Está en la página 1de 7

c

Cuando Dios rompe los


cuellos.
¬  

               

                                 
 
         

 
   

Eclesiastés 8:11(NVI).

Cuando no se ejecuta rápidamente la sentencia de un delito, el corazón del pueblo se llena de


razones para hacer lo malo.

                         


       

             ! 
  
  "           
 #   
  ¬
 
 $
%   
$  

  


&'             !           ( #    !    
  )

Proverbios 6:15 (Translate Version)

Aquel que endurezca su cuello en desaprobación, será destruido sin remedio.

      *      $      

   $
 
(    
              
       

   (  $         


 $       "  
       


  
 
Proverbios 6:12-15 (Reina Valera 1960):

12
El hombre malo, el hombre depravado,
Es el que anda en perversidad de boca;

13
Que guiña los ojos, que habla con los pies,
Que hace señas con los dedos.

14
Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo;
Siembra las discordias.

15
Por tanto, su calamidad vendrá de repente;
Súbitamente será quebrantado, y no habrá remedio.

ÿres ejemplos de desobediencia y


destrucción:


    
+

    
  
 $    

Génesis 19:1-29 (NVI):

1
Caía la tarde cuando los dos ángeles llegaron a Sodoma. Lot estaba sentado a la entrada de la
ciudad. Al verlos, se levantó para recibirlos y se postró rostro en tierra.2 Les dijo:

³Por favor, señores, les ruego que pasen la noche en la casa de este servidor suyo. Allí podrán
lavarse los pies, y mañana al amanecer seguirán su camino.

³No, gracias ³respondieron ellos³. Pasaremos la noche en la plaza.


3
Pero tanto les insistió Lot que fueron con él y entraron en su casa. Allí Lot les preparó una buena
comida y coció panes sin levadura, y ellos comieron.
4
Aún no se habían acostado cuando los hombres de la ciudad de Sodoma rodearon la casa. Todo el
pueblo sin excepción, tanto jóvenes como ancianos, estaba allí presente.5 Llamaron a Lot y le
dijeron:

³¿Dónde están los hombres que vinieron a pasar la noche en tu casa? ¡Échalos afuera!
¡Queremos acostarnos con ellos!
6
Lot salió a la puerta y, cerrándola detrás de sí,7 les dijo:

³Por favor, amigos míos, no cometan tal perversidad.8 Tengo dos hijas que todavía son vírgenes;
voy a traérselas para que hagan con ellas lo que les plazca, pero a estos hombres no les hagan
nada, pues han venido a hospedarse bajo mi techo.
9
³¡Quítate de ahí! ³le contestaron, y añadieron³: Éste ni siquiera es de aquí, y ahora nos quiere
mandar. ¡Pues ahora te vamos a tratar peor que a ellos!

Entonces se lanzaron contra Lot y se acercaron a la puerta con intenciones de derribarla.10 Pero
los dos hombres extendieron los brazos, metieron a Lot en la casa y cerraron la puerta.11 Luego, a
los jóvenes y ancianos que se agolparon contra la puerta de la casa los dejaron ciegos, de modo que
ya no podían encontrar la puerta.12 Luego le advirtieron a Lot:

³¿Tienes otros familiares aquí? Saca de esta ciudad a tus yernos, hijos, hijas, y a todos los
que te pertenezcan,13 porque vamos a destruirla. El clamor contra esta gente ha llegado hasta el
SEÑOR, y ya resulta insoportable. Por eso nos ha enviado a destruirla.
14
Lot salió para hablar con sus futuros yernos, es decir, con los prometidos de sus hijas.

³¡Apúrense! ³les dijo³. ¡Abandonen la ciudad, porque el SEÑOR está por destruirla!

Pero ellos creían que Lot estaba bromeando,15 así que al amanecer los ángeles insistieron con
Lot. Exclamaron:

³¡Apúrate! Llévate a tu esposa y a tus dos hijas que están aquí, para que no perezcan cuando la
ciudad sea castigada.
16
Como Lot titubeaba, los hombres lo tomaron de la mano, lo mismo que a su esposa y a sus dos
hijas, y los sacaron de la ciudad, porque el SEÑOR les tuvo compasión.17 Cuando ya los habían
sacado de la ciudad, uno de los ángeles le dijo:

³¡Escápate! No mires hacia atrás, ni te detengas en ninguna parte del valle. Huye hacia las
montañas, no sea que perezcas.
18
³¡No, señor mío, por favor! ³respondió Lot³.19 Tú has visto con buenos ojos a este siervo tuyo,
y tu lealtad ha sido grande al salvarme la *vida. Pero yo no puedo escaparme a las montañas, no
sea que la destrucción me alcance y pierda yo la vida.20 Cerca de aquí hay una ciudad pequeña, en
la que podría refugiarme. ¿Por qué no dejan que me escape hacia allá? Es una ciudad muy pequeña,
y en ella me pondré a salvo.
21
³Está bien ³le respondió³; también esta petición te la concederé. No destruiré la ciudad de
que hablas.22 Pero date prisa y huye de una vez, porque no puedo hacer nada hasta que llegues allí.
Por eso aquella ciudad recibió el *nombre de Zoar.[a]
23
Lot llegó a Zoar cuando estaba amaneciendo.24 Entonces el SEÑOR hizo que cayera del cielo una
lluvia de fuego y azufre sobre Sodoma y Gomorra.25 Así destruyó a esas ciudades y a todos sus
habitantes, junto con toda la llanura y la vegetación del suelo.26 Pero la esposa de Lot miró hacia
atrás, y se quedó convertida en estatua de sal.
27
Al día siguiente Abraham madrugó y regresó al lugar donde se había encontrado con el SEÑOR.28
Volvió la mirada hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la llanura, y vio que de la tierra subía
humo, como de un horno.
29
Así arrasó Dios a las ciudades de la llanura, pero se acordó de Abraham y sacó a Lot de en
medio de la catástrofe que destruyó a las ciudades en que había habitado.

î   
 
   
             (     * 
 
    !    
     
    
*

Hechos 12:21-23 (NVI):

21
El día señalado, Herodes, ataviado con su ropaje real y sentado en su trono, le dirigió un
discurso al pueblo.

22
La gente gritaba: «¡Voz de un dios, no de hombre!»

23
Al instante un ángel del Señor lo hirió, porque no le había dado la gloria a Dios; y Herodes murió
comido de gusanos.

+ 
 !      
#     
 $
&   # 

     *)
  $  


6  
  

1 Reyes 21:1-29(NVI).

1
Un tiempo después sucedió lo siguiente: Nabot el jezrelita tenía un viñedo en Jezrel, el cual
colindaba con el palacio de Acab, rey de Samaria.2 Éste le dijo a Nabot:
³Dame tu viñedo para hacerme una huerta de hortalizas, ya que está tan cerca de mi palacio. A
cambio de él te daré un viñedo mejor o, si lo prefieres, te pagaré lo que valga.
3
Pero Nabot le respondió:

³El SEÑOR prohíbe que yo le venda a Su Majestad lo que heredé de mis antepasados.
4
Acab se fue a su casa deprimido y malhumorado porque Nabot el jezrelita le había dicho: «No
puedo cederle a Su Majestad lo que heredé de mis antepasados.» De modo que se acostó de cara a
la pared, y no quiso comer.5 Su esposa Jezabel entró y le preguntó:

³¿Por qué estás tan deprimido que ni comer quieres?


6
³Porque le dije a Nabot el jezrelita que me vendiera su viñedo o que, si lo prefería, se lo
cambiaría por otro; pero él se negó.
7
Ante esto, Jezabel su esposa le dijo:

³¿Y no eres tú quien manda en Israel? ¡Anda, levántate y come, que te hará bien! Yo te
conseguiré el viñedo del tal Nabot.
8
De inmediato escribió cartas en nombre de Acab, puso en ellas el sello del rey, y las envió a los
*ancianos y nobles que vivían en la ciudad de Nabot.9 En las cartas decía:

«Decreten un día de ayuno, y den a Nabot un lugar prominente en la asamblea del pueblo.10
Pongan frente a él a dos sinvergüenzas y háganlos testificar que él ha maldecido tanto a Dios como
al rey. Luego sáquenlo y mátenlo a pedradas.»

11
Los ancianos y nobles que vivían en esa ciudad acataron lo que Jezabel había ordenado en sus
cartas.12 Decretaron un día de ayuno y le dieron a Nabot un lugar prominente en la asamblea.13
Llegaron los dos sinvergüenzas, se sentaron frente a él y lo acusaron ante el pueblo, diciendo:
«¡Nabot ha maldecido a Dios y al rey!» Como resultado, la gente lo llevó fuera de la ciudad y lo
mató a pedradas.14 Entonces le informaron a Jezabel: «Nabot ha sido apedreado, y está muerto.»
15
Tan pronto como Jezabel se enteró de que Nabot había muerto a pedradas, le dijo a Acab:
«¡Vamos! Toma posesión del viñedo que Nabot el jezrelita se negó a venderte. Ya no vive; está
muerto.»16 Cuando Acab se enteró de que Nabot había muerto, fue a tomar posesión del viñedo.
17
Entonces la palabra del SEÑOR vino a Elías el tisbita y le dio este mensaje:18 «Ve a encontrarte
con Acab, rey de Israel, que gobierna en Samaria. En este momento se encuentra en el viñedo de
Nabot, tomando posesión del mismo.19 Dile que así dice el SEÑOR: "¿No has asesinado a un hombre,
y encima te has adueñado de su propiedad?" Luego dile que así también dice el SEÑOR: "¡En el
mismo lugar donde los perros lamieron la sangre de Nabot, lamerán también tu propia sangre!" »
20
Acab le respondió a Elías:

³¡Mi enemigo! ¿Así que me has encontrado?

³Sí ³contestó Elías³, te he encontrado porque te has vendido para hacer lo que ofende al
SEÑOR,21 quien ahora te dice: "Voy a enviarte una desgracia. Acabaré contigo, y de tus
descendientes en Israel exterminaré hasta el último varón, esclavo o libre.22 Haré con tu familia lo
mismo que hice con la de Jeroboán hijo de Nabat y con la de Basá hijo de Ahías, porque has
provocado mi ira y has hecho que Israel peque." 23 Y en cuanto a Jezabel, el SEÑOR dice: "Los
perros se la comerán junto al muro[a] de Jezrel." 24 También a los familiares de Acab que mueran
en la ciudad se los comerán los perros, y a los que mueran en el campo se los comerán las aves del
cielo.
25
Nunca hubo nadie como Acab que, animado por Jezabel su esposa, se prestara para hacer lo que
ofende al SEÑOR.26 Su conducta fue repugnante, pues siguió a los ídolos, como lo habían hecho los
amorreos, a quienes el SEÑOR expulsó de la presencia de Israel.
27
Cuando Acab escuchó estas palabras, se rasgó las vestiduras, se vistió de luto y ayunó. Dormía
vestido así, y andaba deprimido.28 Entonces la palabra del SEÑOR vino a Elías el tisbita y le dio
este mensaje:29 «¿Has notado cómo Acab se ha humillado ante mí? Por cuanto se ha humillado, no
enviaré esta desgracia mientras él viva, sino que la enviaré a su familia durante el reinado de su
hijo.»

,-.   " * 


%

 $    " &+" 
      )

,/.            


   $
   *    # 
 
    # 


  

 
  #    
 $

,0.    #
$ !    #  
   
 

,1234. ¬       
 

    
       5 ¬
 
  
   
#     
     

,6.   

   
 7    
     8
    

  

 

,9.+   $  $      ! 


 &+"  #   
    $       

 )

,-:. &¬      


 
) &           # 
     
#  
 
  # 

  $    
 

 )+


;   
    $   #  


<
  #   $# " 

  
     $
  (+ 

        

 *   $
 =     
     
 <

  

> "   


 

  $
Daniel 5:24-30(NVI).

24
Por eso Dios ha enviado esa mano a escribir25 lo que allí aparece: Mene, Mene, Téquel, Parsin.
26
»Pues bien, esto es lo que significan esas palabras:

»Mene: Dios ha contado los días del reino de Su Majestad, y les ha puesto un límite.27
»Téquel: Su Majestad ha sido puesto en la balanza, y no pesa lo que debería pesar.28 »Parsin: El
reino de Su Majestad se ha dividido, y ha sido entregado a medos y persas.

29
Entonces Belsasar ordenó que se vistiera a Daniel de púrpura, que se le pusiera una cadena de
oro en el cuello, y que se le nombrara tercer gobernante del reino.30 Esa misma noche fue
asesinado Belsasar, rey de los babilonios, y Darío el Persa se apoderó del reino.

&+  


  #  
) &+"     
  #  

      $  
 "
)

 $/#    "       


+>?¬8+;@A¬>¬>*8
     
    "    "   $
  

     $ 


  
    #$!