Está en la página 1de 4

cartas / opinión0

La familia como objeto de cuidado: hacia un enfoque integrador


en la atención de enfermería
The family as the unit of care: toward an integrative approach
in nursing care

A. Canga1, N. Esandi2

Sr. Director: La evidencia señala que una enferme-


dad influye en todos los miembros de la
Hemos leído con gran interés y dete-
familia y en sus relaciones, pudiendo gene-
nimiento el artículo “Cuestionario para
rar tensiones y conflictos, o agudizar los ya
evaluar la importancia de la familia en los
existentes, siendo necesario que la familia
cuidados de enfermería. Validación de la
se adapte a nuevas exigencias, como la
versión española (FINC-NA)”, publicado en
distribución de nuevos roles y funciones3.
el volumen 38 de esta revista1. El estudio de
Además, cuando la enfermedad conlleva la
Pascual Fernández y colaboradores aborda
hospitalización, son momentos de preocu-
el impacto que la enfermedad tiene en la
familia y, por ende, la necesidad de incluir pación, miedo y ansiedad familiar, ya que
a ésta en los cuidados de salud. El traba- una hospitalización supone un cambio en
jo persigue la adaptación de la escala “Fa- el estado de salud de un ser querido. Cuan-
milies importance in nursing care-nurses do una familia llega al hospital se enfrenta
attitudes” (FINC-NA) al contexto español, a nuevas situaciones que le hacen romper
como instrumento que permite conocer las con su rutina habitual y cuestionarse as-
actitudes de los profesionales de enferme- pectos relacionados con la enfermedad, el
ría hacia la participación de la familia en dolor y, en algunos casos la muerte4. Todo
el proceso de cuidado, y la posibilidad de ello puede producir alteraciones en la di-
involucrarla en el mismo. námica familiar y en la salud de todos sus
Los autores del trabajo identifican la integrantes5.
creciente incorporación de la familia al Igualmente, sucede, en la mayoría de los
cuidado de sus familiares enfermos y hos- casos, que los hospitales están diseñados y
pitalizados, así como el impacto que, tanto organizados con el propósito de facilitar el
la enfermedad como la hospitalización de trabajo a los profesionales que desarrollan
un miembro de la familia, tienen en el siste- su labor en ellos, en lugar de para ayudar a
ma familiar, especialmente en la dinámica la familia a adaptarse a un ambiente desco-
y el funcionamiento del grupo, lo que hace nocido y hostil para ella4. La familia suele
necesario que se incluya a la familia en los encontrar el ámbito hospitalario como un
cuidados de salud2. lugar amenazante, siendo pocas las ocasio-

An. Sist. Sanit. Navar. 2016; 39 (2): 319-322

1. Profesor Contratado Doctor. Facultad de En- Correspondencia:


fermería. Universidad de Navarra. Pamplona. Ana Canga Armayor
2. Ayudante Doctor. Facultad de Enfermería. Uni- Facultad de Enfermería. Universidad de Navarra
versidad de Navarra. Pamplona. C/Irunlarrea s/n
31008 Pamplona
E-mail: acanga@unav.es

An. Sist. Sanit. Navar. 2016, Vol. 39, Nº 2, mayo-agosto 319


A. Canga y N. Esandi

nes en las que pueden hablar sobre sus ex- Las relaciones enfermera-familia pue-
periencias en esta situación difícil4-6. Es por den ser complejas y dinámicas, y merecen
todo ello, que la familia debe ser conside- una atención cercana si se pretende una
rada como una unidad que necesita ayuda mayor comprensión de su naturaleza, ori-
y cuidado5,6. gen y propósito7.
Sin embargo, los autores del articulo En su trabajo sobre la relación que se
también apuntan: “el objetivo de la profe- establece entre los profesionales de la sa-
sión de enfermería es el cuidado del pa- lud y los cuidadores familiares, Ward-Griffin
ciente, sin olvidar que forma parte de un y McKeever7 desarrollaron una tipología de
grupo social, la familia” (pp.32) poniendo, relación enfermera-familia que incluye los
por tanto, la mirada en el paciente, y en- siguientes patrones:
tendiendo la familia como su contexto. Y – Relación enfermera-“helper”, en la
nos preguntamos, si esto es así, ¿cómo se que el profesional de enfermería pro-
puede incluir a la familia en los cuidados porciona y coordina la mayoría de
de salud, si consideramos a ésta solamente los cuidados, mientras que los fami-
como contexto del paciente? liares asumen funciones de apoyo a
Es un hecho que los servicios de salud, las enfermeras.
por lo general, se organizan alrededor de la – Relación trabajador-trabajador, basa-
persona enferma. De este modo, a la fami- da en la noción de trabajo en equipo.
lia se la considera como contexto. Es decir, Las enfermeras buscan trabajar con
como un mero recurso y, por lo tanto, las los familiares reconociendo su expe-
intervenciones de enfermería van orienta- riencia, pero siempre desde una acti-
das a mantenerla en su rol de cuidadora5. tud de control y supervisión.
Sin embargo, hay enfoques de cuidados – Relación gerente-trabajador, en la que
que consideran a los cuidadores familiares a medida que las enfermeras trans-
como personas que necesitan ayuda, y no fieren gradualmente su cuidado a la
solo como un mero recurso que propor- familia, evalúan y monitorizan las ha-
ciona una solución en la atención a sus fa- bilidades y competencias que éstas
miliares enfermos5. En este caso, desde el tienen para poder llevarlo a cabo.
ámbito sanitario y del cuidado se les con- Aunque muchas familias puede asu-
sidera como los pacientes ocultos (hidden mir el aumento de su implicación en
patients). el cuidado, al mismo tiempo expre-
Con el aumento de la presencia de la san confusión y lamentan la menor
familia en situaciones de enfermedad y cui- implicación y tiempo que la enferme-
dado, y el creciente énfasis que se ha pues- ra tiene en el cuidado de su familiar.
to en la colaboración durante las últimas – Relación enfermera-paciente en el
décadas, los profesionales de enfermería que los familiares son vistos como
se han visto comprometidos a desarrollar personas que necesitan atención por
relaciones colaborativas con la familia en derecho propio. Como resultado de
hospitales, centros residenciales y en la co- su exigente implicación en el cuida-
munidad2. do, junto con posibles condiciones
Sin embargo, a pesar de que la idea de preexistentes de salud en algunos
“colaboración” en el cuidado resulta atrac- casos, muchos cuidadores familiares
tiva e interesante para la gran mayoría, una se convierten en los pacientes de las
de las razones que subyace en ello es la enfermeras.
capacidad de reducir costes al gobierno. Estos hallazgos apuntan a una relación
Controlar el gasto público pasando más de autoridad entre la familia y los profe-
responsabilidades de cuidado a la familia, sionales, en lugar de reflejar una verda-
lo que puede alterar profundamente las re- dera “alianza” y relación de colaboración.
laciones enfermera-familia, y desvirtuar el Esta última significa que ambos, profesio-
sentido de implicar a la familia en el proce- nales y familia, contribuyen igualmente en
so de cuidado. el proceso de cuidado. Sin embargo, en

320 An. Sist. Sanit. Navar. 2016, Vol. 39, Nº 2, mayo-agosto


La familia como objeto de cuidado: hacia un enfoque integrador en la atención de enfermería

la mayoría de los casos, son las familias Estudios recientes apoyan la necesidad
quienes hacen mayores contribuciones en de promover lo que se ha denominado Fa-
términos de trabajo físico, emocional e in- milia Cuidadora Sostenible (FCS)6. Se trata
telectual7. de un concepto novedoso y emergente
Es importante reconocer que la presen- cuyo fin es trabajar para la sostenibilidad
cia de la familia en el cuidado es de suma de la familia cuidadora. Para ello, se intenta
importancia para la recuperación del pa- dotar a la familia de las capacidades nece-
ciente. Sin embargo, si la familia recibe es- sarias para aceptar y afrontar el cuidado.
caso apoyo y atención, se puede caer en el Es decir, una familia que pueda des-
error de sobrecargarla. Es más, incluso se empeñar su papel de cuidadora, y que al
puede distorsionar el fundamento de invo- mismo tiempo sea capaz de llevar a cabo
lucrar a la familia en el proceso de cuida- su proyecto vital familiar, que sea capaz de
do, porque la familia es importante para el seguir con la propia vida, basándose en sus
paciente, o porque supone un recurso para fortalezas familiares y utilizando aquellos
los profesionales y alivia la carga de traba- recursos que refuerzan positivamente la
jo y cuidado de los mismos. tarea de cuidar. Ahora bien, para conseguir
Desde esta perspectiva, implicar a la esto, es necesario proporcionar a esas fa-
familia en el cuidado del paciente conlle- milias medios, recursos, y oportunidades
va ver a la familia como un recurso para la para que puedan seguir realizando su labor
atención y el cuidado. Sin embargo, enten- de cuidar de un familiar enfermo, sin per-
der a la familia como objeto de cuidado sig- der por ello su desarrollo humano6.
nifica cuidar de toda la unidad familiar, in- Sin embargo, a pesar de que los pro-
cluido el paciente, asumiendo un enfoque fesionales sanitarios reconocen la impor-
integrador y sistémico en la atención5,6,8. tancia del cuidado dirigido a la familia, la
La escala FINC-NA, tal y como queda re- realidad es que rara vez se adopta en la
flejado en el trabajo, parece asumir como investigación, la práctica y la educación un
principio que la familia es un recurso im- enfoque sistémico familiar5,8.
portante para el paciente, y por tanto mide Este enfoque integrado y dinámico del
las actitudes de los profesionales de enfer- cuidado a la familia ya fue formulado en
mería hacia las familias en el proceso de el año 2006 por la Alianza de Cuidadores
cuidados, así como su disposición para Familiares de los Estados Unidos de Amé-
involucrarlas en el mismo. A pesar de que rica, quien propuso que la valoración de
resulta un instrumento útil para el acer- los cuidadores familiares ha de hacerse
camiento del profesional y la familia en el desde una perspectiva centrada en la fami-
proceso de cuidados, podría limitar su en- lia, según la cual, la unidad de cuidado o
foque a la consideración de la familia como cliente de los servicios asistenciales es el
recurso. Si esto es así, las necesidades, ex- conjunto formado por la persona cuidada,
pectativas y deseos de la familia podrían el cuidador y el resto de las personas que
llegar a obviarse, omitiendo la atención y componen la unidad familiar, siendo esta
el cuidado que se merece, y por tanto lle- valoración realizada por profesionales cua-
gando al agotamiento. Considerar la familia lificados y con formación especializada en
únicamente como un recurso supone una el ámbito del cuidado familiar.
amenaza para la sostenibilidad del siste- Pero el cuidado centrado en la familia,
ma familiar de cuidados. Por lo que a largo en nuestro país, no se ha puesto todavía
plazo este enfoque va en detrimento de los en práctica de una forma sistematizada, y
que parece ser su objetivo inicial. sigue existiendo un enfoque individual cen-
Por todo ello, recomendamos trabajar trado en el paciente5,8. Esto puede deberse,
reconociendo a la familia como la unidad entre otras razones, a la falta de formación
de cuidado, para que así reciba un apoyo de los profesionales de la sanidad, en mo-
sostenido, personalizado y oportuno8, evi- delos con un enfoque sistémico familiar1,10.
tando así que “se sientan abandonados”9y Sin embargo, las intervenciones que consi-
se agoten sus recursos y capacidades. deran a la familia como unidad de cuidado

An. Sist. Sanit. Navar. 2016, Vol. 39, Nº 2, mayo-agosto 321


A. Canga y N. Esandi

tienen un impacto positivo sobre la salud sión española (FINC-NA). An Sist Sanit Navar
y el bienestar, tanto del paciente como de 2015; 38: 31-39.
sus cuidadores familiares10.   2. Casanova EG, Lopes GT. Comunicação da equi-
No podemos perder de vista, que para pe de enfermagem com a família do paciente.
Rev Bras Enferm 2009; 62: 831-836.
garantizar la calidad de los cuidados, un
  3. Canga A, Canga N, García-Vivar C. Enfoque
objetivo prioritario es atender las necesi-
sistémico familiar: necesidad de formación
dades de los pacientes, pero también las para los profesionales de la salud. En: Gon-
de las personas que les cuidan5. zález AM, Arregui P, Montoro C. editores.
Para finalizar, no podemos menos que Familia y sociedad en el siglo XXI. Madrid:
felicitar a los autores del trabajo. En primer DYKINDON S.L., 2016; 95-102.
lugar por la importancia de la temática ele-   4. Davis S, Kristjanson LJ, Blight J. Communi-
gida y, en segundo lugar, por el trabajo rea- cating with families of patients in an Acute
lizado con gran calidad metodológica. Hospital with Advanced Cancer. Cancer Nurs
Los mismos autores indican que no 2003; 26: 337-345.
han encontrado cuestionarios, en espa-   5. Canga A. Sobre los cuidadores de personas
ñol, que midan las actitudes de las enfer- dependientes. An Sist Sanit Navar 2014; 37:
147-150.
meras en la involucración de las familias
  6. Canga A. Hacia una “familia cuidadora soste-
en los cuidados. Motivo que les ha llevado
nible” An Sist Sanit Navar 2013; 36: 383-386.
a adaptar la escala Families’ Importance in
  7. Ward-Griffin C, McKeever P. Relationships
Nursing Care-Nurses’ Attitudes (FINC-NA) between Nurses and Family Caregivers: Part-
como un instrumento válido, con buenas ners in Care? Adv Nurs Sci 2000; 22: 89-103.
características psicométricas y suficiente   8. Esandi N, Canga A. Putting the family at the
evidencia, para su utilización en la pobla- centre of dementia care Primary Health Care
ción española. 2014; 24:16-21.
  9. Esandi N. Keeping things in balance: family ex-
periences of living with Alzheimer’s disease.
Bibliografía A constructivist grounded study. PhD thesis,
University of Sheffield; 2015. Disponible en:
  1. Pascual Fernández MC, Ignacio Cerro MC, Cer- http://etheses.whiterose.ac.uk/9331/
vantes Estévez L, Jiménez Carrascos MA, Medina 10. Villanueva A, García-Vivar C, Canga N, Canga A.
Torres M, García Pozo AM. Cuestionario para Efectividad de las intervenciones familiares
evaluar la importancia de la familia en los en centros geriátricos: una revisión sistemá-
cuidados de enfermería. Validación de la ver- tica. An Sist Sanit Navar 2015; 38: 93-104.

322 An. Sist. Sanit. Navar. 2016, Vol. 39, Nº 2, mayo-agosto

También podría gustarte