Está en la página 1de 19

POLICIA NACIONAL DEL PERU

ESCUELA NACIONAL DE FORMACION


PROFESIONAL POLICIAL
ESCUELA DE EDUCACION SUPERIOR TECNICO
PROFESIONAL PNP YUNGAY

Integrantes: Alvares Olortegui Luis Fernando


Broncano Paredes Kenin
Carrasco Lopez Luis Fernando
Gillen Pariona José
Flores Alejo Elmer Yonathan
Solis Solis Jairo Omar

Profesor(a): Psicol. Rojas Garro Leila Génesis Cristina


Curso: Criminología
Sección: Primera
2021
INDICE

CAPÍTULO I.............................................................................................................................................1
1.1 MARCO TEÓRICO..................................................................................................................2
1.2 DESARROLLO DEL CONCEPTO DE PARANOIDE..........................................................3
1.3 CARACTERÍSTICAS...............................................................................................................3
1.4 DIAGNOSTICO........................................................................................................................6
1.5 LA TEORÍA Y LA TERAPÉUTICA.......................................................................................7
1.6 SÍNTOMAS................................................................................................................................8
Interpretación de las experiencias como hostiles.............................................................................8
Efecto sobre las relaciones................................................................................................................9
1.7 LA TERAPÉUTICA..................................................................................................................9
1.8 CÓMO CONVIVIR CON UNA PERSONA CON TRASTORNO PARANOIDE DE LA
PERSONALIDAD...............................................................................................................................11
CAPITULO II..........................................................................................................................................12
2.1 CONCLUSIONES...................................................................................................................12
CAPÍTULO I

INTRODUCCIÓN

En la sociedad actual, las principales razones de la creación de situaciones conflictivas se

encuentran en la falta de control sobre los impulsos y las inhibiciones. La impulsividad es una

forma de actuación impremeditada o no reflexiva que se da en una serie de sujetos.

Si bien resulta muy sencillo captar en las personalidades paranoides rasgos tales como la

suspicacia, la ausencia de sentido del humor o la grandiosidad, se exige de una mirada más

fina y de una mayor sensibilidad para identificar la esencia real de este tipo de carácter, que

consiste en la lucha cotidiana por ignorar las propias cualidades negativas, renegando de ellas

y proyectándolas en el exterior. Así, por la vía de la proyección, aquello que está en uno

mismo y que se rechaza pasa a ser vivido como una amenaza externa. Esta es la condición

paranoide fundamental, que puede o no verse acompañada por un megalomaníaco sentido

del self.

McWilliams insiste en la idea de que, igual que en cualquier rasgo de carácter, lo paranoide

puede presentarse con una intensidad leve, moderada o grave, a lo largo de un continuo de

severidad que puede ir desde lo normal hasta lo psicótico. Algo que debe enfatizarse al hablar

de lo paranoide, ya que hablar de este tipo de estilo de personalidad suele sugerir la idea de

que nos hallamos ante una condición siempre grave. Ciertamente, no siempre es así. Un

carácter paranoide modulado por un yo razonablemente sólido y por un fuerte contacto con la

realidad puede funcionar de manera muy adaptada y exitosa. En el otro extremo, las

1
proyecciones masivas y el intenso sentimiento de amenaza que sufre un individuo paranoide

grave puede llegar a conducir incluso al asesinato.

Ha de tenerse siempre en cuenta que la condición paranoide no siempre es fácilmente

detectable, y está probablemente más presente de lo que su aparición en las consultas puede

sugerir. Efectivamente, los individuos paranoides con un nivel de funcionamiento aceptable

difícilmente consultan si no se topan con una cota de sufrimiento personal o de conflicto

interpersonal sobresaliente. Precisamente, la propia condición paranoide, que dificulta a la

persona el poder confiar en el otro, hace que su demanda de ayuda médica o psicológica sea

relativamente escasa en estos pacientes.

Es importante además atender al hecho de que el diagnóstico de personalidad paranoide no

debe hacerse en función de si las creencias del paciente son compartidas por el clínico, o de si,

por el contrario, éste piensa que son erróneas. ¿Un sujeto paranoide puede tener convicciones

o temores muy certeros, comprensibles y perfectamente explicables para el entrevistador dada

la realidad externa, y no por ello dejar de ser paranoide? La autora insiste en estas cuestiones a

fin de alertar a los clínicos acerca de los riesgos de realizar diagnósticos apresurados o de

colocarse en posiciones hipercríticas y prejuiciosas ante pacientes de apariencia inicial adusta

y suspicaz.

2
1.1 MARCO TEÓRICO

Trastornos de Personalidad Paranoide

El Trastorno de Personalidad Paranoide se caracteriza por un uso persistente de la


proyección que se concreta en una tendencia generalizada y sin motivación a
interpretar las acciones de los demás como voluntariamente amenazantes, humillantes
o dirigidas a la explotación. La persona con trastorno paranoide es aparentemente frío,
racional, distante, hipervigilante, desconfiado, suspicaz y tiende a vivir la realidad
como persecutoria. Presenta una forma rígida de pensamiento, a menudo es muy
sensible a la autoridad. Por otro lado, puede ser muy crítico con las debilidades de los
demás y puede llegar a manifestar una fuerte hostilidad y obstinación. Algunas
personas con Trastorno Paranoide de Personalidad pueden evolucionar hacia
una psicosis paranoide o a una esquizofrenia.

Las personalidades paranoides se caracterizan por estados afectivos extremos,


impulsos e ideas que son atribuidos a los demás y que la persona experimenta con
miedo y/o como amenaza (Lingiardi & McWilliams, 2017).

Según diferentes autores (Gabbard 2002; Fairbairn 1958; Kohut 1971, Kernberg,
1984; Klein 1952) por un lado el pensamiento paranoide es una forma normal en la
organización de la experiencia (posición esquizoparanoide que se alterna con una
posición depresiva). Por otro lado, en el trastorno paranoide de la personalidad, este
tipo de pensamiento se convierte en un estilo de sentir y relacionarse con los demás
omnipresente, rígido, invariable y dominante. De esta manera el individuo interpreta
un papel constante de víctima frente a los agresores y perseguidores externos.

El mecanismo central que prevalece es la escisión, a través de la cual se separan los


sentimientos de amor y odio hacia el objeto deseado, sin ninguna integración. Las
experiencias emocionales activan mecanismos de proyección de los aspectos negativos

3
propios hacia el objeto externo (la amenaza interna se transforma en externa),
paralelamente se establece un mecanismo de identificación proyectiva, es decir una
tendencia a controlar a los demás para asegurarse de que, antes o después, observará lo
que teme (aspectos negativos de sí mismo). Estos mecanismos subrayan la presencia
de un núcleo de la personalidad caracterizado por una autoestima muy baja (Meissner,
1986), que llevan al paranoide a controlar a los demás, a tener miedo de la autoridad y
a ser muy crítico con las imperfecciones de los demás.

1.2 DESARROLLO DEL CONCEPTO DE PARANOIDE.


El Trastorno Paranoide de la Personalidad, o también conocida como Paranoia,
es una enfermedad mental muy frecuente que convierte a quien la padece en una
persona extremadamente sensible ante la presión social y el estrés.

Aquellos que tienen rasgos paranoides cuentan con estrategias de afrontamiento


sumamente ineficaces y escasas, por lo que también pueden desarrollar breves
crisis de psicosis.

También es frecuente ver individuos con estos rasgos que terminan sufriendo otros
trastornos del eje I como:
 Depresión mayor
 Trastorno Obsesivo-compulsivo
 Agorafobia
 Esquizofrenia (generalmente paranoide)
 Trastorno delirante

1.3 CARACTERÍSTICAS

Algunas características que pueden indicar que una persona padece de TP

Paranoide son:

o Tendencia al aislamiento

4
o Escasez de amistades

Rasgos particulares como una forma excéntrica de expresarse, que suele atraer

burlas de los compañeros.

Más adelante os mostraremos los síntomas de los rasgos paranoides con sus

criterios diagnósticos DSM 5. Por el momento, queremos describir las

características más importantes con las que describimos el Trastorno Paranoide

de la Personalidad:

Sólo confían en sí mismos

Estos elementos se presentan debido a que las personas con Trastorno

paranoide de la personalidad siempre cuestionan la lealtad o fidelidad de

quienes los rodean, generalmente sin justificación. Además, es difícil que

confíen en otras personas, pues temen que la información que proporcionen

pueda ser usada para su perjuicio.

Extrema cautela

Las personas que muestran síntomas paranoides, están en

constante hipervigilancia y tensión, además de actuar de forma cautelosa. Es

posible que empiecen a examinar al terapeuta nada más entrar a la sala, con la

intención de corroborar sus sospechas y avalar esa constante desconfianza que

siente hacia los demás.

Suelen malinterpretar gestos de bondad

5
Otro elemento característico del Trastorno Paranoide es el hecho de que

constantemente están tomando gestos de amabilidad como signos de alarma,

creyendo que todos (o casi todos) a su alrededor tienen intenciones ocultas de

engañar, atacar o traicionarle.

Muy rencorosos y exagerados

Cuando una persona con Trastorno Paranoide recibe un insulto o traición, es

frecuente ver una reacción colérica y vengativa o, cuanto menos, se nieguen

rotundamente a superar aquel episodio (muchas veces un episodio real, y otros

episodios percibidos).

Esto sin duda puede ocasionar problemas constantes, sobre todo con personas

cercanas a su entorno como familiares, compañeros de trabajo y pareja

sentimental.

Aislamiento

Un punto relacionado con el rencor y la desconfianza es el aislamiento social al

que termina sometiéndose (a veces sin darse cuenta) la persona con Trastorno

Paranoide. Todo a raíz de esta dificultad que tienen para abrirse o “bajar la

guardia” frente a aquellos con quienes convive.

Generalización excesiva paranoide

Investigadores como Beck aseguran que las personas son ideas paranoides

suelen distorsionar la realidad e implantar una especie de “norma” con respecto

6
a otras personas, asegurando que “no hay que confiar en nadie” y afirmaciones

similares.

Otro concepto sugerido por el mismo autor para las personas con síntomas

paranoides es la inferencia arbitraria, creyendo que todos a su alrededor

tienen intenciones destructivas cuando en realidad es probable que la

desconfianza que reciban se deba, más que nada, a la desconfianza con la que

tratan a las personas.

1.4 DIAGNOSTICO

 Evaluación de un médico, en base a criterios específicos

Los médicos generalmente diagnostican los trastornos de la personalidad

según los criterios del Diagnostic and Statistical Manual of Mental

Disorders (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos

mentales), Quinta edición (DSM-5), publicado por la American

Psychiatric Association (Asociación estadounidense de psiquiatría).

Para que una persona reciba un diagnóstico de trastorno de personalidad

paranoide, debe mostrarse persistentemente desconfiada y recelosa de los

demás, como lo demuestran al menos cuatro de los elementos siguientes:

 Sospecha, sin una razón suficiente, que otras personas le explotan,


lesionan o engañan.
 Está preocupada por dudas injustificadas sobre la fiabilidad de sus amigos
y compañeros de trabajo.
 Es reacia a confiar en otros para que no se use la información en su
contra.
 Malinterpreta comentarios o acontecimientos inofensivos como si
tuvieran un significado oculto, hostil o amenazante.
 Guarda rencor si cree que ha sido insultada, lesionada o despreciada.

7
 Piensa enseguida que su personalidad o su reputación ha sido atacada y
reacciona con enojo o contraataca
 Sospecha repetidamente que su cónyuge o pareja le es infiel, aunque no
tiene motivos suficientes para sospechar.

1.5 LA TEORÍA Y LA TERAPÉUTICA

El trastorno de personalidad paranoide se caracteriza por un patrón generalizado de


desconfianza injustificada y recelo de los demás que implica interpretar sus
motivos como hostiles o dañinos.
Las personas con un trastorno paranoide de la personalidad sospechan que los
demás planean explotarles, engañarles o dañarles, por lo que siempre están atentos
a posibles insultos, desaires o amenazas.
Los médicos diagnostican el trastorno de personalidad paranoide basándose en
síntomas específicos, como la desconfianza y la sospecha en muchos aspectos de
la vida.

Ningún tratamiento es eficaz, pero se puede intentar la terapia cognitivo-


conductual y los medicamentos pueden aliviar algunos síntomas.

Los trastornos de la personalidad se caracterizan por patrones de pensamiento,


percepción, reacción y relación duraderos y repetitivos que provocan una angustia
importante a la persona afectada y/o afectan su capacidad de desenvolverse.Las
personas con un trastorno de personalidad paranoide desconfían de los demás y
presuponen que intentan dañarles o engañarles, incluso cuando no existe motivo
suficiente o ningún motivo en absoluto para tener estos sentimientos.

En Estados Unidos, el trastorno de personalidad paranoide se produce


aproximadamente en un 2 hasta un 4% de la población general. Se cree que es más
frecuente entre los hombres. Algunas pruebas sugieren que el trastorno paranoide

8
de la personalidad es hereditario. El maltrato emocional y/o físico y la
victimización durante la infancia pueden contribuir al desarrollo de este trastorno.

También suelen estar presentes otros trastornos. Por ejemplo, una persona con
trastorno de personalidad paranoica también puede presentar uno o más de uno de
los trastornos siguientes:
 Esquizofrenia o uno de los trastornos que se asemejan a la esquizofrenia
 Un trastorno de ansiedad como la fobia social (trastorno de ansiedad social)
 Trastorno por estrés postraumático
 Un trastorno por consumo de alcohol
 Otro trastorno de la personalidad (como el trastorno límite)

1.6 SÍNTOMAS

Las personas con trastorno de personalidad paranoide sospechan que los demás
planean explotarles, engañarles o dañarles. Sienten que pueden ser atacados en
cualquier momento y sin razón. Aunque existan pocas pruebas o ninguna, persisten
en mantener sus sospechas y creencias.

Interpretación de las experiencias como hostiles

Las personas con trastorno de personalidad paranoide piensan a menudo que otras
personas les han dañado de manera grave e irreversible. Están al acecho de
posibles insultos, desaires, amenazas y deslealtad y buscan significados ocultos en
comentarios y acciones. Examinan minuciosamente a los demás en busca de
pruebas que sustenten sus sospechas. Por ejemplo, pueden malinterpretar una
oferta de ayuda como una confirmación de que no pueden realizar la tarea por sí
mismos. Si creen que han sido insultados o lastimados de alguna manera, no
perdonan a la persona que les lastimó. Tienden a contraatacar o a enojarse como

9
respuesta a estas injurias percibidas. Como desconfían de los demás, sienten la
necesidad de ser autosuficientes y controlarlo todo.

Efecto sobre las relaciones

Las personas con un trastorno de personalidad paranoide dudan a la hora de


confiar o de desarrollar relaciones cercanas con los demás porque les preocupa que
la información pueda usarse en su contra. Dudan de la lealtad de sus amigos y de
la fidelidad de su cónyuge o pareja. Pueden ser extremadamente celosos y
cuestionar constantemente las actividades y los motivos de su cónyuge o pareja en
un esfuerzo por justificar sus celos.

Por lo tanto, llevarse bien con personas con trastorno de personalidad paranoica
puede ser difícil. Cuando los demás les responden de forma negativa, toman estas
respuestas como una confirmación de sus sospechas originales.

1.7 LA TERAPÉUTICA

Las características más importantes de un terapeuta que se propone tratar a un

paciente paranoide son la tenacidad, una excelente capacidad de entrar en relación

y poco o ningún miedo físico a los pacientes. Las sesiones con un paciente

paranoide no suelen ser aburridas y se puede apreciar de manera inmediata la

eficacia de la propia intervención. Terapeuta y paciente derrochan grandes

cantidades de energía: el primero en el intento de conquistar la confianza del otro y

el segundo en el esfuerzo por desenmascarar la falsa honestidad del terapeuta.

La sesión difícilmente puede ser planificada sobre el papel, las pruebas a las que

nos somete el paciente son constantes y con una intrusión sutil, incluso el gesto

10
más casual e involuntario, adquiere el sabor de una premeditación; son pacientes a

los que realmente no se les escapa nada (McWilliams, 1994. El trastorno paranoide

de la personalidad Giuseppe Nicoló azar”. Un dato que nunca cambia en cada

terapia es la sensación física del terapeuta de sentirse invadido por las miradas, por

las preguntas, por las pruebas del paciente; la sensación de amenaza, asociada a la

idea de un paciente peligroso, está presente de manera transitoria sólo en algunas

fases del tratamiento.

El elemento constante de las sesiones, en cambio, es la sensación de poder ser

malinterpretado en cualquier momento, de no poder nunca superar la barrera de la

desconfianza y la suspicacia levantada por el paciente que considera el mundo

como un enemigo potencial a temer. Antes de entrar en la descripción del

tratamiento habría que especificar los objetivos.

El criterio que guía al terapeuta es: no dejarse involucrar en los ciclos

interpersonales patológicos y tener en cuenta la incapacidad del paciente para

realizar la operación de descentramiento. Toda intervención tendría que formularse

a partir de estas premisas. Proponemos una primera lista con los puntos a afrontar,

que desarrollaremos y argumentaremos en los siguientes apartados.

a. Reconocer los estados mentales problemáticos, gestionar precozmente los

ciclos interpersonales y crear las condiciones para establecer una mínima

alianza terapéutica, ya desde la primera sesión.

b. Validación de la experiencia del paciente.

11
c. Intervención en la sesión sobre los déficits de descentramiento y

diferenciación, tratamiento de los ciclos interpersonales disfuncionales y

reducción de la intensidad de los estados de amenaza.

d. Razonamiento explícito sobre los ciclos interpersonales disfuncionales,

reconocimiento de la contribución por parte del paciente a los mismos,

hacer reconocer al paciente las propias disfunciones de meta representación

y favorecer la toma de distancia crítica respecto el propio funcionamiento

mental.

e. Hacer que utilice estrategias compartidas de afrontamiento (coping) para

los déficits de meta representación y los estados mentales temidos.

Mejorar el funcionamiento y la adaptación social.

1.8 CÓMO CONVIVIR CON UNA PERSONA CON TRASTORNO


PARANOIDE DE LA PERSONALIDAD.

Primero de todo, queremos dar cuenta de la importancia que es el informarse


acerca de los síntomas y características del TP paranoide, puesto que esto obedece
a una máxima nuestra: La información es poder.

Una vez se conoce bien el trastorno, lo siguiente es establecer una buena vía de
comunicación para poder convivir con esta persona. Para ello, la terapia de pareja
será de vital importancia Y, por último, si la ideación paranoide, la desconfianza y
la tendencia a realizar inferencias negativas sobre la pareja es una fuente de
conflictos, recomendamos poner esta situación sobre la mesa y hacer ver a la
pareja que la inseguridad de ella nos genera una frustración con la que es difícil de
gestionar.
Recordar la responsabilidad siempre es compartida y, por ello, hemos de trabajar
todos en equipo.

12
13
CAPITULO II

2.1 CONCLUSIONES

 Los trastornos de personalidad incapacitan al hombre para socializarse, para vivir en


armonía consigo mismo y con los demás, a pesar de las diferentes propuestas y del
conocimiento que alcanza la psiquiatría y la psicopatología en este campo aun no es
suficiente , no quiere decir esto que sea insuficiente, solo que el camino hacia lograr
que estas personas se adapten a la sociedad , que se atenúen sus las causas y los
efectos de los trastornos , que las terapias sean cada vez más efectivas y los logros del
todo convincente , están en una etapa de desarrollo.

 Pienso que la labor debe ir encaminada a la prevención, si bien es cierto que el ser
humano nace con determinadas estructuras biológicas y que estas pre-acodicionan al
desarrollo o no de lo patológico, no es la única causa.

 Es la sociedad la que se encarga de que sujetos con una tendencia desde lo biológico
hacia lo patológico no desarrollen enfermedades o por el contrario que las
desarrollen, la sociedad puede convertirse en un agente que perturbe el desarrollo
psicológico, social, biológico y espiritual del ser humano. La familia como eslabón
primario debe ser generadora de relaciones afectivas estables y positivas que a su vez
aunque lo temperamental sea un predisponerte, lo social, la estimulación, se eriga
como educadora del carácter disminuyendo los riesgos de enfermar. Si una persona se
maleduca, en un hogar disfuncional , donde todo el tiempo recibe maltratos, puede
influir esto en un desarrollo anómalo de la personalidad, , el niño puede sentirse
amenazado , poco querido , las carencias afectivas , el abuso psicológico , el rechazo
por parte primero de los padres y luego por parte de coetáneos , maestros etc. ,
pueden provocar que la persona , deforme su visión de la realidad y perciba el mundo
como amenazante y hostil no como un espacio de desarrollo personal
desencadenando un carácter insano y un posible trastorno paranoide de personalidad .

14
BIBLIOGRAFÍA
 Castillo, Y (2003). Trastorno paranoide de personalidad. -Castro, H; López, G (1992).
 Semiología y clínica de las alteraciones de la personalidad.Ciudad de la Habana: Pueblo y
Educación.
http://biblioteca.consultapsic.com/dsm/dsmpran.htm
http://wwww,consulta-psicologica.com/diccionario.asp?iddiccionario47.
http://www.biopsicologia.net/fichas/page_8125.html.
http://www.psicologia-online.com/ESMUbeda/Cognitiva/delirantes.htm.
http://www.eutimia.com/trmentales/trpersonalidad/paranoide.htm.
http://www.cepvi.com/articulos/personalidad_paranoide.htm.
 Belloch Fuster, A. y Fernández-Álvarez, H. (2010). Tratado de trastornos de la
personalidad. Madrid: Síntesis
American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental
disorders (5th ed.). Arlington, VA: Author.
 Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2008). Manual de psicopatología. Edición revisada
(Vol.II). Madrid: McGraw-Hill

15
ANEXOS

16

También podría gustarte