Está en la página 1de 5

Datos y cifras (ulises)

 Cerca de 800 000 personas se suicidan cada año.

 Por cada suicidio, hay muchas más tentativas de suicidio cada año.
Entre la población en general, un intento de suicidio no consumado es
el factor individual de riesgo más importante.

 El suicidio es la tercera causa de muerte para los jóvenes de edades


comprendidas entre los 15 y los 19 años.

El suicidio se puede producir a cualquier edad, y en 2016 fue la segunda causa


principal de defunción en el grupo de 15 a 29 años en todo el mundo.

El suicidio es un grave problema de salud pública; no obstante, es prevenible


mediante intervenciones oportunas, basadas en datos fidedignos y a menudo de
bajo coste. Para que las respuestas nacionales sean eficaces se requiere una
estrategia de prevención del suicidio multisectorial e integral.
Factores de Riesgo de Suicidio

La depresión no es el único factor de riesgo para el suicidio. Hay algunas


experiencias en la vida de un niño o adolescente que lo ponen en mayor riesgo.
Aunque algunos de estos factores de riesgo no se pueden cambiar, es importante
saber que pueden aumentar la posibilidad de un intento de suicidio. Algunos de los
principales factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de suicidio en niños
y adolescentes son:

 Historia familiar de depresión o suicidio


 Trastorno psicológico, especialmente depresión, trastorno bipolar y/o
trastorno por consumo abusivo de alcohol y drogas
 Intento de suicidio previo
 Acceso a un arma de fuego
 Eventos de la vida estresantes o pérdidas y falta de apoyo familiar
 Afección médica grave y/o dolor fuerte
 Inquietudes sobre la identidad sexual
 Antecedentes de abuso o haber sufrido hostigamiento severo

Factores de Protección(por si nadie lo dice)

Algunas cosas en la vida pueden ayudar a proteger a una persona de los


pensamientos e intentos suicidas:

 Conexión con la comunidad


 Apoyo de los amigos y la familia
 Creencias espirituales que valoran la vida y se oponen al suicidio
 Acceso a atención médica y tratamiento
 Habilidades para la resolución de problemas
 Hábitos de estilo de vida saludable (sin abuso de sustancias)

Adolecentes (Karla)

La adolescencia es un período de desarrollo estresante lleno de cambios mayores: cambios


corporales, cambios en pensamientos y cambios en sentimientos.

Para algunos adolescentes, los cambios normales del desarrollo, cuando se combinan con otros
eventos o cambios en sus familias, como el divorcio.

El suicidio es la tercera causa de muerte entre los 15 y 24 años de edad. De acuerdo con el
Instituto Nacional de la Salud Mental (National Institute of Mental Health), estudios científicos
confiables han encontrado lo siguiente:

Existe una relación de 25 intentos de suicidio por cada uno que se concreta. Esta relación es
incluso mayor en la juventud.

Los factores de riesgo más fuertes para los intentos de suicidio en la juventud son la depresión, el
abuso de sustancias y los comportamientos agresivos y perturbadores.

Las mujeres son más propensas a intentar el suicidio que los hombres.

Se utilizan armas de fuego en más de la mitad de los suicidios en la juventud.

eñales de advertencia de sentimientos, pensamientos o comportamiento suicida

Muchas de las señales de advertencia de posibles sentimientos suicidas son también síntomas de
depresión.

Mientras su hijo sea menor de edad, usted estará involucrado en todas las decisiones
con respecto al tratamiento. Cualquier adolescente que haya intentado suicidarse

necesita una evaluación física inicial para descartar situaciones médicas que pongan en
riesgo la vida. Esto debe estar seguido de la evaluación psiquiátrica y el tratamiento
hasta que el adolescente esté psiquiátricamente estable. Esto suele hacerse en un

centro de internación para garantizar la seguridad del adolescente.

AYUDA DIRECTA (Raul)

Comienza por formular preguntas


El primer paso es averiguar si la persona corre riesgo de seguir sus sentimientos
suicidas. Actúa con delicadeza, pero formula preguntas directas, como las
siguientes:

 ¿Cómo estás afrontando lo que ha estado ocurriendo en tu vida?


 ¿A veces sientes ganas de darte por vencido?
 ¿Piensas en la muerte?
 ¿Piensas en hacerte daño?
 ¿Piensas en el suicidio?
 ¿Alguna vez has pensado en el suicidio o has intentado hacerte daño?
 ¿Pensaste cómo o cuándo lo harías?
 ¿Tienes acceso a armas u objetos que se puedan utilizar como armas para
hacerte daño?
Preguntarle a una persona acerca de pensamientos o sentimientos suicidas no la
motivará a tener conductas autodestructivas. De hecho, ofrecer la oportunidad de
hablar acerca de los sentimientos puede reducir el riesgo de que siga sus
sentimientos suicidas.

Busca señales de alerta


No siempre puedes saber cuándo un ser querido o un amigo está pensando en
suicidarse. Sin embargo, estos son algunos signos frecuentes:

 Hablar acerca del suicidio; por ejemplo, hacer afirmaciones como «voy a
matarme», «quisiera estar muerto» o «desearía no haber nacido»
 Obtener los medios para atentar contra tu propia vida, como comprar un arma o
almacenar píldoras
 Retraimiento de la vida social y deseo de estar solo
 Tener cambios de humor, como pasar de estar eufórico un día a estar
profundamente desalentado al día siguiente
 Preocuparse por la muerte, por el hecho de morir o por la violencia
 Sentir desesperanza o impotencia ante una situación
 Aumentar el consumo de alcohol o de drogas
 Sufrir cambios en la rutina normal, por ejemplo, cambios en la alimentación y en
los horarios de sueño
 Hacer cosas riesgosas o autodestructivas, como consumir drogas o conducir con
imprudencia
 Regalar sus pertenencias o dejar sus asuntos en orden cuando no existen motivos
lógicos para hacerlo
 Despedirse de las personas como si la despedida fuera definitiva
 Desarrollar cambios de personalidad o estar sumamente ansioso o agitado, en
particular al experimentar algunos de los signos de advertencia antes indicados
Si necesitas ayuda inmediata
Si alguien ha intentado suicidarse:

 No dejes sola a la persona.


 Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato. O bien, si crees que
puedes hacerlo de forma segura, lleva a la persona a la sala de emergencias del
hospital más cercano.
 Intenta averiguar si la persona está bajo los efectos del alcohol o las drogas, o si
es posible que haya tomado una sobredosis.
 Informa de inmediato a un familiar o a un amigo acerca de lo que está sucediendo.
Si un amigo o un ser querido habla o se comporta de una manera que te hace
pensar que podría intentar suicidarse, no intentes manejar la situación por tu
cuenta:

 Busca ayuda de un profesional capacitado tan pronto como sea posible. Es


posible que la persona necesite hospitalización hasta que haya pasado la crisis
suicida.
 Anima a la persona a que llame a una línea directa de prevención del
suicidio. En los Estados Unidos, llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea
Nacional de Prevención del Suicidio) al 800-273-TALK (800-273-8255) para
contactarte con un consejero especializado. Usa ese mismo número y presiona «1»
para contactarte con la Veterans Crisis Line (Línea de Crisis para Veteranos).

https://www.cincinnatichildrens.org/espanol/temas-de-
salud/alpha/d/depression-suicide

También podría gustarte