Está en la página 1de 2

Las distorsiones cognitivas son maneras erróneas que tenemos de procesar la información.

Es
decir, analizamos la información de nuestro alrededor generando consecuencias negativas.

Todos en alguna ocasión podemos presentar algún tipo de distorsión cognitiva. Saber identificarlas
nos va a ayudar a tener una mente más clara, a desarrollar actitudes más realistas y sobre todo,
positivas.

 Abstracción selectiva o filtraje: consiste en centrar nuestra atención en detalles


concretos. Normalmente en aspectos negativos o inadecuados, acorde a nuestros
esquemas y además se tiende a ignorar el resto de información. Palabras clave: «No
soporto que…», «No aguanto que…», «Insoportable…».

 Sobregeneralización: es la tendencia a creer que si algo ha ocurrido una vez ocurrirá


siempre. Palabras clave: «Todo», «Nadie», «Nunca», «Siempre», «Ningunos».

 Personalización o “falsa atribución”: ocurre cuando las personas sienten que son
responsables al 100% de acontecimientos en los que apenas han participado o que incluso
no han llegado a participar. Palabras clave: «Eso lo dice por mi…», «Yo soy más/menos
tal… que…».

 Afirmaciones de “debería” o “tengo que”: son creencias rígidas e inflexibles acerca de


cómo debería ser uno o los demás. Este tipo de pensamientos tienden hacia la excesiva
autocritica cuando están centradas en uno mismo. Cuando están dirigidas hacia los demás
suelen favorecer hacia la rabia y la agresividad. Palabras clave: “Debo de..”, “No debo
de…”, “Tengo que….”, “No tengo que”, “Debe de…….”, “No debe de…”….etc.

 Pensamiento polarizado o dicotómico: se trata de ver las cosas como blancas o negras,
falsas o verdaderas. No existen medias tintas. Palabras clave: «Útil frente a inútil»,
«Correcto frente a incorrecto», «Bueno frente a malo».

 Razonamiento emocional: asumir que los sentimientos negativos son el resultado de


cosas negativas. Es decir, si me siento mal significa que la situación real es mala. Palabras
clave: “Si me siento así entonces es cierto que…”.

 Maximización y minimización: consiste en magnificar los errores propios y los éxitos de


los demás, y minimizar los éxitos y propios y los errores de los otros.

 Inferencia arbitraria: consiste en dar por hecho determinadas suposiciones, aunque no


exista evidencia real por ello. Las dos principales serían: adivinación del pensamiento y
adivinación del futuro.
 Etiquetación: se trata de etiquetas peyorativas para describirse a uno mismo. Palabras
clave: “Soy un…”, “Es un…”,“Son unos…”.

 Interpretación del pensamiento: suponer las razones o intenciones de las otras personas
sin prueba alguna. Palabras clave: «Eso lo dice por…», «Eso se debe a…».

 Falacia de control: creer de manera extrema que uno tiene todo el control o
responsabilidad de las cosas o bien que uno esta controlado totalmente por las
circunstancias y no puede hacer nada. Palabras clave: “No puedo hacer nada por…”,“Yo
soy responsable de todo lo que….”.

 Falacia de cambio: creer que en un problema con otra persona o circunstancia no


podemos hacer nada, a menos que cambie primero esa persona o circunstancia. Palabras
clave: “Si tal cosa cambiara entonces yo podría…”.

 Falacia de justicia: creer que todo lo que ocurre debe de hacerlo de determinada manera
y que si no es así es injusto. Palabras clave: “No hay derecho a…”, “Es injusto que…”.
 Culpabilidad: echarnos toda la responsabilidad de las acciones viéndonos como personas
viles e indignas, o bien haciendo lo mismo con otros. Palabras clave: “Por mi culpa…..”,
“Por su culpa……”, “Culpa de………..”.

 Tener razón: no considerar que cada persona tiene puntos de vistas distintos y tratar de
luchar por imponer el propio criterio. Palabras clave: “Llevo la razón”, “Sé que estoy en lo
cierto”.

 Falacia de recompensa divina: esperar que los problemas cambien por si solo, esperando
que las cosas mejoren en el futuro, sin buscar soluciones en el presente. Palabras clave:
“El día de mañana, esto cambiará”, “El día de mañana tendré mi recompensa”.

También podría gustarte