Está en la página 1de 1

Esta escrito por nuestros jajamim respecto al cabello lo siguiente; En el (Sefer

Shaar Hakavanot, Birkot HaShajar p.3) “Todo cabello representa juicio y por lo
tanto una contracción de luz, pues el juicio representa restricción. Siendo así, surge
una pregunta interesante que debemos hacernos, y considerar respecto al cabello largo
en lo hombres hoy día, ¿No seria mas beneficioso carecer totalmente de cabello? La
respuesta es sumamente clara y concisa, jajamim nos enseñan que el juicio es una parte
integral de este mundo, aun así, debe ser suavizado. Por lo tanto, el cabello debe ser
mantenido corto para minimizar nuestra exposición al juicio, pero algo de cabello debe
de quedar.
Ahora bien, en un aspecto mas profundo del jasidismo, se enseña lo siguiente:
La palabra hebrea para cabello, “SeAr”, se escribe igual que la palabra hebrea para
puerta “ShaAR”, lo cual tiene una relación integra con las puertas de la sabiduría que
emanan de los cielos para cada uno de nosotros. Si nos fijamos bien SeAr “cabello” y
ShaAr “puerta” tienen una relación intrínseca como dijimos anteriormente, pero a su
vez una diferencia de opuesto, miremos el caso: la letra hebrea “Shin” se escribe con un
punto en su lado derecho superior la cual se pronuncia con el sonido “sh”; y cuando el
punto se encuentra en el lado izquierdo, se transforma en “sin”, con el sonido “s”. Así
pues la pronunciación de la “shin” depende del “punto de vista”. De manera tal que,
uno puede concentrase en el cabello como en un “ShaAr” y buscar la sabiduría que el
“protege”, o uno puede centrase en su aspecto externo, mirándolo solamente como un
“SeAR”.
¿Para que todo esto? Todos tenemos algo de “materia externa” dentro de
nosotros, tanto el necio como el sabio; esta materia externa se manifiesta en el cabello
que crece en la cabeza pero fuera del cuerpo, el hombre sabio “apunta” su materia
externa hacia la espiritualidad de modo que sus “SeARot” cabellos, se transforman en
“SheArim” puertas, a través de las cuales el sabio aumenta su sabiduría y su logro de
la Divinidad. En contra posición a aquel que le gusta llevar el cabello largo conociendo
que no existe Templo y que las exigencias de esos mitzvot a pesar que están
establecidas en la Tora hoy en día no rigen por su ausencia, viene a representar al necio,
el cual en vez de buscar el ShaAR de la sabiduría, se contenta y concentra con darle al
SeAR un lugar importante en su vida, dedicándole tiempos y esfuerzo en mantener los
aspectos externos insignificantes, tales como su cabellera larga etc., Lo que solo lo lleva
hacia mas excesos. Consecuentemente estos excesos lo llevaran a ganar enemigos; este
concepto esta implícito en el pasuk (Cohelet/Eclesiastés 10:2) El corazón del sabio se
inclina hacia la derecha “Shin/ShaAR/Puertas”, mientras que el necio se inclina hacia
la izquierda “Sin/SeAR/Cabellos”.
Tenemos que comprender con exactitud los tiempos proféticos que nos ha
tocado vivir, una cosa era tener cabello largo cuando el Bet HaMikdash estaba erigido y
otra cosa es tener cabello largo sin el Bet Hamikdash; hoy en día el cabello largo es
símbolo o reflejo de oposición a las ideas de la Torá.
Para terminar ¿que es lo que se considera hoy día para no cortarnos del cabello?
La Torá desde tiempos inmemoriales nos prohíbe cortar las “Peiot” el cabello de las
“esquinas” de la cabeza, como dato interesante el valor numérico de la forma singular
de la palabra “peiot”, es “PeAH” (86) correspondiendo al Santo atributo de ELoHIM
(86), titulo que alude a los Juicios Santos. Dado que el cabello facial comienza donde
terminan las “peiot”, esta prohibición de cortar el cabello “Peiot” se aplica también a la
barba. Por consiguiente hoy día no rige para el hombre tener el cabello largo.

Con mucho Shalom y Braja


Bajo su Talit Ben Yafe…