Está en la página 1de 11

7

PRÓLOCO

el presente, que nos muestre en primer lugar a nosotros, iberoomerican<ts


y latinoamericanos y también a los de otrus áreas, la posibilidad cierto-
de concebir una verdaders teoría general del proceso con ests -muy
dimensión,
el análisis de nuestra realidod judicial todas sus carencios- y el camino
que morcon nuestro doctrinq y nuestro-conjurisprudencia paro mejorar la justicia
y el derecho.
CnpÍrulo I
Montevideo, abril de 1983.
NOCIONES PRELIMINARES Y PRINCIPIOS
EL AUTOR
L Socrs»eD, DERECHo y rurELA JURíDrcA

l. Sociedad, derecho y conÍlicto.-Sabido es que el hombre no vive


aislado, sino en sociedad, y que en esa vida de relación está regulado
por el derecho, conjunto de normas de conducta que hacen posible la
vida en común y resultan indispensables para su regulación.
Los hombres en sociedad tienen conflictos de intereses en virtud
de que los bienes de la vida no alcanzan para las necesidades ni los
deseos de todos. Surgen asi pretensiones de algunos que no son acepta-
das por otros, sino resistidas, lo cual genera la controversia.
El derecho se encuentra entonces frente a conflictos que debe solu-
cionar, pues su finalidad reguladora es, justamente, componer estas
controversias. El derecho (objetivo) impone normas de conducta; sin
embargo, la simple producción y diqtado de esas normas no es suficien-
te, pues los individuos pueden desconocerlas, por lo que debe establecer-
se el mecanismo para que se respeten.
El Estado, que es quien dicta el derecho y en cierto modo lo mono-
poliza, en la época moderna no solo establece las sanciones para quien
no cumpla con las normas de conducta estatuídas (derecho objetivo)
y desconozca las facultades de otro miembro de la sociedad (derecho
subjetivo), sino que, también, debe establecer los mecanismos para
imponerlas.
Dicho de otro modo: la conducta humana se ajusta normalmente
al derecho, el cual, por otra parte, recoge como norma la regla social,
esto es, lo que habitualmente se cumple; los conflictos, pues, de ordina-
rio no de ocurrir,
se resu obstante y
ción (p excepción)
su tutelo jurídica, es decir, la prestación del apoyo y el establecimiento
de formas para que se respeten las situaciones jurídicas legítimas y
se cumpla con el derecho)
)
T
I EORIA (¡8NBRAt. r)tir. r,R()('lis() N()('t()NIiti t,Rlil,lMlNARlis Y l,RlN('l¡¡l()s

2. Lo solución del conflicto. Diversas formas.-La solución del Son los excepcionales casos de autodefenso o autotutelo que el
conflicto puede darse de manera muy diversa. Es lógico que la más Estado reconoce como solución cuando su propia actividad no llega,
antigua y la que resulta natural, como tendencia primitiva del ser huma- o puede llegar tarde.
no, es la de la fuerza. En todos los casos la autotutela se caracterizapor dos notas esencia-
(La natural evolución social y jurídica va excluyendo la fuerza a les: la aushcia de un tercero distinto a las partes que pueda resolver
medida que se progresa; podemos identificar la evolución con el rechazo
el conflicto y la imposición de la decisión de una de las partes a la otra.
de la solución mencionada) Por eso los derechos las sociedades-
que no han evolucionado suficientemente, como -y sucede en el ámbito También existen formas de outocomposición, esto es, de la solucién
internacional, mantienen aún soluciones de conflictos basadas en la del conflicto por las propias partes, en este caso entre ambas, sin que
fuerza. Y por eso, también, resulta indudable que todas las soluciones la una imponga nada a la otra.
de violencia representan un retroceso en la humanidad. Los autores mencionan, entre otros, el caso dela renunci¿ o desisti-
En alguna etapa primitiva de desarrollo muy retardado- se miento, solución que proviene del atacante (o pretendiente) y que consis-
llega a la propia regulación de -o la fuerza como forma sancionadora: te en abandonar el conflicto, sacrificando su propio interés. Otra forma
por ejemplo, cuando se establece la ley del talión (ojo por ojo, diente es el allonamiento, que, por el contrario, es la sumisión del atacado
por diente, pero no dos ojos por un ojo...) o se regula el armamento (pretendido, demandado) que se aviene a reconocer larazón (o la preten-
que puede usarse en la guerra (proscripción de armas nucleares, etc.). sión) del otro. El desistimiento y el allanamiento pueden darse, como
Son sistemas reveladores del atraso de la humanidad, aunque existan. luego lo veremos, dentro del proceso.
Esa forma la podemos llamar autodefenso (defensa propia), en La tercera es la tronsacción, que se deriva de un acuerdo entre
virtud de la cual el titular de la situación (o del derecho) asume la
ambas partes en el conflicto, las cuales lo resuelven mediante concesio-
defensa de ella. El primer intento de progreso fue fijar la medida de
nes recíprocas en sus respectivos intereses o pretensiones.
la reacción en el sistema de composición (wergeld) germano, donde
se permitía la reacción individual (o familiar, o de grupo), pero se trataba
Las otras formas se encuentran dentro de la heterocomposición
de tarifarla. Es una forma muy primitiva de intervención de la colectivi-
y suponen la solución del conflicto por w tercero. Primitivamente se
dad para determinar el modo de sanción ante el violador. conoció la figura del drbitro veces antes que la del juez-, que
-a
es un tercero que las propias partes nombran como imparcial para
En la evolución del derecho vamos a ver que la última etapa es
la moderna, en la cual el Estado se apodera de la facultad sancionadora. someterle su conflicto y con el propósito, de antemano, de aceptar
O sea, que prohíbe la justicia por la propia mano, llegando a tipificar su decisión.
como delito esa conducta, en el Código Penal. Tal es la importancia 2.2. El tercero en el conflicto. Mediación, concilioción y arbitro-
que en nuestra época se reconoce a este fin esencial del Estado (el je.-Laintervención de un tercero en el conflicto, con el fin de provocar
de brindar tutela jurídica), que si no lo realiza prácticamente se conside- un arreglo, aparece desde los albores de la humanidad y da lugar a
ra que no existe. diferentes formas de solución.
Entre aquella etapa de la fuerza y la actual, han existido otras Los autores se refieren, como antecedente lógico, al tercero en
formas que debemos estudiar, por cuanto todavía casi todas ellas coexis- el contrato, que interviene para acercar o, excepcionalmente, suplir
ten con ese poder estatal de inrponer las sanciones y de resolver los la voluntad de las partes en el acuerdo que supone la formación de aquel.
conflictos cuando las partes no lo pueden hacer por sí mismas. Comienza por mencionarse al nuncio o mensajero que trasmite
2.I. Autodefenso, outocomposición, heterocomposición.-La for- la voluntad de una parte a la otra, pues, como se sabe, una vez aceptada
ma de defensa propia, desaparecida hoy en el campo jurídico en general,
una propuesta y comunicada la aceptación, queda concluído el acuerdo
sin embargo se mantiene para algunos casos de excepción: así sucede
de voluntades. Existe, también, la figura del msndatario, quien actúa
con la legítima defensa, el derecho de retención, el de huelga, la posibili-
dad de cortar árboles o plantas del vecino que invadan mi predio, representando válidamente la voluntad de la parte que lo instituye (man-
aun la propia exceptio de non adimpleti contractus. Y en el derecho dante). O sea, que representa a una de las partes en la celebración
internacional, la guerra como última ratio. del contrato, así como en cualquiera de los demás actos juridicos, salvo

t
T
TEORÍA GENERAL DEL PROCESO NoCIONTiS PREI-IMINARTIS Y PRINCII'I()S

los personalísimos. Y mediante la representación y por intermedio de Por lo general el conciliador es un órgano público, creado especial-
mandatario, se puede, en principio, celebrar toda clase de contratos. mente a fin de solucionar, en forma amistosa, los conflictos jurídicos,
Una figura que se deriva de esta, aunque es diferente, es la del para evitar que deriven en un proceso judicial. O también, si se producen
gestor de negocios, quien carece de representación, pues actúa conforme durante este, para suprimir o terminar el proceso ya iniciado. (Infra,
a su propia voluntad, pero puede contratar en nombre ajeno, sujeto cap. xx))
a la ratificación de este. Figura que tiende a solucionar algunas situacio- Esto da un carácter especial a la mediación, influyendo, al me-
nes en las cuales no se ha podido otorgar el mandato, y recogida en nos sicológicamente, en el ánimo de las partes y favoreciendo el acuerdo.
todos nuestros códigos. El arbitraje implica la composición del conflicto por un tercero,
Por último y con carácter excepcional, se menciona, siempre dentro que lo resuelve por su voluntad y conforme a un procedimiento pre-
del contrato, la figura dewtercero decisor respecto de algún elemento del
determinado. Puede suponer tn órgano público o privado, nacional
contrato, que las partes no acuerdan voluntariamente, sino que dejan
librado a la resolución de un tercero. En el Código Civil uruguayo
o internacional.
Generalmente encierra la sumisión voluntaria de las partes, quie-
se admite, así, que un tercero fije el precio de la compraventa (art.
1667) o el arrendamiento (art. 1779). Este tercero ya no actúa por nes, a menudo, también lo eligen libremente. Hay casos de excepción,
una parte, en nombre y representación de ella, supliendo una voluntad, de arbitraje obligatorio. Así como también hay órganos permanentes
sino designado por ambas para hacerlo en forma imparcial. de arbitraje, no elegidos para el caso concreto por las partes (tribunales,
Justamente ese elemento, la imparcialidad, va a ser lo que caracteri- cámaras, etc.).
za a los terceros que tienen como misión resolver (o ayudar a resolver) El árbitro es, en todo caso, un tercero imparcial y está investido
el conflicto cuando este se ha planteado, como hemos visto. (ya sea por las partes o por la ley) de atribuciones idénticas a la de
Estaremos aquí entre el campo de la autocomposición y el de la los jueces (jurisdicción), mas no de poder o fuerza para ejecutar sus
heterocomposición. Desde que, en realidad, partimos del arreglo entre decisiones. Puede juzgar, pero luego necesita el auxilio para ejecutar
las partes en forma voluntaria, pero por intervención de un tercero. lo juzgado.
Con diferencia de grados, según lo veremos. La justicia orbitral, que es la más primitiva y original, ha tenido
Nos queremos referir a las figuras de la mediación, la conciliación un gran desarrollo en los últimos tiempos, tanto en el campo interno
y el arbitraje. como en el internacional.
El mediador es un tercero que intenta comunicar a las partes entre 2.3. El proceso. Tercero nombrado por el Estado: el juez.-La
sí, por propia iniciativa de estas o de un tercero que se lo pide; propone otra forma de heterocomposición es el proceso, que es la manera de
medios de solución aceptables y puede, en consecuencia, lograr el acuer-
solucionar los conflictos que brinda el Estado mediante su función
do de aquellas sobre el punto de discrepancia (Bannros DE ÁNcsl-¡s). jurisdiccionol.
Es un simple particular que interpone sus buenos oficios. Seria
En efecto, como hemos dicho, elEstodo expropia lofunciónsancio-
el caso del abogado que, muy frecuentemente, busca el acuerdo antes
que el pleito. En los Estados Unidos, por ejemplo, los abogados de nadora y, en sustitución de los particulares, debe organizar un mecanis-
las partes proponen siempre entre sí soluciones conciliatorias, inclusive mo necesario para resolver los conflictos y aplicar las sanciones. Al
intercambiando documentación, pruebas, etc., y el número de acuerdos prohibir la justicia por los particulares, debe organizar la suya propia.
logrados es muy alto. Es decir, que el Estado, en el campo jurídico, no solo cumple con
La solución obtenida por el mediador extrae su eficacia del acuerdo la producción y el establecimiento de las normas jurídicas, sino que
de las partes, es un mero contrato, una transacción, normalmente, salvo la tutela jurídica implica integrar la función normativa con otra de
que una de aquellas renuncie a sus pretensiones por completo. segundo grado, complementaria. A_la tungén 49 !¡§!g¡-!§_¡o$ry1
La conciliación es, en último extremo, una mediación, pues resulta .s1aq di:
también de la intervención de un tercero que busca un acercamiento fI cocu es
r!
de las partes procurando el acuerdo basado en la voluntad de ellas. l" iAtS|Ott jurisdiccional-
TEORIA GENERAL DEL PROCESO
t N()('t()Nl'"s l,RELtMtNARlis Y PRtN('il't()S

El glg4-§_-pgra realizar dicha función es e_l proceso, y_ las normas co, en lugar del acusador privado de la época primitiva, del cual solo
que 16 regulán, el derecho procesal. quedan vestigios.
t En conótuiión: el Estodo, of prohibir lo autodefensd y
reconocer Ahora bien, los autores modernos distinguen entrela,Wlens!!fu,
lo excepcionalidad de lo outocomposición, otorga, medionte sus órga-
nos, lo tutela jurídico o los partes, por intermedio del proceso. Ctando
dichas partes reclaman esa tutela, por medio de un poder jurídico,
este recibe el nombre de acción.
3.
penal). gsta rslLe" entonces, el acto d9 iniciaciól_{e!_pro99g9. Es
4c c i ó n, .i u ri s d i c eién_y_ruoeesa. N o c i o n e s prey¡as. -No s propo- la petición concreta del que ejerce la acción (poder de poner en movi-
nemos comenzar con el estudio del derecho procesal, pero antes de
hacerlo queremos efectuar una breve referencia a su contenido, señalan- miento la jurisdicción) planteando su pretensión (declaración de volun-
do las nociones fundamentales que luego desarrollaremos en er curso tad y solicitud hecha ante el juez y frente al adversario).
de esta obra. El ejercicio de la función jurisdiccional que tiene por fin decir
Se ha dicho que los conceptos proceso el derecho en el caso concreto mediante una declaración judicial que
constituyen la trilogía estructural de n báSicas. constituya adelante- la regla obligatoria con carácter definitivo
f-yiur¡t4¡cctén, según ya hemos visto, es la función estatal que -en
e inmodificable, se realiza por medio del proceso. Esa declaración la
tié[e, el cometido de dirimir los conflictos entre los individuos p¿ua efectúa el juez (en representación del Estado), luego de una serie de
imponer el derecho. Como su etimología lo expresa, significa ,decir actos que constituyen dicho proceso, en lo que se denomina sentencia.
el derecho' Quris-dictio) aunque, en la concepción más,,moderna, no Que es el acto final de todo ese proceso. Y eqa inmutabilidad de la
solo es eso (juzgar) sino también ejecutar lo juzgado. bn efecto, el sentencia es una cualidad de ella que t. .onélñ9njll,-qlgqiq d. ¿"§l
art. 9o del Código de Organización de los Tribunales'hruguayo afirma iuzsada.
que constituye "la potestad pública de juzgar y hacer ejecutar lo
juzgado...". E_W, pues, e§ gl ler,ljunto de act dUigl4_os.q.ufi" f-il (como
sucede en todos los demás: proceso químico, fisiológico): lg-pglUgian
Como veremos luego, /,.qu_e*eg_utre §g_la,
no se limita a juzgar confli la satisf-acQión de la pretensión) mediante la imposición
olamente: también
en lo penal se manifiesta a través de la potestad de imponer la sanción dica, el derecho (o más mediatamente, la implantación
al imputado, y en lo contencioso-administrativo se juzgan las relaciones de la paz y la justicia en el medio social).
y conflictos entre los particulares y la propia administración. Entonces, si es fundamental que el Estado ejerza la función juris-
tS_o"r¡O" constituye un 'de¡Sshd.§5ldeC jurídico que se ejerce diccional, base de é1, al punto de constituírse el judicial en uno de
frente al Estado jurisdiccionales- para reclamar la los tres poderes considerados, casi unánimemente, como los fundamenta-
actividad jurisdiccional.-en susEsórganos decir, que frente a un conflicto de intereses, les, también es esencial reconocer a los particulares ese derecho a la
o a una pretensión insatisfecha, el particular se dirige al órgano jurisdic- jurisdicción que proclaman los tratados internacionales, o sea, el dere-
cional para reclamar la satisfacción de ella, la solución del conflicto. cho a reclamar la tutela jurisdiccional. Pero, asimismo, resulta esencial
Tenemos, así, planteado el litigio terminología carneluttiana- el proceso, puesto que dicha función se presta por medio de toda esa
que debe resolver el juez aplicando -enelladerecho. serie de actos que garantizan que la declaración finál (sentencia) esté
La moderna doctrina considera la accién como un derecho abstracto basada en una correcta evaluación de las situaciones que se plantean
a reclamar la protección jurisdiccional, la que se realiza por medio al juez. Por eso también resulta un derecho humano esencial, el del
del proceso. Porque la acti"Li.dgd j.g¡_i9.Qi9ci_oaa-l no fungienle ¿SlrAo¿fossg, esto es, que se juzgue 4o sqle_po-Lu!_Ilqzi[npatplal"
mente- de oficio, sino a iniciativa de p,.a¡te, conforme a -normal- los viejos ejdóreg_§L{¡qpsdi¿flts U-qa_se-rie d9 actos que garanticen que esa decla-
principios romanos ae náffix officio y nemo iudex ¡eggl Lipl,s-ea la que corresponde conforme al derecho que la sociedad,
sine actore. En el proceso penal, el que ejerce el poder reclamando A tal punto, que
p_o_LSy:.gIcanos naturales (legislativos), ha dictado.
el ejercicio jurisdiccional es otro érgano del Estado: el ministerio públi-
se sostiene que si no se cumplen estas garantías no habría proceso.
l0 TEORÍA GENERAL DEL PROCESO NOCIONES PRELIMINARES Y PRINCIPIOS ll
Por ello se reclama, primero para el derecho penal, que no se que deben regir esas relaciones. Son normas generales y abstractas que,
aplicará ninguna pena sin previo proceso (nulla poena sine iudicio), dictadas sin referencia a situaciones particulares concretas o a indivi-
y luego también para el derecho civil, considerando el debido proceso duos determinados, constituyen tipos o modelos de conducta acompa-
como un principio constitucional o aun de ,,derecho natural,, o de ñados de la sanción que reclama el carácter coercible de la regla de
la "superlegalidad constitucional", á que después nos referiremos. derecho. Con la segunda, que es la jurisdicción, se procura obtener
Para asegurar el resultado del proceso, se permite anticipar solo la realización práctica de las primeras, declarando cuál es la ley del
ciertas medidas de garantía (embargos preventivos, cautelas, prisión caso concreto (proceso de conocimiento) y adoptando medidas para
preventiva, etc.), pero las definitivas (y la confirmación o revocación que esa regla sea cumplida (proceso de ejecución).
de estas) solamente se pueden resolver y tomar (ejecutar) luego der Según lo hemos dicho, el derecho (sustancial) se cumple habitual-
proceso. Es decir, de todos los actos que la ley prevé para que el Estado mente; solo cuando es violado y se reclama la tutela jurisdiccional,
ejerzala función de juzgar. Porque también resulta una garantía consti- aparece el derecho procesal, que es el instrumento para hacer valer
tucional, la de que las formas del proceso puedan ser establecidas solo aquellas reglas que establecieron los deberes y derechos (o situaciones
jurídicas) que constituyen el derecho material.
por la ley. Por eso resulta más preciso hablar del "debido proceso legal,,.
Eljlerecho procesg!suree entonces como un rnedio. como un dere-
Estos son los temas más importantes que constituyen la materia
de la teoría general del proceso y que desarroilaremos en el presente y qqg
libro. Únicamente hemos querido anticipar algunas ideas para mejor -bab{ar-§149-y¡914@s.
veremos que para
comprensión de los diversos temas, sin perjuicio del más profundo jtzgar eficazmente la situación jurídica sustancial y hacer una declara-
análisis posterior. ción concreta por medio de la sentencia, se requiere un proceso válido,
Comenzaremos por el estudio de la ciencia que se ocupa del proce- esto es, que los actos del procedimiento se hayan desenvuelto de confor-
so y de las respectivas nociones, que es el derecho procesal. midad con el derecho procesal. Este carácter
-que algunos llaman
secundario- del derecho procesal no significa desconocer la autonomío
II. DpnBcso pRocEsAL. NoRMA pRocESAL que posee. Como habremos de ver en el curso de todo este libro
-y
se evidenció en el estudio del concepto de acción en el último siglo-,
4. Generalidades el derecho procesal es autónomo, tiene sus normas propias, se maneja
4.1 . Corocterq gene rales : instrumentalidad, out onomía, unidad.-El con instituciones y principios especiales a pesar de ser un instrumento,
y como tal debe adecuarse al derecho de fondo que pretende imponer.
Por esto, como lo veremos, inclusive es posible que según la rama
del derecho de fondo, se le requiera al proceso ciertas adecuaciones
a ella, ciertas reglas especiales derivadas de aquel. Así sucede con el
Arsna lo define como "el conjunto de normas que regulan la derecho penal, el agrario, el de familia, el laboral, etc. O sea, que
actividad del Estado para la aplicación de las leyes de fondo,,; y Cou_
es un derecho secundario o instrumental.
TURE' como "la rama del saber jurídico que estudia en forma sistemá-
Sin embargo, este carácter que hace que el derecho procesal sirva
tica la naturaleza del proceso civil, su constitución, desenvolvimiento
de medio y se adecue a los derechos sustanciales, no le hace perder
y eficacia". En sentido similar, Guesp dice que es ,,la que regula los
su autonomía, ni tampoco su unidad. El desconocer estos atributos
requisitos, el desarrollo y los efectos del proceso,'. hace que se le haya considerado como dependiente y como fraccionado
Este derecho procesal es independiente y autónomo der derecho en diversos derechos procesales, lo cual no es exacto.
material. Sucede que cada derecho de fondo quiere tener un proceso propio.
El Estado, en el desempeño de su función pública, regula las rela- Esto acaece en la actualidad con los llamados procesos sociales, como
cioncs intersubjetivas mediante dos distintos órdenes de actividades. antes con el proceso penal. Se ha dado en llamar derecho social a
Con la primera, que es la legislación, establece las normas generales aquel en el cual el derecho y la justicia tratan de proteger a una de
t2 TEORIA GENERAL DEL PROCESO N(X:IoNI.iS I'RIiI,¡MINAR¡iS Y PRINC¡I'IOIj l3

las partes en la relación (sustancial y procesal) que aparece como la tratados internacionales que suscriben los Estados. Así, por ejemplo,
más débil por diversas razones, entre otras, la económica. tenemos la Declaración de Derechos Humanos de 1948, que contiene
Tanto los agr4ristas como los laboralistas y los especialistas en principios procesales, etc.
menores y derecho de familia, reclaman un proceso especial con princi- También, desde que se establece el control jurisdiccional de la admi-
pios de oralidad, abreviación, simplificación de las formas, aumento nistración!üblica y se crea, como en el Uruguay, siguiendo el ejemplo
de poderes del juez, etc., invocando el carácter social y trascendente de muchos países, un Tribunal de lo Contencioso Administrativo, la
de cada uno de esos derechos, etc. Y bien, justamente esos principios son rama administrativa del derecho, precisamente, tiene una estrecha rela-
los que los procesalistas modernos piden para todo proceso, para el ción con nuestra disciplina.
proceso. Y estos consideran que aunque los referidos derechos sustan- Y por razónde la instrumentalidad que acabamos de ver, las distin-
ciales (como el penal, etc.) exigen ciertas especialidades dentro del proce- tas ramas del derecho sustantivo se relacionan íntimamente con el dere-
dimiento, esto no vulnera la existencia de un derecho procesal indepen- cho procesal. Al punto de que en las normativas del derecho de fondo
diente (autónomo) y único (unidad). (códigos y leyes) se encuentran, frecuentemente, reglas procesales. En
Por eso, pese a que el derecho procesal conste de distintas ramas, especial, en los más antiguos cuerpos de leyes, como sucede con nuestros
no por ello deja de tener unidad, como lo veremos a través del estudio códigos civiles, de comercio, etc.
del proceso y sus propios principios que en una rama o en otra pueden s-Wcswt
asumir matices diversos. 5.1. Concepto.-Hay varios conceptos de la palabrafuentes, co-
4.2. El derecho procesal y las demós romos del derecho.-En la mo hemos aprendido en Introducción al derecho.
gran división entre el derecho público y el privado, el procesal se ubica, El que interesa, en este momento, es el de Íuente formal o de
fica ln-yegtigar_ la fofma que dicha
modernamente, en el primero. En efecto: si tiene por objeto Ia adminis-
Esto es, que cuando preguntamos
tración estatal de la justicia y la aplicación y vigencia del derecho,
si la jurisprudencia es fuente del derecho (procesal, en el caso), quere-
no puede ser privado, aun cuando resuelva los conflictos particulares
mos significar si es obligatoria.
y, normalmente, no funcione sino a solicitud de parte interesada en
Por lo tanto no estudiamos en este lugar las fuentes históricos
el proceso civil. Sin perjuicio de ello, el objetivo último del proceso,
del derecho procesal, que veremos un poco más adelante (infra, cap. tl).
desde que importa ejercer la función jurisdiccional, es la actuación
del derecho objetivo, la imposición de la paz. social, el imperio de la
regla jurídica,la justicia. Para ello el Estado crea una organización
eminentemente pública: el poder judicial, a quien atribuye, en forma de validez, en nuestro derecho, es la legislación, aunque las otras no
de monopolio casi total, la función de resolver los litigios entre particulares.
dejan de tener importancia, pues igualmente inspiran, a veces, las solu-
Como todos los derechos y en virtud de la esencial unidad de este ciones jurídicas.
y del Estado que lo impone y establece, sin perjuicio de recogerlo de el coniunto de
la comunidad social, mantiene una relación con las otras ramas de aquel. de-iE¡Ia-do-Es
Que no son más que eso: ramas de un mismo árbol. iores (Constitu-
En primer lugar, con el derecho constitucional, puesto que este ción) o inferiores (decreto reglamentario) en la escala jerárquica, que
constituye la rama esencial del que surgen todos los principios que tengan carácter general.
informarán los diversos otros conjuntos jurídicos. Pues Ia Constitución según hemos dicho, del
es la Carta donde la comunidad organizada establece, por medio del de las otras ramas ju lece
poder constituyente, todos los principios y reglas básicas. Por eso exis- tribunales del país, , la
ten fundamentales principios procesales constitucionales y la Constitu- forma de designación y condiciones de los magistr:ttlos c¡ttc l¡s integran.
ción cs la fuente primera del derecho procesal, como veremos en segui- En la Constitución se cstatuycn, ¿t vcccs tlc ttla¡lcra cxpresa, ciertos
tl¿r. l¡rclusive las normas supraconstitucionales, así como los propios principios fundamentalcs dcl proccs(), y cn ocasioncs sc los cncuentr¿t

I
t4 TE()RlA (iENERAL l)li¡, l¡R(XrIS() N()('¡()Nlis lrl{llt,tMtNAl{l{s Y l,RtN(:il,tos l5

de modo tácito, en lo que la doctrina la que Courunu tuvo funda- pcrrnilido (art. l0); etc. Es indudable que, de todos estos, el principio
-en
mental intervención- designaba con el nombre de "principios constitu- que mayor desarrollo y aplicación ha tenido en la jurisprudencia, es
cionales del proceso". el «lel debido proceso legal, que se establece, originariamente, para
Inclusive, modernamente, se incluyen en ellos algunas formas de el juicio penal, pero que luego se hace valer para todos. Por esto y
proceso, tales como el de inconstitucionalidad, el amparo, el contencioso- también ponriolar el principio de igualdad, la Corte de Justicia ha
administrativo, etc., a los cuales se denominaprocesos constitucionqles. declarado inconstitucionales diversas leyes.
como de los de-
En la era del constitucionalismo y de la proclamación de normas
fundamentales sobre los derechos humanos y sus garantías establecidas
más al, extradición,
etc.) suscritos y ratificados por el país.

,
en las constituciones e inclusive en reglas internacionales
-cual sucede
en la Declaración Universal de los Derechos Humanos-, han aparecido
principios de derecho procesal dentro del conjunto de los derechos y
íi',Hif;"*li'iu,1;'ó':,'#?:'á:it:H;
orocesal.
garantías individuales. Es que, cq¡!!qg§:o_¡¿tuRE, el proceso es_un
En virtud del principio establecido en la Constitución, según hemos
inapreciable instllm-e}j-9 {9 "jg$icia,,pero más de una vez el derecho
visto, de la legalidad de las formas procesales, el orden y las formalida-
qu_cupbe_q{e *prggglg_y__gl inslr,umg¡rto d9 tutela falla en su cometido.
des de los juicios deben estatuírse por esa vía. Es así como en el Uruguay
Dicho de otro modo, aun sin llegar a sostener que el derecho se realiza el Código de Procedimiento Civil y el de Organización de los Tribunales
solo en su momento jurisdiccional, según afirma SATTR, no hay duda rigen el proceso civil, y el proceso penal se rige por el código que
de que sin el instrumento procesal los derechos resultan ineficaces, pues- hoy se designa con ese nombre (1979).
to que si cuando el derecho es desconocido y se reclama la vía judicial El sistema de separación de poderes que rige en los países democrá-
no hay un instrumento adecuado, todo se desmorona. ticos, exige que las leyes sean dictadas por el poder legislativo, con
Por todo esto resulta justificado que, aun por encima del legislador, lo cual este es el que instituye las formalidades procesales.
se establezcan los principios fundamentales que deben orientar al proce- Y aunque resulta deseable que se trate de leyes especializadas y
so, realizando esos derechos fundamentales. sistematizadas (codificadas), no debemos olvidar que en muchísimas
La doctrina y la jurisprudencia, a veces primero una que la otra, otras leyes existen diferentes normas procesales. Particularmente por-
alternativamente, han hecho frecuente aplicación de principios extraí- que estas leyes que regulan institutos especiales establecen su propio
dos tácitamente de la Constitución; en otros casos ellos se han estableci- proceso, siguiendo la equivocada tendencia antigua de considerar al
do en forma expresa. derecho procesal no solo como instrumental, sino como dependiente
Entre los principios constitucionales que han sido aplicados en o derivado del propio derecho sustantivo.
nuestro derecho positivo uruguayo, podemos mencionar varios: el de stituyen,
igualdad, establecido en la Constitución como "igualdad ante la ley" de xplicitan
(art. 8o de la Constitución uruguaya), del cual se ha extraído la conse- la obstante
cuencia de que las partes deben tener iguales derechos en el proceso: ello, en virtud de que la jurisdicción y competencia de los tribunales
tanto para ejercer la acción, como para probar, deducir medios impug- y el orden y las formalidades de los juicios los establece la ley, la compe-
nativos contra las providencias judiciales, en general igualdad de opor- tencia del poder ejecutivo en materia procesal es muy restringida. Queda
tunidades; el principio de el juez naturul y la abolición de los juicios limitada a los casos en que la ley le otorga esa facultad.
por comisión (art. l9); el de legalidad de las formas procesales (art. 5.3. 19s.,
l8); el de la responsobilidad de los jueces y hasta del Estado por sus que, com ley
actos que puedan causar perjuicios a los justiciables (arts. 23, 24 y A.los1{Jg¡9§_p1il19¿S-ql anle ellos por las partes en virtud de las preten:
25); el de la prohibición del juicio penal en rebeldía (art. 2l); el de slgs§-q@§i@§- p-oJ-e-§!as. (v¡-lg-q-.,!f-!uate¡ia -cr-Yil o ganal). En sentido
la prohibición de detención de las personos (art. l5); el habeos corpus más restringido se habla de jurisprudencia refiriéndose a las decisiones
(art. 16); el postulado general de que lo que no está prohibido está judi':iales sobre un mismo caso (case) y concordantes.

L.
16 TEoRIA cuNL,RAr- r)r1r, r,R()('ris() N( x'l( )NIis ¡,Rtit,lMlNARlis Y PR¡N(It,t()si t7
Es indiscutible que al llenar Ia distancia entre el caso concreto . lcy, igualmcntc, alan do
y la norma general, lllurisprudencia liene u!¿ importantísima [ry!§n
| .l de forma, en la gr do
, ora interpretando la ley, ora integrándola I' tA. hecho, repetimos ón
(llenando sus vacíos). Por esó resulta fundamental, dentro de las fuentes (o integración) deter ón
del derecho, esta que constituye, para algunos, la verdadera vida de cle jurispru'ttencia que se atribuye, por toda la doctrina, junto con otros
la regla, cuando ella se realiza al cumplirse la función jurisdiccional. fines, a la casación, incorporada a la legislación uruguaya en 1978
Ahora bien, hay diversos sistemas en cuanto al volor (obligatorio) (ley núm. 14.261). En otros faíses esas decisiones son obligatorias o
que tiene la decisión jurisdiccional. pueden determinar, en caso de inconstitucionalidad, la derogación de
Es sabido que en los países anglosajones el sistema es el de la la ley (Colombia).
jurisprudencia obligatoria, en cuanto la decisión de un tribunal en un
Igualmente, también de hecho, la jurisprudencia de los tribunales
nuevo caso obliga, para el futuro, a los demás (stare decisis). El derecho, cs una constante fuente de inspiración de la doctrina y de las propias
entonces, tiene su fuente en la jurisprudencia, muchísimo más amplia sentencias. De ahí la importancia, cada vez mayor, de su estudio y
y rica que la ley, y se estudia a través de los casos judiciales rectores la existencia de tantos repertorios (anuarios, etc.).
(leading cases).
5.4. La costuahrc.-Ha constituído, especialmente en el pasado
En otros países, ese valor obligatorio de la jurisprudencia lo tienen y aún trotñ ccie.tas ramas del derecho, ura fuente importante.
solamente las decisiones de los tribunales superiores, como sucede con
En el derecho uruguayo no es fuente del derecho "salvo que la
las de la Corte de Casación francesa y aun así esta puede ser variada.
ley se remita a ella", según el art.9o del Código Civil, en cuyo caso
En la República Argentina existe la obligatoriedad de los fallos plena-
toma su validez de la otra fuente (la ley).
rios, que son aquellos que dictan ya sea las cámaras reunidas de una
No obstante, en mateüa progg§{"¡gpg to{o_en el plqcedimlgnto
misma materia, o el pleno de una de las cámaras, según el régimen
d
que ha regido alternadamente en ese país.
Significa esto, que el tribunal superior (o el pleno de uno de ellos)
n todos los que participan en el proceso
(ueces, funcionarios, partes, etc.) se atienen a diversos usos y costum-
establece la "jurisprudencia", entendida como interpretación obligato-
bres forenses. Pero, pese a su cumplimiento, ellos no son obligatorio§_.
ria respecto de un caso determinado. Como es natural, ei propio órgano
puede cambiar, posteriormente, esa misma decisión, pero no un tribunal
y su apartamiento no da lugar a reclamación alguna. (Ni a invocar
nulidades, que solo la ley puede prever).
inferior. Es, entonces, un sistema intermedio entre el anglosajón y el
5 . 5 . L_g!_dpg!r i nq p r o c9q al.
que predomina en nuestro país. -f a&Doco corrsti/':uili e f,,t§.nte del "dgf e-
cho en los moderqos Eqlad_os, pero su autoridad es fundamental, depen-
En efecto, en el Uruguay como en la mayoría de los países latinoa-
diendo de Ja mayor o menor categoría del jurisconsulto que opine y
mericanos, la jurisprudencia no es fuente formal del derecho, puesto
de la mayor o menor cantidad de pareceres en un mismo sentido.
que el art. 12 del Código Civil establece: "Las sentencias iudiciales
Resulta de fundamental interés realzar el importante papel que
no tienen fuerza obligatoria, sino en las causas en que actualmente la doctrins procesal comparada ha tenido en el desarrollo del derecho
se pronunciaren".
positivo y Ia jurisprudencia. A tal punto, que haremos una mención
Es decir, que todas las decisiones jurisdiccionales, aun las de los
cspecial de ella más adelante (infra, cap. rr).
órganos superiores, no son obligatorias sino en los casos en que se
La principal función de la doctrina es la sistematización, actuando
pronuncian. Así un tribunal fiuez...) inferior puede apartarse de la
como nexo entre la regla general y abstracta y el caso toncreto. Esta
interpretación que a una determinada ley han dado los superiores. Con
sistemática representa el esfuerzo de la ciencia del derecho procesal
-*-laintroducción del recurso de casación, sin embargo, la Corte de Justi- al servicio de este, elaborando conceptos, definiciones, clarificando,
cia puede anular las decisiones por violación a la ley, con lo cual, comparando, fijando la naturaleza jurídica de las instituciones, valoran-
de hecho, está imponiendo una interpretación obligatoria. O sea, que
do, en una palabra, construyendo.
aunque la decisión de la Corte no es obligatoria fuera del caso en que
Inclusive la doctrina realizauna importante labor preparando ante-
se pronuncia, ni aun en cuanto declara la inconstitucionalidad de la proyectos de leyes procesales y aun de códigos. Cual sucede con los

2 véscovi
I
t8 TEORÍA CENERAL DEL PROCTISO N(X]IoNtiS PRUI,IMINARE,S Y PRINCII'¡oS l9

códigos modelos los que el Instituto lberoamericano de Dere- Por último, cn cuanto al sistema científico, la interpretación puede
cho Procesal ha
-como
preparado para el área-, todo ello producto de los l!T, conforme al antiguo sistema, exegética, si se limita al análisis de
importantes trabajos internacionales y comparativos que realiza la doc- lr letra de la norma; histórico-evolutiva, cuando se toma en considera-
trina procesal moderna. clón la evolución histórica (pudiendo cambiar la interpretación de la
6.4 de lo norma ml¡ma lotlsegún las nuevas circunstancias); y lógico-sistemático, qtte
plrece ser el sistema más moderno y aun el que surge de nuestra ley
que reglamentanlálñaerpretación e integración de las normas jurídicas uruguaya (arts. 17 y 20 del Código Civil) que aprehende el sentido
y estáh, en la mayoría de de la norma considerándola inserta dentro del resto de las otras y de
es históricas. dentro del Códieo Ci- lol respectivos institutos, buscando, con criterio sistemático, la verdade-
vj!, en su Capítulo Preliminar. ¡l ratio legis. Para lo cual puede apoyarse en elementos gramaticales
Esto significa que, por esas dos razones, no hay reglas de interpreta- c hlstóricos, pero se utiliza principalmente el espiritu de la ley, manifes-
ción e integración de la ley procesal, como no las hay de la ley comercial,
tado en ella misma o a través de la historia de su sanción. Puede así
agraria, etc., fuera de algunas pequeñas especialidades. recurrir a las nuevas realidades sociales.
Por eso, más que hacer un capítulo con estas reglas procesales, En cambio,la integración de la ley, o sea el vacío legal, se llena
nos limitaremos a subrayar algunos aspectos fundamentales de dicha con otros medios: la analogía, los principios generales y las doctrinas
teoría general del derecho, sobre todo varios conceptos que más recibidas (art. 16 del C. C. uruguayo). (Es importante señalar
-en nuestra
materia procesal, como en muchas otras- requieren una mejor preci- que estos no son métodos de interpretación, como se cree a menudo,
sión porque, a menudo, se utilizan erróneamente. y solo funcionan a falta de texto legal).
Cuando hablamos dela analogía, nuestro Código dice, con raz§n,
"los fundamentos de las leyes análogas", lo que significa que estamos
estas cuestiones. Porque resulta ilustrativo recordar que se interpreta ante una onologio legis y debemos buscar otra ley similar; pero en
toda norma (la oscura, dicen algunos equivocadamente), lo que significa sus fundamentos, esto es, que no basta la similitud externa, sino que
buscar su sentido, y se procede a la integración en caso de vacío, esto debemos considerar si la finalidad de la solución existente (La ratio
legrs) permite extenderla al caso no previsto. (Por ello no habrá analogía
es, cuando no existe dicha norma y la legislación no prevé el caso.
para las disposiciones que constituyen una excepción a las reglas generales).
Lp intrrpr"tor¡¿" e, por sv autor, en leg@q
jltdiciol y doctritwü. A lU,fi4e¡age le suele llamar auténtica, pues Los principios generoles de derecho son los de la doctrina general
lo es cuando sJ-l¡g@-ga!4_IeJ. Por ambas razones del proceso, en especial (infra, cap. ur) aquellos a los que ya nos he-
-especialmente mos referido y estudiaremos en detalle, y luego los de la doctrina general
del derecho, los que emanan y se extraen de la propia ley por generaliza-
ción (inducción), para después de ellos derivar (deducción) las solucio-
Lo será, en la medida en que nes para los casos concretos en los cuales hay un vacío legal.
Las doctrinos mds recibidos serán las mayoritarias sobre el tema;
primero en la teoría nacional, y luego, en la comparada. El método
conf ormearmedioempleado,,"rrH;::,X'.1e.YíJí¿!i};rtÍ);
col, histórica o lógico, según se base en el texto legal, la historia de comparativo resulta, cadavez más, un precioso auxiliar para la integra-
la sanción de la ley o el contexto de esta y, en especial, su finalidad ción de la ley.
derivada de ella misma (ratio legis). Esto lo regula el Código Civil Antes de terminar queremos referirnos a ciertos principios que
se incluyen como si fueran de interpretación en diversas ramas del proceso.
uruguayo en sus aris. 17 a 20 del Título Preliminar.
El derecho procesal cuenta con principios procesales que integran En primer lugar, el principio del proceso penal in dubio pro reo.
Después, y por inspiración de este, el principio in dubio pro operorio
el elemento lógico de la interpretación de la referida norma y cuyo
estudio realizamos altratar sobre el proceso (infra, caps. rrr y vr). Re-
del derecho laboral y el de in dubio pro locatario, proclamado por
quienes estudian el régimen de arrendamientos. El primero es invocado
sultan de fundamental interés para aclarar el sentido de las normas
por todos los autores; los otros dos resultan más discutibles.
cuyo texto debe entenderse en función de dichos principios.
20 TBORÍA GENERAL DEL PROCE,SO I N( X'l()Nl.:S l'Rl,:t,tMt NARtis Y PR tNCt Pt()S 2t
Nos inclinamos, con la que consideramos opinión más relevante tJruguay (Brasil concurrió a las reuniones, pero no ratificó los tratados).
en la doctrina, por que no se trata de principios que rijan ni la interpreta- 'Iambién el Código Bustamante, y más modernamente, los de mayor
ción, ni la integración, sino la valoración (apreciación) de la prueba importancia por el número de países concurrentes (y aun los que ya
en cada uno de esos sectores. En ese lugar corresponde estudiarlos. han hecho las ratificaciones) patrocinados por el comité jurídico de
6.2. Aplicación de la ley procesal en el espacio (eficacio espociol).- la o.E.Aln dos conferencias se han aprobado importantes convenios
Entramos a estudiar ahora el ámbito de aplicación de la ley procesal, suscritos por más de veinte países americanos (incluídos los Estados
que se analiza en el espacio, en el tiempo y en los sujetos procesales Unidos de Norteamérica), ya con múltiples ratificaciones. Cada una
(eficacia espacial, territorial y personal, como dic'en ciertos autores). fue llamada Conferencia Especializada lnteramericana sobre Derecho
En lo que se refiere al primer tema, el principio que rige, casi lnternacional Privado. La primera se realizó en Panamá en 1975 (CI-
sin excepciones, es el de la aplicación de la ley del lugar del proceso, »te I), y la segunda, en Montevideo ert 1979 (Crore II). Finalmente,
o del juez que lo dirige (lex forí), conforme a la regla general del en lo que a nuestra materia concierne, se aprobaron convenios sobre
" loctts regit actum" . ejecución de sentencias y laudos extranjeros, medidas cautelares, exhor-
Teóricamente, señala GuASp, cabrían dos posibilidades: la solu- tos y cartas rogatorias, prueba y aplicación del derecho extranjero por
ción mencionada y la de que, en virtud de la unidad del proceso y los tribunales nacionales (esto en la Convención sobre Normas Genera-
de todos sus actos, el procedimiento se rija completamente por la misma les). (La Crorp III se prepara para efectuarse en Washington en 1984).
ley, cualquiera que sea el lugar en que se realice. Dichos convenios permiten la cooperación judicial. Esta se da más
Sin embargo, por una razón de orden político y otra de orden
práctico, se escoge la solución mencionada, la cual, por lo demás, coin-
en el campo del proceso civil que en el penal, pues el concepto de
soberanía del Estado impide que se castigue un delito fuera del país
cide con las reglas generales del derecho internacional privado.
en que se comete. Por eso, en materia penal la cooperación judicial
Larazónpolítica consiste en que la realización del proceso constitu-
ye, según ya hemos dicho, una expresión de la soberanía del Estado, se limita casi exclusivamente a la extradición del delincuente, o sea,
a entregarlo al país donde debe ser juzgado. El resto se desarrolla en
como lo es la función jurisdiccional.
La razón práctica estriba en la dificultad insuperable de admitir el ámbito policial (INTERPOL), mientras que en materia civil la coope-
ración es mayor e inclusive un proceso realizado todo en un país, puede
un proceso realizado en diversos lugares y regido por una misma ley.
Al contrario, lo práctico es que si el proceso no se puede desarrollar ejecutarse en otro (ejecución de sentencia), solicitarse medidas cautela-
en un solo territorio, como sucede a veces y allí radica el problema res, pruebas, notificaciones, etc.
(si hay que interrogar un testigo en el extranjero, producir otra prueba, En principio, pues, la ley procesal se aplica solo en el lugar en
ejecutar la sentencia, emplazar al demandado, etc.), los actos se regirán que se dicta.
por la ley del lugar. Quiere decir que la ley procesal se aplica solo La unificación de los procedimientos, al menos en sus líneas genera-
dentro del espacio en que rige, el territorio del Estado que dictó esa ley. les, que la doctrina impulsa por medio de códigos modelos, constituye
Naturalmente que las diversas relaciones que se desarrollan entre otro paso para superar las dificultades. Y la culminación de todo esto
es la creación de tribunales internacionales (Tribunal del Mercado Co-
distintos países
-y en algunos países federales, entre los propios Esta-
dos federados, llámense así o provincias, departamentos, etc.-, cada mún Europeo, del Pacto Andino, etc.).
vez con mayor frecuencia llevan, en esta materia tal como acaece en 6.3. Aplicoción de lo ley procesol en el tiempo (eficacia tempo-
otras-ia exigir una cooperoción internocionol. En el caso, cooperoción rol).-En este asunto encontramos algunas especialidades en la materia
judiciol. procesal, aunque no tantas como se mencionan, por no manejar correc-
En esta materia existen tratados que regulan dicha cooperación tamente los conceptos generales. Así es común que, para referirse al
y, a veces, establecen formas procesales que rigen en los distintos países. mismo fenómeno, se hable de la retroactividad y también de la irretroac-
En lo que se refiere al Uruguay y otros países americanos, debemos tividad de las leyes procesales.
mencionar los tratados procesales incluídos en los de Montevideo de Recordemos que la norma general, en la mayoría de los países
1889 y 1940, entre Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay, Perú y incluída en el Código Civil, establece el principio de la no retroactivi-
22 TBoRfA GBNERAL DEL PRocEso NoctoNus pRBLIMINAREs y pRtNctptos 2l
dad de la ley (inetroactividod). Que el mismo, al estar en una ley En cuanto a la prueba hay alguna duda, pues existen disposiciones
no otra cosa es el Código-, puede ser modificado por una norma quc se consideran del derecho de fondo y se rigen por otro criterio
-que
especial semejante. Razón por la cual es común que las leyes (y en (ultra-actividad de la anterior ley). La conclusión más aceptable es la
las procesales esto es habitual) establezcan reglas para su entrada en dc que las normas que regulan la prueba de la constitución o existencia
vigor. O sea, para regir el derecho intertemporal. (Por excepción, Méxi- dcl acto jürídico, por pertenecer al derecho de fondo, quedan excluídas
co incluye la norma en la Constitución). dc la regla de la aplicación inmediata, que, en cambio, rige todo lo
relativo al mecanismo (rito) probatorio.
Recordemos, también, que la doctrina enseña Qrle más que retroac-
De cualquier manera, lo más aconsejable es que la ley (procesal)
tividad de la ley nueva, es un fenómeno frecuente el de la ultro-actividad, prevea el régimen intertemporal siempre plantea grandes
esto es, la continuación de la eficacia de la ley derogada para el futuro,
problemas- y disponga expresamente -quelas reglas de entrada en vigor
rigiendo las situaciones anteriores (derechos adquiridos, efectos de la
de dicha nueva ley, como puede hacerlo, puesto que el principio de
situaciones jurídicas anteriores, etc.).
no retroactividad no tiene rango constitucional, como sucede en la ma-
En materia procesal el principio que rige, más generalmente, es yorfa de nuestros países.
el de la aplicación inmediata de la ley, excluyendo lo ultra-octividod Es el expediente más usado, por otra parte, cuando se aprueban
de la ley derogoda. nuevos códigos o leyes procesales. En estos casos hay que estar a la
Es decir, que no se aplica el principio común de que la ley vieja previsión del legislador, y es conveniente que este dicte una norma
continúa rigiendo las situaciones que han comenzado, ni se reconoce expresa, regulando las relaciones intertemporales, es decir, la situación
un "derecho adquirido" al proceso iniciado. de los procesos en trámite.
Hay quienes, en función de la unidad del proceso y de todos sus 6.4. Eficacia personal de lo ley procesal.-En este punto podemos
actos, han proclamado ese principio sosteniendo que las leyes procesa- decir que hoy, en los regímenes democráticos, no existen fueros especia-
les, para no ser retroactivas, solo se podrían aplicar a los nuevos proce- les (tribunales), ni procesos especiales para determinadas personas (no-
sos (Gunse). Sin embargo, la doctrina y la jurisprudencia universales, bles, eclesiásticos, etc.), como sucedía en el pasado. La única razón
podemos decir, salvo excepciones, admiten que toda reforma procesal para establecer un tribunal especial es la necesaria especialización que
se aplica al proceso en trámite, esto es, a sus actos futuros (aplicación la legislación sustantiva requiere para ciertos grupos (proceso laboral,
inmediata). agrario, de familia, menores, etc.).
Considerando las diversas partes del proceso, tenemos, en primer Solo algunas personas, en razón de su cargo, gozan de ciertos
lugar, las normas que organizan los tribunales y reglamentan su jurisdic- privilegios o inmunidades en diversas etapas del proceso. Así ocurre
ción y competencia. Aquí es donde surge la mayor duda acerca de con las causas a los diplomáticos, en las cuales interviene, generalmgnte,
si las nuevas leyes se aplican a ellos. O sea, si una ley que modifica como tribunal competente, la máxima autoridad del Estado, la Corte
la competencia debe también aplicarse a los procesos en trámite, lo de Justicia en nuestro país. También en materiaprocesal penal no puede
cual implica, frecuentemente, trasladar la causa a otro tribunal. Aquí iniciarse juicio contra estas personas sujetas ainmunidades (presidentes,
se duda que esto sea aplicación inmediata o retroactividad y muchos ministros, senadores, diputados, etc.) sin el previo desafuero (antejui-
procesalistas eminentes sostienen el principio dela perpetuatio jurisdic- cio). Es lógico que en dicho proceso, cuya iniciación determina, general-
tionis, esto es, que iniciado un asunto en un juzgado, allí seguirá aunque mente, la prisión (preventiva) del imputado, se rodee de mayores garan-
haya cambio de ley (la nueva ley haga competente a otro juez) (infro, tías a quienes ejercen un cargo representativo o actúan por un país
cap. vrrr). extranjero.
Igualmente, quedan excluídas del proceso penal otras personas por
Con respecto a la acción, formas del procedimiento, presupuestos
diversas razones de fondo (inimputables, etc.).
procesales, actos procesales en general, incluyendo la sentencia, la doc-
trina dominante enseña que la nueva ley rige para los actos futuros,
aun en los procesos iniciados con anterioridad. Lo mismo sucede con
relación a los recursos, ulteriores instancias y ejecución de sentencias.

L-

También podría gustarte