida de la familia real de la capital española rumbo a Francia, el 2 de
mayo de 1808, los madrileños salieron a la calle para enfrentarse al ejército
francés. Pocas horas más tarde, los franceses reprimieron la revuelta y como
castigo fueron fusiladas cientos de personas. La junta de Gobierno de aquel
entonces no intervino para impedir los fusilamientos.
Ya en Baiona, Napoleón obligó a Carlos IV y a Fernando VII a entregarle el
trono, que después cedería a su hermano José Bonaparte. De esta forma los
franceses se hicieron con la corona española. El rey José I, publicó el Estatuto
de Baiona con el apoyo de los afrancesados. Sin embargo las reformas
liberales del estatuto nunca se pusieron en práctica debido a la guerra de la
independencia iniciada en España tras la subida al trono del hermano de
Napoleón.
Fernando VII, después de abdicar, escribió el texto con el fin de explicar al
Gobernador Interino del consejo de Castilla, sus motivos para dejar la corona
española en manos francesas.
En él, deja claro que se ha visto obligado ha ceder el trono a Napoleón.
Expresa su deseo de que no se produzca ningún altercado tras su abdicación y
explica que ha dejado la corona española en manos de los franceses con las
condiciones de que la religión católica siga siendo la principal en España y en
todas las tierras americanas, y que el país sea independiente e íntegro.
Además Fernando pide al Gobernador que comunique al resto de consejos su
decisión de abdicar y que eviten todas las revueltas populares.

Las abdicaciones de Baiona provocaron una serie de altercados en Madrid que


luego se extendieron a toda la península, y al final acabó desencadenándose la
guerra de la Independencia. Esta Guerra dejó mas de 300.000 muertos,
ciudades devastadas, interrupción del comercio, miles de afrancesados
exiliados, industrias destrozadas,… Sin embargó sirvió para unir a toda la
sociedad española y se creó un sentimiento de pertenencia a una misma
nación, independientemente de a que territorio se perteneciera. La guerra
terminó a finales de 1813, cuando Napoleón se vio obligado a sacar las tropas
francesas de España y firmó un acuerdo con Fernando VII para que recuperara
la corona española.