Comparación de métodos de cálculo de la ampacidad en conductores

aéreos tipo ACSR

Carlos Garrido Suárez, Antonio Fernández Otero y Andrés Feijóo Lorenzo
Departamento de Ingeniería Eléctrica
E.T.S.I.I., Universidad de Vigo
Campus Universitario de Marcosende, 36310 Vigo (España)
Tel.:+34 986 812600, fax:+34 986 812173, e-mail: garridos@uvigo.es, afotero@uvigo.es,
afeijoo@uvigo.es


Resumen. El estudio de la ampacidad en conductores aéreos
es de enorme interés para saber las condiciones máximas de
explotación de líneas aéreas, sobre todo bajo situaciones de
sobrecarga y cortocircuitos. El cálculo para conductores tipo
ACSR presenta inconvenientes que sólo pueden soslayarse
utilizando métodos de análisis numérico. Aunque en la literatura
hay diferentes propuestas sobre el tema, en este trabajo
presentamos un modelo basado en diferencias finitas que ha
dado buenos resultados en la simulación al compararlos con
medidas reales sobre conductores. El modelo nos permite
investigar el comportamiento de los conductores bajo diferentes
supuestos, así como compararlo con otros modelos y analizar la
bondad de los mismos.

Palabras llave: ampacidad, conductores aéreos,
conductores ACSR, análisis térmico.


1. Introducción
Debido al incremento de la demanda, a la cada vez más
difícil posibilidad de construir nuevas líneas eléctricas y a
buscar la máxima optimización en el servicio, las líneas
aéreas de transporte de energía presentan un grado de
utilización elevado, que en horas punta de demanda alcanza
en muchos casos el límite para el que han sido diseñadas.
Ante situaciones de emergencia (sobrecarga,
cortocircuitos), es necesario actuar sobre la línea para evitar
que la misma pueda deteriorarse. Para establecer una
política adecuada en casos de emergencia, es necesario
conocer con bastante precisión la carga máxima
(ampacidad) que la línea puede soportar y el tiempo durante
el cual dicha carga puede mantenerse. La duración y el
valor de la intensidad que puede soportar una línea ante un
cortocircuito o sobrecarga depende de la temperatura que se
alcanzan en los conductores.
En el curso de las últimas décadas han aparecido algunos
trabajos [1]-[4] que tratan de estudiar este problema
utilizando distintas técnicas numéricas. No obstante, los
modelos propuestos hacen simplificaciones que pueden
conducir a errores en la estimación de la temperatura y, por
tanto, en el cálculo de la duración máxima de la emergencia
que pueden soportar los conductores.
Por otra parte, el grupo de trabajo 22.12 de la CIGRE [5] ha
propuesto para este tema diferentes modelos analíticos que
pueden ser utilizados para determinar la ampacidad en
conductores aéreos de tipo ACSR. Estos modelos, al ser
formulados teniendo en cuenta diferentes parámetros de los
elementos componentes del conductor, ofrecen resultados
dispares, con lo cual son de difícil aplicación práctica ya
que no se establece ningún criterio útil sobre cual de los
modelos puede ser más adecuado a cada caso.
El incremento térmico se debe a la circulación de la
corriente por los conductores (efecto Joule). No obstante,
la corriente no tiene una distribución homogénea en toda
la sección del conductor, ya que, debido al efecto
pelicular o skin, la densidad de corriente es superior en la
zona externa del conductor que en su zona más interna.
Por otra parte, en los conductores de composición mixta
(núcleo de acero rodeado de aluminio, tipo ACSR), la
resistividad de los materiales es diferente, motivando
también una modificación en la distribución de la
densidad de corriente. Además, en el caso del acero se
genera calor debido a la circulación de intensidades
inducidas por campos magnéticos. Todo ello hace que el
cálculo de la distribución real de la densidad de corriente
pueda complicarse.
Las propiedades de los materiales que componen el
conductor son función de su temperatura. Ello motiva que
al variar la resistencia eléctrica de los componentes del
conductor, varíe también la distribución de la densidad de
corriente y, por tanto, el calor generado por efecto Joule.
Por otra parte, para un cálculo riguroso, es necesario
considerar las pérdidas por convección de calor al medio
circundante.
Teniendo en cuenta lo anterior, el problema sólo puede
ser abordado mediante técnicas numéricas con el fin de
resolver de forma simultánea la ecuación de distribución
de la densidad de corriente y la ecuación de difusión
térmica. En nuestro caso, el modelo desarrollado, utiliza
el método de las diferencias finitas. Con objeto de
alcanzar una mayor precisión, las ecuaciones anteriores
se plantean en coordenadas polares utilizando un paso de
discretización variable. Considerando que los coeficientes
del sistema de ecuaciones dependen de la solución y que
se obtienen términos no lineales, el sistema se resuelve
mediante el método de Gauss-Seidel sobrerrelajado.

2. Modelado del problema
Los conductores aéreos tipo ACSR presentan una sección
similar a la que se muestra en la figura 1. Un nucleo
central normalmente de acero (función de soporte de
tensiones mecánicas) es rodeado por un elemento
conductor de aluminio. Tanto el núcleo como la sección
conductora están (o pueden estar) formados por varios
alambres.

S
S
s
a
acero
aluminio


Fig. 1. Sección típica de un conductor ACSR.

Para obtener la distribución de la densidad de corriente J,
es necesario obtener la distribución del campo eléctrico E
en el interior del conductor y relacionarlo con la densidad
de corriente a través de la ecuación J=σE, siendo σ la
conductividad eléctrica. A partir de la ecuaciones de
Maxwell [6], se deduce la ecuación que debe satisfacer el
campo eléctrico E y, por tanto, la densidad de corriente:

∆E -
E
t
µσ


εµ


E
t
- = 0
2
2
=>
∆J -
J
t
µσ


εµ


J
t
- = 0
2
2
(1)

Siendo µ la permeabilidad magnética y ε la permitividad
eléctrica. Teniendo en cuenta que el campo, y por tanto la
densidad de corriente J, varían de forma sinusoidal con el
tiempo y que presentan simetría axial, aplicando el
método de las magnitudes complejas, obtenemos:

( )
1
0
0
r r
r
E
r
E




µ ωσ ω ε
|
.

`
,

- j - = 0
2

( )
1
0
0
r r
r
J
r
J




µ ωσ ω ε
|
.

`
,

- j - = 0
2
(2)
siendo j la unidad imaginaria y ω la frecuencia angular.
E
0
y J
0
representan las amplitudes complejas del campo
eléctrico y de la densidad de corriente eléctrica
respectivamente. Para la resolución de la ecuación
anterior es necesario tener en cuenta las condiciones de
contorno: la continuidad del campo eléctrico en los dos
medios y su valor en la frontera exterior y la relación
entre la intensidad total I y la densidad de corriente. Esto
nos permite obtener para la frontera entre ambos
materiales y como condición global para la densidad de
corriente:

J
s
s
0
σ σ
=
J
0a
a
,
I = dS
a
(J .dS + J
0s s 0a ∫
. )
(3)

donde los subíndices “s” y “a” se refieren
respectivamente a los valores de las variables en el hierro
y en el aluminio.

Para obtener la temperatura en el conductor es necesario
resolver la ecuación de difusión del calor (considerando
la variabilidad de la conductividad térmica con la
temperatura), la cual en coordenadas cilíndricas viene
dada por:

dCp
T
t
T
r
T
r
T
r
T
r
T
r







∂θ





∂θ
=
K
r
+ K + +
K
T
+ + Q
2 2
2 2 2
2 2

]
]
]
]
|
.

`
,

|
.

`
,

]
]
]
]
(4)

siendo d la densidad, Cp el calor específico y K la
conductividad térmica. Q representa el calor generado por
unidad de tiempo y unidad de volumen debido a la
densidad de corriente J y viene dada por Q = ρJ
2
, siendo ρ
la resistividad eléctrica del material. Tanto Cp como K
pueden variar de punto a punto con la temperatura.

La ecuación anterior, resuelta en ambos materiales,
presenta las siguientes condiciones de contorno:

a) En la superficie de separación entre el aluminio y el
aire se considera las pérdidas por convección, por lo
que la temperatura en dicha superficie se obtiene
teniendo en cuenta la ley de Newton:

(KT) = - h(T-T
A
∇ )
(5)

siendo h el coeficiente de convección (W/m
2
ºC), T la
temperatura en la superficie, y T
A
la temperatura del aire.
El coeficiente de convección depende de la velocidad del
viento por lo que puede variar de punto a punto en el
contorno del conductor.

b) En la separación entre los dos materiales del
conductor se cumple la continuidad del flujo
calorífico en la superficie de separación:

K
T
l
T
l
s




= K
a (6)

siendo l la normal a la superficie de separación, y K
s
y K
a

representan las conductividades térmicas del acero y
aluminio respectivamente. Así mismo, la temperatura en
ambos medios en los puntos frontera ha de ser la misma.
Aunque a priori pudiese parecer que la geometría
ensayada presenta simetria axial, las condiciones de
contorno para la superficie exterior pueden variar de
punto a punto por lo que es necesario conservar la
variable angular en el cálculo térmico.

Para resolver la ecuación del campo eléctrico y la
ecuación de difusión del calor de forma simultánea, se
sustituyen las derivadas parciales por su aproximación en
diferencias finitas [7]. Para ello se realizan un mallado o
partición de variables discretas (i,j) en el dominio bajo
estudio y que se representa en la figura 2

i,j


Fig. 2. Mallado discreto de la sección de un conductor ACSR
usado en el Método de Diferencias Finitas.

Para una una mayor precisión del método, se utiliza una
discretización en r de paso variable. La discretización en r
disminuye con el incremento del radio. Para la densidad
de corriente J
0
se obtiene:

( )
, 1, 1, , 1, ,
1 2 1 1 2 1 2
1
2 -2
2
i j i j i j i j i j i j
J J J J J J
r r r r r r r r
− + −
− − ]
+ + +
]
∆ ∆ ∆ ∆ + ∆ ∆ ∆
]

( )
1, 2
,
2 1 2
+2 - (j - ) = 0
i j
i j
J
J
r r r
µ σω ω ε
+
∆ ∆ + ∆
(7)

donde J
i,j
representa la densidad de corriente en el punto
de coordenadas discretas i,j. Para resolver la anterior
ecuación en ambos materiales, es necesario tener en
cuenta las condiciones de contorno. Puesto que una de las
condiciones es una condición global, se introduce un
valor arbitrario de la densidad de corriente en la
superficie del conductor. Se resuelve la ecuación con esta
condición global arbitraria y una vez determinada la
densidad de corriente se comprueba el valor obtenido de
la intensidad I, modificándose la condición en la
superficie y resolviendo de nuevo, hasta que el proceso
converge. La condición inicial usada para la densidad de
corriente en la superficie es el valor de la densidad de
corriente que se obtendría si se desprecia el efecto skin, y
considerando que la densidad de corriente se distribuye
en ambos materiales proporcionalmente a sus
conductividades eléctricas.

Con la discretización, se obtiene para la Temperatura T:

( )
, 1, 1, , 1, ,
1 2 1 1 2 1 2
2 -2 +
2
i j i j i j i j i j i j
T T T T T T
K
K K
r r r r r r r r
− + −
− − ]
+ +
]
∆ ∆ ∆ ∆ +∆ ∆ ∆
]

( )
1, , 1 , , 1
2 2
2 1 2
2
2 + +
i j i j j i j i j
T T T T K
K
r r r r θ
+ − +
− + ]
+
]
∆ ∆ + ∆ ∆
]


2 2 2
0 0 0 0 0 0
, 1, 1, , , 1 , 1
2
1 2
1 1
+ +
2 2
i j i j i j i j i j i j
T T T T T T
K K
T r r r T
∂ ∂
∂ ∂ θ
− + + −
]
| ` | ` ] − − −
]
+ ]

∆ ∆ ∆ ] ]
. , . , ]
]

0
, ,
p
+ Q = C
i j i j
T T
d
t


(8)
donde "i" y "j" representan, respectivamente, las variables
discretas en las coordenadas r y θ. Teniendo en cuenta
que la conductividad σ depende de la temperatura, para
cada paso discreto de tiempo ∆t se obtiene en primer
lugar la densidad de corriente J. A continuación con los
valores de J se calculan las nuevas temperaturas al final
del intervalo. Considerando la variabilidad de los
parámetros con la temperatura, el sistema de ecuaciones
se resuelve mediante el método de Gauss-Seidel
sobrerrelajado. Los términos no lineales se evalúan con la
temperatura T
0
existente al inicio del intervalo discreto de
tiempo ∆t.

3. Resultados

En primer lugar, como un objetivo inicial de este trabajo
es probar la influencia del efecto skin y de la
permeabilidad magnética µ del acero sobre la distribución
de la densidad de corriente en el conductor. De acuerdo
con los resultados obtenidos, si se supone la misma
permeabilidad magnética µ para el acero y el aluminio, la
diferencia entre la densidad de corriente calculada y la
densidad de corriente obtenida simplemente por una
distribución proporcional de acuerdo a la
conductividades eléctricas de cada material, es
prácticamente despreciable. Esto nos confirma que el
efecto skin es muy pequeño a la frecuencia industrial de
50 Hz. Sin embargo, el acero, dependiendo de su
composición, presenta permeabilidades magnéticas
relativas mucho mayores que la unidad, por lo tanto este
parámetro puede afectar considerablemente a la
distribución de la densidad de corriente. En la figura 3 se
representa la densidad de corriente que se obtiene para un
conduct or tipo LA110 ACSR con una sección de 22 mm
2

de acero y una sección de 94.25 mm
2
de aluminio, para
una intensidad de prueba de 960 A. Una de las curvas
representa la densidad de corriente sin tener en cuenta el
efecto skin, de tal forma que la densidad de corriente se
distribuye entre el acero y el alumnio de forma
proporcional a sus conductividades eléctricas. En el
cálculo de las otras dos curvas, se ha considerado el
efecto skin y con permeabilidades magnéticas de 200 y
1000 respectivamente para el acero. Como puede
observarse, el incremento de la permeabilidad magnética
relativa, da lugar a una considerable disminución de la
densidad de corriente en el acero y, por lo tanto, a un
incremento de esta magnitud en el aluminio. Mientras la
densidad de corriente se reduce considerablemente
conforme el radio decrece en el acero, en el aluminio la
densidad de corriente crece sólo ligeramente con el
incremento del radio.

0
2
4
6
8
10
12
0 1 2 3 4 5 6 7
Radio (mm)
d
e
n
s
i
d
a
d

d
e

c
o
r
r
i
e
n
t
e

(
A
/
m
m
2
)
skin (200)
skin (1000)
no skin

Fig. 3. Densidad de corriente en función del radio del
conductor.

0
20
40
60
80
100
120
140
160
180
0 1 2 3 4 5 6 7
velocidad del viento (m/s)
T
e
m
p
e
r
a
t
u
r
a

(
º
C
)
I=200 A
I=300 A
I=400 A

Fig. 4. Temperatura en la superficie del conductor en función de
la velocidad del viento.

En condiciones estacionarias, la temperatura en el
conductor depende en gran medida de las condiciones
ambientales. Para ver la influencia de la velocidad de
viento, el coeficiente de convección puede expresarse [8]
como h=7.38 + 1.92v
0.75
W/ºC.m
2
, donde v es la
velocidad del viento en m/s. La figura 4 muestra la
temperatura en la superficie de un conductor en función
de la velocidad del viento para tres intensidades
diferentes. El conductor modelado se designa como
120/70 por la norma DIN 48 204. La temperatura
ambiente es de 20ºC. Como puede observarse, la
velocidad de viento influye en la temperatura del
conductor enormemente, especialmente cuando la
intensidad es alta. Así, mientras para 200 A la
temperatura disminuye 14ºC con el aumento en la
velocidad del viento entre 0 y 7 m/s, para 400 A., la
disminución de temperatura es mayor de 90ºC. De lo
anterior se desprende que es necesario considerar no
solamente la temperatura ambiente sino también la
velocidad del viento a fin de estimar la ampacidad.
0
1
2
3
4
5
6
0 200 400 600
Intensidad eficaz (A)
S
a
l
t
o

t
é
r
m
i
c
o

(
º
C
)
v=7,5,2,0 m/s
v=3,2,1,0 m/s

Fig. 5. Salto térmico en la superficie del conductor en función
de la intensidad eficaz.

Con el fin de estudiar la influencia de la dirección y
velocidad de viento sobre la temperatura del conductor,
hemos supuesto que el viento es perpendicular al
conductor con una velocidad determinada. Esta velocidad
se reduce sobre el resto del contorno hasta ser nula en el
punto diametralmente opuesto al de la incidencia de
viento. La figura 5 representa la diferencia de
temperaturas entre el punto más caliente ( velocidad del
viento nula) y el punto más frío (velocidad del viento
máxima) de la superficie del conductor, en función de la
intensidad de corriente. El tipo de conductor es igual que
el de la figura previa y la temperatura ambiente es de
20ºC. Puede verse que, en condiciones estacionarias, la
diferencia de temperaturas en la superficie del conductor
son inferiores a 6ºC, a pesar de que alguna de las
intensidades de corriente utilizadas (I>400 A) representa
valores de sobrecarga de la línea. Para la corriente normal
de carga las diferencias no sobrepasan 3ºC.

Uno de los problemas más grandes para las compañías
eléctricas es la interrupción en el servicio ocasionada por
sobrecargas y cortocircuitos, ya que reduce la calidad del
suministro eléctrico. Con el fin de reducir la interrupción
del servicio al mínimo, es necesario saber, con la mayor
precisión posible, el tiempo que la instalación puede
mantener una temperatura segura sin provocar su
envejecimiento prematuro. En otras palabras, el
controlador de la red eléctrica necesita saber el tiempo
que la instalación puede mantener un cortocircuito
determinado de acuerdo a parámetros dados tal como la
temperatura ambiente, la velocidad de viento, la
temperatura del conductor antes del cortocircuito, etc.
Para calcular la temperatura en el conductor durante un
cortocircuito se usan normalmente el modelo analítico
adiabático [5] y, en algún caso, modelos analíticos [9]
que incluyen el intercambio de energía con el medio
exterior. Estos modelos simplificados ofrecen resultados
que son bastantes distintos de los valores medidos
experimentalmente [5]. Para que el presente modelo
pueda usarse en el cálculo de la temperatura y la
ampacidad, es necesario contrastarlo con medidas
experimentales. La tabla I muestra los valores de la
temperatura alcanzada en un conductor tipo AACSR 210
para valores diferentes de la corriente de cortocircuito
después de trascurridos 350 ms desde el inicio del
cortocircuito. Puede verse que los resultados obtenidos
con nuestro modelo coinciden satisfactoriamente con los
valores reales medidos. Según los datos reales
disponibles, para 0.35 s, la temperatura ambiente es de
20ºC.

Tabla I. temperatura calculada y medida para diferentes
cortocircuitos en un conductor AACSR

Intensidad T (ºC) calculada
t = 0.35 s
T (ºC) medida
t = 0.35 s
5 kA 21.6 21.5
11 kA 27.8 28
15 kA 34.7 35
21 kA 49.6 49.5
26 kA 66.7 67

Por otra parte, hemos considerado conveniente analizar
las fórmulas propuestas por el grupo de trabajo WG22.12
de Cigre a fin de verificar la concordancia, tanto con
nuestro modelo como con las medidas reales, así como
verificar las diferencias fundamentales entre las fórmulas
propuestas.
Como puede observarse en la fig. 6, las diferentes
fórmulas propuestas por WG22.12 (marcadas como A, B,
C y D) arrojan resultados dispares si se compara con los
valores medidos. Por otra parte los resultados obtenidos
con nuestro modelo coinciden con los resultados
experimentales.

Conductor AACSR 210-A2/S1A-30/7
T=20ºC; t=0,35 seg
20
30
40
50
60
70
80
0 10 20 30
Intensidad cortocircuito (kA)
T
e
m
p
e
r
a
t
u
r
a

º
C
medida
WG22.12 A
WG22.12 B
WG22.12 C
WG22.12 D
Calculada

Fig.6. Comparación con valores reales de la t emperatura en la
superficie del conductor en función de la intensidad.
También hemos considerado interesante en este trabajo
estudiar la influencia que la distribución de la densidad de
corriente puede tener en el resultado final del cálculo de
la ampacidad. Para este análisis hemos realizado el
cálculo considerando diferentes distribuciones de la
densidad de corriente, partiendo de la distribución real
ofrecida por las ecuaciones de Maxwell hasta una
distribución uniforme independiente de la composición
del conductor. Los resultados preliminares indican que
solo en determinadas circunstancias, la distribución de
corriente juega un papel fundamental en el cálculo de la
ampacidad y la duración máxima que una situación de
emergencia puede mantenerse.

4. Conclusiones
En este trabajo presentamo s un modelo para calcular la
ampacidad y temperatura en conductores aéreos tipo
ACSR que permite su cálculo no solo en función del
tiempo de duración del cortocircuito sino también en
función de las condiciones ambientales y de la situación
de carga previa del conductor. Los resultados obtenidos
coinciden plenamente con los medidos. Por otra parte
hemos contrastado que las propuestas del grupo
WG22.12 de cigre sobre este tema no son muy
adecuadas.
Referencias

[1] J.F. Miñambres, J.J. Barandiarán, R. Alvarez-Isasi,
M.A. Zorrozua, I. Zamora and A.J. Mazón, “Radial
temperature distribution in ACSR conductors
applying finite elements”, IEEE Trans. On Power
Delivery, 14, pp. 472-478, 1999.
[2] W.Z. Black, S.S. Collins and J.F. Hall, "Theoretical
model for temperature gradients within bare
overhead conductors", IEEE Trans. on Power
Delivery, 3, pp. 707-715, 1988.
[3] V.T. Morgan, "The radial temperature distribution and
efective radial thermal conductivity in bare solid
and stranded conductors", IEEE Trans. on Power
Delivery, 5, pp. 1443-1452, 1990.
[4] D.A. Douglass, "Radial and axial temperature
gradients in bare stranded conductor", IEEE Trans.
on Power Delivery, PWRD-1, pp. 7-15, 1986.
[5] R. Stephen et al., “The thermal behaviour of
overhead conductors”, Électra, 185, pp. 74-87,
1999.
[6] M.A. Plonus, Applied Electromagnetics, McGraw-
Hill, New York (USA), (1980).
[7] D. Euvrard, Résolution numérique des équations aux
dérivées partielles, Paris: Ed. Masson, (1988).
[8] Mitchell and O.N. Abdeñ-Hadi, "Temperature
distribution around buried cables", IEEE Trans.
Power Apparatus and Systems, PAS-98 , pp. 1158-
1166, 1979.
[9] R. Stephen et al., "the thermal behaviour of overhead
conductors, section 3: Mathematical model for
evaluations of conductor temperature in the
unsteady state", Electra, 174, pp. 58-69, 1997.

de la densidad de corriente y la ecuación de difusión térmica. resuelta en ambos materiales. la cual en coordenadas cilíndricas viene dada por: 2 2  ∂2T ∂T K ∂T ∂2T  ∂ K  ∂T ∂T    +    + Q = + K + +    r∂θ   ∂t r ∂r  2  r 2 ∂θ2  ∂T  ∂r   ∂r   acero Ss dCp (4) Sa aluminio Fig. 1 ∂ r ∂r  ∂J 0  . y TA la temperatura del aire. Para obtener la temperatura en el conductor es necesario resolver la ecuación de difusión del calor (considerando la variabilidad de la conductividad térmica con la temperatura).dSa ) (3) donde los subíndices “s” y “a” se refieren respectivamente a los valores de las variables en el hierro y en el aluminio.ω ε E 0 = 0 r ∂r  ∂r  ( ) Ks ∂T ∂T = Ka ∂l ∂l (6) . b) En la separación entre los dos materiales del conductor se cumple la continuidad del flujo calorífico en la superficie de separación: ∂  ∂E 0  2 r  .εµ 2 = 0 ∂t ∂t ∇(KT) = . Teniendo en cuenta que el campo. Q representa el calor generado por unidad de tiempo y unidad de volumen debido a la densidad de corriente J y viene dada por Q = ρJ 2 . obtenemos: 1 siendo h el coeficiente de convección (W/m2 ºC). es necesario obtener la distribución del campo eléctrico E en el interior del conductor y relacionarlo con la densidad de corriente a través de la ecuación J=σE. Modelado del problema Los conductores aéreos tipo ACSR presentan una sección similar a la que se muestra en la figura 1. el modelo desarrollado. varían de forma sinusoidal con el tiempo y que presentan simetría axial.εµ = 0 => ∂t ∂t 2 (1) siendo d la densidad. Para obtener la distribución de la densidad de corriente J. Un nucleo central normalmente de acero (función de soporte de tensiones mecánicas) es rodeado por un elemento conductor de aluminio. Sección típica de un conductor ACSR. El coeficiente de convección depende de la velocidad del viento por lo que puede variar de punto a punto en el contorno del conductor. Cp el calor específico y K la conductividad térmica. la densidad de corriente: ∆E .ω2 ε J 0 = 0 r  ∂r   ( ) (2) 2. el sistema se resuelve mediante el método de Gauss-Seidel sobrerrelajado. E0 y J0 representan las amplitudes complejas del campo eléctrico y de la densidad de corriente eléctrica respectivamente. presenta las siguientes condiciones de contorno: a) En la superficie de separación entre el aluminio y el aire se considera las pérdidas por convección. En nuestro caso. Tanto el núcleo como la sección conductora están ( pueden estar) formados por varios o alambres. Esto nos permite obtener para la frontera entre ambos materiales y como condición global para la densidad de corriente: J0 s J = 0a . utiliza el método de las diferencias finitas.µ jωσ . siendo σ la conductividad eléctrica.h(T-TA ) (5) Siendo µ la permeabilidad magnética y ε la permitividad eléctrica. por tanto. La ecuación anterior.µ jωσ .µσ . siendo ρ la resistividad eléctrica del material. 1. A partir de la ecuaciones de Maxwell [6].dSs + J 0a . Para la resolución de la ecuación anterior es necesario tener en cuenta las condiciones de contorno: la continuidad del campo eléctrico en los dos medios y su valor en la frontera exterior y la relación entre la intensidad total I y la densidad de corriente. las ecuaciones anteriores se plantean en coordenadas polares utilizando un paso de discretización variable. T la temperatura en la superficie. aplicando el método de las magnitudes complejas. y por tanto la densidad de corriente J. Considerando que los coeficientes del sistema de ecuaciones dependen de la solución y que se obtienen términos no lineales. siendo j la unidad imaginaria y ω la frecuencia angular. por lo que la temperatura en dicha superficie se obtiene teniendo en cuenta la ley de Newton: ∂J ∂2J ∆J . σs σa I = ∫ (J 0s . se deduce la ecuación que debe satisfacer el campo eléctrico E y. Tanto Cp como K pueden variar de punto a punto con la temperatura. Con objeto de alcanzar una mayor precisión.µσ ∂E ∂2 E .

j J i+ 1. j  i + -2 K +   + 2K 2 r  ∆r ∆r2 ∆r (∆ r + ∆r2 ) ∆r ∆r2 1  1 1 1 +2 K 1∂K 2 ∂T Ti + 1. Como puede .j) en el dominio bajo estudio y que se representa en la figura 2 considerando que la densidad de corriente se distribuye en ambos materiales proporcionalmente a sus conductividades eléctricas. las variables discretas en las coordenadas r y θ. el sistema de ecuaciones se resuelve mediante el método de Gauss-Seidel sobrerrelajado.j representa la densidad de corriente en el punto de coordenadas discretas i. es necesario tener en cuenta las condiciones de contorno. Puesto que una de las condiciones es una condición global. Resultados Fig. De acuerdo con los resultados obtenidos. j K  Ti . En el cálculo de las otras dos curvas. Se resuelve la ecuación con esta condición global arbitraria y una vez determinada la densidad de corriente se comprueba el valor obtenido de la intensidad I. se obtiene para la Temperatura T: T−1. Con la discretización. Los términos no lineales se evalúan con la temperatura T0 existente al inicio del intervalo discreto de tiempo ∆t. A continuación con los valores de J se calculan las nuevas temperaturas al final del intervalo. para una intensidad de prueba de 960 A.j. j − Ji . ∆t (8) i. j Ti . Esto nos confirma que el efecto skin es muy pequeño a la frecuencia industrial de 50 Hz. de tal forma que la densidad de corriente se distribuye entre el acero y el alumnio de forma proporcional a sus conductividades eléctricas. La discretización en r disminuye con el incremento del radio. j − Ti0 j . Aunque a priori pudiese parecer que la geometría ensayada presenta simetria axial. la temperatura en ambos medios en los puntos frontera ha de ser la misma. dependiendo de su composición. j Ti+ 1. respectivamente. j − Ji−1. j − 1 j − 2Ti . . Una de las curvas representa la densidad de corriente sin tener en cuenta el efecto skin. j J 1  Ji . j  + -2 i . el acero. j ∆r  1  0   Ti +1. se sustituyen las derivadas parciales por su aproximación en diferencias finitas [7]. j . La condición inicial usada para la densidad de corriente en la superficie es el valor de la densidad de corriente que se obtendría si se desprecia el efecto skin. j − Ti 0j . la diferencia entre la densidad de corriente calculada y la densidad de corriente obtenida simplemente por una distribución proporcional de acuerdo a la conductividades eléctricas de cada material. las condiciones de contorno para la superficie exterior pueden variar de punto a punto por lo que es necesario conservar la variable angular en el cálculo térmico. Considerando la variabilidad de los parámetros con la temperatura. es prácticamente despreciable. j − Ti−1. como un objetivo inicial de este trabajo es probar la influencia del efecto skin y de la permeabilidad magnética µ del acero sobre la distribución de la densidad de corriente en el conductor.25 mm2 de aluminio. 2. j K + 2 ∆r2 (∆r1 + ∆ r2 ) r 2 Ti . j +  +2 2r  ∆r1 ∆r 2 ∆r1 (∆ r + ∆r2 ) ∆r1∆ r2  1 +2 Ji +1. j + 1   + ∆θ 2     1 ∂ K Ti 0j+1 − Ti 0j −1  . Así mismo. j = 0 ∆r2 ( ∆ r + ∆ r ) 1 2 (7) donde Ji. modificándose la condición en la superficie y resolviendo de nuevo. se ha considerado el efecto skin y con permeabilidades magnéticas de 200 y 1000 respectivamente para el acero. En la figura 3 se representa la densidad de corriente que se obtiene para un conductor tipo LA110 ACSR con una sección de 22 mm2 de acero y una sección de 94. Para resolver la anterior ecuación en ambos materiales. Para una una mayor precisión del método. se introduce un valor arbitrario de la densidad de corriente en la superficie del conductor.  + 2  +   r ∂T   2∆θ    2 2  T 0 −T 0   i . 3. para cada paso discreto de tiempo ∆t se obtiene en primer lugar la densidad de corriente J.j donde "i" y "j" representan.siendo l la normal a la superficie de separación.  +   ∆ r2   + Q = dCp Ti . Teniendo en cuenta que la conductividad σ depende de la temperatura. Para ello se realizan un mallado o partición de variables discretas (i. Para resolver la ecuación del campo eléctrico y la ecuación de difusión del calor de forma simultánea. Mallado discreto de la sección de un conductor ACSR usado en el Método de Diferencias Finitas. j + Ti . j i −1. por lo tanto este parámetro puede afectar considerablemente a la distribución de la densidad de corriente. y Ks y Ka representan las conductividades térmicas del acero y aluminio respectivamente. hasta que el proceso converge.µ(j σω -ω2 ε) Ji . se utiliza una discretización en r de paso variable. presenta permeabilidades magnéticas relativas mucho mayores que la unidad. Sin embargo. j − Ti . si se supone la misma permeabilidad magnética µ para el acero y el aluminio. Para la densidad de corriente J0 se obtiene: Ji −1. y En primer lugar.

mientras para 200 A la temperatura disminuye 14ºC con el aumento en la velocidad del viento entre 0 y 7 m/s. la temperatura del conductor antes del cortocircuito.. con la mayor precisión posible. Esta velocidad se reduce sobre el resto del contorno hasta ser nula en el punto diametralmente opuesto al de la incidencia de viento. 6 5 Salto térmico (ºC) v=7.38 + 1. En otras palabras. el controlador de la red eléctrica necesita saber el tiempo que la instalación puede mantener un cortocircuito determinado de acuerdo a parámetros dados tal como la temperatura ambiente. etc.5. Así.1. es necesario saber. especialmente cuando la intensidad es alta. para 400 A. a pesar de que alguna de las intensidades de corriente utilizadas (I>400 A) representa valores de sobrecarga de la línea. 4. hemos supuesto que el viento es perpendicular al conductor con una velocidad determinada. La temperatura ambiente es de 20ºC. Para ver la influencia de la velocidad de viento.92v 0. la disminución de temperatura es mayor de 90ºC. 180 160 140 120 100 80 60 40 20 0 0 1 2 3 4 I=200 A I=300 A I=400 A 5 6 7 velocidad del viento (m/s) Fig. Puede verse que. da lugar a una considerable disminución de la densidad de corriente en el acero y. 3. Para la corriente normal de carga las diferencias no sobrepasan 3ºC. en función de la intensidad de corriente. el coeficiente de convección puede expresarse [8] como h=7. Mientras la densidad de corriente se reduce considerablemente conforme el radio decrece en el acero. Para calcular la temperatura en el conductor durante un En condiciones estacionarias. De lo anterior se desprende que es necesario considerar no solamente la temperatura ambiente sino también la velocidad del viento a fin de estimar la ampacidad. El tipo de conductor es igual que el de la figura previa y la temperatura ambiente es de 20ºC. la temperatura en el conductor depende en gran medida de las condiciones ambientales.0 m/s v=3. la velocidad de viento. Como puede observarse. La figura 4 muestra la temperatura en la superficie de un conductor en función de la velocidad del viento para tres intensidades diferentes. La figura 5 representa la diferencia de temperaturas entre el punto más caliente ( velocidad del viento nula) y el punto más frío (velocidad del viento máxima) de la superficie del conductor. por lo tanto. la Temperatura (ºC) . a un incremento de esta magnitud en el aluminio. El conductor modelado se designa como 120/70 por la norma DIN 48 204. Uno de los problemas más grandes para las compañías eléctricas es la interrupción en el servicio ocasionada por sobrecargas y cortocircuitos. donde v es la velocidad del viento en m/s.m2 . Temperatura en la superficie del conductor en función de la velocidad del viento. velocidad de viento influye en la temperatura del conductor enormemente.0 m/s densidad de corriente (A/mm2) 12 10 8 6 4 2 0 0 1 2 3 4 5 6 7 Radio (mm) skin (200) skin (1000) no skin 4 3 2 1 0 0 200 400 600 Intensidad eficaz (A) Fig.75 W/ºC. el tiempo que la instalación puede mantener una temperatura segura sin provocar su envejecimiento prematuro.2. Fig. la diferencia de temperaturas en la superficie del conductor son inferiores a 6ºC. el incremento de la permeabilidad magnética relativa. Salto térmico en la superficie del conductor en función de la intensidad eficaz.2. Densidad de corriente en función del radio del conductor. 5. ya que reduce la calidad del suministro eléctrico. Con el fin de reducir la interrupción del servicio al mínimo. en el aluminio la densidad de corriente crece sólo ligeramente con el incremento del radio. Con el fin de estudiar la influencia de la dirección y velocidad de viento sobre la temperatura del conductor.observarse. en condiciones estacionarias.

on Power Delivery. Paris: Ed.6. pp.A. [9] R. IEEE Trans. 14. 1979.5 28 35 49. Mazón. Intensidad 5 kA 11 kA 15 kA 21 kA 26 kA T (ºC) calculada t = 0. "Radial and axial temperature gradients in bare stranded conductor".T. (1988). “Radial temperature distribution in ACSR conductors applying finite elements”. Morgan.5 67 Referencias [1] J. Tabla I. PWRD-1. temperatura calculada y medida para diferentes cortocircuitos en un conductor AACSR También hemos considerado interesante en este trabajo estudiar la influencia que la distribución de la densidad de corriente puede tener en el resultado final del cálculo de la ampacidad. 472-478. así como verificar las diferencias fundamentales entre las fórmulas propuestas.F. Applied Electromagnetics. Black.12 D Calculada 60 50 40 30 20 0 10 20 30 Intensidad cortocircuito (kA) Fig.S. en algún caso. 1997. [2] W. 7-15. [4] D. Résolution numérique des équations aux dérivées partielles. IEEE Trans.A. Collins and J. 185. 1988. hemos considerado conveniente analizar las fórmulas propuestas por el grupo de trabajo WG22. partiendo de la distribución real ofrecida por las ecuaciones de Maxwell hasta una distribución uniforme independiente de la composición del conductor. pp. Conclusiones En este trabajo presentamo s un modelo para calcular la ampacidad y temperatura en conductores aéreos tipo ACSR que permite su cálculo no solo en función del tiempo de duración del cortocircuito sino también en función de las condiciones ambientales y de la situación de carga previa del conductor. Stephen et al. "Theoretical model for temperature gradients within bare overhead conductors". 58-69.6 66. Por otra parte hemos contrastado que las propuestas del grupo WG22.35 s 21. Alvarez-Isasi. la temperatura ambiente es de 20ºC.J.12 A WG22. pp. las diferentes fórmulas propuestas por WG22. Douglass. Para que el presente modelo pueda usarse en el cálculo de la temperatura y la ampacidad.F. 1443-1452. Hall. “The thermal behaviour of overhead conductors”. Estos modelos simplificados ofrecen resultados que son bastantes distintos de los valores medidos experimentalmente [5]. Comparación con valores reales de la temperatura en la superficie del conductor en función de la intensidad. t=0.35 s 21. Zorrozua.7 T (ºC) medida t = 0. tanto con nuestro modelo como con las medidas reales.6 27. Électra..8 34. [8] Mitchell and O. Miñambres.A. on Power Delivery. Stephen et al. [6] M. 1986. para 0. J.12 C WG22. Barandiarán. "The radial temperature distribution and efective radial thermal conductivity in bare solid and stranded conductors".12 de cigre sobre este tema no son muy adecuadas.cortocircuito se usan normalmente el modelo analítico adiabático [5] y. 174.N. Según los datos reales disponibles. Electra. .35 seg 80 70 Temperatura ºC medida WG22.. B.7 49. Masson. 1990. M.12 de Cigre a fin de verificar la concordancia. Los resultados preliminares indican que solo en determinadas circunstancias. [3] V. pp. [7] D. Como puede observarse en la fig.Z. La tabla I muestra los valores de la temperatura alcanzada en un conductor tipo AACSR 210 para valores diferentes de la corriente de cortocircuito después de trascurridos 350 ms desde el inicio del cortocircuito. [5] R. Por otra parte los resultados obtenidos con nuestro modelo coinciden con los resultados experimentales.35 s. S. On Power Delivery. "Temperature distribution around buried cables". (1980). Puede verse que los resultados obtenidos con nuestro modelo coinciden satisfactoriamente con los valores reales medidos. McGrawHill. 74-87. Zamora and A.12 B WG22. PAS-98 . 5. Plonus. IEEE Trans. "the thermal behaviour of overhead conductors. pp. on Power Delivery. pp. la d istribución de corriente juega un papel fundamental en el cálculo de la ampacidad y la duración máxima que una situación de emergencia puede mantenerse. Los resultados obtenidos coinciden plenamente con los medidos. 11581166. es necesario contrastarlo con medidas experimentales. New York (USA). 1999.J. I. IEEE Trans. Abdeñ-Hadi. 707-715. 4. Por otra parte. 6.12 (marcadas como A. Conductor AACSR 210-A2/S1A-30/7 T=20ºC. Power Apparatus and Systems. Euvrard. 3. modelos analíticos [9] que incluyen el intercambio de energía con el medio exterior. 1999. IEEE Trans. R. pp. C y D) arrojan resultados dispares si se compara con los valores medidos. Para este análisis hemos realizado el cálculo considerando diferentes distribuciones de la densidad de corriente. section 3: Mathematical model for evaluations of conductor temperature in the unsteady state".

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful