Está en la página 1de 5

Ensayo de cartas a Pedro

En la guía de un psicoterapeuta que empieza, se da un toque de realidad con un

pensamiento que pone de manifiesto la necesidad del paciente como factor primordial

en la atención. Se alude a la empatía y disposición que debe tener dicho terapeuta

para que su abordaje sea de vocación. En este fragmento se expone el nivel de

compromiso que se debe mantener al momento de decir que sí ante una atención.

Esto brinda bases solidas a partir de la objetividad con que se escribe esta obra

literaria. La cual nace cuando el mayor sus sobrinos, Pedro, dijo que quería

presentarse a la Universidad a estudiar psicología y por medio de cartas se difunden

experiencias y aprendizajes valiosos para el desarrollo de la carrera.

Por medio de la profundidad desarrollada en la obra, veremos que los puntos

convergen no solo en dirección a Pedro, sino en dirección a todo aquel que se quiera

especializar como psicoterapeuta. En términos generales se darán a conocer todas

esas reacciones naturales como: temores, preocupaciones, vacíos, que puedan

emerger de aquella terapeuta en carrera.

Se afirma que, desde la atención al primer paciente, se va desarrollando

incertidumbre, dudas u otras sensaciones que pueden generar cierto grado de

incomodidad. La autora refiere que es desde el amor que se logran pasar todos los

obstáculos y que de una u otra forma se debe gestionar un nivel de apoyo entre

colegas y no hacer distinciones entre bueno y malos.

Se habla de manera responsable del lugar de terapia, que el mismo debe brindar un

marco curativo, debe generar tranquilidad, debe tener las condiciones adecuadas, se

debe propiciar una experiencia vivida para que su memoria registre buenos recuerdo

en función a sus experiencias dadas en ese espacio de significancia o consultorio.


Del mismo modo se busca proyectar cordialidad y camaradería desde el primer

momento. Esto puede resultar muy favorable para el desarrollo de una buena alianza

terapéutica. Aquí se toma en cuenta el adagio que “nunca se obtendrá una segunda

oportunidad para una primera impresión. En este caso se debe resaltar y poner

muchísimo énfasis en la bienvenida al paciente y asegurar que al menos esté cómodo

y se sienta en un espacio seguro.

Calidez humana, empatía, buen manejo de las relaciones interpersonales, manejo de

una presencia. Serán favorable para potenciar el que el paciente se pueda sentir bien

a lo largo del proceso.

Luego de obtener a detalle el manejo de una buena bienvenida y generar un espacio

donde el paciente se sienta cómodo, es importante que se maneje un buen clima

emocional en medio de las sesiones. Ya que esto garantiza que el paciente no solo

se sienta bienvenido, sino validado, aceptado, no juzgado y siempre manteniendo la

objetividad en función al desarrollo óptimo del caso.

En múltiples ocasiones el rol del terapeuta resulta ser algo complejo, arriesgado y un

tanto peligroso. Ya que de momentos se suele trabajar en dirección a pensar o creer

que se sabe de todo. Cornejo expresa que “cuanto más tonto sea más sabio y buen

terapeuta será”.

El terapeuta no debe saber todo, ni entender todo. En la mayoría de casos siempre

es importante poder reconstruir la información con el discurso del mismo paciente y

no andar en conjeturas adelantadas solo por pensar que maneja de todo. Siempre se

le tiene que dar paso a la expresión emocional del paciente, al desarrollo de sus ideas

y sentimientos y a la construcción conjunta de estrategias de abordaje.


Uno de los ejes temáticos de todo abordaje psicoterapéutico es que el paciente crea

en el proceso y en si mismo. Esto genera un nivel manejo favorable para desarrollar

ese marco curativo necesario para avanzar. Dándole esas herramientas que necesita

para liberarse de las distintas situaciones que lo vienen aquejando, ya que todo tiene

una solución.

Son muchos los desafíos por lo que atraviesa un terapeuta, en ocasiones se desataca

el nerviosismo, negatividad e inclusión aversión por la labor que se viene haciendo.

Se entiende que ningún caso es igual al otro sin embargo es necesario que el

terapeuta pueda resolver sus propios temas y llegue a garantizar un espacio de

aceptación y entendimiento.

Es muy interesante ver como la autora desarrolla analogías para poder proyectar una

información clara. Esto se da en referencia al manejo de los constructos teóricos y ver

como se adjudican a cada paciente según sus necesidades. Es bueno también

entender que el paciente no es un modelo teórico. Ya que a veces bajo mucha

obsesividad y compulsividad en el hecho de aplicación de corrientes teóricas se olvida

del objetivo central de las sesiones que es responder a la necesidad central.

Se debe registrar un adecuado sentido del orden en el paciente. Eso implica hacer

buen uso del tiempo y siempre mantener el encuadre. Eso brinda garantías de

seguridad y cumplimiento. Sabiendo que cada quien desarrolla ujn ritmo único esto

no indicada una superiodad entre unoi y otro paciente porque todos valen los mismo.

A lo largo del proceso, es importante destacar, los puntos de estanque, y los

elementos que de una u otra forma pueden dificultar la labor del terapeuta. Aquí en

este espacio se hace la invitación a que se conozca bajo mucha claridad el modo
ideal de funcionamiento del paciente creando una solidez en función a su propio

avance.

Es importante considerar según la autora, estas fechas importantes que pueden

detonar un comportamiento que en su momento puede ser algo disfuncional. Estos

momentos pueden resultar ultra difíciles. Por eso es bueno considerar las fechas y

poder utilizar de manera variadas las técnicas y poder salir adelante en el caso.

Dentro de las habilidades que se van desarrollando desde el plano terapéutico

debemos desarrollar escucha y poder leer entre líneas lo que ese paciente le cuenta

manifestar plenamente por medio de las palabras. Esto ratifica otra manera de

aprendizaje y otro nivel de comprensión para poder seguir recolectando datos de

experiencia.

Se pueden observar, casi al final de la narrativa que el terapeuta utiliza parte de sus

experiencias para compartirlo con cada colega que pueda tener acceso a esta

información. Junto con ese contar historias y anécdotas. Todo esto sirve como

recursos para poder ayudarlos en sus conflictos y que el nivel desadaptativo pueda

disminuir con todas las acciones que pueden deteriorar significativamente a los

pacientes.

Se debe tener presente que las técnicas que se utilizan deben tener mayor provecho

para el paciente que para el terapeuta. Cornejo menciona algunas de las técnicas

como: ejercicios de imaginación, cartas a una amiga, uso del cuaderno y otras que

ayudaran muchísimo al desarrollo holístico del paciente.

Este fragmento textual hace referencia al acercamiento que debe tener el especialista

con su terapeuta personal. Así se puede garantizar el proceso terapéutico desde la


experiencia y no solo desde la parte teórica. NO se debe olvidar que siempre se debe

cuidar al cuidador para que la labor tenga niveles mayores de garantía de resolución.

Para terminar con esta travesía la autora define el trato y al abordaje de los terapeutas

desde un plano mas humano y sensible que teórico. Lo que crea una reflexión

absoluta de las tareas que deben tomar con seriedad quien atiende pacientes. Es

menester tener en cuenta que todo lo que ha manifestado la autora puede calar hondo

y así generar puntos de reflexión y que se puedan operacionalizar todas las

recomendaciones suministradas. ¡Enhorabuena!

También podría gustarte