Está en la página 1de 24
Órgano de difusión científica del Departamento de Medicina Familiar E DITORIAL C ASO CLÍNICO 08-15-3

Órgano de difusión científica del Departamento de Medicina Familiar

difusión científica del Departamento de Medicina Familiar E DITORIAL C ASO CLÍNICO 08-15-3 R EVISIÓN TÉCNICA

EDITORIAL

CASO CLÍNICO 08-15-3

REVISIÓN TÉCNICA DEL CASO CLÍNICO 08-15-3

ARTÍCULO DE REVISIÓN

IDENTIFIQUE EL CASO A TRAVÉS DE LA IMAGEN

ABORDAJE CLÍNICO

ARCHIVOS DE LA RADIOTECA

TERAPÉUTICA

FARMACOLÓGICA

69

ERRORES EN LA PRÁCTICA MÉDICA

Gómez Clavelina Francisco J

70

PAREJA INTELECTUALEN ETAPA DE EMBARAZO

García Vite Angelina

74

PAREJA INTELECTUALEN ETAPA DE EMBARAZO

Quiróz Pérez José R. y cols.

76

LA IMPORTANCIA DE REPORTAR Y ANALIZAR LOS ERRORES MÉDICOS

Campos Castolo Mahuina

78

Gómez Clavelina Francisco J y col.

79

PACIENTE CON PALIDEZ Y HEMORRAGIA

Gracia Ramírez Ángel

81

ENFISEMA PULMONAR Y SU RELACIÓN CON EPOC: RADIOLOGÍA

Santín García Guillermo

84

ANTIPRURIGINOSOS

Membrillo Luna Apolinar

Aten. Fam. Vol. 15(3) mayo - junio, 2008

ISSN 1405-8871 http://www.facmed.unam.mx Registrada en:

LATINDEX, http://www.latindex.org PERIÓDICA, http://www.dgbiblio.unam.mx/directorio.html IRESIE, http://www.iisue.unam.mx/iresie

ATEN FAM 2008;15(3)

FACULTAD DE MEDICINA

Dr. Enrique Luis Graue Wiechers Director

Dra. Rosalinda Guevara Guzmán Secretaria General

Dr. Pelayo Vilar Puig Jefe de la División de Estudios de Posgrado

Dr. Melchor Sánchez Mendiola Secretario de Educación Médica

Dr. Juan José Mazón Ramírez Secretario de Enseñanza Clínica, Internado y Servicio Social

Dr. Luis Felipe Abreu Hernández Srio. de Planeación y Desarrollo Institucional

Dr. Ricardo Valdivieso Calderón Secretario de Servicios Escolares

Lic. Raúl A. Aguilar Tamayo Secretario de Servicios Escolares

Dra. Irene Durante Montiel Secretaria del H. Consejo Técnico

C.P. Francisco Cruz Ugarte Secretario Administrativo

Dr. Miguel Ángel Fernández Ortega Jefe del Departamento de Medicina Familiar

Lic. Graciela Zuñiga González Coordinadora Administrativa División de Estudios de Posgrado

ATENCIÓN FAMILIAR

Editor Dr. Juan José Mazón Ramírez

Editor Ejecutivo Dr. Miguel Ángel Fernández Ortega

Editores Asociados Dr. Francisco Javier Gómez Clavelina Dr. Arnulfo Irigoyen Coria Dr. José Rubén Quiroz Pérez

Comité Editorial Dr. Pablo Bonal Pitz (España) Dr. Víctor Chávez Aguilar Dr. Javier Domínguez del Olmo Dra. Lilia González Fernández (Cuba) Dra. Celia J. Pérez Fernández

Coordinación Editorial Lic. Lilia A. Arévalo Ramírez

Asistente Editorial Lic. Karina Ma. Aguilar Lelo de Larrea

Diseño DG. David Cortés Álvarez

 

Atención Familiar se distribuye bajo suscripción anual. Favor de enviar su suscripción al departamento de Medicina Familiar, Facultad de Medicina, apartado postal 70-422, Ciudad Universitaria, 04511 México, D.F. Informes al teléfono (01 55) 56220068

Llenar a máquina

Sí deseo recibir Atención Familiar

 

Nombre

Calle y Col CP

 

Ciudad

Estado

Tel

Fax

E-mail

Especialidad

Anexo:

Efectivo

Giro postal a nombre de: UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Cooperación:

$ 200.00

Extranjeros

$25.00 US DL

Fecha de expedición

/

/

Renovación

Para llenado interno:

 

Periodo de suscripción: del Folio:

No. de recibo:

al

No. de giro:

 

2

 

Atención Familiar vol 15, no. 3, mayo-junio de 2008 issn 1405-8871

Publicación bimestral del departamento de Medicina Familiar, Facultad de Medicina, UNAM, circuito interior s/n, Ciudad Universitaria, delegación Coyoacán, 04511, México, D.F.

Editor responsable:

Dr. Juan José Mazón Ramírez.

Número de certicado de reserva de

derechos al uso exclusivo del título:

04-2002-061717431700-102.

Certicado de licitud de título:

11938;

Certicado de licitud de contenido:

8342.

Se distribuye entre las Instituciones del Sector Salud y Educativas; y los médicos familiares de la República Mexicana.

Tiraje 3,500 ejemplares. Impreso por Equipo Grá co, S.A. de C.V. Ixcateopan 102-101 Col. Letrán Valle Delegación Benito Juárez C.P. 03650, México, D.F.

Para consultarse en internet:

www.facmed.unam.mx

Cualquier comentario o información se agradecerá a:

arevalor@servidor.unam.mx

Las opiniones expresadas en los artículos rmados, que se publican en Atención Familiar, son responsabilidad de sus autores.

Los artículos contenidos en esta publicación pueden reproducirse citando la fuente.

“El Comité Editorial se reserva el derecho de realizar las adecuaciones pertinentes a los artículos.”

ATEN FAM 2008;15(3)

EDITORIAL

Errores en la práctica médica

Gómez Clavelina Francisco J

Con mayor frecuencia se identica el temor de los profesionales de la salud ante la posibilidad de ser objeto de una demanda civil o judi- cial por parte de las personas a quienes han otorgado algún servicio profesional. Esta situación ha favorecido, además, la proliferación de despachos de abogados que ofrecen hacerse cargo de cualquiera de las situaciones: de iniciar un proceso legal contra un médico o por el contrario, defender al médico de las demandas. Las causas de demandas pueden ser muy diversas, entre ellas, aparece como agente causal, el error médico. La práctica de la Medicina lleva implícita la posibilidad de pro- vocar daños, aun en las mejores circunstancias y con los mayores cuidados. Se ha considerado que el principio de no hacer daño es fundamental en la práctica médica, sin embargo, este principio puede conducir a la omisión del acto médico. La inocuidad puede ser un peligroso fundamento del surgimiento de remedios inofensivos pero inecaces, que bajo la premisa “si no hace bien, tampoco hace mal” han respaldado en muchas ocasiones diversos tratamientos bajo el título de medicinas alternativas. La sociedad espera que el médico actúe como un cientíco infa- lible que además posea y aplique cualidades como el humanitarismo, la empatía, la benevolencia y todo aquello que propicie una actuación profesional impecable. Pero queda claro que el médico es humano y que al igual que sus pacientes, su actividad se ve inuenciada por su personalidad, valores, sentimientos, temores, deseos, etc. El médico con frecuencia es abrumado por el trabajo y en muchas ocasiones se ve obligado a desarrollar sus actividades con cansancio físico o mental que pueden propiciar distracciones o descuidos. Los errores médicos han sido considerados como una pers- pectiva más para desarrollar estudios que permitan identi car su frecuencia, sin embargo, la verdadera incidencia de este problema ha sido muy difícil de evaluar. 1 Es fácil suponer que en general los errores médicos tiendan a ser ocultados por los propios médicos o sus colegas, no solo por defender su prestigio profesional, sino por proteger la autoestima y conanza del médico y porque existe el riesgo de aumentar las demandas y reclamaciones que no siempre son de buena fe. 2 Una evidente prueba del ocultamiento de los errores ha sido el fracaso de la farmacovigilancia en muchos países. Cuando alguna persona percibe efectos adversos atribuibles a algún medicamento, en lugar de consultar con su médico y que éste reporte el problema a las instancias sanitarias, el paciente cambia de médico y como con- secuencia se pierde la oportunidad de considerar un adecuado control del suceso. El estudio de los errores médicos se ha ampliado conside- rablemente, se han clasicado bajo diversas perspectivas y se han identicado incluso como indicadores de la calidad de atención que

se otorga en las instituciones de salud. Los médicos nos encontramos ante un reto meto- dológico para su estudio y manejo, que requiere de un enfoque que haga a un lado el propósito morboso de poner en evidencia a los médicos, para buscar la evaluación del impacto de los programas de reducción de riesgos y el estudio de los factores humanos y organizacionales que inciden cuantitativa y cualitativamente en el desempeño y competencia profesional.

Referencias

1. Wu AW. Handling hospital errors. Is disclosure the best defense? Ann Intern Med 1999;131:970-972.

2. Lifshitz GA. Los errores médicos. Seminario El Ejer- cicio Actual de la Medicina. Consultado el 11 de marzo de 2004. 10 pantallas. Disponible en URL: http://www.

facmed.unam.mx/eventos/seam2k1/2004/ponen-

cia_may_2k4.htm

Editor asociado

Correspondencia: Gómez Clavelina Francisco J

igc@servidor.unam.mx

Aten Fam 2008;15(3):69.

69
69

CASO CLÍNICO 08-15-3

ATEN FAM 2008;15(3)

Pareja “intelectual” en etapa de embarazo

García Vite Angelina

Médico familiar.Adscrita a la clínica “Gustavo A. Madero”, ISSSTE

Correspondencia:

García Vite Angelina angyvite@gmail.com

Aten Fam 2008;15(3):70-73.

70
70

Ficha de identificación Nombre: V Domicilio: conocido

Fecha de inicio del estudio: septiembre de 2005 a marzo de 2006 Fecha de presentación del estudio: 29 de mayo de 2006 Número de sesiones con la familia: seis Religión: católica Integrantes de la familia: cuatro Nombre Edad Parentesco Escolaridad Ocupación Edo. Civil

Eliseo

35 años

Esposo

Licenciatura

Abogado

Casado

 

en Derecho

Beatriz

36 años

Esposa

Licenciatura

Empleada Casada

 

en Derecho

federal

Alan Ulises 6 años Hijo Preescolar Estudiante

Soltero

Evelyn

3 meses

Hija

Lactante

Soltera

Mariana

Motivo de consulta Control prenatal del segundo embarazo de Beatriz para lo cual tuvo varias consultas. Se captó el 18 de febrero de 2006 en el servicio de Ginecología y Obstetricia para la atención del parto por cesárea y a la semana se le otorgó consulta médica para el retiro de puntos, ahí se tuvo la oportunidad de interactuar con el esposo y otros familiares, así como con su hijo mayor y se continuó con la atención del puerperio.

Justificación Dentro de las indicaciones para el estudio de salud familiar están:

determinados estadios del ciclo evolutivo de la familia como matri- monio, embarazo y adolescencia. En el caso de Beatriz, se realiza el estudio para conocer la evolución de su embarazo y los eventos que pudieran ocurrir en ese proceso, como sería la crisis que representa con el nacimiento de un miembro de la familia.

Antecedentes familiares de importancia: biológicos, psicológicos y sociales Hereditarios. Beatriz: padre con hipertensión de larga evolución, en tratamiento. Madre cardiópata y con arteriosclerosis. Hermana mayor con epilepsia controlada farmacológicamente, así como un hermano con antecedente de poliomielitis al parecer sin secuelas aparentes. Eliseo: padre nado con antecedente de insuciencia renal cróni- ca, y madre nada con antecedente de diabetes y complicaciones de la misma. Eliseo con antecedente de reconstrucción del cuarto dedo de

la mano izquierda a los cinco años, debido

a un accidente; así como tabaquismo desde

los 18 años. Enfermedades agudas y crónicas. Eliseo tiene obesidad, mide 1.73 m pesa 98.5 k, IMC=32.9. Alan Ulises cuenta con antecedente de rinitis alérgica controlada por médico con vacunas durante algún tiempo. Defunciones. Dentro de las pérdidas está la de los padres de Eliseo. a Cuando la pareja se conoció ya habían fallecido, por lo que siempre han contado con el apoyo de los padres de Beatriz y este suceso no ha hecho mella en los planes de matrimonio y su crecimiento como pareja. Actividades médico-preventivas rea- lizadas. Presentan hábitos higiénicos y die- téticos adecuados en calidad y cantidad, así como esquema de inmunizaciones completo de acuerdo con la edad de todos los miem- bros de la familia, la cartilla de vacunación de Alan Ulises se encuentra actualizada, se realiza control odontológico cada seis meses. Evelyn Mariana cuenta con las vacunas del nacimiento (BCG y Sabin) y la primera dosis de pentavalente. Historia de la familia. Beatriz y Eli- seo se conocieron en la universidad, fueron presentados por unos amigos en común; Beatriz reere que al inicio no sintió atrac- ción por él y que incluso no le caía bien, sin embargo, después de tratarlo durante seis

meses, ella acepta ser su novia. c Su noviazgo ch tuvo una duración de cinco años hasta que toman la decisión en conjunto de contraer matrimonio. Fase de matrimonio. Ambos comentan que tenían muchos planes en común y pro- yectos por realizar juntos, por lo que toman

Eliseo la pide en

la decisión de casarse,

matrimonio y el padre de Beatriz no se opone

a ello, ya que reere que su hija ha valorado

b

d

ATEN FAM 2008;15(3)

muchas cosas antes de tomar dicha decisión y

él la respeta. e Contraen matrimonio f en 1997

por el civil y la iglesia, en sociedad conyugal por bienes mancomunados. g Fase de expansión. Al principio viven en una casa propia adquirida por los dos, h en

la que conviven alrededor de tres años, pos-

teriormente, con la llegada de su primer hijo, viven en casa de los padres de Beatriz, así ellos pueden ayudarlos a cuidar al niño. j El primer embarazo fue normoevolutivo, con control prenatal adecuado, por ultrasonido

le diagnostican presentación pélvica, que no

se corrige hasta el nal del mismo, aunado

a ausencia de trabajo de parto, por lo que

culmina en parto por cesárea, sin incidentes

ni accidentes, obteniendo a un bebé del sexo

masculino de 2900 g, APGAR 8/9, vivo y sano, egresa el binomio de manera conjunta. Beatriz ha continuado con su trabajo, sin ser inconveniente para Eliseo, k ambos llevan al niño a la escuela y la madre de Beatriz lo recoge a la salida, por la tarde el niño está a cargo de Eliseo unas horas

y después llega Beatriz. En este segundo

embarazo, ambos hablaron de la posibilidad de tener otro hijo, lo acordaron y lo planea- ron, por lo que fue bien recibido, de igual manera, acude a control prenatal regular, sin complicaciones, llegó a término, parto por cesárea. Nació una niña de 3740 g, talla 51.5 cm, perímetro cefálico 35 cm, perímetro

i

torácico 35 cm, perímetro abdominal 33 cm, pie 8 cm, temperatura 36.8°C, APGAR 8/9/9, grupo B (+), tamiz 044246. En la misma operación se realizó oclusión tuba- ria bilateral, por acuerdo de los dos, ya que consideran que por la edad de Beatriz (36

años) y por la necesidad de procedimientos

quirúrgicos (cesáreas) un siguiente embarazo conllevaría más riesgos. Fase de dispersión. Alan Ulises entra a preescolar a los cuatro años, Beatriz re ere que no fue ningún problema, ya que Alan mostró gran interés en ir a la escuela y no representó di cultad para la pareja ya que cada uno de los padres podía convivir con él por las tardes y lo ayudan en las tareas. Crisis familiares. Crisis normativas:

matrimonio, embarazo, nacimiento de los hijos, entrada de los hijos a la escuela. Al parecer esta familia ha logrado su- perar las crisis normativas, la adaptación de pareja al matrimonio fue buena, ayudados en un tiempo por los padres de Beatriz. El nacimiento de los hijos ha sido bien acep- tado por ambos, fácil adaptación cuando entró Alan Ulises a la escuela. Actualmente han recibido bien a Evelyn Mariana, incluso Alan Ulises, desde el embarazo comentaba que quería “una hermanita” con quien jugar, y ahora que ya nació se muestra contento,

Estructura familiar Genograma

quiere cargarla, besarla y estar con ella el mayor tiempo posible. Crisis no normativas: hasta el momen- to no se han presentado. l Tipología familiar Con base en su composición: nuclear. Con base en su demografía: urbana. Con base en su desarrollo: moderna. Con base en funcionalidad: funcional. m Con base en su dinámica: n integrada. Con base en sus límites: claros. ñ Con base en su ocupación: profesional. Con base en su nivel socioeconómico: nivel medio. Etapa actual del ciclo vital familiar. De acuerdo con el ciclo vital de Geyman se encuentra en etapa de dispersión, porque Alan Ulises ya entró a la escuela. De acuerdo con el ciclo vital de Duvall se encuentra en etapa IV, que corresponde a una familia con hijos escolares. De acuerdo con Medalie se encuentra en etapa III que corresponde al nacimiento del primer hijo. Funciones familiares básicas. Socia- lización. o Se cumple tanto a nivel individual como grupal. Eliseo realiza salidas con su grupo de trabajo, con sus pares y jefes, comi- das y salidas esporádicas, así como conviven- cia con su familia de origen (hermanos). p Beatriz interactúa con compañeros(as) de trabajo, así como con sus padres y hermanos. Alan Ulises convive con su grupo de la escuela, y

Margarito Adela Fabián María ? 64 Unión libre Insuficiencia ? Diabetes Primaria 62 Primaria 1966
Margarito
Adela
Fabián
María
?
64 Unión libre
Insuficiencia
? Diabetes
Primaria
62
Primaria
1966
renal crónica
Hipertensión
Cardiopatía
Matrimonio
1955
Arteriosclereosis
1970
50 46
42
38
36
40
38
34
33
32
31
29
26
20
Carmen
Mariano
Verónica
Octavio
Luz
Olga
Armando
Susana
Arturo
Daniel
Alfredo
Gustavo
Ma. Félix
Leticia
Técnica
Prepara-
Comer-
Comer-
Comer-
Licencia-
Ingenieria
Licencia-
Preparatoria
Licencia-
Licencia-
Licencia-
Licencia-
Preparatoria
Sana
toria
ciante
ciante
ciante
tura
Empleado
tura
Comerciante
tura
tura
tura
tura
Sana
Sano
Sana
Sano
Empleada
Empleada
Sano
Empleada
Poliomelitis
Contador
Empleado
Comerciante
Sana
Sana
Epilepsia
Sana
Sano
Sano
Sano
Eliseo
Beatríz
Licenciatura
35
36 Licenciatura
Abogado
Empleada
Tabaquismo
federal
1997
Sana
Alan Ulises
Evelyn Mariana
Estudiante
3 Lactante
6
Preescolar
meses
Sana
Sano
71

ATEN FAM 2008;15(3)

72
72

mantiene buenas relaciones de amistad con sus compañeros. Por ahora Evelyn Mariana permanece

la mayoría del tiempo con sus padres, sobre

todo con Beatriz. Todos como familia tienen encuentros importantes durante las comidas

y salidas a parques o lugares recreativos que

por en momento se han espaciado por la llegada de la niña, sin embargo, esto no es una di cultad para ellos, ya que saben que será temporal. Cuidado. Se cumple. Eliseo y Beatriz

adquirieron una casa propia donde vivieron

al inicio de su matrimonio, cuentan con todos

los servicios intra y extradomiciliarios, ambos aportan al gasto familiar y reparten el ingreso

para los gastos de la casa y ahorro familiar. q Así mismo, procuran comprar lo indispen- sable para el hogar. La recreación, calzado

y vestido para todos siempre se cumple.

Durante el puerperio la familia permaneció en casa de los padres de Beatriz, para que la ayudaran con el cuidado inicial de la niña, al término del puerperio regresaron a su casa, donde ella se hace cargo del cuidado general de Evelyn Mariana, la despensa necesaria y los alimentos; Eliseo se dedica a trabajar por la mañana, y en la tarde cuida al niño y lo ayuda con sus tareas. Afecto. Se cumple. Eliseo se muestra siempre interesado en Beatriz y en ayudarla con las labores de la casa y el cuidado de los niños; abraza y besa a sus hijos. Beatriz se muestra satisfecha por poder combinar su trabajo con las labores del hogar y el cuidado

de sus hijos, muestra gran interés en sus dos hijos y en enseñarle a Alan Ulises cómo demostrarle su cariño a Evelyn Mariana.

Alan Ulises quiere a sus padres, los abraza y los besa, muestra interés en quedarse junto

a ellos, así como en demostrarle su cariño a Evelyn Mariana. Reproducción. Se ha cumplido. Eliseo

y Beatriz han procreado dos hijos, fueron

planeados, deseados y hasta el momento queridos. Ha sido decisión de ambos la oclu- sión tubaria bilateral de Beatriz para poder asegurar su salud y un mejor desarrollo de la familia como tal. r Estatus. s Se cumple. Se encuentran casados civil y religiosamente. Eliseo posee un empleo estable, con más de 10 años de antigüedad y sueldo que cubre sus necesi- dades básicas. Beatriz es empleada, ejerce

su profesión y dispone de tiempo para su familia. No dependen económicamente de las familias de origen. Poseen una casa y un automóvil. Han presentado buenas relacio- nes con los vecinos, han vivido en el mismo lugar todo su matrimonio. Estudio de la interacción familiar. t El subsistema conyugal cumple sus funcio- nes básicas y asumen su rol. En el subsistema parental, ambos se han mostrado exibles con su hijo Alan Ulises, siempre han marcado límites y reglas, que ahora se cumplen. En el subsistema fraterno existen límites exibles, hay una buena interacción entre hermanos, de acuerdo con la etapa de cada uno, ya que por ahora Evelyn Mariana es una lactante que sólo puede recibir las muestras de afecto y cariño de su hermano, Alan Ulises está aprendiendo a relacionarse con ella de acuerdo con su edad.

Ámbito social Ingreso económico familiar y su distri- bución. El ingreso total de Eliseo es de aproximadamente $11 000.00 quincenales, de los cuales 60-70% es para gastos de la casa y necesidades básicas, 20% para el ahorro en el banco y 10% más disponible para recreación y necesidades inesperadas. El ingreso total de Beatriz es de aproxi- madamente $15 000.00 quincenales, de los cuales 60-70% es para gastos de la casa y necesidades básicas, 20% para el ahorro en el banco y 10% más disponible para recreación

y necesidades inesperadas. u Aspectos laborales. Beatriz es empleada federal, trabaja un turno por la mañana, ejer- ce como abogada, con buenas relaciones de trabajo. Eliseo se desempeña como licencia- do en un bufete, desde hace más de 10 años, mantiene buenas relaciones de trabajo. v Vivienda. Viven en casa propia, de ladrillo y concreto, con tres recámaras, sala, comedor, baño y cocina, con todos los servicios intra y extradomiciliarios. No presentan datos de hacinamiento ni promis- cuidad, mantienen buenos hábitos higiénicos

y dietéticos. Alimentación. w Beatriz y Eliseo desayu- nan juntos algo ligero por la mañana, a Alan Ulises le dan un vaso de leche y cereal, los tres realizan su comida al llegar a casa y lo hacen de manera conjunta. Evelyn Mariana, por ahora, se mantiene en lactancia materna.

Recreación. Reeren salidas frecuentes en conjunto, como familia, la convivencia es buena, incluso con la familia de Beatriz que es a la que más frecuentan. Adicciones. Eliseo tiene tabaquismo desde los 18 años a razón de cinco cigarros al día, índice tabáquico de 4; alcoholismo esporádico, social, sin llegar a la embriaguez en ambos cónyuges. x Utilización de servicios de salud y sociales. Esta familia cuenta con atención institucionalizada, Eliseo acude esporá- dicamente por resfriados u otras causas. Beatriz ha acudido a su clínica para control prenatal y en su momento al hospital para la atención nal del mismo. A Medicina Preventiva para aplicación de vacunas y se- guimiento en control de embarazo, toma de detección oportuna de cáncer cervicouterino y de mama, actualización de cartilla de vacu- nación de Alan Ulises y cartilla de la mujer para Beatriz. Evelyn Mariana nació en medio hospitalario, donde recibió sus primeras atenciones, ya ha sido llevada a la Clínica de Medicina Familiar a Consulta Externa para iniciar su control de niño sano, así como a Medicina Preventiva para la aplicación de sus primeras inmunizaciones. Participación comunitaria. Son cató- licos, acuden cada domingo a la iglesia de su colonia, no participan activamente en algún otro grupo religioso. En su colonia existe algo llamado patrulla vecinal, a la que pertenece Eliseo, se ponen de acuerdo para evitar los eventos delictivos en la colonia y cuando se necesita están en comunicación para tomar acciones en tal causa.

Factores de riesgo y protección para la salud familiar Beatriz. Antecedentes de hipertensión y cardiopatía de ambos padres, por lo que se orienta sobre factores de riesgo, su peso, die- ta y ejercicio para evitar la aparición de esta entidad en ella. Hermana con diagnóstico de epilepsia, se explica la enfermedad y las pocas posibilidades de la aparición de ésta si no hay factor genético. Eliseo. Cuenta con carga genética de diabetes e insuciencia renal. Se le explica la importancia de alcanzar su peso ideal y evitar la obesidad, así como una dieta baja en carbohidratos, se les recomienda el ejercicio en familia. Se le invita a la clínica de tabaquis-

ATEN FAM 2008;15(3)

mo del hospital, sin embargo, reere que no tiene tiempo para acudir

a sesiones pero que intentará hacerlo por su cuenta. Además, se le

comenta que por la rinitis alérgica de Alan Ulises no es recomendable que fume dentro de la casa, así como por Evelyn Mariana. y Alan Ulises. Se insiste en una dieta sana y la realización de ejer- cicio desde temprana edad para que Alan Ulises logre una infancia

y adolescencia sana. Se orienta sobre la rinitis alérgica y las medidas higiénico dietéticas en casa para mantenerlo asintomático. Evelyn Mariana. Se orienta sobre lactancia materna y su im- portancia en el crecimiento y desarrollo de la niña, también sobre

ablactación para evitar factores de riesgo en ella en cuanto a alergias

y otras entidades.

Diagnóstico integral z Eliseo. Tabaquismo y obesidad exógena. Beatriz. Posoperada de ce- sárea y oclusión tubaria bilateral, se encuentra lactando. Alan Ulises. Escolar masculino eutró co con rinitis alérgica. Evelyn Mariana. Lactante femenino eutróco, sana.

Pronóstico a*

A lo largo de la evolución de esta familia han mostrado exibilidad y

adaptabilidad que les han permitido sobrepasar las crisis normativas que han presentado. Se encuentran en una etapa importante, ya que

la llegada del primer hijo fue hace seis años y, en este momento llega

un segundo miembro de la familia; han estado viviendo en la casa

de los padres de Beatriz, con lo que se les ha facilitado el cuidado de los niños y la adaptación al cambio. b* Al mudarse de nueva cuenta

a su casa habrá cambios, como la entrada de Beatriz al trabajo nue-

vamente y la adaptación a los horarios para atender a ambos niños mientras trabaja. Cuentan con la madre de Beatriz para el cuidado de la niña y con la disposición de Eliseo para cuidar a ambos niños mientras llega Beatriz de trabajar, al parecer sus recursos han sido y serán sucientes.

Plan de manejo integral c* Manejo en dieta y ejercicio para Eliseo y Beatriz, así como sus citas regulares a la clínica para detectar a tiempo factores de riesgo y co- rregirlos. De la misma manera, en cada consulta será necesario seguir sensibilizando a Eliseo sobre el abandono del hábito tabáquico, tanto por su salud, como por el bienestar de sus hijos. Se insiste con Beatriz en la importancia de la lactancia materna y la manera de conjuntar el cariño por Alan Ulises para que éste no se sienta desplazado por la presencia de la nueva integrante de la familia. ch* Se sugieren actividades recreativas y artísticas fuera de la escuela para Alan Ulises, así como

la interacción con ambos padres para estar presentes en actividades

escolares tanto en casa como en la escuela. Se orienta sobre lactancia materna y ablactación para el seguimiento de la niña, y control del niño sano, con lo que tendrán citas mensuales o trimestrales conforme vaya el crecimiento y desarrollo de la niña.

Evolución, seguimiento e impacto de la interacción del equipo de salud-familia (mínimo 6 meses o 10 sesiones) d* La primera sesión se concentró en explorar el tipo de apoyo con el que contaba Beatriz en casa, debido al control prenatal y el periodo

intergenésico que presentaba, con lo que se evidenció un gran apoyo por parte de su familia de origen y de Eliseo. En la siguiente sesión se realizó genograma de tres generaciones que cambió con el transcurso de los meses, evidenciando la llegada del nuevo miembro de la familia. En las siguientes sesiones se dio paso a otros temas, sobre los factores de riesgo de Eliseo y de Beatriz, así como el tabaquismo de Eliseo y su obesidad. En total, fueron seis sesiones encaminadas a efecto de este diagnóstico de salud, en un periodo de seis meses.

Bibliografía

1. Examen de Certicación en Medicina Familiar. Consejo Mexicano de Certicación en Medicina Familiar, A.C. Guía de Estudios. México. 2003-2004;12-15.

2. Irigoyen CA. Fundamentos de Medicina Familiar. 7ª ed. México. Medicina Familiar Mexicana. 2000;27-130.

3. Irigoyen CA. Diagnóstico Familiar. Lineamientos y perspectivas a través de un

análisis histórico clínico de la familia de Carlos IV. 7ª ed. México. Medicina Familiar Mexicana. 2000;1-30.

4. Irigoyen CA, Morales LH. MOSAMEF. 1ª ed. México. Medicina Familiar Mexicana.

2000.

73
73

REVISIÓN TÉCNICA DEL CASO CLÍNICO 08-15-3

ATEN FAM 2008;15(3)

Pareja “intelectual” en etapa de embarazo

Quiroz Pérez José R, Membrillo Luna Apolinar, Hernández Hernández Miguel Á

Coordinador de evaluación,

profesor de asignatura “ATC,Departamento de Medicina Familiar. Facultad de Medicina. Universidad Nacional Autó- noma de México, respecti- vamente.

Correspondencia:

Quiroz Pérez José R joserubenquiroz@usa.net

a

b

c

ch

d

e

f

g

h

i

Aten Fam 2008;15(3):74-75.

74
74

La pérdida de los padres son sucesos que causan un gran estrés y suelen tener un proceso de duelo difícil, que a veces dejan profundas huellas que pueden ser positivas o negativas para los individuos que las padecen, ¡que bueno que no le afectara a la pareja en su crecimiento y desarrollo! Pero no se aclara si afectó o no a Eliseo.

Es importante referir, en este caso, la participación del grupo familiar en el control del embarazo, vigilancia del crecimiento y desarrollo del niño, saneamiento para la vivienda y la higiene personal.

Es importante conocer el motivo que tuvo Beatriz para tomar esta decisión y cuáles eran sus expectativas en relación con el noviazgo, cuál fue la reacción de los padres de ella, fue crisis en la familia o no lo fue, sobre todo porque no hubo una atracción inicial.

No re ere cómo fue el noviazgo de esta pareja y cuál fue su nivel de comunicación, porqué la evolución del mismo es un poco mayor al promedio, tampoco menciona en qué momento se inició la vida sexual en esta pareja y quién lo propuso, o bien, si las rela- ciones sexuales se iniciaron después del matrimonio. También sería importante saber cuáles fueron los motivos y expectativas para realizar el matrimonio. En este caso es importante conocer estos datos al igual que otros porque parece ser una pareja muy racional, que no vivió o vive una relación pasional, que tiende a ser igualita- ria. El inicio de la intimidad de la pareja y de las relaciones sexuales suele ser un período que los hace muy cercanos, y que en el futuro les servirá para permanecer juntos y compartir.

Falta señalar esos planes en común, los convenios a los que llegaron, la satisfacción alcanzada, si se están cumpliendo sus expectativas in- dividuales, como pareja y como grupo. No hay comentarios respecto a los valores y reglas que regirán su vida en común no obstante que ambos son abogados.

El conocer cuáles nos daría una idea de cuál es la imagen que el padre de Beatriz tiene de ella y cuáles son los valores que se manejan en esa familia y porqué le tiene tanta conanza a su hija.

No se reeren características de esta etapa ni los eventos relevantes como la etapa de adaptación, toma de decisiones, proyectos, expec- tativas, vida sexual, etcétera.

Llama la atención esta característica, ya que los abogados reco- miendan a profesionales que se casen por bienes separados, para protección de sus bienes y del cónyuge.

Estos son los datos que faltaron en la etapa de matrimonio.

No menciona cuál fue la decisión o el motivo de esperar tres años para el embarazo y el nacimiento del primer hijo, cuáles fueron las expectativas antes y después del nacimiento del hijo.

j

k

l

m

n

ñ

o

p

q

Sería importante saber cómo se tomó la decisión de irse a vivir a la casa de los padres y si pusieron límites a esta con- vivencia, ya que puede tratarse de una familia muy exible o bien que Eliseo se sienta como un hijo más de la familia de Beatriz, para tratar de suplir la necesidad de pertenecer a una familia de origen, ya que él es huérfano.

Este es otro de los datos sobre acuerdos que ha tenido la pareja y no se menciona de qué forma afectó o no a la relación; en esta etapa no se menciona nada de la relación de los esposos.

No toma en cuenta la realización de la cesárea, el cambio de residencia, el que Eliseo viva con los suegros, etcétera.

No menciona en qué basó su diagnóstico de “funcional”.

La dinámica es parte de la funcionalidad familiar.

La estructura es parte de la funcionalidad familiar.

La tarea principal de la socialización es hacer individuos totalmente funcionales a la socie- dad, que compartan los valores, símbolos, mitos, ritos y comportamientos adecuados, además de individuos independientes- autónomos. La socialización no es con- vivencia, sino las funciones de la familia de proporcionar las reglas para vivir en sociedad, dar las pautas de conducta y enseñar a vivir en sociedad.

Este punto no se había mencionado en la historia familiar, y es por sí mismo una crisis que no se ha valorado, ya que duran- te todo el estudio Eliseo aparece solo.

Existe la duda de si esta conducta fue aprendida de la familia de Beatriz o fue producto de su propio proceso de maduración.

ATEN FAM 2008;15(3)

r No se habla de la sexualidad de la pareja, narrarlo es importante, ya que pareciera que todo es miel sobre hojuelas en la pareja, pero da

la impresión de que es una familia con mucha intelectualidad pero

poca manifestación de emociones, como si hubiera poca pasión.

s El estatus es la posición que guardan los individuos pertenecientes

a una familia dentro del funcionamiento general de la población,

tiene diferentes componentes, el nivel económico es uno de ellos y

quizá uno muy importante sea el prestigio que tengan los individuos

o su familia en el grupo social al que pertenecen.

t Este punto es tal vez uno de los más importantes del estudio, sin embargo, no menciona de acuerdo con quién se estudió la interac- ción familiar, ya que queda corta la descripción, sí es que aplicó la propuesta de S. Minuchin. Aquí pudo aplicar instrumentos para tal n, lo cual le habría dado sin dudar una visión diferente de la familia. Únicamente menciona que existen buenas relaciones en los subsistemas, y sin embargo no habla de sus estilos de comunicación, de roles, de tipo de liderazgo y tampoco con qué instrumento se valoró la funcionalidad familiar, por lo que el estudio puede quedar en mero reporte anecdótico, debido a que carece de elementos para considerar a la familia como “funcional” y al parecer una familia “sana”; faltaron elementos para el estudio de la dinámica o inte- racción familiar, lo cual es muy importante para el diagnóstico familiar y para tener un enfoque claro de lo que es la familia. Este punto no está bien desarrollado.

u El ingreso familiar es satisfactorio si lo comparamos con el de la mayoría de las familias en México, la distribución no queda muy clara, pero aquí lo importante es saber si el hecho de que Eliseo gane menos que su esposa le afecte o incomode, sus relaciones son en su mayoría igualitarias, no muestran algunas relaciones comple- mentarias, este tipo de relaciones cuando se hacen rígidas se vuelven muy competitivas y destructivas para la pareja.

v Es importante conocer si el trabajo de ella no afecta la buena re- lación con Eliseo, ya que de ser así podría generar una crisis. Falta describir antecedentes laborales de ambos y las incapacidades por las cesáreas.

w En este caso es importante describirla, ya que no concuerda lo escrito con la obesidad en Eliseo. Con los datos anotados hasta el momento surge la pregunta ¿Cuál es el rol que juega Beatriz en la casa, es proveedora o esposa-compañera?

x No describe el impacto en la salud-dinámica familiar.

y Es importante saber si el tabaquismo en Eliseo genera conicto en la familia o en él, y sobre todo cuál es la causa del tabaquismo, dado que es un hombre de vida solitaria podría tratarse de un tabaquismo por depresión.

z El diagnóstico integral no es tal, ya que no toma en cuenta las clasi caciones de la familia, de los ciclos de vida familiar y el “estudio de la interacción familiar”, el cual al no ser detallado no muestra alteraciones en la dinámica familiar, por lo que parece una familia funcional-sana. Este diagnóstico integral no sólo incluye el diagnóstico biológico, sino también el psicosocial, el cual no se describió no obstante considerar a la familia como tipológicamente funcional. No existen elementos para considerarla como funcional, es un relato de vida de la familia, ya que el estudio de la misma requiere de un mayor desarrollo, y en este caso no se puede hacer

diagnóstico si no se hace el estudio de la dinámica o interacción familiar, de lo que carece el estudio. a* Es muy difícil hacer un pronóstico si no se tiene un diagnóstico preciso, además no toma en cuenta las enfermedades de Eliseo, y queda parcializado a la mínima exploración de la dinámica fami- liar. b* Se encuentran en crisis tanto normativa como paranormativa. c* Queda parcializado al no tener una evaluación completa de la fa- milia, ya que solo toma en cuenta el modelo biológico del estudio de familia, no hay un plan de manejo psicosocial. ch* Esta sería una crisis normativa. d* Este punto se reere precisamente a la evolución y seguimiento de la familia posterior a un diagnóstico, no al relato de las entrevistas para la realización del estudio de salud familiar.

Se invita a todos nuestros lectores a participar con sus comentarios y análisis relacionados con el estudio de salud familiar publicado en este número.

Estos deberán ser enviados en un periodo no mayor de cuatro semanas ulteriores a esta publicación a:

arevalor@servidor.unam.mx

Los comentarios y análisis estarán sujetos a revisión y posible publicación como cartas al editor.

75
75

ARTÍCULO DE REVISIÓN

ATEN FAM 2008;15(3)

La importancia de reportar y analizar los errores médicos

76
76

Campos Castolo Mahuina

Subdirectora de Investiga- ción. Comisión Nacional de Arbitraje Médico

Correspondencia:

Campos Castolo Mahuina mahuina@conamed.gob.mx

Aten Fam 2008;15(3):76-77.

Los errores en la atención médica han ocurrido desde tiempos remotos, como lo demuestran las sanciones previstas en el Código de Hammurabi (1692 a C): “Si un médico vacía un absceso del ojo y causa al paciente la pérdida del mismo, sus manos serán amputadas”. Por supuesto que hoy las consideramos excesivas, especialmente porque ningún médico -en su sano juicio,

al menos- le produce un daño a un paciente

de manera intencional. 1 El estudio publicado por el Instituto de Medicina de Estados Unidos (IOM) en 1999, titulado es “Errar es humano”,

puso en evidencia la necesidad de hablar abiertamente sobre este tema, pues sus alarmantes resultados revolucionaron al mundo al afirmar que el error médico re- presentaba un problema epidemiológico, con una frecuencia de entre 44 000 y 98 000 fallecimientos de pacientes cada año (aproximadamente 270 pacientes por día)

y consecuencias negativas en cerca de 1

de cada 10 pacientes hospitalizados, como resultado de errores médicos; según estos cálculos, el error médico alcanzaba el oc- tavo lugar entre las principales causas de mortalidad en la Unión Americana. 2 Este suceso vino acompañado de una escalada de litigios contra los médicos, un incremento en los costos de los seguros de responsabilidad profesional y el retiro de un gran número de médicos alarmados, pre- dominantemente especialistas en Obstetricia, Neurocirugía y Ortopedia -las especialida- des médicas más afectadas- a tal grado que hubo una crisis de acceso y liquidez en los servicios de salud. La llamada “industria del litigio” se calculó en cerca de 29 billo- nes de dólares. 3 En mayo de 2002, la 57ª Asamblea Mundial de la Salud enfocó su atención

en el problema de los errores médicos, por lo que en la resolu- ción WHA55.18, instó a los Estados miembros a realizar acciones tendentes a mejorar la calidad de la atención médica y procurar la seguridad del paciente con un enfoque científico de manejo de riesgos. 4 Así surgió la Alianza Mundial por la Seguridad del Paciente, que fue oficialmente lanzada por la Organización Mun- dial de la Salud (OMS) el 27 de octubre de 2004, con el objetivo de “aportar beneficios significativos a los pacientes de los países ricos y pobres, desarrollados y en desarrollo, de todos los rincones del mundo”. Sir Liam Donaldson, ministro de Salud del Reino Unido y presidente de la Alianza dijo durante la presentación:

“Errar es humano. Ocultar los errores y no aprender de ellos no tiene perdón”. 5 Las definiciones más importantes en este enfoque se anotan en el Cuadro I. 6 Las palabras de Donaldson encierran un gran compromiso para todos los médicos en los diversos campos: clínico, docente, de la investigación, de la administración, de la legislación, porque aún cuando las instituciones de salud han desarrollado importan- tes esfuerzos para mejorar la calidad de la atención médica que se brinda en nuestro país, los errores médicos son un problema inherente a la incertidumbre que representa para un médico, cada paciente nuevo que atiende, que habitualmente involucra, más que errores personales o negligencia, el no haber elegido el mejor criterio ante una situación en la cual no hay una decisión correcta o incorrecta evidentes, especialmente en momentos críticos del proceso de atención. De acuerdo con los primeros estudios realizados al respec- to, la mayoría de los eventos adversos se relacionan con fallas de los sistemas de salud, es decir son consecuencia de una serie de deficiencias en diversos momentos del proceso de atención del paciente, que redundan en un evento adverso final. Por lo tanto, una acción de primordial relevancia es conocer cuáles son estos momentos críticos para proponer la manera de evitar que los pacientes sufran daños durante la atención médica. 7 El reconocimiento de este fenómeno y las acciones correc- tivas implantadas se reflejan en las estadísticas de la CONAMED: la proporción de casos con mala práctica que en 2001 era de 70%, en el presente año ha descendido a sólo 28%. Es necesario con- tinuar con la identificación de los factores que intervienen en la génesis del error, para abatirlos mediante un esfuerzo conjunto de los médicos, de las instituciones de salud y de la sociedad. La descripción de estas fallas por los profesionales que las observan

ATEN FAM 2008;15(3)

Cuadro I. De niciones relevantes en materia de seguridad del paciente 6

Término

Denición

Análisis de

Es un proceso de identicación de los factores causales o básicos, que son la razón fundamental de una variación en el desempeño. Las variaciones en el desempeño pueden (y frecuentemente lo hacen) producir resulta- dos adversos inexplicados o indeseados, lo que incluye la ocurrencia del riesgo de un evento centinela.

causas raíz

Calidad de

Es el grado en el cual los servicios sanitarios para individuos y pobla- ciones aumentan la probabilidad de resultados en salud deseados y son consistentes con el conocimiento profesional actual.

atención médica

Error

Es la falla para completar una acción tal como fue planeada o el uso de un plan equivocado para lograr un objetivo; la acumulación de errores lleva a accidentes. No todos los errores producen daño o lesión.

Error activo

Es aquel que ocurre generalmente en el punto de la interfase humana con las complejidades del sistema y cuyos efectos son sentidos casi inmediatamente.

Error latente

Es aquel que representa las fallas en el diseño, organización, entrenamiento o mantenimiento de los sistemas, que lleva a errores operativos y cuyos efectos típicamente se mantienen inactivos en el sistema por períodos prolongados.

Evento adverso

Lesión o complicación no intencional consecuencia del cuidado médico o todo aquel derivado del cuidado de la salud y no de la enfermedad misma del paciente. En los estudios epidemiológicos publicados sobre el tema se denen como signicativos sólo aquellos que producen prolongación de la estadía durante la internación, necesidad de re-internación, secuela transitoria o de nitiva o muerte.

y las viven cotidianamente permitirá conocer las circunstancias que derivaron en un error en la atención del enfermo. 8 La propuesta concreta de la Alianza es el proyecto llamado Reporting and Learning, que en español se conoce como “De la investigación a la acción”, el cual establece métodos auto- matizados de Reporte de Errores, para conocer las fallas de los sistemas de salud, que a menudo son causadas por debilidades organizacionales y falta de protocolización, conocidas como causas raíz, cuyas semejanzas y patrones pueden ser generalizados y corregidos en todos los sistemas de salud. Las características de estos sistemas de reporte de errores son:

anonimato, con dencialidad y no implicación de ninguna consecuencia a quienes estuvieron involucrados, por lo que no es necesario mencionar nombres de personas ni instituciones, sólo apegarse a la objetividad que el caso requiera. 9 De manera paralela se desarrolla una taxonomía para que todos los participantes hablen el mismo idioma y los resultados sean comparables. 10 La CONAMED estableció el sistema llamado “Reporte de error resultado del acto mé- dico”, que se encuentra disponible en la página web institucional: www.conamed.gob.mx, cuyos primeros resultados serán publicados próximamente. En palabras de la Alianza: “La divulgación es fundamental”. La información se uti- lizará para diseñar estrategias para mejorar la práctica de la Medicina, tales como emisión de recomendaciones y rediseño de métodos, procedimientos y protocolos de atención. Nuestros errores nos dejan más enseñanzas que nuestros aciertos, si sabemos reconocerlos, compartirlos y trabajar para prevenirlos.

Referencias

1. Ramírez-Ramírez A. El arbitraje médico en México:

expresión de una política pública que coadyuva a la disminución del conicto social. 2003;21-27.

2. Kohn LT, Corrigan JM, Donaldson MS. To err is human: building a safer health system. Washington. National Academic Press 2000.

3. Henley E. Malpractice crisis: causes of escalating

insurance premiums, and implications for you. J Fam Pract 2006;55(8):703-706.

4. OMS. Calidad de la atención: seguridad del paciente. 55ª Asamblea Médica Mundial, mayo 2002. (Acceso 26-02-2008). Disponible en URL: http://www.who.

int/gb/ebwha/pdf_les/WHA55/sa5513.pdf

5. OMS. Diez datos sobre seguridad del paciente. (Ac- ceso 27-02-08). Disponible en URL: http://www.

who.int/features/factles/patient_safety/pa-

tient_safety_facts/es/index.html

6. Instituto de Investigaciones Epidemiológicas, Aca- demia Nacional de Medicina (Argentina). Glosario de términos de seguridad del paciente y error en medicina. (Acceso 28-02-2008). Disponible en URL:

http://www.errorenmedicina.anm.edu.ar/glosario. asp

7. Ruelas-Barajas E, Sarabia-González O. Seguridad del paciente hospitalizado. Panamericana. México.

2008.

8. Tena-Tamayo C, Sánchez-González JM. Génesis del conicto médico-paciente. Rev SOMAIS 2005;1(1):13-

17.

9. WHO. Draft Guidelines for Adverse Event Repor-

ting and Learning Systems. (Acceso 28-02-2008). Disponible en URL: http://www.who.int/patients- afety/reporting_and_learning/en/.

10. WHO. The conceptual framework to the In- ternacional Classification for Patient Safety. (Acceso 28-02-2008).Disponible en URL: http://

www.who.int/patientsafety/The%20ICPS%20-

%20July%202007updated.pdf.

77
77

IDENTIFIQUE EL CASO A TRAVÉS DE LA IMAGEN

ATEN FAM 2008;15(3)

Sección a cargo de: Gómez Clavelina Francisco J, Hamui Sutton Alicia

Profesor, profesora del Departamento de Medicina Familiar, Facultad de Medici- na, Universidad Nacional Autónoma de México, res- pectivamente. Investigadora Nacional Nivel II.

Correspondencia:

Gómez Clavelina Francisco J igc@servidor.unam.mx Hamui Sutton Alicia lizhamui@gmail.com

Aten Fam 2008;15(3):78.

78
78

Paciente femenino de 38 años que presenta lesiones dérmicas intermitentes de ocho años de evolución.

dérmicas intermitentes de ocho años de evolución. Respuesta del diagnóstico de la imagen pasada Aten Fam

Respuesta del diagnóstico de la imagen pasada Aten Fam 2008;15(1):19. Artritis reumatoide.

Artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad in amatoria crónica ca- racterizada por la proliferación desenfrenada de tejido sinovial y una amplia variedad de comorbilidades sistémicas. Se estima una prevalencia mundial de 0.8%, con predominio de afectación sobre las mujeres en una proporción de 2:1. Sin tratamiento, se calcula que entre 20 y 30% de las personas con este padecimiento se encontrarán discapacitadas en un período no mayor de dos a tres años ulteriores al diagnóstico. Los factores genéticos y ambientales intervienen en forma decisiva en su patogénesis. Aunque los estudios de laboratorio e imagenología

pueden contribuir a la con rmación diag- nóstica, los signos y síntomas son caracterís- ticos y su reconocimiento es esencialmente clínico. Las complicaciones derivadas de este padecimiento pueden iniciar a los pocos meses de establecido el diagnóstico, por lo tanto, la identicación diagnóstica temprana y la referencia al reumatólogo contribuyen de manera importante al tratamiento. La atención médica de la artritis reumatoide incluye el uso de fármacos antirreumáticos modi cadores de la evolución y manifesta- ción de los signos y síntomas. Recientemente se ha iniciado el uso de fármacos como el leunomide, drogas inividoras del factor de necrosis tumoral y la anakinra. También son útiles los antiinamatorios no esteroideos ya sean solos o combinados. La artritis reumatoide es un pade- cimiento crónico que puede cursar con períodos de remisión. Los médicos deben estar alertas para diagnosticar y atender otros padecimientos concomitantes.

Bibliografía

1. Rind eisch JA, Muller D. Diagnosis and Mana- gement of Rheumatoid Arthritis. Am Fam Phys

2005;72(6):1037-1047.

2. American College of Rheumatology Subcommittee on Rheumatoid Arthritis Guidelines. Guidelines for the management of rheumatoid arthritis: 2002 update. Arthritis Rheum 2002;46:328-346.

ABORDAJE CLÍNICO

ATEN FAM 2008;15(3)

Paciente con palidez y hemorragia

Gracia Ramírez Ángel

Masculino de 38 años. Campesino. No tiene otros antecedentes de importancia. Acude a consulta por presentar astenia progresiva desde hace cuatro meses, que se ha acentuado, así como la disnea, mareos y palpitaciones. Re ere la aparición de equimosis espontá- nea en extremidades inferiores, además de sangrado ocasional por ambas fosas nasales y encías desde hace 15 días. FC 80X; FR 25X’; TA 120/80; Temp. 36.8º C. Paciente con buen estado general. Palidez

generalizada en piel y mucosas. Soplo holosistólico plurifocal que se modica con la maniobra de Valsalva. Abdomen blando y depresible, no hay hepatomegalia, esplenomegalia ni linfadenopatías; fondo de ojo normal. Huellas de sangrado en ambas narinas. Presencia de múltiples petequias, equimosis y hematomas distribuidos en todo el cuerpo, de predominio en extremidades inferiores. La citometría hemática reporta: eritrocitos 1,200.000/µl; Hb 5,8 g/dl; Hto 16%, VCM 84 ; CHCM 32 g/dl; leucocitos 2,800/µl (bandas 2%, segmentados 25%, eosinó los 2%, linfocitos 65%, monocitos 6%). Plaquetas 30,000/µl. Reticulocitos 15,000/µl. Aspirado de médula ósea: hipocelularidad muy intensa. Biopsia de hueso: hipocelularidad medular importante, el tejido hematopo- yético se encuentra sustituido por tejido graso. Al igual que en el aspirado no se aprecian alteraciones morfológicas. Preguntas

1. El diagnóstico más probable de este paciente es:

a. Leucemia aguda.

b. Leucemia crónica.

c. Anemia aplástica.

d. Púrpura Trombocitopénica Idiopática (PTI).

e. Mielo brosis.

Discusión

El diagnóstico para este paciente es el de ane- mia aplástica adquirida. Este padecimiento se presenta en cualquier época de la vida y afecta por igual a ambos sexos, y en perso- nas jóvenes con un predominio en el sexo masculino. Su inicio suele ser insidioso, y se presenta en ocasiones en forma explosiva, sin embargo, lo más frecuente es que la sintoma- tología aparezca en forma paulatina. En este paciente se presenta un síndrome anémico manifestado por palidez, disnea, palpitacio- nes, mareo y astenia progresiva, así como el soplo de características funcionales. Este síndrome generalmente es bien tolerado, ya que su lenta instalación le permite adaptarse

a cifras muy bajas de Hb. La mayoría de los

individuos con este padecimiento presentan en primera instancia las manifestaciones de anemia. En algunos pacientes, las hemorra- gias mucocutáneas capilares constituyen la manifestación inicial del padecimiento, sin embargo, lo más común es que se presenten, como en el caso actual, posterior a la insta- lación del síndrome anémico. La resistencia capilar se encuentra intacta esto explica, en parte, que los sangrados en un principio sean de grado moderado, y se hacen más intensos

2. De los siguientes, todos son causas etiológicas para este padecimiento, excepto:

conforme la plaquetopenia se acentúa. Los sitios más frecuentes son los sangrados en

a.

Desconocido.

piel y mucosas (equimosis, petequias y he-

b.

Exposición a tóxicos como el benceno.

matomas), gingivorragias, epistaxis, melena,

c.

De ciencia de factor IX de la coagulación.

sangrado en SNC; así como en cualquier parte

d.

Uso de algunos medicamentos.

de la economía. En alguna etapa de la evolu-

e.

Infecciones.

ción del padecimiento aparecen infecciones

3.

¿Cuáles de los siguientes tratamientos están indicados en este tipo de pacientes?

secundarias a la neutropenia, generalmente se anuncia con ebre. En el paciente en cues-

a.

Andrógenos.

tión no se detectaron. Los datos negativos

b.

Reposición de elementos sanguíneos.

en la exploración física, y buscados inten-

c.

Trasplante de médula ósea.

cionalmente, son de valor fundamental, ya

d.

Administración de antibióticos.

que la ausencia de linfadenopatías, hepato

e.

Uso de inmunosupresores.

o

esplenomegalia, dolor óseo y fiebre hacen

Profesor del Depar- tamento de Medicina Familiar, Facultad de Medicina,Univer- sidad Nacional Autónoma de México

Correspondencia:

Gracia Ramírez Ángel graciar@servidor.unam.mx

Aten Fam 2008;15(3):79-80.

79
79

ATEN FAM 2008;15(3)

80
80

sospechar fuertemente el diagnóstico; en cambio, cuando estas manifestaciones se encuentran presentes, podrían hacernos pensar en procesos neoplásicos como las leucemias agudas o crónicas. El diagnóstico de anemia aplástica, así como la exclusión de otras probabi- lidades, descansa en la citometría hemá- tica y en el aspirado y biopsia de médula ósea. Así pues, en procesos infiltrativos, suelen encontrarse datos de anemia y trombocitopenia pero la médula ósea generalmente es hipercelular y con altera-

ciones en la morfología. En la PTI solo se encuentran datos de síndrome hemorrá- gico, sin anemia ni leucopenia y con una médula ósea prácticamente normal. En la anemia aplástica la citometría muestra diferentes grados de pancitopenia; la ane- mia habitualmente es de tipo normocítico

y normocrómico como en este paciente,

así como la cifra baja de reticulocitos. La leucopenia que puede ser de diferentes cifras está acompañada (como se observa en el caso actual) de linfocitosis relativa. Por último, la plaquetopenia suele ser de cifras considerables y generalmente puede poner en riesgo la vida del paciente. Tan- to en el aspirado como en la biopsia de médula ósea, la característica primordial de este padecimiento es la hipoplasia de

las tres series, sin alteraciones en su mor- fología y la sustitución del estroma de la médula por grasa. Se ha descrito que la anemia aplástica adquirida (no constitucional) puede ser idiopática en 50% de los casos (aunque se considera que puede existir un meca- nismo de autoinmunidad), o secundaria

a otros agentes que producen daño

medular como: radiaciones, ionizantes, quimioterapia; y algunos medicamentos:

fenilbutazona, inhibidores de la anhidrasa carbónica, cloranfenicol, difenilhidantoí- na, AINES; o a algunos agentes químicos como el benceno, DDT o plaguicidas que se utilizan en el campo; la eliminación de estos no siempre resuelve el problema. Se han descrito también como etiología algunas infecciones como hepatitis B o por algunas cepas de parvovirus. El pronóstico generalmente es malo, ya que alrededor de 25% de los pacientes mueren en los primeros cuatro meses, 50%

fallece en el primer año después del diag- nóstico y solo 10% de los casos presenta un curso más o menos benigno. El tratamiento dependerá de la gravedad de cada paciente, pero en tér- minos generales, éste va encaminado a tres aspectos:

Evitar la exposición a agentes causa- les. Terapia de mantenimiento, la cual incluye la reposición de productos sanguíneos, con la administración de concentrados plaquetarios y paquetes globulares, así como el manejo ade- cuado de las infecciones. Hay que recordar que son el sangrado y estas últimas lo que generalmente termina con la vida del paciente. Terapia de fondo, se debe intentar estimular la médula ósea residual o abatir la supresión del funcionamien- to de la misma. En este rubro se han utilizado diferentes tratamientos, así se administran andrógenos, el tratamiento inmunosupresor (ciclosporina, globu- lina anilinfocítica y antitimocítica) y el transplante de médula ósea.

Respuestas: 1. c, 2. c, 3. todas.

11. Pérez J, Almaguer D. Hematología. 1ª ed. México. McGrawHill. 2005;29-32.

12. Rapaport S. Introducción a la hematología. 2ª ed. Barcelona. Salvat. 1991;170-176.

13. Ruiz-Argüelles G. Fundamentos de hematología. 2ª ed. México. Médica Panamericana. 2000;135-

143.

14. Shadduck RK. Aplastic anemia. En: Beutler E, Lichtman M, Coller B, Kipps T. Williams Hema- tology. 6th ed. New York. McGraw-Hill. 2001;

238-251.

15. Tefferi A. Anemia in adults: a contemporary approach to diagnosis. Mayo Clinic Proceedings,

2003;78(10):1274-80.

16. Tordecilla J, Campbell M, Joannon P. Anemia aplástica. Experiencia con 7 casos. Rev Chil Pediatr. 2004;74(2):179-85.

17. Vega J, Rodríguez M, Vásquez A, Torres C. Aplasia medular tratada exitosamente con ciclos- porina en un paciente en hemodiálisis crónica. Rev Med Chil. 2004;132(8):989-994.

18. Vives J, Aguilar J. Técnicas de laboratorio en hematología. 1ª ed. Barcelona. Salvat. 1990;

209-236.

19. Young NS, Maciejewski J. Mechanisms of di- sease: the pathophysiology of acquired aplastic anemia. New England Journal of Medicine,

1997;336(19):1365-1372.

20. Williams DM. Aplastic anemia. En: Pine JW. Wintrobe´s Clinical Hematology. 10th ed. Balti- more. Williams & Wilkins. 1999;169-192.

Bibliografía

1. Balcells A. La clínica y el laboratorio. 19ª ed. Barcelona. 2002; 536-537.

2. Cabrera ME, Pinto D. Anemia aplástica adquirida del adulto. Su tratamiento a propósito de dos casos. Rev Med Chil. 2003;131(12):1439-1443.

3. Camitta B, Storb R, Thomas E. Aplastic anemia:

pathogenesis, diagnosis, treatment, and progno- sis. N Engl J Med 1982;306:645-649.

4. Fonseca R, Tefferi A. Practical aspects in the diagnosis and management of aplastic anemia. American Journal of the Medical Science,

1997;313(3):159-169.

5. Hernández Rivera E. Trasplante de células pro- genitoras hematopoyéticas en anemia aplástica. Rev Invest Clin. 2005;57(2):298-304.

6. Herrera J, Tarín L. Tratamiento de la anemia

aplástica. Medicina Universitaria. 2000;2(8):211-

214.

7. Locasciulli A. Acquired aplastic anemia in children: incidence, prognosis and treatment options. Pediatric Drugs 2002;4(11):761-766.

8. Mazza J. Hematología clínica. 1ª ed. Madrid. Marbán. 2004;72-86.

9. Mckenzie S. Hematología clínica. 2ª ed. México. Manual Moderno. 1998;191-198.

10. Marin P. Aplasia medular. En: Castillo-Cofiño R. Hematología Clínica. 4ª ed. Madrid. Harcourt.

2001.

ARCHIVOS DE LA RADIOTECA

ATEN FAM 2008;15(3)

Enfisema Pulmonar y su relación con EPOC: Radiología

Santín García Guillermo

Introducción La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), con sus síntomas: disnea al esfuerzo y tos puede tener varias etiologías. Es común en fumadores; es “diagnóstico” de función alterada, con obstrucción durante la espiración a nivel alveolar y bronquiolar. El diagnóstico clínico lo debe hacer el médico general. Es una patología de larga evolución

años de evolución y tratamiento del EPOC, y del enfisema, cuando el progreso de la obstrucción alveolar lo produzca y d) el papel del neumólogo ante estos casos.

Patogenia de la EPOC Los componentes del humo del cigarro propicia la producción de proteasas y macrófagos que actúan sobre las paredes alveolares y bronquiolares terminales deformándolas, destruyéndolas, se obstruye la salida del aire, el cual al estar atrapado al espirar, expande los espacios aéreos. Normalmente el organismo produce Alfa 1 Antiproteasa con el

su agravamiento es consecuencia de la destrucción de paredes que lleva al ensema

y

propósito de compensar la acción deletérea del humo. 2,3,5 Esto da razón de que a veces se consideren “fumadores sanos” sin acusar síntomas.

pulmonar. Por su de nición “EPOC”: patolo- gía bronquiolar distal y alveolar obstructiva, resulta lógico identicarla con pruebas ob- jetivas, y cuando ya es “ensema”. Cuando las lesiones son avanzadas, las placas simples permiten identicar esta patología; cuando son menores las nas imágenes de Tomografía Computada (TC) las evidencian. El neumólogo dará la indicación para TC y estudios funcionales detallados

Por el contrario, cuando genéticamente hay décit en la formación de la Alfa 1 Antiproteasa la destrucción acinar y bronquiolar evoluciona al en sema 1 sobre todo en los fumadores. Por lo tanto, en la EPOC ya habría lesiones, demostrables en las piezas pulmonares si un patólogo pudiera examinarlas. Se cree que no pueden apreciarse en radiografías simples los pequeños grados de dilatación del síndrome funcional, o en fumadores que no acusan molestia signicativa. Sí se demuestran con TC de alta resolución. 2.3 En diciembre de 2007 Wong 10 demostró dilataciones evidentes al inhalar helio en imágenes de resonancia magnética, tanto en fumadores como

genéticos de indagación etiológica, que permitirán tomar decisiones acerca del tratamiento.

y

en personas secundariamente expuestas al humo del tabaco. Robbins 1 dene al ensema como el: “crecimiento (abombamiento) anormal de los espacios aéreos del pulmón, acompañado de destrucción

Al consultar la literatura 1-10 disponible en

de sus paredes” describe cómo progresa y en dónde existe abombamien-

la

Radioteca de la UNAM, 40 casos de nues-

to primero y la destrucción dentro de lobulillos, o junto a ellos o junto

tro acervo con diagnóstico de “enfisema

a cicatrices o a la pleura, comprime los vasos distales y forma bulas. Lo

pulmonar”, se puede deducir: a) los sínto- mas: disnea al esfuerzo y tos crónica, con

distingue por lo tanto de la hiperaireación compensadora del pulmón. La American Heart Association añade: “sin brosis notable” (quiere de-

o

sin episodios de “bronquitis” aunados

cir excluir “brosis intersticial e idiopática” y otras entidades y secuelas”). 2-9

al

hábito de fumar llevan al “diagnóstico

Hay cuatro grupos de ensema descritos y aceptados por los más serios

clínico” de EPOC; b) este diagnóstico jus- tifica la solicitud de buenas radiografías simples del tórax en postero-anterior y lateral las cuales contribuirán a descartar diferentes patologías manifestadas por disnea y tos, o identificar al enfisema, c) las radiográfias proporcionarán “un documento de referencia” para las pato- logías que aparezcan en el curso de largos

revisores. 1-4 En especial Foster, 5 ya que de 1823 autopsias, 65% sin ensema, 35% restante le permitió distinguir patología: ensema centrolobular, pan- lobulillar (o panacinar), paracicatrizal y de bulas. Thurlbeck 2 recomienda no llamarlos “ensema buloso”. El ensema resultante del progreso de lesiones se verá en placas sim- ples cuando las lesiones sean muy avanzadas 2-5 por ello las seleccionadas para los casos 1 y 2, se descartaron 20 de 40, aquellos que no llenaron todos los criterios de prueba, incluido uno con hiperinación del pulmón izquierdo compensadora a una paquipleuritis del derecho.

Palabras clave: EPOC. En- fisema pulmonar. TC alta resolución.

Profesor del Departamento de Medicina Familiar,Facultad de Medicina, UNAM

Correspondencia:

Santín García Guillermo santin@servidor.unam.mx

Aten Fam 2008;15(3):81-83.

81
81

Los signos necesarios para el diagnóstico de ensema maniesto, en radiografías simples son: 2 hiperaireación (acinar o panacinar) y bulas; el trayecto distal de arterias pulmonares separado, o irregular (o hasta ausente en los tercios distales); el diafragma aplanado (a veces cóncavo o abajo del borde infero posterior de 11ª costilla en la vista PA) y el o los ángulos costodiafragmáticos borrados. En la vista lateral se aprecia mejor el aplanamiento; el espacio retroesternal aumentado, mayor de 2.5 cm medido hasta la pared anterior más cercana de la aorta ascendente. (Caso 1, B y D) En casos muy avanzados, “hernia” discreta del pulmón hiperinado hacia adelante, entre los cartílagos costales. (Caso 1 D) Signos que se hacen cada vez más evidentes con la gravedad y extensión del en sema (Caso 1). Los signos finos se aprecian 2-4 en buenas radiografías y en impresiones de gran calidad. En los casos descartados en radiografías clásicas se sobreestimaba la “separación” de arterias distales en los lóbulos superiores, eran pequeños cambios a los que se daba mucho valor como signo relativamente aislado. Descarté así aquellos que no tenían un franco apla-

82 ATEN FAM 2008;15(3)
82
ATEN FAM 2008;15(3)

namiento diafragmático, signo importante para diagnosticar “en sema generalizado”. El Caso 2 rati ca que se pueden distinguir en placas simples los alvéolos patológicos sobredistendidos, esféricos o irregularmente esféricos, centro o panlobulillares y distintos de bronquiolos distales. Al usar lupa y luz intensa en placas originales se pueden apreciar esos hechos de anatomía patológica característicos de “ensema” menos severos, que ahora ya son identicables cuando son menores y localiza- dos por TC de alta resolución; 2-5 mucho mejor aun con TC de “doble haz”, y más cuando se

le han incorporado “programas computa-

rizados” para identi caciones nas y aun sustracción “a color”. 6 Signos de “ensema pulmonar” que conviene descartar: tórax alto, alargado (los sujetos longilíneos y delgados tienen cora- zón en gota; parecerían en sematosos); el corazón comprimido –puede eventualmente ocurrir; medidas de longitud y ancho del tórax; aumento de la “trama”. La separación u horizontalidad de cos- tillas frecuentemente es constitucional.

Comentario y valoración Se aconseja la “bibliografía” de Thurlbeck, 2

Stern 3 y Foster, 5 de este último 422 casos con radiografías PA y lateral de 696 necropsias; el primero y el tercero pudieron estudiar pul- mones completos en láminas nas montadas entre papel. Son separables EPOC, ensema, brosis, 8,9 bulas, neumotórax espontáneo, lesiones parecidas a ensema, Cor pulmonale

y más, lesiones relacionadas entre sí que merecen estudio individual imposible de sintetizar en este artículo.

Fig. 1. “Enfisema pulmonar” grave y progresivo. Varón 60 años. 42 k. Más de 15 años de disnea de esfuerzo y cuadros de bronquitis con fiebre. Tórax PA: A) seno costodiafragmático derecho invertido, diafragma aplanado (3 cm debajo de la 11ª costilla); en los vértices faltan los vasos en tercios distales, alvéolos hiperinflados, luz intensa y en la lateral, B) separación esterno-aorta ascendente 3.5 cm y seno costo- diafragmático posterior borrado. C) 11 años después: disnea progresiva ahora de pequeños esfuerzos, tos con expectoración amarillo-verdosa, rasgos de sangre ocasionales. Aumento de todos los signos: diafragma 5 cm abajo de la 11ª costilla, la hiperinflación es mayor en alvéolos de lóbulos inferiores; en D) la separación esterno-aorta es de 5 cm. Franco “cor pulmonale” cardiomegalia (diámetro transverso pasó de 10 en A a 13.5 cm en C notablemente elevado y engrosados el tronco de la pulmonar y sus ramas. Vistas AP y laterales una al lado de la otra para apreciar mejor los cambios, en C hernias adelante del pulmón entre cartílagos.

ATEN FAM 2008;15(3)

ATEN FAM 2008;15(3) Fig. 2. Mujer 68 años. Enfisema pulmonar muy avanzado paracicatrizal, panlobulillar y con
ATEN FAM 2008;15(3) Fig. 2. Mujer 68 años. Enfisema pulmonar muy avanzado paracicatrizal, panlobulillar y con

Fig. 2. Mujer 68 años. Enfisema pulmonar muy avanzado paracicatrizal, panlobulillar y con todo tipo de bulas. En A) vista PA que como en el caso 1 se enmarcan los pulmones para hacer más ostensibles las lesiones pequeñas y las grandes bulas. B) Magnificado el lado izquierdo.

está en rangos desde algunos meses a cuatro años: y que en pacientes tributarios de cirugías supresoras de “volúmenes pulmonares no funcionantes” mejoran su respiración solamente por unos meses.

Recomendaciones finales A la consulta médica llegan pacientes con disnea al esfuerzo; tos con o sin expectoración denida. ¿Qué hacer? 1. Identi car a fumadores. Veri car cuántos años han fu-

mado.

2. Solicitar radiografía de tórax PA y lateral (separar aquellos sin patología identicable de los “patológicos”).

3. No esperar que el radiólogo haga el diagnóstico de “en- fermedad pulmonar obstructiva crónica”.

4. Instaurar tratamiento para lograr que el fumador abandone su adicción.

5. Las lesiones ensematosas centrolobulares pueden estar presentes en EPOC y para nas TC 2,4 o a la aspiración de

helio en RM 10 como exploraciones ya muy especializadas.

6. Por la larga tolerancia y evolución del padecimiento, pro-

Queda claro que el diagnóstico de EPOC no es radiográ co, sino “clínico”; que ha de identicarse en personas con factores de riesgo asociado, como en fumadores. Aunado a los síntomas, deben realizarse una espirometría y pruebas funcionales, las cuales son anormales en pacientes con EPOC. En cualquier momento de la historia natural

de este padecimiento las radiografías simples PA y lateral de buena calidad sirven de base

y referencia porque contribuyen a descartar

otras causas patológicas cardio-vasculares y respiratorias que pudieran dar esa sintomato- logía. Los síntomas se desarrollan y agravan a través de muchos años en esas condiciones y

por lo tanto, es indispensable referir los casos al especialista neumólogo. Cuando se tienen progresos rápidos en la disnea, será labor del especialista valorar y tratar el enfisema avanzado, en el que las radiografías simples ayudan

a hacer el diagnóstico. Al combinar la

historia clínica, las pruebas funcionales que él conoce, la TC refinada que puede proporcionar imágenes compatibles con el diagnóstico de mínimas lesiones, variedad, magnitud, localizaciones, gravedad del daño pulmonar en volúmenes, en cifras, en extensión, el grado de compresión y severidad del enfisema; puede así plantear tratamientos costosos, cirugía de bulas y volúmenes pulmonares dañados. Desafortunadamente cuando estas etapas avanzadas se valoran, la sobrevida

bablemente el médico general ha de encargarse de lo conducente a la vigilancia y a quitar el hábito del tabaco.

7. Referirlos al neumólogo cuando requieran valoración na funcional y TC de alta denición, para tratamiento especial y manejo o,

8. Tratamientos invasivos cuando son ya ensematosos.

Referencias

1. Robbins SL y Kumar V. En sema. En: Patología Humana. 4ª ed. Interamericana Mc Graw Hill. 1987;423-427.

2. Thurlbeck WM y Muller NL. Emphysema: Denition, Imaging and Quanti cation. AJR. 1994;163;1017-1025.

3. Stem EJ y Frank MS. C.T. of the Lung in Patients with Pulmonary Emphysema: Diagnosis; Quantication and Correlation writh Pathologic and Physiologic Findings. U. Wash, Sealtle. AJR. 1993;162:791-798.

4. Kuhlman JE, Reyes BL, Hruban RH, Askin FB, Zerbouni EA, Fighman EK. Siebelman SS. Abnormal Air lled Spaces in the Lung. Radiographics 1993;60-66.

5. Foster WL, Gimenez EI, Roubidoux MA, Sherrier RH, Shannon EH, Roggli VL, Pratt PC. The Emphysemas:

Radiologic-Pathologic Correlations. Duke; Duham Vet. Adm. Med. C. Radiographics 1993;13:311-328.

6. Ghaye B, Monville JF. Caso 11: Dual Source CT Perfusion Defect Visualition with Spiral Dual Energy Scanning. Somaton Sessions. The Difference in CT. Bélgica. 2007;217:42-43.

7. Kuhlman JE, Reyes BL, Hruban RH, Askin FB, Zerbouni EA, Fighman EK. Siebelman SS. Abnormal Air Filled Spaces in the Lung. Radiographics 1993:13:47-75.

8. Swigris JJ, Kuscher WG, Kelsey JL, Gould ME. Idiopatic Pulmonary Fibrosis: Challenges and Opportunities for the Clinitian and Investigator. Chest 2005;127;275-283.

9. Churg A, Muller NL. Cellular vs Fibrosing Interstitial Pneumonia and Prognosis; A Practical Classication of the Idiopatic Interstitial Pneumonias and Pathologically / Radiologically Similar conditions. Chest 2006;130:1566-

1570.

10. Wong Ch. Study Demostrates Effects of Secondhand Smoke on COPD. RSNA News 2008;8-9.

83
83

TERAPÉUTICA FARMACOLÓGICA

Antipruriginosos

Membrillo Luna Apolinar

Profesor del Departamento de Medicina Familiar, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Autónoma de México.

Correspondencia: Membrillo Luna Apolinar amluna@liceaga.facmed.unam.mx

Aten Fam 2008;15(3):84-87.

 

FÁRMACO/

             

VÍA DE

 

VIDA

 

NOMBRE

INDICACIONES

MECANISMO

 

CONTRA-

EFECTOS

 

INTERACCIÓN

 

TOXICIDAD

ADMINISTRACIÓN

MEDIA/

DE ACCIÓN

INDICACIONES

SECUNDARIOS

MEDICAMENTOSA

   

COMERCIAL

 

Y DOSIS

EXCRECIÓN

Maleato de

Presencia de prurito y otros síntomas afines como estornudo;

Bloqueador

Enfermedad re- nal, hepática, ti- roidea; glaucoma,

Es probable que no ocurran efectos secundarios gra-

Inhibidores de la MAO, isocarboxa- zida (Marplan),

fenelzina (Nardil)

La carbinoxamina combinada pue- de causar mareo

somnolencia. Se

o

VO,

40 mg/

5

a

10 hs/

Carbinoxamina

histamínico

100 ml

orina

 

Cardec DM Jarabe 40 mg/100

 

ATEN FAM 2008;15(3)

ATEN FAM 2008;15(3)

ml

epífora y escu- rrimiento nasal, alergias y fiebre del heno

HAS, cardiopatías, ensema y bron-

quitis

ves. Suspender en caso de reacción

alérgica

tranilcipromina

(Parnate) en los últimos 14 días. Puede ocurrir una interacción de dro- gas muy peligrosa y llegar a ocasionar efectos secunda- rios graves

o

recomienda evitar

el

consumo de al-

cohol

Hidrogenofu-

Antihistamínico y

Antagonista de los receptores H1 inhibe

Hipersensibilidad

Puede presentarse

Potencía efectos

Puede variar de la depresión del SNC a

VO,

intramuscular

5

a

10 hs/

marato de Cle- mastina Tavist Tavist D Comp ranurados de 1 mg, jarabe de 10 mg, sol in- yectable de 2 mg y comp de libera- ción prolongada con 1 mg

como coadyuvan-

a

los componen-

fatiga o sedación, ocasionalmente es- timulación del SNC

de los sedantes

o intravenosa

orina

 

te

en choque ana-

selectivamente recep- tores antihistamíni- cos de tipo H1

tes, no administrar

hipnóticos, inhi- bidores de la MAO

y

el alcohol

la

estimulación

1 mg c/12 hs

 

láctico y edema angioneurótico

en cardiopatía, HAS, enferme- dad tiroidea, DM,

asma, insu cien- cia respiratoria,

 
     

e

hipertrofia de

próstata

Clorhidrato de

Alivio del prurito

Antihistamínico de

No administrar

Puede causar se- quedad de las vías respiratorias

El

efecto depresor

Baja toxicidad en relación con la do- sis letal media

 

VO

de 3 a 12 años

10 a 24 hs/

Difenhidramina

e

insomnio oca-

muy baja toxicidad con propiedades co- linérgicas relevantes y efectos sedantes

en cardiopatía,

del SNC se acentúa con alcohol, dro- gas depresivas o

5

mg/k/día, dosis

orina

 

Unisom

sional

HAS, enferme-

máx 50 mg/día. Adultos 25 a 50

 

Cáps de 50 mg

dad tiroidea, DM, asma, insu cien- cia respiratoria,

   

sedantes

mg c/6 a 8 hs

 

VIM > de 12 años

e

hipertrofia de

y

adultos 10 a 50

próstata

mg c/8 hs, dosis

máx 400 mg/día

VI

3 a 12 años

5

mg/k c/6 hs,

dosis máx 30 mg/día. Adultos 10 a 50 mg c/8

hs, dosis máx 400

mg/día

Dimenhidri-

Prurito y altera- ciones vestibula-

No se conoce del principio activo

Hipersensibili-

Somnolencia, boca seca, visión borro- sa, di cultad para orinar o micción dolorosa, cefalea, anorexia, rash cu- táneo, taquicardia

Medicamentos de-

Puede ser poten- ciada por la ad-

 

VO

e intramuscu-

1

a

2

hs/

nato

dad a la droga, no administrar a neonatos y RN en combinación con anticolinérgicos y depresores del SNC, incluyendo alcohol

presores del SNC y

lar. < de 12 años

orina

Vomisin

res, así como otro

 

anticolinérgicos

ministración de

5

mg/k/día VO

 

Dramamine

tipo de vértigos

depresores del SNC

y

VR. Adultos 50

Sol inyectable de 50 mg. Sol gotas, supositorios de 25

o

fármacos con

a

100 mg c/6 u

efectos anticolinér-

8

hs

gicos

 

mg, y tabs 50 mg

 

84

 

ATEN FAM 2008;15(3)

ATEN FAM 2008;15(3)

FÁRMACO/

             

VÍA DE

 

VIDA

 

NOMBRE

INDICACIONES

MECANISMO

 

CONTRA-

EFECTOS

 

INTERACCIÓN

 

TOXICIDAD

 

ADMINISTRACIÓN

MEDIA/

DE ACCIÓN

INDICACIONES

SECUNDARIOS

MEDICAMENTOSA

 

COMERCIAL

 

Y DOSIS

EXCRECIÓN

(Etilen diami- nas) Maleato de Piri- lamina

LM6

Antihistamínico

Produce efecto anti- histamínico

Asma o hipersen- sibilidad conocida al fármaco. No administrar a re- cién nacidos o madres lactantes

Entre los más gra- ves: somnolencia, eritema cutáneo, reacciones de hi- persensibilidad, boca saca y taqui- cardia

Principalmente con anticoagulan- tes, cloramfenicol, inhibidores de la MAO, desipramina

Para mujeres em- barazadas y en la lactancia, así como en menores de 12 años

VO, 2 comp c/6 u

2 hs/ orina

para tratamiento de diversas reac- ciones de hiper- sensibilidad, como

8

hs/día

   

Comp 25 mg combinado con paracetamol, feni- lefrina y cafeína

rinitis, exantema y

   

prurito

 

(Etilen Diami- nas) Clorhidrato y Citrato de Tri- pelenamina PBZ Comp 25 mg

Tratamiento de ri- nitis y reacciones de hipersensibili- dad de la piel

Actúa como antihis- tamínico selectivo

Asma, glaucoma,

Entre los más

Información no

Información no

VO, 25 a 50 mg/

4

a

6

hs/

di

cultad para la

graves: sedación, taquicardia y tras- tornos gastroin- testinales

disponible

disponible

 

orina

 

micción, adminis- tración simultanea de inhibidores de la MAO. No ad- ministrar a pre- maturos o recién nacidos ni a ma- dres en periodo de lactación

 

día. Medicamen- to no disponible en México

 

(Alquilaminas) Maléato de Clor- feniramina Coricidín F, com- binado con cáps de 4 mg. Coricidín pediátrico 0.50 mg. Cloro trime- tón jarabe de 0.5 mg, sol inyectable de 10 mg, tabs de 4 mg

Solo disminuye el prurito, en adición a otros compuestos actúa como antigripal

Son antagonista H1

No administrarse con cardiopatía, HAS, enferme- dad tiroidea, DM, asma, insu cien-

Somnolencia de ligera a moderada y reacciones en aparto cardio- vascular, hemato- lógico, respiratorio, genitourinario

Los IMAO prolon- gan su efecto, al igual que el uso de alcohol, anti- depresivos tricícli- cos, barbitúricos

En pacientes de

VO, 1 cáp c/6 u

4

a

6

hs/

edad avanzada cau-

8

hs. En sol pe-

orina

sa

mareo, sedación,

diátrica: niños <

 

e

hipotensión. No

de 2 años ¼ de gotero c/4 a 6 hs;

está establecido su

y

en problemas

cia respiratoria,

uso en lactancia materna y emba- razo

de 2 a 6 años ½

alérgicos

hipertrofia de próstata e inhibi- dores de la MAO

 

gotero c/4 a 6 hs

 

y

de 6 a 10 años 1

 

gotero c/4 a 6 hs.

 

Cloro trimetón tabs 4 mg c/6 u

8 hs en adultos y

 

> de 12 años

(Alquilaminas)

Antihistamínico

Inhibe los recepto-

En pacientes bajo

Somnolencia ligera

Los IMAO prolon-

No

se

han

re-

VO adultos y ni-

1

a

3

hs/

M a l e a t o d e

y

descongestivo

res H1

tratamiento con

a moderada

gan e intensican

portado efectos

ños > de 12 años

orina

Bromfenhira-

nasal

IMAO, glaucoma de ángulo estre-

su

efecto. El alco-

cancerígenos, te- ratogénicos muta-

1

gragea c/12 hs

 

mina Afrinex repetabs Dimetapp exen- tabs Infantil y pediá- trico grageas de liberación prolon- gada con 6 mg

hol, barbitúricos

 
 

y

antidepresivo

 

cho y con reten- ción urinaria

tricíclicos, depri- men el SNC

génicos y sobre la fertilidad

(Alquilaminas) Clorhidrato de Hidroxicina Atarax Grageas de 10 o 25 mg Jarabe c/100 ml contiene 0.200 g

Prurito, rinitis alérgica y vaso- motora, rinorrea,

conjuntivitis alér- gica, para pro- ducir sedación e

Antagonista compe- titivo de la histamina a nivel de los recep- tores H1

Hipersensibilidad

Frecuentemen-

No utilizar con

No existen contra- indicaciones en em- barazo o lactancia

Niños 0.5 mg/k

4

a

6

hs/

a

la hidroxicina,

te somnolencia; poco: boca seca y visión borrosa

otras drogas de- presoras del SNC

c/6 u 8 hs. Adul- tos 10 a 25 mg

3/día

orina

asma, obstrucción del cuello de la vejiga, glaucoma

 
 

e

hipertroa pros-

       

hipnosis

tática. Miastenia y

lasitud

(Fenotiazinas) Clorhidrato de Prometazina Frinova Phenergan Grageas 50 mg y sol

Prurito y síndro- mes alérgicos

Inhibe los recepto- res H1

Intolerancia a la fórmula, asma, glaucoma, uro- patía obstructiva,

Somnolencia, re- tención urinaria, estreñimiento, vi- sión borrosa, ce- falea, agitación y mareos

Con alcohol,

No utilizar en em- barazo y lactancia

>

de 15 años y

4

a

6

hs/

analgésicos

adultos 50 a 150 mg/día. De 1 a

orina

   

opioides, antico-

   

linérgicos, despro-

3

años 2 a 5 mg/

insu ciencia car- diaca y hepática,

mazina

día. De 3 a 8 años 15 a 25 mg/día. De 8 a 15 años 25

epilepsia

 
 

a

50 mg/día

85
85

ATEN FAM 2008;15(3)

FÁRMACO/

             

VÍA DE

 

VIDA

NOMBRE

INDICACIONES

MECANISMO

 

CONTRA-

 

EFECTOS

INTERACCIÓN

TOXICIDAD

ADMINISTRACIÓN

MEDIA/

 

DE ACCIÓN

INDICACIONES

SECUNDARIOS

MEDICAMENTOSA

 

COMERCIAL

   

Y DOSIS

EXCRECIÓN

(Antagonistas de receptores H1 de 2a genera- ción) Clorhidra- to de Cetirizina Virlix y Virlix D Zyrtec Zyrtec D Tabs, sol y sol gotas

Prurito, urticaria aguda y crónica

Antagonista H1 selec- tivo, libre de efectos

Hipersensibilidad

Agitación, boca

No se conoce con

Evitar en lactancia y embarazo, el medi- camento se excreta por la leche

VO Virlix: 2 a 5 años 10 gotas/día

6

a 10 hs/

a

cualquier com-

seca, sedación y mareos. Somno- lencia y cefalea

otros fármacos

orina y leche

y

síndrome alér-

anticolinérgicos y

ponente de la

o

5 ml/día. 6 a 12

materna

gico

antiserotonínicos

fórmula, insu-

años 20 gotas, 10

ficiencia renal, embarazo y lac-

   

ml

o 1 tab/día.

Adultos 20 gotas

tancia

o

1 tab/día

Zyrtec: mismas

dosis

(Antagonistas de receptores H1 de 2a genera- ción) Aztemizol Astesen Emdar Fustermizol

Procesos crónicos

Antihistamínico de acción prolongada, con acción altamente

Hipersensibilidad

Ocasionalmen-

No potencializa

Carece de efectos cancerígenos y mu- tagénicos, no admi-

Astesen: 1 comp de 10 mg/día. De

20

hs/ orina

como rinitis, con- juntivitis alérgica

a

la fórmula, em-

te aumento del apetito, erupción

el efecto del al- cohol o de otras

 

barazo y lactancia,

a 6 años 1 ml, y de 6 a 12 años ½

2

y

urticaria, esta-

selectiva sobre recep- tores H1 periféricos

no administrar

y

flatulencia, ce-

drogas depresoras

nistrar en lactancia y embarazo

dos pruriginosos

a

niños < de 2

falea, boca seca y

del SNC

comp/día

 

años

náuseas

 

Emdar: misma

dosis

Comp,

tabs

y

Fustermizol: >

susp

de

2 años 1 ml

por

c/10 k/día

(Antagonistas de receptores H1 de 2a generación) Clorhidrato de Levocabastina Livostin Nasal y oftálmi- co

Rinitis y conjunti- vitis alérgicas

Antagonista de re- ceptores H1 altamen- te selectivo

Hipersensibilidad

Irritación ligera y

Se desconoce

Precaución en pa- cientes renales y no deben utilizarse lentes de contacto

Livostin nasal: 2 aplicaciones en c/fosa nasal 2/

35 a 40 hs/ orina

a

la fórmula

transitoria poste- rior a la aplicación

     

día

 
 

Livostin oftálmi-

co:

1 gota c/12

hs

o c/8 o 6 hs

de

acuerdo con

 

la

respuesta

(Antagonistas de receptores H1 de 2a genera- ción) Loratadina Antilergal Clarityne, Cu- riken, Lertamine, Clari u Clarifriol Clarinase Lertamine Tabs, susp, jara- be, sol

Síndrome alérgi- co, prurito y ardor ocular, urticaria crónica y afeccio- nes dérmicas de tipo alérgico

Antihistamínico tri- cíclico potente, de acción prolongada y antagonista selectivo de receptores H1

Hipersensibilidad

Comunes y fre-

Aumenta su con-

No se conocen efectos tóxicos

Adultos y niños

12

hs/ orina

a

la fórmula

cuentes: fatiga, ce- falea, somnolencia, boca seca, náuseas

centración con la administración de ketoconazol,

> de 12 años 1 tab/día o 10 ml.

 
   

2

a 12 años > de

gastritis. En oca- siones erupciones

y

eritromicina y ci- metidina

30

k 10 ml/día.

 

Con peso de 30

     

o

más 5 ml/día y

de

1 a 2 años 2.5

ml/día

(Antagonistas de receptores H1 de 2a genera- ción) Terfenadina Teldane Teldane D Tabs y susp

Rinitis alérgicas, alteraciones alér- gicas de la piel

Antihistamínico tri- cíclico potente, de acción prolongada y antagonista selectivo de receptores H1

No administrar

Sedación, cefalea,

Con ketocona- zol, itraconazol, diclorohidrato de mibefradil y la ma- yoría de los ma- crólidos inhiben su metabolismo

No administrar en embarazo y lactan- cia ya que se excreta por la leche

Adultos 1 tab de

3

a

4 hs/

con antimicóticos del tipo imidazol o antibióticos macrólidos, con

trastornos gastro- intestinales, fatiga, mareos, boca seca, erupción cutánea o

60

mg o 10 ml 2/

orina y leche

día

o 1 tab de 120

materna

 

mg/día. Niños de

 

a 5 años 2.5 ml (15 mg), ½ cu-

3

 

diclorhidratomi-

prurito

befradil, en insu-

ciencia hepática grave e hipersen- sibilidad a la

charadita cafetera c/12 hs. De 6 a

   

12

años 30 a 60

mg

o 5 a 10 ml, 1

fórmula

a

2 cucharaditas

c/12 hs

86
86

ATEN FAM 2008;15(3)

Bibliografía

1. amfem. Uso de los medicamentos en la clínica. Mc Grawhi- ll. 2003;403-407.

2. Pelletier C. Lange Smart charts. Mc Grawill. 2003;240-

251,343,344.

3. Harvey R, Champe P. Farmacología. Mc Grawhill Intera- mericana. 2004;10,164,449,495-518.

4. Goodman and Gilman. Las bases farmacológicas de la terapéutica. 8ª ed. Mc Grawhill Interamericana. 1996;

621-643.

5. Goodman and Gilman. The pharmacological basis of Therapeutics. 9th ed. Mc Grawhill. 2001;620-707. Según las normas farmacológicas invima 2001: 3. Antihistamínicos. Disponible en url: http://www.medicentro.com.co/tera-

peutica-star/indice.html

6. Woscoff A, Troielli P. Urticaria, tratamiento. Disponible en url: http://www.alergovirtual.org.ar/ponencias/11/trata. htm

7. Sánchez Méndez JI, López Rodríguez M J. Pruritus during

pregnancy:apracticalapproach.Medifam.Madrid,v.11,n.4,

2001. (Acceso el: 29 Nov 2007). Disponible en url: <http://

scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1131-

57682001000400002&lng=en&nrm=iso>

8. Formulario modelo de la oms 2004, sección 13, fármacos en dermatología (tópicos). Disponible en url: http://www.

who.int/medicinedocs/index.fcgi?sid=7Cj5oqQa9ee80ca

60000000047461a16&¿a=d&c=medicinedocs&d=Js542

2s.17.3

9. Kjellberg F, Tramér. Control farmacológico del prurito por

los opiáceos: revisión sistemática cuantitativa de un ensayo randomizado. European Journal of Anaesthesiology

2001;18:346-357.

10. Solución oral de carbinoxamina: Disponible en url: http://

www.medicentro.com.co/terapeutica-star/antihistamini-

cos.htm

11. Meclizina. Disponible en url: http://www.nlm.nih.gov/

medlineplus/spanish/druginfo/medmaster/a682548-

es.html

12. Thompson plm. Diccionario de Especialidades Farmacéu- ticas; sustancias activas (citado 2006 Nov 10). Disponible en url: http://plm.wyeth.com.mx/

13. Wishart D. Contraindications for Brompheniramine. University of Alberta. Departments of Computing Science

and Biological Sciences. [actualizado 2006 marzo 3; citado 2006 Nov.12]. Disponible en url: http://redpoll.pharmacy.

ualberta.ca/drugbank/drugBank/drugFile/ci/aprd00832.

html

14. Larrondo RJ, Larrondo RP, González AR, Hernández LM. Formulario dermatológico básico para el médico de familia. Rev Cubana Medicina General Integral1997;13(5):422-

428.

15. Bueller HA, Bernhard JD. Review of pruritus therapy. Dermatol Nurs 1998;10(2):101-107.

16. Reider N, Zloczower M, Fritsch P, Koer H. Antihistaki- nics. II. Hautarzt 1998;49(9):734-742.

17. Losresfriados.Cleveland:TheClevelandClinic,department of Patient Education and Health Information. (citado 2006, Dic. 10). Disponible en url: http://www.clevelan-

dclinic.org/healt/shic/html/S12342.asp

18. American Botanical Council. Texas: Integrative medicine Communications (actualizado en 2006; citado 2006 Nov. 13). Eucalyptus oil. Disponible en url: http://www.

herbalgram.org/iherb/expandedcommissione/he032.

asp#Contraindications

19. Bennett C, Plum F. Cecil. Tratado de medicina interna. 20ª ed. Tomo III. La Habana: Ciencias Médicas. 1998; 2527-

2568.