Está en la página 1de 2

Sistema circulatorio por

William Harvey
William Harvey (1 de abril de 1578 - 3 de junio de 1657) fue un doctor inglés
a quien se le atribuye explicar de manera correcta, por primera ocasión, la
circulación y las características de la sangre al ser distribuida por todo el
cuerpo humano por medio del bombeo del corazón. Este hallazgo confirmó
las ideas de René Descartes, que en su libro Explicación del cuerpo había
hablado que las arterias y las venas eran tubos que transportan nutrientes en
torno al cuerpo humano.

Del mismo modo, en 1651 dijo por primera ocasión el término de ovocito
por medio de la sentencia latina «ex ovo omnia» (Todo viene de un huevo).
No lo observo como tal, sin embargo, es el primero en sugerir que los
humanos y otros mamíferos guardan una especie de “huevo” que tiene al
sujeto sustituto; teoría criticada por la sociedad científica del momento.
Dado a saber un poco William, podemos pasar a hablar sobre su modelo
renovado para su época del sistema circulatorio, el cual confirmo muchas
teorías o modelos anteriores.
Es posible que para sus descubrimientos sobre la circulación de la sangre
Harvey se haya inspirado en las obras de René Descartes y Miguel Servet, y
tal vez también en la medicina musulmana vieja, en especial en la obra de Ibn
Nafis, quien hizo trabajos sobre las arterias durante el siglo XIII. Sin perjuicio
de eso, lo cierto es que la primordial predominación para el desarrollo de sus
adelantos fueron los autores y maestros del colegio de Padua: Hyeronimus
Mercurialis (1530-1606), traductor de Hipócrates; Mateo Realdo Colombo
(1516-1559); Gabriel Falopio (1523-1562); Andreas Vesalio (1514-1574),
autor de la anatomía actualizada, y primordialmente su maestro directo;
Hyeronimus Fabricius (1533-1619), quien había descubierto ciertos pliegues
membranosos en el centro de la venas, a los que llamó «válvulas», y que
explicó en su libro De venarum ostiolis (Sobre las válvulas venosas, 1603).
Fabricius metió a Harvey en la fisiología a partir de la perspectiva actualizada
del desplazamiento desarrollado en Padua en el siglo XVI, así como a la
indagación embriológica y del desarrollo del feto, temas además abordados
en la obra de Harvey.

Aparte de su vivencia en Padua, influyó en Harvey para el siguiente


desarrollo de sus ideas su tarea en la escuela de Doctores de Londres, donde
se le encomendó hacerse cargo de las Lumleian Lectures, a partir de 1616
hasta 1656. 2 lecciones semanales a lo largo del año y una disección o
anatomía pública al año eran las labores a realizar. En 1616 redacta sus
Praelectiones Anatomicae (Lecciones previas de anatomía), con las que
preparaba sus clases.

Harvey desarrollo sus estudios sobre la circulación de la sangre en 1616,


publicando sus resultados en 1628, en su libro Exercitatio Anatomica de
Motu Cordis et Sanguinis in Animalibus (Un análisis anatómico sobre los
movimientos del corazón y la sangre de los animales), donde usando el
procedimiento científico argumentó su premisa de que la sangre era
bombeada en torno al cuerpo humano por el corazón en el sistema
circulatorio. Esta premisa estaba basada en la observación (observaciones
anatómicas) y experimentación (vivisección).

El hallazgo de Harvey destruyó el antiguo modelo de Claudio Galeno que


identificaba la sangre venosa (de color rojo oscuro) y la arterial (más
dinámica y brillante), cada una con una funcionalidad distinto. La sangre
venosa era producida en el hígado y la arterial en el corazón. Estas sangres se
dispersaban por el cuerpo humano y eran consumidas por él. Harvey
concluyó que el hígado necesitaría crear 540 libras (unos 250 litros) de sangre
por hora para que el cuerpo humano sirviera; algo exagerado, por lo cual
concluyó que la sangre se va reciclando.