Está en la página 1de 5

DOCENTE:

GUADALUPE REYES HERNANDEZ

ALUMNO:
Avenamar Garcia Garcia
19E50073

SEMESTRE: 5TO GRUPO: B, SABATINO

MATERIA: DESARROLLO SUSTEMTABLE

U4 ANÁLISIS ESTRATEGÍAS DE SUSTENTABILIDAD PARA EL ESCENARIO


ECONOMICO

CARRERA:

ING: INDUSTRIAL
ANÁLISIS DE ESTRATEGIAS DE SUSTENTABILIDAD PARA EL ESCENARIO
ECONÓMICO.
La sustentabilidad se está convirtiendo en uno de los elementos que definirá la
permanencia o la desaparición de las empresas en todo el mundo; ya que los
problemas del medio ambiente, los económicos y los sociales son evidentes. No hay
duda del cambio climático que sufre el planeta, tampoco lo hay del aumento en los
niveles de pobreza de gran parte de la población, ni de los problemas sociales y
expresiones de descontento de las diferentes comunidades del mundo. Toda empresa
busca ser competitiva y efectiva, lo que aparentemente no es compatible con el
cuidado del medio ambiente, ya que la búsqueda de la utilidad es lo único importante,
sin considerar los problemas ambientales y sociales. La sustentabilidad entonces es
complicada y su incorporación a la empresa es difícil, razón por la que representa una
gran amenaza para las pequeñas empresas.

México no es la excepción a la problemática anterior, al contrario, los niveles de


contaminación son cada vez mayores, como lo muestra la mala calidad del aire que
tiene la Ciudad de México o la terrible contaminación que sufren los ríos por los
desechos tóxicos que vierten en ellos muchas empresas y descargas de drenajes de la
población por falta de planeación e infraestructura adecuada. De acuerdo a lo anterior,
no está claro para las empresas, el significado e implicaciones que tiene la
sustentabilidad, muchos lo confunden con el cuidado del medio ambiente, ya que no se
ha entendido que este término implica accionar en la intersección de sus tres ejes: lo
económico, lo social y lo ecológico o cuidado del medio ambiente; contrario a lo que
muchos consideran como sustentable, que es solo lo ecológico, y desde ese momento
se dificulta su incorporación a las empresas.
Por las condiciones ambientales que se están presentando a nivel mundial, cada vez
es más claro que los organismos internacionales y la sociedad civil, están imponiendo
restricciones para la explotación de los recursos naturales y medidas en favor del
cuidado del planeta; en poco tiempo serán medidas obligatorias o simplemente las
empresas infractoras no podrán operar. Las empresas entonces se tendrán que
adecuar para sobrevivir e invertir en equipos o procesos sustentables, que obviamente
les costarán y que las pequeñas empresas tendrán problemas para cumplir o financiar
y que hoy lo ven como una amenaza real para su sobrevivencia, en lugar de tomarlo
como una oportunidad de mejora. En otros casos, es aún peor, ni siquiera se han dado
cuenta de lo que viene. El desarrollo sostenible es la capacidad de una sociedad para
cubrir las necesidades básicas de las personas sin perjudicar el ecosistema ni
ocasionar daños en el medio ambiente. De este modo, su principal objetivo es
perpetuar al ser humano como especie, satisfaciendo sus necesidades presentes y
futuras, mediante el uso responsable de los recursos naturales. Para alcanzar el
denominado desarrollo sostenible se tienen que cumplir una serie de requisitos que
permitan alcanzar un estado de equilibrio entre economía, sociedad y medio ambiente.
Uno de los objetivos del desarrollo sostenible, es fomentar el desarrollo de ciudades
sostenibles. Una ciudad es sostenible cuando reduce sus impactos en el ambiente,
provee una alta calidad de vida a sus habitantes, y cuyo gobierno local cuenta con la
capacidad fiscal para mantener su crecimiento económico y para llevar a cabo la
planificación urbana con una amplia participación ciudadana.

Ninguna especie excepto el hombre ha conseguido modificar, tan sustancialmente y en


tan poco tiempo, las características propias del planeta. Pero ello radica en que estos
cambios no han sido del todo positivos, al contrario, han causado grandes problemas
mundiales. A pesar de que muchas personas de todo el mundo han vivido varias
décadas de beneficios económicos sin precedentes, el desempleo, la pobreza y la
desigualdad continúan siendo los principales obstáculos para el desarrollo sostenible y
la estabilidad mundial. Las empresas multinacionales han creado cadenas de
suministro a lo largo de todo el mundo, pero hay una percepción general de que los
beneficios no se comparten suficientemente con los países anfitriones y productores y
sus comunidades. Debe trabajarse más para estimular el crecimiento incluyente, a fin
de hacer compatible el crecimiento económico con la inclusión social y la protección del
medio ambiente. Urgen más y mejores empleos en la mayoría de los países con el fin
de mantener la cohesión social, alcanzar el bienestar general y reducir la pobreza. Y
estos deben ser los empleos del futuro: empleos productivos y de buena calidad, y que
además conserven el medio ambiente del que depende el desarrollo futuro.

El ambiente y las afectaciones que dejan las empresas en él hace que sea de interés su
estudio en la realidad actual, en la cual surgen mitos que plantean que responder social
y ambientalmente cuesta dinero a las empresas. Sin embargo, la huella que la actividad
empresarial deja en el ambiente se torna inminente, por lo que se deben justificar
inversiones en la prevención, control y restauración ambiental. La preocupación por la
problemática ambiental se torna cada vez mayor en los contextos actuales. Las causas
y consecuencias de problemas socioambientales inherentes al desarrollo económico
mundial, despierta interés en considerar criterios ambientales como parte de la gestión
empresarial que desarrollan las organizaciones en búsqueda del desarrollo sostenible,
acompañadas de prácticas de responsabilidad social. Debido a los cambios que ha
sufrido la ecología a nivel mundial, han aparecido una red de producción y consumo,
esto es, una ley que exige un nivel de consumo sostenible de los recursos naturales, un
nivel de generación de desechos y de contaminantes, que no vaya más allá de la
capacidad que tiene la naturaleza. Sabemos que hoy en día existen infinidad de
empresas que elaboran productos ecológicos, con tal de no seguir generando
contaminación al planeta, así que es nuestro deber generar y consumir de estos
productos más seguido, recordemos que el futuro cada vez está más cerca, y debemos
estar preparados para ello, y no hay nada mejor que tener un planeta sostenible.
BIBLIOGRAFÍA
http://www.un.org/esa/sustdev/documents/agenda21/index.htm
http://www.ecolaningenieria.com/ingenieria-ambiental/ecodiseno

También podría gustarte