Está en la página 1de 4

Esterilización de instrumental, material y equipo en el

consultorio dental
En todo el mundo, la práctica moderna de la odontología ha evolucionado en
respuesta a los nuevos parámetros de calidad y seguridad exigidos. El elemento
clave para esta evolución ha sido un constante proceso de educación en escuelas
y facultades de odontología, agrupaciones profesionales y la participación activa
de la industria productora de equipo dental.
En el XXXVI Yankee Dental Congress celebrado en la ciudad de Boston en enero
del presente año, Odontólogo Moderno tuvo la oportunidad de entrevistar a John
Dwight Connor, director del Centro para el Control de Infecciones y profesor
asociado en la clínica de Odontología Restaurativa de la Escuela de Medicina
Dental de la Universidad de Pennsylvania, quien amablemente respondió nuestras
preguntas.

- O.M. ¿Cuáles es su opinión sobre la esterilización de instrumental, material y


equipo con calor seco?
- John D. Connor. El calor seco es confiable para la esterilización del instrumental
cuando los esterilizadores son empleados adecuadamente. Sin embargo, la
esterilización mediante calor seco es particularmente susceptible a fallas y los
dentistas que lo aplican en los Estados Unidos, lo hacen en condiciones
marginales.
Una buena recomendación es aplicar indicadores o testigos biológicos a los
aparatos esterilizadores que han sido instalados recientemente, al igual que si
fueron reparados en alguno de sus componentes, para vigilar la calidad y eficacia
de los ciclos de esterilización.

- O.M. Si comparamos la eficacia de esterilización con calor seco, vapor de agua


a presión y vapor químico a presión, ¿qué resultados obtenemos?
- John D. Connor. Sabemos que los equipos de esterilización modernos, que
manejan ciclos de esterilización en vapor de agua a presión y vapor químico a
presión son excelentes, y en menor proporción de eficacia podemos encontrar los
que trabajan en ambiente de calor seco. Aunque existen diversos estudios que
hablan de frecuencias similares de fallas en los métodos de esterilización
previamente mencionados, hoy día pensamos que son tres los factores
determinantes que nos permiten identificar las fallas y la falta de eficacia de los
tres procesos de esterilización mencionados.
En primer lugar, se necesita que nos concentrarnos en el error humano. Debo
enfatizar la obligación que tenemos de proporcionar un entrenamiento
constantemente al personal encargado de los procesos de esterilización, el cual
debe comprender perfectamente la correcta aplicación y las limitaciones de los
diversos equipos de esterilización.
En segundo lugar, pero no menos importante, debemos establecer rutinas de
prevención de fallas por un inadecuado mantenimiento de los aparatos de
esterilización.
Finalmente, necesitamos implementar estrategias rutinarias en nuestros
consultorios que nos impidan cometer equivocaciones en este campo, por una
deficiente o todavía peor, inexistente testificación de los procesos de esterilización
con indicadores biológicos apropiados.

- O.M. ¿Cuáles son las fallas más frecuentes que podemos encontrar en los ciclos
de esterilización de instrumental y equipo dental?
- John D. Connor. Puedo agrupar la respuesta a esta pregunta de la siguiente
manera.
1. Lavado inadecuado o inexistente del instrumental y equipo.
Este error permite que los materiales biológicos presentes, como sangre, saliva,
detritos alimenticios y restos de tejidos bucales y materiales dentales puedan
aislar y proteger a los microorganismos.
2. Manejo inapropiado del instrumental y equipo.
a. Recontaminación del instrumental y equipo después de lavado pero
antes de manejar el ciclo de esterilización.
b. Material de envoltura del paquete a esterilizar inadecuado o excesivo,
pues evita o retarda la penetración del agente esterilizante al interior
c. Envoltura del paquete en tela, en caso de utilizar el chemiclave pues
absorbe los productos químicos evitando su vaporización eficaz.
d. Uso de contenedores herméticos en procesos de esterilización usando
vapor a presión, pues evita el contacto directo con el agente químico
esterilizante.
3. Sobrecarga del espacio de esterilización.
Tiende a aumentar el tiempo de calentamiento y retarda la penetración del agente
esterilizante al centro del paquete.
4. Colocación inadecuada del paquete contenedor de instrumental y
equipo en el interior del esterilizador.
Dificulta por la falta de espacio entre los paquetes la circulación uniforme del
agente esterilizante.
5. Tiempo insuficiente a temperatura apropiada.
Ya sea por programación incorrecta del equipo, por contar el período de
calentamiento como tiempo efectivo de esterilización, por abrir la puerta del equipo
una vez iniciado el ciclo de esterilización, por mal funcionamiento del reloj
contador del tiempo o por interrupción inadvertida del suministro eléctrico durante
el período de esterilización.
6. Temperatura insuficiente en forma independiente al tiempo de
esterilización.
Esta falla suele ser ocasionada por programación incorrecta del esterilizador, por
mal funcionamiento del equipo, por la presencia de fugas de calor o de presión
interior por empaques defectuosos o por mal funcionamiento de los manómetros
que registran las lecturas internas de la cámara de esterilización.

- O.M. ¿Puede proporcionarnos sus conclusiones sobre este tema?


- John D. Connor. Todo cirujano dentista es responsable por él y por su personal
de la eficacia en la esterilización del instrumental, material y equipo que emplea en
su consultorio.
Sabemos que diversas enfermedades infecciosas se han transmitido de un
paciente a otro por instrumental mal procesado. El cirujano dentista debe recordar
que todas las técnicas de esterilización tienen un margen de falla. En los Estados
Unidos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades infecciosas, la
Asociación Dental Americana y la Organización para los Procedimientos de
Seguridad y Asepsia recomiendan el manejo de testigos o indicadores biológicos,
por lo menos una vez a la semana para detectar fallas en los ciclos de
esterilización, en beneficio de sí mismos y de sus pacientes.

Todas las técnicas de esterilización tienen un margen de falla. Habitualmente


están relacionadas a un deficiente entrenamiento de la persona que ejecuta el
proceso de esterilización, por un inadecuado mantenimiento de los aparatos de
esterilización y por una inexistente testificación de los procesos de esterilización
con indicadores biológicos apropiados.

LECTURAS RECOMENDADAS
1. Molecular-level removal of proteinaceous contamination from model surfaces
and biomedical device materials by air plasma treatment. Banerjee KK, Kumar S,
Bremmell KE, Griesser HJ. J Hosp Infect. 2010 Nov;76(3):234-42.
2. Decontamination of viable Streptococcus mutans from orthodontic tungsten
carbide debonding burs. An in vitro microbiological study. Sheriteh Z, Hassan T,
Sherriff M, Cobourne M, Riley P. J Orthod. 2010 Sep;37(3):181-7. Erratum in: J
Orthod. 2010 Dec;37(4):319. Cobourne, Martin [corrected to Cobourne, Martyn].
3. Effect of six different peri-implantitis disinfection methods on in vivo human oral
biofilm. Gosau M, Hahnel S, Schwarz F, Gerlach T, Reichert TE, Bürgers R. Clin
Oral Implants Res. 2010 Aug;21(8):866-72.
4.The cleaning of photographic retractors; a survey, clinical and laboratory study.
Benson PE, Ebhohimen A, Douglas I. Br Dent J. 2010 Apr 10;208(7):E14;
discussion 306-7.
5. Microbial air quality and standard precaution practice in a hospital dental clinic.
Luksamijarulkul P, Panya N, Sujirarat D, Thaweboon S. J Med Assoc Thai. 2009
Dec;92 Suppl 7:S148-55.
6. Comparison of the effectiveness of sterilizing endodontic files by 4 different
methods: an in vitro study. Venkatasubramanian R; Jayanthi, Das UM, Bhatnagar
S. J Indian Soc Pedod Prev Dent. 2010 Jan-Mar;28(1):2-5.
7. Influence of microwave sterilization on the cutting capacity of carbide burs. Fais
LM, Pinelli LA, Adabo GL, Silva RH, Marcelo CC, Guaglianoni DG.
J Appl Oral Sci. 2009 Nov-Dec;17(6):584-9.
8. A survey of cross-infection control procedures: knowledge and attitudes of
Turkish dentists. Yüzbasioglu E, Saraç D, Canbaz S, Saraç YS, Cengiz S.
J Appl Oral Sci. 2009 Nov-Dec;17(6):565-9.
9. Influence of sterilization on the retention properties of magnetic attachments for
dental implants. Boeckler AF, Morton D, Ehring C, Setz JM. Clin Oral Implants
Res. 2009 Nov;20(11):1206-11.
10. Are more nickel ions released from NiTi wires after sterilisation? Poosti M, Rad
HP, Kianoush K, Hadizadeh B. Aust Orthod J. 2009 May;25(1):30-3.
11. Microwave disinfection of complete dentures contaminated in vitro with
selected bacteria. Dovigo LN, Pavarina AC, Ribeiro DG, de Oliveira JA, Vergani
CE, Machado AL. J Prosthodont. 2009 Oct;18(7):611-7.
12. Dental burs and endodontic files: are routine sterilization procedures effective?
Morrison A, Conrod S. J Can Dent Assoc. 2009 Feb;75(1):39.