Está en la página 1de 18

FACULTAD DE ARQUITECTURA, ARTES, DISEÑO Y URBANISMO UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS

MOTIVOS COLONIALES Y OTROS ESCRITOS SOBRE LA PAZ
POR EMILIO VILLANUEVA PEÑARANDA
INVESTIGACIÓN COMPILACIÓN PRESENTACIÓN Y DIAGRAMACIÓN JUAN FRANCISCO BEDREGAL VILLANUEVA

Teoría de la Arquitectura, historia, Análisis y Planificación Urbana en Bolivia - Siglo XX

FACULTAD DE ARQUITECTURA, ARTES, DISEÑO Y URBANISMO UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRÉS

MOTIVOS COLONIALES Y OTROS ESCRITOS SOBRE LA PAZ
POR EMILIO VILLANUEVA PEÑARANDA

INVESTIGACIÓN, COMPILACIÓN, PRESENTACIÓN Y DIAGRAMACIÓN JUAN FRANCISCO BEDREGAL VILLANUEVA

3

Han contribuido a esta edición: La Facultad de Arquitectura, Artes, Diseño y Urbanismo Arquitecto Jesús Rodríguez Zurita, Decano de la misma, Rolando Costa Ardúz,con los artículos de la Planificación urbana en Rusia y en los Estados Unidos José Antonio Quiroga y Fernando Valdivia de Plural Julio Cordero, con las imagines de su abuelo y de su padre Carmen Bedregal Villanueva con traducciones, y muchas otras personas.

EMILIO VILLANUEVA PEÑARANDA

CRÉDITOS Autor: Emilio Villanueva Peñaranda

Investigación, compilación, diagramación y presentación: Juan Francisco Bedregal Villanueva jfbedregal@hotmail.com

Todos los Derechos reservados Deposito legal No. 4-1-185-05P .O. I.S.B.N. 99905-0-902-6 EDICIONES: PLURAL La Paz, julio de 2005.

4

COLONIALES
MOTIVOS
MOTIVOS
COLONIALES

7 19 20 25 33 51 63

70 78 82 85 93 95 103 104

112 113 114 116 140 141 145 147 149 153 158 163 170 171 174 180 184 190 192 200 205 210 212 214 216 218

SUMARIO Presentación PRIMERA PARTE MOTIVOS COLONIALES 1925 Las Plazas La ciudad colonial Disquisiciones sobre arte colonial, Villaverde 35 San Francisco de La Paz La questión du Chaco Boreal SEGUNDA PARTE ESTÉTICA DE LA CIUDAD 1925 Plazas y parques Paseos y avenidas Puentes Principales edificios públicos Principales edificios militares La iglesia paceña La Paz y sus alrededores Medios de comunicación TERCERA PARTE LECCIONES DE URBANISMO, CONFERENCIAS, OPINIONES, JUICIOS DE VALOR 1920 - Primer Congreso Panamericano de Arquitectos, Discurso del delegado oficial de Bolivia, Arq. Emilio Villanueva Premiaciones Cuestiones de arquitectura hopitalaria, el Hospital de Clínicas Porque Bolivia necesita un puerto propio. 1922.- Homenaje a la República Oriental del Uruguay, asunto del marítimo 1926.- El edificio del Banco Central y el Palacio Consistorial 1927.- El culto del yo personal, El Pabellón boliviano de la EXPO. en Sevilla Las nuevas ideas sobre la Exposición Internacional de Artes Decorativas 1929 Conferencia sobre urbanismo en el Honorable Concejo Municipal La urbanización de Miraflores El stadium de Miraflores, El gran stadium 1930, inauguración del año escolar, los tres pilares de la gestión La primera piedra de la Reforma Universitaria El Rector opina sobre la ciudad Universitaria de La Paz 1948 La Educación del Indio, Decreto del Ministro Villanueva Aspectos de la planificación La circulación, sobre el derrumbe del dique de Obrajes La Evolución urbana de la ciudad de La Paz, homenaje al IV Centenario Relación explicativa sobre la construcción del Monoblock de la U.M.S.A. Fundamentos de asoleamiento La evolución de las ideas en Francia. Los espacios verdes 1965, La Planificación urbana en Rusia La Planificación urbana en los Estados Unidos Arquitectura no tomará parte del Congreso Nal. de Ingeniería Fundación de la Asociación de Arquitectos egresados de la U.M.S.A.

5

66

La presente recopilación de textos, artículos, ensayos, conferencias, memorias, lecciones de arquitectura, descripción de proyectos arquitectónicos y urbanos no es producto de una investigación sistemática, sino casual; éstos han llegado a mis manos muchas veces de manera fortuita y casi siempre inexplicable, nacieron al impulso de ofrecer originalmente la reedición de los artículos publicados por Villanueva en el centenario y por ello llevan ese nombre. Viéndolos en su conjunto verificamos que, sin habérnoslo propuesto, configuran una unidad, pese a los muy diversos temas, unidad de pensamiento, de enfoque, de preocupación; inspirados tal vez en una filosofía que alumbró su existencia, que no era otra que la del positivismo y del modernismo racionalista, cuya meta es la búsqueda de lo superior, es la época en que ésta corriente se expresa en todos los órdenes del quehacer intelectual, en la literatura, como en la arquitectura, si como dice Cabrera infante, “La arquitectura es la música congelada”, será también posible encontrar los parentescos entre ésta y la literatura, es posible que Villanueva nos ayude en la faena, precisamente por esa –no siempre coincidente virtud– de blandir el lápiz y la pluma casi con la misma versatilidad, es así que la una in-fluye en la otra y viceversa, ¿son sus construcciones literarias armadas y concebidas como verdaderos edificios?, ¿tienen una estructura arquitectónica, donde las partes están sujetas al todo?, donde el detalle no hace sino manifestar y revelar la verdad de la disposición estructural, y será que el verbo y el sustantivo se materializan en arabescos artificios arquitectónicos o en indianos motivos con los que afirma el argumento literario de sus frisos. Estas reflexiones las dejamos pues para el lector, a quien entregamos ésta antología.
Renata Schussheim

A MANERA DE INTRODUCCION

VILLANUEVA Y LA PALABRA

Visto desde sus parcialidades, puede ser al mismo tiempo útil, destinados a varios fines, principalmente de orden académico. Con ellos se completa la semblanza del maestro, no sólo como el arquitecto que tuvo la capacidad y fortuna de realizar las más importantes obras arquitectónicas y urbanas de su época en la ciudad de La Paz, sino como pensador, ciudadano comprometido con su sociedad y con su tiempo; atravesando las más diversas manifestaciones espirituales con el designio de un verdadero humanista, –que al fin y al cabo es la encrucijada del arquitecto– en su sentido histórico, etimológico y epistemológico; salen a luz y se descubren facetas totalmente desconocidas: la de ensayista, hombre de letras, disertador profundo, maestro de juventudes y teórico de la arquitectura. Mostrando una formación profesional muy sólida y muy completa, digna de imitar en nuestro tiempo, mostrándonos

7

que la educación de arquitectos –delicada tarea–, no puede ser simplemente instrumental, que el ejercicio no se agota en cumplir mecánicas tareas sujetas a demandas sociales y a rígidas e inexplicables normativas municipales, que la arquitectura implica conocimiento, sensibilidad y sabiduría puestas al servicio del bien público. En este caso, en una época de gestas fundamentales en nuestra historia en la que se cimentaron instituciones tales como la Universidad y la Arquitectura en nuestro medio, personajes de la talla de Villanueva serían en otros sistemáticamente estudiados. Un personaje fundador en varios sentidos, vive un momento fundacional en la República y particularmente en la ciudad de La Paz de la que es protagonista lúcido, contribuye al desarrollo de la arquitectura nacional, el urbanismo, la autonomía universitaria, fundador de las facultades de Ciencias Políticas y Ciencias Exactas, de la que desprenderá, a la postre, la Escuela de Arquitectura. Pionero de la modernidad y de la identidad en Bolivia, de la educación y liberación del indio; pero debido a la profunda crisis que vivimos, caracterizada por el olvido, desconocemos realmente a Villanueva. El proceso de investigación es una asignatura pendiente en nuestro medio, sobre todo como instrumento de formación del pensamiento académico, intelectual y como herramienta fundamental para la construcción del pensamiento crítico, que nos permita esbozar en forma comparativa las diferentes épocas que vivimos, los diferentes protagonistas de nuestras instituciones y ubicarnos en el tiempo para entender también nuestro rol: hacia dónde vamos y de dónde venimos. La presente recopilación de algunos textos, conferencias trabajos pedagógicos o literarios de don Emilio Villanueva viene a llenar la sentida necesidad de re-pensar el perfil del profesional Arquitecto en Bolivia, si bien el lugar histórico que ocupa en la arquitectura y el urbanismo bolivianos es indiscutible, no lo es en el campo del pensamiento y menos aún en la teoría arquitectónica, para muchos ignorado, casi siempre involuntariamente, por ausencia de textos. Este tipo de recuperación no podía pensarse hasta hace apenas unos años, ya que la Teoría de la Arquitectura no era precisamente algo que interesara, ni tan siquiera a los propios arquitectos; sin embargo ahora, el tema de la teoría se ha convertido en un importante ingrediente de la disciplina, pues la arquitectura y la ciudad son inexplicables sin la comprensión de la cultura, el ámbito geográfico, la teoría y la historia, porque es innegable que, hoy buscamos saber más sobre nuestros antecedentes, necesitamos conocer nuestros antecedentes para avanzar y proyectarnos. Cerrado el siglo XX se hace necesaria una reflexión sobre lo que ha sucedido en la ciudad en este periodo; Villanueva decía

con motivo del IV Centenario que cuando una ciudad cumple un centenio es como cuando un hombre cumple años y que motiva una deliberación y ponderación sobre ese periodo. Hoy también es propicio realizar este examen, porque de aquello han pasado más de cincuenta, y porque el ciclo encuentra a la ciudad en una profunda crisis, –que pese a empeñosos, como engañosos auspicios de la gestión municipal– ésta se ve casi imposibilitada de re-diseñar la arquitectura de la ciudad. Esta está ya prácticamente construida, al menos en su estructura arquitectónica, en los términos que concibe este hecho Aldo Rossi, en “La Arquitectura de la Ciudad”. Cabe entonces preguntarnos, en qué fallamos y cuando empezó este viaje sin retorno, si es evidente que iniciamos el camino de la modernidad completamente ciegos a los riesgos que suponía construir una ciudad capital en la nueva sede de Gobierno. Estos textos nos permiten comprender que no fue así, Villanueva era plenamente consciente de la necesidad de introducirnos a esta faena con el pleno conocimiento de las limitaciones geográficas que tenía la ciudad, y que precisamente por este hecho, era importante tomar las precauciones, con la apertura de grandes avenidas y calles, contando con un plan regulador, con trazos maestros que permitan un crecimiento planificado para la circulación adecuada de aire, sol, tráfico, con aceras y áreas verdes suficientes para el crecimiento integral de nuestros niños, con áreas deportivas que estimulen el crecimiento de la juventud, con infraestructura hospitalaria y campus universitarios dignos de la educación de los hijos, de la ciudad que apuntaba a ser el crisol de la nacionalidad. Porque también afirmaba que la ciudad capital es casi obligatoriamente el reflejo de la nación. Así lo entendieron los modernos en Brasil, con la construcción de Brasilia, que más allá de todas las críticas, que mereció la gesta de Juscelino Kubitschek, Jetúlio Vargas y los arquitectos Lucio Costa y Oscar Niemeyer, supieron empeñar y apostar por sus convicciones. Aquí, Villanueva realiza todos los esfuerzos para hacer comprender el inevitable proceso de crecimiento al que estaba condenada nuestra urbe, como todo visionario se adelantaba a los hechos, interpretando una divisa que se expresa en la necesidad de la planificación no sólo urbana, por ello es importante re-valorar la figura de Villanueva. Es verdad que en gran medida fracasó, y su fracaso no fue personal, sino urbano, la crisis que nos agobia nos obliga a la reflexión y a la autocrítica, confirmándose lo que sostenía Zabaleta Mercado, que nadie es más grande que su país, el horizonte de visibilidad país, puede tornarse entonces en una limitación. Sin embargo, pese a eso, sus obras, las que alcanzó a realizar, son testimonio de que la disciplina puesta al servicio de la inteligencia, la previsión y el buen sentido, otorga buenos resultados. Por eso Villanueva es vigente hoy, tal vez más que nunca, porque en lugar de ubicarse en el pasado sus postulados siguen adelante y nos mira desde allá, nos interpela

8

y nos transmite la necesidad de volver los pasos, no para retornar, sino para avanzar, pues en muchos sentidos las estructuras sociales y mentales que impidieron que su palabra se tornara en acción de progreso, siguen vigentes, es cierto en profunda crisis, pero dispuestas a prevalecer, sobre todo las de orden social. Los “circuitos de poder” que le combatieron y que impusieron su visión cortoplacista, desearían hoy que no se yerga nuevamente, ante las evidencias incontrovertibles, irreversibles e imputables. A quienes creemos que la historia y la memoria tienen aún algún sentido, nos interpela, compromete y obliga a sacar a luz, –aún a costa de lo que podría ser nuestra propia producción– trabajos de investigación que nos ayudan a reconfigurar los escenarios en los que fue posible realizar la obra que legaron los mayores, aquellas que vivimos, sufrimos y disfrutamos cotidianamente, aunque probablemente no tengan ya aplicación práctica directa; el contexto y la tecnología han cambiado, –tal vez– pero son el sustento para un quehacer profesional reflexivo. De esta visión en grande, pensada para una ciudad cuya vocación regional ya había sido diagnosticada, tenemos dos ejemplos: el Hospital cuya realización no fue más del 40 %, pero que nos dejó las condiciones espaciales para su futuro crecimiento, gracias a ello pudo construirse, con otros proyectos, el Hospital del Niño, el Hospital de la Mujer, el Instituto Biológico de la Altura, el del Tórax y todas las instituciones que forman lo que hoy se llama el Complejo hospitalario que, a la larga, ocuparon el terreno del Gran Hospital de Clínicas, que Villanueva consideró necesario; en esa época de tipologías hospitalarias de pabellones aislados; y que lastimosamente hoy no forman un verdadero complejo, sino que son una suerte de islas que compiten en servicios sin muchos criterios de complementación. El otro testimonio de ello es el Stadium, que de acuerdo al plano original debía ser no sólo, un campo de fútbol, sino una verdadera villa olímpica, con canchas de báquet, tenis, ráquet, con amplios fields para la práctica del atletismo e incluso con áreas de tiro. Lo mismo podríamos decir de su última gran obra arquitectónica, el Monoblock de la UMSA, que tenía un plan de crecimiento que no se supo poner en práctica por la falta de una visión de conjunto; en lugar de aquello, el gobierno de la “revolución nacional”, le despojó de su cátedra en 1952 y lo sumió en el ostracismo, el más cruel, en su propia urbe.(la urbe del urbanista). En 1925, con motivo del primer centenario, se escribió un libro de conmemoración. En éste libro aparece la figura de Villanueva, componiendo y firmando dos importantísimos artículos, uno titulado “Disquisiciones sobre Arte Colonial” y otro “San Francisco de La Paz”. Estos dos textos, a mi criterio, son fundamentales en la historia de la arquitectura nacional,

particularmente en el campo de la Teoría de la Arquitectura, en vista de que hasta entonces en Bolivia no se habían escrito libros ni textos de arquitectura, salvo algunas raras excepciones, no realizadas precisamente por arquitectos bolivianos. Uno de los curiosos documentos de arquitectura es la polémica entre el padre español Eulalio Morales y el arquitecto suizo Antonio Camponovo a raíz de la construcción de la catedral metropolitana de La Paz (1900) donde se exponen plantas, elevaciones, y una serie de documentos referidos a la arquitectura. Otros antecedentes, tal vez los libros de Arthur Posnansky sobre Tiwanacu, pero estos son más de orden arqueológico, por tanto podemos afirmar que Villanueva funda en Bolivia la Teoría de la Arquitectura, en 1925, ello marca la trascendencia de los mismos. Cabe entonces preguntarnos ¿por qué Villanueva fue abandonado?, ¿qué pasó con los discípulos?, ¿cuáles las vicisitudes?, ¿qué pasó con la profesión del arquitecto? ¿qué pasó con la palabra del profesional arquitecto? y esta pregunta produce inquietantes sospechas contrastando con el acontecer urbano y arquitectónico en nuestro medio, y explica también el silencio que hasta hoy se ha echado a su memoria. El pensamiento no es un proceso continuo, la valoración de determinados personajes no es un proceso obligatorio, ni consecuente en el tiempo, se produce sólo cuando existen condiciones objetivas y subjetivas; su re-descubrimiento es más bien una sucesión de cortes y rupturas, los procesos sociales, los intereses económicos, caóticos, casi siempre, impiden la valoración de determinadas personalidades. Nuevos intérpretes se encargan de desempolvar obras olvidadas que recobran validez en los presentes. De estos olvidos y descubrimientos la historia está plagada, la justicia que se ejerce en el campo del pensamiento es siempre más respetable y confiable que la que ejercen los hombres como jueces, quienes por cierto, para ello, estamos poco dotados. Son treinticinco años de la muerte de don Emilio Villanueva, su trayectoria en el tiempo se ha reducido a ser el autor del Monoblock de la Universidad, el controvertido primer rascacielos de la ciudad, el Palacio Consistorial y el Banco Central, el tiempo tiende su manto de olvido y la historia se diluye en la distancia, el tema de la investigación en nuestro medio es casi excepcional, el olvido, un mal necesario, vence sobre el recuerdo. La arquitectura como disciplina en Bolivia tiene apenas un siglo, cuando los primeros arquitectos genuinamente nacionales, es decir nacidos en Bolivia, trajeron esa exótica profesión, eran nominados como ingenieros. Ellos fueron Adán Sánchez, que culminó en1904 en París, Emilio Villanueva y Julio Mariaca Pando, en Santiago en 1908. En los hechos, la arquitectura nació como un desprendimiento de esa disciplina, no como concepción, ya que ésta tuvo su génesis más bien en sus antípodas, en el arte y no en la ciencia, pero sí, como área de conocimiento y de formación profesional, el

9

título que otorgaban las universidades –antes del movimiento moderno, en las Arts and Krafts y en las Beux Arts– era de Ingeniero Arquitecto que fue el título que ostentó Villanueva. Como se podrá ver en los últimos artículos luego de los Congresos Panamericanos, Villanueva será el mentor de la ruptura definitiva de la Arquitectura, como disciplina propia e independiente, negándose a participar del Congreso de Ingeniería, pese a las atribuladas notas de pesar de Burgaleta, un español republicano que oficiaba la decanatura –dicho sea de paso– un gran ingeniero y un gran maestro y otra de la Sociedad de Ingenieros de la UMSA. La recopilación de éstos textos nació como una necesidad académica. El texto central que dio el nombre a esta publicación, es la que Villanueva puso al artículo publicado en el libro de homenaje al primer centenario de fundación de la República, en 1925: “San Francisco de La Paz, un capítulo del libro Motivos Coloniales”, que junto al que le antecede, “Disquisiciones sobre arte colonial”, justifican sobremanera la trascendencia de la presente publicación. En principio, a fin de poder compartir, con los alumnos de la Facultad de Arquitectura de la UMSA, el itinerario de la introducción del barroco en tierras americanas, me vi obligado a difundirlas por medio de fotocopias; sin embargo siempre me pareció que éste soporte era in-digno de un contenido tan rico, enjundioso y vital, como desconocido, pero al fin creía que peor sería que durmiera en las páginas de tan escaso como selecto ejemplar. Esta in-dignidad o in-dignación se convirtió en compromiso y eso a la postre en una obligación que hoy culmina con esta publicación. La ilustración realizada por el artista italiano Emilio Amoretti, fue complementada arbitrariamente, con grabados de don Genaro Ibañez y otras imágenes con las que he tratado de componer y diagramar en un formato que, respetando el texto y la figura original, se adecue a las técnicas contemporáneas; para hacer del libro un objeto agradable y sobre todo para hacer de las “Disquisiciones...” una lección insoslayable a todo estudiante de arquitectura y para los que ya ostentan el título. Debo confesar que desconozco si el libro “Motivos Coloniales”, de cuyo proyecto Villanueva publica uno de sus capítulos en este voluminoso homenaje a la República, se concluyó o tuvo al menos un desarrollo mayor al conocido, abrigo la esperanza de que los otros capítulos no se hubiesen quedado en el tintero. A decir de su hijo, el arquitecto Fernando Villanueva, todos los trabajos de su padre, desde su muerte, en 1970, pasaron a su poder, –su estudio mismo– cuando por una insoslayable necesidad familiar tuvo que trasladarse definitivamente a la

ciudad de Santa Cruz, donde radica aún, habiendo retornado a ésta, sólo en oportunidad de cumplirse el primer centenario de Villanueva, en 1984, para participar en la nominación de la plazoleta junto al Consistorial y el descubrimiento de una modesta placa en la Casa del Arquitecto. Su hijo, Peter Villanueva, el nieto que lleva el apellido, sólo recuerda que los papeles que del abuelo pasaron casi inadvertidamente a su poder, después del intempestivo viaje del padre, pasaron posteriormente a manos del periodista Carlos D. Mesa Gisbert a sugerencia de Nelly Villanueva, la menor de las hijas, precisamente en ocasión del Centenario. Ambos, Nelly Villanueva y Carlos Mesa tuvieron a su cargo la organización de ése importante evento de homenaje que se hizo en el Museo Nacional de Arte. En “El Taypi”, monografía del Monoblock de la UMSA, tuve la suerte de publicar, unos planos del Monoblock, que fueron hallados en un depósito de la UMSA, documentos muy importantes, todos a lápiz, en papel cebolla, que no son los planos finales, sino los iniciales, en ellos no se encontró la fachada principal. Tampoco son éstos los planos de construcción, son bosquejos preliminares (ver “comentando un gran hallazgo” El Taypi, pag. 95, anexo 1), de lo que no se tuvo registro documentado es de los escritos de Villanueva. Nelly Villanueva, –a quien hay que reconocer como la más celosa, consecuente y obsesionada admiradora y defensora de la obra de su padre–, no tuvo esbozos arquitectónicos, ni planos, y al parecer tampoco el resto de los capítulos de “Motivos Coloniales”, si definitivamente se quedaron en el tintero, es algo que la historia se encargará de aclarar y en tal caso podrá completarse y dar a luz lo que ahora podríamos denominar un esbozo incompleto de un intento, de cuya intención tenemos certeza. En todo caso la riqueza del estudio de la arquitectura colonial en las “Disquisiciones...”, y en “San Francisco”, reitero, justifican abundantemente esta publicación, re-valorizando simplemente lo que ya es parte del patrimonio intelectual del país. Es posible que la abultada actividad profesional, académica y política o la enfermedad en la última etapa de su vida, hubieran impedido este empeño en su agenda personal; las circunstancias nos obligan muchas veces a realizar tareas urgentes y anteponerlas a los proyectos acariciados con verdadero deseo. La guerra del Chaco obligó a repensar el país e influyó poderosamente en la vida de la nación y de sus ciudadanos. Villanueva en París fue un verdadero embajador de la posición boliviana en esa capital europea, cuando leyó las versiones paraguayas en pluma del señor Caballero Bedoya, propuso –según cuenta su hijo Fernando– a don Alcides Arguedas, la respuesta boliviana; ante la indiferencia, asumió

10

personalmente la defensa del punto de vista boliviano, durante un tiempo la polémica entre países se vio reflejada en la prensa francesa, Villanueva dominaba el francés que había estudiado en Chile durante su carrera profesional como motivación personal, tanto que era casi como su lengua materna (además le sirvió para relacionarse con los líderes de lo que hoy denominamos las vanguardias de la arquitectura moderna), al fin advirtió que sus escritos configuraban un libro, al que tituló “La Questión du Chaco Boreal". De este libro hemos extraído tres capítulos para su publicación porque hacen referencia a la vida colonial, tanto de las reducciones de Chiquitos, como las de Paraguay; explicando cómo las acciones y derechos de Bolivia se originaron en la Real Audiencia de Charcas, proviniendo de la época de la Colonia, y se extendían hasta las riveras del río Paraguay, derechos transferidos y heredados, a la naciente República, situación que era muy importante en la discusión de la legitimidad de los derechos bolivianos sobre el Chaco. Y útiles a nuestro propósito de indagar sobre los “Motivos Coloniales”. Esta acción fue importante tanto como la de los soldados y oficiales en las trincheras de las ardientes arenas (entre ellos, su hijo Fernando), realizando, lo que hoy llamaríamos "lobby"; las guerras se ganan o pierden, no sólo en los frentes militares, sino también en los diplomáticos. Villanueva no era miembro de la Cancillería, es más, era apenas un exiliado, su hermano José Gabino había sido electo presidente por el Partido Republicano dirigido por Bautista Saavedra, y debía asumir la presidencia en 1925, pero al fin el viejo caudillo, decidió desconocer las elecciones y exiliar a J. G. Villanueva y con él a sus dos hermanos, Roberto y Emilio. En París, como ciudadano se sintió convocado a dar por su país lo que tenía, su capacidad, su intelecto. Este texto nos conduce al tema Colonial y por tanto se introduce a nuestro libro; pero por otra parte nos advierte sobre la sagacidad inquisidora de Villanueva, la mención que hace a los testimonios de D. Felipe D´Azaras, cosmógrafo, historiador y geógrafo al servicio de Carlos IV, o al diario del capitán de fragata don Francisco Aguirre, jefe de la delimitación entre España y Portugal (1793), nos hace suponer que tuvo que realizar serias investigaciones, probablemente incluso en fuentes primarias, quien sabe en Sevilla, en los Archivos de Indias, para poder sostener el punto de vista de Bolivia, en las plenas escaramuzas que terminarían en contienda bélica y reclamar al Estado Francés al menos su neutralidad. Lo publicamos también porque además de la muy escasa circulación del texto en nuestro medio, tiene –para nosotros– la dificultad del idioma, en todo caso, quienes investigan

específicamente el tema de la Guerra, podrán tener un adelanto y acudir, en caso de interés, a la fuente primaria, es decir al libro; agradezco a mi hermana Carmen Bedregal Villanueva por la traducción del francés. Buscando dar a tan importantes trabajos una complementación, encontré en el libro "Contemporany City Planning, un texto de Emilio Villanueva realizado para la Universidad de Washington USA, traducido por C. Woodard y presentado por Paul Wadlinger (arquitecto), un significativo capítulo dedicado a la "Ciudad Colonial", tanto en América Sajona, como en Latinoamérica, que tuve que retraducir y casi al punto de concluir esta recopilación encontré que en 1943, (esta vez como texto de consulta para los alumnos de la Facultad de Arquitectura de La Paz) los había revisado, corregido y publicado con el nombre de “Esquema de la Evolución Urbana”, fue un gran alivio, ya que comparando el texto original con la doble traducción logramos rescatar todo el sentido original, que en la doble interpretación se perdía, ya que nunca una traducción es por completo objetiva. Si bien es cierto que la conjugación de este capítulo con los textos dedicados al barroco, no tienen una feliz ni perfecta sintonía, en vista de que este último es menos especulativo y disquisitivo, tiene un propósito propedéutico, dirigido a un público, estudiantil, en primer lugar y norteamericano, en segundo, y que probablemente tiende a explicar desde la perspectiva del urbanismo las diferentes dinámicas que impulsaron a los conquistadores europeos a la ocupación y fundación de ciudades, las del norte con los cuáqueros y comerciantes y las del sur con los encomenderos y frailes catequizadores, estas fundaciones además del espíritu con que son inspiradas se van amoldando también a las particularidades del territorio, a las vías que ofrece. En el caso norteamericano, la penetración a través de los grandes ríos navegables y los grandes lagos, resulta muy pertinente e interesante, en todo cas, nos traslada en forma muy objetiva a las condiciones de la conquista y del establecimiento de ciudades, recorriendo el cortinaje del escenario urbano en los siglos de la conquista, cumpliendo el objeto de introducirnos al proscenio de la representación urbana que daría lugar a la producción arquitectónica de las grandes catedrales de México, Quito, Potosí, Cuzco, La Paz, etc., etc.,como antesala para abordar el tema de los estilos de los que versa “Motivos Coloniales”, que era; lo que buscábamos a fin de suplir los capítulos desconocidos, extraviados o inexistentes. Dejando la advertencia y explícita la transmutación de capítulos. Por otra parte si pensamos que existen obras truncas o truncadas que han adquirido en esa mutilación su propia identidad, ¿quién pues desearía conocer los brazos de la Venus de Milo?, ¿quién enderezar la torre de Pisa?, está en nosotros imaginarlos y así participamos de la obra, que será siempre, algo en construcción.

11

Pero por otro, el matrimonio de estos diferentes fragmentos goza de una ventaja para el lector y aún para el investigador: exhibe las múltiples formas en que la expresión de la palabra se adecúa a la circunstancia o al objeto, la versatilidad del lenguaje es la expresión del pensamiento, verbo, tono y estilo que se ajustan a necesidades, igualmente diversas, ciñéndose al objeto de la disertación, a la finalidad perseguida; nosotros añadimos a ello una presentación y diagramación algo caótica y contemporánea. Esta recopilación no se agota en una versión estructura, dispersa, diversa, fragmentada, sin perder rigurosidad ni precisión, como se verá, es tan variada, que nos permite pasar de la literatura a la arquitectura y de ésta a la filosofía, a la sociología o al urbanismo, en eso que Edgar Morín denomina la emergencia de la causalidad compleja, digamos, desde otro corte epistemológico, que cada objeto exige para su estudio una instrumentación apropiada al objeto mismo, por tanto no es lo mismo explicar la construcción del Monoblock o del Stadium desde la estética de la modernidad regional o tiwanacota, que abordar el estudio de la estética de San Francisco; para esto, parece arrogarse condición barroca, florido verbo, alegorías y ricas metáforas, agitación abundante en las figuras lingüísticas, induciéndonos a percibir la preocupación del autor al desplegar la tensión entre la arquitectura y el espacio, haciéndonos sentir con ésta el lugar que ocupan las formas en el espacio, su atmósfera, su color, los cánticos rituales y hasta los mustios aromas de los inciensos, que son las diversas formas en que el espacio se manifiesta en nuestro espíritu. Trascendiendo, tal vez, de lo que podríamos entender como simple Teoría de la Arquitectura, a una obra artística en sí misma, convirtiéndose en literatura y adquiriendo valor autónomo e intrínseco... En la segunda parte del libro se introduce una descripción publicada también en el libro del primer centenario, que se denomina "Estética de la Ciudad", estos escritos no están firmados y no tenemos evidencia de que los hubiera escrito Villanueva, sin embargo, de las notables personalidades encargadas, seguramente por Bautista Saavedra, a redactar esta memoria y publicación de homenaje al centenario, existen sólo dos técnicos, el ingeniero Juan Muñoz Reyes y Emilio Villanueva, ingeniero arquitecto; la descripción del artículo al que hacemos referencia discurre de la visión urbanística a la artística, veamos: “La fisonomía interior de la ciudad reserva el espectáculo de sus construcciones, las cuales no deslumbran, innegablemente, ni por su magnificencia o por su lujo, ni por la audacia estadounidense de conquistar las nubes; en cambio presenta un cuadro de color local interesante por su composición. En primer término se encuentran viejas casonas con aire conventual, de abultados balcones y rejas que son filigranas de hierro; la

perspectiva de residencias señoriales de fábrica colonial, labradas de piedra de sillería; casas solariegas de rancio abolengo español; templos de Cantería en los cuales los alarifes castellanos pusieron la inspiración de su arquitectura renacentista, churrigueresca, mozárabe o plateresca y los indios dejaron la huella de su esfuerzos en el encaje ornamental de las piedras talladas con cincel ungido de sumisión y de fe"… Lenguaje que por cierto no es de dominio de otra disciplina, nos sugiere que pudo ser Villanueva el autor, la mención a los estilos, a los moldes, géneros, tipologías paradigmas y prácticas arquitectónicos, señales inequívocas; la mención al churrigueresco, mozárabe y plateresco, que son desarrollados extensamente y en detalle en las "Disquisiciones…", también son señales a tomar en cuenta, esa misma facilidad en la palabra "un cuadro de color local interesante" o más adelante “el cincel ungido de sumisión y fe”, que son semblanzas que tienen que ver con apreciaciones subjetivas, ajenas por cierto a la jerga ingenieril y muy propios en la arquitectónica, el cincel como herramienta no puede ungirse, pero como metáfora para expresar una realidad social, sí. Sean o no de su autoría, tienen un valor por el mismo argumento ya esgrimido, se trata de un libro muy desconocido y raro en nuestro medio y la descripción casi fotográfica de la ciudad en 1925 nos permite imaginarla. En esta parte del libro hemos querido también –y este si es un esfuerzo personal–, ilustrar con imágenes significativas de la ciudad antigua, de sus monumentos y arquitecturas, que sirven también como fuente primaria, tal vez sin mucha idoneidad, ni fortuna al texto al que nos hemos referido. Fotos antiguas, muchas de ellas de don Julio Cordero, aprovechando de agradecer a su homónimo nieto, por tan ricas imágenes algunas inéditas, otras familiares, coleccionadas por mi padre, y otras muchas que son conocidas y otras nuevas que vale la pena que puedan ser exhibidas y qué mejor, si van de la mano de una descripción de la época. Útil también por su toponimia urbana, la relación a los barrios y las calles, nominaciones, muchas de las cuales han sido re-nombradas, los distritos municipales, los puentes, las plazas y edificios militares y religiosos, los alrededores de la ciudad que hoy ya son parte total de la metrópoli y además de las rutas del tren eléctrico. La tercera parte de este híbrido literario sirve para completar lo que en la segunda es simple información, menos tal vez, una descripción casi neutra de la situación de La Paz en el año de 1925. Son las opiniones y reflexiones de don Emilio Villanueva, sus juicios de valor sobre la planificación de la ciudad y otros temas de orden teórico y urbanístico. Este es el resultado de una larga investigación que inicié en 1998, cuando venía preparando la monografía del Monoblock de la UMSA, que se publicó con el título de “El Taypi”. Este es un capítulo en el que Villanueva muestra sus distintas facetas, ya que aborda los

12

temas más diversos, desde sus convicciones respecto de la educación del indio, hasta las más acabadas prosas en su homenaje a la República del Uruguay y a José Enrique Rodo, pasando por textos de tipo universitario. PRIMER CONGRESO PANAMERICANO DE ARQUITECTURA En octubre del 2004, de visita en la ciudad de Buenos Aires, decidí extenderme hasta Montevideo para ver si encontraba allí algunas memorias o documentos del primer Congreso Panamericano de Arquitectura que se realizara en 1920 en la capital oriental; en la Sociedad de Arquitectos del Uruguay SAU, tuve la suerte de encontrar lo que andaba buscando, un importante eslabón en la vida del maestro, que además me vinculó a otro casi desconocido, que es el de la construcción del Hospital de Clínicas. Este episodio es sumamente importante, en vista de que la realización del primer Congreso de Arquitectos a nivel continental fue un gran esfuerzo latinoamericano, particularmente uruguayo, en una época de grandes emprendimientos urbanos en nuestros países marca un hito que casi desconocemos como profesionales, en vista de que la profesión logra articular a nivel continental una estructura, reconocida públicamente por los Estados y por los gobiernos, donde la arquitectura se despoja de toda tutela o vínculo tradicional para perfilar su identidad y rol en el desarrollo de los países y de las sociedades. El importante apoyo realizado por el gobierno del Uruguay, que por medio de un decreto dispone invitaciones oficiales a todos los gobiernos del continente, habiéndose recibido aquí, por intermedio de la Cancillería y del señor Gerardo Zalles, Cónsul General de Bolivia, quién canaliza a través del ministro de Obras Públicas, el Ing. Juan Muñoz Reyes. Se trata de varios documentos fechados entre octubre de 1919 hasta el 31 de enero de 1920 y que culminan nominando a Emilio Villanueva representante boliviano ante tan ilustre evento de arquitectos. Villanueva es invitado a representar a Bolivia por el doctor José Gutiérrez Guerra, que ocupaba la presidencia de la República. Entre toda la documentación conseguida se encuentra la correspondencia sostenida entre el Arq. Horacio Acosta y Lara, que presidirá el magno acontecimiento en representación de los arquitectos orientales encargados de la organización y el Gobierno boliviano, se trata de muchas cartas, telegramas, comunicaciones de viaje, etc. de las cuales sólo publicamos las más notables. En los documentos consultados en Montevideo se encuentran una memoria completa de todas las sesiones, resoluciones, proyectos, acuerdos, actas y discursos, con asistencia de 10 ó 12 países, entre ellos: Argentina, Bolivia, Chile, Estados Unidos, Uruguay, Ecuador, Paraguay Perú, Cuba y México. Un libro editado meses después del Congreso. Los documentos originales están debidamente ordenados por países, que según los directivos de la SAU, los realizó el investigador

argentino Ramón Gutiérrez. Desde luego fue una gran sorpresa y una satisfacción muy grande, sobre todo porque entre estos papeles se encontraba una memoria completa de lo que había sido la planificación, proyecto de construcción y ejecución del Hospital General, un documento de setenta páginas a máquina doble renglón, que por su importancia ponemos a disposición de los lectores. El texto es muy importante en vista de que es posible aproximarnos a las formas del pensamiento que guían las decisiones que toma Villanueva en cada parte del diseño, dirán algunos que las tecnologías del diseño de arquitectura hospitalaria han variado, han evolucionado y que por tanto no es ya útil para aprender esta especialidad, es verdad, sin embargo lo que podemos aprender es el método, el proceso de toma de decisiones por las que atraviesa el arquitecto. Estamos a casi un siglo de aquello y al parecer el propio Villanueva más adelante habría reflexionado sobre esto, e incluso habría propuesto la realización de un bloque de diez pisos, “Sostuvo entonces, cuando no se había hecho ni la mitad del proyecto global, nuevas ideas sobre construcción de hospitales desechado totalmente el sistema de pabellones aislados, buscando la edificación de grandes edificios que concentraran todas las reparticiones hospitalarias, propuso abandonar el plan original y levantar un monoblock de 10 pisos con capacidad de 600 camas y financiarlo con la venta de la gran extensión de terrenos no construidos…" (Mesa 100 años...). Esto fue después de 1935, después de su estancia en Paris, donde hizo un curso de desarrollo urbanístico en el que pudo actualizar sus conocimientos. Sin embargo, debemos puntualizar que fue gracias a ese viejo concepto de pabellones aislados, que se tuvieron que separar más de 80 mil metros cuadrados para la infraestructura hospitalaria de la ciudad. Villanueva vivió un proceso de evolución y un momento de inflexión en asuntos técnicos y conceptuales de la arquitectura hospitalaria, huelga decir que además en el campo de la medicina en ese periodo se instituyó la asepsia y Fleming inventó la penicilina, con lo que se revolucionó totalmente el concepto hospitalario desde la versión arquitectónica. La construcción del Hospital fue su primer gran encargo y sin lugar a dudas uno de los grandes trabajos realizados a principios de siglo por la ciudad, tendentes a la modernización, corresponde a los métodos de diseño propio de la arquitectura ecléctica e historicista, que venía con los aires de la ilustración y la renovación académica, el proyecto fue realizado al parecer el año 1913, está firmado en su fachada en 1919, cuando el movimiento moderno en su segunda versión recién se incubaba en Europa, sin embargo, si comparamos la infraestructura de salud con la que se contaba a fines del XIX, comprenderemos la importancia que tuvo para la ciudad contar con un lugar escogido con criterios científicos, con un área considerable que permitió a la postre la construcción de la Facultad de Medicina y la complementación práctica entre

13

galenos y estudiantes, y la creación de una zona de vocación muy específica. Esto también forma parte de lo que significó la urbanización de Miraflores como parte complementaria al desarrollo urbano de la ciudad. Muchísimas son las consecuencias que podríamos derivar del encargo realizado por el Estado al arquitecto y por cierto también la significación que tomó desde el punto de vista social y científico, pero dejaremos estas consideraciones para otra oportunidad, no sin antes decir que una tarea pendiente es la realización de una investigación específica sobre este edificio, que desde luego ha sufrido muchas variaciones, tanto en su uso como en su apropiación, modificaciones que seguramente responden a la necesidad de racionalizarlo y de ponerlo al corriente de las prácticas actuales de la medicina, hasta otras que nos lastiman y sorprenden, en nuestro fuero más profundo, como el retiro de sus rejas originales, para sustituirlas por otras hechas de tubos, infructuoso intento de borrar el sello de la época, también vemos con mucho pesar que ha sido alterado sin ningún criterio arquitectónico y sin ningún respeto. Los aditamentos que se han construido, muestran la ausencia de una relación entre arquitectos y médicos; entendemos los nuevos requerimientos, pero estamos seguros de que es posible convivir la disposición abierta del partido arquitectónico en una ciudad tan hacinada como La Paz es una ventaja que debe ser explotada; se han realizado algunas intervenciones de pésimo gusto y mal proyectadas que podrían ser sustituidas por un plan de recuperación y modernización del Hospital. Esperemos que en el tiempo sea posible realizar este tipo de intervenciones y acercamiento entre galenos y proyectistas. … También en la última parte de este libro se ha incluido una serie de conferencias y textos descubiertos entre 1998 y 2000, cuando venía trabajando "El Taypi", en aquella oportunidad buscando información primaria, revisando viejos periódicos de 1929. Trátase de varios coloquios y disertaciones de don Emilio Villanueva, cuando éste había arribado de esa prolongada y obligatoria ausencia, radicando contra su voluntad en Europa y probablemente los EEUU, desde los días del Centenario: traía frescas ideas que se gestaban allá con el I Congreso Internacional del CIAM, y los movimientos vanguardistas de la arquitectura y del arte, –que fueron además el preámbulo para el I Congreso Panamericano–, pero también la literatura y la filosofía, que dominaban el panorama intelectual, con innegable dosis de racionalismo, estas conferencias no fueron registradas en textos posteriores, simplemente fueron las noticias recogidas en los periódicos de la época, particularmente “La Razón”. Están realizadas en forma muy espontánea y sin ninguna pretensión literaria, algunas de ellas muy bien registradas, bastante completas e

íntegras, otras incompletas, redactadas en el tono periodístico, pero pese a todo hoy se convierten en los orígenes de la Teoría de la Arquitectura y del Urbanismo en Bolivia. En 1929 –nombrado, Rector de la Universidad, por Hernando Siles, invitado al Concejo Municipal a dictar conferencias sobre todos éstos temas, socializando novedades traídas del viejo mundo– nos revela el pensamiento positivista que dominaba el escenario de la vida política y el interés que despertaba todo cuanto se nutría del paradigma mecanicista, la influencia de la industria y la máquina, de los vientos que soplaban ya con total libertad, sobre todo en esta ciudad que forjaba su liderazgo al influjo de la industria y la modernidad, luego de la Revolución Federal y el traslado de la sede del Gobierno; tienen una riqueza y frescura reveladores, unen además, varias preocupaciones en el proyecto de modernidad, temas como: El urbanismo, la urbanización de Miraflores, La reforma universitaria, la ciudad universitaria, haciendo una síntesis de todo lo que se venía discutiendo a nivel internacional sobre las diferencias no sólo semánticas, sino conceptuales. La ciudad universitaria como la expresión espacial de la reforma universitaria y la autonomía, puestas en marcha en Argentina, reforma por la que él aboga sin ambages, y a la que se compromete y se aboca con pasión y fervor, como todos los intelectuales contemporáneos latinoamericanos de avanzada, que creían profundamente en la educación como el motor de una profunda reforma intelectual. Otro de los episodios, es un ejemplar de la revista del Círculo de Bellas Artes, alentado, entre otros, por intelectuales de la talla de Alcides Arguedas, Juan Francisco Bedregal, Gregorio Reynols, A. Chirveches, Rafaél Ballivian, José Salmón Ballivián, José Eduardo Guerra. En 1927, presidido por Villanueva, se edita un número especial que a diferencia de los otros, logra manifestar un cierto carácter de revista de arquitectura, cosa por entonces totalmente desconocida, probablemente él sentía la necesidad de que la arquitectura estuviese incorporada plenamente como arte y como ciencia, porque era igualmente útil para la construcción nacional y urbana, en este ejemplar Villanueva publica los planos del concurso de proyectos que convocó el Círculo para la construcción del pabellón boliviano ante la Exposición Internacional de Artes Decorativas en Sevilla. Realizada, seguramente sobre ciertas bases, en el artículo que se acompaña, queda expresado, que de nada serviría llevar a dicho evento arquitecturas neo-coloniales, muy en boga por entonces en Perú, Bolivia y en otras latitudes latinoamericanas, sino que lo importante era exhibir nuestra propia identidad, que se expresaba de la mejor manera a través de la línea escalonada de Tiwanacu, pero en otro artículo deja también muy clara su posición respecto a la relatividad sobre el término “estilo tiwanacu”; no quisimos dejar de mostrar al menos las

14

partes principales plantas y elevaciones de los dos trabajos editados en ese ejemplar, se trata de los trabajos de los arquitectos José Manuel Villavicencio y Gustavo Sanjinés, este último en colaboración con Cecilio Guzmán de Rojas. Este artículo tiene para el objeto del libro y para la demostración del proceso de investigación, que no es tal, sino simple compilación, aunque desde luego en todo esto hay una intensión y una significación manifiesta, una apodíctico designio, que no es hipótesis, ni estrategia metodológica, sino que en forma natural y explícita se revela el contenido mismo de cada pieza, y ésta es evidentemente una pieza sustancial que refuerza la idea de un Villanueva, ubicado en esta esfera del mundo del pensamiento boliviano del primer tercio del siglo –tal vez el más selecto–; ante todo y sobre todo, como Arquitecto y Urbanista, mira desde allí, siente la necesidad de un órgano que le permita desarrollar la Teoría de la Arquitectura, pues seguramente entendía que sin ella el desarrollo del pensamiento nacional era incompleto. Desde el Círculo, Villanueva está marcando la necesidad de una revista de Arquitectura, para que se expresen las ideas de los arquitectos y por otro lado está insinuando y señalando un rumbo de identidad, que él mismo dos años después emprendería con dedicación: La arquitectura neotihuanacota con el Stadium que tendrá como colofón el diseño del Monoblock. Otro de los artículos curiosos y desconocidos, casi totalmente, es la descripción del proyecto del Stadium, que además está acompañado de unas fotografías de los planos, que, claro, no son muy buenos, sino todo lo contrario, pero donde puede advertirse que el plan Villanueva no se agota en la construcción del campo de fútbol, sino prácticamente en un verdadero complejo deportivo con casi todas las disciplinas y especialidades: piscina, gimnasio, básquet, tenis, ráquet, campo de tiro etc. El visionario comprendía la importancia del deporte en la formación integral del hombre, obviamente fue uno de sus sueños inconclusos, tal vez si habríamos tenido la capacidad de entenderlo, tendríamos hoy algunas medallas olímpicas, o al menos un desarrollo deportivo más completo. Probablemente estos textos nos den una idea más exacta de su personalidad, de su visión a largo plazo propia de una formación humanística y de una concepción de estadista, no son trabajos elaborados para un auditorio técnicamente especializado sino a uno, culto si, institucional, concejales, Amigos de la Ciudad, –de los que fue presidente y fundador–, técnicos profesionales y la prensa, que encuentran en la empresa de hacer ciudad muy útiles las manifestaciones de la filosofía racionalista, propias de ese tiempo, acogiendo con entusiasmo las advertencias del maestro, aunque bien pronto no sólo las olvidarían, sino que esta organización cívica como

fue Amigos de la Ciudad sería capturada por quienes actuaban en “secreto” para oponerse a los planes rectores; importantes también –estas conferencias– porque de alguna manera esbozan los proyectos que posteriormente realizaría como profesional, marcando un momento muy vital de su existencia, en la que se inicia como hombre público, ya que algo después sería nombrado, también por el propio Siles, Ministro de Instrucción Pública. Algunos párrafos de estos desconocidos textos han sido transcritos en “El Taypi”, pero creo que todos, –más aún quienes están dedicados a la investigación– tienen el derecho de conocerlos en mayor profundidad y sin intermediarios, ya que no son propiedad de nadie, como no lo son las fotos, los planos o los mapas de la ciudad. La investigación objetiva no permite apropiación interesada de documentos ni su manipulación, su meta es encontrar las cosas que han sido ignoradas, sean documentos o ideas, muchas de éstas serán profundizadas por otros investigadores; no se trata de ser la “última palabra”, sino de ser vehículo en el largo proceso de reconstituir nuestra historia y de edificar nuestra teoría. Estos textos nos inquietan, porque a casi un siglo los vemos convertidos en verdaderas profecías, y porque en ellos, parecería –por añadidura– conocer nuestra psicología y nuestra incredulidad. Aquellos dedicados a las previsiones que hace sobre el futuro crecimiento vertical de la ciudad como una solución inevitable y la necesidad de tomar la planificación urbana como una ciencia de urgente aplicación, casi como una cirugía; el tema de la migración y del crecimiento sin límites, que parecía en su momento influencia de ficciones futuristas. No lo eran, tal como lo advierte entonces, maldecimos hoy a quienes no tuvieron la visión de dejar una estructura vial que permita un crecimiento más racional y humano de nuestra ciudad o a quienes retiraron los tranvías eléctricos. Veamos, en 1948, con motivo del cuarto centenario de la fundación de La Paz, se compone otro bello libro de cuatro volúmenes, que llevan precisamente ese nombre; es curioso cómo Emilio Villanueva, que entregaría ese mismo año el Monoblock de la Universidad, no es nombrado, ni por referencia obligatoria, se muestran fotografías de sus obras, el Palacio Consistorial, el Stadium, el Monoblock, pero sólo para indicar las empresas constructoras ejecutoras, es decir, el profesional y el visionario es proscrito, y con él la palabra del arquitecto, los arquitectos en general no participan ya en la redacción y configuración de esta publicación, ¿será que la ciudad, en su apronte de modernidad, no tiene ya tiempo para nombrar las cosas que se hacen desde el campo de la arquitectura y de su teoría?, ¿cual era el rol de la Asociación de Arquitectos vigente desde 1940?, ¿será que su obra incomoda?. O tal vez la polis, como bien público y común, ha

15

dejado ya de interesar, lo importante es hacer la ciudad desde el campo de lo privado, son empresas privadas, inmobiliarias, que ven en lo que es advertencia en Villanueva oportunidad para ellos. ¿Quiénes eran entonces los titulares de la palabra del arquitecto? Mejor aún, quiénes dejaron que una tradición instalada en 1925 se pierda y quede trunca? La arquitectura había perdido una de sus facetas: la de la teoría, la de la palabra, la del urbanismo y del interés colectivo, daño que es necesario restaurar. Entre tanto Villanueva estaba realizando un silencioso trabajo como arquitecto municipal de La Paz, realizando una serie de trabajos menores, apertura de calles, ensanches, demoliciones, construcciones de mingitorios, instalaciones sanitarias y jardines, jaulas para el zoologico, movimientos de tierra etc., etc., siendo los mas notables: los trabajos de la nueva Avenida de Calacoto y la facción de los planos del “Teatro al aire libre”, (ver pag 53 de la revista Planificación y urbanismo Nro. 6 y 7 de 1948), asimismo y sobre todo, se había refugiado en la Escuela de Arquitectura de la UMSA, alentaba desde allí la edición de la primera revista de Arquitectura de nuestra historia: “Planificación y Arquitectura”, también ese refugio le habría sido negado el 52 y con él ésta también conoció el fin. De ahí que hemos visto conveniente publicar el editorial de los números 2-3 y 6-7 con motivo del IV Centenario de la Ciudad de La Paz y otras pequeñas opiniones, sobre todo porque pude lograr unos viejos y enmohecidos ejemplares entre materiales de desecho, por casualidad y ¡sabe Dios dónde!... Y los otros, en su mayoría, en la Biblioteca Bedregal. Entre los textos que transcribimos se encuentran los referidos a la Planificación, al asoleamiento, a las plazas, (aunque éste viene a formar parte de la primera parte), a los Congresos Panamericanos de Arquitectura. Durante éste periodo, que no fue el último, podemos advertir las grandes dificultades que contrajo la epopeya de construir una carrera, si bien él es el principal actor, sus artículos son los menos, existen muchos otros, se publica y difunde la producción de los talleres, se publican los exámenes de titulación y artículos de jóvenes que a la postre serían los nuevos maestros, tales como Roberto Muñoz Pacheco, Roberto Mier Revilla, Jorge Rodriguez Balanza, Luis Perrín Pando, Guillermo Wilde, Constanzo Gismondi, Gustavo Urquidi, Guillermo Urquidi, Walter Murillo, Gustavo Carrasco, Luis Villanueva Sainz, Jorge López Videla, Fernando Villanueva, Felipe Muñoz, Hugo Rivera, Raúl Hurtado de Mendoza, Ernesto Pérez Rivero, Alberto Contreras, Jorge Lazcano, Elvira Salinas, Francisco Durán Cerdá, Guillermo Velasco, Graciela Aranibar, Antonieta Ledo y fueron también profesores algunos arquitectos extranjeros tales como Vicente Burgaleta, C. Woodard, la señora Clotilde de Smith, urbanista

diplomada en la Universidad de Washington, y contribuyeron a la revista desde otras latitudes, urbanistas como el mejicano Carlos Contreras, urbanista diplomado en la Universidad de Columbia, el mexicano Carlos Contreras, el Ing. G. Andre Basdevant, los peruanos Luis Ortíz de Zeballos, Héctor Velarde B. Y Alfredo Dammert, el Prof. Teddy Hartmann, boliviano. Los primeros docentes de la Facultad en 1938 fueron: Luis Quiroga, Hugo Mansilla Romero, Miguel Quisbert, Jorge Rodriguez Balanza, Antonio P Trigo, Roberto Azcui, Vicente . Burgaleta y desde luego Emilio Villanueva. En el momento de su creación en 1938, ejercieron docencia los siguientes profesionales: Luis Quiroga, Hidráulica; Hugo Mansilla Romero, Mecánica aplicada; Emilio Villanueva, Construcciones; Miguel Gisbert, Materiales; Jorge Rodriguez Balanza, Arquitectura; Antonio P Trigo Mecánica Aplicada; . Roberto Azcui, Construcciones y Vicente Burgaleta Geografía económica. También se publicaron las obras y esculturas del Arq. Hugo Almaráz y las obras de los arquitectos Luis y Alberto Iturralde, en una época en que los discípulos pasan a formar parte de la planta docente y a la vida profesional, sentando los cimientos de la disciplina del arquitecto. Como se verá lo que presentamos en esta ocasión no es, ni mucho menos, la recopilación de lo que podría denominarse obras escogidas porque no se trata de obras elaboradas y trabajadas como unidades independientes, ninguna es una reposición de algo que ya hubiera tenido un feliz destino literario, son fragmentos de piezas en proceso de desarrollo, pedazos, trabajos inconclusos, conferencias, artículos dispersos, textos pedagógicos y proyectos incompletos, truncos, parte de lo que es al fin su producción intelectual, una suerte de álbum fotográfico espiritual, cada artículo una puerta a un recinto llamado Emilio Villanueva. Pero por otro lado, nada de lo que hoy se pone a luz es absolutamente inédito, son todas recopilaciones que tuve que obtener de libros, periódicos y revistas, por tanto esta investigación podía haberla realizado cualquier otro profesional, dónde quedaron sus escritos, donde sus cartas personales, nada de ello sale a luz en éste intento, y espero que si no fueron presa del fuego, del agua, o del olvido puedan algún día ver la luz. En todos ellos una constante: el uso de la palabra. Desde luego Villanueva es sobre todo y ante todo un Arquitecto y por tanto para hablar de su obra es necesario y obligatorio remitirnos a sus trabajos arquitectónicos. Rescatamos en este libro una faceta desconocida o poco conocida de Villanueva, el hombre de letras, el publicista, el intelectual, el teórico, completando un perfil desconocido, ignorado en la formulación de los actuales currículos universitarios: el arquitecto humanista, el hombre que en su formación tiende a

16

abarcar el mundo del pensamiento íntegro. La producción intelectual del hombre, rescatarlo de alguna manera para la literatura, como crítico y maestro, sobrepasando las fronteras epistémicas de la arquitectura, entregarlo así a la historia en toda su dimensión. Cabe preguntarnos ahora ¿dónde se perdió esa característica integral del arquitecto?, ¿será que el pensamiento racionalista influyó en la formación, en la excesiva instrumentación de la disciplina, trastocando su integridad vitruviana?, ¿será este un proceso sólo regional?, ¿por qué los currículos universitarios son parciales, especializados, sesgados y han perdido la integridad?, ¿cuándo se perdió la complejidad?. ¿Será que hoy nuevamente sobrevino una época barroca postmoderna, y que el racionalismo fue, al fin, una época de manifestaciones clásicas y rígidas como lo afirma Alan Colquhoun en su obra “Modernidad y Tradición Clásica” y que hoy necesitamos de éste tipo de pensamiento para abordar los nuevos problemas que plantea el desarrollo de la tecnología, la informática, la comunicación, la libertad y el movimiento en el diseño?. Si esto fuera así, entonces nos actualizamos con Villanueva. León Batista Alberti, el padre del tratado moderno de arquitectura, hizo sus aportaciones sólo desde el campo de la palabra, actualizando el tratado de Vitruvio, no utilizó ilustraciones, porque confiaba en su capacidad lingüística, en su latín y en su arte de escribir, fue un amante y un asiduo visitante de las bibliotecas, antes de hacerse arquitecto, por tanto su palabra no está marcada con la artesanía ni con la rudeza de la práctica; Vitruvio, el único teórico cuya obra nos legó la antigüedad, inaugura la Teoría de la Arquitectura, Alberti, Vignola, Palladio –entre otros– serán quienes marcarán desde el renacimiento sus profundas reflexiones sobre las distintas fuentes de la arquitectura vigentes hasta nuestros días, y Riegl, Zevi, Giedión, Argan, los maestros de la interpretación conceptual de arquitectura moderna y contemporánea, han labrado el camino haciéndola casi una especialidad, Los grandes arquitectos por lo general han sido al mismo tiempo cultores de su teoría, entre ellos Le Corbusier, Wright, Louis I. Khan, Aldo Rossi, R. Venturi, Peter Eisenman o Koolhaas a quienes reconocemos no sólo por su obra, sino por su palabra, consagrandose en maestros, Villanueva marca en nuestro territorio en inicio de la Teoría de la Arquitectura. Hoy no existen universidades ni agrupaciones profesionales que precien su trabajo, que no ingresen en el campo de la Teoría de la Arquitectura, y es que las decisiones que se toman o que deben tomar en el campo del espacio, no son obvias, ni se explican sólo en la geometría o en el funcionalismo, son motivo de muchas reflexiones y de muchas indagaciones, que

pasan de lo semiótico a lo psicológico e incluso a lo literario, lo filosófico, lo cultural; no se explican solas, como las obras del arte puro. Combinan aspectos diversos de la estética, la buena disposición funcional y la elección de los materiales que ,por cierto, no son decisiones sólo de orden constructivo. Me animaría a afirmar que hoy en día la triada vitruviana: –venustas, utilitas y firmitas– es insuficiente, necesitamos incorporar a éstas la teoría, así tendremos un trébol arquitectónico de cuatro hojas, que nos traerá, como suelen hacerlo, mucha suerte y más estabilidad. Villanueva en estos escritos ensaya la palabra de la arquitectura en varias direcciones, en unos casos para describir, en otros para explicar y en otros para proponer; es decir el arquitecto no siempre tiene la libertad y la energía para la realización, requiere de otras fuentes que vienen de otros campos, de la economía, de la política, como dice Franck Gerhy, “la energía de la arquitectura es la economía”, por tanto a veces es necesario utilizar la palabra para compensar su dependencia y alzar vuelo, porque las utopías son casi un alimento necesario y éstas pueden expresarse con la palabra, que tiene la libertad del pincel en la pintura o el cincel en la escultura. Sus libros publicados son tres: "La Questión du Chaco Boreal", escrito en Francia antes de la conflagración bélica con Paraguay 1927-28, segunda edición en1934, texto también muy poco difundido que podrá ser de interés en un público mayor; "Esquema de la evolución urbana", de 1943, publicado anteriormente con el nombre Contemporany City Planing y Urbanística de 1967, Empresa Editora Universo, forman ya parte de su producción intelectual, poco difundida –es cierto– pero susceptibles de ser reeditados. Finalmente, para completar esta antología o ramillete he decidido incluir, por su variedad, en esta parte un homenaje a la República del Uruguay por su sincera adopción de apoyo a la demanda marítima de Bolivia, sobre todo por la prosa, género cultivado y expresado ya en “Disquisiciones...”. Un curso sobre el movimiento del sol en latitudes nacionales, que habla del otro perfil desconocido, el del maestro de juventudes, también insuficientemente conocido y que amerita seguramente otra línea de investigación, y una descripción de lo que fue la construcción del Monoblock universitario de la UMSA ,que corresponde a la última etapa de su vida profesional, habría deseado incorporar también algunas cartas que Villanueva envía al rector Héctor Ormachea, que me fueron proporcionadas cuando los presupuestos de edición habían sido acordados, cartas informes desde la ciudad de Buenos Aires, donde se elaboró el plano final del Monoblock, viaje realizado por encargo del Consejo Universitario, con el expreso fin de tomar contacto con las instituciones universitarias de la

17

.

UBA y de la Universidad de La Plata, y con arquitectos e ingenieros expertos en edificaciones similares, que se encuentran en los archivos de la UMSA. Más ya no fue posible. Varios artículos, sobre planificación, tema desconocido sobre todo en las instituciones estatales y municipales, entre ellos uno sobre la planificación en Rusia y otro en los Estados Unidos, éstos dos artículos me los proporcionó el Doctor Rolando Costa Ardúz, cuando el texto se encontraba ya en la imprenta y corresponde al último período de la vida de Emilio Villanueva, están fechados en 1965, sólo 5 años antes de su muerte, lo que quiere decir que pese a la persecución de la que fue objeto, él no declinó y su palabra siguió siendo faro y un buril, con el que se forjó la Arquitectura y el Urbanismo, la Historia es el Juez Supremo, más éste no es un alegato, porque no necesita tal, se yergue y actualiza sólo. Por otra parte huelga decir que en la transcripción de los textos, particularmente los que han sido tomados del libro el primer centenario, hemos respetado la ortografía y las características lingüísticas de esa época, omitiendo las correcciones que nos sugería el ordenador, en vista de que es un documento histórico debe ser transcrito en su integridad y no nos hemos sentido tentados en ningún momento a corregir al maestro. No hemos intentado realizar una biografía del autor de estos textos ya que toda biografía corre el riesgo de ser bien o mal interpretada, porque supone siempre la visión del biógrafo, en quien se confía la personalidad de un hombre, de la distancia o acercamiento del biógrafo con el personaje. Las grandes personalidades son casi seductoras, no son seres reales, trascienden por sus virtudes o por sus obras, no son verdaderos, nos son vedados sus rasgos humanos. Y toda biografía será siempre una versión que dependerá de las

fuentes, de las luces y las sombras con que se cuente; no es fuente primaria, sino traducción, interpretación de las fuentes; amén de que para ello se requiere, además, de un fino talento literario, que no es el caso: este intento tiende más bien a proporcionar esas luces y sombras, para quienes se propongan tal empresa: difundir lo más objetivamente algunos pasajes del pensamiento escrito o hablado, en este sentido podríamos más bien decir que se trata de la compilación aleatoria, no sistemática, más bien desordenada y mucho menos completa de su palabra, más exactamente trabajos destacados o hallazgos dispersos particularmente entre el año 1920 y 1930, con especial énfasis en 1925 y 1929 con el objeto de ingresar a la fuente misma de origen. En algunos casos se han ordenado por fechas y en otros hemos preferido agruparlos por temas. Decir también casi obligadamente que este libro fue presentado a la 8va. Bienal Internacional de Arquitectura en La Paz, en el año 2004, y el mismo mereció la más absoluta indiferencia, lo cual no dice sino sobre lo que ella fue, apuntemos pues que Villanueva sigue incomodando a muchos, a quienes no creen que la arquitectura pueda ser un instrumento de progreso, sino técnica, simplemente quienes creen que el arquitecto no tiene nada que decir sobre su ciudad y sobre su desarrollo, sobre el color y el sabor del imaginario urbano. Sigue incomodando a los mismos de antes, a nuevos actores con viejas levitas, que preferirían tenerlo en el olvido. Dicho esto y a tiempo de disculparnos por habernos tomado el privilegio inmerecido de presentar este maravilloso libro sin más mérito que ser un vehículo casi neutro del arquitecto Emilio Villanueva, invitamos a ustedes a disfrutarlo. Juan Francisco Bedregal Villanueva Julio de 2005

18