Está en la página 1de 3

Jorge Luis Borges.

Nociones básicas

Jorge Luis Borges


Jorge Luis Borges nació en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899. Por influencia de su
abuela inglesa, fue alfabetizado en inglés y en español. En 1914, viajó con su familia a
Europa y se instaló en Ginebra, donde cursó el bachillerato. Pasó en 1919 a España y allí
entró en contacto con el movimiento ultraísta. En 1921, regresó a Buenos Aires y fundó
con otros importantes escritores la revista Proa. En 1923, publicó su primer libro de
poemas, Fervor de Buenos Aires. Ya en esa época comienza la afección ocular que
finalmente lo llevaría a la ceguera, a la que en alguna oportunidad llamaría "un lento
crepúsculo que ya dura más de medio siglo".

Desde su primer libro hasta la publicación de sus Obras Completas (1974), trascurrieron
cincuenta años de creación literaria durante los cuales Borges superó su enfermedad
escribiendo o dictando libros de poemas, cuentos y ensayos, admirados hoy en todo el
mundo. Recibió importantes distinciones de diversas universidades y gobiernos
extranjeros y numerosos premios, entre ellos el Cervantes en 1980. Su obra fue traducida
a más de veinticinco idiomas y llevada al cine y a la televisión. Prólogos, antologías,
traducciones, cursos y charlas dan testimonio de la labor infatigable de ese gran escritor,
que cambió la prosa en castellano, como lo han reconocido sin excepción sus
contemporáneos. Borges falleció en Ginebra el 14 de junio de 1986.

“Todos esos símbolos –laberintos, espejos, espadas- están respaldados por la emoción.
Hay una parte de mi obra que puede parecer un juego, pero no para mí”
Jorge Luis Borges

Mucho hay escrito sobre Borges… sin embargo, consideramos deseable que te acerques a
él desde donde nuestro autor lo hubiera querido (porque ese fue, también, su camino): el
de lector que descubre.
Es por eso que nuestra propuesta de trabajo se asienta en la lectura de algunas de sus
obras y en llegar a ciertas conclusiones que después trataremos de aplicar en un texto que
servirá para la evaluación final (con perdón de Borges, que no era muy amigo de las
evaluaciones en general  )
Sin embargo, y para que puedas establecer algunas relaciones, tal vez sea necesario que
sepas cuáles son los tópicos que aparecen de modo recurrente en sus obras (y si ya leíste
algo vas a poder establecer la conexión a partir de la lista que sigue):

Página 1 de 3
Jorge Luis Borges. Nociones básicas

1. El interés por la metafísica (rama de la filosofía que indaga las causas, principios y
componentes de la existencia). Este punto es muy importante en Borges, abarca muchos
aspectos fundamentales de su estilo, a saber:
a. La imposibilidad de conocer el todo. Por lo tanto, la totalidad es innombrable; de ahí
que ella resulte un desafío verbal que, como a todo buen escritor, lo atrae y fascina por su
propia naturaleza de no dejarse nombrar.
b. Lo ínfimo de la condición humana: aquello que supere la medida humana, en tiempo o
espacio, es tomado como símbolo de lo infinito (ej.: la biblioteca). Lo infinito es recurrente
en Borges, pero como instrumento al servicio del concepto de finitud.
c. La realidad duplicada o multiplicada: multiplicación que pone en discusión la certeza de
nuestra cotidianeidad y nuestra capacidad de percepción, y que son indicadores de
nuestra esencia precaria. Los espejos, los recuerdos, los sueños, los relatos, los libros, son
“realidades inexistentes” que llevan a cuestionar la propia existencia.
2. El “efecto de veracidad”: El diseño de sus cuentos muchas veces tiene la forma de una
crónica de tono realista. En ellas abundan las mezclas de personajes históricos y
ficcionales, las fechas, los datos que se presumen históricos, los datos eruditos, todo esto
para lograr un mayor y más contundente “efecto de veracidad” en el texto, y para, de
alguna manera, disimular su naturaleza ficcional, literaria (que muchas veces, al derivar en
relato fantástico, queda reforzado por esta técnica).
3. La fascinación por la paradoja (figura de pensamiento que consiste en emplear
expresiones o frases que envuelven contradicción): en muchos relatos de Borges aparecen
ideas, tramas, finales, procedimientos literarios, personajes, lugares, etc. que tienen una
naturaleza paradójica. Dicho sea de paso, el procedimiento borgeano de la enumeración
caótica –ver ejemplos en El Zahir y en Funes el memorioso- marcan, paradójicamente, que
cuanto más intentemos nombrar “la totalidad”, más nos alejamos de ella. Otra paradoja
se encuentra en el punto 2: sus cuentos son ficciones, pero están escritos como crónicas
de hechos que acontecieron en la realidad.
4. El relato borgeano: muchos textos de Borges no narran una historia, sino más bien
parecen ser el desarrollo de una idea filosófica, de una especulación fantasiosa: “qué
pasaría si existiera una biblioteca en ciertos términos”; se abandona entonces la categoría
de cuento para ingresar en el relato, donde se parte de que, en efecto, esa biblioteca
existe y entonces hay que describirla, minimizándose la narración para dar paso a la
especulación filosófica.
5. El enfoque de los personajes: a diferencia de muchos otros escritores, no puso tanto el
acento en la voz de sus personajes, en sus singularidades personales, sino que enfocó su
atención en las tramas y en los componentes metafísicos que las moldean y las vuelven

Página 2 de 3
Jorge Luis Borges. Nociones básicas

inolvidables. Del mismo modo eligió trabajar sus personajes a través de ciertos aspectos
esenciales de la naturaleza humana (el miedo, el coraje, el rencor, la envidia, la
insustancialidad); lo interesante en Borges es que sus héroes no son arquetipos, ya que
presentan aspectos contradictorios que los humanizan. Privilegió moldear sus personajes
partiendo de las inquietudes humanas que nos atraviesan desde el origen. Como temática
recurrente podemos observar en sus personajes:
a. El destino como entidad inexorable, que trae una misión que cumplir y que el héroe
literario acepta en un gesto que lo dignifica. Esta aceptación justifica su vida, lo hace
trascendente ante sí mismo. Es este gesto de aceptación de su destino lo que lo
inmortaliza como héroe literario. El culto al coraje de muchos de sus personajes se
inscribe dentro de este tratamiento.
b. El doble: la capacidad de ser otro, la decisión de serlo, también aparece de modo
recurrente. Es la otredad uno de los elementos que Borges trabaja de modo recurrente
para poner en juego las múltiples posibilidades de ser, en un camino de elecciones que
equipara a la vida con un laberinto en el cual las elecciones, dentro de los términos
estrechos que la vida ofrece (como las paredes de un laberinto) constituyen nuestra
entidad.
Si te fijás bien bien (pero muy bien),muchos de estos tópicos y obsesiones borgeanas se
relacionan estrechamente entre sí… y eso precisamente es uno de los hallazgos
interesantes que uno puede hacer sobre un autor: ver por dónde va su escritura, leer sus
producciones en serie, intentando relacionarlas lo más posible, para descubrir,
precisamente, qué hace a la esencia de ese escritor que se está estudiando.
Ahora, ya estamos en condiciones de señalar una frase, idea o palabra y de decir: “Sí, esto
es re Borges”, sólo que la diferencia entre la manera en la que lo decíamos antes –por
intuición- y la manera en la que lo decimos ahora –intuición más razón-, reside en que
podemos apoyarnos en más de un fundamento para decir que conocemos parte de la
esencia de este escritor.
Decimos esto para demostrar el marcado vínculo que existe entre los distintos tópicos
borgeanos, reforzando así la idea de que la producción global de un artista puede
analizarse como un todo coherente y orgánico.

Página 3 de 3

También podría gustarte