El Daño que Causan los Ácidos Grasos Trans.

La tasa de mortalidad por enfermedades crónico degenerativas ocupa el primer lugar en los países desarrollados y en vías de desarrollo. Los investigadores y los expertos coinciden en afirmar entre, una de las principales causas de este fenómeno es el invento de tres tipos artificiales que no existen en la naturaleza y mucho menos en el organismo humano: los isómeros de ácidos grasos poli insaturados de configuración cis-trans (para abreviar me referiré a estos como AGT), los isómeros de ácidos grasos poli insaturados parcialmente hidrogenados y los isómeros de ácidos grasos poli insaturados totalmente hidrogenados (en adelante me referiré sobre estos tres como Ácidos grasos artificiales). Estos inventos de la industria humana son capaces de abaratar los costos de producción y almacenamiento industrial y comercial, de mejorar el sabor, el olor, la textura, la vista y la vida útil de los alimentos que los contienen, pero incapaces de mantener y menos de restaurar la salud del consumidor, más al contrario, resultan altamente perniciosos pues funcionan como antiácidos grasos esenciales o mejor dicho como una toxina sumamente perjudicial. Durante muchos años la administración de alimentos y medicamentos de Estados Unidos aseguró que los ácidos grasos artificiales no presentaban efectos adversos ni fisiológicos sobre la salud humana y que no alcanzaban a atravesar la placenta y a dañar a los bebes en gestación. Hoy la misma entidad que controla el mercado alimenticio y farmacológico norteamericano, dio un giro de 180 grados. La petición fue presentada a solicitud del Centro de Ciencias de Interés Público. La razón es que se demostró contundentemente que los ácidos grasos artificiales resultan sumamente dañinos para la salud humana, por que alteran y desorganizan las membranas celulares, las enzimas encargadas de sintetizar eicosanoides y se encuentran implicados en distintos tipos de cáncer y enfermedades crónicas degenerativas. Ante un continuo cúmulo de descubrimientos, resultado de las investigaciones de los últimos años, se llegó a considerar que el envejecimiento acelerado y prematuro como consecuencia principal del desequilibrio en el perfil del consumo de ácidos grasos. La inclusión en la dieta de aceites y grasas industrializadas que contienen ácidos grasos alterados por el proceso de por el proceso de fabricación, independientemente de la variedad, produce deficiencia de ácidos grasos esenciales y bloqueo en su metabolismo lo que incrementa la generación de radicales libres, altera la estabilidad, funcionamiento eléctrico y permeabilidad selectiva,

isquemia e hipoxia local. despolarización y repolarización. . asfixia celular. como las células del sistema nerviosos central y periférico. la disfunción del metabolismo de los ácidos grasos esenciales y de los eicosanoides. colágeno y elastina.impidiendo la adecuada polarización. actina. originando severas perturbaciones en el sistema de eicosanoides. bloqueando la producción de energía y produciendo finalmente enlaces cruzados en las fibras de miocina. La incorporación a las membranas celulares de ácidos grasos trans artificiales a las enzimas encargadas de su metabolismo para convertirlos a eicosanoides y alteran gravemente la función de las membranas celulares y la homeóstasis de todos los tejidos y órganos del cuerpo humano. hipersensibilidad. deshidratación. daño al DNA mitocondrial y nuclear. del cerebro. Numerosos autores han propuesto como causa principal y subyacente de las principales enfermedades crónico degenerativas que azotan actualmente a la humanidad y que deterioran la calidad de vida del hombre moderno. especialmente de los que presentan una mayor demanda de ácidos grasos esenciales y sus derivados de configuración ciscis. por otra parte se ha incorporado a la dieta abundantes cantidades de alimentos industrializados pobres en ácidos grasos esenciales de configuración cis-cis y pobres en antioxidantes y en otros micronutrientes necesarios para el metabolismo de los ácidos grasos esenciales. acumulación de residuo tóxicos del metabolismo del ácido araquidónico y de pigmentos del envejecimiento como lupofuscina. de la sangra y de la piel. acelerando el envejecimiento e incubando diversas enfermedades crónico degenerativas. del endotelio vascular. Por una parte diversos factores ambientales de la vida moderna influyen en la generación excesiva de radicales libres.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful