Está en la página 1de 7

Los sectores socioproductivos

¡Damos comienzo al segundo encuentro de este módulo!


Anteriormente, hemos indagado acerca de las posibles divisiones geográficas de
nuestro país y ahondamos en las definiciones de regiones, unidades territoriales,
complejos productivos y microrregiones.
Estos términos resultan más que importantes a la hora de analizar y reflexionar sobre
nuestros roles y funciones en la formación profesional y en el desempeño de nuestra
tarea como formadoras y formadores de perfiles profesionales cualificados e idóneos
que fortalecerán el trabajo y la producción de los diferentes sectores
socioproductivos.
Recorrer las dimensiones y características de nuestro país, así como las
especificidades climáticas y ambientales de las que surgen todas las producciones,
implica comenzar a examinar qué sucede con los sectores socioproductivos que de
ellas derivan.
¡Comencemos!

1
Fuente: elaboración del equipo del CFP N.º 429, La Plata, AMET (PBA).

Objetivos
● Determinar y analizar la estructura productiva del territorio nacional.
● Identificar los sectores productivos y sus cadenas de valores agregados.
● Reflexionar sobre la importancia de incorporar el análisis de la matriz productiva
argentina a nuestra formación como formadoras/es de instructoras/es.

La estructura productiva
El Ministerio de Economía de la Nación establece en sus informes que la estructura
productiva de la Argentina se compone de los siguientes sectores, con sus respectivas
cadenas de valor:

Sector agroindustrial

Cadenas algodonera-textil, apícola, azucarera, carne (aviar, porcina, vacuna), cereales


(arroz, maíz, trigo), cítricos dulces, frutas de carozo, láctea, legumbres, limón,
manzana y pera, oleaginosas (soja, soja y girasol), olivícola, ovina (lana y carne),
pesca y puertos pesqueros, tabaco, té, vitivinicultura, yerba mate.

Sector energía y minería

Energías alternativas, hidrocarburos, litio, minería metalífera y rocas de aplicación,


oro.

Sector industria manufacturera

Automotriz y autopartista; construcción; equipamiento médico; farmacia; forestal,


papel y muebles; industrias metálicas básicas: acero y aluminio; maquinaria agrícola,
petroquímica - plástica.

Servicios

Comercio interior, industrias culturales, investigación y desarrollo, logística, software


y servicios informáticos, telecomunicaciones, transporte aéreo de cargas, turismo.

2
Asimismo, la cartera económica realiza informes sectoriales que “brindan una
caracterización estructural de una selección de actividades económicas,
considerando su relevancia y evolución reciente, la configuración del mercado y sus
actores principales, el contexto local e internacional, y las políticas públicas
específicas que inciden en su desempeño” (véase Informes sectoriales).
La elaboración de estos documentos no solo es un material de consulta de suma
importancia para nuestra formación y futura toma de decisión a la hora de planificar
y proyectar la transmisión del saber hacer a los futuros perfiles profesionales de la
formación profesional, sino que además el ministerio realiza una revisión
pormenorizada de los estudios sectoriales y presenta documentos asociados al
sector, información estadística (nacional e internacional), relevamientos de los
marcos normativos y regulatorios, y consultas y entrevistas a representantes y
actores del sector privado que resultan útiles para el análisis.
En el documento citado anteriormente, podemos observar las siguientes
afirmaciones: “El análisis sirve no solo como un elemento que contribuye a la
generación de información y a la construcción de un diagnóstico del aparato
productivo de Argentina, sino también como herramienta para pensar políticas
productivas orientadas desde una perspectiva sectorial, en el marco de una mirada
integral del desarrollo económico nacional”.
A modo de disparador, compartimos algunas preguntas al respecto: ¿qué reflexión les
merece esta última frase?, ¿qué vínculos encuentran con nuestra propia formación?

Para seguir pensando

Continuando con esta división de las actividades y producciones económicas de


nuestros país, compartimos la siguiente información: en el año 2016, el INET
establecía que, con excepción del comercio y la mayor parte de los servicios, “los
sectores productivos con mayor peso en la economía argentina son la fabricación de
alimentos y bebidas, agropecuario y construcción. Luego, dentro de los sectores
industriales tradicionales se destacan la industria química, metálica básica,
automotriz, generación, transporte y distribución de energía eléctrica y refinación de
petróleo. En tercer lugar, aparecen sectores como textil e indumentaria, caucho y
plástico, bienes de capital y sectores primarios como la minería. Los restantes
sectores tienen un peso inferior al 1% del valor bruto de producción”.
Aquí encontrarán el informe completo. Consideramos que es otra valiosa consulta
para nuestro quehacer laboral:

3
http://www.inet.edu.ar/wp-content/uploads/2016/06/2016.06.21_Informe_Demand
as_Laborales_2020_vf.pdf
Es importante aclarar que estamos desarrollando una capacitación de carácter
federal y compartimos herramientas y recursos con colegas a lo largo y a lo ancho de
nuestro país. En ese marco, resulta de vital trascendencia pensar en las
particularidades de cada rincón de Argentina. Compartimos un gráfico que expresa
de manera cuantitativa lo antes mencionado.

Fuente: Demanda de capacidades 2020. Análisis de la demanda de


capacidades laborales en la Argentina, INET, 2016.

Los sectores productivos. Sus despliegues e interrelaciones

El texto Complejos productivos y territorio en la Argentina: aportes para el estudio de


la geografía económica del país, utilizado en el componente anterior, nos ayuda a
desentrañar más datos sobre los sectores productivos y sus respectivas actividades.

4
Nos indica que los sectores productivos presentan una variedad de situaciones y
particularidades propias de acuerdo con su composición territorial y pueden
identificarse en una gran cantidad de microrregiones.
Por un lado, refiere que las actividades productivas ligadas a los sectores productivos
pueden encontrarse en todo el país, como el caso de la producción bovina y el del
turismo, pertenecientes al sector agroindustrial y al de servicios, respectivamente.
Algunas producciones, por el contrario, tienen una localización específica, ya sea por
los recursos naturales y las condiciones diferenciales para la producción que la zona
provee o por la concentración de equipamiento y tecnología industrial propias de una
economía que ha generado a lo largo del tiempo determinadas aglomeraciones. Para
este último caso, ejemplos válidos son las producciones pesqueras, automotrices o
arroceras.
A su vez, existen grandes cantidades de producciones vinculadas con la
industrialización que se desarrollan en una misma microrregión (sugerimos volver a
revisar el concepto trabajado en el componente anterior), lo que genera un conjunto
de articulaciones que potencian la economía local. La industria vitivinícola y la
azucarera son un claro ejemplo. Esta misma situación puede observarse en áreas de
base industrial donde se vinculan los sectores que desarrollan las actividades y los
proveedores de insumos, por ejemplo la producción de maquinaria agrícola.
Otras actividades relacionadas con la industria petroquímica desarrollan una baja
interacción con la estructura productiva local, pero cuentan con un gran potencial
para el valor agregado de la producción hacia otras zonas.
Por otro lado, el escenario se complejiza aún más cuando existen microrregiones que
se constituyen en fases de industrialización de producción primaria tanto de su
entorno como de áreas lejanas, registran la localización de proveedores de
actividades primarias localizadas en microrregiones lejanas y concentran sedes de
empresas que desarrollan sus actividades en distintos lugares del país.
De este modo, podemos pensar que las actividades productivas mencionadas pueden
ser agrupadas según sus características territoriales, su articulación regional o su
selectividad en la localización, en caso de que se trate de algunas pocas
microrregiones o estén ampliamente presentes en distintas regiones de la nación.
Para reflexionar dejamos unas preguntas: ¿cuáles son las actividades económicas y
productivas que se desarrollan en sus zonas?, ¿cómo creen que se relacionan?,
¿existen articulaciones regionales o microrregionales?

5
Si avanzamos en el análisis sobre los sectores productivos y sus interrelaciones, junto
al informe elaborado por el INET que abordamos en el apartado anterior, damos con
la posibilidad de que al combinarse las actividades surjan cuatro perfiles:
1) Un perfil industrial.
2) Un perfil industrial combinado con actividades agrarias.
3) Un perfil agrario combinado con algunas actividades industriales.
4) Un perfil predominantemente agrario.
Esta tipología representa el grado de complejidad y articulación entre las economías
regionales, microrregionales y locales.
El primer perfil contiene a las microrregiones con mayor perfil industrial, las cuales se
localizan en los principales nodos del sistema urbano, lo que determina la capacidad
de esta zona para procesar la materia prima e insumos regionales y extrarregionales.
El segundo y el tercer tipo de perfil representan diferentes grados de vinculación
entre producción agraria y fases industriales. En general se encuentran asociados al
procesamiento de las materias primas locales y poseen la capacidad de profundizar el
valor agregado a partir de la existencia de una estructura industrial un tanto más
concreta y compacta.
Por último, el cuarto perfil presenta un grado de industrialización prácticamente nulo
y requiere de elaboración de estrategias más complejas que generar condiciones
necesarias para el agregado de valor local.
Hasta aquí hemos desarrollado cómo las diferentes zonas, con sus respectivas
actividades pertenecientes a un determinado sector, se interrelacionan y buscan
potenciar el mercado en general a partir del impulso de sus propias producciones.
Asimismo, hemos observado que este circuito es un trabajo colectivo y articulado con
diferentes actores.
A continuación, les proponemos que lean la siguiente nota elaborada por el
Ministerio de Desarrollo Productivo, en la que se desarrolla cómo diversos espacios
se conjugan para desarrollar en una zona determinada la agroindustria de nuestro
país.
https://www.argentina.gob.ar/noticias/los-principales-actores-productivos-de-la-pat
agonia-se-reunieron-con-el-inti-en-neuquen

6
Material de lectura
● CEPAL (2015). Complejos productivos y territorio en la Argentina: aportes para el
estudio de la geografía económica del país. Subsecretaría de Planificación
Territorial de la Inversión Pública. Disponible en
https://www.cepal.org/es/publicaciones/39227-complejos-productivos-territorio-
la-argentina-aportes-estudio-la-geografia
● INTI (2021). “Los principales actores productivos de la Patagonia se reunieron con
el INTI en Neuquén”. Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación. Disponible
en
https://www.argentina.gob.ar/noticias/los-principales-actores-productivos-de-la-
patonia-se-reunieron-con-el-inti-en-neuquen

También podría gustarte