Está en la página 1de 35

c  


 



Vamos a definir la violencia Intrafamiliar como aquella violencia


que tiene lugar dentro de la familia, ya sea que el agresor comparta o
haya compartido el mismo domicilio, y que comprende, entre otros,
violación, maltrato físico, psicológico y abuso sexual.

Entendemos que la violencia doméstica es un modelo de conductas aprendidas, coercitivas


que involucran abuso físico o la amenaza de abuso físico. También puede incluir abuso
psicológico repetido, ataque sexual, aislamiento social progresivo, castigo, intimidación y/o
coerción económica.

Hay autores que señalan que la violencia Intrafamiliar se da básicamente por tres factores;
uno de ellos es la falta de control de impulsos, la carencia afectiva y la incapacidad para
resolver problemas adecuadamente; y además en algunas personas podrían aparecer
variables de abuso de alcohol y drogas.

   


Todos sabemos que siempre es triste y doloroso arrastrar la vida cuando no se recibió amor,
sobre todo de los padres durante la niñez. Todo el que ha estudiado siquiera un poco al ser
humano, le va a decir que los cinco primeros años de la vida dejan una marca imborrable
para toda la vida, para bien o para mal. Por eso, el privar a un niño de amor es como privar
de fertilizante a un árbol que empieza a crecer, pero el golpearlo es como echarle veneno, lo
va a terminar de matar psicológicamente y emocionalmente, o mejor va a crecer herido de
muerte. Pero hay golpes y golpes, algunos golpes sacan sangre o dejan morados, incluso un
mal golpe puede producir la muerte, pero hay otros mas sutiles que no se ven, pero que se
graban a fuego lento no sólo en mente sino en la identidad de ese niño o de esa niña. Se
graban en su "yo", y los frutos de estos golpes emocionales se van a ver después en sus
relaciones con personas significativas y en su relación con el mundo.

Me gustaría hablar un poco más detalladamente de esos golpes, que solamente los ven o los
oyen quienes los dan, aunque no piensen en las consecuencias futuras y terribles que van a
traer en sus hijos.

Está claro, que cuando se repiten los golpes físicos, pero sobre todo los psicológicos o
emocionales, se va agotando el amor. Nosotros los adultos sabemos como duele el silencio,
tal vez más que las palabras ofensivas. Ese silencio es el peor de los castigos, ahora
imagínese a un niño que no ha hecho nada y no se le habla, y no se le abraza y acaricia,
cómo se va conformando su identidad...pensemos en eso.
KHan pensado en el daño que hacen a sus hijos, posiblemente muchas veces sin darse
cuenta, cuando en lugar de relacionarse con sus hijos pequeños están preocupados del
trabajo, con la limpieza, etc., en forma obsesiva y perfeccionista la casa? Son golpes lentos
que van formando defectuosamente la escultura de su hijo.

Silencio y ausencia, cuando se reprocha al hijo los pequeños errores pero cierras tu corazón
y tu boca cuando hace algo bien. Por, ejemplo, cuando el niño empezó el kinder e hizo un
dibujo, que pudo ser cuatro rayas cruzadas, pero que para él era una obra de arte, en lugar
de abrazarlo o alabarlo, guardaste silencio. Con ello se produce en el hijo que aprenda a ver
sólo los errores, pero no lo bueno que hay en sus personas.

Todos estos golpes emocionales y psicológicos, hacen tanto daño en la niñez porque el niño
o la niña no sabe defenderse; su mente apenas empieza a desarrollar lentamente ciertos
mecanismos de defensa para poder filtrar y analizar lo que ve y oye. Su mente es como una
esponja: recibe todo. No tiene capacidad para decir esto es verdad o no es verdad, lo que
dicen es justo o injusto. Por eso los mensajes-golpes son como olas gigantescas que llegan
sin control a lo más profundo de ese ser indefenso. Pero que distinta es la niñez y el futuro
de sus hijos cuando ellos palpan el amor entre su padre y su madre, cuando ellos desde
pequeños ven que su madre recibe con un beso, un abrazo al padre que llega del trabajo, o
cuando el padre viene con un ramo de flores para su esposa o le da un beso a su esposa. Son
detalles que se van grabando en el alma de los niños, que van modelando su personalidad,
que van llenando de amor ese tanque-corazón. Créame, esa será la mejor herencia que
podrá dejar a sus hijos.

c     

En todas las familias existe cierta disfuncionalidad en mayor o menor


grado. A menudo las personas codependientes han sido objeto de algún
tipo de abuso físico o verbal, o sufrieron el abandono de uno de sus padres
o de ambos, ya sea físico o emocional.

El codependiente busca alivio en alguna adicción para "anestesiarse" ante su dolor. A veces
lo hace a través de relaciones personales disfuncionales y muchas veces dañinas; o
mediante adicciones al dinero, el sexo, la ira, las drogas, la bebida, etc. El codependiente
está atado a lo que le sucedió en su familia de origen y se siente internamente torturado por
ello, aunque la mayoría de las veces no se da cuenta de lo que le está sucediendo.

Cada uno de nosotros tenemos una necesidad innata de recibir amor. A esta necesidad la
podemos llamar "el tanque del amor". Al nacer el niño, ese tanque está vacío. Si los padres
son personas emocionalmente sanas cuyos tanques de amor están llenos, pueden llenar el
tanque de sus hijos y estos crecerán y se desarrollarán psicológicamente sanos. Sin
embargo, si uno de los padres o ambos no tenían lleno su propio tanque, lo más probable es
que el niño no reciba suficiente amor porque su padre o su madre no lo tuvieron para darlo.
Esta falta de amor deja cicatrices en el alma de los niños que llevan a ciertos
comportamientos disfuncionales en la adultez, como la codependencia. El codependiente no
puede dar lo que no recibió, por lo tanto, la codependencia se convierte en un círculo
vicioso que continúa de generación en generación si no se busca ayuda psicológica.

Los niños de familias disfuncionales crecieron sin haber escuchado mensajes importantes
de sus padres tales como ; "eres muy inteligente", "estás haciendo un buen trabajo" o
"gracias mi amor, agradezco mucho tu ayuda." Debido a ello al crecer se sienten
abandonados, tienen baja autoestima y buscan la aprobación de otras personas para sentirse
mejor consigo mismos. A veces su hambre de amor y aprobación son tan grandes al llegar a
la adolescencia o la adultez, que están dispuestos a soportar cualquier cosa, con tal de
recibir aunque solo sean "migajas" de cariño y atención.

'    

Al principio de la mayoría de las relaciones es muy difícil que aparezca la violencia.


Durante este período se muestra un comportamiento positivo. Cada miembro de la pareja
muestra su mejor faceta. La posibilidad de que la pareja termine es muy alta si ocurriera
algún episodio de violencia.

 c !"'#" $"

La dinámica de la violencia Intrafamiliar existe como un ciclo, que pasa por tres fases:

R A medida que la relación continúa, se incrementa la demanda así como el stress.


R Hay un incremento del comportamiento agresivo, más habitualmente hacia objetos
que hacia la pareja. Por ejemplo, dar portazos, arrojar objetos, romper cosas.
R El comportamiento violento es reforzado por el alivio de la tensión luego de la
violencia.
R La violencia se mueve desde las cosas hacia la pareja y puede haber un aumento del
abuso verbal y del abuso físico.
R La pareja intenta modificar su comportamiento a fin de evitar la violencia. Por
ejemplo: mantener la casa cada vez más limpia, a los chicos más silenciosos, etc.
R El abuso físico y verbal continúa.
R La mujer comienza a sentirse responsable por el abuso.
R El violento se pone obsesivamente celoso y trata de controlar todo lo que puede: el
tiempo y comportamiento de la mujer (cómo se viste, adónde va, con quién está,
etc.)
R El violento trata de aislar a la víctima de su familia y amistades. Puede decirle, por
ejemplo, que si se aman no necesitan a nadie más, o que los de afuera son de palo, o
que le llenan la cabeza, o que están locos etc.

Esta fase difiere según los casos. La duración puede ser de semanas, días, meses o años. Se
va acortando con el transcurrir del tiempo.
%& $' $''$' $c" 

R Aparece la necesidad de descargar las tensiones acumuladas


R El abusador hace una elección acerca de su violencia. Decide tiempo y lugar para el
episodio, hace una elección consciente sobre qué parte del cuerpo golpear y cómo lo
va a hacer.
R Como resultado del episodio la tensión y el stress desaparecen en el abusador. Si
hay intervención policial él se muestra calmo y relajado, en tanto que la mujer
aparece confundida e histérica debido a la violencia padecida.

(#&'c )**&"# "#$$c"' c

R Se caracteriza por un período de calma, no violento y de muestras de amor y cariño.


R En esta fase, puede suceder que el golpeador tome a su cargo una parte de la
responsabilidad por el episodio agudo, dándole a la pareja la esperanza de algún
cambio en la situación a futuro. Actúan como si nada hubiera sucedido, prometen
buscar ayuda, prometen no volver a hacerlo, etc.
R Si no hay intervención y la relación continúa, hay una gran posibilidad de que la
violencia haga una escalada y su severidad aumente.
R A menos que el golpeador reciba ayuda para aprender métodos apropiados para
manejar su stress, esta etapa sólo durará un tiempo y se volverá a comenzar el ciclo,
que se retroalimenta a sí mismo.

Luego de un tiempo se vuelva a la primera fase y todo comienza otra vez.

El hombre agresor no se cura por sí solo, debe tener un tratamiento. Si la esposa permanece
junto a él, el ciclo va a comenzar una y otra vez, cada vez con más violencia.

&    



 

Los agresores suelen venir de hogares violentos, suelen padecer trastornos psicológicos y
muchos de ellos utilizan el alcohol y las drogas lo que produce que se potencie su
agresividad. Tienen un perfil determinado de inmadurez, dependencia afectiva, inseguridad,
emocionalmente inestables, impaciente e impulsivos.

Los agresores trasladan habitualmente la agresión que han acumulado en otros ámbitos
hacia sus mujeres.

Maltratador, frecuentemente es una persona aislada, no tiene amigos cercanos, celoso


(celotipia), baja autoestima que le ocasiona frustración y debido a eso se genera en
actitudes de violencia.

Una investigación de los psicólogos norteamericanos, el Dr. John Gottman y Dr. Neil
Jacobson. Señalan que los hombres maltratadores caen en dos categorías: pitbull y cobra,
con sus propias características personales:
Pit bull:

R Solamente es violento con las personas que ama


R Celoso y tiene miedo al abandono
R Priva a pareja de su independencia
R Pronto ora, vigilar y atacar públicamente a su propia pareja
R Su cuerpo reacciona violentamente durante una discusión
R Tiene potencial para la rehabilitación
R No ha sido acusado de ningún crimen
R Posiblemente tuvo un padre abusivo.

Cobra:

R Agresivo con todo el mundo


R Propenso a amenazar con cuchillos o revólveres
R Se calma internamente, según se vuelve agresivo
R Difícil de tratar en terapia psicológica
R Uno depende emocionalmente de otra persona, pero insiste que su pareja haga lo
que él quiere.
R Posiblemente haya sido acusado de algún crimen
R Abusa de alcohol y drogas.

El pitbull espía a su mujer, es celópata, cae bien a todas las personas, excepto a sus novias o
esposas. El cobra es un sociópata, frío, calculador, puede ser cálido. El maltrato no cesa por
sí solo.

Después de que la mujer ha sido físicamente maltratada y tiene miedo, a veces cesa este
tipo de abuso y lo reemplaza con un constante maltrato psicológico, a través del cual le deja
saber a su víctima, que el abuso físico podría continuar en cualquier momento.

En ocasiones la violencia del maltratador oculta el miedo o la inseguridad, que sintió de


niño ante un padre abusivo que lo golpeaba con frecuencia, al llegar a ser un adulto prefiere
adoptar la personalidad del padre abusador a sentirse débil y asustado. En otros casos, los
comportamientos ofensivos son la consecuencia de una niñez demasiado permisiva durante
la cual los padres complacieron al niño en todo. Esto lleva al niño a creerse superior al
llegar a ser un adulto y a pensar que él está por encima de la ley. O sea, que puede hacer lo
que quiera y abusar de quien quiera. Piensa que se merece un trato especial, mejor que el
que se les da a los demás.

La violencia doméstica no siempre resulta fácil de definir o reconocer. En términos


generales podríamos designarla como el uso deliberado de la fuerza para controlar o
manipular a la pareja o al ambiente más cercano.

Se trata del abuso psicológico, sexual o físico habitual. Sucede entre personas relacionadas
afectivamente, como son marido y mujer o adultos contra los menores que viven en un
mismo hogar.
La violencia doméstica no es solamente el abuso físico, los golpes, o las heridas. Son aún
más terribles la violencia psicológica y la sexual por el trauma que causan, que la violencia
física, que todo el mundo puede ver. Hay violencia cuando se ataca la integridad emocional
o espiritual de una persona.

La violencia psicológica se detecta con mayor dificultad. Quien ha sufrido violencia física
tiene huellas visibles y puede lograr ayuda más fácilmente. Sin embargo, a la víctima que
lleva cicatrices de tipo psicológicas le resulta más difícil comprobarlo. También lo dificulta,
por ejemplo, la habilidad manipuladora de su esposo que presenta a su esposa como
exagerada en sus quejas o simplemente como loca..

A la violencia física precede, a veces, años de violencia psicológica. La violencia


psicológica es, despreciar a la mujer, insultarla de tal manera, que llega un momento en que
esa mujer maltratada psicológicamente, ya cree que esos golpes se los merece. Y qué difícil
es convencer a una mujer de que vaya a pedir auxilio cuando cree que no lo necesita.

Hay mujeres que se avergüenzan por lo que les sucede y que hasta se creen merecedoras de
los abusos. Por eso prefieren mantenerlos en secreto y así esa situación puede prolongarse
durante años. Los que maltratan a sus víctimas lo hacen de acuerdo a un patrón de abuso
psicológico.

Igual que en el caso del alcohólico, el que golpea a una mujer o la maltrata psicológica o
sexualmente, lo primero que hará es negarlo.

Negación es decir: "No, es que yo le pego con razón". No hay ninguna razón para golpear a
una mujer, ni a nadie. Pero lo niegan. Dicen: "Yo no la he golpeado, yo no le hecho nada,
sólo tocarla".

Otra forma de abuso psicológico es el aislamiento, en que le hacen el vacío a la mujer, ni le


hablan, ni la miran y entonces ella se va creyendo que se merece ese trato.

La intimidación es también un abuso. "Si dices algo te mato." Muchas mujeres no se


atreven a hablar, por las amenazas que sus maridos o sus compañeros lanzan contra ellas.

Tanto el adicto a cualquier droga como el abusador, siempre tienen excusas y le echan la
culpa a alguien.

También dentro de ese hábito de abuso psicológico está el abuso económico. "Si dices algo
no te voy a dar la mensualidad".

Dentro de ese abuso psicológico de los maridos que golpean (lo que se llama en psicología
la triangulación), hay otro tipo de abuso: utilizar a los hijos para hacerles sentir culpables a
las esposas. En este caso los hijos sirven de mensajeros: "dile a tu madre que..."

Las amenazas a través de los hijos, las amenazas de que le van a quitar al hijo, todos estos
son abusos psicológicos que preceden al abuso físico.
Todos estos abusos impiden que la mujer deje el hogar, ese hogar violento. Es que esa
violencia psicológica a que están sometidas muchas mujeres, es más horrorosa que el abuso
físico. Pregúntele a cualquier mujer a la cual han maltratado físicamente qué es lo que le
duele más; si las palabras hirientes, los desprecios o los golpes. Los golpes se pasan, los
abusos psicológicos, los insultos, los desprecios se clavan en el corazón.

 
+  

,-+ - *- . )


) / )0  )
/ 
. 
 1    )


-, 
  
   )
 
 . 
-.

/    

,  / '0  )
) )+  

,- 
 -+  / )   
 
 
)  
- .  2   

3   )


,-4   



+) 
  -
)  4 )   4 

   +

   
 / 

, 

 -+ + 
)  

+   
 + 
)0 
+  )  

+  
)


,' #
 
    )
  
 


 


5& 23 
  . 
  6

La persona abusada se vuelve codependiente de su marido (el agresor), aún después de ser
golpeada. Es frecuente escuchar esta frase: "Es que yo lo quiero tanto". Personas que llevan
años soportando golpes dicen: "Yo no me separo porque lo quiero". Es imposible querer a
una persona que te está tratando como si fueras un animal, eso es depender de esa persona.

Otro motivo por el cual algunas mujeres no se separan de este problema de codependencia,
es que las anima la familia y lamentablemente la Iglesia, a permanecer con el abusador.
Sobre todo la familia les aconseja que mantengan esa relación por "el bien de tus hijos".
"KCómo vas a dejar a tus hijos sin padre?", les dicen.
KQué es mejor, tener un padre que golpea a su madre y que luego golpeará a sus hijos, o no
tener padre? Se les hace mucho más daño a los hijos cuando ven que su padre golpea a su
madre. Para los niños pequeños la madre es la base de toda su vida, la base de su
afectividad, la base de su seguridad. Si una madre es golpeada, sus hijos se derrumban
afectivamente. Es mucho mejor separase. Yo no estoy a favor del divorcio, pero la
separación es, a veces, menos dañina.

A veces las mujeres no se separan y sufren en silencio por miedo a perder su seguridad
económica y la de sus hijos. Esto sucede sobre todo en la mujer que no tiene educación.

Otras veces no se separan debido a las amenazas de más violencia o de muerte, si intentan
separarse. "Si le dices algo a la policía te mato".

Cuando se pregunta a algunas mujeres por qué aguantaron maltrato durante años, la
respuesta más común es ésta: "Por mis hijos; no quería que se criaran sin un padre". Parece
una respuesta válida, pero si la analizamos profundamente descubrimos su inconsistencia.
Sucede que en una situación de violencia los hijos también sufren. El crecimiento en una
atmósfera de miedo, tensión y terror influirá negativamente en su desarrollo emocional y
más tarde se manifestará en el abandono escolar, en el uso de drogas, en desórdenes
psicológicos y en violencia y delincuencia.

En muchos casos influye el factor económico. Soportan cuanta vejación venga con tal de no
perder la seguridad económica para sí y sus hijos. Se trata generalmente de mujeres con
poca preparación académica, conscientes de que sin el marido no podrían vivir
cómodamente.

Lo peor es que la mujer repetidamente abusada se destruye psicológicamente. Su yo, su


identidad individual. Eso la incapacita para tomar las decisiones correctas. Cae en la
ambivalencia efectiva ("¡Qué bueno es él cuando no me golpea!"); su autoestima queda por
los suelos hasta creer ella misma que merece tales insultos y golpes.

Cuando una persona cae a ese nivel, su capacidad de decisión queda prácticamente anulada,
porque el principio vital está herido de muerte. Si a una persona así aplastada se le amenaza
con un "Si me denuncias, te mato", se sentirá paralizada. Quizás en un último intento de
supervivencia reaccione, pero usando las mismas armas que a ella la han destruido.

El amor no debe doler. El amor implica confianza, protección, respeto a los gustos del otro,
comunicación, caricias, ayudas al crecimiento emocional y espiritual. Consiste en compartir
la vida con alegría, dialogar sobre las diferencias y preferencias, y respetar la integridad
física, moral y espiritual de la persona amada.

Las mujeres que aguantan una relación abusiva indefinidamente acaban perdiendo su salud
física y menta, se enferman, toda la familia termina enferma. Las mujeres en situaciones
abusivas pierden su autoestima. No saben protegerse, ni se dan cuenta del peligro que
corren.
 23 +  3
 

Primero hay una raíz cultural histórica. Durante mucho tiempo nuestra sociedad ha sido
muy machista, el hombre ha creído que tiene el derecho primario a controlar, a disciplinar
con severidad, incluso a abusar de la vida de la mujer y de los hijos. Eso ha sucedido bajo
la apariencia del rol económico del hombre, proveedor de la alimentación.

No crea que en EE.UU.. no se golpea a la mujer. El padre americano, en tiempos de la


colonia, tenía derecho hasta de matar al hijo cuando no le obedecía.

Otra causa es la cultura actual. La gente se tira de los pelos. KPor qué pasa esto? El modelo
presente de nuestra sociedad está reforzando el uso de la fuerza para resolver los
problemas. Por eso el abusador usa la fuerza física, para mantener el poder y el control
sobre la mujer, porque ha aprendido que la violencia es efectiva para obtener ese fin de
control y como ellos no han sufrido las consecuencias, las mujeres se han callado.

La violencia doméstica ocurre en todos los niveles de la sociedad, no solamente en las


familias pobres. En las familias ricas sucede lo mismo. Lo que pasa es que una mujer a
quien le dieron una paliza, si tiene dinero, se va tranquilamente a una clínica privada y aquí
no ha pasado nada. Las que son pobres tienen que ir al hospital y allí los médicos dicen: "A
esta mujer la han golpeado" y la policía se encarga de eso.

Entre blancos, negros, amarillos, católicos, judíos, protestantes y evangélicos; entre todos,
existe la violencia doméstica. Pero no por ser protestantes o católicos, sino, por no ser como
deben ser.

Otra causa de este problema son los medios de comunicación. En la televisión la violencia
es glorificada, los estereotipos que nos presentan son de violencia sexual. Cuando un
marido por la fuerza tiene relaciones sexuales con su esposa, eso se llama violencia sexual,
porque la mujer también tiene derecho a decir que no. Si a una mujer, como yo oigo todos
los días, se le insulta, se le veja, se le dice barbaridades, no se le habla y solamente se la
utiliza para tener relaciones sexuales con ella; KCómo va a querer estar con su marido?
Tiene el derecho a decir que no, todo el derecho del mundo.

En muchos casos, también la violencia doméstica está íntimamente relacionada con el


alcohol y las drogas. KQué sucede cuando una persona consume drogas o se emborracha?
En esta parte del cerebro tenemos los centros vitales, comunes con los animales y allí está
el centro de la agresividad o del instinto agresivo. Todos los hombres y las mujeres lo
tenemos. Pero en la persona normal, esos centros se comunican con la parte consciente del
hombre, lo cual diferencia al hombre del animal.

Cuando uno toma alcohol o usa cualquier droga, estos centros quedan como un barco sin
timón. Y KQué le pasa a un barco sin timón? Pues se estrella contra las rocas. Sobre todo la
agresividad, el instinto sexual, quedan sin control. Entonces viene el golpear a la mujer y a
los hijos bajo el efecto del alcohol y el abusar de la mujer sexualmente. El 50 % de los
casos (que se conocen) de abuso sexual entre los hijos, es entre personas alcohólicas o
adictas, porque surge el animal que hay dentro de nosotros mismo, en España.

Los recuerdos, los valores, los consejos, cuando uno usa o abusa del alcohol o drogas, no
funcionan y viene la violencia doméstica.

A pesar de la llamada "liberación femenina" (que en realidad muchas veces ha llevado a la


mujer a mayor esclavitud), todavía hay hombres que consideran a esposa e hijos como
objetos de su propiedad. Por eso se creen con el derecho a descargar sobre ellos su
frustración o malhumor maltratándolos a su antojo.

Como los hijos imitan a padres, se da con frecuencia que quienes en la niñez fueron testigos
de abusos físicos entre sus padres, repiten la misma conducta cuando llegan al estado
adulto. Aprendieron que los problemas y conflictos se afrontan con la fuerza bruta.

Ese aprendizaje negativo se arraiga tanto que muchas veces pasa de generación en
generación. Si a esto se añade la "glorificación" de la violencia en los medios de
comunicación, podemos entender el por qué muchos seres humanos recurren a la violencia,
a veces con una frialdad que asusta más que el mismo acto violento.

La experiencia enseña que muchos de los abusadores familiares parecen "mosquitas


muertas"; pasan por personas educadas y suaves, pero en el fondo son individuos celosos
con una pobre imagen de sí mismos y que viven en un mundo irreal. Si a esas personas les
da por tomarse unos tragos de más, cosa frecuente, la explosión violenta será mucho
mayor.

573   +1


  +   6

Muchas siguen sufriendo hasta quedar completamente destruidas física, psicológica y


moralmente. Otras acusan a sus agresores ante la policía, que muchas veces no toma
debidas cartas en el asunto. Y ocurre, además, lo que no quisiéramos que ocurriera: La
víctima también se vuelve violenta.

Entendemos que las personas que sufren hambre endémica se subleven y hasta se alcen en
armas. KPor qué no entendemos que una mujer pisoteada, escarnecida, degradada en lo más
íntimo de su ser pueda explotar y volverse violenta? Eso, aunque no se justifique, se
explica.

"#*$' !"

89

La violencia intrafamiliar es un tema que en los últimos años ha crecido notablemente


debido a la falta de conciencia que tienen los ciudadanos.
Comprenderlo e identificarlo puede ser a simple vista, pero hasta con una simple palabra se
puede causar un daño irreparable.

Disminuir la incidencia y prevalencia de la violencia intrafamiliar es posible por medio de


planes, programas y actividades en conjunto con la secretaria de Estado y la Sociedad Civil.

Es un problema social de grandes dimensiones que afecta sistemáticamente a importantes


sectores de la población especialmente a mujeres, niñas, niños, ancianos y ancianas. Una
forma endémica de la violencia intrafamiliar es el abuso a las mujeres por parte de su
pareja.

Las manifestaciones de la violencia íntima también denominadas "violencia intrafamiliar" o


violencia domestica, incluyen la violencia física, Psicológica y Sexual. Según estudios
realizados en América Latina, entre un cuarto y la mitad de las mujeres informan haber sido
abusadas por sus parejas.

La prevalencia significativa de la incidencia intrafamiliar, constituye un serio problema de


salud, un obstáculo oculto para el desarrollo socioeconómico y una violencia flagrante a los
seres humanos. La violencia intrafamiliar hacia la mujer tiene un alto costo económico y
social para el estado y la sociedad y puede transformarse en una barrera para el desarrollo
económico. Violencia intrafamiliar, toda acción u omisión cometida por algún miembro de
la familia en relación de poder, sin importar el espacio físico donde ocurra.

'  
 'c   
 

a.
b. 1  Golpes, mordidas, patadas, empujones.
c. 4  Relaciones Forzadas, amenazas con intimidación.
d. &  Eres tonta, gorda, no sirve, bruta.
e. &
   Destrucción de los muebles, ropas, etc.

& ' & 


 ' ' 
 

a. Preparar una maleta o bulto y guardarla en casa de un familiar o amigo cercano.


b. Pertenencias de primera necesidad.
c. Ropa para ella y sus hijos (a).
d. Artículos de aseo personal.
e. Tarjeta de seguro, dinero, certificados de nacimiento, documentos escolares, etc.

&      .  + 1  


)
 
 - 
 )0     
1 
  . 2 

<>
Que la institución publica que garantiza el compromiso del estado con la igualdad de
derechos económicos, social y cultural. Como institución responsable de promover políticas
que tienden a incrementar la presencia de las mujeres en las diferentes instancias del estado
y de la sociedad dominicana y a garantizar que se cumplan sus derechos humanos
desarrolla una importante labor en promoción de un mundo de libre violencia.

0    c%:;%<)   )


   2  .  
+     = ,

.

1. 
) ) 
 Multas de 500-5 mil pesos; 2 a 5 años de
cárcel.
2. 


.   
        Multa de 5
mil pesos; 1 mes o un año de cárcel.
3.    
   2   Dos meses ó
1 año de cárcel correccional, multa 500 a 5 mil pesos.
4. "   
= , 
  
+3
>1  De 500 a 5 mil pesos de multa.
5.  - /     ?     / +  Multa 500 a 5
mil pesos, de 1 a 5 años de cárcel.

cc !"'c #$'$c$'@c ## 


 

+
 

<>

Son las experiencias de las mujeres afectadas en su búsqueda de ayuda, el proceso seguido
las representaciones y los significados sobre la violencia que existen tanto sobre las
prestaciones de servicios como en las mismas mujeres afectadas.

Estas estrategias de investigación son particularmente apropiadas en el presente caso ya que


una de sus mejores fortalezas es que permite una mejor comprensión de las dimensiones
subjetivas y simbólicas del comportamiento humano.

La persona o las personas que ofrecen o tienen a su cargo brindar servicios de apoyo para
las mujeres afectadas en la violencia intrafamiliar en las localidades que abarcan el estudio.
Pueden ser personas afiliadas con instituciones de los sectores Jurídicos ± Legal, Policial,
Salud, Educación y comunitario.

También se considera como prestatarios a aquellas personas con función social en la


comunidad y que desde la perspectiva de las mujeres afectadas forman parte de su ruta,
critican al ayudar con su secreto violento.

$"c !"
<>

Al comienzo de esta investigación me propuse como objetivo comprender las diferentes


formas en las que se puede violentar a los miembros de nuestra familia.

Ojalá que junto con la secretaría de Estado de la Mujer, esta problemática pueda reducirse
hasta lo mínimo y así crecer en una sociedad más justa

"#*$' !"

En estos últimos años se ha venido dando una serie de programas y leyes en defensa de los
derechos del niño y la mujer. Sin embargo, Keso nos asegura el bienestar?, Kacaso estos
programas y leyes bastarán para cesar los maltratos físicos y psicológicos que se producen
día a día contra ellos?

Es necesaria una protección legal, pero es urgente que nuestra sociedad adquiera nuevos y
mejores hábitos de crianza y convivencia. Aún en la posibilidad de parecer alarmista, es
menester una reeducación en cuanto al trato familiar, el que lamentablemente para muchos
está caracterizado por la violencia, el rechazo y la indiferencia.

Para lograr el cambio de esta situación se requiere, en un inicio, el replanteamiento de los


papeles del padre y la madre frente a los hijos, con el fin de que éstos últimos en el futuro
respondan a las expectativas de sus progenitores.

Debemos ir, entonces, en búsqueda de las causas que son la semilla de un ambiente familiar
hostil y que, consecuentemente, producen una educación errónea en nuestros niños.

R c $c" 

Cuando nos preguntamos qué entendemos por violencia la asociamos generalmente a la


producida por la agresión física. Sin embargo, en nuestro país la violencia tiene diferentes
manifestaciones, las cuales podríamos clasificar las expresiones de violencia en:

 ' 3
  La violencia psicológica y física con el cónyuge, el maltrato
infantil y el abuso de los niños.

% 
   Es la que venimos sufriendo diariamente y se caracteriza
básicamente por el no respeto de las reglas, no respeto de una cola, maltrato en el transporte
público, la larga espera para ser atendido en los hospitales, cuando nos mostramos
indiferentes al sufrimiento humano, los problemas de seguridad ciudadana y accidentes.
Todos aportamos y vamos siendo parte de una lucha cuyo escenario se convierte en una
selva urbana.

( &1
  Es aquella que surge de los grupos organizados ya sea que estén en
el poder o no. El estilo tradicional del ejercicio político, la indiferencia del ciudadano
común ante los acontecimientos del país, la no participación en las decisiones, así como la
existencia de las llamadas V  como: manejo de algunas instituciones y las prácticas de
Nepotismo institucional. También la violencia producida por la respuesta de los grupos
alzados en armas.

: ;   Que es reflejada en situaciones de pobreza y marginalidad


de grandes grupos de la población: desempleo, subempleo, informalidad; todo esto
básicamente reflejado en la falta o desigualdad de oportunidad de acceso a la educación y la
salud.

A 
  La existencia de un Perú oficial y un Perú profundo (comunidades
nativas y campesinas), son distorsiones de los valores de identidad nacional y facilitan
estilos de vida poco saludables.

B '  Robo, estafa, narcotráfico, es decir, conductas que asumen


medios ilegítimos para alcanzar bienes materiales. Toda forma de conducta individual u
organizada que rompe las reglas sociales establecidas para vivir en grupo. establecido no
ayuda a resolver los problemas. Todos sueñan con el modelo que les vende la sociedad, el
éxito fácil. Pero ser un profesional idóneo o un técnico calificado requiere de esfuerzo y
preparación. Requiere desarrollar recursos internos y metas. Los jóvenes de nuestro país
tienen oportunidades de orientación y canalización de sus frustraciones y en esto dependen
de sus familias, la escuela y las instituciones; la responsabilidad es de todos. Es decir, las
expresiones de violencia sin futuro y sin horizontes pueden cambiar.

# &$' c#*#$

% 

1

c 1  + fracturas de huesos, hemorragias, lesiones internas,


quemaduras, envenenamiento, hematomas subdurales, etc.

%c 1    No requieren atención médica y no ponen en


peligro la salud física del menor.

%% 

  

*0 /  Implica conductas de abandono. Los padres rechazan las expresiones


espontáneas del niño, sus gestos de cariño; desaprueban sus iniciativas y no lo incluyen en
las actividades familiares.

%
  /  Amenazar al niño con un castigo extremo o con un siniestro, creando en él
una sensación de constante amenaza.

(   Se refiere a la falta de disponibilidad de los padres para con el niño. El padre
está preocupado por sí mismo y es incapaz de responder a las conductas del niño.

:     Privar al niño de las oportunidades para establecer relaciones sociales.
A 
     +    Impedir la normal
integración del niño, reforzando pautas de conductas antisociales.

%( 

 " 

Se priva al niño de los cuidados básicos, aún teniendo los medios económicos; se posterga
o descuida la atención de la salud, educación, alimentación, protección, etc.

 c#*#'$*

(573 

 6 Son todas aquellas personas que cometen actos
violentos hacia su pareja o hijos; también puede ser hacia otros en general.

(%5& 23 

6 Porque no saben querer, no saben comprender, no saben respetar.

((573 
 1
 
 

 6

1. Tienen baja autoestima.

2. No controlan sus impulsos.

3. Fueron víctimas de maltrato en su niñez.

4. No saben expresar afecto.

(:573 
 1
 
 

6

1. Tienen baja autoestima.

2. Sumisos.

3. Conformistas.

4. Fueron víctimas de maltrato.

5. No expresan su afecto.

(A573-0      

6

Aprender a:

- Comprenderse.

- Comunicarse con calidez y afecto.

- Respetarse.
- Dominar sus impulsos (ira, cólera).

 $c" Cc)""#$''*D$D "$

La violencia constituye un elemento cotidiano en la vida de miles de niños y niñas en el


Perú, siendo la violación y el abuso sexual que se cometen contra este vulnerable sector de
la población, una de sus manifestaciones más dramáticas y extremas. La violación y el
abuso sexual afectan una pluralidad de derechos humanos fundamentales tales como la
libertad sexual, la integridad corporal y mental, la salud integral, la vida en su dimensión
más amplia, comprometiendo el futuro de las víctimas.

Los derechos vulnerados con las agresiones sexuales han sido constitucionalizados a nivel
mundial, como muestra de su trascendencia. No obstante que tales agresiones involucran un
problema de derechos humanos, coexisten al respecto diversas percepciones sociales,
muchas de las cuales lo asumen como de segundo orden, silenciándolo, desconsiderándolo
políticamente y tolerándolo; de modo que la mayoría de violaciones se mantienen en la
impunidad.

Asimismo, los distintos sectores sociales en el Perú, al abordar el problema de los derechos
humanos, no conceptualizan las agresiones sexuales como un problema que afecte
profundamente tales derechos sino, más bien, como un asunto de naturaleza puramente
sexual. Se diferencian así de la comunidad internacional, para lo cual la violencia contra la
mujer es tema de la agenda pública y constituye un problema global que afecta los derechos
humanos, y es un obstáculo para el desarrollo.

Son múltiples los factores que contribuyen a producir y perpetuar la violencia, siendo
fundamental, a nuestro juicio, la socialización, que forma individuos con roles
diferenciados y asimétricos, y coloca a la vez en posiciones de subordinación a las mujeres
y de dominación a los varones, adjudicándoles valores distintos. Al respecto, David
Finkelhor sostiene que la victimización sexual probablemente es tan común en nuestras
sociedades debido al grado de supremacía masculina existente. Es una manera en que los
hombres, el grupo de calidad dominante, ejercen control sobre las mujeres. Para mantener
este control, los hombres necesitan un vehículo por medio del cual la mujer pueda ser
castigada, puesta en orden y socializada dentro de una categoría subordinada. La
victimización sexual y su amenaza son útiles para mantener intimidada a la mujer.
Inevitablemente, el proceso comienza en la infancia con la victimización de la niña.

Factor importante que actúa en la reproducción social de este fenómeno es también el


derecho legitimado que los padres y tutores tiene de utilizar la violencia física y emocional
o sexual como medio eficaz de control y socialización. Se produce así una internalización y
aprendizaje de estas conductas, las cuales se repetirán más adelante, garantizándose su
permanencia. Otro elemento, no menos significativo, es la violencia ofensiva o sutilmente
transmitida por los medios de comunicación, que difunden imágenes y mensajes cargados
de sexo, discriminación y muerte, invadiendo y agobiando permanentemente a personas de
todos los sectores sociales.

:'  + 4 


 
Las características de las agresiones sexuales perpetradas contra los niños hacen
prácticamente imposible aproximarnos siquiera a su verdadera magnitud. De otro lado, no
existen investigaciones científicas oficiales que permitan un diagnóstico veraz; tampoco
existen registros rigurosos, elaborados con criterios homogéneos que proporcionen
información cuantitativa adecuada.

Asimismo, los mitos y prejuicios sociales, los obstáculos que se presentan en la


administración de justicia contra quienes deciden denunciar la legislación inapropiada que
no recoge las distintas modalidades de agresión sexual, sin otros tantos factores que
impiden acercarnos a una dimensión más realista de este fenómeno social. Los casos
registrados, que corresponden sólo a algunos denunciados, significarían apenas la punta del
iceberg, sobretodo en cuanto se refiere a violaciones, incestos y todo tipo de agresiones
sexuales contra niñas y niños, ya que por investigaciones no oficiales sabemos que la
mayoría de violaciones no se pone en conocimiento de las autoridades, formando parte en
gran medida de la criminalidad oculta.

Si bien es virtualmente imposible contar con cifras exactas, algunos estudios ofrecen una
aproximación, la cual constituye una referencia alarmante.

Prado Saldarriaga concluyó en una investigación:

Que los delitos contra las buenas costumbres son un problema de importancia, ya que estas
infracciones se mantienen en el tercer lugar de mayor frecuencia en el país.

Que las violaciones en menores de edad constituyen el atentado de mayor registro en los
últimos 20 años.

Que la mayor incidencia de infracciones sexuales se registra en las zonas urbanas,


principalmente en el departamento de Lima.

Que los autores de este tipo de delitos presentan mayor constancia en el grupo etario de 18
a 27 años, y entre personas con educación básica regular.

Que la criminalidad sexual sigue una tendencia ascendente en los últimos años en el Perú.

:%  +  -4 

En cuanto a las consecuencias, estudios realizados a nivel internacional concluyen que las
agresiones sexuales perpetradas contra un niño impactan gravemente su mundo interno,
destructivos en la vida de la niña o niño. Dichos estudios sostienen que estas agresiones
producen en la víctima serios trastornos sexuales, depresiones profundas, problemas
interpersonales y traumas que pueden ser permanentes e irreversibles, incluso en algunos
casos pueden ocasionar la muerte por traumatismo o suicidio, efectos que requieren
intervención profesional inmediata.
Al respecto, el Dr. David Finkelhor, del Programa para el Estudio de la Violencia Familiar
de la Universidad de New Hampshire, en una investigación realizada en 1980 con una
muestra de 796 estudiantes de colegio, encontró problemas de sexualidad y bajos niveles de
autoestima en aquellos participantes que habían sido victimizados sexualmente durante su
niñez. El Dr. Nahman Greenberg, psiquiatra e investigador de la Escuela de Medicina de
Illinois y Director de la Unidad de Servicios por Abuso a Niños (CAUSES), en su escrito
h 
     h (1979) plantea la existencia de un alto riesgo de
trauma mental para las niñas y los niños que han sido envueltos por adultos en actividades
sexuales.

En la práctica clínica con jóvenes y adultos (as) que han sido abusados sexualmente durante
su niñez, se han encontrado:

1) Dosis internas de emociones, como desesperanza, minusvalía, vergüenza, culpa e ira,


acompañadas de inhabilidad casi total para manejarlas. La víctima siente terror al
identificarla y en algunos casos invierte dosis inmensas de energía en reprimirlas. En el
caso de ira, si ésta se expresa, los varones tienden a dirigirla hacia fuera, siendo agresivos
con otras personas, mientras que las mujeres tienden a dirigirla hacia ellas mismas,
envolviéndose frecuentemente en comportamientos autodestructivos, mutilándose con
cortaduras, quemaduras o golpes y realizando intentos de suicidio.

2) Una gran dificultad para confiar. La misma entorpece grandemente el proceso de terapia.

3) Poca habilidad para establecer relaciones con pares.

4) Desbalance en las relaciones que se establece, en las que tiende a ocupar una posición
inferior. Es común que la mujer abusada sexualmente en su niñez se convierta en esposa
maltratada.

5) Temor a convertirse en agresor o agresora.

6) Problemas en su sexualidad.

7) Neurosis crónica de origen traumático.

 $c"  c *) "  $c'c'&*$# !"

La conveniencia de regular jurídicamente la violencia familiar se fundamenta en la


necesidad de encontrar mecanismos para proteger los derechos fundamentales de los
integrantes del grupo familiar frente a los cotidianos maltratos, insultos, humillaciones y
agresiones sexuales que se producen en el ámbito de las relaciones familiares. Si bien es
cierto que las manifestaciones de violencia familiar no se producen exclusivamente contra
las mujeres, son éstas -a los largo de su ciclo vital- las afectadas con mayor frecuencia. De
este modo, la casa constituye un espacio de alto riesgo para la integridad de mujeres y
niños, derivándose de ahí precisamente la denominación de violencia doméstica o familiar.
Resulta evidente, sin embargo, que el agente de la violencia no se limita siempre a dichos
espacios; encontramos casos de agresiones en las calles, los centros de estudio y/o trabajo y
en general los espacios frecuentados por las víctimas.

De otro lado, para interferirnos a mecanismos legales de protección frente a la violencia


intrafamiliar es importante precisar primero dos conceptos: (i) Kcuáles son los componentes
de todo aquello que calificamos como mecanismo legal o, de manera más amplia, el
sistema jurídico?, y (ii) Ka qué acudimos cuando hablamos de violencia intrafamiliar?


 . 1

 
-

El primero, Y Y. Es la norma escrita, la que encontramos en los códigos y en las


disposiciones legales. Es importante porque tiene carácter universal, es decir, de aplicación
general para toda la sociedad desde el momento en que se encuentra vigente. Un ejemplo es
el Código de los Niños y Adolescentes, que es precisamente el texto de la Ley, el
componente central de lo que significaría un mecanismo legal de protección a niños y
adolescentes.

Un segundo componente es la  


 Y . Es decir, todos aquellos operadores de la
administración pública o privada que están involucrados en la aplicación de este
componente normativo, de la ley escrita. Es un componente clave cuando hablamos de
mecanismos legales de protección frente a la violencia familiar. Son las instituciones que
nos ofrecen la sociedad y el Estado para hacer realidad aquello que disponen las normas
legales.

Un tercer componente es el relativo a lo Y Y. Alude a la idiosincrasia, a la ideología


que está detrás de los aplicadores de la norma. Pero no sólo de ellos, sino también de
quienes la concibieron y de aquellas personas que, en determinado momento y frente a un
hecho concreto, deciden acudir y solicitar su aplicación.

Estos tres elementos son claves para entender todo lo que significa el problema de los
mecanismos legales en una sociedad determinada.

Hecha esta precisión, pasaremos a definir lo que entendemos por violencia familiar. La
misma alude a cualquier acción, omisión o conducta mediante la cual se infiere un daño
físico, sexual o psicológico a un integrante del grupo familiar -conviviente o no-, a través
del engaño, la coacción, la fuerza física, la amenaza, el caso, entre otros.

La mayoría de casos de violencia se producen donde existe una relación de poder, de


jerarquía. Tanto en los casos de violencia sexual como familiar, podemos apreciar que
existe una relación del fuerte contra el débil. Muy rara vez escucharemos hablar de la
violencia del niño contra su padre. Por lo general, cuando los hijos expresan violencia
contra sus padres se trata de padres mayores, muchas veces dependientes de sus hijos, y de
hijos que los superan en fortaleza física.
El elemento de poder puede estar relacionado a la ubicación en el contexto familiar: padres-
hijos, tíos-sobrinos; o también por la edad: adultos-niños; o por relaciones de jerarquía:
marido-mujer. Estos son, pues, elementos claves que debemos tener presentes al hablar de
violencia intrafamiliar.

A  
  
+ 
 

 

 1 Su explicación es obvia; se refiere a todas aquellas acciones violentas
que dañan la integridad física de las personas. Por lo general, es un maltrato visible. Puede
afirmarse que fue el tipo de maltrato que propició todo este proceso de búsqueda de
respuestas legales, por tratarse de la agresión más evidente.

% 

 Que se refiere a toda aquella palabra, gesto o hecho que tienen
por objeto humillar, devaluar, avergonzar y/o dañar la dignidad de cualquier persona. Esta
es una manifestación de violencia mucho más difícil de demostrar, sobretodo en los casos
en que se produce en el interior de un grupo familiar.

(c + 4  Que es toda manifestación de abuso de poder en la esfera de la vida
sexual de las personas, pudiendo ser calificada o no como delito. Decimos esto porque,
actualmente, algunas manifestaciones de violencia sexual son ignoradas por nuestra
legislación penal. Pueden ir desde imposiciones al nudismo hasta la penetración anal o
vaginal. Estos últimos supuestos son considerados por nuestra ley como delitos de
violación.

A%
    

A fines de 1993 se promulgó la Ley 26260 que establece la política de Estado y de la


sociedad frente a la violencia familiar. Esta ley constituye un recurso complementario al
Código de los Niños y Adolescentes porque reconoce como actos de violencia familiar los
de maltrato físico y psicológico entre cónyuges, convivientes o personas que hayan
procreado hijos en común, aunque no convivan, y de padres o tutores a menores de edad
bajo su responsabilidad.

Hasta ahora, la Ley 26260 ha sido difundida básicamente como una ley de protección a las
mujeres frente a la violencia familiar. Sin embargo, sus alcances protegen a estos dos
grupos humanos que mayoritariamente son afectados por estas manifestaciones de
violencia: a las mujeres y a las niñas y niños. En este sentido, constituye un recurso que
creemos puede ser utilizado y redimensionado para proteger a los niños y niñas frente al
maltrato en la familia. Esta norma tiene como objetivo fundamental comprometer al Estado
en la erradicación de la violencia familiar. Está destinada a prevenir y proteger a las
personas que son víctimas de violencia en el ámbito de sus relaciones familiares. Su
importancia radica en plantear medidas en diversos niveles, siendo la más urgentes de
atención:

c  
+; +
+  Tienen como objetivo fortalecer la formación
escolar y extraescolar en la enseñanza de valores éticos y humanos, de relaciones humanas
igualitarias para, precisamente, prevenir que se sigan reproduciendo las relaciones de
jerarquía que ubican a unas personas en desventaja frente a otras, y que constituyen causa
importante de la violencia en el interior de la familia.

%c    /


+  La Ley 26260 se plantea entre sus objetivos promover la
participación de la comunidad en la prevención y denuncia de maltratos producidos dentro
de la familia. La idea es que la organización comunal pueda participar en el control y
seguimiento de las medidas que los jueces adopten frente a casos de violencia familiar.

( 
  + Esta Ley ofrece la posibilidad de instalar servicios
especializados. En ellos se ubican las delegaciones policiales para menores, las
delegaciones para mujeres, e igualmente plantea reforzar las delegaciones policiales que
existen con personal especializado para atender problemas de violencia familiar. Del mismo
modo, plantea la necesidad de crear hogares temporales de refugio para víctimas de
violencia a nivel de los gobiernos locales. Un aspecto importante que ofrece esta Ley, y que
antes no había sido considerado en ninguna otra norma, es que se puedan diseñar
programas de tratamiento a los agresores para evitar, precisamente, que el maltrato continúe
y se multiplique.

:  
 Dirigidas a los agentes de las instituciones que constituyen
uno de los componentes del sistema jurídico: policías, jueces y fiscales.

A  Esta Ley ofrece mecanismos de carácter sumarísimo. Esto significa
celeridad, inmediatez, es decir, un contacto directo de la autoridad con la víctima. Es un
procedimiento, en principio, que no debería ser obstaculizado por ningún tipo de
formalismos. Lamentablemente, la legislación se enfrenta en este aspecto con el
componente cultural señalado originalmente. Porque nuestros jueces, en general, no han
estado acostumbrados a aplicarse este tipo de legislación.

Violencia intrafamiliar: Génesis de inseguridad ciudadana

  
 +    2  .2
  
  5& 23 
  6&  - 

     '1  
     . 

Por Michelle Soto* msoto@nacion.co.cr / Fotos Ronald Morán, cortesía Klaus Steinmetz
Arte Contemporáneo

Se supone que       - ) 1  0 


. ))  
  2+1
 +  

2))2  
.

Todos y todas nos quejamos de la delincuencia que nos arrebata el celular en la calle o nos
hace el bajonazo del carro. Pero, Kse ha preguntado de dónde viene ese delincuente?

c +   


  / , puede hacernos actuar cuando sentimos enojo y
frustración. Para muchos, es el medio por el cual obtienen lo que quieren.
Cierto, la violencia intrafamiliar (VIF) no es un tema novedoso. Todo lo contrario, sus
raíces devienen de la misma sociedad.

Si bien existen víctimas y agresores, el autor intelectual del delito somos todos.
c    +  
0 . Sus hijos e hijas serán quienes tendrán
en sus manos el poder de decisión en la calle y eso,  
++
 
   4+  


Los golpes no distinguen etnia, religión, lugar de residencia ni clase social. Eso sí, la gran
mayoría son recibidos por mujeres.

Erick Lacayo es el director general de la Fuerza Pública. La mayoría de las veces, sus
policías son los primeros en intervenir cuando se da un incidente de violencia.

 +>;;    4 AAEEEE    '


) 
1 
:%F También, las llamadas pueden entrar a la línea del Instituto
Nacional de las Mujeres (Inamu), otras a la línea policial y el resto son denuncias
interpuestas de forma directa.

En nuestros países latinoamericanos, la pobreza tiene rostro de mujer: la brecha salarial


entre hombres y mujeres en el sector privado llega a un 30%, la tasa de desempleo abierto
de mujeres es el doble que la de los varones (3,3% y 6,8% respectivamente), condiciones
laborales deplorables afectan tres veces más a las mujeres y eso sin contar que una buena
parte de las familias pobres costarricenses cuentan con una mujer como jefa de hogar
(36,4% según XIV Informe Estado de la Nación).

Por eso, -  1


   /  
  )2
0   + 
      . 
   )
2+
  2    .

Las condiciones de desigualdad son el caldo de cultivo para ejercer el poder de manera
discriminatoria y una de sus herramientas es la violencia.

³La desigual relación entre hombres y mujeres es un reflejo, tal vez de los más claros pero
de los menos vistos, de las desigualdades de un sistema que se sostiene precisamente sobre
ellas. La desigualdad por género es una manifestación de un sistema social desigual por
definición´, enfatiza José Manuel Salas en su libro Hombres que rompen mandatos.

³Cuando se aprende a dominar a una mujer, se aprenden todos los tipos de dominación y
discriminaciones porque es lo que se ve a más temprana edad.   +
2  
 4
  

 1  0  . 
    
 1 )2- 2  00  y que
somos iguales ante la ley. Cuando salen a la calle, reproducen esa desigualdad´,
complementa Arias.

La salida más sencilla es culpar al Estado. Pero, ¡sorpresa! Costa Rica trabaja contra la
violencia doméstica desde hace dos décadas.
³Todo empezó con la discusión sobre la igualdad de hombres y mujeres como una
responsabilidad y una aspiración democrática´, recuerda la presidenta ejecutiva del Inamu,
Jeannette Carrillo.

Lo primero que se abordó fue la violencia contra mujeres adultas en relaciones de pareja.
Distintas instituciones y organizaciones de la sociedad civil se unieron para trabajar en
acciones que buscan la detección, prevención y sanción.
c c
  ' 3
 ="G<A?B,
+
>>B"
 
   .  +  . )2 1  -
 
 -   )    
  . Además, establece las medidas
de protección como recurso.

Posteriormente, se conformó el Sistema Nacional para la Atención y la Prevención de la


Violencia Intrafamiliar que reúne a diversas instituciones gubernamentales para ejecutar en
conjunto un plan nacional (Planovi). De esta manera, se sientan responsabilidades.

Bajo la sombrilla de este trabajo conjunto,  / &H-   


  
 

   . No son los únicos que han recibido capacitación. c  
  & I 0 +
- . 

 

 
  .  
 4
  Para ello, cuentan con la Política de
Equidad de Género.

La Ley para la Penalización de la Violencia contra las Mujeres (N° 8589) fue aprobada en
el 2007. Recientemente, la Sala Constitucional --por voto N° 15447-08-- declaró
inconstitucionales los artículos 22 y 25, los cuales penalizaban el maltrato y la violencia
emocional en contra de la esposa o conviviente.

Fuentes adicionales: CIEM-UCR, Encuesta Nacional de violencia contra las mujeres, 2004
Estadística-Poder Judicial. Resumen comparativo aplicado a la Ley de Penalización de la
Violencia contra la Mujer, 2008José Manuel Salas, Hombres que rompen mandatos.
Prevención de la violencia, 2005.

J 
 &   )
1 

 + 
   

ã 

     


Hay algunos conceptos y actitudes que impiden o dificultan entender y


enfrentar la violencia familiar, por ejemplo muchas personas creen que
es algo inevitable, normal; algunas otras pretenden creer que el
problema no es tan grave, haciendo como si no existiera, indiferentes
frente a la situación de violencia. Se tiende a creer que la persona
agresora es malvada, casi un criminal, asociándolo con hechos aislados
que se publican en los periódicos. También se cree que es un un
incidente propio de personas con bajos recursos económicos y pobre
educación, que no ocurre entre persinas acomodadas con educación
universitaria. Bajo la excusa de la disciplina y el orden en la familia, se
cometen también muchos abusos y algunos hechos violentos se
consideran como un buen ejemplo, una buena educación y hasta
provocan admiración.
ca violencia familiar se produce en ciclos es decir, la agresión no se
produce en forma contínua. El ciclo de la violencia tiene tres fases
básicas. (E.Quirós)
En la primera fase, el agresor está acumulando tensión e ira, entonces
pueden no presentarse incidentes o ser muy leves.
co que no funciona:

R Hacer todo lo que pide y más, anticipando sus deseos, tratando de


quedar bien, ser condescendiente, seguirle la "corriente".
R Vlejarse. · Tratar de comprender la vida tan dura que lleva.
R ustificar su comportamiento: "es que está muy tenso, el pobre
trabaja tanto", "fue un accidente se le resbaló el vaso", "no hice
bien la tarea", "estoy muy gorda soy poco atractiva", "la sopa
estaba muy fea", "no sirvo para cocinar", "está cambiando ahora
se enoja menos"...
R cas personas agredidas están tratando inútilmente evitar que el
daño sea mayor y la violencia aumente hasta la siguiente fase,
conforme avanzan los días se sienten atemorizadas y con gran
ansiedad, depresión, pérdida de apetito, fatiga, y males del
estrés: colitis, dolor de espalda, etc.

En la segunda fase ocurre propiamente la agresión. El agresor


finalmente pierde el control. Durante esta fase las personas se sienten
atrapadas, incapaces de huir, evitan provocar más al agresor y esperan
que pase el castigo, se "bloquean" para no sentir, etc.
Después del incidente quedan indiferentes, con depresión, aislamiento,
negación, impotencia y desánimo, pierden toda esperanza de salir de la
situación.
Es en este momento cuando la persona tiende a buscar ayuda, irse de la
casa o hasta suicidarse.

ca tercera fase que cierra el círculo es un período de calma , cuando el


agresor se arrepiente y se comporta cariñosamente. Promete cambiar y
que todo va a ser diferente. Como la víctima termina creyéndole,
cualquier medida tomada en la fase anterior para detener la violencia
será abandonada. ¿Porqué le creen? Hay una gran confusión cuando se
tienen cambios de violencia y cariño en tan poco tiempo, se tiene miedo
a futuras represalias, se tiene esperanza real que la persona va a
cambiar, el agresor convence a otras personas que terminan
intercediendo para no romper el hogar, se siente responsable porque el
agresor la(o) necesita, amenaza con suicidarse, cree que el amor puede
vencerlo todo, etc.
ca agresión familiar no es un asunto de sólo lesiones físicas, sino de
dolor en el alma, afecta a las personas que lo sufren psicológica y
socialmente, son tantas las implicaciones para la sociedad que tiene este
tipo de violencia, que en la actualidad sigue siendo un campo muy rico
de investigación. Si ested conoce un caso, denúncielo, no tema
involucrarse ni crea erróneamente que "son cosas de la pareja", más
aún, si sufre de agresión en su hogar o es usted un agresor busque
ayuda profesional y termine con el círculo de la violencia de una vez. En
Costa Rica puede comunicarse a los siguientes teléfonos para obtener
información y ayuda:

R Centro Nacional para el Desarrollo de la Mujer y la Familia (CMF)


225-1049 cndmyf@sol.racsa.co.cr
R mnstituto Nacional de las Mujeres (mNVMU)
253-7841, 253-9836 y 253-9624. inamucr@sol.racsa.co.cr
R Defensoría de los Habitantes
800-296-4114 (número gratuito).

 
 ) 23  
  
 -
A 
    

Los femicidios de mujeres ocurridos en los últimos días, (más detalladamente: siete en lo
que llevamos del mes de enero) y en algunos de los casos la muerte de los hijos/as de estas
mujeres a manos de sus propios padres, son producto de la violencia de género.

Es decir, que una de las principales causas está estrechamente ligada a la forma en la que
socialmente construimos la masculinidad y la feminidad; se trata básicamente de la manera
en que aprendemos a ser hombres y mujeres, los papeles que empezamos a desempeñar en
nuestra sociedad y la distribución de las cuotas de poder que se hacen a partir de esa
asignación genérica.

Podríamos mencionar que los altos niveles de pobreza en los que se encontraban los grupos
familiares envueltos en estos hechos son también una causa, (aunque no existan
investigaciones que los vinculen de forma directa); pero en todo caso: por qué es el hombre
el que toma la decisión final de asesinar a su compañera y sus hijos/as?

A ello podemos asociar varias razones, pero solamente mencionaremos dos posibles:

Una podría ser por la exigencia social que le llama, le reta, en fin, le obliga a proveer a su
familia los recursos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas y puesto que no
puede hacerlo, por las dificultades de inserción laboral, de tenencia de tierra, de atención
médica etc. la presión social lo obliga a tomar decisiones extremas, entre ellas la muerte
propia y la de quienes le rodean, como mecanismo último e insustituible para acabar con
esa presión social.
Otra, y a la que se quiere dedicar esta reflexión, tiene que ver con la manera en que se
determinan socialmente la masculinidad y la feminidad, a saber, una construcción de la
masculinidad basada en la posesión de la mujer como mero objeto, la demostración de la
virilidad y el poder del hombre como eje central de la vivencia en sociedad y una feminidad
condicionada a las relaciones de pareja y la maternidad como únicas formas de
trascendencia, además de otros papeles asociados a ambas, como por ejemplo, la ternura, la
pasividad, la debilidad y la incondicionalidad.

Desde esta perspectiva, la mujer ³no es´, sino que pertenece, es tenida, y el hombre por lo
tanto debe perpetuar esta posesión aunque lo menos que medie en ella sean el respecto y el
afecto.
En este sentido y desde esta construcción de lo masculino el poder y la perpetuación de la
mujer como posesión del hombre se contraponen a una vivencia de la masculinidad (y por
lo tanto de las relaciones de pareja) desde lo afectivo, desde lo emocional y desde el
respeto.

No hay posibilidad para comprender que una persona no se posee, porque desde esta
perspectiva el ³dejarte ir´ es sinónimo de ³ceder tu cuerpo a otro´, aunque ese otro sea un
abstracto, (como la libertad y no necesariamente otro hombre), que en todo caso es la
representación del fracaso de la virilidad y el poder masculino, además el reflejo de la
imposibilidad de cumplir con la demanda patriarcal de conservar una mujer al lado, aunque
sea mediante el temor y la amenaza de muerte.

En esta perspectiva no hay espacio para construir relaciones de pareja respetuosas,


sensibles a las necesidades y cambios afectivos y sociales del otro/a. Ni mucho menos hay
espacio para ser afectivo y construir vivencias de la masculinidad basadas en la solidaridad,
el respeto y el cariño. Tan grave es esta negación de lo afectivo y del respeto hacia la
autonomía de la mujer que asesinar se convierte en un medio para evitar que ³tengás poder´
y ³que pertenezcás a otro´, porque esto (asesinar) podría ser mejor que llorar por la
conclusión de la relación de pareja.

Así, la carencia de afecto y la imposibilidad de mostrarse sensibles ante los/as demás, no


solamente son una condición en las relaciones de pareja sino que también se aplica a todos
los espacios relacionales de los hombres: la familia, las amistades, el trabajo, la comunidad.
Niega la posibilidad a las compañeras, los y las hijas de recibir afecto respetuoso, sano y
real de los hombres, pero también niega rotundamente a los hombres la oportunidad de
mostrarse, y en el peor de los casos de ser y construirse afectuosos, sensibles, transparentes
y respetuosos.

Todo lo anterior, además de ser un acercamiento al fenómeno, es una puerta abierta a la


posibilidad de proponer. Cuál es la mejor forma de evitar que este tipo de situaciones, que
ya no tienen como víctima única a las mujeres sino también los niños, las niñas y
adolescentes se sigan dando?


 
     
 
El sistema educativo ha sido históricamente un medio legitimador del sistema patriarcal.
Õste ha pasado de aplicar las formas más crueles de exclusión en el siglo XIX y principios
del XX, con las cuales se negaba toda posibilidad de que las mujeres entraran al sistema, a
legitimar de forma soslayada los papeles que históricamente mujeres y hombres han
desempeñado en las sociedades patriarcales.

Es precisamente a través de textos estigmatizantes y excluyentes, de relaciones verticalistas


y de un sistema que premia la fuerza, la competencia, y el poder por sobre la cooperación,
la solidaridad y la igualdad, que se perpetúan relaciones violentas entre niños y niñas.

Hoy sabemos, que no basta solamente con educar con ternura, sino que se hace necesario y
urgente educar para la ternura. Es decir, que en nuestras familias, pero también en los
centros educativos, el respeto, la sensibilidad, la solidaridad y el afecto sean elementos
latentes cotidianamente, no solamente para las niñas sino también y aún más importante
para los niños, puesto que como se ha comprobado son ellos, los hombres, los que tienen
mayor dificultad para construir relaciones sanamente afectivas.

Es necesario redimensionar la construcción, y por lo tanto, la vivencia de la feminidad y


principalmente de la masculinidad, creer que la mejor propuesta para el cambio es la
educación como herramienta para redefinir lo masculino y lo femenino y construir con
nuestros niños y niñas la posibilidad de expresar, pero sobre todo, de vivir el afecto en
cualquier ámbito de sus vidas, manifestar y comprobar con ellos y ellas que tienen la
posibilidad y el derecho de mostrarse débiles, sensibles y cariñosos.

Para esto es necesario implementar en el sistema educativo módulos para los y las
estudiantes que aborden el tema de la masculinidad y la feminidad desde una visión
alternativa y con enfoque de género. No basta con castigar, históricamente se ha
comprobado que los mecanismos represivos son una medida y no una solución, es
necesario llegar a la raíz del problema y la educación es un excelente medio para lograr
grandes cambios.

%A+ - )'1  
   
  
0    . 
R "  
 . +-/   
   

+  3 

En ocasión del Día Internacional contra la Violencia de Género, desde Defensa de Niñas y
Niños ± Internacional, DNI Costa Rica señala que dentro las manifestaciones de violencia
por género, un grupo que queda generalmente invisibilizado son las niñas y adolescentes
mujeres. A pesar de que ellas, además de enfrentarse con discriminaciones,
estigmatizaciones y situaciones de violencia por su condición de género, viven una
situación continúa del olvido o indiferencia por su condición de persona menor de edad.

Pese a los esfuerzos para combatir la violencia de género, hoy día sigue siendo un flagelo
en nuestro país y en el mundo entero.
Según la Organización Mundial de Salud (OMS), la violencia es la principal causa de
muerte entre las mujeres de entre 15 y 44 años en todo el mundo, por delante de la suma de
muertes provocadas por el cáncer, la malaria, los accidentes de tráfico y las guerras.
También los datos nacionales son claros; durante este año 36 mujeres han muerto en Costa
Rica, asesinadas por sus cónyuges, compañeros o ex parejas, número que aumentó con tres
más en comparación con el año pasado, según el Instituto Nacional de Mujeres de Costa
Rica (INAMU). También la línea 911 ha reportado 22.925 pedidos de auxilio por agresión
intrafamiliar, a lo que va el año.

La violencia de género no solamente se manifiesta en este tipo de agresiones, sino va


mucho más allá, ya que son muchas expresiones como la violencia institucional, tráfico
ilícito de mujeres, niñas y adolescentes, violencia laboral, acoso sexual, esclavitud sexual,
prostitución forzada, actos lascivos, violencia sexual, amenaza, acoso u hostigamiento y
violencia psicológica que están incorporadas en nuestra sociedad y son manifestaciones de
las relaciones de dominación por razones de sexo.

En el Estudio Mundial de las Naciones Unidas del 2006 sobre la violencia hacia los niños,
niñas y adolescentes, se refleja que las niñas y adolescentes mujeres en todos los ámbitos;
familiar, escolar, institucional, en las calles y comunidades y en los espacios de trabajo, son
aún más vulnerables, justamente por su condición de género; es decir que la discriminación
por razones de género las coloca en una situación de desigualdad social en todas las áreas
de la vida.

Ejemplos de lo anterior es la participación de las niñas y adolescentes mujeres en el ámbito


familiar, muchas de ellas, sobre todo en familias en condiciones de pobreza, son obligadas
por su condición de género a asumir las tareas domésticas para que los adultos puedan
generar ingresos fuera de las puertas del hogar. Este trabajo doméstico realizado por
personas menores de edad no solamente perjudica el ejercicio al derecho a la educación,
sino también afecta la salud física y emocional, la posibilidad de compartir con sus pares,
etc.

Aunque hay niños varones víctimas de violencia sexual, siguen siendo las niñas y
adolescentes mujeres más vulnerables ante los abusos sexuales en los hogares, y sigue
siendo común que en el ámbito escolar existe violencia sexual, por ejemplo mediante acoso
y chantaje sexual, vinculada a la promoción de grado a las calificaciones. También son las
adolescentes que están en mayor vulnerabilidad ante fenómenos como la trata y la
explotación sexual comercial.

Por otro lado, la falta de una educación sexual integral desde los hogares y el sistema
educativo costarricense, junto a la negación del ejercicio de los derechos sexuales y
reproductivos de los y las adolescentes, hace que las adolescentes sean más vulnerables
ante un embarazo no deseado e incluso ante situaciones de abuso y de violencia en sus
relaciones de noviazgo.

El país requiere de cambios. Requiere que la Política Nacional para la Igualdad y Equidad
de Género no queda en papel, sino que se materialice en acciones concretas, para mejorar
las condiciones de las mujeres y, para que los niños y niñas crecen y aprenden desde
pequeños en contextos en donde hay igualdad y equidad para las mujeres, las niñas y las
adolescentes mujeres.

Para las niñas y adolescentes mujeres se requiere de una atención prioritaria, generando por
ejemplo campañas de prevención de abuso y que promuevan la denuncia. Es urgente que la
sociedad en general conozca acerca de la Trata de personas y que las posibles víctimas, en
su mayoría adolescentes y jóvenes mujeres, cuenten con las herramientas que les permite
que no sean engañadas.

Las familias que se ven forzadas a incorporar desde temprana edad a sus hijas en
actividades laborales como lo es el trabajo doméstico, deben contar subsidios y facilidades
para el cuido de sus demás hijos/as, ayudándoles a contar con los recursos necesarios para
ayudar a sus hijos/as y la permanencia de estos en la escuela.

Se debe crear programas en el sistema educativo que permite erradicar los prejuicios de
género que se relacionan con la violencia hacia las mujeres. Además para la prevención de
embarazos no deseados, los y las adolescentes deben contar con la información basada en el
conocimiento científico, a la toma de decisiones reproductivas, libres y responsables,
derecho al placer sexual, la equidad sexual y a la autonomía.

La erradicación de la violencia de género requiere cambios estructurales y necesita de


cambios en las relaciones entre mujeres y hombres, pero no solamente entre adultos. La
violencia de género afecta diariamente también a las niñas y adolescentes mujeres y por
esto es importante que estas situaciones son visibilizadas y que la atención que requieren
las niñas y adolescentes mujeres esté más presente en el quehacer de las instituciones
gubernamentales.

c + 3   


  + 
 

El 13 de abril de 2007 Costa Rica aprobó la Ley de Penalización de la Violencia en contra


de la Mujer, cuyo fin es proteger los derechos de las víctimas de violencia y la sanción de
todas sus manifestaciones -física, psicológica, sexual y patrimonial ± en contra de las
mujeres mayores de edad, en el contexto de una relación de poder o de confianza.
Su aprobación se dio luego de casi ocho años de debate legislativo y consulta a la Sala
Constitucional, tiempo durante el cual todos y cada uno de los delitos fueron ampliamente
analizados, revisados y reformados para subsanar los problemas señalados por la misma
Sala.

No obstante, en octubre de 2008, cuatro magistrados de la Sala Constitucional derogaron


los artículos 22 y 25, que resultaron ser los más utilizados por las mujeres en sus denuncias,
pues tipificaban el maltrato y la violencia emocional. Al dejar sin efecto esos dos artículos,
se eliminó el instrumento legal que había generado, entre octubre del 2007 y octubre del
2008, más de 12.000 denuncias.
En ese lapso se denunciaron un total de 17.971 casos ante el Ministerio Público por delitos
previstos en dicha Ley. De esa cantidad, 6.459 corresponden al delito de Maltrato
(tipificado en el artículo 22 de la Ley) y 5.798 al delito de violencia emocional (del artículo
25 de la Ley).

Luego, la derogación de los artículos mencionados dejó a muchas mujeres que se habían
amparado en esta ley en situación de vulnerabilidad y peligro, pues es sabido que uno de
los momentos de mayor riesgo para la mujer maltratada es cuando se deja en libertad al
agresor contra quien haya interpuesto denuncia.
En respuesta a la eliminación de dichos artículos, diputadas de todas las fracciones
presentaron en agosto de 2009 un proyecto de ley que pretende reestablecer las normas
anuladas y sus objetivos originales, con la corrección de las inconstitucionalidades
señaladas. El texto plantea una nueva redacción de los artículos 22 y 25, declarados
inconstitucionales en octubre del 2008, pues según la Sala, los conceptos que contenía eran
ambiguos.
En la elaboración de este nuevo proyecto de ley, participaron magistradas de todas las salas
del Poder Judicial, diputadas y organizaciones de defensa de los derechos de la mujer. La
inclusión de los nuevos artículos 22 y 25 ha recibido respaldo de la Comisión de la Mujer
de la Asamblea Legislativa, donde se acordó que homologar verbos como amenazar,
vociferar y agredir, para que éstos configuraran una conducta delictiva.
A pesar de que la reincorporación de los artículos mencionados implica un gran avance, el
ámbito de aplicación de la ley es muy reducido, pues solo aplica en relaciones actuales de
pareja, matrimonio o unión de hecho, declaradas o no, pero no así en vínculos que se
rompieron tiempo atrás.
El peligro radica en que los hombres agresores se vuelven más violentos cuando la víctima
decide terminar la relación y, tal como lo demuestran las tragedias mencionadas, han
aumentado visiblemente los casos en los que los hijos/as de la pareja y/o de la madre,
sufren la agresión e incluso mueren, como tortura hacia la madre.

5D  + 6


Una expresión salta en medio de estas interrogantes: Estamos frente a una descomposición
social real. Es hora de que como ciudadanía abramos lo ojos y veamos que la violencia no
es natural, y no debe ser la respuesta ante un conflicto, ante la problemática social. La
violencia es un fenómeno social y como tal debe ser combatido; pero se requiere de
participación. El infanticidio no es SOLO un problema del PANI, no es SOLO un problema
del aumento de la inseguridad ciudadana. El infanticidio es un problema de todas y todos.
El Gobierno, por su parte, debe asumir su responsabilidad. No podemos continuar viviendo
con miedos, con angustias, a la defensiva, no podemos continuar con estas prácticas que
señalan que de la puerta hacia dentro son espacios privados y por ende nadie puede
intervenir, como si se tratase de pequeñas cárceles en donde la tensión se acumula
explotando en episodios tan agresivos y violentos, que en una venganza ciega ocultan el
rostro del niño y la niña, del hijo y la hija, de aquella inocente mirada que aún quiere soñar,
llena de esperanzas, de sueños, de metas aún por cumplir.
En vista de lo anterior, desde Defensa de Niñas y Niños Internacional ± DNI Costa Rica,
hacemos un llamado a las autoridades judiciales para que se agudicen las medidas de
protección integral a las madres víctimas de violencia de género y a sus hijos, de modo que
se cierren los portillos legales que pueden dar cabida a la impunidad de los agresores y, con
ello, al maltrato y muerte de sus víctimas.
A la vez, solicitamos a los medios de comunicación que acompañen los relatos de sucesos
de violencia intrafamiliar y/o de género de información clara, concisa y comprensible sobre
la responsabilidad común que existe en la protección de las víctimas de estos abusos, los
pasos para denunciar tales hechos y las instancias de protección y atención. Para ello,
desde DNI y en particular a través de nuestro programa Comunica con Respeto asociado a
Red Andi AL, brindaremos nuestra experticia y aportaremos los materiales e insumos
necesarios a los y las periodistas para que puedan divulgar la información de manera
adecuada.
Creemos que solamente a partir de un trabajo articulado de los diferentes sectores sociales,
instituciones, medios de comunicación y sociedad civil, se logrará dar un salto cualitativo
hacia una sociedad en la cual no se caiga en el falso supuesto de que la privacidad de la
familia debe respetarse incluso cuando hay vidas de por medio.
4
     

Y  proteger a las madres víctimas de
violencia intrafamiliar es también proteger a sus hijas e hijos, pues la violencia en contra de
las niñas, los niños y los adolescentes es siempre un delito. Actuemos YA.

Violencia
intrafamiliar no cesa
   V          !"V # V
$ %


' 7  + 
  '1

El año pasado Trabajo Social del Hospital San Carlos atendió a 60 niños que sufrieron
algún tipo de agresión dentro del hogar. También se atendió a 49 adolescentes, a 44
mujeres y 43 adultos mayores agredidos.
Los casos de violencia intrafamiliar no paran en toda la región. El Juzgado de Familia de
San Carlos atiende en promedio 1000 denuncias al año por violencia intrafamiliar, cuyas
víctimas por lo general son mujeres.
La fuerza Pública de San Carlos el año pasado atendió 407 casos por violencia
doméstica, donde también la mayoría de víctimas fueron mujeres. Esta es la causa número
uno de salidas de la policía local. En ocasiones algunas delegaciones hacen de tres a cinco
salidas por noche para atender casos de violencia doméstica.
Se estima que diariamente en San Carlos entre 3 y 4 mujeres son atacadas o agredidas
por sus esposos o personas que conviven con estas.
Mujeres sancarleñas participaron en II Festival de la Canción Sancarleña en el Día
Internacional de la Mujer.

A raíz de los múltiples casos de agresión intrafamiliar que se dan en la zona,


recientemente el poder judicial creó en San Carlos un despacho para atender denuncias por
violencia doméstica.
Las agresiones físicas contra las mujeres son las más frecuentes. En el Hospital San
Carlos el año pasado se atendieron 38 casos de mujeres agredidas físicamente, 19 por
abuso psicológico y nueve por abuso sexual.

"

Seguido de las mujeres están los niños como los que más agresiones sufren en los
hogares, la mayoría por negligencia, o sea por descuido de la madre de alimentarlos,
bañarlos y llevarlos al médico. De los 60 casos de niños maltratados , 39 fueron por
negligencia, 29 por agresión psicológica, 15 por abuso físico, ocho por abuso sexual y
cinco por abandono.
También los adultos mayores no escapan a las agresiones dentro del hogar, la mayoría
por negligencia: alimentarlos mal, dejarlos solos y descuidar las citas al médico.
De los 43 casos que atendió Trabajo Social del Hospital 31 eran por negligencia, 32 por
agresión psicológica y 12 por abandono donde deben mediar para internarlos en un hogar
de ancianos.
A pesar de la aprobación de la nueva ley de penalización contra la violencia de las
mujeres que empezó a regir el año pasado, los casos de agresión y muerte no cesan en todo
el país.
La nueva ley castiga con cárcel de seis meses a dos años al hombre que insulte, ridiculice
o atemorice a su pareja. También contempla 11 nuevos delitos, entre ellos el femicidio
(matar a su compañera sentimental), el maltrato, la restricción a la libertad de tránsito y la
violencia emocional.
Además, sanciona al cónyuge o compañero que tenga conductas sexuales abusivas o
someta a su compañera a explotación sexual.
La Red Contra la Violencia Doméstica de la Zona Norte coordina una serie de acciones
con instituciones locales con miras a capacitar y empoderar a las mujeres para que
denuncien a los agresores.
En casos donde la mujer corre peligro el Instituto Nacional de la Mujer les brinda
albergue a la mujeres y también a los niños menores de 12 años.
*  

 
ù Inicioù Sociedad

ca violencia intrafamiliar es cualquier tipo de abuso de poder de parte de un miembro de la familia


sobre otro. Este abuso incluye maltrato físico, psicológico o de cualquier otro tipo. Se considera
que existe violencia intrafamiliar en un hogar, si hay una actitud violenta repetitiva, no por un solo
hecho aislado.

ca víctima de violencia intrafamiliar es cualquier persona considerada cónyuge del agresor o que
haya convivido de alguna manera con él. Así, podría ser hacia un conviviente actual o ex pareja,
entre padres de un hijo común, o hacia un pariente consanguíneo hasta el tercer grado. Además,
es importante destacar que dentro de la violencia intrafamiliar están considerados el maltrato
infantil, la violencia hacia el adulto mayor, hacia minusválidos y entre cónyuges. En este último tipo
de maltrato el más común es de parte de los hombres hacia las mujeres; sin embargo, existen
también algunos casos de violencia de mujeres hacia hombres.

cos tipos de actos considerados como parte de la violencia intrafamiliar son golpes o incidentes
graves, insultos, manejo económico, amenazas, chantajes, control de actividades, abuso sexual,
aislamiento, prohibición de trabajar fuera de casa, abandono afectivo, humillación y no respeto de
opiniones. Todos estos tipos de maltratos se pueden clasificar en à , si se atenta contra el
cuerpo de la otra persona; , si existe el intento de causar miedo, la intimidación o
cualquier tipo de insulto, descalificación o intento de control; 
, si hay un acto sexual
impuesto o en contra de la voluntad de la víctima; y   , si no se cubren las necesidades
básicas de la persona.

Se considera que si en una pareja o familia, con menos de cinco años de convivencia, han habido
al menos 3 ocasiones de agresión, esa pareja o familia puede estar viviendo violencia
intrafamiliar. Como una manera de reconocer si una persona es violenta, se debe identificar si la
persona no es capaz de controlarse en una situación de diferencias de opinión. Si la persona
reacciona con gritos o golpes para defender su postura, entonces se puede hablar de un agresor.

cos factores que se consideran como causas de que una persona sea violenta, se asocian
principalmente al aspecto sicológico y al social. El agresor, generalmente no tiene capacidad de
autocontrol y actúa impulsivamente. co anterior puede deberse a experiencias infantiles de
violencia que dejaron secuelas en el individuo; también existe la posibilidad de que sea causa de la
presión social y el estrés. cos asuntos económicos también pueden se una causa importante de
tensión que genera violencia. Una teoría afirma que cuando algunos hombres no son capaces de
generar suficientes ingresos para mantener a su familia, surge en ellos una actitud violenta para
demostrar hombría de esa manera, no habiendo podido hacerlo de la otra. Otra teoría también
expone que mientras más equilibrado sea el poder del hombre y de la mujer en la familia, o el nivel
de preparación de ambos, hay menos riesgos de violencia intrafamiliar.

Otros factores incluyen el uso excesivo del alcohol, enfermedades mentales, autoritarismo y otros.

Tanto el hombre como la mujer son responsables de violencia intrafamiliar. Mientras el hombre es
más propenso a maltratar físicamente, la mujer lo hace sicológicamente. De todas maneras, el
porcentaje es mucho mayor de parte de los hombres.

co importante de todo es saber actuar, dado que en todos los países existen leyes que protegen al
maltratado y castigan al agresor y es importante que las personas pidan ayuda antes de que la
violencia pueda llevar a la muerte
http://www.scribd.com/doc/502744/Violencia-intrafamiliar

http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/ledf/garcia_s_mk/capitulo1.pdf

http://sala.clacso.org.ar/gsdl/cgi-bin/library?e=d-000-00---0cde--00-0-0--0prompt-10---4------0-1l--
1-es-Zz-1---20-about---00031-001-0-0utfZz-8-
00&a=d&c=cde&cl=CL1.1&d=HASH0147046090c567d022dad57e.1