Está en la página 1de 3

Ensayo: Historia de la Cocina Versus Historia del Fuego.

Luisamaría Rodríguez Laverde

Historia del Fuego

El Homo Erectus hace más o menos unos 500.000 años antes de Cristo,
descubre el fuego y empieza a observar su comportamiento y a tratar de
entenderlo. Lo ve en los rayos y relámpagos y en volcanes, de donde sacaba
el fuego para proteger, calentar y alumbrar la caverna/árbol/etc donde
viviera y lo conservaban. Más tarde, hacia el año 13.000 AC (ya es Homo
Sapiens), se da cuenta que al frotar dos piedras sale una chispa y si se acerca
a unas hojas secas del suelo va a obtener fuego. En este momento este Homo
empieza a descubrir las herramientas para cazar hechas en piedra, palos y
otros. Ubicándonos en el período Paleolítico. Ya en este momento este
Homínido es sedentario y vive seguramente en un clan donde cada miembro
desempeña una tarea diferente: recolección de moluscos, caza y comienzan
a aparecer las granjas. En este momento se dan cuenta que el fuego puede
hacer la carne más suave, y se dedican a experimentar con esta nueva
“cocina”. A medida que van aprendiendo del fuego aparecen otros métodos
para obtener fuego como:

MÉTODO DE LA CORREA: Se usa una correa fuerte y se tirar alternativamente


de cada extremo sobre una rama de madera no muy rígida, se produce la
fricción que inicia el fuego

LAS MADERAS: al frotar dos trozos de madera y calentarlos. Una rama dura
tallada en punta se mueve rápidamente sobre una madera tierna con una
hendidura.

ARCO DE RODAMIENTO: En este método se utiliza una madera blanda y una


dura, formando un arco para hacer girar con rapidez una vara sobre un trozo
de madera seca y así encenderla y añadir la yesca.

LENTES O LUPA: Funciona en un día despejado y se toma una lupa y se apunta


a unas hojitas y se deja un rato hasta que la luz aumentada las enciende.

EL PEDERNAL Y EL ESLABÓN: Otro sistema funciona cuando el pedernal (una


variedad de cuarzo gris amarillenta) se golpea con un trozo de cero (eslabón)
para conseguir las chispas y dirigirlas hacia lo que queremos encender.

Fósforos: Los primeros fósforos se inventaron en 1816 y 16 años después se


perfeccionaron al incorporar el fósforo. Posteriormente, para conseguir una
mayor seguridad, se incluyó el rascador de la caja.

EL Encendedor o Bricket Consta de un mecanismo electrónico o de una piedra


de encendedor y una rueda abrasiva. Sustituye la yesca por gas o gasolina y
se apaga mediante una tapa o una válvula. La curiosidad por ir más allá de
nuestras narices ha logrado evolucionar los sistemas para controlar el fuego.

HISTORIA DE LA COCINA

Como ya había dicho antes, nuestros homínidos antepasados tenían una dieta
a base de moluscos, frutas, bayas y semillas, carne que obtenían de la cacería
y que preparaban sobre una hoguera, utilizando los utensilios y herramientas
más rudimentarios como cuencos de piedra para los líquidos, un mortero y la
mano para pulverizar sal y hierbas, y fragmentos de pedernal para cortar la
carne asada en un espetón. A medida que se volvieron omnívoros empezaron
a darle algún tipo de sazón tomada del agua del mar por su sabor salino y en
su necesidad de mezclar otros alimentos para obtener nuevas texturas y
sabores. Con el descubrimiento del fuego, el hombre descubrió la cocción, por
lo que carnes, pescados y frutos eran sometidos a las llamas para darles aquel
gusto cocido y ahumado muy apetecido. Estos fueron los primeros pasos del
hombre por el gusto de una buena comida.

En el Oriente Medio (o Cercano), la cocina primitiva tuvo una primera


modernización hacia el año 7000 a.C. con la aparición de la alfarería y que se
fabricaron las primeras vasijas de barro o de cerámica. Un artículo podía ser
fabricado en cualquier tamaño o forma que se requiriese, cocido en un horno
y después barnizado. A principios de los años sesenta se descubrió en Turquía
una extensa colección de cacharros de cocina más antiguos que se conocen,
puesto que pertenecieron a una tribu neolítica llamada Çatalhöyük.
Predominaban los cuencos, uno de los utensilios más prácticos que sirve para
múltiples usos, seguidos por recipientes para el agua y las copas. Había un
calentador de comidas provisto de un cuenco desmontable sobre una
lámpara de aceite, cuyo diseño apenas difería de los actuales quemadores
de esencias con velas.

Durante las épocas griega y romana, la mayor parte de las innovaciones de la


cocina fueron bandejas de oro, copas de plata, y botellas de cristal para los
ricos, y para los más pobres platos de barro, copas fabricadas con cuernos de
carnero vaciados y jarras de madera curada. Alrededor del año 700 d.C., se
inició una importante transformación de la cocina. Debido a la difícil y dura
vida ne el Medio Evo, muchas familias se agruparon y se reunieron en una
cocina y con sus alimentos y el calor que ofrecía su fuego, se convirtió en la
habitación más espaciosa y frecuentada de la casa. Uno de los utensilios más
valiosos era el asador giratorio. Sobreviviría como principal elemento culinario
durante casi mil años, hasta que, a fines del siglo XVIII, surgió la idea
revolucionaria de asar la carne en un horno. Un siglo más tarde, en Italia,
Leonardo da Vinci ideó un asador giratorio, que lo accionaba el propio calor
que ascendía a través de la chimenea. Una pequeña turbina, instalada en la
chimenea, quedaba conectada con el asador. El calor ascendente hacía
girar esta turbina a una velocidad directamente proporcional al calor que
desprendían las llamas. El asador giratorio no ha desaparecido por completo,
puesto que muchas cocinas modernas cuentan con uno de ellos, accionado
por electricidad, y también es un elemento popularísimo en las barbacoas al
aire libre.

La primera COCINA ECONÓMICA (Inglaterra, siglo XVII) nació cuando a


alguien se le ocurrió alojar el hogar en una cámara construida con ladrillos y
dispuesta en el centro de la cocina. Constaba de una superficie que se
mantenía caliente, y unos soportes laterales para conservar asimismo caliente
una olla o una cacerola. En el año 1630, el inventor británico John Sibthrope
patentó una versión metálica de gran tamaño de este dispositivo, alimentado
con carbón, combustible que no tardaría en sustituir a la leña en los hogares.
Sin embargo, la idea de cocer los alimentos sobre un fuego encerrado en vez
de hacerlo sobre la llamas o entre ellas, se abrió paso con lentitud, y el mismo
proceso de cocción era todavía más lento, ya que resultaba necesario
calentar un elemento intermedio, la superficie de la cocina. Un innovador de
origen norteamericano se dispuso entonces a crear una cocina económica
eficaz y de dimensiones reducidas, pero en realidad descubrió otras dos
aplicaciones interesantes para la cocina en general.

También podría gustarte