Está en la página 1de 21

El reformismo borbónico

Tema 3. S. XVIII
1. España en el siglo XVIII: una nueva dinastía
Carlos II de Austria, el último monarca español de la casa de Austria, murió
en el año 1700 sin descendencia. En su testamento nombró sucesor a Felipe de
Anjou, de la casa de Borbón y nieto del rey francés Luis XIV. El nuevo
monarca, que reinó como Felipe V, inició la dinastía Borbón en España.
La Guerra de Sucesión
Felipe V solamente pudo hacerse con la Corona española después de un duro enfrentamiento, que se libró en dos
ámbitos:

● Europa. El conflicto europeo se debió a que algunas potencias, especialmente Gran Bretaña, las
Provincias Unidas y el Sacro Imperio, temían que, al reinar la casa de Borbón en Francia y en España, los
dos reinos se uniesen. Para evitar esta alteración del equilibrio europeo, proponían como rey al
archiduque Carlos de Austria, que también alegaba derechos al trono español.
● España. El problema sucesorio derivó en una guerra civil en España. En ella se enfrentaron los
partidarios de Felipe V, que eran mayoría en los reinos de Castilla, con los de Carlos de Austria, que tenía
sus apoyos en la Corona de Aragón. Estos últimos temían que los Borbones impusieran en España el
modelo de Estado centralizado y absolutista que practicaban en Francia.

La guerra acabó con la paz de Utrecht (1713-1714), un conjunto de tratados en los que se hacía un reparto
territorial donde España cedía territorios a Austria, Gran Bretaña y Saboya.

● Gran Bretaña obtenía las plazas de Gibraltar y Menorca, así como importantes ventajas comerciales en
América.
● Carlos de Austria, que para entonces era ya emperador, recibía como compensación los Países Bajos,
Milán, Nápoles y Cerdeña.
● Felipe V era reconocido rey de España, pero tenía que renunciar a sus derechos sobre el trono francés y a
todas las posesiones europeas de la Corona española, que perdía su hegemonía.
Mapa Guerra de la Sucesión
2. Evolución política del siglo XVIII. Reinados.
Una vez asentados los Borbones en el poder se sucedieron los siguientes
reinados, que dibujarán una nueva realidad política y socioeconómica en el país:
a. Felipe V (1701-1746): Durante su reinado se define el modelo político
del nuevo estado borbónico inspirado en el ejemplo francés. Los tres pilares
básicos del mismo serán:

- Absolutismo: El poder del monarca era absoluto, del rey eran los territorios
y de él provenían las leyes (“el estado soy yo” Luis XIV). Además el origen
de su poder era divino y estaba legitimado por la iglesia.
- Centralización: el gobierno de los territorios se centraliza en la persona del
rey y de sus órganos subalternos. Así es como se marginan los antiguos
consejos en favor de las secretarías, origen de los actuales ministerios)
- Uniformidad: Se anulan las particularidades de los reinos de la Corona de
Aragón y se establece un único modelo político- legislativo en todos los
territorios de la Monarquía. Todo ello se logra con los Decretos de Nueva Planta.
5
b. Fernando VI (1746- 1759) Durante su reinado se intenta consolidar el modelo
político definido por Felipe V e impulsar el progreso
del país.
Para ello se impulsó una política de neutralidad y
paz exterior, que posibilitan reformas internas
(Hacienda, impulso del comercio americano,
modernización de la marina,regalismo e impulso de la
cultura).

Es el ejemplo de monarca ilustrado. Durante su


c. Carlos III (1759- 1788) reinado se dio en España el denominado
despotismo ilustrado, que intentó conciliar el
absolutismo con el espíritu reformista de la
ilustración (razón, tolerancia, fomento de la
educación, progreso económico)
Carlos III, como rey de España, asumió varios de los fundamentos de la
Ilustración:
- Preocupación por la mejora económica de sus reinos y el bienestar de sus
Súbditos.
- Mejorar la organización y racionalización del Estado.
- Fomento de la educación, la cultura y las artes.
Para llevar a cabo su programa de reformas Carlos III se rodeó de filósofos y
:
políticos Ilustrados: Esquilache, Campomanes, Jovellanos,
Floridablanca.
No obstante la ambición reformadora de la primera parte del reinado se
vio moderada tras el denominado Motín de Esquilache (1766), en la que las
fuerzas defensoras del Antiguo Régimen (masas populares, privilegiados)
consiguieron la dimisión del ministro italiano y la moderación del reformismo.

7
d. El reinado de Carlos IV (1788- 1808):
Durante su reinado se producirá la crisis del Antiguo Régimen.
Coinciden una serie de acontecimientos críticos:
- La crisis económica: El progresivo crecimiento económico
vivido hasta entonces se frena, lo que se tradujo en crisis de
subsistencias acompañadas de creciente malestar social.
- Las consecuencias de la revolución francesa: el gobierno
tuvo que hacer frente a la grave contrariedad que supuso el
estallido revolucionario. A nivel interno se produjo un frenazo de la
política ilustrada de reformas por miedo al contagio revolucionario,
aumentando el papel de la censura y la inquisición.
En el exterior España declara la guerra a Francia (1793- 1795)
junto con otras monarquías europea, siendo derrotada.
A partir de 1796 de nuevo se alía con Francia (Tratado de San
Ildefonso), entrado en guerra contra Inglaterra.La alianza con
Francia se saldaría con el desastre de
Trafalgar (1805). 8
- La crisis política interna: Carlos IV no poseía la personalidad de su padre,
y recurrió de nuevo a la figura de un valido para gestionar su gobierno. El
elegido fue el pacense Manuel Godoy, incapaz a su vez de solucionar los
numerosos problemas que aquejaban el país. Tanto los sectores privilegiados
(clero y nobleza) que apoyaban al príncipe Fernando, como los ilustrados
acabaron por enfrentarse a él.

De los reinados referidos los más intensamente reformistas fueron


los de Felipe V y Carlos III. Las reformas serán tratadas de forma más
concreta en el siguiente tema.

9
3. La política exterior de los borbones.
Para su análisis podemos diferenciar dos etapas:

a. 1ª mitad del siglo XVIII. Del revisionismo a los pactos de familia:


Desde la firma del Tratado de Utrech, los objetivos exteriores de Felipe V fueron
dos:
- Recuperar algunos de los territorios perdidos en Utrech, sobre todo en España
e Italia. Para ello, primero, se apostó por una política agresiva para restaurar la
hegemonía española en el continente (ocupación de Cerdeña y Sicilia);
Fracasada esta por la oposición de las potencias extranjeras se cambió a una
política más realista fundamentada en el diálogo y el acuerdo. Es así como España
se alió con Francia, primera potencia Europea, a través de los denominados Pactos
de Familia (1733- 1743). Gracias a ellos infantes españoles ocuparon los Tronos de
Las Dos Sicilias, Toscana y Nápoles.
- Asegurar el Imperio colonial español, amenazado por Inglaterra.
b. La política exterior durante la segunda mitad del siglo XVIII.

- Durante el reinado de Fernando VI España optó por la neutralidad y no


participó en ningún conflicto bélico.
- Su sucesor, Carlos III, tuvo que dejar atrás la neutralidad para hacer frente al
expansionismo británico en América. De la mano de Francia (Tercer Pacto de
Familia 1761) participó en importantes conflictos como la guerra de los siete
años (56-63) y la guerra de independencia de las colonias americanas. Los
resultados obtenidos fueron favorables: recuperación de Menorca, Florida y
Sacramento (Uruguay)
- En 1789 estalla la revolución francesa y España, regida por Carlos IV
rompe los pactos de familia y se enfrenta a la Francia revolucionaria junto con
otras potencias absolutistas. No obstante a partir de 1795, una vez que la
revolución se modera, la necesidad de defenderse de Inglaterra lleva a España
a aliarse de nuevo con Francia.
4. Centralización y reformas administrativas en el
siglo XVIII. España y América
El siglo XVIII es un siglo “reformista”, debido al empeño de la nueva dinastía por hacer progresar a un
país, España, que había perdido su poderío anterior.
Las principales líneas directoras del reformismo borbónico fueron:
- Absolutismo: era un modelo político en el cual el rey gozaba de grandes poderes. No existía ningún
tipo de legalidad o institución que pudiese limitar sus
deseos.
- Centralización.
- Uniformidad: Implantación de un mismo modelo legislativo para todos los súbditos.
Las reformas fueron más intensas durante los reinados de Felipe V, quien fija el nuevo modelo de Estado,
y Carlos III, rey inspirado por el despotismo ilustrado (“Todo para el pueblo pero sin el pueblo”) y ayudado en
sus tareas de gobierno por ministros ilustrados como Campomanes, Floridablanca y Olavides.

A continuación analizaremos las principales reformas en el plano político:


a. LA REORGANIZACIÓN POLÍTICA Y TERRITORIAL
La victoria de Felipe V permitió la creación de un modelo de Estado centralista y uniforme cuyo ejemplo
era Francia. A través de:
➔ Decretos de Nueva Planta:
Impuestos como represalia por Felipe V a los reinos de Valencia (1707), Aragón (1707), Mallorca
(1715) y Cataluña (1716).
Suponen la supresión de los fueros e instituciones de estos reinos y la imposición de las leyes,
cargos e instituciones de Castilla, más dóciles con el poder real.
Los territorios vascos y navarro conservaron sus fueros por su apoyo Felipe V en la guerra de Sucesión.

División administrativa de España


tras los “Decretos de Nueva Planta”
(año 1716)
Gobierno Central:

En este primer nivel de gobierno se introdujeron importantes cambios


estructurales. Se crean las Secretarías de Estado, al frente de las cuales se
encontraban secretarios nombrados por el rey. (“ministerios y ministros de Guerra,
Marina e Indias, Justicia, Hacienda y Estado...).

Los Consejos (salvo el de Castilla) pierden la importancia que habían tenido


durante el gobierno de los Austrias. (declive del sistema polisinodial), siendo sustituidos
por las Secretarías, mucho más efectivas y resolutivas en las labores de gobierno.
Se establecen unas Cortes únicas, con escaso poder. Se crean, por tanto, las Cortes
españolas, aunque pierden todo su poder, ni siquiera siendo convocadas.

- Justicia: El poder judicial se centraliza en Chancillerías y Audiencias (altos


tribunales)
La administración de los territorios.

La uniformidad y centralización también se manifestó en el gobierno de los territorios.


❏ Gobierno provincial: Se cambió la ordenación de territorio. El sistema provincial se extendió a toda
España. La administración de los distintos territorios quedó en manos de nuevos cargos:
Capitán General: competencias judiciales y militares, lo cual implicó la militarización de la administración. Los
intendentes, por su parte,serán las piezas claves del nuevo absolutismo en las provincias. Se encargaban de la
administración económica y financiera, obras públicas, sanidad y justicia municipal. Son los ejecutores de las
reformas.
❏ Gobierno municipal:
Al cargo de alcaldes y corregidores. Para evitar las corruptelas locales los reyes realizan reformas para
controlar las Haciendas municipales.
A su vez se crean cargos elegidos por los vecinos (Procurador Síndico Personero, Diputado del Común y
alcaldes de barrio). Todo ello para intentar limitar el poder de las oligarquías locales.

Todas estas medidas buscaban racionalizar la administración en sus distintos niveles.


b. Reformas religiosas: La iglesia era la institución más poderosa después de
la Monarquía, los reformistas e ilustrados intentaron limitar su poder aplicando
una política que se denomina regalismo: limitación del poder de la Inquisición,
expulsión de los jesuitas, designación de cargos eclesiásticos por parte de la
Corona. La Corona subordinó el poder de la Iglesia e intervino en sus asuntos.

c. Reformas militares: Con la intención de recuperar el prestigio internacional


de la Corona, mantener el orden interno y proteger las colonias se llevaron a
cabo intensas reformas militares a lo largo del siglo: se estableció reclutamiento
obligatorio (sistema de quintas), se fomentó la construcción de astilleros y
arsenales, se sustituyó el tercio como unidad básica por los regimientos...
Este intenso reformismo político alteró sustancialmente la naturaleza política
de la Corona Española, donde el Estado, liderado de forma absoluta por el
.Monarca, buscó fortalecerse con la aplicación de políticas uniformadoras.
Quedaba atrás el modelo “plurinacional” de los Austrias.

Carlos III
Motín de Esquilache.
5. El reformismo económico de los
Borbones.
En su afán reformista los reyes Borbones prestaron una atención muy especial a las reformas de
naturaleza económica, ya que consideraban que de ellas dependían la prosperidad de la nación y de
sus súbditos. El despotismo ilustrado, durante el reinado de Carlos III, fue especialmente activo en esta
dirección. El conjunto de medidas adoptados en este campo fue muy amplio:
➔ Algunas pretendían aumentar la recaudación fiscal: creación de la Lotería Nacional; del Banco
nacional San Carlos. La nueva dinastía borbónica consiguió un relativo saneamiento la hacienda, debido
sobre todo a las pérdidas de las posesiones europeas, menos gastos, y a la aplicación de algunas
reformas como la obligación de contribuir también a los territorios de la Corona de Aragón (Por ejemplo
el Catastro en Cataluña o el equivalente en Valencia.

A partir de 1780, debido a los gastos bélicos, se recurrió a viejo sistema de emitir deuda pública,
pero con una novedad, las casas de comercio prestaron a la Corona una cantidad dinero al 4% de
interés anual, y, a cambio, recibieron unos vales reales, que podían ser conservados hasta la devolución
de su importe o utilizados como medio de pago, como si se tratase de dinero auténtico (precedente del
papel moneda actual)
➔ Otras se dirigieron a mejorar las actividades productivas; en este campo fue manifestándose una
creciente influencia del liberalismo económico y un progresivo abandono del mercantilismo. Medidas
como la libre circulación de cereales y vinos (1766) o la liberalización del comercio con América
(Sevilla dejó de ser el único puerto de referencia) apuntan en este sentido.
➔ Fomento de la industria a través de la creación de Reales Fábricas estatales (textiles, armas,
productos de lujo), orientadas estas últimas a nutrir la demanda de las grupos sociales más pudientes.

★ A pesar de la amplitud de las reformas y de las mejoras que se realizaron en muchos aspectos, el
despotismo ilustrado tuvo sus limitaciones. Así en el momento en el que las reformas querían
transformar algunas de las estructuras del Antiguo Régimen o modificar la realidad social, los cambio se
paralizaban, pues los privilegiados se oponían. Un buen ejemplo de ello lo encontramos en la
intentona fallida del marqués de la Ensenada de reforma fiscal (Catastro de Ensenada), quien
pretendió hacer contribuir a los privilegiados con la creación de una contribución única.

Marqués de la Ensenada.
➢ Capítulo aparte merece la realidad económica del campo español y el ambicioso programa de reformas
en él emprendido.

Principales problemas del campo español:


● La mayor parte de las tierras se encuentran amortizadas (fuera del
mercado: vinculadas a la nobleza, clero y tierras comunales de los
municipios).
● Desigual reparto de la tierra (gran cantidad de campesinos,
principalmente en el Sur, sin tierras).
● -Grandes privilegios de la Mesta (intereses ganaderos contra los de la
Agricultura).
● -Nulo desarrollo tecnológico.

Consecuencias:
● Bajos rendimientos.
● Revueltas campesinas (por hambre).
❖ Medidas propuestas por los ilustrados (Campomanes, Olavide, Floridablanca o Jovellanos):
● Reforma agraria (ej. Reparto de tierras en el Sur). Se realizaron informes (Jovellanos) para aplicar dicha
reforma que no fueron aplicados. En ellos se incluían la desaparición de las antiguas estructuras feudales.
● Desamortización eclesiástica. La iglesia poseía una ingente cantidad de tierras en “manos muertas”
(fuera del mercado). En el reinado de Carlos IV, Godoy impulsó una tímida desamortización con el acuerdo
de la iglesia.
● Colonización de Sierra Morena. Proceso impulsado por Olavide para fomentar el progreso de zonas
despobladas, fue el caso de Sierra Morena donde se fundaron nuevos núcleos de población como La
Carolina y la Luisinana, entre otros.

Como en otras ocasiones, nobleza e Iglesia, se encargan de abortar la mayoría de las reformas,
temerosas de perder sus privilegios. De esta forma el intenso programa reformista borbónico quedó seriamente
amputado.

También podría gustarte