Está en la página 1de 2

Escribo esto, tras la insistencia y la petición de muchas personas, para poder denunciar unas

situaciones que ni yo ni ninguna persona tendría que sufrir y puesto que me cuesta mucho
hablar del tema, lo prefiero reflejar en estas líneas.

Llegué con ilusión a una escuela nueva, era una niña de 6 años muy alegre y cariñosa, que me
encantaba jugar con otros niños y niñas a los juegos habituales, cuerdas, charranca, futbol…
vamos una niña normal.

Si me preguntan que recuerdos tengo de los 8 años pasados en esa escuela, no son muchos y
la gran mayoría muy desagradables, por lo que la mente inteligentemente los ha bloqueado.

Mi primer recuerdo es de ese individuo en el vestuario, por supuesto niños y niñas todos
juntos, bajándome los pantalones y las braguitas y toqueteando por todo el cuerpo. Tenía 6
años y sin saber exactamente que estaba pasando, me sentía muy mal y con ganas de vomitar,
porque en el fondo sabía que eso no estaba bien.

Le cogí un pánico horroroso a esa persona, tanto que hasta lloraba y me ponía histérica
cuando me tenía que quedar después de clase a terminar algún trabajo por si aparecía por allí.

Como ya he comentado he bloqueado casi toda esa etapa de mi vida y solo recuerdo los
sentimientos de humillación y las vejaciones e insultos constantes por parte de ese individuo
durante toda la infancia y parte de la adolescencia.

Algo que nunca voy a poder olvidar, es el día que me encerró en el vestuario de chicas con
unos chicos mayores, por cierto, como no desnudos. Entraba en el vestuario ha dejar mis
cosas, como llegaba tarde a una extraescolar deportiva no había nadie en los vestuarios y me
los encontré allí, quise salir, pero cerró la puerta y no me dejaron… que pasó no lo sé lo tengo
bloqueado, solo recuerdo sus risas cuando pude escapar Eso me provocó que, aún a día de
hoy, en ocasiones aún siento pánico al estar en un sitio cerrado con hombres, ni que sea un
médico.

Otro recuerdo es cuando me quejé por lo que hacía y me castigó encerrándome en el comedor
y me dijo que esperara allí. Muerta de miedo salí, creo que por la cocina, y saltando la valla me
escapé del colegio y me escondí en un comercio de unos amigos de mis padres.

Lo peor de todo esto es que las personas que nos tenía que defender y proteger nos dieron la
espalda… profesores, dirección…. Incluso nuestras familias, ya que a muchos nunca nos
creyeron. Siempre éramos nosotros los culpables, los rebeldes, los inadaptados, los locos… y el
colegio los que tenían razón.

Aquello se convirtió en la ley del más fuerte, se este señor humilla a alguien yo humillo para
que no me tenga en el punto de mira, si eras de sus favoritos no te hacía nada, por norma
general.

Yo no tuve tanta suerte, yo sufrí a este individuo durante 8 años de mi vida, sus abusos, sus
burlas, sus vejaciones…. Me convertí en una persona tímida, retraída, no me gustaba llamar la
atención, dejaron de buscarme los abrazos, no soportaba el contacto físico.

Me robó mi infancia, me robó mi adolescencia, sufrí anorexia, bulimia, depresión. Aún a día de
hoy sufro crisis de ansiedad en muchas ocasiones.

Este individuo es el Albert Benages y la escuela l´Escola Barcelona…. Y esta es parte de mi


historia.

INTERNAL USE ONLY


Pongamos que me llamo Maria ya que mi nombre real no importa, prefiero el anonimato, ya
que por desgracia siempre son las víctimas las señaladas y perjudicadas, pero espero que esta
declaración sirva para que se tomen medidas y ningún ser humano tenga que pasar por estas
situaciones.

INTERNAL USE ONLY

También podría gustarte