Está en la página 1de 8
Sociologia de la moda Edad y sexo 1 ESQUEMA DE CONTENIDOS | Introduccién Edad y sexo | La moda infantil i 14 aed La moda joven La diferenciacion | de sexos en la moda { El sexo | El papel de la mujer | respecto ala moda hoy Introduccion Cuando estudiamos el tema de la “distribucién de la poblacién” en la unidad didactica 2, ya hici- mos referencia a estas dos variables, la edad y el sexo. En este segunda parte acl Ieccién que vamos “nos détendremos en elas, x Diolbgicos_ qu: ims mis agate ndi- stir] ¥ que tt, como diseha- risticas genierales ae StU a continuaciOa. Como verds, también haremos alguna referencia a | Ja moda de la gente mayor. Edad y sexo Te habrés dado cuenta de que en las lecciones gue hemos dedicado hasta ahora alla historia del {erajé siempre hemos hablado de Ifmoda de los ‘adultos, pero no hemos hecho casi ninguna. refe- rencia la moda infantil iii a la moda juvenil. ;Por qué? May sencillo. Porque en estas.épocas-los ni- fos y los jévenes vestian, mis o menos, la indu- mentatia de los adultos. Sin embargo, a finales del siglo XVIII este fené- meno - el que los nifios y los jOvenes vistieran mis o Menos la indumentaria de los adulios- deja de_producitse; pues los nuevos logros que se obtu- vieron en el campo de la medicina demoséraron que tal Vestimente resultaba antihigiénica y que no “se ajustaba a la condicion del“nitio y del joven,| )) por lo que se propugné la utilizacion dé vestidos, mas adecuados, es decir, més cémodos y funciona les, al mundo infantil y juvenil. La-moda-infantil Como tii ya sabes, pues lo hemos venido repi- tiendo con profusién a lo largo de las Iecciones anteriores dedicadas a la sociologfa de la moda, Jz. actividad que desarrolla una persona influye direc- tamente en su forma de vestir) En consecuencia, las actividades que realizan lo¥ nifios (jugar, correr, saltar; etc), requieréi un tipo de ropa cémoda que se acople a su forma de vida. (Fig. 15) Hoy, la industria de la moda infantil tiene tanto auge y tantas repercusiones econémicas como la modi de los adultos. No ignorarés que en la ac~ iualidad se realizan desfiles de ropa para nifios en las temporadas estipuladas para los adultos, desfiles infantiles casi tan importantes como los desfiles de moda adulta. Por otra parte, eda vez es mis fre~ cuente que existan disefiadores que se dedican tanto a Ja moda de las personas adultas como a la moda de los nifios (Fig. 16). Figura 15, Ejemplo de la moda infantil actual. (Ar- chivo FIRO-FOTO). Figura 16. La moda infantil ocupa hoy dia también Ia atencién de los disefiadores. (Archivo FIRO- FOTO). Figura 17. Ejemplo de la moda joven actual. (Archi~ v0 FIRO-FOTO). La moda joven En cuanto a la moda joven, creada -igual que ta \infantil-| por los’ adultos,)ivemos que, ademis_de ‘Yesponder a los interesés y necesidades de la ju- ventud, los industriales de la moda (no sélo de ropa, también de coches, motos, etc) de alguna manera utilizan a este segmento de la poblacién para saber cuales son sus gustos y para-que-sean grandes consumidores de sus. productos. ‘Como todes sabemos, los jévenes, por su tem- peramento, tienden més a cambiar de estilos que eel que la industria de la moda joven, tenga en ellos una fuente de ingresos importante (Fig. 17) los adultos, circunstancia que favore | En Ja moda joven entran en juego una serie de Variables sociolégicas que condicionan las difes rentes colecciones que los disefiadores presentan} Nos estamos refiriendo a los medios de_comunica- ibn (television y cine, sobre todo) y_a los grupos imusicales. Asi, es ficil_ver a determinados jévenes vestidos de forma muy similar a personajes de, la television o el cine, pero, més frecuente es que uilicen la indumentaria de sus idolos musicales (Fig. 18). adultos, sin embargo, nés_reacios al 3 ys por tanto, més conservado: imnovaciones, ya que poseen un estilo terniinado que les es propio y lo manticnen de_ una fornia mis constante que los jvenes frente a las je vidla de- De. todas ,formas, con frecuencia observamos que, paraddjicamente, algunos adultos tienden_a Vesti de forma cada vez mis joven, en consonan- cia ton ese sentir estético que adora lo “joven”, propio de las sociedades modernas de hoy, provo- , cando a veces esta actitud un desfase entre 1a Fopaf, yey v a Brews: Figura 18. La indumentaria de los idolos musicales, ‘en este caso de Michael Jackson, es copiada por la ju- ventud que se identifica con su miisica (Archivo FIRO-FOTO). que se utiliza y la edad que se tiene, aunque otras veces sucede lo contrario, qué sienta muy bien, como le ocurre a la pareja que te mostramos en la figura 19. Peroleste fendmeno no sélo se produce en. los adultos, también ocurre en los j venes pero a la inversa: algunos dé €stos parecen mayores de lo que en realidad son debido a su indumentaria Eon esto queremos sefalar que Ja edad es un factor determinante para Ja eleccin de una indu- mentaria 1 otra, pero hay ocasiones en que la ropa ‘puede disimular la verdadera edad de yna persona. 18 Figura 19. Cada vez es més frecuente wer a gente adulta vestida con atuendo juvenil. (Archive FIRO- FOTO). En resumen pronto eoasnsnmnrioeegcsre snecntsnas rnp sei Las actividades propias de los wifios requieren un tipo de ropa cSmoda que se acople a su forma de vida. Hoy, ta industria de Ia moda infantil fene tanto auge y tantas repercusiones econdmicas como le moda de los adultos; por e60 cada vez es mas frecuenite que existan disenadores que se dedican tanto a la moda de las personas aduleas como a la moda de los nites Los industriales de la moda utilizan de alguna manera a la juventud para, ademds de proporcionarle lo que se adapta a sus intereses y necesidades, saber cudles son. sus gustos y convertirlos asi en grand. ores de sis productos, Ello se ve favored, adem, por el hecho de que los j6venes, por temperaments, tier. den mas a cambiar de estilos que los: adultos: consumi- Los medios de comunicacién y los grupos musicales son hoy dia las dos grandes variables svaliges que eondicionan las colecciones que los disefiadores de nioda presentan a la juventud, El sexo El otto condicionante bioldgico que hemos se~ fialado al comienzo de este tema, es el sexo de las, personas, Es innegable la infuencia de esta varia ble sobre la indumentaria que las personas adop: tan, ya que, légicamente, el sexo determina dos formas de vestir diferentes: Ja masculina y la feme- nina. xos en la moda La diferenciacién de Como estamos viendo en los temas dedicados a la historia del traje, la moda, desde sus origenes, ha marcado y establecido diferencias importantes, entre hombres y mujeres La diferenciacién entre los sexos a la que nos estamos refiriendo, se fundamenta en que durante mucho tiempo ha existido una marcada separacin entre los masculino y lo femenino debido a que al hombre se le ha asociado con atributos como fuerza y poder, y a la mujer con debilidad y some- timiento. Como todos sabemos, este hecho ha te nido grandes repercusiones en el mundo de la moda. Actualmente, en cualguier coleccién de moda podemos observar que estas influencias siguen existiendo, pero también es frecuente ver en una | | | | | | ad coleccién de moda femenina prendas que, tradi- cionalmente, pertenecian a la moda masculina. Esto mismo, pero a la inversa, ha sucedido tam- bién en los hombres. Aunque de forma mis espo- radica y s6lo en determinados ambientes, se han adaptado prendas que, por sus caracterfsticas, per- tenecen a [a moda femenina y, sin embargo, las evan los hombres. Un_gjemplo del primer caso, es decir, de la adopcién de una prenda masculina por las muje- res, lo tenemos en los trajes de chaqueta y panta~ én femeninos. Del segundo caso, el ejemplo mis claro lo encontramos en las amplias faldas pantalén {que el cantante britinico Sting 0 el espaiiol Mi- guel Bosé han utilizado en algunos de sus recita- les. El papel de la mujer respecto a la moda hoy {con la democratizacién de la sociedad y la influencia ejercida por los movi- mientos de liberacién de la mujer, la situacién de la clara diferenciacién de sexos én cuanto a fa moda de la que estamos hablando, ha variado no- tablemente. Afortunadament Hoy en dia, la mujer no sélo desempefia traba- Jjos ignales 2 los que puede desempefar un hom- bre, sino que ademés est compitiendo con él. 19 =< Figura 20. Moda femenina en los afios 60. (Archivo FIRO-FOTO). Figura 24. Moda femenina en los aitos 90. (Archivo FIRO-FOTO). La moda, como fenémeno social, no queda al miargen de todos estos cambios sociales que, por supuesto, conllevan otro cambios bastante radicales en Ja forma de vestif Comparando las figuras 20 y 21 puedes observar un ejemplo de lo que estamos comentando. Otro aspecto a tener en cuenta respecto al papel dé la mujer en el mundo de la moda es el siguien~ te: si tenemos en cuenta que los grandes modistos han volcad® sus colecciones principalmente cn la mujer, no es de extraflar que a ésta se le haya con siderado un “objeto de moda”. Sin embargo, en la actualidad este fendmeno también, ha sufrido grandes variaciones, pues todos sabemos que las colecciones recogen modelos tan- to de hombre como de mujer; es decir, que @m- bién existen modistos que dedican sus esfuerzos a la moda masculina. En este punto cabe sefialar que existe cada ver mis una mayor preocupacién por la moda por parte de los hombres, El hombre de finales de los 80 y los 90 se preocupa mucho més por su ima- 20 gen ¥ compra moda lo mismo que compra cosmé- ticos w otros productos que le ayuidan a mejorar su imagen. En cualquier caso, finalizaremos este tema di- ciendo que, aunque todas estas consideraciones sean ciertas (que los hombres se preocupen mis por la moda, que existan prendas tradicionalmen- te masculinas Hevadas por mujeres, y viceversa), actualmente una de las principales caracteristicas que la moda femenina posee, es que cualquicr prenda (aunque haya sido adoptada de la moda masculina) es eminentemente “femenina”, por el simple hecho de que es una mujer quien la leva Figura 20. Moda femenina en los aitos 60. (Archivo FIRO-FOTO). Figura 21. Moda femenina en los affos 90. (Archivo FIRO-FOTO). La moda, como fenémeno social, no queda al margen de todos estos cambios sociales que, por supuesto, conllevan otro cambios bastante radicales en la forma de vestir. Comparando las figuras 20 y 21 puedes obsei uun ejemplo de lo que estamos comentando. Otro aspecto a tener en cuenta respecto al papel dé la mujer en el mundo de la moda es el siguien- te: si tenemos en cuenta que los grandes modistos han volcado sus colecciones principalmente en la mujer, no es de extrafiar que a ésta se le haya con- siderado un “objeto de moda” Sin embargo, en la actualidad este fenémeno también ha sufrido grandes variaciones, pues todos sabemos que las colecciones recogen modelos tan- to de hombre como de mujer; es decir, que tam- bién existen modistos que dedican sus esfuerzos a la moda masculina. En este punto cabe sefalar que existe cada vex mis una mayor preocupacion por la moda por parte de los hombres. El hombre de finales de los ‘80 y Jos 90 se preocupa mucho mis por su ima- 20 gen y compra moda lo mismo que compra cosmé- ticos u otros productos que le ayudan a mejorar su. imagen, En cualquier caso, finalizaremos este tema di- ciendo que, aunque todas estas consideraciones sean ciertas (que los hombres se preocupen mis por la moda, que existan prendas tradicionalmen- te masculinas Hevadas por mujeres, y viceversa), actualmente una de las principales caracteristicas que la moda femenina pose, es que cualquier prenda (aunque haya sido adoptada de la moda masculina) es eminentemente “femenina™, por el simple hecho de que es una mujer quien Ii lleva

También podría gustarte