Está en la página 1de 51

PROMUEVE ACCIÓN DE AMPARO. MEDIDA CAUTELAR INNOVATIVA.

EXCELENTÍSIMA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACION:

OLGA INÉS BRIZUELA Y DORIA DE CARA, Intendenta

Municipal de la Municipalidad del Departamento Capital de La Rioja, y

PEDRO NICOLÁS CARREÑO (Matr. Federal T°62 F°890) y GABRIEL

GARCIA CRUZ (Matr. Federal T°500 F°932), en calidad de Fiscal Municipal

y Fiscal Municipal Adjunto, respectivamente, en representación de la

MUNICIPALIDAD DEL DEPARTAMENTO CAPITAL DE LA RIOJA, con el

patrocinio letrado del Dr. ANTONIO MARÍA HERNÁNDEZ (Matr. Federal T°

65 F° 174), constituyendo domicilio a los efectos legales en calle Rodríguez

Peña N° 1.408 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en los usuarios:

CUIT: 20-07692879-8; CUIT: 20-14616170-8 y CUIT: 25-758558-2, ante

V.E. comparecemos y decimos:

I- REPRESENTACIÓN Y LEGITIMACIÓN ACTIVA.

Que, como lo invocamos, somos representantes legales de la

MUNICIPALIDAD DEL DEPARTAMENTO CAPITAL DE LA RIOJA.

La Sra. Intendenta Municipal, de conformidad al artículo 169 de la

Constitución de la Provincia, tal como se acredita por medio del acta de

proclamación efectuada por la Junta Electoral Provincial. Los Dres. Pedro

Nicolás Carreño y Gabriel García Cruz, conforme al artículo 1° de la

Ordenanza N° 3793/2004 y los Decretos DEM Nº 544/21 y N° 355/19 de

designación, respectivamente, cuyas copias certificadas acompañamos a la

presente, prestando juramento sobre su autenticidad y vigencia.

Pedimos se nos tenga por parte, en el carácter invocado y por

acreditada nuestra legitimación activa.

1
II- OBJETO.

En representación del Municipio de Departamento Capital de La Rioja,

venimos por el presente a comparecer por ante esa Corte Suprema de Justicia

con el siguiente objeto:

1.1. Entablar formal ACCION DE AMPARO en los términos del artículo

43 de la Constitución Nacional, en contra la PROVINCIA DE LA RIOJA, con

domicilio en la calle 25 de Mayo esquina San Nicolás de Bari Oeste (Casa de

Gobierno) de la ciudad de La Rioja, a fin de restablecer los órdenes

constitucionales federal y provincial, que aseguran la autonomía municipal

en los Arts. 5° y 123° y 168° y 172° y concordantes, respectivamente, y que

ha sido vulnerada por las Autoridades de las Provincia de La Rioja en sus

aspectos institucionales, políticos, financieros y administrativos, como

se demuestra en el presente.

El accionar ilegítimo y arbitrario de la demandada: (i) ha producido

una situación de verdadera asfixia financiera a la Municipalidad de la

Capital, a través de diversos instrumentos y acciones llevados a cabo con el

objetivo de detraer fondos de la coparticipación impositiva que le

corresponden; (ii) ha creado un estado de abandono y de exposición al

peligro del Municipio, sus dependencias y establecimientos, sus bienes

y su personal –creando una verdadera zona liberada para la comisión de

delitos-, debido a la pasividad y la inacción consiente y deliberada de las

fuerzas policiales y de la justicia de la provincia frente a los graves hechos

de violencia y las múltiples agresiones y amenazas producidas por grupos de

personas que han tomado por la fuerza y ocupado edificios municipales, se

2
han apoderado y retienen ilícitamente los camiones recolectores de basura,

han atacado el Palacio Municipal produciendo daños a los bienes públicos y

poniendo en riesgo a las personas, impidiendo de esta manera el normal y

regular funcionamiento del Municipio y la prestación de los servicios

básicos y fundamentales que le son propios; (iii) llevan adelante una

verdadera intervención de facto del Municipio, al apropiarse y tomar a

su cargo los servicios municipales (como viene ocurriendo con el servicio

de transporte urbano de pasajeros, el asfaltado de calles de la Ciudad, el

diseño urbano, la apropiación y disposición de inmuebles de propiedad

municipal), y ahora, la recolección de residuos urbanos, que el Gobierno

provincial ha tomado a su cargo y lleva acabo en toda la Ciudad en forma

improvisada, precaria, irracional y generando un grave e inocultable

daño ambiental; todo lo cual lesiona gravemente los derechos y garantías

que la Constitución asegura.

Como acá se explica, a esta situación extrema de desconocimiento

y violación de la autonomía municipal del Municipio del Departamento

Capital de La Rioja se llega como consecuencia de la realización de actos y

conductas que se suceden a lo largo de los años y que se han agravado al

extremo en los últimos días.

El caso que traemos a resolución de V.E. posee un nítido contenido

federal pues se encuentran en cuestión los principios republicano y federal

que consagran los artículos 1° y 5° CN) y la esencia de la autonomía

municipal consagrada en los artículos 5° y 123° CN, como así también,

las garantías que hacen a la seguridad personal y la defensa en juicio y

el debido proceso del artículo 18° CN, a través del goce y ejercicio regular

de las instituciones y la eficacia de los derechos (Fallos 336:1756).


3
Es un caso donde asistimos a una conducta estatal inexplicable y a

un desprecio absoluto por las garantías y derechos constitucionales, el

sistema federal y republicano de gobierno y los principios del Estado

Constitucional de derecho y la soberanía popular, sin que exista ninguna

autoridad ni instancia provincial que puedan remediar todos los agravios.

1.2. Solicitar el dictado de la MEDIDACAUTELAR INNOVATIVA que

se indica en la presente demanda y con los alcances que se indica.

III. COMPETENCIA ORIGINARIA.

III.1. El caso que planteamos ante V.E resulta de su competencia

originaria en virtud de la tarea indelegable que la Constitución de la

Nación ha puesto en cabeza de ese Alto Tribunal el ser custodio del

sistema republicano y federal y garantizar la autonomía municipal, en

dichas condiciones, el pleno y autónomo funcionamiento de las

instituciones republicanas diseñadas en las provincias (arts. 1º, 5º y 117°

y 123° de la Constitución Nacional).

Tiene dicho V.E. que: “es deber del tribunal admitir la radicación de

estas actuaciones en su instancia originaria, pues le corresponde al Poder

Judicial de la Nación buscar los caminos que permitan garantizar la eficacia

de los derechos, y evitar que estos sean vulnerados, como objetivo

fundamental y rector a la hora de administrar justicia y de tomar decisiones

en los procesos que se someten a su conocimiento, sobre todo cuando están

en juego garantías constitucionales de la índole de las invocadas. No debe

verse en ello una intromisión indebida del Poder Judicial cuando lo único que

4
se hace es tender a tutelar derechos, o suplir omisiones en la medida en que

dichos derechos puedan estar lesionados” (Fallos: 328:1146).

La Constitución Nacional garantiza a los municipios autonomía en sus

aspectos institucionales, políticos, administrativos, económicos y financieros,

la que debe ser asegurada por cada provincia en sus Constituciones

provinciales. Sólo así el Gobierno Federal garante a cada una de ellas el goce

y ejercicio de sus instituciones (artículos 5 y 123). En el presente estamos

denunciando un caso excepcional de carácter nítidamente federal. La

denunciada afectación, inequívoca y evidente, de normas constitucionales

nacionales y locales configuran una violación de la obligación de asegurar la

autonomía municipal, como de respetar y acatar el proyecto de república

federal y democrática que establece la Constitución Nacional, que pesa sobre

las autoridades políticas y judiciales de las provincias.

Cabe puntualizar que sólo ante situaciones de excepción como la

enunciada, la actuación de ese tribunal federal no avasalla las autonomías

provinciales, sino que procura la perfección de su funcionamiento

asegurando el acatamiento a aquellos principios superiores que las

provincias han acordado respetar al concurrir al establecimiento de la

Constitución Nacional”.1

Siguiendo el pensamiento del Dr. Antonio María Hernández, a través

de su valiosa producción jurídica en la materia2, cabe expresar acá los

1
Fallos 310:804; 314:1915; 330:4797; 340:914.
2 Citamos especialmente su obra Derecho Municipal, Vol. 1., Teoría General, con
Prólogo de Pedro J. Frías, 2da. Edic. Actualizada y Aumentada, Ed. Depalma, Buenos
Aires, 1997. El Dr. Antonio María HERNÁNDEZ brinda actualmente su
asesoramiento especializado al Municipio del Departamento Capital de La Rioja, y al
igual que en la causa "Municipalidad de La Rioja s/amparo", fallada favorablemente
5
fundamentos constitucionales de la autonomía municipal, como así el

alcance y las consecuencias que se derivan de su consagración en los

textos constitucionales nacional y provincial.

Las instituciones locales fueron restablecidas por el art. 5 de la

Constitución Nacional de 1853, que entre las condiciones fijadas a las

Provincias para el goce y ejercicio de sus autonomías, impuso la de “asegurar

el régimen municipal”. La frase no figuraba en el Proyecto de Alberdi y fue

incorporado al texto constitucional por el Convencional cordobés Juan del

Campillo. Como en otros temas importantes, no hubo discusión alguna y se

aprobó directamente. La inexistencia de debate originó -a lo largo del tiempo-

distintas interpretaciones sobre el significado de la frase, tanto en la

jurisprudencia, como en la doctrina y en la legislación. Sin embargo,

existieron dos antecedentes de singular importancia para desentrañar el

sentido de aquella normativa constitucional.

Con respecto a la interpretación del artículo 5° CN HERNÁNDEZ

afirma que allí se encuentra la base de la autonomía municipal, como fuera

sostenido por Bidart Campos, Alcides Greca y Adolfo Korn Villafañe y luego

por otros autores3. Por su parte, Germán Bidart Campos había expresado al

respecto “...que el estatuto máximo incorpora al orden constitucional

argentino la realidad municipal bajo forma de régimen, es decir de

ordenamiento político, de gobierno local, con independencia y autonomía

dentro de los Estados federados. El municipio no nace, pues como un

por la Corte Suprema de Justicia de la Nación el día 11 de noviembre de 2014, lo


hace activamente en la presente.
3
Antonio María Hernández, “Derecho Municipal”, 1a. Ed., Depalma, Buenos Aires, 1984, págs. 300
y 308/311 del Cap. VI: “El municipio en el Estado. La autonomía municipal”, actualizado por la 2ª. Ed.
de Depalma, 1997 y por la edición del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, 2003, México.
6
desglose de competencias provinciales para fines puramente administrativos,

mediante creación y delegación de las provincias, sino como poder político

autónomo por inmediata operatividad de la Constitución federal”. 4

En definitiva, antes de la recuperación democrática de 1983, siete

Leyes Supremas Provinciales consagraron la autonomía municipal plena, o

sea en todos sus aspectos. Más allá de esto, las Constituciones Provinciales

ya reconocían un amplio poder tributario a los municipios, que incluía

el cobro de impuestos, tasas y contribuciones5.

Con el restablecimiento del estado de derecho en 1983 comenzó un

notable proceso de modernización institucional, que implicó el ejercicio de

poder constituyente en los distintos órdenes gubernamentales provinciales y

municipales. A diferencia de otros ciclos históricos de reformas

constitucionales provinciales, precedidos por la reforma de la Constitución

Nacional, esta vez se siguió un camino inverso y en este ciclo constituyente

se afirmó categóricamente el principio de la autonomía municipal y ya fueron

18 las Constituciones Provinciales que reconocieron todos los aspectos,

comenzando por el institucional que posibilita la sanción de Cartas Orgánicas

Municipales. Este proceso constituyente provincial sería una de las

principales fuentes para la reafirmación de la autonomía municipal en la

reforma de la Constitución Nacional de 1994 por la inclusión del art. 123,

además de los poderes de policía y tributarios de Provincias y Municipios

4
“Derecho Constitucional”, Ediar, Buenos Aires, 1967, Tomo 1, pág. 544. Y en los libros posteriores
mantuvo dicha opinión.
5
Cfr. Antonio María Hernández, “Derecho Municipal”, Depalma, Buenos Aires, 1ª. Ed., 1984, págs..
421/2, donde señalamos que había 3 tipos de Constituciones: la mayoría que habilitaba el cobro de
impuestos, las que también lo permitían con autorización de la Legislatura y finalmente sólo 3 que no
lo autorizaban.
7
en el art. 75 inc. 30, que fuera otra reforma de extraordinaria

importancia para el federalismo argentino.

Dicho Art. 123 complementa al Art. 5, y, en consecuencia, se ha

prescrito que, para el ejercicio de poder constituyente por las provincias, uno

de los requisitos establecidos es el de asegurar un régimen municipal

“autonómico”. No existe, en consecuencia, ninguna posibilidad de

instauración de una autarquía, como naturaleza jurídica de los Estados

locales, en virtud de la supremacía de la Constitución Nacional. Ahora todos

los gobiernos locales son autónomos, aunque se puede distinguir entre

la autonomía plena -cuando se presentan todos sus aspectos- y

semiplena, cuando sólo falta el aspecto institucional de la posibilidad de

la sanción de las Cartas Orgánicas.

Tal como lo sostuvieron en el debate de la Convención Constituyente

los Convencionales Antonio M. HERNÁNDEZ -en su carácter de

Vicepresidente de la Comisión de Redacción- y Horacio ROSATTI -como

Miembro de dicha Comisión-, si las provincias no aseguran el régimen

municipal autonómico pueden llegar a ser intervenidas federalmente en

virtud de los arts. 5, 6 y 123 de la Ley Suprema. 6 De todas maneras, con

respeto por las autonomías provinciales y porque la variedad y asimetría

constituyen la base de un buen régimen municipal, se indicó en el art. 123

que las constituciones provinciales deben reglar el "alcance y contenido" de

la autonomía local.

6
Cfr. Hernández, “Derecho Municipal”, Depalma, 2ª. Ed., 1997, Buenos Aires, págs. 416/7.
8
El alcance y contenido de la autonomía se debe vincular con sus

órdenes institucional, político, administrativo, económico y financiero,

como lo indica el artículo que estamos comentando. Respecto del significado

de dichos órdenes, HERNÁNDEZ 7 expresa lo siguiente: “El orden

institucional supone la posibilidad del dictado por parte del municipio de su

propia carta orgánica. El orden político entraña la base popular, electiva y

democrática de la organización y gobierno comunal. El orden administrativo

importa la posibilidad de la prestación de los servicios públicos y demás actos

de administración local, sin interferencia alguna de autoridad de otro orden

de gobierno. El orden económico significa que los gobiernos locales deben ser

promotores del desarrollo económico y social junto a los otros órdenes de

gobierno y que deben participar en los procesos de regionalización tanto

provinciales, como nacional e internacional. El orden financiero comprende

la libre creación, recaudación e inversión de las rentas para satisfacer los

gastos del gobierno propio y satisfacer sus fines, que no son otros que el bien

común de la sociedad local. Esto significa para nosotros, que luego de la

reforma, los gobiernos locales tienen poderes impositivos originarios o

inherentes”.

En consecuencia, no puede dudarse que nuestro federalismo se

asienta en las autonomías municipales, y que éstas constituyen la base

de nuestra descentralización política y de la república federal. Es que los

gobiernos locales que son el primer teatro en que los hombres ejercitan sus

derechos, como enseñó Joaquín V. GONZÁLEZ.

7
Obr. cit., Cap. VI.
9
La autonomía municipal está íntimamente ligada al destino de las

democracias y por ello se comprende la sanción de las Cartas

Iberoamericana de la Autonomía Municipal y Europea de la Autonomía

Municipal. Y, además, que hoy se hable de lo “glocal”, que significa que hay

que pensar ubicado en el contexto global, pero actuar localmente, y por eso

esta es la hora de la descentralización democrática del poder y de los procesos

de integración regional en todas sus dimensiones, con activa participación de

los gobiernos locales.

Por otra parte, la vida humana es en gran parte vida urbana, y en

consecuencia, los gobiernos municipales tienen cada vez tienen mayores

funciones en la era de la información y entre sus obligaciones, la de

promover el desarrollo humano, la paz y la plena vigencia de los

derechos humanos. La ciudad es la obra de arte colectivo por

antonomasia y su gobierno requiere de capacidad económica, para

cumplir los objetivos de bien común de la sociedad local.

En relación a lo antes sostenido sobre los alcances del Artículo 123,

ddebemos recordar la doctrina de esa Corte Suprema en el caso

“Municipalidad de Rosario c. Provincia de Santa Fe”: “La necesaria

existencia de un régimen municipal impuesta por el art. 5 de la Constitución

nacional, determina que las leyes provinciales no sólo deben imperativamente

establecer los municipios, sino que no pueden privarlos de las atribuciones

mínimas necesarias para desempeñar su cometido. Si tales entes se

encontrasen sujetos en estos aspectos a las decisiones de una autoridad

extraña –aunque se tratare de la provincial– ésta podría llegar a

impedirles desarrollar su acción específica, mediante diversas

10
restricciones o imposiciones, capaces de desarticular las bases de su

organización funcional”. (el resaltado es nuestro).

Además, para terminar la dependencia que sistemáticamente han

sufrido la mayoría de los municipios argentinos, deberá reconocérseles –como

lo prescriben algunas Constituciones Provinciales, entre ellas la de nuestra

Provincia– una justa proporción de la coparticipación impositiva, tanto

provincial como federal. Insistimos en que para esto también resulta

necesario el cumplimiento de los mandatos de la Ley Suprema sobre la ley-

convenio de coparticipación impositiva.

En relación a esto, el 11 de noviembre de 2014, en la causa “Recurso

de Hecho. Intendente Municipal Capital s. Amparo” 8, la Corte Suprema

de Justicia de la Nación, en un fallo histórico y unánime de los jueces

Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos

Maqueda, resolvió que la Provincia de La Rioja debía sancionar una Ley

de Coparticipación Impositiva para los Municipios, tal como lo había

ordenado la respectiva Constitución Provincial desde 1998.

El fallo de la Corte Suprema reafirma con gran claridad conceptual el

principio de la autonomía municipal, consagrado en la Constitución Nacional

en el art. 123, -que fuera incorporado en la reforma de 1994-, así como en la

propia Constitución Provincial de La Rioja. Se sostiene allí que la omisión de

sancionar la ley de coparticipación impositiva, afecta los aspectos económicos

y financieros de la autonomía local y ello desarticula la forma de estado

federal dispuesta por los respectivos poderes constituyentes federal y

provincial.

8 Fallos 337:1253.
11
La Corte desestimó el argumento de la Provincia que adujo que la ley

no se pudo dictar por la falta de acuerdos políticos con los municipios y

expresó: “Al subordinar la realización del proyecto constitucional a la

posibilidad o no de obtener esos acuerdos sin considerar la irrazonable

demora en alcanzarlos, el argumento invierte una regla elemental del

orden constitucional argentino, según el cual la Constitución

materializa el consenso más perfecto de la soberanía popular; frente a

sus definiciones, los poderes constituidos deben realizar todos los

esfuerzos necesarios para asegurar el desarrollo del proyecto de

organización institucional que traza su texto”. (el resaltado es nuestro).

Además, para terminar la dependencia que sistemáticamente han

sufrido la mayoría de los municipios argentinos, deberá reconocérseles –como

lo prescriben algunas constituciones provinciales– una justa proporción de

la coparticipación impositiva, tanto provincial como federal. Insistimos

en que para esto también resulta necesario el cumplimiento de los mandatos

de la Ley Suprema sobre la ley-convenio de coparticipación impositiva.

La función económica de los municipios tiene múltiples

consecuencias, por lo que sostenemos la necesidad de que los gobiernos

locales sean socios y promotores del desarrollo económico, social e integral

humano junto a los otros órdenes estatales. El problema es mucho más grave

en las grandes ciudades, por los fenómenos de la desocupación, pobreza,

marginalidad, exclusión social y violencia.

Debe además fortalecerse la autonomía económica local, por dos

tendencias que se afirman como hemos visto: la integración, incluso

supranacional y la descentralización”.

12
Ya hemos argumentado suficientemente respecto al incumplimiento

palmario del Poder Ejecutivo Provincial de la Constitución Nacional,

Provincial y la Ley, que desconoce la autonomía plena del Municipio del

Departamento Capital de La Rioja, y pretende reducirlo en última

instancia a una mera dependencia administrativa del Gobierno

Provincial.

Todo esto reviste especial gravedad institucional. La misión de un

Tribunal Superior es la de garantizar la supremacía de la Constitución

Federal y de la Constitución Provincial respectiva. Esto es elemental dentro

de la teoría constitucional y de su trípode de poder constituyente, supremacía

constitucional y control de constitucionalidad.

El poder constituido, como el del Tribunal Superior, debe respetar

y cumplir lo resuelto por el Poder Constituyente. No es lo que ocurre en

el caso que traemos a resolución y por ello ese más Alto Tribunal de la

Provincia debe hacer lugar al pedido de amparo que se presenta, conforme

los fundamentos teóricos mencionados.

Cabe en este sentido, recordar también lo que expreso la CSJN

respecto al principio de autonomía económica y financiera de los Municipios

en autos “CSJ 599/2016/ RH1 “Municipalidad de la Ciudad de La Banda

c/ Gobierno de la Provincia de Santiago del Estero s/ conflicto entre

poderes públicos” en el que dijo: “Que, por su parte, la ley de coparticipación

federal de impuestos actualmente vigente, dispone en su' art. 9° una serie de

obligaciones que asumen las provincias que adhieren voluntariamente a su

régimen -por sí y por sus municipios- entre las cuales resulta procedente

resaltar la previsión contenida en el inc. g, en cuanto a que cada provincia se

"obliga a establecer un sistema de distribución de ingresos que se originen en


13
esta Ley para los municipios de su jurisdicción, el cual deberá estructurarse

asegurando la fijación objetiva de los índices de distribución y la remisión

automática y quincenal de los fondos".

Dijo también en dicho precedente, lo siguiente: “Que, sin embargo, tal

como lo sostiene el actor en su demanda y en su presentación ante esta Corte,

a pesar de la claridad de las disposiciones vigentes en la materia, el organismo

encargado de hacer efectiva la distribución de fondos entre los municipios

(Secretaría Técnica de Coordinación de Municipios', dependiente del Ministerio

de Economía provincial), continuaría, hasta la fecha, llevando a cabo esa

distribución a partir de los datos que resultan del decreto 1309/98,

incumpliendo su obligación de actualizar los índices distribuidores de acuerdo

con las disposiciones de la ley vigente. De tal forma, al mantener las pautas

del sistema original, establecido hace casi 20 años, sin efectuar las

correcciones correspondientes, 'según datos estadísticos resultantes de los

censos nacionales realizados en lo~ años 2001 y 2010, el mencionado

organismo habría puesto en entredicho de manera irrazonable y

arbitraria el esquema ideado por el constituyente y el legislador

provincial, generando de esta forma una restricción de las rentas

públicas del municipio actor y una grave afectación en su autonomía,

lo que encierra una evidente gravedad institucional. (el resaltado es

nuestro).

Por último, cabe también expresar que recientemente, con fecha

20/05/2021, la CSJN, que autos caratulados “Shi, Jinchui c/

Municipalidad de la Ciudad de Arroyito s/acción declarativa de

inconstitucionalidad”, expresó: “No puede haber municipio autónomo

verdadero si no se le reconoce explícitamente entidad política o se le retacea la


14
capacidad de organizar su administración y realizar los actos administrativos

necesarios para el cumplimiento de sus funciones o se los priva del sustento

económico-financiero indispensable para que preste aquellos servicios públicos

que la provincia le asigne, inherentes a su existencia o se le impide ejercer su

autonomía institucional (Voto de los jueces Maqueda y Rosatti).

Luego expresó: “Del reconocimiento del municipio como comunidad

natural fundada en la convivencia se sigue necesariamente la facultad de

usar los medios requeridos para la consecución de sus fines; es decir,

tener gobierno con suficiencia de medios dentro de su esfera de acción,

lo que supone, por un lado, la libertad de elección de sus autoridades

y administrarse con independencia del poder central y no ser meros

ejecutores, y por otro, afirmar su naturaleza política económica,

administrativa financiera e institucional, lo que ha sido reclamado por la

concepción del municipio que sea reconocido y para el bien común de la

sociedad (Voto de los jueces Maqueda y Rosatti). (el resaltado es nuestro).

Es decir, que nuestro más Alto Tribunal, en cumplimiento de su misión

de garantizar y asegurar la supremacía de la Constitución, en su momento

tuvo notables precedentes como “Rivademar” (1989), “Municipalidad de

Rosario c. Provincia de Santa Fe” (1991), “Municipalidad de San Luis c.

Provincia de San Luis-Amparo” (2001) y “Ponce c. Provincia de San Luis”,

(2005), destinados al análisis de los aspectos institucionales y políticos de

la autonomía municipal.9

9
Véase Antonio María Hernández, “La Corte Suprema de Justicia, garante de la autonomía municipal-
Análisis de los casos “Municipalidad de la ciudad de San Luis c. Provincia de San Luis y otro” y “Ponce
Carlos Alberto c. San Luis, Provincia de”, Debates de Actualidad, Asociación Argentina de Derecho
Constitucional, Buenos Aires, Nº 195, 2005, págs. 146/158.

15
Y más recientemente, a partir de los casos “Intendente Municipal

Capital c. Provincia de La Rioja” (2014) y “Municipalidad de La Banda c.

Provincia de Santiago del Estero” (2018), y reiterado en “Shi, Jinchui c/

Municipalidad de la Ciudad de Arroyito s/acción declarativa de

inconstitucionalidad”, ha confirmado esa línea jurisprudencial federalista

en la consideración de los aspectos financieros de la autonomía

municipal.

También se trae a colación acá la causa “Unión Cívica Radical de la

Provincia de La Rioja y otro c/ La Rioja, Provincia de s/amparo” (CSJ

125/2019 – Originario) en la que V.E. señala el criterio que sostuvo en el

pronunciamiento de fecha 1° de marzo de 2019 en cuanto a que “dado que

es parte demandada una provincia y que los puntos sobre los que versa la

causa entraña una cuestión federal dominante, el proceso corresponde a

la competencia originaria de esta Corte10”. Basó tal conclusión en que, como

surge de los antecedentes precedentemente reseñados, en la demanda se

invoca la violación de las disposiciones contenidas en los artículos1°, 5° y

123 de la Constitución Nacional, revistiendo el caso un nítido contenido

federal consistente en la esencia de la garantía republicana del artículo 5° de

la Constitución Nacional a través del goce y ejercicio efectivo y regular de las

instituciones.

Como ha sostenido ese Tribunal en la causa “Unión Cívica Radical

de la Provincia de Santiago del Estero c/Santiago del Estero, Provincia

de”,11 “si bien la Constitución Nacional garantiza a la provincias el

10
conf. Fallos: 330:3126, entre otros) (considerando 2°, segundo párrafo, énfasis
agregado.
11
Fallos: 336:1765, considerando 4°.
16
establecimiento de sus instituciones y la elección de las autoridades sin la

intervención del gobierno federal (arts. 5° y 122°), las sujeta a ellas y a la

Nación al sistema representativo y republicano de gobierno (artículos 1° y 5°)

y encomienda a esta Corte el asegurara (artículo 116) con el fin de lograr su

funcionamiento y el acatamiento a aquellos principios que todos en conjunto

acordaron respetar al concurrir a la sanción de la Constitución Nacional”

(Fallos: 310:804). Es por ello que, y con el propósito de lograr el

aseguramiento de ese sistema, que el artículo 117 le ha asignado a este

Tribunal competencia originaria en razón de la materia en las causas que

versan sobre cuestiones federales en las que sea parte una provincia12. En su

mérito, y cuando en el caso se denuncian que han sido lesionadas expresas

disposiciones constitucionales que hacen a la esencia de la forma republicana

de gobierno, en el sentido que da a esos términos la Ley Fundamental, y que

constituyen los pilares del edificio por ella construido con el fin irrenunciable

de afianzar la justicia, no puede verse en la intervención de esta Corte

una intromisión ni un avasallamiento de las autonomías provinciales

sino la procura de la perfección de su funcionamiento, asegurando el

acatamiento de aquellos principios superiores que las provincias han

acordado respetar al concurrir al establecimiento de la Constitución

Nacional,13 y que la Nación debe garantizar”. (el resaltado nos pertenece).

Es así que, en palabras de esa Corte Suprema, en el presente caso se

denuncia el avasallamiento del sistema que la provincia juró garantizar,

haciendo surgir un interés federal de tal nitidez que –más allá de lo que

12
Fallos: 97:177; 183:160; 211:1162 y sus citas; 271:244 y sus citas; 286:198;
310:877; 311:810; 314:495, considerando 1°, entre otros.
13
Fallos: 310:804.
17
se resuelva, en definitiva- exige la intervención de esa Corte por la vía

pretendida del amparo. Por lo que no puede desconocérsele el palmario

contenido federal que presenta. (el resaltado nos pertenece).

Además de la necesidad de que se brinde una respuesta jurisdiccional

oportuna y eficaz ante la situación de asfixia financiera y privación de sus

recursos de coparticipación, abandono a su suerte y de peligro real en que se

ha colocado al municipio que representamos, que está siendo objeto de toda

suerte de ataques violentos, amenazas y actos delictivos, toma de sus

edificios o dependencias, imposibilidad de funcionar y prestar sus servicios

con el propósito de deponer a las actuales autoridades, con la inconcebible

tolerancia y la pasividad de las Autoridades provinciales, como asimismo, el

arrebato de sus competencias por parte de ellas y la alarmante exposición del

población a daños ambientales de considerable magnitud, entre otros hechos

de gravedad extrema.

En síntesis, la demandada es la Provincia de La Rioja y el caso en

examen posee un nítido contenido federal pues se encuentra en cuestión

la esencia de la autonomía municipal consagrada en los artículos 5° y

123° CN, la garantía republicana y federal de los artículos 1° y 5° CN, las

garantías que hacen a la seguridad personal y la defensa en juicio el

artículo 18° CN, a través del goce y ejercicio regular de las instituciones

y la eficacia de los derechos14 Es un caso donde asistimos a una omisión

estatal inexplicable y a un desprecio absoluto por las garantías y

derechos constitucionales, el sistema federal y republicano y la

14
Fallos 336:1756.
18
soberanía popular, sin que exista ninguna autoridad ni instancia

provincial que puedan remediar todos los agravios.

IV- EXISTENCIA DE CASO O CONTROVERSIA.

Como ya hemos puntualizado, la causa que se trae a conocimiento y

resolución de V.E. reviste un nítido contenido federal consistente en la

esencia la esencia de la autonomía municipal consagrada en los artículos 1°

y 123° CN, la garantía republicana y federal de los artículos 1° y 5° CN, las

garantías que hacen a la seguridad personal y la defensa en juicio el artículo

18° CN, a través del goce y ejercicio regular de las instituciones y la eficacia

de los derechos.15 También, que con el propósito de lograr el aseguramiento

de ese sistema es que el artículo 117 le ha asignado a V.E. competencia

originaria en razón de la materia en las causa que versan sobre cuestiones

federales es en las que sea parte una provincia 16

Los actos impugnados son hechos y omisiones de los poderes del

Estado que lesionan en forma grave e irreparable y con arbitrariedad e

ilegalidad manifiestas la autonomía municipal, el derechos a la seguridad

ciudadana, la preservación del medio ambiente, el debido proceso y la defensa

en juicio, y los derechos ciudadanos, contemplados en Constitución Nacional,

la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, el Pacto

Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana sobre

Derechos Humanos, la Declaración Universal de Derechos Humanos, los

cuales forman parte del Bloque de Constitucionalidad Federal en virtud de la

Fallos 336:1756.
15

Fallos: 97-117; 183-160; 211:1162 y sus citas; 271:244 y sus citas; 286:198;
16

310:877; 311:810; 314:495, considerando 1°, entre otros.


19
incorporación expresa que efectúa el artículo 75, inc. 22 de la Constitución

Nacional y la Constitución de la provincia de La Rioja.

En consecuencia, se cumple en el caso el requisito de causa o

controversia exigido para su admisibilidad y procedencia.

V- HECHOS.

V.1. El proceso de degradación institucional y violación sistemática y

progresiva de la autonomía municipal reconoce antecedentes en el transcurso

del tiempo y tiene manifestaciones ciertas y concretas, siendo las más graves:

(i) la que refiere al reparto y distribución de fondos de la coparticipación

de impuestos y evidente discriminación y perjuicio al Municipio de la

Capital; también, (ii) el arrebato y apropiación provincial de servicios y

competencias esenciales municipales, tomando la prestación a su cargo;

y más recientemente, (iii) la inacción y omisión deliberada e intencional

de prestar el debido auxilio y protección al Municipio que

representamos, las personas y los bienes y la prestación de los servicios

esenciales, por parte de las Autoridades Superiores del Gobierno y la

Policía de la Provincia ante la escalada de violencia y actos de agresión,

vandalismo, apropiación de bienes y toma y ocupación ilegítima de

edificios y dependencias públicas municipales realizados por un grupo

de personas, actuando en banda y organizadamente, con el propósito

confeso de deponer las autoridades municipales legítimamente

constituidas; y (iv) la denegación de justicia en que incurren las

autoridades judiciales de la provincia, que incluye a los Juzgados de

Instrucción penal y correccional, el Superior Tribunal de Justicia y el

Juzgado federal de La Rioja, quienes se han negado a intervenir y brindar

20
el debido servicio de Justicia en las distintas denuncias, demandas

cautelares y pedidos de amparos urgentes.

Exponemos a continuación los actos y conductas manifiestamente

ilegítimas y arbitrarias que denunciamos, y los hacemos separadamente por

razones de método y expositivas.

V.2. Retención indebida y discriminación al Municipio de la

Capital en el reparto y distribución de fondos de la coparticipación de

impuestos. El amparo interpuesto y la denegación de justicia del

Superior Tribunal de Justicia.

El accionar ilegítimo y arbitrario de la demandada ha producido una

situación de verdadera asfixia financiera a la Municipalidad de la

Capital, y se ha llevado a cabo a través de diversos instrumentos y acciones,

con el objetivo de detraer fondos de la coparticipación impositiva que le

corresponden a nuestra representada.

La Rioja ha sido hasta hace muy poco tiempo la única provincia que

no había sancionado un régimen legal de coparticipación a los municipios,

rigiéndose por el mecanismo de transferencias mediante acuerdos

transitorios anuales con cada uno de ellos. Este hecho de no regirse por

porcentajes fijos de distribución primaria y secundaria ha limitado

gravemente durante largos años la autonomía de los municipios y ha dado

lugar al manejo discrecional por parte del Ejecutivo Provincial.

El Régimen de coparticipación de Impuestos entre la Provincia de La

Rioja y sus Municipalidades, no fue sancionado sino recién en el año 2015,

como consecuencia del trascendente fallo dictado por esa Corte Suprema de

Justicia en el muy celebrado caso "Recurso de hecho deducido por la

21
Municipalidad de La Rioja en la causa Intendente Municipal Capital

s/amparo" de fecha 11 de noviembre de 2014.

La Ley de Coparticipación Municipal N° 9782 contiene normas

claramente inconstitucionales, a saber, los artículos 10 y 11, cuya

inconstitucionalidad ha sido planteada judicialmente ante el Superior

Tribunal de Justicia en el juicio de amparo promovido por las Autoridades

del Municipio que representamos, pero a la fecha no ha sido resuelta, como

se acredita en la presente.

Pero, además, el Gobierno de la provincia realiza una incorrecta y

discriminatoria aplicación que afecta la distribución, reparto y entrega

de los fondos de coparticipación al Municipio del Departamento Capital,

concretados en: a) las detracciones previas que realiza la Autoridad provincial

y la composición de la Masa coparticipable; b) la falta o ausencia de toda

información al Municipio que representamos acerca de los parámetros,

indicadores, método de cálculo y montos aplicados para la determinación de

los fondos que le corresponde percibir; c) la participación real del Municipio

en la Masa Coparticipable; d) la relación de la coparticipación y los haberes

de la planta de personal; e) el desequilibrio evidente entre los fondos

disponibles para el pago de los haberes al personal en virtud de la Ley y las

necesidades del Departamento Capital; y f) la disminución de los fondos

recibidos que resultan sensiblemente inferiores al porcentaje que le

correspondería en función del Índice de Distribución vigente;

Y también, el Gobierno Provincial incumple la obligación de

transferir por vía de la coparticipación al Municipio del Departamento

Capital los fondos que le corresponden del Fondo de Financiamiento

22
Educativo de la Ley N° 26.075 y la Ley de Educación Nacional N°26.206.

Hasta la fecha no se ha establecido la forma de asignación o porcentaje

de distribución que corresponde a éste Fondo de Financiamiento Educativo,

por lo que se adeudan en su totalidad los fondos que conforme a la Ley y a la

Constitución debieron ser transferidos al Municipio desde el año 2013 hasta

el presente.

Por todo ello, V.E., afirmamos que la ley ha sido dictada al solo efecto

de cumplir formalmente con el fallo dictado por V.E. Porque con su puesta

en vigencia y la perjudicial aplicación, los municipios pasaron a recibir

menos fondos que antes, pues la provincia distribuía antes el 19% y

ahora con la ley distribuye el 9,6%, y porque, además, se institucionaliza

mayor centralización y discrecionalidad en el manejo de los fondos a

coparticipar, en particular del Fondo de Emergencias por parte de la

Autoridad provincial.

O sea que esta ley ha consagrado un sistema de coparticipación

que no respeta y contraría los criterios objetivos y subjetivos de reparto

que establece imperativamente la Constitución Provincial, y es

claramente perjudicial para los municipios, porque lesiona gravemente

la autonomía municipal.

Afirmamos concretamente al Tribunal, en este punto, la arbitraria e

ilegítima conducta de las autoridades provinciales, en tanto: a) de los

fondos que ingresan en concepto de Coparticipación Federal de Impuestos

(Ley Nacional N° 23.548) de libre disponibilidad, la provincia detrae previo

a su ingreso a la masa coparticipable conceptos que denomina

“Retenciones”, que no son otra cosa que erogaciones propias de Gobierno

provincial que de ningún modo deben ser detraídas de los fondos que
23
corresponden a los municipios de la Provincia; b) como resultado de las

“retenciones” que practica el Gobierno provincial, la masa coparticipable

sobre la que se calcula el Fondo de Desequilibrio previsto en la Ley sufre

una disminución previa de casi un 20% sobre el total; c) sobre el valor

final que arrojan los recursos nacionales netos de retenciones y detraído el

Fondo de Desequilibrio se aplica finalmente la Distribución Primaria y

Secundaria de la Ley, arrojando la siguiente desagregación: por cada $100

de recursos de libre disponibilidad que le ingresan a la provincia de

Coparticipación Federal, $9,60 son coparticipados a los municipios y

$3,42 corresponden al Dpto. Capital; d) según la Ley N° 9782, el 80% de

los recursos de la Ley 23.548 deberían integrar el Fondo a Coparticipar,

siendo que en la realidad hoy ese valor ronda el 64% de lo ingresado y,

finalmente, la provincia coparticipa a los municipios menos del 10% de

los recursos federales que recibe, quedando en las arcas provinciales más

de 90% de los fondos girados por el Gobierno Nacional; e) se comprueba,

la falta o ausencia de toda información al Municipio que representamos

acerca de los parámetros, indicadores, método de cálculo y montos

aplicados para la determinación de los fondos que le corresponde

percibir; f) sumado a ello, y en virtud de lo dispuesto en el artículo 10 de

la Ley 9.782, la provincia asume la política salarial provincial,

garantizando a los municipios los recursos financieros para atender el

pago de haberes y aumentos salariales declarados ante la ANSES y la

AFIP a la fecha 31/12/2014, estableciendo que todo incremento de la

planta de personal debe ser autorizado por la Función Ejecutiva; g) de

acuerdo a la fórmula establecida en el artículo 5° de la Ley 9.782 para la

conformación de un Índice de Distribución de los fondos entre los distintos


24
municipios (que atiende la cantidad de habitantes, NBI, desempleo, distancia

con la Ciudad de La Rioja, dispersión poblacional, parte igual) el

Departamento Capital debería recibir el 35,66% (índice ponderado) de

los recursos que corresponde a los municipios, y no lo hace; h)

finalmente, señalamos también a V.E. en relación a este punto, que el

Gobierno Provincial incumple la obligación de transferir por vía de la

coparticipación al Municipio del Departamento Capital los fondos que le

corresponden del Fondo de Financiamiento Educativo de la Ley N°

26.075 y la Ley de Educación Nacional N°26.206.

Estos son, Señores Jueces, los resultados que exhibe la aplicación

de la Ley de Coparticipación Municipal por parte de los funcionarios del

Gobierno provincial y, consiguientemente, la situación en la que se

encuentran los vecinos y vecinas del Departamento Capital como

destinatarios de la acción de gobierno municipal, precisados con números

reales e incontrastables.

Ante esta situación crítica y desesperante, en representación del

Municipio de la Capital presentamos ante el Superior Tribunal de Justicia

una demanda de amparo y pedido de cautelar, con el planteo de la

inconstitucionalidad de la Ley N° 9.782 de Coparticipación municipal,

que tramita en los Autos Expte. N° 3087 – letra “M” – Año 2021 –

caratulados: “MUNICIPALIDAD DEL DEPARTAMENTO CAPITAL DE LA

RIOJA S/AMPARO”, del registro de la Secretaría de Juicios Originarios.

La demanda fue presentada el día 8 de julio de 2021, sin que hasta

la fecha se hubiera dictado resolución sobre la admisibilidad formal del

amparo y la medida cautelar, no obstante haber formalizado los pedidos

de despacho urgente mediante escritos presentados en las fechas


25
14/07/21, 13/10/21 y 09/11/21. Lo que configura la denegación de

justicia ante el caso extremo de gravedad institucional que denunciamos

por el presente (puntualmente en el apartado VI.5.).

Así las cosas, solicitamos a V.E. que disponga traer a la vista la

causa mencionada para su examen y resolución de lo que por derecho

corresponda, en resguardo de la autonomía municipal del Municipio que

representamos, gravemente afectada.

V.3. La irracional escalada de violencia y actos de agresión,

vandalismo, apropiación de bienes y toma y ocupación ilegítima de

edificios y dependencias municipales. La inacción deliberada e

intencional de las Autoridades provinciales.

En este contexto de asfixia financiera del Municipio de la Capital

por la arbitraria discriminación y retención de los fondos de

coparticipación que produce el Gobierno de la Provincia -que ha sido

expuesto en el apartado anterior-, a comienzos del corriente mes de

noviembre de 2021 se produce un reclamo de trabajadores (ex “precarizados”

que se venían desempeñando en tal condición por más de quince años en

algunos casos, debido a la irresponsabilidad, indolencia e inacción de las

gestiones municipales anteriores) que han sido pasados a panta

permanente en el proceso ordenado y progresivo llevado adelante por

decisión de la Intendencia municipal.

En tal situación, el día jueves 4 de noviembre pasado un grupo de

personas indeterminadas que manifiestan ser empleados municipales, en

número no mayor a diez o quince, toman por la fuerza y ocupan el Parque

Automotor Municipal como forma de protesta por su situación de trabajo,

alegando la falta de pago íntegro de sus haberes. Los ocupantes ilegales


26
impidieron de esta manera la salida y entrada de las personas y los

vehículos automotores, entre ellos los camiones de recolección de

residuos, y con ello, la prestación del servicio esencial de recolección de

residuos urbanos. Ese fue el propósito declarado por ellos mismo: impedir

que saliesen los camiones recolectores e impedir el servicio.

Luego e seis días de la ilegítima toma del edificio y la retención de los

vehículos automotores del Municipio, los manifestantes optan por una

modalidad distinta y la protesta se transforma de inmediato en una

premeditada y organizada escalada de actos de violencia y delictuales,

consistente en la apropiación ilegítima y la retención indebida de tales

vehículos afectados al servicio público. Los camiones recolectores de

residuos son interceptados, ya sea en los distintos establecimientos

municipales o directamente en la vía pública mientras estaban en servicio,

impidiendo así su cumplimiento.

En algún caso la apropiación en la vía pública configuró un verdadero

robo del camión recolector, actuando los responsables en banda y en la vía

pública. El Municipio fue desapoderado de todos sus camiones recolectores

de residuos. Hoy ya no dispone de ellos. Ello motivó la realización de la

correspondiente denuncia penal, tanto por las Autoridades Municipales como

por la Empresa ASHIRA S.A., propietaria de los mismos, y co-contratante del

Municipio.

También se produce la toma por la fuerza de edificios e

instalaciones municipales. Al día de la fecha se encuentran tomados,

ocupados ilegítimamente y sin poder funcionar y prestar los servicios propios,

las dependencias de Higiene Urbana, Rentas Municipal, los Centros de

Participación Riojana – CEPAR Norte y Sur, Seguridad Urbana, Cultura


27
Municipal y el Teatro Municipal.

En dos oportunidades se produjo el ataque violento al Palacio

Municipal, personas que ingresaron por la fuerza al Edificio principal del

Municipio y sede de las Autoridades, produciendo la rotura de vidrios,

instalaciones, agresión física y verbal a los empleados y vecinos

presentes y realizan la introducción, descarga y quema de gran cantidad

de basura en el interior del -utilizando los mismos camiones retenidos o

secuestrados y cargados de basura en descomposición-, ante la gran

concurrencia de vecinos que se encontraban en el lugar y el personal

municipal.

Además, realizaron amenazas a las autoridades municipales,

especialmente a la Sra. Intendenta Municipal Dra. Olga Inés Brizuela y Doria,

no sólo en relación a su continuidad en el gobierno sino en relación a su vida

e integridad y a la seguridad en su domicilio particular. Todo con el

propósito de tomar la sede del gobierno Municipal y desalojar a sus

autoridades.

Esta grave escalada de violencia y agresión se ha desarrollado sin el

actuar la Policía de la provincia ni de lo la justicia, que se abstuvieron

por completo de intervenir brindando la debida protección, resguardo y

seguridad que les fuera requerida por las Autoridades municipales

mediante la oportuna formulación de las correspondientes denuncias

penales y el pedido de urgente intervención. Como así también la total

falta de respuesta y asistencia ante los graves hechos que se sucedían

por parte de las Autoridades Superiores del Gobierno provincial, pese a

los numerosos, insistentes y desesperados pedidos de ayuda e

intervención por medio de las Fuerzas del orden y la seguridad a cargo


28
de ellas, realizados por la Sra. Intendenta de la Ciudad.

Este hecho insólito de deliberada omisión policial y judicial revela

la existencia de una decisión y orden impartida en tal sentido por las

Autoridades Superiores del Gobierno provincial. No hay ni cabe asumir

ninguna otra razón para que todo ello suceda ante la ausencia o pasividad

de policías, autoridades de gobierno y jueces ante los hechos de máxima

gravedad institucional y quebrantamiento de la paz social.

Así de grave es la situación de abandono y exposición al peligro en

que se encuentra el Municipio de la Capital, su personal, sus

autoridades, sus bienes y sus actividades.

V.4. La denegación de justicia en que incurren las autoridades

judiciales de la provincia: Juzgados de Instrucción penal y correccional,

Superior Tribunal de Justicia y Juzgado Federal de La Rioja. La completa

indefensión.

Lo que ha se desarrollado desde un comienzo con total libertad de

acción para los violentos por la inacción de la Policía de la provincia ni las

Autoridades provinciales, como señalamos en el aparatado anterior, también

involucra a los órganos de la Justicia de la provincia.

Los Jueces de Instrucción Penal y Correccional de la Ciudad N° 1 y N°

2, como se acredita, se abstuvieron por completo de intervenir ordenando

brinda la debida protección, resguardo y seguridad que les fuera

requerida por las Autoridades municipales, quienes formularon reiterada

y oportunamente las correspondientes denuncias penales y pedidos de

urgente intervención. Se acompaña a la presente copia de las denuncias

penales realizadas por ante la Fiscalía general y la Policía de la provincia.

De igual modo, el Superior Tribunal de Justicia omite toda


29
respuesta e incurre, asimismo, en verdadera denegación de justicia porque

no ha dado trámite ni ha resuelto la acción de amparo y pedido de

medida cautelar urgente interpuestos en fecha 09 de noviembre de este

año en relación a éstos hechos y la comprobada omisión de los jueces

penales, denunciando la conducta ilegítima y arbitraria de las Autoridades

provinciales, la Policía de la Provincia y los jueces de Instrucción Penal frente

a los hechos consumados y en curso. La acción promovida tramita en los

autos EXPTE. N° 3.125 – LETRA “M” – AÑO 2021 – CARATULADOS

“MUNICIPALIDAD DE LA RIOJA S/ AMPARO”, del registro del Superior

tribunal de Justicia, Secretaría de juicios originarios. Se acompaña copia de

la demanda presentada y el cargo de recepción.

De igual manera, el Juzgado Federal y la Fiscalía Federal de La

Rioja, se abstuvieron de intervenir en relación a la denuncia y pedido de

medida cautelar autosatisfactiva formuladas por la Fiscalía Municipal por

causa de las conductas de estas personas que impedían al Municipio realizar

la recolección de residuos urbanos mediante el desapoderamiento y la

retención indebida de los camiones recolectores y los actos violentos y los

desmanes producidos en las dependencias municipales.

Sin desconocer los límites de la jurisdicción federal en la

provincia, ocurrimos ante la Fiscalía Federal y por su intermedio al Juzgado

Federal de La Rioja, invocando las atribuciones conferidas al Ministerio

Público Fiscal por la Ley 27.148, en los artículos 1, 2, 3, 30, y 31), solicitando

se garantice la regular prestación del servicio de recolección de residuos y la

preservación del derecho a la seguridad, salubridad y vida de los habitantes

de la Ciudad Capital, y el efectivo ejercicio de los derechos-potestades del

Municipio a través del ejercicio de sus autoridades constituidas. También en


30
este caso no obtuvimos más que el silencio (la causa tramita por ante el

Juzgado Federal de La Rioja, bajo el N° 67.883/2021, caratulada:

“CARREÑO, PEDRO NICOLÁS; GARCÍA CRUZ, GABRIEL (FISCAL DE

ESTADO MUNICIPAL CAPITAL DE LA RIOJA) S/DENUNCIA”, de fecha

08/11/2021; y la ampliación de la denuncia caratulada: “N.N. A

DETERMINAR. DENUNCIANTES FISCAL DE ESTADO Y FISCAL ADJUNTO

MUNICIPALIDAD LA RIOJA CAPITAL – DRES. CARREÑO, PEDRO

NICOLAS; GARCÍA CRUZ, GABRIEL”, presentada con fecha 23/11/2021)

Resultado cierto y comprobado de todo ello es el injustificado, indebido

y perjudicial estado de desamparo y exposición al peligro de la Institución

municipal, sus bienes y las personas, la imposibilidad de cumplir las

funciones y brindar los servicios esenciales a su cargo debido al accionar

delictivo de unos pocos que encuentran el camino allanado para lograr

sus ilegítimos propósitos, alrededor de lo cual se ha configurado al

Municipio Capitalino y sus dependencias una verdadera “zona liberada”

para cometer delitos, (al menos) tolerada por las Autoridades

provinciales con la indolencia y la más inconcebible pasividad puestas

de manifiesto, a la vez que un intento de deposición de las autoridades

elegidas por el voto popular y la puesta en riesgo la paz social en la

Ciudad de La Rioja.

V.5. El arrebato y la apropiación indebida de los servicios y

competencias esenciales del Municipio.

V.5.1. Las personas que llevan adelante esta empresa de ataque y

agresión violenta a la Institución y los bienes municipales ha provocado, por

medio de la sustracción y retención indebida de los camiones de recolección

de residuos urbano del Municipio, la producción de un daño ambiental de


31
graves e incalculables consecuencias a la población del Departamento

Capital debido al prolongado impedimento de cumplir con el servicio

esencial de recolección de residuos urbanos y su acumulación en las

calles y espacios públicos de la Ciudad Capital, creando en algunos

casos, verdaderos basurales a cielo abierto.

Ante la inmovilización de todos los camiones recolectores, once

en total, cinco de los cuales no se conoce su actual ubicación, el

Municipio se ha visto en la urgente necesidad de implementar con otros

vehículos un servicio de emergencia para retirar la basura de las calles

de nuestra Ciudad, trasladarla y depositarla en el Predio de Disposición

Final de los Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU), con las severas y

consabidas limitaciones que eso supone.

La respuesta del Gobierno provincial, luego de haber tolerado con

pasividad cómplice por más más de veinte días el irracional

impedimento a la recolección de los residuos en la ciudad, fue la

determinación de realizar tal recolección –a esa altura de los hechos con

la ciudad tapada de basura- por sí misma, con personal dependiente de

la provincia, en camiones de obra propios y con destino para su descarga

y acumulación en un inmueble ocupado en las afueras de la Ciudad,

creando un gigantesco basural a cielo abierto sin ningún control,

tratamiento, ni racionalidad, bajo la invocación de la emergencia

sanitaria declarada. Argumenta el estado de necesidad y la declaración de

emergencia ambiental y sanitaria. Es un hecho gravísimo y de

incalculables consecuencias perjudiciales para el medio ambiente y para

la salud y calidad de vida de todos los ciudadanos.

La Provincia de la Rioja ha tomado a su cargo, así, por decisión de


32
sus Autoridades superiores, el servicio de recolección de residuos

urbanos en la Ciudad Capital, para lo cual invoca la imposibilidad del

Municipio de cumplirlo por las circunstancias expuestas, siendo que han sido

ellas mismas las que han contribuido (cuando no provocado) a crear tal

impedimento. Personal dependiente de la Provincia se encuentra

recolectando efectivamente los residuos urbanos –al margen de toda

intervención del Municipio- en las condiciones más precarias imaginables,

con camiones de obra comunes, transportando y depositando la basura en

un inmueble en proximidades de la Ciudad, sin la infraestructura y sin la

preparación adecuadas e imprescindibles ni racionalidad operativa, y con

personal improvisado, generando de tal manera un gigante basural a cielo

abierto.

Esta situación de peligro real y exposición a un grave deterioro

medioambiental fue denunciada concretamente ante el Superior Tribunal

de Justicia mediante la promoción del amparo y el pedido de medida cautelar

tendiente a remediarla de fecha 9 de noviembre de 2021, actualmente en

trámite en los autos Expte. N° 3125 – Letra “M” – Año 2021 – caratulados:

MUNICIPALIDAD DEL DEPARTAMENTO CAPITAL DE LA RIOJA

S/AMPARO”, que tampoco fue tramitado ni resuelto.

La gravedad de estos hechos es extrema. Todo con la inacción, como

expresamos, de las fuerzas policiales, las Autoridades del Gobierno

provincial y de la Justicia, a saber, el Superior Tribunal de justicia y el

Juzgado federal de La Rioja, a los que concurrimos con sendas denuncia

y pedidos de intervención urgente mediante medidas cautelares y

pedido de amparo, en ambos casos completamente desatendidos, como

acá se acredita.
33
V.5.2. Este proceder del Gobierno provincial de apropiarse y tomar a

su cargo las competencias y los servicios públicos de exclusiva

competencia municipal, reconoce antecedentes pasados y recientes. Es

también el caso del Servicio de Transporte Urbano de Pasajeros que,

declaración de emergencia mediante, ha sido arrebatado al Municipio de la

Capital y también provincializado a comienzos del corriente año. Lo tomó a

su cargo la Provincia bajo el recurso, también en este caso, de declarar

inconstitucionalmente la emergencia del servicio público municipal.

En el mes de marzo de este año, la empresa Estatal “Sociedad Anónima

Unipersonal de Transporte S.A.U.” toma a su cargo el Servicio Colectivo

Público de transporte Urbano de Pasajeros en la Ciudad Capital de La Rioja,

también como ahora, invocando la imposibilidad de prestarlo la

Municipalidad del Departamento Capital, a raíz del conflicto que se ha

generado con la empresa prestataria con motivo de la extinción del contrato

de concesión, durante el desempeño de las autoridades municipales del

período anterior de gobierno.

La Provincia lo toma a su cargo el servicio, crea la empresa estatal,

compra los vehículos, emplea el personal, diseña los recorridos, fija los

horarios, la tarifa y lo pone a andar, todo sin intervención del Municipio,

en clara violación de las normas constitucionales y ordenanzas

municipales vigentes, y con la expresa oposición del Municipio,

naturalmente.

El municipio promovió acción de amparo y medida cautelar en contra

de la empresa y el Estado provincial que actualmente tramita por ante el

Superior Tribunal de Justicia en los autos Expte. N° 3060 – Año 2021 –

caratulados: “MUNICIPALIDAD DE LA RIOJA S/AMPARO”, Secretaría de


34
Juicios Originarios.

Además, entre los casos graves de violación de la autonomía

municipal, tenemos en el pasado –el más grave de todos, por su

extraordinaria importancia, inconstitucionalidad y gravedad institucional-

que las Cartas Orgánicas de todos los municipios de la Provincia fueron

derogadas por la Convención Constituyente provincial que produjo la

Reforma Constitucional de 1998 (cláusulas 7°, 8° y 9° de las

Disposiciones Transitorias) y su reemplazo por una Ley Orgánica

Municipal Transitoria sancionada por la Legislatura provincial en el mes

de Diciembre de 1999 (Ley N° 6.843/99), siendo el régimen legal -

impuesto por la provincia- que rige hasta el presente la organización y

funcionamiento de los municipios de La Rioja.

Y también: los municipios de la Provincia no ejercen el poder

electoral: no convocan, realizan, controlan ni aprueban las elecciones de las

autoridades municipales. Lo hace la provincia y la ley electoral provincial (Ley

N° Ley 6.843/99, artículo 144); el Tribunal de Cuentas Municipal se

encuentra bajo control del Tribunal de Cuentas de la Provincia a partir

de que la Ley Provincial N° 9.871/16 le asigna a éste el control de legitimidad

de la percepción e inversión de fondos que realice la Municipalidad de la

Ciudad de La Rioja, desconociendo a aquél sus atribuciones y competencia

específica; el Gobierno provincial por se atribuyó la competencia

exclusiva del Municipio de la Ciudad Capital de La Rioja para fijar la base

de cálculo para la percepción de la Tasa General por el Alumbrado

Público, cambiando la fórmula para el cálculo del gravamen y congelando el

precio del mismo en el mes de diciembre de 2017, en clara violación del

35
Código Tributario Municipal, la Ordenanza Impositiva Municipal, la Ley

Orgánica Transitoria Municipal y la Constitución Provincial; el gobierno de

la provincia retiene y no transfiere al Municipio de la Capital, desde el

año 2013 hasta el presente, los montos que le pertenecen por el Fondo

de Financiamiento Educativo (que las provincias se encuentra obligadas a

coparticipar a los municipios) aprobados por las distintas Leyes de

Presupuesto sancionadas por el Congreso de la Nación.

Todo ello, sin dejar de mencionar que desde hace décadas el empleo

público municipal se rige por el Estatuto del Empleado Público Provincial

(Decreto Ley N° 3.970), los procedimientos administrativos en los municipios

se rigen por Ley Provincial de Trámite Administrativo (Ley 4.044), las

contrataciones y contabilidad del Municipio se rigen por disposición expresa

de la Ley Orgánica Transitoria Municipal (artículo 56) por el Régimen General

de Contrataciones de la Provincia, Ley N° 9.341, y en no pocas materias

propias de los Municipios se aplica el Código de Faltas de la Provincia

(Decreto ley N° 4.245).

Se comprueba, entonces, que debido al sometimiento político y al

ahogo económico y financiero por parte del Gobierno provincial los

municipios han perdido los poderes y competencias que la Constitución les

reconoce y asegura (art. 172, 1er. párrafo C.P.), los que han sido arrebatados

y asumidos en forma creciente e incesante por los distintos gobiernos

provinciales mediante el dictado de leyes y decretos, en grave

detrimento del gobierno y la administración municipales.

Todo esto, repetimos, en el contexto, del denunciado estado de

ilegítima y perjudicial asfixia financiera y discriminación en que se

36
encuentra el Municipio que representamos debido a la detracción y

retención indebida de los fondos de coparticipación que por la ley le

corresponde percibir, por parte de las Autoridades del Gobierno Provincial.

V.5.3. Resultado cierto y comprobado de todo ello es: (i) el

inconstitucional estado de asfixia financiera por la discriminación y

retención de los fondos de coparticipación por parte del Gobierno

provincial en contra del Municipio que representamos; (ii) el injustificado,

indebido y perjudicial estado de abandono, desamparo y exposición al

peligro de la Institución municipal, sus bienes y de las personas y de la

capacidad y condiciones mínimas el desarrollo de sus funciones y el

cumplimiento de sus cometidos constitucionales, con la –cuanto menos-

indolencia y la más inconcebible pasividad puestas de manifiesto por las

Autoridades provinciales; (iii) el inconstitucional arrebato de sus

atribuciones y competencias, como el que acá se denuncia y procura

remediar, el servicio urbano de recolección de residuos urbanos, que son

asumidos sin más por la provincia; (iv) la producción de un daño ambiental

de graves e incalculables consecuencias a la población del Departamento

Capital debido al prolongado impedimento de cumplir con el servicio

esencial de recolección de residuos urbanos.

VI- PROCEDENCIA FORMAL DEL AMPARO.

VI.1. Inexistencia de una vía procesal ordinaria idónea, judicial o

administrativa para obtener oportuna reparación.

En el caso, la pretensión de autos tiene como única vía eficaz para

obtener oportuna reparación la vía del amparo que interponemos ante V.E.,

atento la gravedad institucional en grado de extrema que producen los actos

37
y abstenciones ilegales y arbitrarios por parte de las autoridades superiores

de la Funciones Ejecutiva, Legislativa y Judicial de la Provincia de La Rioja.

V.E. ha entendido que le corresponde intervenir cuando existen

situaciones excepcionales, de carácter exclusiva o nítidamente federales, en

las que los resortes provinciales no actuaban en la medida en que les era

exigible y se encontraban en riesgo garantías constitucionales

fundamentales.17

Como explicamos, en el caso no existe vía administrativa para el

planteo, ni tampoco otra vía jurisdiccional, ya que el Superior Tribunal de

Justicia, la máxima Autoridad Judicial de la provincia, con competencia

originaria y exclusiva en la materia de amparos contra actos u omisiones del

Poder Ejecutivo o de alguna autoridad judicial (arts. 378 y 379, 2da. parte,

CPC y L.O.P.J.), es el órgano que deniega justicia e impide ilegítimamente que

mi parte obtenga una adecuada tutela judicial, oportuna y efectiva, por medio

del proceso judicial promovido con tal finalidad por ante sus estrados. Con

los actos lesivos denunciados, se quiebra todo el orden jurídico, y se crea una

circunstancia extrema que tiñe de ilegítimo el funcionamiento de todos los

poderes de la provincia.

El Superior Tribunal de Justicia es competente para intervenir y

resolver en única instancia la acción de amparo promovida en contra de la

Provincia de La Rioja de conformidad a las reglas de competencia establecidas

en la Constitución Provincial (artículos 136, 139 y concordantes), la Ley

Orgánica del Poder Judicial (Ley N° 2425/88 y Ley 7.249/2002, artículos 44

17
Conf. Fallos 336:2148, considerando 9º.
38
y 45 y el Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia, artículo 380, 2°

apartado). Toda acción de amparo en contra de los actos u omisiones de las

Funciones Ejecutiva y Judicial corresponden a su competencia originaria y

exclusiva, y resuelve definitivamente la causa en sede provincial. En tal

virtud, no hay una instancia superior en el ámbito provincial.

V.E. ha tenido oportunidad, en supuestos de manifiesta

excepcionalidad como el presente, de admitir reclamos por retardo de justicia

con referencia a asuntos en trámite ante jurisdicciones provinciales, cuando

las circunstancias del caso exigían la intervención de esa Corte y como

medida extrema utilizada como ultima ratio, para evitar una efectiva privación

de justicia (Fallos: 315:1940, citado en la ya mencionada causa “Alianza

Avanzar y Cambiemos por San Luis s/ recurso de apelación compresivo

de nulidad. Cuestión Constitucional”18.

VI.1.2. Plazo.

Los hechos y omisiones lesivos que se atacan por esta vía no son ni

más ni menos que la efectiva denegación de justicia, que nos impide obtener

una sentencia definitiva en tiempo útil, y la salvaguarda de la seguridad e

integridad física y psíquica de la población y del medio ambiente, como así

también la autonomía municipal dado que se impide al Municipio la

prestación efectiva de sus servicios esenciales, como la recolección de los

residuos urbanos, la recaudación proveniente de sus impuestos, tasas y

contribuciones y la atención al público.

18
(CSJ 1750/2017RH1)
39
En este sentido, los hechos agraviantes y la inacción de las autoridades

provinciales (de gobierno, policiales y judiciales) se traduce en una situación

lesiva constante y permanente, de efecto continuado en el tiempo, razón por

la cual el plazo para la promoción del amparo se renueva constantemente.

Además, dado que los hechos denunciados tienen por efecto, entre

otros, la producción de un daño ambiental grave, cabe señalar que la Ley de

Política Ambiental Nacional N° 25.675 dispone en su artículo 32 que “El

acceso a la jurisdicción por cuestiones ambientales no admitirá restricciones

de ningún tipo o especie. El juez interviniente podrá disponer todas la

medidas necesarias para ordenar, conducir o probar los hechos dañosos en

el proceso, a fin de proteger efectivamente el interés general”.

VI.1.3. Gravedad institucional.

De acuerdo a la doctrina jurisprudencial de ese más Alto Tribunal

Nacional la “gravedad institucional” comprende aquellas cuestiones que

exceden el mero interés individual de las partes y afectan de modo directo al

de la comunidad.19

En relación a tema planteado y debatido en el juicio, V.E. explicó en el

caso “Penjerek” que reviste gravedad institucional lo concerniente a “la debida

preservación de los principios básicos de la Constitución Nacional”,20 con lo

que, en opinión de SAGÜES, “…hace ingresar dentro del perímetro de la

gravedad institucional la tutela de todos los principios, declaraciones,

derechos y garantías insertados en la Ley Suprema”.

19
CSJN, Fallos 307-770 y 919; 255-41, 290-266, 292-229, 247-601, 293-504, entre
muchos otros; SAGÜES, Néstor Pedro: “Derecho Procesal Constitucional. Recurso
Extraordinario Federal”, Ed. Astrea, Bs. As., 1989, T2, pág.341 y sgts.
20
(Fallos: 257-134)
40
Lo ratifican algunos fallos, como por ejemplo, los que reconocen la

existencia de gravedad institucional por producirse un agravio a la garantía

constitucional de la defensa en juicio 21, o de la libertad física y su

consecuente garantía del habeas corpus22, o una lesión a los derechos

constitucionales de la propiedad y de la libertad de prensa 23. Y de un modo

singular, en la doctrina jurisprudencial de la Corte y desde muy antiguo, la

declaración de inconstitucionalidad de una norma, o de una parte de ella, “es

un acto de suma gravedad institucional que debe ser considerada la última

ratio del orden jurídico”24.

El que traemos a conocimiento y resolución de V.E. es indudablemente

un caso de extrema gravedad institucional, ya que como se afirma, la

cuestión sometida a examen de V.E. excede el mero interés individual y se

proyecta sobre el interés general dada la trascendencia del hecho: la situación

de abandono y exposición a los hechos de violencia y ataques al Municipio,

la ausencia de seguridad y protección policial ante tales conductas, la

deliberada omisión de asistencia, colaboración y auxilio de parte de las

autoridades policiales, de gobierno y judiciales de la provincia, la privación

de sus servicios y competencias, la denegación de justicia que nos impide

obtener la intervención del juez natural y el dictado de una sentencia en

tiempo útil, y la salvaguarda de la seguridad e integridad física y psíquica de

la población y del medio ambiente, gravemente puesto en peligro, con grave

afectación del pleno imperio de la Constitución Nacional (arts. 1°, 5°, 18°,

41°, 123° y concts. CN).

21
Fallos: 262-155, 260-204, 256-263, 256-941, entre otros.
22
CSJN, 31/10/78, LL, 1979-604, 35.225-S.
23
Fallos, 248-651, 248-664.
24
Fallos: 300-1087, 260-153, 286-76, 288-325, entre muchos otros.
41
Ello implica la violación de los principios fundamentales del

sistema previsto en la propia Constitución para el ejercicio regular de

las instituciones y la efectiva protección de los derechos y las garantías

constitucionales. De tal modo, están comprometidas las instituciones

básicas de nuestro sistema republicano y federal, la autonomía

municipal y los principios y garantías consagradas en los artículos 1 °,

5 ° y 123 de la Constitución Nacional.

VII- PROCEDENCIA SUSTANCIAL DE LA ACCIÓN.

VII.1. Arbitrariedad e ilegitimidad manifiestas.

Como se ha afirmado, la conducta asumida por la demandada es

esencialmente arbitraria, abusiva e ilegítima, y los actos cumplidos

manifiestamente inconstitucionales y lesivos. Todo ello es la expresión más

pura del abuso de poder, de la arbitrariedad y de la impunidad, de lo que

resulta la violación de derechos y garantías que la Constitución establece.

Pero es el caso de que habiendo presentado distintos pedidos urgentes

de amparo judicial por ante el Superior Tribunal de Justicia ante este estado

de cosas, éste no resuelve y deniega justicia.

Conforme lo exigen los arts. 43 de la Constitución Nacional, para la

procedencia del amparo se requiere la configuración de “arbitrariedad e

ilegalidad manifiestas”. Como lo señala la doctrina especializada, la

ilegalidad se configura cuando el acto o la omisión se hallan desprovistos de

todo sustento normativo, es decir, cuando entrañan la prescindencia lisa y

llana de la ley. Y la arbitrariedad es el proceder contrario a la justicia, la razón

o las leyes, basado sólo en la voluntad o el capricho. Debe entenderse por

arbitrario todo hecho, acto u omisión realizado sin fundamento alguno, o

42
contra las prescripciones legales, cuyo único fundamento es el mero capricho

del agraviante25.-

A su vez, tal ilegalidad o arbitrariedad deben revestir carácter

manifiesto, esto es, deben aparecer visibles al examen jurídico más

superficial26. De modo que probado el hecho o la omisión dañosa, el juez debe

advertir sin asomo de duda que se encuentra frente a una situación

palmariamente ilegal o resultante de la irrazonable voluntad del sujeto

demandado (RIVAS, Adolfo Armando, “El Amparo”, Bs. As., La Rocca, 1987,

pág. 81).-

En el caso de autos nos encontramos indudablemente ante actos y

omisiones manifiestamente arbitrarios, ilegales y lesivos, de derechos

individuales y colectivos, tal como se expone y acredita.

El estado de asfixia financiera y discriminación hacia el Municipio

del Departamento Capital de la Rioja, de indefensión, la exposición al

peligro y la privación de justicia que denunciamos por medio de la

presente demanda violan gravemente los derechos a la seguridad

personal, la preservación de la vida y la salud de todo ciudadano, la

autonomía municipal y los poderes, facultades y competencias del

Municipio, la protección del medio ambiente y el derecho a la defensa

en juicio. Pedimos que así lo declare V.E.

VIII- SOLICITA MEDIDA CAUTELAR INAUDITA PARTE.

VIII.1. La medida cautelar solicitada.

25
Conf. PALACIO, Lino E. “La pretensión de amparo en la Reforma Constitucional
de 1994”, LL, 1995-D-1237; LAZZARINI, José Luis, “El juicio de Amparo”, La Ley,
Bs. As. 1967, pág. 165.
26
ver PALACIO, Lino E., op. cit.
43
Solicitamos que V.E. en forma urgente, con carácter previo a la

intervención de ley de la demandada e inaudita parte, dicte una medida

cautelar por la que ordene a las autoridades del Gobierno de La Rioja brindar

al Municipio del Departamento Capital de La Rioja, su personal, sus bienes

y a sus actividades propias, la seguridad y el mantenimiento del orden

público por medio de la actuación oportuna y eficaz, en la esfera de sus

competencias, de las fuerzas policiales a su cargo (artículo 126, inc. 9 de la

Constitución provincial), en caso de violación, restricción o alteración como

las expuestas en la presente; y en especial, a adoptar todas las medidas que

posibiliten y aseguren la prestación normal y regular de la totalidad de los

servicios y funciones propias del Municipio de la Capital, y en especial el

servicio esencial de recolección de residuos urbanos a cargo del mismo, libre

de toda restricción o impedimento.

VIII.2. Cumplimiento de los recaudos exigidos.

El otorgamiento de la medida cautelar solicitada está sujeta al

cumplimiento de los requisitos impuestos por los artículos 195, 230, 232 y

concordantes del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Así lo ha

entendido V.E. en distintos pronunciamientos.

VIII.2.1. En primer lugar, destacamos que existe verosimilitud en el

derecho. En efecto, en esta demanda ha quedado demostrada la arbitrariedad

e ilegalidad manifiesta en la conducta asumida por las Funciones Ejecutiva

y Judicial de la Provincia de La Rioja.

Tal como ha tenido oportunidad de señalar V.E., la finalidad del

proceso cautelar consiste en asegurar la eficacia práctica de la sentencia y

44
la verosimilitud de la pretensión que constituye su objeto no depende de un

conocimiento exhaustivo y profundo de la materia controvertida, sino de un

análisis de mera probabilidad acerca de la existencia del derecho discutido.

Ello es lo que permite que el juzgador se expida sin necesidad de

efectuar un estudio acabado de las distintas circunstancias que rodean toda

relación jurídica. De lo contrario si estuviese obligado a extenderse en

consideraciones al respecto, peligraría la carga que pesa sobre él de no

prejuzgar, es decir de no emitir una opinión o decisión anticipada a favor de

cualquiera de las partes sobre la cuestión sometida a su jurisdicción.27

En esta instancia del proceso, V.E. puede advertir fácilmente que

existe un alto grado de probabilidad (casi certeza) de que la sentencia

definitiva que se dictará oportunamente en autos reconocerá el derecho en

que se funda mi pretensión. En rigor, el atropello institucional y la violación

de la autonomía municipal en que ha incurrido la Provincia de La Rioja es

tan evidente y de tal magnitud que V.E. bien puede constatar desde ya que

los principios fundantes de nuestro orden constitucional otorgan razón a

nuestra pretensión.

VIII.2.2. En segundo lugar, es notorio que en el presente caso existe

un gravísimo peligro en la demora. Es que, si no se hace lugar a la tutela

cautelar solicitada en la presente, se consolidarán en forma inexorable los

graves daños provocados con la inacción estatal; todo ello en clara violación

de los preceptos constitucionales y legales ya indicados, sobre lo que no cabe

abundar acá.

27
Fallos: 327:3852; 314:711, entre otros.
45
Así, la medida cautelar solicitada es el único remedio eficaz para

proteger una correcta interpretación del derecho federal comprometido y

permitirá evitar la definitiva frustración de los derechos afectados.

VIII.2.3. En tercer lugar, solicitamos a V.E. que nos dispense de

constituir contracautela, debido a que la parte en juicio es el Municipio del

Departamento Capital de la Provincia de La Rioja y la evidente verosimilitud

en el derecho y el gravísimo peligro en la demora existente en autos, a V.E.

VIII.2.4. En cuarto lugar, las normas de rito exigen la acreditación de

la existencia de un perjuicio irreparable. Al respecto, V.E. ha señalado que la

finalidad del instituto cautelar es la conservación durante del juicio de la

situación anterior y se asegura que cuando recaiga sentencia ésta no sea de

cumplimiento imposible o extremadamente dificultoso.28

En el caso de autos, de no dictarse la medida cautelar solicitada, se

estaría consolidando un estado de absoluta indefensión y exposición al

peligro del Municipio que representamos, sus bienes y actividades y su

personal, sin posibilidad de la defensa de sus derechos, poderes competencia

y actividades propias, en ninguna instancia y ante ninguna Autoridad. Lo

que en modo alguno puede tolerarse.

Cabe recordar la doctrina de V.E. de que si bien la medida innovativa

es de orden excepcional, ella se justifica cuando está encaminada a evitar la

producción de situaciones que podrían tornarse de muy dificultosa o

28
Fallos 327:3852.
46
imposible reparación en la oportunidad de la sentencia definitiva,29 como

ocurriría en el caso de autos.

Se trata de un caso en el que la Constitución se debe respetar, y si no

se la respeta se debe actuar enérgicamente para frenar su atropello, porque

cualquier decisión tomada en forma tardía será ineficaz para reparar los

graves perjuicios institucionales, administrativos, ambientales y sociales

ocasionados.

VIII.2.5. En quinto lugar, esta pretensión cautelar —como en verdad

toda nuestra presentación— está impregnada íntimamente por el interés

público. El interés público máximo consiste en el respeto de la Constitución

Nacional, nuestra norma fundamental que organiza todas las garantías

institucionales para desarrollarnos como sociedad y asegurar la vigencia de

todos nuestros derechos como ciudadanos.

Y en este caso el interés público está especialmente involucrado por

encontrarse afectada la autonomía municipal, los derechos y garantías

individuales, la defensa en juicio y la protección del medio ambiente, con el

riesgo de quedar afectado el pleno imperio de la Constitución Nacional.

Por todo ello, a V.E. pedimos que ordene la medida solicitada, con el

carácter de urgente y previo a la notificación y requerimiento del informe

circunstanciado a la Provincia de La Rioja.

IX- PRUEBA.

29
Fallos: 327:3852; 320:1633.
47
Como elementos de convicción, ofrecemos los siguientes medios de

prueba:

IX.1. Prueba documental:

1.1. Todas y cada una de las actuaciones correspondientes a los autos

Expte. N° 3087 – letra “M” – Año 2021 – caratulados: “MUNICIPALIDAD DEL

DEPARTAMENTO CAPITAL DE LA RIOJA S/AMPARO” y EXPTE. N° 3.125 –

LETRA “M” – AÑO 2021 – CARATULADOS “MUNICIPALIDAD DE LA RIOJA

S/ AMPARO”, del registro del Superior tribunal de Justicia, Secretaría de

juicios originarios; y las causas N° 67.883/2021, caratulada: “CARREÑO,

PEDRO NICOLÁS; GARCÍA CRUZ, GABRIEL (FISCAL DE ESTADO

MUNICIPAL CAPITAL DE LA RIOJA) S/DENUNCIA”, y la ampliación de la

denuncia caratulada: “N.N. A DETERMINAR. DENUNCIANTES FISCAL DE

ESTADO Y FISCAL ADJUNTO MUNICIPALIDAD LA RIOJA CAPITAL – DRES.

CARREÑO, PEDRO NICOLAS; GARCÍA CRUZ, GABRIEL”, del registro del

Juzgado Federal y la Fiscalía Federal de La Rioja.

1.2. Copia de la denuncia penal realizada ante el Ministerio Público

Fiscal de La Rioja, el día 02/11/21; copias de las denuncias penales

realizadas por las Autoridades municipales ante la Policía de la provincia de

La Rioja en fechas 05/11/21, 19/11/21, 24/11/21, 25/11/21, 26/11/21 y

29/11/21 y oficio del Juzgado de Instrucción en lo Criminal y Correccional

N° 1 y diligencia de notificación de fecha 29/11/21; y copia de la denuncia

penal realizada por la empresa ASHIRA S.A., en fecha 25/11/21.

1.3. Copia del escrito de denuncia penal y pedido de medida cautelar

realizados ante la Fiscalía Federal y Juzgado Federal de La Rioja, bajo el N°

de Expte. 67.883/2021, caratulado: “CARREÑO, PEDRO NICOLÁS; GARCÍA

48
CRUZ, GABRIEL (FISCAL DE ESTADO MUNICIPAL CAPITAL DE LA RIOJA)

S/DENUNCIA”, de fecha 08/11/2021; y la ampliación de la denuncia

caratulada: “N.N. A DETERMINAR. DENUNCIANTES FISCAL DE ESTADO Y

FISCAL ADJUNTO MUNICIPALIDAD LA RIOJA CAPITAL – DRES. CARREÑO,

PEDRO NICOLAS; GARCÍA CRUZ, GABRIEL”, presentada con fecha

23/11/2021), del registro del Juzgado Federal de La Rioja, Secretaría Penal.

1.4. Copia de la demanda de amparo y medida cautelar presentada

ante el Superior Tribunal de Justicia de La Rioja en fecha 09/11/2021 y su

ampliación de fecha 26/11/2021, autos Expte. N° 3125 – Letra “M” – Año

2021 – caratulados: “MUNICIPALIDAD DE LA RIOJA S/ AMPARO”, del

registro de la Secretaría de juicios originarios.

1.5. Copia del acta de constatación realizada por la Escribanía General

de la Municipalidad de La Rioja, Escritura pública N° 24, de fecha

23/11/2021.

1.6. Copia de la demanda de amparo y medida cautelar presentada

ante el Superior Tribunal de Justicia de La Rioja en fecha 08/07/2021, autos

Expte. N° 3125 – Letra “M” – Año 2021 – caratulados: “MUNICIPALIDAD DE

LA RIOJA S/ AMPARO”, del registro de la Secretaría de juicios originarios, y

copia de la cédula de notificación del proveído inicial de fecha 19/07/2021,

y de los escritos de pedidos de pronto despacho de fechas 11/072021,

13/11/2121 y 09/1172021.

1.7. Videos y grabaciones que acreditan los hechos denunciados que

obran en el siguiente link:

https://drive.google.com/drive/folders/1B_fU91TcxRubMB-

_nhlIOa2AtFc__qLP?usp=sharing , y en soporte magnético (CD), que se pone

a disposición del tribunal a su requerimiento.


49
IX.2. Prueba Informativa:

Se ordene librar oficio a los siguientes Organismos públicos:

2.1. Al Superior Tribunal de Justicia de la Provincial de La Rioja,

a los fines de que remita a la vista de V.E. los expedientes ofrecidos en los

puntos 1.4. y 1.6. de este escrito, correspondientes al registro de juicios

originarios de ese Tribunal de Justicia.

2.2. Al Juzgado Federal de La Rioja, a los fines de que remita a la

vista de V.E. el expediente ofrecido en el punto 1.3. de este escrito,

correspondientes al registro de la Secretaría Penal de ese Juzgado.

X- AUTORIZACION.

Por la presente solicitamos a V.E. que autorice al Dr Luis Mariano

Genovesi (Matr. Federal T°48 F°487), a intervenir en la tramitación de esta

acción de amparo, pudiendo presentar escritos, tomar vista de las

actuaciones, obtener copias, diligenciar oficios y diligenciamientos y demás

facultades establecidas por ley.

XI- PETITORIO.

En virtud de lo expuesto, solicito a V.E. que:

XI.1. Nos tenga por presentados en el carácter invocado y por

constituido el domicilio;

XI.2. Por planteada la presente acción de amparo, en los términos del

artículo 43 de la Constitución Nacional en contra de la Provincia de La Rioja;

XI.3. Decrete su competencia originaria para conocer de este asunto.

XI.4. Dicte medida la cautelar urgente e inaudita parte solicitada, y

provea la eximición de contracautela.

50
XI.5. Se libre oficio a la Provincia de La Rioja para que produzca el

informe circunstanciado previsto en el artículo 8° de ley 16.986.

XI.6. Admita la prueba ofrecida y disponga su producción e

incorporación al juicio.

XI.7. En la oportunidad correspondiente, haga lugar a la acción de

amparo interpuesta.

SERÁ JUSTICIA

Dra. Inés Brizuela y Doria Dr. Pedro Nicolás Carreño

Intendenta Municipal de La Rioja Fiscal Municipal

Matr. Federal T°62 F°890

Dr. Gabriel García Cruz Dr. Antonio María Hernández

Fiscal Municipal Adjunto Matr. Federal T° 65 F° 174

Matr. Federal T° 500 F° 932

51

También podría gustarte