Está en la página 1de 9

Intenciones del Santo Rosario:

1. Para reparar las ofensas hechas al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado


Corazón de María, y para que los corazones de Jesús y María reinen en el mundo
entero.
2. Por nuestra Santa Iglesia Católica para que el Señor la proteja de las insidias del
demonio.
3. Para que el Señor guíe al Papa por el camino de la verdad y de la sana doctrina y lo
llene de sabiduría.
4. Por la santificación de todos y cada uno de los sacerdotes.
5. Por el Padre Michael Rodríguez y todos los sacerdotes que luchan por la Misa
Tridentina y la Tradición de la Santa Iglesia Católica; para que el Señor les dé
sabiduría y salven muchas almas. También rogamos que el Señor los bendiga y
proteja de todo mal.
6. Por la Gracia de que en Panamá tengamos Misa Tridentina, pronto y regularmente.
7. Por las vocaciones de santos sacerdotes, religiosos y laicos.
8. Por la conversión de los pecadores.
9. Por la liberación de las almas del Purgatorio.
10. Por nuestros gobernantes, para que gobiernen con justicia y sabiduría.
11. Por la paz en el mundo entero, especialmente por la paz en los países y lugares en
donde los cristianos son perseguidos.
12. Para que se detenga el avance de la ideología de género, el aborto, la eutanasia y
todas las leyes y acciones que atentan contra el sacramento del matrimonio, la
familia, la vida y la fe católica en Panamá y el mundo entero.
Per signum  Crucis de inimicis nostris  libera nos Deus noster.
In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti. Amen.

¡Oh Dios!, tú único Hijo nos ha conseguido con su muerte y resurrección los bienes de la
salvación eterna: concédenos que venerando estos misterios en el Santo Rosario de la Virgen
María, imitemos aquello que contienen y obtengamos aquello que prometen.

Te lo pedimos por tu Hijo Jesucristo Nuestro Señor que contigo vive y Reina en la unidad del
Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amen.

Confíteor Deo omnipoténti, beátæ Maríæ semper Vírgini, beáto Michaéli Archángelo, beáto
Ioánni Baptístæ, sanctis Apóstolis Petro et Paulo, et ómnibus Sanctis; quia peccávi nimis
cogitatióne, verbo et opere; mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa.
Ideo precor beátam Mariam semper Vírginem, beátum Michaélem Archángelum, beátum
Ioánnem Baptístam, sanctos Apóstolos Petrum et Paulum, et omnes Sanctos, et te Pater, orare
pro me ad Dóminum, Deum nostrum.

Indulgentiam, absolutionem et remissionem peccatorum nostrorum, tribuat nobis omnipotens
et misericors Dominus. Amen.

Credo in Deum Patrem omnipotentem, Creatorem caeli et terrae, et in Iesum Christum, Filium
Eius unicum, Dominum nostrum, qui conceptus est de Spiritu Sancto, natus ex María Vírgine,
passus sub Póntio Piláto, crucifixus, mortuus, et sepultus, descendit ad ínferos, tertia die
resurrexit a mortuis, ascendit ad caelos, sedet ad dexteram Dei Patris omnipotentis, inde
venturus est iudicare vivos et mortuos. Credo in Spiritum Sanctum, sanctam Ecclesiam
catholicam, sanctorum communionem, remissionem peccatorum, carnis resurrectionem et
vitam aeternam. Amen.

Misterios gozosos. (lunes y jueves )
Primo, Beátæ Maríæ Vírginis anuntiatiónem contemplámur, et humílitas pétitur.
(Se contempla la Anunciación de la Santísima Virgen María y se pide la humildad).

Secundo, Beátæ Maríæ Vírginis visitatiónem contemplámur, et ad fratres charitas


pétitur.
(Se contempla la Visitación de la Santísima Virgen Maria a su prima Santa Isabel y se pide el amor al prójimo).

Tertio, Dómini Nóstri Iésu Chrísti nativitátem contemplámur, et paupertátis spíritus


pétitur.
(Se contempla la Natividad de nuestro Señor Jesucristo y se pide el amor a la pobreza).

Quarto, In templo Dómini Nóstri Iésu Chrísti presentatiónem contemplámur, et


obediéntia pétitur.
(Se contempla la Presentación de Nuestro Señor Jesucristo en el templo y se pide la obediencia).

Quinto, In templo Dómini Nóstri Iésu Chrísti inventiónem contemplámur, et Déum


inquæréndi volúntas pétitur.
(Se contempla el hallazgo de nuestro Señor Jesucristo en el templo y se pide el deseo de buscar a Dios).

PATER NOSTER, qui es in caelis,


sanctificetur nomen tuum. Adveniat
regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut
in caelo et in terra. Panem nostrum
Padre nuestro (x1) quotidianum da nobis hodie, et dimitte
nobis debita nostra sicut et nos
dimittimus debitoribus nostris. Et ne
nos inducas in tentationem, sed libera
nos a malo. Amen.
AVE MARIA, gratia plena, Dominus
tecum. Benedicta tu in mulieribus, et
benedictus fructus ventris tui, Iesus.
Ave María (x10)
Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis
peccatoribus, nunc, et in hora mortis
nostrae. Amen.
GLORIA PATRI, et Filio, et Spiritui
Sancto. Sicut erat in principio, et nunc,
Gloria
et semper, et in saecula saeculorum.
Amen.
O BONE IESU, dimitte nobis debita
nostra, salva nos ab igne inferni, perduc
Oración de Fátima in caelum omnes animas, praesertim
eas, quae misericordiae tuae maxime
indigent. Amen.
Misterios dolorosos. (martes y viernes)
Primo, Dómini Nóstri Iésu Chrísti oratiónem in horto contemplamur, et dólor pro
peccatis nostris pétitur.
(Se contempla la oración y la agonía de Nuestro Señor Jesucristo en el huerto y se pide la contrición de nuestros
pecados).

Secundo, Dómini Nóstri Iésu Chrísti flagellatiónem contemplamur, et córporum


nostrórum mortificátio pétitur.
(Se contempla la flagelación de Nuestro Señor Jesucristo y se pide la mortificación de nuestros sentidos).

Tertio, Dómini Nóstri Iésu Chrísti coronationem spinis contemplamur, et supérbiæ


mortificatio pétitur.
(Se contempla la Coronación de espinas de Nuestro Señor Jesucristo y se pide la mortificación de nuestra soberbia).

Quarto, Dómini Nóstri Iésu Chrísti crucis baiulatiónem contemplamur, et patiéntia in


tribulatiónibus pétitur.
(Se contempla a Nuestro Señor Jesucristo con la Cruz a cuestas y se pide la paciencia en las tribulaciones).

Quinto, Dómini Nóstri Iésu Chrísti crucifixiónem et mortem contemplamur, et súi ipsíus
donum ad animárum redemptiónem pétitur.
(Se contempla la Crucifixión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo y se pide el amor de Dios y la redención de las
almas).

PATER NOSTER, qui es in caelis,


sanctificetur nomen tuum. Adveniat
regnum tuum. Fiat voluntas tua, sicut
in caelo et in terra. Panem nostrum
Padre nuestro (x1) quotidianum da nobis hodie, et dimitte
nobis debita nostra sicut et nos
dimittimus debitoribus nostris. Et ne
nos inducas in tentationem, sed libera
nos a malo. Amen.
AVE MARIA, gratia plena, Dominus
tecum. Benedicta tu in mulieribus, et
benedictus fructus ventris tui, Iesus.
Ave María (x10)
Sancta Maria, Mater Dei, ora pro nobis
peccatoribus, nunc, et in hora mortis
nostrae. Amen.
GLORIA PATRI, et Filio, et Spiritui
Sancto. Sicut erat in principio, et nunc,
Gloria
et semper, et in saecula saeculorum.
Amen.
O BONE IESU, dimitte nobis debita
nostra, salva nos ab igne inferni, perduc
Oración de Fátima in caelum omnes animas, praesertim
eas, quae misericordiae tuae maxime
indigent. Amen.
Misterios gloriosos. (miércoles, sábado y domingo)
Primo, Dómini Nóstri Iésu Chrísti resurrectiónem contemplamur, et fídes pétitur.
(Se contempla la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo y se pide la fe).

Secundo, Dómini Nóstri Iésu Chrísti in cælum ascensiónem contemplamur, et spes


pétitur.
(Se contempla la Ascensión de nuestro Señor Jesucristo y se pide la esperanza y el deseo del cielo).

Tertio, Spíritus Sáncti descensiónem contemplamur, et ad Deum cháritas pétitur.


(Se contempla la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles y se pide la caridad).

Quarto, Beátæ Maríæ Vírginis in cælum assumptiónem contemplamur, et bene moriéndi


gratia pétitur.
(Se contempla la Asunción de la Santísima Virgen Maria y se pide la gracia de la buena muerte).

Quinto, Beátæ Maríæ Vírginis coronatiónem contemplamur, et fidúcia in María Regína


Nostra pétitur.
(Se contempla la Coronación de la Santísima Virgen Maria como Reina Nuestra y se pide la confianza en María).

PATER NOSTER, qui es in caelis,


sanctificetur nomen tuum. Adveniat
regnum tuum. Fiat voluntas tua,
sicut in caelo et in terra. Panem
nostrum quotidianum da nobis
Padre nuestro (x1)
hodie, et dimitte nobis debita nostra
sicut et nos dimittimus debitoribus
nostris. Et ne nos inducas in
tentationem, sed libera nos a malo.
Amen.
AVE MARIA, gratia plena,
Dominus tecum. Benedicta tu in
mulieribus, et benedictus fructus
Ave María (x10) ventris tui, Iesus. Sancta Maria,
Mater Dei, ora pro nobis
peccatoribus, nunc, et in hora mortis
nostrae. Amen.
GLORIA PATRI, et Filio, et
Spiritui Sancto. Sicut erat in
Gloria
principio, et nunc, et semper, et in
saecula saeculorum. Amen.
O BONE IESU, dimitte nobis
debita nostra, salva nos ab igne
inferni, perduc in caelum omnes
Oración de Fátima
animas, praesertim eas, quae
misericordiae tuae maxime indigent.
Amen.

Al terminar los cinco o 15 misterios:
Sub tuum praesidium confugimus, Sancta Dei Genitrix. Nostras deprecationes ne
despicias in necessitatibus, sed a periculis cunctis libera nos semper, o Virgo gloriosa et
benedicta. Amen.

Salve Regina

Salve, Regina, Mater misericordiae,


Vita, dulcedo, et spes nostra, salve.
Ad te clamamus, exsules filii Hevae,
Ad te suspiramus, gementes et flentes
In hac lacrimarum valle.
Eia, ergo, advocata nostra, illos tuos
Misericordes oculos ad nos converte;
Et Jesum, benedictum fructum ventris tui,
Nobis post hoc exilium ostende
O clemens, O pia, O dulcis Virgo Maria.

V.: Ora pro nobis sancta Dei Genetrix.


R.: Ut digni efficiamur promissionibus Christi

Sancte Michael Archangele

Sancte Michael Archangele, defende nos in proelio, contra nequitiam et insidias diaboli
esto praesidium.

Imperet illi Deus, supplices deprecamur: tuque, Princeps militiae coelestis, Satanam
aliosque spiritus malignos, qui ad perditionem animarum pervagantur in mundo, divina
virtute, in infernum detrude. Amen.
Oraciones por las intenciones del Santo Padre para ganar indulgencia por
las benditas almas del purgatorio:

PATER NOSTER, qui es in caelis,


sanctificetur nomen tuum. Adveniat
regnum tuum. Fiat voluntas tua,
sicut in caelo et in terra. Panem
nostrum quotidianum da nobis
Padre nuestro (x1)
hodie, et dimitte nobis debita nostra
sicut et nos dimittimus debitoribus
nostris. Et ne nos inducas in
tentationem, sed libera nos a malo.
Amen.
AVE MARIA, gratia plena,
Dominus tecum. Benedicta tu in
mulieribus, et benedictus fructus
Ave María (x3) ventris tui, Iesus. Sancta Maria,
Mater Dei, ora pro nobis
peccatoribus, nunc, et in hora mortis
nostrae. Amen.
GLORIA PATRI, et Filio, et
Spiritui Sancto. Sicut erat in
Gloria
principio, et nunc, et semper, et in
saecula saeculorum. Amen.


Letanías de Nuestra Señora
(Tomado del libro el Camino Recto y Seguro para llegar al Cielo de San Antonio María Claret, página 238)

Kyrie, eléison. R. Kyrie, eléison.


Christe, eléison. R. Christe, eléison.
Kyrie, eléison. R. Kyrie, eléison.
Christe, áudi nos. R. Christe, áudi nos.
Christe, exáudi nos. R. Christe, exáudi nos.
Pater de cælis, Deus, R. miserére nobis.
Fili, Redémptor mundi, Deus, R. miserére nobis.
Spíritus Sancte, Deus, R. miserére nobis.
Sancta Trínitas, unus Deus, R. miserére nobis.
Sancta María. R. Ora pro nobis
Sancta Dei Génetrix.
Sancta Virgo Vírginum.
Mater Christi,
Mater Ecclésiæ,
Mater divínæ grátiæ, Turris davídica,
Mater puríssima, Turris ebúrnea,
Mater castíssima, Domus áurea,
Mater invioláta, Fœderis arca,
Mater intemerata, Iánua cæli,
Mater immaculáta, Stella matutina,
Mater amábilis, Salus infirmórum,
Mater admirábilis, Refúgium peccatórum,
Mater boni consílii, Consolátrix afflictórum,
Mater Creatóris, Auxílium christianórum,
Mater Salvatóris, Regína Angelórum,
Virgo prudentíssima, Regína Patriarchárum,
Virgo veneranda, Regína Prophetárum,
Virgo prædicánda, Regína Apostolórum.
Virgo potens, Regína Mártyrum,
Virgo clemens, Regína Confessórum,
Virgo fidélis, Regína Vírginum,
Speculum iustitiæ, Regína Sanctórum ómnium,
Sedes sapiéntiæ, Regína sine labe originali concépta,
Causa nostræ laetítiæ, Regína in cælum assúmpta
Vas spirituále, Regína sacratíssimi Rosárii,
Vas honorábile, Regína famíliæ,
Vas insígne devotiónis, Regína pacis,
Rosa mystica,

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. R. Parce nobis, Dómine.


Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. R. Exáudi nos, Dómine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi. R. Miserére nobis.

V. Ora pro nobis Sancta Dei Génetrix. R. Ut digni efficiámur promissiónibus Christi.

Concede nos fámulos tuos, quáesumus, Dómine Deus, perpetua mentis et córporis
sanitáte guadére; et gloriosa beátae Mariae Semper Vírginis intercessióne, a praesénti
liberári tristítia et aetérna pérfrui laetítia, Per Chrístum Dóminum nostrum. Amen.
Oración enseñada por el Ángel de la Paz, a los Pastorcitos de Fátima,
mientras sostenía un Cáliz sobre el cual flotaba una Hostia Consagrada de la
cual caían gotas de sangre:

«Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te


ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en
todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias
con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del
Corazón Inmaculado de María, te pido la conversión de los pobres pecadores.» (1 vez)

«Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no
adoran, no esperan y no te aman.» (3 veces)

«Oh, Jesús, es por tu amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los
pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María.» (1 vez)

Acto de Consagración y Desagravio al Sagrado Corazón de Jesús


(Tomado del libro el Camino Recto y Seguro para llegar al Cielo de San Antonio María Claret, página 218)

¡Oh Corazón de Jesús!: Yo quiero consagrarme a Ti con todo el fervor de mi espíritu.


Sobre el ara del altar en que te inmolas por mi amor, deposito todo mi ser: mi cuerpo,
que respetaré como templo en que Tú habitas; mi alma, que cultivaré como jardín en que
te recreas; mis sentidos, que guardaré como puerta de tentación; mis potencias, que
abriré a las inspiraciones de la gracia; mis pensamientos, que apartaré de las ilusiones
del mundo; mis deseos, que pondré al abrigo de tu protección; mis pasiones, que se
someterán al freno de tus mandamientos; mis pecados, que detestaré mientras haya odio
en mi pecho y que lloraré sin cesar mientras haya en mis ojos lágrimas. Mi corazón
quiere ser desde ahora para siempre todo tuyo, como Tú, ¡oh Corazón Divino!, has
querido ser siempre todo mío. Tuyo todo. Tuyo siempre; no más culpas, no más tibiezas.
Yo te serviré por los que te ofenden; pensaré en Ti por los que te olvidan; te amaré por
los que te odian; y lloraré, gemiré y me sacrificaré por los que te blasfeman sin
conocerte. Tú, que penetras los corazones y sabes la sinceridad de mi deseo,
comunícame aquella gracia que hace al débil omnipotente; dame el triunfo del valor en
las batallas de la tierra y cíñeme la oliva de la paz en las mansiones de la gloria. Amén.

También podría gustarte