Está en la página 1de 4

CATEQUESIS I

INVITACIÓN AL BAUTISMO

Pronunciada en Jerusalén, contiene una introducción a los que se aproximan al bautismo. El punto de
partida es Is 1.16: "Lavaos, purificaos, quitad de delante de mis ojos las fechorías de vuestras almas1.

Dios os aguarda

Sois ya discípulos de la nueva Alianza y partícipes de los misterios de Cristo, ahora por vocación, pero
dentro de poco también como un don: haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo 2 para que se alegren
los moradores del cielo. Pues si, como dice el evangelio, «habrá alegría por un solo pecador que se
convierte»3, ¿cuánto más no moverá a la alegría a los habitantes del cielo la salvación de tantas almas?
Habiendo entrado por un camino ancho y hermoso, recorred cautelosamente la senda de la piedad. Pues el
unigénito Hijo de Dios está plenamente dispuesto para vuestra redención y señala: «Venid todos los que
estáis cansados y agobiados y yo os aliviaré»4. Los que lleváis el pernicioso vestido de vuestras ofensas5 y
estáis oprimidos por las cadenas de vuestros pecados, escuchad la voz del profeta que dice: «Lavaos,
purificaos, quitad de delante de mis ojos las maldades de vuestra alma»6, de modo que os aclame el coro de
los ángeles: «Dichoso el que es perdonado de su culpa, y le queda cubierto su pecado» 7. Los que habéis
encendido hace poco por primera vez las lámparas de la fe 8, sostenedlas en las manos sin que se apaguen,
para que aquel que en otro tiempo abrió por la fe el paraíso al ladrón en este santísimo monte del Gólgota 9
os conceda también a vosotros cantar el cántico nupcial.

Nuevo nacimiento desde el pecado al hombre nuevo

2. Si alguno es ahora esclavo del pecado, prepárese mediante la fe para la regeneración liberadora de la
adopción filial. Y abandonada la funesta servidumbre de los pecados, una vez dedicado al dulce servicio del
Señor será juzgado digno de disfrutar la herencia del reino celestial. Desvestíos por medio de la confesión
del hombre viejo, que se corrompe por las concupiscencias del error, para revestiros del hombre nuevo, que
se renueva por el conocimiento de aquel que le creó 10. Recibid por la fe las arras del Espíritu 11 para que
podáis ser recibidos en las moradas eternas12. Acercaos (a recibir) el sello espiritual para que podáis ser
reconocidos favorablemente por vuestro dueño13. Seréis contados en la santa y fiel grey de Cristo a fin de
que, como en otro tiempo fuisteis separados a su derecha, ahora consigáis la vida eterna que se os ha
preparado. Quienes sufren todavía la aspereza de su pecados (como la de una piel con vello), se quedarán
en pie a la izquierda, puesto que todavía no han tenido acceso a la gracia de Dios, que se da por medio de
Cristo en el lavatorio de la regeneración. Pero no me refiero a la regeneración de los cuerpos, sino al nuevo
nacimiento del alma por el Espíritu. Pues los cuerpos son engendrados por padres visibles, pero las almas
vuelven a nacer de nuevo por la fe; ya que «el Espíritu sopla donde quiere» (Jn 3,8) 14. Si se te considera
digno, te será licito oír: «Bien, siervo bueno y fiel» (Mt 25,21), lo que sucederá cuando tu conciencia no te
pueda acusar en absoluto de simulación.

Aprestarse a escuchar a Dios

3. GRACIA/ESFUERZO: Si alguno de los que están aquí cree que podrá tentar a la gracia de Dios, se
engaña a sí mismo e ignora la fuerza de las cosas. Ten, hombre, un ánimo sincero y libre de engaño por
causa de aquel que escruta corazones y entrañas (cf. Sal 7,10; Jer 11,20). Quienes hacen alistamientos de
soldados, examinan la edad 15 y los cuerpos; así, cuando Dios hace un alistamiento de las almas, examina
las voluntades y, si alguien vive en la hipocresía, lo rechaza por inadecuado para una verdadera milicia.
Pero si lo encuentra digno, le otorga su gracia de manera muy rápida 16. No da lo santo a los perros (cf. Mt
7,6), sino que, cuando ve una conciencia honesta, le confiere el sello saludable y admirable17 temido por los
demonios y que reconocen los ángeles; de manera que aquellos huyen expulsados, pero éstos lo abrazan
como por un parentesco familiar. Por consiguiente, quienes reciben aquel sello espiritual y saludable, es
necesario que se esfuercen también personalmente. Del mismo modo que quienes se sirven de una pluma
para escribir o de una flecha también tienen que esforzarse, asimismo la gracia necesita del esfuerzo de los
que creen.
Del catecumenado a los frutos de la fe

4. No recibes armas corruptibles sino espirituales. Serás introducido en un paraíso racional, recibiendo un
nuevo nombre que antes no tenías (probable alusión a Apoc 2,7b,17c)18. Antes eras catecúmeno, ahora
serás llamado fiel 19. Eres trasplantado a buenos olivares, desde un olivo silvestre a un buen olivo (cf. Rom
11,24); de los pecados a la justicia, de la suciedad a la pureza. Eres hecho partícipe de una vid santa: si
permaneces en la miel, crecerás como un sarmiento fructífero; pero si no permaneces, serás consumido por
el fuego. Así pues, produzcamos fruto dignamente. Que no nos suceda lo mismo que a aquella vid
infructuosa, no sea que, al venir Jesús, la maldiga por su esterilidad (cf. Mt 21,10). Que todos puedan, en
cambio, pronunciar estas palabras. «Pero yo, como verde olivo en la casa de Dios, confio en el amor de
Dios para siempre jamás» (Sal 52,10). No se trata de un olivo sensible, sino inteligible, portador de la luz. Lo
propio de él es plantar y regar (cf. tal vez 1 Cor 3,6); pero a ti te corresponde aportar el fruto. Por ello, no
desprecies la gracia de Dios: guárdala piadosamente cuando la recibas.

Reconocer los pecados para cambiar de vida

5. El tiempo presente es tiempo de confesión. Confiesa todo lo que hiciste, de palabra o de obra, tanto de
noche como de día. Reconócelo en el tiempo aceptable, y recibe el tesoro celestial en el día de la salvación
(cf. 2 Cor 6,12). Entra con interés en los exorcismos. Sé asiduo a las catequesis y graba en tu memoria lo
que allí se diga. Pues no se hablará sólo para que lo oigas, sino para que selles mediante la fe 20 lo
escuchado. Suprime de tu pensamiento toda preocupación humana, pues se trata de una carrera con tu
propia alma. Abandona completamente lo que es del mundo. Pues se trata de cosas pequeñas; en cambio,
son grandes los dones del Señor. Abandona lo que tienes delante y ten fe en lo que ha de venir. Tantos
años has vivido inúltimente en la órbita del mundo. ¿No te dedicarás durante cuarenta días a la oración por
tu alma? «Rendíos y reconoced que yo soy Dios», dice la Escritura (Sal 46,11). Deja de hablar muchas
cosas inútiles y deja de murmurar o de escuchar con agrado a quien murmura 21. Manifiéstate más bien
pronto y dispuesto a la súplica. Muestra, por la práctica de una vida más austera, la fortaleza y los nervios
de tu alma. Limpia tu copa (cf. Mt 23, 26) para que quepa en ella una gracia más abundante; pues el perdón
de los pecados se da a todos por igual pero la comunión del Espíritu Santo se concede según la medida de
la fe de cada uno (Rm 12,6). Si poco trabajas, recibirás poco; pero si haces mucho, mucha será tu paga.
Corres para ti mismo, mira tu propia conveniencia.

Perdón de los demás y fidelidad en la asistencia a las asambleas

6. Si tienes algo contra alguien, perdónale. Vas a recibir el perdón de los pecados: es necesario que
también tú perdones a quien pecó contra ti. De otro modo, ¿cómo te atreverías a decirle al Señor:
Perdóname mis muchos pecados cuando tú ni siquiera unas pocas cosas perdonas a quien es consiervo
tuyo (Mt 18,23-35)? Manifiesta interés en las sinaxis 22, y no sólo ahora cuando los miembros del clero te
exigen ese interés, sino también una vez que hayas recibido la gracia. Pues si ello es bueno y laudable
antes de que la recibas, ¿dejará de ser bueno después de que se haya otorgado? Si antes de que
estuvieses injertado había que regarte y cuidarte con esmero, ¿no era esto mucho mejor una vez plantado?
Sostén el combate por tu propia alma, sobretodo en estos días. Alimenta tu alma con la lectura espiritual,
pues un banquete espiritual te ha preparado el Señor. Di tú también con el salmista: «El Señor es mi pastor,
nada me faltará: él me ha colocado en la tienda, en el aprisco. Hacia las aguas de reposo me conduce, y
conforta mi alma» (Sal 23, 1-3). Con ello se alegrarán a la vez los ángeles y el mismo Cristo, el gran sumo
sacerdote, viendo confirmado el propósito de vuestra voluntad, ofreciéndoos él también a todos vosotros,
dirá al Padre: «Henos aquí a mí y a los hijos que Dios me ha dado» (Is 8,18 y Hebr 2,13), y os custodiará a
todos vosotros como agradables a él. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.
1
Por estas palabras introductorias y por el contenido mismo, se observa que la presente catequesis es una invitación al
bautismo.

2
Ez 18,31b

3
Lc 15,31.

4
Mt 11,28

5
Cf. Procatequesis, n. 3; cat. 15, n, 25.

6
De nuevo Is 1,16.

7
Sal 32,1. Se trata de un característico salmo penitencial.

8
Procat., 1, ya señalaba: «Tened en las manos las lámparas para ir a buscar a la esposa». A ese mismo hecho hace
alusión otra vez la presente catequesis; los catecúmenos que en breve habrían de recibir el bautismo llevaban lámparas
encendidas.

9
Cf Lc 23,43.

10
Cf Ef 4,22-25; Col 3,10.

11
Cf 2. Cor 5,5.

12
C£ Lc 16,9.

13
Cf. Procatequesis, nota 36. Cf. cat. 15, núm. 25.

14
En las frecuentes alusiones concretas, ahora a Jn 3,8, pero constantemente con la mención del nuevo nacimiento, etc.,
se ve toda la influencia de Jn 3,1-21, conversación de Jesús con Nicodemo, en las catequesis de Cirilo. En el fondo se da a
entender con ello la idea frecuentísima en la catequesis patrística de que por la fe y el bautismo el hombre es engendrado
de nuevo: la iniciación cristiana como creación de una humanidad nueva.

15
También puede traducirse por «las medidas».

16
Vid. cat. 3, núm. 1.

17
En esta misma catequesis, núm. 2, se ha hecho, ya mención de este «sello espiritual...». También se ha hecho mención
de la anterior nota 36 y de cat. 15, núm. 21. No se volverá a insistir más sombre esto, únicamente, recordar que la ed. de
Migne, PG 33,373 vuelve a mencionar la semejanza entre el «sello» y el «carácter del bautismo» con las marcas impresas
en los ganados para distinguir quiénes eran sus dueños, o también con las señales grabadas con hierro candente en los
soldados. Una cierta tosquedad en la comparación permite hacer entender de modo bastante plástico que el bautizado
será ahora siervo sólo de Cristo.

18
Se reproduce aquí íntegra la nota que inserta la mencionada edición de PG 33, col. 374; «"Serás introducido en un
nuevo paraíso racional, recibiendo un nuevo nombre". No me resisto apenas a pensar que aquí se alude a dos pasajes del
Apocalipsis, c, II, v. 7: «Al vencedor le daré a comer del leño de la vida, que está en el paraíso de mi Dios», y v. 17: «Al
vencedor le daré una piedrecilla blanca, y grabado en la piedrecilla, un nombre nuevo». Pues aunque Cirilo no utiliza el
libro del Apocalipsis como canónico, mencionó en sus catequesis algunas de sus afirmaciones. Afirma que al bautizado se
le ha de abrir el paraíso, cat. 13,9, cuando, hechas las renuncias mirando desde el poniente y vuelto hacia el oriente, hace
un pacto con Cristo. Pero es injertado en el verdadero olivo que es Cristo cuando es ungido antes del bautismo con el
aceite exorcizado, cat. 20, n. 3. En Cristo somos, por último, injertados como en una viña cuando por el bautismo
comulgamos (cat. 19, n. 7) con su muerte y su sepultura (por la que se ha plantado en la tierra la vid verdadera, cat. 14,
n. 11)».
19
Cf Procat., n. 4; cat. 5, n. 1.

20
Cf en esta catequesis, núm. 6, procat., núm. 17.

21
Cf. Procat., núm. 16.

22
Asambleas o reuniones sagradas.