Está en la página 1de 5

EXP.

N° 00099-2017-0-3003-JR-PE-01

ESP. LUIS FRANCIA SOTIL


LEGAL:
ALEGATOS
SUMILLA:

SEÑOR JUEZ DEL JUZGADO PENAL LIQUIDADOR – SEDE LURÍN DE LA


CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LIMA SUR. –

VLADIMIR MENDOZA ATAUCUSI, identificado con DNI N° 08779298, en el proceso


penal que se me sigue por delito contra el patrimonio – usurpación agravada, en agravio del
Estado, a Ud. atentamente digo:

Que, habiendo sido notificado, vía casilla electrónica, de la resolución n° VEINTIDOS de


fecha 04 de junio del 2021, mediante el cual me hacen el traslado de la acusación planteada
por el Ministerio Público, cumplo con presentar mis alegatos de acuerdo a los siguientes
argumentos:

I.1. Que, se me acusa de ser autor del delito de usurpación, toda vez que, con fecha 12
de noviembre del 2014, a las 15:30 horas, en compañía de Juan José Gonzáles Robles y
Rosa María Huamantalla Ayma, apoyados por un grupo de 30 personas aproximadamente,
nos dirigimos al inmueble ubicado en la Mz. I, Lte. 15, Asociación Centro Poblado de
Pampa Pacta – Santa Rosa, Quebrada Río Seco- Santo Domingo de Los Olleros, siendo que
al llegar al predio y aprovechando la ausencia del agraviado y de su hermano ingresamos al
mismo y procedimos con violencia a derrumbar la vivienda prefabricada de madera que se
encontraba al interior, así como el cerco perimétrico y enseres personales del agraviado.
I.2. Al respecto debemos señalar que nuestra parte NO HA TENIDO PARTICIPACIÓN
ALGUNA EN LOS HECHOS DENUNCIADOS, ello en la medida que tal como hemos
acreditado con un documento público y en original, que el día de los hechos el acusado
estuvo trabajando en su centro de labores desde las 8:00 horas del 12 de abril hasta
las 8:00 horas del 13 de abril, no registrando salida alguna durante el horario de trabajo.

I.3. Que, tal como lo explicamos en nuestro ofrecimiento de dicho documento, el


acusado es médico obstetra de profesión, es nombrado por el estado, labora para el estado y
por ende, el documento denominado constancia de asistencia, constituye uno de naturaleza
pública y de fecha cierta, por lo que su forma y contenido, corroboran nuestro dicho de que
nuestra parte NO PARTICIPÓ DE LOS HECHOS QUE SE ME ACUSAN, siendo
imposible estar físicamente en dos lugares distintos, aunado a que, a fin de que mayor
corroboración, solicitamos que se oficie a mi centro de labores para que emita la
información correspondiente, sin embargo, esta no se hizo.

I.4. Que, aunado a lo señalado anteriormente, debo precisar que tanto en mi declaración
a nivel policial como a nivel judicial, he señalado textualmente y coherentemente que, el
día de los hechos estuve laborando, lo cual he acreditado fehacientemente a través de un
documento público.

I.5. Asimismo, ni el Ministerio Público, ni los agraviados han cuestionado dicho


documento, por lo que su valor probatorio es determinante para acreditar mi inocencia,
aunado a que, dentro de autos, no existe ni constatación policial ni prueba directa alguna
que acredite mi presencia en el lugar de los hechos, toda vez que, tal como consta de la
acusación fiscal, se me atribuye la calidad de autor, es decir, participación directa y física
así como dominio del hecho, sin embargo, fiscalía no ha podido explicar y/o rebatir mi
argumento de que no estuve presente en lugar de los hechos que ha sido debidamente
probado.

I.6. Aunado a lo anterior debo señalar que el único testigo de los hechos es el propio
hermano del agraviado, sin embargo, como es lógico, este no es coherente con lo que
declara, ello resulta lógico porque el principal testigo de la fiscalía es el propio hermano del
agraviado, algo que va contra las reglas establecidas en el artículo 229° inc. 3 del Código
Procesal Civil que establece la prohibición expresa de que los parientes están prohibidos de
declarar, salvo excepciones que no son aplicables al presente caso y por lo que ya hemos
presentado tacha.

I.7. Es necesario precisar que, a pesar de que los hechos ocurrieron supuestamente el 12
de noviembre del 2014, este hecho recién se puso en conocimiento el 17 de noviembre del
2014, es decir, 05 días después de haber ocurrido el hecho, no pudiéndose verificar una vez
más la participación del acusado.

I.8. Esta serie de contradicciones resultan, relevantes para determinar que en efecto,
respecto al acusado Vladimir Mendoza Ataucusi, no existen medios probatorios que le
otorguen la calidad de autor del delito, más aún si como ya hemos mencionado, SI EXISTE
PRUEBA FEHACIENTE de que el acusado no estuvo presente en el lugar de los hechos
por haber estado laborando para el estado.

I.9. Asimismo, resulta absurdo como el agraviado atribuye al acusado una


responsabilidad directa cuando el nunca estuvo presente, como bien ha señalado, el estuvo
de viaje, no presencio los hechos y fue su hermano la persona quien estuvo señala atestiguo
todo lo ocurridos, sin embargo, este puso la denuncia cinco días despúes de los hechos, lo
cual puede ser verificado por la lectura del contenido de la denuncia policial.

I.10. En adición a lo señalado anteriormente, debemos informar que los medios


probatorios que obran en autos, son en COPIA SIMPLE, por lo que su fuerza probatoria es
la de un documento cuya originalidad en contenido y forma no pueden ser probados y no
han sido probados ni corroborados ni por fiscalía ni por el agraviado.

I.11. Ante esta serie de contradicciones, no es posible atribuirle al acusado una


responsabilidad de los hechos, siendo que vuestro despacho tiene la obligación
constitucional de hacer una valoración integral de la prueba, es decir, analizar el valor
probatorio de una constancia de asistencia emitida por un ente del estado o una declaración
testimonial del propio hermano del agraviado, quien no es coherente respecto a la
participación del acusado al momento de rendir su declaración a nivel judicial.

I.12. Asimismo, respecto a la declaración del coacusado Juan José Gonzáles Robles,
debemos señalar que su dicho no ha sido corroborado por medio probatorio fehaciente, es
decir, el alega que nuestra parte le habría entregado una constancia de posesión, sin
embargo, en autos no obra dicha constancia de posesión otorgada a su nombre, por lo que
se debe presumir razonablemente que su dicho no es corroborable.

I.13. Por otro lado, debemos señalar que, si en el presente caso ha existido alguna
usurpación en contra del agraviado, debemos reiterar que sobre ello, el acusado Vladimir
Mendoza Ataucusi no ha tenido participación alguna, no ha tenido mandato sobre ello ni
dominio alguno, es por ello que el sesgo retrospectivo 1, no puede ser usado como
argumento para atribuirle una responsabilidad que no le corresponde al acusado.

I.14. Finalmente, debemos señalar que la prueba como actividad tiene la función de
comprobar la producción de hechos condicionantes a los que el derecho vincula
consecuencias jurídicas, es así que la averiguación de la verdad es el objetivo fundamental
de la actividad probatoria en el proceso judicial.

Por ello debemos tener en cuenta que en el ámbito civil opera el estándar de la prueba
prevaleciente, de modo que una hipótesis está probada si su grado de confirmación es
superior al de la hipótesis contrario, en cambio, en el ámbito penal, opera el estándar que
exige que la hipótesis esté confirmada más allá de toda duda razonable.2

La elección de cada estándar dependerá del proceso sé que lleve a cabo, empero, en el caso
penal la mayor exigencia probatoria está justificado para la protección de otros
derechos o principios, como la presunción de inocencia.

I.15. Es por ello que debemos hacernos la pregunta de que si en el presente caso, existe
CERTEZA DE QUE EL ACUSADO HA SIDO AUTOR DEL DELITO DE
USURPACIÓN?
1
Recurso de Nulidad N° 760-2020/Lima
2
FERRER BELTRÁN, Jordi. La Valoración racional de la prueba. Editorial: Marcial Pons,
Madrid, 2007. Pág. 52
I.16. Estando a los medios probatorios obrantes en autos, no podemos hablar de certeza,
más aún si existe una prueba fehaciente e irrefutable de que el día de los hechos el acusado
no estuvo presente, por lo que no es posible atribuirle la calidad de autor.

POR LO EXPUESTO:

A Ud. pido tener por presentado mis alegatos y absolver al imputado en su oportunidad.

PRIMER OTROSI DIGO: Que, por convenir a mi derecho SOLICITO A VUESTRO


DESPACHO, FIJE DÍA Y HORA A FIN DE PODER INFORMAR ORALMENTE
ANTE UD., lo requerido es de suma importancia porque coadyuvaría a mi defensa,
debiéndose tener en cuenta que en irrestricto respeto al derecho a la defensa y al debido
proceso, las solicitudes de los imputados deben ser amparados siempre y cuando estas no
sean ilegales.

SEGUNDO OTROSI DIGO: Que, vario domicilio procesal electrónico a la casilla


electrónica 68720, correo electrónico dvilca.lopez@gmail.com y telf. 999098761, en dónde
se me podrán notificar las resoluciones que vuestro despacho llegue a emitir.
Lurín, 18 de octubre del 2021.

VLADIMIR MENDOZA ATAUCUSI

También podría gustarte