Está en la página 1de 60

issn: 0214-6827

EXCERPTA E DISSERTATIONIBUS IN SACRA THEOLOGIA

cuadernos
doctorales
de la facultad de teología

publicación periÓdica de la facultad de teología


universidad de navarra / pamplona / españa

Álvaro Ignacio Palacios Díez


El ministerio episcopal Centro, unidad o servicio de

en la Communio ecclesiarum
Centro, unidad o servicio de
Centro, unidad o servicio de se

volumen 61 / 2014

separata
Universidad de Navarra
Facultad de Teología

Álvaro Ignacio Palacios Díez

El ministerio episcopal en
la Communio ecclesiarum

Extracto de la Tesis Doctoral presentada en la


Facultad de Teología de la Universidad de Navarra

Pamplona
2014
Ad normam Statutorum Facultatis Theologiae Universitatis Navarrensis,
perlegimus et adprobavimus

Pampilonae, die 24 mensis iulii anni 2013

Dr. Ioseph Raimundus Villar Dr. Ramirus Pellitero

Coram tribunali, die 15 mensis iunii anni 2010, hanc


dissertationem ad Lauream Candidatus palam defendit

Secretarius Facultatis
D. nus Eduardus Flandes

Cuadernos doctorales de la Facultad de Teología


Excerpta e Dissertationibus in Sacra Theologia
Vol. LXI, n. 2
Presentación

Resumen: A lo largo de la historia la Iglesia se ha Abstract: Throughout the course of history the
manifestado con dos dimensiones: la universal y la Church has manifested itself in two dimensions: uni-
local. Durante el primer milenio predominó la visión versal and local. During the first millennium prevailed
de una comunión de Iglesias locales, mientras que en the vision of a community of Local Churches, while
occidente a lo largo del segundo milenio se subrayó in occident along the second millennium was under-
la Iglesia universal como un todo unitario. En este lined the Universal Church as a unitary whole. In this
estudio, extracto de una tesis doctoral, se han reco- study, a doctoral thesis abstract, have been collected
gido las enseñanzas del Concilio Vaticano II y de la the teachings of the Vatican Council II and twentieth
teología del siglo XX que apuntan hacia una síntesis century theology pointing to a harmonious synthesis
armónica de ambos enfoques. La investigación bus- of both approaches. The research seeks such synthesis
ca dicha síntesis destacando la expresión: Comunión highlighting the expression: Universal Communion of
Universal de las Iglesias. Se comienza con el sentido Churches. The investigation starts with the meaning of
de los términos de Iglesia universal y de Iglesia local the expression of the Universal Church and the Local
o particular; luego se analiza su relación de mutua Church; then analyzes their relationship of mutual
inmanencia, sus fundamentos y manifestaciones; y immanence, its foundations and manifestations; and
se termina describiendo qué tipo de prioridad tiene la ends by describing what kind of priority has the Uni-
Iglesia universal. versal Church.
Palabras clave: Iglesia universal; Iglesia local; Estruc- Key words: Universal Church; Local Church; Church
tura de la Iglesia. structure.

El Concilio Vaticano II recogió el gran desarrollo de la Eclesiología en el si-


glo XX. La labor conciliar fue precedida por la renovación de los estudios exe-
géticos, patrísticos, litúrgicos e históricos, que permitieron la recuperación de
algunos temas dogmáticos algo olvidados en la teología académica al uso. A su
vez, el Concilio imprimió un nuevo impulso para la Eclesiología postconciliar.
Como dice el profesor Rodríguez, el Concilio «fue lugar de encuentro de di-
versas líneas teológico-pastorales y, sobre todo, solemne punto de partida para
el desarrollo de algunas de ellas»1. Entre estos temas que recibieron un nuevo
impulso se cuenta la función del Obispo en la Iglesia local, y la consideración
de la Iglesia Católica como Comunión universal de Iglesias particulares.
El Concilio Vaticano II no dedicó, es cierto, un lugar sistemático en sus
documentos a la Iglesia universal y a las Iglesias particulares. Pero ofreció

EXCERPTA E DISSERTATIONIBUS IN SACRA THEOLOGIA


cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 / 89-151 91
ISSN: 0214-6827
Álvaro Ignacio Palacios Díez

indicaciones importantes sobre las Iglesia locales y su comunión universal con


ocasión de su enseñanza sobre el Episcopado, que era uno de los temas prin-
cipales que se había propuesto el Concilio, con el objetivo de complementar
las enseñanzas sobre el Primado papal del Concilio Vaticano I (1869-1870)2.
Con sus consideraciones sobre las Iglesias locales, se pusieron las bases para
comprender correctamente las dimensiones universal y particular de la Iglesia.
Realmente fue un redescubrimiento. La Iglesia local estaba muy presente
en los textos neotestamentarios y patrísticos; sin embargo, su consideración
teológica fue quedando en la sombra durante el segundo milenio en Occiden-
te. Según J. Ratzinger, «uno de los hechos más importantes del Concilio es ha-
ber hecho honor de nuevo al plural «las Iglesias», que en el vocabulario de la
teología católica romana había pasado a segundo término»3. En efecto, a partir
principalmente de la Edad Media, y debido a diversos factores, el ejercicio de
la función papal en la Iglesia conoció un protagonismo en la vida eclesial. El
papado perseguía el objetivo de reafirmar el derecho de la Iglesia a organizarse
independientemente del poder civil. El procedimiento para lograr tal autono-
mía pasó por reafirmar el libre ejercicio de la autoridad del Romano Pontífice
frente a príncipes y reyes, pero también frente a los Obispos en general. De
este modo se destacó en la práctica la dimensión universal de la Iglesia, gober-
nada como un todo bajo el Papa, y ocasionalmente en tensión con las Iglesias
locales y sus Obispos, especialmente frente a tendencias episcopalistas, galica-
nas y conciliaristas, que subsistieron en el tiempo hasta el Concilio Vaticano I.
La solemne definición dogmática de 1870 sobre el primado universal de juris-
dicción del Romano Pontífice y de la infalibilidad de su magisterio ex cathedra
puso fin a aquellas tendencias. Este proceso de clarificación de la autoridad del
Sucesor de Pedro en la Iglesia daba solución a problemas del momento histó-
rico, y aspiraba a reafirmar la unidad universal de la Iglesia, amenazada hasta
entonces por tendencias eclesiásticas –y civiles– localistas y disgregadoras.
Como es sabido, todo ello tuvo una fuerte incidencia en la comprensión
de la Iglesia en la teología y canonística de los últimos siglos, que se enredó
con la polémica entre episcopalistas y papalistas, enfocada desde la perspec-
tiva del enfrentamiento de potestades o poderes. La tendencia papalista leyó
e interpretó la doctrina y praxis de los Papas de los últimos siglos y del Con-
cilio Vaticano I en sus propias categorías, sintiéndose a sí misma finalmente
triunfante. Lo cual, según Congar, generó «una eclesiología de la Iglesia con-
cebida como una sociedad única sometida a la autoridad del Papa. El Papa es
el Obispo universal. Las otras Iglesias existen porque él designa Obispos in

92 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


presentación

partem sollicitudinis»4. Lo cual no era lo que, en realidad, pretendía enseñar el


Concilio Vaticano I. En todo caso, se hizo constatable el desequilibrio entre
las dos dimensiones –universal y local– de la Iglesia, y una cierta confusión
entre unidad y uniformidad, ajena a la verdadera catolicidad. Este fenómeno
era la consecuencia final de un amplio trasfondo que arrancaba de lejos. Según
Congar, a partir del segundo milenio habrían coexistido dos eclesiologías, una
denominada de la «comunión de las Iglesias locales», y otra de la «Iglesia
universal». Esta última es la que predominó en Occidente durante el segundo
milenio, mientras que la otra predominó en el Oriente cristiano. A lo largo de
la historia ambos desarrollos teológicos han tenido su propio camino, a veces
con acercamientos, y otras veces ignorándose o, incluso, oponiéndose. Miran-
do hacia el futuro, decía Congar en 1965, la tarea de la eclesiología sería «la de
conciliar estos dos desarrollos teológicos, dando a cada uno de ellos su plena
vitalidad y también su equilibrio verdadero»5.
La tesis doctoral, a la cual pertenece el presente excerptum, aspira a iden-
tificar la articulación del ministerio episcopal al servicio de la Iglesia universal
considerada como Comunión de las Iglesias particulares. Partimos de la con-
vicción de que no hay contraposición entre una eclesiología de Iglesia univer-
sal y una eclesiología de la comunión de Iglesias, como podría deducirse de
las palabras antes citadas del célebre eclesiólogo dominico. Queremos recoger
y sintetizar las aportaciones postconciliares en torno a la relación entre Epis-
copado e Iglesia, no en un sentido general, sino bajo la perspectiva específica
de la articulación de ambas dimensiones, universal y local, en una eclesiología
«‘de la comunión universal de las Iglesias’, que busca comprender desde su
matriz bíblica y patrística la communio Ecclesiarum y la estructura universal,
católica, de esa comunión»6. «La comunión universal de las Iglesias» puede
ser la fórmula lingüística y conceptual que aúne armónicamente universalidad
y particularidad tanto en la consideración de las Iglesias y su comunión, como
en la consideración de los Obispos y su comunión.
El excerptum que presentamos a continuación corresponde al Capítulo
Primero de la tesis doctoral y trata de la Iglesia universal en cuanto comunión
de Iglesias. Se empieza clarificando los conceptos de Iglesia universal en sí
mismo, y en relación al de Iglesia local o particular, viendo que no se pueden
contraponer ni separar. Después analizamos dos principios que determinan
las relaciones estructurales dentro de esa communio. Uno es la «mutua inma-
nencia» entre universal y local, que es un principio contenido en la famosa
expresión de Lumen gentium n. 23, in quibus et ex quibus. En este vemos cómo

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 93


Álvaro Ignacio Palacios Díez

la Iglesia universal en historia existe activamente en las Iglesias particulares


siendo el origen de la eclesialidad de éstas. A continuación se estudian como
fundamentos de esta mutua inmanencia: la Eucaristía y el Episcopado. Para
terminar describiendo algunas de sus manifestaciones a nivel de la Jerarquía y
de la vinculación de los fieles con la Iglesia de Cristo.
El segundo principio es la «prioridad» de la Iglesia universal, una afir-
mación que fue motivo de debate a raíz de la Carta Communionis notio de la
Congr. para la Doctrina de la Fe. En este apartado analizamos qué tipo de
prioridad se puede establecer. Desde el punto de vista histórico se ve el caso
de la Iglesia de Pentecostés y del nacimiento de nuevas Iglesias a lo largo de
la historia. Luego se estudia desde el enfoque teológico: el ser de Iglesia lo-
cal a imagen de la Iglesia universal; la indefectibilidad propia de la communio
Ecclesiarum; la importancia de la unidad; y desde los aspectos estructurales y
genéticos.
Esperamos haber expuesto nuestras ideas de forma clara, de tal modo que
el lector pueda hacerse una idea de la articulación de la Iglesia de Cristo como
la comunión universal de la Iglesias, en que se armonizan las dimensiones
históricas: universal y local.

94 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


Notas de la presentación

1. P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 399. (Citaremos las obras por su autor,
título y página; para más datos dirigirse a la Bibliografía).
2. Cfr. P. Anciaux, L’Épiscopat dans l’Église. Réflexions sur le ministère sacerdotal, 16-19.
3. J. Ratzinger, El nuevo Pueblo de Dios, 253.
4. Y. Congar, «De la comunión de las Iglesias a una eclesiología de la Iglesia universal», 223.
Cfr. G. Canobbio, «Chiesa particolare, Chiesa universale», 7.
5. Y. Congar, «De la comunión de las Iglesias a una eclesiología de la Iglesia universal», 216.
6. P. Rodríguez, La Iglesia: misterio y misión. Diez lecciones sobre la eclesiología del Concilio Vatica-
no II, 165.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 95


Índice de la tesis

ÍNDICE 3
TABLA DE ABREVIATURAS 9
PRESENTACIÓN 11
INTRODUCCIÓN 19
1. Imágenes bíblicas de la Iglesia19
1.1. Cuerpo «místico» de Cristo 20
1.2. Pueblo de Dios 22
2. La «comunión» como criterio hermenéutico24
2.1. La comunión, esencia de la Iglesia 25
2.2. Aspecto sacramental de la comunión eclesial 28
3. La Iglesia Católica33
3.1. El sustantivo ekklesia33
3.2. El adjetivo católica37

Capítulo I
La Iglesia, Comunión universal de Iglesias particulares 39
1. Cuestiones terminológicas40
1.1. Dos dimensiones históricas de la única Iglesia 41
1.2. Sentidos del término Iglesia universal 44
a) La Iglesia-misterio 45
b) La Iglesia de Pentecostés 47
2. Mutua inmanencia entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares52
2.1. Análisis de la expresión in quibus et ex quibus54
a) La Iglesia universal en las Iglesias particulares 54
  i. La presencia operativa de la Iglesia universal 55
ii. Origen de la eclesialidad de las Iglesias 58
b) La Iglesia universal desde las Iglesias particulares 62
  i. Modo de existir histórico de la Iglesia universal 62
ii. Ni federación de Iglesias, ni una gran diócesis 65
iii. La catolicidad de la communio Ecclesiarum69

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 97


Álvaro Ignacio Palacios Díez

2.2. Fundamentos de la mutua inmanencia 70


a) La Eucaristía como fuente de la Iglesia 72
b) El Episcopado como servicio a la unidad 76
2.3. Manifestaciones de la mutua inmanencia 81
a) Interioridad del Colegio episcopal y su Cabeza en cada Iglesia 83
b) Vinculación del fiel a la Iglesia de Cristo 85
i. Incorporación a la Iglesia 86
ii. Vida en la Iglesia 87
3. «Prioridad» de la Iglesia universal89
3.1. Prioridad histórica frente a cada Iglesia local 91
3.2. Prioridad teológica de la Iglesia universal 92
a) Prioridad de la indefectibilidad 93
b) Prioridad de la unidad 93
c) Prioridad estructural de la Iglesia universal 95
d) Prioridad genética de la Iglesia universal 97
3.3. A modo de conclusión 98

Capítulo II
Las iglesias particulares 103
1. La Portio Populi Dei: noción teológica104
1.1. Terminología: Iglesia particular o local 105
a) Uso de las expresiones en el Concilio Vaticano II 106
b) Uso terminológico en la eclesiología postconciliar 109
c) Síntesis 111
1.2. Elementos constitutivos de la portio Populi Dei112
a) Elementos genéticos 113
  i. La acción del Espíritu Santo 113
ii. La predicación del Evangelio 115
iii. La celebración de la Eucaristía 116
b) El elemento sustancial: la portio Populi Dei118
c) El elemento ministerial: el Obispo y su presbyterium121
  i. La capitalidad episcopal 121
ii. El presbyterium124
d) La relación entre el elemento sustancial y el elemento ministerial 127
2. La Portio Populi Dei: configuración canónica129
2.1. Los criterios delimitadores de la portio Populi Dei130
a) El criterio de territorialidad 131
b) Criterios personales 132
2.2. Las configuraciones institucionales de la Iglesia local 136
a) Figuras canónicas de Iglesias particulares 138
b) Algunas figuras institucionales peculiares 140

98 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


índice de la tesis

3. Comunidades estructuradas jerárquicamente145


3.1. Iglesias locales y comunidades complementarias 145
3.2. Organización de estas comunidades 148

Capítulo III
Aspectos eclesiológicos del Episcopado 153
1. Sucesión apostólica153
1.1. El Colegio apostólico 154
a) Institución de los Doce 154
b) Dimensión universal y particular del Apostolado157
1.2. Fundamento y origen de la sucesión apostólica 161
1.3. Estructura «colegial» y «primacial» de la sucesión 163
2. La sacramentalidad del Episcopado166
2.1. Aproximación histórica 166
a) El Episcopado y el Sacerdocio 166
b) Enseñanza del Concilio Vaticano II 170
2.2. Sacramentalidad y sucesión: la sede y el sedens172
a) Distintas perspectivas 172
b) Valoración 175
c) La sucesión de Pedro en el Obispo de Roma 176
2.3 El Obispo, cabeza de una Iglesia local y miembro del Colegio episcopal 178
a) Planteamiento de la cuestión 178
b) Prioridad constitutiva de la condición de miembro del Colegio episcopal 179
c) Mutua inmanencia de ambas condiciones 183
3. La Capitalidad episcopal183
3.1. La sacra potestas185
a) Origen y naturaleza sacramental 185
b) Unidad de la sacra potestas186
3.2. El Obispo como pastor del Pueblo de Dios 191
a) Al servicio de la comunidad cristiana 192
b) Pastor de la comunidad cristiana 193
3.3. Las formas del ministerio episcopal 196
a) Moderador de la relación fieles-ministros 196
b) Cabeza de una Iglesia local 197
c) Las determinaciones de iure ecclesiástico198

Capítulo IV
El Episcopado en la Communio ecclesiarum 203
1. Consideración eclesiológica203
1.1 Dos perspectivas opuestas 203
1.2. La Communio Ecclesiarum206

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 99


Álvaro Ignacio Palacios Díez

2. El ministerio episcopal en la Iglesia universal208


2.1. El Colegio episcopal y su Cabeza 209
a) El Colegio episcopal 210
b) Especificidad del ministerio petrino: la unidad 211
c) Articulación del Primado y del Colegio 213
i. Sujeto de la Autoridad Suprema 214
ii. La unidad del Episcopado 216
2.2. Determinaciones iure ecclesiastico219
a) La Curia romana y los legados pontificios 220
b) Los Pastores de comunidades complementarias 221
c) El Sínodo de los Obispos 223
2.3. La autoridad de cada Obispo en el Colegio episcopal 225
a) Índole colegial de la sacra potestas episcopal 225
b) Prioridad «ontológica» de la sacra potestas del Colegio 228
c) La regulación del ejercicio de la sacra potestas230
i. Necesidad de la comunión 230
ii. La determinación jurídica 232
3. El ministerio episcopal en las Iglesias particulares235
3.1. La Iglesia particular presidida por el Obispo 236
a) Principio de unidad y catolicidad 236
b) Relaciones del Obispo con sus fieles 239
3.2. Otros ministerios episcopales en la Iglesia local 240
a) El episcopado auxiliar 240
b) Las Conferencias episcopales 243

CONCLUSIONES249
BIBLIOGRAFÍA255

100 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


Bibliografía de la tesis

I.  Documentos del Magisterio de la Iglesia


Benedicto XVI, Constitución Apostólica Anglicanorum Coetibus, 4 de noviembre de
2009.
Catecismo de la Iglesia Católica.
Codex Iuris Canonicis, 1983.
Concilio Vaticano I, Constitución Dei Filius.
Concilio Vaticano II, Constitución Gaudium et spes.
— Constitución Lumen gentium.
— Constitución Sacrosanctum concilium.
— Decreto Ad gentes.
— Decreto Christus Dominus.
— Decreto Orientalium Ecclesiarum.
— Decreto Presbyterorum ordinis.
Congregación para el Clero, «Directorio para el ministerio y la vida de los pres-
bíteros (31-I-1994)»
Congregación para la Doctrina de la Fe, «Carta Communionis notio (28-V-
1992)», en Acta Apostolicae Sedis 85 (1993) 838-850.
Pablo VI, Exhortación Apostólica Evangelii nuntiandi, en Acta Apostolicae Sedis 68
(1976) 5-76.
— Pontifical romano. Ordenación del obispo, de los presbíteros y de los diáconos, Editorial
Alfredo Ortells y otras, Barcelona 32003.
Juan Pablo II, «Ad universos Ecclesiae Sacerdotes, adveniente Feria V in Coena
Domini», en Acta Apostolicae Sedis 71 (1979) 393-417.
— «Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones, 30-V-1982», en Acta Apostoli-
cae Sedis 74 (1982) 866-872.
— «Discurso a la Curia Romana, 20-XII-1990», en Acta Apostolicae Sedis 83 (1991)
745-747.
— Exhortación Apostólica Pastores dabo vobis, en Acta Apostolicae Sedis 84 (1992) 657-804.
— Encíclica Ut Unum Sint, en Acta Apostolicae Sedis 87 (1995) 921-982.
— Motu Proprio Apostolos Suos, en Acta Apostolicae Sedis 90 (1998) 641-658.
— Exhortación Apóstólica Pastores Gregis, en Acta Apostolicae Sedis 96 (2004) 825-924.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 101


Álvaro Ignacio Palacios Díez

II. Estudios

«Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias


particulares, a un año de la publicación de la carta Communionis notio», El misterio
de la Iglesia y La Iglesia como comunión, Ediciones Palabra, Madrid 1994.
Afanasiev, N., «L’Église qui préside dans l’Amour», en N. Afanasiev, N. Kou-
lomzine, y otros (eds.), La primauté de Pierre dans l’Église orthodoxe, Delachaux et
Niestlé, Neuchâtel 1960.
Anciaux, P., L’Épiscopat dans l’Église. Réflexions sur le ministère sacerdotal, Desclée de
Brouwer, Bruges 1963.
Antón, A., «Iglesia local/regional: reflexión sistemática», en H. Legrand, J. Man-
zanares y A. G. y. García (eds.), Iglesias locales y catolicidad. Actas del Coloquio
Internacional de Salamanca, 2-7 Abril 1991, Departamento de Ediciones y Publica-
ciones. Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 1992, 741-769.
Arrieta, J. I., «Consideración canónico-fundamental del concepto de Iglesia par-
ticular», en P. Rodríguez, E. Molano, y otros (eds.), Iglesia universal e Iglesias
particulares. IX Simposio de Teología de la Universidad de Navarra, Servicio de Publi-
caciones de la Universidad de Navarra, Pamplona 1989, 279-292.
— «Chiesa particolare e circoscrizioni ecclesiastiche», Ius Ecclesiae 6 (1994) 3-40.
Aymans, W., «La «communio ecclesiarum» legge costitutiva dell’unica Chiesa», en
W. Aymans (ed.), Diritto canonico e comunione ecclesiale. Saggi di diritto canonico in
prospettiva teologica, Giappichelli, Torino 1993.
Bandera, A., «La raíz sacerdotal de la colegialidad de los obispos», Scripta Theolo-
gica 14 (1982) 519-550.
Bazatole, B., «El obispo y la vida cristiana en el seno de la Iglesia local», en Y.
Congar, B.-D. Dupuy y A.-M. Charue (eds.), El episcopado y la Iglesia universal,
Estela, Barcelona 1965, 305-333.
Betti, U., La dottrina sull’episcopato nel Vaticano II, Città Nuova Editrice, Roma 1968.
— «Relaciones entre el Papa y los otros miembros del Colegio Episcopal», en G.
Baraúna (ed.), La Iglesia del Vaticano II (tomo II) Juan Flors, Barcelona 31968.
Bouyer, L., L’Église de Dieu. Corps du Christ et temple de l’Esprit, Les Éditions du
Cerf, Paris 1970.
Canobbio, G., «Chiesa particolare, Chiesa universale», La Rivista del Clero Italiano
70 (1989) 6-15.
Cattaneo, A., Il presbiterio della Chiesa particolare. Questioni canonistiche ed ecclesiologiche
nei documenti del magistero e nel dibattito postconciliare Giuffrè Editore, Milano 1993.
— «La priorità della Chiesa universale sulla Chiesa particolare», Antonianum 77
(2002) 503-539.
— La Chiesa locale: i fondamenti ecclesiologici e la sua missione nella teologia postconciliare,
Libreria Editrice Vaticana, Città del Vaticano 2003.
Comisión Teológica Internacional, «Temas selectos de eclesiología», en C.
Pozo (ed.), Documentos, 1969-1996: veinticinco años de servicio a la teología de la
Iglesia, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 1998.

102 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


bibliografía de la tesis

Congar, Y., «De la comunión de las Iglesias a una eclesiología de la Iglesia univer-
sal», en Y. Congar, B.-D. Dupuy y A.-M. Charue (eds.), El episcopado y la Iglesia
universal, Estela, Barcelona 1965, 213-244.
— «La consécration épiscopal et la succession apostolique constituent-elles chef
d’une Église locale ou membre du collège?», Ministères et communion ecclésiale,
Éditions du Cerf, Paris 1971, 123-140.
— Mysterium salutis. IV,1: La Iglesia. El acontecimiento salvífico en la comunidad cristia-
na, Ediciones Cristiandad, Madrid 1973.
— El Espíritu Santo, Editorial Herder, Barcelona 1983.
Corecco, E., «Natura e struttura della «Sacra Potestas» nella dottrina e nel nuovo
Codice di diritto canonico», Communio 75 (1984) 24-52.
— «Estructura y Articulación del Poder en la Iglesia», Communio 14 (1985) 64-75.
— «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la doctrina del Concilio Vati-
cano II», en P. Rodríguez, E. Molano, y otros (eds.), Iglesia universal e Iglesias
particulares. IX Simposio de Teología de la Universidad de Navarra, Servicio de Publi-
caciones de la Universidad de Navarra, Pamplona 1989, 81-124.
de La Soujeole, B.-D., Il sacramento della comunione. Ecclesiologia fondamentale, Ca-
sale, Monferrato 2000.
de Lubac, H., Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, Ediciones Sígueme, Sa-
lamanca 1974.
— Meditación sobre la Iglesia, Ediciones Encuentro, Madrid 1980.
Documento de Múnich del diálogo católico-ortodoxo, «Il mistero della
Chiesa e dell’Eucaristia alla luce del mistero della Santa Trinità», Il Regno-docu-
menti 17 (1982) 542-545.
Dupuy, B.-D., «Hacia una teología del episcopado», en Y. Congar, B.-D. Dupuy
y A.-M. Charue (eds.), El episcopado y la Iglesia universal, Estela, Barcelona 1965,
19-28.
Fidalgo, A., «Una articulación del binomio Iglesia universal/Iglesia particular-lo-
cal», Teología 88 (2005) 643-666.
Florovsky, G., «Le Corps du Christ vivant», en G. Florovsky, F.-J. Leenhardt,
y otros (eds.), La Sainte Église Universelle. Confrontation æcuménique, Delechaux et
Niestlé, Neuchâtel-Paris 1948.
Forte, B., La Iglesia de la Trinidad, Secretariado Trinitario, Salamanca 1996.
García Suárez, A., «La unidad de los presbíteros», en idem, Eclesiología, catequésis,
espiritualidad, Eunsa, Pamplona 1998.
Gerosa, L., «El obispo, punto de convergencia de las dimensiones universal y parti-
cular de la Iglesia», en P. Rodríguez, E. Molano, y otros (eds.), Iglesia universal
e Iglesias particulares. IX Simposio de Teología de la Universidad de Navarra, Servicio
de Publicaciones de la Universidad de Navarra, Pamplona 1989, 431-444.
Ghirlanda, G., «Iglesia universal, particular y local en el Vaticano II y en el nue-
vo Código de derecho canónico», en R. Latourelle (ed.), Vaticano II, balance y
perspectivas. Veinticinco años después (1962-1987), Ediciones Sígueme, Salamanca
2
1990, 629-650.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 103


Álvaro Ignacio Palacios Díez

— «La Chiesa particolare: natura e tipologia», Monitor ecclesiasticus 115 (1990) 551-568.
— «La dimensione universale della Chiesa particolare», Quaderni di diritto ecclesiale
9 (1996) 6-22.
Gréa, A., De l’Église et sa divine constitution, Casterman, Tournai 1965.
Gutiérrez, J. L., «Las dimensiones particulares de la Iglesia», en P. Rodríguez,
E. Molano, y otros (eds.), Iglesia universal e Iglesias particulares. IX Simposio de
Teología de la Universidad de Navarra, Servicio de Publicaciones de la Universidad
de Navarra, Pamplona 1989, 251-272.
Hervada, J., «Veintidós puntos sobre las porciones del Pueblo de Dios», en P. Ro-
dríguez, E. Molano, y otros (eds.), Iglesia universal e Iglesias particulares. IX
Simposio de Teología de la Universidad de Navarra, Servicio de Publicaciones de la
Universidad de Navarra, Pamplona 1989, 239-250.
— «Comentario al canon 294», en A. Marzoa, J. Miras y R. Rodríguez-Ocaña
(eds.), Comentario exegético al Código de Derecho canónico, vol. II, Eunsa, Pamplona
3
2002, 404-407.
Kasper, W., «Situazione e visione del movimento ecumenico», Il Regno-attualità 4
(2002) 132-141.
Komonchak, J. A., «La Iglesia local y la Iglesia católica», en H. Legrand, J. Man-
zanares y A. G. y. García (eds.), Iglesias locales y catolicidad. Actas del Coloquio
Internacional de Salamanca, 2-7 Abril 1991, Departamento de Ediciones y Publica-
ciones. Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 1992, 559-591.
— «The epistemology of reception», en H. Legrand, J. Manzanares y A. Gar-
cía y García (eds.), La recepción y la comunión entre las Iglesias. Actas del Coloquio
Internacional de Salamanca, 8-14 abril 1996, Departamento de Publicaciones de la
Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 1997, 231-257.
Lanne, E., «Chiesa locale», en S. Garofalo y T. Federici (eds.), Dizionario del
Concilio Ecumenico Vaticano Secondo, Unione Editoriale, Roma 1969, 795-835.
Legrand, H., «La nature de l’église particulière (CD, n. 11)», en W. Onclin (ed.),
Vatican II. La charge pastorale des évêques, Éditions du Cerf, Paris 1969, 104-124.
— «La réalisation de l’Église en un lieu», en B. Lauret y F. Refoulé (eds.), Ini-
tiation à la pratique de la théologie. Tome III: Dogmatique 2, Éditions du Cerf, Paris
1983, 143-345.
— «Collégialité des évêques et communion des Églises dans la réception de Vatican
II», Revue des Sciences Philosophiques et Théologiques 75 (1991) 545-568.
— «Un sólo obispo por ciudad. Tensiones en torno a la expresión de la catolicidad
de la Iglesia desde el Vaticano II», en H. Legrand, J. Manzanares y A. G. y.
García (eds.), Iglesias locales y catolicidad. Actas del Coloquio Internacional de Sala-
manca, 2-7 Abril 1991, Departamento de Ediciones y Publicaciones. Universidad
Pontificia de Salamanca, Salamanca 1992, 495-535.
— «Les évêques, les Églises locales et l’Église entière: Évolutions institutionnelles
depuis Vatican II et chantiers actuels de recherche», en H. Legrand y C. Theo-
bald (eds.), Le ministère des évêques au Concile Vatican II et depuis, Éditions du Cerf,
Paris 2001, 201-260.

104 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


bibliografía de la tesis

— «Particolare (Chiesa)», en J. Y. Lacoste y P. Coda (eds.), Dizzionario critico di


Teologia, Città Nuova Editrice, Roma 2005, 987-988.
Liègè, P.-A., «Evêque. III Théologie», en G. Jacquemet (ed.), Catholicisme: hier,
aujourd’hui, demain, IV, Paris 1956, cols. 794-804.
Madrigal, S., «Iglesia», en C. Izquierdo, J. Burggraf y F. M. Arocena (eds.),
Diccionario de Teología, Eunsa, Pamplona 2006, 473-476.
Miralles, A., Pascete il gregge di Dio, Edizioni Università della Santa Croce, Roma
2002.
Ocáriz, F., «Primato di Pietro ed ecumenismo», en R. Fisichella (ed.), Il Concilio
Vaticano II. Recezione e attualità alla luce del Giubileo, Edizione San Paolo, Milano
2000, 372-383.
— «Episcopado, Iglesia particular y Prelatura personal», en J. R. Villar (ed.), Igle-
sia, ministerio episcopal y ministerio petrino, Ediciones Rialp, Madrid 2004, 179-190.
Philips, G., La Iglesia y su misterio en el Concilio Vaticano II, Editorial Herder, Barce-
lona 1968.
Pie-Ninot, S., «»Ecclesia in et ex ecclesiis» (LG 23): la catolicidad de la Commu-
nio Ecclesiarum», Revista Catalana de Teología 22 (1997) 75-89.
Préaux, P., Les fondements ecclésiologiques du Presbytérium. Selon le concile Vatican II et
la théologie post-conciliare, Peter Lang, Bern 2002.
K. Rahner, «Episcopado y primado», en K. Rahner y J. Ratzinger (eds.), Episco-
pado y primado, Herder, Barcelona 1965, 15-42.
— «Sobre el «ius divinum» del episcopado», en K. Rahner y J. Ratzinger (eds.),
Episcopado y primado, Herder, Barcelona 1965, 70-137.
— «El misterio de la Iglesia particular», en J. Aldazábal (ed.), La asamblea: teología
y pastoral, Centro de pastoral litúrgica de Barcelona, Barcelona 1991, 5-12.
Ratzinger, J., «La colegialidad episcopal», en G. Baraúna (ed.), La Iglesia del Vati-
cano II, tomo II, Juan Flors, Barcelona 31968, 751-777.
— El nuevo Pueblo de Dios, Editorial Herder, Barcelona 1972.
— Introducción al cristianismo, Ediciones Sígueme, Salamanca 51982.
— «Iglesia universal e Iglesia particular. El cometido del obispo», en J. Ratzinger, La
Iglesia. Una comunidad siempre en camino, Ediciones Paulinas, Madrid 1992, 45-61.
— «Presentación de la carta «Communionis notio» el 15 de junio de 1992», El
misterio de la Iglesia y La Iglesia como comunión, Ediciones Palabra, Madrid 31995,
101-108.
— «L’ecclesiologia della Costituzione Lumen Gentium», en R. Fisichella (ed.), Il
Concilio Vaticano II. Recezione e attualità alla luce del Giubileo, Edizione San Paolo,
Milano 2000, 66-82.
Rodríguez, P., «Iglesia local e Iglesia Universal», en P. Rodríguez, J. Sancho, y
otros (eds.), Sacramentalidad de la Iglesia y sacramentos: IV Simposio Internacional de
Teología de la Universidad de Navarra, Eunsa, Pamplona 1983, 399-406.
— «El concepto de estructura fundamental de la Iglesia», en A. Ziegenaus, F.
Courth y P. Schafer (eds.), Veritati Catholicae: Festschrift für Leo Scheffczyk zum
65, Pattloch, Aschaffenburg 1985, 237-246.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 105


Álvaro Ignacio Palacios Díez

— Iglesias particulares y Prelaturas personales: Consideraciones teológicas a propósito de una


nueva Institución canónica, Eunsa, Pamplona 21986.
— «Sacerdocio ministerial y sacerdocio común en la estructura de la Iglesia», Roma-
na 4 (1987) 162-176.
— «La comunión dentro de la Iglesia local», en P. Rodríguez, E. Molano, y otros
(eds.), Iglesia universal e Iglesias particulares. IX Simposio Internacional de Teología de
la Universidad de Navarra, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Nava-
rra, Pamplona 1989, 469-496.
— «La constitución dogmática «Pastor aeternus» leída desde la encíclica Ut unum
sint», Analecta Cracoviensia 29 (1989) 319-336.
— «Sobre un punto de la Nota praevia», en Istituto Paolo VI (ed.), Paolo VI e i
problemi ecclesiologici al Concilio: Colloquio internazionale di studio, Brescia, 19-20-21
settembre 1986, Studium ediciones, Brescia 1989.
— «La comunión en la Iglesia. Un documento de la Congregación para la doctrina
de la fe», Scripta Theologica 24 (1992) 559-568.
— La Iglesia: misterio y misión. Diez lecciones sobre la eclesiología del Concilio Vaticano II,
Ediciones Cristiandad, Madrid 2007.
Rodríguez, P. (ed.), Eclesiología: 30 años después de «Lumen Gentium»: Pueblo de Dios,
Cuerpo de Cristo, Templo del Espíritu Santo, Sacramento, Comunión, Ediciones Rialp,
Madrid 1994.
Schlier, H., «La unidad de la Iglesia en el Nuevo Testamento», en H. Schlier
(ed.), Problemas exegéticos fundamentales en el Nuevo Testamento, Ediciones Fax, Ma-
drid 1970.
Schmidt, K. L., «Kaleo, Ekklesia», en G. Kittel (ed.), Grande Lessico del Nuovo
Testamento, IV, Paideia, Brescia 1968, 1453-1580.
Sesboüé, B., Pour une théologie oecuménique, Éditions du Cerf, Paris 1990.
Siegwalt, G., «Locale (Chiesa)», en J. Y. Lacoste y P. Coda (eds.), Dizionario
critico di Teologia, Città Nuova Editrice, Roma 2005, 780.
Tillard, J.-M., La Iglesia local: Eclesiología de comunión y catolicidad, Ediciones Sígue-
me, Salamanca 2002.
Villar, J. R., «La Iglesia particular en el diálogo ecuménico del ámbito francófono
(1945-1959)», Scripta Theologica 20 (1988) 11-63.
— «¿Prioridad de la Iglesia universal o de la Iglesia particular?», en P. Rodríguez,
E. Molano, y otros (eds.), Iglesia universal e Iglesias particulares. IX Simposio de
Teología de la Universidad de Navarra, Servicio de Publicaciones de la Universidad
de Navarra, Pamplona 1989.
— Teología de la Iglesia particular, Eunsa, Pamplona 1989.
— «Iglesia universal e Iglesia local, A propósito de unas conferencias del Cardenal
Ratzinger en Brasil», Scripta Theologica 23 (1991) 267-286.
— «La capitalidad de las estructuras jerárquicas de la Iglesia», Scripta Theologica 23
(1991) 961-982.
— «La naturaleza de las Conferencias episcopales y la Carta Apostolos suos», Scripta
Theologica 31 (1991) 115-137.

106 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


bibliografía de la tesis

— «La teología ortodoxa de la Iglesia local», en P. Rodríguez (ed.), Eclesiología 30


años después de «Lumen gentium», Ediciones Rialp, Madrid 1994.
— Eclesiología y ecumenismo: comunión, Iglesia local, Pedro, Eunsa, Pamplona 1999.
— «Las formas del ministerio episcopal al servicio de la misión», Ius Canonicum 39
(1999) 555-573.
— El colegio episcopal: estructura teológica y pastoral, Ediciones Rialp, Madrid 2004.
— «Colegio Episcopal», en C. Izquierdo, J. Burggraf y F. M. Arocena (eds.),
Diccionario de Teología, Eunsa, Pamplona 2006, 137-142.
— «Iglesia», en C. Izquierdo, J. Burggraf y F. M. Arocena (eds.), Diccionario de
Teología, Eunsa, Pamplona 2006, 482-492.
— «Kosciol Jako Communio Ecclesiarum (La Iglesia como communio ecclesia-
rum)», Roczniki Teologiczne 53 (2006) 77-86.
— «Cuestiones debatidas sobre el episcopado y las Iglesias locales», Scripta Theolo-
gica 39 (2007) 425-462.
— «La encíclica Fidei Donum vista a la luz del Concilio Vaticano II y del magisterio
misionero postconciliar», Omnis terra 39 (2007) 29-42.
— «Ordo presbyterorum y Presbyterium», Scripta Theologica 42 (2010) 79-95.
Villar, J. R. (ed.), Iglesia, ministerio episcopal y ministerio petrino, Ediciones Rialp,
Madrid 2004.
Villemin, L., «Le diocèse est-il une Église locale ou une Église particulière?: quel
est l’enjeu de ce vocabulaire?», en H. Legrand y C. Theobald (eds.), Le minis-
tère des évêques au Concile Vatican II et depuis, Éditions du Cerf, Paris 2001.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 107


Tabla de abreviaturas

AG Concilio Vaticano II, Decreto Ad Gentes


CD Concilio Vaticano II, Decreto Christus Dominus
cfr. confróntese
CN Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta Communionis notio 15 VI 1992
Congr. Congregación
Const. Constitución
CTI Comisión Teológica Internacional
ibid. ibidem
LG Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática Lumen Gentium
n./nn. número / números
SC Concilio Vaticano II, Constitución Sacrosanctum Concilium
vid. véase
Para los libros bíblicos, hemos seguido las abreviaturas de la Biblia de Navarra.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 109


La Iglesia, comunión universal de Iglesias particulares

E
n la Introducción hemos considerado que la Iglesia, Cuerpo de Cristo
y Pueblo de Dios, es la comunión interpersonal con Dios y entre los
hombres, y signo e instrumento de esa comunión que es ella misma.
Las nociones de Cuerpo de Cristo, Pueblo de Dios, comunión y sacramento
reflejan aspectos de la realidad compleja que es la Iglesia. Su naturaleza como
comunión sacramental, o sacramento de la comunión, es, decíamos también,
el criterio hermenéutico para situar debidamente la universalidad y la particu-
laridad de la Iglesia.
En este capítulo abordamos de manera directa la dimensión universal de
la Iglesia o comunión universal de Iglesias, o brevemente la Iglesia universal.
El primer apartado desarrolla algunos matices importantes del término Iglesia
universal. Luego, la atención se centra sobre un aspecto de la communio Eccle-
siarum, a saber, la relación de mutua inmanencia entre la Iglesia universal y la
local. La última parte del capítulo analiza un segundo aspecto: la prioridad de
lo universal sobre lo particular.

1. Cuestiones terminológicas

En una aproximación inicial, la Iglesia puede ser considerada como la comu-


nión universal de todos los fieles. Las Iglesias particulares, en este sentido,
agrupan y delimitan la universal multitud de los fieles, el universal Pueblo de
Dios, en porciones del Pueblo de Dios que son las Iglesias locales. Una idea
que destacó, en efecto, el Concilio Vaticano II es considerar a la Iglesia no sólo
como la universal congregatio fidelium, sino también como el corpus Ecclesiarum.
La Iglesia «no reúne sólo la multitud ecuménica de los fieles bajo la autoridad
suprema del Papa y del Colegio Episcopal, sino que esos fieles son convoca-

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 111


Álvaro Ignacio Palacios Díez

dos y congregados en las Iglesias particulares, presididas por los Obispos, y la


comunión de esas Iglesias constituye la Iglesia de Cristo»1.
En otras palabras, la universal congregación de los fieles y la communio
Ecclesiarum constituyen la misma realidad, considerada desde dos puntos de
vista: personal y estructural2. La Iglesia universal es, a la vez, la ecuménica
comunión de los fieles, presidida por el Colegio de los Obispos con su cabeza
el Papa, fieles que son congregados por los Obispos en las Iglesias particulares
que componen la Iglesia universal en cada momento histórico. En la noción
de Comunión universal de las Iglesias están implicadas simultáneamente ambas
dimensiones3: la Iglesia universal como communio fidelium y las Iglesias parti-
culares como sus porciones o congregaciones4.

1.1.  Dos dimensiones históricas de la única Iglesia

El binomio Iglesia universal e Iglesia particular designa –lo hemos dicho–


dos dimensiones de una misma realidad, que es, sencillamente, la Iglesia Una
y Única en su existir histórico y visible. Por ese motivo, hay que evitar la idea
de cosificar ambas dimensiones, Iglesia universal e Iglesia particular, «como
dos entidades materiales existentes y diversas que, en virtud de su material
concreción histórica e individual, tienden a relacionarse según una dinámica
de potencial contraposición o de concurrencia recíproca»5. No estamos ante
dos entidades adecuadamente distintas y alternativas; ni siquiera yuxtapuestas
entre sí.
Al hablar de la Iglesia particular, se hace referencia a la Iglesia Católica en
cuanto se actúa en las distintas Iglesias locales, realizando su catolicidad una
y diversa6. Hablar de Iglesia universal, en singular, y de Iglesias, en plural, tiene
sentido como «términos correlativos (que) serán considerados en el interior
de la Iglesia católica»7. En este sentido, Iglesia universal e Iglesias particulares
son términos correlativos, que se implican mutuamente como aspectos de la
única Iglesia. De una parte, suponen dimensiones visibles de la gracia salvífica
(Palabra, sacramentos, ministerio) y, a la vez, suponen manifestaciones institu-
cionales que implican dimensiones de universalidad y de particularidad en las
que se realiza el misterio de la Iglesia en su despliegue histórico.
La única Iglesia de Cristo existe históricamente bajo esa doble forma uni-
versal y particular. Lo cual significa que ambos aspectos tienen una implica-
ción recíproca, y deben comprenderse en su mutua inmanencia o interioridad.
En otras palabras, las magnitudes «Iglesia universal» e «Iglesia particular»

112 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

«no son, pues, la una consecuencia de la otra, sino que constituyen la misma
realidad vista desde perspectivas diversas» (CN 10). Cada Iglesia particular, es
una porción concreta de la Iglesia universal o corpus ecclesiarum, a la que hace
presente y operativa en cada lugar. La Iglesia universal existe realizada en las
Iglesias particulares.
Lo recién afirmado no supone asumir la concepción de alguna corriente
de la eclesiología ortodoxa actual que «tiende a concebir la Iglesia univer-
sal platónicamente, según el principio filosófico universalia ante res, es decir,
como un modelo o arquetipo trascendente, que no existe concretamente en
la historia, sino que se realiza en cada una de las Iglesias de manera siempre
igual»8. La tendencia protestante, por su parte, enfatiza –se diría– la idea de
universalia post res: existen las congregaciones particulares, y la Iglesia univer-
sal sería el resultado de una suerte de federación posterior.
La comprensión católica es diferente. Las Iglesias particulares no son
sujetos completos en sí mismos, que singularmente agotarían el arquetipo;
tampoco son sujetos que mediante el simple reconocimiento mutuo constitui-
rían a la Iglesia universal, que sería un producto, en definitiva, externo a ellas
mismas. El concepto de comunión, en eclesiología católica, implica mutua
interioridad entre las porciones y el todo, pero sin disolver la entidad del todo
en la mera suma de las porciones, como veremos9.
En síntesis, al hablar de Iglesia universal e Iglesias particulares nos referi-
mos a la misma realidad, la Iglesia Católica, desde perspectivas distintas10. Esta
inmanencia del binomio es parte del misterio de la Iglesia en la tierra. Por eso,
«esa doble dimensión no es nunca una alternativa Iglesia particular o Iglesia
universal, ni por tanto, puede resolverse excluyendo uno de los términos, sino
por la afirmación simultánea de ambos»11. A la vez, la Iglesia, en cuanto Co-
munión universal, tiene una entidad propia que no se identifica pura y simple-
mente con las Iglesias particulares que la componen en cada momento.
Tenemos así planteada la quaestio de la que habrá que dar razón teológica.
Pero antes haremos otras precisiones terminológicas para avanzar en nuestro
discurso.

1.2.  Sentidos del término Iglesia universal

Según Congar, la expresión Iglesia universal en los primeros siglos, y es-


pecialmente en los Padres griegos, era considerada a la luz del eterno designio
salvífico de Dios. La Iglesia es la reunión de todos los salvados, incluyendo

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 113


Álvaro Ignacio Palacios Díez

a los ángeles, que trasciende el tiempo y el espacio. La Iglesia se definía por


realidades soteriológicas y espirituales que trascendían la historia, ya que su
origen y fin estaban en el designio eterno de Dios. Con el tiempo, la expresión
Ecclesia Universalis comenzó a referirse a esa realidad «virtualmente coexten-
siva al universo, que abraza, en vistas a la salvación la totalidad de la existen-
cia humana, temporal y espiritual»12. Ciertamente, este significado de Ecclesia
Universalis hace referencia a la manifestación del misterio eterno del Padre de
convocar «desde Abel hasta el último justo» a la salvación.
Sin embargo, la expresión Iglesia universal, en su uso correlativo a Iglesia
particular en el binomio que estamos analizando, tiene connotaciones propias.
Lo cual nos invita a analizar los sentidos en que puede utilizarse la expresión.
Clarificar este aspecto es decisivo para evitar equívocos.

a)  La Iglesia-misterio
El plan salvífico de la Santa Trinidad consiste en unir consigo a todos los
hombres en una sola comunión interpersonal. Para esto, Dios congrega un
solo Pueblo de su propiedad, y envía al Hijo y al Espíritu Santo, para que éste
Pueblo sea comunión perfecta como Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu
Santo13. La expresión Iglesia universal designa, en un primer sentido, la Iglesia-
Misterio, que según los Padres precede a la creación, y que se identifica con
este eterno designio divino de comunión. En la voluntad divina es anterior a
la creación, y subsistirá al final de los tiempos14. En cierto modo puede identi-
ficarse con la Iglesia escatológica, que se describe en el capítulo VII de Lumen
Gentium. Este sentido del término Ecclesia Universalis subraya, por tanto, los
principios divinos y universales que configuran perennemente a la Iglesia.
Así entendida, la Ecclesia Universalis, en la totalidad de su misterio, tiene
prioridad en el querer divino15. Como Iglesia-Misterio su anterioridad es evi-
dente. Es la realidad pensada por Dios para siempre desde antes de la creación
del mundo, y que Dios quiere y constituye mediante el envío del Hijo y del
Espíritu Santo. La Iglesia-misterio es la profunda comunión interpersonal con
Dios que es la res de la Iglesia terrena y visible, que es su sacramento. En este
sentido, la Iglesia celeste y escatológica será la Iglesia-misterio plenamente
realizada y que, como dice LG, es el modelo de la Iglesia temporal16.
Pero esta Ecclesia Universalis originada en el designio del Padre y llamada
a trascender la figura de este mundo que pasa, se encuentra, sin embargo, en
la historia. Es decisivo en teología católica advertir que la Ecclesia Universalis
o Iglesia Misterio no es una entidad distinta de la Iglesia Católica, visible e

114 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

histórica, que confesamos en el Credo17. En rigor, la Iglesia manifestada visi-


blemente como universal en Jerusalén el día de Pentecostés no es «otra» Igle-
sia numéricamente distinta de la Iglesia-Misterio, sino su primera realización
localizada en el tiempo y el espacio.

b)  La Iglesia de Pentecostés


La Iglesia nace como una única realidad operativa e histórica a partir
de Pentecostés. Allí es la Iglesia una y única, con su esencia católica capaz de
transformar lo humano, de todo tiempo y lugar. Ciertamente, la Iglesia ma-
nifestada en Jerusalén es universal, pues ella era toda la Iglesia, todo el Pueblo
de Dios18. Es «la comunidad de los ciento veinte reunidos en torno a María y
a los doce Apóstoles, representantes de la única Iglesia y futuros fundadores
de las Iglesias locales, que tienen una misión orientada al mundo: ya entonces
la Iglesia habla todas las lenguas»19. Allí está todo el universal Pueblo de Dios,
estructurado por la comunión con los Apóstoles –Pedro a su cabeza– en torno
a la doctrina, los sacramentos y la oración.
No obstante, esta Iglesia que se manifiesta en Pentecostés como univer-
sal, lo es de una manera singular e irrepetible. En ella el término universal po-
see un sentido distinto al de nuestros días: no designa la universal comunión de
las Iglesias locales. La Iglesia de Jerusalén, en realidad, no es universal ni local
en el sentido actual. Contiene sin duda ambas dimensiones, local y universal,
pero realizadas entonces de un modo único e irrepetible.
En efecto, la Iglesia-Misterio que se manifestó de manera visible en la
comunidad de Pentecostés no era una Iglesia local en el sentido actual del tér-
mino, a saber, una porción de la Iglesia: ella es toda la Iglesia. Ahora bien, tam-
poco es la Iglesia universal en el sentido actual de comunión de Iglesias, ya que
no existían otras Iglesias particulares diversas de Jerusalén. En Pentecostés, la
Iglesia está localizada con todos sus elementos tanto universales como parti-
culares, cosa que ya no puede decirse de ninguna Iglesia local hoy. En Pen-
tecostés, la naciente Iglesia de Jerusalén, como afirma el profesor Rodríguez,
«pertenece de algún modo al ephapax (Heb 7, 27) de Cristo, a la irrepetible
singularidad del evento salvífico (es la Iglesia que presiden Pedro y, con él, los
demás Apóstoles). Y a la vez funda la manera de darse la Iglesia en el tiempo
futuro (la Iglesia que preside el Sucesor de Pedro y, con él, los Sucesores de
los Apóstoles)»20.
La Iglesia-Misterio se hace visible en la naciente comunidad cristiana
de Pentecostés. La Carta Communionis notio afirma de esta Ecclesia Universalis

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 115


Álvaro Ignacio Palacios Díez

manifestada en Jerusalén que precede ontológica y temporalmente a las Igle-


sias locales que surgirán de ella. La Iglesia de Jerusalén, en efecto, era toda la
Iglesia, por lo cual es la matriz de las Iglesias locales, que surgirán a partir de
ella21. Pero, por la misma razón, la Ecclesia Universalis de Jerusalén también
precede a la Iglesia Universal entendida ahora como comunión de las Iglesias
locales. Evidentemente la misma expresión –Iglesia Universal– tiene sentidos
distintos en ambos casos.
En efecto, con la aparición de nuevas comunidades locales distintas de
Jerusalén, la Iglesia comienza a realizar su universalidad de manera nueva:
como comunión universal de las Iglesias, y como Iglesia particular. Ésta es la
acepción actual de Iglesia universal, es decir, la comunión de fieles difundida
por todo el orbe en la forma estructural de Iglesias particulares en comunión
con la Iglesia de Roma y su Obispo.
Lo anterior es bien distinto de afirmar que la comunidad de Jerusalén era
una Iglesia local –en el sentido actual– de la que nacieron las demás; de manera
que la agrupación posterior de todas ellas constituiría la communio Ecclesia-
rum22. Tampoco era la comunidad de Jerusalén una Iglesia universal que des-
pués vino fraccionada en simples divisiones administrativas. Por el contrario,
a partir de Jerusalén y con la predicación de los Apóstoles, la Iglesia de Cristo
comienza a realizar su catolicidad según las dos dimensiones de Iglesia univer-
sal e Iglesias particulares, que estaban realizadas en la Iglesia de Pentecostés
de manera única e irrepetible: según una potencialidad desplegada luego en
ambas dimensiones23.
Con la misión apostólica comienza el crecimiento institucional y la Igle-
sia comienza a existir en su doble dimensión de Iglesia universal e Iglesias
particulares, como modo de realizar su unidad y unicidad24. La universali-
dad comienza a desplegarse de manera nueva: como comunión de Iglesias, tal
como sucede en la actualidad. En este proceso, las Iglesias particulares nacen
como por reproducción a partir de la primigenia realidad histórica que fue la
Iglesia de Jerusalén. De este modo, lo primero es la única Iglesia realizada de
un modo especial en Pentecostés; luego las Iglesias particulares que van apa-
reciendo, y su correspondiente comunión25.

* * *
Recapitulando nuestras consideraciones, cabe decir que la Iglesia-Miste-
rio o Ecclesia Universalis en el designio divino (primer sentido de Iglesia uni-
versal) se manifiesta visiblemente como sujeto histórico en la comunidad de

116 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

los discípulos y los Doce en la Ecclesia Universalis de Pentecostés (segundo


sentido de Iglesia universal), la cual, mediante su expansión en Iglesias locales,
despliega su universalidad en la forma estructural actual de Ecclesia Universalis-
Comunión de Iglesias (tercer sentido de Iglesia universal). Es decisivo advertir
que se trata siempre del mismo «sujeto» numéricamente idéntico. Sólo son
diversos los modos de realizar visiblemente en la historia la universalidad de la
Iglesia Misterio. Los tres sentidos mencionados hacen referencia a la misma
realidad, pero desde perspectivas diferentes.
Se impone así una consecuencia. Para evitar equívocos en el lenguaje teo-
lógico, especialmente cuando se afirma la prioridad de la Iglesia universal, hay
que precisar cuál es el significado que se le otorga a la expresión Iglesia univer-
sal. De aquí en adelante, nos referimos siempre al sentido actual de la Iglesia
universal-Comunión de Iglesias particulares. Hablaremos indistintamente de
Iglesia universal o universal communio Ecclesiarum.
Una vez precisada la terminología y las nociones implicadas, a continua-
ción dirigimos la atención a los datos magisteriales sobre nuestro tema, junto
con su recepción y elaboración en la teología postconciliar.

2. Mutua inmanencia entre la Iglesia universal


y las Iglesias particulares

El Concilio Vaticano II trató en la Const. dogm. Lumen Gentium n. 23 de las


relaciones de los Obispos dentro de la Iglesia, y más específicamente del Obis-
po como principio de unidad visible en la Iglesia particular. En ese contexto,
y casi obiter dictum, el texto afirma que las «Iglesias particulares, formadas a
imagen de la Iglesia universal, en las cuales y de las cuales (in quibus et ex qui-
bus) existe la una y única Iglesia Católica»26.
La formula in quibus et ex quibus ha tenido gran aceptación en la teolo-
gía, ya que recoge dos aspectos esenciales y simultáneos de la relación entre
la Iglesia universal y las Iglesias particulares. La Iglesia universal está en las
Iglesias particulares y a la vez existe de ellas. De una parte, en las Iglesias
particulares se hace presente la Iglesia Católica; de otra parte, cada Iglesia es
una porción del todo que compone la Iglesia universal, a cuya imagen están
formadas las Iglesias locales.
Pero no es LG 23 el único texto del Concilio que habla de la relación
entre una y otras. La idea de que cada Iglesia particular es manifestación de

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 117


Álvaro Ignacio Palacios Díez

la Iglesia aparece también en SC 41 y en CD 22. La presencia de la Iglesia


Católica en cada Iglesia particular también está afirmada en LG 26. En AG
20 se dice, además, que la Iglesia particular debe representar del modo más
perfecto posible a la Iglesia universal. Pero es en CD 11 donde se afirma que
la una y única Iglesia de Cristo inest et operatur, está presente y operante en la
portio Populi Dei, que es cada Iglesia particular. La Carta Communionis notio de
la Cong. para la Doctrina de la Fe, retomaba en 1992 el tema en su globalidad,
con una intencionalidad clarificadora.
A continuación, en un primer apartado, consideraremos la expresión in
quibus et ex quibus. En un segundo momento, veremos una descripción del
contenido de la recíproca inmanencia Iglesia universal e Iglesia particular. Fi-
nalmente, mencionaremos unos ejemplos ilustrativos de la mutua interioridad
entre ambas.

2.1.  Análisis de la expresión in quibus et ex quibus

La famosa fórmula de LG 23 expresa sintéticamente que «la Iglesia como


communio nace del siguiente doble movimiento, concomitante y recíproco: por
una parte, la Iglesia universal existe concretamente sólo en la medida en que se
realiza en las Iglesias particulares; por otra, es constituida a su vez, en cuanto
realidad concreta e histórica –no sólo ideal y abstracta–, por las Iglesias parti-
culares»27. A continuación, nos detendremos en el significado de esta fórmula.
Comenzaremos con los que se desprenden de la primera parte, in quibus, y
luego pasaremos a los de la segunda parte, ex quibus. No obstante, la fórmula
sólo se comprende correctamente en su unidad.

a)  La Iglesia universal en las Iglesias particulares


Deberemos analizar la presencia de la Iglesia universal en cada Iglesia
particular en su sentido directo; y luego en una de sus consecuencias: la Iglesia
local subsiste en la Iglesia universal.
i.  La presencia operativa de la Iglesia universal
La primera parte de la frase, in quibus, significa que la Iglesia universal
está presente en las Iglesias particulares; es decir, que el todo está realmen-
te presente en cada una de sus portiones. El número 26 de LG afirma que la
Iglesia de Cristo está en todas las legítimas reuniones locales de los fieles; y
continúa: «ellas son, cada una en su lugar, el Pueblo nuevo, llamado por Dios

118 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

en el Espíritu Santo y plenitud». La presencia de la Iglesia universal en cada


una de las particulares es algo que pertenece a la misteriosa esencia de la Igle-
sia, comunión interpersonal con la Trinidad en la historia, que es el Cuerpo
de Cristo28.
Esta presencia de la Iglesia universal en la Iglesia particular se basa en el
cumplimiento de la promesa de Cristo de estar presente en cada comunidad
de fieles, que alcanza su culmen en la celebración eucarística29. En la Iglesia
particular los fieles encuentran todo aquello que les une con Cristo: «la doc-
trina de los Apóstoles, los sacramentos, y sobre todo la Eucaristía, sacramento
de la unidad de la Iglesia»30. En cada Iglesia particular congregada bajo el
ministerio sagrado del Obispo, «por más que sean con frecuencia pequeñas y
pobres, o vivan en la diáspora, está presente Cristo, por cuya fuerza se aglutina
la Iglesia, una, santa, católica y apostólica» (LG 26).
La expresión in quibus no implica una simple presencia estática de la Igle-
sia universal, sino también su operatividad salvífica en las Iglesias particulares.
Esta idea aparece en la famosa descripción de la diócesis que hace CD 11,
cuando dice que en ella «verdaderamente está (inest) y obra (operatur) la Igle-
sia de Cristo»31. La Iglesia universal no sólo está presente sino que opera en y
desde las Iglesias particulares: es «la universal comunidad de los discípulos del
Señor, que se hace presente y operativa en la particularidad y diversidad de
personas, grupos, tiempos y lugares»32. Se trata de la única Iglesia de Cristo
que actúa en y a través de la Iglesia particular. Por tanto, desde el punto de
vista de cada fiel su acción eclesial pertenece tanto a su Iglesia particular como
a la universal33.
Para ilustrar esta presencia operativa de la Iglesia universal en las Iglesias
particulares, conviene recordar cómo una serie de sujetos pueden participar de
una realidad. En un primer modo, se participa de algo (partem capere: «tomar
una parte») cuando el objeto participado se reparte entre quienes participan,
de manera que el objeto desaparece como tal todo, pues se ha dividido entre
quienes participan. Sin embargo, existe otra forma de participación que es
participar imperfecta y parcialmente (partialiter habere) una perfección que al-
guien posee totalmente. Esta participación no supone hacer partes entre los
que participan, pues el todo ni desaparece ni se divide; la participación es parcial
por el modo limitado en que se posee el todo.
Este segundo modo de participar es el que se da en la communio Ecclesia-
rum. La Iglesia universal está presente en cada Iglesia particular con toda su
esencia, pero de modo imperfecto o limitado en cada Iglesia en cuanto parti-

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 119


Álvaro Ignacio Palacios Díez

cular, al no estar actualizada plenamente toda su catolicidad si no es en co-


munión con el todo, es decir, con la Iglesia universal. De ahí que la expresión
portio Populi Dei para designar la Iglesia local (cfr. CD 11), es usada no para
designar un simple fragmento de una totalidad dividida donde la relación
entre las partes y el todo es extrínseca. Por el contrario, en la comunión ecle-
sial el vínculo es interior, ya que en la comunión el todo está en cada parte, y
éstas forman el todo. Los vínculos entre las partes y el todo son interiores y
simultáneos. En cierto modo, cada parte es interior a otra cualquiera, ya que
cada una está en las demás en cuanto está en el todo. Como es evidente, esta
singular relación entre las partes no difumina la distinción real entre ellas,
pues cada Iglesia particular tiene su identidad, que es patente en su concre-
ción histórica.
En este sentido, se entiende que Rahner considere la Iglesia particular
como una concentración de la Iglesia universal34. Esta mutua inmanencia entre
el todo y sus partes constituye algo peculiar, no es predicable de las asociacio-
nes o federaciones humanas, donde cada elemento es lo que es, un fragmen-
to del todo, al cual sólo representa externa e indirectamente. En cambio, la
Iglesia universal es la permanente congregación hecha por Dios de todos los
hombres dispersos por el mundo, que localizada sigue siendo la única Iglesia
en tal o cual lugar35.
ii. Origen de la eclesialidad de las Iglesias
Una consecuencia de la expresión in quibus es que la Iglesia particular no
es una realidad autónoma, que se autodona el ser a sí misma36. En su origen
histórico, cada Iglesia local procede de la comunión de las Iglesias, y recibe su
«eclesialidad» de dicha comunión. Por eso, la presencia de la Iglesia universal
en las Iglesias particulares es garantía de que éstas sean verdaderas «Iglesias»,
sean la Iglesia de Cristo37.
La eclesialidad católica realizada en cada Iglesia se configura por los ele-
mentos esenciales de la Iglesia de Cristo que son comunes a todas las Iglesias
particulares. Pero tales elementos no surgen de éstas en cuanto particulares,
aunque estén en ellas. Este hecho es una consecuencia del aspecto in quibus
considerado desde la perspectiva de la Iglesia particular. Son elementos de la
Iglesia universal o communio Ecclesiarum presentes en ella: la Palabra de Dios
contenida en las Sagradas Escrituras, y los Sacramentos que tienen su culmen
en la Eucaristía, y la sucesión apostólica que garantiza la autenticidad de la
Palabra y de los Sacramentos. Estos son dones de Dios para toda su Iglesia, y

120 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

el Señor los ha entregado a su custodia38. En el nivel institucional hay, pues,


elementos eclesiales, en particular el Colegio episcopal y su Cabeza, que no se
deducen de las Iglesias particulares39.
Todos estos son elementos de la eclesialidad originaria que tienen su
origen en Dios, transmitidos a través de Jesucristo y vivificados constante-
mente por el Espíritu Santo. Cristo dio estos bienes a sus Apóstoles y a sus
sucesores, junto con el don del Espíritu en Pentecostés. Desde el primer
instante de la Iglesia estos elementos estaban en ella, y fueron transmitidos
a todas las Iglesias a través del ministerio y la predicación de los Apóstoles.
Por lo tanto, son elementos esenciales para que exista la Iglesia, y su custodia
y transmisión a las Iglesias particulares acontecen en la comunión universal
de los Obispos con su Cabeza, que tienen la plenitud de la sucesión del Co-
legio apostólico.
En síntesis, podemos decir que la eclesialidad de la Iglesia se da en la
universalidad de la communio Ecclesiarum, y las Iglesias locales participan de la
eclesialidad en la medida en que participan de la universalidad de la communio
ecclesiarum, garantizada por medio del ministerio de los Apóstoles y sus suce-
sores en las Iglesias particulares40.
La Iglesia particular deriva su eclesialidad del hecho de que cada una es la
concentración de la Iglesia universal: es el modo en que se localiza concreta-
mente en la historia el misterio de la Iglesia de Cristo41. En esto se diferencia
la economía del Nuevo Testamento de la veterotestamentaria. En el régimen
del Antiguo Testamento existía una sola congregación del pueblo de Dios, y
ésta tenía una orientación hacia el Templo de Jerusalén, único lugar sagrado
del encuentro con Dios. En cambio, en el Nuevo Testamento el Templo es el
cuerpo resucitado del Señor, y así todos los lugares están igualmente abiertos
a la presencia del Resucitado y a la acción del Espíritu Santo. Es posible la
comunión con Dios en cualquier lugar, gracias a la plenitud sacramental de la
Iglesia particular42. Pero esta plenitud sacramental es un don recibido desde
fuera de ella misma, y no algo propio autogenerado desde ella misma. Afirmar
que las Iglesias particulares tienen su eclesialidad recibida significa que la Igle-
sia universal es interior a las Iglesias particulares. En este sentido, se entiende
que LG 23, justo antes de la expresión in quibus et ex quibus, se dice que la
Iglesia particular está formada a imagen de la Iglesia universal. Esta expresión
permite decir que la Iglesia local toma su forma de la Iglesia universal presente
en su interior. Cada Iglesia recibe su formalidad de la Iglesia universal43, por
cuanto cada una es precisamente la presencia particular de la Iglesia universal,

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 121


Álvaro Ignacio Palacios Díez

y la contienen44. Por eso, las Iglesias particulares son ex Ecclesia universali: las
Iglesias nacen de la Iglesia universal, reciben de ella su eclesialidad en la medi-
da en que se mantienen en la comunión universal de las Iglesias45.

b)  La Iglesia universal desde las Iglesias particulares


Consideremos ahora la segunda parte de la expresión de LG 23, ex
quibus, que invita a mirar a la Iglesia universal desde las Iglesias particulares.
Primero analizamos el modo de existencia histórica de la Iglesia universal a
partir de las Iglesias locales. Una vez determinado este modo de existencia,
nos aparecen dos consecuencias: una, relativa a las posibles concepciones
erróneas sobre la Iglesia universal; y otra relativa a la catolicidad de la com-
munio Ecclesiarum.

i.  Modo de existir histórico de la Iglesia universal


La Iglesia universal existe históricamente en las Iglesias particulares, y
también existe ex quibus: a partir de ellas46.
Las Iglesias particulares localizan a la Iglesia y por esto se caracteri-
zan por su concreción existencial y tangible47. Son una porción del pueblo
de Dios con un Obispo a su cabeza y un presbiterio que colabora con él.
En este sentido, decir que la Iglesia particular hace presente a la Iglesia
universal debe ser matizado, ya que, por estar localizada en el espacio y el
tiempo, no puede contener materialmente toda la diversidad de la communio
Ecclesiarum.
Ahora bien, la presencia de la Iglesia universal en cada Iglesia local no
requiere la presencia material de toda la Iglesia en un lugar, sino que la Iglesia
particular responda a la esencia de la eclesialidad católica y que esté abierta, al
menos potencialmente, a todas sus posibles manifestaciones de vida cristia-
na, servicios, tareas y misión, etc. En otros términos, cada Iglesia particular
contiene potencialmente toda la Iglesia Católica, aunque de facto no se haya
desplegado tal potencialidad material48. Las Iglesias particulares son un refle-
jo, en potencia, de toda la variedad de la Iglesia universal. Se puede decir que
la Iglesia existe siempre en un lugar; pero, al mismo tiempo, es trascendente
a ese lugar, porque no es identificable exclusivamente con la comunidad hu-
mana de un lugar. La Iglesia es cualitativamente distinta, nace de la novedad
de Cristo y de la libertad del Espíritu, y por eso en cada una existe toda la
potencialidad católica que impide a una comunidad particular encerrarse en
sí misma49. La Iglesia, como comunión ecuménica de las Iglesias y comunión

122 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

de todos los fieles, no se identifica con una sede o unos fieles o un Obispo de
modo exclusivo. Porque cualquier grupo de fieles vive, en sentido estricto, en
una Iglesia particular, y cada Obispo está de modo directo unido a una Iglesia
particular, incluido el Papa, que es Obispo de Roma50.
La Iglesia universal y la particular son dimensiones de la única Iglesia
de Cristo en la historia: en un caso, como la comunión universal en sí; y en
otro caso, como «realización «in loco» de la única Iglesia de Cristo según la
dimensión universal que le es propia»51. Sólo todas las Iglesias particulares en
su conjunto realizan la dimensión material de la Iglesia, mientras que la Iglesia
universal, es decir, la comunión universal de todas ellas, asegura la «formali-
dad» de la eclesialidad católica52. Esto no significa que la Iglesia universal sea
un puro ente de razón. La Iglesia universal es el sujeto eclesial histórico que se
identifica con la Iglesia Católica sin más53.
Por eso, no parece suficiente afirmar una Iglesia universal presente en el
diseño divino, y que existe en la historia solamente concretada en las Iglesias
particulares54. En este sentido, no se debe contraponer el aspecto de «miste-
rio» con el aspecto histórico: la única Esposa de Cristo no es puramente ideal,
sino la realidad de comunión universal. Tiene una consistencia en la historia
como Cuerpo de Cristo y Pueblo de Dios. Por eso, «la Iglesia, también en
cuanto universal, tiene estructuras visibles de origen divino –Papa y Colegio–,
que no son meras ‘deducciones’ operadas en la historia por la tendencia aso-
ciativa de las Iglesias particulares»55.

ii.  Ni federación de Iglesias, ni una gran diócesis


La expresión ex quibus indica que la Iglesia universal está formada a partir
de las Iglesias particulares. La Iglesia universal es la communio Ecclesiarum, es
decir, existe a partir de la comunión de las Iglesias, y no existe fuera de ellas56.
Ahora bien, este peculiar modo de existencia histórico requiere algunas pre-
cisiones.
En efecto, es importante destacar que este sentido de la expresión ex
quibus se aplica a la Iglesia universal tal como existe en la actualidad (tercer
sentido de la expresión Iglesia universal que ya indicamos anteriormente);
por ello, no puede aplicarse a la Ecclesia Universalis manifestada en Pente-
costés (segundo sentido de Iglesia universal), pues ésta no nace a partir de
las Iglesias particulares, a modo de una federación de Iglesias que nace por
la voluntad corporativa de éstas, como sujetos autónomos y completos en sí
mismos57.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 123


Álvaro Ignacio Palacios Díez

La expresión ex quibus ha de entenderse siempre en unidad con el in qui-


bus. No existe una prioridad «cronológica» de las Iglesias particulares sobre
la Iglesia universal, ni una prioridad cronológica de la Iglesia universal sobre
las Iglesias particulares. Estas últimas son Iglesias en cuanto que la Iglesia una,
santa, católica y apostólica está presente y actúa en ellas (in quibus), configura-
das a imagen de la Iglesia universal. La Iglesia universal no es una suma o fe-
deración de Iglesias particulares posterior a ellas mismas58. A su vez, la Iglesia
universal se compone de ellas (ex quibus), y no existe al margen de ellas. Esta
reciprocidad evita una visión federalista59.
En ocasiones, algunos entienden que el redescubrimiento del valor teoló-
gico de la Iglesia particular por el Concilio Vaticano II se reduce a decir que «la
Iglesia es la Iglesia local y todas las estructuras que la trascienden en su existencia
empírica son de algún modo ulteriores tanto histórica como teológicamente»60.
El problema es que así se deshace la naturaleza de la Iglesia universal en «una
vaga comunidad de lazos invisibles, una especie de universalismo de los valores
cristianos resultante de la vida propia de las Iglesias particulares» o viene a ser
«la pura realidad de gracia sobrenatural que aglutina a los hombres en Dios»61.
Con este planteamiento, la Iglesia universal como institución visible aparece
como «una realidad «federativa»: las Iglesias particulares «separadas» se unen
en un segundo momento en estructura general o universal ‘consensuada’»62.
Por otra parte, la expresión ex quibus subraya la importancia teológica
de las Iglesias particulares como tales. Lo cual evita el extremo contrario a la
autonomía: la dependencia total, la consideración de la Iglesia particular como
una simple parte funcional del todo. Esta idea fue bastante difundida a partir de
la Edad Media hasta que la eclesiología del siglo XX, ratificada por el Conci-
lio, redescubrió el papel de la Iglesia particular63. Se solía considerar a la Igle-
sia universal como «una gran diócesis», donde las Iglesias locales serían me-
ras divisiones administrativas, y los Obispos simples delegados del Papa para
administrar en su nombre las agrupaciones de fieles dispersas por el mundo.
Este planteamiento confunde a la Iglesia universal con la autoridad central, y
prima el aspecto administrativo y de gobierno sobre el sacramental y mistérico
de la Iglesia. Una eclesiología de este tipo, concibe «las Iglesias particulares
como un accidente histórico fruto del fraccionamiento de la Iglesia Universal,
que tendría una existencia propia anterior a las Iglesias particulares»64. Así la
Iglesia queda reducida a sus aspectos societarios y externos sin considerar los
sacramentales, propios del misterio de la Iglesia de Cristo, que subsiste en la
communio Ecclesiarum.

124 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

iii.  La catolicidad de la communio Ecclesiarum


La unidad «católica» es la unidad de lo diverso, y surge de la riqueza
propia que cada Iglesia particular aporta a la comunión de las Iglesias. De ese
modo, cada Iglesia se enriquece con los bienes de las demás, formando una
comunión de bienes divinos y humanos. Por tanto, las Iglesias locales repre-
sentan la diversidad en la comunión eclesial, mediante la cual la catolicidad
alcanza su plenitud. En la communio Ecclesiarum se alcanza una peculiar unión
en la que las diferencias no son destruidas, sino que, como dice de Lubac,
constituye una «unidad de plenitud; no totalitaria, sino totalizante». El teó-
logo francés argumenta a partir de LG 1365: la «Iglesia Católica tiende eficaz
y constantemente a recapitular la Humanidad entera con todos sus bienes,
bajo Cristo como Cabeza en la unidad de su Espíritu»66. Así la comunión de
las Iglesias es la comunión en los bienes salvíficos –la Palabra de Dios, los
sacramentos, los carismas del Espíritu Santo–, que causan la salvación, pero
también asume todos los bienes humanos. En cierto modo, la comunión de los
bienes divinos causa la salvación y la regeneración de todo lo humano al reca-
pitular en ella misma los bienes humanos. Redime todo lo creado asumiéndolo
desde todo lugar donde ella misma se halla localizada.
En un segundo momento, la catolicidad de la entera Iglesia es también
propia de las Iglesias particulares, porque la Iglesia universal está presente en
ellas.

2.2.  Fundamentos de la mutua inmanencia

De lo que llevamos dicho, se desprende que la idea de interioridad o in-


manencia mutua entre Iglesia universal e Iglesias particulares se erige –podría-
mos decir– en un principio fundamental para la consideración de sus mutuas
relaciones.
En la Carta Communionis notio se lee, en efecto, que «es necesario ante
todo tener presente que éstas [las Iglesias particulares], en cuanto «partes que
son de la Iglesia única de Cristo», tienen con el todo, es decir, con la Iglesia
universal, una peculiar relación de ‘mutua interioridad’, porque en cada Iglesia
particular ‘se encuentra y opera verdaderamente la Iglesia de Cristo, que es
Una, Santa, Católica y Apostólica’» (CN 9).
Más concretamente, la Carta Communionis notio descubre el fundamento
de este principio de mutua inmanencia en la singular unidad que proporcio-
nan a la Iglesia la Eucaristía y el Episcopado, que también son realidades re-

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 125


Álvaro Ignacio Palacios Díez

cíprocas en el misterio de comunión de la Iglesia67. El cardenal Ratzinger, al


presentar el documento, afirmaba que la unidad de la Eucaristía y la unidad
del Episcopado «no son realidades extrínsecas o principios organizativos en
relación con la unidad de la Iglesia, sino que son realidades teológicas recípro-
camente vinculadas e intrínsecas al misterio de la Iglesia misma»68.
El fundamento de esta afirmación es que Cristo ha instituido la Euca-
ristía y el Episcopado como realidades vinculadas (cfr. CN 14). La Eucaristía
requiere la sucesión apostólica y el ministerio sacerdotal del Obispo: «toda ce-
lebración eucarística legítima del pueblo de Dios requiere la estructura cons-
titutiva de la Iglesia como cuerpo sacerdotal estructurado orgánicamente y,
por tanto, el vínculo de comunión de la Iglesia local con su Obispo, y de éste
con sus hermanos en el Episcopado y su Cabeza, como Colegio ‘que sucede al
Colegio de los Apóstoles’»69.
Esta vinculación entre Eucaristía y Episcopado es el fundamento para
afirmar que en toda comunidad local que celebra la Eucaristía en comunión
con su pastor se hace presente la Iglesia de Cristo (cfr. LG 26). La Eucaristía
es punto de unión de las dos dimensiones de la Iglesia, universal y particular.
Por ese motivo, la celebración de la Eucaristía se realiza en unión con el pro-
pio Obispo, y por ello eo ipso también con el Papa y todo el Colegio episcopal,
es decir, en unidad con todo el Episcopado, de manera que se manifiesta la
Iglesia en su naturaleza más honda como comunión en Cristo70. Una correcta
eclesiología eucarística implica la simultaneidad universal y local de la comunión.
Quien celebra es siempre la Iglesia, universal y local a la vez. La celebración
eucarística reclama la unidad visible con el Obispo local y con el Colegio Epis-
copal y su Cabeza. «Toda celebración de la Eucaristía se realiza en unión no
sólo con el propio Obispo sino también con el Papa, con el orden episcopal,
con todo el clero y con el entero pueblo. Toda válida celebración de la Euca-
ristía expresa esta comunión universal con Pedro y con la Iglesia entera, o la
reclama objetivamente, como en el caso de las Iglesias cristianas separadas de
Roma» (CN 14).
A continuación, conviene desglosar con detalle estas ideas principales
que acabamos de mencionar.

a)  La Eucaristía como fuente de la Iglesia


La celebración eucarística significa y realiza la unidad de la comunidad
celebrante con Cristo. Pero, a la vez, trasciende los límites locales, ya que pro-
piamente «edifica» el entero Cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia Cató-

126 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

lica71. La Eucaristía edifica la única Iglesia porque, junto con la predicación del
Evangelio, congrega a los fieles en las comunidades locales «a fin de que por
el cuerpo y la sangre del Señor quede unida toda la fraternidad» (LG 26). En
la celebración eucarística se da el grado máximo de mutua interioridad entre
Iglesia universal e Iglesias particulares, «pues donde se celebra la Eucaristía se
halla presente la Iglesia en su plenitud, no sólo la Iglesia local, sino la Católica,
de la que hablaba San Agustín»72.
El texto de Lumen Gentium n. 26 continúa diciendo que, en toda celebra-
ción, la comunidad es reunida bajo el ministerio sagrado del Obispo, de modo
«que se manifiesta el símbolo de aquella caridad y ‘unidad del Cuerpo místico
de Cristo sin la cual no puede haber salvación’». La Eucaristía crea comunión
entre los miembros de la Iglesia porque une a cada uno de ellos con Cristo,
que es la Cabeza de su Cuerpo místico. Del don eucarístico nace la unión con
Cristo y entre los fieles. Esta unión trasciende la concreta comunidad cele-
brante, y trasciende el tiempo, uniendo a todos –en la tierra y en cielo– en el
Cuerpo de Cristo73.
De ese modo, la celebración eucarística hace presente a la Iglesia univer-
sal en la Iglesia particular, ya que realiza sacramentalmente en ésta el Cuerpo
de Cristo74. Por eso, la Iglesia local no puede ser considerada como una parte
administrativa de la Iglesia, sino como la manifestación, en un lugar, del Cuer-
po, uno e indivisible, de Cristo. Los fieles al recibir su Cuerpo no reciben «una
parte», sino a Cristo en su totalidad (cfr. 1 Co 1,13)75.
Además, por ese mismo hecho, está edificando a la Iglesia universal desde
la Iglesia particular donde se celebra la Eucaristía. Por eso, es exacto decir que
la Eucaristía causa tanto la comunión de los fieles localizada y concreta como
la comunión universal, pues ambas son el único Cuerpo místico de Cristo.
La Eucaristía funda la comunión de Iglesias a través del tiempo y el espacio,
porque la Iglesia que celebra la Eucaristía tiene como identidad el misterio de
salvación que actualiza, el cual es el mismo desde los Apóstoles y el mismo en
cualquier lugar76.
De esta centralidad de la Eucaristía celebrada en comunidades locales, al-
gunos han deducido la autonomía de la Iglesia particular, en un sentido extraño
a la comunión universal77. Esto es contrario a una verdadera eclesiología eu-
carística, porque la Eucaristía reclama la comunión universal, que ella misma
significa como Cuerpo de Cristo. Más bien, este sacramento funda la simulta-
neidad de la Iglesia particular con la Iglesia universal78. La Carta Communionis
notio en su n. 11 dice: «es precisamente la Eucaristía la que hace imposible

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 127


Álvaro Ignacio Palacios Díez

toda autosuficiencia de la Iglesia particular. En efecto, la unicidad e indivi-


sibilidad del Cuerpo eucarístico del Señor implica la unicidad de su Cuerpo
místico, que es la Iglesia una e indivisible. Desde el centro eucarístico surge la
necesaria apertura de cada comunidad celebrante, de cada Iglesia particular:
del dejarse atraer por los brazos abiertos del Señor se sigue la inserción en
su Cuerpo, único e indiviso»79. La Eucaristía exige e implica la unidad de la
totalidad del Cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia entera y no sólo una
comunidad local80. Exigencia que supone unos signos de unidad con las estruc-
turas visibles de unidad como son el primado del Romano Pontífice y el Co-
legio episcopal81. En realidad, la Iglesia particular es plenamente Iglesia en la
medida en que vive en comunión con el resto de las Iglesias y especialmente la
Iglesia local de Roma y su Obispo, que preside jerárquicamente la comunión
universal. Lo cual conduce a la consideración del Episcopado como principio
de unidad visible de la communio Ecclesiarum.

b)  El Episcopado como servicio a la unidad


Los Obispos son principios visibles de unidad en la Iglesia. Esto es apli-
cable tanto a nivel universal, el Papa con el Colegio episcopal, como en cada
Iglesia particular donde el Obispo cumple con esa función82. La relación es-
pecial del ministerio apostólico con Cristo, a través de la unción sacramental
del Espíritu, da razón de que el Ordo episcoporum sea el fundamento visible de
la unidad de la Iglesia83. La jerarquía de sucesión apostólica es vínculo de co-
munión porque su función esencial es hacer presente a la Cabeza de la Iglesia,
a Jesucristo, con la cual todos los miembros deben estar unidos84. Los minis-
tros, hacen presente a Christus Caput en la comunidad de fieles estructurándola
como su Cuerpo místico, siendo así el cauce del que Él mismo se sirve para
mantener a la Iglesia como tal85. Por ello, de los tres vínculos de comunión, el
jerárquico tiene una especial relevancia institucional por su evidente visibili-
dad y carácter estructurante.
El Obispo es, a la vez, cabeza de su Iglesia y miembro del Colegio epis-
copal. Ambos aspectos pertenecen a su condición sacramental, y le capacitan
para ser principio que congrega localmente al único Pueblo de Dios, y, a la
vez, incorpora su Iglesia particular en la communio Ecclesiarum86. Ambos aspec-
tos son un reflejo de la mutua interioridad de la Iglesia universal con las par-
ticulares. La simultaneidad de ambos aspectos responde a la naturaleza colegial
del Episcopado: la colegialidad traduce al nivel de la episkopé la simultaneidad
de la Iglesia en sus dos momentos –local y universal–.

128 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

En un primer momento lógico, la Iglesia de Cristo, la Iglesia universal


con sus elementos propios, se hace presente en cada Iglesia particular a través
de la sacra potestas de su Obispo87. Éste, como miembro del Colegio episcopal,
le hace presente en su Iglesia. Porque al estar en comunión con el resto de
cabezas episcopales de las demás Iglesias, representa la comunión universal
en su Iglesia local88. Así, los elementos estructurales de la Iglesia universal,
están presentes en la realidad de la Iglesia particular, de manera que ésta pue-
da reflejar y realizar la Iglesia universal de un modo localizado. En un nivel
más profundo, el Obispo configura su Iglesia a imagen de la Iglesia universal,
porque configura la porción del Pueblo de Dios a él confiada como Cuerpo de
Cristo, res última de la Iglesia universal.
En un segundo momento lógico el Obispo como cabeza de su Iglesia
la hace presente en la communio Ecclesiarum. Esto implica la afirmación de la
prioridad de lo universal, pero hay que tener cuidado en no romper la mutua
inmanencia. Porque ese segundo momento no es de una importancia menor.
Cuando el Obispo, como representante de su Iglesia, entra en comunión con
el resto del Ordo episcoporum, está en un momento constituyente de la Iglesia
universal. Ya que, esta última, no existe fuera de las Iglesias locales, sino en
ellas como su comunión.
De esa manera, el Episcopado se articula de manera correlativa a las di-
mensiones universal y particular de la Iglesia. La primacía de lo universal apa-
rece al considerar el misterio de la Iglesia. La esencia de la misión que Cristo
encomienda a sus Apóstoles y sucesores, es la edificación de la comunión entre
todos los hombres con Dios como realidad omnicomprensiva. A su vez, esta
unidad universal se realiza en unas porciones que existen en mutua inmanencia
con el todo. Los Obispos sirven a esta finalidad con su doble condición de
miembros del Colegio episcopal y representantes de sus Iglesias, incorporan-
do a estas en la communio Ecclesiarum89.
La unidad de la Iglesia está así apoyada en la unidad visible del Episco-
pado. Como la Iglesia de Cristo, que es un «cuerpo de las Iglesias», tiene una
Iglesia a la cabeza, la de Roma, su unidad se realiza análogamente en el Cuerpo
o Colegio de los Obispos que tiene al Romano Pontífice como Cabeza90.

* * *
La Eucaristía y el Episcopado iluminan la mutua inmanencia entre Igle-
sia universal y local, ya que todos los Obispos no constituyen sino un solo
Episcopado, y todas las celebraciones eucarísticas no son más que una única y

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 129


Álvaro Ignacio Palacios Díez

misma Eucaristía91. A su vez, entre Iglesia universal e Iglesia particular existe


una prioridad de lo universal sobre lo particular, de la que hablaremos más
adelante. Baste decir por ahora, que esta prioridad también se manifiesta en
la Eucaristía y el Episcopado, ya que el depósito del único sacrificio de Cristo
confiado para ser actualizado en todo lugar y tiempo fue dado al Colegio de
los Doce con Pedro a la cabeza92.

2.3.  Manifestaciones de la mutua inmanencia

En la vida de la Iglesia existen distintas manifestaciones de la mutua in-


manencia entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares. Por ejemplo, en
el ámbito de las misiones, es toda la Iglesia la que tiene la responsabilidad de
evangelizar hasta el fin del mundo93. Ésta no es sólo tarea de la Iglesia univer-
sal –del Romano Pontífice y de algunos institutos religiosos–, aunque esta fue
la práctica a partir del siglo XVII. En el siglo XX se volvió a subrayar más la
responsabilidad misional de todo el Episcopado94, es decir de toda la Iglesia
desde todas sus realizaciones locales95. La expansión misionera es una clara
manifestación de que la Iglesia universal es operativa en y desde las Iglesias
locales.
Otras manifestaciones vitales se pueden apreciar en las distintas insti-
tuciones que desarrollan una actividad supradiocesana. Algunas –los ordina-
riatos militares y las prelaturas personales– pertenecientes a la organización
propia de la estructura jerárquica y pastoral de la Iglesia. Y como tales son or-
ganizaciones de la Iglesia universal para el servicio de las Iglesias particulares
en alguna peculiar necesidad eclesial96.
Otro tipo de instituciones son aquellas donde actúan los Obispos como
representantes de sus Iglesias. Las Conferencias episcopales son instituciones
que manifiestan la comunión regional de las Iglesias, la mutua interioridad
entre ellas. Los Sínodos de Obispos, en cambio, muestran la solicitud de todas
las Iglesias por la communio Ecclesiarum.
Sin embargo, en este apartado queremos detenernos en dos consecuen-
cias de la inmanencia recíproca: una, la «interioridad del Colegio episcopal y
su Cabeza en las Iglesias locales; y otra, la incorporación del fiel a la Iglesia de
Cristo. Son cuestiones de especial interés que ilustran la mutua interioridad
de la que venimos hablando. De otras manifestaciones hablaremos en los ca-
pítulos siguientes.

130 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

a)  Interioridad del Colegio episcopal y su Cabeza en cada Iglesia


El Papa y el Colegio episcopal son elementos de eclesialidad propios de
la Iglesia universal. Ambos tienen la peculiaridad de no ser deducibles de las
Iglesias particulares, como afirmamos anteriormente97. Aunque se apoyan en
la concreta realidad de las Iglesias –ya que son Obispos–, el Primado y el Co-
legio como tal son instituciones que trascienden lo local. Son estructuras de la
Iglesia al servicio de la communio Ecclesiarum. Según Congar, «la pluralidad o
multiplicidad de las Iglesias locales constituye, quiérase o no, un todo que tie-
ne sus exigencias propias como tal todo. (…) exigencias propias, que reclaman
unas estructuras determinadas»98.
La autoridad del Papa es «verdaderamente episcopal, no sólo suprema,
plena y universal, sino también inmediata, sobre todos, tanto sobre los Pasto-
res como sobre los demás fieles» (CN 13). Por la naturaleza mistérica de la
Iglesia, esta inmanencia de la autoridad suprema en la Iglesia particular, no
anula la potestad ordinaria, propia e inmediata que su Obispo tiene, sino que
la afirma y corrobora99. Esto puede suponer canónicamente una duplicidad de
jurisdicciones, que refleja la «simultaneidad» teológica de Iglesia local-Iglesia
universal.
La Carta Communionis notio enseña que para que cada Iglesia particular
sea plenamente Iglesia «debe hallarse presente en ella, como elemento propio,
la suprema autoridad de la Iglesia: el Colegio episcopal ‘junto con su Cabeza
el Romano Pontífice, y jamás sin ella’» (CN 13). Una Iglesia local no se rea-
liza plenamente sino en la comunión con las demás Iglesias locales y con el
sucesor de Pedro100. Por eso, las Iglesias que no están en comunión con Roma
están «heridas» en su eclesialidad, ya que les falta uno de sus constitutivos
internos101.
Por eso «debemos ver el ministerio del Sucesor de Pedro, no sólo como
un servicio global que alcanza a toda Iglesia particular desde fuera, sino como
perteneciente ya a la esencia de cada Iglesia particular desde dentro» (CN 13).
El Primado y el Colegio episcopal son interiores a ellas porque son principios
de su unidad visible, en cuanto representantes plenos de Cristo Cabeza para
toda las Iglesias que forman su Cuerpo místico. El ministerio petrino es una
expresión visible de la unidad del Cuerpo eucarístico, del que nace el único
Cuerpo de la Iglesia como Cuerpo de Cristo, y por tanto «no es una realidad
puramente organizativa, exterior a la verdadera esencia de la comunión, de su
ser la Iglesia del Señor»102. Y como esta comunión es la que está presente en

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 131


Álvaro Ignacio Palacios Díez

cada Iglesia particular, lo está con sus elementos fundamentales103. El Colegio


y su Cabeza son «expresión necesaria de aquella fundamental mutua interiori-
dad entre Iglesia universal e Iglesia particular» (CN 13), una manifestación de
la presencia, in quibus, de la primera en la segunda, y, de la existencia, ex quibus,
de la primera desde la segunda.
El Colegio episcopal y su Cabeza son interiores a cada Iglesia especial-
mente en la celebración eucarística. Ésta traduce a «nivel de la communio hie-
rarchica la interioridad de la Iglesia universal en la Iglesia particular»104. Como
decíamos más arriba, esto se explica porque en la Eucaristía se realiza el Cuer-
po de Cristo, lo cual exige la presencia de los representantes visibles de su
Cabeza, el Papa y el Colegio episcopal.
En síntesis, las dos estructuras principales de la communio Ecclesiarum,
Eucaristía y Episcopado, están en la esencia misma de cada Iglesia local.

b)  Vinculación del fiel a la Iglesia de Cristo


Otra manifestación de la mutua inmanencia de las Iglesias con la Iglesia
universal se refiere a la pertenencia del fiel a la Iglesia de Cristo. A continua-
ción, analizamos dos momentos de esta pertenencia: la incorporación bautis-
mal, y luego, su existencia eclesial.
i.  Incorporación a la Iglesia
La incorporación de cada fiel a la Iglesia universal mediante el sacramen-
to del bautismo ocurre en una Iglesia particular105. Un fiel no se incorpora
primero a una Iglesia local y en virtud de esa pertenencia particular, en un se-
gundo momento, pertenecería a la Iglesia universal. La mediación de la Iglesia
local, no supone una instancia intermedia. Se pertenece a la Iglesia universal
de modo tan inmediato como a la Iglesia local en la que aquella está verdade-
ramente presente y operante106. No hay incorporación a la Iglesia universal sin
incorporación a una Iglesia local107.
En ese sentido, una cierta eclesiología universalista que prescinde de la
realidad de la Iglesia local cae en el equívoco de considerar la Iglesia universal
como un super-organismo contradistinto de las Iglesias locales; y correlativa-
mente considera que el bautismo incorpora a la Iglesia universal y sólo en un
segundo momento, por título jurídico (domicilio, etc.), a una Iglesia local.
Ante esto hay que señalar que el bautismo «en su sustancia sacramental no es
admisión a una cierta comunidad local, sino incorporación al único Cuerpo de
Cristo»108, de modo que quien es bautizado en una Iglesia local pertenece a la

132 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

Iglesia universal y a todas las Iglesias locales. La mutua interioridad implica


simultaneidad: el neófito queda incorporado a la Iglesia Católica que existe
como communio Ecclesiarum109.
ii. Vida en la Iglesia
En el plano de la existencia cristiana, «vivir en el seno de la Iglesia local es
vivir en el seno de la Iglesia universal. Para un cristiano, no hay otro medio de
ser plenamente católico que adentrarse en el misterio de la Iglesia en la forma
que éste se realiza localmente. Esta participación en la Iglesia local no separa
de la Iglesia universal, sino que introduce en ella, y no sólo al modo como una
puerta permite entrar en el edificio; no hay dos actos separados, uno por el
que se es de la Iglesia local, y otro por el que se es de la Iglesia universal, pues
el Cuerpo de Cristo es uno. El misterio total de la Iglesia está plenamente
actuado en el obispo, su clero y su pueblo»110. En sentido estricto, la Iglesia es
la communio Ecclesiarum compuesta por las Iglesias locales. En esta communio
no hay espacios vacíos fuera o al margen de las Iglesias locales111. El bautizado
pertenece, allí donde esté, a la única Iglesia Católica, que existe en su doble
dimensión, universal y particular: «Quien pertenece a una Iglesia particular
pertenece a todas las Iglesias; ya que la pertenencia a la Comunión, como per-
tenencia a la Iglesia, nunca es sólo particular, sino que por su misma naturaleza
es siempre universal» (CN 10).
La vinculación del fiel a una Iglesia local supone la referencia al Obispo
que la preside. El Obispo es vicario de Cristo que convoca a su Iglesia en
la comunidad eucarística local. De modo que la vinculación del fiel con la
Iglesia, pasa por la celebración de la Eucaristía, en una comunidad local, y en
comunión con su Obispo. También con el Papa y todo el resto del Colegio
episcopal, lo que muestra la simultánea pertenencia con la Iglesia universal en
la celebración eucarística. En la Iglesia nadie es extranjero, porque «especial-
mente en la celebración de la Eucaristía, todo fiel se encuentra en su Iglesia,
en la Iglesia de Cristo, pertenezca o no, desde el punto de vista canónico, a la
diócesis, parroquia u otra comunidad particular donde tiene lugar tal celebra-
ción» (ibid.)112.
La comunión jerárquica es una condición necesaria para la comunión
católica. La comunión visible afectiva y efectiva con el Obispo, principio de
unidad de su Iglesia particular, supone la comunión simultánea con el Papa
en toda la Iglesia, y viceversa. La comunión del fiel con su pastor es a la vez
comunión con el Colegio episcopal y su Cabeza, el Papa.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 133


Álvaro Ignacio Palacios Díez

3.  «Prioridad» de la Iglesia universal

Inseparable del principio de mutua inmanencia existe el principio de la prio-


ridad de la Iglesia universal en relación con las Iglesias particulares en cuanto
tales. No obstante, conviene precisar la naturaleza de esta prioridad para evitar
equívocos.
En efecto, hay que aludir aquí al debate abierto con la publicación de la
Carta Communionis notio y su afirmación de la prioridad de la Iglesia universal.
El texto reza así: la Iglesia universal «no es el resultado de la comunión de las
Iglesias, sino que, en su esencial misterio, es una realidad ontológica y tempo-
ralmente previa a cada concreta Iglesia particular» (n. 9).
Tras la publicación de este documento, no pocos autores estimaban que
tal afirmación no era compatible con la simultaneidad y mutua inmanencia
entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares113. Hablar de prioridad de
la Iglesia universal requiere, ante todo, clarificar la expresión misma «Iglesia
universal» de la que se afirma tal prioridad.
Un año después de la publicación de la Carta Communionis notio, apareció
en L’Osservatore Romano un artículo (sin firma, con tres asteriscos) explicando
principalmente la afirmación de la Carta sobre la prioridad de la Iglesia univer-
sal114. El artículo de comentario aclaraba que la expresión de CN se refería a la
Iglesia manifestada universal en Pentecostés. La Iglesia universal de la que se
afirma la prioridad ontológica y temporal es aquella Iglesia-Misterio manifestada
visiblemente en Jerusalén115. Se afirma la prioridad de la Ecclesia Universalis en el
segundo sentido de que ya tratamos116. La Carta afirma la prioridad cronológica
y ontológica de la Ecclesia Universalis manifestada en Pentecostés. Lo cual no
plantea problema alguno, pues resulta obvio que las Iglesias locales surgen en
tiempo posterior y reciben su ser como participación de la Iglesia de Pentecostés.
Ahora bien, la quaestio teológica surge cuando tal afirmación se aplica a la
Iglesia universal en el sentido (tercero) que posee la expresión en la actualidad
como communio Ecclesiarum. ¿Es posible hablar de una prioridad de la Iglesia
universal, es decir, la comunión universal de las Iglesias, en relación con las
Iglesias particulares?

3.1.  Prioridad histórica frente a cada Iglesia local

Una primera aproximación es comparar la Iglesia universal con una Igle-


sia local concreta.

134 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

En cuanto al origen histórico, la communio Ecclesiarum existe desde que


los Apóstoles comenzaron a fundar nuevas Iglesias fuera de Jerusalén, funda-
ción que se prolongará a lo largo de los siglos. Cuando nos referimos al na-
cimiento de una nueva Iglesia, ésta recibe su eclesialidad desde fuera, de otra
Iglesia local ya establecida. Esta última no comunica su carácter su eclesialidad
en cuanto Iglesia particular, sino en cuanto que está presente en ella la Iglesia
universal que arrancó desde Pentecostés117. Las Iglesias en comunión custo-
dian esta eclesialidad que es anterior a cada Iglesia local, y desde esta perspec-
tiva es posible hablar de una precedencia temporal de la Iglesia universal, esto
es de la communio Ecclesiarum frente a cada Iglesia local nueva en el tiempo118.
Otra perspectiva para analizar la relación entre Iglesia universal y cada
Iglesia particular como tal, es la perspectiva sincrónica, es decir, comparar la
universal communio Ecclesiarum o Iglesia universal con las Iglesias locales que la
componen en cada momento histórico. Bajo esta perspectiva, rige el principio
de mutua inmanencia o simultaneidad, no la prioridad temporal, de la Iglesia
universal y las Iglesias locales existentes.

3.2.  Prioridad teológica de la Iglesia universal

Puede considerarse la cuestión de la prioridad de la Iglesia universal bajo


otra consideración, no ya temporal o histórica, sino teológica. El Concilio
Vaticano II da pie a pensar en esta prioridad cuando afirma que las Iglesias
particulares son ad imaginem de la Iglesia universal. El texto conciliar matiza
la idea sugerida por la expresión ex quibus, que, a primera vista, daría una cierta
preeminencia a las Iglesias locales en la constitución existencial de la communio
Ecclesiarum119. A continuación, consideramos cuatro argumentos a favor de la
prioridad teológica de la Iglesia universal.

a)  Prioridad de la indefectibilidad


Es iluminador considerar los dones divinos de indefectibilidad histórica
e infalibilidad en la fe de la Iglesia. Ambos son dones prometidos a la Iglesia
en cuanto universal. La indefectibilidad es la promesa divina de que la Iglesia
permanecerá hasta el fin de los tiempos, pero no garantiza la indefectibilidad
de las Iglesias particulares en cuanto tales en su singularidad, como confirma
la historia, pues no pocas Iglesias locales han desaparecido o pueden desapare-
cer; o bien separarse de la comunión mediante la herejía o el cisma, esto es, la
defectibilidad en la fe y en al comunión eclesial.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 135


Álvaro Ignacio Palacios Díez

Esta prioridad teológica de la Iglesia universal sobre cada Iglesia particular


concreta no se refiere a una prioridad cronológica –sigue dándose la simulta-
neidad entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares en la sincronía de la
communio Ecclesiarum–. Se trata más bien de una prioridad histórico-salvífica, en
el sentido de que los dones y promesas del Espíritu Santo han sido dados a la
Iglesia en cuanto comunión universal, no en cuanto Iglesias locales singulares.

b)  Prioridad de la unidad


Otra perspectiva desde la cual cabe considerar la prioridad de la Iglesia
universal aparece al considerar el misterio de la Iglesia a partir de Cristo.
Cristo es principio de vida y, al mismo tiempo, principio de unidad para la
nueva humanidad redimida. La solidaridad de todos los hombres, realizada por
su Encarnación en los mysteria carnis, es la base de la unidad y universalidad
del nuevo Pueblo de Dios. Esta unidad y universalidad de la Iglesia terrena
se realizan in mysterio, bajo el velo de signos eficaces (Palabra y Sacramentos)
hasta el final de los tiempos, cuando se realizará totalmente la unión definitiva
de la nueva humanidad con la Trinidad120. Por tanto, esa unidad ya presente
in mysterio y como fin que se aspira alcanzar otorga la prioridad teológica a la
Iglesia universal121.
Por otra parte, la fuente común de plenitud es «la fuerza del Cristo re-
conciliador, así como el don de la unidad católica que precede a sus actua-
ciones particulares»122. En todo caso, «la Iglesia local o particular, en cuanto
Iglesia Catholica actuada en el hic et nunc del espacio y del tiempo, no está en
contradicción con la unidad de la Iglesia universal, sino que la realiza y expresa
en la concreción histórica, aunque tiene necesidad –en virtud precisamente de
este dinamismo de actuación– de situarse en relación con ella»123.
En el existir actual de la Iglesia de Cristo la unidad tiene prioridad, por-
que la Iglesia es esencialmente una comunión. Unidad que tiene la virtud de
integrar y respetar lo diverso, pero esto último es «segundo». La Iglesia uni-
versal manifiesta directamente esta unidad, mientras las Iglesias particulares
lo hacen parcialmente y son las entradas de la diversidad. Por eso, es posible
hablar de cierta prioridad de la primera sobre la segunda124.

c)  Prioridad estructural de la Iglesia universal


Otra aproximación a la prioridad de la Iglesia universal considera la pers-
pectiva estructural de la communio Ecclesiarum en cuanto constituye el analoga-
tum princeps para las Iglesias particulares, ya que el todo está en la parte siem-

136 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

pre que ésta se reconozca parte del todo125. Se trata de una prioridad estructural
de la Iglesia universal126.
Manteniendo la mutua inmanencia como principio hermenéutico de la
relación Iglesia universal-local, se puede reconocer que la communio Ecclesia-
rum posee una estructura propia y no deducible de las Iglesias en su singulari-
dad127. La Iglesia universal en cuanto comunión no es la simple suma de Iglesias;
en cuanto es un todo universal supone relaciones internas de prioridad en rela-
ción con las portiones que la constituyen128. Son estas relaciones de comunión,
propias de la dimensión universal, las que muestran el carácter configurador
de la Iglesia universal sobre las Iglesias particulares.
La Iglesia universal como communio Ecclesiarum es, en rigor, el sacramen-
to eclesial de la comunión interpersonal de todos los hombres con la Trinidad
que es el Cuerpo de Cristo129. Cada Iglesia local singular es ese mismo sacra-
mento pero de modo participado y dependiente, en cuanto la Iglesia universal
hace presente en ella la totalidad del misterio de la Iglesia. Se trata de una
participación sacramental de la communio estructural.

d)  Prioridad genética de la Iglesia universal


Jesucristo y el Espíritu Santo, al constituir la Iglesia, entregan el ser ecle-
sial a la totalidad de la comunión, al Colegio apostólico, no a una determinada
Iglesia en cuanto tal. Cada nueva Iglesia particular recibe su eclesialidad de
la Palabra y los Sacramentos, vivificados por el Espíritu Santo, y todo ello
mediante la sucesión apostólica. La sucesión apostólica se da en el Colegio
episcopal como sucesor del Colegio apostólico. Por tanto, cada nueva Iglesia
nace de una semilla apostólica custodiada en la comunión de las Iglesias, y a la
vez es configurada a imagen de esa católica eclesialidad130.
En esta perspectiva, la Iglesia universal tiene una prioridad al ser el de-
pósito de la eclesialidad originaria, que tiene su origen último en la Iglesia de
Pentecostés. Esta eclesialidad está primariamente en la Iglesia universal, como
espacio donde es conservada para ser comunicada a cada nueva Iglesia que
nace. Algunos hablan así de una Iglesia universal que genéticamente tiene una
prioridad ontológica permanente frente a las nuevas Iglesias particulares gene-
radas; si el vínculo de comunión viene roto, la Iglesia local queda herida en
su plenitud de presencia de la Iglesia universal131. La Iglesia universal genera
a cada Iglesia local mediante el don de la integridad de los bienes salvíficos, y
vela por su identidad gracias al ministerio apostólico del Papa y del Colegio.
La Iglesia local es generada de modo vicario en y a partir de los Apóstoles y sus

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 137


Álvaro Ignacio Palacios Díez

sucesores. Así, la Iglesia universal posee la apostolicidad como fuente y regla


de toda la Iglesia132.
Según eso, las Iglesias locales manifiestan a la Iglesia universal actuali-
zando los dones de salvación por la predicación y la celebración. La Iglesia
universal es la apostolicidad en cuanto efectivamente recibida y vivida en toda
su fecundidad en las Iglesias locales en comunión133.
En síntesis, este planteamiento ofrece dos perspectivas de la prioridad
de la Iglesia universal: como causa generadora de la eclesialidad, por conte-
ner el ministerio apostólico; y como efecto, en cuanto comunidad de todos los
salvados que existe y actúa en la communio Ecclesiarum. La universalidad causal
realiza la universalidad efectiva siendo recibida en el signo e instrumento que
son las Iglesias locales y operando a partir de ellas134.

3.3.  A modo de conclusión

En general, no es posible hablar de prioridad temporal de la Iglesia univer-


sal en el plano de la communio Ecclesiarum, ya que ambas dimensiones existen
en simultánea inmanencia desde Pentecostés135. Bajo el aspecto sacramental
no parece posible hablar de prioridad de la Iglesia universal sobre las Iglesias
particulares, pues ambas dimensiones poseen sincrónicamente la plenitud de
los sacramentos y la totalidad del misterio de la Iglesia136. Esto es especialmen-
te valido para la Eucaristía, pero también para el bautismo, ya que la incorpo-
ración a la Iglesia es «como un acto único, con dos dimensiones, una universal
y otra local, (…) la pertenencia a la Iglesia universal y la pertenencia a una
Iglesia particular constituyen una única realidad cristiana»137.
Afirmada esa mutua interioridad, sí puede identificarse una prioridad de
la Iglesia universal según un doble aspecto. Bajo el aspecto teológico, la Iglesia
universal posee una prioridad que excluye la autosuficiencia de las Iglesias
particulares en su singularidad. Tal prioridad está fundada en que la Iglesia
universal conserva a través del ministerio apostólico del Colegio episcopal la
sustancia eclesial que Cristo y el Espíritu Santo donaron a su Iglesia. Esta
eclesialidad de la communio Ecclesiarum es participada en cada Iglesia local138.
La comunión eclesial es localizada por cada Iglesia particular en una por-
tio Populi Dei. Pero, al hacerlo, hace a la vez presente a la communio Ecclesiarum
que es la comunión universal de la Iglesia Católica139. «Toda Iglesia particular
es verdaderamente Iglesia, aunque no sea toda la Iglesia. (…) La Iglesia par-
ticular es sujeto en sí mismo completo solamente porque en ella se halla pre-

138 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


El ministerio episcopal en la Communio ecclesiarum

sente y actúa la Iglesia una, santa, católica y apostólica: esto es, en la medida
en que posee interiormente todos los vínculos de la comunión universal»140. Si
cada Iglesia particular es realización de la Iglesia entera, su misma naturaleza
requiere la comunión universal. La celebración de la Eucaristía, que funda la
Iglesia local, lleva consigo esta misma exigencia, de modo que una eclesiología
eucarística auténtica supone necesariamente una eclesiología de la Iglesia univer-
sal141.
Por otro lado, podemos distinguir otro tipo de prioridad desde la pers-
pectiva del existir histórico y material de la Iglesia. Podría hablarse de una
cierta prioridad existencial de la Iglesia local142, ya que la Iglesia universal existe
en las Iglesias particulares. La Iglesia-misterio se hace presente en la Iglesia
particular bajo la forma de communio Ecclesiarum. En la Iglesia particular está la
Iglesia de Cristo siempre que viva en comunión con todas las Iglesias locales.
Estas distintas «prioridades» responden a los distintos tipos de causas
que pueden coexistir en orden a producir un mismo efecto, mutuamente im-
plicadas; y, a la vez, unas pueden tener prioridad sobre las otras según el as-
pecto que se considere. De este modo, a la causalidad teológica corresponde
una prioridad de la Iglesia universal, mientras que a la causalidad material la
prioridad corresponde de las Iglesias particulares. En cuanto a la finalidad, la
prioridad es de la única Iglesia de Cristo143.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 139


Notas

1. P. Rodríguez, Iglesias particulares y Prelaturas personales: Consideraciones teológicas a propósito


de una nueva Institución canónica, 151. Cfr. P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal»,
399; G. Ghirlanda, «Iglesia universal, particular y local en el Vaticano II y en el nuevo
Código de derecho canónico», 636.
2. Cfr. CN 10.
3. Cfr. P. Rodríguez, «La comunión dentro de la Iglesia local», 477.
4. «La estructura esencial comprende todo lo que en la Iglesia proviene de su institución por
Dios (…). La Iglesia particular, unida a su Obispo o pastor, pertenece en cuanto tal a la es-
tructura esencial de la Iglesia», CTI, «Temas selectos de eclesiología», 348.
5. E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la doctrina del Concilio
Vaticano II», 91. Cfr. J. I. Arrieta, «Chiesa particolare e circoscrizioni ecclesiastiche», 39;
J.  I. Arrieta, «Consideración canónico-fundamental del concepto de Iglesia particular»,
284-285.
6. Cfr. G. Canobbio, «Chiesa particolare, Chiesa universale», 12.
7. H. de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 36-37.
8. E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la doctrina del Conci-
lio Vaticano II», 89-90. Cfr. W. Aymans, «La «communio ecclesiarum» legge costitutiva
dell’unica Chiesa», 22-23.
9. Cfr. CN 8-9. Vid. también J. I. Arrieta, «Consideración canónico-fundamental del concep-
to de Iglesia particular», 286.
10. «Propiamente hablando, no son dos realidades existentes independientemente una de la otra,
sino que es más exacto hablar aquí de dos dimensiones de la una y única Ekklêsía de Cristo»,
A. Antón, «Iglesia local/regional: reflexión sistemática», 759.
11. P. Rodríguez, Iglesias particulares y Prelaturas personales: Consideraciones teológicas a propósito de
una nueva Institución canónica, 152.
12. Y. Congar, «De la comunión de las Iglesias a una eclesiología de la Iglesia universal», 215.
13. LG 13 enseña que el designio divino es que todos los hombres formen un pueblo de Dios
«uno y único» que abarque todo el mundo y todos los tiempos. Esta congregación universal
se realiza con el envío del Hijo, ya que pasa a ser la Cabeza del nuevo y universal pueblo de los
hijos de Dios. Con el envío del Espíritu Santo se da «el principio de asociación y de unidad»
de la Iglesia en la fe, en la fraternidad, en la Eucaristía y en las oraciones.
14. «Por una parte [la Ecclesia Universalis] se puede identificar con la Iglesia-misterio, la Iglesia
una y única, según los Padres precede la creación, y da a luz a las Iglesias particulares como
hijas, se expresa en ellas, es madre y no producto de las Iglesias particulares», CN 9.
15. «La idea de Dios al crear su Iglesia en la historia es una sola: su Esposa, su Ciudad, la Je-
rusalén celestial, su único pueblo desde Abraham hasta el último elegido», J. Ratzinger,
«Presentación de la carta «Communionis notio» el 15 de junio de 1992», 104.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 141


Álvaro Ignacio Palacios Díez

16. «Empleando las categorías cullmannianas del ‘ya, pero todavía no’, podemos decir que la
esencia íntima de la Iglesia, tanto aquí en la tierra como después en el Cielo, aparece y se ma-
nifiesta en lo que ya es ella aquí. Pero ese ya sólo se entiende y se discierne desde su plenitud
celeste, como afirma santo Tomás: ‘Allí, en el Cielo, está la verdadera Iglesia, que es nuestra
madre, a la que tendemos, y de la cual nuestra Iglesia militante toma su imagen’», P. Rodrí-
guez, La Iglesia: misterio y misión. Diez lecciones sobre la eclesiología del Concilio Vaticano II, 103.
17. «La Iglesia de Cristo, que en el Símbolo confesamos una, santa, católica y apostólica, es la
Iglesia universal, es decir, la universal comunidad de los discípulos del Señor, que se hace pre-
sente y operativa en la particularidad y diversidad de personas, grupos, tiempos y lugares»,
CN 7.
18. Cfr. F. Ocáriz, «Primato di Pietro ed ecumenismo», 378.
19. CN 9.
20. P. Rodríguez, «La comunión en la Iglesia. Un documento de la Congregación para la doc-
trina de la fe», 562-563. La idea ha sido recogida posteriormente: «pero la originalidad irre-
petible y el misterio de los ciento veinte consiste en el hecho de que la estructura eclesial que
los constituye como Iglesia es la estructura misma de la Iglesia universal: allí están los Doce,
con Pedro a la cabeza, y en comunión con ellos toda la Iglesia que crece –los cinco mil– y que
habla todas las lenguas, en un momento de unidad y universalidad que es, al mismo tiempo,
muy local, sin ser –en cuanto Iglesia de Pentecostés– una Iglesia particular concreta, en el
sentido que se da hoy a esta expresión. En Pentecostés no se da mutua interioridad de la
Iglesia universal y de la Iglesia particular, puesto que estas dos dimensiones no existen aún
como cosas distintas. Existe el ephapax cristológico (cfr. Hb 7, 27), anticipación escatológica
de la Iglesia, del Cuerpo de Cristo, simplemente», «Reflexiones sobre algunos aspectos de la
relación entre Iglesia universal e Iglesias particulares, a un año de la publicación de la carta
Communionis notio», 181.
21. «Porque la Iglesia que se manifiesta en Pentecostés, a pesar de su irrepetible singularidad,
es simplemente la Iglesia de Cristo, la que en el Símbolo confesamos con sus cuatro propie-
dades y que por esto sigue siendo siempre matriz de la Iglesia universal –entendida como
Communio Ecclesiarum– y de las Iglesias particulares, tal como se dan en el tempus Ecclesiae»,
«Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias particula-
res, a un año de la publicación de la carta Communionis notio», 182.
22. «En el momento de su nacimiento, la Iglesia era ya católica, era ya Iglesia universal (…), hay
que excluir la concepción de que primero habría surgido en Jerusalén una Iglesia particular,
a partir de la cual se habrían formado poco a poco otras Iglesias particulares, que luego se
habrían asociado gradualmente (…) primero existió la Iglesia única que habla en todas las len-
guas: la ecclesia universalis, que luego genera Iglesia en los lugares más diversos», J. Ratzinger,
«Iglesia universal e Iglesia particular. El cometido del obispo», 25. Vid. ideas similares en «Re-
flexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias particulares, a
un año de la publicación de la carta Communionis notio», 180.
23. Cfr. F. Ocáriz, «Primato di Pietro ed ecumenismo», 378.
24. «Esa comunidad, en la que se encuentra la salvación, es la que se va formando por la pre-
dicación de los Doce y alrededor de los Doce. Al extenderse la fe desde Jerusalén hacia los
distintos confines de la tierra, esa unicidad no se desdibuja lo más mínimo: todos los que se
convierten a Cristo y reciben el Bautismo –los discípulos, los cristianos– entran en la comu-
nión de los Apóstoles, que están ciertamente en Jerusalén, con Pedro a la cabeza, pero que los
visitan y los mantienen en la cohesión de la doctrina, de la oración y de la fracción del pan: es
decir, entran en la Iglesia», P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 400. Vid. Juan
Pablo II, Encíclica Ut Unum Sint, n. 55.
25. «Car chacune des Églises qui est liée, peut-on dire, congénitalement à chaque siège épiscopal
ne s’est jamais conçue elle-même, nous l’avons vu, autrement que comme un sugeon, une
bouture, de l’Église primitive de Jérusalem, et surtout une manifestation anticipée locale-

142 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


notas

ment de l’Église de Dieu définitive», L. Bouyer, L’Église de Dieu, 460. Cfr. H. de Lubac,
Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 56; W. Aymans, «La «communio ecclesiarum»
legge costitutiva dell’unica Chiesa», 23.
26. «Ecclesiis particularibus, ad imaginem Ecclesiae universalis formatis in quibus et ex quibus
una et unica Ecclesia catholica exsistit», LG 23.
27. E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la doctrina del Concilio
Vaticano II», 89.
28. «En el corazón de cada Iglesia (particular) toda la Iglesia (universal) está, pues, presente en
principio. Cada una es, cualitativamente, la Iglesia», H. de Lubac, Las Iglesias particulares en
la Iglesia universal, 52.
29. «Pues donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos», Mt
18,20. «La Iglesia universal no existe sino es realizada en una Iglesia particular, en la celebra-
ción eucarística del Obispo», E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco
de la doctrina del Concilio Vaticano II», 89.
30. P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 401-402.
31. «In qua vere inest et operatur Una Sancta Catholica et Apostolica Christi Ecclesia», CD 11.
32. CN 7.
33. Con respecto a los Obispos el último concilio habla de la solicitud por todas las Iglesias. Cfr. LG
23, CD 6-7.
34. «La Iglesia local no es, pues, el resultado de un recorte pulverizante del espacio universal
ocupado por la totalidad de la Iglesia, sino una concentración del espacio universal ocupado
por la totalidad de la Iglesia que ejerce la facultad de actualizarse que posee», K. Rahner, «El
misterio de la Iglesia particular», 12.
35. Cfr. P. Rodríguez, La Iglesia: misterio y misión. Diez lecciones sobre la eclesiología del Concilio
Vaticano II, 88; J. I. Arrieta, «Consideración canónico-fundamental del concepto de Iglesia
particular», 286.
36. «Ninguna Iglesia local puede ser Iglesia de Dios en el aislamiento. Lo es, por su naturaleza,
en comunión con las otras», J.-M. Tillard, La Iglesia local: Eclesiología de comunión y catolicidad,
430. «Ogni Chiesa particolare può rendere visibile la Chiesa universale, solo qualora si pre-
senti la Chiesa universale come costituita da tutte le Chiese particolari. Per questo motivo
nessuna Chiesa particolare può esistere isolatamente solo per sé; essa, nella sua più profonda
essenza, è necessariamente rinviata alla comunione con le altre Chiese paraticolari», W. Ay-
mans, «La «communio ecclesiarum» legge costitutiva dell’unica Chiesa», 25.
37. Ya que como dice Adrien Gréa, la Iglesia particular es en sustancia todo lo que es la Iglesia
universal. Cfr. A. Gréa, De l’Église et sa divine constitution, 289ss.
38. Cfr. H. de Lubac, Meditación sobre la Iglesia, 107-132.
39. «La Chiesa particolare non esaurisce la totalità del mistero della Chiesa, dato che alcuni suoi
elementi costitutivi non sono deducibili dalla pura analisi della Chiesa particolare stessa.
Tali elementi sono l’ufficio del successore di Pietro e lo stesso collegio episcopale», Juan
Pablo  II, «Discurso a la Curia Romana, 20-XII-1990», n. 9. La tradicional presencia de
varios miembros del Colegio episcopal en consagración del Pastor de una Iglesia muestra
que «ninguna comunidad puede darse obispo sólo por sí», J. Ratzinger, «Iglesia universal e
Iglesia particular. El cometido del obispo», 53.
40. El ser Iglesia –la eclesialidad– no deriva de las Iglesias particulares en cuanto tales, sino de
la universalidad del Corpus Ecclesiarum, que en cuanto universal posee elementos propios no
derivados de la particularidad de las Iglesias. Cfr. F. Ocáriz, «Primato di Pietro ed ecume-
nismo», 378.
41. La importancia de las Iglesias locales no trata de que ellas produzcan la Iglesia universal, sino
en que cada una de ellas es la forma bajo la cual se presenta aquí y ahora el único Pueblo de
Dios. Cfr. H. Schlier, «La unidad de la Iglesia en el Nuevo Testamento», 237.
42. «La Iglesia universal tiene la plenitud sacramental al igual que la particular», CN 13.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 143


Álvaro Ignacio Palacios Díez

43. «Por eso el Concilio pudo decir que la «forma» de la Iglesia particular es ad imaginem Eccle-
siae universalis», P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 401.
44. «La Chiesa particolare è «Chiesa» proprio perché è presenza particolare della Chiesa uni-
versale», Juan Pablo II, «Discurso a la Curia Romana, 20-XII-1990», n. 9.
45. «Naciendo en y a partir de la Iglesia universal, en ella y de ella tienen su propia eclesialidad.
Así pues, la fórmula del Concilio Vaticano II: la Iglesia en y a partir de las Iglesias (Ecclesia in
et ex Ecclesiis), es inseparable de esta otra: Las Iglesias en y a partir de la Iglesia (Ecclesiae in et
ex Ecclesia)», CN 9. Cfr. Juan Pablo II, «Discurso a la Curia Romana, 20-XII-1990», n. 9.
De Lubac advertía que «ninguna Iglesia particular podrá ser favorecida lo más mínimo por
un repliegue sobre sí misma o por un distanciamiento respecto al centro. Tal actitud, por el
contrario, no podría más que contribuir a esterilizarla», H. de Lubac, Las Iglesias particulares
en la Iglesia universal, 116.
46. «La Iglesia universal, en efecto, encuentra su existencia concreta en cada Iglesia en la cual
está presente», CTI, «Temas selectos de eclesiología», 349. «La Chiesa universale assume
quindi forma concreta nella Chiesa particolare, perché qui si realizza concretamente l’una ed
unica missione dellla Chiesa in Parola e Sacramento. La Chiesa particolare è come la forma
visibile della Chiesa universale», W. Aymans, «La «communio ecclesiarum» legge costitu-
tiva dell’unica Chiesa», 18. Vid. también H. de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia
universal, 56.
47. Cfr. A. Cattaneo, «La priorità della Chiesa universale sulla Chiesa particolare», 536.
«Cuando la Iglesia como un todo viene a ser «acontecimiento» en el sentido más pleno,
tiene precisamente que ser Iglesia local; en la Iglesia local se hace tangible la entera Iglesia»,
K. Rahner, «Episcopado y primado», 28.
48. «La Iglesia particular no es Iglesia sino en la medida en que realiza tendencialmente toda la
Iglesia universal, la cual comprende a todas las Iglesias, la communio Ecclesiarum», E. Corec-
co, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la doctrina del Concilio Vaticano II»,
89.
49. A. Cattaneo, La Chiesa locale: i fondamenti ecclesiologici e la sua missione nella teologia postconci-
liare, 38.
50. La Iglesia universal no tiene una sede propia en cuanto tal, tampoco coincide con su órgano
institucional específico, ya que el Colegio y el Primado «emergen como doble resultante de
las Iglesias particulares: resultante de la comunión jerárquica existente entre los distintos
Obispos», E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la doctrina del
Concilio Vaticano II», 91-92.
51. Ibid., 97. Bouyer dice lo mismo: «l’Église une et universelle ne se manifeste, n’a même
d’existence concrète à proprement parler, sinon dans les Églises locales, autant il est vrai que
toute Église locale n’est autre chose que la manifestation locale de ce Corps du Christ que est
également présent, le même en tout lieu, dans toutes les autres», L. Bouyer, L’Église de Dieu,
488.
52. Esta «formalidad» no indica algo de menor importancia. «Se qui si valuta la Chiesa univer-
sale nei confronti della Chiesa particolare sotto un aspetto formale, non significa affatto che
siano in questione solo aspetti esteriori o addirittura di secondaria importanza. Anzi, tutto
al contrario. L’unità di tutta la Chiesa non è solo una questione organizzativa; è invece, essa
stessa oggetto di fede (cfr. la professione di fede). In questo senso l’aspetto formale della
Chiesa non è, per la Chiesa stessa, meno costitutivo della realizzazione sostanziale della mis-
sione ecclesiale in Parola e Sacramento», W. Aymans, «La «communio ecclesiarum» legge
costitutiva dell’unica Chiesa», 19-20.
53. «Con excesiva frecuencia, se considera a la Iglesia universal como una realidad abstracta
opuesta a la realidad concreta, que sería la Iglesia particular. La carta, por el contrario,
en esta frase sobre la prioridad, considera a la Iglesia universal del modo más concreto y
al mismo tiempo más misterioso», en «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación

144 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


notas

entre Iglesia universal e Iglesias particulares, a un año de la publicación de la carta Com-


munionis notio», 181.
54. Cfr. J.-M. Tillard, La Iglesia local: Eclesiología de comunión y catolicidad, 41-86; B.-D. de La
Soujeole, Il sacramento della comunione. Ecclesiologia fondamentale, 420-421.
55. P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 403-404.
56. Cfr. J. A. Komonchak, «The epistemology of reception», 252.
57. La tradición protestante enfatiza el principio universalia post res, quedándose sólo con el ex
quibus. Para ellos solo existen las Iglesias particulares, y la Iglesia universal sólo es el resultado
de la federación de éstas. Cfr. E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco
de la doctrina del Concilio Vaticano II», 88-91.
58. Cfr. CN 9. Vid. también G. Canobbio, «Chiesa particolare, Chiesa universale», 11.
59. Cfr. B.-D. de La Soujeole, Il sacramento della comunione. Ecclesiologia fondamentale, 418.
«Una Iglesia universal anterior o que se suponga existente en sí misma, fuera de todas ellas,
no es más que un ente de razón», H. de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal,
56.
60. P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 403.
61. Ibid.
62. Ibid., «No bastará con decir que las Iglesias particulares han de estar insertas en la Iglesia uni-
versal: lo están por su misma existencia. Tampoco la Iglesia universal es en absoluto una con
una unidad federal, como si las Iglesias particulares pudieran constituirse desde el principio
cada una en estado separado, a reserva de reunirse después: ella es la esposa de Cristo», H. de
Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 53.
63. Cfr. Y. Congar, «De la comunión de las Iglesias a una eclesiología de la Iglesia universal»,
229. De Lubac explica que la Iglesia particular «no es la sección de un cuerpo administrativo
más vasto, en que una parte se ajusta a otras partes para formar un conjunto más amplio,
mientras que cada una de estas partes permanece exterior a las otras», H. de Lubac, Las
Iglesias particulares en la Iglesia universal, 51.
64. P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia Universal», 402-403. «No es que la Iglesia universal
resulte, por otra parte, en un segundo «momento», de una adición de Iglesias particulares,
o de su federación; tampoco se podría considerar a estas Iglesias como el resultado de una
división de una Iglesia universal que se les supusiera anterior», H. de Lubac, Las Iglesias
particulares en la Iglesia universal, 56.
65. «En virtud de esta catolicidad cada una de las partes presenta sus dones a las otras partes y a
toda la Iglesia, de suerte que el todo y cada uno de sus elementos se aumentan con todos lo
que mutuamente se comunican y tienden a la plenitud en la unidad», LG 13.
66. H. de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 33. Vid. también p. 59.
67. «La unidad o comunión entre las Iglesias particulares en la Iglesia universal, además de en la
misma fe y en el Bautismo común, está radicada sobre todo en la Eucaristía y en el Episcopa-
do», CN 11.
68. «La comunión entre las Iglesias en la unidad de la Iglesia universal está enraizada en la Eu-
caristía», J. Ratzinger, «Presentación de la carta «Communionis notio» el 15 de junio de
1992», 105.
69. «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias particula-
res, a un año de la publicación de la carta Communionis notio», 183-184.
70. «La principal manifestación de la Iglesia se realiza en la participación plena y activa de todo
el pueblo santo de Dios en las mismas celebraciones litúrgicas, particularmente en la misma
Eucaristía», SC 41.
71. En la Eucaristía «la Iglesia aparece máximamente como organismo-cuerpo de Cristo. No es
solo la comunidad local de fieles la que se reúne ante el altar, sino verdaderamente la Iglesia
Católica, toda entera y en su conjunto, quien se hace presente en cada celebración del sacra-
mento de la unidad», J. R. Villar, «La teología ortodoxa de la Iglesia local», 241. «En su

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 145


Álvaro Ignacio Palacios Díez

esencia más profunda es la Iglesia la presencia histórica permanente en el mundo, del Verbo
de Dios hecho carne. (…), la Iglesia en cuanto acontecimiento está presente en la forma más
tangible e intensa allí donde, por las palabras de la consagración pronunciadas con legítimos
poderes, se hace presente Cristo mismo», K. Rahner, «Episcopado y primado», 30.
72. «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias particula-
res, a un año de la publicación de la carta Communionis notio», 183.
73. «La Iglesia, pues, no ha de definirse por sus oficios y por su organización, sino por su culto
litúrgico como participación en el banquete en torno al resucitado que la congrega y la une
en todo lugar. (…) Pronto se pensó en la Iglesia no simplemente como unidad de la mesa
eucarística, sino como comunidad de los que son uno a raíz del banquete eucarístico», J.
Ratzinger, Introducción al cristianismo, 294.
74. La comunidad local que celebra la eucaristía está «recibiendo la presencia eucarística del
Señor, recibe el don completo de la salvación, y se manifiesta así, a pesar de su permanente
particularidad visible, como imagen y verdadera presencia de la Iglesia una, santa, católica y
apostólica», CN 11.
75. Cfr. H. Legrand, «La réalisation de l’Église en un lieu», 166.
76. Cfr. P. Anciaux, L’Épiscopat dans l’Église. Réflexions sur le ministère sacerdotal, 35; H. Legrand,
«La réalisation de l’Église en un lieu», 166-167.
77. De Lubac advirtió que «la debilidad de una eclesiología demasiado estrictamente (o más
bien demasiado incompletamente, habría que decir) ‘eucarística’» es que encierra a la Iglesia
local en sí misma», H. de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 53. Por su
parte Aymans advierte: «la celebrazione dell’eucaristia è certamente la rappresentazione per
eccellenza della Chiesa, ma non la rappresentazione completa di essa, in tutti i suoi aspetti»,
W. Aymans, «La «communio ecclesiarum» legge costitutiva dell’unica Chiesa», 10. Vid.
también J.-M. Tillard, La Iglesia local: Eclesiología de comunión y catolicidad, 283.
78. J. Zizioulas dice que la naturaleza de la Eucaristía apunta no en la dirección de la prioridad
de la Iglesia local, sino en la simultaneidad local-universal. Cfr. J. Zizoulas, L’être ecclésial,
121-122, 117ss.
79. Legrand desarrolla esta consecuencia del fundamento eucarístico de la Iglesia local: la impo-
sibilidad de su autarquía. Cfr. H. Legrand, «La réalisation de l’Église en un lieu», 167-168.
80. Cfr. H. Legrand, «La nature de l’église particulière (CD, n. 11)», 108.
81. «También por esto, la existencia del ministerio Petrino, fundamento de la unidad del Episco-
pado y de la Iglesia universal, está en profunda correspondencia con la índole eucarística de
la Iglesia», CN 11.
82. «El Romano Pontífice, como sucesor de Pedro, es el principio y fundamento perpetuo visi-
ble de unidad, así de los Obispos como de la multitud de los fieles. Del mismo modo, cada
Obispo es el principio y fundamento visible de unidad en su propia Iglesia», LG 23.
83. «La relation spéciale de la fonction apostolique avec le Christ dans l’Esprit explique com-
ment l’ordo episcoporum constitue le fondement visible de l’unité de l’Église», P. Anciaux,
L’Épiscopat dans l’Église. Réflexions sur le ministère sacerdotal, 91-92.
84. Hacerle presente visiblemente en la historia después de su ascensión a los Cielos. LG en su n.
21, dice que el Obispo es instrumento de Cristo, le hace presente en el pueblo de Dios: «los
Obispos en forma eminente y visible hagan las veces de Cristo, Maestro, Pastor y Pontífice y
obren en su nombre».
85. Cfr. P. Rodríguez, La Iglesia: misterio y misión. Diez lecciones sobre la eclesiología del Concilio
Vaticano II, 136.
86. «Es esencial a la estructura de la Iglesia: la comunión de cada Iglesia particular en la per-
sona de su obispo (…) con el pastor de la Iglesia de Roma, pastor universal y centro de la
unidad católica», H. de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 125-126. Cfr.
J. I. Arrieta, «Chiesa particolare e circoscrizioni ecclesiastiche», 34-35; G. Ghirlanda,
«Iglesia universal, particular y local en el Vaticano II y en el nuevo Código de derecho canó-

146 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


notas

nico», 645. Florovsky considera el oficio episcopal como el ministerio apostólico por exce-
lencia, que integra las comunidades locales en una unidad eclesial universal. Por el Obispo, o
más exactamente, en su Obispo, cada Iglesia local se halla incluida en la Iglesia Católica, que
constituye una «totalidad orgánica». Cfr. G. Florovsky, «Le Corps du Christ vivant», 37.
87. El ministerio del Obispo tiene esta importancia, por su vinculación al Colegio episcopal
sucesor del Colegio apostólico. El Obispo nunca puede ser considerado aisladamente, en sí
mismo. Cfr. G. Ghirlanda, «La dimensione universale della Chiesa particolare», 13.
88. B. D. Dupuy ve en el Obispo «el «centro de la Iglesia local» y aquel que asegura «la unión
de su Iglesia particular con la Iglesia», B.-D. Dupuy, «Hacia una teología del episcopado»,
20-21. Vid. también H. Legrand, «La nature de l’église particulière (CD, n. 11)», 115.
89. «El obispo representa ante la Iglesia local a la Iglesia universal, y ante la Iglesia universal a la
Iglesia local; por tanto, sirve a la unidad. No tolera que la Iglesia local se encierre en sí misma,
sino que la abre al todo y la inserta en el todo», J. Ratzinger, «Iglesia universal e Iglesia
particular. El cometido del obispo», 59.
90. «Este lazo de unión colegial es propio de cada Iglesia particular con todas las otras, de cada
jefe de Iglesia con todos los otros, (…). Y en el interior de esta red universal que forma la
única «Iglesia de Dios», existe un centro, «un punto de referencia obligatorio»: la Iglesia
particular de Roma que es gobernada por el sucesor de Pedro, «el primero» de los doce», H.
de Lubac, Las Iglesias particulares en la Iglesia universal, 101.
91. CN 14 dice que la «unidad de la Eucaristía y unidad del Episcopado con Pedro y bajo Pedro no
son raíces independientes de la unidad de la Iglesia, porque Cristo ha instituido la Eucaristía
y el Episcopado como realidades esencialmente vinculadas (…), toda celebración de la Euca-
ristía se realiza en unión no sólo con el propio Obispo sino también con el Papa, con el orden
episcopal, con todo el clero y con el entero pueblo». Vid. también H. de Lubac, Las Iglesias
particulares en la Iglesia universal, 46.
92. Cfr. B.-D. de La Soujeole, Il sacramento della comunione. Ecclesiologia fondamentale, 423-424.
Vid. también G. Canobbio, «Chiesa particolare, Chiesa universale», 9.
93. LG 17 dice al respecto: «como el Padre envió al Hijo, así el Hijo envió a los Apóstoles (cfr.
Jn., 20,21), (...). Este solemne mandato de Cristo de anunciar la verdad salvadora, la Iglesia
lo recibió de los Apóstoles con la encomienda de llevarla hasta el fin de la tierra (cfr. Act.,
1,8). De aquí que haga suyas las palabras del Apóstol: «¡Ay de mí si no evangelizara!» (1 Co.,
9,16), por lo que se preocupa incansablemente de enviar evangelizadores hasta que queden
plenamente establecidas nuevas Iglesias y éstas continúen la obra evangelizadora».
94. Por ejemplo, la encíclica Fidei donum de Pio XII. Cfr. J. R. Villar, «La encíclica Fidei Donum
vista a la luz del Concilio Vaticano II y del magisterio misionero postconciliar»; P. Anciaux,
L’Épiscopat dans l’Église. Réflexions sur le ministère sacerdotal, 76-77.
95. Si bien, toda Iglesia particular está circunscrita en un lugar o espacio, esto no significa que
este cerrada en sí misma. Como decía Betti está abierta al mundo. Cfr. U. Betti, La dottrina
sull’episcopato nel Vaticano II, 386; G. Canobbio, «Chiesa particolare, Chiesa universale», 8.
96. «Por su carácter supradiocesano, radicado en el ministerio Petrino, todas estas realidades
eclesiales son también elementos al servicio de la comunión entre las diversas Iglesias parti-
culares», CN 16.
97. Cfr. Juan Pablo II, «Discurso a la Curia Romana, 20-XII-1990», n. 9.
98. Y. Congar, Mysterium salutis. IV,1: La Iglesia. El acontecimiento salvífico en la comunidad cristia-
na, 415.
99. Cfr. G. Ghirlanda, «La dimensione universale della Chiesa particolare», 21; J. I. Arrieta,
«Consideración canónico-fundamental del concepto de Iglesia particular», 286.
100. Cfr. L. Villemin, «Le diocèse est-il une Église locale ou une Église particulière?: quel est
l’enjeu de ce vocabulaire?», 80.
101. «Sin embargo, como la comunión con la Iglesia universal, representada por el Sucesor de
Pedro, no es un complemento externo de la Iglesia particular, sino uno de sus constitutivos

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 147


Álvaro Ignacio Palacios Díez

internos, la situación de aquellas venerables comunidades cristianas implica también una he-
rida en su ser Iglesia particular», CN 17.
102. «No es un añadido exterior a las Iglesias particulares ya completas en sí mismas y autosu-
ficientes, sino que tal unidad es principio constitutivo de la misma Iglesia particular como
tal», J. Ratzinger, «Presentación de la carta «Communionis notio» el 15 de junio de 1992»,
106-107. Cfr. CN 18.
103. «Porque, aun siendo particulares, en ellas [Iglesias particulares] se hace presente la Iglesia
universal con todos sus elementos esenciales», CN 7.
104. «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias particula-
res, a un año de la publicación de la carta Communionis notio», 184.
105. En último término, el fiel está incorporado en el Cuerpo místico de Cristo por los sacra-
mentos de la iniciación cristiana: «por el bautismo y la eucaristía quedamos agregados a la
Iglesia universal, que se realiza localmente», Y. Congar, «De la comunión de las Iglesias a
una eclesiología de la Iglesia universal», 236.
106. Cfr.G. Ghirlanda, «La dimensione universale della Chiesa particolare», 8. «La incorpora-
ción jurídico-sacramental irreversible a la Iglesia, operada por el Sacramento del bautismo,
se produce ni en el nivel de la Iglesia particular ni en el de la Iglesia universal, sino en la
única Iglesia de Cristo», E. Corecco, «Iglesia particular e Iglesia universal en el surco de la
doctrina del Concilio Vaticano II», 97.
107. Cfr. G. Canobbio, «Chiesa particolare, Chiesa universale», 12-15.
108. J. Ratzinger, «Presentación de la carta «Communionis notio» el 15 de junio de 1992», 105.
109. «Cada fiel, mediante la fe y el Bautismo, es incorporado a la Iglesia una, santa, católica y
apostólica. No se pertenece a la Iglesia universal de modo mediato, a través de la pertenencia
a una Iglesia particular, sino de modo inmediato, aunque el ingreso y la vida en la Iglesia
universal se realizan necesariamente en una particular Iglesia», CN 10.
110. B. Bazatole, «El obispo y la vida cristiana en el seno de la Iglesia local», 330-331.
111. Cfr. J. L. Gutiérrez, «Las dimensiones particulares de la Iglesia», 272; J. Hervada, «Vein-
tidós puntos sobre las porciones del Pueblo de Dios», 250; J. I. Arrieta, «Chiesa particolare
e circoscrizioni ecclesiastiche».
112. Es lógico que canónicamente se tenga que determinar criterios más prácticos para el derecho
como el del domicilio, incardinación, etc. Pero este es otro plano de la vida eclesial que debe
intentar reflejar el sacramental, aunque a veces no lo logre de modo perfecto.
113. Cfr. A. Cattaneo, «La priorità della Chiesa universale sulla Chiesa particolare», 518-519.
Por ejemplo, H. Legrand, «La nature de l’église particulière (CD, n. 11)», 114-115; S. Pie-
Ninot, «‘Ecclesia in et ex ecclesiis’ (LG 23): la catolicidad de la Communio Ecclesiarum»,
83; A. Antón, «Iglesia local/regional: reflexión sistemática», 761.
114. Como es sabido, suele ser la praxis de la Congr. para la Doctrina de la Fe publicar esos escri-
tos de manera «oficiosa».
115. «La Iglesia que se califica como previa es ciertamente Iglesia-misterio, pero también la Igle-
sia una y única que se manifestó el día de Pentecostés. Ahora bien, esta Iglesia de Jerusalén,
que aparecía localmente determinada, no era una Iglesia local (…), sino el Populus Dei,
Ecclesia uníversalis, la Iglesia que habla todas las lenguas y, en este sentido, madre de to-
das las Iglesia particulares», «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia
universal e Iglesias particulares, a un año de la publicación de la carta Communionis notio»,
180-181.
116. Vid. 1.2 Sentidos del término Iglesia universal, pp. 38ss.
117. «De ella [la Iglesia universal en Pentecostés], originada y manifestada universal, tomaron
origen las diversas Iglesias locales, como realizaciones particulares de esa una y única Iglesia
de Jesucristo. Naciendo en y a partir de la Iglesia universal, en ella y de ella tienen su propia
eclesialidad», CN 9.
118. Cfr. B.-D. de La Soujeole, Il sacramento della comunione. Ecclesiologia fondamentale, 419-420.

148 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


notas

119. B.-D. de La Soujeole hace notar que el texto ad imaginem de LG 23 sugiere esta prioridad
formal, pero el in quibus et ex quibus que continúa matiza lo anterior. Porque da la idea de que
la Iglesia universal existe en y mediante las Iglesias particulares, sugiriendo que la primera es
posterior a éstas. Cfr. ibid., 418.
120. «Unité et universalité de l’Église, basées sur le Christ, se réalisent in mysterio. L’Église at-
tend son parachèvement dans la parousie. Alors elle apparaîtra dans toute la richesse de sa
réalité divine. Unité et universalité seront alors totalement réalisées dans l’union définitive
de l’humanité nouvelle avec le Père dans le Fils par le Saint-Esprit», P. Anciaux, L’Épiscopat
dans l’Église. Réflexions sur le ministère sacerdotal, 74.
121. Florovsky subraya que la Iglesia es Una como el Cuerpo de Cristo es Uno. Su misión princi-
pal es reunir a los individuos dispersos, para incorporarlos a una unidad orgánica en Cristo.
La unidad de la Iglesia es, a la vez, comienzo y fin de su existencia. Cfr. G. Florovsky, «Le
Corps du Christ vivant», 20 y 24.
122. B. Forte, La Iglesia de la Trinidad, 222. Vid. también E. Lanne, «Chiesa locale», 814.
123. B. Forte, La Iglesia de la Trinidad, 223.
124. W. Kasper dice que «l’unica Chiesa è reale nella communio delle Chiese locali, ma non nasce
da essa, è previamente data e sussiste nella Chiesa cattolica. Considerate insieme, ció significa
che l’unica Chiesa e la diversità delle Chiese locali sono simultanee; esse sono interne l’una
all’altra (pericoretiche). In questa pericoresii, l’unità della Chiesa ha la priorità sulla diversità
delle Chiese locali», W. Kasper, «Situazione e visione del movimento ecumenico», 140.
125. La Iglesia particular «implica la presencia del todo en la parte –pars pro toto– pero en la
medida en que la parte se sabe parte del todo. Por eso el todo, que no tiene ciertamente
prioridad temporal respecto a las partes, es sin embargo el punto de referencia axiológico
de todas ellas, su analogatum princeps», P. Rodríguez, «La comunión dentro de la Iglesia
local», 477-478.
126. Cfr. A. Cattaneo, «La priorità della Chiesa universale sulla Chiesa particolare», 536-537.
127. Cfr. CN 13.
128. Cfr. J. A. Komonchak, «The epistemology of reception», 255.
129. Porque el Cuerpo de Cristo son todos los cristianos, no se identifica con una Iglesia local (cfr.
1Co 10,1). Cfr. A. Cattaneo, La Chiesa locale: i fondamenti ecclesiologici e la sua missione nella
teologia postconciliare, 41; B.-D. de La Soujeole, Il sacramento della comunione. Ecclesiologia
fondamentale, 428-429.
130. Esto no significa que la Iglesia particular naciente deba ser igual en todos sus aspectos huma-
nos a otras Iglesias, porque la fe cristiana debe vivificar la cultura de ese lugar e incorporar
sus bienes en la comunión eclesial.
131. Cfr. B.-D. de La Soujeole, Il sacramento della comunione. Ecclesiologia fondamentale, 423-424.
132. Ibid., 431.
133. Cfr. ibid., 428-430.
134. Cfr. B. Sesboüé, Pour une théologie oecuménique, 431.
135. Cfr. A. Cattaneo, «La priorità della Chiesa universale sulla Chiesa particolare», 535.
136. «En la celebración de la Eucaristía se realiza y manifiesta en el máximo grado la mutua
interioridad entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares, pues donde se celebra la
Eucaristía se halla presente la Iglesia en su plenitud, no sólo la Iglesia local, sino la Iglesia
católica, de la que hablaba San Agustín», «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación
entre Iglesia universal e Iglesias particulares, a un año de la publicación de la carta Commu-
nionis notio», 183.
137. Ibid., 182-183.
138. «Aquí donde se da la «mutua interioridad» entre Iglesia universal e Iglesias particulares,
manteniéndose, como es obvio, la prioridad ontológico-conceptual (no temporal) de la Igle-
sia universal-Communio Ecclesiarum como realización plena de la Iglesia-misterio en la histo-
ria», J. R. Villar, Eclesiología y ecumenismo: comunión, Iglesia local, Pedro, 196.

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 149


Álvaro Ignacio Palacios Díez

139. «Es la misma Iglesia Católica y Apostólica la que se realiza en cada Iglesia particular. Claro
está que eso ocurre cuando esta Iglesia local vive en esa communio de todas las Iglesias, que
es la Iglesia Católica, y en la medida en que la vive», P. Rodríguez, «Iglesia local e Iglesia
Universal», 399.
140. «Reflexiones sobre algunos aspectos de la relación entre Iglesia universal e Iglesias particula-
res, a un año de la publicación de la carta Communionis notio», 179.
141. Y. Congar, «La consécration épiscopal et la succession apostolique constituent-elles chef
d’une Église locale ou membre du collège?», 137-138.
142. A. Cattaneo, «La priorità della Chiesa universale sulla Chiesa particolare», 536.
143. Cfr. ibid., 538.

150 cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014


Índice del Excerptum

PRESENTACIÓN91
NOTAS DE LA PRESENTACIÓN95
ÍNDICE DE LA TESIS97
BIBLIOGRAFÍA DE LA TESIS101
TABLA DE ABREVIATURAS109
LA IGLESIA, COMUNIÓN UNIVERSAL DE IGLESIAS PARTICULARES111
1. Cuestiones terminológicas111
1.1.  Dos dimensiones históricas de la única Iglesia 112
1.2.  Sentidos del término Iglesia universal 113
2. Mutua inmanencia entre la Iglesia universal y las Iglesias particulares117
2.1.  Análisis de la expresión in quibus et ex quibus118
2.2.  Fundamentos de la mutua inmanencia 125
2.3.  Manifestaciones de la mutua inmanencia 130
3. «Prioridad» de la Iglesia universal134
3.1.  Prioridad histórica frente a cada Iglesia local 134
3.2.  Prioridad teológica de la Iglesia universal 135
3.3.  A modo de conclusión 138
NOTAS141
ÍNDICE DEL EXCERPTUM151

cuadernos doctorales de la facultad de teología / vol. 61 / 2014 151

También podría gustarte